Vous êtes sur la page 1sur 8

C ULTURA SUECA

PUBLICADO POR EL INSTITUTO SUECO ● JUNIO DEL 2004 ● DI 111 C

SARA DANIELSSON
El “ Trilobite” de Electrolux, aspirador automático, diseño de Inese Ljunggren, Cuenco de cerámica con patas finas, Mari E. Göransson, año 2002.
obtuvo en el 2002 el diploma de “Utmärkt Svensk Form”.

Diseño sueco
l despertar nacional en el campo de la cultura en general y las fuertes corrientes
E artísticas a finales del siglo XIX, durante el cambio de siglo y a comienzos del siglo
XX, sentaron las bases del actual diseño sueco. Quien se interesa por su historia, se
suele detener en dos años legendarios: 1930 y 1955. El primero es el año de la gran
exposición de Estocolmo*, con el avance decisivo del funcionalismo. El segundo fue el año
de la gran exposición de enseres domésticos en Helsingborg, la H55*, donde se mostró
mucho de lo que caracteriza la idea que otros países tienen del diseño y la artesanía
suecos. Aún hoy, la H55 sigue siendo fuente de inspiración para muchos jóvenes.

ALGUNOS DATOS HISTÓRICOS


La ya más que centenaria historia de la industria sueca del arte va ligada al surgimiento
de la sociedad industrial. En la exposición universal de Estocolmo, en 1897, estuvo
representada la porcelana de Gustavsberg y Rörstrand, con diseñadores como Gunnar
ÅSA L U N D É N, STATENS KONSTMUSEER

Wennerberg y Alf Wallander. El pintor Carl Larsson, inspirado por el movimiento


inglés de artes y oficios, mostró allí por vez primera sus acuarelas de interiores de su
hogar en Sundborn, para el que su mujer, Karin Larsson, había diseñado muchos mue-
bles y productos textiles. Esos interiores sencillos y personales, con muebles rústicos y
tonos claros, despertaron interés a nivel internacional y se asocian aún hoy con lo más
sueco de lo sueco. Inspirada por el agradable ambiente de los Larsson, la autora Ellen
Key escribió en 1897 el ensayo “Skönhet i hemmet” (Belleza en el hogar), que llegó
a adquirir gran importancia. En él formuló su compromiso social y, en el estudio de
1899 con ese mismo nombre, reivindicó la “belleza para todos”. En 1919, Gregor
Paulsson –otra figura prominente de la historia temprana del diseño sueco– publicó

* Tanto la exposición de Estocolmo como la H55 fueron organizadas por la Asociación de Artesanía de Suecia (Svenska
Slöjdföreningen), actualmente Svensk Form (Asociación de Diseño Sueco), que es la organización de diseño más antigua
del mundo, fundada en 1845. Por encargo del Gobierno, Svensk Form funciona desde el año 2000 como lugar de encuentro Las acuarelas de Carl Larsson, de su hogar en
del país en el campo del diseño y de la forma. Svensk Form edita la publicación Form Designtidskriften y organiza la con- Sundborn, Dalecarlia, se relacionan aún hoy con lo
cesión por un jurado de las condecoraciones Utmärkt Svensk Form (Excelente Diseño Sueco) y Utvalt (Seleccionado) con más sueco de lo sueco. “Ett hem” (Un hogar), 1889.
las que se premia todos los años el buen diseño en obras de fabricación en serie y de artesanía, respectivamente.
C U LTURA SUECA

La silla “Eva”,
diseño: Bruno
Mathsson, de
1941. Esa silla se
convirtió en un
modelo clásico y
se fabrica todavía
hoy.

“Swedish grace” en forma de bandeja de cristal.


“ Vindrosen” (La rosa de los vientos), diseño: Simon
Gate, 1925.

Arriba: Impresión textil “ Windy Way” (Camino


Ventoso), diseño: Astrid Sampe, 1954. Los produc-
tos textiles de Sampe han estado presentes en
muchos hogares suecos.

Izda.: “Oomph”, impresión textil. Diseño: Viola


Gråsten, para Ljungbergs, 1952.

La vajilla “Praktika”, de Wilhelm Kåge, con borde sus ideas en el libro “ Vackrare vardagsvara” (Artículos más estéticos de uso cotidiano).
verde, producida por la fábrica de porcelana El espíritu de Gregor Paulsson y Ellen Key sigue caracterizando al diseño sueco: este
Gustavsberg, 1933. es un asunto que atañe a todo el mundo, y no sólo a los económicamente fuertes.
En una época aún posterior del siglo XX, prácticamente toda la fabricación de obje-
tos suecos de uso cotidiano se hacía artesanalmente. La industria sueca del arte en la
década de 1920 recibió internacionalmente la denominación de “Swedish Grace” ( L a
elegancia sueca), armonía y belleza en objetos únicos, más bien que en productos masi-
ficados. Los artistas suecos Simon Gate y Edward Hald, entre otros, crearon juntos un
arte moderno del cristal en Suecia, que dio a la fábrica de Orrefors un gran renombre
internacional. La evolución hacia la industrialización, estandarización, producción en
masa y división en manual/a máquina, se inició en gran escala en la década de 1930 y
prosiguió, aunque a un ritmo más lento, en la década siguiente (Suecia se mantuvo al
margen de la Segunda Guerra Mundial), acelerándose después durante el auge coyun-
tural de los años cincuenta y sesenta.

TRADICIÓN DEMOCRÁTICA EN EL DISEÑO


Estudiemos con mayor detalle los grandes acontecimientos y nombres de la Suecia del
diseño, a raíz del avance decisivo del “funcionalismo” moderno.
La exposición de Estocolmo en el verano de 1930 fue, pues, un punto de inflexión
en la historia sueca del diseño, que significó la ruptura entre lo viejo y lo nuevo, si bien
más en la teoría que en la práctica. Los más radicales fueron la arquitectura y algunos
detalles de interiores, con grandes ventanas, superficies puras, soluciones de espacios
abiertos y una decoración depurada. Arquitectos como Uno Åhrén, Sigurd Lewerentz,
Gunnar Asplund y Sven Markelius recibieron carta blanca para crear algo completa-
mente nuevo.
Entre las personas en las que influyó la exposición de Estocolmo de manera decisiva
se contó Bruno Mathsson, luego uno de los diseñadores suecos de muebles más impor-
tantes a nivel internacional. Lo que allí se expuso, le sirvió de inspiración y le fortaleció
La vajilla “ Terma” ha existido en muchos hogares
para continuar los experimentos con sillas de madera curvada al vapor, de rota y de
suecos. Diseño: Stig Lindberg, 1958.
tubos de acero, entre otros materiales, que él ya había comenzado. Todavía poco antes
de su muerte en 1988 –casi 60 años después de sus comienzos– seguía siendo un
verdadero “funcionalista”, siempre por delante de su época y entonces, por lo demás,
en vías de desarrollar una serie de muebles para el puesto de trabajo informatizado.
Entre los diseñadores de muebles de entonces encontramos también a Carl
Malmsten, que durante toda su vida luchó por un diseño de muebles más funcional
y orientado a la artesanía.
La exposición de Estocolmo tuvo un mensaje político subyacente; un deseo
ardiente de crear para un mundo nuevo –para el colectivo y la clase obrera–.
La inspiración estética de aquella exposición procedió, sobre todo, de Alemania
–Deutscher Werkbund y el movimiento Bauhaus influyeron en los promotores–
y de las ideas que allí se habían formulado desde una fase temprana sobre “el artista
a la industria” para lograr unos “objetos más estéticos de uso cotidiano”.
Muchos de los objetos diseñados para la exposición de Estocolmo apuntaban al
futuro. Allí hubo plata diseñada por Wiwen Nilsson; muebles de Gunnar Asplund
Los cuencos de cristal “Fuga”, diseño: Sven y Uno Åhrén; alfombras (que reflejaban directamente el arte moderno) diseñadas por
Palmqvist, 1953, mostrados en la exposición de Ingegerd Torhamn; cristal elaborado en propia fundición por Simon Gate; objetos
Helsingborg (H55). En su fabricación se utilizó de cristal en serie, cuencos inoxidables, y la práctica vajilla “Praktika” del ceramista
un nuevo método técnico. La masa vítrea tuvo que Wilhelm Kåge. Muchos de los innovadores muebles y detalles de interiores desarrolla-
girar en un molde en el que, la fuerza centrífuga, dos con posterioridad, fueron también introducidos en la exposición de Estocolmo.
la lanzaba contra las paredes.
La intención pedagógica fue grande.
C U LTURA SUECA

Joyas orgánicamen-
te ondulantes, de
plata, de finales de
la década de 1970.
Diseño: Torun
Bülow-Hybe.

Prototipo del “Saab aborigen” de la década de 1940,


diseño: Sixten Sason. El modelo comenzó a producirse Variantes genuinas de un cepillo de fregar, plagiado
en 1952 y, con cambios de menor importancia, llegó a menudo. Diseño: A & E Design para la empresa
hasta entrados los años setenta. Actualmente, ese noruega Jordan, 1975.
modelo de coche aerodinámico es “culto” y va camino

ROLF SALOMONSSON
de convertirse en una curiosidad entre los coleccio-
nistas entusiastas de automóviles.

Izda.: Máquina de escribir de la década de 1950,


diseño: Bernadotte & Björn AB (después Bernadotte
Design) para la empresa Facit. Sigvard Bernadotte
se interesó por todo: desde productos industriales
hasta joyas y detalles de interiores.

INDUSTRIA Y DISEÑADOR Sillón, 1972, y carrito de servicio, 1973, “Stuns”.


Diseño: Jan Dranger y Johan Huldt, Innovator.
El diseño de la década de 1940 se refiere en gran medida a objetos para la vivienda.
A la sombra de la guerra se realizaron intentos de hacer que tanto la industria como
los consumidores “mejoraran sus costumbres”. Como es natural, la parte de los ense-

NISSE PETERSON
res domésticos se modernizó por razones prácticamente económicas. Las mujeres eran
necesarias en el mundo laboral y, por tanto, había que simplificar, entre otras cosas,
las labores domésticas.
La diseñadora textil Astrid Sampe, junto con Viola Gråsten (ambas vinculadas a los
grandes almacenes NK de Estocolmo), llegaron a dirigir las tendencias renovadoras de
los productos textiles en el hogar sueco de la década de 1950. Viola Gråsten renovó el
arte de las colchas y alfombras de pelo largo, y sus mantas entraron en casi todos los
hogares. Las rayas y combinaciones de tonos de Astrid Sampe tuvieron gran acepta-
ción. Varios de sus dibujos han sido utilizados en nueva producción, y algunos se han
fabricado desde aquellos años cincuenta.
Las hermanas Lisbet y Gocken Jobs, de la región de Dalecarlia, dibujaron y pintaron
motivos sacados de la flora y de la naturaleza, para métodos de impresión modernos.
Josef Frank, que inmigró a Suecia desde Viena en 1934, ha influido en el diseño sueco
de interiores con sus muebles clásicos, sus lámparas, sus objetos de cristal y sus telas
impresas con dibujos. Son ejemplos de cómo la artesanía y la industria pueden formar
una asociación “feliz”.
Impresión textil de la colección “Lek” (Juego), del
La profesión de “diseñador industrial” tuvo una mayor difusión después de la 10-Gruppen, 1980. Diseño: Susanne Grundell.
Segunda Guerra Mundial. La industria sueca del automóvil se estableció entonces en
serio. El primer Saab –el Saab aborigen– con su forma aerodinámica, diseñado por
Sixten Sason en colaboración con técnicos aeronáuticos, comenzó a fabricarse en 1952.
En la década de 1950, la producción industrial requería técnicos y diseñadores en
estrecha colaboración. Había que electrificar y modernizar los hogares, y aprovechar
los adelantos técnicos de la época. Empresas como Electrolux, Asea, Husqvarna,
Ericsson, etc., lanzaron nuevos objetos y modelos modernos de aparatos antiguos.
Muchos estaban inspirados en ejemplos estadounidenses.
El tono optimista respecto al futuro caracterizó también a la H55 de Helsingborg.
Allí se expusieron numerosos grandes diseñadores de Suecia. Surgieron asimismo nom-
bres nuevos, de los que muchos son aún actuales: Sigurd Persson diseñó joyas, utensi-
lios de cocina, cristal, etc. Stig Lindberg dio su sello a la producción de la fábrica de El polifacético Sigurd Persson ya trabajaba de orfe-
porcelana Gustavsberg durante mucho tiempo. Ingeborg Lundin diseñó piezas de bre, escultor y diseñador industrial en la década
cristal ligeras y gráciles para Orrefors. Los cuencos “Fuga” de Sven Palmqvist fueron de 1950. La serie de cacerolas “Gunda”, de acero
inoxidable, 1978, revela tanto lo escultural de
una innovación técnica. Los cubiertos de Folke Arström son admirados aún hoy por su forma de trabajar como su sentido del material
muchos. Nils Strinning diseñó la famosa estantería “String” –algo que no “podía” faltar en detalles funcionales.
en un hogar de los años cincuenta– con alambre de acero recubierto de nailon y estan-
tes preferentemente de teca. Los tarros de cerámica para especias diseñados por Signe
Persson-Melin son típicos de aquella misma década en Suecia.
Sigvard Bernadotte, el “príncipe diseñador”, fue uno de los primeros que creó su pro- La silla de ruedas
pia oficina de diseño industrial, donde dio vida a objetos para varias de las mayores activa Act, de tita-
empresas suecas de entonces. nio, diseño de Bosse
Lindqvist, Etac, es
ligera y puede ser
ERGONOMÍA Y DISEÑO PARA DISCAPACITADOS manejada por el
La tendencia optimista de la evolución se quebró en las décadas de 1960 y 1970 mismo usuario.
también en el campo del diseño. La conciencia de los limitados recursos de la Tierra,
el nuevo tono de las corrientes políticas, etc., cambiaron la situación tanto para los di-
señadores activos en la industria como para los artesanos autónomos. Se planteó la exi-
gencia de una producción éticamente correcta: había que ocuparse no sólo de lo super-
C U LTURA SUECA
ficial o de la “estilización”. Los estudios ergonómicos eran desde hacía mucho tiempo
la pauta a seguir por las secciones de diseño vinculadas a la industria, por ejemplo en
Volvo, Saab y Electrolux. Pero entonces salieron más a primer plano las aspiraciones
sociales –el diseño para discapacitados, la seguridad infantil–.
Fue precisamente en la década de 1960 cuando se sentaron las bases de la reputa-
ción de Suecia por lo que se refiere a productos adaptados a los discapacitados. En 1969
se creó, por ejemplo, el colectivo Ergonomi Design Gruppen (en la actualidad
Ergonomidesign), que ha sido galardonado en el transcurso de los años por su diseño.
Ese Grupo se ha dedicado a las cosas más variadas, desde alicates, platos de plástico y
cubiertos para personas con dificultades motoras hasta grapadoras eléctricas y camillas
para ambulancias.

DISEÑO INDUSTRIAL –ARTESANÍA AUTÓNOMA – FORMA Y FUNCIóN


Los nuevos materiales y las nuevas técnicas de producción de la década de 1950 con-
Vasos de franjas “Don Juan”, diseño de Ulrika
Hydman-Vallien para Kosta Boda, 1999. tribuyeron en Suecia, al igual que en otros muchos países, a una división cada vez más
clara del gremio de los diseñadores en diseñadores industriales y artesanos autónomos.
Sin embargo, no fue hasta los años sesenta cuando la artesanía se apartó de las tradi-
ciones anteriores. Quedó permitido tejer libremente, soplar cristal con horno propio
y desviarse de técnicas ya probadas. El deseo de experimentar fue alabado más que
nunca en los últimos años de aquella década y comienzos de la siguiente, lo que tuvo
Silla “Concrete”
consecuencias tanto positivas como negativas.
de Jonas Bohlin, Al mismo tiempo que la nueva libertad impulsó a los numerosos ceramistas, diseña-
1983, de acero dores textiles y artistas del cristal, el espíritu de la época trajo también consigo una
y hormigón. Esta falta de respeto por técnicas avanzadas, por lo que la antigua tradición ya probada co-
silla inició un rrió el riesgo de acabar en el olvido. A finales de los años sesenta, los objetos cotidianos
debate aún en habían de ser de una racionalidad práctica, sin decoraciones ni frivolidades “innece-
curso en el mundo
del diseño sobre la sarias”.
razón de ser de la ¿Qué es lo que recordamos ahora de aquella época? En realidad, un montón de ale-
función, así como gres ocurrencias y objetos diseñados en afirmación de la vida. Sobre todo, la influencia
sobre la diferencia del arte op y pop en obras de Sven Fristedt y objetos rústicos de uso corriente de Boda
entre el arte y Nova. Las coloridas explosiones del colectivo textil 10-Gruppen, impresas en algodón
el diseño.
basto, transpiran el frescor de la década de 1970. La fortaleza de las obras de cristal de
Bertil Vallien para Åfors y Kosta Boda es típica de la época, al igual que la ropa unise-
xual en veludillo, con decoraciones de flores estilizadas obra de MahJong. Los sencillos
La botella de muebles los hicieron, en madera prensada, Ikea y la Federación Sueca de Cooperativas
“Absolut Vodka”, de Consumo (Kooperativa förbundet, KF); las sillas y mesas de tubos de acero tuvieron
un proyecto de el atrevido diseño moderno de la pareja Lindau & Lindekrantz, así como el de Huldt &
colaboración entre
los publicistas Lars
Dranger, de Innovator. Del lanzamiento de la margarina Flora se acuerdan muchos. El
Börje Carlsson, envase, diseñado por Carl-Arne Breger, sigue siendo prácticamente igual.
Gunnar Broman En la década de 1980, las discusiones sobre la forma circularon en gran medida en
y Hans Brindfors. torno al planteamiento forma contra función. Las corrientes posmodernistas interna-
(Detalle de anun- cionales despertaron sentimientos. La silla de hormigón “Concrete”, de Jonas Bohlin,
cio.) 1983, fue muy polémica y tuvo una gran importancia simbólica. La cuestión planteada
fue: ¿se puede renunciar a la función en pro de la forma?

MAYOR INTERÉS POR EL DISEÑO


En los últimos decenios ha aumentado en el hombre de la calle, y también en las
empresas y en la industria y el comercio, el interés por la cultura de los objetos, tanto
el diseño industrial como la artesanía profesional. Las cuestiones relativas a la calidad
y los aspectos medioambientales han sido incluidos en los debates sobre los objetos de
consumo y de uso diario de una forma desconocida hasta ahora. En la industria privada
se recurre hoy día a diseñadores en una medida mayor que hace 15 ó 20 años. También
las instancias que piden la decoración artística de entornos públicos, solicitan la ayuda
de diseñadores o artesanos profesionales en sus esfuerzos por aunar la técnica con un
buen medio ambiente y belleza.
En los últimos años, las cuestiones sobre la forma y el diseño han interesado asimis-
mo a los poderes públicos en mayor medida que antes. En 1999 se nombró una comi-

Izda.: Porcelana y
cubiertos premiados,
diseño: Signe
Persson-Melin para
Boda Nova, 1994.
P E D E R BJÖRKEGREN

Izda.: Vaso “Strof”


(Estrofa), diseño:
Ingegerd Råman,
1991, para Skrufs
Glasbruk.

Dcha.: El azul es un
Arriba: Per B. Sundberg ha renovado el arte del
color recurrente en
cristal. Aquí, reloj digital. La forma recuerda una
las esculturas de
mezcla decorada de cómoda y caja de pañuelos de
cristal de Bertil
papel, Orrefors, 1998.
Vallien. Aquí,
“Destination II”, Dcha.: El diseñador de cristal Mårten Medbo expe-
1992. rimenta desde mediados de la década de 1990 con
diversas técnicas complicadas.
C U LTURA SUECA
sión de estudio y, después, desde el año 2001, ha aumentado la ayuda económica del
Ministerio de Cultura, por ejemplo, a la información y a la investigación sobre cuestio-
nes de forma y diseño.

DISEÑO SUECO DE ALTA CALIDAD


El diseño sueco mantiene hoy una alta calidad y una buena competitividad a escala
internacional. No obstante, desde la década de 1980, el número de productores de
objetos de uso diario en Suecia ha disminuido hasta un nivel que muchos consideran
inquietantemente bajo. La porcelana, el cristal de uso cotidiano, los cubiertos y los pro-
ductos textiles para el hogar se fabrican ahora en escasa medida dentro del país. L a
evolución en Suecia ha seguido la misma senda que en otros muchos países occidenta-
les; por razones económicas, la producción se hace en el extranjero, preferentemente
en el sudeste de Asia.
Paradójicamente, el número de diseñadores competentes –tanto en la industria
como en la artesanía– ha aumentado. El joven diseñador que se educa, por ejemplo,
en la Escuela Superior de Artes Decorativas (Konstfack), de Estocolmo, o en la Escuela
Superior de Diseño y Artesanía (Högskolan för Design och Konsthantverk, HDK), de
Gotemburgo, tiene una imagen realista de la realidad, del futuro y de sus propias posi-
bilidades. La formación de diseño en esos centros, así como en los de más reciente cre-
ación, como la Escuela Superior de Diseño en Umeå y la línea correspondiente de la
Universidad Politécnica de Lund, tienen un nivel internacional elevado.

CON LA FUNCIÓN COMO NORTE Y GUÍA


¿Qué es, en realidad, lo sueco en el contexto del diseño? Es posible que sea “la luz nór- La cerámica de Eva Bengtsson no deja nunca de
dica”, aplicada a los objetos de uso diario. Formas sencillas, tonos claros, funcionalidad, fascinar. En el transcurso de los años ha mostrado
muebles de madera clara, productos textiles con dibujos cuadriculados y de rayas. El en muchas exposiciones sus vasijas de gran altura.
En las composiciones de los dibujos, las letras suelen
diseño sueco raras veces aparece cargado con un exceso de decoración, y se mantiene
desempeñar un papel importante.
más bien a un nivel sobriamente racional. Este es un rasgo ante el que han reaccionado,
por lo demás, varios jóvenes diseñadores en los últimos años.
A continuación, damos un repaso resumido a lo que ocurre en Suecia en los distin-
tos campos temáticos y de materiales: cristal, cerámica, muebles e interiores, textil,
metal, forma gráfica y diseño industrial.

Cristal
El cristal artístico y el cristal de uso corriente evolucionan en Suecia uno al lado del
otro. En la actualidad, la mayoría de las fábricas de cristal forman parte del Grupo
Orrefors Kosta Boda, de propiedad danesa, que recurre a cierto número de renombra-
dos diseñadores. Ingegerd Råman muestra una orientación funcional, con formas so-
brias y decoraciones refinadas. Bertil Vallien tiene grandes éxitos internacionales. Sus
esculturas de cristal se exponen en museos y galerías del mundo entero. Los objetos de
cristal decorados por Ulrika Hydman-Vallien, con tulipanes y “animales-mujeres”, se
cuentan entre los grandes éxitos de venta tanto en Suecia como en otros países. Per B.
Sundberg ha conseguido renovar el cristal, en particular por su actitud más irrespetuo-
sa respecto al material. Las formas orgánicas y las superficies irregulares dan emocio- Diseño sueco de exportación. Armario, de Thomas
nantes resultados finales. Eriksson, 1992, producido por la conocida empresa
italiana Cappellini.
Hay algunas pequeñas fábricas que siguen en vida con éxito. Así, Pukeberg invierte
con entusiasmo, y Skruf produce cristal diseñado por Ingegerd Råman, entre otros para La silla condeco-
el Parlamento de Suecia. Esta última trabaja con formas prácticas, sencillas y sobrias. rada de Jonas
La vajilla del Parlamento obtuvo, por lo demás, el Premio del Diseño de 1995 de la Lindvall, “Oak”,
producida por
organización Svensk Form. Skandiform, es
Fuera de las fábricas, encontramos a una larga serie de diseñadores del cristal autóno- un ejemplo del
mos, con fundiciones propias. Ulla Forsell y Åsa Brandt han sido fuerzas motrices en diseño de mue-
este campo. Mårten Medbo hace experimentaciones, y Gunilla Kihlgren se expresa con bles sueco con
un estilo más barroco. tradiciones clási-
cas del último
decenio.
Cerámica
La industria cerámica sueca ha mostrado escasa actividad durante varios años, mientras

Izda.: Formas
cerámicas, mol-
deadas en por-
celana de fel-
despato, diseño
de Pia Törnell.
Ella ha estado
vinculada a
Rörstrand y ha
sido la princi-
pal diseñadora
de la empresa
desde 1994.

Dcha.: Muebles con premios al diseño: sillón Big


Hug y butaca Hug. Diseño: Anna von Schewen,
para Gärsnäs A B, 2002.
C U LTURA SUECA
que la cerámica autónoma ha sido tanto más activa. La empresa Rörstrand, rica en tra-
diciones, es ahora de propiedad finlandesa. La fabricación de vajilla de porcelana por
parte de Gustavsberg ha cesado ya. Höganäs hace, sobre todo, cuencos, teteras, tazones
Del nuevo perfil gráfico
y fuentes de gres.
de Correos de Suecia, La escala de producción de los distintos ceramistas es grande. Gertrud Båge conjuga
inclusive buzones, uni- la forma con la función de manera fecunda. Sus fuentes y vasijas son bonitas y genero-
formes, pegatinas, etc., sas, tanto en el tamaño como en la expresión. Mari Pårup, Rigmor Roxner y Elisabet
responde Formula Svensson se adentran en otros campos distintos del puro objeto de uso corriente. Ese es
D D B. también el caso de Maria Ängquist-Klyvare. El trabajo manual se convierte en arte, y la
arcilla en decoración pública, entre otros lugares en estaciones del Metro y hospitales.
La cerámica de Eva Bengtsson tiene una gran fuerza artística. E va Hild fascina con
sus hábiles experimentos con la forma. Thomas Nordström trabaja de forma distinta
Del nuevo programa la cerámica en entornos públicos.
gráfico de SAS, diseño
de Stockholm Design Diseño gráfico
Lab.
Los rápidos impulsos a través de las fronteras hacen hoy día que todo el diseño gráfico
sea más uniforme internacionalmente. Apenas si se puede hablar de un diseño gráfico
peculiarmente sueco más que en términos de, por ejemplo, sencillez, lenguaje gráfico
depurado y, en cierta medida, celo pedagógico.
Karl-Erik Forsberg fue durante mucho tiempo uno de los principales artistas gráficos
de Suecia. Diseñó sellos, ex libris y logotipos, así como, entre otras cosas, el monograma
Berling Roman de la familia real. Además, es el autor del tipo de letra Berling, de renombre internacio-
nal.
En las décadas de 1980 y 1990, Lars Hall se contó entre los clásicos, con una senci-
Berling Bold Italic llez refinada, mientras que HC Ericsson, era más lúdico. En el transcurso de los años
inspiró a muchos jóvenes. Ahora prefiere trabajar en el arte más bien que en el diseño
gráfico comercial.
El tipo romano Berling, de Karl-Erik Forsberg,
quedó terminado en 1951.
¿Más sueco? En tal caso sería Absolut Vodka, el gran éxito sueco de exportación de
las décadas de 1980 y 1990. La botella en que se envasa debe su famosa forma gráfica,
y toda su imagen, a los tres publicistas Lars Börje Carlsson, Gunnar Broman y Hans
Brindfors, ya desde 1980. Los envases de la central lechera Arla son otro ejemplo gráfi-
co sueco, que se puede contemplar en prácticamente todas las mesas suecas a la hora
del desayuno. Con su sencilla decoración y su pedagogía ha podido durar mucho tiem-
po. Los diseñadores fueron Tom Hedqvist y Björn Kusoffsky. La empresa Stockholm
Design Lab (que cuenta, entre otros, precisamente con Björn Kusoffsky) se encarga
de un importante diseño gráfico en los últimos años: el premiado programa del perfil
de la compañía aérea escandinava SAS. En él entra de todo: desde listas de horarios,
ropa, objetos para el servicio y sobres para los billetes, hasta el color y el dibujo de los
aviones, salones de aeropuertos y sistemas de letreros.
El desarrollo de la Internet ha estimulado el interés por el diseño gráfico móvil.
Un ejemplo es el de Ricky Tillblad, que obtuvo el premio al diseño (Utmärkt Svensk
Form 2001) por un sitio en la Web para Eclectic Bob Entertainment.

Muebles e interiores
El diseño en el campo de los muebles e interiores tiene actualmente una gran vitalidad.
La evolución es impulsada no sólo por la industria establecida, sino sobre todo por
pequeños productores llenos de entusiasmo.
Muchos y buenos diseñadores están vinculados a las grandes empresas
(Lammhults/Gärsnäs, Källemo, Offecct, etc.): Gunilla Allard, Thomas Sandell, Mats
Theselius, Camilla Wessman, Thomas Bernstrand, entre otros. La mayoría de ellos
siguen una tradición sueca refinada y funcional del diseño.
En los últimos años, varios productores pequeños de muebles (cbi, Box Design,
Saldo trabaja pícaramente con sus composiciones Asplund, etc., y, sobre todo, D avid design) han rebosado de ideas en su campo de la
de dibujos. Aquí: “Urban District Lago Agrio”. A producción. Entre sus diseños encontramos también accesorios, tiradores, percheros
menudo, los elementos gráficos se inspiran en fórmu- para vestíbulos, alfombras, etc. Las formas son siempre sencillas; soluciones prácticas
las técnicas o en cálculos geográficos. De esa forma,
los dibujos adquieren un sentido doble. de verdadero espíritu funcionalista. Las maderas utilizadas son de aliso, pino y abedul.
Esas empresas pequeñas, pero conscientes del diseño, recurren a diseñadores jóvenes

Arriba: Textil libre de Pasi Välimaa, 2001. Sesenta metros de tiras de seda
cortadas y pintadas a mano.
Izda.: Antigua tradición textil sueca en versión de finales del siglo XX.
Zapatillas de fieltro, diseño de Pia Wallén.
Dcha.: Ropa, diseñada por Lovisa Burfitt, de la colección de primavera del
2001. Diseño con ayuda de restos de telas y de oro falso.
C U LTURA SUECA
junto con otros ya más establecidos: Olof Kolte, Björn Dahlström, Jonas Lindwall, y
otros.
En el campo del diseño de interiores adquirió gran importancia la obra del arquitec-
to Gert Wingårdh en la embajada, y la de Claesson Koivisto Rune en la vivienda del
embajador sueco, en Berlín. Ambas fueron inauguradas en el otoño de 1999. Esos tra-
bajos, junto con el restaurante McDonalds en el centro de Estocolmo, obra del citado
Claesson Koivisto Rune, avivaron el fuego de la discusión, que aún perdura, sobre lo “Speedglas®
que, en realidad, representa el “minimalismo sueco”. 9000”. Casco de
soldador, de Carl-
Productos textiles Göran Crafoord,
La industria textil sueca tiene dificultades. La empresa Ljungbergs fabrica telas de cali- Ergonomi Design.
Galardonado con
dad, pero no tiene un equipo propio de diseñadores. Aún se imprimen los dibujos de el Premio Europeo
Viola Gråsten, de la década de 1950, que tuvieron un renacimiento en la de 1990. de Diseño 1997.
La empresa Linum, con producción en la India (en fábricas propias bien gestionadas),
invierte en una buena composición de colecciones a base de cuadros y rayas. Entre los
puntos luminosos del campo textil se cuenta el grupo Saldo, que, desde finales del
siglo XX, ha creado una serie de dibujos de nuevo estilo, fabricados en Rydboholms
Textiltryck y Sölvesborgs Textiltryck. El ya citado 10-Gruppen sigue activo y presenta
con regularidad colecciones recurrentes. Klässbol es el productor más importante de
lienzo, tanto del tradicional tejido de damasco como del de diseño moderno.
El arte textil sueco autónomo, con sus fuertes tradiciones, tuvo dificultades para
mantenerse en las décadas de 1980 y 1990. No obstante, el interés por antiguas técni-
cas de tejer ha aumentado en los últimos años. Los experimentos con materiales atraen
a muchos jóvenes. Helena Hernmark mantiene vivo el arte del tejido con dibujo, aun-
que trabaje en EE.UU., así como, por ejemplo, E va Ek-Schaeffer y Anita Graffman.
Peter Hellsing utiliza viejas obras textiles artesanales con fines artísticos completamen-
te nuevos; mientras que Pasi Välimaa y Kajsa af Petersens y otros experimentan libre-
mente con materiales textiles.
Es difícil ser diseñador de moda en un país pequeño. Todos los años se titulan una
veintena de jóvenes diseñadores de moda. Algunos de ellos son absorbidos por la sec-
ción de diseño de la empresa de ropa H&M, que es la mayor de Suecia en el ramo de la
moda. Otros se dedican a crear vestidos para el teatro y el cine. Contra todo pronósti-
co, varios han conseguido crear una línea de ropa de diseño propio. Tal es el caso de
Nygårds Anna Bengtsson, cuyos vestidos tienen un toque inconfundiblemente folclóri-
co, o la más atrevida Lovisa Burfitt. El dúo Filippa K (Filippa Kihlborg, Karin Hellners)
hace colecciones a la moda, pero refinadas. Anna Holtblad cuenta ya con quince años
de experiencia en el ramo, habiéndose creado un propio nicho dentro de la moda sueca
para señoras.
Foto superior: Diseño sueco de automóvil 1: El
Metal “XC90” de Volvo, presentado en el 2002. El ante-
Suecia tiene muchos plateros competentes. Hoy día, no sólo trabajan la plata. También rior jefe de diseño: el inglés Peter Horbury.
en el arte del metal se mezclan lo alto y lo bajo. El hierro con oro blanco, caucho, Arriba: Diseño sueco de automóvil 2: “Saab 9-3
plástico, plata, auténticos diamantes con piedras artificiales. Descapotable”, presentado en el 2003. Jefe de
diseño: el alemán Michael Mauer.
Entre los orfebres más excéntricos encontramos a Christer Jonsson, cuyos palillos
para cócteles adornados con calaveras y collares parecidos a coronas de espinas tienen
como una irradiación mágica.
Más acorde con el estilo sueco son Maria Elmqvist, con sus formas geométricas/orgá-
THOMAS JAENSSON

nicas, y Glenn Roll, con sus formas sumamente expresivas. Los objetos de plata de
Ingrid Bärndal son estrictamente refinados. En esos tres casos, lo que rige es la claridad
y la sencillez.
Glenn Roll, Bengt Liljedahl y Mats Eskils han diseñado los cubiertos de Estado para
S.A.R. la Princesa Doña Victoria y sus hermanos. Suecia es el único país donde, con
ocasión de cenas de gala, se pone la cubertería real con cubiertos de Estado, que han
pasado de unas generaciones a otras.
También en el campo de objetos mayores de plata hay diseñadores competentes.
Desde las imponentes fuentes y jarras de Sigurd Persson y Birger Haglund (de igual
actualidad década tras década) hasta las interesantes arañas y cuencos de Erik Tidäng.
Perforadora de roca
“Cobra mk 1”,
diseño: Björn
Dahlström, 1997,
para Atlas Copco.
Innovación técnica
provista de varios
detalles interesantes
en cuanto al diseño.

Arriba: Collar, de
Christer Jonsson,
1990. Arriba: Cuenco del diseñador en metal Erik Tidäng,
Dcha.: Gemelos, de uno de los competentes orfebres suecos actuales, que
Ingrid Bärndal, trabajan en formatos grandes.
2002.
Dcha.: Experimentos con joyas de materiales “trivia-
les”, como p.ej. perlas de cristal, de Ulrika Swärd.
C U LTURA SUECA
Diseño industrial
“Grandes” aportaciones al diseño han sido hechas desde la década de 1960 por las sec-
ciones internas correspondientes de la industria exportadora, p. ej. en Volvo, Saab,
Electrolux. En las citadas secciones se han diseñado automóviles y artículos domésticos
que, en cuanto a su forma, tienen sus orígenes en tradiciones escandinavas –sencillez
y funcionalismo– aunque influidos por una internacionalización cada vez más fuerte.
Entre las “celebridades ocultas” del ramo destacan, por ejemplo, Jan Wilsgaard (Volvo),
Hugo Lindström (Electrolux) y Björn Envall (Saab). Actualmente son mucho más
corrientes los grupos autónomos de diseñadores industriales, como p. ej. el de
Ergonomidesign.
Esa evolución es, en gran parte, el resultado de las transformaciones estructurales
y las condiciones económicas. Pocas son las empresas que, hoy día, se pueden permitir
emplear a diseñadores. Al mismo tiempo, estos se han independizado, han reducido su
dependencia de autoridades y son mucho más conscientes de su propia importancia.
Entre las empresas consultoras de diseño –en las que los expertos en la forma actúan
a veces como un colectivo y, otras, se perfilan a nivel individual– encontramos a No
Picnic, Monitor, Nya Perspektiv, Industriell Design, Propeller, etc. Trabajan con instru-
“Lucas”, aparato para la compresión mecánica del mentos médicos, medios auxiliares para discapacitados, herramientas ergonómicas,
corazón, diseño de Jan Hampf y Per Bergström, equipos para una mejor seguridad laboral (equipos de protección), pero también con
Hampf Industrial Design, 2001. productos más orientados al consumidor, como teléfonos, buscapersonas, brochas
y pinceles, destornilladores, aspiradoras, audífonos, y otros.
Un rasgo común a todo buen diseño sueco actual es que la forma es el resultado de
evaluaciones ergonómicas, aunque, sin embargo, vinculadas a razonamientos estéticos.
Hoy día parece haber un consenso general en que la belleza también es una función.

Ikea, Nobel y Uglycute


Con motivo del 90 aniversario del Premio Nobel en 1992, la Fundación Nobel hizo
una inversión única en una vajilla de su mismo nombre, que fue precedida por nume-
rosas discusiones sobre la calidad y el gusto. El resultado fue una combinación de lo
viejo y lo nuevo, galardonada con el premio de diseño Utmärkt Svensk Form aquel
mismo año de 1992. Los diseñadores responsables de aquella operación fueron Karin
Björquist (porcelana), Gunnar Cyrén (cubiertos y copas) e Ingrid Dessau (productos
textiles).
Ikea es un conocido concepto sueco. En la última En la exclusividad, la empresa Ikea debe ser lo contrario de la vajilla Nobel. No por
colección de PS (año 2002) entra este sillón de ello deja de ser Ikea el emblema sueco de diseño más conocido en el mundo –ninguna
plástico, “Vågsö”, diseño de Thomas Sandell.
otra empresa ha difundido diseño tan “sueco”–. Esa empresa está representada en la
actualidad en 33 países. Además, Ikea recurre a conocidos diseñadores para desarrollar
ÅKE DERLOW

sus colecciones, aunque el desarrollo del diseño se refiera sobre todo a la estructura y
la adaptación a paquetes planos, es decir a los requisitos de la distribución. La presenta-
ción es trascendental; la superficie, importante. Gran parte del surtido de Ikea da una
impresión clara, caracterizada por la tradición democrática del diseño sueco.
La vajilla Nobel e Ikea reflejan simbólicamente la amplitud del diseño en Suecia.
En los últimos años se ha avivado el debate sobre las cuestiones relativas a la forma.
Ese debate se refiere a lo que, para muchos, ha sido antes el signo distintivo del diseño
sueco, esto es la sencillez, la sobriedad y la orientación funcionalista. Los críticos consi-
deran que la sencillez es una tendencia como todas las demás. El grupo Uglycute
defendió hace un par de años expresiones más rudas. También hay diseñadores más
jóvenes que se han opuesto a lo rigurosamente minimalista. Así, por ejemplo, Zandra
En la vajilla Nobel entran productos textiles, porce- Ahl crea vasos y latas que rompen con lo que antes se consideraba ideal en cuanto
lana, vasos y cubiertos. Composición de los diseña-
dores: Ingrid Dessau, Karin Björquist y Gunnar al gusto. Gustaf Nordensköld conjuga la función con la fantasía en sus ganchos para
Cyrén, 1992. las toallas, que tienen aspecto de dientes de animales salvajes.
Al mismo tiempo, el programa “Boblebee”, de Jonas Blanking, rezuma alta tecnología
con sus mochilas aerodinámicas. Y Mia E. Göransson muestra cuencos con encanta-
dores capullos de rosas. El diseño sueco a comienzos del siglo XXI es de un carácter
polifacético. ■

Algunas direcciones útiles:


www.svenskform.se Föreningen Svensk Form, (Asociación de Diseño Sueco), Holmamiralens väg 2,
SE-111 49 Stockholm, Suecia. www.nationalmuseum.se Nationalmuseum, (Museo Nacional de Bellas
Artes, Departamento de Artes Aplicadas y Diseño Moderno) Södra Blasieholmshamnen, Box 16176,
SE-103 24 Stockholm, Suecia. www.designmuseum.se Röhsska Museet (Museo Röhss de Diseño y Artes
Aplicadas) Vasagatan 37-39, Box 53178, SE-400 15 Göteborg, Suecia. www.sid.se Föreningen Svenska
Industridesigner, SID (Asociación de Diseñadores Industriales Suecos). www.svid.se Stiftelsen Svensk
Industridesign, SVID (Fundación de Diseño Industrial Sueco). www.scandinaviandesign.com
Form Design Center, Lilla Torg, Box 4309, SE-203 14 Malmö, Suecia.
Una tendencia de los tiempos: Zandra Ahl experi-
menta en su cerámica con formas funcionales que,
La autora, Lotta Jonson, es periodista, especializada en temas de diseño y forma. Es redactora jefa
según las convenciones vigentes, podrían llamarse
“feas”. de la revista de diseño Form. La autora es la única responsable de las opiniones vertidas en esta hoja
de información. Traducción: Felipe Mena González.

Este texto puede ser encontrado asimismo en www.sweden.se. No puede ser reutilizado sin previo consentimiento
del Instituto Sueco. Para obtener permiso para usar el texto, póngase en contacto con: webmaster@sweden.se. Las
fotos o ilustraciones no pueden ser usadas en otros contextos.

El Instituto Sueco (SI) es un organismo público creado para difundir conocimientos sobre Suecia en otros países.
Produce una amplia gama de publicaciones en varios idiomas sobre muy diversos aspectos de la sociedad sueca.

Si desea más información sobre Suecia, visite: www.sweden.se (el portal oficial de Suecia en la Internet) o
consulte a la Embajada o el Consulado de Suecia en su país.

Instituto Sueco, Box 7434, SE-103 91 Stockholm, Suecia. Sede social: Skeppsbron 2, Estocolmo. Correo electrónico:
si@si.se. Dirección en la Web: www.si.se, www.swedenbookshop.com