Vous êtes sur la page 1sur 21

Asignatura:

Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán


Universidad Tecnológica de Honduras


Abogado: Alexis Urrea

Asignatura: Derecho Internacional I
Equipo N. 01





Tema:Caso Sobre la Embajada de Estados Unidos en Irán

Integrantes:
Lourdes Valladares 211063098
Mayra Jaqueline Flores Guzmán 201062023
Osiris Cardona 201820010291
Virgilio Enamorado 9561039

Fecha de entrega: 04 de marzo de 2019

1
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

ÍNDICE


OBJETIVO: ............................................................................................................................... 3
OBJETIVO GENERAL ............................................................................................................. 3
OBJETIVO ESPECÍFICO: ................................................................................................... 3
INTRODUCCIÓN ..................................................................................................................... 4
GÉNESIS DEL CASO ............................................................................................................... 8
REACCIÓN DE LOS ESTADOUNIDENSES ........................................................................... 8
INTENTO DE RESCATE: ........................................................................................................ 9
OPERACIÓN GARRA DE ÁGUILA ...................................................................................... 10
SEGUNDO INTENTO ..................................................................................................... 12
RESOLUCIÓN DE LA CRISIS ............................................................................................... 13
CONCLUSIONES: .................................................................................................................. 14
ANEXOS .................................................................................................................................. 15
EL SECUESTRO QUE PROPICIÓ LA RUPTURA ENTRE ESTADOS UNIDOS E IRÁN EN 1979 ..... 15
EL ASALTO A LA EMBAJADA DE EE UU EN IRÁN EN NOVIEMBRE DE 1979
CONGELÓ LAS RELACIONES ENTRE LOS DOS PAÍSES DURANTE 34 AÑOS
HASTA LA LLEGADA DE ROHANÍ ................................................................................. 15

2
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

OBJETIVO:

OBJETIVO GENERAL
Conocer el marco legal que en derecho internacional conlleve el caso de los rehenes
estadounidenses en Teherán (Irán)

OBJETIVO ESPECÍFICO:
1. Conocer el por qué fueron tomados como rehenes los estudiantes y diplomáticos
2. Estudiar las posibilidades de rescate que tenía Estados Unidos
3. Analizar qué tipo de norma jurídica debía implementarse en la liberación de los
rehenes

3
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

INTRODUCCIÓN

Para iniciar con la exposición del presente caso es necesario remontarse a los
acontecimientos de febrero de 1979, donde cayó, en Irán, el régimen monárquico
autoritario del sha Mohamed Reza Pahlevi, quien de inmediato abandona el país. Se inicia
así, en Irán, un proceso revolucionario de inspiración integrista islámica al frente del cual
estaba el ayatollah Khomeini, que había regresado del exilio en Francia. El primer ministro
Bakhtiar es depuesto y se proclama la República Islámica. Los múltiples episodios de la
crisis que enfrentó a los EE.UU. con Irán después de la caída del régimen imperial
encontraron su punto más álgido en el caso de los rehenes americanos en Teherán.

El estudio de este caso, que fue ventilado ante la Corte Internacional de Justicia entre 1979
y 1980, nos enfrenta a uno de los temas más técnicos y de más complejo análisis en el
Derecho Internacional de las últimas décadas: la Responsabilidad Internacional de los
Estados. La institución de la Responsabilidad Internacional es de origen consuetudinario y
ha seguido teniendo como fuente de derecho, por muchos años, la costumbre internacional.

Sin embargo, durante las Conferencias de La Haya de 1930 hubo un intento de codificación
que, después de muchos debates, fracasó. Este hecho se debió, funda mentalmente, a que el
ámbito en el cual se intentó aplicar dicha institución se limitaba a un único supuesto: el de
los perjuicios ocasionados en el territorio de un Estado en la persona y bienes de los
nacionales extranjeros.

4
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

CASO OBJETO DE ANÁLISIS

El 04 de noviembre de 1979 la embajada de Estados Unidos en Teherán (Irán) fue ocupada


por medio millar de estudiantes islámico. Resultando detenidos 52 ciudadanos
norteamericanos, en su mayor parte pertenecientes al personal de la Embajada. La policía
Iraní no intervino en ningún momento a pesar de las peticiones que se realizaron desde la
embajada a las autoridades iranís. Los estudiantes exigían la extradición del Sha, quien en
ese momento se encontraba en Estados Unidos, y declararon que en cualquier intents de
liberar a los rehenes podía acabar con la destrucción de la Embajada. A mediados de ese
mismo mes, el presidente Carter ordenó el fin de todas las importaciones de petróleo desde
Irán, al tiempo que bloqueaba todas las propiedades e intereses del Gobierno de Irán que
estuviera sujetas a reducción del personal diplomático y consular acreditado, al tiempo que
el Banco Nacional Iraní revocaba las licencias con las que operaban diversos Bancos
Norteamericana en Irán. El 17 de abril de 1980 Estados Unidos anunció, entre otras
medidas, la ruptura relaciones diplomáticos con Irán.

El consejo de seguridad dictó varias resoluciones en dos de los cuales la 457 (1979) del 4
de diciembre y la 461 (1979) del 31 de diciembre, se exhortaba urgentemente al gobierno
iraní que liberara inmediatamente al personal de la Embajada, al tiempo que se pedía a los
Gobiernos de Irán y Estados Unidos que actuaran con la mayor moderación de la situación.

El 24 de abril de 1980, los Estados Unidos lanzaron la operación militar de rescate, en la


que estaba previsto que participará un comando especial de apoyado por ocho helicópteros
de combate. El fallo mecánico de estos aparatos obligo a los responsables a poner fin a la
misión cuando se encontraban en una zona desértica al oeste de Irán. El presidente Carter,
en un discurso televisado el 25 de abril sostuvo que la acción no estaba dirigida contra Irán
sino que se había preparado con fines humanitarios. Los Estados Unidos, en una carta
fechada el 25 de abril de 1980 y dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad, afirmaron
que la había sido llevada a cabo en el ejercicio del derecho inminente de legitimidad
defensa con la intención de liberar a los nacionales americanos que habían sido víctimas del
ataque armado a la Embajada.

Responder las siguientes interrogantes:

1. ¿De los hechos relatados podría deducirse la responsabilidad del Estado Iraní
por incumplimiento de algunas de las obligaciones internacionales?
R. Atropello por parte del movimiento islamista que violaba el principio de derecho
internacional sobre la humanidad e inviolabilidad de los diplomáticos y sus
embajadas.

Un problema de relaciones internacionales se convirtió en un problema electoral.


Ronald Reagan acusaba Carter de estar equivocado desde el principio Reagan
declaro lo rehenes no debieron estar cautivos seis días mucho a 6 meses es mayor.

Es importante considerar que la República Islámica de Irán, por la


conducta que ha presentada ante la Corte al hacer caso omiso y no presentarse ante

5
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

la misma, es la misma Corte quien decide establecer en la sentencia, que Irán ha


violado en varios respectos, y se encuentra todavía violando, las obligaciones que de
acuerdo a las convenciones internacionales vigentes entre ambos países tiene para
con los Estados Unidos de América, así como también aquellas obligaciones que
emanan de antiguas normas del derecho internacional general.

2. ¿Cómo podrían calificarse las medidas de carácter económico y diplomático


adoptadas por los Estados Unidos en respuesta a la ocupación de la Embajada,
así como las adoptadas con posterioridad por el gobierno Iraní?

R/. Estados Unidos en respuesta a la ocupación de la embajada así como las adoptadas
con posterioridad por el gobierno iraní?
El Presidente Carter llamó a las víctimas del secuestro "víctimas del terrorismo y la
anarquía" y añadió que Estados Unidos no iba a ceder al chantaje.

Carter en abril de 1980 rompió relaciones diplomáticas con Irán e impuso un


embargo comercial exceptuando medicinas y alimentos. Los fondos grande en
Estados Unidos que estaban congelados y contabilizados para indemnizar a los
rehenes al ser liberados y pagar las demandas de las empresas estadounidenses
contra Irán.
En 1980 Carter perdió la reelección los analistas creen que los errores al intentar
solucionar la crisis desempeñar un papel importante en su derrota.

La cámara de representantes dirigió un mensaje a Iran instándole a reconsiderar el


problema de los rehenes. El parlamento contestó que Estados Unidos debe asumir la
responsabilidad financiera y económica derivada de las acciones de Mohammad
reza pahlevi: devoluciones de los fondos del SAH Cancelación de las demandas
contra Irán, descongelamiento de las cuente oso fondos ir anís en bancos
estadounidenses y la promesa de no intervenir en los asuntos internos iraníes.
Ronald Reagan el candidato presidente republicano seguro que aceptaría tres de
esas condiciones y quedaría la decisión sobre los fondos a nombre del SAH en
manos de los tribunales.

3. Consideraciones respecto del fundamento jurídico de la operación militar de


rescate emprendida por los Estados Unidos.
Carter rehusó ceder a las demandas, Jomeini utilizó la situación para consolidar su
poder y anular los desafíos del ala moderada de su gobierno, encabezada por su
presidente.

En una carta fecha del 25 de abril de 1983 y del presidente del congreso de
seguridad afirmaron que la operación había sido llevada cabo en ejercicio del
derecho inmanente de legítima defensa con la intención de liberar a los nacionales
americanos que habían sido víctimas del ataque armado a la embajada.

6
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Por lo tanto el gobierno de la República Islámica de Irán debe tomar


inmediatamente todos los pasos necesarios para reparar esta situación que se ha
producido como consecuencia de los eventos del 4 de noviembre de 1979 y de lo
que siguió a esos eventos, y que con ese objeto:

a) debe inmediatamente poner fin a la detención ilegal del Encargado de


Negocios de los Estados Unidos y del resto del personal diplomático y
consular y de los otros nacionales estadounidenses que se encuentran como
rehenes en Irán, y debe proceder a liberar y todos y cada uno de ellos y
entregarlos a un tercer Estado (Artículo 45 de la Convención de Viena sobre
Relaciones Diplomáticas de 1961).

b) Irán liberó a los rehenes en enero de 1981, siete meses después


del fallo de la Corte Internacional de Justicia. Esto se logró a través de
la firma de un acuerdo entre Irán y los Estados Unidos (la Declaración de
Argelia) por el cual Irán se comprometió a liberar a los rehenes y los
Estados Unidos se comprometió a derogar las sanciones económicas tomadas en
contra de Irán, así como también a no proseguir con la demanda
internacional ante la Corte Internacional de Justicia.

4. ¿Qué mecanismo de solución de controversias resultarían aplicables al caso?

R/. Reagan declaró los rehenes no debieron estar cautivo seis días y aún más 6 meses.
Diálogo
Negociación
Extradición del sha a irán Para ser juzgado por crímenes contra el pueblo iraní.
Acceder a la demanda
El presidente Carter debió hacer a un lado su euforia de lo que él creía una
humillación a la nación, Y acceder y extraditar al Sha.
No debió responder contraatacando los intereses de Irán.
La equivocación de Carter desde el principio, actúa con ego y dejó que sus
emociones gobernaran sus pensamientos y sus decisiones.

Los rebeldes islamistas dijeron que los ciudadanos cautivos serían liberados
únicamente a cambio de la extradición del Sha a Irán para ser juzgado por
"crímenes contra el pueblo iraní" en consonancia con las palabras del líder islamista,
el ayatolá Jomeini, clérigo islamista chiita de línea dura, con una retórica
fuertemente antiestadounidense, denominando repetidas veces al gobierno
estadounidense como "el Gran Satán" y "el enemigo del Islam".

7
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Génesis del Caso


La crisis de los rehenes en Irán se desarrolló en un periodo de 444 días, durante el cual un
grupo de estudiantes iraníes tomó como rehenes 52 diplomáticos y ciudadanos de los
Estados Unidos (EE.UU.). La crisis empezó el 4 de noviembre de 1979 y se prolongó hasta
el 20 de enero de 1981.
El 22 de octubre de 1979 el SAH de Irán, Mohanmad Reza Pahlevi, viajó a Nueva
York para ser sometido a un tratamiento contra el cáncer. El 1 de noviembre, el nuevo líder
de Irán, el clérigo islamista chiíta, el ayatola Ruhollah Jomeini, encabezó una revolución
islamista que buscaba un nuevo gobierno, argumentando que el Sah era un "títere" de los
intereses de Estados Unidos y que debía ser depuesto para imponer un nuevo gobierno, una
república de carácter teocrático.
El 4 de noviembre la embajada estadounidense de Irán fue rodeada por un grupo de
alrededor de 500 estudiantes iraníes seguidores de la revolución islamista (aunque los
números varían entre 300 y 2000). Cincuenta y dos estadounidenses fueron tomados como
rehenes durante 444 días (del 4 de noviembre de 1979 al 20 de enero de 1981), mientras
que seis diplomáticos lograron escapar de la embajada durante la toma, los cuales fueron
refugiados por el embajador canadiense y su esposa en su residencia hasta su rescate (con
un plan aparte del diseñado para quienes quedaron en la embajada). El Presidente Carter
llamó a las víctimas del secuestro "víctimas del terrorismo y la anarquía" y añadió que
Estados Unidos no iba a ceder al chantaje.
A menudo, el movimiento islamista mostraba a los rehenes con los ojos vendados a la
población local y a las cámaras de televisión. Los rebeldes islamistas dijeron que los
ciudadanos cautivos serían liberados únicamente a cambio de la extradición del Sha a
Irán para ser juzgado por "crímenes contra el pueblo iraní" en consonancia con las palabras
del líder islamista, el ayatolá Jomeini, clérigo islamista chiita de línea dura, con una retórica
fuertemente antiestadounidense, denominando repetidas veces al gobierno estadounidense
como "el Gran Satán " y "el enemigo del Islam". (Bowden, 2008)

Reacción de los Estadounidenses


La crisis fue descrita por los medios occidentales como una "venganza e incomprensión
mutua". En Irán, la toma de rehenes fue ampliamente vista como un golpe contra los
Estados Unidos y su influencia en Irán por los seguidores del Ayatolá Jomeini, en lo que la
facción islamista denominaba como intentos de socavar la percepción de la revolución
iraní, y su permanente apoyo del recientemente derrocado Shah Mohammad Reza Pahlevi
de Irán. Después de su derrocamiento, al Sha se le permitió viajar a los EE.UU. para recibir
tratamiento médico. Los rebeldes islamistas exigían que EE.UU. extraditara al Shah de
nuevo a Irán para juzgarlo por crímenes cometidos por su gobierno durante su reinado
sobre los ciudadanos comunes con la ayuda de su policía secreta, la SAVAK. En Irán, el
asilo otorgado por los EE.UU. para el Shah fue visto como un acto de complicidad.

8
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

En los Estados Unidos, y en general Occidente ven la toma de rehenes como un atropello
por parte del movimiento islamista que violaba el principio de derecho internacional sobre
la inmunidad e inviolabilidad de los diplomáticos y sus embajadas.
Carter rehusó ceder a las demandas, Jomeini utilizó la situación para consolidar su poder y
anular los desafíos del ala moderada de su gobierno, encabezada por su presidente. La
euforia por la humillación a la nación más poderosa distrajo al pueblo iraní de las
dificultades económicas de su país. Carter, en abril de 1980, rompió relaciones
diplomáticas con Irán e impuso un embargo comercial, exceptuando medicinas y alimentos.
Los fondos iraníes en EE.UU. quedaban congelados y contabilizados para indemnizar a los
rehenes al ser liberados y pagar las demandas de las empresas estadounidenses contra Irán.
Un problema de relaciones internacionales se convirtió en un problema electoral. Su
principal contrincante, el republicano Ronal Reagan, acusaba a Carter de “estar equivocado
desde el principio”. Reagan declaró: "Los rehenes no debieron estar cautivos seis días,
mucho menos seis meses."

Intento de Rescate:
En realidad, el 9 de noviembre de 1979, apenas cinco días después del secuestro del
personal de la embajada, Carter ordenó a sus asesores pensar en opciones militares, entre
ellas una misión de rescate. Diez días después, el informe estaba en su escritorio. Se
propuso bombardear algunas instalaciones petrolíferas de Irán, bloquear el país por mar y
llevar a cabo ataques aéreos. Pero, tras la entrada del Ejército Rojo de Afganistán en
diciembre de 1979, la Administración no lo consideró oportuno, máxime recordando que
una de las razones que llevó al Ejército Soviético a Afganistán fue el temor a una
intervención directa de EE.UU. en Irán. Optaron por la opción con menos bajas colaterales.
Autorizó a la unidad antiterrorista Luz Azul a planear y entrenarse para la misión. Quería
agotar las posibilidades de una solución diplomática. Carter declaró el 8 de enero, en una
conferencia de prensa, que descartaba cualquier intento de rescate porque "seguramente
fracasaría... y los rehenes morirían". A petición de Carter, el General Omar Torrijos, Jefe de
Gobierno de la República de Panamá, recibió a Pahlevi el 15 de diciembre.

La información sobre la Embajada y sus captores aumentó gracias a las declaraciones de los
trece rehenes liberados en noviembre por los iraníes y por las noticias que suministraban los
agentes encubiertos. Las autoridades estadounidenses recibieron varias ofertas. La unidad
antiterrorista alemana GSG 9 se ofreció para situar agentes en un equipo de la TV alemana
invitado a visitar la embajada. El SAS británico brindó su asistencia con información
previa a la misión. Las dos ofertas fueron rechazadas.

El 11 de abril de 1980, Carter ordenó iniciar la misión de rescate. Involucraría los cuatro
cuerpos de las fuerzas militares: ejército, fuerza aérea, marina e infantería de marina.

9
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Operación Garra de Águila


Carter aprobó una misión secreta de rescate, que resultó ser un fracaso: la operación Garra
de Águila (Eagle Claw) estuvo dirigida por el coronel Charles Alvin Beckwith, de las
fuerzas especiales.

Diseñó la operación en dos partes: Un grupo se dedicaría exclusivamente a rescatar los


rehenes, mientras el otro realizaría ataques de distracción. Seis aviones de transporte C-130
Hércules despegarían de una base aérea egipcia, circunvalarían la península arábigay
aterrizarían en un punto del desierto iraní, cuyo nombre en clave era Desierto Uno, 400 km
al suroeste de Teherán. Ahí se les unirían ocho helicópteros, procedentes del portaaviones
Nimitz en el cercano golfo Pérsico, que llevarían a los comandos -una fuerza selecta de 90
voluntarios- a la capital, donde el aterrizaje y asalto se coordinarían con marines que
llegarían en camiones camuflados con emblemas del ejército iraní. Los pesados vehículos
derribarían las puertas del recinto. Tres helicópteros aterrizan en el edificio de la embajada,
cubiertos por las ametralladoras de otros tres helicópteros que sobrevuelan el lugar.
Noventa soldados de elite desembarcan y se unen a los escuadrones de marines en
camiones. Vencen fácilmente a los guardias y liberan a los rehenes. Otro grupo saca tres
rehenes que tienen separados en el cercano Ministerio del Interior iraní. Mientras los
milicianos iraníes se disparan en medio de la confusión, el comando lleva a los rehenes a
abordar los helicópteros. Los rehenes liberados y los comandos viajarían en los helicópteros
a Desierto Uno, donde abordarían los aviones de transporte para volar hacia Egipto, a
salvo. Tras reabastecerse en los C-130, los helicópteros regresarían al portaaviones.

Reajustes
El plan sufrió reajustes. Los helicópteros RH-53 no poseían el alcance suficiente para volar
desde Omán o desde un portaaviones hasta el emplazamiento elegido cerca de Teherán,
donde debían repostar tomando el combustible de los tanques de goma arrojados por
transportes Lockheed C-130. Las pruebas de lanzamiento de estos tanques se retrasaron y
resultaron un fracaso. Modificaron el plan de nuevo. En vez de trasladarse a bordo de los
helicópteros, la Fuerza Delta volaría hasta el lugar de cita en tres MC-130 Hércules
mientras los helicópteros se dirigían hacia el punto de encuentro directamente desde el
portaaviones, reaprovisionados desde tres EC-130 Hércules. Los tres EC-130 pertenecían al
7.° ACCS, mientras que los MC-130 se reclamarían a los Escuadrones de Operaciones
Especiales 1, 7 y 8, con bases, respectivamente, en Filipinas, Alemania y Florida.

El plan de rescate tomó forma. Una cita en el desierto, a casi 490 km. al sur de Teherán era
la alternativa. Tres hombres demostraron el 31 de marzo que era posible aterrizar y
despegar en ese sitio. Este punto pasó a denominarse como Desierto Uno y a él
transportarían a la Fuerza Delta, allí transbordaría de los MC-130 a los RH-53, que
deberían repostar previamente en ese mismo lugar. Después los helicópteros volarían a
unos 80 km. al sudeste de la capital iraní, para llegar allí aproximadamente una hora antes
de rayar el día. Los RH-53 volarían a continuación hasta un segundo escondite. Después de
descansar durante el día, la Fuerza Delta llegaría con las primeras horas de la tarde a

10
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Teherán en camión, desechando la escandalosa llegada en helicópteros que no habría


pasado desapercibida. Los rehenes serían liberados por asalto directo y evacuados al estadio
de fútbol donde los recogerían los RH-53. Dos AC-130 Hércules permanecerían a la espera,
uno de ellos en vuelo sobre el aeropuerto internacional Mehrabad para impedir que los
dos McDonnell Douglas F-15 Eagle allí basados pudiesen despegar y el otro sobre la
Embajada, listo para detener cualquier intento acorazado iraní. Después de ser evacuados,
los edificios serían destruidos por el Hercules para no dejar detrás nada que pudiese
utilizarse como propaganda. En el estadio, la Fuerza Delta y los rehenes embarcarían en los
helicópteros y volarían hacia un aeródromo abandonado a medio camino entre Teherán y la
ciudad santa de Qom. En una ocasión los estadounidenses consideraron la evacuación de
rehenes y comandos desde el estadio a bordo de un Hércules equipado con despegue
asistido por cohetes, pero el plan fue abandonado al estrellarse el avión de prueba.

El aeródromo se habría asegurado mediante una fuerza, con los efectivos de una compañía
de Ranger y estos hombres, junto con los rehenes y la Fuerza Delta serían trasladados
a Omán en avión. Durante todas las fases de la Operación, la Fuerza Delta podía solicitar
ayuda aérea del portaaviones USS Nimitz (CVN-68) que habría enviado sus A-6 Intruder y
Vought A-7 Corsair II de ataque y con interferidores electrónicos Grumman EA-6B
Prowler, con cobertura superior de los Grumman F-14 Tomcat. Un McDonnell Douglas C-
9 Nightingale de evacuación sanitaria habría estado a la espera por si se producían bajas.

Movilización
Por la tarde del jueves 24 de abril, los C-130 despegaron de Egipto para cruzar Irán en
vuelo rasante, y evitar ser detectados por los radares. La operación estaba planeada de una
forma tan compleja, que necesitó la colaboración de Egipto, Turquía e Israel.

Ese 24 de abril, los 132 hombres del equipo emprendieron el vuelo rumbo a Desierto Uno a
bordo de los tres MC-130. La fuerza la formaban 93 hombres de Delta, los 13 del equipo de
rescate del edificio de Asuntos Exteriores, una docena de conductores y otra docena de
hombres para vigilar las carreteras y dos ex-generales iraníes. El primer MC-130 despegó
una hora antes que el resto de la Fuerza, y cruzó la costa iraní a 120 m. de altura. El avión
llegó a Desierto Uno y conectó una radiobaliza dejada por el avión de exploración, antes de
aterrizar y desplegar el equipo de vigilancia de carretera. Pero antes que el MC-130 pudiese
volver a despegar llegó a la escena un autobús iraní con 43 pasajeros civiles. Fue detenido,
registrado y los civiles apresados. Poco después llegaba un camión que, tras ignorar las
órdenes de detenerse, fue destruido por un arma ligera contracarro M72. El conductor
consiguió escapar en un automóvil.
Los ocho RH-53D tenían que llegar unos treinta minutos después del último Hercules. Pero
finalmente llegaron desde todos los puntos cardinales y escalonados con retrasos de entre
60 y 90 minutos. Sólo seis consiguieron llegar además, al verse obligado a aterrizar en ruta
uno de ellos por temor a una rotura de pala y otro por abortar la misión tras perder parte del
sistema de control de vuelo y algunos instrumentos al ser sorprendido por una tormenta de
arena. El resto de la formación hubo de volar entre nubes de polvo en suspensión y los dos

11
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

de la cabeza incluso se vieron forzados a tomar tierra en el desierto y esperar durante 20


minutos a que mejoraran las condiciones.

Cambio de plan y fracaso


Mientras se reabastecían de combustible en el desierto, detectaron un problema hidráulico
en otro helicóptero. No podía repararse y usarlo era arriesgarse a un fallo completo del
sistema de control de vuelo. El coronel a cargo se enfrentó a un dilema: el mínimo
indispensable para rescatar a los rehenes se había fijado en seis helicópteros; tenía sólo
cinco. Solicitó autorización para continuar la misión. Carter ordenó el abandono de la
misión.

En total murieron cinco tripulantes de un C-130, y tres marines del RH-53. Otros cuatro
soldados sufrieron quemaduras graves. Los cuerpos se abandonaron cuando tuvieron que
hacer frente a los iraníes armados que aparecieron en Desierto Uno. Los comandos se
apiñaron en los C-130 restantes para salir apuradamente. Los cadáveres de algunos de estos
soldados fueron expuestos en las calles de Teherán durante protestas callejeras delante de
cámaras de televisión que emitían para todo el mundo. Los aparatos que habían tomado
parte de la misión fueron olvidados por los iraníes, aunque posteriormente los mostrarían a
los medios de comunicación. El secretario de Estado de Carter dimitió por oponerse a la
misión. Después del fracaso los militantes iraníes dispersaron a los rehenes en varios
lugares de la capital para imposibilitar otra misión de rescate.

Carter apareció en la televisión y ante todo el país se responsabilizó del fracaso. "Fue mi
decisión intentar la misión de rescate", declaró, "y fue mi decisión cancelarla cuando
surgieron problemas".

Segundo intento
Un segundo intento de rescate fue planificado usando un Hércules YMC-130 modificado.
Equipado con motores a propulsión en su parte delantera y trasera para permitir un
aterrizaje y un despegue sumamente cortos, en apenas lo que ocupa un estadio de fútbol.
Tres aviones fueron modificados conforme a un programa apresurado y de alto
secreto conocido como Deporte Creíble. Uno de estos aviones se estrelló durante una
demostración en Florida (Base auxiliar 3 de las Fuerzas Aéreas) el 29 de octubre de 1980
cuando el sistema de aterrizaje (frenaba gracias a los cohetes) fue encendido demasiado
pronto causando un aterrizaje brusco que arrancó un ala, para incendiarse posteriormente.
Toda la tripulación sobrevivió. Pero esto condujo a un abandono del proyecto. Los dos
aviones que no fueron probados se devolvieron al ejército regular sin los cohetes.

12
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Resolución de la Crisis

En 1980, la muerte del Sha (el 27 de julio) y la invasión de Irán por parte de Irak en
septiembre hizo a Irán más propenso a la resolución de la crisis de los rehenes.
En EE.UU., Carter perdió en noviembre de 1980 la reelección presidencial en beneficio
de Ronald Reagan. La mayor parte de los analistas creen que los errores de Carter al
intentar solucionar la crisis desempeñaron un papel importante en su derrota.

La Cámara de Representantes estadounidense dirigió un mensaje a Irán instándole a


reconsiderar el problema de los rehenes. El Parlamento contestó que EE.UU. debía asumir
las responsabilidades financieras y económicas derivadas de las acciones de Mohammad
Reza Pahlevi: devolución de los fondos del Sah, cancelación de las demandas contra Irán,
descongelamiento de los cuantiosos fondos iraníes en bancos estadounidenses y la promesa
de no intervenir en los asuntos internos iraníes. Ronald Reagan, el candidato presidencial
republicano, aseguró que aceptaría tres de esas condiciones y dejaría la decisión sobre los
fondos a nombre del Sah en manos de los tribunales.

Los rehenes fueron enviados a la base aérea de Fráncfort del Meno en la RFA, donde
fueron recibidos por el ya expresidente Jimmy Carter (como emisario de la administración
Reagan), y desde allí tomaron otro vuelo a Washington DC, donde recibieron la bienvenida
como héroes.

13
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

CONCLUSIONES:

1. Los militares no quisieron hacer por el sha lo que el sha no quiso hacer por sí
mismo. Los intereses nacionales en Irán exigián que se buscara un modus
vivendi entre los religiosos y el Ejército a fin de impedir la amenaza de los
comunistas. Las divisiones de la revolución se abrieron y fue desastroso que
Washington no estuviese preparado para un plan b y que desconocía lo que
ocurría en Irán.

2. Los tribunales nacionales son instrumentos necesarios para la aplicación del


Derecho internacional. Más allá de las relaciones entre Estados, el Derecho
internacional afecta directa o indirectamente al individuo, y regula cada vez más
cuestiones que previamente quedaban reservadas a la esfera nacional. De ahí
que un número creciente de normas internacionales despliegue, total o
parcialmente, sus efectos jurídicos en los ordenamientos internos, y que su
aplicación incumba a los órganos judiciales nacionales

3. En los Estados Unidos, en particular, el desarrollo progresivo del Derecho


internacional no ha ido acompañado de una consolidación de su estatus en el
ordenamiento interno. Más bien al contrario, los tribunales estadounidenses,
sobre todo el Tribunal Supremo, sostiene con firmeza la supremacía
constitucional y la independencia de las instancias nacionales respecto a las
obligaciones derivadas del Derecho internacional y de organizaciones
intergubernamentales.

BIBLIOGRAFÍA
Bowden, M. (2008). Huéspedes del Ayatola. La crisis de los rehenes en Teherán . RBA, Libros .

14
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Anexos

El secuestro que propició la ruptura entre Estados Unidos e Irán en 1979

El asalto a la Embajada de EE UU en Irán en noviembre de 1979 congeló las


relaciones entre los dos países durante 34 años hasta la llegada de Rohaní

Esta es una vieja historia. A la velocidad con la que gira el mundo y la huella cada vez más
leve que dejan los acontecimientos en una sociedad líquida, un hecho sucedido hace ya 34
años es prehistoria para cualquiera por debajo del medio siglo de existencia. Por trazar una
frontera generosa. Solo, como es el caso, si Hollywood lo considera material de oscar,
puede romperse este principio.

15
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

Lo hizo posible recientemente la magnífica película Argo al contarnos un imaginativo


rescate de los rehenes norteamericanos tras la toma de la Embajada de Estados Unidos en el
Irán de la Revolución Islámica. Hoy es pertinente volver a este extraordinario
acontecimiento que trastocó el tablero de Oriente Próximo exportando un fundamentalismo
religioso radical, de raíz islámica y corte político, que ha cambiado el planeta.
En la mañana del domingo 4 de noviembre de 1979, en Teherán, donde hace solo unos
meses un imán alto, de luenga barba blanca, Ruhollah Jomeiní, ha instaurado una República
Islámica tras derrocar a la monarquía más vieja del mundo, 400 estudiantes islamistas
asaltan el enorme edificio que alberga a la Embajada de EE UU. Superan a los marines que
custodian el recinto y en dos horas se hacen con el control del lugar tomando como rehenes
a 67 empleados y diplomáticos estadounidenses. Enarbolan pancartas con el lema: “Jomeiní
lucha, Carter tiembla”. Jomeiní se siente seguro y acelera la radicalización de su régimen
teocrático señalando a su principal enemigo: los Estados Unidos de América.
El ataque, un acto de piratería sin precedentes en las relaciones internacionales, es
justificado por las autoridades iraníes por la llegada del shah a EE UU para tratarse del
cáncer que padece en el Cornell Medical Center de Nueva York. La radio oficial califica a
la Embajada como un centro de espionaje imperialista que conspira contra la revolución.
Pero Washington aguanta y no cambia al shah por los rehenes. Pocos días antes, el líder
supremo de la revolución se había preguntado en público ¿Por qué necesitamos realmente
la relación con América? La misma tarde del domingo, el propio Jomeiní utiliza la
televisión para apoyar la ocupación de la Embajada y llamar a una lucha sin cuartel contra
el Gran Satán. Pocos días después el primer ministro, Mehdi Bazargan, nacionalista
religioso, y su Gobierno dimiten en bloque después de denunciar la toma de la Embajada
como “una acción contraria a los intereses de Irán”.
Unos 400 estudiantes islamistas asaltan el enorme edificio que alberga a la Embajada
de EE UU. Enarbolan pancartas con el lema: "Jomeiní lucha, Carter tiembla"
Desaparece el último contrapeso institucional de resistencia a la dictadura clerical. Jomeiní
se ha deshecho de toda la oposición. El ayatolá se vanagloria de que “la civilización
occidental ha recibido una bofetada en su rostro”. La humillación de Estados Unidos es
extraordinaria y comienza ya a sugerirse un retroceso de la influencia de la superpotencia
en el mundo. En este clima emocional y de barrido de todo lo existente, se cierra el año I de
la “Espléndida Revolución”, como la bautizaron sus autores. Revolución que comenzaba a
devorar a sus propios hijos. En marzo de 1980, el presidente de EE UU, Jimmy Carter,
fracasa en una operación de rescate de los rehenes: los helicópteros se estrellan en el
desierto iraní; en noviembre el presidente perdería las elecciones; un acuerdo entre EE UU
e Irán, por mediación de Argelia, es firmado el 19 de enero de 1981 en la capital argelina.
Washington levanta las sanciones económicas decretadas tras la toma de la Embajada. Y el
20 de enero, minutos después de que Ronald Reagan toma posesión de la presidencia,
mientras Carter vuela ya hacia Georgia como un ciudadano privado, Teherán libera a los
rehenes. ¿Cuáles son los antecedentes de esta historia?

16
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

El 16 de enero de 1979, pasados ocho minutos de la una de la tarde, Reza Palhevi, el shah,
el rey de reyes, parte desde el aeropuerto internacional de Teherán, Meherabad, como un
paria en un exilio que le llevará, primero a Egipto y luego a Marruecos, Estados Unidos y
Panamá. EE UU, que ha sido el protector del shah al que colocó en el trono derrocando, con
la ayuda británica, al Gobierno democrático del socialdemócrata Mossadegh que había
pensado que el petróleo de Irán era para los iraníes, ha retirado su apoyo a Reza. Un
hombre débil que ha gobernado con mano de hierro su país apoyado en una temible policía
política, la Savak. El 5 de enero, en una reunión celebrada en la isla francesa de Guadalupe
en el Caribe, el presidente Carter, el presidente francés, Valéry Giscard d’Estaing, el
canciller alemán, Helmut Schmidt, y el primer ministro británico, James Callaghan,
sancionaron la caída del monarca que tanto había hecho por los intereses occidentales
El embajador norteamericano en Teherán, William H. Sullivan, telegrafiaba al
Departamento de Estado: “Los militares no han querido hacer por el sha lo que el sha no ha
querido hacer por sí mismo. Pertenece ya al pasado. Nuestros intereses nacionales en Irán
exigen que busquemos un modus vivendi entre los religiosos y el Ejército a fin de impedir
la amenaza de los comunistas”. Ya era demasiado tarde, las esclusas de la revolución
estaban abiertas y Washington manifestaba que no tenía plan b y que desconocía lo que
ocurría en Irán.

Jomeiní: “Es necesario que la sangre sea derramada, cuanto


más sangre en Irán, más vencerá la revolución"
El 1 de febrero, un Jomeiní triunfante desembarcaba en Teherán procedente de París, donde
inteligentemente había fabricado una campaña política favorable a la toma del poder por los
islamistas, aplaudida sin excepción por la izquierda europea. En pocas semanas, una
sorprendente mezcla de clérigos oscurantistas, aliados a los comunistas y a los
socialdemócratas, desencadenó en una revolución. Los militares declararon su neutralidad,
les sirvió de poco, sus principales mandos fueron pasados por las armas.
El Estado se desmoronó, la Justicia fue depurada y sustituida por unos tribunales
revolucionarios islámicos. Jomeiní impone la islamización total del país. Fueron prohibidos
los teatros, la música, el cine. Solo en Teherán las turbas prendieron fuego a 88 cines. Y
todo bañado en sangre. Jomeiní: “Es necesario que la sangre sea derramada, cuanto más
sangre en Irán, más vencerá la revolución”. Un monarca autoritario, un déspota laico, es
sustituido por un déspota religioso. Fin de la historia.

17
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

18
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

19
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

20
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01
Asignatura: Derecho Internacional I Tema: Caso de Estudio sobre Estados Unidos en Teherán

21
Universidad Tecnológica de Honduras Equipo Nº.01