Vous êtes sur la page 1sur 16

2018

Universidad de Guadalajara
Centro Universitario De Ciencias Exactas e Ingenierías
Materia: Mecánica De Materiales
Profesora: Julia Patricia Ponce Navarro
Alumno: Vazquez Barajas Juan Carlos
Horario: Martes y Jueves 7:00am A 9:00am
INDICE

TITULO PÁGINA

INTRODUCCION 2

Estabilidad de estructuras 3

Carga crítica en columnas articuladas 4

Relación de esbeltez, esfuerzo crítico 6

Columnas con varios tipos de soporte 7

Columnas sometidas a carga excéntrica 8

Columnas largas, cortas e intermedias 10

Carga axial céntrica 12

Diseño de columnas bajo carga axial excéntrica 13

Método de Interacción. 14

ANÁLISIS DE ESFUERZO BAJO CARGAS COMBINADAS 15


INTRODUCCIÓN
Una columna es un elemento axial sometido a compresión, lo bastante delgado respecto su
longitud, para que abajo la acción de una carga gradualmente creciente se rompa por flexión lateral
o pandeo ante una carga mucho menos que la necesaria para romperlo por aplastamiento. Las
columnas suelen dividirse en dos grupos: “Largas e Intermedias”. A veces, los elementos cortos a
compresión se consideran como un tercer grupo de columnas. Las diferencias entre los tres grupos
vienen determinadas por su comportamiento. Las columnas largas re rompen por pandeo o flexión
lateral; las intermedias, por combinación de esfuerzas, aplastamiento y pandeo, y los postes cortos,
por aplastamiento.

Una columna ideal es un elemento homogéneo, de sección recta constante, inicialmente


perpendicular al eje, y sometido a compresión. Sin embargo, las columnas suelen tener siempre
pequeñas imperfecciones de material y de fabricación, así como una inevitable excentricidad
accidental en la aplicación de la carga. La curvatura inicial de la columna, junto con la posición de la
carga, dan lugar a una excentricidad indeterminada, con respecto al centro de gravedad, en una
sección cualquiera. El estado de carga en esta sección es similar al de un poste corto cargado
excéntricamente, y el esfuerzo resultante está producido por la superposición del esfuerzo directo
de compresión y el esfuerzo de flexión (o, mejor dicho, por flexión).

Si la excentricidad es pequeña u el elemento es corto, la flexión lateral es despreciable, y el esfuerzo


de flexión es insignificante comparado con el esfuerzo de compresión directo. Sin embargo, en un
elemento largo, que es mucho más flexible ya que las flexiones son proporcionales al cubo de la
longitud, con su valor relativamente pequeño de la carga P puede producirse un esfuerzo de flexión
grande, acompañado de un esfuerzo directo de compresión despreciable. Así, pues, en las dos
situaciones extremas, una columna corta soporta fundamentalmente el esfuerzo directo de
compresión, y una columna larga está sometida principalmente al esfuerzo de flexión. Cuando
aumenta la longitud de una columna disminuye la importancia y efectos del esfuerzo directo de
compresión y aumenta correlativamente las del esfuerzo de flexión. Por desgracia, en la zona
intermedia no es posible determinar exactamente la forma en que varían estos dos tipos de
esfuerzos, o la proporción con la que cada una contribuye al esfuerzo total. Es esta indeterminación
la que da lugar a la gran variedad de fórmulas para las columnas intermedias.

No se ha dado, hasta aquí, criterio alguno de diferenciación entre columnas largas e intermedias,
excepto en su forma de trabajar, es decir, la columna larga está sometida esencialmente a esfuerzos
de flexión y la intermedia lo está a esfuerzos de flexión y compresión directa. La distribución entre
ambos tipos de acuerdo con su longitud sólo puede comprenderse después de haber estudiado las
columnas largas.
Estabilidad de estructuras

Consideremos el montaje que se muestra en la figura. El mismo está integrado por dos barras de
longitud ‘L/2’, apoyadas por articulaciones que le permiten rotar en sus extremos, siendo
solidarias entre sí mediante un pasador.

Luego, si se mueve dicho pasador un poco hacia un lado, provocando una pequeña inclinación “”
en las barras y luego se aplica una carga axial “P” que mantenga dicha deformación, tenemos que
la fuerza perturbadora en la dirección horizontal puede plantearse de la forma:

Fperturbadora = 2 P tan

La fuerza restauradora, que sería en este caso la reacción del resorte, sería:
L
𝐹𝑟𝑒𝑠𝑡𝑎𝑢𝑟𝑎𝑑𝑜𝑟𝑎 = 𝐾𝑟 ∙ ∙ 𝑠𝑖𝑛𝜃
2
Como el ángulo “” es muy pequeño, es válida la aproximación ‘tg ≈sin ≈ ’. Entonces, si la
fuerza restauradora fuese mayor que la perturbadora, tendríamos:
L
𝑃 < 𝐾𝑟 ∙
4
En esta situación, las barras volverían a su posición inicial; a esto se denomina equilibro estable. Si
sucediese lo contrario:
L
𝑃 > 𝐾𝑟 ∙
4
De modo que el mecanismo se deformaría hasta una posición de equilibrio entre las fuerzas. A
esto se llama equilibrio inestable.
Si ambas fuerzas fuesen iguales, entonces:
L
𝑃𝑐𝑟𝑖 = 𝐾𝑟 ∙
4
La carga axial crítica (“Pcri”) representa el estado del mecanismo con el cual éste se mantiene en
equilibrio, pues de variar ligeramente dicha carga las barras del mecanismo no sufrirían ningún
desplazamiento, es decir: el mecanismo no se movería.
Carga crítica en columnas articuladas

Consideremos una viga articulada en sus extremos mediante rótulas que permiten la flexión en
todas las direcciones, tal como se muestra en la figura. Si aplicamos una fuerza horizontal “H” en un
punto medio de la viga se producirá una deflexión, a la que denominaremos “”.
Supondremos que la deflexión “” es lo suficientemente pequeña como para que la proyección de
la longitud de la columna sobre un eje vertical sea prácticamente la misma, estando flexada la viga.

Supongamos ahora que añadimos una carga axial céntrica a compresión “P” y la hacemos
aumentar desde cero, al mismo tiempo que disminuimos la carga “H”, de modo que se mantenga
constante la deflexión “” constante.
Puede observarse que en la sección transversal
que sufre la mayor deflexión, el momento flector
es:

𝑀 = 𝑃𝑐𝑟𝑖 ∙ 

La fuerza “Pcri” es la carga necesaria para


mantener la viga flexada sin empuje lateral
alguno. Un incremento de esta carga, implica a su
vez un aumento de la deflexión “” y viceversa.
Si para el caso anterior designamos como “x” al eje vertical (sobre el que se proyecta la longitud
de la viga) e “y” al eje horizontal (sobre el cual se producen las deflexiones), puede plantearse el
momento flector de la forma:

𝑀(𝑥) = 𝑃𝑐𝑟𝑖 ∙ y
El signo (-) se debe a que la deflexión producida es negativa
(según la orientación el eje “y”), y el momento flector es
positivo.
Recordemos la ecuación de la elástica para vigas de sección
transversal constante:
𝑑2 𝑦 𝑀(𝑥)
=
𝑑𝑥2 𝐸∙𝑙

Luego, sustituyendo “M(x)” de la ecuación se obtiene:

𝑑2 𝑦 −𝑃𝑐𝑟𝑖 (𝑦)
=
𝑑𝑥2 𝐸∙𝑙
La solución de la ecuación anterior sirve para hallar el valor de “Pcri ”, pues debe cumplirse:

𝑃
√ 𝑐𝑟𝑖 ∙ 𝐿 = 𝑛 ∙ 𝜋
𝐸∙𝐼
En la figura pueden verse distintas formas en que puede pandearse la columna utilizando distintos
valores de “n”.

Para efectos de diseño, siempre trabajaremos con ‘n=1’. De modo que la carga crítica queda
𝜋2 ∙𝐸∙𝐼
expresada de la forma: 𝑃𝑐𝑟𝑖 = 𝐿2

A esta expresión se le conoce como la carga crítica de Euler para columnas articuladas.
Relación de esbeltez, esfuerzo crítico

El momento de inercia (“I”) puede expresarse de la forma:


𝐼 = 𝐴 ∙ 𝑟2
Donde “A” es el área de la sección transversal y “r” es una propiedad de área denominada radio de
giro.
Si sustituimos esta ecuación en la expresión obtenemos:
𝜋2 ∙ 𝐸 ∙ 𝐴
𝑃𝑐𝑟𝑖 =
(𝐿/𝑟)2

Donde la proporción “L/r” se conoce como relación de esbeltez de la columna. Mas adelante
observaremos cómo este parámetro sirve para clasificar un elemento cargado axialmente a
compresión como una columna corta, larga o intermedia
Mediante esta ecuación se puede determinar el esfuerzo crítico (“𝝈cri”) en una columna, el cual
indica el esfuerzo normal con el cual la misma comienza a pandearse. Obsérvese que los términos
variables en esta expresión son la relación de esbeltez (“L/r”) y el esfuerzo crítico en cuestión. De
modo que podemos construir una gráfica que nos indique cómo varía dicho esfuerzo en función de
la relación de esbeltez en columnas. Como el módulo de elasticidad (“E”) varía para cada material,
tendremos distintas curvas para diferentes materiales.
Por ejemplo, en se presentan en la figura las curvas del acero estructural y del aluminio. Es
importante observar que para cada material existe una esbeltez que se corresponde con su esfuerzo
de fluencia, como se señala en las curvas. A la derecha de estos puntos, puede observarse que el
esfuerzo crítico disminuye a medida que aumenta la relación de esbeltez (en otras palabras, se
requiere menor carga para que se produzca el pandeo en la columna). A la izquierda de estos puntos,
la gráfica no tiene sentido práctico.:
Columnas con varios tipos de soporte

En la deducción de la ecuación de Euler, se utilizó como base para el desarrollo de las ecuaciones
una columna soportada mediante articulaciones en sus extremos, de manera que la deflexión
fuese nula en los mismos. Dependiendo de los apoyos a los que se sujete una columna, dichas
condiciones de extremo pueden variar, alterando a su vez el desarrollo de las ecuaciones. Con el
objeto de compensar esto, se utiliza e n la ecuación de Euler una longitud denominada Longitud
efectiva (“Le”), la cual representa la distancia entre dos puntos de la columna en los cuales el
momento flector es nulo, y se puede determinar mediante la relación:
𝐿𝑒 = 𝐾 ∙ 𝐿
donde “K” es el factor de corrección de longitud efectiva y está tabulado para distintas condiciones
de apoyo de columnas, de manera que la ecuación del esfuerzo crítico en una columna quedaría
planteada de la forma:
𝜋2 ∙ 𝐸 𝜋2 ∙ 𝐸 ∙ 𝑙
𝜎𝑐𝑟𝑖 = =
(𝐿𝑒 /𝑟)2 (𝐾 ∙ 𝐿/𝑟)2

Los valores de “K” para las condiciones de apoyo más comunes se ilustran en la figura.
Columnas sometidas a carga excéntrica

La ecuación de Euler se obtiene a partir de la hipótesis de que la carga (“P”) siempre se aplica en el
centroide de la sección transversal de la columna, y que ésta es perfectamente recta (antes de
aplicar dicha carga).
Esta situación es ajena a la realidad, pues las columnas fabricadas no son perfectamente rectas, ni
suele conocerse con exactitud el punto de aplicación de la carga. Por tanto, las columnas no se
pandean repentinamente, sino que comienzan a flexionarse, si bien de modo ligero,
inmediatamente después de la aplicación de la carga.
Consideremos entonces una columna sometida a una carga ejercida con una pequeña
excentricidad “e” respecto al centroide de la sección transversal, como se muestra. Podemos
plantear una expresión para determinar el momento flector en cualquier sección transversal:
𝑀 = −𝑃𝑐𝑟𝑖 ∙ (𝑒 + 𝑦)

Al plantear la ecuación de la elástica de la viga, queda:


𝑑2 𝑦 𝑀(𝑥) −𝑃𝑐𝑟𝑖 (𝑒 + 𝑦)
= =
𝑑𝑥2 𝐸 ∙ 𝐼 𝐸∙𝑙
Aplicando algunas series de despejes matemáticos la nueva ecuación queda de la forma:
En esta ecuación puede observarse que ‘y=0’ cuando ‘e=0’. Sin embargo, si la excentricidad “e” es
muy pequeña, y el término dentro de la función trigonométrica la hiciese tender a infinito, “y”
tendría un valor no nulo, entonces, como ‘sec(x)→∞’ cuando ‘x→π/2’, podemos plantear:

𝑃 𝐿 𝜋
√ 𝑐𝑟𝑖 ∙ =
𝐸∙𝐼 2 2

Finalmente se puede determinar:

𝜋2 ∙ 𝐸 ∙ 𝑙
𝑃𝑐𝑟𝑖 =
𝐿2
Nótese que éste es el mismo resultado arrojado para el caso de carga excéntrica. Es preciso
recordar que, en caso de trabajar con condiciones de apoyo distintas, se debe trabajar con la
longitud efectiva (“Le”) en vez de la longitud nominal (“L”) de la columna.
Podemos entonces plantear la ecuación del esfuerzo máximo en la sección de mayor deflexión de
la viga:

𝑃 (𝑃 ∙ 𝑦𝑚𝑎𝑥 ) ∙ 𝑐 𝑃 𝑃 𝐿 𝑐
𝜎𝑚𝑎𝑥 = + = + 𝑃 ∙ 𝑒 ∙ 𝑠𝑒𝑐 (√ ∙ )∙
𝐴 𝐼 𝐴 𝐸∙𝐼 2 𝐼

Recordando que ‘I=Ar2’, podemos reescribir esta ecuación de la forma:

𝑃 𝑒∙𝑐 𝑃 𝐿
𝜎𝑚𝑎𝑥 = [1 + 2 ∙ 𝑠𝑒𝑐 (√ ∙ )]
𝐴 𝑟 𝐸∙𝐴 2∙𝑟

A esta ecuación se le conoce como la fórmula de la secante, y sirve para determinar el valor del
esfuerzo máximo producido tanto por flexión como por compresión que se produce en la viga.
Debe cumplirse: ‘P ≤ Pcri’.
Columnas largas, cortas e intermedias

Mediante ensayos mecánicos realizados en columnas se ha demostrado que la carga crítica


señalada por las ecuaciones de Euler y de la secante puede ser superior a la carga crítica real
necesaria para pandea r la columna, como muestra el gráfico.

De la gráfica anterior pueden verse con claridad tres zonas que, en función de la relación de esbeltez,
permiten clasificar las columnas en tres grupos:
Columnas Cortas. A este grupo pertenecen elementos cargados axialmente a compresión con
relaciones de esbeltez muy pequeñas, en los que no se produce pandeo y la falla ocurre cuando ‘ 𝜎
max ≈ 𝜎 y’.
Columnas Intermedias. Cuando en los elementos cargados comienza a presentarse el fenómeno de
pandeo al éstos experimentar esfuerzos menores a “ 𝜎 y”. La ecuación de Euler no se aproxima
satisfactoriamente al comportamiento de la columna, requiriendo esta zona de ecuaciones
experimentales complejas para predecir con cierta precisión el valor del esfuerzo crítico (con el cual
comienza el pandeo en la columna).
Columnas Largas. Referida a aquellos elementos con grandes relaciones de esbeltez. La ecuación de
Euler describe con precisión aceptable el comportamiento de estas columnas.

En la figura que se muestran algunas tendencias que pueden usarse para determinar el esfuerzo
crítico en columnas intermedias. Nótese que la dificultad en el uso de estos criterios radica en
determinar con exactitud los límites de la relación de esbeltez en los cuales son válidos.
Fórmula de Gordon-Rankine:

𝜎1
𝜎𝑐𝑟𝑖 =
1 + 𝑘1 ∙ (𝐿𝑒 /𝑟)
Aproximación lineal:
𝜎𝑐𝑟𝑖 = 𝜎2 − 𝑘2 ∙ (𝐿𝑒 /𝑟)

Aproximación parabólica:
𝐿𝑒 2
𝜎𝑐𝑟𝑖 = 𝜎3 − 𝑘3 ∙ ( )
𝑟
Diseño de columnas bajo carga axial céntrica
Como se mencionó anteriormente, el uso de la fórmula de Euler para el diseño es completamente
válido si la columna a tratar es perfectamente recta, hechas de un material completamente
homogéneo, en las que los puntos de aplicación de la carga son perfectamente conocidos.
En realidad, esto no ocurre así. Para compensar todas imperfecciones que tienen las columnas
reales, se utilizan códigos de diseño, los cuales son productos de ensayos mecánicos que se llevan a
cabo simulando condiciones reales de construcción y trabajo de elementos sometidos a cargas
axiales de compresión.

Columnas de aluminio
La Aluminium Association especifica el diseño de columnas de aluminio por medio de tres
ecuaciones. Par cada tipo de aluminio hay un juego específico de ecuaciones. Por ejemplo, para el
caso de la aleación común de aluminio (2014-T6) se usa:
𝜎𝑝𝑒𝑟𝑚=28𝑘𝑠𝑖 𝐾∙𝐿
𝑝𝑎𝑟𝑎 0≤ ≤12
𝑟

𝜎𝑝𝑒𝑟𝑚=⌈30.7−.23∙(𝐾𝐿/𝑑) ⌉ 𝑘𝑠𝑖 𝐾∙𝐿


𝑝𝑎𝑟𝑎 12≤ ≤55
𝑟

𝜎 5400𝑘𝑠𝑖 𝐾∙𝐿
𝑝𝑒𝑟𝑚= 𝑝𝑎𝑟𝑎 55≤
(𝐾𝐿/𝑟)2 𝑟

Columnas de acero
Las columnas de acero estructural se diseñan con base en fórmulas propuestas por el Structural
Stability Research Council (SSRC). A dichas formulas se le ha aplicado factores de seguridad
convenientes, y el American Institute of Steel Construction (AISC) las ha adoptado como
especificaciones para la industria de construcción. Para columnas largas, se utiliza la ecuación de
Euler con un factor de seguridad de 12/23:
𝜎 12∙𝜋 2 ∙𝐸 𝐾∙𝐿
𝑝𝑒𝑟𝑚= 𝑝𝑎𝑟𝑎 ( )≤200
23∙(𝐾𝐿/𝑟) 𝑟

Donde el valor mínimo de relación de esbeltez efectiva válido para la relación viene dado por:

𝐾∙𝐿 2𝐸
( )=𝜋∙√
𝑟 𝜎𝑌
Diseño de columnas bajo carga axial excéntrica

Existen varias formas de tratar casos donde la carga en la columna es excéntrica. Trataremos en esta
ocasión los métodos más comunes: el método del esfuerzo admisible y el método de interacción.
Método del esfuerzo admisible. En este caso, se comparan del esfuerzo máximo producido en la
viga y el esfuerzo admisible dictado por la ecuación de Euler. El esfuerzo máximo vendría dado por:

𝑃 𝑀∙𝑐
𝜎𝑚𝑎𝑥 = +
𝐴 𝐼

El esfuerzo admisible según la ecuación de Euler:


𝜋2 ∙ 𝐸
𝜎𝑎𝑑𝑚 =
(𝐿/𝑟)2

𝒀 𝒅𝒆𝒃𝒆 𝒄𝒖𝒎𝒑𝒍𝒊𝒓𝒄𝒆
𝜎𝑚𝑎𝑥 < 𝜎𝑎𝑑𝑚
Método de Interacción.

Se llama así pues en él se observan cómo interactúan las tensiones producidas por la carga de
compresión y por el momento flector ejercidos en la viga.
En este caso, la condición que debe cumplirse es:
𝑃 𝑀∙𝐶
[𝐴 ] [ 𝐼 ]
+ <1
[𝜎𝑎𝑑𝑚 ]𝑎𝑥𝑖𝑎𝑙 [𝜎𝑎𝑑𝑚 ]𝑓𝑙𝑒𝑥𝑖𝑜𝑛

Donde “[𝜎 adm]axial” y “[𝜎 adm]flexión” se calculan a partir de códigos de diseño estipulados para
carga axial y carga excéntrica respectivamente. Note que, a diferencia del caso anterior, los
esfuerzos producidos por carga axial y flexión se comparan por separado con el esfuerzo crítico para
cada caso. Según el método anterior se comparan ambos esfuerzos respecto al esfuerzo admisible
proporcionado por la ecuación de Euler.
ANÁLISIS DE ESFUERZO BAJO CARGAS COMBINADAS
Relaciones básicas entre esfuerzo

Estado de carga Sección transversal Esfuerzo elástico Deformación


elástica
Axial Cualquiera

Torsión Circular

Rectangular

Tubular de pared
delgada

Flexión Simétrica

Cortante en vigas Simétrica

El análisis básico de esfuerzos está fundamentado por completo en la teoría de las deformaciones
pequeñas en los miembros.

Cuando las deformaciones totales son pequeñas, y la relación fuerza – desplazamiento es directa y
lineal, es admisible la superposición de los efectos de fuerzas aplicadas por separado.