Vous êtes sur la page 1sur 4

Vudú

Vudú es un derivado de las religiones conocidas más antiguas del mundo, que han existido en
África desde el comienzo de la civilización humana. Algunas estimaciones afirman que estas
civilizaciones y religiones tienen más de 10.000 años de antigüedad. Esto entonces identifica al
vudú como probablemente el mejor ejemplo de sincretismo africano en las Américas. Aunque su
sabiduría esencial se originó en diferentes partes de África mucho antes que los europeos
comenzaran la trata de esclavos, la estructura del vudú, tal como la conocemos hoy, nació en Haití
durante la colonización europea de América.

Historia del Vudú

Irónicamente, fue la inmigración forzada de esclavos africanos de diferentes grupos étnicos la que
proporcionó las circunstancias para el desarrollo de vudú. Los colonos europeos pensaban que por
mezclar los grupos étnicos de esclavos, éstos no podrían unirse para formar comunidad. Sin
embargo, en la miseria de la esclavitud, los africanos trasladados encontraron en su fe un hilo
común. Ellos comenzaron a invocar no sólo sus propios dioses, sino a practicar todo tipo de
nuevos rituales.

Magia Vudu

Magia Vudu

En este proceso convergieron y rituales de diversos grupos étnicos. El resultado de dicha fusión
fue que los diferentes grupos religiosos integraron sus creencias, creando así una nueva religión: el
vudú. La palabra "vudú" viene de la palabra de Africa Occidental "vudú", que significa espíritu. Esta
religión afrocaribeña combina prácticas mezcladas de muchos grupos étnicos africanos, como el
Fon, Nago, los ibos, Dahomeans, Congos, senegaleses, Haussars, Caplaous, Mondungues,
Mandinge, angoleños, libios, etíopes y Malgaches.

Qué es el vudú

Dentro de la sociedad vudú, no hay accidentes. Los practicantes del vudú creen que nada tiene
una vida propia. De aquí viene la propia palabra vudú: "vous deux", ustedes dos, tú también. El
universo es todo uno. Cada cosa afecta a algo más. Los científicos lo saben. La Naturaleza lo sabe.
Muchos espiritistas están de acuerdo en que no estamos separados, todos servimos como partes
de un todo. Así que, en esencia, lo que haces a otro, te haces a ti, porque tú eres el otro. Vú Dú =
Mírate. Somos espejos de las demás almas. Dios se manifiesta a través de los espíritus de los
antepasados que pueden traer el bien o dañar y deben ser honrados en ceremonias. Hay un ciclo
sagrado entre los vivos y los muertos. Los creyentes piden que su miseria acabe. Los rituales
incluyen oraciones, tambores, baile, canto y sacrificio de animales.
Las serpiente aparece fuertemente en la fe vudú. La palabra vudú ha sido traducida como "la
serpiente bajo cuyos auspicios se reunen todos los que comparten la fe". El sumo sacerdote o
sacerdotisa de la fe (a menudo llamado Papa o Maman) son los vehículos para la expresión del
poder de la serpiente. La deidad suprema es Bon Dieu. Hay cientos de espíritus llamados Loa que
controlan la naturaleza, la salud, la riqueza y la felicidad de los mortales. Los Loa forman un
panteón de deidades que incluyen a Damballah, Ezili, Ogu, Agwé, Legba y otros. Durante las
ceremonias de vudú estos Loa pueden poseer los cuerpos de los participantes de la ceremonia. Los
Loa aparecen para "poseer" a los fieles, que a su vez se convierten en el Loa, transmitiendo
consejos, advertencias y deseos. El vudú es una fe animista. Es decir, los objetos y los fenómenos
naturales se cree que poseen significado sagrado, pues poseen un alma. Así, el Loa Agwé es la
presencia divina detrás del huracán.

La música y la danza son elementos clave para las ceremonias de vudú. Las ceremonias se
denominan a menudo por los occidentales “Noche de baile" o "baile vudú". Este baile no es el
preludio de frenesí sexual que a menudo ha sido retratado. La danza es una expresión de la
espiritualidad, de la relación con la divinidad y con el mundo espiritual.

Que es el vudu

¿Que es el vudu?

El vudú es una religión práctica, jugando un papel importante en la familia y la comunidad. Los
antepasados, por ejemplo, se cree que son una parte del mundo de los espíritus, de los Loas, y
esta es una manera en que el vudú sirve para arraigar a sus participantes en su propia historia y
tradición. Otro aspecto práctico de las ceremonias de vudú es que los participantes van a menudo
ante el sacerdote o sacerdotisa a buscar consejo, orientación espiritual, o ayuda con sus
problemas. El sacerdote o sacerdotisa luego, a través de la ayuda divina, ofrece ayuda, como
curación a través del uso de hierbas o medicamentos (con conocimiento que se ha transmitido
dentro de la religión en sí), o curación por la fe en sí, como es común en otras religiones. El vudú
enseña respeto por el mundo natural.

Por desgracia, la percepción del público de los ritos de vudú y rituales a menudo parece apuntar
hacia el lado malo o dañino de las cosas. Hay hechizos de curación, hechizos naturales, hechizos de
amor, hechizos de purificación, hechizos de celebración. Los espíritus pueden ser invocados para
lograr la armonía y la paz, el nacimiento y el renacimiento, el aumento de la abundancia y la
suerte, la felicidad material, renovación de la salud. La verdad es que para los que creen, el vudú
es poderoso. También da poder y energía a la persona que lo practica.
El Vudú y su lucha por sobrevivir

A pesar de la condición noble del vudú como una de las religiones más antiguas del mundo, ha
sido típicamente caracterizada como una primitiva práctica sexual bárbara, basada en la
superstición y el espectáculo. Gran parte de esta imagen sin embargo, se debe a un esfuerzo
concertado por los europeos, que tienen un miedo enorme a África, para reprimir y distorsionar
una religión legítima y única que floreció entre sus esclavos africanos. Cuando los esclavos traídos
por estos pueblos a través del océano a las Américas, de África trajeron su religión.

Sin embargo, ya que la esclavitud implica el despojo de los esclavos de su lengua, su cultura y
patrimonio, esta religión tuvo que tomar algunas formas diferentes. Debía ser practicada en
secreto, ya que en algunos lugares era castigada con la muerte, y tuvo que adaptarse a la pérdida
de sus lenguas africanas. Para sobrevivir, el vudú también adoptó muchos elementos del
cristianismo. Cuando los franceses que fueron los colonizadores de Haití, se dieron cuenta de que
la religión de los africanos era una amenaza para el sistema colonial, prohibieron todas las
prácticas de religión africana y castigaron severamente a los practicantes del vudú con
encarcelamiento, azotes y ahorcamientos. Esta lucha religiosa continuó durante tres siglos, pero
ninguno de los castigos podía extinguir la fe de los africanos. Este proceso de aculturación ayudó al
vudú para crecer en condiciones culturales duras en muchas partes de América.

El Vudú aún subsiste como una religión legítima en varias zonas del mundo, Brasil, donde se le
llama "Candomblé" y el Caribe de habla Inglés, donde se le llama "Obeah". El pueblo Ewe del sur
de Togo y el sureste de Ghana - dos países de África occidental - tienen devotos creyentes. En la
mayor parte de los Estados Unidos, sin embargo, los esclavizadores lograron despojar a los
esclavos de sus tradiciones y creencias vudú. Así el vudú es, para la mayoría de los afroamericanos,
otra parte de su patrimonio que sólo pueden tratar de volver a descubrir.

La fuerza que los africanos en Haití adquirían por su religión era tan fuerte y poderosa, que fueron
capaces de sobrevivir a la cruel persecución de los gobernantes franceses contra el vudú. Fue en
medio de esta lucha que la revolución se gestó. Los sacerdotes del vudú consultaron su oráculo y
entendieron cómo tendría lugar la batalla política que lucharon hasta ser victoriosos. La revolución
estalló en 1791 y continuó hasta 1804, cuando los haitianos finalmente ganaron su independencia.
Hoy en día el sistema de vudú refleja su historia. Podemos ver la mezcla étnica africana en los
nombres de los diferentes ritos y en el panteón de los dioses o Loas, que se compone de las
deidades de todas partes de África.

El Vudú y la magia
Con los aspectos del vudú que se han descrito aquí, se podría decir que es simplemente una
religión naturalista. Sin embargo, todo el poder del fenómeno se basa en dos realidades meta-
racionales: la magia y la hechicería. Son estas las que confieren a ella su poder, la viabilidad de sus
estructuras jerárquicas y su crédito con el pueblo. Es un universo complejo que no se puede
penetrar y salir indemne. Lo que es aún peor es el uso maléfico que se hace de su poder. Las
palabras clave son Bo (hechizo) y Azé (brujería). El primero se supone que protege de maleficios.
Pero el que sabe hacer el antídoto también ha conocido el veneno. Así, el Bo también se puede
ejecutar sobre alguien como un hechizo maléfico. En cuanto a Azé, también deben existir conjuros
protectores, que llamamos brujería blanca. Pero no hay nada más peligroso que este mundo
inextricable donde el mal toma la forma del bien e impone un código de conducta. Es
precisamente esta convivencia entre el vudú y estos círculos esotéricos de daño que hacen de una
profunda inculturación algo difícil, dado que en el vudú los aspectos de culto están ampliamente
mezclados con los culturales.