Vous êtes sur la page 1sur 2

EFECTO ENERGÉTICO DEL PERDÓN.

.
La MEJOR forma de modificar ese esquema es LIBRÁNDONOS DE LA CARGA DEL PASADO,
saldando esa deuda energética que ya no podemos mantener y El perdón es uno de los
medios de conseguirlo.
Perdonar no significa restar importancia a lo ocurrido, o decir que no importa que alguien nos
haya violentado y/o lastimado. Significa LIBRARNOS DE LOS SENTIMIENTOS NEGATIVOS que
albergamos sobre ese hecho y sobre la persona o las personas que lo realizaron.
Existe una clara referencia al valor del perdón en el Evangelio cristiano: cuando Jesús perdona a sus
asesinos mientras se halla en la cruz, como un acto previo a liberar la energía necesaria para que se
cumpla la resurrección. Y al referirse a la oración, que para Jesús consumía la clave de la comunión
con lo Divino, dijo claramente:
«Y CUANDO ESTÉIS ORANDO, SI TENÉIS ALGO CONTRA ALGUIEN, PERDONADLO PARA QUE TAMBIÉN
VUESTRO PADRE QUE ESTÁ EN LOS CIELOS OS PERDONE VUESTROS PECADOS» (Marcos, 11:25). La
energía divina difícilmente penetrará en nosotros mientras no estemos dispuestos a perdonar y a
seguir adelante con nuestra vida.
El perdón posee un valor extraordinario, pero no es el único medio de liberar energía.
ALGUNOS ACONTECIMIENTOS DEL PASADO DE LOS QUE DEBEMOS LIBRARNOS NO SON
HECHOS NEGATIVOS SINO EPISODIOS PLACENTEROS. Quizás no podamos librarnos del
hecho de que ya no tenemos veinte años, de que hemos cumplido treinta, cuarente, cincuenta, o más
años. . .
Quizá no podamos librarnos del recuerdo del aspecto juvenil que teníamos antes, o de nuestras dotes
atléticas, o de nuestra agilidad mental. . . Esta incapacidad es otra forma de malgastar energía en el
pasado.
Esa combinación de temor a participar en la vida y de aferrarnos a un momento del pasado,
aparentemente lleno de posibilidades, lleva a la quiebra energética y a contraer una enfermedad
terminal.
Es necesario y saludable aceptar la etapa de la vida en la que nos encontramos y ser conscientes de
ello. Si somos una persona de edad avanzada, no tenemos por qué pensar que esa etapa equivale a
un deterioro, pero no podemos vivir lamentándonos por haber perdido la juventud.
EL RECHAZO A LIBRARNOS DEL PASADO, YA SE TRATE DE HECHOS NEGATIVOS O POSITIVOS,
SIGNIFICA EL DESPERDICIO DE UNA PARTE DE NUESTRA CUOTA DIARIA DE ENERGÍA. Si comenzamos a
perder energía y no hacemos nada para recuperarla, nuestro cuerpo físico se debilitará
inevitablemente y enfermará; y nuestra salud mental-emocional también.
Fuente de la publicación: libro “LA MEDICINA DE LA ENERGIA”, escrito por Caroline Myss
Recopilación y adecuación de redacción: Juan Enrique.