Vous êtes sur la page 1sur 8

Márquez Rivera, Héctor Manuel

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO.


FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES.

SISTEMA DE UNIVERSIDAD ABIERTA Y A DISTANCIA.

Materia:
Derecho Internacional Público.

Tema 1
Teoría general, características y fuentes del Derecho Internacional Público

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE 1.
Cuadro comparativo y ensayo.
Teorías y fuentes del Derecho Internacional Público.

Alumno: Márquez Rivera Héctor Manuel


No. De Cuenta.- 403086674

Fecha de Entrega: 20 de marzo de 2019


Márquez Rivera, Héctor Manuel

Teorías del Derecho Internacional Público.


Teorías Naturalistas Periodo Descripción
Escuela Hispánica del S. XVI-XVII Las primeras escuelas que trataron de
Derecho de Gentes estructurar las relaciones entre distintas
naciones se basaron como era predecible
en el Derecho Natural, recordemos que el
feudalismo que basa su paradigma en la
idea de Dios, tenía poco tiempo de presentar
su ocaso para dar cabida al sistema
capitalista, por lo que los filósofos y
pensadores, a través de nuevas ideas
basadas en la razón, vinculaban los
fenómenos con la idea de lo natural. En el
caso del Derecho, es decir, las normas,
sostenían que las leyes no eran creadas
propiamente por voluntad humana, sino que
ya existían anteriormente a la formación de
los grupos humanos., pero el proceso de
raciocinio era necesario para descubrirlas,
así las leyes eran naturales, lo mismo que
sus derechos y obligaciones. El
iusnaturalismo postula la existencia de un
orden superior con validez universal
superior a la voluntad del hombre que
genera normas positivas. La escuela
hispánica abrió camino al Derecho
Internacional debido a su contacto con los
pueblos Americanos. Sus principales
postulados iusnaturalistas, abogan por
normas basadas en el antiguo Derecho de
Gentes (Ius Gentium) romano, que
cambiarían con el paso del tiempo. Desde
un inicio deshilvanaron temas como las
disputas como la propiedad de las tierras
descubiertas, la evangelización de los
indígenas, la libertad de los mares y su
comercio, la diferencia de derechos y
consideraciones humanas entre europeos y
los naturales americanos, el surgimiento de
las naciones y la posibilidad de una
sociedad internacional , la separación de
conceptos del Ius Gentium romano y el
nuevo derecho de gentes,
Iusnaturalistas laicos Al producirse la Reforma protestante y la
contrarreforma en Europa, el conocimiento y
la difusión del mismo permitieron el
surgimiento de nuevos pensadores que
siguieron la doctrina iusnaturalistas pero
ahora mucho más apartados de las
Márquez Rivera, Héctor Manuel

consideraciones religiosas. Los laicos


trataron temas como la diplomacia, que
comenzaba a apreciarse; al ser herederos
históricos analizaron el papel de las
naciones en el fenómeno de la guerra,
trataron temas de territorialidad y es con
estos que el Derecho Internacional toma
impulso al seguir nuevos divulgadores
mucho más sencillos. El Estado como sujeto
de Derecho Internacional comenzó a ser
tomado en cuenta, se comienza a retomar la
posibilidad de una organización
internacional, de normas uniformes y se
retoma por parte de algunos pensadores la
idea de la “civitas máxima” romana.
Teorías Naturalistas Periodo Descripción
Predecesores del S. XVII-XIX Con la conformación de Estados Nacionales
positivismo y el cisma religioso vino el iuspositivismo,
que pugnaba por la separación de toda
norma de aplicación general de preceptos
morales o religiosos. Lo único que daría
forma al Derecho seria la voluntad del
Estado mediante procedimientos formales,
la fuente misma del Derecho entonces, está
en la norma vigente en un momento
determinado, contraria a la idea naturalista
del orden legal superior producto de la
misma condición humana natural. Los
positivistas comenzaron a separar el
derecho natural producto de la costumbre,
de los acuerdos diplomáticos y los tratados,
se decantaron por resolver problemas
territoriales y de acceso a recursos como el
mar, la interpretación y aplicación de
tratados.
Positivistas Sistemáticos Con los positivistas más ortodoxos, llega el
cientificismo del Derecho Internacional, que
se separa de concepciones más bien
filosóficas para centrarse en el método, la
elaboración de normas, su interpretación,
aplicación, carácter vinculatorio, y la
codificación de las mismas. El Derecho
Internacional Público surge en definitiva
como rama especializada del Derecho con
ellos. La doctrina de las obligaciones y la
responsabilidad internacional surgen del
análisis de este periodo.
Márquez Rivera, Héctor Manuel

Fuentes del Derecho Internacional Público.


Fuente Descripción
1 Tratados Internacionales Sin importar la denominación que tomen, los
tratados son acuerdos soberanos entre
Estados que producen efectos jurídicos
vinculatorios entre ellos. Pueden ser
bilaterales o multilaterales.
2 Costumbre “La costumbre internacional es la forma
primaria, directa, autónoma y tácita de
manifestarse el consentimiento de los
Estados para la creación de normas
jurídicas” (Enciclopedia Jurídica, 2014).
Es la repetición reiterada de una práctica que
se considera obligatoria. Un ejemplo muy
extendido son los usos bancarios y
comerciales extendidos por todo el mundo o
la práctica de los organismos
internacionales, así que la costumbre no solo
la generan los Estados. Su principal crítica es
la lentitud con que se adecua al cambiante
panorama internacional.
3 Principios Generales del Derecho Son proposiciones normativas aceptadas por
la genialidad de actores de un sistema
jurídico, que importan valores ideales que el
hombre ha creado a través de la historia y le
da estructura al Derecho como ciencia. Su
aplicación a pesar de ser una costumbre,
pues se reconoce la existencia de muchos a
lo largo de toda la vida del Derecho, es de
difícil observancia, pues poco se conoce
realmente de su naturaleza. Aun así los
tribunales internacionales los consideran, por
lo que forman parte del acervo procesal
internacional.
4 Decisiones judiciales y doctrina de Se refieren a actos procesales que ponen fin
los publicistas al procedimiento dictado por una autoridad.
Sentencias en sentido general y
jurisprudencias de la Corte Internacional. No
se toman en cuenta como fuente formal pues
depende de la aceptación de competencia
por parte de los Estados para que sus
resoluciones sean vinculatorias. Pero en
caso de ser aceptadas si se convierten en
parte del acervo internacional de normas
ejecutables.
5 Actos unilaterales de los Estados y Si bien es cierto que las acciones de estos
de las organizaciones dos sujetos de Derecho Internacional, no son
internacionales. ampliamente aceptados como fuentes de
Derecho Internacional, si deben ser
Márquez Rivera, Héctor Manuel

observados en tanto que producen


consecuencias de derecho, aunque no
vinculantes, más bien refieren a obligaciones
naturales sin posibilidad de vinculación. Su
aceptación dependerá al final de cuentas de
sus resultados legales y la responsabilidad
internacional.
6 Equidad Se refieren a la resolución e conflictos con
base en equidad y conciencia, no se
consideran fuentes formales pues
constituyen acuerdos que pueden cumplirse
o no.

Definición de Derecho Internacional Público.

“El Derecho Internacional Público puede ser definido como el conjunto de normas

jurídicas que regula las relaciones entre sujetos del Derecho Internacional Público”.

(AMANDI, 2010, pag. 15).


Márquez Rivera, Héctor Manuel

Teorías del Derecho Internacional Público.


Ensayo
Numerosos pensadores lograron dar objeto y campo especifico a una de las ramas
más fascinantes del Derecho, que delimita y determina los alcances normativos de las
Relaciones Internacionales, el Derecho Internacional Público.
Para compréndelo debemos analizar primero una de las principales divisiones doctrinarias
de la ciencia jurídica, el Naturalismo y el Positivismo.
Durante el transito del sistema feudal europeo al capitalismo, se dieron múltiples rupturas,
entre ellas la religiosa que afecto drásticamente el desarrollo de las ideas, la filosofía hizo
su entrada en la modernidad al romper el paradigma de Dios y cambiarlo por el del hombre
y la razón. A partir de estas consideraciones históricas, podemos entender el nacimiento de
las corrientes iusnaturalistas que pugnaban por un orden con validez universal proveniente
de la naturaleza humana pero supra legal y superior a la voluntad del hombre.
Por otro lado, las consideraciones iuspositivistas aducían que las normas de los hombres
debían ser separadas de las ideas religiosas que se aferraban a lo natural y la moral, ahora
se requería un orden basado en la voluntad humana, instituido por actos formales de los
hombres al constituir los modernos Estados.
La Escuela Hispánica surge en razón del propio desarrollo mercantilista de la potencia
Europea y como consecuencia del cisma cultural que significo su llegada a tierras
Americanas. No es gratuito que los primeros internacionalistas sean clérigos de distintas
órdenes religiosas quienes afianzaron los principios que darían vida al Derecho
Internacional basados en el Derecho de Gentes (ius Gentium) romano.
El pionero fue el dominicano Francisco de Vitoria, quien desarrollo sus teorías al fragor de
los continuos debates sobre la conquista de América, que reconoció el derecho de los
naturales como naciones y comenzó a hablar ya de Comunidad internacional. Argumento
sobre la potestad del papa sobre las tierras Americanas, la teoría de la guerra y sus
variaciones, el comercio entre naturales y europeos, la génesis del nuevo derecho de
gentes como producto de una sociedad internacional, tal cual lo señala el maestro
Sepulveda: “El Derecho de Gentes vitoriano surge de la sociabilidad, de la: sociedad
natural, de las relaciones entre los pueblos; no entre todos los hombres considerados,
individualmente, sino entre los hombres agrupados en naciones…” (SEPULVEDA, s. f.)
También cabe señalar los acalorados debates entre Fray Bartolomé de las Casas y Ginés
de Sepúlveda, sobre los derechos de los naturales. A Vitoria siguió Vázquez de Menchaca,
con su concepción de la primacía de la solidaridad internacional y la bilateralidad de las
normas. En el caso de Baltazar de Ayala, presenta la idea de una sociedad que intenta
preservar la paz, avanza sobre el derecho de guerra y amplia los conceptos hasta llegar a
constituir el Derecho Militar.
Es el jesuita Francisco Suarez, activo pensador de la contrarreforma católica, quien
prosigue la tradición teológica del iusnaturalismo; analiza las diferencias entre Derecho de
Gentes, ley eterna y Derecho Natural. Amalgama el Derecho Natural con el raciocinio,
reconoce la costumbre como fuente del Derecho de Gentes y considera el consentimiento
Márquez Rivera, Héctor Manuel

como elemento del Derecho de Gentes que se aplica como acto contingente al ser producto
de la voluntad humana.
Con posterioridad, surgen los pensadores iusnaturalistas laicos, que poco a poco se van
alejando de la iglesia como institución pero mantienen el pensamiento en un orden superior.
Alberico Gentili ayuda con este proceso al separar la teología de los estudios sobre la moral
y la Ética. En su calidad de estudioso del Derecho aporto ideas sobre los representantes
diplomáticos y la inmunidad, lo que dio un impulso a esta institución. Separado de la iglesia
se adentró en el estudio pragmático del derecho de guerra, de paz, marítimo, piratería y
corso.
Hugo Grocio puso los cimientos del Derecho Internacional Público como ciencia moderna
y logro colocarlo al alcance de las mayorías, supeditó las relaciones entre naciones a las
normas del derecho internacional. Al hacer a un lado la idea francesa de la “Razón de
Estado”, argumento la existencia de una comunidad internacional relacionada por ideales
como la justicia, que tenía su base en el deseo de mantenerse unida como sociedad y
estructurada bajo un Derecho de Gentes (SEPULVEDA, s. f.).
Samuel de Pufendor, quien defendió la relación entre Derecho de Gentes y Derecho
Natural, ataca el valor de lo tratados y la costumbre, abraza las concepciones de derecho
positivo e igualdad natural y realizo análisis sobre la libertad en los mares.
Christian Wolff fue el último de los naturalistas plenos, propuso la ida de la solidaridad y la
búsqueda del bien común dentro del Estado como elemento de cohesión, esto trae al
Estado una serie de obligaciones reciprocas; considera a las naciones como miembros de
la “citas máxima” y establece una separación entre el derecho de los individuos y el Derecho
de Gentes.
Con la tradición religiosa detrás, el positivismo tomo un impulso superior, que vino de la
mano del encumbramiento del Estado Moderno, así para el siglo XVII en adelante, se
convertiría en la corriente dominante. Aunque no menos importantes los tratadistas de este
último periodo se multiplican y sus contribuciones se atomizan, nos alejamos de los grandes
pensadores del Derecho Internacional Público.
Richard Zouch, abarco también problemas de tipo diplomático, se convirtió en el eslabón
entre el periodo naturalista y positivista, aunque no abandona del todo el Derecho natural,
pero establece a los tratados y la costumbre como fuente del Derecho Internacional.
Cornelius Van Bynkershoek desarrollo el Derecho marítimo internacional, hablo de la
costumbre como elemento integrador del orden legal y estableció el concepto de mar
territorial. Ernerich de Vattel, retoma las contribuciones de los naturalistas sobre el
consentimiento, la obligatoriedad del Derecho de Gentes, establece una igualdad entre
Estados basada en concepciones del Derecho Natural que se convierte en Derecho de
Gentes al positivarse; no se decide a ir mas allá en su construcción de sociedad
internacional y retoma la idea de infidelidad independiente de los Estados.

El positivismo sistemático, científico, producto del siglo de las luces y extendido hasta el
siglo XIX, tuvo entre sus principales exponentes a
Márquez Rivera, Héctor Manuel

Moser, positivista puro, prodigo la teoría de la experiencia pura. De Martens da autonomía


a la disciplina del Derecho de Gentes y los derechos fundamentales de los Estados, separa
el sujeto del Derecho Internacional del objeto. Dionisio Anzilotti analiza el problema poco
estudiado de la responsabilidad internacional. Don Andrés Bello se convierte el primer
latinoamericano en desarrollar amplios estudios sobre la matera y da cara a la postura
latina. Carlos Calvo argumenta el principio de no intervención y desarrolla amplias obras de
consulta sobre la disciplina.
Podemos concluir que las corrientes naturalistas eran un resabio de la religión que se
aferraba fuertemente al sistema jurídico, pero sin la profundidad de los estudios de los
clérigos se tendría un derecho internacional muy retrasado en contenido filosófico-jurídico.
El paso del iusnaturalismo al iuspositivismo en la materia Internacional Publico se debe al
nacimiento de los Estados, la mayoría de los tratadistas toman como punto de partida y
nacimiento la Paz de Westfalia en 1648, pues ahí es la génesis del Estado Moderno que
adquiere supremacía sobre el poder eclesiástico para organizar la vida de los hombres. Es
así que al multiplicarse las Entidades, diversificarse loas normatividades y las costumbres,
medio el nacionalismo y las Relaciones Internacionales, así como el tratamiento normativo
entre pares nacionales se presenta.
Son muchos los autores y las obras que permitieron la delimitación y perfeccionamiento del
Derecho Internacional Público , sus aproximaciones, la depuración de los conceptos,
teorías y argumentos son los responsables de la sistematización y cientificidad de esta
disciplina base de las Relaciones Internacionales, y constituyen una excelente guía para la
comprensión del turbulento siglo XX , sus continuos experimentos en aras de la
construcción de una verdadera comunidad internacional basada en normas jurídicas y
alejada del uso de la violencia.

REFERENCIAS.

Enciclopedia Jurídica. (2014). Fuentes del derecho internacional público. Recuperado de


http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/fuentes-del-derecho-internacional-
publico/fuentes-del-derecho-internacional-publico.htm

Sepúlveda, C. (s. f.). Las doctrinas clásicas del Derecho Internacional. Recuperado de
http://derechointernacional.net/publico/doctrina/parte-general-/154-sepulveda-q-los-
doctrinas-clasicas-del-derecho-internacionalq.html

Rojas Amandi, Victor Manuel (2010) Derecho Internacional Público. México: Ed. Nostra
Ediciones. UNAM IIJ