Vous êtes sur la page 1sur 4

NORMAS DE AUDITORÍA GENERALMENTE ACEPTADAS

1. INTRODUCCIÓN
Las normas de auditoría generalmente aceptadas (NAGA) son Los principios
fundamentales de auditoría a los que deben enmarcarse su desempeño los auditores
durante el proceso de la auditoria. El cumplimiento de estas normas garantiza la calidad
del trabajo profesional del auditor.
En el Perú, las Normas de Auditoria Generalmente Aceptadas fueron aprobadas en
octubre de 1968 durante el II Congreso de Contadores Públicos, desarrollado en la ciudad
de Lima, habiéndose ratificado su aplicación en el III Congreso Nacional de Contador
Público. Estas normas por tanto son de observancia obligatoria para todos los
profesionales que ejercen la auditoría, por cuanto, les servirá también como parámetro de
medición de su desempeño profesional.
Actualmente estas normas son 10, consideradas como los diez mandamientos de un
auditor.
1. NORMAS DE PREPARACIÓN DEL INFORME

Estas normas son la última fase del proceso de auditoría (elaboración del
informe), y para llegar a esto el auditor habrá acumulado las evidencias
debidamente respaldadas en sus papeles de trabajo. Por lo tanto, este grupo
de normas pide que el informe explique la situación de los estados
financieros y el grado de responsabilidad que asume el auditor.

1.1 APLICACIÓN DE LOS PRINCIPIOS DE CONTABILIDAD


GENERALMENTE ACEPTADOS

En esta norma el informe tiene que especificar si los estados financieros


están presentados de acuerdo a los Principios Contables Generalmente
Aceptados; estos principios son el resultado de muchos años de experiencias
en los que se han creado un conjunto de normas generales para la
contabilidad.

1.2 CONSISTENCIA

Durante un período Contable, se deben aplicar las normas y los principios de


manera uniforme. Si por cualquier motivo se presentan cambios o ajustes a
estas normas o principios y en los métodos de aplicación de éstas, es preciso
identificar y determinar de qué manera incide en la información contable.
Este principio indica que una vez adoptado un método de contabilidad, éste
debe mantenerse invariable de un período a otro, para de esta manera poder
interpretar de los Estados Financieros en forma comparativa y tomar las
correctas decisiones de acuerdo a los cambios que estos reflejen.
Este principio no implica que no se pueda cambiar un método contable
cuando adoptarlo sirva para que la información financiera muestre en una
mejor forma la situación financiera de la Empresa y atienda las necesidades
de los usuarios de la misma. Si se aplica un método, esto no quiere decir que
la empresa se "casó" con el mismo. Si el desarrollo de la economía lo vuelve
inadecuado para la medición de la realidad, este método puede ser cambiado
por otro más adecuado, siempre y cuando se revele el efecto que el cambio
produce en la información financiera, para que los usuarios puedan tomar las
decisiones en forma correcta. En todo caso, los cambios deben ser
plenamente justificados para ser puestos en práctica.

1.3 REVELACIÓN SUFICIENTE

Esta norma es una norma de excepción, pues no es obligatoria su inclusión


en el informe del auditor. Se hace referencia a ella solamente en el caso de
que los estados financieros no presenten revelaciones razonablemente
adecuadas sobre hechos que tengan materialidad o importancia relativa a
juicio del auditor.

1.4 OPINION DEL AUDITOR

El auditor debe formarse una opinión con base en la evaluación de las


conclusiones sacadas de la evidencia de auditoría obtenida sobre si los
estados financieros en su conjunto han sido preparados de conformidad con
los principios contables y nomas de información financiera aplicable. Esta
opinión deberá expresarse claramente en un informe escrito que también
describa las bases de dicha opinión / dictamen.

1.4.1 TIPOS DE OPINIONES

a) Opinión favorable, limpia, positiva o sin salvedades: Esta opinión


expresa que el auditor ha quedado satisfecho en todos los aspectos
importantes, de que los estados financieros objeto de la auditoría
cumplen las disposiciones contables y normativas.

b) Opinión con salvedades: Esta opinión se emite cuando el auditor


concluye que los estados financieros presentados por la entidad,
muestran razonablemente la posición financiera y económica, además
de haberse elaborado de acuerdo a los principios contables y normas
internacionales de información financiera; salvo por algunos errores
inmateriales o irrelevantes que no afectan de manera sustancial –no
distorsionan la presentación razonable de los estados financieros en
sus conjunto.
c) Opinión adversa o desfavorable: Una opinión desfavorable supone
manifestarse en el sentido de que los estados financieros en su
conjunto no presentan la imagen fiel del patrimonio, de la situación
financiera, del resultado de las operaciones o de los cambios en la
situación financiera de la entidad auditada, además de no haberse
preparado de conformidad con los principios de contabilidad
generalmente aceptados y las normas internacionales de contabilidad
e información financiera.

d) Abstención de opinión: Esta posición es adoptada por el auditor,


cuando se advierte limitaciones y restricciones por parte de la
empresa o entidad en el desarrollo o trabajo de campo de la auditoría,
que no permitan al auditor gubernamental emitir un juicio profesional
sobre la razonabilidad de los estados financieros en su conjunto,
normalmente este tipo de inconvenientes se da cuando existen
problemas internos o polémica que puede afectar directamente al
resultado del periodo.

2. CONCLUSIONES

Las normas de Auditoría Generalmente aceptadas son las que cualifican el


trabajo del auditor, normas que dan mayor importancia a la información
resultante de las auditoras financieras, enmarcan el desempeño los auditores
durante el proceso de la auditoria ya sea de forma general, de la ejecución del
trabajo y de la emisión del informe. El cumplimiento de estas normas garantiza
la calidad del trabajo profesional del auditor.