Vous êtes sur la page 1sur 8

El realismo psicológico de Mike Nichols

Carlos Barrio

1. ASPECTOS BIOGRÁFICOS

M
ike Nichols, en una entrevista concedida
en 2012 al periodista Sam Kashner, sin-
tetizaba el pilar fundamental de su vida
en una idea: la fortuna. Nichols se consi-
deraba afortunado porque su familia había huido de
la Alemania nazi, justo antes de que empezara la lo-
cura de los campos de concentración, «porque había
crecido en América, la tierra de las oportunidades,
por trabajar en la radio, en Broadway, en el cine y
todo ello pese a no haber acabado la universidad...».
No es enteramente cierto que todo lo que consiguió
se deba a la fortuna, Nichols atesoraba un gran talen-
to, quizás su inseguridad derivada de una infancia no
muy feliz le impedía reconocerlo.
Nació en Berlín el 6 de noviembre de 1931, en el
seno de una acomodada familia judía, con el nombre
de Michael Igor Peschkowsky. Su familia, que ya ha-
bía huido de la Rusia bolchevique, tuvo que emigrar
una vez más, cuando los nazis tomaron el poder en
Alemania. El padre de Nichols era un médico llama-
do Paul Peschkowsky, de cuyo patronímico Nikolaiye-
vitch, el joven Michael, derivó su apellido americani-
zado como Nichols.
Los primeros años de su infancia en la Alemania
nazi, estudiando en escuelas segregadas, así como
una calvicie total, como consecuencia de una vacuna
en mal estado administrada contra la tosferina, hicie-
ron crecer al joven Michael con una gran cantidad de
complejos. Su padre huyó a Nueva York en 1938, don-
de estableció una consulta en Manhattan muy cerca
del Central Park. En 1939 se llevó a sus dos hijos, Mi-
chael y a su hermano pequeño Robert. Su madre no
se unió a ellos hasta pasados casi dos años. Su padre
era un hombre muy frío y riguroso, que tenía conti-

Revista Atticus NUEVE 197


nuas aventuras extra maritales, lo que le condicionó
enormemente, de hecho, la infidelidad y el escepti-
cismo hacia la monogamia será una de las constantes
de sus películas.
Una vez instalada toda la familia en Manhattan, Ni-
chols empezó a acudir a una escuela donde acudían
niños de extracción social acomodada. Allí tuvo oca-
sión de conocer al que sería su gran amigo y futuro
guionista de algunas de sus mejores películas, entre
ellas El Graduado, Buck Henry. Estos orígenes cen-
tro-europeos lo emparentan con otros distinguidos
directores como Billy Wilder o Lubitsch, los cuales
ejercieron una gran influencia en el futuro director
de cine. Nichols descubrió la fascinación por el cine
de viendo películas de Lubitsch y de Billy Wilder. En
concreto, Design for living (Una mujer para dos) de
Lubitsch fue una de las películas que más le marca-
ron y a la que homenajeó en su poco exitosa comedia
The Fortune (Dos pillos y una herencia).
Cuando Mike Nichols contaba sólo doce años de
edad, su padre murió de leucemia. Las estrecheces
económicas que sufrió la familia, debido a la pérdi-
da de los ingresos paternos, obligaron a la familia a
abandonar la comodidad del barrio de Manhattan
y pasar a residir en Brooklyn. Nichols continuará su
educación gracias a becas en buenos colegios de
Nueva York, donde se muestra como un brillante es-
tudiante de teatro y literatura. Nichols descubrió su
verdadera vocación, el teatro, cuando asistió a ver la profesional. Nichols abandona sus estudios y decide
obra Un tranvía llamado deseo de Tenesse Williams. formar junto a May un dúo cómico que cosecharía
Desde ese momento decidió ser director teatral. enormes éxitos en los que procedían a que burlarse
La idea no sedujo a su madre, que se opuso activa- de las convenciones sociales y sexuales de la socie-
mente. La frustración por no sentirse aceptado en dad americana de los años cincuenta. Junto a esta fa-
la escuela, en casa, unido a sus complejos físicos y a ceta de comediante, Nichols también desarrolló una
la falta de dinero originaron que acumulara un gran brillante y muy exitosa carrera como director teatral,
resentimiento hacia la sociedad americana. Con el que compatibilizaría con su carrera cinematográfica
tiempo aprendería a canalizar esos sentimientos ne- y que le llevaría a ganar la friolera de ocho premios
gativos, expresándolos a través de la comedia. Pues Tony, el equivalente al Oscar en el mundo del Teatro
como el solía decir «la comedía no es más que la habi- estadounidense. Realizando montajes teatrales muy
lidad de conseguir la venganza inmediata, a través de aclamados como los de La extraña pareja, Muerte de
la sátira social». Una sátira que llegaría a dominar con un viajante, El prisionero de la segunda avenida, Tío
maestría en muchas de sus películas, donde el humor Vanya o Descalzos en el parque entre otros.
es el instrumento para ofrecer una visión crítica, de- En 1966, cuando era el director teatral de mayor
moledora de las estructuras sociales, que cosifican al éxito en los Estados Unidos y sin tener experiencia
individuo y lo convierten en parte de un engranaje de cinematográfica alguna, es contratado por los estu-
un sistema que lo controla. dios Warner para dirigir la adaptación al cine de la
Presionado por su madre acude a la universidad controvertida obra teatral ¿Quién Teme a Virginia
de Chicago para estudiar medicina, allí conoce a Wolf? del dramaturgo Edward Albee, con Elisabeth
Susan Sontag, escritora y directora de cine, quien se Taylor y Richard Burton como cabezas de cartel. El
siente atraída por él y con quien mantiene un muy film fue un rotundo éxito de taquilla y crítica, lo que
breve romance. Sin embargo, es el hecho de conocer le valió a Nichols el apodo de «nuevo Orson Welles»
a Ellen May, cuando ésta formaba parte de a un gru- por parte de la crítica. La película ganó cinco Óscar y
po de teatro de la universidad que se encontraba re- un récord de 13 nominaciones. La siguiente película,
presentando Miss Julie de Strindberg, lo que marca- la segunda, de Nichols, en 1967, El Graduado se con-
ría profundamente el futuro desarrollo de su carrera virtió en un éxito todavía mayor que su antecesora

198 Revista Atticus NUEVE


y en una película icónica de la contra-cultura de los ración de cineastas conocidos como el nuevo Ho-
años sesenta, que le permitió ganar su único Óscar llywood. Aunque no es propiamente un movimiento
como mejor director. La estrella de Nichols declinó cinematográfico al estilo del Free cinema o la Nou-
en los setenta, con películas que fueron primero velle Vague francesa, los cineastas del llamado Nue-
rechazadas por el público, como Trampa 22 y Cono- vo Hollywood como Francis Ford Coppola, Michael
cimiento Carnal y luego vilipendiadas por la crítica Cimino, Arthur Penn, Martin Scorsese, Woody Allen,
como El día del Delfín o Dos pillos y una herencia. Peter Bogdanovich, Alan Pakula, Paul Mazurky o el
propio Nichols entre otros contribuyeron decisiva-
En los ochenta, tras un breve periodo apartado
mente a sortear la dificultades que experimentó el
de la gran pantalla y centrado en el teatro y la tele-
sistema de grandes estudios en los años sesenta, con
visión, vuelve al cine por todo lo alto con películas
una serie de películas producidas con una indepen-
que lo reconcilian con el público, pero que lo alejan
dencia creativa desconocidas en el Hollywood clási-
de una crítica que considera que se ha vendido a la
co, y que estéticamente acercaron el cine americano
industria de Hollywood, pasando de ser considerado
a nueva generación de espectadores influidos por los
un cineasta de películas impersonales y banales de
movimientos contraculturales que caracterizaron a la
puro entretenimiento. En estos años produce pelícu-
sociedad americana de aquellos años convulsos en
las como Silkwood, Se acabó el pastel o la enorme-
lo social y lo político. Junto a las claras influencias
mente popular Armas de mujer. En el plano personal
del propio cine americano de serie B de directores
experimentó también graves problemas personales
como Roger Corman, John Casavattes, William Cast-
que lograría sortear de la mano de su cuarta y última
le, Russ Meyer o Monte Hellman, también hay que
mujer, la periodista Diane Sawyer.
señalar la influencia de directores de los llamados
Los noventa fueron una época de experimenta- nuevos cines europeos de los años sesenta como
ción para Nichols, en los que abordó géneros en auge Fellini, el Bergman de la década de los sesenta, Vis-
y en principio alejados de sus coordenadas habitua- conti, Antonioni, Goddard o Truffaut. Estos cineastas
les, como la comedia escatológica ¿De qué Planeta del llamado Nuevo Hollywood, que fueron apoda-
eres?, el cine de terror en Lobo o la sátira política en dos como los movie brats, por su osadía a la hora de
Primary Colors. Los últimos años de Nichols fueron presentar una visión muy ácida de temas sociales y
los de la reconciliación con cierta crítica con pelícu- políticos, como la traumática de guerra de Vietnam,
las como Closer o La guerra de Charlie Wilson. Una o temas como la difusión valores como el pacifismo,
nueva generación de cineastas como Bennet Miller la experimentación con drogas alucinógenas, el amor
(Capote, Moneybal), Steve McQueen (Doce años libre o el retorno a la simplicidad de la vida natural.
de esclavitud, Shame) o Stephen Finglenton (The
Survivalist) se declaran rendidos admiradores suyos. 2. EL CINE DE MIKE NICHOLS
Nichols falleció inesperadamente de un ataque al El crítico Peter Appleboome ha dicho de Mike
corazón en su apartamento de Manhattan el 19 de Nichols que es uno de los pocos directores con el
noviembre de 2014. don de saber sacar lo mejor de los actores con los
El cine de Mike Nichols se puede situar en sus que ha trabajado, ya se trate de Mery Streep, Julia
comienzos claramente en los márgenes de la gene- Roberts, Elisabeth Taylor, Richard Burton, Harrison

Revista Atticus NUEVE 199


Ford, Dustin Hoffman … Se puede afirmar, sin miedo a personajes experimentan una auto-conciencia de sus
equivocarse, que pocos actores han naufragado con propias alienaciones. Por ejemplo, en ¿Quién teme a
Nichols. También tenía un talento especial para des- Virginia Wolf? vemos la evolución en el matrimonio
cubrir actores. Dustin Hoffman, Sandy Dennis (esta de George y Martha, desde una apariencia de esta-
última reconoció sólo haber aprendido de Shakes- bilidad y respetabilidad en su matrimonio hacia la
peare, Strasberg y Nichols) o Stockard Channing son catarsis final en una especie de noche de Valpurgis
algunos de sus más célebres descubrimientos para la donde ambos personajes saldan cuentas con su pa-
gran pantalla. Sus orígenes como actor y el venir del sado. El graduado, para muchos la mejor película de
mundo del teatro, junto con el hecho de haber tenido Nichols, narra el viaje interior del personaje de Ben-
que aprender cine de otros (debutó como director jamin Braddock (Dustin Hoffman), un joven y brillante
sin experiencia) le dieron un carácter dialogante y graduado salido de una universidad de la Ivy League,
empoderante con los actores en los rodajes, permi- hacia el inconformismo, la rebeldía y el cuestiona-
tiéndose sacar de sus actores y actrices algunas de miento de los valores de la generación de sus padres.
las mejores interpretaciones de sus carreras, como En Trampa 22, una de las películas más incomprendi-
en el caso de Elisabeth Taylor y Richard Burton, in- das en el cine de Nichols, hay una evolución, la del te-
terpretando al tormentoso matrimonio de ¿Quién niente Josariah, desde una neurosis personal inicial,
teme a Virginia Wolf? hacia una filantropía universal. Conocimiento Carnal
es una fábula urbana sobre la visión del sexo de toda
Nichols siempre fue un director cinéfilo, sus in-
una generación de ciudadanos norteamericanos na-
fluencias fueron desde la comedia de directores
cidos durante los años de la II Guerra Mundial
como Billy Wilder o Lubitsch, pasando por el cine de
autores como Fellini, Rohmer, Renoir o Truffaut. Es Nichols es probablemente junto con los directo-
habitual encontrar en muchas de sus películas mu- res Ingmar Bergman y Woody Allen el cineasta que
chas referencias a directores, actores y películas icó- mejor ha retratado las relaciones de pareja en sus
nicas de la historia del cine. Por ejemplo la referencia diversas vertientes. La infidelidad, la ilusión imposi-
del personaje de Martha (Elisabeth Taylor) a la actriz ble de la monogamia o el poder alienante del sexo
Bette Davis en el comienzo de ¿Quién teme a Vir- son temas que recorren muchas de sus más célebres
ginia Wolf?, la puesta en escena de Trampa 22 muy películas. Nichols descubrió la infidelidad de su pa-
inspirada en 8 y medio de Fellini, las referencias a la dre en la más tierna infancia lo que le influyó nota-
screwball comedy y a estrellas del cine mudo como blemente, lo que se muestra claramente en muchas
John Gilbert o Ramon Novarro en Dos pillos y una de sus películas.
herencia o el claro homenaje al Hitchcock de Vérti-
En sus películas está muy presente esa visión pe-
go en la escena inicial de Postales desde el filo son
simista de la creencia en la viabilidad del amor eter-
algunos de los muchos ejemplos de cinefilia que se
no en la vida de pareja. Por ejemplo, en ¿Quién Teme
aprecian en sus películas.
a Virginia Wolf?, la relación entre Martha y George
Los principales temas de sus películas tienen que sólo se mantiene sobre la base de un juego de falsas
ver con los cambios de mentalidad experimentados apariencias, que encubren un secreto terrible. En El
por sus personajes. En muchas de sus películas, sus Graduado la infidelidad se presenta como algo inexo-

200 Revista Atticus NUEVE


rable, prácticamente como una especie de necesidad el cine de Hollywood, contribuyendo decisivamen-
fisiológica al llegar a cierta edad, como muy bien se te al fin de la censura establecida por el ignominio-
aprecia en el personaje de la señora Robinson, Cono- so Código Hays, que estuvo en vigor en el llamado
cimiento carnal presenta un divorcio absoluto entre Hollywood clásico. También fue pionero en el uso de
amor y sexo. El padre de Rachel, protagonista de la desnudos en una de sus películas más controverti-
película Se acabó el pastel le dice a su hija dolida por das como fue Conocimiento carnal, lo que le causa-
la infidelidad de su marido «Si quieres monogamia ría problemas legales en varios estados de su país
cásate con un cisne». Muchas veces Nichols plantea e incluso en mostrar nuevas formas de sexualidad,
en sus películas soluciones alternativas al esquema asociadas a las nuevas tecnologías, como el caso del
convencional de pareja, proponiendo tríos como el llamado cyber-sexo en su película Closer.
que se presentan en Closer, Conocimiento carnal o
en Dos pillos y una herencia. 3. LAS PELÍCULAS DE MIKE NICHOLS
Como ocurre en el Nuevo Hollywood, las bandas El debut en el mundo del cine le vino a Nichols
sonoras clásicas se ven sustituidas en sus películas de la mano de la adaptación de una obra teatral,
por la música popular, ya se trate del jazz de los años muy controvertida en su momento, como fue ¿Quién
veinte en la magnífica banda sonora de David Shire teme a Virginia Wolf? (1966) Del dramaturgo nor-
para la película Dos pillos y una herencia, el folk de teamericano Edward Albee. La película relata una
Simon y Garfunkel en la celebrada banda sonora de larga y etilizada noche en la vida de una pareja de
El Graduado o las bandas sonoras que la cantante mediana edad formada por un profesor universitario,
Carly Simon hizo para varias películas de Nichols George (Richard Burton) y su esposa, Martha (Elisa-
como Se acabó el pastel, Armas de mujer o Postales beth Taylor), quienes, tras invitar a una joven pareja
desde el filo, de colegas universitarios, inician un descenso a los
infiernos donde quedan al descubierto los secretos
Una de las características que más llama la aten- más íntimos y crudos de su vida en pareja. La pelí-
ción en la obra de Nichols es el gran número de pre- cula destacó por su poderosa y descarnada puesta
mios que muchas de sus películas cosecharon, ya en escena, así como por la multitud de interpreta-
fueran globos de oro o nominaciones a los Oscar en ciones de la que fue objeto por parte de una crítica
diversas categorías. Aunque sólo ganaría el Oscar que cayó rendida ante el portentoso debut en el cine
como mejor director en una ocasión, por El Gradua- del entonces ya muy famoso realizador teatral Mike
do, acumulando nominaciones a la mejor dirección Nichols.
en tres ocasiones más por películas como ¿Quién
Teme a Virginia Wolf?, Silkwood y Armas de mujer. Su segunda película, El Graduado (1967), repre-
senta posiblemente el mejor momento en la carrera
El cine de Nichols fue también pionero en la nor- cinematográfica de Nichols. Se trata de una película
malización del tratamiento de temas de contenido icónica y muy representativa de los valores asocia-
sexual en el cine de masas. Por ejemplo, ¿Quién teme dos a una incipiente contracultura muy en boga por
a Virginia Wolf? fue una película pionera en el uso aquellos años. En ella encontramos al personaje de
de lenguaje popular y de alto contenido sexual en Benjamin Braddok (Dustin Hoffman) abrumado ante
la enorme presión familiar por cumplir
unas expectativas profesionales que se le
tornan demasiado pesadas. Durante el ve-
rano descubre el amor en la figura de Elai-
ne (Katherine Ross) y el sexo más pasional
de la mano de una mujer madura, la se-
ñora Robinson (Anne Bancroft), amiga de
sus padres. La película está basada en una
célebre novela del mismo título del autor

Revista Atticus NUEVE 201


zas aéreas de USA durante el
tiempo de la II Guerra Mun-
dial, mientras está destinado
en la base militar de la isla de
Pianosa en el sur oeste de Ita-
lia. Yosariah está rodeado de
mandos lunáticos e incompe-
tentes, dispuestos a poner en
riesgo la vida sus hombres. La
idea de la película era trasla-
dar metafóricamente aspec-
tos de la novela que podían
ser de actualidad en la so-
ciedad americana de fines de
los años 60, involucrada en la
guerra de Vietnam y donde
valores como el heroísmo, o
la cordura, la fe o la integri-
dad estaban en cuestión. Sin
embargo, la película resulta
un tanto decepcionante, qui-
zás por su excesivo apego al
texto literario, muy fragmen-
tario y difícil de traducir en
Charles Webb, un hippie y representante de la con- imágenes, no consiguiendo
tracultura de los años sesenta que se rebeló contra homogeneizar la filosofía de los muchos personajes
los convencionalismos de la época al rechazar conti- que aparecen. Al final la película bascula entre un
nuar la tradición familiar para vivir una vida nómada film anti-militarista al estilo de Mash (Robert Altman)
en un campamento nudista de New Jersey. La pelí- y un ejercicio poco logrado de surrealismo sucio.
cula también supuso el descubrimiento para el cine
del entonces poco conocido actor televisivo Dustin Conocimiento carnal (1971) surge a partir de la
Hoffman. El graduado como Ya eres un gran chico de proposición que le hizo el caricaturista Jules Feiffer a
Francis Ford Coppola son películas sobre choques Mike Nichols para hacer una obra teatral satírica so-
generacionales, muy influidas por el movimiento del bre la evolución de la mentalidad sexual de las clases
free cinema inglés y por la libertad temática y narra- americanas más acomodadas, que vivían el sexo frí-
tiva de la nouevelle vague. En la película se plantea volamente. En la película se presenta una mordaz crí-
una crítica bastante evidente a los valores de la ge- tica de la visión cosificadora de la mujer, como objeto
neración americana que había luchado en la Segunda de deseo sexual. En ella se presentan las peripecias
Guerra Mundial. El graduado se ha convertido en un sexuales de una pareja de amigos, Jonathan (Jack Ni-
icono de la cultura popular en no buena medida gra- cholson) y Sandy (Art Gartfunkel), que experimentan
cias a la famosa banda sonora, obra del dúo musical un sinfín de relaciones de todo tipo, que tienen como
Simon y Garfunkel, responsables de la composición denominador común una búsqueda incesante del
musical de temas míticos que aparecen en la película goce sexual que acaba convirtiéndose cada vez más
como The sound of silence o Scarbourough Fair y no en una adicción que les sumerge en un profundo va-
digamos del tema compuesto expresamente para la cío existencial. La película se hizo famosa por las con-
película, Mrs Robinson. troversias surgidas durante su exhibición en Estados
Unidos. El 13 de enero de 1972 en Albany (Georgia)
Trampa 22 (1970), la tercera película de Nichols, la película fue secuestrada por la policía por orden
es una de las más ambiciosas y menos entendidas judicial, iniciándose de este modo una controversia
de toda su carrera. Supone la difícil adaptación de la judicial sobre el presunto carácter pornográfico de
novela de Joseph Heller del mismo nombre. La nove- la película, resuelta por el Tribunal Supremo. Natural-
la según los críticos es muy avanzada para la época, mente la película no fue exhibida en España en 1971
pues satiriza, en tono de humor negro, la burocracia pero si constituyó un fenómeno popular que motivó
militar. Desde el punto de vista narrativo combina muchas «peregrinaciones» a Perpiñán. En 1977 se es-
una gran variedad de puntos de vista por lo que su trenó en cines de arte y ensayo, pero con subtítulos
traslación a un guion cinematográfico no resultaba que obviaban algunas de las expresiones más fuertes
nada sencilla. La película nos cuenta las desventuras y omitían otras. La película se pasó con un nuevo do-
del capitán John Yosariah (Alan Larkin), de las fuer-

202 Revista Atticus NUEVE


blaje y más fidelidad al original en TVE el 13 de junio
de 1984, aunque pecando en exceso de histrionismo
por parte de los dobladores.
Dicha controversia determinó la mala acogida en
las salas de la película y marcó el inicio de un cier-
to declive creativo en el cine de Mike Nichols en los
años sucesivos. El día del Delfín (1973), un thriller con
ciertas connotaciones políticas y mensaje ecologista,
y la comedia con cierto toque Lubitsch, Dos Pillos y
una herencia (1975), son dos películas menores cla-
ramente en el cine de Nichols, que cosecharon muy
malas críticas y una muy pobre recepción por parte
del público.
Nichols pasó el resto de la década alejado del set
de rodaje hasta que a principios de los ochenta re-
tornó con la aclamada Silkwood (1983). La película se
basa en la historia real de la activista Karen Silkwood,
testigo protegido en un juicio federal contra una em-
presa de elaboración de combustibles y que falleció
en extrañas circunstancias. La película, basada en un
guion de la periodista de investigación Nora Ephron,
combina el thriller de denuncia social, un poco en la
línea de películas como Erin Brockovich (2000) de
Steve Sodenberg, con un melodrama que aborda
cuestiones espinosas entonces, como el lesbianismo,
situándolo todo ello en el contexto rural y conserva-
dor de la América profunda.
La actriz Meryl Streep vuelve a repetir como pro-
tagonista en otra de las comedias sobre el desamor
en una pareja de mediana edad con las que se prodi-
gó Nichols a finales de los ochenta. Heartburn (1986),
que en España se estrenó con el poco afortunado sentar una comedia de enredos y confusiones sobre
título de Se acabó el pastel, película que pasó sin la verdadera identidad de los personajes, en la línea
pena ni gloria por SEMINCI y que cosechó un mo- de Ernest Lubitsch.
derado éxito comercial, en buena medida gracias a la
Postales desde el filo (1990) es una comedia me-
canción de Carly Simon, Coming around again, que
nor protagonizada por la actriz Shirley MacLaine
formaba parte de la banda sonora de la misma.
donde se relatan las miserias de Hollywood a par-
Tras la fallida adaptación al cine de la obra de tir de una novela escrita por la actriz Carrie Fisher
Broadway Biloxi Blues (1987), Nichols retomó la sen- quien recoge las amargas experiencias de su madre
da del éxito con la comercial y la vez interesante co- Debbie Reynolds en la industria del cine. A propósi-
media romántica Armas de mujer (1988). Se trata de to de Henry (1991) nos cuenta la historia del narcisis-
una demoledora crítica del mundo de apariencias ta, ambicioso y falto de ética abogado neoyorquino
y vanidades que presiden las altas finanzas de Wall Henry Turner (Harrison Ford), cuya existencia, como
Street y una reivindicación feminista en toda regla. la de todo habitante de clase alta de Manhattan pi-
La película parte de arquetipos literarios, como el de vota sobre un sólo objetivo; hacer dinero. Un acon-
Cenicienta y el mito del American Dream para pre- tecimiento dramático cambia su vida y le hace tener
que redescubrir el sentido último de la existencia. La
película tiene claras referencias al universo acarame-
lado y melifluo de los melodramas de Frank Capra y
proporcionó un gran éxito de taquilla a Nichols.
«Nichols siempre fue un director cinéfi-
lo, sus influencias fueron desde la comedia Las últimas películas de la década de los noventa
marcan un giro hacia la revisitación crítica de los prin-
de directores como Billy Wilder o Lubitsch,
cipales géneros cinematográficos. Lobo (1994) trasla-
pasando por el cine de autores como Fellini,
da el mito de la licantropía al contexto del mundo
Rohmer, Renoir o Truffaut». empresarial de la ciudad de los rascacielos. Primary
Revista Atticus NUEVE 203
Colors (1998) deconstruye el thriller político a partir
de un affaire sentimental de un político, trasunto en
la ficción del entonces presidente de los Estados
Unidos, Bill Clinton. Una jaula de grillos (1996) es
una comedia sobre la colisión de dos mundos, el del
convencionalismo heterosexual y el mundo gay. La
película marcó el rencuentro de Nichols con su com-
pañera de espectáculo en Broadway Ellen May. La
película está basada en una obra teatral francesa de
Jean Poiret, llevada previamente al cine por Eduard
Molinaro
En ¿De qué planeta eres? (2000), comedia de cor-
te alegórico, Nichols explora los temas de la guerra
de sexos (típicos de la screball comedy) y el de las
obsesiones sexuales de la sociedad americana va-
liéndose de la figura de un alienígena machista que
visita nuestro planeta con la misión de tener un hijo
a toda costa.
Las dos últimas películas de Nichols fueron Closer
(2004) en la que explora los intrincados recovecos
del mundo de las parejas, con sus secretos inconfesa-
bles y sus alienaciones sexuales y La guerra de Char-
lie Wilson (2007) en la que sigue la estela de otros
directores de su generación, como Oliver Stone o
Brian De Palma, en la denuncia de los perniciosos
efectos para su país de las políticas exteriores de las
últimas administraciones americanas. 

204 Revista Atticus NUEVE