Vous êtes sur la page 1sur 5

UNA ESTRELLA EN TU CORONA

Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan
la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. (Dan. 12: 3).

INTRODUCCION
En una ocasión Cuando el pastor terminó de predicar el sábado al mediodía declaró: “En
el cielo no habrá corona sin estrellas” y que todos debemos ganar un alma para el Señor.
Una ancianita quedó impresionada y decidió ganar un alma para Dios así que con todos sus
temores eligió una calle para encontrar un interés, tocó la primera puerta y nadie salió, la
segunda y tampoco y la tercera puerta con mucho temor la tocó, salió un hombre alto,
barbón, mal encarado, la pobre anciana se quedó asustada temblaba de miedo, el señor le
preguntó qué desea? La anciana estaba muda se puso a llorar. ¿Qué le pasa señora? Le
preguntó el señor barbón , la señora llorando dijo: __ Es que el pastor nos anunció que en
el cielo no va haber corona sin estrellas y yo quiero que mi corona tenga una estrella, pero
qué es eso no entiendo dijo el señor, la anciana lloraba amargamente , el le decía que es
eso de corona sin estrellas? La ancianita le explicó que tenía que entregarse a Cristo para
que tuviera una estrella. Así el hombre empezó a recibir estudios bíblicos y pronto se
bautizó, la abuelita estaba contenta y feliz porque ya tenía una estrella en su corona y el
barbón o mal encarado feliz, porque una abuelita con sus lágrimas le había enseñado la
verdad del evangelio. ¿Tu corona ya tiene una estrella?

DEBE SER NUESTRA MAYOR AMBICION Rom 10.1


Enseñad a vuestros hijos que Dios tiene sobre todo lo que poseen un derecho que nada
puede abolir jamás; cualquier cosa que ellos tengan les ha sido confiada en custodia, para
probar su obediencia. Inspiradles la ambición de ganar estrellas para su corona haciendo
pasar muchas almas del pecado a la justicia. (Joyas de los Testimonios Tomo 3 p.74)

¿Cuánto vale un alma? Mat 16.26

Mat 12:12 Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja?

En cierto pueblo de la Nueva Inglaterra se estaba cavando un pozo. Cuando el


trabajo estaba casi terminado, la tierra se desmoronó y sepultó a un hombre que
quedaba todavía en el fondo. Inmediatamente cundió la alarma, y mecánicos,
agricultores, comerciantes, abogados, todos acudieron jadeantes a rescatarlo. Manos
voluntarias y ávidas por ayudar trajeron sogas, escaleras, azadas y palas. “¡Salvadlo,
oh, salvadlo!” era el clamor general. Los hombres trabajaron con energía
desesperada, hasta que sus frentes estuvieron bañadas en sudor y sus brazos
temblaban por el esfuerzo. Al fin se pudo hacer penetrar un caño, por el cual gritaron
al hombre que contestara si vivía todavía. Llegó la respuesta. “Vivo, pero apresuraos.
Es algo terrible estar aquí.” Con un clamor de alegría, renovaron sus esfuerzos, y por
fin llegaron hasta él. La algazara que se elevó entonces parecía llegar hasta los

1
mismos cielos. “¡Salvado! ¡Salvado!” era el clamor que repercutía por toda calle del
pueblo. OE 32.1
¿Era demostrar demasiado celo e interés, demasiado entusiasmo, para salvar a un
hombre? Por supuesto que no; pero ¿qué es la pérdida de la vida temporal en
comparación con la pérdida de un alma? Si el peligro de que se pierda una vida
despierta en los corazones humanos tan intenso sentimiento, ¿no debiera la pérdida
de un alma despertar una solicitud aún más profunda en los hombres que aseveran
percatarse del peligro que corren los que están separados de Cristo? ¿No mostrarán
los siervos de Dios en cuanto a trabajar por la salvación de las almas un celo tan
grande como el que se manifestó por la vida de aquel hombre sepultado en un pozo?
OE 31,32

“Un alma es de más valor para el cielo que todo un mundo de propiedades, casas, tierras
y dinero. Debiéramos emplear nuestros recursos hasta lo sumo en la conversión de una sola
alma. Un alma ganada para Cristo reflejará en derredor suyo la luz del cielo, que,
penetrando las tinieblas morales, salvará a otras almas.”-Joyas de los Testimonios, tomo 2,
pág. 375

El valor de un alma no puede ser plenamente estimado. ¡Con cuánta gratitud recordará
el que fue rescatado y glorificado a los instrumentos de su salvación! Nadie olvidará sus
abnegadas labores, sus esfuerzos perseverantes, su paciencia, su perseverancia, y el
corazón fervoroso con que gemía por las almas que se habrían perdido para Jesucristo si
hubiera descuidado su deber o se hubiera cansado de hacer el bien (Manuscrito 1, del 18
de febrero de 1880, "Dificultades en la iglesia") ATO 61

NINGUNO ES EXCUSADO. HAY QUE EMPUJAR EL CARRO PARA QUE AVANCE 1 Cor 16.16

Deberíamos tener un espíritu de progreso. Debemos estar en guardia continuamente


contra la tendencia a concentrarnos en nuestras opiniones, sentimientos y acciones. La obra
de Dios va hacia delante. Deben efectuarse reformas, y debemos aferrarnos al carro de la
reforma y ayudar a que éste avance. Cada cristiano necesita ahora energía mitigada con
paciencia, y ambición equilibrada con sabiduría. Se nos ha dejado a nosotros, los discípulos
de Cristo, la obra de salvar almas. Ninguno de nosotros está excusado. Muchos se han
achicado y empequeñecido en su vida cristiana debido a la inacción. Debiéramos emplear
diligentemente nuestro tiempo mientras estamos en este mundo. ¡Cuán fervientemente
debiéramos aprovechar cada oportunidad de hacer bien, de traer a otros al conocimiento
de la verdad! Nuestro lema debiera ser siempre: “Hacia adelante, más arriba”, avanzando
segura y firmemente al deber y a la victoria. 3TI 592.2

REAVIVANDO EL ESPIRITU MISIONERO HAB 3:2


Necesita reavivarse el espíritu misionero en nuestras iglesias. Cada miembro de la iglesia
debe estudiar cómo puede ayudar a hacer progresar la obra de Dios, tanto en su país como
en los extranjeros. Apenas si se hace en los campos misioneros la milésima parte de la obra
que debiera hacerse. Dios invita a sus obreros a anexarle nuevos territorios. Hay ricos

2
campos de trabajo que aguardan al fiel obrero. Y los ángeles ministradores cooperarán con
todo miembro de la iglesia que quiera trabajar abnegadamente para el Maestro. 4 TS 286

TRABAJANTO TODO EL TIEMPO 1 Tesa 2.9

Los miembros de las iglesias del país deben llevar en su corazón una preocupación
por la obra que se lleva a cabo en las regiones lejanas. Cierto hombre de negocios
norteamericano, que era un creyente* fervoroso, expresó, al conversar con un
colaborador suyo, que él trabajaba para Cristo veinticuatro horas por día. —En todos
mis asuntos comerciales—dijo, —trato de representar a mi Maestro. En toda
oportunidad, trato de ganar a otros para él. Todo el día trabajo para Cristo. Y de
noche, mientras duermo, tengo un hombre que trabaja para él en China. OE 481,
482.1

NO HABRA REY SIN CORONA 2 TIM 2: 5


En el cielo no habrá ningún salvado con una corona sin estrellas. Si entráis allí, habrá algún
alma en las cortes de gloria que ha entrado por vuestro intermedio. -ST Junio 6, 1892

Vi después un gran número de ángeles que traían de la ciudad brillantes coronas, una
para cada santo, cuyo nombre estaba inscrito en ella. A medida que Jesús pedía las coronas,
los ángeles se las presentaban y con su propia diestra el amable Jesús las ponía en la cabeza
de los santos.-PE 288 (1858).
¿COMO SERAN LAS CORONAS?
En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadrado perfecto. Algunas coronas eran
muy brillantes y estaban cuajadas de estrellas, mientras que otras tenían muy pocas; y sin
embargo, todos estaban perfectamente satisfechos con su corona.-PE 16 (1851).

La corona de vida será brillante u opaca, relucirá con muchas estrellas, o será iluminada
con unas pocas gemas, de acuerdo con nuestro proceder.-6CBA 1104 (1895).

MEDIOS PARA TENER UNA CORONA CON MUCHAS ESTRELLAS Dan 12.3

Juan Welch, conocido ministro del Evangelio, sentía tanta preocupación por las almas
que a menudo se levantaba de noche para elevar a Dios sus súplicas por la salvación de
ellas. En cierta ocasión su esposa le aconsejó que considerase su salud y no se expusiese
así. Su respuesta fué: “¡Oh, mujer, debo dar cuenta de tres mil almas, y no sé cómo están!”
OE 31.2

LA OBRA MEDICO MISIONERA Luc 9.2

3
Nada abrirá puertas para la verdad como la obra evangélica médica misionera. Esta
hallará acceso a los corazones y las mentes, y será un medio para convertir a muchas
personas a la verdad. Ev 374.1
NUESTROS RECURSOS 2 Cor 9.13

Vi que algunos de los que profesan ser hijos de Dios, son como el hombre que ocultó su
talento en la tierra. Impiden que sus bienes beneficien a la causa de Dios. Aseguran que
son suyos, que tienen derecho a hacer lo que les plazca con ellos, y no se salvan almas por
medio de los esfuerzos juiciosos que ellos podrían hacer con el dinero de su Señor. Los
ángeles llevan un registro fiel de toda la obra de cada hombre, y al ser pronunciado el
juicio sobre la casa de Dios, se registra la sentencia de cada uno al lado de su nombre, y al
ángel se le ordena que no perdone a los siervos infieles, sino que los abata en el tiempo de
la matanza. Y lo que les fue confiado les será arrebatado. Se le despojará de su tesoro
terrenal; lo habrán perdido todo. Las coronas que podrían haber llevado si hubieran sido
fieles, se colocarán sobre la cabeza de aquellos que hayan sido salvados por los siervos
fieles cuyos recursos estuvieron constantemente en uso para Dios. Cada persona en cuya
salvación intervinieron, añadirá estrellas a su corona de gloria y aumentará su eterna
recompensa. (1JT 69-70

LA MUSICA Sal 108.3

La melodía del canto, exhalada de muchos corazones en forma clara y distinta, es uno
de los instrumentos de Dios en la obra de salvar almas. Testimonios Selectos 4:147 (1898).
Ev 362.1
[La música] es uno de los medios más eficaces para grabar en el corazón la verdad
espiritual. [...] [A través de ella] las tentaciones pierden su poder, la vida adquiere nuevo
significado y nuevo propósito y se imparte valor y alegría a otras almas. La Educación, 168.

OBRA SOCIAL Sant 1.27

Visitaré a los enfermos. Me prepararé para sentir interés y simpatía por los que sufren,
y añadiré, si me es posible, algunos favores para hacer que se sientan más cómodos. De
esta manera podré alcanzar sus corazones y hablar palabras como las de un siervo de
Jesucristo. Así podré cultivar la habilidad de ministrar y podré ganar almas para Jesús”. ¿No
podéis ver que Jesús dirá: “Bien hecho” a esta clase de ministerio? Carta 12, 1892. MB 173.3

Es necesario acercarse a la gente por medio del esfuerzo personal. Si se dedicara menos
tiempo a sermonear y más al servicio personal, se conseguirían mayores resultados. Hay
que aliviar a los pobres, atender a los enfermos, consolar a los afligidos y dolientes, instruir
a los ignorantes y aconsejar a los inexpertos. Hemos de llorar con los que lloran y
regocijarnos con los que se regocijan. Acompañada del poder de persuasión, del poder de
la oración, del poder del amor de Dios, esta obra no será ni puede ser infructuosa. CRA
551.3

4
NUESTROS MODALES Col 3.12
Dios no solamente pide vuestra caridad sino vuestro semblante alegre, vuestras
esperanzadas palabras, el apretón de vuestra mano. Aliviad a algunos de los afligidos de
Dios. Algunos están enfermos y han perdido la esperanza. Devolvedles la luz del sol. Hay
almas que han perdido su valor; habladles, orad por ellas. Hay quienes necesitan el pan de
vida. Leedles de la Palabra de Dios. Hay una enfermedad del alma que ningún bálsamo
puede alcanzar, ninguna medicina curar. Orad por estas [almas] y traedlas a Jesucristo. Y en
toda vuestra obra Cristo estará presente para impresionar los corazones humanos.—
Manuscrito 105, 1898. MB 75.2

ESTRELLAS PARA LA CORONA DE GLORIA 1 Ped 5.7


“Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, Estad así firmes en el
Señor, amados” (Filipenses 4:1).
“Un alma salvada del error y puesta bajo el estandarte de Cristo producirá gozo en el
cielo y añadirá una estrella a vuestra corona de regocijo.” MJ 20.

LA RECOMPENSA DE EL TRABAJO MISIONERO 1 TES 2:19,20; FIL 2:15,16

Todo impulso del Espíritu Santo que conduzca a los hombres a la bondad y a Dios, queda
anotado en los libros del cielo, y en el día de Dios, todo aquel que se haya entregado como
instrumento para la obra del Espíritu Santo, podrá contemplar lo que su vida logró....
Los redimidos encontrarán y reconocerán a aquellos cuya atención dirigieron al
ensalzado Salvador. ¡Qué bendita conversación tendrán con estas almas! "Yo era pecador
-dirá alguno,- sin Dios y sin esperanza en el mundo; y tú viniste a mí, y atrajiste mi atención
al precioso Salvador como única esperanza mía, y creí en él. Me arrepentí de mis pecados
y se me hizo sentar con sus santos en los lugares celestiales en Cristo Jesús." Otros dirán:
"Yo era pagano en tierras paganas. Tú dejaste tus amigos y tu cómodo hogar, para ir a
enseñarme cómo encontrar a Jesús, y creer en él como único Dios verdadero. Destruí mis
ídolos y adoré a Dios, y ahora lo veo cara a cara. Estoy salvo, eternamente salvo para
contemplar siempre a Aquel a quien amo. Entonces lo vela únicamente con el ojo de la fe,
pero ahora lo veo tal cual es. Puedo expresar ahora mi gratitud por su misericordia
redentora a Aquel que me amó y lavó mis pecados con su sangre."
¡Qué regocijo reinará mientras estos redimidos encuentren y saluden, a los que llevaron
cargas en su favor! Y ¡cómo vibrarán de satisfacción los corazones de los que no vivieron
para agradarse a sí mismos, sino para beneficiar a los desdichados que tienen tan pocas
bendiciones! Para ellos se realizará la promesa: "Serás bienaventurado; porque no te
pueden retribuir; mas te será recompensado en la resurrección de los justos." * OE 535,536

LLAMADO DE DIOS
Apo 3:11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu
corona.

Centres d'intérêt liés