Vous êtes sur la page 1sur 5

La Apología de Sócrates

Autor: Platón

Vigesimonovena edición. Editorial Universitaria (editorial de origen chileno)

Traducción al Español y notas hechas por Genaro Godoy

Textos utilizados: Introducción a la Apología de Sócrates la cual ofrece una orientación del
contexto histórico. Apología de Sócrates y las notas de Genaro Godoy.

Alumno: Iván Sandoval Castro


El período de la vida de Platón en el cual fue publicado el dialogo “Apología de Sócrates”,
es una aproximación de superior a 30 años de edad que habría tenido el autor en
cuestión.

La fecha en la cual se desarrolla el diálogo es del año 399 a. C, misma fecha de la muerte
de Sócrates, por lo cual si o si, está escrita unos pocos años posteriores a esta fecha.

Dado que el nacimiento de Platón data del 427 a. C, el autor habría tenido un aproximado
de edad de 28 años cuando el maestro se enfrentaba al juicio en Atenas.

Pero la Apología de Sócrates es escrita cuando Platón vuelve a Atenas, ya que luego de la
muerte de su maestro, partió de la ciudad en busca de tranquilidad, vuelve a Atenas
aproximadamente cinco años después para reivindicar la imagen de Sócrates, se cree que
en el año 394 a. C, con un Platón rondando los 32 años de edad.

En conclusión, el periodo de vida en el que Platón desarrolla la apología, es un período de


juventud, años ya transcurridos como discípulo de Sócrates, y antes de encontrar su
esencia y desarrollo de su filosofía.

La temática general del diálogo es la defensa de Sócrates ante el tribunal, y como la


justicia falla injustamente en contra del filósofo, quien fue llamado a Juicio y condenado a
muerte por sus detractores, el contexto es el mismo juicio de Sócrates como tal y la
percepción de los ciudadanos atenienses hacia él.

Sócrates era un filósofo de la ciudad de Atenas, se caracterizaba por ser un burlón, quien
iba en busca de gente que se autodenominaban sabios, reprochándoles sus defectos,
haciéndoles ver que no eran sabios en realidad, y que nadie era sabio como tal, solo él era
más sabio que los demás, al ser el único en admitir que no era un sabio. Para Sócrates
todos eran ignorantes.

Gran parte de la ciudad, poetas, políticos, sofistas, entre otros los cuales representaban
una gran parte de la ciudad, se vieron exasperados por la actitud de Sócrates y como su
actitud burlona, y sus preguntas que hacían ver sus incongruencias los humillaban.
Además Sócrates tenía gran influencia en la juventud ateniense a través de su sabiduría,
por lo cual además de la molestia que les causaba el maestro, también representaba una
amenaza para este grupo de personas con una cierta jerarquía en la ciudad, por lo que se
le inventó un juicio a través de acusaciones falsas como pervertir a la juventud y creer en
falsos dioses.
Los personajes que aparecen en la obra y la postura que representan

Sócrates: Era el filósofo, sabio y de actitud burlona que iba en la ciudad de Atenas
indagando sobre la vida y comportamiento de las personas, sus ideas eran bien valoradas
por la juventud, fue enjuiciado injustamente, lo cual le significó luego la muerte y su
pensamiento sigue influyendo en la filosofía a día de hoy.

Melito, Anito y Licón: Melito era un poeta reconocido de la época, Anito era hijo de un
importante político y demócrata, de Licón mucho no se sabe, estos tres personajes tienen
un par de cosas en común, representaban los detractores de Sócrates y los que llevaron a
cabo su juicio, también representan un grupo de personas bastante grande, los cuales
tenían una posición jerárquica en Atenas muy importante, por lo que fueron humillados
por el filósofo, además de verse amenazados ante las ideas de Sócrates y su influencia en
la juventud, por lo que le inventaron un juicio al maestro, con acusaciones falsas para
poder deshacerse de la molestia que les causaba.

Platón: Platón fue el autor de la obra y discípulo de Sócrates de muchos años. Estuvo
presente en el juicio, al igual que sus otros discípulos (entre ellos Jenofonte), los cuales
formaron parte de aquel grupo defensor del filósofo, ofreciéndole ayuda para librarse de
la pena de muerte, ayuda que fue rechazada rotundamente por el maestro.

Lo que representa Platón más tarde, al escribir su Apología de Sócrates, es la


reivindicación de la imagen del filósofo que los ciudadanos de Atenas tenían sobre él.

Los temas que presenta el diálogo son:

Honor

Sócrates fue enjuiciado injustamente, y luego condenado a muerte de manera aún más
injusta, pero el filósofo no le teme a la muerte, no la considera un mal, por lo que acepta
su muerte de la manera más valiente posible, sin traicionar sus ideas, sin traicionarse a sí
mismo ya que promete jamás dejar de filosofar, conservando así su honor entre los
Atenienses.

Sócrates (399 a.C) afirma “También vosotros, señores jueces, debéis abrigar buenas
esperanzas frente a la muerte y tener por cierta una sola cosa en el pensamiento, y es que
el hombre bueno no hay mal que lo alcance en la vida ni en la muerte”. (pág 75).
Justicia

La justicia es un factor muy importante, y más aún cuando se habla de un sistema


democrático como el de Atenas en esa época. En cambio Sócrates es enjuiciado
injustamente, y con falsas acusaciones, además de un pobre juicio por parte de los
detractores y su representante (Melito) que fueron destrozados por la defensa del filósofo
en el juicio. Incluso para Sócrates es tan importante la justicia, que solo llama jueces a
aquellos que han juzgado, según el filósofo, con arreglo a justicia.

Sócrates (399 a.C) “Lo único que debéis examinar y considerar es si digo cosas justas o no.
Esa es la función del juez; la del orador, decir la verdad. (pág 30).

“Quiero explicaros, como se hace con los amigos, que significa lo que me sucedió recién.
Me ha sucedido, señores jueces –al llamaros jueces os doy ese nombre con toda
propiedad”. (pág 72).

Problemáticas de los temas planteados

El honor es algo importante en la vida de cualquier persona, te permite dejar un legado a


tu imagen, respeto, aceptación social y personal, si bien no es un mal para Sócrates su
propia muerte, lo planteo como problemática, ya que evitar su muerte era algo más bien
simple, algo que él prefirió dejar de lado para conservar su honor.

Su muerte no es un mal para él, pero si hubiera dejado de lado el honor por conservar su
vida, quizás hubiera habido más registros de su enseñanza o de su imagen a nivel
histórico, o también existe la posibilidad que no hubiera sido reconocido a nivel histórico
por la relevancia y forma de morir.

La principal problemática se la lleva Atenas y sus ciudadanos, los cuales no supieron


aprovechar la sabiduría de un maestro que podría haberle hecho un bien mucho mayor a
Atenas y a su progreso.

La justicia es un principio moral muy importante para cualquier sociedad, y en una ciudad
como Atenas, donde nace la democracia, debería haber sido un principio fundamental; sin
embargo esta se pasa a llevar por los detractores de Sócrates, y los políticos encargados
del sistema judicial.

La problemática en si radica en la corrupción misma del sistema judicial en base a sus


propios intereses y caprichos, se pasa a llevar en este caso algo tan sagrado como actuar
con valores justos y honestos, se pasa a llevar la libertad de expresión de una persona,
pasando a llevar la democracia misma en Atenas, donde la democracia es uno de sus
símbolos, aquello que los representa históricamente, algo que sigue estando presente.
Mi apreciación personal sobre esta obra, es que prácticamente cambia la historia, la
percepción de Sócrates y la que se tendrá a lo largo de la historia, me parece un acto de
valor y de rebeldía por el mismo Platón, que con la misma importancia de lo
anteriormente dicho, sella una base sólida para futuras obras, y su primer gran paso como
filósofo, donde deja de ser un simple discípulo, para pasar a hacer historia en el mundo de
la filosofía, y luego se convertiría en una eminencia tal que podría haber llegado a superar
al maestro con postulados que rompían cualquier esquema en su momento.

Además supo cómo reivindicar la imagen de alguien que fue sumamente importante en su
forma de pensar, por lo que Platón le devuelve una mano a Sócrates, y eso habla de
alguien de mucho valor, lo demás acerca de Platón, ya lo conocemos.

Otros temas relevantes: Jenofonte, quien fue otro discípulo de Platón también hizo una
Apología en defensa de Sócrates, la cual hizo menos ruido en su momento, pero no está
demás decirlo para tenerlo en cuenta.