Vous êtes sur la page 1sur 3

HONORABLE JUEZ QUE INTEGRA EL TRIBUNAL COLEGIADO EN TURNO EN

MATERIA ADMINISTRATIVA DEL SEXTO CIRCUITO.

JOSE IGNACIO AGUIRRE ESTEVEZ promoviendo por mi propio derecho,


con el carácter de quejosa dentro de la presente Revisión de Amparo, señalando como
domicilio para oír y recibir todo tipo de notificaciones los locutorios el centro de
fedaptacion social CHICONAUTLA MUNICIPIO DE ECATEPEC, autorizando para que
en mi nombre y representación las reciba y se imponga de los autos Al licenciado defensor
de oficio ante Ustedes, con el debido respeto comparezco y expongo:

Por medio del presente escrito, estando del plazo legal previsto en el artículo 86
de la Ley de Amparo vigente, vengo a interponer RECURSO DE REVISIÓN en contra de
la sentencia dictada en el juicio de amparo número 658/2014 de trece de abril pasado,
emitida por el C. Juez Séptimo de Distrito en el Estado de Puebla, y para los efectos del
artículo 88 de la Ley en cita, expreso los siguientes:

I.- NOMBRE Y DOMICILIO DEL RECURRENTE.- Ya ha quedado expresado


en el proemio del presente.

II.- TERCEROS INTERESADOS.-No existen.


III.- HECHO INFRACTOR.- Lo es en este caso la sentencia definitiva de fecha
20 de agosto del 2018.

A G RAVIOS

PRIMERO.- El Juez de Distrito a quo al sobreseer el presente Juicio de Amparo


violó lo dispuesto en el artículo 64, párrafo segundo de la Ley de Amparo en vigor,
pues omitió dar vista a la parte quejosa para que manifestara lo que a su interés legal
conviniera respecto de la posible actualización de la causa de improcedencia que de oficio
invocó, pues debió permitirle a la quejosa la oportunidad de ser oída en defensa de sus
derechos; al advertir de oficio una causal de improcedencia, pues no puede resolverla de
plano.

“Artículo 64. Cuando las partes tengan conocimiento de alguna causa de


sobreseimiento, la comunicarán de inmediato al órgano jurisdiccional de amparo y, de ser posible,
acompañarán las constancias que la acrediten.

Cuando un órgano jurisdiccional de amparo advierta de oficio una causal de


improcedencia no alegada por alguna de las partes ni analizada por un órgano jurisdiccional
inferior, dará vista al quejoso para que en el plazo de tres días, manifieste lo que a su derecho
convenga.”
De la literalidad del precepto legal antes reproducido se desprende que cuando
el órgano jurisdiccional de amparo, de oficio advierta que pudiese actualizarse una causa de
improcedencia no invocada por ninguna de las partes, tiene la obligación de dar vista al
quejoso, con el fin de que manifieste lo que a su derecho convenga y se encuentre en la
posibilidad de aportar los elementos necesarios para desvirtuar el sobreseimiento del juicio,
con ello se privilegia el acceso a la justicia y el estudio de fondo. Siendo necesario para
ello la actualización de las siguientes hipótesis:

1) Que la causa de improcedencia no sea alegada por las partes; y,

2) Que no hubiese sido examinada por el órgano jurisdiccional inferior.

Así las cosas, en el presente asunto se ostentan ambas hipótesis, pues ninguna
de las partes en la presente causa invocó alguna causal de improcedencia, ni tampoco existe
alguna que no hubiera sido analizada por el órgano jurisdiccional inferior; por lo tanto, el
Juez de Distrito al omitir la obligación de dar vista a la quejosa, le negó la oportunidad de
manifestar lo que a su interés legal conviniera en relación con la causal de improcedencia
que invocó en el Considerando CUARTO de la sentencia que se recurre, la prevista en el
artículo 61, fracción XII de la Ley de Amparo vigente, que señala:
Artículo 61.

El juicio de amparo es improcedente:


(…)
XII. Contra actos que no afecten los intereses jurídicos o legítimos del quejoso, en los
términos establecidos en la fracción I del artículo 5o de la presente Ley, y contra normas generales que
requieran de un acto de aplicación posterior al inicio de su vigencia;
(…)
Bajo esta tesitura, la obligación de dar la vista por parte del resolutor federal,
tiene como único objetivo, se insiste, en otorgar la oportunidad a la parte quejosa de que
aporte todos los elementos necesarios con relación a la causa de improcedencia que el
órgano de amparo estime podría actualizarse en el caso concreto, y que pudiese derivar en
el sobreseimiento del juicio, en aras del acceso a la justicia y al estudio de fondo que
amerite el asunto correspondiente.

Resulta aplicable al caso la concreto la Jurisprudencia P./J.51/2014, bajo el


registro número 2007920, de la Gaceta del Seminario Judicial de la Federación, Décima
Época, Libro 12, Tomo I, Noviembre de 2014, página 24, pronunciada por Pleno de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, que a la letra señala:

IMPROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO. EN TÉRMINOS DE LO PREVISTO EN EL


ARTÍCULO 64, PÁRRAFO SEGUNDO, DE LA LEY DE LA MATERIA, SE DEBE DAR VISTA AL
QUEJOSO CON LA POSIBLE ACTUALIZACIÓN DE ALGUNA CAUSA NOVEDOSA, TANTO EN
EL SUPUESTO EN EL QUE SE ACTUALICEN SIMULTÁNEAMENTE LAS DOS HIPÓTESIS QUE
PREVÉ, COMO EN AMPARO DIRECTO. De la interpretación del citado precepto legal que indica:
"Cuando un órgano jurisdiccional de amparo advierta de oficio una causal de improcedencia no alegada
por alguna de las partes ni analizada por un órgano jurisdiccional inferior, dará vista al quejoso para que
en el plazo de tres días, manifieste lo que a su derecho convenga", se concluye que la vista a la que se
refiere debe darse, en principio, cuando la causa de improcedencia que se advierte de oficio no haya sido
alegada por una de las partes y, además, no se haya analizado por un órgano jurisdiccional que hubiere
conocido de la primera instancia del juicio de amparo respectivo, ante la imposibilidad de impugnar lo
que al efecto se determine por el órgano de alzada de amparo, por lo que deberán actuar en esos términos
tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación como los Tribunales Colegiados de Circuito, según sea
el caso, en razón de las facultades de revisión y de última instancia que les dota el artículo 107, fracción
VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por otro lado, en aras de velar por el
derecho de audiencia y atendiendo al sistema proteccionista ampliado de la Ley de Amparo, la
disposición respectiva también es aplicable para el caso de que en el trámite del juicio de amparo
directo, como instancia terminal, se estime de oficio que se actualiza una causa de improcedencia, por lo
que en tal caso, igualmente los referidos Tribunales Colegiados de Circuito deben dar vista a la quejosa
para que manifieste lo que a su derecho convenga, con el propósito de darle oportunidad de expresar
argumentos tendentes a favorecer su situación jurídica en relación con la posible causa de
improcedencia.

También resulta de aplicación, en lo conducente la


Jurisprudencia P./J.5/2015, bajo el registro número 2008790, de la Gaceta del Seminario
Judicial de la Federación, Décima Época, Publicada el 10 de abril de 2015, pronunciada por
Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de rubro y tenor siguientes:

IMPROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO. LA OBLIGACIÓN DEL ÓRGANO


JURISDICCIONAL CONTENIDA EN EL ARTÍCULO 64, PÁRRAFO SEGUNDO, DE LA LEY DE
AMPARO, DE DAR VISTA AL QUEJOSO CUANDO ADVIERTA DE OFICIO UNA CAUSAL NO
ALEGADA POR ALGUNA DE LAS PARTES NI ANALIZADA POR EL INFERIOR, PARA QUE
EN EL PLAZO DE 3 DÍAS MANIFIESTE LO QUE A SU DERECHO CONVENGA, SURGE
CUANDO EL ASUNTO SE DISCUTE EN SESIÓN. El párrafo citado establece que cuando un órgano
jurisdiccional de amparo advierta de oficio una causa de improcedencia no alegada por alguna de las
partes ni analizada por el órgano jurisdiccional inferior, dará vista al quejoso para que en el plazo de 3
días manifieste lo que a su derecho convenga. Ahora, en aras de respetar el derecho de audiencia y
encontrar equilibrio entre justicia pronta y seguridad jurídica, si el Pleno del Tribunal Colegiado de
Circuito, al discutir el asunto en sesión, ya sea porque así se presentó o propuso en ese momento por
alguno de los Magistrados, aprecia la posible actualización de alguna causal de improcedencia no
alegada por las partes ni analizada por el inferior, debe dejarlo en lista y ordenar que se dé vista a la
parte recurrente con la decisión adoptada para que, previa notificación por lista, manifieste lo que a su
derecho convenga, pues el objetivo de la disposición contenida en aquel párrafo es respetar el derecho de
audiencia, al otorgarle la oportunidad de exponer en relación con esa causa de improcedencia. En
consecuencia, la obligación prevista en el precepto indicado surge cuando, en sesión, el Pleno del órgano
jurisdiccional comparte la posibilidad de que se actualice un motivo de improcedencia no alegado ni
analizado con anterioridad.