Vous êtes sur la page 1sur 4

1- ¿Cuál es el rol de los ovarios en la menopausia?

La mujer produce de forma natural seis tipos de estrógenos, pero sólo tres están en
cantidades notables: β-estradiol, estrona y estriol. El ovario produce el estradiol, del
que se deriva la estrona y el estriol.
Al ser hormonas femeninas, se podría pensar que actúan solo a nivel del
aparato reproductor. Sin embargo, los estrógenos intervienen en otras muchas
funciones del organismo de la mujer:
• Estimulan el desarrollo de los órganos reproductivos femeninos y de las
características sexuales secundarias (vellos, formación de la silueta femenina
del cuerpo)
• Promueven el crecimiento de los folículos ováricos, alteran las
secreciones cervicales para favorecer la supervivencia y el transporte del
esperma
• Promueven el anidamiento (implantación) al principio del embarazo
• Estimulan la proliferación de la mucosa vaginal
• Estimulan el crecimiento de las mamas
• Contrarrestan la reabsorción ósea (fortaleciendo la estructura de los
huesos)
• Incrementan la producción de proteínas de la sangre
• Incrementan la cantidad de HDL (“colesterol bueno”)
• Tienen un papel importante en la formación del colágeno (importante
para la elasticidad de la piel) Al ser hormonas femeninas, se podría pensar que
actúan solo a nivel del aparato reproductor. Sin embargo, los estrógenos
intervienen en otras muchas funciones del organismo de la mujer:
• Estimulan el desarrollo de los órganos reproductivos femeninos y de las
características sexuales secundarias (vellos, formación de la silueta femenina
del cuerpo)
• Promueven el crecimiento de los folículos ováricos, alteran las
secreciones cervicales para favorecer la supervivencia y el transporte del
esperma
• Promueven el anidamiento (implantación) al principio del embarazo
• Estimulan la proliferación de la mucosa vaginal
• Estimulan el crecimiento de las mamas
• Contrarrestan la reabsorción ósea (fortaleciendo la estructura de los
huesos)
• Incrementan la producción de proteínas de la sangre
• Incrementan la cantidad de HDL (“colesterol bueno”)
• Tienen un papel importante en la formación del colágeno (importante
para la elasticidad de la piel)

2- La FSH la segrega la hipófisis y estimula la producción de estradiol (estrógeno)


y óvulos (también llamados «ovocitos») durante la primera mitad del ciclo
menstrual. El óvulo comienza a crecer dentro de un folículo (cavidad llena de
líquido), en lo que constituye el primer paso en el proceso de la ovulación. Una
concentración elevada de FSH indica que la reserva ovárica es baja, es decir,
que quedan pocos ovocitos y de escasa calidad. Ello no quiere decir
necesariamente que sea imposible el embarazo, pero sí que es más difícil que
se produzca
El estradiol es la forma de estrógeno más importante. Se genera
principalmente en los ovarios, la corteza suprarrenal y la placenta, y es
responsable del desarrollo de las mamas, de los genitales externos, del útero,
de las trompas de Falopio y de la vagina

3- La falta de estrógenos provoca una disminución del colágeno de los tejidos y


como consecuencia la piel se vuelve más fina, más seca y con frecuencia
aparecen cardenales. También puede producirse un aumento del vello facial y
una disminución en el pubis. La pérdida de colágeno puede afectar también al
aspecto y la tersura de las mamas.
Se caracteriza por la reducción de la cantidad total de hueso (masa ósea) que
lo debilita, volviéndose frágil y susceptible de una manera anormal a las
fracturas. La verdadera importancia de la osteoporosis radica en su estrecha
relación con la producción de fracturas y sus complicaciones (en España se
calcula que se producen aproximadamente 25.000 fracturas de cadera por
año). El problema de la osteoporosis lo tratamos ampliamente en un tema
aparte.

4. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en la


mujer postmenopáusica en la sociedad occidental, superando las tasas de
mortalidad por cáncer y por otras enfermedades. Los estudios epidemiológicos
demuestran un incremento de las enfermedades coronarias después de la
menopausia, coincidiendo con el déficit de estrógenos que provoca una
alteración de los lípidos de la sangre con elevación del colesterol y del LDL
(colesterol "malo"), y disminución del HDL (colesterol "bueno"). La enfermedad
cardiovascular en la mujer antes de la menopausia es menos frecuente que en
el hombre por el efecto protector de los estrógenos, pero con el paso de los
años, esta frecuencia acaba igualándose.

5. Los estrógenos tienen múltiples acciones sobre el SNC que son


fundamentalmente ejercidas a través de cambios
en síntesis o liberación de neurotransmisores. Además existe una función
sinaptogénica que está vinculada con los
factores de crecimiento neuronal.
• Estabilizan la función neuronal
• Colaboran con la viabilidad neuronal
• Bajo ciertas condiciones previenen la muerte neuronal (apoptosis)
• Inducen sinaptogénesis
• Aumentan la regeneración neuronal
• Modulación de la neurotransmisión
• Facilitan la potenciación de largo término (LPT)
• Incrementan el flujo cerebral
• Modulación del metabolismo del β amiloide
• Mediación en el metabolismo lipídico y homocisteína
6. Periodo menstrual irregular: El periodo menstrual se vuelve más corto, más largo,
más intenso o menos intenso. Empieza a faltar el periodo menstrual.
Calores: Los calores son sensaciones de calor repentinas, algunas veces intensas,
que se extienden a la cara y la parte superior del cuerpo. Los calores pueden ser muy
molestos, pero suelen durar unos pocos minutos. Pueden aparecer varias veces en un
mismo día, en la misma semana o en el mismo mes.
Sudores nocturnos: Estos son calores que te despiertan durante la noche.
Problemas para dormir: Puedes tener insomnio, es decir, dificultad para conciliar el
sueño o para permanecer dormido. También es posible que empieces a despertarte
mucho antes de lo que solías hacerlo.
Cambios vaginales: La membrana vaginal puede volverse más delgada, más seca o
menos elástica. Esto puede generar sequedad o molestias durante las relaciones
sexuales.
Infecciones urinarias o de la vejiga: Es posible que debas ir al baño más a menudo o
que tengas infecciones urinarias o de la vejiga más frecuentes.
Cambios en el estado de ánimo: Los cambios hormonales pueden causar ansiedad,
irritabilidad o cansancio. También puede cambiar tu impulso sexual.
Debilidad de los huesos: Es posible que tus huesos se debiliten durante la
menopausia. Si se debilitan mucho, puede derivar en osteoporosis posterior a la
menopausia. Incorporar abundante calcio y vitamina D puede ayudar.
7. Los síntomas de la menopausia precoz son similares a los que se dan cuando la
menopausia ocurre a su edad natural. Éstos incluyen: sofocos, taquicardias, dolores
de cabeza, insomnio, cambios de humor, retirada progresiva o repentina del período,
dolor en las articulaciones, sequedad vaginal y disminución del deseo sexual, entre
otros.

En muchas ocasiones se puede confundir la menopausia precoz con otras


alteraciones que provoquen la ausencia de la menstruación, una vez descartado que
la razón sea un embarazo. Cuando existe ausencia de la menstruación durante un
período de tiempo prolongado, se habla de amenorrea. Esta puede deberse a muchos
factores: alteraciones o patologías en el sistema reproductor, alteraciones hormonales,
como consecuencia de la administración de anticonceptivos, obesidad, pérdida
extrema de peso, estrés, etc.

8. La andropausia ya es reconocida por algunos de los mejores investigadores de las


ciencias médicas, incluída la comunidad médica internacional.

La andropausia ya es reconocida por algunos de los mejores investigadores de las


ciencias médicas, incluída la comunidad médica internacional.

En realidad, un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica


que "los andrógenos masculinos decaen progresivamente con la edad". El estudio
controló los niveles de andrógenos a los 25 años y para los 70 años dichos niveles
eran solamente el 10% de lo que habían sido durante la juventud.

El impacto de la disminución de andrógenos se conoce como andropausia, también


denominada "menopausia masculina" o PADAM – Deficiencia Parcial de Andrógenos
en el adulto mayor. Es una parte normal del envejecimiento, si bien en algunos
hombres está acompañada por un gradual e indeseable deterioro de su sexualidad,
estado de ánimo y energía en general. Algunas veces puede aún exponer a los
hombres a riesgos de salud más graves.