Vous êtes sur la page 1sur 1

Carr - ¿Qué es la historia?

- HSE

1) ¿Qué características tienen los hechos en la concepción de sentido común de la


historia?
Los historiadores decimonónicos se basaban en hechos, su tarea era mostrar lo
que realmente aconteció. Los positivistas, ansiosos por consolidar su defensa
de la historia como ciencia, contribuyeron con el peso de su influjo a este culto
de los hechos. Los hechos son independientes del observador, son “datos de la
experiencia, distintos de las conclusiones”. A esto se llama concepción del
sentido común de la historia. La historia consiste en un cuerpo de hechos
verificados. Los hechos los encuentra el historiador en los documentos, en las
inscripciones, etc. , lo mismo que los pescados sobre el mostrador de una
pescadería. Según la escuela histórica empírica de sentido común, primero hay
que cerciorarse de los datos y luego se puede uno aventurar en la
interpretación.
2) ¿Qué diferencia hay entre los meros hechos del pasado y los hechos históricos?
No todos los datos acerca del pasado son hechos históricos, ni son tratados
como tales por el historiador. Según el punto de vista del sentido común,
existen hechos básicos que son los mismos para todos los historiadores y que
constituyen, por así decirlo, la espina dorsal de la historia (ej. Que la batalla de
Hastings se librara en 1066) . Estos datos son los mismos para todos los
historiadores. La necesidad de fijar estos datos básicos no se apoya en ninguna
cualidad de los hechos mismos, sino en una decisión que formula el historiador
a priori. Los hechos solo hablan porque el historiador apela a ellos, es él quien
decide a qué hechos se da paso; y en qué orden y contexto hacerlo. Es una
falacia creer que existente hechos históricos objetivos independientes de la
interpretación del historiador. Si varios historiadores aceptan la interpretación
hecha por otro hace que un hecho del pasado se convierta en hecho histórico.
El principal error en el análisis histórico fue creer que una acumulación de
hechos rigurosos era el fundamento de la historia, la convicción de que los
datos hablan por sí solos. Los datos encontrados en documentos tienen que ser
elaborados por el historiador antes de que él pueda hacer algún uso de ellos: y
el uso que hace de ellos es precisamente un proceso de elaboración.