Vous êtes sur la page 1sur 22

Integrantes:

-Yañez Landeo Anita

-Cordova Salvador Alexandra

-Sanchez Nuñez Fiorela

-Huaman Muñoz Criss

-Pacheco Cayao Paula

CURSO:

Problemas de Conducta y Comportamiento

DOCENTE:

Jaime Portuguez Vasquez

CICLO:

IX

2019
T.D.A.H

El Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad (TDAH), es probablemente


la alteración neurológica comportamental de inicio durante la infancia más
estudiada en el mundo, en cuanto se asume que esta entidad es actualmente
el trastorno mental crónico más frecuente en la población escolar en la medida
en que representa el primer motivo de consulta en los servicios de salud
mental y neurología pediátrica. En algunas investigaciones se estima que su
prevalencia oscila entre el 3-5%, mientras que otros estudios informan una
prevalencia mucho mayor, que varía aproximadamente entre el 10-20% de la
población escolar normal.
A pesar de que cada vez más se habla del Trastorno por Déficit de Atención e
Hiperactividad (TDAH) no se despejan las dudas que la sociedad tiene sobre
él. Es más, la popularización del tema ha logrado que muchos padres,
preocupados por tener un hijo inquieto, acudan a las consultas pensando que
su hijo es hiperactivo.
El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, (TDAH), es un trastorno
conductual habitualmente diagnosticado en la infancia pero que persiste en la
edad adulta .Para el diagnóstico, los síntomas deben darse en todos los
ámbitos del niño, tanto en casa como en el colegio, y provocar un malestar
psicológico, dificultades para la adaptación social y afectar al rendimiento
académico.

Asimismo, el TDAH puede cursar simultáneamente con otros trastornos


psiquiátricos propios de la edad infantil, como los trastornos de conducta,
emocionales o afectivos y de aprendizaje.
El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, (TDAH), es un trastorno
conductual habitualmente diagnosticado en la infancia pero que persiste en la
edad adulta.
MARCO TEÓRICO

Algunos estudios han encontrado que los subtipos del TDAH presentan
matices diagnósticos diferenciales, así como distintas manifestaciones
conductuales, cognitivas y de aprendizaje, entre otras, los resultados no son
concluyentes, e incluso, en algunas ocasiones se tornan contradictorios,
situación posiblemente derivada del uso de diferencias metodológicas y, sobre
todo, de la heterogeneidad de las muestras utilizadas, o de los instrumentos de
evaluación empleados pero se encuentran puntos en común respecto a las
dificultades encontradas en el lenguaje, de los niños, niñas jóvenes con TDAH,
a partir de lo cual se evidencian dificultades en la pragmática, el componente
semántico y la comprensión del lenguaje, en cuanto se considera que el
principal problema del niño con TDAH no está en la presencia de un retraso en
el desarrollo del lenguaje o en los subsistemas básicos del lenguaje como son
el fonológico, sino en el aspecto pragmático del lenguaje y en consecuencia en
el aspecto semántico, en tareas que implican mayor complejidad de
procesamiento cuando el niño no consigue desarrollar ideas alrededor de un
tema o pierde con facilidad el hilo conector de la información en cuanto a
los procesos de memoria y atención, se evidencian dificultades a nivel de la
memoria de trabajo, almacenamiento verbal y viso espacial , dificultades en
el control atencional requerido para la selección de procesos de evocación, la
utilización de estrategias de memoria, o procesos de control tales como el
repaso, la organización o la recodificación, situación congruente con las
dificultades reportadas a nivel de las funciones ejecutivas. Barkley (1998)" Dice
que el 16% y solo el 7.4% recibe diagnóstico de confirmación mediante
una entrevista psiquiátrica estructurada y solo 10% de los afectados recibe
tratamiento lo que parece indicar que existe un sub registro en el diagnostico
en países desarrollados.Estudios realizados por Abikoff (1992) Se concluye
que la hiperactividad está asociada a una pobre ejecución académica, aun
deficiente procesamiento de la información y psicopatología parenteral,
mientras que los problemas de conducta están asociados al rechazo maternal,
a una pobre supervisión parental y abuso de alcohol en los padres.

El psiquiatra Heinrich Hoffmann Publicó un libro de poemas infantiles en el año


1845 en el que se describían dos casos de TDAH. En uno de ellos, titulado The
Story of Fidgety Phil ("La historia del inquieto Felipe"), relata el caso de un niño
que presentaba todas las características de un TDAH de predominio
hiperactivo-impulsivo. Otro poema de ese mismo libro, titulado The Story of
Johny Head-in-Air ("La historia de Juanito el despistado"), cuenta el caso de un
niño que tenía el comportamiento propio de un paciente con TDAH de
predominio inatento.

El TDAH Fue reconocido por primera vez como una enfermedad en 1902. Un
médico británico, el doctor Still, documentando casos de comportamiento
impulsivo, que publicó una serie de artículos en la revista Lancet, en los que
describía una serie de chicos impulsivos con trastornos de conducta
genéticamente determinados que hoy día recibirían el diagnóstico de TDAH.

En 1934 Kahn y Cohen Describieron la "impulsividad orgánica" en niños con


manifiesta lesión cerebral. Y en 1937, Bradley usó el fármaco metilfenidato en
niños con problemas conductuales secundarios a la encefalitis viral.
En 1980, el nombre de Trastorno de Déficit de Atención Es definido por la
Asociación Americana de Psiquiatría. En 1987, el nombre fue cambiado a
“Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad".A finales del siglo pasado,
la American Medical Association indica que el TDAH es uno de los trastornos
más investigados, a pesar del hecho de que su causa es desconocida. Hoy día
caben pocas dudas acerca de su existencia como trastorno neurológico que
provoca un importante deterioro del funcionamiento académico, familiar y
social.
Déficit atencional de Mirsky Pone el acento en los problemas de atención, a la
que concibe como suma de cuatro procesos: enfoque atencional,
mantenimiento de la atención, procesamiento de datos con la memoria de
trabajo y capacidad para cambiar el foco de atención de modo flexible y
adaptativo. Mirsky pone el énfasis en su modelo en el déficit de atención como
origen del resto de alteraciones neuropsicológicas implicadas en este trastorno.
Posiciones del TDAH de médicos y psicólogos:

José Sierra Vázquez, Especialidad Psicólogo.Los niños con TDAH deben ser
evaluados por los equipos de orientación para programar las necesidades
educativas adecuadas a sus necesidades. Pero deben estar en colegios de
educación ordinaria con los apoyos pertinentes. Es importante que el profesor
reciba toda la información necesaria para el manejo del niño en el aula.

Raquel Almendral, Especialidad Neuropediatra. Los niños con TDAH deben


llevar una vida normal. No estamos hablando de una persona enferma,
estamos hablando de un trastorno, que hoy en día con las técnicas
terapéuticas de las que disponemos se puede normalizar. Deberíamos siempre
normalizarlo para evitar estigmatizarlo, porque el problema sino resulta mucho
mayor.Debemos relativizarlo y valorarlo en su justa medida, porque le vamos a
ofrecer (sobre todo al niño) muchas posibilidades terapéuticas tanto
farmacológicas como no farmacológicas para hacer de este trastorno algo
normal.

Leonor Montoliú, Especialidad Psiquiatra infantil. Este trastorno es frecuente


debido al impacto en todos los ámbitos: a nivel escolar y a nivel familiar. Es un
trastorno que afecta en todos los aspectos de la vida (calidad de vida, a nivel
académico, aprendizaje, relaciones sociales con otro niño). La impulsividad
lleva a problemas en el colegio, enfrentamientos con los profesores y con
compañeros, y esto tiene un impacto importante en la autoestima. Se generan
más discusiones en el entorno familiar, se les riñe más. Por eso el TDAH tiene
un impacto en la confianza en sí mismos y en la autopercepción, que pasa
factura a corto y largo plazo.

Marino Pérez, especialista en Psicología Clínica y catedrático de


Psicopatología y Técnicas de Intervención.

El TDAH para empezar no existe es decir, no se establece sobre


criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal
del supuestamente patológico, sino que se basa en apreciaciones
subjetivas, en estimaciones de los padres del tipo de si a menudo el
niño se distrae y se mueve mucho. Más que nada, el diagnóstico es
tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan
desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene
TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría
porque es desatento e inquieto.

Tipos de TDAH

 TDAH, presentación predominante hiperactiva-impulsiva


Los chicos que tienen este tipo de TDAH presentan síntomas de hiperactividad
y sienten la necesidad de moverse constantemente. También tienen dificultad
para controlar impulsos Por lo general no tienen mayor problema con la falta de
atención. Esta presentación se ve más a menudo en niños muy pequeños.

 TDAH, presentación predominante con falta de atención


Los chicos que tienen este tipo de TDAH tienen dificultad para poner atención.
Se distraen con facilidad pero no tienen mayor problema con la impulsividad o
la hiperactividad. A veces se denomina de manera no oficial como trastorno por
déficit de atención (o TDA)..

 TDAH, presentación combinada


Los chicos que tienen este tipo de TDAH muestran problemas significativos,
tanto de hiperactividad/impulsividad como de falta de atención. Sin embargo,
puede que al irse acercando a la adolescencia disminuyan gradualmente sus
problemas de hiperactividad/impulsividad.

Características positivas en el TDAH

La creatividad y originalidad suelen ser unas de sus principales características:

 Son buenos para hablar en público.


 Son buenos resumiendo y sintetizando.
 Son buenos ante los cambios.
 Son grandes generadores de ideas.
 Son compasivos consigo mismos y con los demás.
 Son hábiles para solucionar problemas.
 Se preocupan mucho por su familia.
 Tienen buena reacción en situaciones de emergencia.
 Tienen gran sentido del humor.
 Tienen una gran memoria visual.
 Pueden hablar de muchas cosas al mismo tiempo.
 Pueden hacer que la gente se sienta escuchada.
 Necesitan dormir menos que los demás.
 Perdonan fácilmente.

Consecuencias negativas del TDAH

Las consecuencias del TDAH suelen ser las siguientes:

 Disminución del rendimiento académico. A largo plazo, los problemas


con los estudios pueden derivar en un fracaso escolar -dificultando el paso
del niño a cursos superiores-, e incluso en abandono escolar.
 Dificultades en el desarrollo social y emocional. Debido a los múltiples
problemas en las relaciones con los compañeros por su impulsividad, el
niño con TDAH tiende a tener pocos amigos, poco duraderos y relaciones
menos estrechas.
 Síntomas depresivos. Los fracasos repetidos en el colegio y con los
amigos, así como las discusiones con los padres por las malas notas y mal
comportamiento, suelen provocar síntomas depresivos en niños con TDAH.
 Comportamientos conflictivos. Algunos niños con TDAH pueden
empezar con comportamientos negativistas, desobediencias cada vez
mayores, desafío de la autoridad y poco a poco, problemas de conducta
mayores, e incluso abuso de alcohol y drogas.
 Infravaloración en el ámbito laboral. Los adultos con TDAH que de niños
no fueron tratados correctamente, suelen conseguir trabajos o profesiones
por debajo de su capacidad.
CÓMO SE DIAGNOSTICA EL TDAH
El diagnóstico debe basarse en las siguientes pruebas:

1. Historia clínica psiquiátrica y del desarrollo completa. Pueden emplearse


modelos de historia pediátrica consensuados previamente por el equipo de
especialistas (neuropediatría o equipo de salud mental), o una historia clínica
individual.
2. Evaluación clínica y psicosocial completa. Deben analizarse la conducta y
comportamiento del niño en los diferentes ámbitos de su vida: familia, amigos,
colegio etc. No debemos olvidar una historia detallada sobre si existen o no
antecedentes psicopatológicos en los padres, y preguntar siempre como eran
ambos progenitores de niños, ya que es frecuente que uno o ambos tuvieran
conductas similares a las que presenta su hijo.
3. Evaluación psicológica La evaluación psíquica del niño debe incluir test
psicológicos (dibujo del niño, dibujo de la familia, dibujo libre etc) asi como
otras pruebas neuropsicológicas que veamos adecuadas (por ejemplo, si el
niño parece triste y llora con facilidad en la consulta no podemos olvidarnos de
pasar una escala de ansiedad/ depresión validada para la edad).
Síntomas del TDAH

Hiperactividad

La persona que padece hiperactividad se caracteriza por qué:

 Se mueve en momentos en los que no resulta adecuado


 Le cuesta permanecer quieto cuando es necesario
 Habla en exceso
 Hace ruidos constantemente, incluso en actividades tranquilas
 Tiene dificultad para relajarse
 Cambia de actividad sin finalizar ninguna
Déficit de atención.
La persona que padece déficit de atención se caracteriza por qué:

 Tiene dificultad para mantener la atención durante un tiempo prolongado


 Presenta dificultades para finalizar tareas
 Le cuesta escuchar, seguir órdenes e instrucciones
 Es desorganizado en sus tareas y actividades
 Suele perder u olvidar objetos
 Evita las actividades que requieren un nivel de atención sostenido
 Presenta dificultades para seguir las normas o detalles de los juegos.

Impulsividad
Síntomas nucleares del TDAH.
La persona que padece impulsividad se caracteriza por qué:

 Tiene problemas para esperar su turno


 No piensa antes de actuar
 Interrumpe constantemente a los demás
 Tiene respuestas prepotentes: espontáneas y dominantes
 Tiende a “tocar” todo
 Suele tener conflictos con los adultos.

Los factores del TDAH

Factores genéticos

Parece que un 70% de los TDAH se deben a factores genéticos en relación con
mutaciones de varios genes (trastorno poligénico). Se ha comprobado que hay
varios genes que codifican moléculas con un papel importante en la
neurotransmisión cerebral que muestran frecuente genético y que influyen en el
TDAH.

Los genes asociados con las manifestaciones del TDAH son los genes que
codifican para los transportadores y receptores de la dopamina (DA) y el gen
del transportador de la noradrenalina (NA).

Heredabilidad del TDAH


De padres a hijos y de hermano a hermano. Los estudios de familiares han
señalado históricamente una prevalencia de TDAH entre padres y hermanos de
pacientes con TDAH. El riesgo o probabilidad de TDAH en un hijo llega al 60-
90% si uno de los padres lo sufre. En sentido inverso, un padre o hermano de
un niño con TDAH tiene de 2 a 8 veces más riesgo de padecer este mismo
trastorno que la población general (Faraone, 2005).

Factores ambientales

El TDAH puede adquirirse o modularse por factores biológicos adquiridos


durante el periodo prenatal, perinatal y postnatal, como la exposición
intrauterina al alcohol, nicotina y determinados fármacos (benzodiazepinas,
anticonvulsivantes), la prematuridad o bajo peso al nacimiento, alteraciones
cerebrales como encefalitis o traumatismos que afectan al córtex prefrontal,
una hipoxia, la hipoglucemia o la exposición a niveles elevados de plomo en la
infancia temprana.

Factores psicosociales

Pueden influir y modular las manifestaciones del TDAH. La severidad y


expresión de los síntomas puede verse afectado a través de la interacción gen-
ambiente (ciertos factores ambientales pueden tener distinto impacto en
individuos que tienen un gen en particular, frente a personas que no lo tienen).

Factores maternos

 Tabaquismo durante el embarazo


 Parto pretérmino
 Exposición durante la niñez a toxinas ambientales, como el plomo, que
se encuentran en las tuberías o la pintura de edificios antiguos
 Parto prematuro
 Salud general de los padres: un niño puede correr un mayor riesgo de
padecer el TDAH si los padres tienen ciertas afecciones, como
trastornos por el consumo de alcohol .Pasar más de dos horas al día
mirando televisión durante la niñez.
Instrumentos o test TDAH:

Test de caras (Test de percepcion de diferencias)

Evaluación de las aptitudes perceptivas y de atención. De aplicación colectiva.


Tiene un tiempo estimado de 3 minutos. Se puede utilizar a partir de los 6
años.

Consiste en una prueba perceptiva integrada por 60 elementos gráficos, que


representan dibujos esquemáticos de caras con trazos muy elementales.
Evalúa las aptitudes requeridas para percibir rápidamente semejanzas y
diferencias con patrones estimulantes parcialmente ordenados.

Escala de Magallanes de atención visual

Hay dos versiones, según edad: EMAV-1 para niveles de 1º a 4º de educación


primaria (6, 7, 8 y 9 años) y EMAV-2 en adelante, incluido adultos. Consiste en
valorar la capacidad y habilidad atencional en niños y adultos. La ejecución de
la prueba tiene una duración de 6 minutos para la versión 1, y de 12 minutos
para la 2; con un tiempo total, incluyendo las instrucciones, de 30 minutos en
ambos casos.

Proporciona dos índices de atención: Atención Sostenida (AS) y Calidad de la


Atención (CA) En aplicación individual es posible obtener, además una
valoración de la Estabilidad Atencional (rendimiento a lo largo del tiempo). La
aplicación individual: tiene una duración variable de 15 a 40 minutos.

Es de especial eficacia para la valoración de niños con TDA, exclusivamente en


su versión de aplicación individual.

EDAH (Evaluación del trastorno para el déficit de Atención e


Hiperactividad)

Escala para evaluar la hiperactividad, déficit de atención, impulsividad y


trastornos de la conducta que influyen muy negativamente en el desarrollo
escolar del niño. Aplicable a niños de entre 6 y 12 años, de manera individual,
con una duración de 5 a 10 minutos aproximadamente. La finalidad del EDAH
es recoger información sobre la conducta habitual del niño. Permite evaluar los
rasgos principales del TDAH de una manera sencilla y objetiva.

Test de desórdenes de atención e hiperactividad

James E. Gilliam. Se aplica desde los 3 a los 23 años. Es un instrumento muy


efectivo para la identificación y evaluación de desórdenes de atención. Está
basado en el criterio diagnóstico del DMSIV. Contiene 36 ítems agrupados en 3
subtests: hiperactividad, impulsividad e inatención.

Escala de Magallanes de impulsividad computarizada. (EMIC)

Los autores son Servera, M. y Llabrés, J. Para niños de 6 a 11años. Muy


eficaz para evaluar el estilo cognitivo "reflexividad-impulsividad",
proporcionando dos índices, representativos de la capacidad de procesamiento
analítico del sujeto ante tareas que contienen incertidumbre de respuesta;
extrapolable al ámbito de las capacidades de aprendizaje en general.

Tratamiento del TDAH

Para abordar el TDAH es necesario entender que por tratarse de un síndrome


no tiene cura. No obstante, esto no es motivo por el cual haya que desanimarse
ni dejar de ser optimista respecto a las proyecciones futuras de las personas
con TDAH. Al contrario, hoy en día existen múltiples estudios que señalan que
si el TDAH es diagnosticado tempranamente y es abordado desde múltiples
dimensiones, este puede mejorar gradualmente y evolucionar de tal manera
que el niño/a pueda desarrollarse de la mejor manera y adaptarse al medio sin
inconvenientes. Existen estudios que datan del 1999, que señalan que el
tratamiento farmacológico en conjunto con la terapia conductual, es el más
exitoso de entre las distintas modalidades de abordaje, presentando un mejor
pronóstico a futuro para el cuadro de TDAH y todas sus variantes. (MTA, 1999).

Intervenciones en el TDAH

La intervención psicológica en los niños y adolescentes TDAH debe incluir


dominios en los que el afectado manifiesta algún problema como cognitivo,
emocional, comportamental:

Abordaje psicoeducacional:

 Explicación del TDAH al afectado


 Posibles problemas o riesgos asociados al trastorno
 Aceptación activa del diagnóstico por parte del afectado
 Acuerdos de compromiso y cumplimiento terapéutico
Terapia cognitivo-conductual:

 Desarrollo y orientación personal


 Resolución de conflictos
 Entrenamiento en auto-instrucciones
 Organización y planificación de la conducta en función de objetivos y
metas.
 Autorregulación emocional

Terapia de modificación de conducta:

 Normas y limites
 Entrenamientos en hábitos positivos
 Modificación de conductas disruptivas y problemas de conducta
 Entrenamiento en conductas positivas

Entrenamiento en habilidades sociales:

 Autoestima, comunicación emocional


 Entrenamiento asertivo
 Reglas de sociabilización
 Habilidades de competencia social

Técnicas de relajación y control del estrés y la ansiedad:

 Relajación y respiración
 Expresión corporal
 Realización de actividades externas como actividades deportivas,
hobbies, actividades socio-culturales
 Psicomotric
ANEXOS

REVISTAS E INVESTIGACIONES DEL TDAH

El TDAH a fondo en el nuevo número de la revista Pediatría Integral


26 enero, 2015, 9:41 pm
El número 9 de la revista Pediatría Integral se dedica de una forma extensa y
precisa al Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). En un
número de una mayor amplitud de los habitual, se repasan los diversos
aspectos desde la definición de la enfermedad, a su diagnóstico, pasando por
los diferentes tratamientos y su influencia en la vida del paciente, así como
otros temas legales. Los temas de formación son:
 Introducción y etiopatogenia del trastorno por déficit de atención e
hiperactividad (TDAH)
 Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Manifestaciones
clínicas y evolución. Diagnóstico desde la evidencia científica
 Plan de tratamiento multimodal del TDAH. Tratamiento psicoeducativo
 Tratamiento farmacológico del TDAH basado en la evidencia
 El TDAH y su comorbilidad
 Trastornos de aprendizaje y TDAH. Diagnóstico y tratamiento
 Alteraciones del sueño y TDAH o TDAH y alteraciones del sueño ¿existe
relación?
 TDAH: aspectos éticos y legales

Además, la editorial, a cargo de la directora de la revista, la Dra. Inés Hidalgo,


aborda los diferentes aspectos de la situación actual de la enfermedad en
España. También se hace un resumen de las actividades y evolución del Grupo
de Trabajo de TDAH de la SEPEAP, un grupo que se ha mostrado muy atento
a las novedades de esta enfermedad en España.
Como regalo extra dentro de los temas de esta revista, se añade un artículo
con Herramientas de utilidad para evaluar el trastorno por déficit de atención e
hiperactividad.
En El Rincón del Residente se analizará un caso de Diagnóstico diferencial de
las lesiones eritematodescamativas
El Dr García-Sala, presidente del Comité organizador del 28º Congreso
Nacional de la SEPEAP, celebrado en Valencia entre el 23 y el 25 de octubre
de 2014, colabora en la revista con su resumen del evento.
Finalmente, el Dr Marina en su sección de Crítica de Libros, comenta el libro
“VACUNAS. Algo más que el Calendario Vacunal. Cuestiones y Respuestas”
TDAH, un trastorno con tratamiento
El trastorno por déficit de atención (TDAH) es hereditario en el 80% de los
casos
Niñas que en las aulas y en casa trabajan como hormiguitas sin que les luzcan
los resultados escolares, muy olvidadizas y cuyo problema pasa desapercibido
hasta la educación secundaria. O niños muy movidos y con conductas que
alteran la clase, por lo que su trastorno se suele descubrir en la educación
primaria. El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es tan
frecuente que se estima que en cada aula haya al menos un niño afectado.
Para diagnosticarlo, tratarlo y evitar el fracaso escolar es fundamental que
padres, madres y profesores estén atentos a sus síntomas.

"Dime cómo te portas y te diré qué TDAH tienes"


Todos no siguen un mismo patrón. Algunos afectados por TDAH se distraen
con el vuelo de una mosca, se olvidan de los deberes para el día siguiente y de
dar los recados del colegio a sus padres. Son los reyes del despiste. Otros, sin
embargo, se muestran extremadamente inquietos e incontrolables en los
cambios de clase, en una fila, en el comedor y chillan o lanzan comentarios
inapropiados. Podría decirse que son los alborotadores del curso. Este es, a
grandes rasgos, el comportamiento de los alumnos con un trastorno por déficit
de atención e hiperactividad (TDAH) en la escuela, cuyo problema se puede
sospechar por su bajo rendimiento académico. Si no se trata a tiempo, puede
concluir con un estrepitoso fracaso escolar. En la actualidad, el TDAH es el
trastorno del aprendizaje más frecuente, tras la dislexia. Afecta entre un 5% y
un 10% de la población escolar, por lo que se estima que cada profesor tieneen
el aula al menos a un afectado, según datos de distintos estudios
epidemiológicos. Por ello, tanto los padres como los educadores deben poner
atención a la posible inatención de sus hijos, su conducta y su bajo rendimiento
académico. De hecho, la escuela puede ser un ámbito idóneo para detectarlo.
Para lograrlo, es clave conocer las manifestaciones de los distintos tipos de
TDAH. Tres son las principales:

 La hiperactividad o incapacidad para de los niños afectos para estar


quietos y callados en clase.
 La impulsividad o incapacidad para controlar los impulsos, aguardar un
turno y no interrumpir una conversación.
 El déficit de atención o incapacidad para concentrarse, organizarse y
acabar las tareas que requieren un esfuerzo mantenido.
 Diferentes tipos de TDAH

No todos los afectados por este trastorno tienen los mismos síntomas. En
función del que predomine, padecerá un tipo u otro de TDAH. La comunidad
científica los ha clasificado así:

 Predominantemente hiperactivo/impulsivo. El síntoma dominante es


el movimiento excesivo. Se dice de ellos que "no paran quietos" o
"hablan por los codos". Es más visible en educación primaria, aunque es
muy difícil diagnosticar un TDAH con plena seguridad antes de los seis
años, pues en la primera infancia todos los pequeños tienen rabietas, se
muestran inflexibles e incapaces de controlar su conducta en numerosas
ocasiones. En el TDAH estas pautas de comportamiento propias de los
más pequeños persisten en el tiempo y delatan que algo falla.
 Predominantemente inatento. La manifestación sobresaliente es la
falta de atención, que se traduce en incapacidad para concentrarse,
organizarse y la tendencia a olvidarse los deberes, los exámenes, las
notas o cualquier otro encargo para los padres. A diferencia del anterior
tipo de TDAH, no tienen conductas tan disruptivas en clase, sino que
son como hormiguitas que se esfuerzan en estudiar, pero sin obtener
resultados. Cuando se les habla, parece que están en otra parte y en la
clase parece que escuchan, pero no se enteran de nada. Se dice de
ellos que "sueñan despiertos" o "están en las nubes". Por sus
características, este trastorno suele pasar más desapercibido. Los
afectados -en su mayoría niñas- pasan de curso y su inatención,
incapacidad para organizarse y tendencia al olvido se hace evidente a
medida que aumentan las exigencias académicas, por lo que el
diagnóstico del trastorno por déficit de atención se suele hacer en la
educación secundaria.
 Combinado. Es la combinación de los dos anteriores
(hiperactivo/impulsivo y inatento) y el más frecuente de todos, encontrar
un TDAH del tipo hiperactivo/impulsivo o del tipo inatento puro es más
difícil. Es más, el TDAH también puede acompañarse de otros síntomas,
como los tics, y se asocia a diferentes trastornos del aprendizaje (sobre
todo la dislexia) o trastornos psiquiátricos (la depresión infantil).

Un trastorno escrito en los genes


El TDAH es hereditario en el 80% de los casos y solo en el porcentaje restante
se debe a otras causas adquiridas, como el consumo de tóxicos en el
embarazo. Los afectados heredan de sus padres unos genes defectuosos que
alteran la producción de unos neurotransmisores o sustancias que hay en el
cerebro (la noradrenalina y la dopamina). Esta alteración y la inmadurez de
ciertas estructuras cerebrales (el lóbulo frontal) explica la variedad de síntomas
de este trastorno y también que los afectados tengan menos desarrolladas las
funciones ejecutivas, es decir, las que se relacionan con la capacidad de
autocontrol, la resolución de problemas (lo que se traduce en una baja
comprensión lectora, dificultad para las matemáticas o estructurar un texto oral
o escrito), la capacidad de organización, planificación, fijar objetivos y tomar
decisiones. Comprender que el TDAH tiene una base neurobiológica es
fundamental para que los progenitores acepten que su hijo con déficit de
atención no puede atender mejor por esta causa y no porque se "les tome el
pelo". Pero, por desgracia, con suma facilidad se les adjudican injustas
etiquetas como las de olvidadizos, despistados, vagos, etc. Sin embargo, ellos
no han elegido ser así y, por lo tanto, no deben considerarse problemáticos,
sino niños con un problema que se debe afrontar y resolver.
De hecho, una vez que entienden el alcance de este diagnóstico, muchos
padres no solo se sienten culpables por haberles transmitido esos genes
defectuosos, sino que, por desgracia, descubren que ellos mismos también
sufren un TDAH que no se les diagnosticó ni se les trató en la infancia. Implicar
a estos padres con TDAH en el tratamiento de sus hijos es una misión
doblemente ardua, pero no imposible, que requerirá tratarlos también a ellos.

INVESTIGACIONES SOBRE EL TDAH

Científicos descubren genes específicos relacionados con el TDAH

Puede que usted ya sepa que el TDAH es hereditario, sobre todo si hay
miembros de su familia que lo tienen. La ciencia también lo ha demostrado.
Estudios a pequeña escala han sugerido que el TDAH es hereditario, y por lo
tanto tiene un componente genético. Recientemente, un estudio a gran escala
encontró segmentos de genes específicos que están relacionados con el TDAH
y que parecen aumentar la probabilidad de tener esta condición común.

El estudio, publicado en la revista Nature Genetics, es el primero en su tipo. Un


equipo internacional de investigadores usó información de varios estudios y
bases de datos. (Una de sus fuentes fueron datos de pruebas genéticas
realizadas por la compañía 23andMe). Los investigadores compararon el ADN
de 20.000 personas que tenían TDAH con el ADN de 35.000 que no lo tenían.
Los sujetos eran principalmente descendientes de europeos.Pedimos la opinión
de los expertos de Understood Nelson Dorta, Thomas E. Brown y Stephanie
Sarkis.

Conclusiones principales

El estudio usó mapeo genético de vanguardia. Los investigadores estudiaron


una amplia variedad de datos y encontraron 12 segmentos de genes con
variaciones relacionadas con el TDAH. Estas variaciones resultan en
diferencias en el desarrollo cerebral de las personas con TDAH. También
afecta cómo las células del cerebro se comunican entre ellas.

Uno de los segmentos genéticos que los investigadores examinaron regula un


neurotransmisor que juega un papel importante en el TDAH. Este químico
cerebral se llama dopamina, y tiene un impacto en la atención y la motivación.
Otro segmento juega un papel importante en el desarrollo del lenguaje.

Casi todos tenemos características propias del TDAH. Pero las personas que
son diagnosticadas con esta condición tienen más variaciones genéticas que
parecen estar relacionadas con el TDAH. El estudio encontró que los síntomas
del TDAH son la versión extrema de conductas típicas, lo cual apoya otra
investigación.

Conclusiones importantes para los padres

El estudio mostró una relación entre los genes y ciertas características. Estas
incluían conductas perjudiciales, como fumar y prácticas sexuales de alto
riesgo. También mostró una relación con problemas de salud como la
obesidad, el insomnio y la depresión.

Algo que los padres pueden aprender del estudio es que el TDAH es una
cuestión biológica. “Los chicos no pueden controlar algunas conductas del
TDAH de la misma manera que usted no puede controlar el latido de su
corazón”, comenta Sarkis.

Brown opina que el estudio refuerza que el TDAH no es resultado de cambios


en nuestra cultura. Los teléfonos celulares, los videojuegos o mirar mucha
televisión no causan TDAH.

Sin embargo, eso no significa que los factores externos no jueguen un papel en
los desafíos de los niños. “El entorno en que la persona nace y se desarrolla
puede hacer que el TDAH sea más o menos problemático”, añade.

Existe una limitante en el estudio, de acuerdo con Dorta. Algunas personas con
TDAH reportaron su condición, mientras que otras tenían un diagnóstico de
TDAH. Pero aun así, la información sigue siendo confiable y consistente con
otros estudios.

Esta investigación revela una comprensión más profunda del rol que los genes
juegan en el TDAH. Pero Brown enfatiza que, por ahora, no existe una prueba
genética que pueda determinar si alguien tiene TDAH o no. Se necesita realizar
más estudios. Los investigadores continúan buscando las causas posibles, y
quizá los tratamientos para el TDAH.

Un estudio indica que los niños de menor edad del salón tienen más
probabilidad de ser diagnosticados con TDAH
Un nuevo estudio muestra que los niños más pequeños del salón tienen más
probabilidades de ser diagnosticados con TDAH que los niños de más edad
que están en el mismo grado escolar.

El estudio fue publicado en The New England Journal of Medicine. A partir de


una gran base de datos de una compañía de seguros, los investigadores
estudiaron a 407.846 niños nacidos en los Estados Unidos entre 2007 y 2009.
Les dieron seguimiento hasta que empezaron la primaria en 2015.
Estudios anteriores han tenido resultados similares. Sin embargo, este es uno
de los estudios más grandes hasta la fecha sobre el efecto de la edad en un
grado escolar en el diagnóstico del TDAH.

Pedimos a los expertos de Understood Thomas E Brown, Mark


Griffin y Preetika Mukherjee que nos dieran su opinión sobre el estudio.

Resultados importantes

El estudio se enfocó en estados que exigen que los niños tengan cinco años
cumplidos el 1º de septiembre para poder ingresar a kínder. Esto significa que
los niños que han nacido en agosto pueden comenzar la escuela, mientras que
los que han nacido después del 1º de septiembre deben esperar un año. Como
resultado, los niños nacidos en agosto son los más pequeños de su grado y los
nacidos en septiembre son los mayores.

Los investigadores encontraron que los niños nacidos en agosto son


diagnosticados con TDAH un 32 por ciento más que los niños nacidos en
septiembre. También que son tratados con medicación para el TDAH un 34 por
ciento más.

Estos números variaban entre niños y niñas. Ser el más joven del salón parecía
tener un efecto mayor en los niños. Los niños más pequeños del grado tenían
un 37 por ciento más probabilidad de ser diagnosticados con TDAH, mientras
que en las niñas el porcentaje era del 28 por ciento.

Los investigadores también estudiaron los estados que no tenían como fecha
límite el 1º de septiembre para cumplir con el requisito de edad. En esos
estados, no se encontraron diferencias en la frecuencia con que se
diagnosticaba el TDAH entre los niños nacidos en agosto y los nacidos en
septiembre.

Resultados importantes para los padres

Griffin comentó que en términos generales el estudio era confiable. “Existe una
diferencia de edad de 12 meses dentro de un mismo grado escolar”, dijo. “Por
ello la falta de atención puede ser una conducta más frecuente en niños de
menos edad. Y es posible que esa conducta se compare con los niños de más
edad y resulte en un diagnóstico de TDAH”.

Sin embargo, el estudio tiene grandes limitaciones. Según Brown, los


investigadores no pudieron determinar si algunos de esos niños habían sido
diagnosticados incorrectamente con TDAH. “Solo pueden afirmar que la edad
relativa en un grado escolar afecta el diagnóstico del TDAH, pero no pueden
decir si el impacto es beneficioso o perjudicial”.

Por ejemplo, el estudio indica que los niños más pequeños del grado suelen
tener un rendimiento académico inferior, y podrían beneficiarse del apoyo
adicional que conlleva un diagnóstico de TDAH.

Todos los expertos estuvieron de acuerdo en que es importante una buena


evaluación si a usted le preocupa que su hijo tenga TDAH. “Existen criterios
objetivos para diagnosticar el TDAH. Un niño debe presentar seis (o más)
síntomas para satisfacer los criterios de diagnóstico”, dice Mukherjee.

“El especialista que evalúe a su hijo debe considerar todas las explicaciones
del comportamiento de inatención o impulsividad”, explica. “Pueden existir
circunstancias personales, como ser el más joven del grado, u otras dificultades
coexistentes”.

Griffin recomienda que los padres participen en el proceso. “Lleve un registro


del comportamiento de su hijo en el kínder. Asegúrese de que su opinión sea
escuchada durante cualquier evaluación del comportamiento de su hijo”,
aconseja. “Averigüe cuáles son las expectativas para los niños de kínder y
cómo se compara su hijo con sus compañeros en términos de desarrollo”.

“También es una opción esperar un año para inscribirlo en la escuela”, comenta


Brown. “Si la edad de su hijo se encuentra en el extremo inferior del rango de
edad de su grupo o parece inmaduro para su edad, podría ser preferible que
asista un año más a preescolar”.
Conclusiones:

Además del tratamiento farmacológico, el asesoramiento y formación a/de


padres, profesores y el mismo niño es fundamental. Debe existir un equilibrio y
coordinación entre las 4 ámbito de intervención. Tan importantes son las
estrategias que se enseñan al niño como las que deben recibir los padres y
profesores para poder solucionar cualquier problema que pueda surgir en el día
a día.

Paula Pacheco

Es importante que los docentes y los padres se interesen en la educación y


bienestar de los hijos , en aquello que le pueda afectar como el déficit de
atención y la hiperactividad, todo niño puede llegar en algún momento a
presentar algún problema ya sea cognitivo , motriz o de algún otro tipo, lo
importante es que los padres estén informados y sepan cómo tratar las
dificultades que se presentan en estas situaciones y al mismo tiempo el
docente tenga a su disposición herramientas para ayudar a los educandos y
proporcionarles una buena enseñanza.

Ana Yáñez Landeo

Para identificar si un individuo presenta el trastorno de déficit de atención con


hiperactividad se tiene que tener en cuenta indicadores de inatención,
impulsividad e hiperactividad dentro del entorno donde se desarrolla el
individuo ya sea en la casa o escuela. Además, el DSM- IV indica que se tiene
que tomar en cuenta la frecuencia de las conductas, comportamientos que
presenta el niño para el respectivo diagnóstico. Por ejemplo en el caso de la
inatención seis (o más) de los síntomas que se hayan mantenido durante al
menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo que
afecta directamente las actividades sociales, académicas y laborales.

Fiorela Sánchez

El TDAH afecta no solo a los niños sino también a los adolescentes y adultos,
es fundamental establecer opciones para mejor la condición de la persona pero
cabe recalcar que se debería llevar a cabo el diagnóstico y tratamiento lo cual
evitara por ello que la persona desarrollo episodios inadecuados durante la
niñez, es transcendental la ayuda de la familia, profesores de manera que el
psicólogo cumple un papel importante en el desempeño incluyendo a los
neuropediatra y psiquiatra pero hay que tener en cuenta que antes, durante y
después del embarazo las madres deberán tener un buen cuidado del bebe,
se debería brindar orientación a los padres ya que ellos podrían saber más
sobre este trastorno que se da genéticamente, ambiental psicosocial y materno
para así designar un afable cuidado del niño.

Alexandra Córdova salvador


Las personas con esté trastorno suelen tener dificultades para poder
concentrarse en tareas que requieren esfuerzo, se distraen fácilmente, tienen
problemas para permanecer quietos y con frecuencia actúan sin pensar.

Criss Muñoz Huamán


Bibliografía:

http://www.monografias.com/trabajos-pdf/deficit-atencion-hiperactividad-
pedagogico/deficit-atencion-hiperactividad-pedagogico.pdf

https://www.monografias.com/trabajos104/trastorno-deficit-atencion-e-
hiperactividad/trastorno-deficit-atencion-e-hiperactividad.shtml

http://www.desarrolloinfantil.net/desarrollo-psicologico/el-origen-del-tdah-y-sus-
posibles-explicaciones-medicas

https://www.redalyc.org/pdf/2931/293122000017.pdf

http://www.tdahytu.es/filter/sobre-el-tdah/

http://www.tdahytu.es/tag/tdah-ir-al-medico/

http://www.tdahytu.es/como-se-diagnostica-el-tdah/

http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/186/cd/m1/diagnstico.html

http://www.tdahytu.es/sintomas-del-tdah/

https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/intervencion-psicologica-e-el-
tdah.html

https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/genetica-y-tdah.html

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-
52742009000300006

https://scielo.conicyt.cl/pdf/estped/v41nespecial/art03.pdf

https://sepeap.org/el-tdah-a-fondo-en-el-nuevo-numero-de-la-revista-pediatria-
integral/

http://revista.consumer.es/web/es/20111101/salud/76170.php

http://revista.consumer.es/web/es/20111101/salud/76170_2.php

http://www.feaadah.org/es/sobre-el-tdah/consecuencias.htm

https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/caracteristicas-positivas-en-el-
tdah.html

https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/child-learning-
disabilities/add-adhd/the-3-types-of-adhd

https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/tdah-instrumentos-o-pruebas-
para-evaluar-la-atencion-hiperactividad-e-impulsividad.html