Vous êtes sur la page 1sur 10

4.1. ANÁLISIS POR RESISTENCIA.

Un eje de transmisión es un elemento de sección circular cuya función es la de transmitir


movimiento y potencia. La transmisión del movimiento se realiza a través de otros
elementos tales como engranes, poleas, cadenas, etc. Diseñar un eje consiste básicamente
en la determinación del diámetro correcto del eje para asegurar una rigidez y una resistencia
satisfactorias, cuando el eje transmite potencia bajo diferentes condiciones de carga. El
diseño de un eje debe estudiarse a partir de los siguientes puntos de vista:
1.- Análisis por resistencia.
• Bajo cargas estáticas.
• Bajo cargas dinámicas.
2.- Análisis por rigidez.
• Cálculo de deformaciones.
• Velocidades críticas

4.1.1. BAJO CARGAS ESTÁTICAS.


En un eje redondo macizo de diámetro d, que se somete a cargas de flexión, axiales y de
torsión se desarrollan los siguientes esfuerzos:
4.1.2. BAJO CARGAS DINÁMICAS.
En cualquier eje rotatorio cargado por momentos estacionarios de flexión y torsión, actuarán
esfuerzos por flexión completamente invertida debido a la rotación del árbol, pero el
esfuerzo torsional permanecerá estable. Por lo tanto se tiene que

De acuerdo con lo anterior se han desarrollado una serie de teorías para el diseño por
fatiga, siendo las más populares:
• Relación elíptica ASME para la fatiga y la energía de distorsión para el esfuerzo. (Norma
ANSI B106.1M-1985).
4.2. Restricciones geométricas
Las restricciones son reglas que determinan la posición relativa de las distintas geometrías
existentes en el archivo de trabajo. Para poder aplicarlas con rigor es preciso entender el
grado y la dirección del movimiento que tienen esas entidades sobre las que actúan.
Entender bien las restricciones permitirá regular y sacar el máximo partido a las relaciones
dinámicas y asociativas en las que los modelos de Autodesk Inventor están construidos, a
la vez que se conseguirán modelos más estables, lógicos y predecibles. Un ejemplo de
restricción puede ser la limitación de movimiento del cursor en el plano de trabajo a través
de puntos determinados (opción rejilla), pero este tipo de restricción es útil a la hora de
definir las piezas, no para crear relaciones entre geometría. En el mundo real estamos
sujetos a numerosas restricciones y esto es lo que se pretende plasmar en Inventor, lograr
que los modelos sean lo más reales posibles. Un ejemplo de una restricción real podría ser
el caso de una bisagra; ésta restringe parcialmente el movimiento ya que permite a la puerta
moverse sólo a través de uno de los planos del espacio tridimensional, en torno al eje z, sin
posibilidad de girar alrededor de los otros dos ejes. Además, el movimiento de la puerta se
restringe completamente en el momento en que ésta se cierra, ya no puede girar, que era
lo que le estaba permitido antes.

4.3. Ejes huecos


Los ejes huecos son elementos de máquinas que transmiten un movimiento rotativo. Un eje
hueco se usa en lugar de un eje sólido cuando el diseño pide una reducción de peso. La
cavidad dentro del eje también se puede usar, por ejemplo, para ejes o vástagos adicionales
o para tender recursos operativos.
El torque total ejercido aprovecha la circunferencia del eje. Como consecuencia, la porción
de torque que se transmite cae del exterior al interior. Es exactamente cero en el eje de
rotación. Cuando se usan ejes huecos, el torque transmisible se solo ligeramente inferior
que cuando se usan ejes sólidos con el mismo diámetro. Sin embargo, el espesor de la
pared del eje hueco no puede ser reducido arbitrariamente, sino que depende de la carga
existente, el material siendo usado y la relación entre la longitud, y el espesor de la pared.
Los ejes huecos se usan, por ejemplo, en transmisiones de eje hueco (locomotoras) y ejes
cardánicos.

En las condiciones dadas en la sección precedente, un problema de restricciones geométricos puede


representarse mediante un grafo de restricciones geométricos, G = (V, E), en el que los vértices V
son los elementos geométricos y las aristas E son las restricciones, [63]. Los grafos de restricciones
geométricos son grafos no orientados, sin ciclos con un ´único vértice y sin aristas múltiples definidas
sobre un mismo par de vértices. Se asume que, como mínimo, un grafo de restricciones tiene dos
vértices.
4.4. Análisis por rigidez.
En este análisis, primero se exponen los criterios y expresiones fundamentales que se
utilizan en la comprobación de la rigidez de los árboles. Como se ha expuesto anteriormente
los árboles de las transmisiones mecánicas están sometidos a la acción de cargas, para los
cuales es muy importante la valorización de la rigidez, pues es necesario que haya una
garantía suficiente de esta a la hora de proyectar árboles.
El cálculo a la rigidez tiene como fin aclarar las
inflexiones y los ángulos de inclinación de la
línea flexible del eje de la pieza, en
determinadas secciones.
Para la valorización de la rigidez es necesario
tener en cuenta las ecuaciones generales de la
elástica de una viga, que se dan a continuación:

(𝑧 − 𝑎) (𝑧 − 𝑏) (𝑧 − 𝑐)
𝐸𝑖𝑥𝑦 = 𝐸𝑙𝑥𝑦0 + 𝐸𝑙𝑥𝜃𝑜 + ∑ 𝑀 + ∑𝑃 + ∑𝑞
2 2 24
(𝑧 − 𝑏) (𝑧 − 𝑐)
𝐸𝐼𝑦 ′ = 𝐸𝐼𝜃𝑜 + 𝛴𝑀(𝑧 − 𝑎) + ∑ 𝑃 + ∑𝑞
2 16
Como se observa en estas ecuaciones aparece un parámetro, el cuál es analizado como
una característica geométrica de la rigidez longitudinal, dicho parámetro está definido como:
momento de inercia a la flexión (𝐼𝑥) y momento de inercia a la torsión (𝐼𝑝), para el caso de
rigidez torsional.

4.5. Velocidad crítica.


Cuando un eje gira, la excentricidad ocasiona una deflexión debida a la fuerza centrífuga
que se resiste por la rigidez a flexión del eje EI. Siempre y cuando las deflexiones sean
pequeñas, no se ocasiona ningún daño. Sin embargo, otro problema potencial se llama
velocidades críticas: a ciertas velocidades el eje es inestable, y las deflexiones se
incrementan sin un límite superior. Por fortuna, aunque la forma de la deflexión dinámica se
desconoce, mediante una curva de deflexión estática se obtiene una estimación excelente
de la velocidad crítica. Esa curva cumple con la condición de frontera de la ecuación
diferencial (momento y deflexión cero en ambos cojinetes) y la energía del eje no es en
particular sensible a la anatomía de la curva de deflexión. En primer lugar, los diseñadores
tratan de determinar las velocidades críticas de al menos el doble de la velocidad de
operación.
El eje, debido a su propia masa, tiene una velocidad crítica. De igual forma, el ensamble de
elementos a un eje tiene una velocidad crítica que es mucho menor que la velocidad crítica
intrínseca del eje. La estimación de estas velocidades críticas (y sus armónicas) es una
tarea del diseñador. Cuando la geometría es simple, como la de un eje de diámetro
uniforme, simplemente apoyado, la tarea es fácil. Puede expresarse como:

𝜋 𝐸𝐼 𝜋 𝑔𝐸𝐼
𝜔1 = ( )2 √ = ( )2 √
𝑙 𝑚 𝑙 𝐴𝛾

Donde 𝑚 es la masa por unidad de longitud, 𝐴 el área de la sección transversal y 𝛾 el peso


específico. En el caso de un ensamble de elementos, el método de Rayleigh para masas
𝑔 ∑ 𝑤𝑖 𝑦𝑖
concentradas establece: 𝜔1 = √ ∑ 𝑤𝑖 𝑦2
𝑖

Donde 𝑤𝑖 es el peso de la i-ésima ubicación y 𝑦𝑖 es la deflexión en la ubicación del i-ésimo


cuerpo. Se puede usar esta ecuación en el caso de la ecuación anterior dividiendo el eje en
segmentos y colocando su fuerza del peso en el centroide del segmento como se muestra

en la siguiente figura:
Con frecuencia se recurre a la ayuda de una computadora para aminorar la dificultad al
calcular las deflexiones transversales de un eje escalonado. La ecuación de Rayleigh
sobrestima la velocidad crítica.
Todos los ejes, aun sin la presencia de cargas externas, se deforman durante la rotación.
La magnitud de la deformación depende de la rigidez del eje y de sus soportes, de la masa
total de eje y de las partes que se le adicionan, del desequilibrio de la masa con respecto
al eje de rotación y del amortiguamiento del sistema
4.6. Materiales para ejes
Generalmente los ejes de tamaños menores se construyen a partir de barras calibradas en
frío (Cold – Drawn) con contenidos bajos de carbono (AISI 1010 / 1020 y 1030). Cuando se
requiere alta tenacidad, resistencia a la fatiga y a las cargas de impacto, se utilizan aceros
aleados y tratados térmicamente, con contenidos medios de carbono (AISI 1347 / 3140 /
4150 / 4340 / 5145 / 8650). Cuando la resistencia superficial a la abrasión es el factor
dominante, se emplean aceros cementados superficialmente (AISI 1020 / 1117 / 2315 /
4320 / 4820 / 8620, etc.). Deben considerarse otras alternativas de endurecimiento
superficial como “Nitrurado”, “Cianurazo” y por llama, entre otros. Para aplicaciones con
ejes endurecidos superficialmente y dependiendo del proceso empleado, aparecen
esfuerzos residuales superficiales o en las interfaces de la “piel” endurecida con el núcleo,
que hay que considerar en los cálculos de esfuerzos para determinar su fiabilidad respecto
a la fatiga. Ha ocurrido que una microgrieta se inicie en la interfase debido a la combinación
de los esfuerzos residuales y a que el núcleo tiene menor resistencia mecánica que la
superficie endurecida. El cromado y el niquelado pueden inducir microgrietas e inclusiones
gaseosas, que reducen drásticamente la resistencia a la fatiga del eje, razón por la que
estos procesos deben evitarse en las aplicaciones de ejes bajo cargas repetitivas y
dinámicas.
La deflexión no se ve afectada por la resistencia sino por la rigidez, representada por el
módulo de elasticidad, que es esencialmente constante en todos los aceros. Por esa razón,
la rigidez no puede controlarse mediante decisiones sobre el material, sino sólo por
decisiones geométricas.
La resistencia necesaria para soportar esfuerzos de carga afecta la elección de los
materiales y sus tratamientos. Muchos ejes están hechos de acero de bajo carbono, acero
estirado en frío o acero laminado en caliente, como lo son los aceros ANSI 1020-1050.
A menudo no está garantizado el incremento significativo de la resistencia proveniente del
tratamiento térmico ni el contenido de alta aleación. La falla por fatiga se reduce
moderadamente mediante el incremento de la resistencia, y después sólo a cierto nivel
antes de que los efectos adversos en el límite de resistencia a la fatiga y la sensibilidad a
la muesca comience a contrarrestar los beneficios de una resistencia mayor. Una buena
práctica consiste en iniciar con un acero de bajo o medio carbono de bajo costo, como
primer paso en los cálculos del diseño. Si las consideraciones de resistencia resultan
dominar sobre las de deflexión, entonces debe probarse un material con mayor resistencia,
lo que permite que los tamaños del eje se reduzcan hasta que el exceso de deflexión
adquiera importancia. El costo del material y su procesamiento debe ponderarse en relación
con la necesidad de contar con diámetros de eje más pequeños. Cuando están
garantizadas, las aleaciones de acero típicas para tratamiento térmico incluyen ANSI 1340-
50, 3140-50, 4140, 4340, 5140 y 8650.
Por lo general, los ejes no requieren endurecimiento superficial a menos que sirvan como
un recubrimiento real en una superficie de contacto. Las elecciones típicas para el material
para el endurecimiento superficial incluyen los grados de carburización ANSI 1020, 4340,
4820 y 8620.

4.7. Flechas flexibles


Generalmente los ejes de tamaños menores se construyen a partir de barras calibradas en
frío (Cold – Drawn) con contenidos bajos de carbono (AISI 1010 / 1020 y 1030). Cuando se
requiere alta tenacidad, resistencia a la fatiga y a las cargas de impacto, se utilizan aceros
aleados y tratados térmicamente, con contenidos medios de carbono (AISI 1347 / 3140 /
4150 / 4340 / 5145 / 8650). Cuando la resistencia superficial a la abrasión es el factor
dominante, se emplean aceros cementados superficialmente (AISI 1020 / 1117 / 2315 /
4320 / 4820 / 8620, etc.). Deben considerarse otras alternativas de endurecimiento
superficial como “Nitrurado”, “Cianurazo” y por llama, entre otros. Para aplicaciones con
ejes endurecidos superficialmente y dependiendo del proceso empleado, aparecen
esfuerzos residuales superficiales o en las interfaces de la “piel” endurecida con el núcleo,
que hay que considerar en los cálculos de esfuerzos para determinar su fiabilidad respecto
a la fatiga. Ha ocurrido que una microgrieta se inicie en la interfase debido a la combinación
de los esfuerzos residuales y a que el núcleo tiene menor resistencia mecánica que la
superficie endurecida. El cromado y el niquelado pueden inducir microgrietas e inclusiones
gaseosas, que reducen drásticamente la resistencia a la fatiga del eje, razón por la que
estos procesos deben evitarse en las aplicaciones de ejes bajo cargas repetitivas y
dinámicas.
La deflexión no se ve afectada por la resistencia sino por la rigidez, representada por el
módulo de elasticidad, que es esencialmente constante en todos los aceros. Por esa razón,
la rigidez no puede controlarse mediante decisiones sobre el material, sino sólo por
decisiones geométricas.
La resistencia necesaria para soportar esfuerzos de carga afecta la elección de los
materiales y sus tratamientos. Muchos ejes están hechos de acero de bajo carbono, acero
estirado en frío o acero laminado en caliente, como lo son los aceros ANSI 1020-1050.
A menudo no está garantizado el incremento significativo de la resistencia proveniente del
tratamiento térmico ni el contenido de alta aleación. La falla por fatiga se reduce
moderadamente mediante el incremento de la resistencia, y después sólo a cierto nivel
antes de que los efectos adversos en el límite de resistencia a la fatiga y la sensibilidad a
la muesca comience a contrarrestar los beneficios de una resistencia mayor. Una buena
práctica consiste en iniciar con un acero de bajo o medio carbono de bajo costo, como
primer paso en los cálculos del diseño. Si las consideraciones de resistencia resultan
dominar sobre las de deflexión, entonces debe probarse un material con mayor resistencia,
lo que permite que los tamaños del eje se reduzcan hasta que el exceso de deflexión
adquiera importancia. El costo del material y su procesamiento debe ponderarse en relación
con la necesidad de contar con diámetros de eje más pequeños. Cuando están
garantizadas, las aleaciones de acero típicas para tratamiento térmico incluyen ANSI 1340-
50, 3140-50, 4140, 4340, 5140 y 8650.
Por lo general, los ejes no requieren endurecimiento superficial a menos que sirvan como
un recubrimiento real en una superficie de contacto. Las elecciones típicas para el material
para el endurecimiento superficial incluyen los grados de carburización ANSI 1020, 4340,
4820 y 8620.
Las flechas flexibles son extremadamente robustos, se caracterizan por una longevidad
excepcional que permite trabajar continuamente a velocidades muy altas, más de 50.000
r.p.m.
Los siguientes ejemplos ilustran un poco las posibilidades de uso:
 Para substituir las cajas de reenvío en instalaciones complicadas (ángulos no
rectos) o escasamente protegidas.
 Cuando hay alguna desviación en la alineación entre las máquinas.
 Para transmitir el movimiento angular con obstáculos intermedios.
Con una flecha flexible es posible combinar la fuerza y el empleo de varias herramientas
diferentes en una práctica unidad portátil. Con ella podrá tallar, perforar, lijar, rautear, bruñir,
aserrar, ilustrar y esmerilar, empleando simplemente los accesorios necesarios,
instalándolos en el mango que se encuentra al extremo de la flecha. Estas flechas flexibles
se usan extensamente en la industria para operaciones tan pesadas como remover óxido
e incrustaciones, esmerilar soldadura, lustrar grandes superficies de metal, y alisar piezas
de fundición.
Las flechas flexibles se clasifican generalmente como
grandes o pequeñas según sea la medida del eje o núcleo
como se denomina.
5
La de tamaño grande es aquella que posee un núcleo de 16 ´´

de diámetro o mayor, mientras que la de tamaño pequeño es


1 1
aquella que tiene un núcleo de 8 ´´ 𝑎 4 ´´. Las flechas flexibles

grandes transmitirán fuerza para las labores más pesadas


posibles de efectuar con herramientas sostenidas manualmente; las flechas pequeñas se
prestan especialmente para usar con diminutas limas giratorias, ruedas esmeriladoras y
lustradoras que deben girar a velocidades extremadamente altas. Las flechas pequeñas
son sumamente flexibles y operan eficientemente aun encorvadas a un radio
comparativamente reducido.