Vous êtes sur la page 1sur 4

Estadística

Estadística. Ciencia que estudia la recolección, análisis e interpretación de datos, ya sea para
ayudar en la resolución de la toma de decisiones o para explicar condiciones regulares o
irregulares de algún fenómeno o estudio aplicado, de ocurrencia en forma aleatoria o condicional,
es además, el vehículo que permite llevar a cabo el proceso relacionado con la investigación
científica.

Historia

Origen

El término alemán statistik, que fue primeramente introducido por Gottfried Achenwall en 1749,
designaba originalmente el análisis de datos del Estado, es decir, la "ciencia del Estado" (también
llamada aritmética política de su traducción directa del inglés). No fue hasta el siglo XIX cuando el
término estadística adquirió el significado de recolectar y clasificar datos. Este concepto fue
introducido por el inglés John Sinclair.

En su origen, por tanto, la Estadística estuvo asociada a los Estados, para ser utilizados por el
gobierno y cuerpos administrativos (a menudo centralizados). La colección de datos acerca de
estados y localidades continúa ampliamente a través de los servicios de estadísticas nacionales e
internacionales. En particular, los censos suministran información regular acerca de la población.

Ya se utilizaban representaciones gráficas y otras medidas en pieles, rocas, palos de madera y


paredes de cuevas para controlar el número de personas, animales o ciertas mercancías. Hacia el
año 3000 a.n.e. los babilonios usaban ya pequeños envases moldeados de arcilla para recopilar
datos sobre la producción agrícola y de los géneros vendidos o cambiados. Los egipcios analizaban
los datos de la población y la renta del país mucho antes de construir las pirámides en el siglo XI
a.n.e. Los libros bíblicos de Números y Crónicas incluyen en algunas partes trabajos de estadística.
El primero contiene dos censos de la población de Israel y el segundo describe el bienestar
material de las diversas tribus judías. En China existían registros numéricos similares con
anterioridad al año 2000 a.n.e.. Los antiguos griegos realizaban censos cuya información se
utilizaba hacia el 594 a.n.e. para cobrar impuestos.

Orígenes en probabilidad

Los métodos estadístico-matemáticos emergieron desde la teoría de probabilidad, la cual data


desde la correspondencia entre Blaise Pascal y Pierre de Fermat en 1654. Christian Huygens en
1657 da el primer tratamiento científico que se conoce a la materia. El Ars coniectandi (póstumo,
1713) de Jakob Bernoulli y la Doctrina de posibilidades 1718 de Abraham de Moivre estudiaron la
materia como una rama de las matemáticas.[1]. En la era moderna, el trabajo de Andréi
Kolmogórov ha sido un pilar en la formulación del modelo fundamental de la Teoría de
Probabilidades, el cual es usado a través de la estadística.

La teoría de errores se puede remontar a la Ópera miscellánea (póstuma, 1722) de Roger Cotes y
al trabajo preparado por Thomas Simpson en 1755 (impreso en 1756) el cual aplica por primera
vez la teoría de la discusión de errores de observación. La reimpresión (1757) de este trabajo
incluye el axioma de que errores positivos y negativos son igualmente probables y que hay unos
ciertos límites asignables dentro de los cuales se encuentran todos los errores; se describen
errores continuos y una curva de probabilidad.

Pierre-Simon Laplace (1774) hace el primer intento de deducir una regla para la combinación de
observaciones desde los principios de la teoría de probabilidades. Laplace representó la ley de
probabilidades de errores mediante una curva y dedujo una fórmula para la media de tres
observaciones. También, en 1871, obtiene la fórmula para la ley de facilidad del error (término
introducido por Lagrange, 1744) pero con ecuaciones inmanejables. Daniel Bernoulli (1778)
introduce el principio del máximo producto de las probabilidades de un sistema de errores
concurrentes.

El método de mínimos cuadrados, el cual fue usado para minimizar los errores en mediciones, fue
publicado independientemente por Adrien-Marie Legendre (1805), Robert Adrain (1808), y Carl
Friedrich Gauss (1809). Gauss había usado el método en su famosa predicción de la localización
del planeta enano Ceres en 1801. Pruebas adicionales fueron escritas por Laplace (1810, 1812),
Gauss (1823), James Ivory (1825, 1826), Hagen (1837), Friedrich Bessel (1838), W.F. Donkin (1844,
1856), John Herschel (1850) y Morgan Crofton (1870). Otros contribuidores fueron Ellis (1844),
Augustus De Morgan (1864), Glaisher (1872) y Giovanni Schiaparelli (1875). La fórmula de Peters
para r, el probable error de una observación simple es bien conocido.

El siglo XIX incluye autores como Laplace, Silvestre Lacroix (1816), Littrow (1833), Richard
Dedekind (1860), Helmert (1872), Hermann Laurent (1873), Liagre, Didion y Karl Pearson. Augustus
De Morgan y George Boole mejoraron la presentación de la teoría. Adolphe Quetelet (1796-1874),
fue otro importante fundador de la estadística y quien introdujo la noción del «hombre promedio»
(l’homme moyen) como un medio de entender los fenómenos sociales complejos tales como tasas
de criminalidad, tasas de matrimonio o tasas de suicidios.
Estado actual

Durante el siglo XX, la creación de instrumentos precisos para asuntos de salud pública
(epidemiología, bioestadística, etc.) y propósitos económicos y sociales (tasa de desempleo,
econometría, etc.) necesitó de avances sustanciales en las prácticas estadísticas.

Hoy el uso de la estadística se ha extendido más allá de sus orígenes como un servicio al Estado o
al gobierno. Personas y organizaciones usan la estadística para entender datos y tomar decisiones
en ciencias naturales y sociales, medicina, negocios y otras áreas. La estadística es entendida
generalmente no como un sub-área de las matemáticas sino como una ciencia diferente «aliada».

Muchas universidades tienen departamentos académicos de matemáticas y estadística


separadamente. La estadística se enseña en departamentos tan diversos como psicología,
educación y salud pública.

Al aplicar la estadística a un problema científico, industrial o social, se comienza con un proceso o


población a ser estudiado. Esta puede ser la población de un país, de granos cristalizados en una
roca o de bienes manufacturados por una fábrica en particular durante un periodo dado. También
podría ser un proceso observado en varios instantes y los datos recogidos de esta manera
constituyen una serie de tiempo.

Por razones prácticas, en lugar de compilar datos de una población entera, usualmente se estudia
un subconjunto seleccionado de la población, llamado muestra. Datos acerca de la muestra son
recogidos de manera observacional o experimental. Los datos son entonces analizados
estadísticamente lo cual sigue dos propósitos: descripción e inferencia.

El concepto de correlación es particularmente valioso. Análisis estadísticos de un conjunto de


datos puede revelar que dos variables (esto es, dos propiedades de la población bajo
consideración) tienden a variar conjuntamente, como si hubiera una conexión entre ellas. Por
ejemplo, un estudio del ingreso anual y la edad de muerte podría resultar en que personas pobres
tienden a tener vidas más cortas que personas de mayor ingreso. Las dos variables se dicen que
están correlacionadas. Sin embargo, no se puede inferir inmediatamente la existencia de una
relación de causalidad entre las dos variables. El fenómeno correlacionado podría ser la causa de
una tercera, previamente no considerada, llamada variable confusora.
Si la muestra es representativa de la población, inferencias y conclusiones hechas en la muestra
pueden ser extendidas a la población completa. Un problema mayor es el de determinar que tan
representativa es la muestra extraída. La estadística ofrece medidas para estimar y corregir por
aleatoriedad en la muestra y en el proceso de recolección de los datos, así como métodos para
diseñar experimentos robustos como primera medida, ver diseño experimental.

El concepto matemático fundamental empleado para entender la aleatoriedad es el de


probabilidad. La estadística matemática (también llamada teoría estadística) es la rama de las
matemáticas aplicadas que usa la teoría de probabilidades y el análisis matemático para examinar
las bases teóricas de la estadística.

El uso de cualquier método estadístico es válido solo cuando el sistema o población bajo
consideración satisface los supuestos matemáticos del método. El mal uso de la estadística puede
producir serios errores en la descripción e interpretación, afectando las políticas sociales, la
práctica médica y la calidad de estructuras tales como puentes y plantas de reacción nuclear.

Incluso cuando la estadística es correctamente aplicada, los resultados pueden ser difícilmente
interpretados por un inexperto. Por ejemplo, el significado estadístico de una tendencia en los
datos, que mide el grado al cual la tendencia puede ser causada por una variación aleatoria en la
muestra, puede no estar de acuerdo con el sentido intuitivo. El conjunto de habilidades
estadísticas básicas (y el escepticismo) que una persona necesita para manejar información en el
día a día se refiere como «cultura estadística».