Vous êtes sur la page 1sur 36

CONCLUSIONES FINALES

La salud es uno de los bienes más preciados


por el hombre, porque sin ella, su vida se ve
restringida en diversos aspectos.

Es por ello que el DERECHO A LA SALUD ES


UN DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL,
merecedor de ESPECIAL TUTELA NORMATIVA.

Ahora bien, hablar de SALUD implica tener


presente que la misma, puede sufrir
alteraciones, dando lugar a lo que se denominan
enfermedades.
La OMS, ha definido a la salud, como EL
PERFECTO EQUILIBRIO PSICO, FÍSICO,
EMOCIONAL Y SOCIAL DEL INDIVIDUO, de
donde se puede deducir que la alteración de
ese equilibrio es sinónimo de enfermedad.

Una de las temáticas analizadas, ha girado en


torno a la diferenciación entre
ENFERMEDAD INCULPABLE Y
ENFERMEDAD PROFESIONAL.

De lo expuesto, ha quedado definido que una


enfermedad es inculpable, cuando AL
EMPLEADOR, no se le imputa la
responsabilidad en el origen de la enfermedad o
del accidente, toda vez que la causa no tiene
relación con las tareas realizadas.
Esta calificación ha sido adoptada por la LCT,
para explicar todos aquellos sucesos que
afectan la salud del trabajador, que pueden ser
ENFERMEDADES O ACCIDENTES, de forma tal
que le impiden cumplir con la prestación de las
tareas que tiene asignadas, cuando el origen de
la afección NO es atribuible al dependiente, NI
producido por causa o en ocasión del trabajo.

Y las ENFERMEDADES PROFESIONALES,


han sido definidas como, aquellas que causan
un daño en la salud de los trabajadores, y que es
producido por la interacción o la exposición
continua y prolongada de éstos con el entorno
laboral, cuando el trabajo se desarrolla en
condiciones inadecuadas. Estas enfermedades,
se incuban en el tiempo, de manera lenta y
progresiva, por el accionar reiterado de las
tareas y las condiciones medio ambientales del
trabajo.

Ambos tipos de Enfermedades son tratadas


de manera diferente desde el punto de vista
legislativo.
Es así, que las Enfermedades Inculpables
quedan reguladas por la LCT, que establece que
toda vez que el trabajador se enferme, tendrá
derecho a gozar de una licencia especial por
enfermedad, con goce de haberes.
En el caso de las Enfermedades
Profesionales, el tratamiento es distinto dado
que ha sido el ambiente laboral el determinante
de la aparición de la enfermedad, por lo que EL
EMPLEADOR es responsable.
La regulación de esta circunstancia se
encuentra en la LRT, que tiene un tratamiento
muy distinto, ya que en los casos extremos en
los que el trabajador no logra su recuperación,
puede llegar, dependiendo del grado de
afectación física y psíquica que tenga, a una
JUBILACIÓN POR INVALIDEZ.

El tema que interesa particularmente, es el de


dos enfermedades que bien pueden tener uno u
otro origen, es decir, ser inculpables o
profesionales. Se trata del ESTRÉS y de las
ADICCIONES.

El ESTRÉS, se define como un conjunto de


procesos y repuestas inmunológicas,
emocionales y conductuales, ante situaciones
que significan para el individuo, una demanda
de adaptación mayor que la que habitualmente
su organismo da, y que son percibidas como
amenaza o peligro, ya sea para su integridad
biológica o psicológica.

Es decir que EL ESTRÉS, es el producto de la


interacción entre el sujeto y su medio ambiente,
su estilo de vida, sus relaciones, su
temperamento, sus debilidades que, a su vez, se
asocian a conflictos, pérdidas, rechazos o
amenazas que lo impactan en algún momento
determinado de su vida.
Una cuestión de suma importancia, cuando se
habla de stress, es que para que el mismo surja,
deben existir los denominados estresores o
factores desencadenantes, es decir, estímulos
ya sean, externos o internos, físicos o químicos,
que representan un peligro potencial con
capacidad para modificar sus vidas,
provocándoles desestabilización tanto
orgánica como psíquica.

E l t e m a e s q u e e s t o s FA C T O R E S
DESENCADENANTES, pueden encontrarse
tanto dentro como fuera del ambiente laboral,
por lo que se trata de una enfermedad que puede
ser incluida en cualquiera de las dos
clasificaciones.
Con respecto a las ADICCIONES, se da un
proceso similar, ya que el sujeto puede
presentar una o varias adicciones previas a su
situación de empleo, o que las mismas se
inicien, como una respuesta por las exigencias
o las características del puesto laboral.

La SALUD OCUPACIONAL, es la ACTIVIDAD


MULTIDICIPLINARIA, dirigida a promover y
proteger la salud de los trabajadores, mediante
la prevención y el control de enfermedades y
accidentes laborales, como así también de la
eliminación de los factores y condiciones que
ponen en peligro la salud y seguridad de los
trabajadores en los ámbitos laborales,
es decir, claramente SUS OBJETIVOS son, la
generación y promoción de trabajo seguro y
sano, la creación de ambientes y
organizaciones tendientes a maximizar el
bienestar físico, mental y social de los
trabajadores, como así también el
perfeccionamiento y el mantenimiento de la
capacidad de trabajo.

NI EL ESTRÉS, NI LAS ADICIONES, son


consideradas enfermedades profesionales,
aunque en muchos casos, como es el de la
Industria Petrolera, ya ha sido reconocido, tanto
por los Empleadores, como desde los propios
Sindicatos, que las condiciones adversas de
ese trabajo en particular, suele ser en un
elevado porcentaje, el detonante para
enfermedades como el stress, las adicciones
e, incluso, la ludopatía.

Por eso, entre las cuestiones que se han


incorporado a las nuevas negociaciones
colectivas, se encuentra el tratamiento de
enfermedades como el stress y las adicciones,
incluidas en un Anexo, como, disposiciones
especiales en lo que refiere al tratamiento de
ambas enfermedades, por lo que se ha
dispuesto una serie de medidas y mecanismos a
tales fines, donde se manifiesta la intención de
realizar una actividad conjunta, que tendrá
como protagonistas a los EMPLEDORES, la
Organización Sindical y la Obra Social, a los
efectos de prevenir, atender y mantener a los
trabajadores que se encuentren ya sea en
riesgo, o que directamente estén enfermos y
necesiten terapia y seguimiento apropiados.

Lo señalado no deja de ser un gran avance,


pero, como surge de lo expresado, tanto el
stress como las adicciones seguirán siendo
tratadas como enfermedades inculpables, ya
que en el Convenio citado NO se manifiesta que
las ART sean parte del programa previsto.

MI PERSPECTIVA.
Yo Sostengo que tanto el stress como las
adicciones, deben ser incluidas como
enfermedades profesionales y tratadas como
tales, en todos aquellos casos en los que se
demuestre que las especiales condiciones de
trabajo han sido el detonante de las mismas.

Por todo esto me pregunto, si el ESTRÉS


LABORAL, es un hecho que puede justificar
RESPONSABILIDAD JURÍDICA DEL
EMPLEADOR, desde la mirada de un abogado
que esta interesado en el tema.

Haciendo un análisis fino, me sorprende


saber, como usa LA PSICOLOGÍA, LA
PSIQUIATRÍA, EL PSICOANÁLISIS, LA
FISIOLOGÍA, LA FÍSICA, LOS MÉDICOS
LABORALISTAS, LOS ABOGADOS Y LOS
JUECES, ciertas palabras, respecto a las cuales
le dan un significado, para construir y
comprender la realidad. Pero para guiar
conductas, también.

Esto es, porque cuando me pregunto si el


estrés laboral, puede ser un hecho que justifica
RESPONSABILIDAD JURÍDICA, y Qué debe
hacer la patronal ante determinados hechos, y
Cómo hago para identificar si ese hecho, es
base de una responsabilidad, en el sentido de
que debe responder, recuperando de algún
modo, el estado de cosas con anterioridad a un
supuesto trauma.

En esta exploración conceptual que intento


hacer, me preguntare sobre palabras tales como
SALUD, SALUD MENTAL, ESTRÉS, ESTRÉS
LABORAL y RESPONSABILIDAD JURÍDICA.
EN DAÑO, de acuerdo al código civil y
comercial, EXISTE EL DEBER DE REPARAR, por
lo que impone que LA PERSONA OBLIGADA, en
este caso en particular, el empleador o la
aseguradora, debe hacerse cargo por los
riesgos y por los daños que cause.

El desafío, es buscar una definición adecuada


de salud mental, ya que SALUD MENTAL, sería
el estado óptimo, que por algún acontecimiento,
es menoscabado.

Entonces me pregunto, ¿La patronal, tiene el


deber de reparar la salud mental?, pero el deber
de reparar, dependerá de que definición de
salud mental se adopte.

Si mi definición de salud mental es AMPLIA Y


ABARCATIVA, me permitirá identificar
MAYORES Y DISTINTOS DAÑOS, Pero si mi
definición de salud mental es ESTRECHA Y
LIMITADORA, identificará DAÑOS MENORES y
o t r o s D A Ñ O S I M P O R TA N T E S t a m b i é n
QUEDARÁN AFUERA.

Ta n t o S A L U D M E N TA L , c o m o
RESPONSABILIDAD, Como ESTRÉS
LABORAL, como el principio de NO DAÑAR A
OTRO, son CONSTRUCCIONES
CONCEPTUALES de difícil determinación, y
que hacen pone en duda, que se pueda llegar a
acuerdos definitivos.

Ante tanta complejidad para optar


definiciones, me da la sensación que se llega a
ciertos consensos, no tan integrales, por lo que
debió haber sucedió, cuando se hizo la ley de
riesgo, porque estipula de un cierto modo,
como entiende salud mental, pero de una forma
diferente como lo hace la OMS y la OIT, y que
son definiciones distintas, y que por ello NO
son definiciones injustas, sino incompletas.
Cuando hablamos de REPARACIÓN DE
DAÑO, su taxonomía en preguntas es.

¿quien repara?, ¿a quien se repara?, ¿que se


repara?, ¿porqué se repara?, ¿con que se
repara?, ¿cuanto se repara?, y ¿como se
repara?.

Pero si a esta taxonomía, le reemplazáramos


la palabra reparar por la palabra prevenir,
surgiría una taxonomía que se condice con la
finalidad de la Ley de Riego del Trabajo.
Y quedaría de la siguiente manera:

¿quien previene?, ¿a quien se previene?,


¿que se previene?, ¿porqué se previene?,
¿con que se previene?, ¿cuanto se previene?,
y ¿como se previene?.

Salud Mental, es un concepto ambiguo,


porque puede REMITIR A UN ESTADO DE
COSAS, que tiene que ver como dice la OMS,
“Con un bienestar psicológico y social de un
individuo con relación a su entorno”.
Pero también se puede REMITIR A UN
PROCESO, que en materia de ESTRÉS, tiene
q u e v e r c o n l a s C O N D U C TA S D E
AFRONTAMIENTO que el individuo tiene, o sea
UNA DEMANDA POR EL CUAL SE REACCIONA.

En general, los seres humanos contamos con


un SISTEMA PSÍQUICO bien preparado, como
para poder dar repuestas aceptable y
adecuadas a las demandas externas, pero
cuando se desacomoda ese sistema, surgen los
problemas de dificultad de afrontamiento, que
puede ser materia de Responsabilidad respecto
del Empleador o la ART.
También se podría hablar de Salud Mental,
respecto de UN RESULTADO, que tiene que ver
con el FINAL DE UN PROCESO, supongamos al
ESTADO CRÓNICO DE ESTRÉS, que puede
derivar en un MALESTAR ORGÁNICO, tales
como cardiopatías, diabetes, cáncer y otros.

También Salud Mental, puede referirse a las


características de la persona, los distintos
ESTILOS DE AFRONTAMIENTOS ante las
situaciones, donde la persona tiene DISTINTAS
ESTRATEGIAS con el fin de administrar
psíquicamente su conveniencia y uso de
estrategias para relacionarse con el mundo.
Entonces hablar de Salud Mental, implica
tener muy en cuenta estas ambigüedades, para
poder determinar, cual es el punto de
discrepancia.

Ahora, cuando nos referimos a ESTRÉS,


también palabra ambigua que tiene diversos
usos, por lo tanto tiene diversos significados de
acuerdo a los contextos que se utiliza, podría
dar como ejemplo:

Para la FÍSICA, se refiere a la tensión que sufren


ciertos materiales, en la FISIOLOGÍA como la
REPUESTA HORMONAL que tiene nuestro
SISTEMA PSÍQUICO, con respecto a CIERTOS
IMPACTOS RESPECTO AL ENTORNO.
La PSICOLOGÍA ha hecho su construcción
desde lo causal físico a las cuestiones de
contenido imaginario o de significado.
EL PSICOANÁLISIS, LA PSIQUIATRÍA, LA
ABOGACÍA, lo remite como TRAUMA.

La construcción de ESTRÉS LABORAL ha


sido elaborada en la Legislación, en la Doctrina
y en la Jurisprudencia, y también ha colaborado
la medicina del trabajo, y lo define como “Una
sensación Subjetiva de agotamiento; un
desapego o ausencia con la realidad, una
amnesia disociada, y fundamentalmente a un
descontrol”, esto es así porque se le
desacomoda su sistema psíquico y no sabe a
que atenerse, porque se le produce una tensión
entre la demanda ambiental o de contexto, a la
cual no puede dar repuesta adecuada.

LA LEGISLACIÓN ha distinguido que cuando


esta SITUACIÓN DE AGOTAMIENTO TIENE
COMO OBJETO EL CONTRATO, la ha calificado
como ENFERMEDAD LABORAL.

CUANDO TIENE ORIGEN FUERA DEL


C O N T R AT O , s e h a c a l i f i c a d o c o m o
E N F E R M E D A D I N C U L PA B L E , t e n i e n d o
repuesta en la LEY DE CONTRATO DE
TRABAJO, en su Art. 208, otorgandose una
LICENCIA POR ENFERMEDAD que varia según
la ANTIGÜEDAD Y LA CARGA DE FAMILIA DEL
TRABAJADOR, Que puede llegar como
MÁXIMO DOS AÑOS, con el agravante que en el
mejor de los casos, esto es, un operario con mas
de cinco años de antigüedad y carga de familia,
hasta UN AÑO RENTADO, más UN AÑO DE
CONSERVACIÓN DEL PUESTO DE TRABAJO,
SIN GOCE DE REMUNERACIÓN, esta situación
especial es denominada RESERVA DE PUESTO,
contemplada en el Art. 211, LCT.
Ahora, siempre y cuando el trabajador se
recupere durante ese período tiene derecho a
regresar a su lugar de trabajo, por el contrario,
si ello no sucede, al cabo del mismo la relación
queda extinguida sin obligaciones
indemnizatorias para el empleador.

Los ACCIDENTES Y ENFERMEDADES


INCULPABLES, están contemplado en la LCT.,
desde el Art. 208 al Art. 2013.

¿CUAL ES PARA MI,


EL NUDO DE LA CUESTIÓN?.
Observo que no se trabaja puntualmente el
tema de la PREVENCIÓN, que de acuerdo a la
LRT., le compete directamente a las ART., pero al
NO estar contemplada en los baremos, y al NO
al existir Protocolos correspondiente a este tipo
de afección especifica, NO se les puede exigir
sobre estrés laboral, pareciera ponerse en
practica la Ley del menor esfuerzo.

Es importante mencionar que son funciones


de las Art., identificar el riesgo, observar que
paso, evaluar, registrar los resultados, y en
orden a la identificación del riesgo en este caso
el estrés, PREVENIRLO.
¿PORQUE IDENTIFICAR EL RIESGO DEL
ESTRÉS?.

Porque aún cuando el contrato laboral, nada


tenga que ver con la situación estresante del
trabajador, lo mismo tendrá el empresario, una
responsabilidad de protección, como lo marca
el Art. 211, LCT., CONSERVACIÓN DEL
EMPLEO, que deberá conservarlo por un año
como ya explique, YA SEA QUE EL ESTRÉS LE
H A G E N E R A D O U N A I N C A PA C I D A D
TEMPORARIA O PERMANENTE, en materia de
ENFERMEDAD INCULPABLE, por lo que SE
REPARA COMO LICENCIA POR ENFERMEDAD.
MAS GRAVE es aún, el Art. 212, LCT., que
hace alusión a LA REINCORPORACIÓN,
donde pone en cabeza del EMPRESARIO,
LA RESPONSABILIDAD de solucionar la
problemática SIN PODER RECURRIR A SU ART.
la cual esta pagando;

En su PRIMER PÁRRAFO, obliga al empleador


a ASIGNARLE TAREAS ADECUADA a su
trabajador, alejandose enormemente de la
intención que tuvo el empresario al contratarlo.

En el SEGUNDO PÁRRAFO, si el empleador


NO PUEDE ASIGNARLE TAREAS ADECUADAS
PORQUE NO TIENE, debe ABONARLE MEDIA
INDEMNIZACIÓN prevista en el Art. 245 de LCT.

En el TERCER PÁRRAFO, si el empresario,


PUDIENDO ASIGNALE TAREAS ADECUADAS
NO LO REALIZA, se considera como DESPIDO
INDIRECTO, y se le exige una indemnización
agravada, de acuerdo al Art. 245, Indemnización
por Antigüedad o Despido, equivalente a un
Mes de sueldo por cada Año trabajado.

Y como broche de oro, el CUARTO PÁRRAFO,


SI LA INCAPACIDAD DERIVA EN ABSOLUTA, el
empleador deberá abonarle una indemnización
de acuerdo al Art. 245 mencionado.

Y el Art. 213, hace referencia que, si el


empleador despide al trabajador durante el
plazo de interrupción paga, deberá indemnizar
por despido injustificado, ademas deberá
sumar a su liquidación, los sueldos faltantes
para cubrir los meses que resten de licencia por
enfermedad pagos.

La palabra DAÑO, en un sentido básico,


es menoscabo, por lo tanto DAÑO A LA SALUD
MENTAL, es un menoscabo a la integridad
psíquica o mental del trabajador.
RESPONSABILIDAD, palabra también
ambigua, en sentido básico, remite a una
imputación, a una relación causada, también
podríamos hablar de Responsabilidad en un
sentido de capacidad, el mejor ejemplo es el
padre que es responsable de los actos de sus
hijos menores, por lo que la patronal tiene
capacidad para responder ante eventualidades
de sus operarios.

También tenemos una RESPONSABILIDAD


EN UN SENTIDO NORMATIVO, JURÍDICO O
MORAL, pero la responsabilidad que me
interesa remarcar, es la RESPONSABILIDAD
EMPRESARIAL, por su ROL de tener el MANDO
DE LA EMPRESA y debido al status que tiene en
la sociedad, como LA RESPONSABILIDAD DEL
BUEN PADRE DE FAMILIA.

¿ENTONCES, EL ESTRÉS
PUEDE SER UN HECHO QUE
JUSTIFIQUE RESPONSABILIDAD?

Considerando a la EMPRESA como


CUIDADORA DEL CAPITAL LABORAL, que
ademas viene reforzado por el sistema
normativo.....
CUANDO ME PREGUNTO SI EL ESTRÉS ES UN
H E C H O Q U E J U S T I F I C A L A
RESPONSABILIDAD JURÍDICA, me obliga esa
repuesta a dar cuenta de, QUÉ ENTENDEMOS
POR ESTRÉS LABORAL, QUÉ VAMOS A
ENTENDER POR RESPONSABILIDAD, y cuales
van a ser las condiciones para dar repuesta a
esa pregunta.

CONCLUSIÓN.
ESTRÉS Y ESTRÉS LABORAL, son hechos
que justifica la responsabilidad jurídica, en
tanto provoquen un menoscabo a la salud
mental del TRABAJADOR.
Sin embargo, tal vez CONVENDRÍA
ANALIZAR, como se explican de modo preciso,
ESAS CONSTRUCCIONES CONCEPTUALES
QUE SIRVEN PARA IDENTIFICARLO, por lo
tanto el ESTRÉS DEPENDERÁ DE QUE
CONSTRUCCIÓN UTILICEMOS, y lo mismo para
LA IMPUTACIÓN DE RESPONSABILIDAD,
porque tanto las preguntas y las repuestas
determinan el contexto a discutir.