Vous êtes sur la page 1sur 4

Artículo 305.

El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del


desarrollo rural integral a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población; entendida
como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso
oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor. La seguridad alimentaria se
alcanzará desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna, entendiéndose
como tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola. La
producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo económico y
social de la Nación. A tales fines, el Estado dictará las medidas de orden financiero, comercial,
transferencia tecnológica, tenencia de la tierra, infraestructura, capacitación de mano de obra
y otras que fueren necesarias para alcanzar niveles estratégicos de autoabastecimiento.
Además, promoverá las acciones en el marco de la economía nacional e internacional para
compensar las desventajas propias de la actividad agrícola.

El Estado protegerá los asentamientos y comunidades de pescadores o pescadoras


artesanales, así como sus caladeros de pesca en aguas continentales y los próximos a la línea
de costa definidos en la ley.

Artículo 308. El Estado protegerá y promoverá la pequeña y mediana industria, las


cooperativas, las cajas de ahorro, así como también la empresa familiar, la microempresa y
cualquier otra forma de asociación comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo
régimen de propiedad colectiva, con el fin de fortalecer el desarrollo económico del país,
sustentándolo en la iniciativa popular. Se asegurará la capacitación, la asistencia técnica y el
financiamiento oportuno.

LEY DE TIERRA Y DESARROLLO AGRARIO

Artículo 1°. El presente Decreto Ley tiene por objeto establecer las bases del
desarrollo rural integral y sustentable; entendido éste como el medio
fundamental para el desarrollo humano y crecimiento económico del sector
agrario dentro de una justa distribución de la riqueza y una planificación
estratégica, democrática y participativa, eliminando el latifundio como sistema
contrario a la justicia, al interés general y a la paz social en el campo,
asegurando la biodiversidad, la seguridad agroalimentaria y la vigencia efectiva
de los derechos de protección ambiental y agroalimentario de la presente y
futuras generaciones.

Artículo 2°. Con el objeto de establecer las bases del desarrollo rural
sustentable, a los efectos de este Decreto Ley, queda afectado el uso de
todas las tierras públicas y privadas con vocación para la producción
agroalimentaria. Dicha afectación queda sujeta al siguiente régimen:
1. Tierras pertenecientes al Instituto Nacional de Tierras: Serán
sometidas a un patrón de parcelamiento atendiendo a un conjunto
de factores determinantes tales como:
a. Plan Nacional de Producción Agroalimentaria.
b. Capacidad de trabajo del usuario.
c. Densidad de población local apta para el trabajo agrario.
d. Condiciones agrológicas de la tierra.
e. Rubros preferenciales de producción.
f. Extensión general de tierras existentes en la zona sujeta a patrón
de parcelamiento.
g. Áreas de reserva y protección de recursos naturales necesarias
en la zona.
h. Condiciones de infraestructura existente.
i. Riesgos previsibles en la zona. Decreto N° 1.546 Pág. 8
j. Los demás parámetros técnicos de establecimiento de patrones de
parcelamiento que se desarrollen en el Reglamento del presente Decreto
Ley y en otros instrumentos normativos.

2. Tierras propiedad de la República del dominio privado: Quedan


sujetas al mismo régimen establecido para las tierras propiedad del
Instituto Nacional de Tierras.
3. Tierras baldías: Serán objeto de planes especiales de desarrollo
socio-económico dentro de un esquema efectivo de producción,
garantizando la biodiversidad de los recursos existentes.
4. Tierras baldías en jurisdicción de los Estados y Municipios: Su
administración por parte de los entes correspondientes, queda
sometida al régimen de este Decreto Ley. Corresponde a los
Estados y Municipios el establecimiento de la seguridad
agroalimentaria de su respectiva jurisdicción en coordinación con los
planes nacionales. A los efectos de planificar el uso de las tierras
cuya administración les corresponda, se tomará como base las
necesidades agroalimentarias de los centros urbanos cercanos,
considerando su población actual y la necesidad progresiva de
sustento de las generaciones futuras. En la elaboración de dichos
planes, los Estados y los Municipios asegurarán la producción
básica de los rubros alimenticios fundamentales.
En caso de que las tierras rurales de un Estado o Municipio, por
razones agrológicas, carezcan de condiciones, para producir los
rubros básicos para la seguridad agroalimentaria de las poblaciones
que se hallen bajo su jurisdicción, se establecerá un acuerdo de
intercambio o mercadeo con otros Municipios o Estados, por medio
de sus órganos competentes.
Cuando los estados o municipios incumplan con el mandato previsto
en este artículo, el Ejecutivo Nacional asumirá su cumplimiento.
5. Tierras privadas: Quedan sujetas al cumplimiento de la función social
de la seguridad agroalimentaria de la Nación. En tal sentido, deben
someter su actividad a las necesidades de producción de rubros
alimentarios de acuerdo con los planes de seguridad agroalimentaria
establecidos por el Ejecutivo Nacional.
Artículo 7°. A los efectos del presente Decreto Ley, se entiende por latifundio,
toda porción de terreno rural, ociosa o inculta, que exceda de cinco mil
hectáreas (5.000 ha) en tierras de sexta y séptima clase o sus equivalencias,
según lo que al efecto se desarrolle en el Reglamento de este Decreto Ley.

Artículo 19. Se reconoce el conuco como fuente histórica de la


biodiversidad agraria. El Ejecutivo Nacional promoverá, en aquellas
áreas desarrolladas por conuqueros, la investigación y la difusión de las
técnicas ancestrales de cultivo, el control ecológico de plagas, las
técnicas de preservación de suelos y la conservación de los
germoplasmas en general.

LEY DE LA GRAN MISION AGROVENEZUELA


Artículo 2º. El presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de
Ley tiene por finalidad:
1. Desarrollar un sistema de registro integral permanente de
todos los procesos, actores y sectores del encadenamiento
productivo.
2. Establecer mecanismos de formación, participación y
organización de los productores y productoras y demás
actores y sectores de la actividad agrícola.
3. Impulsar los proyectos de innovación productiva de los
diferentes rubros agrícolas en todos sus procesos de
encadenamiento en el sector primario, agroindustria,
distribución y comercialización.
4. Promover e impulsar el desarrollo tecnológico como
solución a los problemas concretos de los sistemas de
producción, procesamiento, conservación y
comercialización en la actividad agrícola.
5. Garantizar la participación activa del pueblo organizado en
el sistema de producción, procesamiento, comercialización
y abastecimiento.
6. Fortalecer el aspecto productivo primario y agroindustrial.
7. Promover y fortalecer la agricultura familiar y escolar,
modelo eficaz para generar la cultura del
autoabastecimiento, como forma de mitigar la pobreza
extrema y promover el desarrollo productivo nacional, a
partir de la capacitación y acompañamiento de la población
en conocimientos sobre producción de alimentos desde las
instituciones educativas y las comunidades organizadas.

Séptimo vértice
De la agricultura familiar y escolar
Artículo 24. Se priorizará en el ámbito familiar y escolar con
énfasis en los segmentos censales de población en pobreza
extrema determinados por el Instituto Nacional de Estadística, el
desarrollo de la agricultura, principalmente de los rubros
hortícolas de consumo cotidiano, aunado a un plan de entrega
de insumos, materiales y herramientas, capacitación y
acompañamiento técnico para la producción de alimentos, en
procura de consolidar la soberanía y seguridad alimentaria que
repercuta en la mejora de las condiciones de calidad de vida,
todo ello dentro del esquema de valores socialistas.

Competencias
Artículo 28. El órgano ejecutor de la Gran Misión AgroVenezuela,
tendrá las siguientes competencias de acuerdo a cada uno de los
vértices transversales:
7. De la agricultura familiar y escolar:
a. Implantar la agricultura familiar y escolar dentro de los
segmentos urbanos y periurbanos con mayor índice de
pobreza extrema determinados por el Instituto Nacional
de Estadística, involucrando a maestros, maestras,
educadores y educadoras de todo el sistema educativo,
con el fin de que se capaciten y participen en la
producción de alimentos en defensa de la seguridad y
soberanía agroalimentaria.
b. Implementar planes especiales de entrega de insumos,
materiales y herramientas a organizaciones del poder
popular en materia agraria, que garanticen el desarrollo
de la agricultura escolar y familiar, bajo prácticas
agroecológicas, con énfasis en cultivos agrodiversos, a
fin de consolidar un modelo eficaz para generar la
cultura del autoabastecimiento como forma de mitigar la
pobreza extrema.
c. Impulsar la agricultura familiar dentro del programa
escolar de agricultura urbana y periurbana con el
objetivo de generar alimentos para el auto consumo y
apoyo al plan de alimentación escolar, promoviendo que
los consejos comunales y demás organizaciones sociales
se integren a los ejes de capacitación y
acompañamiento, a fin de que sean multiplicadores y
puedan llevarlos al ámbito de convivencia.