Vous êtes sur la page 1sur 4

Relleno sanitario Doña Juana, Colombia

Localización

País: Colombia

Región: Andina

Departamento: Cundinamarca

Ciudad: Bogotá

Problemática:
Conflictos de adquisición de tierras Rellenos sanitarios, tratamiento de residuos tóxicos, vertederos
no controlados y Conflictos de desarrollo urbano.

Descripción

El relleno Sanitario Doña Juana, ubicado al sur de Bogotá, fue inaugurado el 1 de noviembre de 1988
con el propósito de acopiar la totalidad de las basuras de la ciudad, las cuales han venido creciendo
progresivamente con el paso del tiempo, en un área de 452 hectáreas. No obstante, desde antes de
su instalación y una vez puesto en operación, el relleno ha representado un problema para la
población aledaña, toda vez que desplazó los usos del suelo que venían desarrollando los
campesinos de manera continua, tales como las actividades agropecuarias y ganaderas. En el
mismo sentido, una vez entró en funcionamiento, se produjo, el 27 de septiembre de 1997, una
explosión por acumulación de gases y lixiviados, que desencadenó un deslizamiento de desechos
(orgánicos, químicos e industriales), del que se derivaron emergencias ambiental y sanitaria, dada
la contaminación del río Tunjuelo, los fuertes olores emitidos, la proliferación de plagas y la alta
exposición a residuos tóxicos. A lo expuesto, se suma la posibilidad de ampliar el relleno sanitaria,
que se contrapone con los intereses de la población residente de la zona. Un estudio del Grupo de
Epidemeologia y Salud Poblacional de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle,
encontró importantes factores de riesgo para la población vecina asociados al relleno sanitario en el
aire, el agua y en el acceso de la población a las basuras.

Instituciones gubernamentales

Adscrita a la Alcaldía de Bogotá., Secretaria Distrital de Hábitat, Veeduría Distrital de Bogotá,


Procuraduría General de la Nación, Consejo de Estado., Corporación Autónoma Regional de
Cundinamarca, Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos.

Instituciones de otra índole

Centro de Gerenciamiento de Residuos Dona Juana S.A. de Brasil

Proactiva Dona Juana S.A. de España

Impacto Ambiental

Visible: contaminación o agotamiento de las aguas subterráneas, perturbación a gran escala de los
sistemas hidráulicos y geológicos, conectividad ecológica / hidrológica reducida, contaminación del
aire, pérdida de biodiversidad (vida silvestre, diversidad biológica), incendios, pérdida de
degradación paisajística / estética, contaminación del suelo, erosión del suelo , Desbordamiento de
desechos, Contaminación de aguas superficiales / Disminución de la calidad del agua (físico-
química, biológica).

Potencial: Desertificación / Sequía, Inundaciones (ríos, costeros, flujo de lodo), Inseguridad


alimentaria (daños a los cultivos), Contaminación genética, Calentamiento global, Contaminación
acústica, Deforestación y pérdida de cobertura vegetal, Derrames de residuos de minas.

Impacto Socioeconómico

Visible: aumento de la corrupción / cooptación de diferentes actores, desplazamiento, falta de


seguridad laboral, ausentismo laboral, despidos, desempleo, pérdida de medios de vida, pérdida de
conocimientos / prácticas / culturas tradicionales, desposesión de tierras, pérdida de paisaje / sentido
del lugar.

Potencial: aumento de la violencia y el crimen, militarización y aumento de la presencia policial,


problemas sociales (alcoholismo, prostitución, etc.), violaciones de los derechos humanos.

Floricultura en la Sabana de Bogotá, Colombia


Localización
País: Colombia
Región: Andina
Departamento: Cundinamarca
Ciudad: Bogotá
Problemática:
Biomasa y conflictos de tierras (bosques, agricultura, pesca y gestión ganadera), derechos
de acceso al agua. Producción intensiva de alimentos (monocultivo y ganadería).
Agrotóxicos y otros.

Descripción:

La Sabana de Bogotá se ha convertido desde hace más de 40 años en la cuna de la


floricultura en Colombia (con un 85% de las 7.500 ha cultivadas a nivel nacional) debido a
sus ventajas climáticas, dotación del recurso agua, mano de obra abundante y barata
(especialmente mujeres), además de la proximidad al aeropuerto Internacional El Dorado
de Bogotá.
La industria de la floricultura es un sector importante de la economía colombiana, debido a
que es el segundo productor de flores del mundo y sus exportaciones alcanzaron en el 2012
US$ 1.054 millones aportando el 6,3% del PIB agropecuario nacional y produciendo
alrededor de 95.000 empleos directos y otros 85.000 indirectos (si pertenecen directamente
a la actividad floricultora o si desarrollan otras actividades como el transporte).
Sin embargo, a esta agroindustria no se le han descontado los pasivos ambientales y
sociales que ha dejado desde los años 70, una extracción de recursos ecológicamente
desigual en la cual existen conflictos por el uso y transformación de la tierra, derechos del
uso del agua que se debaten entre la actividad productiva y el consumo humano,
contaminación del agua por el uso persistente de plaguicidas que, además de contaminar
las pocas fuentes de agua superficial existentes, contaminan los terrenos originando
enfermedades por exposición o contacto con estas sustancias. Por otra parte, el crecimiento
del sector siempre ha estado ligado al deterioro progresivo de las condiciones laborales,
denunciadas como precarias desde los años 80, y debido a que no se ha podido consolidar
una organización sindical fuerte no ha sido posible obtener avances importantes en la lucha
por transformar las realidades de los trabajadores quienes poseen bajos salarios,
inestabilidad laboral, tratos indignos, jornadas extenuantes, sobrecarga laboral y deterioro
de sus condiciones físicas debido a enfermedades profesionales.
Los conflictos relacionados con el agua están relacionados con dos aspectos centrales, el
primero con la captación de aguas subterráneas que limita la disponibilidad de este recurso
de los municipios cercanos a los cultivos y el asociado a la contaminación de las mismas
fuentes hídricas por el uso intensivo de pesticidas y agroquímicos para el cultivo. En el
primer caso, INGEOMINAS realizó un balance hídrico de los acuíferos de la Sabana de
Bogotá encontrando que su oferta, caracterizada por ser un recurso casi no renovable pues
corresponde su formación a las eras cuaternaria y terciaria, alcanzaba una reserva
disponible de 830 millones de m3, estimándose una recarga anual en 950.000 m3; por su
parte el consumo de agua del sector florícola alcanza los 54.8 millones de m3 por año, lo
cual nos muestra una gran presión sobre las reservas hídricas.
Por otro lado, para consumo humano se calcula un consumo de 10.7 millones de m3 al año
para Madrid, Funza y Subachoque.
Ambas dinámicas de consumo son crecientes, flores y hogares, lo cual ha llevado a que el
volumen consumido sea superior a la oferta hídrica total y a la capacidad de recarga de los
pozos, con lo cual sus niveles estáticos son cada vez más bajos. Esta situación ha generado
permanentes conflictos con las administraciones municipales. Por su parte los impactos
ambientales por la salud de los trabajadores de las flores están directamente relacionados
con el uso de plaguicidas y abonos químicos, además por las posturas ergonómicas
requeridas para dicha labor.

Instituciones Gubernamentales
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Banco Agrario, Ministerio de Agricultura, Alcaldías
de los 28 municipios productos de la Sabana de Bogotá, Instituto Colombiano Agropecuario
(ICA).

Organizaciones de justicia ambiental y otros partidarios.

Unión Nacional de Trabajadores de las Flores (Untraflores), Federación Nacional de


Trabajadores del Agro (Fensuagro), Corporación Cactus, CENSAT Agua Viva-COLOMBIA,
Corporación para la Defensa de los Derechos Laborales y de la Mujer Trabajadora,
Corpolabor, Ceniflores, Instituto de Estudios Ambientales (IDEA), Universidad Nacional de
Colombia.

Impacto Ambiental
Visible: pérdida de paisaje / degradación estética, contaminación del suelo, erosión del
suelo, contaminación de las aguas superficiales / disminución de la calidad del agua
(fisicoquímica, biológica), contaminación o agotamiento de las aguas subterráneas,
perturbación a gran escala de los sistemas hidroeléctricos y geológicos.

Potencial: contaminación del aire, desertificación / sequía, incendios, inseguridad


alimentaria (daños a los cultivos), conectividad ecológica / hidrológica reducida.

Impactos en la Salud

Visible: exposición a riesgos complejos desconocidos o inciertos (radiación, etc.),


problemas mentales que incluyen estrés, depresión y suicidio, enfermedades y accidentes
de trabajo, otras enfermedades relacionadas con el medio ambiente.

Potencial: Muertes.

Impacto Socioeconómico

Potencial: impactos específicos en las mujeres, falta de seguridad laboral, absentismo


laboral, despidos, desempleo.