Vous êtes sur la page 1sur 5

Revistas Indexadas: http://epuc.cchs.csic.

es/resh/indicadores

http://cinentransit.com/especial-cattet-forzani/

AUBENQUE

Lo absurdo de una ≪ontologia≫ que, como la de los sofistas, solo tratase de accidentes,
131.—Distincion del ser por si y el ser por accidente, 136.—Imposibilidad de una ≪ontologia≫
que, como la de los eleaticos, solo tratara de la esencia; la aporia de .la. predicacion, la
≪solucion≫ platonica y su critica por Aristoteles, —La solucion aristotelica mediante la
distinción de los sentidos del ser, 154.

L a multiplicidad de las s i g n i f i c a c i o n e s del s e r :

EL PROBLEMA

La refutacion de los paralogismos sofisticos ha llevado a Aristoteles a admitir, como


fundamento de la comunicacion entre los hombres, la existencia de unidades objetivas de
significacion, que el llama esencias. La equivocacion de los sofistas consiste, pues, en moverse
únicamente en el dominio del accidente, o mas bien en no ver que el accidente no tiene otra
realidad que la que extrae de su pasajera adherencia a su sujeto, es decir, a una esencia.

Tambien aqui el error de los sofistas ha consistido en reducir la significacion a la


atribucion, o al menos en no reconocer otra forma de significacion que la significacion
atritibutiva. La teoria y la practica sofisticas del lenguaje no suponen solo, por tanto, una
ontologia erronea: conllevan la imposibilidad de cualquier ontologia. Ya lo habia sospechado
Platon que, como recuerda Aristoteles, ≪no sin razon situaba la sofistica en el plano del no-ser.

Aristoteles, a fin de elucidar el sentido de la atribucion accidental, recurre al uso que


podriamos llamar esencial del verbo ser, o sea, a aquel segun el cual sirve como copula en una
proposición Aristoteles quiere decir que el hombre no es lo blanco, que no hay identidad entre
hombre y blanco, y que en este sentido lo blanco no sera nunca mas que un accidente del
hombre.

Pero si recurrimos al verbo s e r para significar, no solo la relacion de identidad entre el


ser y su esencia, sino tambien la relacion sintetica entre el ser y sus accidentes, habra que
renunciar a la tentacion de la univocidad y reconocer que el ser puede tener varios sentidos, al
menos dos: en este caso, el ser esencial o, como dira Aristoteles, el ser por si, y el ser por
accidente.
Puede decirse entonces, en cierto sentido, que la dialectica, entendida aqui como
ciencia de la participacion de las Ideas entre si, es presentada por Platon como el fundamento
metafísico de la posibilidad de la atribución.

Dentro de la perspectiva de la mezcla, Aristoteles concluia, partiendo de que Socrates


es hombre y de que tambien es animal y bipedo, pues el hombre es un animal bipedo, que la
esencia de Socrates era, en palabras del comentarista, ≪un enjambre de esencias≫. En cambio,
desde la perspectiva del paradigmatismo, la esencia de Socrates es el hombre, y la esencia del
hombre el animal: se nos reexpide de una esencia a otra, y la esencia exclusiva es inhallable. Se
dira, sin duda, que la relacion paradigmatica no consiste en una conexion de semejanza
indefinidamente renovada, como en un juego de espejos, sino que conlleva la trascendencia del
modelo sobre la copia.

Lo que Aristoteles va a rechazar es la necesidad del vinculo, admitida por Platon, entre
las dos tesis de los eleatas: 1)El ser es, el no-ser no es; 2) Todo es uno. Si bien Aristoteles esta de
acuerdo con Platon en el rechazo de esta segunda tesis, estima que puede ser refutada a un
precio menos alto del que Platon paga: pues a fin de escapar de la unidad del ser Platon
introduce el no-ser en el ser.

Dicho de otro modo: la relacion (la altelidad del S ofista) no se opone al ser, sino que es
ella misma. Lo otro que el ser no es necesariamente no-ser, como queria Platon, demasiado
docil en este caso a las conminaciones de Parmenides, sino simplemente otro ser, o sea, un ser
que puede ser cantidad, cualidad, lugar, tiempo o relacion. Lo que no es por si puede ser por
accidente. Lo que no es en acto puede ser en potencia. El fundamento de la multiplicidad no
debe buscarse fuera del ser, en un no-ser reintroducido luego contradictoriamente dentro del
ser a fin de convertirlo en un principio actuante, y por ello existente. Debe ser buscado en el
seno mismo del ser, en la pluralidad de sus significaciones.

El error esencial de Platon consiste, en este caso, en haber hecho del no-ser un principio
de algun modo opuesto al ser. Es verdad que rechaza que sea co n tra rio ( έναντίον) pero
persiste en decir que es negacion (άχόφασις) del ser. Ahora bien: eso es dejarse enganar por el
lenguaje; no por colocar una particula negativa delante de un substantivo fes obtiene una
negacion; lo que se obtiene es, a lo sumo, un nombre indefinido, y hasta seria mas correcto decir
que ni siquiera se trata de un nombre, pues tal expresion significa ≪no importa cual≫ Jli. Para
Aristoteles, solo hay negacion en la proposición.
El problema de lo uno y lo multiple se reconduce al problema del sentido del verbo ser,
pues se trata de saber como una cosa puede ser otra que ella misma sin dejar de ser una, o, en
terminos generales, como lo uno puede s e r multiple. La aporía va a resolverse mediante una
distincion entre las multiples significaciones del ser y lo uno.

De hecho, Aristoteles resuelve el problema de la predicacion mediante una distincion


entre las significaciones de lo uno: si los ≪ultimos de entre los antiguos≫ se veian en un apuro
(ήχορουν) al venir obligados a reconocer que ≪lo uno es multiple≫, es porque ignoraban que
≪una misma cosa puede ser una y multiple sin asumir por ello dos caracteres contradictorios:
en efecto, hay lo uno en potencia y lo uno en acto≫

La solucion de la aporia sobre la predicacion consiste, pues, en distinguir los sentidos


multiples de lo uno (o del ser, podria decirse igualmente). Decir que lo uno puede ser, a la vez,
uno (en acto) y no uno (en potencia), vale tanto como decir que e s (en acto) uno y que e s (en
potencia) no uno: en definitiva, las modalidades de la significación se refieren a la copula. Lo
que_ encontramos detras de la distinción entre lo uno en acto y lo uno en potencia, es la
distinción entre ser por si y ser por accidente.

Las significaciones múltiplesdelser:la teoría

Ser por si y ser por accidente, ser en acto y ser en potencia: tales son las distinciones
que Aristoteles se ha visto ≪forzado≫ a hacer, a traves de la resolucion de la apariencia sofistica
por una parte, y de las aporias megaricas por otra. Mientras que Platon, a fin de resolver estas
ultimas dificultades, habia opuesto la alteridad al ser, haciendo asi de ella un no-ser, Aristoteles,
consciente de las contradicciones de la solucion platonica, y de su capacidad para dar cuenta del
discurso atributivo, restituye la alteridad al ser mismo como uno de sus sentidos (la relacion), al
tiempo que reconoce semejante alteridad en el lenguaje acerca del ser, bajo la forma de una
pluralidad de significaciones.

Que el ser como sujeto pueda ser otro sin dejar de ser el mismo, es una primera
observacion extraida de la practica del lenguaje. La realidad de la atribucion va a determinar una
nueva distincion entre los sentidos de la copula en la proposicion. Si la atribucion en general
conlleva, como condicion de su posibilidad, la distincion entre ser por -si y ser por accidente,
entre ser en acto y ser en potencia, la pluralidad de los tipos de atribucion nos lleva a una nueva
distincion que entre las ca tegorias. De este modo se constituye la lista —a la que Aristoteles se
refiere con frecuencia como si se tratara de una teoria bien conocida, en la que no hace falta
insistir— de las significaciones multiples del ser.
Los diferentes sentidos del ser se reducen a los diferentes modos de la predicacion, pues
aquellos se constituyen a traves de estos. Por lo tanto, las significaciones multiples del ser
pueden referirse sin inconveniente a las categorias o figuras de la predicacion: mucho mas que
constituir un primer enunciado de las significaciones mismas, la distincion entre acto y potencia,
como la de ser por si y ser por accidente, expresaba la posibilidad de una pluralidad de
significaciones.

DIALECTICA Y ONTOLOGIA, O LA NECESIDAD DE LA FILOSOFIA

Suarez oponia ya las dos definiciones que de la metafisica proponía Aristoteles: unas
veces cienda del ser en cuanto ser, en la generalidad de sus determinadones, y otras ciencia del
principio del ser, o sea, de lo que hay de primero en el ser; por una parte, cienca universal,
referida a un ser al que su generalidad impide ser un genero; por otra parte, dencia particular,
referida a un genero particular del ser, aunque eminente.

Wolff y Baumgarten la reasuman en la distincion, desde entonces clásica entre una m


eta p b ysica g en era lis, referida al e n s com m u n e, y una m eta p h y sica sp ecia lis, referida
al sum m um en s, es decir, a Dios

Sigue siendo cierto que la intencion filosofica es ≪cognitiva≫, mientras que el objetivo
del dialectico no es sino ≪peirastico≫. La dialectica, como tampoco ningun otro arte, no tiene
en si misma su propio fin: instrumento universal de examen, pertenece a su esencia mas
plantear cuestiones que resolverlas; indiferente al contenido, pone entre parentesis toda
consideracion interesada, aunque ese interes sea el de la verdad.

La dialéctica nos proporciona una tecnica universal de la pregunta, sin preocuparse de


las posibilidades que el hombre tiene de responder a ella; pero el hombre no plantearia
preguntas si no tuviera esperanzas de contestarlas

ONTOLOGIA Y TEOLOGIA, O LA IDEA DE LA FILOSOFIA

La metafisica aristotelica, o al menos lo que designamos con ese nombre, es heredera


de dos series de problemas. Hemos seguido hasta su final —a saber, e l proyecto de constituir
una ciencia del ser en cuanto ser— una de esas series: .en que condiciones e l discurso humano
es significativo, es decir, se halla provisto de una significación unica? De pregunta en respuesta,
y de respuesta en nueva pregunta, habiamos llegado a esta formulacion ultima: .como puede
ser u n o e l discurso humano acerca del ser?

Aristoteles parece reducir a las dimensiones de una simple oposicion intramundana la


separacion platonica entre los dos mundos: el Cielo visible no es ya el reflejo de un universo
inteligible, sino que es el mismo lo inteligible, lo eterno, lo incorruptible, lo divino, o, al menos,
precisara mas tarde Aristoteles, ≪lo que hay de manifiesto de entre las cosas divinas≫ J;
mientras que la parte del mundo en que vivimos es el dominio de lo que nace y perece.

La existencia —testimoniada por la simple observacion astronomica— de seres


considerados por su movimiento regular y aparentemente eterno, segun una venerable
tradición, como seres divinos, permitia atribuir un objeto no quimerico a una sabiduria a la que
no atane ocuparee de lo que nace y perece. Por ello, Aristoteles, en la Metafisica, asocia
constantemente la cuestión ≪existen otros seres ademas de los sensibles?≫ a esta otra: ≪.es
posible una filosofia, o, al menos, una filosofia distinta de la fisica, y emplazada antes que esta
en e l orden del saber?≫. ≪Si no hubiera otras esencias aparte de aquellas constituidas por la
naturaleza, la fisica seria la ciencia primera; pero s i hay una esencia inmovil, esta sera anterior
y habra una filosofia primera≫ 4. Esta ciencia se llamara teologia, pues ≪si lo divino esta
presente en alguna parte, lo esta en semejante naturaleza≫ .

Segun que se siga esta ultima via de investigacion o la que hemos intentado reconstruir
en los capitulos anteriores, se advertirá que los problemas de la metafisica se reducen a dos
fundamentales. El primero es el de la unidad: son reductibles a unidad las multiples
significaciones del ser? En otros terminos: ¿existe un principio comun a todos los seres?

p. 297