Vous êtes sur la page 1sur 11

LAS ISLAS MARÍAS

(Entra el Peterete por la derecha caminando por el escenario.


Música de la Pantera Rosa. Antes de que el Peterete haya salido, el
Chómpiras sale de la nada y lo amenaza con una pistola)

Chómpiras: ¡Manos arriba!

Peterete: (Asustado) ¡No! ¡No me mate, señor! ¡Tengo hijos!


¡Tengo…! (Se voltea y ve que es el Chómpiras. Se molesta) Conque
eres tú, Chómpiras.

Chómpiras: Sí.

Peterete: Ah, mira. (Le quita la pistola) Permíteme, no te valla a


estorbar. (Saca un peine, lo peina y lo cachetea) Y la próxima vez le
saco dos balas a la pistola, ¡y te taponeo los hoyos de la nariz!

Chómpiras: Perdóname, Peterete. Pero es que llevo aquí ya seis


horas y pues tú eres el primero que pasa.

Peterete: Es natural. Es que todo el mundo está de vacaciones. ¡Lo


mismo vamos a hacer nosotros!

Chómpiras: (Sorprendido) ¿Nos iremos de vacaciones?

Peterete: (Asiente con la cabeza sonriente) Mmhh. Iremos a la


playa. ¡A tirarnos de panza sobre la arena!

Chómpiras: ¡Sí! ¡En bikini!

Peterete: (Lo mira atónito) ¿En bikini? Te dije que vamos a pasear.
No a causar lástima.
Chómpiras: (Emocionado nuevamente) Bueno, pero… ¡pero hay
muchachas en bikini! Y playas para nadar, y muchachas en bikini, y
mariscos, y muchachas en bikini, ¡y cebiche!, y muchachas en bikini,
¡y muchachas en bikini! ¿A dónde iremos? ¿A Acapulco?

Peterete: No.

Chómpiras: ¿A Veracruz?

Peterete: No.

Chómpiras: ¿A Puerto Vallarta?

Peterete: No.

Chómpiras: ¿Entonces a dónde?

Peterete: A las Islas Marías.

Chómpiras: (Su emoción se desvanece de inmediato) ¿A las Islas


Marías?

Peterete: Pues sí, Chómpiras. Es que no tenemos dinero para otro


lugar. Claro, las Islas Marías es un penal en el que no habrá
muchachas en bikini… ¡pero habrá guardias en uniforme! Bueno,
fuera de eso, ¡¿qué diferencia hay entre Acapulco y las Islas
Marías?!

Chómpiras: Pues en las Islas Marías roban menos.

Peterete: (Lo anima) Pero además ¡hay playa!, ¡hay brisa de mar!,
¡hay sol!

Chómpiras: (Se reanima) ¡Y mariscos!, ¡y cebiche!, ¡y…! (reflexiona)


Oye, ¿y de dónde vamos a sacar para los pasajes?
Peterete: ¡Muy buena pregunta, mi Chómpiras! Mira, ven. (Lo lleva
a la par de una ventana y recoge un ladrillo del suelo) ¿Ves esta
ventana? Tú sólo toma este ladrillo y rómpela. Entonces yo llamo a
la policía y le digo que nos arreste por daños a propiedad ajena.

Chómpiras: Buena idea, pero esta ventana…

Peterete: Nada, Chómpiras. No tenemos tiempo que perder,


¡Rómpela!

Chómpiras: Pero esta ventana…

Peterete: (Lo amenaza con el peine) ¡¿La vas a romper sí o no?!

Chómpiras: Está bien. (Rompe la ventana)

Peterete: ¡Muy bien, Chómpiras! ¡POLICÍA! ¡POLICÍA!

(Entra el policía corriendo)

Policía: (Asustado y nervioso) ¡¿QUÉ?! ¡¿QUÉ?! ¡¿DÓNDE?!...


(Analiza a ambos y se tranquiliza. Luego se molesta) ¡El Chómpiras y
el Peterete!

Peterete: ¡Así es, policía! Y nos da mucha pena que nos haya
agarrado así tan fácilmente. ¡Nosotros rompimos esa ventana!

Chómpiras: ¡Sí! Y lo hicimos con meditaja, alevoción y ventosía.

(El Chómpiras dice mal “ventaja, medición y alevosía” así que queda
confundido y el Peterete lo mira igualmente confundido)

Policía: (Comienza a retirarse) Miren, agradezcan que no tengo


tiempo, porque si no…
Peterete: (Lo detiene) ¡Un momentito!, ¡un momentito! ¿Qué no
nos va a detener?

Chómpiras: ¿Nada más porque rompí la ventana de MI CASA?

(El Peterete oye esto y se molesta)

Policía: Miren, no me quiten mi tiempo porque estoy tras la pista


de un asaltante que merodea por esta calle. ¡Ahora vuelvo! (Se
retira)

(Chómpiras y Peterete se quedan solos. El Peterete regaña al


Chómpiras)

Peterete: Así que es la ventana de tu casa.

Chómpiras: Yo te quería decir.

Peterete: ¡No, no, no, no, no! No te molestes. (Saca otra vez el
peine, lo peina y lo cachetea) Y la próxima vez, en lugar de ponerte
a romper ventanas con un ladrillo, ¡te pongo a que la rompas a
topes de cabeza!

(Entra el Botija nervioso, disfrazado de pueblerino)

Chómpiras: ¡Peterete, mira! ¡Viene alguien!

Peterete: ¡Un cliente!

Chómpiras: Pero se ve más pobre que nosotros.

Peterete: ¡No importa! Tú asáltalo y yo le hablo a la policía.


¡Entonces tendremos la playa! ¡Los ceviches!

Chómpiras: ¡Los ceviches!


Peterete: ¡Los ceviches!

(El Botija camina hacia Peterete y Chómpiras. El último lo recibe con


una pistola)

Chómpiras: ¡Arriba los ceviches!... digo, las manos.

Botija: (Se asusta) ¡No! ¡No me haga nada! ¡Por favor, señor! ¡Se lo
ruego!

Peterete: No se alarme, amigo. Ahorita le hablo a la policía.


¡POLICÍA! ¡POLICÍA!

Botija: ¡NO! ¡NO!

(Llega el policía. Botija se tapa la cara con el sombrero pero no le


sirve de nada)

Peterete: ¡Policía! Ahora sí nos atrapó infraganti. Cumpla con su


deber. (Pone las manos para que lo arreste pero el policía no lo
hace)

Policía: Muchachos… ¡muchas gracias! ¡Este es el asaltante que


robó el banco en la otra esquina! Se los agradezco mucho. (Arresta
al Botija) Órale, Botija. Vámonos.

(El policía y el Botija se retiran dejando al Chómpiras y al Peterete


atónitos. Se cierra el telón unos segundos para un cambio de
escena. Aparecen de nuevo Chómpiras y Peterete deprimidos)

Chómpiras: Oye, Peterete, ¿ahora qué vamos a hacer? Yo tenía


mucha ilusión de ir a las Islas Marías, con los ceviches.

Peterete: Yo no quería hacer esto, pero no nos queda otro


remedio. ¿Sabes qué es lo más vil que puede hacer un ratero?
Chómpiras: ¡Anularle un gol al Guadalajara!

Peterete: No, no, no. Aparte de eso.

Chómpiras: (Se encoge de hombros) ¿Qué?

Peterete: Robar la caja de limosnas de la iglesia.

Chómpiras: (Se sorprende y trata de oponerse) ¡No, Peterete! Soy


ratero, pero honrado.

Peterete: No, yo también. Pero no vamos a robar nada. Sólo nos


acercaremos a la caja y ahí le hablamos a la policía, ¡y entonces sí,
Chómpiras!, ¡la playa!, ¡los ceviches!

Chómpiras: (Su ánimo reaparece) ¡Los ceviches! Ah, bueno. Así pos
sí.

(Los dos se retiran. El telón se cierra unos segundos para otro


cambio de escena. Aparecen en la iglesia junto a la caja de
limosnas)

Peterete: Órale, Chómpiras. Finge que te robas la caja y le


hablamos a la policía y entonces los cevi…

(El Chómpiras se queda viendo a una figura de Jesucristo y se acerca


a ella)

Peterete: ¿Qué te pasa, Chómpiras?

Chómpiras: ¿Sabes, Peterete? Estoy recordando que en esta iglesia


es donde yo hice mi Primera Comunión.

(Peterete se queda atónito)

Chómpiras: Yo tenía ocho años.


Peterete: Yo también

Chómpiras: Iba vestido de blanco.

Peterete: Yo también

Chómpiras: Era un niño muy bonito.

Peterete: …¡En la iglesia no se dicen mentiras!

Chómpiras: Bonito de alma.

Peterete: (Se convence de la anécdota del Chómpiras y él cuenta la


suya) En esta iglesia yo conocí a mujer.

Chómpiras: Yo también.

Peterete: Aquí mismo yo me enamoré de ella.

Chómpiras: Yo también.

Peterete: (Se enoja) ¡¿Tú también qué?!

Chómpiras: Que en esta iglesia yo también conocí a MI mujer y me


enamoré de ella.

Peterete: (Nuevamente se convence y continúa) El sacerdote de


esta iglesia fue el que nos casó.

Chómpiras: Claro, con no volver a dirigirle la palabra.

(El Peterete se harta. Saca el peine, peina al Chómpiras pero antes


de cachetearlo se da cuenta de que está ante Jesucristo. Se persigna
y se lo lleva a otro lado lejos de la figura y ahí lo cachetea. Vuelven
a donde estaban y se persigna)
Peterete: Y la próxima vez, te amarro al badajo de la campana, ¡y
toco a procesión!

(Ambos se quedan pensativos ante Cristo)

Peterete: Sabes, Chómpiras, hemos sido muy malos. Claro, nunca


hemos robado nada, ¡¿pero cuántas veces lo hemos intentado?!

Chómpiras: Todas.

Peterete: ¿Qué dirían nuestros padres si llegamos a las Islas


Marías?

Chómpiras: Bueno, les va a dar gusto ver que vamos a visitarlos.

Peterete: ¡No, no y no! Ya no vamos a ir a las Islas Marías. A partir


de hoy seremos gente honrada.

Chómpiras: (Emocionado) ¿Honrada?

Peterete: ¡Sí, señor! Nunca es tarde para cambiar de vida. Y los


errores cometidos se pueden corregir. Y se puede arreglar lo que
esté mal hecho… claro, a excepción de ti. ¡Pero de hoy en adelante
vamos a caminar con la frente muy alta!

Chómpiras: ¡Sí!

Peterete: Tú has lo que puedas.

(Peterete se persigna y se retira siendo seguido por el Chómpiras.


Hay un cambio de escena y aparecen de nuevo en la calle)

Chómpiras: Oye, Peterete, ahora que somos honrados, ¿a qué nos


vamos a dedicar?
Peterete: Bueno, a cualquier oficio que no requiera conocimientos.
Como… ¡productor de televisión!

Chómpiras: ¡Sí!

Peterete: O… ¡escritor de programas cómicos!

Chómpiras: ¡Síi!

Peterete: O… ¡animador de programas de concursos!

Chómpiras: ¡Síii! Oye, (saca la pistola) ¿ahora qué hago con esto?

Peterete: No, mira, ese es el símbolo de nuestra vida pasada. Así


que tírala muy lejos.

Chómpiras: ¿Hacia dónde?

Peterete: ¡Lejísimos! Mientras más lejos la tires, más lejos


estaremos del mal (el Chómpiras arroja la pistola a una ventana).
Sólo ten cuidado, no le vallas a dar a esa ¡ventana!

(La ventana se rompe. Entra Ximena y camina molesta hacia el


Chómpiras y el Peterete)

Ximena (Molesta) ¿Quién rompió mi ventana?

(El Chómpiras y el Peterete se señalan mutuamente acusándose)

Ximena: ¡Así que ustedes rompieron la ventana de mi casa!

Peterete: (Se ríe nerviosamente como Don Ramón)

Ximena: (Molesta) ¡Lo que tienen de feo, lo tienen de torpe!

Peterete: ¿Cómo nos dijo?


Ximena: (Grita) ¡Torpes!

Chómpiras: ¿A qué no se atreve a repetirlo?

Ximena: (Grita otra vez) ¡Torpes!

Chómpiras: ¡Ah pues, si se atrevió!

Ximena: ¡Y eso no es nada, también le voy a hablar a la policía!

(Saca un celular, pero el policía la interrumpe desde lejos)

Policía: No se moleste Chimoltrufia, yo lo vi todo!

(Dicho esto, ahora sí entre el policía)

Policía: Y esa NO ERA la ventana de tu casa, Chómpiras.

Peterete: ¡Permítame, policía! (Por última vez saca el peine, peina


al Chómpiras y cuando le va a dar la cachetada, la Chimoltrufia de
adelanta y ella se la da)

(Antes de que el Peterete diga algo, Ximena le quita el peine)

Ximena: ¡Permítame usted también! (Peina al Peterete y lo


cachetea ella misma)

Ximena: ¡Y la próxima vez, vayan a romper la ventana de su abuela!


(La Chimoltrufia se va enojada)

Chómpiras: Oye Peterete, ¿todavía tienes abuela?

Peterete: Permíteme… (Saca otra vez el peine, lo peina y cuando lo


va cachetear, el Chómpiras se agacha y el policía que estaba atrás
recibe la cachetada)
(El Chómpiras sale corriendo, el Peterete corre atrás de él para
alcanzarlo y los dos, corren alrededor del escenario)

Policía: (También corre atrás de ellos y los arresta) Y la próxima vez,


¡los pongo a romper la ventana de su abuela a sentones! Pero
antes, ¡a las Islas Marías!

FIN

Centres d'intérêt liés