Vous êtes sur la page 1sur 17

Acerca de

Fundamentos,
Filosofía
Objetivos,
Contenidos y
en Administración Industrial

1.- A MODO DE PRÓLOGO

La incorporación del texto Introducción al Estudio del Trabajo al catalogo de la


biblioteca electrónica de la Editorial de la Universidad Tecnológica (EDUTENEC)
producida el transcurso del mes de octubre de 2012 nos permitió lograr una de las metas
que siempre ha perseguido nuestra cátedra: dotar a la misma de todas aquellas herramientas
que mejor posibiliten alcanzar los objetivos establecidos.
Posteriormente y con agradable sorpresa recibimos de parte de EDUTENEC la
invitación a llevar a cabo la edición papel del mencionado texto. Durante el análisis de las
diversas tareas a encarar para cristalizar el emprendimiento se puso de manifiesto la
posibilidad no ya de un texto específico sino de una colección de títulos relacionados no
sólo con la asignatura sino con la especialidad.
Lógicamente la amplitud de la tarea y la escasez de medios indican el desarrollo de
un proyecto de largo plazo.
Compartimos la preocupación de la Ing. María Dolores Gómez, directora del
departamento de Licenciatura en Organización Industrial de la FRGP, respecto de dotar al
proyecto de un objetivo específico y una directriz central que de sentido vinculante a los
diferentes títulos de la colección. Tarea ésta que no resulta sencilla ni mucho menos en
tanto y cuanto no se precise con claridad el objetivo fundacional de la propuesta.
Las circunstancias, esto es la necesidad de dotar a la colección de un objetivo, nos
lleva a decir que nos encontramos en un momento oportuno de precisar una categoría
dentro del universo del conocimiento al conjunto de saberes que podemos denominar
2

Administración Industrial o Administración de Empresas Industriales y que, en rigor,


pretendemos sea aceptada como Ingeniería en Administración Industrial.
Dada la obvia restricción que nuestros conocimientos nos imponen, la tarea de dotar
a la administración industrial de adecuada fundamentación epistemológica requiere la
necesaria participación interdisciplinaria, es por ello que el presente trabajo sólo aspira a ser
considerado parte del análisis requerido.
Esta propuesta es el resultado del análisis crítico y sistemático de nuestras
experiencias docentes, de la observación y análisis de la realidad que rodea el desarrollo
socioeconómico en el que nos hallamos inmersos, como así nuestras experiencias en el
campo laboral dentro de la actividad industrial y de la evolución histórica de la
Administración Industrial desde los tiempos de Fayol a la fecha.
Asimismo somos consientes que la propuesta se basa tanto en observaciones
verificables en la realidad1 como en hechos históricos2 y por ende ciertas, como en
definiciones conceptuales de índole personal que por consecuencia son absolutamente
discutibles al ser en rigor producto de un punto de vista, de una experiencia de vida y de
valores y creencias personales no necesariamente de validez universal.
En consecuencia estamos hablando de “un” esquema conceptual lo que
implícitamente define no sólo la posibilidad sino la necesidad de “otros” esquemas
conceptuales.
Un esquema responde a un punto de vista, a un campo de observación, a un objetivo
de trabajo específico3 y es, en consecuencia, por ello que los diferentes conceptos sobre una
misma realidad no son opuestos sino complementarios entre sí, abarcadores de una realidad
total observable desde diferentes puntos de vista y explicada con diferentes objetivos.
En nuestro criterio es esencial la fundamentación filosófica, si se permite la
expresión, de la propuesta puesto que sin fundamentos coherentes esta, la propuesta, sólo
puede considerarse un aspiración, que a veces puede alcanzar el rango de utopía.
Quede claro asimismo que el presente sólo configura un papel de trabajo que
expresa una visión cuya pretensión es integrar los diferentes factores que confluyen en la
caracterización del objeto de la administración industrial y en la definición de una
propuesta programática y su metodología de aplicación.
Igualmente la aceptación irrestricta de los fundamentos y conclusiones aquí
expuesto tan sólo conforman un todo desde un punto de vista que en modo alguno invalida,

1
A modo de ejemplo podemos mencionar la carrera de Licenciatura de Administración Industrial del Instituto
Politécnico Nacional de México
2
Fayol en los albores del 1900 fue quién acuño el término de administración industrial
3
Podríamos utilizar con el mismo sentido la idea de paradigma.
3

tal como hemos indicado, la existencias y validez de otros puntos de observación que en su
conjunto conformen la comprensión total del tema expuesto.

2.- FUNDAMENTOS

Desde sus mismos orígenes el ser humano ha enfrentado la necesidad de responder a


dos interrogantes:
a) el porqué de las cosas, y
b) como lograr la subsistencia material
La filosofía como ciencia trata de responder al porqué de las cosas, mientras que la
ciencia de la economía estudia, desde su objeto de estudio, el conjunto de las actividades
del ser humano encaminadas a lograr su subsistencia material.
Y es en este punto donde, en nuestro entender debe comenzar la construcción del
andamiaje conceptual que de sustento a una propuesta específica.
Para lograr su subsistencia el ser humano tiene que satisfacer necesidades4, y son
los “productos”5 los vehículos utilizados para ello.
En términos generales los “productos” no existen como tales a disponibilidad de la
persona sino que son el resultado de una transformación de recursos naturales.
Una característica esencial de los productos es que son bienes económicos es decir
que quién quiera disfrutarlo debe estar dispuesto a cambiarlo por un producto o dinero de
valor equivalente. Otra característica de los productos, y de ello su caracterización como
bienes económicos, es que son escasos. La escasez que afecta tanto a los recursos naturales
como a los productos lleva a plantear lo que en la economía se conoce como los Problemas
Centrales de las Sociedades Organizadas definidos por los interrogantes
Qué producir?,
Cómo producir?, y
Para quién producir?
La ciencia de la economía intenta resolver dichos interrogantes a través de teorías
respuesta tales como
a) la teoría marxista
b) la teoría de la libre empresa
c) la teoría de la libre empresa regulada

4
Utilizamos la palabra necesidad desde el punto de vista de la economía
5
Estamos utilizando la expresión “producto” englobando en ella a todo bien tanto material o inmaterial que
satisfaga alguna necesidad de la persona. (en rigor debiéramos, desde lo económico, usar la expresión de
bienes /servicios)
4

d) la teoría de la economía cooperativa


e) la teoría de la doctrina social de la Iglesia, etc
Sin pretender desarrollar el análisis histórico de las diferentes teorías económicas
mencionadas puede asumirse con certeza que la implosión política de la Unión Soviética6
condujo al derrumbe de la experiencia marxista como teoría de excelencia en la resolución
de los problemas centrales y en consecuencia la teoría de la libre empresa7 regulada
virtualmente gobierna la actividad económica del mundo.8
Los fundamentos de esta teoría son
a) la propiedad particular de los medios de producción
b) el sistema de precios como mecanismo de asignación y distribución
La aplicación de esta teoría conlleva por un lado a la acumulación de capital y por
otro a profundas desigualdades generadas por la disparidad en la distribución del ingreso9.
Por otra parte la designación de teoría de la libre empresa regulada indica que más
allá de los sustentos ideológicos de la teoría de la libre empresa pura o irrestricta los estados
nacionales establecen regulaciones que tienden al logro de objetivos específicos que se
asumen no pueden ser alcanzados por el libre juego de la oferta y la demanda.
En esta concepción teórica la empresa, que es el ámbito natural de la
transformación de los recursos naturales en producto, debe considerarse como el
resultado de una inversión de capitales que tienen por objeto la obtención de utilidades
cuyo vehículo será el ofrecimiento de determinados productos de su libre elección al
mercado consumidor quién a su vez tiene la libertad de aceptarlo o rechazarlo.

3.- MARCO TEORICO

El marco teórico del trabajo está regido por las ideas de Hermida10 cuya propuesta
es la de dotar a la administración de categoría dentro del universo del conocimiento.

6
Se simboliza en la caída del muro de Berlín y la posterior reunificación de Alemania
7
La expresión “teoría de la libre empresa” es una denominación coloquial utilizada a partir de la teoría
desarrollada por Adam Smith en su Teoría de la Riqueza de las Naciones.
8
No consideramos relevante para este trabajo el análisis de los resultados de las aplicaciones prácticas de las
otras teorías.
9
En este punto es necesario dejar claramente establecido que nuestro punto de partida y presupuesto básico de
trabajo es que el análisis que efectuaremos trata de ser objetivo, lo cual no quiere decir que no tengamos
juicio de valor. En nuestro entender el alumno universitario como persona no sólo tiene que tener sino que
“debe” tener y desarrollar juicios de valor basado en sus principios éticos, morales, religiosos, pero tanto los
valores como los juicios en ellos fundamentados son personales y obviamente escapan al contenido de la
formación específica. Es evidente la profunda incapacidad de la teoría capitalista en alcanzar una sociedad
mas igualitaria pero esta ponderación no responde al punto de vista económico sino a otros puntos de análisis
lo que exigirá soluciones contenidas en otros campos diferentes de la ciencia de la economía.
5

Para ello analiza el continente de conocimientos de la ciencia, la técnica y el arte


concluyendo en que la administración es tanto una ciencia, dado que permite la no sólo la
comprensión de su objeto de estudio, las empresas y organizaciones en general, sino que
también permite su análisis en los planos temporales; pasado o evolutiva, presente o actual
y predictiva o futura, como una técnica toda vez que opera y transforma una realidad, la
empresa, aplicando normas y procedimientos con rigurosidad y sobre la base de un
programa objetivamente definido.
Hermida pone de manifiesto la interrelación de la ciencia y la técnica dado que
aquella aporta el conocimiento de base y ésta puede en consecuencia operar sobre la
realidad. La operación de la técnica sobre la realidad realimenta al campo de evaluación de
la ciencia al informarla sobre los aspectos en que ella se encuentra impotente con el grado
actual de conocimiento.
Luis Fernando Valeriano Ortiz11 en su trabajo sostiene la caracterización de la
administración como ciencia y como técnica pero al descender al campo operativo también
la considera dentro del continente del arte dado que afirma que la administración rescata la
necesidad de usar la creatividad en la solución de problemas que impiden el avance de las
estrategias y objetivos propuestos.
La caracterización de la administración no involucra a todos sus actores por igual,
por ejemplo el Dr. Cuauhtémoc D. Molina García12 de la Universidad Veracruzana, Xalapa,
México, discrepa con la categoría de ciencia definiéndola simplemente como una
“actividad”.
La introducción, en este trabajo, del disenso epistemológico en la caracterización
de la administración sólo tiene por objeto precisar la posibilidad y necesidad de análisis
diferentes.
Debe incluirse dentro del marco teórico del trabajo el análisis retrospectivo del
desarrollo de la administración. Siguiendo las ideas de Hermida se puede precisar un
período precientífico que llega hasta el año 1900 y el estadio científico que nace en las
ideas de Taylor y llegan hasta la aplicación a la administración de la teoría general de los
sistemas que Bertalanffy enunciara en el decenio de 192013.

10
Hermida, Jorge: Ciencia de la Administración. Ediciones Contabilidad Moderna, Bs. As. 1979
11
Valeriano Ortiz, Luis F: La Administración Como Ciencia, Técnica y Arte, Revista. de Investigación de la
Fac. de Ciencias Administrativas, UNMSM (Vol. 11, Nº 22, Lima, diciembre 2008).
12
www.blogextremo.com/.../10990-es-ciencia-la-administracion.html.
6

Ciertamente debe considerarse a las empresas como sistemas, dado que las personas
que las integran, las actividades que realizan son coordinadas por un objetivo común, la
rentabilidad.
La visión sistémica de la empresa que deriva de la teoría de Bertalanffy se
constituye actualmente en la herramienta central de la administración.

4.- CARACTERISTICAS PARTICULARES DE LA EMPRESA INDUSTRIAL

Si bien la empresa industrial, al igual que los diferentes tipos de empresas u


organizaciones están comprendidos dentro del principio de igualdad (es decir que todas
realizan las mismas actividades) el principio de diferenciación le impone características
singulares dada la envergadura que generalmente requieren las actividades propias de su
sistema industrial para transformar los insumos en productos, generalmente de forma
irreversible.
Es por ello que nos permitimos afirmar que la empresa industrial define la
existencia de un ámbito propio dentro del universo de las empresas u organizaciones.
El desarrollo de las empresas industriales a partir de la aplicación de los principios
de la división del trabajo y de intercambiabilidad llevaron a establecer dos tipos generales
de tareas: las específicas basadas en el dominio profundo pero de un ámbito reducido del
conocimiento científico-técnico y las generales basadas en el dominio poco profundo de los
temas pero de amplio espectro del conocimiento.
Mientras que las tareas específicas generalmente se ocupan de la generación del
producto, las tareas de los generalistas se enfocan en la administración de la empresa.
En este punto le estamos dando al término administración el sentido técnico14 que
Hermida definiera.
Cuando hacíamos referencia al “producto” decíamos simultáneamente que en
términos generales que satisfacía las necesidades de las persona por una parte y que era el
resultado de un proceso de transformación de los denominados recursos naturales. Es
posible en consecuencia establecer diferentes fases del producto: la primera en lo que hace
a su capacidad de satisfacer una determinada necesidad que puede indicarse como la etapa
del diseño, la segunda fase es la de la fabricación esto es el proceso que permite la
transformación de los recursos y la tercera su utilización.

13
Bertanlanffy, L. Von : Teoría General de los Sistemas. Ed. Fondo de Cultura Económica. Madrid, 1976

14
Las principales acepciones del Diccionario de la Real Academia respecto del término administrar nos
dice 1. tr. Gobernar, ejercer la autoridad o el mando sobre un territorio y sobre las personas que lo habitan. 2.
tr. Dirigir una institución.
7

Tanto el diseño del producto en si como el de su proceso de fabricación pertenecen


al campo de la ingeniería en alguna de sus especialidades, mientras que la fabricación y su
utilización pertenecen tanto al campo de la ingeniería como al de la administración

5.- EL CONCEPTO ACTUAL DE EMPRESA INDUSTRIAL

En este punto destacamos puntos que en nuestro criterio son esenciales en la


fundamentación de la propuesta las siguientes consideraciones:
a) el sistema económico está regido por la teoría de la libre empresa
b) en esta teoría, la empresa es el lugar natural de transformación de recursos en
productos
c) la empresa es el resultado de una inversión cuyo objeto fundacional es la
obtención de utilidades y el indicador por excelencia es la rentabilidad, siendo el
“producto” el vehículo que la empresa utiliza como medio para el logro de su
objetivo fundacional.
d) Siendo la participación humana esencial en la consecución de su objetivo
fundacional de la empresa obliga a considerar a la empresa como un sistema
socioeconómico y no solo como un sistema económico.
e) La empresa actúa inmersa en un conjunto de sistemas, tales como el económico,
el político, el educativo, el social, etc. que directa o indirectamente se influyen
mutuamente
El centrar el desarrollo de este trabajo en la concepción de la empresa como
resultado de una inversión en busca de utilidad (rentabilidad) no debe llevar a pensar que
otro tipo de empresa, por ejemplo un hospital estatal, no pueda ser comprendido dentro del
trabajo dado que independientemente del objetivo fundacional que conlleve la creación del
mismo dentro del sistema hospitalario de un país o región es claro que su “producto”
resultará de la transformación de bienes económicos y por ende no puede escapar al análisis
la eficiencia de su utilización lo que lleva a la necesidad de establecer con claridad con que
unidad de medida se habrá de cuantificar el “producto” ofrecido y cuál será su costo.
La visión de la actualidad conceptual de la empresa requiere la observación
histórica de su desarrollo y para ello nos fijaremos como punto de partida del análisis las
formulaciones de la denominada escuela clásica de la administración.
El sistema empresa no es un sistema aislado, sino por el contrario está inmerso en
un universo de sistemas de tipo: económico, político, social, etc. con los cuales
permanentemente interactúa.
Es a partir de la finalización de la segunda guerra mundial en que comienza una
etapa de cambios sustanciales que afectan las condiciones marco en el ámbito de la política,
la economía y de las sociedades en su conjunto.
8

El proceso inmediato posterior a la finalización de la guerra significo la tarea de


transformación de las empresas de productoras de material bélico a productoras de bienes,
bienes que por otra parte encontraban demanda ávida de lo producido.
En la medida que las empresas aumentaban su capacidad de producción y la
demanda permanecía relativamente estable el centro de la actividad de la empresa comenzó
a desplazarse desde la producción hacia la comercialización y como consecuencia directa a
la ponderación del producto en la relación calidad-precio por parte del cliente consumidor.
Además del cambio de aspectos económicos el desarrollo de las ciencias sociales
como sociología, sicología, de las ciencias de la información y comunicación impactan
fuertemente en la concepción de la empresa.
Esta apretada síntesis histórica quiere poner en evidencia la fuerte presión que se
ejerce en primer lugar sobre el sistema productivo y luego extendido a toda la empresa la
necesidad de reducir costos e inversiones de modo tal de asegurar al capital invertido una
corriente continua de utilidades crecientes.
Las respuestas que las empresas ensayan para el logro de dicho objetivo abarcan un
amplio espectro que está comprendido desde la modificación de su estructura organizativa
hasta el desarrollo y aplicación de técnicas diversas que tienen por objeto lograr mejoras de
eficiencia.
En este contexto la estructura de la empresa concebida por la escuela clásica de la
organización basada en el desarrollo de tres áreas fundamentales: la industrial, la comercial
y la contable financiera da paso a una nueva concepción basada en la integración de cinco
áreas centrales que en algunos casos llegan a seis o más áreas.
Nuestro concepto de área no difiere sustancialmente de las afirmaciones de
Frischnercht15 o de Mintzberg16 .
En una primer instancia evolutiva, y como resultado de un largo proceso de
aproximaciones sucesivas en la gestión de materiales, se genera la idea del área de la
Logística Integrada cuyo objeto es la administración tanto estratégica como operativa de los
bienes de cambio de la empresa, esto es del flujo material desde la condición de insumo a la
de producto en manos del usuario de modo, tal de reducir la inversión y disminuir los
tiempos de respuesta de la empresa a los pedidos de sus clientes como así también lograr
generar ventajas comparativas en relación a las empresas competidoras del mercado.
La formalización de la logística integrada17 como área independiente cambia los
conceptos organizativos al limitar el campo de acción de las áreas industrial y comercial y
consecuentemente a profundizar sus actividades específicas.

15
Frischnecht, Federico: La Gerencia y la Empresa, El Ateneo, Bs. As.1997
16
Mintzberg, Henry: Diseño de Organizaciones Eficientes. El Ateneo, Bs, As. 2000.
9

Dos factores aproximadamente concurrentes en el tiempo como lo han sido la caída


del muro de Berlín que si bien es un hecho esencialmente político, puntualiza la implosión
de la Unión Soviética y su sistema económico por un lado y por otro el desarrollo de la
Informática, la PC, junto con la expansión de Internet han contribuido significativamente a
modificar la estructura y funcionamiento de las empresas.
El aumento de la permeabilidad de las fronteras nacionales a los intercambios
financieros y de productos posibilita un significativo aumento del alcance de la actividad
comercial de las grandes empresas que juntamente con la profunda transformación que
opera el procesamiento de datos en la concepción del trabajo se ven sometidas a un nuevo
tipo de exigencias que se traduce en la necesidad de ampliar sus alcances y transformar su
operación.
La amplitud y profundidad que el desarrollo tecnológico impone a los sistemas de
procesamiento y transmisión de información genera un cambio sustancial no sólo en el
tratamiento de la información sino también en la concepción misma del trabajo. Es por ello
que la aplicación de las TICs adquiere hoy las características de un área de especial
relevancia.
La creciente competencia que desatan las empresas entre sí por ocupar espacios de
mercado tiene como correlato la disminución de la vida útil de los productos desde el punto
de vista comercial y este acortamiento obliga a las empresas a idear, desarrollar y fabricar
nuevos productos que atiendan tanto a nuevas como ya existentes necesidades del
consumidor en un tiempo cada vez menor.
Esta exigencia se traduce en dos aspectos por un lado en la mejora de la capacidad
de la empresa en responder al desafío de producir nuevos productos en tiempo cada vez
menores y a costos decrecientes y por otro a contar con una, cada vez mayor, capacidad de
definir nuevos productos a partir de la investigación y desarrollo de productos.
La importancia de la investigación y desarrollo como factor de preponderancia de la
empresa es de tal magnitud que en mi criterio puede dar lugar, en determinado tipo de
empresas a un área de actividad propia: el área de investigación y desarrollo. Que configura
la sexta área de actividad de la empresa actual.
La investigación y desarrollo de productos se lleva a cabo a través del conocimiento
tanto científico como tecnológico.
A esta altura de la fundamentación de la propuesta debemos añadir al listado de
características fundamentales nuevos factores:

17
Habremos de considerar que el área de actividad de la Logística Integrada están comprendidas las funciones
de la Logística de los Abastecimientos, la Logísticas de las Transformaciones u Operaciones y la Logística
Comercial, funciones que actúan cohesionadas por un objetivo común con delimitaciones de alcance definidas
en cada empresa en particular .
10

f) La aceptación del producto ofrecido por la empresa es realizada por el cliente de


acuerdo a su ecuación personal de valor18
g) Los cambios constantes de situaciones o escenarios en los que la empresa debe
desarrollar sus tareas.
h) El impacto de la sistematización de la información
i) La investigación y desarrollo con especial hincapié en la generación de
tecnologías como fundamento de primacía de la empresa en el mercado
j) La globalización de las operaciones en todos los aspectos de la empresa.
Asimismo se puede verificar que el principio de universalidad de tareas, que
establece que en todas las empresas se realizan las mismas tareas pues todas compran,
realizan algún proceso de transformación, venden, etc, pero dichas tareas en cada empresa
en particular se diferencia de las similares realizadas en otras empresas por su contenido de
trabajo, se verifica en el universo que define el conjunto de empresas.
Como consecuencia se puede establecer otro factor que habremos de considerar en
los fundamentos de la presente propuesta
k) Que si bien el conjunto de empresas que conforman el sistema empresario
responde a lineamientos generales comunes cada empresa en si es un ente
propio y definido que si bien integran el conjunto de empresas (principio de
igualdad ) desde el punto de vista de sus particularidades es diferente de las
otras (principio de diferenciación) constituyendo en definitiva un caso único19

6.- LA ADMINISTRACION EN LA EMPRESA INDUSTRIAL

Si bien reclamamos, dentro del campo general que abarca a la totalidad de las
empresas, ámbito propio a las empresas industriales esta distinción no afecta la relación de
la administración, como ciencia, con las empresas en su conjunto. Siendo por consiguiente
válidos los conceptos de Hermida cuando caracteriza la administración como ciencia.
Donde se manifiesta claramente la necesidad de definir un campo específico para
las empresas industriales es cuando se analiza la interacción de la administración como
técnica dado que la presencia del sector industrial requiere el desarrollo de herramientas
específicas para operar en dicha realidad.

18
La ecuación de valor del cliente toma en cuenta al producto en su capacidad de satisfacer la necesidad que
provoca su adquisición, el precio que debe pagar por el mismo, la calidad como la relación entre las
características ofrecidas y el precio solicitado, la cantidad , lugar y momento en que puede disponer del
producto,
19
En este párrafo lo he desarrollada en forma análogo a la consideración que respecto de los seres humanos
nos indica que en la totalidad de su género son todos iguales aunque cada individuo en sí es diferente de los
otros.
11

Tal como se ha indicado en el apartado 4) las actividades que se realizan en las


empresas industriales requieren de su subsistema social dos tipos capacidades una definida
por un campo de conocimiento profundo de amplitud reducida y la otra del tipo inverso es
decir requieren de un conocimiento no necesariamente profundo pero de amplitud tal que
abarque el conjunto de actividades de la empresa y sus interrelaciones.
Desde otro enfoque y siguiendo a Mintzberg20, podemos citar que “cada actividad
humana organizada - desde la fabricación de cacharros hasta poner el hombre en la Luna-
da origen a dos requerimientos fundamentales y opuestos: la división de trabajo entre
varias tareas a desempeñar, y la coordinación de estas tareas para consumar la
actividad”.
La coordinación de las tareas especificada por Mintzberg define el ámbito de trabajo
del administrador industrial.
Si relacionamos estos dos puntos de análisis podemos concluir que en la empresa
industrial se desarrollan tareas que requieren conocimientos provenientes de la ingeniería
por una parte y por otra con conocimientos provenientes de la administración. Como
ejemplo del primer grupo podemos citar el diseño técnico del producto, de su proceso de
fabricación, etc, mientras tareas como definir el precio de venta, establecer el plan de
actividad de la empresa, etc son ejemplos del segundo grupo.
La observación de tareas tales como el cálculo de costos, el nivel de
productividad,etc requieren conocimientos provenientes tanto de la ingeniería como de la
administración.
Las diferentes ramas de la ingeniería proporcionan recurso humanos con la
formación adecuada a los requerimientos de las actividades industriales de características
eminentemente técnica especialmente destinados al diseño del producto y/o de los procesos
de fabricación, pero es dable observar que, en general, la misma es deficiente respecto de la
conceptualización de la empresa como sistema.
En tanto la formación de administradores de empresa se lleva a cabo desde el punto
de vista procedimental y orientado a la visión económica de la empresa con prácticamente
total ausencia de conocimientos técnicos.
Este vacío de formación tanto en los ingenieros como en los licenciados en
administración, respecto de la interacción de tareas, define el campo de formación que
debe ser suministrado a quienes quieran desempeñarse en la administración de
empresas industriales.
Requerir campo propio a los administradores de empresas industriales además de las
afirmaciones precedentes se refuerzan con las definiciones del Diccionario de la Real
Academia: que establece que las principales acepciones respecto del término administrar

20
Obra citada
12

son: 1. tr. Gobernar, ejercer la autoridad o el mando sobre un territorio y sobre las
personas que lo habitan. 2. tr. Dirigir una institución.
La formación del administrador de empresas industriales debe en consecuencia
tener presente que además del dominio de las técnicas de la administración debe
proporcionarse los conocimientos mínimos indispensables para comprender el
pensamiento, el lenguaje y los modos de hacer de aquellos miembros de la empresa que
tienen formación de ingeniería.
Definida, en modo general, las características básicas de la formación de
administradores industriales queda por precisar la participación que se le asignará a los
contenidos provenientes de la ingeniería y a los contenidos provenientes de la
administración.
En nuestro criterio no es posible responder a dicho interrogante si no se definen
previamente cuales serán las incumbencias del administrador industrial y cual habrán de ser
los requisitos de formación previa establecidos básicos.
Dado que ambos campos pueden suponer distintas visiones que derivaran en
diferentes concepciones tanto en incumbencias como requisitos previos y dado que el
presente trabajo sólo aspira a ser considerado como parte de una discusión posterior
habremos de aceptar las actuales condiciones ya sean las iniciales como las incumbencias
profesionales como limitantes de la tarea.
Definir el campo de formación de los administradores industriales con contenidos
provenientes tanto de la ingeniería como de la administración tal como requiere su ámbito
de acción, lleva a preguntarse si la actual especialidad de Ingeniería Industrial21 ¿no cubre
dichos requerimientos?, nuestra respuesta es no y veamos el porqué:
Cuando mencionamos la necesidad de conocimientos de ingeniería que le permitan
al administrador industrial comprender el pensamiento, el lenguaje y los modos de hacer
de aquellos miembros de la empresa que tienen formación de ingeniería estamos haciendo
referencia a contenidos básicos respecto de los temas que tienen que ver con la fabricación
y no con el diseño del producto.
Es por ello que consideramos que asignaturas centralmente destinadas el diseño del
producto del tipo de Termodinámica, Elementos de Máquinas, Electrotecnia, etc no agregan
conocimientos que al administrador industrial le vayan a ser requeridos en su desempeño y
en consecuencia el tiempo asignado a dichas asignaturas debiera destinarse a temas
específicos del ámbito de trabajo del ingeniero en administración industrial.
Centralmente el administrador industrial está orientado en la eficiencia de la
producción y no en el diseño. Si deben considerarse conocimientos indispensables para su
actividad, desde el campo de la ingeniería, temas como Procesos Productivos,
Conocimiento de Materiales, Calidad, etc.
21
Hacemos referencia a la carrera de grado de la UTN
13

La industria del siglo XXI requiere especialistas con profundo conocimiento de su


área (básicamente el diseño), y especialistas en coordinar actividades para alcanzar
objetivos. No puede pensarse una industria eficiente si el recurso humano no actúa en
equipos interdisciplinarios. Las nuevas tecnologías de comunicación permiten al tarea
conjunta en forma simultánea sin requerir necesariamente presencia simultánea en un
mismo espacio físico.
Dado que en términos amplios una porción significativa de la producción industrial
argentina se lleva a cabo en un amplio conjunto de PYMES que en elevado porcentaje
debieran, en rigor, ser caracterizados como empresa-taller y no como empresa-industria
Sostenemos que existe una diferencia conceptual enorme entre las categorías de
taller y de industria y la misma no depende de su envergadura económica, de niveles de
producción, nivel tecnológico de sus máquinas, etc. sino de la adhesión irrestricta o no a la
filosofías: de mejora continua y de creación de nuevas tecnologías que lo permitan.
La adhesión a estas filosofías requiere de los empresarios industriales la capacidad
de pensar su empresa en términos amplios (globales) y no los definidos por el ámbito
geográfico donde les resulte más cómodo operar además de requerir visión de largo plazo
en la concepción de la evolución de su empresa.
Lamentablemente, y por una serie de importantes razones de orden estructural del
país, más allá de la comodidad de los empresarios, el porcentaje de empresas que operan en
condiciones de taller es significativo.
Esta distinción entre empresa-industria y empresa-taller tiene su correlato en que
contenidos se brindaran a los alumnos que formaremos: profesionales para desempeñarse
en talleres o profesionales para los requerimientos de empresas del siglo XXI.
Sin desconocer la realidad y significación de las pymes-talleres sostenemos que
debe pensarse en términos de empresas siglo XXI, pues de lo contrario seguiremos sumidos
en la mediocridad.

7.- INGENIERÍA Y EMPRESA INDUSTRIAL

Siendo un papel preponderante en las empresas modernas la generación de


tecnología, la ingeniería como uno de las disciplinas que proporciona los conocimientos
básicos que permiten el desarrollo de nuevas tecnologías ha sido impelida hacia una
creciente especialización.
La especialización tanto en ciencia como en tecnología conduce a una disminución
del ámbito de estudio abarcado pero a una mayor profundización del mismo y como
resultado no deseado se observa una creciente tendencia hacia el desarrollo de lenguajes y
procedimientos tan propios de cada especialidad que dificultan la interrelación no solo con
otras áreas de conocimiento en el aspecto general como dentro de la misma empresa en el
aspecto particular.
14

En este contexto una especialidad relativamente nueva de la ingeniería como lo es la


administración industrial ¿qué papel juega?; ¿cuál debe ser su perfil?; ¿Cómo se
interrelaciona con las otras áreas de conocimiento con la empresa en particular? Son
respuestas que deben darse con absoluta claridad pues de ellas depende el contenido y
orientación a llevar a cabo en la formación del administrador industrial.
Si intentamos responder a estos interrogantes desde un punto de vista amplio dado
por la caracterización de las empresas mundiales modernas, sin lugar a dudas nos vamos a
encontrar que para las actividades de carácter metalmecánico el ingeniero mecánico es
quién se encuentra más capacitado en las tareas que en ella se realizan. Un mismo criterio
podría decirse respecto del ingeniero electrónico cuando tenemos tareas de base electrónica
y así sucesivamente con cada una de las diferentes especialidades de la ingeniería.
La particularización del conocimiento no sólo debe atribuirse a las ingenierías en
particular sino que alcanza a los especialistas en general, ya que no podemos excluir de esta
profundización a los diferentes tipos de profesionales contables y profesionales de la
comercialización y la gestión o administración de la empresa.
En nuestro criterio que la respuesta a dicho interrogante es clara y precisa: el
administrador industrial debe atender al área de coordinación, es decir debe ser un
profesional que a partir de su formación de base tecnológica y administrativa pueda
comprender la gestión global de la empresa siendo capaz de interpretar y dialogar con las
diferentes especialidades de profesionales que actúan en la empresa.
La pretensión de considerar a la administración industrial como una rama
particular de la ingeniería se fundamenta en la imprescindible participación de los
administradores industriales como coordinadores del proceso de producción, tarea que no
podría llevarse a cabo eficientemente sin conocimientos básicos de provenientes de la
ingeniería.
Con el mismo sentido que Hermida establece que la ciencia requiere las
observaciones que provienen de la aplicación de las técnicas que de ella se derivan para
certificar la validez de sus postulados, la técnica requiere de la ciencia los conocimientos
que permitan su avance podemos afirmar que la ingeniería de diseño requiere de la
fabricación la convalidación de sus tareas, la fabricación requiere del diseño nuevas
condiciones que permitan aumentar su eficiencia.
La comprensión de la gestión global de la empresa significa:
a) Clara concientización que en la empresa actual el objetivo fundacional es el
lucro y que el producto es el medido que permite obtenerlo.
b) Requiere asimismo comprender que el consumidor a través de su ecuación de
valor acepta o rechaza el producto ofrecido
c) Que su gestión debe tener como norte procurar el aumento de eficiencia y
consecuentemente debe estar capacitada para generar tecnología.
15

De estos conceptos puede extraerse como conclusión que la formación del administrador
industrial requiere alcanzar como objetivos:
1) El Ingeniero en Administración Industrial debe actuar no como especialista
sino como generalista con sentido tecnológico y orientado a la gestión de la
empresa.
2) Las particularidades propias de cada empresa, que la convierten en un hecho
único, requieren del administrador industrial el desarrollo de su capacidad de
reconocer las similitudes y diferencias propias de una empresa en particular
y en un dado un momento, caracterizada por circunstancias propias y
cambiantes en el tiempo.

8.- LA GENERACIÓN DE TECNOLOGÍA

La tecnología como capacidad de producir herramientas aptas para la


transformación de insumos en productos no sólo contempla los aspectos físicos de dicha
transformación sino que además incluye los diferentes aspectos que hacen a la
administración de los procesos de transformación.
Y es en esos procesos de administración los que deben ser campo de la actividad del
administrador industrial en lo que a generación de tecnología se refiere.
De hecho es conocido que el mejor diseño de un proceso naufraga en un sistema
ineficiente y la eficiencia de un sistema laboral no sólo depende de sus aspectos técnicos
sino de la capacidad de coordinación y respuesta que los diferentes factores que lo
componen deben alcanzar.
Es nuestro criterio que la generación de tecnología es una decisión de la empresa.
Ello depende ni del tipo de instalación de la planta, esto configura tecnología adquirida, ni
de la envergadura de la empresa, fundamentalmente depende de la decisión empresaria de
no sólo utilizar sino también “generar” tecnología, es decir que en definitiva es parte de la
filosofía con que la empresa acomete su labor, de su adhesión a la filosofía de mejora
continua.
Debemos ser cautos en lo que se refiere a la expresión generación de tecnología
pues con ella no sólo se quiere contemplar la creación y desarrollo de grandes sistemas o
procesos sino también involucrar los pequeños pero diarios pasos dados es la solución de
las causas últimas de los problemas que afectan a un sistema laboral.
Operar una máquina de última generación, adquirir una licencia de fabricación de
un procedimiento nuevo, no significa crear tecnología ello es simplemente utilización de
una tecnología determinada.
Reiteramos existe una diferencia sustancial entre una empresa-taller y una empresa-
industria, la diferencia estriba en que el taller usa tecnología mientras que la industria
además de usar tecnologías adquiridas desarrolla las propias.
16

Japón es un ejemplo emblemático del significado de crear tecnología a partir de


conocimientos adquiridos.
En este camino llegamos a un tercer objetivo que se desea alcanzar en la formación
del administrador industrial
3) El administrador industrial debe estar capacitado para generar tecnología en
el ámbito de los procesos administrativos del sistema laboral22 en particular
y de la empresa en general.

9.- LA SITUACIÓN DE LA INDUSTRIA ARGENTINA

El desarrollo de una industria es una tarea comprendida entre el mediano y largo


plazo y en numerosas circunstancias sólo de largo plazo.
Sin lugar a dudas resulta sumamente dificultosa una tarea de este tipo en nuestro
país cuando la semana próxima es mediano plazo y el mes próximo puede poseer todas las
características que definen al largo plazo.
El resultado es que el país no tiene nada que se pueda parecer a un plan estratégico
que de una cierta continuidad en el tiempo más allá de avatares particulares de un dado
momento.
Pero si lo que antecede es una causa real de una dificultad primaria en el desarrollo
de una industria no es menos cierto que vastos sectores de empresario industriales son en
rigor empresarios de talleres que sólo operan en el corto plazo y normalmente sacan
ventajas de situaciones puntuales.
No es ello de por sí un hecho ilícito o ilegítimo, sino lo que al menos es ilegítimo es
aprovechamiento de planes de promoción, créditos subsidiados que fueran destinados a la
promoción industrial y que fueron derivados a otros fines.
De vuelta de la experiencia que significó la erróneamente denominada época de la
convertibilidad hemos acuñado un nuevo slogan “la industria debe recrearse a partir de las
pymes” y se recurre a la experiencia de otras latitudes y se nombre como ejemplo a Italia
cuyo desarrollo se dice asentado en las empresas pymes.
Si tomamos como punto de comparación una pyme italiana como lo es Ferrari en el
sector automotriz habremos de poder medir la sideral distancia entre ella y cualquier pyme
de nuestro país que utilicemos como comparación y no nos referimos a su envergadura
económica sino y fundamentalmente a su capacidad de generar tecnología dado que una de
las características centrales que a nuestro juicio exhiben las pymes de nuestro país es la
escasa capacidad de generación de tecnología que ostentan.

22
El concepto de sistema laboral no sólo incluye a los sistemas de operación-transformación de las empresas
productoras de bienes físicos sino también a las empresas generadoras de servicios
17

Y la situación de la industria en el mundo nos envía un mensaje claro y terminante


quién no genera tecnología no puede permanecer en el “concierto mundial”.
Esta realidad conduce a un dilema para qué perfil de industria formamos al
ingeniero industrial: ¿para nuestras pymes reales o para aquello que debiera ser una pyme si
nos queremos situar en el concierto de naciones industriales del mundo?
Nuestra respuesta es, como cualquier respuesta de aristas problemáticas pero
entendemos que es más fácil pasar de lo general a lo particular que a la inversa en tanto y
cuanto tengamos presente desarrollar la capacidad de cambio. Establecemos entonces una
nueva decisión sobre la que habremos de desarrollar nuestra propuesta programática.
4) El administrador industrial debe ser formado pensando en la concepción de
la empresa-industria y no en la idea de empresa-taller.

10.- A MODO DE CONCLUSION

Perseguir el objetivo de dotar de ámbito específico a la Administración Industrial


dentro del campo de la Administración General como el de fundamentar su interrelación
con la Ingeniería ha sido el tema planteado en este trabajo.
Supuesta la adecuada verificación de la teoría, se puede definir el ámbito del
Ingeniero en Administración Industrial.
Finalmente dados por ciertos los enunciados anteriores los mismos se constituyen en
el objetivo específico y la directriz central que da sentido vinculante a los diferentes títulos
de la colección.

Ing. Víctor J. Edreira


Ldo. Jorge Camblong
Febrero de 2013