Vous êtes sur la page 1sur 160

KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

VALE LA PENA CADA


PASO
(WORTH EVERY STEP)
KG MACGREGOR

TRADUCIDO POR: MARTHA LO 2018

www.xwpcoleccion.com

XWPColección: Página y Facebook 2


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

De Johannesburgo a Moshi

Mary Kate Sasser miró por la ventana del Air Tanzania A-300, frustrada porque la capa
de nubes había oscurecido su primer vistazo del terreno abajo. Aunque Julio no se
consideraba la temporada de lluvias en la parte tropical de África Oriental, realmente no
había temporada sequía propiamente dicho, solo ciertas épocas del año que parecían
recibir menos lluvia que otras.

Esperaba que no tuvieran que lidiar con el mal tiempo durante los próximos dieciséis días,
pero su ropa de lluvia estaba empacada por si acaso.

Mary Kate estaba agotada, a pesar del hecho de que había estado sentada tanto
tiempo. Un último cambio de asiento de última hora en el vuelo de Atlanta a
Johannesburgo la había llevado al 46-E, el asiento central de la sección de en medio en la
penúltima fila. Era muy posiblemente el peor asiento del avión, dado que el hombre
grande junto a ella se dejó caer sobre su hombro mientras roncaba. En el otro lado había
un bebé con un extraordinario juego de pulmones. Cuando el vuelo de las 15 horas
finalmente aterrizó a las 7 a.m., la pequeña rubia juró no volver a sentarse hasta que
abordara su conexión de la tarde.

Ahora, dos horas después de la segunda etapa, Mary Kate consultó su reloj. La hora local
era las 2:15 p. m., Y era ... ¿Sábado? Afortunadamente, tenía todo un día para recuperarse
en el hotel antes del inicio oficial de su excursión.

Los pensamientos de la mujer rubia volvieron a Bobby, que después de todo no la había
acompañado en este viaje; al menos seguro que parecía que él estaba allí, ya que había
ocupado su mente desde que la dejó en el aeropuerto. Sus palabras de despedida le dieron
el tono para sus reflexiones de las últimas 24 horas.

"Me alegraré cuando regreses y todo esto esté fuera de tu sistema, Mary Kate.
Entonces tenemos cosas serias de las que hablar."

"Bobby ..." Mary Kate estaba exasperada, "... no hay nada 'en mi sistema'. Esto es
serio para mí. Si hubieras estado prestando la menor atención durante los últimos
seis meses, te habrías dado cuenta de que este no es un pequeño capricho sin
sentido."

"Sabes lo que quiero decir. Estoy hablando de cosas que son importantes para
ambos."

Mary Kate suspiró. "Dime, ¿por qué las cosas que son importantes para nosotros
no incluyen cosas que son importantes para mí?"

XWPColección: Página y Facebook 3


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Mira, cariño, lo que necesitas es importante para mí. Es por eso que quiero que
vayas y hagas esto. Pero cuando vuelvas, deberíamos hablar sobre cómo vamos a
tomar decisiones a partir de ahora. No quiero estar aquí el año que viene viéndote
partir a Mongolia o a alguna jungla sudamericana."

"No te preocupes, Bobby. No lo harás."

El joven lo malinterpretó y declaró la victoria en su cabeza.

La mayoría de la gente en casa diría que Bobby Britton era un buen partido. Después de
todo, él era un graduado de la universidad con un trabajo importante, subdirector en la
escuela primaria donde Mary Kate enseñaba educación especial. Pero había otras cosas
que lo distinguían de la mayoría de los hombres en Mooresville, Georgia: Bobby no
fumaba, no masticaba ni fumaba tabaco; conducía un automóvil en lugar de una
camioneta; y a menos que estuviera entrenando al equipo de béisbol de la escuela
secundaria, rara vez llevaba una gorra. Esos eran todos atributos favorables, por lo que
respecta a Mary Kate. Aun así, habían estado saliendo casi dos años, y cada vez que ella
intentaba imaginarlos casados, la dejaba inquieta, incluso deprimida. Él le regaló un anillo
la Navidad pasada, pero ella insistió en que era demasiado pronto para considerarlo.
Gracias a Dios que él tuvo el buen sentido de dárselo en privado, pero de todas maneras
causó revuelo, ya que ya se lo había dicho a sus padres y a su hermana. Todos estaban
decepcionados, pero Mary Kate se había mantenido firme.

Ella no iba a hacer un compromiso así a menos que estuviera segura, y esta simplemente
no se sentía bien.

Pero fue poco después de que ella había decidido venir a África que las cosas comenzaron
realmente dirigiéndose hacia el sur para Bobby y Mary Kate. Ella no había usado
exactamente las palabras ‘estoy rompiendo contigo’, pero su intenso programa de
capacitación la había hecho mucho menos disponible, y había usado cientos de excusas:
su período, dolor de músculos, limitaciones de tiempo, cualquier cosa – para evitar la
intimidad desde que tomó la decisión hace tres meses de que definitivamente era
momento de dejarlo. Era difícil lidiar con todos y sus expectativas; su familia no lo
entendería en absoluto. Además de eso, existía la inevitable incomodidad en la
escuela. No era tan malo que todavía tuviera que verlo todos los días; era más que todos
los profesores y secretarias susurrarían y chismorrearían. Al final, le echarían la culpa de
todo por su decisión de venir a África.

¡Mierda! El desalentador espectáculo que apareció de repente mientras que el avión que
descendía dejó salir alientos de varios pasajeros, algunos de los cuales dejaron sus
asientos para mirar por la ventana de lado. Justo debajo de ellos – volando por encima de

XWPColección: Página y Facebook 4


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

las nubes a 19,340 pies de altura – estaba su destino final: la cresta glaciar del
Monte Kilimanjaro.

En sus 26 años, Mary Kate nunca había estado tan impresionada. El volcán inactivo desde
hace mucho tiempo debajo de ella no se parecía en nada a algo que una persona normal
con experiencia en senderos de montaña pudiera conquistar. Desde que comenzó a
entrenar para este viaje el pasado mes de Febrero, su enfoque singular había sido pararse
en la cumbre de Uhuru Peak, la parte más alta del borde del cráter.

Y hasta este momento, había logrado reprimir sus propias dudas sobre sus posibilidades
de éxito. Pero ahora que había visto la enorme torre de cerca, se sintió intimidada como el
infierno.

Las imágenes que había visto no le hacían justicia a la vista.

"¡Eso es increíble! ¿Te imaginas poder caminar todo el camino hasta la cima de
un glaciar como ese?" Mary Kate había estado pegada a la televisión en el
departamento de su novio durante las últimas dos horas viendo el documental en
PBS (Servicio Público de Radiodifusión).

"No debe ser un gran problema," Bobby se burló. Él había estado trabajando en el
presupuesto de la escuela, prestando muy poca atención al programa. "Quiero
decir, mira a las personas que lo hicieron. Algunos de ellos eran viejos. Y muchos
de ellos eran mujeres."

"¿Qué clase de comentario es ese?"

"Sabes a qué me refiero. No se necesita mucho si todo lo que tienes que hacer es
caminar hacia la cima."

"Pero eso es lo que lo hace tan genial. La mayoría de las personas que sueñan con
conquistar algo así nunca escalarán una montaña como el Everest. El programa
dice que solo tres de cada 10 personas llegan a la cima del Kilimanjaro, pero es el
tipo de desafío que está al alcance incluso para la gente común." Una idea había
echado raíces, y Mary Kate estaba cada vez más fascinada con la perspectiva.

"Bueno, eso es todo. Si la gente común puede hacerlo, entonces cuál es el


problema?"

"Creo que sería divertido hacer una escalada así. ¡Y está en África!"

XWPColección: Página y Facebook 5


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Eso ni siquiera es una escalada, Mary Kate. ¡Es una caminata! Si voy a escalar
algo, prefiero escalar algo más desafiante, como el Everest o el Matterhorn."

Sí, ¡como si Bobby Britton alguna vez hiciera algo así! Casi evadió ir a la
universidad porque eso significaba irse del Condado de Hurston.

Incapaz de sacar la imagen de la montaña de su cabeza, Mary Kate revisó internet


para aprender más. Tres semanas después de la emisión del programa, ella había
reunido paquetes de información de tres conjuntos de expedición, dos libros sobre
excursionismo en África Oriental y casi un centenar de páginas de relatos de
primera mano, descargados de Internet. Sin decirle a nadie, había enviado su
depósito no reembolsable de $1,000 a Summit Trail y Safari Company, reservando
su lugar en una caminata a principios de Julio, la semana de luna llena.

Dos semanas después de haberse comprometido, Mary Kate decidió pedirle a


Bobby que viniera, sin confesar que ya había reservado el viaje. Una vez más, él
ridiculizó la idea, sugiriendo en cambio que pasaran una semana en Orlando o tal
vez en Myrtle Beach, como lo hicieron el año pasado.

"Las vacaciones son para relajarse, Mary Kate."

"Pero no tiene por qué ser así cada vez. ¿Nunca te dan ganas de hacer algo
diferente? No solo diferente de lo que siempre haces, sino diferente de lo que todos
en Mooresville hacen. Realmente quiero ir a escalar esta montaña," ella suplicó.

"Bueno, tú ve," dijo engreídamente, seguro de que su desestimación reprimiría su


deseo de esta tonta actividad. "Solo iré a Disney World y a Epcot."

"Como quieras, Bobby, porque ya envié mi dinero. La primera semana de Julio,


me voy a África."

"¿Qué?" Bobby estaba lívido, incrédulo de que ella hubiera hecho esto por su
cuenta, sin siquiera preguntarle primero si estaba bien. "Mary Kate, eso no está
bien. Estamos prácticamente comprometidos. No deberías decidir cosas como esta
por tu cuenta."

"¿Por qué no, Bobby? Decidiste por tu cuenta que no querías ir. No pude opinar al
respecto. ¿Qué te hace pensar que puedes decidir por mí también?" Disney
World? "Además, no estamos – repito, no – prácticamente comprometidos."

Fue entonces cuando Mary Kate decidió que debía estar enviando a Bobby todas
las señales equivocadas. Obviamente, él asumió que era solo cuestión de tiempo
antes de que recapacitara y aceptara su propuesta. Ella no iba a ir de vacaciones

XWPColección: Página y Facebook 6


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

al maldito mundo de Disney. El próximo año, probablemente regresarían a Myrtle


Beach, y un año después, ¡él querría ir a Branson! Entonces solo comenzarían de
nuevo. ¿Dónde estaba la emoción en eso?

Saliendo furiosa del departamento de su novio después de eso, la pelea más grande que
alguna vez tuvieron, Mary Kate condujo para ver a su mejor amiga Deb Demers y
extendió la misma invitación. Las dos mujeres habían sido amigas desde la escuela
primaria, y aunque las dos se iban juntas en un viaje como este seguramente habrían
hecho que las lenguas de Mooresville se movieran, Mary Kate estaba por el momento más
allá de preocuparse por lo que la gente decía de ella.

Cuando Deb escuchó los detalles del viaje, tuvo envidia de su amiga. La mujer le habría
dado su riñón izquierdo para irse, pero desafortunadamente no podía dejar a su madre
enferma en lo que probablemente sería su último verano.

Exactamente un mes antes de que Mary Kate tuviera que irse, Bobby cambió de opinión,
sin duda dándose cuenta de que su firme negativa había puesto distancia entre los
dos. Pero para ella, era muy poco, demasiado tarde.

"¡Pero no has entrenado!" ella protestó.

"No importa, Mary Kate. Estoy en muy buena forma. Es solo una caminata.
Cualquiera puede hacer eso. Además, no debes ir sola."

"No, Bobby. He estado haciendo ejercicio durante seis meses. Hago escalado de
escaleras durante una hora al día llevando un paquete de 13 kilos. No quiero que
te unas en el último minuto solo porque resulta que no crees que puedo ir
sola." Ella estaba enojada.

"Vamos, Mary Kate. Tienes miedo de llegar a la cima sin hacer algo de tu
entrenamiento."

"No siempre se trata de ti, Bobby. Tuviste la oportunidad de ser parte de esto
conmigo y dijiste que no. Ahora es lo que quiero, y quiero ir sola."

Así que aquí estaba Mary Kate, casi a 16,000 kilómetros de su hogar, sola con su sueño
de ser una de las minorías que realmente llegaba al Uhuru Peak. A pesar de su riguroso
entrenamiento y preparación detallada, le preocupaba que el éxito se redujera a poco más
que tener una oportunidad. ¿Estaba realmente en forma para soportar siete días de
caminata cuesta arriba? Ninguno de los senderos alrededor de Mooresville era

XWPColección: Página y Facebook 7


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

comparable a lo que enfrentaría en Kilimanjaro; y aunque había hecho un viaje de fin de


semana a las montañas de Carolina del Norte, no había podido ponerse a prueba con dos
largas caminatas en días consecutivos.

También estaba la cuestión de evitar lesiones y enfermedades. Una de las historias que
leyó en Internet fue de un escalador que se había lastimado un tobillo al tercer día y no
pudo continuar. Otros relataron de virus gastrointestinales que los dejaron demasiado
febriles y débiles para caminar. No podía imaginarse yendo hasta allí para ser tumbada
por algo tan fuera de su control.

Pero la mayor pregunta era si su cuerpo toleraría o no la altitud.

Algunas personas estaban genéticamente predispuestas a problemas, y no tenía forma de


saber si sería afectada. La tentación para los escaladores serios – y para los entusiastas de
la salud – era remontar la montaña rápidamente. Pero era fundamental dejar que el cuerpo
se adapte gradualmente al cambio; por lo tanto el mantra para afrontar al Kili era ‘pole
pole’, la palabra swahili (*) para ‘lentamente, lentamente’.

La ruta de montaña más popular – la Marangu Route – ostentaba solo un 10 por ciento de
éxito en la cima, en parte porque el ascenso se realizaba en cuatro días, dejando poco
tiempo para que el cuerpo se adapte a la altura. Pero otra razón por la que la mayoría de
los excursionistas en Marangu no terminaron era porque el empujón final para el borde
del cráter en Gillman's Point los dejaba demasiado cansados para atravesar la cresta hacia
Uhuru.

Para mejorar sus posibilidades de llegar a la cima, Mary Kate optó por la ruta menos
transitada de Lemosho Glades, ingresando al parque hacia Londorossi Gate, a unos 32
kilómetros al oeste de la cima. El ascenso gradual a su campamento de en Barafu Hut –
seis días en más de 64 kilómetros de senderos – permitía una mejor aclimatación, con la
ventaja adicional de un paisaje extraordinario en el camino. A diferencia de aquellos en la
ruta Marangu, que dormirían en barracas cada noche, los excursionistas de Lemosho
Glades compartirían tiendas para dos personas.

Mary Kate agarró sus apoyabrazos fuertemente, mientras los vientos cruzados sobre la
sabana hicieron que su aproximación fuera más interesante de lo que a ella le hubiera
gustado, el pesado avión rebotando en su descenso hacia el pequeño Aeropuerto
Internacional de Kilimanjaro.

(*) El suajili, es una lengua africana hablada sobre todo en Tanzania y Kenia, y en zonas limítrofes de Uganda,
Mozambique, Congo (Rep. Dem.), Ruanda, Burundi, Somalia y Zambia.

XWPColección: Página y Facebook 8


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Los pilotos hacen esto todos los días. Ellos no tienen miedo; Tampoco debería tener
miedo, Mary Kate se dijo a sí misma porque su estómago no estaba de acuerdo. Esta era
solo la segunda vez que volaba en toda su vida, la primera fue un viaje rápido de
Savannah a Charlotte para la boda de su compañera de habitación durante sus días en la
universidad en Savannah State. Ella envidió la actitud informal de los pasajeros a su
alrededor y trató duro de seguir su ejemplo.

Finalmente, dejando escapar un suspiro mientras las ruedas tocaban tierra, Mary Kate
observó cómo la pequeña terminal pasaba a toda velocidad mientras el jet disminuía la
velocidad. Cuando giraron rodando por la pista, buscó debajo del asiento para recoger su
bolso, una pequeña mochila que usaría como bolso durante el safari de cinco días hasta
que hubiera terminara su viaje. Su mochila más grande – la que llevaría a la montaña
todos los días – estaba situada en el compartimento superior.

Con su cansancio olvidado, la emocionada mujer sacó su nuevo pasaporte, abierto y listo
para su segundo sello de inmigración. Sus maletas habían sido transferidas – esperaba –
por Delta Airlines en Johannesburgo, pero aún tenía que pasar por inmigración en
Sudáfrica. Ahora en Tanzania, tendría que pasar por inmigración y aduana.
Desafortunadamente, era uno de los últimos pasajeros del avión, y eso la puso al final de
la fila.

Finalmente despejando el control de pasaportes, Mary Kate procedió rápidamente a


reclamar su equipaje, ansiosa por una historia que había leído en la que los lugareños
robaban el equipaje mientras sus dueños estaban atascados en la fila. Al darse cuenta de
que la mayoría de las maletas habían sido descargadas y apiladas junto a la pared, fue
fácil ver la bolsa de lona amarilla brillante, cortesía de Summit Trail y Safari
Company. No era que Summit fuera generoso con sus clientes; más bien, proporcionar
una bolsa de regulación era el método de la compañía para garantizar que nadie llevara
demasiado equipaje. Después de un breve pánico, encontró su segunda bolsa, esta vez una
bolsa verde que llevaba su saco de dormir, su ropa de clima frío y bastones. "Gracias a
Dios," murmuró arrastrando la bolsa de lona por el suelo de cemento.

"Afortunada. Mi fea bolsa amarilla Summit no la hizo."

Mary Kate se dio vuelta y se encontró cara a cara con un hombre joven que había
vislumbrado en la sala de embarque en Atlanta. Él era solo un poco más alto que ella, un
poco fornido, tal vez unos años mayor, con un corte de pelo rapado. Como recordaba, él
fue uno de los últimos en abordar su vuelo a Johannesburgo.

"¿No encontraste tus maletas?" preguntó, alarmada por la situación de él, y oh tan aliviada
que no fuera ella.

XWPColección: Página y Facebook 9


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Él negó con la cabeza abatido. "No, temía que eso sucediera. Mi vuelo desde Kansas City
se retrasó, y apenas tuve tiempo suficiente para agarrar el avión en Atlanta. Soy Vince,
por cierto." El joven le tendió su mano.

"Hola, Vince. Soy Kate." Durante sus días de escuela secundaria en Mooresville, había
tratado de hacer que sus amigos y familiares usaran el nombre abreviado, pero no lo
aceptaron.

"Suenas como si fueras de Atlanta," él dijo.

"No Atlanta, exactamente, pero cerca de allí. ¿Qué vas a hacer con tus cosas?"

Mary Kate no podía imaginar cómo Vince se las arregló para permanecer tan tranquilo.
Ella había planeado desde Febrero para este viaje, seleccionando cuidadosamente todos y
cada uno de los elementos que eran esenciales para el éxito de esta escalada. ¡No había
nada en sus maletas de lo que pudiera prescindir!

"No estoy seguro. Dudo que lleguen aquí antes de esta hora mañana. Y nos iremos
mañana a primera hora." Él sabía que incluso eso era una ilusión. La creciente multitud en
el mostrador de equipaje sugería que la pérdida de equipaje no era tan inusual aquí en
Tanzania. "Creo que debería reportarlo, ¿eh? Esperemos que alguien hable inglés."

Una media hora más tarde, Vince se reunió con ella en el café al aire libre del aeropuerto,
donde varios de los excursionistas esperaban el autobús de enlace a su hotel. "Malas
noticias. No hay otro vuelo de Atlanta a Johannesburgo hasta el Martes."

"¡Oh, es cierto! Es por eso que tuve que venir un día antes. Mi caminata no sale hasta el
Lunes por la mañana."

"Entonces no estás con nuestro grupo. Eso explica por qué tu nombre no me sonó." Todos
los excursionistas de Summit habían obtenido una lista de sus compañeros de
escalada. "¿Qué ruta estás tomando?"

"Lemosho Glades. ¿Y tú?" Mary Kate abrió el mapa que había estado estudiando antes.

"Machame."

"Nos fusionamos con la Ruta Machame en Shira 2 el Miércoles por la noche. Y te vas
mañana, así que significa que estarás en Shira 2 el Lunes y en la cumbre el Viernes por la
mañana. Nosotros no subiremos hasta el Domingo por la mañana."

"¡Guau, realmente has estudiado esto!"

XWPColección: Página y Facebook 10


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Tú dices estudiar, mi novio dice obsesivo." Mary Kate ya no pensaba en Bobby Britton
como su novio, pero pensó que era mejor si los muchachos pensaban que tenía novio.

"Entonces cuál es?"

"Probablemente en algún lugar en el medio, supongo. Soy una planificadora. Me gusta


asegurarme de cubrir todas las contingencias." Bobby siempre hacía lo mismo, pero lo
llamaba practicidad. Cuando ella lo hacía, él la molestaba siendo compulsiva.

"Entonces cuál era tu plan si tu equipaje no llega?"

"¿Estás bromeando? ¡Hubiera planeado tener un ataque de nervios! Pero al menos ya


estoy usando mis botas, y tengo mi cámara y artículos de tocador en mi mochila."

Ella levantó el paquete pesado. "Oh, y dos cambios de ropa."

Vince rebuscó en su propia mochila y sacó una cartera de documentos de viaje. "Tengo
algunas cosas aquí, pero todas mis cosas de clima frío están en mi bolsa de Summit. Aquí
dice que llames a este número si tienes algún problema. Quizás debería hacerlo."

Por tercera vez, Mary Kate revisó su itinerario para confirmar que el autobús los recogería
en media hora, a las 4:45. Poco a poco, más personas ingresaron al pequeño café, incluida
una pareja joven que llevaba bolsas de Summit como la suya. Mary Kate las saludó con la
mano.

"Hola, veo que también estás con el grupo Summit." Estrechando la mano del hombre
alto, ella se presentó. "Soy Kate Sasser."

"Hola, Kate. Soy David Kuentzel, y esta es mi esposa, Kako."

"¿Qué tal?" la mujer cortésmente preguntó, su acento japonés muy pronunciado.

"Estoy bien. Es bueno conocerlos a los dos." El acento sureño de Mary Kate también era
bastante pronunciado. "¿Van a subir mañana o el Lunes?"

"Mañana," David respondió. "Se supone que somos cinco."

"Voy el Lunes. Se supone que ese tipo de allí con la camiseta verde se va mañana con
ustedes. Pero sus bolsas no fueron transferidas en Atlanta, así que esta llamando a Summit
para que averiguar qué hacer."

"¡Hombre, eso apesta!"

XWPColección: Página y Facebook 11


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Vince colgó su pesada mochila sobre un hombro y se dirigió hacia el grupo.

"Dijeron que podía conseguir un saco de dormir en el hotel, y tal vez una chaqueta o algo
así. Entonces si mis maletas llegan el Miércoles, harán que uno de los encargados las
lleve hasta el Valle de Karanga."

"Suena como un plan," Mary Kate dijo entusiasmada. Vince no necesitaba enfrentar la
pregunta de qué pasaría si sus maletas no llegaban en el próximo vuelo.

"¿Entonces ustedes vinieron desde Atlanta?" David preguntó.

"Soy de Kansas City, pero volé el Delta en Atlanta y llegamos tarde. Cambiamos en
Johannesburgo a Air Tanzania," Vince aclaró. "Ustedes deben haber venido de
Ámsterdam en KLM (Aerolínea)."

"Sí. De Seattle a Detroit, a Ámsterdam, aquí. Pensamos que iba a ser horrible, pero en
realidad fue algo bueno que tuviéramos la oportunidad de caminar entre los vuelos. Nos
marchamos en el vuelo nocturno el Jueves por la noche."

"Bueno, ahora mismo, estoy deseando haber venido de esa manera también. Al menos
tienen tres vuelos diarios," Vince se lamentó.

Un autobús Toyota blanco se detuvo en la rotonda frente al café, con su letrero de papel
descolorido que decía ‘Moshi’, el pueblo que serviría de base para la escalada.
Inmediatamente, dos jóvenes vestidos con pantalones de trabajo mal ajustados y camisas
de manga corta con cuello ancho salieron y comenzaron a cargar las bolsas de lona en el
techo del autobús. Tan pronto como vio sus bolsas aseguradas en la parte superior, Mary
Kate subió al autobús y se sentó junto a sus nuevos amigos.

El viaje al hotel los llevó a grandes campos abiertos, salpicados de pequeñas cabañas en
forma de cúpula.

"Los Masai," Kako explicó. "Eran guerreros, ahora arrean ganado, que son sagrados para
ellos. La mayoría usa la tradicional tela roja. Son muy nobles."

"¿Has estado aquí antes Kako?" Mary Kate se preguntó cómo la mujer sabía tanto.

"No, David y yo hemos escuchado las historias de Tom Muncie." Muncie era el dueño de
Summit Trail y Safari Company.

"Él tiene una oficina en el edificio donde trabajo," David explicó.

XWPColección: Página y Facebook 12


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¡Estás bromeando! ¿Quieres decir que un hombre cuya actividad principal está en África
tiene su oficina en Seattle?" Mary Kate se sorprendió al darse cuenta de que realmente era
un mundo pequeño para algunas personas.

"Eso es correcto. Es por eso que decidimos hacer este viaje. Tom nos contó a varios de
nosotros sobre esto en una fiesta de Navidad el año pasado, y creo que somos la quinta o
sexta pareja de mi edificio que lo hace."

"Entonces cómo es él? Quiero decir, en el folleto se ve como un verdadero tipo fiestero,"
Vince observó.

David se rió. "Bueno, digamos que la imagen en el folleto es bastante vieja. Creo que
Tom ha dejado las fiestas, si me preguntas. Solo viene aquí una vez al año, y no lo ha
hecho desde 1994."

"Hablé con él un par de veces por teléfono. Esperaba que estuviera aquí."

Mary Kate había querido escuchar las historias de las aventuras de Tom. "¿Qué te hizo
decidir hacer esto, Vince?"

El joven sonrió pensativamente. "Bueno, es así. Me voy a casar en Septiembre, y era mi


trabajo planear la luna de miel. Fui a ver a un agente de viajes y tenían un cartel grande en
la ventana, ya sabes, con la jirafa parada en frente a la montaña. Te digo, me hechizo al
instante," se rió entre dientes. "Pero dado que Brandy no es exactamente del tipo al aire
libre, tenía que terminar con esto antes de la boda, ya sabes. Ella tiene algo un poco más
... civilizado en mente para nuestra luna de miel."

"Bueno imagínate eso," Mary Kate bromeó.

"Entonces cómo es que estás aquí?" él replicó.

Mary Kate le dijo al grupo acerca de ver el especial en televisión, y cómo se sintió atraída
por el desafío. Su historia fue interrumpida por un bache que los hizo salir a todos de sus
asientos.

"Samahani," dijo el conductor.

"Debe ser Swahili para 'lo siento'," David sugirió.

"Sí, o 'muérdeme’," Vince ofreció.

Después de casi una hora de rebotar sobre la accidentada carretera asfaltada, el autobús
finalmente entró en una rotonda en lo que parecía ser una pequeña ciudad. Las estructuras

XWPColección: Página y Facebook 13


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

no eran exactamente modernas, pero en comparación con las cabañas que habían pasado
en el camino desde el aeropuerto, eran castillos. Algunos de los edificios pequeños eran
de madera, pero la mayoría estaban hechos de bloques de cemento. Eran de color púrpura,
azul brillante, naranja; obviamente, no había asociaciones vecinales en Moshi que
dictaran los colores que uno podría elegir para pintar un hogar o negocio.

"¿Quién va al Hotel Keys?" el conductor preguntó.

"Nosotros," Mary Kate dijo, señalando a sí misma y a sus tres compañeros.

"Cambias aquí a otro autobús," él hizo un gesto.

Los cuatro bajaron y esperaron mientras los dos cargadores trepaban arriba y dejaban caer
su equipaje.

"¡Espera! Hay una bolsa más, una verde."

El conductor llamó a los hombres que estaban en la parte superior y revolvieron las bolsas
en busca de la suya. Después de una búsqueda infructuosa, el conductor propuso una
solución.

"Llevaremos a los demás a su hotel y luego llevaremos su bolso a Keys."

La idea de separarse de su ropa de clima frío era algo que ella no consideraría en
absoluto. "No, la encontraré." Antes de que él pudiera detenerla, Mary Kate subió la
escalera en la parte posterior del autobús, arrastrándose por las bolsas hasta que vio la
suya en el fondo de la pila. Gesticulando hacia los hombres en la parte de arriba, la
sacaron y la bajaron.

"Eso fue bastante valiente, Kate," David la felicitó. "Pero para que lo sepas, acabas de
violar las leyes más sagradas de su religión."

"Es cierto," Vince agregó conspiratoriamente. "Creo que leí en alguna parte que a las
mujeres no se les permitía escalar nada que las pusiera por encima de los hombres."

"¡Oh, basta!" Mary Kate dijo, golpeando juguetonamente a su nuevo amigo en el brazo.

"¡Y luego vas y me golpeas! Te lo juro, Kate, te van a llevar a la cárcel," él bromeó.

"Dios, te imaginas cómo sería una cárcel aquí?" David reflexionó.

"No, y no vamos a averiguarlo." Mary Kate fue inflexible, arrastrando sus bolsos hacia el
segundo autobús.

XWPColección: Página y Facebook 14


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Vince se acercó y recogió su bolsa de Summit. "Sabes, deberías haber apuntado a una de
las otras bolsas que hay allí. Tal vez él la hubiera tirado y nadie hubiera notado la
diferencia."

"Sí, pero con tu suerte, probablemente habría estado llena de ropa interior femenina," la
mujer rubia bromeó.

"¿Y eso hubiera sido malo porque ...?"

Un corto viaje en el segundo autobús los llevó en frente del Keys Hotel, una posada
familiar, con un bar, un restaurante, una fila de habitaciones en el piso de arriba y cabañas
en la parte trasera. El vestíbulo estaba decorado con bancos y sillas de terciopelo rojo, con
ricos suelos de madera de ébano y un largo mostrador de caoba. Como fue el caso en la
mayoría de los edificios públicos, un retrato del presidente de Tanzania se mostraba de
manera destacada. La Triple-A (*) podría haberle dado al lugar dos estrellas; pero aquí en
Tanzania, era uno de los establecimientos más finos.

Los nuevos amigos acordaron reunirse para cenar en una hora y se dirigieron a sus
habitaciones para ducharse y cambiarse. La electricidad estaba disponible hasta las 10 en
punto, y solo entonces si tenían suerte.

Asignada a una de las habitaciones del piso de arriba, Mary Kate se quedó
momentáneamente desconcertada al ver su habitación: las dos camas individuales estaban
juntas y completamente encerradas en una mosquitera blanca. Bueno, por supuesto. La
malaria era un problema en el este de África, y uno de los informes de Internet que había
leído hablaba de la proliferación de mosquitos en algunos de los hoteles. Un pequeño
estante proporcionaba un espacio para sus dos bolsas de lona y la mochila.

Cuando salieran para su caminata, tendría que volver a empacar los artículos esenciales en
una sola bolsa. Pero por ahora, la primera orden del día era una ducha caliente.

O solo una ducha, ella descubriría. El agua caliente era escasa, dadas las restricciones de
electricidad. Podría esperar mientras el agua se calentaba un poco, o apresurarse y
vestirse. Optando por lo último, esperaba tener un poco de tiempo antes de la cena para
organizar sus cosas.

(*) American Automobile Association: Organización que evalúa a hoteles y restaurantes y si cumplen con los
criterios se les concede ya sea 1, 2, 3, 4 ó 5 estrellas siendo estos los que representan lo último en lujo y sofisticación.

XWPColección: Página y Facebook 15


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

David, Kako y Vince ya estaban sentados cuando Mary Kate llegó al restaurante. La cena
fue estilo buffet, y presentó comida occidental estándar: carne asada, pasta y
tomates. Tom había advertido a todos de las verduras crudas al principio de su viaje, por
lo que la ensaladera no se había tocado; pero les había animado a probar el ugali, un plato
local preparado con granos.

"¿Ustedes chicos se acordaron de tomar su Larium hoy?" Vince preguntó.

Larium fue recetado como protector contra la malaria, y la mayoría de los médicos
recomendaron que se tomara la dosis una vez a la semana los Sábados. Mary Kate había
tomado la suya la semana pasada, y nuevamente en el aeropuerto de Johannesburgo. Ella
continuaría el tratamiento por tres semanas después de regresar a casa.

"Sí, no puedo esperar para ver qué tipo de sueños tengo esta noche," David bromeó. La
medicación era notoria por lanzar los sueños más extraños. "La semana pasada, soñé que
mi perro iba conmigo al trabajo."

"¿Qué hay de extraño en eso?" Mary Kate preguntó.

"Él manejaba."

El Hotel Keys en Moshi

"Tienen que venir a ver esto," Vince dijo con entusiasmo, persuadiendo a sus amigos de
su desayuno. Todos se apresuraron a salir a la calle, donde tuvieron su primera vista clara
de la impresionante montaña. Desde que habían descendido por debajo de la capa de
nubes ayer, el pico había estado oscurecido, pero las nubes habían desaparecido hoy, al
menos por el momento.

"Solo piensa, Vince. Para el fin de semana, estarás en la cima," la mujer rubia dijo.

"Eso espero," él respondió. "Tengo que decirte, me preocupa que no voy a durar mucho
tiempo sin ropa más abrigada. Si hace demasiado frío allí arriba, tendré que bajar."

Una hora más tarde, Vince, David y Kako – sus dos compañeros de viaje se habían
retrasado – reunieron sus mochilas en el porche delantero, esperando un viaje al comienzo
del sendero Machame.

Mary Kate bajó con una pequeña bolsa de plástico.

XWPColección: Página y Facebook 16


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Vince? Escucha, empaqué tres pares de calzoncillos térmicos largos. Este par es el más
grande – lo tengo para usar sobre los otros."

"Oye mira, no voy a quitarte la ropa. Los necesitarás," él protestó.

"Claro que sí. Puedo arreglármelas con dos. Y aquí hay un par de calcetines extra en caso
de que tus pies se mojen, y una camiseta de manga larga. ¿Conseguiste un abrigo?"

"Sí, tenía una chaqueta de lana. Debería bastarme hasta el Miércoles."

"Bueno, buena suerte. Y salúdame con la mano desde la cima. Estaré en Barranco," ella se
rió.

"Gracias, Kate. Buena suerte para ti también. Oye, dejaré esto aquí en el hotel cuando
regrese."

"Está bien. Si terminas usándolos durante tres o cuatro días seguidos, dudo que los quiera
de vuelta," dijo, arrugando la nariz con fingido disgusto. "Solo déjame una nota cuando
vuelvas, ¿de acuerdo?"

"Sí, probablemente tendré que usarlos todo el tiempo para impedirles que caminen solos.
Dejaré algo de efectivo, de acuerdo?"

"¡Basta! Tómalos. Solo llega a la cima, ¿de acuerdo?" Mary Kate se volvió hacia los
Kuentzels.

"Buena suerte para ustedes dos. Cuídense. Estaré justo detrás de ustedes."

Los excursionistas subieron a un Toyota Land Cruiser y se fueron. Su aventura estaba


oficialmente en marcha.

Mary Kate consideró volver arriba a la cama, pero se detuvo, preocupada de que no
pudiera dormir esa noche. Era importante aclimatarse a la nueva zona horaria. En lugar de
eso, se puso sus pantalones largos – en realidad, eran convertibles – las perneras de los
pantalones se abrochaban para hacer shorts – y dio un paseo por el pueblo. En Tanzania
se consideraba irrespetuoso que las mujeres usaran shorts en la mayoría de los lugares
públicos, pero el personal del hotel le aseguró que estaba bien en el hotel siempre que
permaneciera en los jardines.

Moshi era una aldea bulliciosa, con una considerable cantidad de tráfico callejero cerca de
la rotonda. Las camionetas abiertas que se desbordaban de pasajeros se detenían con
frecuencia para permitir que la gente bajara o subiera. Mary Kate no podía imaginar qué

XWPColección: Página y Facebook 17


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

tipo de moneda gobernaba esta forma de transporte público, ya que parecía no haber
intercambio de monedas.

Obviamente, los mercaderes estaban acostumbrados a la multitud de excursionistas;


varias de las tiendas vendían camisetas con la imagen de la gigante montaña. También
estaban disponibles los tallados en ébano de elefantes, jirafas y leones; y cuentas de todos
los tamaños y colores. La mujer rubia se recordó a sí misma que debía comenzar una lista
de los tipos de regalos que debería llevar a sus amigos y familiares.

Mary Kate sonrió al ver la primera evidencia de que el siglo XXI había llegado realmente
a Moshi: un letrero adelante atraía a todos al Café Internet de Nueva York.

Al ingresar a la atestada tienda, fue conducida a una terminal abierta, donde accedió
inmediatamente a su cuenta de correo electrónico. La mayoría de sus mensajes eran de
amigos que le desearon suerte en su ascenso. El último era de Bobby, que no había
entrado en sus pensamientos ni una vez durante todo el día.

¡Hola cariño!

Para cuando veas esto, estarás de nuevo en mis brazos, recién llegada de
‘conquistar’ esa gran montaña antigua en África. Quería escribir esta nota para
que pudieras ver qué tan pronto comencé a extrañarte.

Desearía estar contigo ahora mismo. Debes saber cuanto me preocupo por tu
seguridad. Estos son tiempos aterradores, especialmente en otras partes del
mundo.

Tal vez la próxima vez que decidas emprender una aventura como esta, podamos
encontrar algo que nos guste a los dos aquí mismo, en los buenos viejos Estados
Unidos de A.

No puedo esperar a escuchar todo sobre tu viaje. Estoy seguro de que llegarás a la
cumbre, pero si no lo haces, por favor que sepas que te amaré de todos modos.

Por siempre,

Bobby

Mary Kate se estremeció ante las entonaciones. Las pequeñas comillas alrededor de la
palabra conquista eran la broma interna de Bobby, un gesto condescendiente que solo él
encontraba gracioso.

XWPColección: Página y Facebook 18


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Las horas en el avión habían endurecido su resolución. Ella y Bobby Britton habían
terminado.

Lástima que no era tan fácil. Mooresville era una ciudad demasiado pequeña como para
simplemente rechazarlo y seguir adelante. Todos y su hermanita tendrían que opinar sobre
lo tonta que era. Mary Kate suspiró profundamente y pulsó la tecla de respuesta. Esta
desvinculación obviamente tomaría un tiempo más, especialmente puesto que Bobby
parecía despistado de que algo estaba mal en su relación. Tan pronto como llegara a casa,
Mary Kate comenzaría a aclarar las cosas con más fuerza; pero por ahora, simplemente lo
aplacaría con una nota amistosa.

Querido Bobby,

Saludos desde Tanzania!

¿Creerías que encontré un cibercafé en este pequeño pueblo? Es muy interesante


ver a todos los jóvenes abarrotados aquí, todos mirando las cosas y leyendo las
noticias sobre el resto del mundo.

La montaña se ve enorme desde aquí, y el glaciar en la parte superior parece tan


lejano. La primera vez que lo vi fue desde el avión, y me dejó sin aliento. Estoy
muy emocionada por la escalada. Conocí a otros escaladores pero ninguno de mi
grupo. Debería reunirme con todos en la cena esta noche, ya que nos vamos a
primera hora mañana por la mañana.

¿Podrías avisarles a mamá y papá que llegué bien y que todo va bien hasta
ahora? Trataré de escribir nuevamente cuando regresemos el próximo Lunes.

Cariños para todos, Mary Kate

Más que nada, Mary Kate deseaba que su amiga Deb hubiera podido venir.

Este era el tipo de cosa que ambas habrían disfrutado, y ambas habrían estado seguras de
que la otra estaría allí para ella sin importar nada. No había otra persona en la tierra que
hiciera que Mary Kate se sintiera tan segura.

Querida Deb,

¡Hola chica! Solo quería que supieras que estoy aquí en Tanzania mirando esta
ENORME montaña, deseando que estuvieras aquí para escalar conmigo. Voy a

XWPColección: Página y Facebook 19


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

pensar mucho en ti en este viaje, y quiero que comiences a guardar tus monedas de
cinco centavos. Si no llego a la cima, voy a intentarlo de nuevo, y si lo hago, ¡aún
así quiero hacerlo contigo!

He estado pensando mucho sobre Bobby y he decidido que cuando llegue a casa,
voy a romper con él. Solo quería que supieras con anticipación, porque cuando se
sepa, probablemente seas la única en Mooresville que me hable.

Te quiero mucho, Mary Kate

**********

A las siete de esa noche, Mary Kate fue a cenar al restaurante, esperando finalmente
encontrarse con sus compañeros de excursión.

"Tus nuevos amigos están allí," el camarero dijo, señalando una mesa establecida para
10; otros ocho ya estaban sentados.

"Hola, soy Kate. ¿Están con Summit?"

En medio de un coro de ‘holas’, Mary Kate se movió a un asiento vacío al final de la larga
mesa. Uno por uno, los otros se presentaron, pero todos admitieron que les tomaría un día
recordar los nombres. La cena informal de esta noche era una buena oportunidad para
romper el hielo.

Tammy era estudiante de arte en la Universidad de Missouri. De fotos, ella había estado
pintando acuarelas de animales salvajes y terreno africano. Finalmente, pensó que era
hora de que viera las cosas de cerca por ella misma. Al darse cuenta de que la chica había
dicho una bendición en voz baja antes de la cena, Mary Kate hizo una nota mental para
tratar de cuidar su lenguaje en torno a Tammy.

Laurel y Kendra eran hermanas, originalmente de Pittsburgh. Laurel todavía vivía allí,
trabajando como asistente administrativa para un fabricante automotriz; Kendra se mudó
a Nueva York, donde administraba el espacio de oficinas de un agente de bienes raíces en
Manhattan. Las hermanas eran cercanas, pero no habían tenido mucho tiempo juntas en
los últimos años debido a sus trabajos.

Jack era el novio de Laurel, y los tres parecían tener una relación fácil. Jack era un
abogado – un ‘picapleitos’ confeso, y parecía ser un tipo realmente agradable.

XWPColección: Página y Facebook 20


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Otra pareja, Trevor y Leah, eran viejos amigos de las dos hermanas. Los cuatro habían
asistido a la universidad juntos en Penn State. Este viaje era una reunión, una última
oportunidad para reunirse antes de que Trevor se mudara a Tokio para comenzar un nuevo
trabajo. Leah esperaba seguirlo si podía efectuar una transferencia dentro de su compañía.

Ann era de St. Paul, una madre de 45 años de tres hijos adolescentes. Sorprendió a toda su
familia cuando anunció en Febrero pasado que estaban solos para las vacaciones de
verano de este año. ¡Se iba a África!

El último en el grupo era Drew, quien movió su asiento para poder unirse a Mary Kate al
final de la mesa. Drew era de San Diego, un analista financiero para la industria de la
biotecnología. Tenía treinta años y era bastante amistoso, tal vez demasiado amistoso, la
rubia pensó.

"Pensé que se suponía que éramos 10," Trevor dijo.

"Tengo el papel conmigo," Kendra respondió. "Hagamos una lista de asistencia."

Laurel miró por encima del hombro de su hermana. "Esta es quién falta. Kristin Addison,
de Bloomington, Indiana."

Mary Kate inmediatamente reconoció el nombre de su compañera de safari. Como viajaba


sola, había consentido en emparejarse con otra persona en los alojamientos del safari para
que ambas pudieran obtener el precio de ocupación doble.

Entonces si ella no se presenta, tendré que pagar más?

**********

La alta morena caminaba de un lado a otro frente al café del aeropuerto, ahora cerrado. Su
avión de Ámsterdam había llegado una hora retrasado y había perdido el penúltimo
trasbordador de la corrida regular.

"¿Estás seguro de que el servicio de autobús es la única forma de llegar a Moshi?" Ella
tenía suficiente efectivo para alquilar un automóvil.

El asistente del aeropuerto asintió. "Pero volverá en una hora," él engatusó.

Kristin Addison consultó su reloj: las nueve y cuarto. Se había perdido la cena, y
probablemente no llegaría a la cama antes de la medianoche, ya que tenía que clasificar su
equipo para la escalada.

XWPColección: Página y Facebook 21


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Cyn Richards, una compañera estudiante de doctorado en la Universidad de Indiana, le


había aconsejado sobre qué empacar para el viaje. Cyn y su pareja escalaron el Kili hace
dos años, y la animaron a que lo intentara.

"Tienes que despejar tu mente, Kris. No has hecho más que trabajar 18 horas al
día durante los últimos dos años y medio. Te digo que es una experiencia
espiritual. Te pondrá todo en perspectiva."

El estrés había estado creciendo constantemente en la vida de Kristin. No eran


solo las demandas de su programa de psicología clínica, aunque sus disertaciones
y sesiones de asesoramiento con parejas y familias la ataron durante casi 80 horas
cada semana. También fue el aislamiento autoimpuesto, la respuesta de Kristin a
ser quemada por su amante Rebecca, y luego despreciada por sus amigos
comunes. Eso fue hace más de un año, pero había puesto su vida personal en
espera por ahora, razonando que tenía poco que ofrecer mientras estaba
totalmente absorta en su trabajo. Su círculo de amigos cercanos incluía solo a Cyn
y Andrea, y ella los veía solo cuando no aceptaban un no por respuesta, una vez al
mes.

Andrea sacó las fotos de su caminata para tentar a su amiga.

"Realmente se ve hermoso," Kristin admitió.

"Las fotos no le hacen justicia." Cyn le dijo. "Y no es solo el asunto del 'hombre
contra la naturaleza'. Se trata del trabajo en equipo, la amistad y el apoyo.
Realmente hay personas geniales. Y creo que en una situación como esta, los verás
a todos en su mejor momento."

"Y también tendrás que hacer el safari," Andrea alentó. "Ver a los animales en la
naturaleza te dejará sin aliento."

Y así fue, Kristin finalmente estaba en Tanzania, lista para comenzar su relajante
aventura.

Ella también iba a tratar esta cuestión de trabajo en equipo y amistad, había decidido.

Cyn la había tomado el pelo acerca de su actitud de ‘no necesito a nadie’, pero la verdad
era que había quedado decepcionada en el pasado cuando se permitió depender de la
gente. Erin había elegido escapar de su amistad; Pilar había elegido el armario; y Rebecca
había elegido a alguien llamada Tiffany.

XWPColección: Página y Facebook 22


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La nueva filosofía de Kristin era que las amistades – y también las relaciones más íntimas
– tenían que ver con la gestión de las expectativas. Si no esperas que perduren, es menos
probable que te decepciones.

Y hablando de esas relaciones más íntimas, la alta morena se había convencido después
de Rebecca de que no necesitaba eso en este momento. No era una persona solitaria por
naturaleza, le gustaba compartir cosas con alguien especial, pero no había conocido a
nadie últimamente con quien quisiera pasar mucho tiempo. Eso estaba bien, teniendo en
cuenta que nadie parecía sentirse así con ella tampoco.

Mirando su reloj de nuevo, Kristin tuvo una idea sobre cómo aprovechar al máximo el
tiempo que pasaría esperando. Utilizando tres de las mesitas en el café desierto, comenzó
a ordenar su equipo, cargando todo lo que necesitaría en su mochila y el bolso amarillo
brillante de Summit. Cinco minutos después de que terminara, el servicio de enlace
finalmente llegó.

Día 1 - Mti Mkubwa

¡Linda! Kristin estaba hipnotizada por la rubia sonriente en la larga mesa. Lástima de ese
chico con el que estaba; a regañadientes, admitió para sí misma que se veían bien juntos.

"Disculpe, señorita. Ese es su grupo de Sumnit," el camarero le dijo.

Kristin recogió su plato de pegajosos pasteles y se movió para unirse a sus compañeros de
excursión, gravitando automáticamente hacia la pequeña rubia. "Hola," dijo, casi
tímidamente. De las conversaciones animadas, era evidente que todos los demás en el
grupo ya se conocían.

Mary Kate se volvió para saludar a la recién llegada, sorprendida por los ojos más azules
que jamás había visto.

"Hola a ti," ella dijo. "Apuesto a que eres Kristin Addison."

"Así es," Kristin respondió, infinitamente contenta de que la linda mujer con el más
encantador acento sureño ya supiera su nombre.

"Soy Kate Sasser, y si no pudieras decirlo ya, soy de Georgia." Mary Kate no podía
apartar los ojos de esta alta morena. Con sus pómulos angulosos y su figura esbelta,
parecía una modelo.

XWPColección: Página y Facebook 23


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

¡Silbido! Había algo sobre Kate Sasser que saltó hacia Kristin ... algo cautivador. A
menos que ella estuviera totalmente equivocada, la pequeña y linda rubia acababa de
comprobarla.

Mary Kate estaba atrapada en su lugar por los ojos azules, y más que un poco intrigada
por la sonrisa torcida. "Me alegro de que hayas podido llegar. Te echamos de menos en la
cena de anoche."

"Mi avión se atrasó," explicó, todavía sonriendo, feliz de saber que la habían echado de
menos.

La rubia sacudió su inesperada fascinación. "Entonces, permíteme contarte sobre el resto


de nuestro variopinto grupo. Este es Drew, de San Diego."

Drew se enderezó, sintiendo que era importante demostrar que tenía al menos unos
centímetros ante esta imponente belleza. "Realmente encantado de conocerte," dijo con su
mejor sonrisa.

"Y esta es ... no, espera, puedo hacer esto. Esta es Ann, de Minnesota." Mary Kate se
burló del acento del medio oeste, tal como todos se habían burlado juguetonamente del
suyo.

"Y esta es Laurel, y su hermana Kendra. Son de Pittsburgh, como lo es este hombre
hilarante junto a ellas. Él es Jack, y pertenece a Laurel."

"En sus sueños," Laurel bromeó, pero le agarró la rodilla debajo de la mesa igualmente.

"Y estos son Trevor y Leah, de Filadelfia, que parecen gustarse mucho, si entiendes lo
que digo. Trevor, Leah, Laurel y Kendra fueron todos a Penn State. Parecen pensar que
eso los hace especiales." Mary Kate aplicó la voz de las Señoras de la Iglesia. "Y esta es
Tammy, de Columbia, Missouri."

Todos en la mesa aplaudieron la exitosa recitación de Mary Kate.

Kristin asintió con la cabeza a cada uno, y finalmente se presentó. "Y soy de Miami, pero
ahora mismo, estoy en la escuela de posgrado en la Universidad de Indiana."

"¿Qué estás estudiando?" Tammy preguntó. Al menos ella no era la única estudiante en el
grupo.

"Psicología clínica."

XWPColección: Página y Facebook 24


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno, eso probablemente sea útil en este viaje. Puedes administrar las evacuaciones
psicológicas," Mary Kate bromeó.

"¿Las qué?"

"Ya sabes, las evacuaciones de la montaña por razones psicológicas."

"Ya veo. Bueno, no había planeado exactamente que se tratara de unas vacaciones de
trabajo, pero estaré encantada de ayudar donde pueda." Kristin estaba cayendo fácilmente
en las bromas del grupo.

Claramente, todos se llevaban bien, y a menos que se equivocara, esta linda rubia estaba
emparejada con ella en el safari.

Después del desayuno, los excursionistas regresaron a sus habitaciones por su equipo. A
cada persona se le permitió solo la bolsa Summit y una mochila personal. Todo lo demás
estaría guardado en una habitación del hotel. Los objetos de valor – pasaportes, boletos de
avión, dinero extra, tarjetas de crédito y joyas – fueron detallados y se inventariaron,
luego se guardaron en la caja fuerte del hotel en sobres cerrados.

Mary Kate esperó pacientemente en el mostrador del hotel por un bolígrafo extra mientras
la morena alta llenaba su lista. El colorido llavero de la mujer llamó su atención mientras
lo deslizaba dentro del sobre. Deb Demers tenía uno así, una bandera del arco iris. La
mayoría de las personas en Mooresville no tenían ni idea de su naturaleza simbólica, pero
Mary Kate sabía lo que significaba, y la comprensión se precipitó atravesándola que fue
emocionante e inquietante. Kristin no se parecía en nada a las lesbianas de Savannah
College.

Por fin, el grupo estaba listo para partir. Un accidentado autobús Toyota – al fabricante
japonés de automóviles le había ido bien en Tanzania – esperaba en el porche delantero, y
un negro alto y musculoso salió a hablar con el grupo.

"Soy John. Seré su guía de senderos para el viaje a la cima del Kili. Hoy, manejaremos
por tres horas para ingresar al parque en Londorossi Gate. Todos deben tener el número
de pasaporte por escrito. Cuando lleguemos al sendero, caminaremos por la selva durante
cuatro horas hasta Mti Mkubwa – que quiere decir Árbol Grande – donde acamparemos
para pasar la noche. Esta noche estarán cansados. No se olviden de beber agua, incluso si
no tienen sed – tres litros por día."

Beber mucha agua fue recetada como la mejor defensa contra el mal de altura.

La reducida presión de aire y el escaso aire en altitudes más altas se combinaron para
interferir con el intercambio normal de oxígeno del cuerpo a nivel celular. El tomar

XWPColección: Página y Facebook 25


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

mucha agua ayudaría al intercambio; y un ascenso lento y gradual le daría al cuerpo


tiempo para adaptarse.

El mal de altura fue la razón número uno por la que la mayoría de las personas no
pudieron conquistar el Kili.

Dependiendo del propio acondicionamiento y la composición fisiológica, las grandes


altitudes podrían causar dolores de cabeza, náuseas, diarrea, desorientación o incluso
dolores en el pecho. Estos problemas pueden variar en severidad, pero la mayoría se
remedia fácilmente al regresar inmediatamente a una altitud más baja. En casos más
serios, los excursionistas tendrían que ser evacuados en camilla, incapaces de continuar
bajo su propia fuerza. En raras ocasiones – pero con la frecuencia suficiente para
impresionar a los excursionistas sobre la importancia de beber agua y tomarla lentamente
– los síntomas conducirían a la muerte.

Mientras cargaban el equipo en la parte trasera del autobús, Mary Kate hizo un último
viaje a la pequeña tienda ubicada cerca del bar. Ahora bolso en mano, subió a bordo. Ann
y Tammy estaban sentados juntos, ya en una profunda conversación. Trevor y Leah se
sentaron juntos, y Jack se sentó solo, inclinándose hacia adelante para meter su cabeza
entre su novia y su hermana. Justo cuando se movía para tomar el espacio vacío al lado de
Drew, la alta morena repentinamente levantó su mochila, gesticulando hacia el asiento
disponible.

"Gracias," Mary Kate respondió, deslizándose en el asiento delantero, de espaldas al


ahora enfurruñado Drew. Ella había esperado que tuvieran la oportunidad de hablar; Mary
Kate quería saber todo sobre Kristin Addison. "Creo que se supone que somos
compañeras de habitación para el safari, ¿es correcto?"

"Sí, cinco días," Kristin confirmó. Muérete de envidia, Drew!

"Entonces a qué hora llegaste anoche?"

Kristin explicó la demora, y se deslizaron fácilmente en una plática sobre sus preparativos
y cómo se habían entrenado para la escalada. Siguiendo el ejemplo de Mary Kate, se giró
ligeramente en su asiento para poder incluir a Drew en su conversación.

"Intenté que mi novio Bobby viniera, pero no estaba interesado." Sin ninguna razón que
pudiera entender, Mary Kate pensó que era infinitamente importante decirle a Drew y
Kristin que ella tenía novio, incluso si realmente no lo tenía. Era una señal de ‘aléjate’
para Drew, y una ... bueno, una forma de dejar que Kristin supiera que era heterosexual.

Debe ser un novio, pensó la alta mujer. Si tuviera una novia, las dos estaríamos aquí, o
algo estaría mal con su relación.

XWPColección: Página y Facebook 26


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Una hora más tarde, el autobús se desvió hacia un camino lateral, rebotando en sus
asientos mientras pasaban un bache tras otro.

"Guau, mira eso." Mary Kate señaló a un grupo de chicas jóvenes, todas caminando con
grandes cubos de agua sobre sus cabezas. "Pensé que era solo un estereotipo."

"Bueno, aparentemente no lo es. ¡Mira a la pequeña! No puede tener más de 3 años."

"Me pregunto por qué son solo las mujeres las que llevan el agua," Tammy preguntó.

"Hay roles de género muy específicos en la mayoría de las sociedades africanas," Ann
ofreció. "Se espera que los hombres sean los jornaleros y que cuiden el ganado. Las
mujeres cocinan y llevan el agua. Y tienen a los hijos. Y trabajan en los campos. Y
limpian a los animales."

Kristin echó un vistazo a su guía, que sonrió con ironía sin levantar la vista. Obviamente,
los occidentales nunca lo entenderían.

Después de otra hora, volvieron a girar, esta vez hacia un estrecho camino de tierra que
serpenteaba a través de una parte de la selva que parecía haber sido talada, ya que solo
quedaban tocones. Aquí había una clara evidencia de la desaparición de la selva tropical,
esto por el escaso sustento de algunas de las personas más pobres del mundo.

"Apuesto a que estas personas no tiene idea de que hay un esfuerzo mundial en curso para
salvar estos árboles que talaron," Drew reflexionó.

"Probablemente tengas razón," Kristin coincidió, dándose la vuelta en su asiento para


enfrentar al joven. Definitivamente era guapo y por lo que dicen, un buen tipo. "Entonces,
qué hiciste para entrenar para esto, Drew?"

"De hecho, hago una caminata bastante larga. Subí al Monte Whitney el fin de semana del
Memorial Day. Subí el Half Dome en Yosemite en Abril. Pero estoy en la carretera
mucho por mi trabajo, así que la mayoría de las veces solo corro."

"Eso es lo que hago, también," Kristin dijo.

"También corremos," Trevor ofreció, moviendo un dedo entre él y Leah. "Hicimos el


maratón de Nueva York el año pasado."

"Guau, estoy impresionada," Mary Kate dijo, sintiendo repentinamente que no podría
haber entrenado lo suficiente. "Nunca me gustó correr, pero me uní a un gimnasio y usé
su escaladora todos los días."

XWPColección: Página y Facebook 27


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Apuesto a que estás en buena forma, entonces," Leah ofreció. "¡Quién sabe si poder
correr en tierra firme nos va a hacer bien aquí!"

"¿Qué piensas, John? ¿Cuántos en el grupo suelen llegar a la cima?" Tammy


preguntó. Ella había hecho algunas pesas para sus brazos y hombros, y caminó casi cinco
kilómetros cada dos o tres días alrededor de la pista en el campus.

El guía pensó por un minuto, queriendo elegir sus palabras diplomáticamente. "Diría que
la mitad de ustedes alcanzará la cumbre. Pero aún no sé quién. Podré saber más en ... dos
días."

La mitad alcanzará la cumbre. Esas eran las mejores probabilidades que la mayoría de las
compañías de senderos, Mary Kate pensó. Pero aún así, eso significaba que cinco de ellos
no llegarían a la cima.

En todos sus preparativos, Mary Kate no había pensado en absoluto sobre cómo se las
arreglaría para ir a casa decepcionada.

El autobús se detuvo bruscamente, donde John se bajó y abrió una puerta de


hierro. Cuando pasaron, se detuvieron frente a un pequeño edificio de bloques de cemento
y él se bajó de nuevo del autobús.

"Dejen sus cosas aquí," el guía ordenó. "Esta es la estación de guardabosques. Tienen que
ver al guardabosques y escribir su número de pasaporte."

Uno por uno, los excursionistas salieron, caminando hacia el mostrador abierto donde dos
guardabosques los dirigieron para firmar el libro de registro. Las expediciones sin escolta
no se permitían en Kili, y cada excursionista se registraba de principio a fin.

Al caminar por el edificio, Jack fue el primero en encontrar la letrina, una pequeña
habitación en la parte trasera con una puerta que se abre hacia afuera. Estaba totalmente
oscuro, salvo una estrecha ventana cerca del techo. El ‘inodoro’ era un simple agujero en
el piso, aproximadamente de 15 por 20 centímetros, más allá del cual ... nadie quería
pensar.

Mary Kate fue la última en ir y se apresuró, jadeando mientras salía.

"Aguantaste la respiración, ¿no?" Jack bromeó. "¿Qué pasaría si te hubieras desmayado,


eh? ¿Pensaste en eso? ¿Qué pasaría si te hubieras caído de bruces allí y tu brazo o tu
pierna hubieran quedado atrapados en ese agujero?"

"¡Basta! Eso es asqueroso." La rubia se cubrió las orejas.

XWPColección: Página y Facebook 28


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Quieres saber qué es realmente asqueroso?"

"Probablemente no, pero vas a decírmelo de todos modos, ¿verdad?"

"Lo realmente asqueroso es que ..." Jack agarró los brazos de Mary Kate en broma para
quitar sus manos de sus orejas. "... a esta hora de la próxima semana, ¡estarás deseando un
baño tan lindo como ese!"

Todos se rieron de la pareja juguetona, mientras reconocían a regañadientes la probable


verdad de las palabras de Jack. Kristin envidió a la pareja su naturaleza jovial. A pesar de
haberse conocido por menos de un día, ya estaban actuando como hermanos. Por lo
general, a ella le tomaba bastante tiempo relajarse con gente nueva, pero iba a hacer un
esfuerzo especial en este viaje. Si no funcionaba, no importaría; probablemente nunca
volvería a ver a ninguno de ellos de todos modos.

De vuelta en el autobús, Mary Kate metió la mano en su mochila y sacó las dos cajas de
galletas de mantequilla que había comprado en la pequeña tienda del hotel. Una la lanzó a
la docena más o menos de cargadores que estaban sentados en la parte trasera del
autobús. La segunda caja recorrió a los excursionistas, y en un momento todas se habían
acabado.

"Estas son buenas. ¿Las compraste en Moshi?" Jack preguntó.

"No, en realidad ... las encontré en el piso de ese baño."

**********

A pesar de la continua especulación de que ‘el camino no puede empeorar’, lo hizo; pero
finalmente, el autobús se detuvo en un pequeño claro en la exuberante selva. John indicó
que cada persona debería recoger uno de los almuerzos empaquetados detrás del asiento
del conductor y encontrar un espacio para comer.

Uno a uno, los 15 cargadores asignados a su grupo cargaron y desaparecieron en el


bosque, empacando tiendas, comida y otros suministros, incluso una mesa plegable y 10
banquetas, y todo el equipo de los excursionistas, excepto lo que cada uno llevaba en una
mochila. Mary Kate tuvo que reírse de su propia obsesión con el equipamiento, vestida
con sus pantalones convertibles de Kenia, una camiseta de poliéster que absorbe la
humedad, una ligera chaqueta de lluvia Gore-Tex (Marca) y botas de $200. La mayoría de
los cargadores, que probablemente hicieron este viaje dos veces al mes, usaban tenis
desgastados sin calcetines, pantalones recortados y camisetas. De hecho, el memorándum

XWPColección: Página y Facebook 29


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

de Muncie había sugerido que consideraran dejar atrás la ropa extra al final de su viaje
como un gesto de agradecimiento a los cargadores.

Los 10 excursionistas estaban mareados por la anticipación al inicio de su


caminata. Alguien sugirió que tomaran fotografías del ‘antes’, por lo que todas las
cámaras pasaron alrededor y todos posaron. No tenían manera de saber que esta sería la
última vez que estarían verdaderamente limpios.

Desde donde estaban parados, la ruta estaba completamente oculta. Solo cuando John
retiró un arbusto grande se reveló el camino angosto, un sendero fangoso que comenzaba
a subir una cuesta empinada. En solo cinco minutos, todos los excursionistas estaban sin
aliento y acalorados, quitándose sus ligeras chaquetas a pesar del aire fresco y húmedo.

"¿Qué tan alto creen que estamos?" Kendra preguntó a los demás.

Ann era una fuente de información. "Moshi estaba a 1200 metros s.n.m. (sobre el nivel
del mar), creo que Londorossi Gate tenía 198 metros s.n.m."

"Y Árbol Grande está a 2,800 metros, así que eso significa que estamos subiendo casi 914
metros hoy," Leah dijo sin aliento.

Para esta sección del viaje, el grupo fue escoltado por un guardabosques armado. Los
elefantes y los búfalos frecuentaban ciertas áreas de la selva y eran un peligro si
embestían.

"Entonces cómo evitar que un elefante embista?" Jack preguntó.

"¡Oh, Dios mío! Me disculpo por traer al tipo con chistes malos," Laurel gimió, su voz
entonaba burlona irritación.

Esa broma particular había recorrido la escuela primaria de Mary Kate el año pasado,
pero pensó que era bastante divertido que Jack lo hubiera mencionado en este
contexto. "Está bien, ¿cómo puedes evitar que un elefante embista?"

"Cancélale su tarjeta de crédito," el abogado dijo inexpresivo.

La rubia sonrió con aprecio, pero Tammy soltó un desagradable bufido. Sin mostrar
piedad, muchos otros se burlaron de ella con bufidos propios. John simplemente miró a
los tontos occidentales y negó con la cabeza. No tenía idea de qué era una tarjeta de
crédito.

XWPColección: Página y Facebook 30


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Las hermanas estaban detrás del guardabosque al frente en una sola fila, seguidas por
Tammy, Ann y Jack. John caminaba en medio. Detrás de él se encontraban Mary Kate,
Drew, Leah, Trevor y en la parte trasera, Kristin.

Mary Kate se maravilló del paisaje circundante, un panorama tridimensional de verdes


profundos. Solo ocasionalmente la luz del sol se filtraba bajo el dosel del bosque, y una
fina neblina flotaba a través del valle abajo. De vez en cuando, Kristin gritaba
"¡Cargador!" y todos saldrían del estrecho sendero para dejar pasar al miembro del
equipo.

A pesar de sus pesadas cargas, los cargadores se movieron a un ritmo mucho más rápido,
apresurándose para preparar el campamento para su llegada. La rubia no pudo evitar
preguntarse qué haría un cargador solo si fuera embestido por una bestia enojada.

"¡Jambo! Asante," el cargador dijo al pasar. Hola. Gracias.

"Jambo," todos respondieron. Tom les había proporcionado una lista de palabras básicas
swahili.

Kristin también estaba admirando el paisaje, pero prestó mucha menos atención a las
plantas y los árboles que al pequeño trasero con los pantalones de nylon color verde
oscuro que tenía delante. No habían hablado mucho sobre sus vidas en casa, pero Kristin
estaba bastante segura de que la mujer rubia la había comprobado en el desayuno, incluso
si tenía un ‘novio’. Ella no parecía estar tan interesada en el chico de San Diego. Él
definitivamente se sentía atraído por ella, al parecer, pero su saludo algo coqueto en el
desayuno sugería que él estaba buscando acción allí donde pudiera conseguirla.

"Nos detendremos aquí para un descanso," John anunció.

‘Aquí’ era un pequeño claro donde 10 cansados excursionistas rápidamente dejaron caer
sus mochilas.

"¿Todos bebieron agua?" el guía preguntó.

Algunos asintieron con la cabeza; otros alcanzaron sus botellas.

"Si me disculpan, creo que voy a deshacerme de un poco de agua," Trevor informó al
grupo, retrocediendo por el sendero detrás de un gran árbol.

"Creo que tengo envidia del pene," Leah dijo, buscando por un lugar discreto. Caminando
delante del grupo, se aventuró sobre una pequeña elevación donde estaba escondida de los
demás.

XWPColección: Página y Facebook 31


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Tenía envidia del pene cuando era más joven," la madre de tres ofreció. "Pero mi madre
me dijo que mientras tuviera una de estas, podría tener todos los que quisiera."

Las mujeres se rieron; Jack admitió que probablemente ella estaba en lo cierto. Como de
costumbre, John no entendió.

Mary Kate dejó caer su mochila y miró a su alrededor. "Supongo que debería hacer eso
también. Oye, Leah, ¿hay otro lugar allí ... tal vez algo cuesta arriba desde donde estás?"
ella gritó. Si tenía que orinar al aire libre, era mejor no estar cuesta abajo de otra persona
que estaba haciendo lo mismo.

Los excursionistas se turnaron para usar las habitaciones improvisadas para hombres y
mujeres, aunque Tammy tuvo dudas cuando John les advirtió a todos que estuvieran
atentos por la mamba verde, una de las serpientes más venenosas del mundo.

Una vez más, estaban en camino, serpenteando a través de la selva. Desafortunadamente,


ninguna de las mujeres se dio cuenta de que el sendero se intercambiaba adelante; cuando
doblaron la curva, un guía sonriente les advirtió que pasaran por encima de un pequeño
río de su orina.

Y Jack no iba a dejar ir algo así.

"Ewww! ¡Las mujeres pueden ser tan repugnantes!"

Media hora más tarde, John levantó la mano para frenarlos mientras caminaban a unos 30
metros de un árbol que albergaba a una familia de monos negros. Fue fascinante ver a las
criaturas arrastrarse de una rama a otra, colgando boca abajo para alcanzar las hojas o
jugar con un hermano. Las cámaras salieron cuando todos registraron esto para su álbum
de recuerdos.

Mientras caminaban, Mary Kate comenzó a preguntarse cómo se emparejarían en las


tiendas de dos personas. Obviamente, Trevor y Leah compartirían, y parecía que Ann y
Tammy se estaban llevando bastante bien. El comodín era Laurel: ¿iba a compartir una
tienda con su novio o su hermana? Si ella y Kendra compartían, era lógico que Jack y
Drew compartieran. Pero si ella y Jack iban juntos, Drew tendría que estar emparejado
con Kendra, Kristin o ella. Mary Kate se hizo a un lado y esperó a que todos pasaran.

"¿Kristin?"

"Hola! Qué pasa?" ¡Guauu! La selva hizo esos ojos verdes aún más impresionantes.

XWPColección: Página y Facebook 32


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La rubia se puso en frente de la excursionista de largas piernas. "Escucha, se supone que


debemos emparejarnos cuando lleguemos al campamento, y me preguntaba si querías ...
ya sabes, ¿compartir una tienda?"

¡Oh sí! ¿Quieres compartir un saco de dormir también? De acuerdo, eso fue grosero, se
regañó a sí misma, pero no pudo evitar la sonrisa. "Claro, pero creo que el Sr. San Diego
tiene otras ideas."

"Sí, lo sé. Es por eso por lo que esperaba que dijeras que sí. Pensé que podría ser
incómodo. Él no parecía escuchar la parte del 'novio'".

"O eso, o pensó que no debería ser demasiado serio si estás aquí sin él." Al menos, eso es
lo que pienso.

"En realidad, no lo es, pero esa es una historia para otro día." Mary Kate no estaba segura
de por qué había decidido abandonar la simulación con Kristin.

Ah-ha! La mujer morena dio la bienvenida a la confirmación de su teoría con cauteloso


entusiasmo.

"Vamos a parar aquí," John dijo nuevamente. Su andar hasta ahora había sido bastante
lento, y después de su inicial dificultad al respirar, todos habían logrado adaptarse, al
menos lo suficiente como para poder hablar mientras escalaban. Tammy era la única que
todavía estaba luchando.

"¿Cuánto más lejos está el campamento?" ella preguntó.

"Una hora."

Kristin dejó caer su mochila y se sentó en la ladera, esperando que Kate se quedara atrás
para poder tener una conversación tranquila. Ella lo hizo.

"De todos modos, tengo la sensación de que él va a pedirme que comparta una tienda, y
simplemente no creo que quiera hacer eso."

"Oh, yo diría que va a preguntar definitivamente," Kristin sonrió.

"Quiero decir, es un tipo agradable, pero no quiero darle ninguna idea ni nada."

"¿Quieres decir que no viniste a África para que irte con alguien?" la mujer alta bromeó.

"¡Exactamente!"

XWPColección: Página y Facebook 33


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Una pena otra vez, aunque elegir mujeres heterosexuales no era el estilo de la mujer alta
en absoluto. Pero nadie dijo que no podía mirar.

"Claro, podemos compartirla si quieres. Pero primero debo decirte algo, en caso de que te
moleste ..."

Al notar su vacilación, Mary Kate terminó la frase de la mujer. "¿Que eres gay?"

Kristin estaba sorprendida. La mayoría de la gente se sorprendió cuando se enteraron. "En


realidad, iba a decir que ronco." Viendo la mirada horrorizada en la cara roja de su nueva
amiga, pensó dos veces acerca de su cruel broma. "No, en serio. No ronco, al menos no es
que esté despierta para escuchar. Pero tienes razón, soy gay."

Mary Kate le dio un golpe juguetón. "Eso fue malo."

"Lo siento, no pude resistir. ¿Cómo lo supiste?"

"Vi tu llavero en el hotel. Mi mejor amiga tiene uno igual," explicó.

"Ah ... Mirando mis cosas, ¿verdad?"

"Lo estaba," Mary Kate confesó, asintiendo. Con creciente seriedad, continuó. "Y esa es
la verdadera razón por la que quería compartir una tienda de campaña contigo. Tenías
algunas cosas realmente lindas, y esperaba poder revisar tus bolsillos mientras no
mirabas."

"Ya veo," Kristin sonrió. A ella realmente le estaba empezando a gustar esta sureña,
teniendo la sensación de que era genuina, realista. Su sentido del humor era cautivador, y
Kristin se sintió cómoda de que pudieran llegar a ser muy buenas amigas, al menos
mientras estaban en este viaje.

"De hecho," la rubia continuó, "la verdad es que estaba pensando que me vería muy bien
con tu ropa ... especialmente tus pantalones largos ..." Para hacer su punto, la pequeña
Mary Kate se sentó junto a la mujer mucho más alta y estiró una pierna que apenas
alcanzó el tobillo de la otra.

La mujer de ojos azules sofocó una risa incrédula mientras su nueva amiga se inclinaba
para susurrar más.

"... y que al vestir tu atuendo más moderno – el cual obviamente me quedaría perfecto, ya
que somos exactamente de la misma estatura – sería aún más atractivo para Drew. No,
sería más atractivo para todos los hombres de nuestro grupo, y para los cargadores
también!"

XWPColección: Página y Facebook 34


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Para entonces, ambas mujeres estaban estremeciéndose de la risa. "¡Creo que tenemos
nuestra primera evacuación psicológica!" Kristin gritó al grupo, que se giró al unísono
para encontrar a las mujeres tiradas de la risa en la ladera.

"Quiero algo de lo que están fumando," Jack dijo.

John simplemente negó con la cabeza otra vez, y se inclinó para recoger su mochila. Esa
fue su señal de que el descanso había terminado.

"¡Ay!" Mary Kate gritó. ¡Su mano estaba en llamas! "¿Que demonios fue eso?" El ardor
se intensificó cuando agitó su mano de un lado a otro.

El guía se apresuró a regresar a donde estaban sentadas. "Ortigas," dijo simplemente, su


cara visiblemente relajada.

"Oh, se supone que son dolorosos," Ann dijo.

"¡Bueno, lo son! ¿Qué demonios son las ortigas?" Mary Kate estaba mirando su mano,
buscando aguijones o marcas de mordeduras que explicaran este dolor insoportable.
"¡Ay!"

John señaló la planta que estaba cerca de donde estaba sentada. "Esas son ortigas."

"Tienen pequeñas espinas, con algún tipo de sustancia urticante," Ann explicó.

"La picadura solo dura unos siete minutos, luego desaparece."

"¡Siete minutos!" Mary Kate estuvo a punto de gritar. El dolor empeoraba cada
segundo. Serían siete muy largos minutos.

"Aquí tengo una crema de primeros auxilios." Kristin se quitó la mochila y cavó
adentro. En unos instantes, sostenía la mano de la mujer más pequeña, aplicando
gentilmente la mezcla suavizante.

Mary Kate finalmente se relajó, agradecida de que su nueva amiga hubiera reaccionado
tan rápido. La crema estaba ayudando, y Ann tenía toda la razón sobre el lapso de
tiempo. Cuando habían pasado siete minutos, el dolor había desaparecido por
completo. Pero ahora todos sabían que no tocarían esa pequeña planta verde llamada
ortigas.

Una hora más tarde, los cansados excursionistas llegaron al campamento, emocionados de
ver que las tiendas ya habían sido instaladas. Sus folletos habían dicho que tendrían que
hacer eso ellos mismos.

XWPColección: Página y Facebook 35


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin notó de inmediato que Drew se había detenido en medio del campamento,
obviamente esperando a que Kate lo alcanzara. "¿Cuál quieres, Kate?" ella dijo en voz
alta, pensando que era mejor solo salir de un momento incómodo.

"Tomemos esa de allá," respondió, señalando una pequeña tienda amarilla y azul en el
borde del campamento. Estaba más alejada de la letrina; pero una vez más, estaba más
alejada de la letrina.

La letrina era una estructura de madera alta, de aproximadamente 0.46 m2. La ‘puerta’ era
en realidad solo una entrada, la mitad derecha de la estructura; en la parte posterior de la
entrada había una abertura que conducía a la mitad izquierda, donde se hecho un agujero
en el piso. Se requería cuidado y concentración extrema, ya que el agujero no era más
grande de 15 x 25 centímetros. No hubo palabras – tampoco nadie querría las palabras –
para describir el olor.

Los cargadores habían apilado las 10 bolsas amarillas de Summit en el centro del
campamento. Ya estaban manchadas con fina suciedad negra. Había dos tiendas grandes
que obviamente eran para el guía y los 15 cargadores. Con las solapas abiertas, los
excursionistas podían ver muy pocas mantas. Evidentemente, los jóvenes que cargaban
sus equipos y sus bolsas planeaban depender del calor corporal entre ellos para pasar la
noche.

Al lado del renombrado Árbol Grande había una gran tienda con mosquiteros en los
cuatro lados. Dentro había 10 taburetes de campamento alrededor de una larga mesa
plegable. Dos termos estaban colocados junto a tazas de estaño; una variedad de cubiertos
yacían a través de una pila de platos de estaño.

"Té caliente, agua caliente," el cargador conocido como Gilbert hizo un gesto hacia la
tienda de campaña mientras se escabullía hacia lo que aparentemente era la tienda de
cocina, que albergaba una pequeña estufa de campamento.

En unos momentos, salió con un contenedor amarillo de cinco galones lleno de agua
tibia. Vertiendo un poco en un envase poco profundo, se frotó las manos para mostrar a
todos para qué era. Luego colocó un embudo encima del contenedor. "Para beber
mañana."

Jack sacó los recipientes de agua Camelback de las mochilas de las hermanas, así como
también las suyas. El Camelback era la forma más fácil de transportar y beber agua, ya
que el excursionista tenía fácil acceso a un tubo que se ajustaba al hombro. La mayoría de
los modelos Camelback tenían dos litros. "¿Quién necesita rellenar?"

XWPColección: Página y Facebook 36


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Los demás se apiñaron alrededor, llevando sus Camelbacks y botellas de agua, todos
listos para la caminata de mañana. Usando el embudo, Jack vertió desde la jarra grande en
la botella transparente de un litro de Ann.

"Hay cosas en el agua," ella hizo una mueca. "El folleto de Tom decía que se suponía que
el agua era pura."

"Se pone mejor en las elevaciones más altas, pero probablemente deberíamos filtrar eso y
colocar algunas tabletas de yodo," Kristin explicó.

"No traje ningún yodo," Ann se quejó. "Y tampoco traje nada de papel higiénico, porque
Tom dijo que eso también se proporcionaría. Pero Gilbert simplemente me dijo que no
tenían ninguno."

"¡Me estás tomando el pelo!" Laurel exclamó.

"En realidad, sería 'me estás cagando'," Jack se rió, ganándose una mirada de su novia,
pero la risa estridente de todos los demás.

"Tengo un montón de tabletas de yodo para todos," Kristin ofreció, "pero es mejor que
estés segura de que no eres alérgica. Eso sería desagradable." Afortunadamente, Cyn y
Andrea la habían preparado para ambas necesidades, pero no iba a ofrecerles el papel
higiénico extra. "Y traje algo de estameña (tipo de tela) para atrapar los insectos."

Comenzando de nuevo, Jack sirvió una botella tras otra, a través del filtro finamente
tejido. Por cada litro, Kristin agregó una tableta pequeña. Después de una media hora, se
reabasteció el suministro de todos y se preparó para la caminata de mañana.

Gilbert había empezado a llevar comida a la mesa dentro de la tienda comedor. "Coman
ahora," instruyó.

Tres platos humeantes estaban sobre la mesa: uno era un plato de papas hervidas; uno era
de pasta de conchas; el otro parecía ser algo parecido a la col, pero sabía más como un
cruce entre eso y cebollas.

"No puedo creer que ustedes estén comiendo eso," Kendra dijo. "Leí que no deberías
comer nada de la tierra."

"Esas papas están fuera de la tierra," Drew desafió.

"Pero tenían una cáscara, la cual fue pelada. Si quieren adelante, pero no vengan a
llorarme cuando les de diarrea," se burló.

XWPColección: Página y Facebook 37


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Y no vengas a llorarnos cuando te tapes," él respondió en tono de broma.

"Y pensar, justo esta mañana, todos estábamos siendo dulces y agradables, preguntando
de dónde venían todos," Mary Kate intervino dulcemente. "Ahora son 10 horas después, y
estamos hablando de funciones corporales en la mesa."

"Ni siquiera quiero pensar de qué hablaremos el Domingo," Ann agregó, quien pensó para
sí misma que era muy parecido a vivir con sus tres hijos adolescentes.

"¿Qué es esto? Milo (Bebida de chocolate de Nestlé)." Leah abrió la tapa de la pequeña
lata y olisqueó. "Huele a chocolate. Supongo que para eso es el agua caliente."

Gilbert entró de nuevo con una bandeja de ... cosas marrones, con ... cosas en él.

"¿Que es eso?" Trevor preguntó.

"Salsa," el cargador respondió, como si eso fuera suficiente explicación.

"Ahora eso no lo comeré," Mary Kate anunció con un eco de voces femeninas. Los tres
tipos fueron más aventureros, limpiando el tazón mientras Gilbert reaparecía con rodajas
de sandía.

"Si hay alguien que no quiera su servilleta, me la quedaré," Leah dijo recatadamente.

"Sí, claro," Jack reprendió. "Tengo la sensación de que vamos a utilizar billetes de un
dólar antes del fin de semana."

Cuando cayó la oscuridad, también lo hizo la temperatura. Aquí en el ecuador, el sol se


ponía a las seis y se elevaba a las seis. Estas eran las largas noches que Mary Kate había
leído. Con suerte, ella y Kristin continuarían llevándose bien, ya que probablemente
pasarían largas noches juntas en su tienda de campaña.

Uno por uno, los excursionistas viajaron a la letrina y luego desaparecieron en las
pequeñas tiendas.

Mary Kate y Kristin movieron sus bolsas Summit bajo el resguardo contra la lluvia, pero
acordaron que sus mochilas – las cuales contenían efectivo, lentes de sol y otras cosas de
valor – estarían más seguras dentro de la tienda. Ambas siguieron el consejo de Muncie y
llevaron colchones de aire autoinflables y sacos de dormir para 20 grados.

"Creo que voy a dormir en mis ropa térmica larga," Kristin dijo. "¿Que hay de ti?" Los
sacó de la bolsa de Summit y comenzó a desvestirse en la oscura tienda.

XWPColección: Página y Facebook 38


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Pensaba que solo usaría shorts y una camiseta, pero no sabía que iba a hacer tanto frío."

"Sí, y solo piensa – ¡esta es probablemente nuestra noche más calurosa!"

Mary Kate se cambió en la oscuridad, dándose cuenta tan pronto como se acostó que la
etiqueta en sus ropa térmica larga estaba en el frente, en lugar de la parte trasera donde
pertenecía. Arreglarlo significaba abrir el saco, y hacía demasiado frío para hacer
eso. Además, estaba bastante sorprendida de encontrarse increíblemente somnolienta, y
aún no eran las ocho en punto todavía.

"¿Kristin?"

"¿Sí?" La alta morena estaba retorciéndose en su saco de dormir, tratando de encontrar


espacio para sus pies en el fondo de la tienda.

"Muchas gracias por la crema de primeros auxilios de esta tarde ... y el yodo. Es muy
amable de tu parte compartirlo con todos."

"Te contaré un secreto si prometes no contárselo a nadie más."

"Lo prometo. ¿Qué?"

"También traje papel higiénico. No traje suficiente para todos, pero tengo mucho para
nosotras dos," susurró. Las delgadas tiendas no ofrecían mucha privacidad.

"Dios, eres mi mejor amiga en el mundo," Mary Kate suspiró.

"Oye, si vamos a compartir una tienda de campaña, es mejor para mí mantenerte limpia,"
se rió.

"Bueno, traje un par de cosas que puedo compartir también."

"Dímelo. No puedo tener a mi compañera resistiendo."

"Tengo tres docenas de barras Cliff (Barras energéticas), una caja de toallitas húmedas y
una botella de desinfectante para manos."

"¡Yuuu-juuu! ¡Eso es genial! Y tengo una barra de jabón de campamento."

"¿Que es eso?"

"Es un jabón que no daña el medio ambiente. Podemos usarlo para lavarnos y lavar
nuestra ropa si es necesario."

XWPColección: Página y Facebook 39


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Por qué te mueves tanto?" la rubia exigió.

"Porque no tengo espacio para mis pies," Kristin se quejó. "Voy a tener que poner mi
mochila afuera."

"Simplemente ponla junto a la mía. Hay espacio."

"Pero entonces estará en tu camino."

"Oh sí, como voy a crecer durante la noche. Adelante, muévela de mi lado."

Kristin hizo lo que le dijeron, y se emocionó al descubrir que ahora tenía mucho espacio.

"Gracias."

"De nada."

Los temblores disminuyeron mientras sus cuerpos calentaban el aire dentro de sus sacos
de dormir. Pronto, ambas excursionistas estaban profundamente dormidas.

Día 2 – Campamento Shira 1

"¿Quién es el alce?" Mary Kate exigió, entrando a la tienda comedor para el desayuno.

"¡Drew!" Jack, Laurel y Kendra respondieron al unísono.

El tímido hombre agachó la cabeza avergonzado. Una de sus ex novias había citado sus
ronquidos como la razón principal de su ruptura. "No puedo evitarlo," él respondió. "Se
supone que tengo que operarme este otoño para arreglarlo."

"¿Qué iban a hacer? Quizás podamos hacerlo aquí y ahorrar algo de dinero," Jack
bromeó.

Kristin agarró un pedazo de pan y untó mantequilla de maní y miel. Eso con una taza de
té caliente era perfecto. Los otros bebieron Milo mientras esperaban pacientemente en la
mesa huevos revueltos, tomates y mangos. Mientras los campistas comían, los cargadores
desmontaban eficientemente el campamento, doblando las tiendas y el equipo de cocina.

Después de un último viaje a la letrina, los excursionistas empacaron sus pertenencias y


apilaron las bolsas de Summit en el centro del campamento. El aire estaba fresco y
húmedo, y para las nueve ya estaban de nuevo en el sendero.

XWPColección: Página y Facebook 40


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate se colocó detrás del guardabosque hoy, seguida por el omnipresente, siempre
hablando Drew, luego de Ann y Tammy. Kristin había decidido quedarse cerca de John
en el centro, con la esperanza de poder hacer preguntas y obtener algunas de sus
opiniones sobre la montaña. Trevor y Leah estaban detrás de ella, y Kendra, Laurel y Jack
ocupaban la retaguardia.

Kristin se enteró de que John había estado trabajando para Summit durante más de cinco
años, y esta era su 53ª caminata hasta la cima del Kili. Había llegado al Uhuru Peak casi
siete veces; en cada uno de esos fracasos, tuvo que regresar al campamento base con un
escalador enfermo.

John escribió notas meticulosas en un diario sobre cada una de sus caminatas, y había
hecho ajustes a lo largo de los años para mejorar las posibilidades de que los escaladores
de su grupo llegaran a la cumbre. Por esto, era el mejor y más pagado guía de Tom
Muncie.

En cada caminata, John estudiaba a los excursionistas con cuidado, discretamente


guardando notas sobre cuánto bebían y comían, observando su nivel de
acondicionamiento, incluyendo cómo descansaban durante los descansos. También evaluó
su confianza y determinación, junto con la forma en que interactuaban con los demás.
Con una precisión casi perfecta, estos rasgos le mostraban quién tendría la mejor
oportunidad de llegar a la cima.

John amaba esta montaña, y cada paso en el camino hacia la cima. Si sus excursionistas
regresaban a casa con la misma reverencia y aprecio que él tenía por esta majestuosa
cumbre, entonces sentía que había hecho bien su trabajo. Poco a poco, se volvió bastante
tolerante con los estúpidos occidentales, sabiendo que si se divertían le contarían a sus
amigos, quienes también vendrían. Todavía era difícil aceptar a mujeres que actuaban
como si fueran iguales a los hombres, pero Tom lo había preparado para eso.
Extrañamente, muchas mujeres llegaron a la cima.

Después de una hora y media de serpenteo a través de la exuberante selva tropical, de


repente terminó.

No hubo ninguna reducción gradual de la espesa vegetación verde; era como si


simplemente hubieran entrado por una puerta a otro de los grandes espacios abiertos. El
guardabosques armado que los acompañaba regresó y John comprendió.

La maleza todavía era relativamente espesa en este nuevo terreno, pero estaba seca, y solo
unos pocos árboles alcanzaban más de 3 metros. El dosel que había protegido a los
excursionistas del sol de la mañana había desaparecido, y en el primer descanso, la
mayoría se quitó las chaquetas y se desabrochó las perneras de los pantalones en sus
convertibles. Mary Kate no pudo evitar reírse de sí misma otra vez; pensó que era tan

XWPColección: Página y Facebook 41


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

inteligente encontrando esto en Internet, y todos los demás habían logrado encontrar
exactamente las mismas cosas.

A última hora de la mañana, el grupo pasó una cresta baja para descubrir su tienda
comedor erigida en un claro, con la mesa y los taburetes del campamento ya instalados.
Gilbert y los cargadores se apresuraron a preparar el almuerzo, que era más mantequilla
de maní y pan, huevos duros, plátanos, zanahorias, tomates y pepinos. Siempre presente
estaba el té caliente, que Kristin tenía todo para ella mientras los otros peleaban por el
Milo.

"Apuesto a que todo tiene cocaína. Es por eso que todos lo anhelan," ella bromeó.

"Hablando de drogas ..." Drew comenzó.

Kristin se enfureció, esperando que no fuera a decir estúpidamente a todos que había
traído algo con él.

"... ¿Alguno de ustedes está tomando Diamox?" El Diamox era un medicamento que
simulaba la aclimatación del cuerpo a la altitud. En otras palabras, facilitaba el
intercambio de oxígeno entre las células, incluso si el cuerpo aún no se había adaptado. El
jurado todavía estaba deliberando sobre su efectividad, pero los escaladores lo habían
usado durante años.

"Traje algunas, pero aún no las tomé," Mary Kate respondió. "Realmente no noté ningún
efecto de la altitud."

"Comenzamos tan pronto como llegamos a Moshi," Laurel explicó, indicando a su


hermana y amigos. "Mi médico dijo que tenía que estar en tu sistema dos días antes de
que tuviera efecto, por lo que es posible que desees continuar y comenzar."

"¿Qué vas a hacer, Kristin?" La sureña confiaba en el juicio de su nueva amiga, pero
había conseguido la receta para darse la munición añadida para llegar a la cumbre.

"No había planeado tomarla. Esperaba que el agua fuera suficiente."

"Lo mismo aquí," Ann dijo.

"Ya lo estoy tomando también," Tammy habló. Había querido leer la etiqueta al amanecer
para ver si eso podría explicar por qué le había dolido la cabeza toda la noche.

Cuando partieron de nuevo después del almuerzo, John les prometió una vista hermosa
antes del próximo descanso, pero no dio más pistas sobre lo que les esperaba. Los
excursionistas volvieron a barajar su orden, con Tammy y Ann moviéndose al frente de la

XWPColección: Página y Facebook 42


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

fila. Mary Kate se colocó detrás de Drew para poder hablar con Kristin. Los cinco amigos
de Pensilvania volvieron a ocupar la retaguardia.

Sin embargo, la mujer alta estaba callada, enfadada consigo misma por la rabia que había
estallado en su interior cuando erróneamente se había dado cuenta de que Drew había
traído drogas. Dada su profesión elegida como consejera familiar, Kristin había lidiado
con las consecuencias de las personas que consumían drogas, y no tenía tolerancia en
absoluto; pero esa no era razón para que se apresurara a juzgar a las personas que apenas
conocía. Además, si era realmente sincera consigo misma, tendría que admitir que pensar
lo peor sobre Drew tenía más que ver con su evidente atracción por Kate que por lo que
en realidad había dicho. ¿Pero quién podría culparlo por eso? Kate era agradable, al igual
que Drew, y no merecía su desprecio. Afortunadamente, había logrado no reaccionar en
voz alta, por lo que no tuvo que disculparse. Pero debería hacer un esfuerzo para ser
amable.

"Dime, Drew? ¿Quién suele ir de excursión a California?" Cyn y Andrea estarían tan
orgullosas de mí, pensó, poniendo los ojos en blanco mentalmente.

"Normalmente voy con el Sierra Club. Tratamos de hacer algo todos los meses."

"¿Alguno de tus amigos ha hecho esto?"

"No, y todos están celosos como el infierno. Pero tengo la sensación de que varios de
ellos lo pondrán en su lista. Es una propuesta carísima para la gente común."

"¡En serio!" Mary Kate intervino. El viaje – incluido el safari – le costó cerca de 6.000
dólares, la mayoría de los cuales era dinero que había estado ahorrando para el pago
inicial de una casa. Su abuela le había dado $2,000, extrayendo la promesa de no decir
nada a los otros 19 nietos. Mary Kate sospechaba que su abuela había actuado a
hurtadillas para todos sus primos en un momento u otro, y fue genial tener a la matriarca
Sasser detrás de ella en esta misión.

"¡Todos alto!" John ordenó. Cuando captó su atención, se volvió y señaló la parte superior
de la colina donde estaban trepando. A lo largo de su cresta había una delgada franja de
blanco. "La montaña," dijo simplemente.

Diez mochilas cayeron al suelo cuando los excursionistas alcanzaron sus cámaras. Más
allá de esa cresta, toda la montaña estaría a la vista, pero aquí solo se veía su pico
nevado. Era tentador.

Mientras caminaban hacia la cima de la cresta, la montaña aumentaba exponencialmente a


medida que se revelaba. Ahora, de pie sobre la cresta que les permitía ver por primera vez
Kilimanjaro, quedaron impresionados de nuevo. Para Mary Kate, era simplemente la vista

XWPColección: Página y Facebook 43


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

más espectacular que jamás haya visto. La singularidad del Kili era que se elevaba como
una cresta singular, no como parte de una cadena montañosa. De hecho, era la montaña
independiente más alta del mundo.

Desde donde se encontraban, se elevaba a 3048 metros sobre ellos, aún a unos 18
kilómetros de distancia. Completamente desprovista de vegetación, la montaña parecía
gris, con la parte superior de los glaciares como glaseado en una magdalena.

"Y ese es nuestro campamento. ¿Ven?" John señaló un grupo de puntos coloridos a 1.6
kilómetros adelante en la meseta.

"¿Eso es Shira 1?" Tammy preguntó. Ella esperaba eso; ¡tenía que ir al baño y John la
había asustado por las serpientes!

"Shira 1. Son 3657 metros."

Los excursionistas ingresaron al campamento plano antes de las tres. Ann admitió estar
más cansada hoy que ayer. No había dormido bien anoche, todavía ajustándose al cambio
de nueve horas desde Minnesota. Tammy se ofreció a llenar sus botellas de agua si quería
descansar.

Lo primero que tenía que hacer era extender las bolsas de dormir sobre la parte superior
de las tiendas, ya que la condensación de la noche anterior había dejado todo
húmedo. Luego, Gilbert orgullosamente les regaló al grupo palomitas de maíz recién
hechas, que desaparecieron casi tan pronto como dejó el enorme tazón. Retirándose a la
tienda de cocinar, encendió la estufa para hacer más.

"¡Hombre, esa agua se está congelando!" Trevor dijo frotándose las manos vigorosamente
al regresar del arroyo que cruzaba directamente entre el campamento y la montaña.

¿Agua? Kristin se apresuró hacia su bolsa Summit, sacando una toalla pequeña, un paño,
el jabón de campamento y una muda completa de ropa. "No sé ustedes chicos, pero me
siento un poco sucia. Creo que voy a tratar de encontrar un lugar amplio en este arroyo –
fuera de la vista de sus ojos curiosos". El último punto estaba dirigido a los tres hombres
que estaban sentados filtrando agua.

"¡Espera!" Mary Kate saltó desde donde había estado llenando su Camelback. "Voy
contigo."

"¡Yo también!" Ann gritó, sacando la cabeza de su tienda.

Tammy y Leah siguieron el ejemplo.

XWPColección: Página y Facebook 44


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Las hermanas intercambiaron miradas y luego se apresuraron a buscar sus cosas.

"Yo también quiero ir," Drew se quejó. "Estoy sucio también."

"Eso es cierto," Jack reprendió. "Apestas y roncas. Y las mujeres desnudas no quieren
tener nada contigo."

Drew se desplomó abatido. "La historia de mi vida."

Diez minutos río abajo, las siete mujeres encontraron el lugar perfecto: una piscina clara y
poco profunda de unos 3 metros de ancho alimentada por una pequeña cascada arriba, y
vaciada por una segunda cascada en la parte inferior. Los lados inclinados les dieron un
lugar para sentarse mientras se lavaban, sin tener que sumergirse por completo en el flujo
helado.

Kristin fue la primera en quitarse las botas, los calcetines, los pantalones y la camisa. A
esa pila, rápidamente agregó sus bragas y sujetador deportivo, en cuclillas tentativamente
para deslizarse hasta la cintura en el borde del agua.

Mire esos músculos increíbles, Mary Kate pensó mientras observaba el hermoso cuerpo
de la mujer. Ni un gramo de grasa en ninguna parte. Si alguna vez me atrajera una mujer,
definitivamente sería mi tipo. No señor ... las lesbianas en Savannah College no se
parecían a Kristin Addison.

Las otras comenzaron a desvestirse también, deslizándose con los ojos muy abiertos y
jadeando en la piscina helada.

Valientemente, Mary Kate hizo lo mismo, se quitó toda la ropa y dio unos pasos de bebé
por la roca resbaladiza para no ... ¡salpicar!

"¡Oh, mierda!" ella gritó, jadeando por meter aire en sus pulmones congelados. La
pendiente resbaladiza no ofrecía ninguna tracción mientras trataba frenéticamente de
salir. Estirándose, tomó la mano extendida de Kristin, pero no sin darse cuenta de que la
otra mano de la mujer cubría su boca. "¡No te atrevas a reírte! ¡Ni una de ustedes!"

Pero no podía evitarse.

**********

Incapaz de dormir, Kristin y Mary Kate hablaron durante la noche. La meseta era mucho
más fría de lo que había sido la selva tropical, y las mujeres estaban enterradas en sus

XWPColección: Página y Facebook 45


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

sacos de dormir, con la cremallera hasta arriba de modo que solo los pequeños agujeros
les permitían respirar y mirar afuera. Ambas se sentían refrescadas de su baño; era
increíble lo sucio que uno podía estar en solo dos días. Pero como el Kili era un volcán
antiguo, el suelo que lo rodeaba era un sedimento negro, y parecía encontrar todos los
orificios humanos, pegándose como el hollín.

Kristin se sentía un poco culpable por echar un vistazo a su amiga desnuda en el


arroyo. Pero era bastante difícil de resistir, especialmente cuando se revolcaba en el agua
tratando de salir. Al menos ahora tenía algo glorioso que imaginar cuando caminara detrás
de Kate en el sendero.

"¿Así que vas a terminar la escuela este año?" La voz inocente interrumpió sus
pensamientos lascivos.

"Sí, probablemente en Diciembre. Mi disertación está casi terminada."

"¿Sobre qué tema?"

"Es algo morboso. Se trata de mujeres jóvenes y tendencias suicidas. Hice entrevistas con
unas 300 mujeres universitarias, tratando de identificar sentimientos y eventos que
desencadenan pensamientos de suicidio."

"Guau, ¿qué has encontrado?"

"Diferentes cosas. Por lo general, hay algún tipo de fracaso percibido."

"Debe ser difícil hablar con la gente sobre cosas así. Uno de los niños de mi clase perdió a
su madre por suicidio. Es muy triste y deja mucho dolor."

Kristin suspiró pesadamente, no estaba segura de si debería continuar. Ella no había


hablado sobre Erin en mucho tiempo. "Sí, realmente lo hace. Mi mejor amiga de la
escuela secundaria se suicidó cuando estábamos en el último año."

"¡Oh, Dios mío! Kris, eso es horrible."

"Sí, fue bastante malo."

Mary Kate pensó que había escuchado un sorbido.

"Ella luchó mucho con su familia. Su hermano era muy inteligente y atlético, a todos le
gustaba, y sus padres siempre le preguntaban por qué no podía ser más como Todd. Y si
eso no era suficientemente malo, su hermanita Shelley llegó y tampoco pudo hacer nada

XWPColección: Página y Facebook 46


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

mal. Erin era un espíritu al que le gustaba divertirse y simplemente nunca lograba estar a
la altura ante sus ojos."

"Eso suena muy duro." En realidad, Mary Kate pensó que sonaba familiar. Solo cambiaría
Todd por Randy y Shelley por Carol Lee. Su hermano mayor y su hermana menor eran
maravillosos.

"Cuando no fue aceptada en Gainesville, todo se fue al infierno. Un día no apareció en la


escuela y la encontraron sentada en el coche en el garaje. Se había encerrado y había
dejado el motor en marcha."

"Eso es muy triste. Debe haber sido horrible."

"Sí, fue difícil. Ojalá pudiera haberlo visto venir y haber dicho o hecho algo para
detenerla. Al menos con el trabajo que estoy haciendo ahora, siento que podría hacer la
diferencia con alguien."

Mary Kate permaneció en silencio, tratando de pensar en algo reconfortante para decir
que no sonara trillado. La única pérdida personal que había conocido era su abuelo, que
falleció hace dos años.

"Lo siento, incluso después de 12 años ...".

"Oye, lo entiendo. Esa es realmente toda una historia." Las mujeres permanecieron en
silencio durante un rato, Mary Kate admiraba el hecho de que su nueva amiga hubiera
podido transformar una situación tan horrible en una dirección positiva para su
vida. Estaba a punto de decirlo cuando Kristin continuó.

"¿Y qué hay de ti? ¿Enseñas educación especial, verdad?" Kristin esperaba que su historia
taciturna no lanzara un aguafiestas en su conversación.

"Sí, emocionalmente discapacitados." Mary Kate pasó a explicar su trabajo. Ella tenía
ocho estudiantes, todos varones, en su pequeño salón de clases, la mayoría yendo allí
porque tenían problemas de conducta en su clase normal. A ella le gustaba el
trabajo; amaba a los niños; pero deseaba estar en una escuela diferente.

"¿Qué hay de malo con tu escuela?" Kristin preguntó.

"Nada realmente. Quiero decir, es un lindo edificio, y todos los maestros son muy
amables. Fui a la escuela allí hace 20 años. Es solo que mi novio, mi ex novio, es el
subdirector." Explicó.

"Ah, ya veo. Entonces por qué no te cambias a otra escuela?"

XWPColección: Página y Facebook 47


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate se rió entre dientes. "Esa podría ser una opción en un lugar como Miami, pero
solo hay dos escuelas primarias en todo el condado de Hurston. Los empleos no se abren
muy a menudo, las personas tienden a quedarse de por vida una vez que tienen la
titularidad."

"Entonces por qué tienes que quedarte en el condado de Hurston?" Eso realmente salió
más desafiante de lo que Kristin había querido.

"No debo, pero tengo que quedarme por lo menos un año más. Verás, tenemos que firmar
una carta en Febrero que diga si tenemos la intención de regresar el próximo año. En ese
momento, parecía lo correcto por hacer. Las cosas no se habían derrumbado aún, así que
firmé."

"¿Y qué pasa si cambias de opinión?"

"Bueno, nada realmente. No es como si pudieran hacer que dieras clases allí si no quieres.
Pero no se verá bien si solicitas dar clases en otro lugar." Sin embargo, la verdadera razón
era personal. "Además, por la forma en que lo veo, firmé un compromiso, así que debo
honrarlo."

"Creo que eso es admirable, Kate. No creo que la mayoría de las personas tengan ningún
reparo en romper un contrato, especialmente bajo tu tipo de circunstancias. No crees que
él te lo dificultará el próximo año, ¿o sí?"

"No tengo ni idea de lo que hará. Si los últimos seis meses son una indicación, él ni
siquiera sabrá que nos hemos separado," murmuró. "Puedo decirte en este momento que
va a pensar que es inesperado. Luego me va a culpar por irme a África y arruinar todo.
Pero la parte difícil no será lidiar con Bobby. Será decirle a mi familia. En lo que a ellos
respecta, el casamos siempre ha sido definitivo. Es como si fuera parte del Gran Plan
Maestro de Mooresville o algo así."

Kristin se rió entre dientes, preguntándose si realmente podría haber tal cosa. "Bueno, no
puedes dejar que otra persona decida eso por ti."

"Créeme, no lo haré. Pero aún así estarán decepcionados. Verás, nuestra familia es muy
cercana. No cercana emocionalmente, más bien como ... físicamente cercana."

"¿Ah, sí? ¿Realmente quiero saber sobre esto?" La mujer alta bromeó. Al menos esperaba
que fuera una broma.

"No, quiero decir que todo el mundo vive muy cerca. Todos conocen los asuntos de todos.
En dos años, Bobby y yo nunca hemos pasado la noche en el departamento del otro,

XWPColección: Página y Facebook 48


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

porque si lo hiciéramos, la mitad de Mooresville lo sabría a las ocho en punto en la


mañana! Y eso no sería bueno para ninguno de nuestros trabajos, especialmente el suyo."

"Entonces ... todas sus ... veladas románticas terminan cuando uno de ustedes se levanta y
se va a casa?"

"¡Correcto! Y generalmente soy yo, porque casi no puedo hacer que venga a mi casa.
Creo que se siente más cómodo en su propio territorio, ¿sabes?"

Kristin lo entendía, aunque su experiencia había sido muy diferente. Pilar también había
sido territorial, rara vez quería aventurarse a salir juntas de su condominio de gran altura
en Brickell Avenue de Miami. Por un tiempo, eso había sido más que aceptable, ya que
habían pasado la mayoría de sus horas juntas en la cama. Eventualmente, Kristin había
querido más de su amante mucho mayor que solo sus momentos secretos. Pero el
reconocimiento público había sido demasiado pedirle a una mujer que había sido criada
en una cultura conservadora venezolana, y al final, Kristin se había obligado a irse.

Kate interrumpió sus recuerdos de su primer amor. "Realmente no creo que esté hecha
para la vida en una pequeña ciudad, ¿sabes a lo qué me refiero?"

"¿Alguna vez has vivido en otro lugar además de Mooresville?"

"Viví durante cuatro años en Savannah mientras estaba en la universidad. No era


exactamente Gotham, pero me sentía más ... no sé, anónima."

"¿Entonces por qué volviste? ¿Después de la universidad, quiero decir?" Kristin amaba su
ciudad natal, Miami, y tan pronto como terminara en IU (Universidad de Indiana),
planeaba regresar. Había docenas de lugares donde podía trabajar, o siempre podía
establecer su propio consultorio de asesoramiento.

"No sé. Ojalá no lo hubiera hecho. Pero tendrías que entender cómo se hacen las cosas en
las ciudades pequeñas. No muchos de los chicos de mi clase fueron a la universidad, y la
mayoría de los que sí lo hicieron no la terminaron. Se fueron, sintieron nostalgia y
regresaron. Y lo que me pasó es que mi madre – que enseña biología en la escuela
secundaria – habló con el superintendente, quien habló con el director de mi escuela y me
llamó a Savannah en mi segundo año para decirme que tendría un trabajo esperándome
cuando terminara. Y lo siguiente que supe fue que todos tenían todo resuelto."

"Pero no ha funcionado para ti, ¿verdad?" La voz de Kate se había vuelto melancólica,
Kristin pensó.

"No. Si puedo pasar el próximo año ..."

XWPColección: Página y Facebook 49


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Dónde vas a ir?"

"No sé, tal vez voy a intentar un trabajo en Charlotte." Su compañera de cuarto en la
universidad Jessica, vivía en Charlotte. Mary Kate había sido dama de honor en la boda
de Jessica en su último año. Ahora, tres años después, Jessica se había divorciado y estaba
viviendo en casa con sus padres. Tal vez incluso podrían conseguir una casa juntas.

"Tengo la sensación de que las cosas se resolverán para ti," Kristin dijo en apoyo de su
nueva amiga. Sería horrible crecer bajo las expectativas que Kate describió; y peor tener
que lidiar con las mismas cosas de adulto, como si fueras incapaz de tomar tus propias
decisiones. Ella empujó su mano a través de la abertura en el saco de dormir y la estiró
para apretar el hombro de la mujer. "Por lo que he visto en solo dos días, diría que eres
del tipo decidido."

"Gracias." Su propia pequeña mano serpenteó y agarró la más grande. "¿Creerías que
tengo que orinar?"

"Yo también. ¡Dios, odio esta parte!"

Al unísono, las mujeres abrieron la cremallera de sus bolsas y salieron al aire helado
dentro de su tienda, metiendo los pies hacia el fondo para ponerse las botas. Ambas se
pusieron sus chaquetas de lana y Mary Kate agarró la linterna, que era esencial para
localizar el pequeño agujero en la letrina. Juntas, caminaron en la brillante luz de la luna,
su blanca ropa térmica larga destacando como esqueletos de neón.

Día 3 – Campamento Shira 2

Ann se hizo cargo del desayuno, esparciendo mantequilla de maní y mermelada de


naranja sobre el pan, enviándolo alrededor de la mesa hasta que encontró una base. La
madre de tres era la única campista que había dormido mucho, al parecer. Mary Kate y
Kristin dejaron de hablar cuando volvieron de su segundo viaje a la letrina alrededor de
las 3:30, y cada una pensó que la otra estaba dormida. Drew y Jack dormitaban solo a
primera hora de la mañana.

Tammy y Trevor estaban teniendo fuertes dolores de cabeza, y Kendra había estado
despierta toda la noche vomitando.

El insomnio, los dolores de cabeza y las náuseas estaban todos relacionados con la altura,
John dijo, pero les aseguró que sería un día tranquilo – una caminata de tres horas y
media, con una ganancia de altitud de solo 213 metros. La buena noticia era que llegarían

XWPColección: Página y Facebook 50


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

a Shira 2 a la hora del almuerzo; la mala noticia es que Shira 2 no era exactamente el sitio
más hospitalario.

Las enfermedades de Mary Kate esta mañana fueron más allá de la falta de sueño. Ella
decidió después de su conversación de ayer comenzar a tomar el Diamox, razonando que
no estaría de más tener una protección adicional contra el mal de altura. Pero ahora, tenía
entumecimiento en la ingle, la cara y las manos, esta última tan mal que tenía problemas
para sostener su pan. Claramente, no iba a poder continuar con el medicamento.

Kristin sugirió que caminaran cerca del frente hoy, poniéndose detrás de Tammy – quien
había reclamado el lugar justo detrás de John. Las mujeres hablaron sobre sus estudios,
las carreras que habían planeado, y luego sus experiencias hasta ahora en este viaje.

Kilimanjaro era una búsqueda artística para la joven estudiante de Missouri; ella había
tomado tres veces más fotos que cualquier otra persona, y estaba capturando detalles que
nadie más notó. Sin duda, esa vista para lo singular le serviría bien cuando volviera a
pintar. Desafortunadamente, no se había preparado realmente para el aspecto físico de la
expedición, y estaba luchando con casi cada paso.

John reconoció que la falta de acondicionamiento de Tammy, junto con los dolores de
cabeza que estaba teniendo de la altitud, la hacía una posibilidad remota para llegar a la
cima. Tendría que vigilarla de cerca, o ella podría esforzarse más de lo que su cuerpo
podría ir.

Si había algún motivo de discordia entre los excursionistas, era la constatación de que – a
pesar de los rigurosos regímenes de entrenamiento que habían emprendido para
prepararse para este viaje – era el nivel de condición física de Tammy el que estaba
marcando el ritmo para todo el grupo.

"Descansamos," John anunció.

Kristin dejó su mochila y giró su atención para ver cómo estaba Kate. Por el rabillo del
ojo, vio a Tammy desplomarse cansadamente en un montón.

"Entonces cómo te sientes?" La alta morena miró a su pálida amiga.

"Bueno, la buena noticia es que he recuperado la sensación en mis manos, y el resto de mí


finalmente ha dejado de sentir hormigueo."

"¿Y las malas noticias?"

"Estoy tan cansada que me duele todo. Creo que es un jet lag," Mary Kate murmuró.

XWPColección: Página y Facebook 51


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Creo que también tengo eso. Tengo algunas aspirinas si quieres."

"Sí, tal vez debería. Me alegra que hoy sea un día corto. Tal vez una buena noche de
sueño ayude."

Kristin sacó un pequeño frasco de aspirinas de su mochila y se lo dio a su amiga.

"Sabes, no comiste mucho esta mañana. Tal vez deberías comer una de esas barras Cliff
que trajiste."

"Buena idea. ¿Quieres una?" La altitud tenía una forma de robar el apetito. Todos los
excursionistas pronto tendrían que obligarse a comer.

"Por supuesto."

Mientras comían el bocadillo, Mary Kate pensó que Kendra probablemente estaba
muriendo de hambre, ya que se había saltado el desayuno después de vomitar toda la
noche. Alcanzando de nuevo dentro en su bolso, sacó un puñado de valiosas barras
energéticas. "¿Alguien quiere una barra Cliff?"

Ante esa generosa oferta, varios otros sacaron sus propios bocadillos, aunque nadie había
pensado en traer tanto como Mary Kate. Pero la rubia tenía mucho para aquellos que no
habían empacado ninguna nutrición adicional, incluidas las dos hermanas y Jack.

Laurel estaba contenta de ver a su hermana tomar una. "No sé ustedes chicos, pero estoy
un poco enojada porque Tom no nos preparó a todos para esto con las cosas que envió.
Quiero decir, él dio esta larga lista de cosas que la gente debería traer, pero luego siguió
recordándoles a todos que empacaran ligero. No sé si traje suficiente ropa. Casi me muero
de frío anoche, y estamos a solo 3600 metros s.n.m."

"Creo que vamos a tener que usar la misma ropa todo el tiempo que estemos aquí,
simplemente agregando algo más cada día. Para cuando lleguemos a la cumbre,
probablemente tendremos que llevar todo lo que trajimos al mismo tiempo," Drew dijo.

"Imagina como vas a oler para entonces," Jack bromeó. "Espero que al menos traigas
suficiente ropa interior para cambiarte todos los días."

"Nah, solo la mitad cuando mucho. Simplemente los volteé al revés al segundo día."

"¡Asqueroso!" Kendra dijo. "Es demasiada información, Drew."

"Y te preguntas por qué todavía estás soltero," Trevor lo regañó en broma. "¡Date cuenta,
hombre!"

XWPColección: Página y Facebook 52


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Al frente de la fila, John recogió su mochila y se giró hacia la montaña. Él había tomado
notas en el receso. Esta noche, les diría a cada uno lo que podrían esperar en el resto del
viaje.

Una hora más tarde, los excursionistas escalaron a una meseta rocosa, tan pequeña que las
tiendas se erigieron con solo un metro entre cada una. Kristin eligió la tienda en el centro,
imaginando que las otras tiendas amortiguarían el viento helado en esta cresta expuesta.

De nuevo, extendieron sus sacos de dormir para que se secaran, esta vez asegurándolos a
las cuerdas de la tienda para que no se volaran.

"¿De quién es esta tienda?" Trevor gritó, abriendo la solapa para encontrar dos bolsas de
Summit ya bajo la protección de la lluvia.

"Esa es nuestra," una voz dijo desde la tienda de comedor, donde dos figuras estaban
acurrucadas contra la fuerte brisa.

Los excursionistas se reunieron en la tienda, sorprendidos de encontrarse con los recién


llegados en este, su tercer día en el camino.

El hombre mayor se levantó, ofreciéndole la mano. "Soy Bill, y este es mi hijo, Brad. Se
suponía que íbamos a ir con un grupo el Domingo, pero me retrasé con los negocios en
Londres, por lo que Summit nos cambió a su grupo. Espero que no les moleste un par
adicionales."

"Para nada," Mary Kate respondió. "Así que subiste por el sendero Machame, ¿verdad?"

Brad habló. "Sí, hemos estado aquí desde ayer esperándolos chicos. ¡Gracias a Dios que
tendré a alguien nuevo con quien hablar además de este viejo!" El adolescente se puso de
pie y puso distancia entre él y su padre. No era genial ser amigo de tu viejo.

Bill levantó una ceja, pero por lo demás dejó pasar la observación. Su hijo acababa de
graduarse de la escuela secundaria en Richmond, donde vivía con su madre. Esta iba a ser
una oportunidad para que el padre y el hijo se relacionasen, y Bill había esperado que el
chico perdiera la actitud una vez que se encontraran con los otros en el grupo.

"Disculpa, dijiste que tu nombre era Brat (Mocoso)?" Jack dejó escapar lo que ya estaba
en la mente de todos.

"¡Brad!" el joven respondió indignado.

"¡Bien Brad! ¿Qué te hace pensar que vamos a querer hablar contigo?" Ann se burló
amenazadoramente. Criar a sus propios tres hijos la había preparado más que para esto.

XWPColección: Página y Facebook 53


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Todos se rieron mientras la cara del joven se ponía roja como la cabeza de un
fósforo. Finalmente, él dejó escapar una pequeña sonrisa. En menos de cinco minutos,
estos tipos consiguieron su grupo, y parecía que iba a estar a su merced durante los
próximos cinco días.

Gilbert se convirtió en el hombre del momento cuando de repente entró con una bandeja
de sopa de crema caliente. Después del almuerzo, los campistas se retiraron a sus tiendas
para escapar del viento implacable. Mary Kate sacó su diario. Habían pasado dos días
desde que había escrito algo, y quería tomar notas mientras sus recuerdos e impresiones
aún estaban frescos. Primero, resumió la caminata de Árbol Grande a Shira 1,
describiendo la emoción de su mejor vista hasta ahora del Monte Kilimanjaro. Luego,
escribió sobre su desafortunada experiencia de baño, junto con la alegría de estar
momentáneamente limpia.

Guau, eso fue solo anoche, se lamentó, notando la gruesa suciedad negra debajo de sus
uñas.

Finalmente, comenzó a escribir sus impresiones del grupo.

Drew es un chico muy agradable e interesante, especialmente ahora que parece


haber recibido el mensaje de que esta no es una cita. Él está muy bien informado
sobre la escalada, probablemente con más experiencia que todos en el grupo
combinado.

Trevor y Leah hacen una pareja interesante. Ambos parecen extremadamente


competentes, pero de una manera verdaderamente realista. Simplemente parecen
pertenecer juntos. Espero que Leah sea transferida a Tokio – sería una pena para
ellos tener que vivir separados.

Kendra y Laurel son muy cercanas. Está claro que ahora se extrañan mucho con
Kendra en Nueva York. ¡Jack es hilarante! No creo que haya conocido a un tipo
más tolerante que él, y es tan rápido con sus estúpidas bromas y frases ingeniosas.

Es genial tener a Ann en este viaje. Esperaba que fuera más anticuada, supongo
que porque es mayor. En cambio, es tan bromista como todos, pero probablemente
con más sentido común. Ella y Tammy ya llegaron a ser muy buenas amigas.

Hablando de Tammy, todos hemos estado algo preocupados por ella. Ha tenido
dolores de cabeza por la altura y está claro que no se ha acondicionado bien para
este viaje. Nadie ha dicho nada en realidad, pero al ver las caras de todos, diría
que la gente está perdiendo la paciencia al caminar tan despacio y tener que
detenerse tan a menudo por descansos que realmente no necesitan.

XWPColección: Página y Facebook 54


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Parece que Kristin definitivamente va a ser mi mejor amiga en este viaje.

Realmente no tenemos mucho en común, pero es muy fácil hablar con ella. Por
supuesto, eso es probablemente solo por su capacitación de consejera, y aquí estoy
pensando que nos estamos volviendo grandes amigas. Apuesto a que todos los
demás piensan que ella es su mejor amiga también.

Es realmente interesante, y de la muy emocionante ciudad de Miami, la cual


ama. También se las arregla de alguna manera para mantenerse hermosa, a pesar
de que está sucia como el resto de nosotros. Haremos la parte del safari juntas,
que será divertido, al menos para mí. Espero que no la vuelva loca con mi falta de
sofisticación.

En el otro lado de la tienda, la morena también estaba registrando sus pensamientos. Sin
embargo, Kristin no estaba escribiendo sus impresiones de su reparto de alpinistas. Por el
contrario, centró sus pensamientos en la rubia que compartía su tienda.

Siento que estoy haciendo una verdadera amiga en Kate Sasser. Nota para Cyn y
Andrea: ¡Les dije que no estaba defectuosa!

Kate es una persona realmente interesante. Es fascinante que alguien de su


pequeño pueblo se aventurara en una aventura como esta, especialmente sola y sin
mucho apoyo de su familia y novio. En este momento, planea deshacerse del novio
tan pronto como llegue a casa, pero quién sabe cómo se sentirá cuando llegue allí.

Espero que podamos mantenernos en contacto después de nuestro regreso, así


sabré cómo resulta todo.

"Creo que oigo a Gilbert. ¿Tienes hambre?" Mary Kate no tenía muchas ganas de salir de
nuevo, pero cuanto antes terminaran de cenar, más pronto podrían acomodarse para pasar
la noche. Estaba bastante segura de que el sueño no sería tan esquivo esta noche, ya que
ella y su compañera de tienda habían registrado casi 36 horas de vigilia.

La cena consistió en más sopa, puré de papas, un estofado de carne y verduras muy
popular, pasta y rodajas de naranja. Todos comieron apresuradamente, ansiosos por
volver a entrar donde hacía calor. John entró en la tienda comedor mientras terminaban.

"Mañana es nuestra caminata más larga, aproximadamente de siete horas. Vamos a


Barranco Hut, que es nuestro campamento más hermoso. Dije que les diría después de dos
días cómo creo que les va en la caminata. Si no se enferman de la altitud, creo que todos

XWPColección: Página y Facebook 55


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

ustedes alcanzarán el borde del cráter, a 5699 metros s.n.m. Ese es Stella Point. Está a una
o dos horas de allí hasta Uhuru, pero muchas personas no van más allá." Desconocido
para los escaladores, este era el discurso estándar de John, que rara vez variaba, sin
importar quién estuviera en el grupo. Sus declaraciones eran importantes, él lo sabía;
además, consideraba que era su trabajo hacer que todos en su grupo llegaran al borde del
cráter. En ese punto, se mostró reacio a presionarlos para ir más alto de lo que querían,
observando a cada escalador muy de cerca para determinar cualquier problema grave.

Mary Kate se metió en su tienda poco después de la cena, muy animada por las
predicciones de John. Si podía llegar a Stella Point, seguramente perseveraría en la
cumbre, sin importar cuán agotada estuviera. Su razonamiento era simple: si John pensaba
que Tammy podía llegar al borde del cráter, estaba segura de que ella misma podría ir
más allá. En este punto, el único obstáculo real era la altitud, ¿y quién sabía cómo se
desarrollaría?

"¿Te sientes bien?" Kristin preguntó mientras se quitaba las botas y se deslizaba hacia
atrás hacia su saco de dormir.

"Estoy mucho mejor, gracias. ¿Cómo estás? ¿Tienes algún síntoma?"

La mujer alta pensó por un minuto, luego negó con la cabeza. "No, no lo creo. Me sigo
preguntando si me va a afectar de repente, pero nada ha sucedido hasta ahora."

Mary Kate revolvió en su bolso por su ropa térmica larga. "Sabes, cuando empaqué para
este viaje, inventé esta cosa llamada 'regla de los dos días' en la que me pondría todo lo
que llevaba en la bolsa durante dos días. Ahora probablemente te hayas dado cuenta de
que he usado los mismos pantalones desde que empezamos, pero quería asegurarte de que
me he estado cambiando la ropa interior todos los días, así que si tuviera un accidente,
querría que se lo hicieras saber a mi madre."

Kristin se rió de su amiga. "Una 'regla de dos días' ¿eh? Parece que ya la has ampliado
hasta tres."

"Espera hasta mañana. Tengo la sensación de que serán cuatro," la rubia sonrió.

A toda prisa, se quitó el jersey de lana y la camiseta y se puso la ropa larga sobre su
sujetador deportivo. Con la misma rapidez, se volvió a poner el jersey, ahora concentrada
en repetir el procedimiento con los pantalones. "Al menos si tengo que levantarme en la
noche – ¿qué estoy diciendo? Cuando tenga que levantarme en la noche – estaré
completamente vestida."

"Sí, tenemos que ser muy cuidadosas si salimos. Estas tiendas están muy juntas. Alguien
va a tropezarse sobre las estacas, lo apuesto."

XWPColección: Página y Facebook 56


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Sucedió tal como lo predijo Kristin, hacia las dos a.m., cuando Brad, el Brat (mocoso), se
aventuró a hacer sus necesidades. Desafortunadamente, fue su tienda de campaña la que
atrapó al adolescente despatarrado, sacándolas de un sueño reparador muy
necesario. Cuando la mitad del campamento se despertó para mirar la conmoción,
descubrieron a una Kendra todavía enferma, y a su hermana muy preocupada.

Cuando la actividad volvió a disminuir, Kristin y Mary Kate se encontraron


completamente despiertas, las seis horas de sueño aparentemente suficientes.

"Entonces de qué vamos a hablar esta noche?" la rubia preguntó a través del pequeño
agujero en su bolsa de dormir. A pesar de la proximidad de las tiendas, no tenían que
preocuparse por mantener la voz baja, ya que el aullador viento lo ahogaba todo.

"¿Por qué no me cuentas acerca de tu amiga, la que tiene un llavero como el mío?"

"Deb," Mary Kate sonrió al pensar en su vieja amiga. "Ella ha sido mi mejor amiga desde
que estábamos en segundo grado. Un día en el patio de recreo, simplemente le dio una
paliza a un niño que me estaba molestando."

Kristin se rió. "Suena como algo que yo haría."

"Bueno, lo gracioso es que era Allan Britton, el hermano pequeño de mi novio. Y hasta el
día de hoy, siempre es incómodo para Allan cuando él y Deb están en la misma
habitación, como si él temiera que ella lo volvería a hacer."

"Suena como una gallina."

"Sí, Allan es una gallina, está bien. Y Deb no es alguien con quien te quieras meter,
déjame decirte."

"Entonces está declarada?"

"Realmente no." Mary Kate hizo una pausa, sin saber qué parte de la historia debería
contar. Ella no había hablado de esto desde que habían silenciado todo en la escuela
secundaria. Oh, qué demonios, pensó. No era como si Kristin fuera a Mooresville y
chimorreara. "Es una historia algo complicada."

"Las historias de salidas del armario suelen serlo."

"Bueno, verás ... solíamos hacer todo juntas. Ya sabes, nos quedábamos en la casa de la
otra, jugábamos al baloncesto después de la escuela ..."

XWPColección: Página y Facebook 57


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Juegas baloncesto?" Kristin también había jugado en la escuela secundaria y disfrutaba


el ocasional juego improvisado en IU.

"Sí, yo era la segunda defensa de nuestro equipo de la escuela secundaria, y Deb era
delantero. Tiene algunos centímetros más que yo – quién no, ¿verdad? – pero siempre le
di un buen juego. De todos modos, un par de chicas de nuestro equipo decidieron que
pasábamos mucho tiempo juntas, y comenzaron a correr el rumor de que Deb y yo éramos
amantes. Llegó a la escuela y, como mi madre daba clases allí, lo escuchó un día en la
sala de profesores. Por supuesto, ella les aseguró a todos que no era cierto, pero luego
recibí el sermón sobre cómo estaban saliendo todas las otras chicas de mi edad, y que la
gente no estaría diciendo cosas como esas si salgo con chicos. Así que lo hice, y Deb y yo
realmente redujimos el tiempo que pasábamos juntas. Fue divertido que hubiéramos
tenido que empezar a buscarnos como si fuéramos amantes," Mary Kate todavía estaba
bastante resentida por todo eso, sin mencionar que estaba avergonzada de la forma en que
había tratado a su amiga en las discusiones.

Kristin no podía imaginar cómo hubiera sido eso. Había varios adolescentes
homosexuales en su escuela secundaria, y la mayoría de la gente pensaba que era genial
tener amigos gays. Por supuesto, ella no había sabido exactamente que era homosexual en
ese momento, por lo que podría haber sido diferente, pero no creía que a la gente le
hubiera importado de una forma u otra.

"Entonces cuando estábamos en el último año, tuve este novio, Craig. Tuvimos sexo
después de una fiesta y un mes más tarde, pensé que podría estar embarazada. No había
nadie con quien pudiera hablar salvo Deb, y ... " Mary Kate siempre se sentía tan mal
cuando recordaba esto " ... y cuando le dije, ella simplemente ... comenzó a llorar. Sin
embargo, no me dijo por qué. Solo pensé que estaba preocupada por mí."

Kristin pensó que sabía exactamente a dónde iba la historia. Había tenido esa sensación
de malestar en el estómago cuando Erin le contó que se había acostado con Ben.

“Y luego cuando todo salió bien – simplemente se me retraso mi período – finalmente me


dijo lo que era. Ella dijo que ... odiaba pensar en alguien más tocándome así." Mary Kate
suspiró ante el recuerdo. Fue uno de los momentos más difíciles que las dos amigas
habían compartido, pero las unía incluso hasta el día de hoy.

"Entonces Deb estaba enamorada de ti." Fue una declaración en lugar de una pregunta.

"Sí."

"¿Cómo te sientes al respecto?"

XWPColección: Página y Facebook 58


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Principalmente, era un poco triste. La amaba también, más que a cualquier otra persona
en mi vida, simplemente ... no de esa manera."

"Me imagino que fue muy triste para las dos, entonces." Kristin nunca le había contado a
Erin cómo se había sentido. "¿Has logrado superar eso?"

"Sí, en realidad no fue tan difícil porque éramos tan buenas amigas. Esa tarde, las dos
lloramos por casi una hora, luego comencé a tener hipo, luego las dos comenzamos a
reírnos, luego Deb se orinó en sus pantalones y para entonces ya habíamos superado algo
importante," Mary Kate se rió al recordar ese día. "Pero estábamos más cercanas después
de eso y me alegré muchísimo cuando conoció a alguien en la universidad."

"¿Entonces ella tiene novia?"

"Ya no. Pero estuvieron juntas un par de años y creo que a Deb le fue muy bien. Ya sabes,
aumentó su autoestima."

"Esa es una historia realmente genial, Kate. Y Deb parece como alguien que realmente
me gustaría."

"A todo el mundo le gusta, excepto a Allan y a Bobby, por supuesto," se rió.

"¿Qué tiene Bobby contra ella?"

"No sé, tal vez sea solo lealtad a su hermano. O le molesta cuánto tiempo paso con ella.
De cualquier manera, es mutuo. A ella nunca le preocupó él tampoco, pero siempre fue
amable. No podría decir lo mismo por Bobby."

"Perdóname por preguntar, pero por qué te quedaste con este idiota tanto tiempo?" Bobby
sonaba como alguien con grandes problemas de control.

"Sabes, lo hago parecer como si fuera horrible, pero él no es realmente un mal tipo.
Bobby suele ser amable con todos, y ayuda mucho en la comunidad. Incluso se levantó en
una reunión del consejo una vez y argumentó que no era suficiente los dólares de los
impuestos que se gastaban en los barrios negros. Y créeme, en un lugar como
Mooresville, decir que algo así no te ganará muchos amigos."

"¿Pero él no es para ti?"

"Correcto."

"Entonces por qué no has terminado?" La pregunta de Kristin no fue desafiante, solo
curiosa.

XWPColección: Página y Facebook 59


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Porque soy una gran cobarde, supongo." Mary Kate se dio la vuelta en su saco de dormir
para quedar de frente a su nueva amiga. "Lo triste es que una vez que descartas a Bobby
Britton, realmente ya no queda nadie."

"¿Qué hay de ... Deb? Después de todos estos años, ¿estás segura de que no sientes algo
ahí?" Kristin sabía que corría un riesgo con esa pregunta, pero Kate había sido muy
abierta en su charla.

"Sí, estoy segura. Pero a veces ... es casi como si desearía haberlo hecho. Quiero decir,
desearía poder tener una relación con alguien que fuera tan fácil como la nuestra. Nos
respetamos, siempre lo hemos hecho. No siento ninguna ... atracción física hacia Deb."

"¿Es solo Deb, o ... son las mujeres en general?" Nada sutil sobre eso.

Mary Kate se rió nerviosamente, de repente sintió que Kristin de alguna manera había
visto una parte de ella que nadie más había hecho. "Es ... chico, haces preguntas
difíciles!"

"No tienes que responder."

"No ... he llegado tan lejos, y no puedes verme sonrojarme en la oscuridad de todos
modos," se rió. Mary Kate sintió que la ansiedad aumentaba por dentro. Nunca le había
contado a nadie lo que iba a decirle a Kristin, una mujer que conocía desde hacía tres
días. "Cuando estaba en la universidad, tuve un serio enamoramiento de mi compañera de
cuarto Jessica. Ella solo ... no sé, me fascinaba. Me sentía tan afortunada de que fuésemos
amigas. Luego ella conoció a Bill Jones. Te juro que es su verdadero nombre. Se casaron
durante las vacaciones de primavera en nuestro último año, y me rompió el corazón."

"¿Alguna vez le dijiste cómo te sentiste?"

"¡No! ¿Estás bromeando?"

"¿Por qué no? ¿Cómo podrías saber si hubiera alguna posibilidad de algo?"

"¡Porque era solo un enamoramiento! Simplemente sabía que la amaba y pensé que eso
significaba querer que ella fuera feliz. Y ella estaba tan feliz con Bill," Mary Kate
explicó. "Por supuesto, se divorciaron el año pasado, así que supongo que no estaba tan
feliz," agregó.

"¡Así que surge la verdad! ¿Es por eso que estás pensando en mudarte a Charlotte?"

XWPColección: Página y Facebook 60


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¡Dios, tienes una mente muy perceptiva!" La sureña había olvidado que había dado esa
pequeña información. "La he visitado varias veces, sí, y me gusta la ciudad. Parece que
sería un buen lugar para vivir."

"Uh-huh, lo que tú digas. ¿Tu y Jessica todavía son amigas?"

"Ya no somos cercanas, pero si me mudo allí, estoy segura de que haríamos cosas juntas."

"¿Que tipo de cosas?" El tono de Kristin ahora era bromista.

"Ahora estás siendo mala," Mary Kate la reprendió en broma. "No te digo más de mis
secretos."

"¿Quieres decir que tienes más secretos?"

"No dije eso."

"Pero te diré mis secretos."

"Apuesto a que no tienes ningún secreto," Mary Kate desafió. "Apuesto a que eres un
libro abierto."

"¿Oh si?" Kate estaba en lo cierto? "Bueno, si eso es cierto, entonces ... entonces ...
entonces creo que deberíamos intentar volver a dormir."

"Está bien, pero me cuesta mucho dormir cuando pienso en tener que ir al baño. ¿Y tú?"

"¡Perra!"

Día 4 - Barranco Hut

"Lo siento, muchachos," Kendra gimió. "Odio que les esté deteniendo a todos."

Kendra y Laurel habían tomado la difícil decisión de descender esta mañana. La agente
inmobiliaria de Nueva York parecía estar empeorando, su náusea agravada por un dolor
de cabeza que la mantuvo despierta por segunda noche consecutiva. Sobre sus
vehementes objeciones, Laurel la acompañaba fuera de la montaña. Jack, por otro lado,
continuaría con el grupo y se reuniría con ellas en el Hotel Keys en cinco días.

Las reglas del parque requerían que los excursionistas fueran escoltados en todo
momento, por lo que John había pedido por radio a un guardaparque que se reuniera con

XWPColección: Página y Facebook 61


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

ellos en Shira 2 para escoltar a las mujeres del parque. Un camino lleno de baches se
encontraba a poco más de 3 kilómetros de su posición actual, y un vehículo esperaría allí
para regresarlas a Moshi.

Como John era en última instancia responsable de autorizar a cada excursionista fuera del
parque, todos los excursionistas tuvieron que esperar hasta que se efectuara la
transferencia. Y hacía mucho, mucho frío esta mañana en Shira 2. Para empeorar las
cosas, las tiendas se habían roto durante el desayuno, por lo que los cargadores podían
apresurarse para conseguir el mejor campamento en Barranco Hut.

En consecuencia, los excursionistas fueron expuestos en la cresta a un viento penetrante


que parecía provenir de todas las direcciones.

En Barranco, los senderos Shira y Machame se fusionaron con Umbwe Route, una ruta
popular para escaladores más experimentados. Eso significaba que esta noche
compartirían su campamento con varias docenas de campistas adicionales. Aunque era
una lástima que sus tiendas ya estuvieran empacadas, todos coincidieron en que era
importante conseguir una buena ubicación en el siguiente sitio.

La buena noticia – no, la gran noticia – era que su caminata de hoy los llevaría a la
montaña misma, y estarían protegidos de los vientos ferozmente fríos que los habían
incomodado aquí en Shira 2. Kendra y Laurel distribuyeron su ropa de clima frío y
suministros adicionales a sus amigos, y les desearon suerte a todos.

"Solo piensa en nosotros en los próximos días. Mientras estén aquí congelándose sus
traseros, estaremos de regreso en el bar con nuestros shorts bebiendo cerveza."

"¿Kate?" John la sorprendió mientras decía su nombre.

"¿Si, que es?"

"Me pidieron que te diera un mensaje del otro grupo de excursionistas de Summit."

"¿Has hablado con ellos?" Mary Kate estaba emocionada.

"Sí, y tenía que decirte que el equipaje del hombre no llegó ayer."

"¡Oh, no! ¡Pobre Vince! ¡Debe estar helado!"

"Él tiene mucho frío, sí. Pero los demás están compartiendo sus cosas y él continúa."

"¡Qué tipo! No puedo imaginar no tener mis cosas conmigo. Es tan increíble que todavía
esté escalando."

XWPColección: Página y Facebook 62


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Es el espíritu de la gente en la montaña," el guía explicó. "Todos ayudan a los demás.
Por eso sé que todos ustedes alcanzarán el borde del cráter. Porque he visto cómo se
ayudan mutuamente."

Las palabras de John eran acogedoras para todos en el grupo, incluso si el viento frío no
lo era. Todos los escaladores se enorgullecieron de su observación, cada uno marcando la
forma en que podrían ayudar a los demás. John era muy bueno en su trabajo.

Casi tan pronto como dejaron la meseta, dejaron atrás casi toda la vegetación
significativa. Este nuevo terreno era como un desierto, con solo un arbusto ocasional para
decorar la ladera de la montaña. A menos de una hora de lenta caminata cuesta arriba bajo
el brillante sol, todo el mundo estaba nuevamente acalorado, corriendo detrás de las rocas
en el primer descanso para quitarse los pantalones y las camisas para poder quitarse la
ropa térmica larga que tenían debajo.

Mary Kate comenzó el día caminando con Bill, aprendiendo todo sobre su éxito como
empresario de software. Un millonario desde hace mucho tiempo, estaba deseoso de
retirarse pronto del mundo corporativo para poder centrar su atención en el desarrollo de
herramientas para organizaciones benéficas y sin fines de lucro.

"Ojalá Brad tuviera un poco más de impulso," se lamentó. Su hijo comenzaría su primer
año en Old Dominion el próximo año, pero durante mucho tiempo, había sido una
situación inestable si incluso sería aceptado. "Es un muy buen chico, pero no pone mucho
esfuerzo y no le gusta ser desafiado. Me llevó una eternidad convencerlo de que viniera a
esta escalada."

Eso fue extraño. Mary Kate ya había tenido la impresión de que este viaje había sido el
regalo de graduación de Brad; simplemente asumió que era algo que él quería. Ahora las
reacciones del chico tenían más sentido. Probablemente no quería estar aquí en absoluto.
Aún así, era una lástima que hubieran venido juntos y ni siquiera se hablaban entre ellos.

Poco a poco, los excursionistas se espaciaron en el camino, dejando de lado la


conversación por el momento, mientras quedaban atrapados en el majestuoso paisaje. Fue
una caminata hermosa, ya que se abrieron paso tres veces sobre cimas empinadas, luego
hacia valles anchos.

En el tercer valle, encontraron para su deleite la tienda comedor ahora familiar. Gilbert
esperaba con una sopa de crema hecha con papas, zanahorias y pimientos
verdes. Ninguna sopa había sabido nunca tan bien a los hambrientos escaladores.

La hora del almuerzo fue más corta de lo habitual, ya que estaban atrasados dos horas
hoy. Después de solo 40 minutos, estaban subiendo de nuevo; contentos de estar
avanzando hacia su objetivo.

XWPColección: Página y Facebook 63


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Oye Kris, ¿estás bien hoy?" Mary Kate pensó que su amiga parecía apagada esta tarde.

"Sí, estoy pensando en cosas." De hecho, Kristin estaba maravillada de cómo John había
notado la forma en que todos se ayudaban mutuamente. En el último descanso, Kate una
vez más extendió su oferta de barras Cliff, mientras que Drew y Ann se aseguraban de
que estuvieran cubiertos con protector solar. Leah se había ofrecido a hacer guardia
mientras la muy tímida Tammy encontraba un lugar privado detrás de una roca, y Drew y
Bill se ofrecieron para llenar las botellas de agua cuando llegaron al campamento. La
buena acción de Trevor por el día era que aún no le había dicho a Brad que se callara. El
chico había hablado sin parar, sobre todo acerca de los Pieles Rojas de Washington, desde
que abandonaron el campamento, pero Trevor le había seguido la corriente durante seis
horas. Sin duda se dirigía a la santidad.

"Aquí tienes. No comiste mucho en el almuerzo." Mary Kate metió una barra Cliff en la
mano de su amiga.

"Me pone enferma pensar en tocar mi comida con estas manos asquerosas." Como todos
los demás, la suciedad se había acumulado profundamente debajo de sus uñas, y sus
manos no habían sido lavadas con jabón desde el baño en Shira 1 hace dos noches.

La rubia respondió al mostrar su pequeña botella de desinfectante para manos, que


embadurnaba la suciedad, pero con suerte mataba las bacterias que estaban allí. "No es
exactamente un lavado quirúrgico, pero es mejor que nada."

"Gracias," Kristin dijo, tomando un apretón y entregándolo. "¿Entonces supones que las
manos de Gilbert están limpias?"

"Me encantaría que no hubieras ido allí."

"Quiero decir, él está manejando toda nuestra comida, ¿verdad?"

"Detente. Detente ahora. No digas ni una palabra más."

"Oye, sé lo que voy a hacer."

"¿Qué?" Mary Kate casi tenía miedo de preguntar, solo en caso de que esto tuviera algo
más que ver con el estado insalubre de las cosas.

"Cuando lleguemos a Barranco, voy a pedirle a Gilbert mi propia bandeja de agua tibia, y
voy a entrar en nuestra tienda y tomar un baño de esponja – ¡con jabón!"

"¿No eres inteligente? ¡Qué gran idea!"

XWPColección: Página y Facebook 64


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin sonrió con aire de suficiencia, su mente avanzando unas horas cuando estuviera
limpia de nuevo.

"Oye, todavía estoy en tu lista para el jabón de campamento, ¿no?"

"Claro, como dije, es mi mayor interés mantenerte limpia también. De hecho, qué dice ese
viejo dicho? Me lavas la espalda y te lavo la tuya." Kristin movió sus cejas en simulada
seducción. Estaría más que feliz de hacer ese intercambio, y cualquier otra cosa que
necesitara lavarse.

"En realidad, creo que es rascar, no lavar." ¿Kristin está coqueteando? Mary Kate
encontró esa idea ... halagadora como el infierno.

"La misma idea, sin embargo. Mi espalda no me pica, pero está sucia." Kristin sonrió y
tomó un gran bocado de su barra Cliff. "Por cierto ... es la segunda vez que me llamas
Kris."

"Ups, lo siento."

"No, está bien. ¿Recuerdas la otra noche cuando te conté sobre mi amiga Erin? ¿La que
murió?"

"Sí."

"Ella siempre me llamaba Kris. Me gustaba también entonces," dijo en serio, una sonrisa
tímida se asomó.

"Entonces Kris será." Mary Kate igualó la sonrisa con una propia. Por un largo momento,
las mujeres se miraron a los ojos, ambas empezando a sentir un vínculo que era
sorprendentemente profundo para su joven amistad. Su conversación de anoche las había
acercado, Kristin se sentía honrada de que Kate se hubiera abierto, y Mary Kate estaba
contenta de que finalmente hubiera tenido la oportunidad de hablar con alguien sobre
Jessica. Ella podría haberle dicho a Deb en cualquier momento, lo sabía, pero eso
seguramente habría lastimado a su amiga.

"Ups, se van sin nosotros," Kristin dijo, poniéndose de pie y agarrando su mochila. Con
su mano libre, sostuvo la de Mary Kate mientras la mujer se acomodaba las correas y las
aseguraba sobre su pecho y cintura.

Kristin Addison tenía una extraña manera de hacer que Mary Kate se sintiera importante
cuando hablaban. Probablemente su entrenamiento, pensó otra vez la rubia. Sería genial si
de alguna manera pudieran seguir siendo amigas después de este viaje. Miami no estaba

XWPColección: Página y Facebook 65


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

tan lejos que no podría visitar una o dos veces, y tal vez podrían encontrarse en algún
momento en Orlando.

Esa idea provocó visiones inoportunas de Bobby Britton.

De repente, Mary Kate se dio cuenta de que quería saber mucho más sobre su enigmática
amiga. "Entonces tienes novia allá en casa?"

"No, no por un tiempo. He descubierto que mi comité de disertación puede ser muy
generoso con mi tiempo," se rió. "Hasta este viaje, realmente no había tenido un descanso
en más de dos años. Incluso durante las vacaciones, siempre tuve tantas lecturas e
investigaciones que hacer."

"Pero cuando termines, todo valdrá la pena, ¿verdad?"

"Sí, creo que sí. Al menos podré hacer el tipo de trabajo que quiero."

"Entonces Kris?" Mary Kate se había rezagado por lo que estaban lejos del alcance del
oído de los demás del grupo. "¿Siempre supiste que eras gay?"

Las personas divertidas y heterosexuales siempre preguntan eso, Kristin pensó. Ahora
que lo pienso, también lo hacían los homosexuales. Algunas de sus amigas lesbianas le
daban la vuelta a la pregunta: ¿Siempre supiste que eras heterosexual? Pero la respuesta
de Kristin realmente la hizo una pregunta justa, o eso parecía.

"No, realmente no. Cuando estaba en la escuela secundaria, pensé que era como todos los
demás. Pensé que todas las chicas se enamoraban de sus amigas y sus profesoras. Y pensé
que todos los chicos eran bastante pésimos en la cama," se rió. "Luego, cuando tenía 19
años, conocí a Pilar y ella me enseñó todo como debería ser."

"Entonces quién era Pilar?" Mary Kate se animó. Estaba contenta de que Kristin se
sintiera lo suficientemente cómoda con ella para hablar de cosas tan personales.

"Pilar tenía 41 años, la misma edad que mi madre. Era venezolana, muy hermosa y
exótica. Sin embargo, toda nuestra relación existía dentro de su casa, principalmente
dentro de su habitación. No podía ser pública, y yo estaba sintiendo que acababa de
inventar el sexo. No quería estar más en secreto – quería contarle a todo el mundo."

"¿Entonces decidiste que querías estar con mujeres en lugar de hombres?" Deb había
dicho una vez que la decisión no era de mujeres u hombres; eran mujeres o nada. Pero tal
vez Kristin tuvo una experiencia diferente.

XWPColección: Página y Facebook 66


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Lo sabía. Porque con Pilar, sentí que había encontrado la clave de la intimidad. Para mí,
no era lo que alguien decía o hacía para excitarme o satisfacerme. Era lo que podía hacer
para excitarlas o satisfacerlas. Y desde que lo aprendí, solo he querido estar con mujeres."

Mary Kate no había previsto que Kristin llevara su plática a ese nivel de detalle. Pero
como lo había hecho, la mujer rubia quería saber más. "¿Así que disfrutas tocar a las
mujeres, pero no disfrutas tocar a los hombres?"

"Supongo que es correcto."

Si presionaba, Mary Kate tendría que admitir que no le gustaba tocar a Bobby. Tampoco a
él parecía importarle, por lo que podía decir. Por lo general él solo quería una cosa.

"Entonces alguna vez has estado enamorada? Quiero decir, con alguien desde Pilar?"

"Tuve una novia seria durante un par de años cuando comencé el programa de posgrado
en IU. Vivimos juntas, pero no funcionó."

"¿Que pasó?"

Kristin se rió ante el recuerdo. Honestamente ya no dolía, pero había sido devastador en
ese momento. "Lo que pasó fue que Kristin Addison aprendió una lección muy
importante: cuando le robas la novia a alguien, debes esperar que se vayan de la misma
manera."

"¡Oh, eso debe haber sido horrible!"

"Lo fue al principio. Pero como dije, aprendí a no enrollarme con chicas que engañarían a
su pareja."

**********

Eran las cinco en punto cuando el grupo llegó a Barranco Hut. John tenía razón sobre su
belleza, y también sobre su predicción de que estaría abarrotado. Más de 50 tiendas
coloridas salpicaban el sitio, un gran terreno justo debajo de la intimidante Barranco Wall
de 182 metros. Lo primero que harían mañana sería escalar esa pared.

La idea de Kristin era buena, y aunque Mary Kate no había aparecido con un ofrecimiento
recíproco de lavarse la espalda, ambas mujeres lograron un baño con esponja privado
antes de la cena. De hecho, Leah, Tammy y Ann habían hecho lo mismo, lo que

XWPColección: Página y Facebook 67


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

significaba que la conversación de la cena se centraba en cuán sucios eran en realidad los
hombres del grupo.

Leah tenía información de primera mano, ya que estaba compartiendo una tienda con
Trevor.

Para la cena de esta cuarta noche, Gilbert había preparado sopa de rabadilla de res, arroz,
col y pollo en salsa de tomate. Brad, incautamente giró su cabeza para ver al ‘león’ en la
cresta, solo para descubrir que su pollo había desaparecido de su plato. Lo mismo le
sucedió a su huevo hervido en el desayuno esta mañana. Si pudiera durar cuatro días más
sin morir de hambre, consideraría que este viaje fue un éxito.

Después de la cena, Mary Kate se tomó unos minutos para tomar notas en su diario antes
de acostarse. Pensó que sería divertido escribir sus impresiones sobre Barranco Wall antes
de subirlo, y luego después.

Como antes, sus pensamientos cambiaron de la montaña a sus compañeros, especialmente


a la mujer de pelo oscuro que compartía su tienda.

Kristin se vuelve cada vez más intrigante cada día. Hablamos mucho anoche y le
dije cosas que nunca le conté a nadie. Y ella también me contó un montón de cosas
personales, así que es bueno saber que está tan cómoda hablando conmigo como
yo con ella. Si no la conociera mejor, diría que se me insinuó hoy, y me ofreció
lavarme la espalda si yo lavaba la suya. Estoy segura de que no hablaba en serio,
pero era muy linda cuando lo dijo. ¿Quién sabe? Tal vez antes de que termine este
viaje, lo haré, ¿y eso no la impresionaría?

La luna estaba casi llena, iluminando el camino para esas visitas de medianoche a la
letrina.

Ahora sobre esas letrinas ... en cada campamento hasta ahora, había habido dos,
generalmente en lados opuestos del campamento, y una era designada informalmente
como la letrina de los cargadores.

Hasta esta noche, el grupo de Summit había tenido cada campamento para ellos
mismos. Ahora en Barranco Hut, había más de cien campistas y cargadores, y todavía
solo dos letrinas. Su condición simplemente desafió la descripción.

A pesar de que estaban protegidos del viento, la noche era terriblemente fría, llevando a
los excursionistas a sus tiendas poco después de la cena. Mary Kate odiaba la idea de
ponerse la misma ropa térmica larga por cuarta vez, pero quería guardar los otros – los

XWPColección: Página y Facebook 68


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

que tenían cuello de tortuga – para la noche cuando fueran a la cumbre. Kristen seguía y
seguía sin piedad sobre cuán limpia se sentía en su nueva ropa térmica larga; es decir,
hasta que se enteró de que Kate le había dado su tercer par al tipo que no había
conseguido sus maletas.

"No debería bromear contigo. Ese fue un gesto muy amable, considerando que era un tipo
que ni siquiera conocías."

"Sé que no lo conocía, pero sabes qué? Conocía su sueño. Era como el mío. Vio esta
montaña y lo llamó aquí. Creo que estaría dispuesto a pasar un par de noches más con la
ropa sucia si eso significa que él tiene la oportunidad de llegar a la cima. ¿Sabes?”

"Sí, y eres una mejor persona que yo."

"¡Vamos ya! Tú también lo habrías hecho, ¿no es así?"

"Sí, estoy segura de que lo haría. Pero compartir papel higiénico ... ahora eso es especial.
No hago eso con cualquiera, ¿sabes?"

"Y lo agradezco mucho," Mary Kate respondió. "Entonces cómo es que sabías todo sobre
qué traer?"

"Tengo dos amigas en Bloomington que hicieron esto hace un par de años. Fueron con
Summit y dijeron que se la pasaron muy bien. Cyn llegó a la cima, Andrea llegó a la
mitad de Stella Point."

"¿Que pasó?"

"Ella tuvo un edema cerebral. Básicamente, es un fuerte dolor de cabeza, pero fue tan
malo que tuvo que regresar de inmediato."

"Guau, apuesto a que fue decepcionante para ella."

"No realmente. Llegar a la cima era el objetivo de Cyn. El objetivo de Andrea era venir
para poder compartir la experiencia con Cyn. Ambas obtuvieron lo que buscaban y se
fueron a casa satisfechas."

"¡Qué gran historia!" Mary Kate deseó no estar tan concentrada en la cumbre, pero no se
podía negar que tendría problemas para racionalizar su fracaso de llegar allí.

"Sí, son realmente buenas amigas mías. Creo que te gustarían. Sé que a ellas les
agradarías." Kristin estaba segura de que sus amigas aprobarían a esta pequeña sureña.

XWPColección: Página y Facebook 69


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate se quedó dormida, imaginando lo que sería pasar tiempo con Kristin y sus
amigas. Mientras no esté en Mooresville, podría ser divertido.

Día 5 - El Barranco Wall y Karanga Valley

Si Mary Kate y los demás estaban intimidados por la enorme pared rocosa que tenían
delante, Tammy estaba aterrorizada. Sabía que sería un poco problemático, pero nada de
lo que había leído la preparó para los desniveles mientras avanzaban por la empinada
senda. Como siempre, la estudiante de arte se alineó directamente detrás de John, lo cual
era una idea particularmente buena hoy, ya que la ayudaría a sortear los giros cerrados y
los saltos de una roca a otra.

Mary Kate había comenzado frente a Kristin, pero descubrieron desde el principio que era
mejor para la mujer más alta dirigiera. De esa manera, podría inclinarse y ofrecer una
mano para ayudar a su compañera de escalada más menuda a escalar las rocas más
altas. Un par de veces, Mary Kate le devolvió el favor, dándole un empujón a la espalda
de Kristin.

"Oooo, aquí hay otra piedra grande," la mujer alta masculló para que nadie más lo oyera.
"¿Pondrás tu mano en mi trasero otra vez y me ayudarás a subir?"

"Oh, sí, pondré mi mano en tu trasero, ¡bien!" ella respondió con una fuerte nalgada.

"¡Una azotadora! ¡Sigues siendo mi corazón!"

Mary Kate solo podía reírse de las travesuras de su amiga. Ella no había sentido esta
desinhibición con nadie. "Tienes que tener en cuenta lo que estás haciendo,"
recordándoles a ambas que el Barranco Wall era un asunto serio.

La parte más complicada – además del siempre presente amenazante precipicio – era el
efecto del peso de la mochila. Era relativamente simple juzgar cuánta energía se
necesitaba para saltar de una roca a otra, cuánto ‘dar’ se requería en la recuperación y
cómo mantener el equilibrio mientras se escalaba. Pero todos estos cálculos mentales
fueron desequilibrados por la mochila de 13 kilos que cargaban – para las mujeres de
todos modos – por encima de su centro de gravedad. Los saltos simples de una roca a otra
se volvieron más aventureros y se requería de la máxima concentración.

Graciosamente intercalados en sus precarios esfuerzos estaba la corriente casi constante


de cargadores, todavía en shorts, camisetas y tenis, y aún llevando más de 36 kilos cada
uno. Los maleteros con pasos firmes escalaron adelante, usualmente atravesando el
sendero del centro, pero a veces forjando su propio camino en las rocas adyacentes más

XWPColección: Página y Facebook 70


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

empinadas. Todos los excursionistas se detuvieron para reír cuando un maletero del grupo
Umbwe pasó cargando una Travel Pro (Marca de maletas) negra con ruedas,
absurdamente fuera de lugar en este terreno accidentado.

Una hora después del ascenso, los excursionistas estaban a medio camino de la cima,
sudando y resoplando mientras se derrumbaban en una amplia plataforma.

"Esto no es un muro de 182 metros," Bill proclamó sin aliento. "Son muros de 32 metros,
y solo hemos hecho 50."

"Recuérdame eso esta noche. Voy a escribir eso en mi libro," Mary Kate jadeó.

Una vez más, los escaladores se pusieron a trabajar, ayudándose unos a otros a subir la
pared hasta que finalmente los 10 se pararon en la cresta alta, ahora a 4053 metros
s.n.m.. La vista detrás de ellos era majestuosa, ya que una gruesa capa de nubes seguía sus
huellas, oscureciendo por completo la vista de Barranco Hut y toda la meseta más allá.

"El Monte Meru," John asintió en dirección a un segundo pico a más de 48 kilómetros al
sureste, elevándose por encima de las nubes. Las cámaras salieron para capturar la
escena. Era increíble imaginar que si hubieran partido un día más tarde, habrían
atravesado la montaña completamente envuelta en niebla y lluvia.

La vista a su izquierda era absolutamente impresionante. A esta altura, el vasto terreno


montañoso se asemejaba a una de las fotos de paisajes lunar de la NASA. Aquí en la cima
de Barranco Wall, estaban directamente debajo del imponente glaciar, abarcando 1.6
kilómetros por encima de donde se encontraban actualmente. Era simplemente increíble
imaginarlo como su destino final, y que se abrirían camino en menos de dos días.

Justo cuando todos los escaladores comenzaron a sentirse satisfechos con la conquista de
Barranco Wall para alcanzar esta nueva altura, sucedió lo impensable. John recogió su
mochila y comenzó a llevarlos al otro lado de la cresta.

"¡No! ¡Subimos todo ese camino, y ahora estamos regresando!" Jack gimió. "¿No
podemos simplemente subir desde aquí?"

‘Aquí’ era lo más cercano a la Brecha Occidental, para nada un acercamiento para los
aficionados. John se rió mientras los excursionistas gruñían. Al final de su corta caminata
de hoy, subirían casi 914 metros, pero solo alcanzarían 91 metros de altura. Viajaban por
el Sendero del Circuito Sur, desviándose por la noche hacia el Karanga Valley, para tener
un día más para la aclimatación. El día adicional en el valle y la larga caminata a través de
la meseta fueron las razones principales de que esta ruta fuera más exitosa que otras.

XWPColección: Página y Facebook 71


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Para cuando este grupo realizara su intento hacia la cumbre – mañana a la medianoche –
los excursionistas estarían listos.

Los campistas de Summit se deleitaron al descubrir que tenían Karanga Valley para ellos,
ya que el grupo Umbwe había ido directamente a Barafu Hut, donde irían a la cumbre esta
noche. Este también era un hermoso campamento, ubicado frente a la montaña y rodeado
al este por una corriente rápida que caía directamente desde el glaciar de arriba.

Llegando al Karanga Valley a la una p.m., los excursionistas tenían toda la tarde para
descansar bajo el cálido sol. Como era su práctica, colgaron sus sacos de dormir para que
se secaran, y Mary Kate aprovechó la oportunidad para finalmente lavar la ropa térmica
larga Capilene que había usado durante cuatro noches seguidas. El material se secaba
rápidamente, y esperaba tenerlo si necesitaba una capa extra para mañana por la noche.

Esta vez, fueron los hombres quienes se dispusieron a bañarse, trepando a las rocas y la
vegetación para desaparecer durante media hora, y finalmente se vieron limpios por
primera vez en días. Las mujeres siguieron su ejemplo, encontrando que el agua en esta
elevación era mucho más fría que la piscina helada que habían compartido en Shira 1.
Aun así, la tentación de deshacerse de lo adherido era abrumadora.

Cuando llegaron al primer charco pequeño, Kristin partió la barra de jabón por la mitad,
dándole la mitad a las demás. "Voy a subir un poco más y ver si puedo encontrar una
cascada para lavarme el pelo."

"¿Puedo ir?" Mary Kate preguntó. Su corto cabello rubio estaba pegado a su cabeza,
gracias al sombrero de lluvia que había usado desde que salieron del Hotel Keys.

"Claro," respondió, saboreando la idea de tener un baño privado con esta pequeña
monada.

Sin embargo, Cyn señalaría que lo más educado sería invitar a las demás también.
"¿Quieren unirse a nosotras un poco más arriba?"

"No, estoy bien aquí," Ann respondió. "Solo voy a lavarme un poco. No creo que vaya a
molestarme con mi cabello esta vez."

"Yo tampoco," Leah dijo. "Solo voy a jalarlo atrás un poco más apretado. Si hay algún
bicho ahí, pueden vivir en la mugre."

Aproximadamente 9 metros más arriba, las mujeres encontraron lo que estaban buscando:
una corriente pura de agua cayendo entre las rocas en una piscina estrecha y poco
profunda a un metro de profundidad, creando el lugar perfecto para el lavado del
cabello. Perfecto, eso es, si el agua estuviera 60 grados más caliente. Sin desvestirse,

XWPColección: Página y Facebook 72


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin aflojó la tira que había mantenido su pelo largo hacia atrás desde su último lavado
en el campamento de Shira 1. Inclinando su cabeza hacia adelante, jadeó cuando lo
empapó en la corriente helada, y luego comenzó a enjabonarse.

"Tengo la sensación de que este va a ser el baño más rápido de mi vida," Mary Kate dijo,
mientras mojaba su propia cabeza bajo el agua helada. Enérgicamente, comenzó a limpiar
la suciedad de su cuero cabelludo.

"Lo sé, pero valdrá la pena. ¿Recuerdas lo agradable que se sintió la otra noche el estar
limpia, incluso si solo duró una o dos horas?" Kristin enjuagó su cabello del lodo negro
espeso, y comenzó a enjabonarse nuevamente. Se necesitarían varios lavados más para
llegar a algún punto cercano a la limpieza, pero a esta temperatura, dos ciclos tendrían
que ser suficientes.

Mary Kate hizo lo mismo, enjuagándose y frotándose nuevamente. A su cabello más


corto le iría mejor que a los mechones más largos de Kristin. "Creo que con esto me
bastara. ¿Recuerdas mi regla de dos días para la ropa que se convirtió en una regla de tres
días y luego en una regla de cuatro días?"

"Sí." Enjuagándose el pelo una vez más, Kristin impúdicamente se quitó la camiseta y el
sujetador deportivo, enjabonando un trapo para lavarse la parte superior del cuerpo.

"Bueno, creo que voy a cambiar mi definición de limpieza también. Creo que si la gente
puede decir que soy rubia entonces mi pelo está limpio."

"Entonces supongo que pasas. ¿Pero eres una rubia natural?" Como si hubiera seguido la
pista, Kristin sabía que estaba peligrosamente cerca de flirtear otra vez, arqueando las
cejas sugestivamente.

"Por qué, pensé que ya sabías la respuesta a eso." Mary Kate se burló, imaginando que su
amiga sin duda habría notado tal cosa; ella había echado un vistazo a los rizos negros
azabache de Kristin, y ni siquiera era lesbiana.

"¡Kate Sasser! ¿Me estás acusando de echar un vistazo?" La voz de la mujer alta sonó
con fingida indignación. Oh sí, eche un vistazo muy bien.

"¿Entonces no lo hiciste?" Mary Kate interrogó a su amiga juguetonamente, y estaba en


ese justo momento echando un vistazo a dos perfectos pechos, los pezones de color rosa
tensos y apretados por la fría tela jabonosa. ¿Mi cerebro solo dijo ’perfecto’? "¿Y bien?
¿Lo hiciste?"

"Tal vez un poco," Kristin respondió tímidamente. Atrapada!

XWPColección: Página y Facebook 73


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Y?"

"Yo ... diría ... que eras ... una rubia natural." Su voz estaba justo encima de un pío.

Mary Kate descubrió que la incomodidad de su amiga resultaba divertida, pero no la hizo
regodearse demasiado, ya que no quería hacer un gran problema de ello. "Eso es correcto.
Aquí, déjame hacer eso." Extendió la mano hacia la tela jabonosa y cruzó el estrecho
arroyo para lavar la espalda de su amiga, como si fuera la cosa más natural del mundo. A
ella le gustaba hacer esto, y se alegraba de que Ann y Leah no hubieran ido con
ellas. Otros podrían haber interpretado más en esto que solo el gesto amistoso que era.

Kristin, por otro lado, sintió que su corazón se aceleraba ante el toque de la otra mujer,
preguntándose si Kate tenía alguna idea del efecto que estaba teniendo.

"No es gran cosa. Yo ... miré un poco también. Creo que es perfectamente natural, ¿no?"

"¿Echar un vistazo? ¿Por qué echarías un vistazo a las chicas, Señorita Tengo-un-novio-
en Georgia?"

"Eso es ex novio," Mary Kate corrigió. Terminó de fregar y sumergió la tela bajo el flujo
para poder enjuagar el jabón de la espalda musculosa de la mujer.

"Y no estaba exactamente mirando. Estábamos todas sentadas en el banco abierto


desnudas. Era difícil no darse cuenta."

La mujer de cabello oscuro no se molestó en decir que estaba planeando meterse debajo
de la pequeña cascada para enjuagarse cuando terminara de lavarse. Ella estaba
disfrutando el toque de Kate demasiado para eso. "Ah, pero solo te note a ti." Ahora eso
era coqueteo, y Kristin sabía que era demasiado tarde para detenerse. "Por supuesto, nadie
más estaba revolcándose en el agua como tú."

La mujer rubia se rió ante la imagen. "Eso es verdad, y especialmente te noté porque
nadie más me ofreció una mano," Mary Kate razonó, que era una excusa tan buena como
cualquiera para mirar a su amiga desnuda. No quería dejar a Kristin la impresión de que
siempre miraba a mujeres desnudas.

"Eso tiene sentido." Kristin se quitó las botas y los calcetines, luego enganchó sus
pulgares debajo de la cintura elástica de sus convertibles, moviéndose mientras los sacaba
de sus largas piernas. "¿Pero estás mirando ahora?"

La cara de Mary Kate se volvió completamente escarlata cuando se dio cuenta de que
efectivamente estaba mirando a su amiga.

XWPColección: Página y Facebook 74


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Yo…."

"Adelante," Kristin bromeó, "está bien si lo estás. No soy tímida." Y por supuesto,
avísame si ves algo que te gusta. Era obvio que Kate la estaba mirando, pero lo que
realmente quería saber era por qué.

"Yo...,” ¡Creo! "Es solo que después de empezar a entrenar y todo, comencé a prestar más
atención a cómo se desarrollaban mis músculos. Y entonces, empecé a notar a otras
mujeres que se ejercitaban." Eso es todo lo que era. "Me refiero a sus músculos."

"Entonces es solo mis músculos los que estás mirando? Porque no estoy exactamente
flexionándome por aquí." De nuevo, Kristin sabía que estaba coqueteando, y que estaba
acercándose peligrosamente a algo más abierto.

Mary Kate abrió la boca para hablar, luego la cerró, completamente avergonzada por el
interrogatorio intencionado de Kristin. ¡No puedo creer que ella me esté haciendo esto!
"Tu solo ... tienes un cuerpo muy lindo. Es difícil no notarlo."

"Muchas gracias. Por si sirve de algo, Kate, creo que tienes un cuerpo muy bonito
también." Ahora que era inequívocamente un coqueteo, y de una mujer enjabonada que
llevaba solo sus bragas.

Mary Kate miró a su amiga, esta vez a su hermoso rostro, que tenía una sonrisa amable
sin rastro de travesura. Súbitamente abrumada por la atmósfera casi eléctrica, finalmente
miró hacia otro lado. "No puedo creer que tengamos esta conversación."

La risa forzada de Kristin rompió la tensión. "Sí, parecía tener vida propia, ¿no es así?"
Obviamente, Kate estaba muy incómoda y necesitaba recuperarse rápidamente. "Oye, lo
siento si ..."

"Está bien." De hecho, Mary Kate sentía algo muy parecido a la emoción el saber que
Kristin encontraba atractivo su cuerpo. El sentimiento era bastante mutuo, pero no se le
había ocurrido hasta ese momento que su admiración era ... atracción.

Y con esa observación, no pudo evitar preguntarse si Kristin se sentía atraída por ella de
la misma manera. Ese pensamiento fue excitante y alarmante.

"Oye, solo déjame meterme debajo y enjuagarme, y volveré al campamento y te daré un


poco de privacidad."

Mary Kate apartó la mirada mientras Kristin se quitaba las bragas y se deslizaba en el
agua helada, enjuagándose rápidamente su piel enjabonada. En menos de un minuto,
estaba afuera, temblando intensamente mientras se secaba con la toalla.

XWPColección: Página y Facebook 75


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin estaba enojada consigo misma por haber sobrepasado los límites del sentido
común. No importaba lo que dijera su gaydar, era obvio que Kate no quería ir allí. Estaba
a punto de arruinar una gran amistad con este ... comportamiento depredador. No es de
extrañar que no tenga muchos amigos.

Veinte minutos después, Mary Kate entró al campamento y encontró a sus nueve
compañeros de excursión estirados al sol como gatos. Ella estaba nerviosa por lo que
había sucedido en la corriente. Kristin había flirteado con ella, al parecer; pero lo
siguiente que supo, fue como si ella estuviera devolviendo el coqueteo. ¿O simplemente
había malinterpretado todo, interpretando algo sexual cuando Kristin no había querido
decir eso en absoluto? Fuera lo que fuese, no lo había manejado bien, y si no lo arreglaba,
iba a ser incómodo para las dos.

La mujer de cabello oscuro estaba sola, apoyada en una roca grande, mientras escribía en
su diario. Después de guardar su ropa sucia, Mary Kate se armó de valor para ir hacia ella,
sintiendo que sería mejor arreglar las cosas.

"Oye, Kris," Mary Kate mantuvo la voz baja para que los demás no escucharan. "Lo
siento por ... ya sabes, allá arriba. No quería hacerte sentir incómoda ni nada por el
estilo."

Kristin miró hacia los serios ojos verdes. No podía creer que Kate estuviera allí
disculpándose por la forma en que había actuado. "No, Kate. Estuve fuera de lugar con las
bromas y esas cosas. Yo ..." ¿Cuánto debería decir? "Realmente me gustas mucho, y
odiaría si hiciera algo que te ofendiera."

"No te preocupes, Kris. Tú y yo estamos bien. Es solo que yo ..." ¿Voy a admitir lo que
realmente siento?

"Lo sé. No debería haber dicho algo así."

"Escucha," Mary Kate levantó la mano, respirando profundamente. "No estabas teniendo
exactamente una conversación unilateral, ya sabes. Si hay alguna culpa, deberíamos
compartirla. O tal vez deberíamos aceptar que nadie hizo nada malo."

Como lo habían hecho en las rocas arriba, las mujeres volvieron a mirarse a los ojos con
una mirada emotiva. Ambas tenían más que decir, pero ninguna quería arriesgarse a
arruinar lo que se estaba convirtiendo en un momento muy agradable.

"¿Quieren un poco de M&M?" Drew arruinó el momento en cambio.

XWPColección: Página y Facebook 76


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

**********

Gilbert se superó a sí mismo con la cena, sobre todo teniendo en cuenta que la vida útil de
cualquier cosa con proteínas había pasado hace mucho tiempo. El primer plato fue tostada
francesa con mermelada. Lo siguiente fue una mezcla de pimientos y zanahorias, y unas
papas fritas calientes, que desaparecieron tan pronto como las bajó. Esta vez, nadie se
opuso a los 10 juegos de manos más limpias de lo habitual que se sumergieron en el
cuenco. Para el postre, hizo un platillo de pastel de plátano frito.

Brad finalmente se vengó de Jack, diciéndole que su saco de dormir se había caído al
suelo mientras robaba el último pastel del plato del bromista. Ann le ofreció el suyo al
aturdido abogado y luego se lo metió en la boca cuando él se estiró para agarrarlo.

Bill disfrutó viendo a su hijo finalmente llegar a la cima, pero estaba especialmente
orgulloso de la forma en que Brad había manejado las burlas de prácticamente todos en el
grupo. Nadie le estaba dando un trato preferencial, pero había perdido la actitud. Lástima
que no estaba realizando progresos con su padre.

Justo cuando estaban terminando de cenar, John entró para informarles sobre lo que iba a
traer el día siguiente.

"Salimos mañana por la mañana a las nueve en punto. Tenemos un largo día para llegar a
Barafu Hut. Barafu significa 'hielo' y hará frío allí."

Las mandíbulas cayeron alrededor de la mesa cuando el guía advirtió sobre una noche
más glacial que cualquiera que hubieran conocido. Aunque estaban protegidos del viento
aquí en el valle, el aire nocturno ya daba indicios de que la temperatura se dirigía hacia
los números entre el 13 y 19, por debajo de lo que habían experimentado en Barranco.

"Cuando lleguemos al campamento, comeremos e iremos a dormir. Los despertaré a las


11 en punto para escalar. Si se ayudan mutuamente, todos estaremos parados en Stella
Point al amanecer."

"¿Y cuántos de nosotros crees que llegarán a la cumbre?" Drew preguntó.

John había observado cuidadosamente al grupo, y predijo que tres de los que llegarían a
Uhuru serían Drew, Leah y quizás Kristin. Tammy no lo lograría; ni tampoco Brad, que
se quejaba a menudo de estar cansado y con frío. Todos los demás parecían capaces, pero
no estaba claro cómo responderían al aire en Stella Point. "Supongo que solo cuatro o
cinco, pero no sé cuál de ustedes," respondió.

XWPColección: Página y Facebook 77


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Esto era. Esta noche era su última noche completa antes del intento hacia la cumbre. La
enormidad del momento golpeó a todos al mismo tiempo, al parecer.

"Finalmente estamos aquí," Leah dijo en voz baja. "Quiero decir, sé que no es el Everest
ni nada de eso, pero esta es la montaña más grande que alguna vez espero escalar."

"Sé lo que quieres decir," Ann dijo. "Mañana es el día por el que he estado trabajando
durante seis meses." Ella puso su mano en el centro de la mesa, con la palma hacia abajo.

Mary Kate la cubrió, y Kristin cubrió la de ambas. Uno a uno, los 10 escaladores
construyeron una torre de manos como muestra de solidaridad.

"¿Oigan, chicos?" Era Tammy, que se había mantenido reservado la mayor parte de la
tarde. Todos estaban preocupados por ella, ya que seguía teniendo dolores de cabeza, pero
aún así no se quejaba. "Escuchen, solo quiero que todos sepan cuánto aprecio la forma en
que me han ayudado hasta ahora. Mi objetivo es llegar a Stella Point, no a la cumbre.
Haré lo mejor que pueda, y tengo fe en que Dios me ayudará, pero si fallo, estoy bastante
satisfecha de haber llegado a la cima de Barranco Wall."

"No vas a fallar, Tammy. No vamos a dejarte," Drew dijo. "Diez para 10 en Stella Point,
¿de acuerdo?"

Cuando la reunión terminó, Kristin y Mary Kate se deslizaron hacia atrás en su tienda,
dejando sus botas en el lugar habitual debajo del protector de lluvia.

"¿Oíste eso, Kris? John cree que solo cuatro o cinco de nosotros lo lograremos." Mary
Kate había mirado cuidadosamente a los otros escaladores, tratando de encontrar las
pistas que su guía había usado para hacer sus predicciones. Drew lo lograría; también lo
harían los corredores de maratón, Trevor y Leah. Kristin ciertamente llegaría allí, y dado
el patrón de éxito de Bill, pensó que él también lo lograría. "Desearía saber si él pensó
que podría lograrlo."

"Me alegro un poco de que no haya dado nombres, ¿sabes? ¿Cómo te hubieras sentido si
no hubiera dicho el tuyo?"

"Como si no fuera capaz de lograrlo, supongo," admitió. En esta etapa del juego, John no
era realmente parte de la ecuación. Esto era entre ella y la montaña.

"¿Kate?" Esa era la voz de John.

"Aquí dentro," ella llamó.

XWPColección: Página y Facebook 78


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Desde afuera de la tienda, el guía transmitió las noticias. "Recibí noticias del otro grupo.
Hacía mucho frío en la montaña anoche. Solo dos de los tres llegaron a la cumbre. Se
llaman Kako y Vince."

"¡El lo hizo!" Las lágrimas corrieron a los ojos verdes al pensar en las posibilidades que
su amigo había derrotado para lograr su sueño.

"Eso es genial," Kristin dijo suavemente, conmovida por las emociones de su amiga.
"Vamos a lograrlo también, ¿sabes?"

Mary Kate se acercó y tomó la mano de Kristin, apretando fuerte. "Sí, lo sé." Pero
ella? No estaba sintiendo efectos negativos de la altitud, pero muchos escaladores fueron
golpeados de repente, y el único recurso era descender inmediatamente. Sin el Diamox,
ella estaba sola. ¿Tendría la valentía y la resistencia para superar los obstáculos más
pequeños, y el buen sentido de ceder si tuviera que hacerlo? Esperaba eso.

"No tenía idea de que iba a pasar tanto tiempo en mi saco de dormir. ¿No crees?" la
mujer alta preguntó, retorciéndose en su estrecha bolsa.

"Sí, creo que sí, ahora que lo pienso. Leí un montón de explicaciones personales en
Internet. Por eso te pedí que compartieras una tienda de campaña. No podía imaginar estar
despierta toda la noche con Drew," se rió.

Y terminaste cambiando a un excursionista cachondo por otro, Kristin reflexionó. Se


quedó quieta, sin saber dónde tomar la conversación después de ese pensamiento.

"¿Kris?"

"¿Sí?"

"¿Puedo hacerte una pregunta personal?"

Desde el interior de su saco de dormir, la mujer alta dejó escapar una risa ahogada.
"¡Después de todo lo que hemos hablado, tienes que preguntarme si puedes hacerme una
pregunta personal! ¡No me puedo imaginar lo que será, pero pregunta!"

Mary Kate devolvió la risa, pero sus pensamientos fueron mucho más serios. "Solo me
preguntaba cómo decidiste la primera vez que ibas a tener sexo con una mujer. ¿Fue esa
Pilar?"

"Sí, fue Pilar." Una pregunta muy interesante, Kate. ¿De dónde vino? "Nos conocimos en
un festival de arte y terminamos caminando juntas todo el día. Me invitó a su apartamento

XWPColección: Página y Facebook 79


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

para cenar y acepté. Ahora que lo pienso, no estoy segura de haber decidido algo
conscientemente. Simplemente es algo que pasó."

"¿Pero dijiste, 'Guau, no puedo creer que estoy haciendo esto?' ¿o fue simplemente
natural? ¿Tenías una pequeña voz en tu cabeza que decía que no deberías?"

"Bueno, ahora que lo mencionas, tendría que decir que tuve que darme permiso para
hacerlo. Pero creo que era algo en lo que había pensado antes, y pensé que lo haría una
vez que conociera a la persona correcta."

"¿Entonces te sentiste rara después? ¿O culpable?"

"No realmente. Es decir, te lo dije, sentí que alguien acababa de encender todas las luces.
Pensé que sería solo una experiencia. No tenía idea de que definiría tanto sobre mí."
Kristin no pudo evitar preguntarse si la curiosidad de Kate era porque estaba pasando por
algún tipo de trastorno propio. Claramente, había algo pasando en su cabeza, y
probablemente nunca antes lo había expresado. "Entonces alguna vez lo has considerado,
tener sexo con otra mujer?"

Mary Kate se congeló. Había llevado su conversación tan lejos sabiendo que conduciría
hasta aquí. Ella quería decirle a alguien. "Sí."

"¿Con tu compañera de cuarto, la que te gusta?"

"No, realmente nunca me permití pensar en ella de esa manera. Era tan obvio que ella no
querría eso, y estaba feliz de ser su amiga ... y de tener mis pequeñas fantasías."

"Entonces había alguien más?"

"Sí, pero no era una novia ni nada de eso." Mary Kate no podía creer que estuviera
contando todo esto. Kristin Addison iba a saber cosas sobre ella que nadie más en la tierra
sabía.

La pequeña rubia se había vuelto muy callada, como si estuviera debatiéndose si decir o
no más. "¿Quieres hablar de eso, Kate?"

Mary Kate dejó escapar un profundo suspiro. "Realmente no hay mucho de que hablar.
No pasó nada."

"Está bien," Kristin respondió suavemente, sin querer presionar.

"Cuando fui por primera vez a Savannah College, me invitaron para probar para el equipo
de baloncesto femenino. Muchas de las chicas del equipo eran lesbianas, y una de ellas –

XWPColección: Página y Facebook 80


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

su nombre era Trish – llegó a ser una muy buena amiga mía. Así que una noche me quedé
en su apartamento fuera del campus y empezamos a besarnos. Estuve tan cerca de ... "

Ella no pudo terminar las palabras.

"¿Qué te detuvo?"

"No sé. Me asusté. No quería eso."

"¿No lo querías o no querías permitírtelo?" Kristin preguntó amablemente.

"Supongo que ambas cosas. Toda la idea fue emocionante y todo, pero realmente no me
sentía así con Trish. Y luego estaba esa parte de mí que no quería que todas esas personas
en la escuela secundaria tuvieran la satisfacción de tener razón."

"Pero no tenían razón. Tú y Deb no eran amantes."

"Sin embargo, eso no hace ninguna diferencia cuando lo piensas. Ya sea Deb y yo, o
alguien más y yo, hubiera sido lo mismo."

Kristin oyó resignación y resolución en la voz de su amiga. Sospechaba que Kate había
estado en guerra con esto durante mucho tiempo. "¿Todavía piensas en cómo sería?"

"A veces," Mary Kate confesó. Como en este momento, se admitió a sí misma.

Las mujeres se quedaron quietas durante un largo tiempo, sin decir una palabra. Cada una
pensando que la otra se había dormido hasta que finalmente Mary Kate susurró.

"¿Kris?"

"¿Sí?"

"Tengo que orinar." Ante los tres litros por día, un cuerpo simplemente dispone de agua.

Día 6 - Barafu Hut

El Sábado por la mañana, el campamento cobró vida a la hora habitual, a las seis a.m.
Gilbert tostó el pan ahora duro en una sartén caliente, pero no mejoró el sabor, ya que los
campistas se habían cansado de la comida repetitiva del desayuno. John apareció en la
tienda de campaña durante su comida para recordarles que la pérdida de apetito era

XWPColección: Página y Facebook 81


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

característica de esta altitud y que debían obligarse a comer más de lo que querían.
Necesitarían energía para la escalada.

Este también fue el día para tomar el Larium (Medicamento para prevenir el paludismo
(Malaria) al viajar).

Los excursionistas estaban listos para partir a las 7:30, pero John los retuvo en el
campamento, explicando que tenían que darle tiempo al grupo de la cumbre de anoche
para abandonar el campamento en Barafu Hut.

Él describió el campamento como bastante pequeño, encaramado en una saliente angosta


en la base del camino que conducía a Stella Point. Esto, continuó, era una de las razones
del esfuerzo durante la noche hacia la cumbre. Si esperaban hasta que empezara la luz del
día, estaría oscuro cuando regresaran a Barafu. Al obligar a los escaladores a comenzar a
la medianoche, el parque podría albergar al doble.

La razón principal de la medianoche a la cumbre fue que el camino helado se derretía al


sol, y era demasiado resbaladizo para atravesarlo. Por lo tanto, era importante levantarse y
bajar antes de que se calentara demasiado.

El problema con el comienzo tardío del Karanga Valley era que las altas paredes del valle
protegían al campamento del cálido sol. De hecho, la agradable tarde que habían
disfrutado el día anterior terminó poco después de las cuatro, cuando el sol se ocultaba
detrás de la empinada cresta occidental. Cuando terminaron de empacar sus equipos para
el comienzo de la caminata de hoy a Barafu, los excursionistas subieron uno por uno en
las rocas en el lado oeste del valle, esperando que el sol de la mañana los encontrara.

Excepto por el frío persistente, Mary Kate se sentía bien hoy, vistiendo ropa limpia de
pies a cabeza por primera vez desde Shira 1. Vestía pantalones ligeros de lana negra, una
camisa que absorbe la humedad, con un suéter de lana verde brillante que ceñía su torso
perfectamente. Cuando el sol finalmente despejo la pared del valle, bajó sus lentes
envolventes y se deleitó en el derretidor calor.

Kristin fue la última en salir de la tienda, arrojando su sucia bolsa amarilla Summit a la
pila en el centro del campamento. Ella también llevaba pantalones de lana ajustados, pero
llevaba una holgada camiseta Polartec sobre un cuello alto de Capilene. Inclinándose,
recuperó su mochila de debajo del protector de lluvia.

"¡Guau!" Drew no podía apartar los ojos de la vista de la forma del trasero.

"Guau tienes razón," Jack repitió.

XWPColección: Página y Facebook 82


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La primera inclinación de Mary Kate fue regañar a los hombres por su objetivación
neandertal de las mujeres. Pero eso sería hipócrita, se dio cuenta, aliviada de no haber
dicho Guau! en voz alta ella misma. Observó detrás de sus lentes de sol mientras su amiga
subía la colina hacia su grupo. La mujer alta tenía un encanto que trascendía por completo
el género, e iba mucho más allá del hecho que era increíblemente hermosa. Este no era un
sentimiento nuevo para la georgiana, y ella no podía dudar de lo qué era: se sentía atraída
por Kristin – sexualmente atraída – y nunca había sentido tanta atracción hacia alguien en
toda su vida.

La alta morena miró a sus compañeros de excursión, encaramados en lo alto de las rocas
para atrapar los primeros rayos del sol. El cabello rubio de Kate brillaba en la luz,
haciéndola fácil de ver entre la multitud. No es que Kristin necesitara ayuda – parecía
saber instintivamente dónde estaba su linda amiga en todo momento.

El sueño la había eludido la última noche en Karanga Valley. Sin duda, la altitud
desempeñaba un papel en su insomnio; Pero fue más que eso. Su compañera de tienda se
había quedado dormida poco después de regresar de la letrina. Cuando la mujer menuda
se giró en la noche, el nylon de su saco de dormir se deslizó a lo largo del vinilo del
colchón de aire, y la forma envuelta descendió lentamente por la ligera pendiente hasta
que se detuvo, perfectamente amoldada contra ella. Si no hubiera hecho tanto frío, ella
habría abierto su propia bolsa para acercar aún más a Kate. En cambio, simplemente dejó
que sus fantasías vagasen.

Sus pensamientos habían danzado toda la noche, reproduciendo sus conversaciones con
Kate de los últimos días. La rubia casi había admitido que también había estado
coqueteando con ella, y que no había visto nada malo en eso. Sin embargo, no dijo dónde
irían desde allí, y Kristin había permanecido despierta, meditando infinitas posibilidades.
Probablemente no llegaría a nada, pero aún así, la perspectiva era muy, muy
emocionante. Kate Sasser era innegablemente atractiva, más que nadie desde Pilar, y
Kristin quería ser su tutora sexual.

Pero los sentimientos de Kristin por Kate iban más allá de una simple atracción sexual. La
mujer era amigable y abierta, y tenía un gran sentido del humor, incluso capaz de reírse de
sí misma.

Escuchaba a los demás y parecía saber cuándo alguien en el grupo necesitaba una palabra
de aliento o consuelo. Las personas así eran demasiado raras en la actualidad de
autocomplacencia.

"¿Alguien más tuvo problemas para dormir anoche?" Drew preguntó inocentemente.

"¿Estás bromeando? ¡Contigo despierto y sin roncar, el resto de nosotros dormimos como
bebés!" Jack respondió sarcásticamente.

XWPColección: Página y Facebook 83


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Sabía que algo era diferente anoche," Mary Kate agregó, medio en broma. "Dormí muy
bien también. Pero eso probablemente significa que no dormiré esta noche antes de la
escalada."

"Entonces creo que Drew y yo lo haremos, porque estuve despierta toda la noche
también."

Mary Kate levantó sus lentes para mirar a su amiga. "¿No dormiste en absoluto?"

Kristin negó con la cabeza, sentándose en la roca junto a la mujer más pequeña.

"¿Eso fue porque tu compañera de tienda te aplastó cuando se deslizó por la


colina?" Mary Kate preguntó vacilante. Se había despertado esta mañana para encontrarse
apretada contra su compañera.

"¡Tú no eras la única!" Tammy señaló acusadoramente a Ann, quien solo se encogió de
hombros.

"Sí, Trevor también me lo hace. Me levanto todos los días y me encuentro apretujada
contra el costado de la tienda," Leah se quejó.

"Pensé que te gustaba cuando me acurrucaba," su novio respondió, acariciando su mejilla


con su barba rasposa.

"Por otro lado, al menos él estaba limpio anoche."

"Bueno, créeme," Brad dijo, "si este viejo se acurruca en la noche, ¡todos van a escuchar
sobre eso!"

"Sí, como si fueras el compañero de tienda perfecto," su padre respondió. "¿Debo decirles
lo que haces mientras duermes?"

"¡No!" Brad respondió frenéticamente. Que tan embarazoso seria eso?

Kristin se inclinó más cerca de su amiga, y en una voz que solo Kate podía oír, le dijo:
"Puede haber sido una de las razones por las que permanecí despierta, pero ciertamente no
me estoy quejando al respecto." Kate dejó caer sus lentes, sus ojos fijos en línea recta
mientras un ligero rubor se deslizaba sobre sus mejillas. Kristin temió haber hablado
demasiado – una vez más – cuando notó que la comisura de la boca de la mujer rubia se
alzaba ligeramente en una sonrisa cómplice. ¡Sí!

Desde su posición más alta, los excursionistas observaron a John ponerse su mochila. Por
fin había llegado el momento de comenzar su día. Comenzaron con una subida empinada,

XWPColección: Página y Facebook 84


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

pero inmediatamente descendieron a otro valle, este de casi 4.8 kilómetros de ancho. La
ruta a Stella Point permanecería oscurecida hasta que llegaran a la cresta del otro lado.
Desde allí, descenderían una vez más a través de un ancho valle, y luego subirían por un
camino empinado hasta Barafu en la esquina sureste del Kili. En total, ganarían 609
metros s.n.m. hacia Barafu, luego 1219 metros de allí a la cumbre.

"¿Cómo te sientes, Kate?" Drew preguntó. Después del último descanso, él y Mary Kate
cayeron al final de la fila, caminando ahora frente a Eric, el guía asistente que ha estado
quedándose en la retaguardia durante los últimos dos días. La presencia de Eric era una
precaución cuando escalaban a las elevaciones más altas, por si acaso alguien necesitaba
descender.

"Estoy bastante bien. Sigo esperando comenzar a sentir la altitud, pero hasta ahora, nada.
Lástima que no haya madera aquí para tocar." Habían dejado atrás toda la vegetación en
Karanga Valley.

"Sabes, no dije nada esta mañana, pero la razón por la que estuve despierto toda la noche
fue porque tuve este horrible dolor de cabeza. Espero que no vuelva esta noche."

"¿Tomaste algo? Creo que Kristin tiene algunas aspirinas."

"Está bien. Se ha ido por ahora. Esto me pasó antes cuando subí al Monte Shasta hace un
par de años, pero subimos esa cumbre en dos días."

"¿Tuviste que regresar?"

"No, se me pasó durante la noche. Pero estoy un poco preocupado de que me haya
molestado a 3960 metros s.n.m. anoche, y nos dirigimos mucho más arriba."

"Deberías decirle a John."

"No, no debería. Si él piensa que va a ser un problema, él querrá que me de la vuelta en


Stella Point, tal vez incluso antes. Prefiero tomar esa decisión yo mismo, ¿sabes?"

"Está bien, Drew. Pero debes saber que no me quedaré callada si estás haciendo algo
peligroso."

"No vas a delatarme, ¿verdad?"

"No," respondió seriamente, volviéndose para mirarlo mientras él caminaba hacia


ella. "No voy a decirle nada a John, porque tampoco quiero que nadie tome mis
decisiones. Pero voy a vigilarte, y espero que no seas obstinado si es obvio que debes
volver. Por esa cumbre no vale la pena morir, ya sabes."

XWPColección: Página y Facebook 85


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Entonces serás como el amigo que le dice a la gente cuando han bebido demasiado,
¿eh?" él bromeó. Kate era el tipo de amiga que necesitaba. Sabía que tenía que contarle a
alguien sobre sus dolores de cabeza, y había confiado en ella para que fuera su red de
seguridad. "Te lo agradezco, Kate."

"Está bien. Haz lo mismo por mí, ¿de acuerdo?"

"Seguro."

**********

John hizo la ronda en el próximo descanso, pidiendo a cada escalador que aclare sobre
cualquier dificultad con la altitud. Tammy y Trevor admitieron tener dolores de cabeza, y
Jack echó su almuerzo, pero nadie sintió que sus problemas eran lo suficientemente
graves como para regresar.

Drew insistió en que se sentía bien. A mitad de camino hacia Barafu, todos menos Kristin
y Leah estaban jadeando por aire. John se alegró de ver a Kate repartiendo la barras Cliff
y animando a los demás a comer. Su determinación podría ser vista hasta la cumbre, pero
no estaba seguro de si ella sería lo suficientemente fuerte cuando las cosas se pusieran
realmente difíciles.

"Alguien está de muy buen humor, especialmente teniendo en cuenta que no durmió
anoche." Mary Kate se rezago para caminar con la mujer alta. Los excursionistas estaban
separados en el sendero en fila india, la mayoría de ellos caminando solos, perdidos en
sus pensamientos sobre lo que traería la noche.

"¿Qué te hace pensar que estoy de buen humor?" Kristin preguntó. De hecho, estaba de
muy buen humor.

"Porque cada vez que te miro, estás sonriendo."

"Tal vez sea porque sonrío cada vez que me miras," ella respondió.

Mary Kate tuvo que reírse de esa respuesta ingeniosa, y luchó por no sonrojarse. "Estás
siendo bastante coqueta, Kristin Addison."

"¿Eso es algo malo?" La sonrisa de esta mañana la había envalentonado; Kate también
estaba sintiendo algo, pero Kristin no tenía idea de lo lejos que su amiga estaba dispuesta
a ir. Tampoco tenía idea de lo que quería de Kate. La idea de tocar a esta excitante rubia

XWPColección: Página y Facebook 86


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

natural era tentadora, pero Kristin estaba empezando a pensar que incluso eso no sería
suficiente.

"¿Quién soy yo para discutir con algo que provoca tal sonrisa hermosa?"

¡Zapotazo! ¿Dónde demonios había aprendido a flirtear esta belleza sureña?

Las mujeres caminaron lentamente por la colina. El pole pole (Despacio, sin prisas en
swahili) seguía siendo el mantra, más importante ahora que nunca a medida que se
acercaban a Barafu Hut.

"¿Te estás emocionando?" Kristin preguntó, ganando una ceja arqueada de su amiga.
"Acerca de la escalada?" rápidamente enmendó.

"Ansiosa es probablemente una mejor palabra."

"Vas a lograrlo, Kate." En este momento, Kristin tenía más fe en Kate que en sí misma,
dado lo cansada que estaba. Si no dormía en Barafu, tal vez ni siquiera llegaría a Stella
Point.

Cuando llegaron a la cresta, el lugar que tenían delante casi les roba el aliento. John
esperaba en la parte superior, acorralando al grupo mientras señalaba la larga pendiente
que conducía al glaciar. "Allá arriba está Stella Point. Está a 6.4 kilómetros andando
desde aquí, y son 1200 metros más arriba. Nos quedaremos allí hasta el amanecer. Gilbert
tiene la cena lista, y deben comer, luego descansar. Los despertaré a las once. Hará mucho
frío."

Barafu Hut era el hogar de tres docenas de tiendas de campaña esta noche, incluida una
más grande para tres nuevos guías que acompañarían al grupo. Era importante tener
suficientes guías experimentados a mano como escoltas, especialmente para ver los signos
de sufrimiento entre los escaladores.

Las tiendas estaban muy juntas en el borde rocoso, las cuerdas de soporte envueltas
alrededor de rocas o simplemente azotados por el viento creciente. Kristin eligió la más
lejana de la única letrina y dejó caer su mochila debajo del protector de lluvia.

"Aquí está tu bolso." Mary Kate metió sus sucias bolsas junto a la puerta con
cremallera. "Consigamos algo de comer para poder dormir."

Kristin siguió distraídamente a su amiga a la tienda comedor, donde Gilbert había


dispuesto una gran bandeja de papas fritas, un cuenco de pasta y una salsa marrón que
nadie quería probar – ni siquiera Jack. El Milo se había acabado, el té estaba tibio. La
mujer alta se preguntó en voz alta si la pérdida de apetito en las altitudes más altas era en

XWPColección: Página y Facebook 87


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

realidad un mito iniciado por las compañías de senderos que se quedaban sin comida
fresca.

"Voy a empacar algunas barras Cliff para más tarde," Mary Kate ofreció. "Vete a dormir
y haré lo del agua."

Kristin asintió agradeciendo y desapareció dentro de su tienda. Mary Kate sacó los
Camelbacks de sus mochilas y los llenó hasta el borde. Esta sería la última noche en la
que tendrían que preocuparse por el agua. Cuando entró a la tienda 10 minutos más tarde,
encontró a su amiga ya dentro de su saco de dormir con la cremallera hasta arriba.

En silencio, Mary Kate se desvistió y se puso su conjunto más pesado de ropa térmica
larga Capilene sobre una camiseta ligera de Capilene. A eso añadió sus pantalones de lana
más pesados y la camiseta verde Polartec que había usado todo el día. Se puso su último
par de calcetines limpios, volviendo a ponerse los sucios sobre ellos. Al pie de su tienda,
extendió sus polainas, guantes, gorro, pasamontañas y una banda de lana para las
orejas. A un lado, colocó los pantalones y la chaqueta GoreTex; proporcionarían
aislamiento y la protegerían del viento.

Su chaqueta tenía varios bolsillos adentro, incluido uno que sostenía su Camelback.

Si empacaba su cámara, las barras Cliff, los lentes de sol y agua dentro de la chaqueta, no
necesitaría la mochila. Eso facilitaría la escalada.

Como hacía todas las noches, empujó suavemente su linterna y su cámara hacia el fondo
del saco de dormir donde las baterías se mantendrían calientes. Esta noche, agregó su
Camelback, así como el de Kristin. Eran solo las seis de la tarde, pero a 4267 metros
s.n.m., la temperatura ya estaba en un solo dígito.

La invitación llegó mientras se metía en su saco. "Puedes dormir a mi lado otra vez si
quieres."

Entonces ella lo hizo.

Día 7 – Stella Point – Uhuru Peak – Mweka Hut

Mary Kate estaba contenta de saber que Kristin estaba durmiendo lo que tan
desesperadamente necesitaba. Lástima, sin embargo, que no tuvo nada ella misma. Su
reloj iluminado le dijo que eran las once menos cuarto. John los despertaría pronto para
comenzar la escalada a Stella Point. Había estado completamente quieta durante casi
cinco horas, temerosa de que cualquier movimiento despertara a su amiga.

XWPColección: Página y Facebook 88


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

En las silenciosas horas oscuras, había examinado sus sentimientos sobre esta mujer a su
lado.

Estaba claro por las insinuaciones de Kristin que la invitación estaba allí. Si lo quería, se
dirigirían hacia algo físico, ya fuera solo un beso o una especie de exploración
mutua. Quién sabe, tal vez incluso tendrían sexo.

No era como si nunca hubiera tenido sexo casual, pero había pasado bastante tiempo
desde la boda de su primo hace cuatro años. El champán le hace eso a la gente. Por otro
lado, técnicamente no debería contar ese episodio en absoluto, ya que el champán había
vuelto a su pareja bastante inútil.

Mientras más pensaba en tener un encuentro sexual con Kristin, más se emocionaba e
intrigaba Mary Kate. Si alguna vez iba a hacer algo como esto, qué mejor lugar para
hacerlo que a medio camino del mundo desde Mooresville, Georgia? Nadie lo sabría a
menos que ella lo dijera, y dudaba seriamente de que dijera una palabra a nadie más que a
Deb. Mary Kate se sentía atraída por esta mujer alta y morena, de una manera en la que
nunca se había sentido atraída por Deb ... ni por nadie más para el caso. Era algo más que
la belleza física de Kristin, aunque eso era innegable. Cada detalle que la mujer eligió
revelar era fascinante; Mary Kate descubrió que quería saber más y compartir más de sí
misma.

Lo único que lo hacía tan confuso era tratar de descubrir qué quería Kristin de todo
esto. Mary Kate pensó que podía manejarlo si fuera solo una diversión casual, pero si esto
era algún tipo de juego que Kristin jugaba para probar su propia destreza, no quería saber
nada de eso.

"Son las 11 en punto ahora," John dijo, su voz profunda retumbando en la noche.
"¿Trevor?"

"Nos levantamos," Leah respondió, empujando a su novio.

"¿Jack?"

"Estamos despiertos."

"Nosotros también," Tammy gritó.

"Nosotros también," Bill gritó.

"¿Kristin?" el guía llamó a la última tienda silenciosa.

XWPColección: Página y Facebook 89


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Nos levantamos," Mary Kate respondió, abrió su saco para sacudir suavemente a la
mujer dormida. "Kristin, es hora."

La mujer alta se sentó y se escabulló de su saco, estirando sus largas extremidades para
sacudirse el sueño. "Creo que dormí todo el tiempo."

"Lo hiciste. ¿Estás lista para esto?"

"¿Sí, qué tal tú?"

"No dormí, pero estoy lista para ir. Aquí está tu agua."

"Ah, calentada por tus pies. ¡Qué bien!" ella bromeó.

"¿Hubieras preferido tener un bloque de hielo?"

"Buen punto." Al igual que Mary Kate, Kristin había dormido en su ropa térmica larga
más gruesa y su capa intermedia. Pieza por pieza, se vestían como caballeros en las justas,
cubriendo casi cada centímetro expuesto antes de emerger de la tienda.

Antes de salir de la tienda, Kristin agarró la mano enguantada de Kate con la suya.
"Buena suerte esta noche, Kate. Estoy allí si me necesitas, de acuerdo?"

Mary Kate abrazó a su amiga con fuerza. "Gracias, Kris. Yo también."

La luna llena iluminó toda la montaña en un magnífico espectáculo, el glaciar en la parte


superior brillaba como el neón. John los alineó, pidiéndoles que trataran de mantener el
mismo orden hasta el final: Tammy, Ann, el guía Lazarro, Kate, Kristin, Leah, Trevor, el
asistente del guía Eric, Jack, Drew, y finalmente, el guía Mohammed. Los excursionistas
sonrieron con anticipación. ¡Esto era de verdad!

Los cuatro guías llevaban linternas, pero la luz añadida era innecesaria con la brillante
luna. Con John a la cabeza, el sendero era fácil de seguir. Después de caminar muy
lentamente durante media hora, se detuvo en un lugar donde las rocas se alineaban en el
camino.

"Descansaremos cada media hora durante cinco minutos. Deben beber."

"No sé ustedes chicos, pero creo que llevo demasiada ropa," Ann se quejó, ya empapada
de sudor por el esfuerzo.

"Mis manos están frías," Brad se quejó.

XWPColección: Página y Facebook 90


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate no podía creer cuando vio los delgados guantes de cuero que el joven había
traído para este viaje. Los suyos eran pesados Polartec (Material de tejido de alto
rendimiento), con elástico que se apretaba alrededor de la muñeca. "Ten, toma
estos." Buscó en sus bolsillos y sacó unos guantes de seda forrados. Parecía como si sus
guantes pesados fueran suficientes.

Cinco minutos pasaron rápidamente y pronto volvieron a estar en marcha. El paso era
muy lento, incluso más lento de lo que había sido durante todo el viaje. Le recordó a
Mary Kate cuándo había aprendido a contar segundos: Un, Mississippi, dos, Mississippi,
tres ...

Aquí darían un paso, contarían un par de segundos, darían otro paso y contarían un par de
segundos. Con cada paso, plantaría uno de sus postes de escalada un poco más
adelante. Este ritmo pareció servirle bien. Todavía no había notado los efectos del aire,
pero se concentró en respirar después de cada paso para asegurarse de que no le afectaría
de repente.

"Descansamos."

¿Ya había pasado media hora?

Mary Kate buscó en su chaqueta por la boquilla de su Camelback. No tenía sed, pero John
insistió en que necesitarían el agua esta noche.

"Está haciendo más frío," Kristin dijo suavemente. "Espero que no te arrepientas de
regalar tus guantes."

"Está bien. Pero si Brad no deja de quejarse, voy a recuperarlos cuando lo empuje hacia
abajo por la montaña," bromeó.

"Sí, es una lástima que él no haya traído suficientes cosas cálidas."

"Me hace respetar mucho más lo que Vince logró en llegar a la cima sin su equipo."

Una vez más, el descanso fue breve y comenzaron a subir. Mary Kate perdió la cuenta de
cuántas veces se detuvieron, sin querer saber cuánto más tenían que caminar.

Su reloj estaba enterrado debajo de cuatro capas, y realmente no importaba de todos


modos. Estaba muy cansada, y la temperatura había descendido considerablemente a
medida que ascendían.

Con el gorro de lana sobre las orejas, dejó caer la banda para las orejas sobre su
pasamontañas para agregarle una capa de protección en la boca y la nariz. Su aliento

XWPColección: Página y Facebook 91


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

escarchó dentro de la lana, pero estaba más caliente que si lo dejaba expuesto al aire
nocturno.

"Mi agua está congelada," Kristin anunció en su próximo descanso. Había olvidado las
instrucciones de John de soplar en el agua de regreso a través del tubo después de beber, y
ahora el tubo que iba desde su mochila hasta su hombro estaba congelado.

"Toma algo del mío," Mary Kate ofreció, jalando de la boquilla desde el interior de su
chaqueta.

"No puedo tomar tu agua, Kate. Puede que no tengas suficiente." Kristin sabía que su
amiga deseaba tener los guantes de regreso ahora mismo.

"Tengo suficiente. Beberemos del tuyo en el camino de regreso."

Eso tenía sentido, Kristin pensó, así que bajó la cabeza hacia el cuello de la mujer más
pequeña y tomó un largo trago del Camelback. En cualquier otra circunstancia, eso podría
haber sido tentador. Pero esta noche, ambas mujeres estaban demasiado cansadas y con
frío como para pensar en otra cosa.

"Oye, mi tubo de agua está congelado," Jack dijo.

"Por aquí," Mary Kate extendió su oferta.

"Kate Sasser, Fuente de agua humana," él bromeó, agradecido de que ella se le hubiera
ocurrido.

Por turnos, él y Kristin se ayudaron mutuamente al enrollar los pequeños tubos de sus
Camelbacks entre sus dedos hasta que el hielo se rompió lo suficiente como para obligarlo
a volver al contenedor.

Si es posible, el sendero se hizo más empinado a medida que ascendían, ahora


zigzagueando entre las rocas.

El camino estaba cubierto de pedregal – una grava volcánica suelta que dificultaba la
tracción. Por cada dos pasos que daban los escaladores, uno se perdía en deslizarse.

Tammy estaba luchando con cada paso y cada respiración. John tomó su mochila y la
colocó dentro de la suya para aligerar su carga, pero aun así ella suplicó por un descanso
antes. La estudiante de arte era la única quejándose ahora. De hecho, ella era la única que
decía algo en absoluto. Los otros se concentraban en respirar y llevar sus cuerpos al
próximo lugar de descanso.

XWPColección: Página y Facebook 92


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¡Oh, Dios mío! ¡Mira eso!" Todas las cabezas se giraron para ver qué había asombrado a
Ann. Era el glaciar mismo, ahora a su izquierda inmediata, una impresionante altura de
tres pisos.

Mary Kate miró hacia Stella Point. El borde del cráter estaba solo a unos cien metros por
delante, claramente visible no solo a la luz de la luna, sino también por el resplandor que
se deslizaba a lo largo del cielo oriental. Podía distinguir las siluetas de varios otros
excursionistas a lo largo de la cresta, presumiblemente en su camino desde Gillman's
Point hasta Uhuru Peak. ¡Los 10 llegarían al borde!

Momentos después, Mary Kate temió haberse precipitado, ya que Dios había reservado la
parte más escarpada del camino para el final. Cada paso requería un esfuerzo colosal, y
ningún aliento era lo suficientemente profundo como para proporcionar el oxígeno que su
cuerpo necesitaba. Pero aún así siguió caminando, ocasionalmente sintiendo la mano de
su amiga sobre su espalda mientras se deslizaba hacia atrás en el pedregal.

En la última media hora, el cielo se volvió más claro, y cuando el grupo finalmente echó
un vistazo por encima de la cresta hacia el enorme cráter del Kilimanjaro, un brillante sol
anaranjado probó el horizonte. Mary Kate buscó su cámara en su chaqueta, esperando que
la batería se hubiera mantenido en lo que John calculó que estaba a 30 grados bajo cero en
la escala Celsius. Todavía estaba demasiado oscuro para ver las caras de las personas en
su grupo, pero obtuvo una imagen del amanecer.

"La cumbre está ahí," John señaló un camino que giraba a la izquierda. "Es una hora o
más, casi 304 metros más arriba. Si se sienten fuertes, deben continuar. Cualquiera que
sienta dolor en el pecho o la cabeza deberá regresar al campamento."

"Voy a bajar," Tammy declaró. "Dios los bendiga a todos por su ayuda."

"Yo también voy," Brad dijo. Sus manos y pies estaban helados.

"Gracias por todo, Kate. Esto también es para mí." Para sorpresa de John, el escalador
Drew también regresó.

"¿No es hermoso el agua desde aquí arriba?" Jack preguntó, mirando hacia la capa de
nubes que rodeaba la ciudad de Moshi.

"Jack también está bajando," John anunció, haciendo un gesto para que Mohammed
escoltara al hombre obviamente delirante. "El resto de ustedes debería tratar de ir a
Uhuru."

Bill alcanzó a Kristin y Mary Kate mientras caminaban por el camino helado.

XWPColección: Página y Facebook 93


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Estoy tan orgulloso de Brad. Realmente quería darse la vuelta a mitad del camino, pero
esta vez se impulsó y llegó hasta el borde."

Mary Kate se volvió lentamente y miró al radiante padre. "¿Sabes que Bill? Creo que él
estaría muy orgulloso de sí mismo si supiera que ha llegado tan lejos como lo hizo su
padre."

El hombre se detuvo de repente al darse cuenta del significado de sus palabras. "Entonces
dices que no debería ir a la cumbre."

"Ella está diciendo que es bastante difícil para un chico crecer a la sombra de un padre tan
exitoso como tú. Si sabe que nunca va a estar a la altura, eventualmente dejará de
intentarlo." Kristin estaba muy impresionada de que su amiga hubiera discernido la raíz
de la frustración del chico.

Bill asintió mientras sopesaba sus palabras. "Tal vez tengas razón. Así que consíguenos
una buena foto, ¿de acuerdo?"

"Tomó muchas agallas, Kate." Kristin estaba realmente orgullosa de lo que su amiga
acababa de hacer.

"No realmente. Créeme, cuando trabajas en educación especial, te acostumbras a manejar


las expectativas de los padres."

"Bueno, fue una buena idea. Va a hacer una gran diferencia para esos dos, lo apuesto."

"Eso espero." Girando hacia la cima, continuaron, clavando sus bastones en la nieve
endurecida para ganar terreno a lo largo del camino resbaladizo. "¿Estás bien?"

"¿Estoy bien. Y tú?"

"Estoy bien." Mary Kate estaba de hecho eufórica por cómo su cuerpo manejaba el
aire. Cuando llegaron al borde, había recuperado el aliento, y como la ruta hacia la
cumbre era una pendiente muy gradual, ya no estaba con dificultades. "No puedo creer
esto, Kristin. Es como si no notara la falta de oxigeno en absoluto."

Al no obtener una respuesta, se volvió para encontrar a la mujer alta parada perfectamente
quieta, casi 45 metros atrás. Tan rápido como pudo en la superficie helada, se apresuró a
regresar.

"¿Kristin?"

"Estoy bien. Simplemente ... me entró el pánico o algo así porque no pude respirar."

XWPColección: Página y Facebook 94


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Tienes que volver?" Sin dudarlo un momento, Mary Kate se preparó para regresar para
poder ver a su amiga a salvo. La cumbre no es tan importante.

"No, estoy bien. De verdad, entré en pánico por un minuto y esperé hasta que pasó. Me
siento bien físicamente. Vámonos."

"¿Lo juras?"

"¡Lo juro!" Kristin bajó su pasamontañas para darle a su amiga una sonrisa de confianza.

"Ten, guarda tu otro bastón." Mary Kate le ofreció un codo. Tomarían el resto de sus
pasos en conjunto. Fueron los primeros en su grupo en llegar a la cumbre, pero poco
después se les unió Ann, la madre de tres hijos de 45 años, que tomó su fotografía ante el
letrero que proclamaba:

FELICITACIONES

AHORA ESTÁ EN

UHURU PEAK, TANZANIA, 5895M. AMSL (Por encima del nivel promedio del mar).

EL PUNTO MÁS ALTO DE ÁFRICA

LA MONTAÑA MÁS GRANDE MÁS ALTA DEL MUNDO

UNO DE LOS VOLCANES MÁS GRANDES DEL MUNDO.

BIENVENIDO

Trevor y Leah también llegaron a la cumbre, y John, que había caminado con Ann,
recogieron sus cámaras para conmemorar el momento. Después de 20 minutos, los cinco
escaladores de Summit y su guía – agotados pero felices – regresaron.

Para Mary Kate, fue fácilmente el momento más emocionante de su vida. Pensó en el
momento en que su avión se inclinó para obtener su primera imagen de la montaña.

Su espíritu se elevó mientras silenciosamente celebraba la conquista personal de la vista


más intimidante. Ahora, mientras continuaba hacia Stella Point, estudió algunos de los
elementos más importantes del viaje: decirle a su familia que iba; los innumerables días
en el gimnasio para que su cuerpo esté en forma para la escalada; los 10 días que
descansó una rodilla adolorida, preocupada de que eso le impidiera ir; los $2,000 de su

XWPColección: Página y Facebook 95


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

abuela a escondidas; El apoyo interminable de Deb, contrastaba con la condescendencia


de Bobby; y el miedo y la duda que habían sido sus compañeros casi constantes durante
seis meses. Todos los desafíos se han cumplido; todas las recompensas ahora se
obtuvieron.

"Volvemos en este lado," John señalando lo que parecía un inclinado bordo escarpado
cubierto de pedregal, extendiéndose 4.8 kilómetros hacia Barafu Hut.

"Quieres decir que vamos a partirnos el culo todo el camino de regreso," Trevor observó.

"No conozco esa expresión, pero otros escaladores la han usado antes." La sonrisa astuta
en la cara del guía sugería que, de hecho, conocía muy bien la expresión. "Ellos también
dicen que tienen piedritas por la ... cola?"

"Yippee," Ann dijo impávida. "Allá vamos."

Los otros vieron como ella comenzó a caminar lentamente hacia abajo de la
montaña. Amenos de 20 metros, sus pies volaron debajo de ella y se resbaló. Poniéndose
de pie nuevamente, continuó, repitiendo el proceso una y otra vez. La temperatura se
había calentado considerablemente con el sol, pero no pensaba quitarse ninguna de las
capas. Parecía que ella las necesitaría para el acolchado.

Los otros hicieron lo mismo, aunque Trevor y Leah eran esquiadores y les resultaba más
fácil mantener el equilibrio a medida que descendían. Mary Kate y Kristin alargaron sus
bastones ajustables, usándolos para mantener el equilibrio o para amortiguar su caída.

Tres horas más tarde, los seis participantes entraron en la tienda comedor, con moretones
como todos los demás, con las rodillas como gelatina. Los chocar los cinco y los abrazos
recorrieron mientras eran felicitados por su conquista. Los 10 escaladores posaron con
Stella Point en el fondo, la foto del ‘después’ para compararla con la tomada en
Londorossi Gate.

Después de un almuerzo corto y un cambio en ropa ligera, los excursionistas dejaron atrás
su aventura en la cumbre. Lo que había sido ‘pole pole’ ahora era ‘haraka’, en swahili por
rápido, o como lo dijo Jack, ‘¡larguémonos de esta montaña!’

El descenso no fue empinado en absoluto, pero fue implacable. Los constantes golpes
tomó una feroz repercusión en las rodillas y la espalda de los excursionistas, y se
esforzaron por encontrar la mejor posición para sus mochilas, que ahora jalaban de los
hombros y el cuello.

XWPColección: Página y Facebook 96


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

A Mary Kate no se le había ocurrido hasta ese momento que las rutas dentro y fuera de la
montaña parecían ser de un solo sentido, ya que nunca se encontraron con nadie que
viniera de la otra dirección.

John explicó que solo la ruta Marangu – la ruta turística más popular – se usaba tanto para
escalar como para retirarse. Según las reglas del parque, esta ruta – la Ruta Mweka – era
solo para grupos descendentes.

"¿Todavía te sientes bien, Kate?" Kristin se adelantó para caminar junto a su amiga. El
sendero era anormalmente ancho entre Barafu Hut y la selva, permitiendo a los
excursionistas caminar lado a lado.

"No puedo creerlo." Mary Kate se detuvo y se volvió para mirar hacia la
montaña. "Quiero decir, mira eso. Estuvimos todo el camino hasta allí hace unas
horas." La cumbre parecía aún más desalentadora y más lejana ahora que desde la primera
vez que apareció a la vista el día en que caminaron hacia Shira 1. Este ángulo mostraba
más del glaciar, la vista más majestuosa hasta el momento.

"Sé lo que quieres decir. Es casi surrealista."

"Esa es una buena palabra para eso," Mary Kate estuvo de acuerdo. "Sabes, estuve un
poco irritada hace unos días porque íbamos tan despacio. Pero si hubiéramos ido más
rápido, tal vez no hubiera llegado."

"Supongo que eso es posible."

"Las cosas resultan como tienen que ser," concluyó la mujer más pequeña.

"Escucha, yo ..." Kristin vaciló, para nada segura de dónde quería que fuera esta
conversación. "Estoy muy contenta de haber tenido la oportunidad de hacer esto contigo,
Kate. Lo has hecho realmente especial."

El estómago de Mary Kate revoloteó con excitación y nerviosismo ante la admisión de


Kristin. "Sí, fue muy especial para mí también, estar allí arriba contigo, quiero decir."

"¡Y tanto que lo es!" La morena alta quería decir más, pero perdió el valor. Quería decir
que esperaba que tuvieran la oportunidad de conocerse mejor durante la próxima semana
en el safari; que esperaba que pudieran explorar esta ‘chispa’ que estaba danzando entre
ellas; o que esperaba que Kate se dejara besar irracionalmente. "¿Qué es lo primero que
vas a hacer cuando regresemos al hotel mañana?"

"¿Estás bromeando, verdad?"

XWPColección: Página y Facebook 97


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Quiero decir después de bañarte," Kristin aclaró.

"Probablemente otro baño, y luego otro. Entonces tendré que sacar la piedra de mi culo."
Mary Kate se rió.

Su compañera sonrió, secretamente disfrutando de la imagen que evocaba; pero se mordió


la lengua para reprimir el ofrecimiento de ayudar. "Imagina cómo se sentirá esa agua
caliente."

"¡Ja! No te hagas ilusiones. La primera noche que estuve en el Keys, no teníamos agua
caliente. ¿Qué crees que pasará cuando nosotros 10 tratemos de abrirla al mismo tiempo?"

Siempre podríamos compartir ...

Más adelante, Brad dejó caer su mochila repentinamente y se lanzó hacia la izquierda.

"¡Por qué, pedazo de mierda!" Bill también dejó caer su mochila y comenzó a perseguirlo
mientras el resto del grupo intentaba descubrir qué estaba pasando.

En unos momentos, el juguetón padre e hijo estaban rodando por el suelo, riendo
histéricamente hasta que Brad finalmente gritó "¡Tío!" Fue un espectáculo bienvenido
para todos después de ser testigos de la evidente tensión entre los dos. Finalmente, los dos
volvieron a recoger sus mochilas, todavía riendo, pero sin compartir lo que había
desencadenado la persecución.

"¿Te escuché decir que había un cibercafé en Moshi?" Kristin preguntó cuando
recuperaron el ritmo nuevamente.

"Sí, lo hay. De hecho, quiero enviar una nota a Deb y hacerle saber que lo hice. ¿Quieres
venir?"

Aunque sabía que era una tontería, la mujer alta hizo una mueca, segura de que oiría que
Kate iba a escribirle a Bobby. "Claro. Puedo enviarle una nota a mi papá, a Cyn y a
Andrea."

"¿Qué tipo de trabajo hace tu papá?" Mary Kate preguntó. Kristin no había hablado
mucho sobre su familia.

"Es un banquero de inversiones. Viaja mucho a Europa. Lo vi en Londres de camino hasta


aquí."

"¿Te detuviste en Londres?" Mary Kate no podía creer lo despreocupada que estaba su
amiga de ver Londres.

XWPColección: Página y Facebook 98


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Solo por unos días. Lo veré nuevamente en Miami antes de regresar a Bloomington."

"Parece que tu padre y tú son cercanos."

"Sí, viví con él mientras crecía. Mi mamá ... se enamoró de otra persona y nos dejó
cuando tenía nueve años." Durante años, Kristin había pasado deprimentes fines de
semana en el nuevo hogar de su madre, negándose rotundamente a aceptar a Luis, su
padrastro. Solo cuando ella fue lo suficientemente mayor como para darse cuenta del
poder del amor, finalmente entendió por qué su madre tuvo que irse.

"Debe haber sido realmente difícil para ti, que tu mamá se fuera." Uno de los tíos de Mary
Kate se había divorciado, y eso escandalizó a la familia durante años. "¿Alguna vez la has
visto?"

"Hemos logrado acercarnos más a lo largo de los años. Probablemente nunca seamos
realmente unidas, ya sabes, pero me alegro de que ella sea feliz." Incluso se había vuelto
amistosa con Luis.

"La veré en Miami, si está allí. Ellos viajan mucho a Perú, y si es ahí donde están,
probablemente no tenga tiempo de ir y verlos esta vez antes de que tenga que estar de
regreso en la escuela."

Mary Kate estaba fascinada al escuchar la vida de Kristin. Ella no conocía a nadie que
simplemente empacara y fuera a Londres, o a Perú. Ni siquiera podía imaginar cómo era
vivir en un lugar como Miami. Era difícil no preguntarse cómo alguien como Kristin
pensaría en un lugar como Mooresville.

"¿Como es tu familia?" Era gracioso que habían estado juntas durante toda la semana,
permaneciendo despiertas durante incontables horas dentro de una tienda de campaña de
5x7 y ni siquiera habían hablado sobre sus familias.

Mary Kate pasó a contar sobre su familia. A los 26 años, ella era la hija de en medio de
tres.

Su hermano Randy Junior era el mayor, y trabajaba como contratista. Él y su esposa


Yvonne tuvieron tres hijos. Su hermana, Carol Lee, era seis años más joven,
comprometida con un policía en Mooresville. Todos habían crecido amontonados en una
casa de tres dormitorios al igual que la otra mitad de las demás casas de la ciudad.

"¿Así que compartiste una habitación con tu hermana?"

XWPColección: Página y Facebook 99


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Durante 12 años. Carol Lee y yo somos muy unidas, teniendo en cuenta que estamos
separados por seis años. Probablemente va a estar más molesta por mi ruptura con
Bobby."

"¿Eso porque?"

"Hacíamos las cosas juntos, los cuatro. Carol Lee y mamá siempre hablaban de cómo
nuestros hijos jugarían juntos y dónde construiremos nuestras casas y todo eso." Mary
Kate estaba cada vez más deprimida cuando contó sobre la vida que su familia había
planeado. "Supongo que todos van a tomarlo bastante duro."

"¿Y estás segura de que es realmente lo que quieres, romper con Bobby, quiero decir?"

Mary Kate no respondió de inmediato. Después de pasar dos años pensando que se dirigía
hacia una vida con Bobby Britton, no sería correcto no volver a considerarlo por otros ...
ocho segundos. "Sí, estoy segura."

"Descansamos," John anunció a los cansados excursionistas. Habían estado caminando


durante casi dos horas seguidas. Este lugar de descanso era diferente: una choza verde
oscuro como las chozas utilizadas por algunos de los cargadores en Shira 2 y Barafu
estaba colocada junto a un claro, con la puerta abierta para revelar un enfriador, provisto
de Coca-Cola helada. El guía se rió mientras veía los ojos de los excursionistas iluminarse
al verlas, sus bocas salivaban mientras buscaban efectivo en sus mochilas. Un dólar
estadounidense compraba dos Coca-Colas; por lo tanto los $20 de Bill compraron la
ronda para los excursionistas y para cada uno de los cargadores a medida que avanzaban.

Mary Kate obtuvo una foto espectacular de todos sus amigos sentados uno al lado del otro
en un largo banco con sus Coca-Colas, la montaña cerniéndose en el fondo lejano. John
luego tomó sus cámaras una por una para que los 10 excursionistas pudieran posar juntos.

"¿Oye, Tammy?" Mary Kate llamó a la joven mujer. "¿Te importaría tomar una foto de
Kristin y yo?" Miró inquisitivamente a su alta amiga, que se movió rápidamente para
colocar un brazo con fuerza alrededor de su hombro. Mary Kate respondió con un brazo
alrededor de la esbelta cintura.

"Está bien, digan ... 'arroz y algún tipo de salsa marrón,'" bromeó. No había queso en este
viaje.

"Espera, tomarás una con mi cámara también?" Kristin preguntó, señalando su mochila.
Ninguna mujer aflojó su agarre.

"Digan ... 'Nunca iré al baño afuera mientras viva'."

XWPColección: Página y Facebook 100


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

**********

Después de una hora y media de caminata a través de la parte poco densa de la selva
tropical, el grupo de Summit se encontró con Mweka Hut, por mucho el campamento más
fangoso que habían visto en esta caminata. Las cinco tiendas estaban amontonadas juntas
– demasiado cerca de la letrina para la comodidad de Kristin – debajo de un grupo de
árboles ralos con ramas que rozaban los protectores de lluvia.

La euforia de la subida a la cumbre dejada muy por detrás de ellos, los excursionistas
estaban fatigados del camino, adoloridos por dormir en el suelo, y muy cansados de la
comida del campamento. El pobre Gilbert recibió apenas un saludo cuando sacó las papas
y la sopa. La llovizna los heló a todos hasta el hueso, y de dos en dos, se retiraron poco
después de comer. Kristin había dormido solo cinco horas desde el Karanga Valley, y
Mary Kate no había dormido en absoluto.

La mujer alta no se molestó en cambiarse, se quitó las botas y se metió rápidamente en su


saco de dormir. "No puedo creer que esté tan frío aquí."

"Lo sé, esperaba que fuera mucho más cálido también." Mary Kate sacó la larga ropa
térmica que había lavado en Karanga Valley. Una vez que se había cambiado, se metió en
su saco, sin decir palabra, y lo deslizó junto a Kristin, que se giró de lado para moldear su
cuerpo con el de su amiga.

Día 8 - El Hotel Keys

Mary Kate se despertó de lado, apoyando toda su longitud contra la de su compañera más
alta. Aunque completamente dentro de su cálido capullo, la sensación acogedora del largo
cuerpo de Kristin era inconfundible. Los pensamientos de cuán relajadas podían estar en
esta misma posición, pero sin los restrictivos sacos, fueron espontáneos. Aunque esta
fuerte atracción física hacia una mujer era una sensación desconocida, se sentía a gusto
con ella, mucho más que con pensamientos sobre Deb o Trish, o incluso sobre
Jessica. Mary Kate había dejado de cuestionar este jalón hacía Kristin hace mucho
tiempo; de hecho, casi había decidido que exploraría esto una vez que consiguieran un
tiempo privado, si la mujer alta estaba realmente interesada, eso es.

"Hola," Mary Kate susurró mientras levantaba la cabeza por un momento y encontraba la
sonrisa suave y perpetua de su amiga. "Tienes una cara sucia."

"Odio ser la que te diga esto, pero tú también."

XWPColección: Página y Facebook 101


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La mujer más pequeña se rió entre dientes y dejó caer la cabeza sobre el ancho hombro de
Kristin.

"Tengo sucio todo."

"Hay hielo dentro de nuestra tienda," Kristin comentó lánguidamente, mirando a través
del agujero en su saco de dormir hacia la condensación congelada.

"¿Te das cuenta de que cuando salgamos esta mañana, no tendremos que volver a
entrar?" De una manera extraña, esa comprensión puso triste a Mary Kate. No era que
echara de menos el suelo duro, o el frío, o la tierra que impregnaba todo lo que
poseía. Pero había sido agradable compartir el pequeño espacio con su amiga morena,
especialmente cuando se quedaban despiertas y hablaban.

"Y tendrás tu propio espacio," Kristin terminó. Echaría de menos esta cercanía.

"Y no tendrás una compañera de tienda durmiendo encima de ti todas las noches."

"No me importó eso en absoluto," le aseguró su amiga. "Fue muy agradable tenerte tan
cerca," confesó.

Mary Kate volvió a levantar la cabeza y se encontró con los brillantes ojos azules. "Yo ...
bueno. Me gusta también." Y tampoco me importaría probarlo en una cama.

Una risa repentina de una tienda adyacente rompió la intensa mirada.

"¡Hola a todos! Ann acaba de desafiarnos a todos a una carrera hacia el autobús. ¡El
último es un huevo podrido!" Tammy estaba de buen humor esta mañana, sin duda porque
esto acabaría pronto.

"Eso es apropiado, ya que todos olemos a huevos podridos," Jack gritó desde su propia
tienda.

"¡Estoy saliendo de esta montaña tan rápido que ustedes comerán mi polvo!" Brad
proclamó.

"Es barro, Brad. No hay polvo."

Las bromas continuaron entre las tiendas durante otros 10 minutos antes de que Leah
finalmente se aventurara a salir.

"¡Mierda!"

XWPColección: Página y Facebook 102


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Qué?" Varias voces preguntaron.

"Todo lo que hay aquí está cubierto de hielo, incluso las cosas bajo el resguardo de la
lluvia."

Efectivamente, Mary Kate y Kristin abrieron la cremallera de la tienda y encontraron una


fina capa de hielo cubriendo sus botas y las bolsas Summit. Un vistazo al exterior del
resguardo de la lluvia revelaba más; el hielo cubría el suelo y colgaba de los árboles.

"Estoy lista para largarme de esta montaña," Mary Kate gimió.

"Estoy justo detrás de ti. Un día más de esto, y realmente creo que estaríamos haciendo
evacuaciones psicológicas."

El desayuno fue de huevos hervidos, enviados al campamento por el mismo transporte


que llevaba las Coca Colas a la estación de guardaparques, justo encima de Mweka
Hut. Mary Kate pasó el desinfectante de manos, y todos hicieron lo mejor posible. Nadie
se molestó en llenar todas las botellas de agua hoy – un solo litro sería más que
suficiente. Estarían fuera de la montaña en tres horas y la persistente llovizna mantendría
un enfriamiento en el aire.

La salida a través de la selva era algo traicionera, ya que el musgo húmedo que crecía a
través de las rocas era un camino resbaladizo. No obstante, estaban haciendo un buen
tiempo.

Ann se había posicionado directamente detrás de John hoy, aún insistiendo en que ella
sería la primera en el autobús que esperaba.

Después de su primer descanso, el sendero se volvió más lodoso. Kristin ayudó a su


amiga más menuda a navegar por las partes más mugrientas, echando una mano para
asegurarse de que no perdiera el equilibrio. Ambas mujeres se alegraron de haber traído
dos bastones; la mayoría de los excursionistas tenían solo uno.

"¿Entonces ya casi llegamos, John?" Habían estado esforzándose por más de dos horas.

"Creo que estamos ... a la mitad." Odiaba ser el portador de malas noticias, pero el camino
no era por lo regular tan fangoso a esta altura. Iba a empeorar – mucho peor – antes de
llegar a la carretera que los llevaría a la estación de guardaparques de Mweka Gate.

De hecho, John no tenía idea de que sería así de malo. La escorrentía de la llovizna de la
noche anterior se había extendido por la jungla como un delta, y pronto, los excursionistas
no tuvieron más remedio que caminar penosamente en medio de ello. Era horrible, y
parecía como si nunca terminara.

XWPColección: Página y Facebook 103


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

El grupo generalmente jovial estaba callado, nadie se atrevía a comentar esta vez que
‘posiblemente no podría empeorar’. La capa de limo del lodazal había derribado a todos y
cada uno, más de una vez.

"¡Oye, Tammy!" Jack gritó hacia adelante. "¿Qué le dijiste a Dios para hacer que nos
odiara tanto?"

La estudiante de arte se rió de las bromas bonachonas del abogado.

"Déjame adivinar," él continuó, "le agradeciste por darte ese desafío, y ahora se siente
obligado a darte otro."

John los detuvo nuevamente cuando encontraron un tronco que había caído al otro lado
del camino. Era un lugar tan bueno para descansar como cualquiera.

"Oye John," Brad comenzó. "No es así en las películas. En las películas, el guía africano
camina hacia adelante y corta las ramas con un machete para que los turistas puedan
caminar sin ningún problema. No hay lodo."

El orgulloso guía africano se encogió de hombros. "Nunca he visto una película."

Kristin vio a su amiga desplomada al final del tronco inclinado, de espaldas a los demás
del grupo. "Hola Kate, cómo estás?"

Mary Kate no respondió al principio; temerosa de que pudiera hablar a borbotones si


abriera las compuertas emocionales. "No tan bien." El agotador esfuerzo había hecho
mella en su espíritu.

Apenas ayer, había subido como la espuma; hoy estaba desinflada, completamente
desmoralizada.

Kristin puso una mano reconfortante en su hombro. "Pronto saldremos de esto."

"Eso espero, porque si pensara que las próximas dos horas serían como la última, creo que
ahora mismo podría suicidarme."

La consejera retrocedió ante las frívolas palabras. "Kate, por favor no digas eso, ¿de
acuerdo?"

De inmediato, la rubia se dio cuenta de las implicaciones de lo que acababa de decir para
alguien que había perdido a su mejor amiga por suicidarse. "Lo siento, Kris."

"Gracias. Es solo que ..."

XWPColección: Página y Facebook 104


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Lo sé, entiendo. Fue algo estúpido de decir." Agregar culpa a la depresión que ya sentía
era demasiado y los ojos verdes de repente se llenaron de lágrimas.

"Oye, está bien." La mujer alta se arrodilló contra el tronco y atrajo a su amiga hacia su
pecho. "Es solo por un poco más de tiempo. Te lo prometo, esa sensación que tuviste ayer
por la mañana volverá."

Mary Kate sonrió a través de las lágrimas que corrían por sus mejillas. Le devolvió a su
amiga un apretón alrededor de la cintura y le susurró las gracias. Sintiéndose de repente
como un bebé, miró a los demás. Trevor estaba consolando a Leah, quien estaba cubierta
de lodo más allá de sus caderas; Ann estaba igualmente decaída. Se preguntó si su tristeza
de hoy fue magnificada por el contraste de su júbilo en la cumbre.

Cuando John se paró esta vez, ofreció ánimo. "No más descansos. Ahora vamos a la
entrada."

"¿Por qué no caminamos el resto del camino con Ann?" Mary Kate sugirió. "Parece que
también le vendría bien un poco de apoyo moral."

De nuevo, a Kristin la conmovió la forma en que su amiga se mostraba preocupada por


los demás, incluso cuando ella misma estaba abrumada.

En menos de una hora, el grupo de Summit salió del sendero fangoso hacia un ancho
camino de tierra. También estaba mojado, pero aquí podían estabilizarse fácilmente. Para
su sorpresa, fueron recibidos desde la otra dirección por varios muchachos que los
escoltaron en los últimos 1.6 kilómetros hasta la estación de guardabosques. Todo el
mundo pensó que era extraño al principio, pero la presencia amistosa de los jóvenes fue
una adición bienvenida. Al doblar una curva final, los excursionistas obtuvieron su
primera visión de la civilización – tal como era – en la forma de varios vehículos
resistentes todo terreno y una estructura sencilla blanca que albergaba la estación del
guardabosque.

El chico que caminaba con Mary Kate la tomó del brazo y la condujo a un grifo que fluía
constantemente y que se derramaba sobre una losa de concreto. Con cuidado, ella se
agarró a un poste mientras sacaba un cepillo de cerdas y comenzaba a lavar el lodo
apelmazado de sus botas y pantalones.

"¡Kate! Mírame."

La mujer rubia se giró y sonrió mientras Kristin tenía lo ‘real’ después de la


foto. Finalmente, estaba saliendo de su depresión. No había imaginado en absoluto que el
descenso sería tan emocionalmente agotador. Pero todo había terminado, y había
realizado su sueño.

XWPColección: Página y Facebook 105


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

El chico estaba encantado con la propina de dos dólares; por lo general, solo eran unos
pocos chelines. A él le gustaban los estadounidenses.

John dirigió al grupo al libro de registro del guardabosques, donde cada excursionista se
retiraba oficialmente del parque, señalando el punto más alto alcanzado. Estaba contento
de que cinco de su grupo hubieran llegado a Uhuru. A Tom Muncie le agradaría saber que
han alcanzado la tasa de éxito del 40 por ciento que normalmente obtienen de la ruta de
Lemosho Glades. Ann y Kate lo habían sorprendido cuando continuaron hacia Stella
Point, pero entonces, también lo habían hecho Drew y Bill cuando regresaron.

Como era típico de las caminatas en Summit, este grupo de extraños convergieron en su
montaña y forjaron un vínculo que se centró al principio en la conquista de la cumbre. En
el transcurso de la caminata, este enfoque singular cambió. Algunos, como Kate y Ann, y
la pareja, Trevor y Leah – todavía querían la cumbre. Su hambre del logro era lo que los
condujo en esta búsqueda, y habían venido a la montaña preparados.

Otros, como Tammy e incluso Drew, fijaron sus expectativas más abajo, satisfechos de
que cualquier altura bajo estas condiciones fuera un formidable triunfo personal. Drew, él
había aprendido, había luchado silenciosamente contra el mal de altura para llegar a Stella
Point. Su motivación, sin embargo, no era una cuestión de logros personales, como lo era
para Tammy; su razón para seguir adelante era para que el grupo triunfara.

Y en cada caminata, algunos escaladores establecieron nuevos objetivos que realmente no


involucraban a la montaña en absoluto. El padre y el hijo en este grupo habían hecho eso,
y la forma en que hablaron y bromearon hoy sugería que su objetivo ciertamente se había
cumplido. Jack y Kristin habían venido para la cumbre, pero a medida que la aventura se
desarrollaba, su objetivo cambió y solo buscaron compartir esta experiencia con los
demás.

John estaba contento de que todos estos escaladores se llevaran a casa felices recuerdos de
su tiempo en el Monte Kilimanjaro. Todos se habían ayudado mutuamente en los desafíos
del camino y se habían reído entre sí y de sí mismos. El guía africano no tenía idea de si
estas personas seguirían siendo amigos cuando terminara su viaje de Summit, pero a él le
gustaba pensar que sí.

Después de un viaje de una hora por el campo, el autobús se detuvo en el Hotel Keys,
depositando a los 10 caminantes cansados y sucios en el mismo porche donde se habían
reunido expectantes hace ocho días. En su último acto oficial como excursionistas de
Summit, el grupo reunió sus dólares para darle una generosa propina a su guía y al equipo
de cargadores reunidos en el autobús. Recordando lo que Tom había dicho sobre los
cargadores que necesitaban su ropa extra, varios de los excursionistas dejaron calcetines y
camisas Polartec. Mary Kate donó su saco de dormir, que había sufrido una pequeña
rotura y estaba perdiendo su relleno, y su pesada mochila, que estaba cubierta de lodo por

XWPColección: Página y Facebook 106


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

la caída que había llevado en el viaje de Mweka. Kristin contribuyó con sus botas de
montaña, guantes y dos pares de ropa térmica larga.

A cambio, John recompensó a los cinco participantes con certificados oficiales del
Departamento de Parques Nacionales de Tanzania, señalando la fecha, la hora y la edad
del escalador.

Los otros obtuvieron un certificado de Summit Trail y Safari Company, proclamando que
habían llegado a Stella Point.

La mujer rubia luego recuperó sus objetos de valor junto con la bolsa extra que había
guardado en el armario del hotel, y subió las escaleras a su pequeña habitación en el
segundo piso. Había arreglado con Kristin, que ya había desaparecido en su habitación en
el pasillo, para encontrarse en el porche en una hora para ir a Moshi al cibercafé.

Metódicamente, Mary Kate vació su sucia bolsa de Summit, reempacando


apresuradamente las cosas que estaban sucias, o que no necesitaría durante los siguientes
cinco días en un safari. Sonrió cuando abrió la segunda bolsa, deleitándose con el nuevo
suministro de shorts y blusas. Sería tan agradable estar limpia.

Abriendo el grifo en la ducha, Mary Kate estaba decepcionada a pesar de sus reducidas
expectativas respecto a las tuberías en el Hotel Keys. La ducha apenas logró un chorrito, y
estaba frío. Tendría que bastarle.

Después de 30 minutos de intenso restregado, la pequeña rubia se dio por vencida,


vistiéndose con sus limpios pantalones convertibles verde oliva con una sencilla camiseta
color amarillo pálido. En el mundo después del 9/11, había sido advertida de no usar ropa
que pudiera identificarla como estadounidense, por lo que ninguna de sus camisetas
llevaba lemas o nombres. Las sandalias fueron un cambio bienvenido a las botas que
había usado desde que salió de Mooresville. Terminando la nueva apariencia, agregó
pequeños aretes de argolla dorados y el más mínimo toque de maquillaje. La hizo sonreír
al reconocer que quería que Kristin pensara que se veía bien.

Juntas, las mujeres entraron al pequeño pueblo, deteniéndose en el camino para comprar
Coca Colas desde un puesto al aire libre. Kristin compró generosamente bebidas y dulces
para dos niños jugando cerca.

"Entonces vas a enviarle un correo electrónico a Bobby?" ella preguntó con indiferencia.

"Iba a enviarle una nota rápida, pero no es muy bueno para consultar su correo
electrónico. Estaba pensando en intentar llamarlo a la escuela desde la recepción antes de
la cena."

XWPColección: Página y Facebook 107


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Eso suena como una aventura en sí misma," Kristin bromeó.

"Sí, les pregunté si podía, y me dijeron que podía tener seis minutos por 20 dólares. Vince
llamó a su prometida desde allí, pero me dijo que la conexión no era tan buena."

Cuando llegaron al café, Kristin tomó la última terminal abierta mientras que Mary Kate
leyó una copia del International Herald-Tribune de hace una semana. La conexión fue
lenta, pero finalmente, la estudiante de consejería ingresó a su cuenta del campus,
concluyendo rápidamente que no había mensajes que no pudieran esperar otra semana.

Primero, escribió una breve nota para su padre, haciéndole saber que había llegado a la
cumbre y que ahora estaba a salvo en el hotel en Moshi. Luego, le escribió a Cyn y
Andrea:

Bueno, tengo que decírselos, señoras – Kili fue todo lo que dijeron que sería ... y
más. Cinco de nosotros llegamos a la cumbre – incluyendo a esta servidora – y la
mayoría de nosotros saldremos en el safari mañana. No puedo esperar para
contarles sobre la parte ‘y más’ ... basta decir que ella es rubia, con los ojos
verdes más expresivos que he visto en mi vida. Espero tener mucho más que decir
cuando las vea, pero si no, estaré feliz de agregar a otra persona a mi corta lista
de muy buenos amigos. Te veré de nuevo en Miami, y no puedo esperar para ver
tus fotos otra vez.

Con cariño, Kristin

"Tu turno," la mujer alta dijo mientras juguetonamente le arrebataba el periódico a su


amiga. "Si vas a contarle a tus amigos todo sobre mí, asegúrate de decir cosas buenas."

Mary Kate sonrió ante la travesura de Kristin. "¿Quieres decir que no puedo decirles
cómo te reíste de mí cuando me caí al agua, o cómo te burlaste cuando no podía subir
Barranco Wall, o ...?"

"No, ninguna de esas cosas. No quiero que tu hermano y Bobby Britton piensen que
necesitan venir a darme una paliza."

"¡Por qué, Kristin Addison! Creo que entiendes la cultura sureña después de todo,"
respondió con su mejor voz de Scarlet O'Hara.

Mary Kate se sentó y se conectó a su cuenta de correo electrónico, sonriendo


ampliamente mientras leía la respuesta de su amiga de toda la vida.

XWPColección: Página y Facebook 108


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

A mi querida, querida, querida, querida amiga Mary Kate: No puedes imaginar la


alegría que me produce oírte decir que has terminado con Bobby Britton. De
hecho, compré un paquete de seis de Coors Lite (Cerveza) para celebrar el bendito
evento contigo, pero me bebí todas las malditas en tu honor.

Me alegra saber cuánto estás disfrutando de tu viaje. ¡Cuando recibas esta nota,
habrás llegado a la cima de la montaña! No puedo esperar para que me lo
cuentes, y por el amor de Dios, Mary Kate, ¡no traigas ningún parásito a casa!

Con cariño, Deb

Mary Kate estaba muy contenta de tener una amiga como Deb Demers. Era la clase de
amiga que quería para ella lo que quería para sí misma, y Deb la habría apoyado incluso si
finalmente se hubiera casado con Bobby. No podía esperar para hablarle sobre esta
misteriosa atracción por Kristin, pero no lo haría en su correo electrónico.

Querida, querida, querida, querida amiga Deb: ¡Te he dicho últimamente cuánto
aprecio la forma en que me haces reír!

De hecho, he vuelto de la montaña, y yo, Mary Kate Sasser, he conquistado el pico


más alto de todo el continente africano. Hubo 12 en nuestro grupo, y 5 de nosotros
lo logramos: Ann de St. Paul, una madre de 3 adolescentes, Trevor y Leah, una
pareja de nuestro grupo de Filadelfia, y Kristin de Miami, que es una estudiante de
posgrado en Indiana. Ella y yo hemos llegado a ser muy buenas amigas en este
viaje, y espero poder convencerla de que conduzca por Mooresville en su próximo
viaje entre la escuela y su casa para que puedas conocerla. Ella tiene un llavero
como el tuyo. ;-)

De todos modos, Kris y yo estamos haciendo el safari juntas durante los próximos
cinco días, luego regresamos a casa. Volará por Amsterdam en lugar de
Johannesburgo.

REALMENTE deseo que hubieras podido venir. No puedo esperar para revelar
mis fotos.

Con cariño, Mary Kate

Pensando en su llamada telefónica a Bobby, Mary Kate decidió omitir escribir una nota.

XWPColección: Página y Facebook 109


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Caminando junto a su amiga hacia el mostrador, la mujer rubia le arrebató el periódico en


broma, devolviéndole el favor de antes. "Deberíamos regresar antes de que oscurezca."

"¿Has avisado a todos en Mooresville?"

"No, solo a Deb. Ahora tengo que llamar a Bobby y pedirle que avise a mis padres. Pero
me da miedo hablar con él."

"¿Qué vas a decirle?"

"No estoy segura. Tendré que esperar y ver qué sale de mi boca."

Cuando pasaron frente al puesto de Coca cola en su camino de regreso, ocho niños
pequeños estaban saludándolas, obviamente por recomendación de sus dos amigos. Las
mujeres compraron otra ronda de bebidas y dulces, y volvieron al hotel antes de que
oscureciera.

Mary Kate sacó un billete de $20 de su bolsillo. "¿Puedo usar tu teléfono para llamar a
los Estados Unidos?"

"Buena suerte, Kate." Kristin comenzó a dirigirse hacia el bar cuando Jack apareció de
repente con Kendra y Lauren.

"Miren quién es! Casi no te reconozco con la cara limpia," el abogado dijo.

"Mira quién habla. Has estado caminando con la misma comida en tu barba durante
cuatro días," la consejera respondió.

"Hola Dreama, soy yo, Kate Sasser ... Mary Kate. ¿Puedo hablar con Bobby?" Tanto para
la privacidad.

Mary Kate? Kristin se sorprendió al escuchar que su amiga empleaba un nombre diferente
con la gente allá en casa. ‘Mary Kate’ era extremadamente adorable.

"¿Mary Kate? ¿Por qué los sureños deben tener dos nombres de pila?" Jack preguntó,
obteniendo un codazo de su novia y una mirada malvada de la mujer pequeña en el
teléfono.

"Déjame invitar la primera ronda," Kristin ofreció, tratando de sacar a los demás del
pequeño vestíbulo del hotel.

"¡Hola, Bobby, soy yo! Solo llamé para decirte que todos estamos de vuelta, e hice todo el
camino ... sí, fue bastante difícil ... no, solo cinco de nosotros ..." Ahora tenía que

XWPColección: Página y Facebook 110


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

escucharlo especular por qué los otros no lo lograron. "Escucha, solo tengo un par de
minutos – esta llamada me está costando 20 dólares – pero solo quería que supieras, ¿de
acuerdo?" Al escuchar sus protestas acerca de lo costosa que era la llamada telefónica,
Mary Kate observó el reloj en el mostrador del empleado, señalando que tenía menos de
30 segundos. "Bobby, me tengo que ir. Te veré en el aeropuerto, ¿de acuerdo? ¿Llamarás
a mamá y papá y les harás saber que lo logre y que estoy abajo y a salvo? Y diles que
llamen a la abuela." Ella se encogió al escuchar las palabras que sabía que venían. "Tú
también adiós."

Inundada de emociones, Mary Kate se inclinó sobre el mostrador para colgar el teléfono.

Se sentía culpable por su pretensión, pero la sensación más fuerte era de alivio de haber
terminado con eso. Se sentiría aún mejor una vez que finalmente hablaran de que las
cosas habían terminado y podrían seguir adelante de ser una pareja, tal vez incluso para
ser buenos amigos. Al menos ahora, podría pasar los próximos días sin preocuparse por
eso.

La sureña encontró a sus compañeros de excursión – a los 11 – en una larga mesa en el


patio al aire libre del bar. Una cerveza fría Safari colocada en un lugar vacío al lado de la
mujer morena de Miami, quien estaba perdida en la conversación con los que la rodeaban.

Antes de sentarse, Mary Kate se tomó un momento para estudiar a su bella amiga desde
atrás. El largo cabello negro de Kristin estaba suelto alrededor de sus hombros, y su pose
informal – un brazo en el respaldo de la silla vacía mientras se inclinaba para hablar con
Ann – era la imagen de la relajación. Fue un delicioso contraste con la reticencia que ella
había mostrado la semana pasada cuando se conocieron. Mientras se acercaba a la silla,
Mary Kate se dio cuenta de que intentaba asomarse a la camisa con cuello abierto, y se
agitó cuando vio el sostén de encaje blanco de Kristin.

"Gracias," murmuró, agarrando la cerveza mientras se sentaba junto a su amiga.

"De nada. Supuse que querrías una cerveza." Kristin estaba agradablemente asombrada
por la forma en que Kate se apoyó casualmente en su brazo cuando se sentó.

"Mucho," confirmó, saboreando por primera vez la de mayor calidad de Tanzania. "Oh ...
eso es diferente."

"El segundo trago es mejor, y al tercero, será tu favorita," Bill explicó.

Padre e hijo estaban sentados directamente al otro lado de la mesa, Brad trataba de no
engullir la primera cerveza que había tenido en presencia de su padre. Él quería estar de
acuerdo, pero pensó que era mejor no dejarle a su padre que su hijo de 18 años conociera
su brebaje.

XWPColección: Página y Facebook 111


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Chico, seguro que se sintió bien ducharse y afeitarse," Brad dijo en cambio.

"¿Te afeitaste?" Jack preguntó incrédulo. "¿Usaste una navaja de afeitar?"

Como de costumbre, el joven se sonrojó furiosamente, viniendo con las manos vacías en
su búsqueda por una respuesta ingeniosa. Fue salvado por un parpadear de las luces, luego
otro, antes de que todo el complejo quedara sumido en la oscuridad total. Las redes
eléctricas en África eran impredecibles.

"Caramba, Jack, tienes mejor aspecto," Brad bromeó.

En unos momentos, el personal del bar apareció con velas para su mesa. Trevor y Leah se
lanzaron a la siguiente ronda, mientras los 10 escaladores de la cumbre deleitaron a
Kendra y Lauren con sus hazañas post-Shira, riendo mientras contaban la historia de la
llegada delirante de Jack a Stella Point.

"El océano estaba allí, ¡lo juro! Alguien debe haberlo movido antes de que ustedes
voltearan," él gimió.

Mary Kate compró la tercera ronda, aunque ella, Kristin, Ann, Tammy y Bill habían
cambiado a coca cola después de dos cervezas. Alrededor de las ocho, el gerente del
restaurante apareció anunciando que a pesar de la pérdida de energía, el buffet estaba listo
y su mesa estaba puesta.

Nadie comió las papas.

Con su plato lleno hasta el tope con pescado al horno, tomates y pan recién horneado,
Mary Kate se apretujó en un asiento al otro extremo de la mesa. Kristin se unió a ella en
la esquina, rozando sus rodillas mientras se sentaba.

Inclinándose, la mujer de ojos verdes bajó la voz para que solo Kristin pudiera oír. "Es
agradable verte tan relajada esta noche."

"Oye, soy de Miami. No puedo relajarme a menos que esté cálida," bromeó.

"Bueno," Mary Kate realmente quería hacerle un cumplido a su amiga, "se ve bien en ti."

"Gracias." Kristin metió la mano debajo de la mesa para apretar la rodilla de su amiga y
se sorprendió gratamente cuando Mary Kate cubrió su mano con la suya. Las cosas se
estaban calentando.

"Así que Kristin," Kendra interrumpió, "como psicóloga residente en este viaje, ¿qué tal
recorrer la lista de trastornos que observaste en la última semana?"

XWPColección: Página y Facebook 112


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Veamos, te refieres a las alucinaciones de Bill y al complejo de inferioridad de Brad. Oh,


descarta eso último. No es complejo, Brad es realmente inferior."

El adolescente solo negó con la cabeza mientras todos se reían a su costa. Él estaba tan
fuera de su alcance; pensó que también podría conceder.

"Y luego se produjo la debacle masiva en la última etapa de Mweka Hut. Creo que casi
todos estaban al borde de la psicosis."

"Y no olvidemos quién estaba catatónica a 5791 metros s.n.m.," Mary Kate intervino,
esperando que su amiga pudiera aguantar un poco la broma.

"Oh, sí ... me olvidé de eso," Kristin dijo tímidamente.

"¡Que conveniente!" Mary Kate era bastante buena con su imitación de Church Lady. Y
solo para hacerle saber a su amiga que era una broma inocente, metió la mano debajo de
la mesa y buscó a tientas la mano de Kristin, apretándola con consuelo.

Kristin lo apretó, esta vez sin soltarla. Casualmente, ambas mujeres continuaron en la
animada conversación, pero algo demasiado sutil para que los demás lo vieran estaba en
auge en su extremo de la mesa.

Este banquete a la luz de las velas sería la última comida para los 12 nuevos amigos. Jack,
Lauren, Drew y el equipo de padre e hijo se dirigían a casa temprano en la mañana. Los
otros se quedarían por varios días más para recorrer algunas de los alojamientos de safari
de la zona, pero mañana se dividirían en tres grupos. Trevor, Leah y Kendra viajaban
juntos. Tom Muncie había emparejado a Ann y Tammy para su tramo del safari, del
mismo modo que había emparejado a Kristin y Mary Kate. Después de esta noche, no
volverían a verse hasta que volvieran al aeropuerto de Kilimanjaro el Sábado por la tarde.

Cuando terminó la cena, Mary Kate recogió direcciones de correo electrónico de todos y
prometió distribuirlas una vez que regresara a casa. Después de intercambiar cálidos
abrazos con los viajeros que partían, ella y Kristin se quedaron a solas en el
restaurante. Ninguna quería que terminara su noche juntas, y ambas estaban demasiado
nerviosas para sugerir lo contrario.

Mary Kate finalmente rompió el estancamiento. "¿Quieres llevarme a mi habitación?"

Kristin todavía no tenía claro exactamente qué quería su amiga, pero se mostraba reacia a
presionar. Kate parecía estar dispuesta a explorar cosas entre ellas, y Kristin sospechaba
que podría estar entretenida pensando en un encuentro sexual casual.

XWPColección: Página y Facebook 113


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Era como si Kate hubiera venido a África buscando emociones, y que Kristin no era más
que una parte de la aventura sureña. Y si mantenía las cosas bajo control, eso no tenía por
qué ser algo malo en absoluto.

"Por supuesto." Kristin se puso de pie y las condujo a través del restaurante iluminado con
velas, y hacia el vestíbulo iluminado por velas, donde se encontraron con una chica con
una linterna.

"Las llevo arriba a su habitación," ella ofreció.

Juntas, las tres mujeres subieron las escaleras, llegando primero a la habitación de Mary
Kate.

Su escolta esperó hasta que ella localizó los fósforos en la mesita de noche y encendió la
única vela en su habitación.

"Buenas noches," Kristin dijo torpemente mientras se giraba y seguía a la mujer por el
pasillo.

**********

Kristin apartó el mosquitero y se metió en la cama doble. Metiendo la red de forma segura
debajo de su colchón, se acomodó desnuda en las sábanas suaves y frías. Esta era su
primera noche a solas desde que se habían ido hace ocho días para escalar el Kilimanjaro.
La privacidad apesta.

Ella había esperado que al llevar a Kate a su habitación, podría haber robado un
beso. Kate Sasser. Mary Kate Sasser. ¿Qué me has hecho, Mary Kate Sasser?

En el otro extremo del pasillo, Mary Kate estaba teniendo una conversación similar con
ella misma. Al menos mañana en la noche ella y Kristin compartirían una
habitación. Lástima que se hubieran topado con la empleada de la planta baja. Ella no
tenía ningún reparo en absoluto en deambular en la oscuridad con su amiga. Y una vez
que hubieran encontrado su habitación, tal vez incluso habría logrado que la hermosa
mujer le diera un beso. La sola idea de sentir los labios de Kristin Addison en los de ella...

Un ligero golpe en su puerta interrumpió sus pensamientos mientras se bajaba de la cama.

"¿Quién es?"

"Es Kristin."

XWPColección: Página y Facebook 114


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate liberaba el cerrojo y abría la puerta, sonriendo para encontrar a su amiga en
pijama apoyada contra el marco de la puerta, sosteniendo una vela. Sin decir palabra,
agarró la muñeca de la mujer y la jaló suavemente hacia la habitación, volviendo a
colocar el cerrojo de privacidad en su lugar. Apagando la vela para que solo la suya
encendiera la habitación, finalmente habló.

"Espero que hayas venido a dormir a mi lado otra vez. Ya me he acostumbrado a eso."

Kristin había venido por ese elusivo beso. No había esperado esto. "Si eso es lo que
esperas, eso es lo que obtendrás." Mientras dejaba la vela humeante y la llave de su
habitación, puso con valentía una mano en la cadera de la mujer más pequeña. Su otra
mano tiernamente inclinó la barbilla de la mujer, y bajó los labios para rozar suavemente
contra los de Kate. De ida y vuelta, Kristin mordisqueó y tiró con los labios y los dientes,
y finalmente instó a abrir la boca para tomarla con cuidado con su lengua exploradora. Un
suave gemido le dijo que era bienvenida, y pronto, las dos manos alrededor de su cintura
recorrieron su espalda, acercándola más.

Mary Kate sintió que le flaqueaban las rodillas cuando sintió los labios de la mujer en los
suyos, e instintivamente alcanzó para acercar a Kristin. Los labios y la lengua eran suaves
y buscaban, y ahora se dio cuenta de que sus manos se deslizaban arriba y abajo por la
musculosa espalda de la alta mujer. Cuando los labios de Kristin cayeron debajo de su
oreja, decidió que quería sentir esta boca en otros lugares.

Alejándose del acalorado asalto en su cuello, Mary Kate tomó la mano de la mujer de
pelo oscuro y la condujo a la abertura de la mosquitera. "Aquí estamos otra vez,
arrastrándonos en una tienda de campaña."

Kristin se rió suavemente y se agachó a través de la rendija, trepando al segundo colchón


gemelo. Empujándose juntas, las camas gemelas formaban una cama tamaño king. "De
alguna manera creo que esta tienda será diferente."

"Eso espero," la mujer más pequeña dijo, deslizándose dentro del recinto y cerrando la
brecha detrás de ella. La vela parpadeó con su resplandor amarillo, proyectando dos
siluetas sobre la red blanca transparente. Girándose nuevamente hacia la mujer alta,
continuó, "¿Ahora dónde estábamos? Oh sí, creo que tus labios estaban justo sobre ...
aquí," presentó su cuello para una exploración más profunda.

Kristin no omitió la invitación, empujando a Kate de vuelta a la cama mientras devoraba


el sensible cuello. Era vagamente consciente de dos manos que se empujaban a través de
su pelo, y un suave gemido de aprobación. Nuevamente, juntó sus labios, esta vez en un
beso abrasador destinado a alcanzar profundamente dentro de la otra mujer.
Inconscientemente, colocó su pierna entre las dos debajo de ella, ambas mujeres ahora
balanceándose en un ritmo lento y constante.

XWPColección: Página y Facebook 115


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Dándose cuenta de su necesidad en aumento, detuvo sus caderas y retrocedió; se estaba


moviendo demasiado rápido. No era probable que Kate estuviera lista para todo esto.

¿O lo estaba ella?

Kristin se sorprendió cuando las pequeñas manos dejaron su cabello y se aventuraron por
su espalda.

"Quiero sentirte," Kate suplicó, levantando la camisa de la mujer sobre sus hombros.

Kristin ayudó a pasarla por su cabeza, y ahora estaba desnuda de la cintura para
arriba. Sus largos dedos trabajaban los botones de la camisa de Kate, y cuando los senos
suaves finalmente se revelaron, resistió el impulso de acariciarlos con sus manos y su
boca, en cambio bajó su cuerpo para juntar su cálida piel.

Mary Kate pensó que podría morir por la suavidad contra ella. Esto era tan ... ¿qué era?
Era dulce; era sensual; era exquisito. Sus manos vagaron por los omóplatos ondulados,
bajaron por la espina dorsal de la mujer alta y retrocedieron por los lados curvos para
comenzar de nuevo. Bajando sus manos hacia las caderas de Kristin, deslizó sus dedos
debajo del elástico de los shorts de franela. "Más."

El corazón de Kristin latía con fuerza mientras respondía a la demanda, se quitó los shorts
y jalaba los de Kate de sus piernas dobladas. Se movió sobre la cama, se colocó entre los
suaves muslos y bajó lentamente, jadeando mientras veía sus propios rizos oscuros cubrir
el montículo rubio debajo de ella.

"Dios, Kris," Mary Kate murmuró. ¡Estoy aquí desnuda con otra mujer! No tenía idea de
que dos cuerpos juntos pudieran sentirse así.

"Te sientes tan bien, Kate. No me dejes ir demasiado lejos."

Mary Kate tembló ante las palabras de advertencia de la mujer. "Quiero que me
toques." Ella quería que las manos largas y la boca suave conocieran su cuerpo.

"¿Estás segura?" Kristin buscó en los ojos verdes a la tenue luz cualquier señal de que
deberían detenerse.

En respuesta, Mary Kate la bajó de nuevo para darle un beso ardiente, guiando la mano de
Kristin hacia un pecho que esperaba. "Por favor."

La mujer de cabello oscuro no necesitaba más aliento. Amasó el pecho firme, jugueteando
con el pezón marrón hasta una punta endurecida. Bajando la cabeza, lo envolvió en la
cálida suavidad de su boca, chupando suavemente mientras su mano buscaba a su gemelo.

XWPColección: Página y Facebook 116


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate empujó su pecho más arriba de la cama, deseando profundizar en la caricia de
Kristin.

Observó a través de sus ojos entornados cómo la oscura cabeza se movía de un pecho al
otro, prodigando un toque tentador en los adoloridos picos.

Demasiado pronto, la boca húmeda abandonó sus pechos, pero a medida que se
desplazaba más abajo por su abdomen, Mary Kate se centró únicamente en un dolor más
fuerte, este ardiendo desde su centro. Instintivamente, levantó sus manos para cubrir sus
propios pechos, pellizcando y tirando de sus pezones en un frenesí excitado.

Kristin se estremeció ante la exhibición erótica, sintiendo su propia excitación


formarse. El aroma de la excitación de Kate ahora llenaba su cabeza, y envolvió sus
brazos debajo de los suaves muslos, bajando su rostro hacia su origen. Incapaz de
contenerse, presionó su boca en la húmeda suavidad, encantada con el dulce sabor de su
nueva amante.

Mary Kate nunca había imaginado algo tan sublime. En un impulso, se abrió
completamente para permitir que la suave lengua recorriera sus pliegues más
íntimos. Cada nervio en su cuerpo aparentemente abandonó su función, todos ahora se
congregaban en un solo lugar. En el instante en que Kristin cerró sus labios sobre ese
pequeño lugar Mary Kate estalló, un millón de sensaciones corriendo como láseres hacia
y desde su centro. Casi frenética, se sacudió alejándose.

"Está bien, está bien," Kristin aseguró a la mujer que se retiraba rápidamente. Retiró la
boca por completo, reconociendo la respuesta hipersensible a su prolongada caricia.

Rápidamente, se arrastró hasta el cuerpo de su amante, acunándola en un abrazo


calmante. "Shhhh, te tengo."

La mujer rubia tembló mientras envolvía sus brazos con fuerza alrededor de la fuerte
espalda, todavía sintiendo los efectos secundarios físicos y emocionales de su orgasmo
entumecedor. Apenas era consciente de las suaves palabras de Kristin, pero la voz
profunda y rica era tranquilizadora. Mary Kate nunca había tenido una respuesta tan
explosiva a la intimidad sexual. Bobby la había llevado al clímax unas cuantas veces
antes, pero nunca uno que retumbara profundamente dentro de ella como este, y ninguno
que la dejara débil y palpitante a su paso.

"¿Estás bien?"

Mary Kate hundió la cabeza en el largo cuello y asintió, demasiado avergonzada para
levantar la cabeza y hablar. Su cuerpo todavía temblaba y se sacudía por lo que Kristin
había hecho.

XWPColección: Página y Facebook 117


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin le acarició suavemente la espalda y plantó suaves besos en la rubia cabeza que
estaba enterrada bajo su barbilla. ¿Qué había sucedido para cambiar la creciente
insistencia de Kate en un arrepentimiento tan obvio? Kristin temía que de hecho hubiera
ido más lejos de lo que la otra mujer alguna vez había tenido la intención, pasando por
una línea que no había reconocido.

Poco a poco, el pequeño cuerpo de Mary Kate comenzó a relajarse, sus manos finalmente
aflojaron su agarre mortal en la amplia espalda de Kristin. Fue ... humillante haber
entrado en algo para lo que simplemente no estaba preparada para manejar. Peor aún,
Kristin había sido testigo de su obvia ingenuidad. Esto era mucho más intenso que
cualquier cosa que hubiera experimentado alguna vez.

Y fue mucho más íntimo. Bobby la había besado allí una vez, pero no la había probado
como Kristin lo hizo. Ante la insistencia de él, ella le devolvió el gesto, pero con una
similar falta de entusiasmo. Ahora con horror, se le ocurrió de repente a Mary Kate que
Kristin podría esperar que le correspondiera. Ella no pensó que podría hacer eso.

La consejera trató de darle sentido a lo que había sucedido entre ellas. Fue hermoso, muy
dulce. Kate estaba muy excitada, y había llegado al clímax rápidamente, pero se retiró
como si fuera algo que no había esperado. Kristin sabía por la forma en que la mujer más
pequeña estaba acurrucada contra su pecho que Kate necesitaba algún tipo de consuelo, y
que necesitaba sentirse segura. Estirando su largo brazo hasta el pie de la cama, jaló de la
sábana para cubrirlas a ambas.

"Eres encantadora, Kate. Tu sabor es tan dulce," dijo. El cuerpo en sus brazos se relajó un
poco más ante las palabras reconfortantes. "Me alegro mucho de que me hayas dejado
compartir eso contigo."

Bajando su cara hacia la que estaba debajo de su barbilla, besó suavemente los pómulos y
las comisuras de la boca, finalmente posó sus labios contra el par tembloroso que se abrió
un poco para recibirla. "Tan especial."

"Lo siento, Kris."

"¿Por qué podrías lamentarlo? Fue hermoso," Kristin continuó suavemente.

Mary Kate negó con la cabeza sin responder. No podía articular lo que estaba sintiendo.

Suavemente, Kristin empujó a su amante contra la cama, acariciando el esternón de Kate


con su palma. "Habla conmigo, Kate. ¿Qué estás sintiendo?"

Mary Kate no pudo reunirse con la mirada azul esperando.

XWPColección: Página y Facebook 118


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Hice algo que no te gustó?"

"¡Oh no!" Finalmente, se giró para ver una mirada de duda en la hermosa cara. "No, fue ...
maravilloso. Realmente lo fue. Yo solo ..."

Constantemente, Kristin continuó acariciando su pecho. No era una caricia sexual, sino un
toque para consolar y aplacar. "Háblame," susurró de nuevo.

"Fue muy intenso. Me sorprendió lo fuerte que fue todo ... y lo rápido que sucedió." Mary
Kate pensó que con más experiencia, podría haber tenido más control. Era solo otro
contraste entre ella y la intrigante mujer que la abrazaba.

"A veces es así. Y otras veces podemos tomarnos más tiempo." Ella esperaba que hubiera
muchas más veces. "¿Te gustó lo que hicimos, Kate? ¿Te gustó mi boca allí?"

Mary Kate apartó la mirada, sintiendo un rubor caliente que esperaba que Kristin no
pudiera ver en la tenue luz. "Sí, fue ... increíble."

"Bien, porque también me gustó." Kristin se sintió aliviada al escuchar que Kate había
disfrutado lo que habían hecho. Podrían salvar esta noche después de todo. Debajo de la
sábana, bajó la mano para acariciar el vientre plano. "De hecho, me gustan muchas cosas
de ti, Kate Sasser. Mary Kate."

Mary Kate suspiró abatida. ¿Podría esta noche empeorar? Sabía que Kristin la había
escuchado por teléfono, pero esperaba que no surgiera. Para la gente de Georgia, no era
inusual usar dos nombres, pero las personas que vivían fuera del sur siempre parecían
divertirles.

Pero Kristin no se estaba burlando. "Mary Kate es un hermoso nombre para una mujer
hermosa. Me gustaría mucho si me dejas llamarte así."

"¿Quieres llamarme Mary Kate?"

"Si quiero."

"¿Por qué?"

"Me gusta. Y si todas las personas que te conocen y te importan te llaman así, entonces
también quiero llamarte así."

Mary Kate finalmente se permitió una pequeña sonrisa. "Está bien," asintió.

XWPColección: Página y Facebook 119


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Así que Mary Kate ..." Kristin murmuró suavemente mientras acariciaba el cuello de la
mujer más pequeña, "... quiero tocarte otra vez, por favor."

La mujer rubia se puso rígida involuntariamente, un repentino enganche en su


aliento. "Kris, yo no ..."

"Confía en mí. Nunca haría algo para lastimarte. Por favor, confía en mí." Mañana sería el
día más incómodo de sus vidas si no superaban esta incomodidad.

Kristin quería tomarlo muy lentamente, y quería conectarse con su amante en un plano
emocional.

Durante largos minutos, acarició el cuerpo musculoso debajo de ella, finalmente


deslizando sus dedos a través de los rizos rubios, sus dedos presionaron a los muslos para
que se separaran. "Esta parte de ti, Mary Kate ..." sumergió su mano en la humedad, "... es
la más cálida ..." besó la mejilla de la mujer, justo en frente de su oreja, "... la más suave
..." susurró bajo y sexualmente, "... y la más húmeda. Y esto ..." un dedo largo y delgado
entró gentilmente en la abertura, "... es un tesoro."

Mary Kate se obligó a sí misma a permanecer en calma, aunque sus caderas deseaban
desesperadamente empujar hacia delante y tomar más de la mano sondeando. Pero eso
solo mostraría su impaciencia y su falta de control. En cambio, luchó por permanecer
quieta.

Kristin deslizó su dedo profundamente dentro y luego casi afuera. Una y otra vez,
lentamente balanceó su mano contra los pliegues suaves, agregando un segundo dedo en
el canal resbaladizo.

Con cada caricia, su propio montículo se presionaba rítmicamente contra el muslo debajo
de ella.

Pero sin importar lo que hizo, Mary Kate permaneció aparentemente impasible, y Kristin
comenzó a preocuparse de que esta vez realmente había ido demasiado lejos. "¿Quieres
que me detenga?"

"No, por favor no te detengas," fue la casi desesperada respuesta.

Aliviada, Kristin continuó con sus reconfortantes palabras. "Te sientes tan bien por
dentro. ¿Puedes sentir cuán profundo estoy?" Casi imperceptiblemente, sintió que las
caderas de abajo se levantaban un poco para encontrarse con su mano. En un ritmo
creciente, las mujeres comenzaron a presionar una en la otra tiernamente, luego con más
fervor.

XWPColección: Página y Facebook 120


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Esta vez, llevó a Kristin primero. "Oh, sí, Mary Kate ... ya vengo," jadeó, apretando sus
caderas contra el ahora rígido muslo. Al mismo tiempo, empujó aún más profundo los
dedos, rozando su pulgar contra el sensible manojo de nervios.

Mary Kate no estaba segura qué desencadenó su clímax – la mano que la llenaba o la
mirada de éxtasis en el bello rostro de Kristin – pero este era aún más profundo e intenso
que el primero. Y esta vez, no retrocedió.

"Oh, Kris. Oh Dios, eres tan hermosa." Sintió que palpitaba alrededor de los dedos que se
habían quedado dentro de ella, pero estaba más extasiada con la idea de que Kristin había
llegado al clímax sin siquiera un toque.

Las mujeres se quedaron quietas hasta que ambas recuperaron el aliento. Muy lentamente,
Kristin extrajo sus dedos y ahuecó el rubio montículo de forma protectora.

"Eso fue maravilloso," suspiró. Me voy a enamorar de ti, Mary Kate. Lo supo en el
instante en que sintió que la mujer rubia soltaba su cuerpo de las restricciones
autoimpuestas, demostrando la confianza que había pedido.

Mary Kate estaba casi abrumada por la avalancha de emociones que había sentido por lo
que acababan de compartir. Kristin era una amante habilidosa, pero más que eso su toque
y sus palabras habían transmitido una conexión que Mary Kate había necesitado después
de su retiro anterior. Kristin no se había alejado, y no solo había permitido que la mujer
menos experimentada se retirara.

Con esta exótica y erótica mujer, Mary Kate se había propuesto explorar un aspecto
diferente de su propia sexualidad; pero ahora estaba obteniendo más de lo que nunca
había imaginado. Mucho más.

Safari Día 1 - Lago Manyara y el Alojamiento de Vida Silvestre Ngoronoro

No puedo creerlo. De hecho tuve sexo con una mujer. Bueno, tal vez no exactamente, ya
que realmente no le hice nada a ella. ¿A quién estoy engañando? Me voló la cabeza – dos
veces!

Justo después del amanecer, Mary Kate despertó y se vio envuelta en largos brazos
protectores, con una rodilla doblada firmemente entre las suyas. Girando ligeramente, se
sorprendió al ver esos brillantes ojos que había buscado sonriéndole en señal de
bienvenida.

XWPColección: Página y Facebook 121


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Buenos días," entonó una voz ronca. "He estado esperando durante siglos para que te
despiertes para poder contarte la noche más extraordinaria que tuve." Los ojos azules
brillaron con malicia.

"Está bien, ahora estoy despierta. Pero debo advertirte que me sonrojo fácilmente, por lo
que es posible que no quieras darme demasiada información."

Kristin se inclinó para un beso matutino. "¿Sería suficiente decirte que fue el tiempo más
maravilloso que he tenido con una mujer tanto como puedo recordar?"

Mary Kate sonrió, arrugando la nariz casi avergonzada. "Podría decir lo mismo, pero
tendría que enmendarlo para decir de todos los tiempos."

"¿El tiempo más maravilloso de todos los tiempos?" ¡Guauu!

"Ciertamente el momento más maravilloso con una mujer," Mary Kate bromeó, ahora
pensando mucho sobre si necesitaba esa calificación.

"Oh. Entonces creo que técnicamente también fue el peor momento ..."

Mary Kate acalló ese pensamiento al empujar a Kristin hacia abajo para un largo y
sensual beso. "Fue increíble, Kris. Fuiste increíble, y me hiciste sentir increíble. Y ahora,
tengo este increíble impulso ... ¡de ir al baño en este momento!"

Kristin observó con aprecio cómo la mujer rubia se sentó y separó el mosquitero para salir
de la cama, caminando desinhibidamente desnuda hacia el baño. Tal vez este sería un
buen momento para vestirse para volver a mi habitación, pensó, escabulléndose por la
rendija. Para cuando su amante regresó, estaba sentada en la cama vestida con sus shorts
de franela y su camiseta.

De repente cohibida, Mary Kate alcanzó por una camiseta propia.

"Ven aquí, hermosa," Kristin la agarró antes de que pudiera agregar sus shorts, abriendo
los brazos en señal de invitación. Cuando la mujer más pequeña se envolvió en el abrazo,
Kristin hundió la cara debajo de los dos pechos cubiertos y deslizó suavemente ambas
manos sobre las curvas de la espalda de Mary Kate. "Tengo que volver a mi habitación.
Pero vamos a retomar esto esta noche. Y cuando me mires hoy y veas la sonrisa en mi
rostro, quiero que sepas que estoy pensando en ello."

"Yo también, Kris."

"Y deberías patearme o algo si de repente me olvido de que estamos en un país musulmán
donde realmente fruncen el ceño ante este tipo de cosas." Ella no estaba bromeando.

XWPColección: Página y Facebook 122


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Lo mismo aquí."

Las amantes compartieron un largo beso, luego Kristin salió por el tranquilo pasillo.

**********

"Masai," el conductor dijo, señalando a los dos miembros de la tribu vestidos de rojo en
medio de la pequeña manada de ganado.

Kristin y Mary Kate estaban ubicadas en el asiento trasero de un tosco Toyota Land
Cruiser, el vehículo aparente de elección para safaris privados. Su guía, Mohammed,
hablaba muy poco inglés, pero para poder trabajar para Summit Trail y Safari Company,
se le requería saber las palabras para las cosas de interés para los turistas.

"¿Sabías que los masai consideran que el ganado es sagrado?" Mary Kate estaba tratando
de recordar lo que Kako había dicho.

"Sí, lo sé. ¿Has oído lo que algunos de los miembros de la tribu hicieron cuando se
enteraron de lo que sucedió en el World Trade Center?"

"No."

"Leí que reunieron a 12 de sus mejores reses y se las regalaron al embajador de los
Estados Unidos aquí en Tanzania."

"¡Estás bromeando!"

"Lo hicieron, y al principio, creo que Estados Unidos dijo 'muchas gracias, pero deberían
quedarse con su ganado'. Enronces el embajador explicó la magnitud de tal regalo y creo
que acordaron enviarlos a los Estados Unidos."

"Eso es increíble. Qué cosa más noble de hacer." Viendo el pobre modo en que vivían
estos miembros de la tribu, Mary Kate quedó muy conmovida por la historia.

Mohammed parecía conocer las ubicaciones secretas de todos los reductores de velocidad
invisibles, logrando esquivar a la mayoría de ellos. De hecho, los reductores de velocidad
en Tanzania eran abundantes, aleatorios y no estaban marcados oficialmente. En algunos
lugares, el sistema de advertencia local era una pequeña pila de rocas al costado de la
carretera.

XWPColección: Página y Facebook 123


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Cuando se desviaron de la carretera principal, los reductores de velocidad ya no eran


importantes, ya que la carretera en sí era un bache tras otro. Ambas mujeres juraron
mientras rebotaban por la accidentada ruta de tierra que sus próximos autos serían
Toyotas.

Al mediodía, Mohammed se detuvo en un patio de tiendas, sacando los tres almuerzos


empaquetados que le proporcionó el Hotel Keys. Señalando un amplio porche que
contenía media docena de mesas y sillas de plástico, él salió del vehículo y señaló en
dirección a los baños y un pequeño bar donde podían comprar bebidas.

Mary Kate compró coca colas para los tres, luego ella y Kristin se movieron hacia una
mesa tranquila en la esquina. Era su primera oportunidad de estar a solas desde que la
mujer de cabello oscuro había salido de su habitación temprano esta mañana.

"¿Has estado leyendo mi mente hoy como te dije?" Kristin bromeó, sonriendo
sexualmente mientras miraba a la mujer más pequeña de arriba abajo.

"Sí, lo he hecho." Mary Kate se rió. "Y la ironía es que he recorrido 16.093 kilómetros
para ver animales exóticos que viven en su hábitat natural, y todo lo que puedo pensar es
que deseo que este día se apresure y termine."

"No deseamos que se nos escape el tiempo," Kristin dijo seriamente. "Espero con ansias
pasar cada minuto de los próximos cuatro días contigo, y el hecho de que voy a poder ver
estas cosas maravillosas contigo las hará mucho mejores."

Mary Kate asintió. "Kris, sabes que yo ..." no pudo hacer contacto visual mientras
confesaba su ingenuidad. "... realmente quiero agradecerte por todo lo que hiciste
anoche."

"Fue un placer." Una vez más, la mujer de ojos azules mostró su sexy sonrisa patentada.

"No me refiero solo a ... ya sabes ..." podía sentir el rubor creciente. "Me refiero a la
forma en que me hablaste. Realmente lamento que yo ..."

Kristin la interrumpió con una mano en su brazo. "Fue un placer, Mary Kate. Todo eso."
dijo sinceramente. "¿No puedes ver cuánto me importas? Quería mostrarte eso."

"Me alegra que lo hayas hecho. Tú también me importas." De hecho, Mary Kate se lo
había admitido a sí misma esta mañana cuando Kristin salió de su habitación, y no había
nada casual en lo que habían hecho.

XWPColección: Página y Facebook 124


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

**********

Antes de ingresar a la Reserva de Caza del Lago Manyara, Mohammed se detuvo y se


subió al techo del Land Cruiser. Soltando un cerrojo, dobló dos paneles, abriendo el techo
del vehículo para que sus pasajeros pudieran pararse para una vista segura y sin
obstrucciones de la vida silvestre en su entorno natural.

A unos cientos de metros de pasar la puerta del parque, se encontraron con otros tres
vehículos detenidos en medio de la carretera. El grupo al frente se había encontrado con
un elefante en la carretera, y siguiendo las reglas del parque, tenían que mantener su
posición hasta que el animal avanzara. Desafortunadamente, la criatura no estaba contenta
con este desafío motorizado a su territorio, y después de un retraimiento obstinado, se
movió para enfrentar al vehículo en frente. Todos los conductores bien entrenados
respondieron al unísono, revirtiendo la marcha para retroceder rápidamente. Finalmente,
la poderosa bestia se volvió hacia el bosque, pisoteando los arbustos y pequeños árboles
en su camino.

"¿Tomaste fotos?" Mary Kate preguntó emocionada. Ella había usado el último rollo en
una foto espontánea de su amiga.

"Sí. Escucha, por qué no nos turnamos para tomar fotos? Podemos obtener copias dobles
y compartirlas."

"O puedes tomar fotos de los animales y yo puedo sacarte fotos," Mary Kate sugirió,
levantando su cámara recién cargada para tomar otra foto de su hermosa compañera, que
le sacó la lengua cuando el obturador hizo clic. "Bueno, me alegro de tener una foto de
ese animal salvaje," bromeó.

"Hmmm, te daré más que una foto," Kristin murmuró, demasiado bajo para que lo
escuchara Mohammed ... suponiendo por supuesto, que él hubiera entendido en primer
lugar.

"¡Estás adentro!" Esto fue lo más divertido que Mary Kate alguna vez había coqueteando
con alguien.

Cuando despejaron el camino del elefante, se detuvieron nuevamente cuando una familia
de mandriles cruzó la carretera frente a ellos ... y otra ... y otra. Después de casi media
hora, habían visto más de 200 criaturas adorables, todas pasando a pocos centímetros del
Land Cruiser. En algunos casos, los babuinos más jóvenes cabalgaban sobre las espaldas
de sus padres.

XWPColección: Página y Facebook 125


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Serpenteando a través del parque arbolado, las mujeres tuvieron una vista de primer plano
de una pequeña manada de impalas, luego una fugaz visión de una docena de cebras
mientras corrían tímidamente hacia la selva, y finalmente una mirada a larga distancia
hacia dos jirafas adultas en el lago.

Varios viajes a través del parque no produjeron nuevas especies, y finalmente Mohammed
abandonó el parque para su primer alojamiento de caza.

Como su nombre indica, el Alojamiento de Vida Silvestre de Ngoronoro daba al


magnífico cráter de Ngoronoro, un zoológico natural que abarcaba 155 k2. El cráter era el
hogar de cientos de especies, incluyendo cebras, ñus, hipopótamos, elefantes, leones y el
muy raro rinoceronte. Mañana, descenderían a la reserva de caza; pero esta noche,
recibirían una cena buffet y un programa tradicional de danza africana en el alojamiento.

Mary Kate esperó con sus bolsas mientras Kristin se registraba y recogía la llave de su
habitación.

"Las luces se apagan a las diez en punto, regresan a las 6:30," Kristin informó. "La cena
comienza en 30 minutos y el espectáculo comienza una hora más tarde."

"¿Entonces tenemos media hora para ... refrescarnos?"

"O para besarnos."

"O para besarnos," Mary Kate coincidió.

**********

Después de la elaborada cena y el divertido espectáculo, Kristin y Mary Kate regresaron a


su habitación, sin estar seguras de lo que traería la noche. La rubia esperaba tener un poco
más de autocontrol de lo que había demostrado la noche anterior.

Las camas gemelas en este alojamiento estaban separadas por una mesita de noche, que
contenía la vela estándar para la iluminación después del horario. No se necesitaban
mosquiteros, dada la vegetación seca en lo alto de este borde del cráter. De hecho, la
temperatura aquí iba a la congelación durante la noche.

Renunciando a su ropa de dormir, Kristin se metió en una de las camas desnuda,


esperando ver qué haría su amante.

"¿Tienes espacio para mí allí?"

XWPColección: Página y Facebook 126


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Pensé que nunca lo preguntarías." Kristin levantó las sábanas e hizo un espacio.

Viendo a la luz de la vela que su amante ya estaba desnuda, Mary Kate se quitó la pijama
y se deslizó en el estrecho y cálido espacio. Al instante, se vio envuelta en suaves brazos
y piernas, y se giró para encontrar los labios que buscaban.

Todo el día, Mary Kate había imaginado esta sensación, el momento en que se unirían,
cuando Kristin tocaría su cuerpo y se movería contra ella. Esperaba que la condujera de
nuevo al clímax, pero eso probablemente era demasiado esperar; su cuerpo no solía
responder al tacto como lo había hecho la noche anterior. Además, apenas funcionaba
cuando lo intentaba demasiado o cuando lo deseaba demasiado. Aún así, las sensaciones
eran ... sensacionales, y Kristin parecía saber exactamente lo que le gustaba. Pero para
evitar repetir el desastre de anoche, Mary Kate decidió concentrarse más en mantener el
control.

Kristin podía sentir que su amante respondía, todo lo que tocaba o besaba provocaba un
jadeo o un temblor, pero estaba claro que Mary Kate se estaba conteniendo de nuevo,
aparentemente temerosa de dejarlo ir. "Escucha a tu cuerpo, Mary Kate. El sabe lo que
quieres. Suéltalo, y yo te mantendré a salvo," susurró.

Escucha a tu cuerpo, Kristin había dicho. Su cuerpo le decía que pronto explotaría de
nuevo. Y Kristin quería que ella lo dejara ir. Quizás ahora no sería demasiado pronto.

Poco a poco, Mary Kate comenzó a moverse contra la mano que la acariciaba,
levantándose en señal de invitación.

"Oh, sí," Kristin dijo entre dientes. "Me encanta cuando te mueves conmigo." La mujer
alta se movió para presionar su propia humedad contra un muslo endurecido. Juntas se
balancearon hasta que esta vez, el orgasmo desgarró primero a través de Mary Kate, luego
a través de Kristin mientras la mujer más pequeña clavaba sus dedos en la amplia espalda.

Tal como había sido la noche anterior, Mary Kate simplemente se sintió abrumada por la
fuerza de la reacción de su cuerpo, que se hizo aún más intensa cuando abrió los ojos para
presenciar la oleada que se estrelló sobre su bella amante. Nadie alguna vez la había
conmovido de esa manera, y Kristin lo había hecho cada vez que la había tocado. Y
Kristin había alcanzado ese pico sin siquiera un toque.

"¿Cómo haces eso?" preguntó cuando recuperaron el aliento.

"¿Cómo hago qué?"

"¿Cómo alcanzas el ... clímax sin ...?" No podía decidirse a decir lo que estaba
pensando. Sin que te toque allí?

XWPColección: Página y Facebook 127


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Me excitas tanto, Mary Kate. Estar contigo así, tocarte de esta manera me pone muy
caliente. Y cuando me muevo contra ti, eso es todo lo que necesito."

Mary Kate estaba fascinada de que Kristin pudiera alcanzar su liberación sin más
estimulación directa. Quería saber qué pasaría si tocaba a Kristin de la misma manera que
Kristin la había tocado. No es que ella tuviera idea de qué hacer. Había pensado todo el
día que podría tratar de hacer eso esta noche, pero dado que ambas ya se habían liberado,
probablemente debería esperar hasta la siguiente noche.

Kristin acarició suavemente el cabello rubio, maravillada por la manera fácil en que se
movían juntas.

Dios, esta mujer es excitante! "¿Qué estás pensando?" preguntó, notando la mirada
pensativa en la cara de su amante.

"Yo ... estaba pensando en ... cómo sería tocarte," Mary Kate respondió vacilante.

¡Golpe sordo! "¿Quieres tocarme, Mary Kate?" Porque si lo haces, ciertamente puedes, y
trataré de mantenerme consciente.

"Estaba pensando en eso ... pero ya hemos ..."

Kristin cubrió sus labios con los suyos mientras su nueva amante luchaba por las
palabras. "No tienes que hacerlo si es algo con lo que no te sientes cómoda, cariño.
Tocarte es todo lo que necesito." Otra pareja la habría alcanzado automáticamente, pero la
respuesta mesurada de Mary Kate le indicó que no estaba completamente segura de dar
ese paso. "Pero si quieres, te mostraré lo que me gusta."

¿Cariño? La mujer rubia se enterneció por la expresión cariñosa y reunió su coraje.

Tentativamente, rodó sobre su costado y permitió que Kristin tomara su mano, que fue
guiada a un pecho. Mary Kate lo tomó en su palma, pasando el pulgar por su pico. La
respuesta fue una fuerte inhalación, y la mujer de cabello oscuro se recostó contra la cama
para permitir un mejor acceso.

"Sí, me gusta eso," Kristin alentó.

Envalentonada por la respuesta, Mary Kate miró abiertamente mientras pasaba los dedos
por los pechos desnudos, maravillándose de los pezones de color rosa ahora
endurecidos. Ella tenía que sentir uno de esos en su boca. Instintivamente, cerró los labios
sobre una punta, chupando suavemente al principio, luego con más vigor.

XWPColección: Página y Facebook 128


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin gimió ante la nueva sensación, empujando sus manos a través del corto cabello
rubio.

"Dios, cariño."

Hubo esa palabra de nuevo. A Mary Kate le gustaba esa palabra, y realmente le gustaba la
sensación de este pezón rígido bajo su lengua. ¿Cómo eran los otros tesoros?
Automáticamente, frotó el plano estómago, vagando sobre un pronunciado hueso de la
cadera hasta la parte superior de un muslo fuerte. Una vez más, Kristin tomó su mano.

"Quiero que sientas lo que me haces." Abriendo sus muslos, colocó la pequeña mano en la
parte superior de su montículo. Dependía de Mary Kate ir más allá.

Incapaz de resistirse, la mujer más pequeña empujó sus dedos a través de los resbaladizos
pliegues, cautivada por la cálida textura de terciopelo. De nuevo, escuchó a su amante
jadear y se giró para ver la cabeza oscura echada hacia atrás, una mirada cerca del éxtasis
en la cara de la hermosa mujer.

Lentamente, deslizó sus dedos a través del centro hinchado, arriba y abajo en un ritmo
que Kristin pronto emparejó con sus caderas. Mary Kate estaba dividida entre la
necesidad de besar a esta mujer y el deseo de ver lo que estaba haciendo su propia
mano. Este último ganó.

"Oh cariño, me estás tomando el pelo." Kristin tomó la pequeña muñeca y la movió al
lugar que suplicaba por su toque. "Allí ... con calma ... eso es."

Mary Kate continuó; hipnotizada por el efecto que sus dedos estaban teniendo sobre la
mujer debajo de ella. ¡No puedo creer que pueda hacerle esto! De repente, el rodamiento
se detuvo y el cuerpo de Kristin se puso rígido. Los dedos inexpertos casi renunciaron a
su movimiento, pero puede no haber importado en este punto.

"¡Oh, Dios! ¡Oh, sí!" La alta mujer colapsó sobre la cama, aún retorciéndose contra la
mano en su centro, pero ahora jalando de la mujer rubia sobre ella. "Oh, Mary Kate ..."
Kristin jadeaba por aliento, todavía temblando cuando la pulsación retrocedió, asombrada
de lo que su nueva amante acababa de hacerle. "¡Oh, nena, eso fue maravilloso!"

Ciertamente lo fue, se dio cuenta Mary Kate. Nunca había sentido tanto poder, tal control
sobre alguien; y nunca se había sentido tan feliz de haber sido testigo de la liberación de
otro. ¡Yo lo hice!

XWPColección: Página y Facebook 129


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Safari Día 2 - Parque Nacional Serengeti – Alojamiento de Vida Silvestre


Seronera

Mary Kate se despertó primero, su espalda ahuecada contra el pecho de su compañera


más alta. Como lo había hecho ayer por la mañana, un brazo protector serpenteaba
alrededor de su sección media, lo que provocó una necesidad automática de agarrarlo con
fuerza y acercarse aún más. La sorprendente mujer que la abrazaba la había tocado una
vez más anoche, y la saboreó hasta casi llorar. No tenía idea de que su cuerpo era capaz
de las cosas que Kristin había sacado de ella – cinco orgasmos en dos días; ella y Bobby
habían logrado tal vez cinco en dos años, y sumados, no eran iguales a la fuerza de
ninguno que ella hubiera compartido con esta hermosa mujer.

Kristin había mostrado paciencia con ella, persuadiéndola para que se relajara y escuchara
lo que su cuerpo quería. Y lo que su cuerpo parecía querer era ser consumido. Lo que
habían compartido estas últimas dos noches era mucho más de lo que había anticipado de
sus fáciles flirteos en el camino. De hecho, sus horizontes sexuales se habían expandido;
pero algo más estaba pasando aquí.

Es como si me estuviera enamorando de ella.

Pero Mary Kate no era libre de elegir eso, incluso si Kristin se sentía de la misma
manera. Ni siquiera quería pensar en el alboroto que una decisión como esa causaría, no
solo entre ella y su familia, sino también para todos ellos mientras lidiaban con las
consecuencias de otros en su pequeña ciudad. Mary Kate no podía soportar pasar por algo
así.

Lo que ella y Kristin tenían aquí tendría que terminar aquí.

Un suave par de labios en su hombro anunciaron que su amante estaba


despierta. Girándose para mirar a los sonrientes ojos azules, sus dedos se dirigieron hacia
el pecho desnudo justo debajo de su barbilla. "Buenos días."

Kristin respondió con un beso en la parte superior de la cabeza rubia. "Me gusta esto,"
dijo simplemente, "despertar contigo."

Mary Kate se acurrucó más cerca, recordando su última mañana en Mweka Hut, cuando
se había imaginado esto mismo. Despertar en los brazos de Kristin era más agradable de
lo que nunca había imaginado. Estar con Bobby nunca se sintió así; de hecho, la última
vez que se sintió tan cerca de alguien fue justo antes de que Jessica dejara la universidad
para casarse, cuando se abrazaron durante una hora mientras se despedían de su tiempo
juntas.

XWPColección: Página y Facebook 130


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Ahora las mujeres yacían en silencio, tocándose suavemente una a la otra de una manera
íntima que no era abiertamente sexual. Ambas buscaban los límites de sus crecientes
sentimientos entre sí, con cuidado de reconocer la probabilidad de que la otra pudiera ver
esto como solo un interludio físico. Ninguna de las dos había dicho nada que sugiriera lo
contrario.

**********

Mohammed era un experto observador de caza. Mientras se alejaba de las manadas de


ñus, cebras y gacelas de Thompson, localizó un par de rinocerontes que pastaban en la
hierba alta.

Kristin y Mary Kate obtuvieron su mejor vista paradas sobre el vehículo, pero incluso un
lente con zoom no hacía justicia a la vista de las extrañas criaturas en su hábitat natural.

Al detenerse para un almuerzo tipo picnic ofrecido por el alojamiento, el conductor les
advirtió a las mujeres que no salieran del vehículo. Por desgracia, las letrinas les hacían
señas, y además, otros estaban de picnic en el pasto junto al lago, por lo que no pudieron
resistir. Cuando estaban saliendo del cráter, Mohammed les explicó – en su mejor pobre
inglés, que un guía fue atacado y comido por un león y que la gente en el vehículo no
pudo hacer nada para ayudarlo. Con los ojos moviéndose casi nerviosamente, salió y bajó
la parte superior del vehículo para conducir los 40 kilómetros hasta el Parque Nacional
Serengeti.

"Entonces cómo van a reaccionar tus padres en Georgia a tu gran aventura?"

Mary Kate se rió. "Probablemente es un eufemismo decir que nadie realmente entendió
por qué querría hacer algo así. La reacción de Bobby al menos fue abiertamente. Sabía de
dónde él venía, incluso si era condescendiente. Pero mamá y Carol Lee no podían
imaginar por qué iría a escalar una montaña en lugar de hacer una gira por Europa o un
crucero o algo más ‘civilizado’. Y se enojaron muchísimo cuando dije que no quería que
Bobby fuera conmigo, como si no debería estar haciendo cosas sin él. Mi abuela es la
única en mi familia que realmente me apoyó en esto."

"Ella debe ser una dama especial."

"Ella es la mejor. Siempre he pensado que era su favorita, pero en realidad creo que todos
mis primos piensan lo mismo." Mary Kate se rió entre dientes al pensar en su amada
abuela. "La abuela hizo una colcha para que cada uno de sus nietos para regalárselas
como regalo de bodas. Carol Lee es la menor – tiene 20 años – y se casará en Octubre.

XWPColección: Página y Facebook 131


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Pero ella me regaló mi colcha cuando tenía 22 años porque dijo que parecía que no iba a
casarme."

"¿Se dio por vencida contigo a los 22?" Kristin se rió. "Por otro lado, no has demostrado
exactamente que esté equivocada."

"No, supongo que no. Y ya he disfrutado de mi colcha durante tres inviernos."

"Mary Kate, realmente considerarías irte de Mooresville? Quiero decir, sé que hay
muchas cosas sobre estar allí que te afectan, pero de verdad crees que quieres renunciar a
toda esa ... familia? ¿Toda esa seguridad?"

La sureña suspiró con melancolía. "Sí, creo que sí. Quizás me sienta diferente cuando
llegue el momento de decidir qué sigue. Tengo todo el año para probar la idea en mi
cabeza. Pero desde que comencé a pensar que quería irme, me sentí bien. Por supuesto,
todavía no se lo he contado a nadie, así que no he tenido que escuchar todas las razones
por las que debería quedarme, y todas las cosas horribles que me pasarán si me alejo."

"¿Crees que te presionarán para que te quedes?"

"Oh, sí. Una de mis primas se casó con un hombre de Jacksonville, y mi tío les compró la
casa de al lado para que no se fuera cuando su marido no podía conseguir un trabajo. Pero
ese tipo de cosas es bastante normal para nuestra familia."

"Entonces todos se cuidan el uno al otro."

"Sí ... pero creo que puede ser exagerado. A veces, es solo ... manipulador. Y de eso es de
lo que quiero alejarme."

"Entonces dónde crees que irás?"

"Ahora eso no lo sé. Tal vez vaya a Miami," sugirió con una sonrisa en sus labios.

¿Habla en serio? "¿Realmente considerarías eso?" Kristin preguntó con cauteloso


entusiasmo.

¿Qué diablos estoy diciendo? De repente, nerviosa, Mary Kate se dio cuenta de que
estaba muy cerca de decir que sí. Que quería ir a Miami. Que quería ver si podían
aprovechar este tiempo juntas. Que ella se estaba enamorando.

"¿Mary Kate?"

XWPColección: Página y Facebook 132


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"No lo sé," respondió sin comprometerse. No podemos dejar que esto continúe. No puedo
dejar que esto continúe. "Pero creo que con la enseñanza de educación especial, casi
puedo encontrar un trabajo en cualquier lugar. Definitivamente me gustaría vivir en una
ciudad más grande, como Atlanta o tal vez incluso en Charlotte."

Así que no en Miami, Kristin se dio cuenta de que el comentario de Mary Kate era
meramente frívolo. O ella tenía miedo.

"Masai" Mohammed interrumpió, señalando a un grupo de chicos vestidos de negro con


caras pintadas de blanco.

"Agarra tu cámara, Mary Kate."

Mohammed redujo la velocidad y bajó la ventanilla, hablando con los chicos en


Swahili. "Un dólar por foto," dijo.

Kristin rebuscó en su bolsillo y encontró un par de billetes. Uno de los jóvenes se asomó
al vehículo y reanudó las negociaciones, elevando la apuesta.

"Agua," Mohammed añadió, indicando una de las botellas en el asiento trasero.

Por una botella de agua y dos dólares, las mujeres tomaron siete fotos notables de
hombres Masai en sus trajes de rituales de madurez.

**********

El terreno del Serengeti era diferente de lo que habían visto en el lago y en el cráter, más
parecido al desierto con grupo de árboles ocasionales y cantos rodados que daban sombra
a una variedad de especies. Las plantas eran marrones y amarillas; incluso las hojas
verdes tenían una gruesa capa de polvo grisáceo.

Fue aquí donde las mujeres tuvieron el primer vislumbre de un león, tendido
perezosamente a lo largo de la carretera, aparentemente ajeno a su presencia. Desde la
parte superior del Land Cruiser, estaban lo suficientemente cerca para contar los bigotes
en su rostro. Durante casi media hora, miraron en silencio mientras él las ignoraba.

"Espero ver un guepardo," Mary Kate dijo, desplomándose en su asiento mientras se


dirigían al siguiente grupo de árboles. Era tedioso equilibrarse durante un largo período de
tiempo mientras estaba parada en el asiento. Su conversación anterior acerca de dónde
podría mudarse cuando saliera de Mooresville parecía haber arrojado un aguasfiestas a
una conversación personal adicional, por lo que bien podrían hablar sobre los animales.

XWPColección: Página y Facebook 133


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Y un leopardo. Ya hemos visto rinocerontes, y la mayoría de la gente no logra verlos."

Kristin había tomado dos rollos de fotos desde el desayuno, la mitad de animales y la
mitad de su emocionada amiga.

Cerca del atardecer, se dirigieron al Alojamiento de Vida Silvestre Seronera, donde se


quedarían las siguientes dos noches. Este alojamiento incorporó la roca indígena en su
arquitectura, y era el hogar de miles de roedores similares a los jerbos que se acurrucaban
a lo largo de las pasarelas y los alféizares de las ventanas. Si una persona realmente lo
pensaba, los pelos de punta eran inevitables.

Su habitación era como la del alojamiento del cráter: dos camas individuales a cada lado
de una mesita de noche. No es que importara. Tan pronto como entraron, ambas mujeres
tiraron sus cosas en la cama junto a la pared, estableciendo sin palabras que dormirían en
la otra.

La pieza central de la cena del buffet en el Alojamiento Seronera eran costillas de cerdo a
la barbacoa, aún más interesantes por la sugerencia de un compañero de mesa que la carne
era probable de un jabalí salvaje en lugar de un cerdo criado en granjas. Cualquiera que
sea la fuente, Kristin y Mary Kate comieron hasta saciarse y se dirigieron a su habitación,
esperando ducharse antes de que el agua caliente se apagara a las 8:30. El viaje en el
desierto las había dejado polvorientas, y el sol había agotado su energía.

"Tu nariz está quemada por el sol," Kristin observó cuando su amante salió de la ducha.

"¿Cual es la novedad? Probablemente debería usar un sombrero mañana."

"Tengo protector solar si quieres. Sería una pena cubrir esa hermosa cabeza."

"¿No eres un dulce habladora? ¿Qué es lo que quieres?" Mary Kate preguntó
sospechosamente, envolviéndose en una toalla de baño mientras se peinaba el pelo
mojado hacia atrás.

"¿Cuáles son mis elecciones?" De echo.

"Infinitas," la rubia respondió, extrañamente confiada. Durante las próximas tres noches,
puedes tener cualquier cosa.

Kristin estaba sorprendida por la audacia de la sureña. Solo había una manera de
descubrir si Mary Kate consideraría darle lo que realmente quería – una oportunidad de
ver si lo que tenían aquí en África podría convertirse en algo más. Tomando la mano más
pequeña, llevó a su amante a la cama abierta y la sentó, sentándose en la cama opuesta
para que estuvieran de frente.

XWPColección: Página y Facebook 134


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Elijo hablar."

"De acuerdo," Mary Kate respondió nerviosa. Hablar no era lo que tenía en mente.

"Mira, sé que comenzamos preguntándonos qué tan lejos podrían llevarnos las cosas."

Kristin miró arriba y abajo, incapaz de mantener el contacto visual mientras buscaba las
palabras que dirían exactamente lo que estaba sintiendo sin ser demasiado directa.

"De todos modos, estoy muy contenta de hasta dónde han llegado las cosas."

"Yo también, Kris." Mary Kate extendió la mano para tocar el brazo de su amante. "Ha
sido bastante sorprendente."

"Sí. Lo que quiero decir es que estaré triste cuando termine nuestro tiempo aquí."

Cuando se termine ... La mujer rubia sintió que se le encogía el estómago, luego se relajó
un poco, aliviada de alguna manera de que Kristin acababa de tomar la decisión de sus
manos. Pero tenía que admitir que, cuanto más hervía a fuego lento la idea de que
continuaran con lo que tenían algún día en Miami, más tentadora se había vuelto.

"Deberíamos aprovecharlo al máximo, ¿eh?" Mary Kate sugirió.

"¿Qué?"

"El próximo par de días ... eso es todo lo que tenemos y debemos aprovecharlo al
máximo, ¿verdad?"

Supongo que eso resuelve esto. Para Mary Kate, esto realmente era solo una cosa de
África, algo que estaba dispuesta a hacer a 16093 kilómetros de su hogar, pero no era algo
que quisiera continuar en los Estados Unidos.

"Sí, deberíamos aprovecharlo al máximo." Parándose rápidamente, Kristin se giró hacia el


baño para que Mary Kate no viera su mirada de decepción. "Mejor me apuro y me ducho
antes de que se acabe el agua caliente."

Bueno, eso fue ciertamente abrupto, Mary Kate pensó. ¿Había interpretado mal
eso? Todavía sentada en la cama, repitió la conversación en su cabeza. Triste cuando
nuestro tiempo haya terminado. ¿Era realmente posible que Kristin sugiriera que esto
podría ir más allá?

Otra escena estaba reproduciéndose en el baño, donde Kristin se amonestaba en el


espejo. Sin arrepentimientos. Esto ha sido muy agradable, y no me arrepiento. Aun así,

XWPColección: Página y Facebook 135


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

odiaba admitir que todo fuera sexo. Pero obviamente lo era para Mary Kate, y cuando
terminara su ducha, volvería a la habitación donde las dos lo demostrarían.

Safari Día 3 - Parque Nacional de Serengeti – Alojamiento de la Vida Silvestre


Seronera

Ambas mujeres prometieron que dormirían durante todo el viaje a casa, y durante los
siguientes días, de ser necesario; pero no abandonarían sus últimas noches juntas. Anoche
había sido otra noche increíble de compartir, tocar, elevarse y llegar a lo más alto. Al
parecer, Mary Kate había renunciado a la mayoría de sus inhibiciones, e incluso había
tomado la iniciativa en un momento mientras giraba a su amante hacia la vela para ver su
propia mano trabajando.

Hoy, estaban saciadas. También estaban exhaustas, evocativas de las mañanas después de
sus noches de insomnio en Kili.

¡Clic!

¡Clic!

¡Clic!

"Eres cruel," Mary Kate hizo una mueca cuando Kristin pulsó el obturador. "Me veo
hecha polvo."

"No es cierto," proclamó su amiga. "Te ves mucho mejor que esa vez la semana pasada."

"Está bien, veamos. ¿Qué día fue?"

"Miércoles."

"El miércoles fue Shira 2. Ese fue el día después de mi exhibición de 'baño volador'."

Kristin se rió al recordar la imagen.

"Al menos podrías tener la decencia de cubrir tu boca nuevamente."

"Lo siento, no puedo evitarlo."

"Guepardo," Mohammed anunció emocionado, girando fuera de la carretera hacia un


arbusto solitario en medio de una llanura moteada.

XWPColección: Página y Facebook 136


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Kristin y Mary Kate se esforzaron por ver lo que su guía había visto tan fácilmente, pero
no pudieron verlo hasta que estuvieron casi encima de la hermosa criatura. El pelaje
manchado se mezclaba perfectamente con el paisaje, y el perezoso gato posó para los
curiosos.

Kristin obtuvo varias fotos espectaculares, luego esperaron en silencio mientras se les
unían otros vehículos de safari. Mohammed retrocedió, regresando a la carretera. El
guardaparque frunció el ceño ante los guías que salieron de los senderos marcados.

"Entonces cuál ha sido tu vista favorita hasta ahora?" Mary Kate le preguntó a su amiga.

"¿Te refieres a mi segunda vista favorita?" Un guiño de ojo azul siguió la respuesta oh-
tan-suave.

Mary Kate estaba mucho más allá de sonrojarse. Anoche, Kristin había examinado cada
centímetro de su cuerpo con los dedos y la lengua. Eso es exactamente lo que la sureña
había tenido en mente cuando sugirió que aprovecharan al máximo sus últimas tres
noches. "Bien, tu segunda."

"Creo que me gustaron más las jirafas bebé. ¿Y tú?"

"Me gustó ver a todas las familias de elefantes, y cómo se amontonaron alrededor de los
pequeños para protegerlos cuando pasamos por allí. No puedo creer que los cazadores
furtivos maten animales tan hermosos por dinero."

"Y luego están los que matan por deporte. Hubo algunos muchachos en mi avión de
Ámsterdam que habían pagado hasta $30,000 por un león o un guepardo."

"Pensé que los guepardos estaban en peligro."

"Lo están, pero en algunos lugares eso solo significa que hay límites en el número que
puedes matar, por lo que tienen un precio más alto."

"Eso es simplemente perverso. Me cuesta mucho tragarme el hecho de que la mitad de los
hombres en el condado de Hurston viven para la temporada de venado, pero al menos se
comen lo que matan."

Mohammed repentinamente viró fuera de la carretera de nuevo, llegando a posarse en una


zona boscosa bajo un amplio árbol de sombra. "Leopardo."

Kristin se apresuró a buscar su cámara, enfocando justo cuando la bestia caminaba


perezosamente hacia el bosque, su larga cola elegante desaparecía de la vista. "Genial.
Recuérdame cuando revele estas que ese es el trasero de un leopardo."

XWPColección: Página y Facebook 137


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Deberías hacerte una idea de eso," Mary Kate hizo un gesto hacia el árbol, donde una
gacela de Thompson a medio comer estaba encajada perfectamente en una rama
bifurcada. "Almuerzo de leopardo."

"Ewww!" Sin embargo, Kristin tomó una foto.

Tan pronto como se desviaron, Mohammed se aventuró de nuevo a la carretera,


deteniéndose para comparar con orgullo las notas con otro conductor de safari. Sus
clientes tenían un repaso general: rinoceronte, guepardo y leopardo. Los otros animales
eran abundantes y no tan elusivos.

Las señoras tomaron un descanso de la comida empaquetada estándar, volviendo al


Alojamiento Seronera para el almuerzo buffet.

"¿Dónde comes el almuerzo, Mohammed?" Mary Kate preguntó.

El conductor hizo un gesto hacia un plátano y una botella de agua en el asiento delantero,
luego señaló un estacionamiento a un lado.

"No es justo cómo son tratados estos conductores," Mary Kate se quejó cuando entraron
al restaurante. "Me pregunto si Tom Muncie sabe que Mohammed durmió en su
automóvil la otra noche cuando la temperatura bajó a cero o que come plátanos en el
coche mientras sus clientes dejan comida en sus platos."

"Entonces vamos a invitarle el almuerzo," Kristin sugirió, sabiendo muy bien que el
alojamiento prohibiría que su conductor africano entrara al restaurante. "Lo pediremos en
una caja y se lo llevaremos."

El apreciativo guía fue la envidia de sus amigos, comiendo carne asada y pan recién
hecho, disfrutando de una Coca-Cola helada. Él sonrió agradecido, asumiendo que esta
era su recompensa por hacer un buen trabajo. De hecho era la naturaleza amable de sus
clientes.

"Cuéntame más sobre por qué te gusta Miami," Mary Kate preguntó mientras se sentaban
a almorzar. Era un lugar que siempre había querido visitar, y ahora tenía un incentivo, se
dijo a sí misma.

La cara de Kristin se iluminó, primero ante los pensamientos de su hogar, y segundo en el


hecho de que Mary Kate estaba expresando su interés. "Miami es ... mi casa. Es caluroso
y bochorno nueve meses del año. Los mosquitos son como pájaros pequeños, pero no los
notas debido a que todos los insectos vuelan en palmeras enanas. La gente es grosera, los
conductores son horribles, y los servicios son terribles donde sea que vayas. Simplemente
me encanta."

XWPColección: Página y Facebook 138


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Mary Kate no pudo evitar reír. "Oh, suena como un lugar que la gente realmente amaría."

"Apuesto a que te gustaría. Debes venir a visitarme. Te mostraré todas las partes
divertidas. Está el paseo marítimo, Key Biscayne, South Beach, Coco Walk. Podríamos ir
a los Everglades, o todo hasta Key West. Ahora ese es un lugar que te encantaría."

Mary Kate sonrió al ver crecer el entusiasmo de su amiga. ¿Había realmente una
invitación allí, o solo una educada transición hacia la guía de viaje?

"Entonces qué dices? ¿Vendrás?" Ella hablaba en serio.

"Claro," la rubia asintió. "Pero si lo hago, entonces tienes que venir a Mooresville."

Ambas observaron que estaban hablando de esto como si realmente pudiera suceder.

"De acuerdo, cuenta con eso," Kristin respondió sin dudarlo. "¿Y qué veré en
Mooresville?"

"Oh, solo los lugares turísticos habituales. Allí está la plaza del pueblo, la escuela
primaria donde don clases y la escuela secundaria donde da clases mi madre. Hay un
McDonald's y el restaurante de autoservicio de Brenda de Brenda Burger. Hay cuatro
semáforos, tres de ellos en la carretera 63. Está el Lago Hampton, que en realidad es más
como un estanque. Puedes comprar regalos para todos tus amigos en el Super Wal-Mart."
Cuando contó sobre su ciudad natal, el humor dejó su voz. Si no fuera por su familia allí,
Mary Kate se preguntaba si alguna vez volvería una vez que se atreviera a irse.
"Realmente soy de un pueblecito, Kris. Probablemente no haya nada que quieras ver en
Mooresville, Georgia."

"Ahí es donde te equivocas, Mary Kate," dijo, inclinándose para robar un bocado de
ugali. "Hay algo en Mooresville que me gustaría ver. O más bien, alguien."

La mujer rubia sonrió. "¿Realmente vendrías?"

"Absolutamente. Te diré qué ..." Kristin había estado buscando una manera de presionar
el tema. "¿Cuándo comienzas las clases en la escuela?"

"El 23 de Agosto."

"Está bien, y yo empiezo el día 16, lo que significa que estaré en Miami hasta alrededor
del día 10. ¿Y si vinieras a visitarme, digamos ... el primero, y te quedas por una
semana?"

XWPColección: Página y Facebook 139


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"No lo sé, Kris. Me gustaría, pero ..." Mi familia tendrá un gran ataque si huyo a Miami
dos semanas después de regresar de África. Y si las sospechas surgieran de nuevo como
lo habían sido con ella y Deb, serían difíciles de superar.

"Está bien ... solo fue una idea." Eso lo respondió. Realmente habría terminado cuando
salieran de África. ¿Por qué estoy teniendo tantos problemas para lograr que ese mensaje
penetre?

Mary Kate vio la decepción en la cara de su amiga, y la sintió dentro de ella. Quería ver a
Miami a través de los ojos emocionados de Kristin; pero más que eso, quería mostrarle a
esta mujer cómo era realmente su propia vida. No voy a poder simplemente olvidar esto,
se dio cuenta.

**********

Mary Kate se sentó cerca de su amiga sobre una amplia roca lisa que había sido
incorporada en el mobiliario del bar y la pista de baile, donde las bailarinas africanas
vestidas se movían elegantemente al ritmo del tambor. Ella estuvo tentada a veces de
ofrecer un toque amistoso, pero Kristin definitivamente se había retirado.

Cuando volvieron a su habitación esta tarde, Kristin la abrazó con fuerza. No había forma
de enmascarar la emoción para ninguna de las dos mujeres que estuvieron de pie
solemnemente en este revelador abrazo. Lo que estaba pasando entre ellas era algo más
que sexual; y si no lo aprovechaban, desaparecería para siempre cuando dejaran África.

Al principio, Mary Kate pensó que no era lo suficientemente valiente como para
perseguirlo. Ahora, dudaba de su propia resolución para resistirlo. Nadie la había hecho
sentir de esta manera. Esperaba tener razón sobre lo que Kristin estaba sintiendo.

"¿Oye, Kris?"

"¿Sí?" La mujer de ojos azules esbozó una sonrisa casual, tratando por todos los medios
poner una cara alegre. Se sentía tan desinflada por dentro.

"¿Podemos regresar a la habitación?"

"¿Estás bien?" Kristin estaba inmediatamente preocupada.

"Sí, estoy bien. Simplemente no creo que hayamos dejado las cosas entre nosotros en un
muy buen lugar. Vamos a hablar un poco más, ¿de acuerdo?"

XWPColección: Página y Facebook 140


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Sin hablar, caminaron de vuelta a su habitación, encendiendo la vela en anticipación a las


luces apagadas.

"Entonces por qué no me dices qué sucede?," Mary Kate engatusó. Sentadas juntas en la
cama, tomó la mano de Kristin entre las suyas y comenzó a acariciar suavemente la
palma. "Y no trates de decirme que no es nada."

Kristin suspiró. "Estoy teniendo un momento difícil con esto." Ella acercó la rubia cabeza
para un suave beso.

"¿Qué es?"

"Mira, realmente no ... quiero que las cosas terminen con nosotros aquí ... en África. Si
ambas trabajamos un poco, creo que podríamos tener la oportunidad de hacer algo con
esto. Sé que eso probablemente no sea lo que tenías en mente cuando comenzamos todo
esto."

"No, no lo fue."

Kristin asintió con tristeza.

"Y tampoco creo que sea lo que tenías en mente, ¿verdad?"

Esta vez, la mujer de cabello oscuro logró una pequeña sonrisa mientras negaba con la
cabeza. "En realidad no, pero nunca lo descarté. Simplemente dejé que las cosas
sucedieran mientras sucedían, y ... aquí estamos."

"Sabes que yo también siento esto, Kris. No eres solo tú."

"De alguna manera pensé eso, pero me alegra oír que lo digas." Kristin abrazó a la
pequeña rubia. "Me parece que retienes mucho de ti, como si no te permitieras sentir las
cosas como son. No me refiero a eso como ..."

La mujer rubia la interrumpió con un beso abrasador, y Kristin de repente se sintió


empujada hacia atrás sobre la cama. Para su sorpresivo deleite, el peso de Mary Kate se
asentó directamente sobre ella y dos manos le sacaban la camisa de los jeans.

"De verdad lo estoy sintiendo, Kris ... y no quiero contenerme más," la mujer rubia
murmuró, ahora tirando de la cremallera de los jeans de su amante.

Kristin rápidamente igualó con su intensidad y pronto ambas mujeres estaban


completamente desnudas, la mujer más pequeña otra vez en la parte superior. Mary Kate
no tenía idea de dónde venía esta agresividad, pero era embriagadora; sentir y escuchar la

XWPColección: Página y Facebook 141


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

respuesta de la mujer alta debajo de ella la hizo anhelar aún más. Antes de que se diera
cuenta, sus labios se habían desplazado hacia el sur hasta el ombligo de Kristin, y la mujer
más alta estaba sin aliento, sus piernas instintivamente extendidas.

Mary Kate continuó bajando, rozando sus labios a través de los oscuros rizos. Cuando su
lengua finalmente se encontró con el centro húmedo de Kristin, no pudo contenerse en
absoluto. Cada caricia trajo un gemido o un movimiento; todo sobre esto era ...
¡maravilloso! Mary Kate se contuvo en tocar el punto más sensible, sabiendo que una vez
que lo hiciera, todo terminaría demasiado pronto. Pero cuando finalmente tomó el tierno
capullo en sus labios, Kristin gritó, agarrándose violentamente a las sábanas y
sacudiéndose de lado a lado. Para la amante novata, era lo más poderoso que había visto
en su vida.

La mujer rubia se levantó rápidamente para acostarse junto a su compañera, ambas muy
conscientes del significado de lo que acababa de suceder. Era más que solo el acto de
poner su boca en el lugar más privado de Kristin; era el deseo que había sentido por este
hermoso cuerpo y por complacer a la mujer. Mary Kate nunca antes había deseado a
alguien así.

"Me has matado," Kristin gimió.

La rubia se rió entre dientes. "Creo que descubrí algo que realmente me gusta."

"¡Oh, yo también!" la mujer alta estuvo de acuerdo. "Puedes ... probar esto cuando
quieras."

"Ten cuidado con lo que pides," Mary Kate le advirtió. Esto no iba a terminar en África.
No iba a terminar pasado mañana.

Safari Día 4 - Tanganiere – Alojamiento Sopa

Mohammed tomó una ruta sinuosa desde el parque, con la esperanza de detectar algo de
interés para sus clientes en este, su último día de safari. El resto de su tiempo sería
anticlimático, lo sabía; habían visto cada una de las especies raras, aunque un guepardo,
leopardo o rinoceronte adicional sería una ventaja.

Efectivamente, esa ventaja vino en la forma de una madre guepardo, tomando el sol en
una roca mientras sus dos cachorros se revolcaban cerca. Mohammed se estacionó a
menos de 27 metros del magnífico espectáculo, y ambas mujeres usaron sus lentes zoom
para tomar tantas fotos como pudieron antes de que la familia se alejara de su vista.

XWPColección: Página y Facebook 142


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Como lo hicieron el primer día, el grupo se detuvo a almorzar en un puesto de carretera,


donde Mohammed las condujo una vez más a través de un patio hasta un pequeño bar y
cafetería. El Alojamiento Seronera había preparado un almuerzo, y Kristin compró Coca
Colas para los tres.

"Entonces dime cómo vamos a hacer esto, tú con las grandes ideas," Mary Kate comenzó
mientras se sentaban en una mesa en un rincón.

"Bueno, para empezar, creo que deberías intentar venir a Miami antes de que comiencen
las clases. ¿Puedes hacer eso?"

"Mis padres se volverán locos, pero estarán tan chiflados con lo de Bobby que
probablemente no me hablen de todos modos," Mary Kate suspiró.

"¿Les contarás sobre mí?"

La mujer rubia frunció el ceño, sabiendo que esa sería la parte más difícil. "No puedo
imaginarme que será lo primero que saldrá de mi boca, Kris. Y yo ..." Mary Kate no pudo
mirar a su amiga, "Me gustaría saber que las cosas están funcionando para nosotras antes
de hacer eso."

"Quieres estar segura de que va a ir a alguna parte," Kristin asintió con comprensión.

"Sí, supongo. Simplemente no es el tipo de cosa de la que puedes retractarte una vez que
le dices a la gente."

"Bueno, tienes razón sobre eso." La mujer de cabello oscuro podía sentir las oleadas de
aprensión. "Mira, no soy muy buena en los armarios. Si le mientes a la gente, te vas a
sentir culpable – tanto por las mentiras como por la verdad. Pero no veo ninguna razón
para decirle nada a nadie antes de que tengas un poco de confianza en ti misma ... o en
nosotras."

"¿Como crees que resultará para nosotros, Kris?"

"Creo que está en nuestras manos, Mary Kate. Si realmente nos queremos, lo que otras
personas piensen no significará nada. Pero es necesario que entiendas algo." Kristin dejó
su tenedor y se reclinó. "Mientras te contengas de contarle a la gente, lo interpretaré como
que tienes dudas. Solo podemos llegar tan lejos sin resolver eso."

Mary Kate asintió en comprensión. "Así que voy a Miami por una semana. ¿Entonces
qué?"

XWPColección: Página y Facebook 143


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Entonces, si quieres, me detendré en Mooresville durante un par de días en mi camino de


regreso a Bloomington. Nos enviamos un montón de correos electrónicos. Preparamos
esos planes por teléfono con miles de minutos. Y comenzamos a mirar nuestros
calendarios para ver qué más podemos resolver. Terminó en Navidad, y tú terminas el
próximo Junio."

"¿De verdad crees que podemos hacer esto? Eso es mucho espacio después de estar tan
cerca como hemos estado."

Insegura de cómo interpretar el obvio escepticismo de su amante, Kristin eligió una


respuesta intencionada.

"Podemos hacerlo si queremos, Mary Kate. Pero no seguirá vivo si cualquiera de nosotras
tiene demasiadas dudas."

"Kris, no puedo evitar estas dudas. Estos no son el tipo de sueños que he tenido en toda
mi vida."

"¿Quieres decir que no soñaste con enamorarte?" Ahí, estaba afuera.

La sureña se sorprendió al escuchar las palabras pronunciadas en voz alta. Pero no podía
discutirlo: enamorarse era exactamente lo que estaban haciendo. "Por supuesto que sí.
Simplemente no sabía que sería con alguien que pondría todo lo demás en mi vida al
revés." Eso era lo más cercano que admitiría lo que sentía.

"Mira, no estoy diciendo que tengamos que hacer promesas ni nada por el estilo. Pero
quiero que ambas estemos abiertas a la posibilidad de que eso pase."

¿Podría? Para si misma, Mary Kate reconoció que sí podría. Exteriormente, expresó su
mayor temor. "Lo que podría querer podría significar renunciar a mi familia, Kris. Y no
sé si soy lo suficientemente fuerte como para hacer eso."

Una vez que dio voz a sus dudas, estás tomaron una vida propia. El péndulo había
oscilado: era probable que las cosas terminaran en África después de todo.

Despedidas

El sol se deslizaba a través del pliegue en las cortinas que cubrían la puerta corredera de
cristal, arrojando una corriente de luz a través de las dos mujeres que estaban entrelazadas
en una de las dos camas dobles en la habitación de gran tamaño. El Alojamiento Sopa en

XWPColección: Página y Facebook 144


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Tanganiere era por mucho el más lujoso de todos sus alojamientos, pero como yacía en un
exuberante bosque tropical, el conocido mosquitero había regresado.

A pesar de la comodidad de su entorno, ninguna de las dos mujeres había dormido bien la
noche anterior, necesitando desesperadamente transmitir todo lo que sentían la una por la
otra en esta, su última noche juntas en África. Ambas estaban preocupadas de que fuera
de hecho, la última vez que compartirían sus cuerpos, la última vez que estarían tan cerca.

En su imaginación, Mary Kate reproducía su despedida. Si se preparaba, podría evitar las


lágrimas que estaba segura que vendrían. Habían salido sin control anoche cuando Kristin
le había hecho el amor – eso es lo que era – y le suplicaron que escuchara a su corazón.

"Sabes que tu cuerpo necesita esto, Mary Kate. Tu corazón también lo necesita. Es quien
eres. ¿No lo sientes?"

Mary Kate metió la mano debajo de la mosquitera y se estiró para apagar el despertador
antes de que sonara. Eran casi las seis a.m.; saldrían a las siete para el viaje de 90 minutos
al aeropuerto de Kilimanjaro, donde su vuelo a Johannesburgo partía a las 10 a. m.

El vuelo de Kristin a Ámsterdam no salía hasta media tarde, y tenía una escala nocturna
en el aeropuerto antes de continuar hacia Miami.

"Hola hermosa." Mary Kate empujó suavemente el pelo oscuro hacia atrás y le dio un
beso suave a la mejilla de su amante.

Instintivamente, Kristin extendió la mano para acercar a la pequeña mujer.

"Me voy a meter en la ducha. ¿Quieres dormir un poco más?"

"Nah, me levanto también." En cambio, se acurrucó más apretada y enterró su rostro


contra el pecho desnudo de Mary Kate.

"Entonces qué dice ese viejo dicho? ¿Me lavas la espalda, te lavo la tuya?"

Kristin sonrió ante el ofrecimiento de su amante. "De acuerdo."

En la ducha caliente jabonosa, las mujeres se acariciaron por última vez, compartiendo un
beso profundo que amenazaba con hacerlas llegar tarde.

Mohammed estaba esperando en el grupo junto al vestíbulo. Rápidamente, cargó las


bolsas, y los tres estaban en camino.

"¿Fue todo lo que esperabas?" Kristin preguntó. Ella no especificó qué era ‘eso’.

XWPColección: Página y Facebook 145


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Fue más, Kris. Mucho más."

**********

Las dos mujeres se desplomaron silenciosamente en la sala de embarque, la rubia cabeza


apoyada contra el hombro de la mujer más alta.

Mary Kate quería decir las palabras; quería decir que se ocuparía de esto; quería decir que
escucharía a su corazón. Su corazón le dijo que la mujer a su lado podía mover su alma de
una manera que nadie más había hecho. Pero qué significaría ceder a esto para su
futuro? ¿Cómo podía darle la espalda a todo lo que había conocido alguna vez? ¿Cómo
podría soportar decepcionar a toda esa gente?

"¿Tienes mi número de teléfono?" Kristin le preguntó por tercera vez.

"Sí."

"¿Y mi dirección de correo electrónico?"

"Sí. Y tu dirección. Y tu apartado postal en IU." Mary Kate se enderezó y miró los
dudosos ojos azules.

El intercomunicador anunció su vuelo para Johannesburgo.

"Tienes que irte," Kristin dijo simplemente.

Mary Kate asintió y se levantó, tirando de la mujer alta para que se pusiera de pie
también. Cayeron en un largo abrazo, rompiéndolo finalmente cuando el vuelo fue
anunciado nuevamente.

Kristin respiró profundamente en un intento de sofocar las lágrimas que sentía. Ella no
quería llorar más. Anoche había sentido el cambio sutil en el comportamiento de su
amante que le indicaba adiós. Mary Kate probablemente ya había hecho su elección; y
ella no se arrepentía de su tiempo juntas.

"Pase lo que pase, Mary Kate ... te amo. No olvides eso."

Mary Kate plantó un pequeño beso en los labios de Kristin. "Yo también te amo," susurró.

XWPColección: Página y Facebook 146


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

**********

A diferencia de cómo había reaccionado en su vuelo de llegada, Mary Kate apenas notó el
viaje accidentado cuando el A-300 escaló a través de la capa de nubes. Sus pensamientos
estaban en Kristin Addison. El último par de días, especialmente anoche, había dejado a
Mary Kate ansiosa e inquieta. No importa qué escenario intentara en su cabeza, nada se
sentía bien.

La majestuosa vista del Monte Kilimanjaro apareció a la vista cuando el avión emergió en
el cielo azul claro. Elevándose por encima de las nubes, la visión nuevamente atrajo
jadeos de los pasajeros a su alrededor. Como lo había sido la primera vez que vio la
montaña debajo de su avión, Mary Kate quedó impresionada. Pero esta vez, no estaba
intimidada. Esta vez, poseía esa cumbre.

Era irónico, pensó, que apenas hubiera pensado en la cumbre desde que salió del parque
en Mweka Gate. De hecho, desde ese momento, parecía que Kristin había robado la
mayor parte de su atención. Ciertamente era peculiar que algo que había sido tan
importante – tan esencial – para su sentido de si misma se hubiera alejado tanto de su
conciencia. En sus dos semanas en África, había conquistado la cumbre ... y sin importar
lo que sucediera después, no era lo que más recordaría de su viaje.

Aún así, el recuerdo de estar parada en esa cumbre hace solo seis días era profundamente
satisfactorio.

Su determinación y los meses de preparación habían valido la pena ... incluso si a nadie le
importaba excepto a ella. Cerrando los ojos, se concentró en los detalles de su viaje. El
desayuno justo antes de partir, cuando conoció a Kristin Addison. El largo viaje en
autobús a la entrada, y la caminata a través de la selva. Su primera noche en el
campamento ...

**********

Poco después de que saliera del vuelo de Air Tanzania, Kristin fue recibida por caras
familiares. Resultó que los cinco compañeros de escalada, Trevor, Leah, Kendra, Ann y
Tammy, estaban en el vuelo a Ámsterdam. A partir de ahí, se dispersarían, pero por el
momento era agradable tener una distracción de la sensación de vacío de ver a Mary Kate
irse.

"¿Entonces tu y Kate se divirtieron?" Ann se dejó caer junto a Kristin mientras los otros
dejaban sus mochilas y salían en busca de los baños.

XWPColección: Página y Facebook 147


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, lo hicimos. ¿Y tú?"

"En general estuvo bien. Tammy tuvo intoxicación por los alimentos la segunda noche,
por lo que se perdió un día de safari. Pero vimos mucho."

"Intoxicación por los alimentos," la mujer alta se rió. "Sabes, teniendo en cuenta las
probabilidades, es increíble que ella fuera la única."

"Sí, pero quién sabe qué parásitos llevaremos a casa? Dentro de tres semanas,
probablemente todos estaremos hospitalizados."

"Oh, es el día de Larium," Kristin recordó en voz alta, buscando en su mochila sus
pastillas y una botella de agua.

"Entonces, ¿tú y Kate ... mantendrán el contacto?" Ann parecía pensar que sabía algo.

"Eso espero," Kristin respondió simplemente, sin revelar nada.

"Trevor y Leah pensaron que ustedes dos hacían una bonita pareja."

"¿Disculpa?" ¿Cómo sabían algo Trevor y Leah?

"¿Tú y Kate? ¿Estoy completamente equivocada?"

Kristin se debatió momentáneamente de desviar la pregunta, o responder con una rotunda


mentira.

En cambio, su curiosidad obtuvo lo mejor de ella. "¿Cómo lo sabían?"

"¿Estás bromeando? ¡Las chispas salieron volando de las dos ese primer día en el
desayuno!"

"¡De ninguna manera!"

"¡Oh, sí! ¡Fue lindo!"

La mujer de cabello oscuro se cubrió la cara muy roja en sus manos. "¡Caramba!"

"De verdad, ustedes parecían apropiadas la una para la otra."

"¿Todos lo saben?"

XWPColección: Página y Facebook 148


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno, Tammy no, pero después de que hablamos sobre ello en la cena de la otra noche,
diría que lo sabe ahora."

"Tanto para la privacidad," Kristin gimió.

"Mira, no puedes pasar ocho días tan cerca como todos nosotros y no notar cosas así.
Ahora que está a la vista ... ¿cómo es que estás tan deprimida?"

Kristin suspiró. Ella era un libro abierto. "Porque no creo que Kate pueda hacer esto. Su
familia tiene otras cosas en mente."

Ann asintió en comprensión. "Mi hijo mayor tuvo muchos problemas para salir del
armario porque estaba preocupado de que ya no lo amaramos."

"¿Tu hijo es gay?"

"Sí. Durante toda la escuela secundaria, seguí esperando que se interesara por las chicas.
Nunca sucedió."

"¿Estás de acuerdo con eso?"

"Por supuesto. El día en que Jason finalmente se sentó y habló con nosotros fue el primer
día que no tuvo secretos. Fue entonces cuando el resto de nosotros finalmente tuvo la
oportunidad de saber quién era él en realidad. Él ya no tenía miedo de hablar con
nosotros, se interesó en todos los demás porque de repente, estábamos interesados en
él." Ann orgullosamente sacó sus fotos para mostrar a sus tres hijos. "¿Alguna posibilidad
de que Kate le diga a su familia?"

"No lo sé. Ella dice que ya tienen planeada su vida."

"Los padres no pueden evitar eso. Pero se adaptarán." Uno a uno, los otros se unieron a
ellas en la sala de embarque. "Espero que las cosas funcionen, Kristin."

"Gracias. Ojalá pudieras estar hablando con ella en vez de conmigo."

**********

El vuelo desde Johannesburgo estaba mucho menos concurrido que el de Atlanta, y Mary
Kate estaba encantada de ver que el asiento contiguo al de ella estaba desocupado. Estaba
junto a la ventana esta vez, donde solo había dos asientos, lo que significaba que no solo
podría estirarse un poco, sino que también tendría privacidad.

XWPColección: Página y Facebook 149


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

Entrando y saliendo del sueño, Mary Kate notó no sin un poco de ironía que su cabeza
estaba llena de pensamientos con Bobby Britton, tal como había estado en el camino.

Pero las cosas eran diferentes ahora. Ella estaba en una encrucijada en su vida y era hora
de elegir qué tipo de vida quería.

Kristin Addison la amaba. Ella amaba a Kristin.

Bobby Britton también la amaba y le había pedido que se casara con él. Ella amaba a
Bobby, o al menos eso parecía. Pero si hubiera sentido tan fuerte por él como lo hizo por
Kristin, nunca tendría este debate.

Kristin había despertado su cuerpo; Kristin le había enseñado cosas sobre ella que Bobby
nunca hubiera sabido. Pero ahora que sabía esas cosas, ¿no podría enseñarle a su marido a
obtener la misma respuesta?

Un futuro con Kristin era incierto. Una vez que intentaran engranar su vida cotidiana, lo
que tenían podría no funcionar. Se conectaron emocionalmente de una manera que Mary
Kate nunca supo posible; pero cuánto podrían construir de forma realista sobre eso sin el
apoyo de su familia?

Bobby ya era considerado parte de su familia. Venía para la cena de Acción de Gracias y
para la mañana de Navidad. Su vida cotidiana ya estaba entrelazada. Tendrían hijos; sus
hijos jugarían con los hijos de Carol Lee; las mujeres se sentarían en la cocina y los
hombres verían el fútbol.

Bobby sería el director un día cuando Warner Hughes se retirara. Él sería un buen hombre
de familia; un buen proveedor; un excelente padre. Su familia estaría muy feliz por ella; y
por ellos, porque todo hubiera funcionado perfectamente.

Encrucijada.

Me voy a casar con Bobby Britton.

**********

Cyn y Andrea me patearán el trasero ...

Todo el propósito de ir en este viaje fue para aliviar un poco el estrés en su vida. Cuando
volviera a IU, Kristin estaría más tensa que un tambor; y era dudoso que quisiera tener

XWPColección: Página y Facebook 150


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

algo que ver con sus amigas. La presionarían para responder preguntas y explicar cosas
que ella misma no entendía.

No era que se hubiera ido y roto la regla cardinal de la lesbiana yendo tras una mujer
heterosexual. Mary Kate no era heterosexual, incluso si creía que quería serlo. No, Mary
Kate se sentía exactamente de la misma manera que ella, pero no se iba a permitir a sí
misma tener una vida así.

Y Kristin no estaba en posición de presionar a la mujer. Cuando amas a alguien, quieres


para ellos lo que quieren para sí mismos.

La mujer alta levantó su pierna y se recostó. Se sentía un poco culpable por el hecho de
que estaba en clase ejecutiva mientras que sus amigos estaban en la parte trasera,
apretujados en pequeños asientos. Con suerte, estarían comiendo bien.

En casa

Mary Kate regresó a su asiento, se había lavado la cara y cepillado los dientes antes de
llegar al aeropuerto internacional Hartsfield de Atlanta. Habían cruzado el país hace
media hora, comenzando su descenso poco después.

Bobby la estaría esperando.

"Voy a hacer esto," dijo en voz alta para sí misma. Voy a decirle que sí, y planearemos
una boda en Diciembre para cuando terminemos la escuela. Cuando volvamos de las
vacaciones, seré Mary Kate Britton.

**********

¿Qué será? ¿Una llamada telefónica? ¿Una tarjeta? ¿Un correo electrónico?

Kristin sacó la pantalla de video personal del brazo de su asiento y activó el sistema de
posicionamiento global del avión. Ellos estaban sobre Islandia; aterrizarían en Miami en
siete horas. Si el avión de Mary Kate llegaba a tiempo, ella estaba aterrizando ahora
mismo.

¿Alguna vez la veré de nuevo?

XWPColección: Página y Facebook 151


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

**********

Mary Kate hizo girar su carrito por la salida marcada como ‘Nada que declarar’ y entregó
su formulario al agente de aduanas. Ella había gastado menos de $200 en regalos y no
llevaba ninguno de los alimentos, animales o plantas prohibidos. El pasillo serpenteó
como si fuera un laberinto, y finalmente pasó a dos guardias de seguridad que se
aseguraron de que nadie entrara por la salida.

Bobby estaba esperando, sonriendo ampliamente cuando vio a su novia. Él estaba


genuinamente emocionado de tenerla de vuelta.

Me voy a casar con él, reiteró Mary Kate. Descartó su falta de emoción como
nervios; una vez que tuvieran la oportunidad de hablar sobre eso, ella se sentiría más
tranquila. Y feliz; se sentiría feliz.

"¡Mary Kate!" Bobby la envolvió en un fuerte abrazo, que ella devolvió con igual
fervor. "Estoy tan feliz de que hayas vuelto. Te he echado de menos."

Mary Kate no había previsto su beso, y automáticamente giró su rostro en el último


momento. Por primera vez, se le ocurrió que había sido infiel.

"Te extrañé también, Bobby." Cuando salió de sus labios, se sintió como una mentira ...
porque así era.

Bobby recogió las dos bolsas de lona y se giró. "Llegué muy temprano y conseguí un
lugar de estacionamiento junto al elevador para no tener que caminar mucho." Todo
negocios ahora, él se dirigió hacia el elevador. "Todos estarán muy contentos de verte."

"Estaré contenta de verlos también," admitió. Especialmente quería sentarse con su abuela
y contarle sobre la magnificencia de la montaña.

Bobby arrojó las bolsas en la cajuela mientras ella se metía en el asiento del pasajero.

"Entonces, estás ... satisfecha con la forma en que todo salió?" Fue cuidadoso esta vez
para no hacer ninguna referencia a ‘sacarlo de tu sistema’. ¡Chico, ella se había enojado
cuando dijo eso!

"¡Fue fabuloso! Fue una sensación increíble, estar parada allí en la cima. Es muy diferente
cuando miras esa montaña durante siete días, acercándote, preguntándote y preocupándote
todo el tiempo si tienes lo que se necesita para alcanzar la cumbre."

"Bueno, para eso fuiste. ¿Viste leones y esas cosas?"

XWPColección: Página y Facebook 152


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¡Chico, lo hicimos sin duda! Apuesto a que vi a 20 o 30 de ellos, simplemente afuera en


su hábitat. Pero lo más increíble fue ..."

"Tuvimos un pequeño incidente con animales salvajes también," Bobby se rió entre
dientes al recordar la historia. "La Patrulla Estatal llamó a la escuela y le dijo a Warner
que su valla se había caído, y él tenía tres toros corriendo por la autopista 63. Así que él y
yo subimos a su camioneta y fuimos allí. Deberías habernos visto, Mary. Kate, agitando
los brazos para que esos toros regresen al pasto. Fue un espectáculo, te digo."

Apuesto a que no se compara con una guepardo madre con sus cachorros, Bobby. Estaba
claro que él no estaba tan interesado en su viaje. Mary Kate miró al hombre que estaba a
su lado. Era lo que la mayoría llamaría un joven apuesto: altura y peso promedio, cabello
corto y castaño, ojos marrones y un hoyuelo del que las secretarias de la escuela se
burlaban. Todas las secretarias se preocupaban por él porque no tenía esposa para hacer
eso; a todos los profesores les gustaba porque era profesional y de temperamento
equilibrado; y los niños lo adoraban porque era justo y sabía cuándo pasarlo bien. Él tenía
mucho para ofrecer.

Bobby condujo por el estacionamiento, bajando varios niveles hasta que se metió en la
larga fila para pagar. "Siempre logro elegir la fila que se mueve más lentamente," se
quejó. Estaban atascados en medio del garaje.

"Entonces qué dijeron mamá y papá cuando les dijiste que había llegado a la cima?"

Bobby guardó silencio por un momento, tratando de recordar esa parte de la


conversación. "Sabes, no estoy seguro de haberles contado esa parte. Lo único que nos
importaba a todos era que estuvieras bajando de esa montaña y que estabas bien. Eso era
lo importante. Sabes," buscó a tientas en la guantera para su teléfono celular, "deberías
llamar y decirles que tu avión llegó bien."

"¿Ni siquiera les dijiste que llegué a la cima?"

"Puedes decírselos, Mary Kate. Les gustará escuchar eso de ti."

Bobby simplemente no lo entendía. Era un buen tipo, pero nunca lo conseguiría.

Ahora abrumada por el horror de la idea de casarse con Bobby, Mary Kate tuvo la
repentina necesidad de salir del auto. Quería dejar a Bobby aquí en el garaje y volver
corriendo al aeropuerto. Quería subir al próximo avión para Miami y estar allí para
reunirse con la mujer que amaba cuando saliera de la aduana.

Atreverse a hacer algo tan audaz, Mary Kate se inquietó tanto por liberar el cinturón de
seguridad como por la manija de la puerta.

XWPColección: Página y Facebook 153


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¡Finalmente!" Bobby exclamó cuando el cuello de botella se rompió y adelantó el


automóvil.

En el momento ahora pasado, la mujer rubia soltó el asiento y se inclinó hacia atrás.

"Si no te importa, voy a cerrar los ojos. No dormí mucho en el avión."

"Adelante, Mary Kate. Te despertaré cuando lleguemos a Mooresville. Ah, antes de que
se me olvide ... me adelanté y conseguí una habitación por una semana en el Days Inn en
Myrtle Beach a partir del próximo Sábado. No está en el océano, pero siempre podemos
conducir todos los días." Ellos eran los siguientes en la fila para el asistente.

Lo siento, Bobby. La próxima semana, probablemente aún esté en Miami.

Antes de tener una idea de lo que estaba sucediendo, Mary Kate abrió la puerta, haciendo
que la molesta campanilla sonara en advertencia. "Abre la cajuela. Tengo que sacar algo."

El joven hizo lo que le pidió, sorprendido de ver a su novia levantando la mochila verde
sobre su hombro.

"Escucha, Bobby. Gracias por venir a buscarme, pero todavía no vuelvo a casa."

"¡Mary Kate!"

"Mira, volveré en unos días. Vete a Myrtle Beach sin mí, o lleva a tu hermano o algo así.
Te lo prometo, iré a hablarte contigo tan pronto como llegue a casa." Ella no podía decir
más. No importaba lo que hiciera, no iría a casa ahora mismo con Bobby Britton.

Imprudentemente, Mary Kate se abrió paso entre los autos que estaban apilados en la
cabina de peaje, cruzando un flujo de tráfico en sentido contrario para volver a entrar en
la terminal. Hartsfield estaba predominada por Delta Airlines, y la fila serpenteante para
revisar bolsas o comprar boletos tenía cientos de pasajeros.

"Disculpe," se acercó a un empleado del aeropuerto merodeando, "¿Delta es la única


forma de llegar a Miami?"

"Naw, creo que AirTran va a Miami." El ayudante uniformado señaló hacia el


vestíbulo. "Son más baratos que Delta. Mucha gente escoge esa alternativa."

Mary Kate sacó un par de dólares para propina y se abrió paso entre la multitud de
pasajeros de Delta, ansiosa por salir de la multitud. Bobby seguramente estacionaría de
nuevo y vendría a buscarla.

XWPColección: Página y Facebook 154


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La placa de AirTran mostraba un vuelo que salía hacia Miami en 90 minutos, y otro dos
horas más tarde. Si pudiera conseguir un asiento en el más próximo, llegaría allí al cuarto
para la una. Kristin llegaría a las 2:30.

Mirando por encima del hombro constantemente por el hombre confundido – y


probablemente a esta hora enojado – que había dejado en el estacionamiento, Mary Kate
se abrió paso hasta el frente de la fila. Por $204, ella tenía un asiento garantizado en el
segundo vuelo; o podría ir en espera en el primero. De cualquier manera, su mochila
estaría en un vuelo más temprano.

A pesar de su creciente ansiedad sobre lo que estaba haciendo, Mary Kate finalmente se
relajó cuando pasó la seguridad. Bobby no podría llegar tan lejos sin un boleto.

**********

¿Qué haría falta? ¿Qué debería pasar para que veas que esto es lo correcto?

En su mente, Kristin estaba poniendo las cosas claras primero con su amante, luego con
ella misma.

¿Se supone que debo dar un paso atrás y pretender que se acabó? ¿Ella realmente
entiende que no fue casual para mí?

Dos horas, seis minutos. El sistema de posicionamiento global los tenía sobre Carolina del
Norte.

De la nada, se le ocurrió a Kristin que un auto de alquiler equipado con un GPS podría
llevarla hasta la puerta de Mary Kate ... donde podría presentar su caso una vez más.

**********

"Hola, Deb?" Mary Kate había comprado una tarjeta telefónica que le daría cien minutos
por diez dólares. Había subido al primer vuelo y había llegado con tiempo suficiente para
encontrarse con el vuelo de Kristin desde Ámsterdam. "Soy yo, Mary Kate. He perdido la
cabeza."

"¿Estás en tu casa?" su amiga preguntó emocionada.

"Estoy en Miami. Deb, escúchame. Eres la única en la tierra con quien puedo hablar."

XWPColección: Página y Facebook 155


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Estás con Kristin?"

"¿Cómo ... cómo lo sabes? Quiero decir no, ella todavía no ha llegado, pero cómo lo
sabes?"

"Me contaste de ella en tu correo electrónico, que vivía en Miami. Pensé que esa era la
razón por la que estabas allí."

Por supuesto. "Sí, ella es la razón por la que estoy aquí. Deb, todo se va a desatar cuando
Bobby regrese a Mooresville sin mí. Probablemente vayas a recibir una llamada."

"Bien. ¿Sé algo o no?"

"La mejor pregunta es quieres saber algo o quieres ser capaz de alegar ignorancia?" Mary
Kate finalmente estaba comenzando a relajarse. Hablar con su mejor amiga la centraba.

"Oye, solo prométeme que todavía estás rompiendo con Bobby Britton. Eso es todo lo
que realmente necesito saber," su amiga bromeó.

"Oh, sí, yo diría que definitivamente hemos roto bien. Pero esa no es la gran noticia,
Deb." Mary Kate se preparó para revelar su secreto.

"Así que supongo que la gran noticia es Kristin, ¿eh?"

"¿Cómo lo supiste, Deb? Sí, la gran noticia es Kristin. La gran noticia es que fui hasta
África para descubrir que estoy ... estoy atraída por las mujeres. Por una mujer Pero cómo
lo supiste?”

"Dame un poco de crédito, Mary Kate. Antes que nada, me llamaste desde Miami.
Segundo, durante los últimos seis meses, de lo único que podías hablar era de llegar a la
cima de esa montaña. Pero cuando finalmente lo hiciste, me enviaste una nota que trataba
más sobre una chica que conociste, incluso hasta su llavero. Y tercero, has sido mi mejor
amiga desde que tenía siete años, y la mitad de ese tiempo, he estado enamorada de ti. Te
conozco casi tan bien como te conoces a ti misma. Pero acepté quién eras mucho antes
que tú lo hicieras."

La mujer rubia se dejó caer en la cabina y suspiró. "Sabes, si me hubieras dicho todo esto,
podrías haberme ahorrado muchos problemas."

"No, tienes que resolver estas cosas por ti misma. Esa es la regla." Deb se rió, contenta de
que su amiga finalmente hubiera reconocido esto para poder hablar abiertamente al
respecto. "Entonces Kristin debe ser muy especial."

XWPColección: Página y Facebook 156


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Lo es, Deb. Ella es ... hermosa, y es amable. Creo que tenemos una oportunidad, si no lo
arruino."

"Guau, entonces es en serio."

"Podría ser. Creo que necesitamos pasar mucho más tiempo juntas para estar seguras, y
ella está en la escuela en Indiana hasta Diciembre. Además, tengo un contrato hasta el
próximo verano, así que no es como si no tuviéramos tiempo para averiguarlo."

"Estoy muy feliz por ti, Mary Kate."

Las mujeres esperaron para continuar su conversación mientras el anuncio de información


general sobre mantener el equipaje bajo vigilancia se reproducía ruidosamente en el
fondo.

"¿Entonces qué hago ahora?" Mary Kate preguntó.

"¿Qué quieres hacer?"

"¡Quiero huir de casa!"

"No hay nada de malo en eso," Deb la calmó. "Pero tarde o temprano, tendrás que volver
a Mooresville y afrontar las consecuencias."

"Dios, Deb ... ¡mis padres van a morir!"

"No estés tan segura de eso, Mary Kate. Escucha, creo que deberías llamar a tu madre y
decirle dónde estás."

"Ni hablar. Bobby probablemente ya esté allí, y todos le están dando palmaditas en el
hombro al pobre muchacho, hablando de mí y de mis locas ideas."

"Lo dudo, Mary Kate. Probablemente esté allí, y probablemente todos estén preocupados,
pero no creo que todos te estén atacando como tú crees."

"No los conoces como yo, Deb. Esto los va a matar."

"Mira, le prometí a tu madre que no diría nada, pero dadas las circunstancias, no creo que
a ella le importe," Deb comenzó, con inquietud. Su amiga necesitaba escuchar lo que
tenía que decir. "En realidad, le prometí que no diría nada si seguías adelante y te casabas
con Bobby."

"¿De qué estás hablando?"

XWPColección: Página y Facebook 157


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

La respuesta de Deb fue ahogada por un mensaje por el altavoz del aeropuerto.

"Dilo otra vez," la rubia imploró, sin creer lo que había escuchado.

"Dije que tu madre me llamó la Navidad pasada y me preguntó si eras gay."

Mary Kate sintió como si acabara de recibir un puñetazo en el estómago. "¿Mi madre ...?
¿Qué dijiste, Deb?"

"Quería saber si era por eso que rechazaste el anillo de Bobby. Le dije que honestamente
no lo sabía. Pero también le dije que no creía que estuvieras enamorada de Bobby y que
tenías miedo de cometer un error."

"¿Qué dijo ella?"

"Básicamente, dijo que si no estabas enamorada de él, esperaba que no te casaras con él
de todos modos."

"¿Y qué dijo sobre la parte gay?"

"Nada realmente. Dijo que odiaba ponerme en esa posición haciendo esa pregunta, pero
dijo que pensó que si fuera cierto, tú no se los dirías."

"¡Bueno, tenía razón sobre eso!"

"Mary Kate, escucha, no creo que debas mantenerte alejada de ellos, de tu madre al
menos. Sonaba ... no sé, algo decepcionada cuando dijo que no creía que alguna vez les
dijeras."

"¿De verdad crees que debería llamar a mi madre?"

"Sí. Al menos deberías hacerles saber dónde estás. Y tal vez deberías decirle que
conociste a alguien y dejarlo así."

"¿De verdad lo crees?"

"Sí. No puedo imaginar tener que guardar un secreto como ese de las personas que me
aman. Decirle a mi madre y decírtelo realmente me quitó un peso de encima, Mary Kate.
No estoy diciendo que vaya a ser miel sobre hojuelas, pero con el tiempo, creo que todos
cambiaran de opinión."

Otro anuncio – esta vez un mensaje en español – silenció a las dos mujeres por un
momento.

XWPColección: Página y Facebook 158


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"Deb, eres la mejor amiga que una persona podría tener."

"No, esa serías tú."

"No, serías tú."

"No, tú."

"Mira, tengo que irme. El tablero dice que su avión está cerca. Deséame suerte."

"La tienes."

"¡Oh, casi lo olvido! ¿Vendrás a buscarme al aeropuerto cada vez que decida volver a
casa?"

"Por supuesto. Te amo, Mary Kate."

"Yo también te amo. ¿Y Deb?"

"¿Sí?"

"Eres la mejor amiga que una persona podría tener." Y colgó rápidamente.

**********

Kristin se movió fácilmente a través del control de pasaportes y la aduana, su mente


corriendo hacia lo que había planeado. Lo primero era llegar a casa y ducharse; lanzar las
dos bolsas de lona sucias; y volver a empacar un equipaje de mano. Haría una reservación
de avión por teléfono. Si salía de allí a las siete esta noche, podría estar en casa de Mary
Kate a las once.

¿Y qué pasa si tenía compañía? ¿O qué pasa si ella no está allí porque está pasando la
noche con Bobby? Pero nunca se quedan toda la noche, recordó. Esperaré toda la noche
si yo ... Kristin miró dos veces, sorprendida por lo mucho que esa mujer se parecía ...

"¿Llegué muy pronto?"

Kristin dejó caer sus bolsas y abrió los brazos para recibir a la sonriente paquete
rubia. "¡No puedo creer que estés aquí!" La falta de sueño era una condición cruel, pero si
esto realmente no estaba pasando, alguien iba a tener que morir.

XWPColección: Página y Facebook 159


KG MacGregor – Vale la pena cada paso Traducción – Martha Lo 2018

"¿Está bien?"

"¿Estás bromeando? Está más que bien." La mujer alta aún no había abandonado su
agarre.

"Kris, casi cometí un gran error," Mary Kate confesó.

"Pero no lo hiciste. Además, te habría convencido para que no lo hicieras," Kristin declaró
enfáticamente, plantando besos por toda la cabeza rubia.

Mary Kate finalmente soltó su agarre y retrocedió, encantada de ver los sonrientes ojos
azules. "Esto no será fácil, ¿lo sabes?"

"Muchas de las cosas fáciles simplemente no valen la pena. Si hubiéramos querido


hacerlo fácil, no creo que ninguna de nosotras hubiera elegido escalar una montaña como
vacaciones de verano."

"Supongo que tienes razón sobre eso. Pero sabes, cuando me fui de Atlanta hace dos
semanas, pensé que estaba preparada para cualquier cosa."

Kristin se rió y acercó a su amante de nuevo. "Solo puedes prepararte para muchas cosas,
Mary Kate. El resto de la vida es acerca de cómo manejas las sorpresas."

FIN

XWPColección: Página y Facebook 160