Vous êtes sur la page 1sur 17

" Donald W.

Winnicott

.
LOS PROCESOS
) DE MADURACION
y EL AMBIENTE
FACILITADOR
Estudios para una teoría
del desarrollo emocional

~I~
PAIDOS
Buenos Aires
Barcelona
México
.I
I l'I

li
1
I TItulo original: The maturational processes and the facilitating environme t
l' Kamac Books, Londres n
<O1965, by D. W. Winnicott
INIHCE
l',, ISNB 0-946439-84-2

Traducci6n de Jorge Piatigorsky


!!
1; Cubierta de Gustavo Maed

,
1 :~u:;~~~~~ l~O~~~¿~::~~~;,a~=~~~::~t,
Flowers,
and "TheDance"(NatureManeá

r'~5~O;-----;;W::'n::n::'::c::o::,,:-,
-;:D;:o::n=-a=-l;:d;:W~.---------------'
WIN Los p~ocesos de maduración y el ambiente facilitador:
estudios para una teoría del desarrollo emocional _
1a ed. 7- reimp. - Buenos Aires: Paidós, 2014. .
400 p.; 22x14 cm. - (Psicología profunda)

Traducido de: Jorge Piatigorsky


Nota preliminar , . 9
ISBN 978-950-12-4174-7 Introducción . 11
Reconocimientos -., . 13
1. Título -1. Psicología Profunda.

Primera parte
Escritos sobre.,el desarrollo
7"reimpresi6n.2014
1. El psicoanálisis y el sentimiento de culpa (1958) .. 17
2. La capacidad para estar solo (1958) . 36
3. La teoría de la relación entre progenitores-infante
(1960) ., 47
4. La integración del yo en el desarrollo del niño
<C> 1993 de todas las ediciones en castellano
Editorial Paid6s SAleF (1962) . 73
Independencia 1682. Buenos Aires 5. La prov;isión para el niño en la salud y en la crisis
e-man: difusion@areapaidos.com.ar
',vww.paidosargenti.~la.cOf!1.ar (1962) . 83
6. El desarrollo de la capacidad para la preocupación
por el otro (1963) . 95
Queda hecho el depósito .que previene la ley 11.723
Impreso en Argentma. Pnnted in Argentina 7. De la dependencia a la independencia en el
desarrollD del individuo (1963) . 108
Impreso en Bibliográfika.
BucareIli 1160, Ciudad de Buenos Aires 8. La ",tica y la educación (1963) . 121
en enero dec 2014 '
Tirada: 500 ejemplares
Segunda parte
ISBN 978-950-12-4174-7 Teoría y técnica

9. Sobre la contribución al psicoanálisis de la


observación directa del niño (1957) . 141

7
;

Ij/ I

¡',1 :
10. El análisis del niño en el período de latencia
NOTA PRELIMINAR
(1958) , '" . 149
11. La clasificación: ¿hay una contribución
psicoanalítica a la clasificación psiquiátrica?
(1959-1964) . 161
12. La distorsión del yo en términos de selfverdadero
y falso (1960) . 182
13. La cuerda: una.técnica de comunicación (1960) . 200
14. La contratransferencia (1960) . 207
15. Los fines del tratamiento psicoanalítico (1962) . 217
16. Un modo personal de ver el aporte
kleiniano (1962) . 223
17. El comunicarse y el no comunicarse que conducen Este libro reúne artículos publicados e inéditos sobre
a un estudio de ciertos opuestos (1963) . 234 psicoanálisis y desarrollo infantil escritos por el docto~
18. La formación en psiquiatría infantil (1963) . 253 Winnicott durante el período 1957-1963. Los ensayos aquI
19. La psicoterapia de los trastomos del carácter presentados complementan los incluid~s en Collected P,,!pers:
(1963) . 266 Through Paediatrics to Pyscho-Analysls (Londres, Tavlstock
20. El enfermo mental entre los casos del asistente Publications, 1958).
social (1963) . 284 Al final del libro hay dos bibliografías. En la primera
21. El trastorno psiquiátrico en los términos de los figuran todos los libros y artículos citados en el te.xto: La
procesos infantiles de maduración (1963) . 301 segunda proporciona una lista de las obras del doctor Wlnrucott
22. El cuidado hospitalario que complementa la publicadas entre 1926 y 1964.
psicoterapia intensiva en la adolescencia (1963) ... 317 Con el fin de evitar excesivas remISIones y notas, las
i
1, 23. La dependencia en el cuidado del infante y interrelaciones entre los temas y conceptos examinados en los
del niño, y en el encuadre psicoanalítico (1963) ..... 326
r

artículos se indican en el índice alfabético, en el cual los


principales temas se dividen además en subcategorías y son
Bibliografía . 340 presentados de un modo que permite e~fácil acceso ~ellector
Indice de autores _••••••• 0._ ••••••••••• _ ••••.••••• _••.•••.• 0'_ o ••••••••••••••
363 a las diversas implicaciones y connotaclOnes de cada Idea. Los
Indice analítico••••••••••••••••••••• o ••••••• _ ••••••••••••••••••••• o •••••••• _ ••
365 conceptos básicos de Freud aparecen en ese índice en su
relación con las discusiones o elaboraciones de ellos realiza-
das por el doctor Winnicott. A menudo el doctor Winnicott
toma un concepto como marco dé referencia, pero sin exami-
narlo como tal, y se aspira a que el índice remedie en parte esa
omisión señalando los vínculos existentes entre las Ideas de
Winnic~tt y las ae Freud.

M. MASUD R. KHAN
Compilador adjunto
8 9
r
(lo
l' >
,
!
punto de vista teórico siempre hay alguien presente, alguie~c 3
en última instancia e inconscientemente equiparado a la
madre, la persona que en los primeros días y semanas si
identificó con su infante y no se interesó en nada más que eV LA TEORIA DE LA RELACION
cuidarlo. ENTRE PROGENITORES-INFANTEl
(1960)

j.-

t,
¡, Es posible que el tema principal de este escrito pueda
exponerse del mejor modo mediante una comparación del
estudio de la infancia con el estudio de la transferencia'
psicoanalítica.2 Nunca podrá subrayarse 'lo bastante que lo
que digo se refiere a la infancia, y no primordialmente al
psicoanálisis. La razón por la cual es indispensable compren-
derlo toca las raíces de la cuestión. Si este escrito no realiza un
aporte constructivo, no hará más que sumarse a la confusión
existente acerca de la importancia relativa de las influencias
personales y ambientales en el desarrollo del individuo.
-, En el psicoanálisis tal como lo conocemos no hay ningún.
trauma al margen de la omnipotencia del individuo. Todo cae
,- finalmente bajo el control del yo, y por lo tanto queda rela-
cionado con los procesos secundarios. Al paciente no lo ayuda
que el analista diga "su madre no fue lo bastante buena", "en
realidad su padre la sedujo", o "su tía la abandonó". En un
análisis se producen cambios cuando los factores traumáticos
entran en el material psicoanalítico a la manera del paciente,
yen el seno de la omnipotencia del paciente. Las interpreta-

I Este trabajo, junto con uno de la doctora PhyIlis Greenacre


sobre el mismo tema, fue sometido a discusión en el 22Q Congreso
Internacional Psicoanalítico, realizado en Edimburgo en 1961. Se
publicópor primera vez en el Int. J. Psycho-Anal., 41, págs. 585-95.
2 He examinado esta cuestión desde un punto de vista clínico más
detalladoen Primitive Emotional Development (1945).
46 47


r-o
f.-

,\¡_ .s~one.sque producen <:~mbio~~o~las gue ~eden realiza!,se en J" ( ás importante que las interpretaciones), p.orque elpacien- '12:~"'"""j
7' termlnos de proyecCIOn. Lo nnsmo se aplica a los fadores . , o mo la experimentó en el cuidado matemo de la infancia. y ~
benéficos, los factores que conducen a la satisfacción. Todo es . ~der hacer uso de ella necesitará encontrarla por~
interpretado en los términos del amor y la ambivalencia del P.rimera en la conducta del analista. Esta parece ser la base
individuo. El analista está preparado para aguardar hasta ~e la investigación sobre e~problema de lo .que pu~de hacer un
encontrarse en condiciones de hacer exactamente este tipo de psicoanalista en el tratamIento de la esqUIzofrenIa y las otras
trabajo.
psicosis. . ...-'.-----'''
Pero al infante le ocurren cosas buenas y malas que están En los casoslfro~Itzo~~.!'~p.!.!"_e..s.p~E~~.~~?o;.£on ..
tot,:lmente fuera de su alcance. De hecho, la infancia es el el transcurso dd tiemp~, EiJ:>acien~}l~g,a.a_se1"~ª?J!Zde u~
penado en el cual todavia está en proceso de formación la como proyeccic;>nes lª...!llW.n>J"_etaclQIL.ps.lco;;'--llaJ.~.tlc~ª..e_lQ.s
..
capacid~d ~¡Jararecoger los factores externos en el ámbitO'de traumas originales. Puede incluso suceder q~e este en con-
la omnipotencia del infante ..Ely'o'~uxiliá.r del cuidado matemo diciones de aceptar lo que es b~eno en el ambIente co~o ull;a
;{ le Pter:gIl" ite VId:v:ir
y desarrollarse a pesar de no ser aún capaz de proyección de los elementos ~Imples ~ estable~ d~l segwr
con ro ar o e sentirse responsable por lo bueno y malo del siendo", derivados de su propIO potenCIal heredItan? \~rr.""
ambiente. La paradoja está e~ que lo buen,:, y lo malo del ambIente del ?p:",-
Ofn~
De los acontecimientos de esas primeras etapas ,no puede infante no son en realIdad proyeccIOnes pero, a pesar d,: esto, (-C~.\,o,v"
pensars~~e. se..pleféfe!,~~i!:i~d_cl.e~!? que~r-ª- co;:';oce.mq,"'S para i¡ijeel inl'aIlte se desarrolle sanamente es necesano que '"IC 't'.J~f
CQmomecanismos'oe represión, y por lo tanto los analistas no todo""leparezca una proyección. Aquí encontramos operando .,.f'. ."t.:~.
.I'!!.e.Q~2.Le~p_~rar~~~~párézcancomo resultado CiéCtrabaJoque laomnipotencia y el principio de placer, como sin duda; ,lo l:? '.( .:~.'
'!'tenua las Íuerzas_ de I::,L.I:"epE.e..sióP..
Es posible que FrEmd nacen en la más temprana infancia, y a esta observacIOn'-:~ ~;,., •.
pensara en esos problemas cuando empleó la expresión "re- podemos añadir que el reconocimiento de un "no-yo" v~rdadero .... ::'.•.. ~:L:
presión primaria", pero esto está abierto a la discusión. Lo es una cuestión de intelecto; pertenece al refinamIento ex- '" ",.,~,.
seguro es que lo que estamos examinando aquí ha sido dado tremo y a la madurez del individuo.
por sentado en gran parte de la literatura psicoanalítica.3
He dicho que el analista está preparado para aguardar En los escritos de Freud, la mayor parte de las formulaciones-
hasta que el paciente sea capaz de presentar los factores concernientes a la infancia derivan del estudio de los adultos
. '. ambientales en términos que permitan su interpretación en análisis, Hay algunas obsérvaciones directas (el material
I\como proyecciones. En un caso bien escogido, este resultado de 1920 sobre el carrete}), y está el análisis de Juanito (1909).
v>y;urge de la capacidad del paciente. para confiar, que es A primera vista, parecería que gran parte de l.a teo~ía
redescubierta en la confiabilidad del analista y en el encuadre psicoanalítica trata sobre la niñez temprana y la Infan';Ia,
profesional. A veces el analista tiene que esperar mucho, y en pero.en cierto sentido puede decirs~ que F~ª-ha~Cl,e_s_ate?dl~<:'..,
el caso mal elegido para el psicoanálisis clásico es probable a la infancia como estado, LO pone de relIeve una nota al pIe
que la confiabilidad del analista sea el factor más importante de "Formulaciones sobre los dos principios del acaecer psíquico"
(1911, pág. 220 de la edición inglesa), en l~ cual ~e ve que
reconOCeque está dando por sentadas las mIsmas Ideas que
3 He comunicado (1954) algunos aspectos de este problema, tal sometemos a discusión en este artículo, En el texto, Freud
como los encontré en una paciente mientras ella estaba en regresió'n rastrea el desarrollo desde el principio de placer hasta el
profunda. principio de realidad, ~iguiendo su curso usual de reconstruc-
)

48 49
ción de la infancia de sus pacientes adultos. La nota dice lo de la relación progenitores-infante, es necesario tornar una
siguiente: decisión sobre estas cuestiones, que conciernen al significado.
real de ~p_a!,a!>Eli..<!.",p~!,dencia.
No basta con reconacer que el "",
Se me objetará con todo derecho que una organización que áíTIbi~!>j;e_esimpo:rtante.En'üna-dlscusiondehi teoiI>i<Íela "
era esclava del principio de placer y desatendía la realidad del i:E;iaciónprogenitores-infante, se. forman dos grupos antagó~' '. ..,.
mundo externo no podía mantenerse viva ni un tiempo @£.o_s,sihay quienes no admiten que en las primeras etapas el
mínimo, de modo que no podría haber llegado a existir en
infante Yel cuidado maternose pertenecen},:,ecíprocame)l.j;ey ._
absoluto. No.obstante, el empleo de _up.~ fi_c_cióncorno ésta se __
justifica cuando uno considera que
eljnfante __-~.:-.:s.i~mpre
__
y,,~ son_i.Il~~.!:~able~. Es~s dos:c<i¡;.a~.~l.infantey_elclli<! .••ci(). ,-,-'.',;A •
matet:I!Q,.se~.slmdan y aisocian en la salud, yj ••s,alu,d,que ':, "
cuando se incluya con él el cuidado que recibe de su rnadre- .
- casi realiza un sistema fisico de este tipo. signifi¡:atantas cosas, en algunamedi<ia.signifiea desenredar" .. '. ,
érculé:ladomaterno en algo que entonces llamarnos el infante
Freud rinde tributo a la función del cuidado matemo, y oTós¡ñ=íncipios de un niña'en .crecimiento. Esta idea queda
debe suponerse que abandona el terna porque no está preparado cubierta por las palabras de Freud en el final de la nota al pie:
para discutir todo lo que implica. La nota continúa: "el dominio del principio de placer sólo puede llegar realmente
a su fin cuando el niño ha logrado un desligamiento. físico
, Probablemente el niño alucina la satisfacción. de sus completo. respecto de sus progenitores". (Más adelanteexa- .
necesidades internas; revela su displacer cuando se produce minaremos la parte central de la nota al pie, en una sección en
un incremento del estímulo y una ausencia de satisfacción la que propondremos que estas palabras de Freud son inade-
mediante la descarga motriz" del llanto y agitando brazos y' cuadas y en cierto sentido desorientan, si se considera que se
piernas; entonces experimenta la satisfacción que ha refieren a la primera etapa.)
alucinado. Más tarde, como nifio mayor, aprende a emplear
intencionalmente esas manifestaciones de descarga como
métodos para expresar sus sentimientos. Puesto que el cuida-
LA PALABRA"INFANTE"
di>ulterior de los niños sigue el modelo del cuidado de los
infantes, el dominio del principio de placer sólo puede llegar
realmente a su fin cuando el niño ha logrado un desligamiento ~'{.", En este escrito entendernos que la palabra infante designa
psíquico completo respecto de sus progenitores. ':¡f. '. ~l niño muypequeI}(). Es necesario decido, porque en"las obras
de Freu-desta"p?labra parece incluir al niño hasta la edad de
Las palabras "siempre y cuando se incluya con.él el cUida~1 la superación del complejo de Edipo. En realidad, "infante"
que recibe de su madre" tienen una gran importancia en el;' implica "que no habla" (il7,[ans), y no resUlta inútil pensir-en'
la:
e

contexto de este estudio. EI..infa,lt".3_.g1cuidado matern-i!' irÍfanciacomo lar';.'"e '':;:nterior a la aparición de la palabra
_juntos,
.. 0._ .. __ .' .... forman
_.-.._.~_._~._ una
.. .,.urlidad.
-_._-_
4 Sin duda, si se estudia la teoria'.
<,
y al empleo de símbolos verbales. Se infiere que Freud está
refiriéndose a una fase en la cual el infante depende de un
"En una oportunidad dije que "no hay nada que sea un infante";.~' cuidado materno basado más en el empatía .de la madre que
en el sentido de que, por supuesto,- siEHnp-réque eñcont"ramos"un'~, -- en lo que es o puede ser expresado verbalmente.
infante encontramos también el cuidado materno, y sin cuidado'¡ . ,Este es en lo esenci~p~ríQdo.cle desarrol}~ªE!l.YQ.S_ll'l,
materno no habría infante. (Discusión en un Encuentro Científico dé~ @graciónes el rasgo princilli!.lge e.15~J:les",rroJIo.
Las ftlerz,,";'l
la British Psycho-Analytical Society, circa 1940.) ¿Acasofui influid,,:, del ello reclaman atención, Al principio son externas al
sin saberlo por esta nota al pie de Freud? . i: ínfante. En la salud, el ello se recoge al servicio.del Y9,y el Y9
\..-;.
50 / ,-', I 51
--::.Q.J) J ~y_
lo domina, qe modo que las iderltificaciones del ello pasa~ Los mecanismos de defensa del yo fueron formulándose
fortalecer al yo. No obstante, éste es un logro del desarro~ gradualmente .• Se supuso que esos mecanismos se organiza-
sano, y en la infancia hay muchas variantes que dependen del ban en relación con la angustia derivada de la tensión instintiva
fracaso relativo de este proceso. En la mala salud los log:r:o ode la pérdida del objeto. Esta parte de la teoría psicoanalítica
infantiles de este tipo sólo han sido alcanzados en un gradi presupone una separatividad del selfy una estructuración del
mínimo, o quizá se alcanzaron y perdieron. En la psiCOSiS yo quizás un esquema corporal personal. En la primera parte
, infantil (o esquizofrenia) el ello sigue siendo relativa o tot . de'este escrito todavía no podemos dar por sentado este estado
mente "externo" al yo; sus satisfacciones siguen siendo ffS\. de cosas. La discusión-se centra precisamente en el estable-
cas, y tienen el efecto de amenazar la estructura del yo, has' cimiento de este estado de cosas, es decir, de la ",stl'\J.cturación
ta que se organizan defensas de calidad psicótica.5 del yo_qll.".l>.ª-ceposible la angustia a partir dela tensiÓn
Estoy sosteniendo que la razón principal por lacual enJil instintiva o de la pérdida del objeto. En esta etapa temprana
desarrollo infantil el infante por lo común llega a ser capaz de fa angustiano .es angustia de castración, ni de separación; se
dominar al ello, yel yo capaz de incluirlo, es el hecho'd~l reIaéíóna con algo totalmente distinto, y de hecho constituye
cuidadómaterIl.O, mientras el yo matérno instrumenta_el 'yo angusj;iá:de aniquilacÍ<)n (cf. la afánisis de Jones).
del infante y de ese modo le da poder y estabilidad. Habrá qúé ---En la teoría psicoanalítica, los mecanismos de defensa del
examinar cómo se produce este proceso, y también cómo el YÓ' yo en gran medida suponen la idea de un niño que tiene
del infante llega finalmente a liberarse del'yo auxiliar de ia" independencia, una organización defensiva verdaderamente
madre, de modo"talque e!J}i.fj.o se desliga mentalmente de ella1l1 personal. En esta transición del desarrollo, las investigacio-
consiguiendo difer",'.'(,-i~rs~~.n,.l.1I1
self personal separado. ¡,; ", nes de KIein se suman a la teoría freudiana, clarificando el
Paraexaiñinar la relación progenitores-infante es necesario~' interjuego de los mecanismos de defensa con las angustias
en primer lugar intentar una breve exposición de la teoría del
desarrollo emocional del infante.
"l'
" J:-
¡lrfrilitivas. El trabajo de KIein tiene que ver con la más'
temprana infancia, y llama la atención sobre la importancia
i

_ - -

- de los impulsos agresivos y destructivos, más profundamente


arraigados que'los reactivos a la frustración y relacionados
HISTORIA con"ere"dio y la 'rabia; esta autora también realiza una
~: disección de las defensas tempranas contra las angustias
En el desarrollo de la teoría psicoanalítica, las primeras
hipótesis tenían que ver con el ello y con los mecanismos de ;
. 6 Las investigaciones sobre los mecanismos de defensa ulteriores
defensa del yo. Se entendía que el ello entraba en escena muy l.' aEI yo y los mecanismos de defensa (1936) de Anna Freud, siguiendo
tempranamente; el descubrimiento y la descripción por Freud un canlino diferente, llegaron a una re evaluación del papel del
de la sexualidad pregenital, sobre la base de sus observacio.' quehacermaterno en el cuidado yel désarrollo temprano del infante.
nes de los elementos regresivos hallados en la fantasía genital. Anna Freud (1953) ha reconsiderado sus ideas sobre la cuestión.
yen eljuego y los sueños, constituyen rasgos principales de la ~\' Willi Hoffer (1955) también realizó observaciones acerca de este
psicología clínica. periododel desarrollo. Pero aquí hacemos hincapié' en la importan- \
,
¡ cia de comprender el papel del ambiente parental temprano en el .
He tratado de demostrar la aplicación de esta hipótesis a una
.5 te
desarrollo del infante-, y en el modo como esto adquiere significación
clínica para nosotros en nuestro manejo de cierto tipo de casos con
.comprensión de la psicosis en mi artículo "Psychoses and Child
Care" (Winnicott, 1952). trastornos afectivos y de carácter.

52 53
r L
~

primitivas, propias de las primeras etapas de la organización


mental (escisión, proyección e introyección).
1 A. EL INFANTE

Lo que se describe en la obra de Melanie Klein pertenece En esta parte del estudio, la palabra clave es depeTy:lg1J.~(cJ"
..
claramente a la vida del infante en las primeras fases y al Los infantes no pueden empezar a ser-sino en Ciertas condi-
periodo de dependencia que nos ocupa en este artículo. Melanie ciones. Las estudiamos más adelante, pero forman parte de la
Klein deja en claro que ella reconoce que el ambiente es psicología del infante. Los infantes llegan a ser de modo di-
importante en ese periodo, y de diversos modos en todas las ferente, según las condiciones sean favorables o desfavorables.
etapas.7 No obstante, yo sostengo que el trabajo de esta Al mismo tiempo, esas- condiciones no determinan el poten-
estudiosa y de sus colaboradores deja abierto para una con. ciarde la criatura. Este es heredado y resulta legíti~o estu~ -':' ,.~,
sideración ulterior el tema del desarrollo de la dependencia ararlo cómoun tema separado, siempre y cuando se acepte que
completa, que aparece en la frase de Freud. "... el infante; eíjiOtencial heredado por un infante nopuede convertirse en
siempre y.cuando se incluya con él el cuidado que recibe.de su un infante a menos que esté vinculado con el cuidado materno.
madre ...". No hay nada en la obra de Klein que contradiga la --'Él potencial heredado incluye la tendencia .al.crecimiento
idea de una dependencia absoluta, pero me parece que tamo y. desaIT.o,llo.A todas las etapas del crecimiento emocional
poco hay referencia específica a la etapa en que el infante sólo pue<leñasignárseles fechas aproximadas. Es presumible que
existe gracias al cuidado materno, con el cual forma una todas las etapas del desarrollo tienen su fecha especial en
unidad. cada niño individual. No obstante, no se trata sólo de que esas
. Lo que aquí estoy formulando. para su consideración es la fechas varían de niño a niño, sino también de que, aunque se
diferencia entre la aceptación por el analista de la realidad de las conociera de antemano en el caso de un niño dado no
la dependencia y su trabajo con ella en la transferencia." podrian utilizarse para predecir el desarrollo re",1de ese niño,
Parecería que el estudio de las defensas del yo retrotrae al a causa del otro factor, el cuidado materno: A lo sumo, sólo
investigador a las manifestaciones pregenitales del ello, pueden tener algún valor predictivo si se da por sentado un
. mientras que el estudio de la psicología del yo lo lleva. a la cuidado materno adecuado en los aspectos importantes. (Ob-
depe~dencia, a la unidad cuidado materno-infante. viamente, esto no significa "adecuado" sólo en el sentido fisico'
Una mitad de la teoría de la relación progenitores-infante más adelante examinamos el significado de la adecuación y l~
tiene que ver con el infante: es la teoría del recorrido del inadecuación en este contexto.)
infante desde el principio de placer hasta el principio de
realidad, y desde el autoerotismo hasta las relaciones objetales.
La otra mitad de la teoría de la relación progenitores-infante El potencial heredado y su destino
se refiere al cuidado materno, es decir, a las cualidades y los í .
cambios de la madre, que satisfacen las necesidades especí. En este punto es necesario intentar describir brevemente
ficas y el desarrollo del niño hacia el que ella se orienta. loque sucede con el potencial heredado cuando éste se convierte
en un infante, y más tarde en un niño, un niño que se orienta
7 He explicadodetalladamente mi enfoque del trabajo de Melanie , hacia la existencia independiente. Acausa de las complejidades
Klein en este campo, en dos artículos (Winnicott, 1954b. y el capítulo del terna, es preciso basar esta descripción en el supuesto de
1 de este mismo libro). Véase Klein (1946, pág. 297). . un cuidado materno satisfactorio, que en realidad significa
8 Véase un ejemplo clínico en mi artículo "Withdrawal and. cuidado parental. El cuidado parental satisfactorio puede
Regression" (1954). dividirse aproximadamente en tres etapas que se superponen:

54 55
a) Sostén. el proceso primario,
b) La madre y el niño viven juntos. El infante no conoce la la identificación primaria,
función del padre (ocuparse del ambiente para la madre). el autoerotismo,
c) Padre, madre e infante viven juntos. el narcisismo primario.

Empleamos el término "sostén~ para denotar no sólo el El yo pasa de. un estado no integrado ..a una integración
sostén fisico del infante, Slno'también toda la provisión estruétiirada, con lo cual el infante adquiere la capacidad de
ambiental anterior al concepto de vivir co"n.En otras paJa: e;perimentar la a!,gustia asociada !,on la desintegración. La
bras,"se refiere a una relación tridimensional o espacial, a la palabra "desintegración" comienza a tener un sentido que no
que gradualmente va añadiéndose el tiempo. El sostén, aun. tenía antes de que la integración del yo fuera un hecho. Si el
que comienza antes, después se superpone con las expenen. desarrollo es sano, en esta etapa el infante conserva la
cias instintivas que con el transcurso del tiempo determirl.a. capacidad de reexperimentar estados no integrados, pero esto
rán las relaciones objetales.Incluye el manejo de experiencias depende de la continuación de un cuidado materno confiable,
intrínsecas de la existencia tales como el completamien~o (y o de la constitución en el infante de recuerdos del cuidado
por lo tanto el no-completamiento) de los procesos, procesos materno, que gradualmente empieza a ser percibido comotal.
éstos que desde fuera pueden parecer puramente fisiológicos, El resultado de un progreso sano en el desarrollo del infante
pero que son propiosde la psicología del infante y se producen en esta etapa es que se logra lo que podríamos llamar "estado
en un campo psicológicocomplejo, determinado por la con- de unidad". El infante se convierte en una persona, en un
ciencia y la empatía de la madre. (Más adelante .examinamós illdiViauopor derecho propio. .
detalladamente el conceptode sostén.) r Con este logro está asociada la existencia psicosomática
La expresión "vivircon"implica relaciones objetales, y que del infante, que comienza a adoptar una pauta personal; me
el infante emerge de su estado de fusión con la madre, o su he referido a esto como a la psique que habita o reside en el
percepción de los objetoscomo externos al ser. .\ soma." La base de esta re'sldencia es la vinculación de las
En este estudio nos interesa especialmente la etapa d~. experi.;;cias'motrlces, señsorliles-y' f':;-ñdonales con el nuevo
"sostén"del cuidadomatemo, y los acontecimientos complejosf estadó"dei"infante corno persona. Como continuación del
del desarrollo psicológicodel infante relacionados con esa~ desarrollo aparece lo que podría denominarse "membrana
fase. Pero debe recordarse que la división entre fase y fase es~ limitadora", que en alguna medida (yen la salud) equivale a
artificial, y sólo se la adopta por conveniencia, para llegar a~ lasüperficie de la piel, y que ocupa una posición intermedia
una definición más clara.'; entre el "yo"y el "no-yo"del infante. De modo que éste empieza
~ a tener un interior y un exterior, y un esquema corporal.
4 Adquieren sentido las funciones de incorporación y expulsión;
-_.- El desarrollo del infante'durante la fase de sostén 1
•• además va justificándose cada vez más postular una realidad
psíquica personal o interior del infante. lO
Ala luz de loque hemos dicho pueden enumerarse algunas >. Durante la fase de sostén se inician otros procesos; el más
características del desarrollo del infante durante esta fase../
En ella son realidades vivas: .
y Una anterior exposición mía sobre esta cuestión es mi artículo
"Mindand its Relation to the Psyche-Soma"(1949c).

56 57
j)TIpºrtan~.",s elalbQrear de la inteligencia y.el comienzo dé Dependencia
l":. .Ill,eq:teco.Inoalgº ..distinto de la psique. Allí se inicra>'l*
historia de los procesos secundarios y del funcionamien'- En la fase de sostén el infante se encuentra en una
to simbólico así como de la organización de un contenid~ dependencia máxima. La dependencia puede clasificarse como
psíquico personal, que da base al soñar y a las relaciones dé
sigue:
vida. .
Al mismo tiempo empiezan a converger en el infante dos" (i)Dependencia absoluta. En este estado el infante no tiene
raíces de la conducta impulsiva. El término "fusión" designa modo alguno de conoeer el cuidado materno, que en gran
el proceso positivo en virtud del cual los el;';mentos difuso$ medida tiene que ver con la profilaXis. La criatura no tiene el
propiós'defmóvimiénto y del ergtismo muscular se fusicin~ri control de lo que está bien y lo que está mal hecho; sólo puede
(en la salud) con el funcionamiento orgiástico de lasz'on' sacar partido o sufrir la perturbación.
erógenas. Con este concepto estamos más familiarizados en el
proceso inverso de.desf]J.~ión, que es una defensa complicada' (ii) Dependencia relativa. El infante se da cuenta de la
~.-- _". -', ''':l;
en la cual la agresión queda separada de la experiencia erótica:' necesidad que tiene de los detalles del cuidado materno y en
al cabo de un período en el cual se había logrado un ciert~, medida creciente los relaciona con sus impulsos personales;
grado de fusión. ,Todos estos desarrollos corresponden a'I,,' más tarde, en un tratamiento psicoanalítico, puede reprodu-
condición ambiental del sostén, y sin un sostén suficiente;: cirlos en la transferencia.
mente bueno estas etapas no se alcanzan, o si se alcanzan no
quedan establecidas. (iü) Hacia la independencia. El infante desarrolla medios
El paso siguiente en el desarrollo es la capacidad para las,,' para pasar sin cuidado real. k> !()lITA.gr,ªciasa la aeumulació..!': .
de recuerdos de cuic:lado, a la proyección de las necesidades , Id/'
relaciones objetales. El infante pasa de una relación con un ':
objeto concebido subjetivamente a una relación con un objeto":
¡;er~~:;;,l~sy a la inh-oyecciónde detalles de cuidado con el
desarrollo de corifianza en el ambiente. Debe añadirse el elemento
percibido objetivamente. Este cambio está estrechamente ~;
d,!Iacomprensión intelectual; con sus enormes consecuencias.
ligado con la evolución del infante, que deja de estar fusionado
con la madre y'se separa de ella, o se relaciona con ella como'
algo separado y "no-yo". Si bien este avanceno está específi-
camente relacionado con el sostén, sí se vincula con la fase de
El aislamiento del individuo
"vivir con" _..
Otro fenómeno de esta fase que es necesario considerar es
la ocultación del núcleo de lá personalidª9.. Examinemos el
concéptci"aeun:-;,eíf'ceI'ii':3i''; ver,fadero. Puede decirse que el
self central es el' potens.illJ.J:l~eg!~,:I.~.gl1~_,::"p~t:i:~e.n.~a
una
C9!!J;!I1t:l!c:laq
gels",!,:yadquiere a su propio modo y a su propia
velocidad una realidad psíquica y un esquema corporal per-
s.<l.l1aíEls~Y
Parecé necesario introducir el concepto delaisla-
f
10En este punto resulta aplicable y apropiado el trabajo sobre la
fantasía primitiva. con cuya riqueza y complejidad nos ..rhemos
t 11 En el capítulo 2 he intentado examinar otro aspecto de esta fase
evolutiva, tal como aparece en la salud del adulto. Cf. Greenacre
familiarizado a través de las enseñanzas de Melanie Klein. . 1 (1958).

58 59
r- f
~

miento de ese self central como una característica de la salud' -


La anlqUl-1 aClon
-, 13-
Cualquier amenaza a ese aislamiento del self verdadero e¡;
esta etapa temprana genera una angustia importante, y las En estas primeras etapas de la relación progenitores-
defensas de la temprana infancia aparecen en relación COnel 'nfante, la angustia está relacionada con la amenaza de
fracaso de la madre (o del cuidado matemo) en prevenirlas ~niquilación, y es necesario explicar qué entendernos por este
intrusiones capaces de perturbar ese aislamiento. término.
La organización del yo puede salir al paso y abordar esas 1/ _ En un lugar caracterizado por la existencia esencial de un
intrusiones, que quedarán recogidas en la omnipotencia (MI ammente que sostiene; el "potencial heredado" se convierte en
infante y serán sentidas como proyecciones.12 Por otra patte, ~ ului<lcoüÜnuidad de ser". ~~ __ a~~_~_~natiya~ se! ~s r:.eacci<!..nar,.
a veces irrumpen a través de esta defensa, a pesar del yo ~_eaccionar interrumpe eLser y aniquila. Ser y aniquilación
auxiliar que proporciona el cuidado materno. Entonces se ve son las dos alternativas. Por lo tanto, la función principal del
afectado el núcleo central del yo, y en esto consiste la natura- ambiente sostenedor es la reducción a un mínimo de las
leza misma de la angustia psicótica. En la salud, el individuo intrusiones a las que el infante debe reaccionar, con la
pronto se vuelve invulnerable en este sentido, y si hay intrusión ';':msiguiente aniquilación del ser personal. En condiciones
de factores extemos sólo resulta un nuevo grado y una nueva ; favorables, el infante establece una continuidad de existen-
calidad de la ocultación del self central. En este caso la mejor \ cia, y a continuación empieza a desarrollar los recursos más
defensa es la organización de un selffalso. Las satisfacciones sutiles que hacen posible recoger las intrusiones en el ámbito
instintivas y las relaciones objetales en sí constituyen una de la omnipotencia. En esta etapa la palabra muerte no tiene
amenaza al "seguir siendo" personal del individuo. Por ejem- ninguna aplicación posible, por lo cual la expresión "instinto
plo, un bebé toma el pecho y obtiene satIsfacción. El hecho en de muerte" es inaceptable para describir la raíz de la destruc-
sí no indica si tiene una experiencia yo-sin tónica del ello o, por tividad. La muerte no tiene ningún sentido hasta la aparición
el contrario, padece el trauma de una seducción, una amenaza del odio y el concepto de la persona humana total. Cuando se
a la continuidad del yopersonal, la amenaza de una experiencia puede odiar y cuando se alcanza el concepto de persona
del ello que no es yo-sintónica y para tratar con la cual el yo humana total, la muerte tiene significado, y a esto le sigue de
no está dotado. cerca lo que puede denominarse "mutilación"; la persona total
En la salud, las relaciones objetales pueden desarrollarse odiada y amada se mantiene viva gracias a que se la castra?
~obre la base de una transacción que compromete al individuo mutila de -algún otro modo, en lugar de matarla. Estas ideas
en lo que más tarde se denominaría engaño y deshonestidad, son propias de una fase ulterior a la caracterizada por la
mientras que la relación directa sólo es posible sobre la base dependencia respecto del ambiente sostenedor.
de la regresión a un estado de fusión con la madre. f
',¡' Sj 'e tN-- ~ Jl T 3
La nota al pie de Freud, reexaminada

En este punto debemos volver a considerar la afirmación


Empleo el ténnino "proyecciones'" en su sentido dinámico y
12

descriptivo, y no con su significación meta psicológica completa. La


función de los mecanismos psíquicos primitivos tales como la 13 En un escrito anterior C1949b) he descripto las variedades
introyección, la proyección y la escisión va más allá del alcance de clínicas de este tipo de angustia? enfocando un aspecto ligeramente
este escrito. distinto.

60 61
r, .. .

de Freud citad . ,
a antenormente. Freud escribe: "Probable. f
Inente(el bebé) alucina la satisfacción de sus necesidades r En esta etapa elinfante necesita, y de hecho habitualmen-
Internas' revela. l . " te obtiene, una provisión ambiental con ciertas caracteristi-
• J • ~ su ma estar por el Incremento de la
estImulaclOn y la demora de la satisfacción a través de la cas:
desca::ga m?.trizdelllanto y la lucha, y entonces experimenta
Satisface sus necesidades fisiológicas; la fisiología y la
la satIsfa,:,clOnalucinada". La teoría expuesta en esta parte
psicología aún no son distintas o están en proceso de diferen-
de~e~unclado no se aplica a la fase más temprana. Con estas
ciación; Y
pa ~ ras ya se hace referencia a las relaciones objetales, y la es confiable, pero nQmecánicamente confiable; es confiable
l
~a I ez de esta parte del enunciado de Freud depende de que de UD modo que indica empatía de la madre.
a por s:ntado~ I.osaspectos anteriores del cuidado materno,
que aquI descnblmos como propios de la fase de sostén. Por El sostén:
otra ~a~, esta oración de Freud se ajusta exactamente a la
fa~e slgulente, caracterizada por una relación entre el infante protege de la agresión fisiológica; \
y ~ 'Fad~e en la cual dominan las relaciones objetales y las toma en cuenta la sensibilidad dérmica del infante --el
satIs aCCIonesInstintivas o de las zonas erógenas, es decir, tacto, la temperatura, la sensibilidad auditiva, la sensibili-
cuando el desarrollo continúa bien. dad visual, la sensibilidad a la caída (a la acción de la
gravedad)- y su desconocimiento de la existencia de nada
que no sea el self;
B. LA FUNCION DEL CUIDADO MATERNO incluye la totalidad de la rutina del cuidado a lo largo del
día y la noche, que no es la misma para dos infantes cuales-
quiera, porque forma parte del infante, y no hay ningún par
de infantes que sean iguales;
.A continuación t ra t are• de descn"b'Ir algunos aspectos del también sigue los minúsculos cambios cotidianos, tanto
CUIdadomaterno, especialmente el sostén. En este estudio el físicos como psicológicos, propios del crecimiento y desarrollo
concepto de sosté . . . ..1

. . n es Importante, y necesItamos desarrollar del infante.


dmas esta
11 Idea . Ut"l"
1 Izamos
l lb' .
a pa a ra para IntroduCIr un
"esarro o completo del tema contenido en la frase de Freud Debe observarse que las madres que espontáneamente
.... ~uando U;1O considera que el infante -sien~pre y cuando proporcionan un cuidado suficientemente bueno, pueden
mc uytacon el el cuidado que recibe de su madre- casi realiza mejorarlo si ellas mismas son cuidadas de un modo que
un SIS ema pSíquico de t t' "M ti l reconozca la naturaleza esencial de su tarea. Las madres que
. . . Id l l es e IpO." e re lero a estado real
ImCla e a re ació ." t d .
h a separado un self n m"an e-ma re cuando el pnmero aún no
dI" d d ' j no proporcionan un cuidado suficientemente bueno de modo
. e CUIa o materno respecto del cual espontáneo, no estarán en condiciones de hacerlo como con-
esta en una depend . b l '..
enCla a so uta en el sentido pSIcológico." iI secuencia de la mera instrucción.
, El sostén incluye especialmente sostener físicamente al
infante, lo que es una forma de amar, quizá la única con la que
14 Recordatorio' pa
nes objetales d~ ra es~ar se.l5?r~de .se~arar esto de las relacio-
eialmente mi ¡;'enci~a gratlficaCl~nInstIntlva, debo liI~litarartifi- i
. t e me d"IJ'O."U
U TIpaclen n a las neceSIdades corporales de tIpo general
b h . . " ¡
. na nena ora anahtlCaen la que se recibe f: la interpretación correcta en el momento oportuno es una buena
comida".
62 I
63
la madre puede demostrarle su amor al niño. Hay quienes de la cuestión, y la reconstrucción del ambiente y sus fallas es
pueden sostener a un infante y quienes no pueden. Estas la clave de la otra parte. Esta otra parte no puede aparecer en
~ltimas generan rápidamente en la criatura una sensación de la transferencia, porque el paciente no conoce ni los aspectos
mseguridad y llanto angustiado. buenos ni los aspectos insuficientes del cuidado matemo, tal
./ Todo esto conduce al establecimiento de las primeras como éste se dio en el escenario infantil origina1.
, r~laciones objetales y las primeras experiencias de gratifica-
I
i. clón instintiva y también 10incluye y coexiste con é1."
." ~ria erróneo anteponer la gratificación instintiva (alimen. Examen de un detalle del cuidado materno
taclOn,etcétera) olas relaciones objeta1es (relación con el pecho)
a la cuestión de la organización del yo (es decir, al yo del imante t Daré un ejemplo para ilustrar un aspecto sutil del cuidado
reforzadopor elyomatemo). La base de la satisfacción instintiva del infante. Mientras el infante está fusionado con la madre,
y ~e las relaciones objetales es la manipulación, el manejo y el 10mejor es que ésta comprenda las necesidades de la criatura
" cmdado generales delinfante que, cuando todo marcha bien, se con la mayor exactitud posible. No obstante, con el final de la
"dan por sentados Conmucha facilidad. fusión se produce un cambio, y ese final no es necesariamente
La salud mental del individuo (en el sentido de estar libre gradua1. En cuanto la madre y el infante quedan separados
de psicosis), o el :riesgode psicosis (esquizofrenia) ~iel1-"ncomo desde el punto de vista del infante, se observará que la mujer
bas~ este cuidado materno, que cuando es el correcto apena] tiende a cambiar de actitud. Todo ocurre como si ella supie-
se advierte y constituye una prolongación de la provisión ra que el bebé ya no espera que comprenda sus necesidades de
fisiológica característica del estado prenata1. Esta 2rovisión un modo casi mágico. La madre parece saber que su niño ha
alIlbiental"".taII1.bién una prolongación de la.Yivacid;;;'dtisiJ- adquirido una nueva capacidad, la de emitir una señal para
[~_y.1.a ~alud funcional que proporcionan un silencioso pero guiarla hacia la satisfacción de sus necesidades. Podría decirse
VItalmente importante respaldo al yo del infante. De este que si la madre conoce tan bien 10que necesita el infante, sólo
m,?do,. la esquizofrenia, la psicosis infaDJil o el riesgo de puede ser por magia y no constituye ninguna base para una
pSICOSIS a más edad están relacionados con una falla de fa: relación objeta1. Ahora llegamos a las palabras de Freud: "El
provisión ambiental. Pero esto no significa que los"efectos [el infante] probablemente alucina la satisfacción de sus
negativos de esa falla no puedan describirse en los términos necesidades intemas; revela su displacer, cuando hay un
de.u~a.distorsión del yoy de las defensas contra las angustias incremento del estímulo y una ausencia de satisfacción,
prtmltIvas --esto es, en los términos del individuo--. Se verá mediante la descarga motriz del llanto y la agitación de brazos
que el trabajo de K1einsobre los mecanismos de defensa de la y piernas, y entonces experimenta la satisfacción que ha
escisión, y sobre las proyecciones introyecciones etcétera II alucinado". En otras palabras, al final de la fusión, cuando el
intenta exponer los efectos de la faiIa de la provisió~ ambien: niño se ha separado del ambiente, un rasgo importante es que
tal en los términos del individuo. Ese trabajo acerca de los , tiene que dar una seña1.'. Este hecho sutil aparece clara-
mecanismos primitivos proporciona la clave de sólo una parte mente en la transferencia, en el curso de nuestro trabajo
analítico. Es muy importante, salvo cuando el paciente ha
sido llevado a una regresión a la más temprana infancia y a
l~ Véase en mi artículo "Transitional Objects and Transitional
Phenomena" (1951)una discusiónmás detallada de este aspecto de lB La ulterior teoría freudiana (1926) de la angustia como seftal
los procesosdel desarrollo"
para el yo.

64 65

l
un estado de fusión, que el analista no conozca las respuestas, 1«

regresión o fusión con la madre, o bien un rechazo total de la


excepto en la medida en que el paciente dé las claves. El madre, incluso de la madre aparentemente buena.
analista recoge las claves y hace las interpretaciones; a Vemos por lo tanto que en la infancia y en el ma~ejo de los <
menudo Ocurre que los pacientes no dan claves, por lo cual y
infántes ha~~na<'distinción muy sutil entre la comprellsión
sin duda el analista no puede hacer nada. Esta limitación del
poder del analista es importante para el paciente, así como lo
parla a .d~.
.I11 o,r!" Jas .necesidades del infante basada en la
eriíí>aÜay su ulterior comprensión basada en algo del infante
es el poder del analista, representado por la interpretación oníftó-péqtieñoq~é iridica la necesidad. Este pasaje les resulta
correcta realizada en el momento oportuno, y basada en las
partícÜlarmente difícil a las madres debido a que los niños
claves y la cooperación inconsciente del paciente, quien pro-
vacilan entre un estado y otro; en un momento están fusiona-
porciona el material que respalda yjustifica la interpretación. dos con sus madres y necesitan empatía, al siguiente están
Por ello es posible que el analista en formación realice a veces separados, y si la madre conoce sus necesidades de antemano
un análisis mejor que los que hará al cabo de unos años,
es peligrosa, una bruja. Sorprende que algunas madres que
cuando sepa más. Después de haber tenido unos cuantos
carecen por completo de instrucción se adapten muy bien a
pacientes, empezará a resultarle tedioso avanzar con la len- esos cambios de sus infantes en desarrollo, sin tener ningún
titud de cada paciente, y empezará a formular interpretaciones conocimiento de la teoría. Este detalle se reproduce en el
no basadas en el material aportado por el paciente en esa trabajo psicoanalítico con pacientes fronterizos, y en todos los
sesión, sino en su propio conocimiento acumulado, o en su
casos en ciertos momentos de gran importancia, cuando la
adhesión momentánea a cierto grupo de ideas< Esto es inútil dependencia en la transferencia es máxima.
para el paciente. El analista puede parecer muy inteligente y
quizás el paciente exprese admiración, pero en última instancia
la interpretación correcta es un trauma que el paciente tiene El cuidado materno satisfactorio, no advertido
que rechazar, porque esa interpretación no es la suya. Se
queja de que el analista intente hipnotizarlo, de que aliente En esta cuestión del cuidado materno del tipo del sostén, es
una regresión severa a la dependencia, empujándolo de nuevo axiomático que cuando todo va bien el infante no puede darse
a una fusión, esa vez con el propio analista. cuenta de lo que se le está proveyendo ni de lo que se le evita
Lo mismo puede observarse en las madres de infantes; la sufrir. Por.otra parte, cuando las cosas no marchan bien el
madre de varios hijos empieza a tener un dominio tal de la infante tonla conciencia no del fracaso del cuidado materno
técnica del quehacer materno que tiende a hacer todo lo sino de los resultados, sean cuales fueren, de ese fracaso, es
correcto en los momentos oportunos, y entonces al infante que decir que toma conciencia de que reacciona a alguna intru-
ha comenzado a separarse de ella no le resulta posible lograr sión. Como resultado del éxito del cuidado matemo en el
el control de las cosas buenas que están sucediendo. Faltan infant~ se establece una continuidad de ser que constituye la.
por completo el gesto creativo, el llanto, la protesta, todos los oas", 'de la fuerza del yo, mientras que el resultado de cada.
pequeños signos que se suponen suscitan lo que la madre fracaso del cuidado materno consiste en que la continuidad de
hace, porque la madre se adelanta a satisfacer cada necesidad ser-se ve interrumpida por reacciones a las consecuencias de
como si el infante estuviera todavía fusionado con ella, y ella ése fracaso, con un consiguiente debilitamiento del YO.'7 Tales.
Con el infante. De este modo, la madre, por ser una madre . , . .. . . .. -
- - " ...

aparentemente buena, hace algo peor que castrar. Al infante


11 En los trastornos del carácter, lo que se presenta para la
sólo le quedan dos alternativas: un estado permanente de
atención inmediata es este debilitamiento del yo y los diversos
66 67

¡
.~
I
~

~f:~~iog:.S
. ,.
!;0I1_stituyen
el ~niq,!il~!Ui!'mtºy están eVide~.
socIadascon un sufnmiento de calidad e intensidad '
f reocuparse por los cambios que tienen lugar dentro de ella.
be diversos modos su propio cuerpo la alienta a interesarse en
PSlCotIcas
b d' En el caso ext.remo, e l' InLante
" so'1o eXIste
. .--b •
so rela ella misma. L8La madre desvía hacia el bebé que crece dentro
aSe e u'.'-acontinuidad de reacciones a la instrucción y de de ella una parte de su sentido del self. Lo importante es que
recuperaCIOnesdespués de tales reacciones. Esto presenta un aquí se origina un estado de cosas que merece la descripción
gran
d 1 contraste
f cit'
on a con mm'd a d de ser que es mi concepción . y cuya teoría es necesario elaborar.
e a uerza del yo. I El analista _que~aj;i!!(ac~ las necesidades d", un paciente
que en-la-trañsferencin. revive esas etapas muy tempranas,

C. LOS CAMBIOS DE LA MADRE


t, paaece -c"mfiiossimilares ?-e onentación, pero e~ an:"lista, a
diferenCIa de la madre, tIene que tomar conCIenCIa de la
se"iisibilidad"que se aesarrolla en él como respuesta a la
inmadurez Y dependencia del paciente. Esto puede pensarse
Endeste contexto es importante examinar los cambios que corno"liria aÍnpliación de la descripción de Freud, que ve al

rse pro ucen el'


b d n as mUjeres cuando están por tener un bebé o
c,,: an e tenerlo. Estos cambios son al principio casi fisio-
~gIcbOSt' y se inician con el sostén físico del bebé en la matriz.
, analista en un estado voluntario de atención.
Una descripción detallada de los cambios de orientación de
una mujer que va a convertirse en madre o acaba de serlo
. 00 s".ante. ' algo"altar'
frase InstInto 1;t la en 1a descrlpClonSIemp
.. ,. l'earamos la estaría aquí fuera de lugar; en otra parte he hablado de esos
. "
ma erno . El hecho es que, en la salud las ~ cambios en un lenguaje popular o no técnico (Winnicott,
Ian e onen taclOnrespecto de ellas mIsmas y el ,
mUjeres cambo d . ., . ' I
1949a).
mun d o'a h o b' Hay una psicopatología de esos cambios de orientación, y
fi . 1', ra len, por más profundamente arraigados en la
lSI? ogIa que estén tales cambios la mala salud mental de la los extremos de anormalidad son la preocupación de quienes
mUjer a veces 1 d' t. ' . estudian la psicología de la locura puerperal. Sin duda existen
b.lOSen té.rmInos os 18 orSlona. Es necesarIO pensar esos cam~
. l' . muchas variaciones cualitativas que no constituyen anor-
" t PSICO ogIcos, a pesar de que pueden existir
Lacores. endocri
. , no 1"
OgIcos .
susceptIbles .
de modIficarse por medio malidades. La anormalidad surge del grado de distorsión.
d e me d IcaClon.
En general, las madres se identificande un modo u otro con
1 No.haY duda de qüe los cambios fisiológicos sensibilizan a el beoé -que crece dentro. de ellas,. y así llegan a tener una
a mUJt~ra lo~,mássutiles cambios psicológicosque se producen SeñSa~ión muy intensa de las necesidades de la criatura. Se
a con lnuaclon. trata- de una .identificación proyectiva. Esta identificación
Poco después de 1 ., d dura un.cierto tiempo después del parto, y a continuación va
posibil' d dI' a c.oncepclOn,o cuan o se conoce su
1 a , a mUjer ComIenza a modificar su orientación, ya perdiendo gradualmente importancia.
En los casos corrientes, esta especial orientación de la
madre hacia el infante va más allá del proceso del parto. La
intentos del indi Vl.d madre sin distorsiones en este aspecto está preparada para
ción verdad d uo ~ara ~ncararlo; no obstante, sólo una concep- abandonar su identificación con el infante cuando éste nece-
defensivo d era e l~ etIologla permite la recomposición del aspecto
fracaso am~' es~ s1ntoma presentado, a partir de su origen en el
cuestión en i~~ al. M: he referido a un aspecto específico de esta
1

18Véase una exposiciónmás detallada de este punto en "Primary


básico que e t !~gnO~tICO de la tendencia antisocial como el problema
es a etras del "síndrome de delincuencia" (19). Matemal Preoccupation" (1956).

68 69
sita separarse. Es posible proporcionar un buen cuidado :personalidad ~e establece sobre la base de reacciones a la
inicial, pero no completar el proceso por la incapacidad para intrusión ambIental.
dejar que llegue a su fin, de modoque la madre tiende a seguir . Todo esto tiene significación para el analista. Sin duda,
fusionada con su infante y a demorar la separación de éste
p~raIo~ar un,a visión clara de lo que ~~ce~een la i~a:ncia en
respecto de ella. En todo caso, es difícil para la madre sepa. sí el mejor metodo no es la observacron dIrecta de Infantes,
rarse de su infante a la velocidad con la que el infante necesita si~ó 'el estudio de la transferencia en el encuadre analítico.
separarse de ella.19 .
Este trabajo sobre la dependencia infantil deriva del estudio
A mi juicio, lo importante es que a través de su identifica. de los fenómenos de la transferencia y la contratransferencia
ción con el inrante la madre sepa cómo se siente la criatura, y
pueda proporcionarle casi exactamente io que nece'sitá. en el
t[
propios del compromiso del psicoanalista con los casos fron-
terizos. En mi opinión, este compromiso es una extensión
modOde sostén y, en general, en la provisión de un ambiente, legítima del psicoanálisis; en ella la única modificación real es
Sin esa identificación, entiendo que el infante no obtiene lo el diagnóstico de la enfermedad del paciente, cuya etiología es
que necesita al principio, que es una adaptación viva a sus anterior al complejo de Edipo, y envuelve una distorsión en la
necesidades. Lo principal es el sostén físico, que constituye la época de la dependencia absoluta.
base de todos los aspectos más complejos del sostén y de la Freud pudo descubrir de un nuevo modo la sexualidad
provisión ambiental en general.
infantil porque la reconstruyó a partir de su trabajo analítico
Es cierto que una madre puede tener un bebé muy diferente con pacientes psiconeuróticos. Al ampliar su trabajo para
de ella, que la lleve a cometer errores de cálculo. Quizás el
abarcar el tratamiento del paciente psicótico fronterizo nos
bebé sea más rápido o más lento que la madre, etcétera. resulta posible a nosotros reconstruir la dinámica de la
Entonces pueden producirse momentos en los que lo que la infancia y de la dependencia infantil, y el cuidado materno
mujer siente como necesidades del bebé no sean las reales.
Pero parece ser común que las madres no distorsionadas por que satisface esa dependencia. () !,,)' ) .,' -,.!. (,Y.CU-.. _

la mala salud O la tensión ambiental del día tiendan en ',Jo. •(: ¡t.e¡
general a conocer con bastante exactitud lo que necesitan sus RESUMEN
infantes, y además les gusta satisfacer esas necesidades. Esta
es la esencia del cuidado materno.
Con "el cuidado que recibe de su madre", cada infante está (i) Se realiza un examen de la infancia; esto no es lo mismo
en condiciones de tener una existencia personal, y así em pezar que un examen de los mecanismos mentales primitivos.
a establecer lo que podría denominarse "una continuidad de (ii) El rasgo principal de la infancia es la dependencia; se
ser". Sobre la base de esta continuidad de ser se desarrolla la considera en los términos del ambiente que proporciona
gradualmente el potencial heredado hasta constituir al infante sostén.
individual. Si el cuidado materno' no es lo suficienternente (iii) Todo estudio de la infancia debe dividirse en dos
bueno, el infante en realidad no llega a entrar en la existencia, partes:
puesto que no hay continuidad de ser; en lugar de ello, la (a) el desarrollo del infante facilitado por un cuidado
materno suficientemente bueno; y
(b)el desarrollo del infante distorsionado por un cui-
L9 En un artículo anterior (1948) presentamos casos clínicos para
dado materno que no es lo suficientemente bueno.
ilustrar un tipo de problema relacionado con este gzupo de ideas.
(iv) Se puede decir que el yo del infante es débil, pero en
70 71

_--.k.._
realidad es fuerte gracias al yo auxiliar del cuidado materno. 4
Cuando el cuidado materno falla, la debilidad del yo dei
infante se pone de manifiesto.
LA INTEGRACION DEL YO
(v) En la salud, los procesos que tienen lugar en la madre f
(yen el padre) generan un estado especial en el cual el' .¡ EN EL DESARROLLO DEL NIÑO
(1962)
progenitor se orienta hacia el infante y de este modo está en
condición de satisfacer su dependencia. Hay una patología de
estos procesos.
(vi) Se llamala atención acerca de los diversos modos como
estas condiciones intrinsecas de lo que aquí denominamos
ambiente sostenedor20 pueden o no aparecer en la transfe-
rencia si en una etapa ulterior el infante debe entrar en
análisis. \ El término yo puede utilizarse para describir la parte de la
y personalidad humana en crecimiento que en condiciones
I adecuadas tiende a integrarse en una unidad.
En el cuerpo de un infante anencefálico pueden producirse
hechos funcionales e incluso localizaciones instintivas; esos
hechos podrían denominarse experiencias de la función del
ellosi hubiera un cerebro. Podría decirse que, de haber habido
un cerebro normal, se habría producido una organización de

¡
í
esas funciones, y a esa organización podría habérsele asigna-
do el rótulo de "yo". Pero sin ningún aparato electrónico no
puede haber ninguna experiencia, y por lo tanto ningún yo.
Ahora bien, normalmente el funcionamiento del ello no se
pierde; todos sus aspectos se reúnen y se convierten en
experiencia del yo. De modo que no tiene sentido utilizar la
palabra "ello" para designar fenómenos que no son abarcados,
catalogados, experimentados y finalmente interpretados por
el funcionamiento del yo.
De modo que en las etapas muy tempranas del desarrollo
t del niño, el funcionamiento del yo debe considerarse un
concepto inseparable del de la existencia del infante como
f, persona. La vida instintiva que exista al margen del funcio-
\ namiento del yo puede ignorarse, porque el infante no es
todavía una entidad que tenga experiencias. No hay ningún
20 Sobre el concepto. de "sostén" en la asistencia social indi- ello antes del yo. Sólo a partir de esta premisa se justifica el
vidualizada véase Winnicott, CIare (1954), y la pág. 298 de este estudio del yo.

I
libro. Se verá que el yo se ofrece para su estudio mucho antes de

72 , 73