Vous êtes sur la page 1sur 2

Diario Laboral Nro 88 – 15.09.

2016

Las multas laborales en la actividad de la construcción

Por Beatriz E. Ferdman1

Introducción
La regulación específica de la actividad de los obreros de la industria de la construcción tuvo su
fundamento en las particularidades que hacen a aquella, en tanto es temporal, cíclica y de alta
movilidad. Esto debido a la fugacidad de la obra a realizarse que, según sea su complejidad, tendrá
mayor o menor expectativa de duración2.
Esto la distingue de las modalidades de contrato de trabajo reguladas bajo la LCT que se caracterizan
por tener una vocación de permanencia en el tiempo. A pesar de ello coexisten respecto de los
trabajadores de la construcción la LCT y la ley 22.250. Las disposiciones de ésta última son de orden
público y excluyen las contenidas en la LCT en cuanto se refieran a aspectos de la relación laboral
específicamente contempladas, pero la LCT es de aplicación en todo lo que resulte compatible y no se
oponga a la naturaleza y modalidades de la actividad.
En un reciente fallo3 la Cámara de Apelaciones Laboral de Corrientes se avocó al estudio de la
compatibilidad de las normas de la LCT4, la Ley Nacional de Empleo (LNE) y la ley 25.323 con
respecto a la ley 22.250.

La doctrina del fallo bajo comentario


En primer lugar, el fallo que estudiamos destaca que no existe incompatibilidad entre el art. 8° de la
LNE que establece la indemnización por falta de registración de la relación laboral y el art. 18° de la ley
22.250 que prevé una reparación para el incumplimiento del empleador con su carga registral
específicamente para los trabajadores de la construcción, en cuanto la primera ley mencionada no
excluye los estatutos particulares5. Se agrega que en el caso de los trabajadores de la construcción, la
indemnización del art. 15 de la ley 24.013 “consistirá en el pago de una suma igual a la que
correspondiere en concepto de fondo de desempleo”6. Ello siempre que se cumpla con la comunicación
a la AFIP dentro de las 24 horas de cursada la misma.
De igual forma se ha pronunciado la CNAT, indicando que las multas previstas en la LNE tienen objeto
diverso que el previsto en los artículos 18 y 19 de la ley 22.250 y no tutelan la estabilidad del trabajador
sino la regularización del vínculo, por lo que son compatibles7.
En segundo lugar, en la sentencia que comentamos, se aclara que “en el marco estatutario de la ley
22.250 no resultan aplicables los incrementos previstos en los arts. 1 y 2 de la ley 25.323, debido a que,
como se señalara, en el régimen correspondiente a la industria de la construcción no está contemplado
un sistema de estabilidad relativa que prevea el pago de indemnizaciones por antigüedad (o despido),
sustitutiva de preaviso e integración como las que mencionan esas normas como pauta básica de las
sanciones que establecen. En efecto, de acuerdo con lo establecido en el art. 35 de la norma estatutaria,
tales disposiciones excluyen la aplicabilidad del sistema indemnizatorio contemplado en la L.C.T.; y
éste, por otra parte, no resulta compatible con la naturaleza y modalidad del régimen jurídico específico
(art. 2 L.C.T. y art. 35 ley 22.250)”. El fundamento es que “el trabajador de la construcción no está
comprendido en un sistema de estabilidad garantizada sino que, por el contrario, en virtud de la

1
Juez en el Juzgado Nacional del Trabajo Nro 54, Profesora en la UBA y en la Universidad Austral.
2
Para un estudio profundo del Estatuto ver el capítulo de Ferdman, Beatriz E, en la Obra de Foglia, Ricardo (Director) y Khedayán, Eugenia P.
(Coordinadora), Regímenes Laborales Especiales, Ed. La Ley, 2 edición, 2014.
3
Cámara de Apelaciones Laboral de Corrientes, 17/03/2016, “Vega, Fernando Luis c. Juan Bautista Palacios y/o Q. R. R. s/ Indemnización”.
4
Por motivos de espacio nos limitaremos a la referencia del artículo 80 LCT.
5
CNAT, sala II, 15/12/1998, “Aguilar Vicente c. Construcciones Arquigrama S.R.L.”.
6
En igual sentido: CNAT, sala III, 31/08/2004, "Olivera, Rogelioc. Benítez, José‚ s/ despido", La Ley Online.
7
CNAT, sala II, 11/07/2001, “Flores, José Luis c. Tel 3 S.A.”, La Ley Online, AR/JUR/6997/2001.
naturaleza propia de la actividad, el vínculo puede ser disuelto en cualquier momento y sin
consecuencias indemnizatorias”. Esta visión es acorde a la tradicionalmente sostenida por la CNAT8.
Finalmente, es dable destacar que la sentencia comentada admite la multa prevista en el art. 80 de la
L.C.T. ya que el empleador debe entregar dicha certificación al cese de la relación laboral y “dado que
no se relaciona con la estabilidad del trabajador y la pérdida del empleo, sino con las obligaciones
derivadas del deber de diligencia del empleador (arts. 79 y 80, L.C.T.), la misma resulta compatible con
la naturaleza y modalidades de la actividad y régimen jurídico específico”. La jurisprudencia ha
indicado, en sentido concordante, que sin perjuicio de la obligación específica de hacer entrega de la
libreta de aportes, en ningún momento la ley libera de hacer entrega de los certificados del art. 80 L.C.T
y ésta no resulta incompatible con la naturaleza y modalidades de la actividad de la construcción9.
Ahora bien, se puntualiza en este fallo que, en los supuestos de negativa de relación laboral, es posible
eximir al trabajador de esperar los treinta días del Dto. Reglamentario 146/2001 para realizar la
intimación “toda vez que es evidente que el empleador no cumplirá con la entrega de la
documentación”.

Conclusión
La finalidad del dictado del estatuto de la construcción ha sido brindar normas específicas acordes a la
actividad particular que regula.
Por lo tanto sería irrazonable y discriminatorio privar al trabajador de la obtención de las multas
previstas en la Ley Nacional de Empleo en tanto son compatibles con la naturaleza de la actividad
prevista en el régimen laboral especial. Lo mismo ocurre con respecto al certificado de trabajo, cuya
obligación de entrega es exigible. En cambio no podrá el trabajador requerir las multas previstas en la
ley 25.323, por obedecer a un sistema de estabilidad incompatible con la ley 22.250.
En definitiva se pretende que la tutela sea amplia a través de un análisis integral de las normas laborales
aplicables, en tanto sean compatibles y favorables al trabajador.

8
En el mismo sentido, CNAT, Sala II, 05/07/2010 “Castillo, Jorge Armando c. Kisman, Adriana Leonor s/Ley 22.250”; Sala V, 14/3/2013 “Morinigo, Cristino c/Fundación
Madres Plaza de Mayo s/despido”; Sala III, 2010/02/15, Miranda Chávez, Isidro c. Technicals S.R.L. y otro, La Ley Online,
AR/JUR/4302/2010.
9
CNAT, Sala I, 29/06/2004, “Garay Chaparro, Demetrio c. Britez, Heriberto y otros s/ despido”. CNAT Sala VI 16/07/2010 “Mendoza
Chávez, Jaime Cirilo c. Soberal Construcciones S.A. s/despido”.