Vous êtes sur la page 1sur 17

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS

FACULTAD DE INGENIERÍA Y ARQUITECTURA

DISEÑO URBANO

TEMA:
CIUDADES PARA UN PEQUEÑO PLANETA-RICHARD ROGERS

INTEGRANTES:

ALVAREZ STEPHANIE

AMES YANA DEYSI

HANCCO ZARAVIA KATERI

28 DE AGOSTO DEL 2018

AREQUIPA
CIUDADES PARA UN
PEQUEÑO PLANETA
RICHARD ROGERS

“Las ciudades futuras pueden


ser el trampolín para restaurar
REPORTE
la armonía perdida entre la
humanidad y su medio”.
YIRA LINARES J.
Richard Rogers
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Resumen

Richard Rogers nos hace un compendio de estrategias para convertir ciudades difusas que de un
momento a otro sufrieron una gran expansión (como es el caso de Londres), en ciudades compactas,
ciudades sostenibles donde la belleza y la función se complementen de manera tal que no se pueda
percibir la diferencia entre ambas; donde las formas, tanto en los edificios como en la misma ciudad,
ayuden a reducir el gasto de energía.

La proporción entre espacio público y privado es otra característica de las ciudades sostenibles,
Roma respeta esta proporción ya que sigue disponiendo de mas espacios públicos que la mayoría de
las ciudades, algo que se debería de respetar a la hora de hacer un planeamiento urbanístico. Debemos
de darnos cuenta que la ciudad global está llegando ya a sus límites de densidad y de autoexplotación;
tomar las medidas adecuadas para contrarrestar esto es imprescindible.

Conceptos
Huella ecológica, Metabolismo Circular, Tecnología Pasiva, Espacios Públicos, Estructura Policéntrica.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Introducción

Richard Rogers nos hace ver las ciudades bajo una nueva luz. La experiencia diaria de la vida urbana,
el movimiento hacia el interior y el exterior de las ciudades de mareas humanas matinales y
vespertinas, parecía un fenómeno amenazante. Pero esto da el paso a nuevos puntos de vistas de
elección para el futuro, nuestro futuro.

Las ciudades se tratan de organismos que consumen recursos y producen residuos, mientras mas
grandes y complejas son, mayor es su dependencia de las área circundantes y mayor también es su
vulnerabilidad frente al cambio de su entorno.

El hombre ha explotado su adaptabilidad para modificar el medio en su propio beneficio de un modo


que ningún animal sería capaz de igualar. Si analizamos el progreso humano ha sido un proceso
continuado hacia adelante. A pesar de que todas las culturas urbanas previas se han desmoronado.

Un ejemplo, la cultura Harappa hace 3,500-4,500 años, la deforestación, supresión del manto vegetal
acabaron con la humedad necesaria, provocando que esta cultura se fuera hacia abajo. Las causas
específicas para que ocurriese este fenómeno en esta cultura y otras son tres variables muy
importantes: población, entorno y recursos.

Es importante saber que cuantos más seamos, de mayor magnitud serán los problemas. La actitud
consumista de estos tiempos puede convertir en irrenovables los recursos renovables o sólo
renovables tras largos períodos de tiempo. La eliminación de residuos podría convertirse pronto en un
problema de igual magnitud que el agotamiento de los recursos, ya que la Tierra posee una limitada
capacidad para absorber los desechos.

La lluvia ácida es un problema para aquellos que viven cerca de las industrias, pero claro está que
esto puede solucionarse si existiera voluntad política de hacerlo. Desde el inicio de la Revolución
Industrial hemos causado mediante nuestras actividades cambios globales en los sistemas climáticos,
y al parecer todo está acelerándose.

En su libro, Rogers nos enseñará como las ciudades son un valor añadido para la vida humana, aunque
al mismo tiempo se considere una de sus mas grandes amenazas, ya que hasta el siglo XIX, estas
eran consideradas como lugares peligrosos, donde existía un índice alto de mortalidad y el
mantenimiento demográfico se producía sólo gracias a las migraciones rurales.

Richard Rogers examina el equilibrio necesario entre transporte público y privado, y nos dice que las
decisiones medioambientales deben estar en el núcleo de cualquier toma de decisiones y en cualquier
ámbito y nivel. El resultado sería, en sus palabras, una ciudad densa y policéntrica, una ciudad de
actividades solapadas, una ciudad ecológica, que favorezca el contacto, igualitaria, ABIERTA, y sobre
todo, una ciudad bella, donde el arte la arquitectura y el paisaje remuevan y satisfagan el espíritu
humano.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

CIUDADES PARA UN PEQUEÑO PLANETA

Es un libro que habla de cómo el crecimiento de las ciudades tan desmedido. En la época actual ha
ingerido no solo en el crecimiento y desarrollo de las mismas Sino que incluso comienza a incluir
conceptos de sustentabilidad los problemas ecológicos de las ciudades. Y como ir mitigando estos
asuntos.

CAPITULO 1: LA CULTURA DE LAS CIUDADES

Expone apartados sobre cómo se da el movimiento de la gente dentro de los espacios urbanos
explicando que con la explosión demográfica y crecimiento desmedido de las zonas urbanas van
adjuntándose problemas de convivencia e inseguridad esto por la pérdida del espacio público .Rogers
maneja que en las ciudades existe dos tipos de Espacios los abiertos y cerrados en donde los cerrados
son aquellos que cumplen un uso específico tales como escuelas, hospitales .bibliotecas entre otros.
Toma como ejemplo unos carros Especificando que es un espacio cerrado es entonces que marca la
verdadera riqueza Que se halla en los espacios abiertos la cual marca su característica esencial es la
versatilidad .De poder fungir con más de un uso a la vez los ejemplos que pone zona las calles, plaza,
parque y jardines.
Es sorprendente constatar que son nuestras ciudades las que están provocando es crisis
medioambiental. En 1900 solo una décima parte de población vivía en ciudades. Hoy en día por
primera vez en la historia lo hace la mitad de la población mundial y en un plazo de treinta años
Ese índice puede llegar a los tres cuartos de la población .La población urbana se incrementa en
250.000peronas al día lo que equivale a la aparición de un nuevo Londres cada mes y al mismo tiempo
el grado de erosión y contaminación.
En las últimas décadas, en todo el mundo, este marco público de las ciudades, el espacio entre edificio
y edificio, se ha visto seriamente dañado y erosionado. Este proceso ha acentuado la polarización de
la sociedad y aumentado la pobreza y la alienación, haciendo necesarios nuevos conceptos de
planificación urbana que integren las responsabilidades sociales. Las ciudades han crecido y han
cambiado hasta convertirse en estructuras tan complejas y tan poco manejables que se hace difícil
recordar que su existencia se justifica para satisfacer, ante todo, las necesidades humanas y sociales
de las comunidades; de hecho, suelen fallar en este punto.
La ciudad ha acabado por ser entendida como un templo para el consumismo. La conveniencia política
y comercial ha invertido el énfasis del desarrollo urbano para, en lugar de encauzarlo hacia
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

las necesidades sociales, asimilarlo a determinadas necesidades de individuos o grupos concretos. La


consecución de este restringido objetivo ha privado a la ciudad de su vitalidad. La complejidad de la
“comunidad” ha sido desmantelada y la vida pública se ha diseccionado en componentes individuales.
Paradójicamente, en esta era de la globalización democrática, las ciudades están incrementando la
polarización de la sociedad en colectivos segregados.

Es impactante la belleza de la Tierra de eso no hay duda, pero también su fragilidad; en nuestra
búsqueda de nuestro bienestar, estamos destruyendo progresivamente todos los elementos que
mantienen nuestra vida.
Para la supervivencia de nuestra sociedad se ha dependido siempre de un equilibrio entre lo que es
población, recursos y medio ambiente; obviar este principio solo llevaría a graves consecuencias, una
expansión global, agotamiento de los recursos naturales y erosión del medio ambiente.
Para prevenir este inminente daño se debe de aplicar un principio preventivo para asegurar las
medidas de supervivencia de las especies de nuestro planeta.
Principalmente son nuestras ciudades las que están provocando esta crisis, con el pasar de los años
se va incrementando más la población urbana, llevando con ello a la precariedad de los modelos de
habitabilidad y al mismo tiempo el grado de erosión y contaminación.
Es paradójico que el habitad de la humanidad, las ciudades; sea el mayor destructor del ecosistema y
la mayor amenaza para la supervivencia del hombre en el planeta.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Vivir en ciudades no tiene que significar llevar la civilización a la autodestrucción, para ello la
arquitectura y la planificación urbana pueden evolucionar para aportar herramientas q lleven a salvar
nuestro futuro, creando ciudades que produzcan entornos sostenibles y civilizadores. Las ciudades
futuras pueden ser un acceso para restaurar la armonía perdida entre la humanidad y su medio.
Como medida para esto, se debe de aplicar 3 factores fundamentales:

1-Ampliar la conciencia ecológica.


2-Expandir la tecnología de comunicaciones.
3-Y la producción automatizada.

Ellos constituyen condiciones para el desarrollo de una cultura urbana sensibilizada con el entorno y
socialmente responsable.
Con esto se propone el concepto de desarrollo sostenible y redefinir la riqueza que normalmente
conocemos, cambiarla por capital natural: aire, agua limpia, capa de ozono en condiciones, mar
incontaminado, tierra fértil y abundante diversidad de especies. La sostenibilidad medioambiental
debería convertirse en el principal rector de la moderna proyección urbana.
La ciudad ha acabado en por ser entendida como un templo para el consumismo, en lugar de invertir
en las necesidades sociales, se limitan a solo las necesidades de los individuos.
Debido a esta inconformidad se plantea el espacio urbano de 2 maneras, “cerrado o abierto”
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Cerrado: Desarrolla una única función, de manera más aislada, de momento instantáneo. Ej. Zonas
residenciales, túneles, parqueos, distrito financiero…
Abierto: Multifuncional, con variedad de usos de los que todos pueden participar. Ej. Plazas,
parques, el mercado, terrazas.
Cuando nos hallamos en espacios cerrados solemos ir con prisa en cambio en los abiertos, son más
atractivos en encontrar la mirada de del otro y a participar en la vida comunitaria.
La idea es promover el espacio abierto, ya que aportan algo en común, agrupan distintas partes de la
sociedad y alimentan un sentido de tolerancia, conciencia, identidad y respeto mutuo.
Que el egoísmo y la segregación no le gane al contacto y la humanidad.
Promoviendo precisamente este tipo de idea de ciudadanía, se llega a una ciudad activa, de vida
urbana vibrante que es componente esencial de una buena identidad cívica.

En el libro, el autor exhibe los diversos factores que han


dado curso a la problemática ambiental mundial
(expansión urbana desmedida, cultura del automóvil,
estructura laboral, entre otros), poniendo principal énfasis
a las características de la ciudad moderna, como creación
de una estructura neoliberal, basada en el flujo y
aglomeración de capitales financieros globales, y un
sector público motivado por soluciones a corto plazo, que
han influido determinantemente a la estructura de las
ciudades, a sus dinámicas internas, que en su conjunto,
han sido la causa directa de la contaminación, alineación
y división social.

En este sentido, a lo largo del texto, el autor da cuenta de los impactos e influencia que tiene la
sociedad en la resiliencia de las ciudades. Si bien el escenario global da cuenta de una tendencia
negativa, asociado a las externalidades urbanas antes señaladas, las posibilidades de regenerarse y
resistir ante los profundos cambios, es el cambio en la conducta social, que permita dar curso a una
nueva “ciudadanía creativa”. Basado en la idea de la destrucción creativa, como forma de replantearse
los impactos, y proponer nuevas formas de enfrentar el desarrollo urbano, más resilientes y
conscientes.

“Es indudablemente cierto que sólo existen dos fuentes primordiales de riqueza disponibles: lo que
extraemos de la propia tierra y lo que extraemos de nuestra imaginación creativa. A menos que
empecemos a depender un poco menos de la primera y mucho más de la segunda, será inconcebible
que podamos sostener a la creciente población mundial con estándares de vida dignos, civilizados y
equitativos” (David Puttnam) (Rogers: p.147)

Rogers define el espacio urbano en dos modos; cerrado y abierto. El espacio cerrado, principalmente
asociado a la lógica neoliberal de la estructura urbana, es decir, espacios aislados, que tienen una
función específica, como los distritos financieros, condominios residenciales, túneles, malls, etc.
Mientras que el espacio abierto los define como espacios multifuncionales, con variedad de usos,
como las plazas, parques, mercados, etc. La propuesta que hace Rogers, es a redefinir el concepto
espacial de las ciudades, hacerlas ciudades sustentables más compuestas, y con funciones abiertas,
que permita concentrar ciertas actividades, pero teniendo siempre un equilibrio con los espacios
públicos más multifuncionales y diversos.

Demuestra la influencia que ejercen la arquitectura y la planificación urbana en la vida cotidiana, y


advierte sobre el potencial peligro que pueden generar las ciudades modernas sobre el medio
ambiente. Rogers plantea que solo a través de una planificación sostenible de las ciudades es posible
proteger la ecología del plante y cumplir ante las generaciones venideras.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

La cultura de las ciudades


El satélite espacial significó el comienzo de una nueva conciencia global, un gran
cambio respecto a nuestra relación con el planeta. La Tierra es impactante, al igual que
su fragilidad. Las brumas de polución, las heridas de la desforestación, las cicatrices de
la industrialización y el crecimiento de las ciudades son prueba de que en nuestra
búsqueda del bienestar , estamos destruyendo sistemáticamente todos los elementos
que soportan nuestro sistema de vida.

La supervivencia de la ciudad siempre ha dependido del equilibrio entre las variables de


población, recursos y medio ambiente. La población urbana se incrementa en 250,000
personas al día, esto equivale a un nuevo Londres cada mes. Este crecimiento
planetario de la población urbana y la precariedad de los modelos de habitabilidad están
acelerando el grado de erosión y contaminación.

Las ciudades generan la mayoría de los gases que producen el EFECTO


INVERNADERO. Rogers está convencido de que la arquitectura y la planificación
urbana pueden evolucionar para adquirir nuevas herramientas para salvar nuestro
futuro, con la creación de ciudades que produzcan entornos SOSTENIBLES y
civilizadores. Con este libro Rogers pretende mostrar que las ciudades pueden ser el
trampolín para regresar la armonía perdida entre la humanidad y su medio.

Su optimismo tiene tres factores: la difusión de la conciencia ecológica, la tecnología de


las comunicaciones y la producción automatizada. El informe de la Naciones Unidas
NUESTRO FUTURO EN COMÚN propuso ya el concepto de desarrollo sostenible
como columna vertebral de las políticas económicas globales. Sostenibilidad tiene como
núcleo el capital natural, que no es mas que el aire, el agua limpia, capa de ozono en
condiciones, mar incontaminado, tierra fértil y abundante diversidad de especies.

El objetivo definitivo de un desarrollo económico sostenible es poder legar a las


generaciones futuras ese capital natural en condiciones parecidas, o incluso mejoradas,
de lo que nosotros hemos heredado. La sostenibilidad medioambiental debería de
convertirse en el principio fundamental de la moderna proyección urbana.
El grado de crecimiento de las ciudades provoca que los parámetros convencionales de
ajuste del crecimiento urbano hayan quedado obsoletos. La migración de personas y
actividades económicas desde el centro urbano al mundo ideal de los barrios periféricos
ha conducido a un ingente desarrollo suburbano:

1. 1.Mayor ocupación en sistema viario.


2. 2.Incremento en el uso del automóvil.
3. 3.Mayor congestión.
4. 4.Mayor contaminación.

Masivos flujos migratorios procedentes de un mundo rural


pobre se asientan en estas nuevas ciudades del consumo.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Las ciudades están produciendo una peligrosa inestabilidad social asociada al inevitable declive
medioambiental. A pesar del incremento global de la riqueza, que supera al de la población, la
pobreza empeora y sigue creciendo. La pobreza, el desempleo, un deficiente sistema sanitario y
educativo, y los conflictos dificultan la capacidad de las ciudades para ser sostenibles
medioambientalmente.

No puede existir armonía ciudadana ni mejoras medioambientales sin el respeto de los derechos
humanos y la paz. Las ciudades ha crecido y han cambiado hasta convertirse en estructuras tan
complejas y tan poco manejables que se hace difícil recordar que su existencia se justifica para
satisfacer, supuestamente, las necesidades humanas y sociales de las comunidades, suelen errar en
este punto.

La ciudad ha acabado por ser entendida como alienación, aislamiento, delincuencia, atascos y
contaminación más que de sentido comunitario, participación, animación, belleza o placer, se
consideran los términos ciudad y calidad de vida incompatibles, como un templo para el consumismo.
Por eso, en esta era de globalización democrática, las ciudades están incrementando la polarización
de la sociedad en colectivos segregados.

El politólogo Michael Waltzer ha clasificado el espacio urbano


en dos grupos diferenciado:
1. Cerrado: Espacio urbano que desarrolla una única
función de acuerdo con la voluntad de urbanistas y
promotores de la vieja escuela.
Ejemplos: El barrio residencial, la urbanización
de viviendas, el distrito financiero, la zona industrial, los
aparcamientos, los túneles, las circunvalaciones, los
centros comerciales y el propio coche.

1.Abierto: Espacio multifuncional, destinado a una Img. 2. Dispersión, urbana


variedad de usos de los que todos pueden participar. insensata,
En estos espacios participamos de la vida Phoenix, Arizona
comunitaria.
Ejemplos: La plaza, la calle concurrida, el
mercado, los parques y las terrazas.

Los espacios cerrados según Rogers, satisfacen nuestros caprichos de consumo privado y
autonomía, mientras que los espacios abiertos, agrupan distintas partes de la sociedad y alimentan
un sentido de tolerancia, conciencia, identidad y respeto mutuo. Ante los intereses corporativos vemos
desaparecer la propia idea de ciudad integradora.

La desaparición del espacio público abierto puede ocasionar una degradación social. La natural
vigilancia de las calles debida a la asidua presencia de personas acaba siendo sustituida por una
necesidad de seguridad privada que convierte a la ciudad en menos hospitalaria y mas alienante,
convirtiéndola en un espacio claramente peligroso, embargado por el miedo.
Lo Ángeles, escenario repetidamente de tumultos urbanos en las últimas décadas, ha ido creciendo
segregándose cada vez más hasta casi militarizarse. Rogers nos describe la estructura de esta ciudad
de la siguiente manera:
“Empezando por las afueras nos encontramos con el cinturón tóxico, un anillo de vertederos
gigantescos, con desechos radioactivos e industrias contaminantes. A medida que nos adentramos a
la ciudad, pasamos de suburbios residenciales patrullados por compañías privadas a áreas de clase
media con su propia vigilancia, hasta alcanzar el centro de la ciudad dominada por los guetos y las
bandas callejeras. En el corazón del círculo está el distrito de negocios, donde las cámaras de televisión
y los mecanismos de seguridad controlan prácticamente a cada peatón.”

La sostenibilidad medioambiental debería configurarse como asignatura interdisciplinar entre el


arte, la historia, la biología y la física. Se debe enseñar conducta ciudadana a gente de todas las
edades y es importante escuchar lo que plantean. Buena parte de nuestra futura calidad de vida
depende de esa tarea.

Curitiba, una ciudad brasileña en rápida extensión, ha logrado solventar los problemas de crecimiento
y mantenimiento gracias a la participación ciudadana y a una gestión política de amplias miras. Se ha
conseguido una ciudadanía que siente la ciudad como propia y se responsabiliza de su futuro.
Rotterdam, tiene un desarrollo promovido por el Gobierno y orientado hacia la comunidad. La mayor
parte de los terrenos de esta ciudad y sus alrededores son de propiedad pública y pueden ser cedidos
a la comunidad cuando ésta lo estime necesario, antes de que algún particular pueda comprarlo.

En España, las Olimpiadas de 1992 fueron un trampolín de reformas visionarias que fueron mucho
más allá de las meras instalaciones olímpicas. Se instauró un plan estratégico para toda la ciudad,
con repavimentación de las calles y la creación de 150 nuevas plazas. La reconversión del área
portuaria que había separado la ciudad del mar. El resultado ha sido una renovada toma de contacto
entre estos dos elementos a lo largo de un gran frente marítimo. Ahora existe un clima donde el sector
privado parece dispuesto a concentrarse con el sentir popular. Barcelona se ha convertido en una
ciudad de prestigio mundial que gente quiere visitar y donde sea vivir y trabajar.

San Francisco, Seattle y Portland han incorporado la participación ciudadana en la planificación


urbana en su sistema electoral. Los habitantes de estas ciudades se sienten involucrados y con un
cierto sentimiento de control sobre el destino de sus ciudades. Los ciudadanos tienen algo que decir
sobre su configuración, y prueban que una participación y un verdadero compromiso gubernamental
pueden transformar el tejido físico y social de las mismas.

Debemos perseguir el desarrollo de tecnologías e innovaciones que protejan nuestra ecología y


humanicen nuestro entorno urbano. En 1978, el economista Malthus advirtió que, según sus cálculos,
la tasa de crecimiento de la población mundial iba a exceder la capacidad del planeta para alimentar
a futuras generaciones. Éste se equivocó ya que la tecnología hoy en ´día evoluciona aún más deprisa
y ofrece oportunidades todavía mayores.

El cambio conlleva incertidumbre y riesgo, el poder de transformar y cambiar tanto a nosotros mismos
como el mundo define nuestra condición moderna. Nuestro afán de posibles logros queda
contrarrestado por nuestra capacidad para destruir, ser modernos, es, pues, vivir bajo esta paradoja.
La sociedad, en forma de gobiernos y otras instituciones, tiene la responsabilidad de canalizar la
dinámica de la vida moderna, orientar la aplicación de las nuevas tecnologías y confrontar los viejos
valores con los nuevos. Los problemas de las ciudades no son fruto del acelerado desarrollo
tecnológico sino de su irresponsable aplicación.

Tenemos el desafío de renunciar a un sistema que explota la tecnología por un estricto afán de lucro
para orientarla hacia metas de sostenibilidad. Rogers comenta que es un gran defensor de la
tecnología, pero no de la tecnología por la tecnología. Esta debe enfocarse por y para el beneficio del
ciudadano, los derechos humanos universales y procurar refugio, agua, comida, salud, educación,
esperanza y libertad para todos.

La ciudad sostenible puede aportar el marco ideal para el cumplimiento de esos derechos humanos
básicos, y ese ideal subyace acerca de la sostenibilidad: movilizar el pensamiento creativo y la
tecnología para asegurar el futuro de la humanidad en este pequeño planeta de recursos finitos.

NUEVA CIUDADANÍA
• Las ciudades se convierten una herramienta para la educación
La Sostenibilidad medioambiental debería configurarse como asignatura, enseñar conducta
ciudadana y escuchar lo que plantean, buen parte de nuestra futura calidad de vida depende
de esta.
• Control democrático de las ciudades
Gran Bretaña contraste con Francia, mientras Gran que en Gran Bretaña no tienen una política
arquitectónica definida, en Francia se Convoca a concursos para cada uno de los edificios
públicos que se construyen, en concursos locales los jurados son el alcalde, un representante
de los usuarios, miembros de la comunidad, técnicos y arquitectos.

Francia

• CURITIBA
Solvento problemas de crecimiento y mantenimiento, Gracias a la participación ciudadana y a
una gestión política de amplias miras.
Se creó políticas polivalentes con la función de incrementar la Conciencia ambiental y social.
Como resultado, se ha conseguido una ciudadanía que siente la cuidad como propia y se
responsabiliza del futuro.
• ROTTERDAM
• Ejemplo de desarrollo promovido por el gobierno y oriento hacia la comunidad, la Ciudad crece
como Estructura celular los terrenos de la ciudad y sus alrededores son de propiedad pública y
pueden ser cedidos a la comunidad cuando esta lo estime necesario, antes de que un particular
pueda comprarlo
La ciudad de extiende en vecindario mixtos de 3 a 5 mil personas, proporcionados de lugar de
trabajo, escuelas, tienes y viviendas.
• ESPAÑA
• Las Olimpiadas de 1991 fue un trampolín de reforma visionarias fue más de las instalaciones
olímpicas, se propuso la instauración de Planes urbanos: reconversión del área portuaria como
resultado una renovada tomad e contacto entre la ciudad y el mar, creación de 150 nuevas
plazas.
• Ciudad que se quiere visitar y vivir

• SAN FRANCISCO, SEATTLE Y PORTLAND


Participación ciudadana en la planificación urbana en su sistema electoral, se toma decisiones
acerca del entorno arquitectónico.
LA TECNOLOGIA
• La tecnología y capacidad de predicción
Malthus advirtió que la población mundial excedería en capacidad para alimentar a los
habitantes pero se equivocó por la aparición de la tecnología así como su influencia en la
producción agrícola Análisis Marshal Berman desafío de la evolución tecnológica. La tecnología
evoluciona aún más de prisa.
• La cuidad encarnación de la sociedad
Gobierno debe canalizar la dinámica de la vida moderna. Los problemas de las ciudades no
son fruto del acelerado desarrollo tecnológico si no su irresponsable aplicación.
La robótica, la educación, la medicina y telecomunicaciones manifestaciones de nuestro
desarrollo tecnológico aportan las condiciones para el desarrollo de nuevas formas de
ciudadanía creativa que genera riqueza para la sociedad sin necesidad de afectar la
sostenibilidad de nuestro entorno.
DESAFIO QUE NOS ENFRENTAMOS
• Renuncia a un sistema
Que explota la tecnología con fin de lucho para orientarse hacia metas de sostenibilidad. El
promotor que solo construye para aumentar sus beneficios, sin compromiso alguno con el
medio ambiente ni la calidad de vida ciudadana está haciendo un uso abusivo de la tecnología.
• Beneficio ciudadano
Buscar garantía de los derechos humanos universales y proponer refugio, agua, comida, salud,
esperanza y libertar para todos.
Tecnología para asegurar el futuro de la humanidad En este pequeño planeta de recursos
finitos. Innovación del s XXI.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Conclusión

La ciudad sostenible podría se el agente que facilitara los derechos medioambientales


básicos (agua potable, aire limpio, tierra fértil) en nuestra nueva civilización global
predominantemente urbana.

Estamos contribuyendo a mejorar nuestro entorno, a proteger el medioambiente, cuando


somos conscientes de que los residuos humanos que son ricos en nutrientes pueden
utilizarse para producir fertilizantes para plantaciones forestales, parques y restauración
de acuíferos locales, para combustibles; y que las aguas grises pueden filtrarse y
reutilizarse para regar los parques o para el suministro.

Los espacios públicos en una ciudad son de vital importancia, ya que ayuda no sólo a que
las edificaciones puedan gozar de una buena ventilación natural sino que los mismo serían
como los pulmones de nuestras ciudades.

Viviendo en una ciudad compacta no hay necesidad del vehículo privado (el peor enemigo
del medio ambiente), entrarían alternativas como un transporte colectivo efectivo y el
uso de bicicletas. Las iniciativas de protección al medio ambiente se están haciendo
escuchar en todo el mundo, incluso en nuestro país, República Dominicana.
«Ciudades para un pequeño planeta»
Richard Rogers

Bibliografía

1. Rogers, Richard, «Cities for a small planet»; (versión castellana) «Ciudades para un pequeño
planeta», Gustavo Gili, SL, Barcelona, 2000.

2. JPL, Manual Ecosofía 02, «Ecología medioambiental/territorio, ciudad, arquitectura», 2006 en


formato pdf - http://hackitectura.net/escuelas/tiki-download_file.php?fileId=165

3. Rogers Stirk Harbour + Partner Página Web - http://www.richardrogers.co.uk/rshp_home

4. Fundación RevartDR - http://www.revartdr.org/?p=142

5. “HSU Dominicana Program 2011” (Tecnologías Apropiadas). HSU / UNIBE / Appropedia / RevART
- http://www.revartdr.org/

6. BICIMETRO / BICITAXI by Arq. Richard Moreta Castillo - http://www.youtube.com/watch?v=4Gt


IPGYa_F8