Vous êtes sur la page 1sur 26

Secretario:

Expediente Nº -2007
Escrito Nº 01
Cuaderno Principal
Sumilla: Demanda

SEÑOR JUEZ CIVIL DE TURNO DE LIMA:

WILSON A. CANALES RAMOS, Notario Público de Lima, debidamente identificado


con Documento de Identidad N° 08190453; con domicilio real en Calle José María
Morelos Nº 260, Pueblo Libre; y señalando domicilio procesal en la Casilla Nº
15424 del Ilustre Colegio de Abogados de Lima; ante Ud. respetuosamente me
presento y digo:

Que, de conformidad con lo previsto en el Inc. 3) del Art. 139º y aquellos que
resulten pertinentes, el Inc. 2) del Art. 200º de la Constitución Política del Estado; y
conforme a lo previsto en los Arts. 1º, 2 y otros pertinentes del Código Procesal
Constitucional; interpongo Demanda de ACCION DE AMPARO CONSTITUCIONAL
contra la siguiente entidad:

DEMANDADO

 EL CONSEJO DEL NOTARIADO DEL MINISTERIO DE JUSTICIA, con domicilio


en la Calle Nicolás de Rodrigo Nº 580, Monterrico, Surco.

 Asimismo, conforme a lo establecido al Art. 7º del Código Procesal


Constitucional, se deberá emplazar al PROCURADOR PÚBLICO DE LOS
AUNTOS JUDICIALES DEL MINISTERIO DE JUSTICIA, con domicilio sito en el
Scipión Llona Nº 350, Miraflores.

A quienes se le deberán de notificar en los domicilios antes indicados, a fin que por
sentencia judicial se sirva Ud. disponer lo siguiente:
PETITORIO.-
2

(1) La inmediata inaplicación y suspensión para el accionante de la totalidad de


los efectos derivados de la Resolución del Consejo del Notariado Nº 006-
2007-JUS-CN, expedida por la entidad demandada en el proceso
investigatorio disciplinario seguido en contra del recurrente en la queja
interpuesta por doña Carmen Rosario Tocón Armas, cuya parte resolutiva
señala lo siguiente:

“SE RESUELVE:

ARTÍCULO 1º.- Declarar fundado el recurso de apelación contra la


Resolución Nº 146-2005-CNL/JD DEL Colegio de Notarios de Lima de
fecha 19 de diciembre de 2005, que acuerda declarar no ha lugar a la
apertura de proceso disciplinario en la queja interpuesta por la señora
Carmen Rosario Tocón Armas contra el notario público de Lima Wilson
Canelo Ramírez

ARTÍCULO 2º.- Remítase los actuados al Colegio de Notarios de Lima


para que proceda a dar trámite a la investigación dentro del
correspondiente proceso disciplinario, de la queja interpuesta por
Carmen Rosario Tocón Armas contra el Notario de Lima doctor Wilson
Canelo Ramírez, a fin de que con las garantías del debido proceso se
determine si existe o no responsabilidad funcional del Notario quejado,
devolviéndose con la debida nota de atención.

ARTÍCULO 3º.- Remitir copia de la presente Resolución al Colegio de


Notarios de Lima, y a los interesados para los fines que correspondan”

Son Fundamentos de Hecho y de Derecho que dan sustento la presente Demanda,


los que a continuación pasamos a exponer:
3

I. FUNDAMENTOS DE HECHO QUE DAN SUSTENTO A LA


PRESENTE ACCION DE AMPARO.-

I.1 ANTECEDENTES.-

I.1.1 El 03 de Junio del 2002, los esposos Huamán–Pinco solicitaron ante la


Notaría a mi cargo, que los declare propietarios por Prescripción Adquisitiva
de Dominio del Lote Nº 03, de la Mz. I de la Parcelación Rústica La Capitana
– Huachipa – Lurigancho – Lima, con el objeto de que saneada su titulación
puedan regularizar su predio urbano, de acuerdo a la Ley Nº 27157 y su
Reglamento - Decreto Supremo Nº 008-2000-MTC del 12 de febrero de 2000.
La competencia notarial para la usucapion de bienes urbanos se determina
por el Art. 21º de la citada Ley y por el Art. 36º de su Reglamento. El
procedimiento de prescripción se rige por lo que señala la Ley Nº 27333, por
la Ley de Competencia Notarial en Asuntos No Contenciosos – Ley Nº 26662
y supletoriamente por la Ley del Notariado Decreto Ley Nº 26002 y por el
Código Procesal Civil. El proceso es impulsado por la parte interesada y
no por el Notario, como erróneamente lo pretende sostener el Consejo
del Notariado.

I.1.2 Los esposos Huamán-Pinco precisaron en su solicitud que el inmueble tiene


como propietarios registrales a los señores Carmen Rosario Tocón Armas,
Juan Carlos Tocón Armas, María Esperanza Tocón Armas y Juan Hernán
Tocón Medina. Adicionalmente señalaron que el lote estaba inscrito en el
asiento 2 de la Partida Electrónica Nº 49073609 del Registro de Propiedad
Inmueble de Lima, pero que lo han sub dividido e independizado en dos sub
lotes: El sub lote 3-A (inscrito en la Partida Electrónica Nº 11158429) y el sub
lote 3-B (inscrito en la Partida Electrónica Nº 11158431) del Registro de la
Propiedad Inmueble de Lima. Finalmente, solicitaron que: “Dichos
Copropietarios deberán ser notificados por edictos, ya que nos ha sido
imposible ubicar el domicilio de cada uno de ellos, no obstante las
investigaciones realizadas por nuestra cuenta”.
4

I.1.3 Seguido el proceso conforme a las reglas que señalan las normas
enunciadas, fue inscrita preventivamente la solicitud, con algunas
deficiencias por parte del registrador, en la Partida Electrónica Nº 49073609
(Asiento D00001) del Registro de la Propiedad Inmueble de Lima. La
inscripción fue posteriormente ampliada en las Partidas Electrónicas Nº
11158431 y Nº 11158429 (Asiento D00001). Por tanto, el 26 de noviembre del
2002, extendí la Escritura Pública de Protocolización, declarando la
Prescripción Adquisitiva de Dominio a favor de los referidos esposos
Huamán–Pinco, sobre los terrenos antes descritos, al haber acreditado su
posesión pacífica, pública y continua por más de diez (10) años.

I.1.4 En este punto debo señalar que la propietaria registral, doña Carmen
Rosario Tocón Armas, pese a que transcurrieron más de 25 días hábiles
desde la última publicación, conforme al literal f) del Art. 5° de la Ley Nº
27333, no se presentó oponiéndose al derecho prescriptorio pretendido
por los referidos esposos, como tampoco se han presentado los otros
propietarios registrales, culminando el proceso no contencioso.

I.2 LA PRESENCIA DE LOS PROPIETARIOS REGISTRALES EN LA NOTARÍA


A MI CARGO.-

I.2.1 Extendida la Escritura Pública, se presentaron a la Notaría dos personas que


manifestaron ser abogados de don Juan Carlos Tocón Armas, reclamándome
groseramente por el curso de este proceso. Sin embargo, les brindé todas las
facilidades para que estudien el Expediente. Regresaron posteriormente, y
uno de ellos me solicito que “Desaparezca esa Escritura y arreglaré su
trabajo”. Le contesté que “yo soy profesional de principios. Pues
ustedes no han deducido oposición dentro del plazo de Ley. La
Escritura esta extendida y sólo la puede anular la Corte Suprema de la
República” (sic). En otros términos, me quiso corromper. Pero sucede que
durante mis 43 años de profesional, tanto en el ejercicio libre de la posesión
como en el campo administrativo, de la Magistratura, el Notariado y la
Docencia Universitaria, nunca he violado mis principios.
5

I.2.2 Paralelamente a las repetidas visitas que hacían a la Notaria (a veces en


grupo de tres y en otras una sola persona) presentaron un escrito
oponiéndose al trámite, cuando éste ya estaba terminado, tal como se ve de
fojas 126 del Expediente No Contencioso N° 106-02, que en fotocopias
legalizadas acompaño en calidad de medios probatorios. La Dra. Dolores
Celinda Echeandía Puente, encargada de los Procesos de Asuntos No
Contenciosos de la Notaría a mi cargo, me manifestó que estas personas
vociferaron en su oficina contra ella y contra el recurrente.

I.3 RESPECTO A LA QUEJA INTERPUESTA EN MI CONTTRA ANTE EL


COLEGIO DE NOTARIOS DE LIMA.-

I.3.1 Después de 02 años, 05 meses y 20 días de extendida la Escritura Pública


de Prescripción Adquisitiva de Dominio, doña Carmen Rosario Tocón Armas,
formuló “Denuncia” en mi contra ante el Colegio de Notarios de Lima, por
supuesta “inconducta funcional”, entre otros, por los siguientes
fundamentos:

I.3.1.1 Que el 24 de Enero del 2004, “solicité sendas anotaciones


preventivas al Registro” referidas a la solicitud de Prescripción
Adquisitiva de Dominio que se tramitara en la Notaría a mi cargo.
Dando respuesta a este punto, dije al Colegio que el pedido se
admitió por mandato del Art. 36° del D.S. 008-200-MTC y el Inc, c) del
Art. 5° de la Ley N° 27333.

I.3.1.2 Que solicité la Anotación Preventiva en el Lote N° 03 inscrito en las


Fichas N° 11158429 y N° 11158431 del Registro de la Propiedad
Inmueble de Lima. Dando respuesta a este punto, señalo que
quienes lo solicitaron fueron los prescribientes y no el recurrente, que
cumplió con la Ley enviando los partes correspondientes.

I.3.1.3 Que mi inconducta funcional queda evidenciada por los siguientes


hechos:
6

 Que el Lote N° 3, de la Mz. I de la Parcelación Rústica La


Capitana no existe desde el 23 de febrero del 2003, fecha en que
quedo subdividido en los lotes 3-A y 3-B. A este punto, señalo que
actualmente los sublotes mencionados han sido independizados
del Lote matriz N° 3 de la Mz I.

 Que he sorprendido maliciosamente al registrador al solicitar la


anotación preventiva de un inmueble con información falsa.
Señalo que la información me la proporcionaron los
prescribientes y que a un Registrador no se le puede sorprender
porque siempre corrobora la información a través de la ficha
registral.

 Que he reiterado pedido de Anotación Preventiva, a sabiendas de


las deficiencias legales. En este punto debo señalar que no hay
impedimento legal para enviar partes al Registro si lo solicitan los
interesados.

 Que pese a que el 20 de enero del 2004, fui emplazado con la


Demanda de nulidad de Escritura Pública de Prescripción
Adquisitiva, solicité la Anotación Preventiva de un Inmueble que
no fue materia de prescripción. Debo precisar que la interposición
de una Demanda no enerva el proceso registral, ni me impide
absolver los escritos de los prescribientes, máxime si no existía
resolución judicial alguna que ordene la suspensión del proceso
de prerscripción.

I.3.2 El 25 de octubre de 2005, el recurrente absolvió la queja interpuesta en su


contra- En consecuencia, el 19 de diciembre de 2005, el Colegio de Notarios
de Lima expide la Resolución N° 146-2005-CNL-VN/JO declaró NO A LUGAR
A LA APERTURA DE PROCESO DISCIPLINARIO, básicamente porque el
recurrente actuó dentro de los alcances de sus atribuciones en cuanto a
la rogatoria de las anotaciones preventivas, debido que fueron
7

solicitadas por los interesados, no advirtiéndose que haya incumplido


con sus deberes de función.

I.3.3 En consecuencia, la quejosa interpone Recurso de Apelación el 13 de mayo


de 2007, elevándose los actuados a la entidad demandada. En dicha
instancia administrativa, el 26 de mayo de 2007, se realizó la vista de la
causa del proceso, con la presencia de los siguientes consejeros:

I.3.3.1 Dr. Juan Carlos Román Torero – Presidente.

I.3.3.2 Dra. Aurora Remedios Castillo Fuerman – Del Ministerio Público.

I.3.3.3 Dr. José Palomino Manchego – Del Colegio de Abogados de Lima.

I.3.3.4 Dr. Augusto Orlando Malca Pérez – Presidente de la Junta de Decanos


de los Colegios de Notarios del Perú.

I.3.3.5 Dr. Oscar Leyton Zarate – Vice Decano del Colegio de Notarios de
Lima.

I.3.4 El Consejo del Notariado, en su sesión del 20 de abril del 2007, integrado en
dicha oportunidad por el Presidente Dr. Juan Carlos Román Torero, la Dra.
Aurora Remedios Castillo Fuerman, el Dr. José Palomino Manchego, el Dr.
Augusto Malca Pérez y el Dr. Eduardo Laos de Lama, expidió la Resolución
Nº 006-2007-JUS-CN de manera irregular, declarando FUNDADO el Recurso
de Apelación de la quejosa, disponiendo que se me abra proceso disciplinario
por “existir” indicios de supuestas irregularidades incurridas en la tramitación
del proceso notarial de prescripción adquisitiva de dominio.

I.4 LAS IRREGULARIDADES INCURRIDAS EN LA RESOLUCIÓN DEL


CONSEJO DE NOTARIADO N° 006-2007-JUS-CN.-

I.4.1 En primer término, el demandado no se ha pronunciado sobre la cuestión


fundamental que motivó la interposición de la Queja; es decir, sobre las
supuestas irregularidades registrales, cuando afirma la quejosa: 1) que he
8

solicitado “sendas anotaciones preventivas” al Registro del Lote N° 3 de la


Mz. I; 2) que he sorprendido maliciosamente al Registrador con información
falsa; y 3) que no existe el lote materia de usucapio porque ha sido
subdividido en dos sublotes con sus respectivas partidas.

I.4.2 En otro aspecto, el Décimo Tercer Considerando del acto violatorio de


derechos constitucionales, el Consejo de Notariado afirma que el recurrente
no ha cumplido con el Debido Proceso, porque no ha notificado directamente
a los propietarios registrales como lo exige el Inc. d) del Art. 5° y el inc. b) del
Art. 40° del Decreto Supremo N° 008-2000-MTC; y en su Décimo Cuarto
Considerando señala que: “no consta de modo alguno la declaración
jurada de los solicitantes señalada en el artículo cuarto de la referida
Escritura Pública, requisito exigido para la notificación por edictos de
conformidad con el Art. 165° del Código Procesal Civil”. Señor Juez,
aunque no es necesaria la declaración jurada de los solicitantes en el sentido
de que desconocen el domicilio de los propietarios registrales, ésta sí existe.
Obra a fojas 112 del expediente No Contencioso N° 106-02, el mismo que
debidamente protocolizado y físicamente empastado corre incorporado en mi
Registro de Asuntos No Contenciosos, el cual adjunto en copia legalizada y
como medio probatorio. Debo precisar que la declaración jurada fue previa a
las publicaciones por edictos.

I.4.3 Lo que sucede Señor Juez, es que los esposos Huamán–Pinco, al formular
su petitorio de Prescripción Adquisitiva de Dominio, manifestaron que
“dichos copropietarios deberán ser notificados por edictos, ya que nos
ha sido imposible ubicar el domicilio de cada uno de ellos, no obstante
las investigaciones realizadas por nuestra cuenta”. Si bien, en este
párrafo, los usucapiantes no emplearon el término gramatical “declaro bajo
juramento”, pues previamente a las publicaciones de los edictos, el 05 de
julio del año 2002 (es decir, a los 32 días de presentada su solicitud),
presentaron escrito que corre a fojas 112 del Expediente No Contencioso N°
106-02, que señala lo siguiente: “QUE, AL SOLICITAR LA NOTIFICACION
QUE LOS EMPLAZADOS POR EDICTO EN NUESTRA SOLICITUD
ORIGINAL, INVOLUNTARIAMENTE HEMOS OMITIDO DECLARAR BAJO
9

JURAMENTO HABER AGOTADO LAS MEDIDAS NECESARIAS PARA


UBICAR EL DOMICILIO DE LOS PROPIETARIOS REGISTRALES. POR
ESTE MEDIO, CUMPLIMOS CON TAL REQUISITO, DECLARANDO BAJO
JURAMENTO QUE HEMOS AGOTADO LOS MEDIOS A NUESTRO
ALCANCE PARA UBICAR EL DOMICILIO DE LOS EMPLAZADOS, SIN
ÉXITO ALGUNO”. En efecto, como se advierte del referido Expediente (a
fojas 98 a fojas 108), el 22 de agosto del año 2002 se iniciaron las
publicaciones de los edictos en el Diario Oficial El Peruano y en el Diario Sol
de Oro.

I.4.4 Existe la amenaza de someterme a proceso disciplinario, de sancionarme con


suspensión o destitución, a fin de que se produzca una vacante de Notario en
Lima, razón por la cual inicio el presente proceso de garantía constitucional.
El acto cuestionado ha sido expedido en un proceso indebido, conforme
detallo a continuación:

I.4.4.1 Los señores consejeros, firmantes de la Resolución, haciendo


comentario distorsionado del principio constitucional del Debido
Proceso, llegan a la conclusión tardía de que no sólo se aplica el
Debido Proceso a procesos judiciales, sino también procesos
administrativos, públicos o privados. En efecto, el debido Proceso es
un principio de naturaleza jurídica de carácter constitucional, para la
defensa de los derechos de las personas en cualquier ámbito jurídico.
En realidad, el demandado ha violado este principio en mi agravio, al
expedir una resolución arbitraria y contra derecho, que no ha
valorado debidamente los medios probatorios ofrecidos por mi parte,
ni tampoco solicitó el correspondiente expediente no contencioso
para resolver.

I.4.4.2 Asimismo, se vulneró mi derecho constitucional al Debido Proceso,


cuando resolvieron el Recurso de Apelación de la quejosa, sin que el
consejero – Presidente, Dr. Juan Carlos Román Torero, se haya
excusado de ver el asunto, antes de la Audiencia (Vista de la causa)
10

del 26 de Marzo y sólo se abstuvo en la sesión del 20 de abril del


2007, esto es al momento de tomar el acuerdo.

I.4.4.3 Por otro lado, se aplicaron normas reglamentarias derogadas. En


efecto, en el duodécimo considerando se señala que “en tal sentido
a efectos de garantizar el derecho de oposición contenido en el
Debido Proceso establecido para el procedimiento de
Prescripción Adquisitiva de Dominio como Proceso No
Contencioso bajo competencia notarial, y con ello además el
consentimiento unánime que justifica la condición de Asunto No
Contencioso del correspondiente procedimiento de competencia
notarial, el D.S. N° 08-2000-MTC, Reglamento de la Ley 27157,
estableció en su inc. d) del Art. 5°, que el Notario debe notificar
al titular registral”; y continuando señalan: “así, en cuanto a la
Notificación el D.S. 008-2000-MTC, dispone claramente en su Art.
40°, que el Notario notificará necesariamente: b) El Titular
registral del terreno y/o de la edificación, estableciendo además
que las notificaciones se regirán supletoriamente por las
normas establecidas para ellas en el C.P.C.” (sic).

I.4.4.4 Sin embargo, el inc. d) del Art. 5°, los Arts. 38º y 40º del Decreto
Supremo N° 008-2000-MTC han sido derogadas tácitamente por el
Art. 5° de la Ley N° 27333 que en forma imperativa ha diseñado, con
precisión, el trámite que debe seguir los procesos notariales de
Prescripción Adquisitiva de Dominio. Así también, lo sostiene el Dr.
Jorge Luis Gonzáles Loli en el Libro Temas de Derecho Registral
Tomo 5° - 2001, publicado por SUNARP. A tal efecto, acompaño
fotocopia de las páginas 48 y 49 de dicho Libro, en calidad de medio
probatorio. Por tanto, conforme a este nuevo trámite diseñado por la
Ley N° 27333 no es necesaria la declaración jurada de los
prescribientes, respecto al domicilio de los propietarios registrales.
Así el Art. 5° de la Ley N° 27333 prescribe lo siguiente:

“Art. 5º.- Del trámite notarial de prescripción adquisitiva de dominio


11

El procedimiento de declaración de propiedad por prescripción


adquisitiva de dominio previsto en el Artículo 21º de la Ley Nº 27157 se
tramitará, exclusivamente, ante el Notario de la provincia en donde se
ubica el inmueble, verificándose el cumplimiento de los requisitos
establecidos en el primer párrafo del Artículo 950º del Código Civil, de
acuerdo con el trámite siguiente:

(…)

c) El Notario mandará a publicar un resumen de la solicitud, por 3 (tres)


veces, con intervalos de 3 (tres) días en el Diario Oficial El Peruano o en
el diario autorizado a publicar los avisos judiciales y en uno de
circulación nacional. En el aviso debe indicarse el nombre y la dirección
del Notario donde se hace el trámite. Asimismo, solicitará al registro
respectivo la anotación preventiva de la solicitud.

d) Sin perjuicio de las publicaciones antes mencionadas, el Notario


notificará a los interesados y colindantes cuyas direcciones sean
conocidas y colocará carteles en el inmueble objeto del pedido de
prescripción adquisitiva de dominio.

(…)” (subrayado agregado)

I.4.4.5 En otros términos, las notificaciones directas a los propietarios


registrales sólo se hacen cuando su dirección es conocida. Para ello
basta que los solicitantes lo enuncien en su solicitud, como en efecto
lo han hecho, sin tener obligación legal de formular declaración
jurada como lo erradamente lo quieren los consejeros. Ello sin
perjuicio que los esposos Huamán – Pinco, previamente a las
publicaciones, presentaron declaración jurada que corre a fojas 112
del Expediente No Contencioso respectivo. En consecuencia, sólo
se notifica por edictos cuando la dirección de los propietarios
registrales es conocida.

I.5 RESPECTO AL PROCESO DE NULIDAD DE ACTO JURÍDICO.-

I.5.1 Posiblemente, el Procurador del Ministerio de Justicia señala que la quejosa


Carmen Rosario Tocón Armas inició un proceso judicial de Nulidad de Acto
Jurídico y de la Escritura Pública materia de la prescripción y que ha obtenido
sentencia favorable. Al respecto, debo señalar que en el 10º considerando de
la Sentencia, el Juez me absuelve del pago de costas por cuanto que no soy
“responsable de los vicios del acto jurídico en los que se sustenta la
12

demanda y en todo caso no se ha acreditado que hubiere tenido


conducta indebida”.

I.5.2 El Juez se funda en que los usucapiantes no agotaron la búsqueda del


domicilio de los emplazados, de uno de los cuales, su nombre figuraba en la
guía telefónica.

II. FUNDAMENTOS DE DERECHO.-

II.1 PRIMER DERECHO CONSTITUCIONAL VULNERADO POR EL ACTO


JURISDICCIONAL CUESTIONADO.- EL DERECHO CONSTITUCIONAL AL
DEBIDO PROCESO LEGAL.-

II.1.1 MARCO GENERAL.-

II.1.1.1 El derecho a un Debido Proceso Legal es un derecho constitucional


que tiene como contenido esencial a rodear al proceso de las
condiciones mínimas de equidad y justicia que respaldan la
legitimidad de la certeza del derecho finalmente determinado en su
resultado, por lo que garantiza la correcta aplicación y vigencia del
proceso judicial. En nuestro sistema jurídico, el Derecho al Debido
Proceso ha sido consagrado en el inciso 3) del Art. 139º de la
Constitución Política del Estado, que señala lo siguiente:

“Art. 139º.- Son principios y derechos de la función jurisdiccional:

(…)

3. La observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional.

Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada


por la ley, ni sometida a procedimiento distinto de los previamente
establecidos, ni juzgada por órganos jurisdiccionales de excepción ni por
comisiones especiales creadas al efecto, cualquiera sea su
denominación.”

II.1.1.2 No obstante que el Derecho al Debido Proceso es único, éste tiene


dos manifestaciones totalmente diferenciadas, y que son útiles para
13

determinar aquellos aspectos vulnerados por el acto jurisdiccional


cuestionado por nuestra parte: El Debido Proceso Sustantivo o
sustancial y el Debido Proceso Adjetivo o procesal. El Debido
Proceso Sustantivo tiene como contenido que todos los actos de
poder (como normas jurídicas, actos administrativos o resoluciones
judiciales) sean justos; es decir que sean razonables y respetuosos
de los valores superiores, de los derechos fundamentales y de
los demás bienes jurídicos constitucionalmente protegidos. En
otros términos, el debido proceso sustantivo tiene relación con el
concepto de razonabilidad, con la finalidad de no transgredir la
armonía del sistema jurídico ni en lo formal ni en lo sustancial( 1).

II.1.1.3 Lo expuesto tiene su manifestación concreta en el principio de


razonabilidad o proporcionalidad, que debe preceder el
comportamiento de cualquier ente estatal (como el demandado)
frente a los demás ciudadanos o justiciables, como mejor se prefiera
denominarlos(2). En efecto, el Debido Proceso no solo es una
garantía procedimental, sino también sustancial de todos los actos de
poder y de protección de los derechos fundamentales. Ello ha sido
resaltada por el Tribunal Constitucional, en posición que
compartimos, al señalar que(3):

“(…) debe también tenerse en cuenta que la dimensión sustancial del


debido proceso abre las puertas para un control no sólo formal del
proceso judicial sino que incide y controla también los contenidos de la
decisión en el marco del Estado Constitucional. Es decir, la posibilidad
de la corrección no sólo formal de la decisión judicial, sino también la
razonabilidad y proporcionalidad con que debe actuar todo juez en el
marco de la Constitución y las leyes. (…)”

II.1.1.4 Por otro lado, con relación al Debido Proceso adjetivo o procesal,
debemos señalar que está conformado por un conjunto de derechos

1
() BUSTAMANTE ALARCÓN, Reynaldo. Derechos Fundamentales y Proceso Justo.
Lima: Ara Editores, 2001. P. 205.
2
() DE BERNARDIS, Luis Marcelo. La Garantía Procesal del Debido Proceso; en:
Biblioteca Universitaria de Derecho Procesal. Lima: Ed. Cuzco S.A., 1995.
3
() Fundamento Nº 28 de la Sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el
Expediente Nº 1209-2006-PA/TC (Caso Ambev Perú).
14

esenciales que impiden que la libertad y los derechos de los


individuos sean vulnerados ante la ausencia o insuficiencia de un
proceso o procedimiento, o se vean afectados por cualquier sujeto de
derecho –incluyendo al Estado- que pretenda hacer uso abusivo de
éstos(4). Este aspecto del derecho constitucional supone dos
derechos:
II.1.1.4.1 Derecho al proceso: La posibilidad de todo sujeto de
derecho de acceder a un proceso o procedimiento con la
finalidad que el órgano competente se pronuncie sobre su
pretensión y le brinde una tutela efectiva y diferenciada.

II.1.1.4.2 Derecho en el proceso: Todo sujeto de derecho que


participe en un proceso o procedimiento cuenta con un
conjunto de derechos esenciales durante su inicio,
tramitación y conclusión, incluyendo el respeto por las
formas esenciales del procedimiento previamente
establecido.

II.1.1.5 No obstante ser dos aspectos distintos del derecho al Debido


Proceso, es evidente que la afectación al Debido Proceso adjetivo
implica una afectación al Debido Proceso sustantivo, porque la
vulneración del acceso al proceso y dentro del proceso, genera una
vulneración al principio de razonabilidad. En el presente caso, la
entidad agresora ha vulnerado dichos parámetros mínimos, que
impiden expedir una resolución justa y adecuada. Ello conforme
desarrollaremos a continuación.

II.1.2 LA VULNERACIÓN AL DEBIDO PROCESO SUSTANTIVO O MATERIAL.-

II.1.2.1 Según el Art. 2° de la Ley del Notariado, el notario es el profesional


del derecho que está autorizado para dar fe de los actos y contratos

4
() Ibid. P. 208.
15

que ante él se celebran. Para ello formaliza la voluntad de los


otorgantes, redactando los instrumentos a los que confiere
autenticidad, conserva los originales y expide los traslados
correspondientes. Su función también corresponde la
comprobación de hechos y la tramitación de asuntos no
contenciosos previstos en la ley de la materia.

II.1.2.2 Cuando un notario no cumple las reglas básicas en el ejercicio de su


función, es susceptible de ser sujeto a las sanciones
correspondientes por parte de su Colegio Profesional del cual es
miembro y en función al cual se comprometió a asumir dicho marco
normativo interno. Sin embargo, el ejercicio de dicha facultad
disciplinaria y sancionadora siempre está sujeta a un criterios
de razonabilidad y proporcionalidad, siendo deber del juzgador
constitucional advertir su arbitrariedad en perjuicio del afectado.

II.1.2.3 Como se puede advertir, es requisito sine qua non para que el
notario sea sujeto a un proceso disciplinario, que existan indicios de
alguna conducta infractora. Por ende, la aplicación de cualquier
medida disciplinaria o sancionatoria debe realizarse en función a
parámetros de razonabilidad y proporcionalidad, debido que afectan
el ejercicio profesional y la dignidad y honor del notario. Una
aplicación inadecuada de los mismos, dado su carácter excepcional y
sin haberse previamente probado la comisión de la infracción,
implicaría la afectación de derechos fundamentales. A tal efecto, el
Tribunal Constitucional ha señalado lo siguiente( 5):

“Por virtud del principio de razonabilidad se exige que la medida


restrictiva se justifique en la necesidad de preservar, proteger o
promover un fin constitucionalmente valioso. Es la protección de fines
constitucionalmente relevantes la que, en efecto, justifica una
intervención estatal en el seno de los derechos fundamentales. Desde
esta perspectiva, la restricción de un derecho fundamental satisface el
principio de razonabilidad cada vez que esta persiga garantizar un fin
legítimo y, además de rango constitucional.”

5
() Fundamento Nº 06 de la Sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el
Expediente Nº 2235-2004-AA/TC.
16

II.1.2.4 En efecto, una decisión que no sea ni razonable ni proporcional,


determina la existencia de una arbitrariedad. Siendo ello así,
consideramos que en el presente caso la entidad demandada ha
incurrido en una grave violación de los derechos fundamentales del
recurrente. En efecto, conforme hemos señalado en los fundamentos
de hecho de la presente Demanda, está comprobado que no existen
indicios de la comisión de alguna irregularidad en mi actuación en el
proceso no contencioso de prescripción adquisitiva N° 106-02,
especialmente cuando se notificó debidamente a los propietarios
registrales a través de Edictos, no siendo necesaria la
declaración jurada de los solicitantes en el sentido que
desconocen el domicilio de los propietarios registrales, máxime
si dicho requisito fue derogado mediante el Art. 5° de la Ley N°
27333.

II.1.2.5 En tal sentido, no he incurrido en acto alguno que atente contra mi


deber de Notario Público, habiendo obrado conforme a la
observancia de las normas jurídicas y morales, conforme a lo
establecido en la Ley del Notariado y el Estatuto Único de los
Colegios de Notarios del Perú. El acto cuestionado es arbitrario,
desproporcional e irrazonable, por lo expuesto con anterioridad,
afectando el Debido Proceso Sustantivo. Quiero dejar sentado que
no cuestiono en abstracto la facultad sancionadora y disciplinaria del
demandado; sino que la misma debe efectuarse conforme a las
garantías del Debido Proceso Legal sustantivo (principio de
proporcionalidad), debido que( 6):

“En la medida que las decisiones judiciales tienen una permanente


incidencia sobre los derechos fundamentales, la invocación del principio
de proporcionalidad resulta plenamente válida también tratándose del
control de este tipo de decisiones. El presupuesto para su aplicación es
siempre la presencia de dos principios constitucionales en conflicto y
una decisión que afecta alguno de estos principios o bienes
constitucionales. De este modo, la aplicación del principio de
proporcionalidad debe suministrar elementos para determinar si la

6
() Fundamento Nº 55 de la Sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el
Expediente Nº 1209-2006-PA/TC (Caso Ambev Perú).
17

intervención en uno de los principios o derechos en cuestión, es


proporcional al grado de satisfacción que se obtiene a favor del principio
o valor favorecido con la intervención o restricción. (…)”

II.1.2.6 Estando a lo expuesto se determina que el demandado ha incurrido


en una arbitrariedad, razón por la cual considero que no existe
razonabilidad en la medida adoptada. En efecto, no solo el Consejo
del Notariado se limita al respeto de ciertas garantías mínimas en un
proceso disciplinario, sino también implica que el proceso sea llevado
conforme a los parámetros constitucionales y legalmente
establecidos. Esto supone más que si la decisión sea a favor o no del
quejado, el hecho concreto que la decisión sea conforme a
derecho y en función a un análisis correcto y adecuado dentro
del proceso, lo cual no se acredita en el presente caso, como hemos
señalado con anterioridad.

II.1.3 LA VULNERACIÓN AL DEBIDO PROCESO ADJETIVO EN SU VERTIENTE


DE DERECHO EN EL PROCESO.- EL DERECHO AL JUEZ NATURAL.-

II.1.3.1 El principio del Derecho al Juez Natural, consagrado en las Cartas


Internacionales, determina enfáticamente que nadie puede ser
desviado de la justicia ordinaria, natural, a la vez que dentro de la
misma nadie puede ser derivado del juez natural que conforme a la
ley de la materia le corresponda de modo previo y objetivo.

II.1.3.2 Asimismo, el derecho a un juez natural ha sido definido tanto por la


Corte Interamericana de Derechos Fundamentales, cuanto por la
pacífica doctrina del Derecho Constitucional. El Profesor RUBIO
LORENTE(7), señala al respecto lo siguiente:

“2. Derecho al Juez Ordinario predeterminado por la ley.

2.1. Significado y contenido del Derecho

´El derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley (...) exige en


primer lugar que el órgano judicial haya sido creado por la norma jurídica

7
() RUBIO LORENTE, Francisco. Derechos Fundamentales y principios
constitucionales; Ariel Derecho; Barcelona 1995. P. 299 y ss.
18

que ésta le haya investido de jurisdicción y de competencia con


anterioridad al hecho motivador de la actuación o proceso judicial y que
su régimen orgánico procesal no permitan calificarlo de órgano especial
o excepcional.

(...)”

II.1.3.3 Conforme se ha desarrollado en el Apartado correspondiente al


“Marco General” dicha garantía se aplica también al proceso
disciplinario, teniendo presente sus características específicas, a
efectos de no desnaturalizar su ámbito de aplicación y protección. En
este aspecto, debemos reiterar que no existen autarquías en el
Estado, pudiendo cualquier manifestación del mismo ser susceptible
de control constitucional, si el mismo afecta derechos fundamentales
de las personas. ¿Cómo se ha vulnerado el “principio de juez natural”
o “no desviación de la jurisdicción predeterminada por la ley” en el
presente proceso disciplinario?

II.1.3.4 La vulneración al principio del juez natural se evidencia en el hecho


que aquellos consejeros que conformaron la Sesión del Consejo de
Notariado del 26 de marzo de 2007 (fecha de la vista de la causa del
proceso disciplinario en grado de apelación) no fueron los mismos
que resolvieron el grado. En efecto, el Sr. Dr. Óscar Leytón Zárate,
quien estuvo presente en la Vista de la causa, no suscribió la
Resolución N° 006-2007-JUS-CN del 20 de abril de 2007.
Adicionalmente, el Sr. Dr. Eduardo Laos de Lama no estuvo presente
en la Audiencia de la Vista de la Causa, pero sí estuvo presente en la
sesión del Consejo en el cual se resolvió el Recurso de Apelación de
la quejosa.

II.1.3.5 Si bien el Dr. Laos de Lama se abstuvo de votar, ello no enerva que
haya resuelto la apelación, solo que manifestó su voluntad de no
expresar su voto, debiendo haber puesto ello en conocimiento de las
partes antes de resolver. Adicionalmente, el Sr. Dr. Juan Carlos
Román Torero manifestó su abstención al resolver el Recurso de
Apelación de la quejosa, suponemos –porque ni siquiera consta en la
Resolución N° 006-2007-JUS-CN- por impedimento. Si ello fuera así,
19

dicho consejero no debió haber participado en la Audiencia de la


Vista de la causa. En todo caso, debió haber puesto en conocimiento
su abstención antes de resolver la controversia a efectos que las
partes ejerzan su derecho de defensa y no al momento de resolver.

II.1.3.6 En conclusión, se evidencia que los miembros del Consejo del


Notariado que conocieron el Recurso de Apelación no fueron los
mismos que resolvieron la controversia. Ello se advierte en una
sencilla lectura de las actas correspondientes, razón por la cual el
juzgador natural que debió resolver la controversia no fue quien
conoció de la misma, deviniendo la decisión adoptada como errónea
e injusta.

II.2 SEGUNDO DERECHO CONSTITUCIONAL VULNERADO POR EL ACTO


JURISDICCIONAL CUESTIONADO.- EL DERECHO CONSTITUCIONAL AL
HONOR.-

II.2.1 III.5.5. La Constitución Política del Estado en el inciso 7) del inciso 7 del
articulo segundo señala que:Art. 2º, señala lo siguiente:

“Art. 2º.- Toda persona tiene derecho:

(…)

7. Al honor y la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así


como a la voz y a la imagen propia.

(...)”

II.2.2 III.5.5. III.5.6. Por su lado, los Arts. 5º y 17º del Código Civil señalan que:

“Art. 5:5.- El derecho a la vida, a la integridad física, a la libertad, al honor


y demás inherentes a la persona humana son irrenunciables y no pueden
ser objeto de cesión.

(…)”

“Art. 17:17.- La violación de cualquiera de los derechos de la persona a


que se refiere este titulo, confiere al agraviado o a sus herederos acción
para exigir la cesación de los actos lesivos.”
20

II.2.3 III.5.5. III.5.6. A tal efecto, el Tribunal Constitucional ha señalado que “(…) el
honor interno de cada persona, es decir, la apreciación que de sus
propios valores y virtudes tiene, debe diferenciarse del honor externo,
que es la percepción que tiene los demás respecto a los valores y
virtudes de esa persona (…)”(8). Se advierte que la entidad demandada ha
vulnerado dicha esfera íntima y personal, debido que se me ha pretendido
imputar la comisión de actos irregulares en el ejercicio de la función, cuando
durante toda mi trayectoria no solo como Notario, sino como Magistrado y en
el ejercicio de la profesión de abogado nunca he sido sometido a
cuestionamiento alguno.

II.2.4 Pretender señalar que existen “indicios” para el inicio de un proceso


disciplinario en mi contra, afecta mi estima personal, mi honra y mi buen
nombre ganado durante años, por fundamentos que no tienen asidero fáctico
ni jurídico, como he señalado en los fundamentos de hecho de la presente
Demanda.

II.2.5 Finalmente, se debe considerar que la doctrina notarial establece lo siguiente


(9):

“Por ello el derecho no basta si no va acompañado por el deber ético que


impone el respeto a la verdad. Recordemos el espíritu de justicia que
impulsa nuestro quehacer; que la justicia y la verdad son necesariamente
concomitantes, y llegamos a la conclusión de que el notario es por ello, y
ante todo, un hombre de fe, de buena fe.” (subrayado agregado)

II.3 PROCEDENCIA DE LA PRESENTE ACCIÓN DE AMPARO


CONSTITUCIONAL.-

II.3.1 LA EXISTENCIA DE DERECHOS CONSTITUCIONALES VULNERADOS.-

I.1.1.1 La Acción de Amparo Constitucional es una Garantía Constitucional


cuyo origen constitucional data desde fines del siglo pasado y cuya
finalidad no es otra que la de proteger los derechos constitucionales

8
() Fundamento Jurídico N° 05 de la Sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el
Expediente N° 0018-1996-AI/TC.
9
() DELMUNDO SANTÍAGO, Raúl. Pensamiento y Sentimiento sobre el Notario.
Buenos Aires: Ediciones De Palma, 1989. P. 43.
21

de los justiciables, es un instrumento del Derecho Procesal


Constitucional que ha sido provisto de un procedimiento especial en
el que ante todo debe primar la celeridad del Juzgador Constitucional
para poder proteger mediante una Sentencia Constitucional aquellos
derechos que son materia ya de amenaza o de violación.

I.1.1.2 La Acción de Amparo Constitucional un Proceso de Naturaleza


Cautelar Autónomo, de orden residual cuando ante la inminencia de
una flagrante violación constitucional, consumada o por consumarse,
o la amenaza cierta de ella, los canales ordinarios del Ordenamiento
Jurídico no permiten otro camino reparador de los Derechos
Fundamentales de la persona agraviada, donde el Juzgador de la
Jurisdicción Ordinaria se convierte en uno que administra Justicia
Constitucional y sobre la base de los derechos que la Constitución
del Estado y los Tratados de Derechos Fundamentales confieren a
los justiciables, brindará su protección del modo más eficaz y
eficiente y de este modo se impedirá que los derechos que la
amenaza o vulneración de derechos constitucionales se torne en una
situación irreparable.

I.1.1.3 Es este el motivo principal por el que me veo en la imperiosa


necesidad de solicitar en esta vía, la constitucional, la intervención y
el pronunciamiento de los órganos jurisdiccionales a fin de obtener
la protección de los derechos constitucionales de los que el
accionante es titular y que han sido detallados en los puntos
anteriores.

I.1.2 LA COMISIÓN DE UN ACTO AMENAZANTE O VIOLATORIO DE


DERECHOS CONSTITUCIONALES.-

I.1.2.1 Lo expuesto en la parte pertinente a los Antecedentes y Fundamentos


de Hecho y de derecho, reafirman mi posición respecto a la gravedad
de los hechos acusados de violación constitucional en el presente
proceso sobre Acción de Amparo.
22

I.1.2.2 En tal sentido, requerimos la inmediata intervención de vuestro


Despacho para resolver aquellas causas donde se acuse la violación
constitucional proveniente de un acto administrativo, determinando
finalmente que se ponga fin a la violación constitucional antes
acusada.

I.1.2.3 En tal sentido, resulta evidente que el acto cuestionado objeto de la


presente Acción de Amparo es un hecho causante de la violación “en
cadena” y continuo de los derechos constitucionales invocados
precedentemente.

I.1.3 LA RELACIÓN DIRECTA ENTRE EL ACTO ACUSADO DE VIOLATORIO Y


EL DERECHO CONSTITUCIONAL VIOLADO O AMENAZADO.-

I.1.3.1 De los hechos expuestos en los puntos anteriores podemos apreciar


como existe una conexión directa e indiscutible entre la violación de
nuestros derechos constitucionales al Debido Proceso Legal, como
corolario de la decisión adoptada en el proceso disciplinario seguido
en contra del accionante.

III. CONCLUSIONES.-

III.1 El acto cuestionado vulnera mi Derecho al Debido Proceso Legal tanto en su


manifestación sustantiva como en su manifestación adjetiva. Lamentablemente,
el solo hecho de haberse demostrado una evidente violación al derecho al
Debido Proceso Legal del accionante, ha determinado la absoluta
irregularidad del proceso disciplinario cuestionado en la presente vía
constitucional. Asimismo, la imposibilidad válida y cierta de derecho de
defensa alguno en el presente proceso, demuestra la vulneración de nuestros
derechos constitucionales ya descritos con anterioridad. Asimismo, se ha
vulnerado mi derecho al honor y a la buena reputación al imputarme una
serie de conductas que no tienen sustento jurídico ni fáctico alguno.
23

III.2 Por tanto, estos fundamentos más que suficientes y razonables para que la
presente acción de garantía sea plenamente amparada por vuestro Despacho
en defensa de los derechos constitucionales que me asisten y que están siendo
manifiestamente vulnerados por la entidad demandada.

IV. MEDIOS PROBATORIOS.-

Con la finalidad de acreditar todo lo expuesto en el presente Escrito de


Demanda, cumplimos con ofrecer los siguientes medios probatorios:

IV.1 El cuaderno empastado que contiene las fotocopias en número de 155


debidamente certificadas por Notario Público.

IV.2 El escrito de queja, formulada por doña Carmen Rosario Tocón Armas.

IV.3 Mi escrito de descargo 25 de octubre del 2005, por el cual presento mi


descargo ante el Colegio de Notarios respecto a la referida queja.

IV.4 La Resolución 146-2005-CNL-VN/JD, de 19 de Diciembre del 2005, por la


cual el Colegio de Notarios de Lima resuelve declarar no ha lugar a la
Apertura de Proceso Disciplinario.

IV.5 El escrito de Apelación de la quejosa, de 13 de enero del 2006.

IV.6 La Resolución N° 005-2006-CNL-VN/JD, de 23 de enero del 2006 por la cual


el Colegio concede el Recurso de Apelación.

IV.7 Mi escrito de 30 de enero del 2006, por el cual fundamento mi defensa frente
al Recurso de Apelación de la quejosa.

IV.8 Mi escrito de 29 de marzo del 2007 por el cual fundamento mi derecho ante el
Consejo del Notariado.

IV.9 El Acta de Sesión Ordinaria N°004-2007 de 26 de marzo del 2007 del


Consejo del Notariado.
24

IV.10 La Resolución del Consejo del Notariado N° 006-2007-JUS/CN, que dispone


declarar fundado el Recurso de Apelación de la quejosa Carmen Rosario
Tocón Armas y dispone se me abra Proceso Disciplinario.

IV.11 Fotocopias del Título “Algunas consideraciones respecto al Procedimiento de


Declaración Notarial de Prescripción Adquisitiva de Propiedad previsto en la
Ley 27157 de Regularización de Edificaciones y la Ley 27333
complementaria de Asuntos No Contenciosos de Competencia Notarial para
la Regularización de Edificaciones” autor el Dr. Jorge Luis Gonzáles Loli en
cuyas páginas 48 y 49 considera que con lo establecido en el Art. 5° d) de la
Ley Complementaria, parecería que ya no serían necesarias notificaciones
edictales, puesto que se precisa que “el notario notificará a los interesados y
colindantes cuyas direcciones sean conocidas”.

POR TANTO:
A UD. SEÑOR JUEZ PEDIMOS: Se sirva admitir a trámite la presente Demanda de
Acción de Amparo Constitucional; y en consecuencia, en su oportunidad, declararla
FUNDADA por ser de estricta Justicia Constitucional.

PRIMER OTROSÍ DIGO: Que, al amparo de lo dispuesto en el Art. VIII del Título
Preliminar del Código Procesal Constitucional, solicitamos a vuestro Despacho
suplir las deficiencias procesales en que pudiésemos haber incurrido
involuntariamente, en aplicación del Principio General del Derecho Procesal IURA
NOVIT CURIAE, aplicable a la presente solicitud.

SEGUNDO OTROSÍ DIGO: Que, a fin de acreditar todos y cada uno de los
fundamentos expuestos en el texto de la presente Demanda, adjunto a la presente
lo siguiente:

Anexo 1-A Copia del Documento Nacional de Identidad del recurrente.

Anexo 1-B El cuaderno empastado que contiene las fotocopias en número de 155
debidamente certificadas por Notario Público.

Anexo 1-C El escrito de queja, formulada por doña Carmen Rosario Tocón Armas.
25

Anexo 1-D Mi escrito de descargo 25 de octubre del 2005, por el cual presento mi
descargo ante el Colegio de Notarios respecto a la referida queja.

Anexo 1-E La Resolución 146-2005-CNL-VN/JD, de 19 de Diciembre del 2005,


por la cual el Colegio de Notarios de Lima resuelve declarar no ha
lugar a la Apertura de Proceso Disciplinario.

Anexo 1-F El escrito de Apelación de la quejosa, de 13 de enero del 2006.

Anexo 1-G La Resolución N° 005-2006-CNL-VN/JD, de 23 de enero del 2006 por


la cual el Colegio concede el Recurso de Apelación.

Anexo 1-H Mi escrito de 30 de enero del 2006, por el cual fundamento mi defensa
frente al Recurso de Apelación de la quejosa.

Anexo 1-I Mi escrito de 29 de marzo del 2007 por el cual fundamento mi derecho
ante el Consejo del Notariado.

Anexo 1-J El Acta de Sesión Ordinaria N°004-2007 de 26 de marzo del 2007 del
Consejo del Notariado.

Anexo 1-K La Resolución del Consejo del Notariado N° 006-2007-JUS/CN, que


dispone declarar fundado el Recurso de Apelación de la quejosa
Carmen Rosario Tocón Armas y dispone se me abra Proceso
Disciplinario.

Anexo 1-L Fotocopias del Título “Algunas consideraciones respecto al


Procedimiento de Declaración Notarial de Prescripción Adquisitiva de
Propiedad previsto en la Ley 27157 de Regularización de
Edificaciones y la Ley 27333 complementaria de Asuntos No
Contenciosos de Competencia Notarial para la Regularización de
Edificaciones” autor el Dr. Jorge Luis Gonzáles Loli en cuyas páginas
48 y 49 considera que con lo establecido en el Art. 5° d) de la Ley
Complementaria, parecería que ya no serían necesarias notificaciones
edictales, puesto que se precisa que “el notario notificará a los
interesados y colindantes cuyas direcciones sean conocidas”.
26

TERCER OTROSÍ DIGO: Que, al amparo de lo dispuesto en el Art. 80° del Código
Procesal Civil, aplicable supletoriamente al presente proceso constitucional, vengo
a otorgar representación procesal los Letrados que autorizan el presente Escrito:
Raúl Bladimiro Canelo Rabanal, con Reg. CAL N° 11906; María Milagros Piro
Mitma, con Reg. CAL N° 36329; Liza Albina Suárez Torres, con Reg. CAL N° 36142;
Percy Torres Carrasco, con Reg. CAL N° 42741; Oscar Cubas Barrueto, con Reg.
CAL N° 34827 y Daniel Ronald Raa Ortiz, con Reg. CAL N° 39362, para que ejerzan
las facultades de representación procesal conforme a los Arts. 74° y 75° del Código
Procesal Civil, aplicables supletoriamente al presente proceso constitucional. El
suscrito declara expresamente estar instruido debidamente de las facultades que
mediante el presente acto procesal están confiriendo.

CUARTO OTROSÍ DIGO: Que, autorizo a los señores Melisa Viviana Torres
Carrasco, con Documento Nacional de Identidad N° 40441253, Rubén André Aldana
Lam, con Documento Nacional de Identidad N° 43399984 y Marlene Ivonne Zapata
Gonzáles, con Documento Nacional de Identidad N° 42950099, para que tengan
acceso al expediente, así como para recabar la documentación necesaria que
expida vuestro Despacho.

QUINTO OTROSÍ DIGO: Que, cumplo con acompañar copia simple del presente
Escrito conforme a Ley.
Lima, Julio 09 del 2007