Vous êtes sur la page 1sur 1

Conjunciones

Una conjunción es una palabra o conjunto de ellas que


enlaza proposiciones, sintagmas o palabras. Constituye una de las clases de nexos. No
debe confundirse con los marcadores del discurso, nexos de orden superior que
unen textos, no palabras, sintagmas ni oraciones.

La conjunción es una clase invariable (y generalmente átona) de palabras cuya función es


establecer relaciones entre palabras, sintagmas, frases u oraciones. Estas relaciones entre
ellas son de jerarquía sintáctica y de tipo semántico (de significado). Por ejemplo, en
«Laura va a trabajar y Samuel se queda en casa», se enlazan dos oraciones para construir
una mayor; el tipo de relación que hay entre ambas es de igualdad, de forma que se
pueden intercambiar, y se suman los significados de ambas.
La conjunción sólo tiene un significado gramatical meramente operativo y no posee
significado léxico o extralingüístico. Su significado puede variar sin embargo por las
relaciones oracionales que puede presentar al enclavarse en un contexto comunicativo.
Así, y tiene valor aditivo en «Laura compra y vende objetos», pero valor de oposición
equivalente a pero en «Samuel trabaja y no todos los días».
La gramática tradicional suele distinguir entre conjunciones
coordinantes o propias y conjunciones subordinantes o impropias.

 Las conjunciones coordinantes o propias son las que unen palabras, sintagmas y
oraciones del mismo nivel sintáctico, de forma que sus elementos son intercambiables
sin que se altere el significado conjunto: "Luis caminaba triste y pensativo" = "Luis
caminaba pensativo y triste".

 Las conjunciones subordinantes o impropias no enlazan tanto palabras o


sintagmas como proposiciones que no son intercambiables entre sí (si se
intercambian, el significado aparece distinto o agramatical). Esto se debe a que una
posee mayor jerarquía que la otra. Al menos una de esas oraciones no tiene sentido
completo sin la otra. Algunos de sus nexos son como, cuando, que, porque, para
que... Las conjunciones subordinantes degradan la oración en que se insertan y la
transponen funcionalmente a una unidad de rango inferior que cumple alguna de las
funciones propias del sustantivo, del adjetivo o del adverbio: «Dijo que vendría», «El
libro que me prestaste es bueno», «Lo hice cuando me dijiste».
Modernamente esta división tradicional se ha concretado y formalizado más: se
distinguen conectores (conjunciones coordinantes y que no ejercen función alguna en las
proposiciones que unen), transpositores (conjunciones subordinantes que no ejercen
función dentro de la proposición que introducen) y relatores (pronombres relativos y
adverbios relativos que ejercen función dentro de la proposición subordinada que
introducen).