Vous êtes sur la page 1sur 9
rtd a * Tae ya TT) yr TS aU TCS ROS ee coe CPSU CC ACLS ut SCS tee Uo TRU RSMo SUCCES me Cy Pees Ce eri) Br DOS CR UO Dec CM BOR Ct Cor Cue ues Te litudes con el fendmeno de los no identificados. Ce Conner oes Cee Cae ees A ‘ww MIGUEL PEDRERO qual que oos investgadores quehan tendo la oportunidad do estutar fenders muy dlerentes ~pollergest,OVNis, aparisonos ‘marinas, ontacos con ol mas al, st. sostengo la opinion de que fon ccasiores dichos suresos no sor tan diferentes, pero los testgos tos engloban en un deterninado cargo dapendiendo de sus creencias, ideciogiaso experiences anteriores, Si ura persona cree a pies jut las que la Virgen se aparece en alguros lugares del mundo. y conte la una uz voladora con alguien de aspect humanoide en su interior, probablemerte inerprete que ha vistoa la Madre de ios. Pero siquien ‘beerva ese mismo fenémienc os un eryenta on ior OV, posilo- ‘mente concluya que ha evstado una nave entraterosire.Y si se trata de un espiritista, lo mas ligico es que piense en un guia del «ctro la~ do» La disqusicion anterior vene a cuento porque son muchos ca- 808 de aparciones maianas -alguros tan conosdos como Fatima, Lourdes 0 La Salette- que bien podrian pasar por modemos encuen- troscercaros o contactes con ks tipulantes de los OVNIs. Sin embar- 99,67 dctos eplsocios-¥ en otros muchos Ia itervencion de aigu- nos sacerdoies o importantes jerartas de la ilsia caiica, acaba provecando que fale suvesos anémaine cea interretadcs pores pro- ios testis y la oni pice como aperisiones de fa Virgen [Ahora bon, debomos fener en cuenta un om acpecto incluso mae de- ‘sestabilizador: muchos tanemos la casi seguridad de que la «inteligen- Clas que se encuentra ders de esa dase de fendmenos ima dleron- ts aspectos depenclenso del dpoca y delas personas a las que se presenta, pues en fondo no exten tantas aferendias ente ierasox- Deriencias de cortacto OVNI yotas ce comunicacin con seresceles- tales. En el present articuloprlendo mostrar que hechos extras vin- culados a determinados casos de aparciones mariaas, como luces ‘voladoras, apariciones de humanoides, contactos telepaiticos o efectos fisioe aob- le fstiges, son también habituales en incidontos OVNI CASOS «FALLIDOS» ‘Manuel Gonzalez Vazquez toro la decision de no ebandonar jams su aldea natal por una experiencia que vivid 0! 20 de octubre de 1955 a los nueve afios de edad. Ese dia al atardecer, el chaval se encontraba ‘en tn lugar llamado Portela de Pau, en plena sierra de Avén (Orense), ‘apaventardo el ganado en compafia de Erminia, una vecina de ceria ‘eda, De pronto, tuvo lugar un temblor de terra que duré un par de mi- nutes. No se habian repuesto todavia dela sorpresa, cuando cantem- plaron a lolejos una figra de forma humana dentro de «une parila ‘Segundos deepuss, ueronteatigos do otro extravofenémeno aéreo:a unos 400 mettos de distancia dvisaron «una masa nebulosa> que avanzaba hacia alos a unos tres metros de altura. & medida que se iba apreximando a ambos, descutrieron que setrataba de una ballajoven {de unos dlacioche aries, pero de poco mas de un metro de altura, que al pasar unto a Manuel loi fiamente. Lievaba ello revogidoyy ves- tia unos ropajes que nuestro protagonista describid como una especie de manto color turquesa. Probablemente intuenciado por las aaiga- das creencias catsicas de Erminia y el contextoreigioso que se respi- rabe en aquelios lempos en una aides gallega, Meret lego la cone ‘clusion de que por ura razon que no comprendia se les habia procentado la Madre de Dios. ¥ que nadie le diga lo contario. Curiosamenta, el mismo afo que Manuel Gonzalez y Erninia contem- plaron la misteriasa. «joven voladoras en la sierra de Avién, y no muy lejos de este lugar, en le localidad orensane de Fontetra, un sorpren- dide conductor observ6 un fendeno muy sila. Asi noslo conté Ro- sa Vilaverde, la hija dol protagorista, pues 6st falocié hace algunos afios: «Era de noche y mi padre cirulaba cen su recién estranado ca- rion por tna carretera desierta. Al tomar una cur, vo muy cerca del arcen a una mujetjoven de unos setenta certimetros de atura oun me- ‘ro como maximo, que estaba en @ ite, sobre el prado, Cuando as l- ‘ces dal vehicula la enfocaron, a pudo ver cov toda ciardad. Deca que tenia una cara muy bona @ iba vestida de blanco. Eleamién pase al 1 Ata areca, Dolores, quien baer ta par inde tes ‘igus hum 40s color plateato Coe Pees os Peet ee ed Poeencern rotten) {dodo esta figura dejéndola.atrés, pero mi pace gird la cabeza para con- tinuar dvieéndola. Lo mae oxtrafio os quo la aparicén'iba girando co- bre si misma en a! aire, para no perder tampoco de vista a mi padre. Segtin Rosa, el hombre legé a casa muy afectado por visién. por lo {que su esposa llamé al mécico, -Duranie tres dias estuvo muy mal~ase- ‘gura nuestra informante-, no hablaba y estaba paido. Luego, poco a Poon, Se fue recuperando. Es0 si, jamas se pudo sacar dela cabeza la Imagen de aquel ser fererino miréridolo fjamente». Con el ergo, t= (90. condusion de que habia viso ala virgen de Fatima, No cabe du- {da de que su educacién y creencias le llevaron a interpretar su expe- riencia desde el priama reigioco Pero, clertamente ora ast? Mucho nos: tememos que la respuesta no es nada sencila. «NO SE SIERA COSA DE DIOS 0 DEL DEMONIO» [Mas cerca en el tiempo, el 13 de marzo de 1987, un vecina de la ioca- lidadlucense de Cospelo, Serafin Pena Tajero, se topd a pleno dia con una imagen celestial» que vajaba en un clobo de luz volador=. Co- mo cada mafiana, l joven de 24 afios se levants bien temprano y sa- li raudo de su domiciio para legar puntual al trabajo. En un momento dado, cvs a lo Ijas una potenie claidad que identiicé con las laces de alguna casa, pero cuando estuvo sufciertemente cerca vio que en realidad 60 tratabe do ura imagen con forme humana on ol interior de ‘una ecdipulaiuminosa. Estaba envuellaen una especie demantoy per- rmanecia suspendida a dos metros del suelo, en medio da la catzada. La figura, 02 la que pudo cistinguir su rast femenino con total car dad, clavé sus ojos on @! muchacho, quien no resitiéiaimpresién y ace- leré para alejarse io antes posible del lugar. De todos modos, no pudo evitariateniacion y miré hacia atrés, viendo cémo el objeto volador con la misteriosa entidad en su interior ascendiaa gran velocdad. Pare el ‘bueno de Seratin habia tenido la suerte de contermplar ala «santa (la Viges) y su ~vohicule colostal~ 'Unas afios después, el 9 de febrero de 1991, Antonio Seas Caran, parreco de la pequofa igasia da Nuestra Sefora de Guadalupe, situa- dda a.escasos kllémetros det lugar en el que Serafin vio a ia «sartina~, hizo un sorprendente descubrimiento, En una pared del interior del san- tuario, justo sobre un cuadro de la Virgen de Guadalupe, se dstinguia luna especie de sombra banca muy similar alcontomo de la imagen del lienzo. En cuanto tascendi6 la noticia, comenzaron a legar a la peque- fa iglesia «tiadas de devotos procedentes de todos las rincones de Espafia y Portugal Ta ue el revueto generado que el obiepado de Mon- ofiedo-Ferol se vio oblgado a emitiruna nata oficial recordando que ~n dobeon programarse actos religioses on torn al sucoso- ‘Nuestra siguiente protagonist, sin eribargo, no las tlene todas cons (90. «Despuss de ver aquelia gente tan rara fui aver al cura para que