Vous êtes sur la page 1sur 6

Mercado

En términos económicos generales el mercado designa aquel conjunto de personas y


organizaciones que participan de alguna forma en la compra y venta de los bienes y servicios
o en la utilización de los mismos. Para definir el mercado en el sentido más específico, hay
que relacionarle con otras variables, como el producto o una zona determinada.
En el mercado existen diversos agentes que se influyen entre sí, dando lugar a un proceso
dinámico de relaciones entre ellos. Al mismo tiempo, el mercado está rodeado de varios
factores ambientales que ejercen en mayor o menor grado una determinada influencia sobre
las relaciones y estructuras del mismo.
A continuación un didáctico video en el que se introduce de manera sencilla el concepto de
mercado.
Demanda
La noción de demanda hace referencia a una solicitud, petición, súplica o pedido. Aquel que
demanda solicita que se le entregue algo. Por ejemplo: “El secuestrador demanda un millón
de pesos para liberar a los rehenes”, “La demanda de productos lácteos ha crecido en los
últimos años”, “El gobierno demanda un mayor esfuerzo de las empresas para evitar el
avance de la desocupación”.
La demanda es la suma de las compras de bienes y servicios que realiza un cierto grupo social
en un momento determinado. Puede hablarse de demanda individual (cuando involucra a
un consumidor) o demanda total (con la participación de todos los consumidores de
un mercado).
En este mercado la cantidad del producto que se demanda puede variar, dependiendo de
varios factores, fundamentalmente su precio, su disponibilidad y la riqueza y necesidad de
quien desea adquirirlo.
El precio es uno de los factores determinantes de un producto y es de tipo variable; esto
significa que el mismo puede modificarse a lo largo del tiempo, generalmente lo hace en
casos en los que sea necesario desde los ojos del oferente.
Si un producto tiene una gran salida en el
mercado, la disminución de sus existencias
hace que se vuelva más preciado y, para
conseguir una mejor ganancia, los
productores aumentan su precio; en
cambio, si se trata de un producto que no ha
tenido una gran repercusión, suele bajarse
su precio para conseguir ubicarlo
satisfactoriamente en el mercado.
Esto último ocurre sobre todo en bienes alimentarios, con una fecha de caducidad, con tal de
no perder todo lo invertido en la fabricación o recolección del producto, los productores
prefieren venderlo antes de la fecha de vencimiento a un precio incluso más bajo que los
gastos que conllevó conseguirlo.
La curva de demanda permite conocer la relación existente entre la cantidad demandada de
un producto y su precio. Es decir, las cantidades que los consumidores desearían adquirir de
un producto en función de un precio y en un determinado tiempo.
Cabe mencionar que, junto a la curva de oferta, la de demanda es una de las herramientas que
se utilizan en el ámbito económico para analizar de forma teórica los diferentes estados del
mercado y predecir el futuro del mismo para poder establecer precios a futuro que favorezcan
el intercambio fluido de los bienes y servicios. El espacio en el que ambas curvas se cruzan
se conoce como equilibrio. Es un punto de intersección donde ambas se encuentran en
igualdad de condiciones.
Podemos decir también que la demanda es una función matemática a través de la cual se
puede conocer la disponibilidad y existencia de un producto en el mercado y el interés que
hay sobre el mismo por parte de los consumidores. Dicha fusión se compone de varias partes,
donde cada sigla representa una determinada parte. Qdp (representa la cantidad
demandada), P (es el precio del bien), I (se refiere al ingreso del consumidor), G (plasma los
gustos y preferencias), N (cantidad de consumidores interesados), Ps (representa los precios
de bienes sustitutos) y Pc (el precio de los bienes complementarios).
Consumidor
consumidor es aquel que concreta el consumo de algo. El verbo consumir, por su parte, está
asociado al uso de bienes para cubrir una necesidad, al gasto de energía o a la destrucción.
Por ejemplo: “Adela está muy preocupada: descubrió que su hijo consume drogas”, “Creo
que Argentina es el principal consumidor de carne roja en todo el mundo”, “Los vegetarianos
somos grandes consumidores de soja”.
La noción de consumidor es muy habitual en la economía y la sociología para nombrar al
individuo o a la entidad que demanda aquellos productos y servicios que ofrece otra persona
o empresa. En este caso, el consumidor es un actor económico que dispone de los recursos
materiales suficientes (dinero) para satisfacer sus necesidades en el mercado.
Existen distintas corrientes para analizar el comportamiento de los consumidores. Lo habitual
es considerar que el consumidor es racional y gasta en función de maximizar la recompensa
que obtiene por su compra. Dicha recompensa puede ser la satisfacción de una necesidad, la
obtención de placer, etc.
Cada vez son más quienes sostienen, sin embargo, que el consumidor es irracional ya que
compra más de lo que necesita. La presión que ejercen el marketing, la publicidad y diversos
mecanismos sociales hace que las personas terminen deseando y adquiriendo productos o
servicios innecesarios. Al adoptar esta conducta, no sólo la gestión del dinero pasa a ser
irracional, sino que se acelera la destrucción de los recursos naturales.
Los derechos del consumidor, por otra parte, son aquellos vinculados a las regulaciones y
normativas que protegen a las personas a la hora de comprar o hacer uso de productos
y servicios.
Consumidor y consumista
En el mar de confusión que representa el
mercado, entendido como el conjunto de las
distintas industrias, es muy común que las
campañas publicitarias nos lleven a pensar que
necesitamos de un producto o servicio, aun
cuando esto no sea cierto. La línea que separa
a un consumidor consciente y moderado de
un consumista puede ser demasiado delgada
en la actualidad. Se intenta convencer a la
gente de que las compras innecesarias son los
mal llamados lujos: una segunda casa, una
sesión de masajes o un ascensor en una
vivienda de dos plantas. Sin entrar en juicios
acerca de los objetos de consumo recién
mencionados y su necesidad en la vida de una
persona, sí es posible advertir que el conjunto
de los gastos lujosos ha cambiado significativamente en las últimas generaciones y
seguramente continuará cambiando.
Pensando en una sociedad cuya economía no haya sufrido importantes cambios en los últimos
treinta años, sobra decir que los artículos considerados básicos actualmente, de haber existido
tres décadas atrás, habrían pertenecido a la lista de lujos innecesarios. Algunos ejemplos
incluyen un teléfono móvil por integrante de un grupo familiar, así como varios ordenadores
y televisores, aire acondicionado para soportar los duros veranos, un mínimo de dos coches,
sin contar la necesidad de seguir las tendencias de la moda no sólo en la vestimenta sino en
la decoración de la casa. Todo esto resulta accesible incluso a una familia tipo de clase media,
dada la disminución que ha visto la producción en masa.
Los grandes monstruos deciden qué necesitamos y amablemente nos proporcionan cadenas
de tiendas (por alguna razón, siempre procedentes del extranjero) para poder hacernos con lo
último de lo último al mejor precio, y con la comodidad de pagar en varias partes. De esta
forma, nos hacen pensar que gastamos menos dinero, pero a la vez nos ofrecen productos de
una calidad que en un pasado no muy distante habría sido considerada desechable. Además,
al implantar en las mentes de las personas la obligación de comprar cada vez más para no
quedarse en el tiempo, se alimenta la sensación de nunca ganar lo suficiente, lo cual genera
una inevitable insatisfacción laboral que, por supuesto, desemboca en “culpar a la crisis
mundial”.
Tipos de consumidores
El consumidor es aquella persona que al intentar satisfacer alguna necesidad realizando la
compra de cierto producto o servicio utilizando una actividad económica. Para que se dé la
existencia de este sujeto se requiere la presencia de un producto y además alguien que
subministre dicha prestación.
Existen distintos tipos de consumidores, dependiendo esta taxonomía al criterio que se
utilice:
Según el tipo de necesidad:
Consumidor por necesidades simples o bilógicas: estos son los consumidores que acceden
a bienes básicos, son de consumo inmediato.
Consumidores por necesidades sociales: consumo que se produce cuando resulta elemental
para el desarrollo de las personas.
Según su comportamiento psicológico:
Consumidor compulsivo: Esta relacionado a un desorden de tipo psicológico. Son los
individuos que carecen de control respecto a sus gastos. Una vez realizada la compra sufren
un sentimiento de culpa, en consecuencia muchas veces prefieren esconder aquello a lo que
han accedido. Usualmente son compras innecesarias.
Consumidor racional: Previa la transacción el consumidor realiza una meditación o
consideración considerando las razones, consecuencias y beneficios a los que puede acceder
a través del producto.
Consumidor impulsivo: estos consumidores no realizan meditaciones previas antes de
realizar la compra si no que esta es promovida por el placer de acceder al producto, sin sentir
remordimientos posteriores.
Según el uso del producto:
Consumidor personal: acceden a la compra de productos en busca de la satisfacción de
intereses o necesidades individuales.
Consumidor organizacional: pueden ser tanto individuos como empresas de distintos
ámbitos que buscan satisfacer las necesidades de los entes que están dirigiendo. Pueden ser
llevados a cabo por fines económicos o no.
Tipos de mercado
Los mercados pueden clasificarse principalmente con base en las características de los
compradores y con base en la naturaleza de los productos.
De acuerdo a las características de los compradores se tienen los dos tipos de mercados
siguientes:
Los Mercados de Consumo (mercados de consumidores)
Son aquellos en los que se realizan transacciones de bienes y servicios que son adquiridos
por las unidades finales de consumo. Estos mercados pueden dividirse en tres tipos
principales:
Mercados de productos de consumo inmediato. Son aquellos en los que la adquisición de
productos por los compradores individuales o familiares se realiza con gran frecuencia,
siendo generalmente consumidos al poco tiempo de su adquisición. Es el caso del pescado,
de la carne, las bebidas, etc.
Mercados de productos de consumo duradero. Son aquellos en los que los productos
adquiridos por lo compradores individuales o familiares son utilizados a lo largo de diferentes
períodos de tiempo hasta que pierden su utilidad o quedan anticuados, por ejemplo: los
televisores, los muebles, los trajes, etc.
Mercados de servicios. Están constituidos por aquellos mercados en los que los
compradores individuales o familiares adquieren bienes intangibles para su satisfacción
presente o futura, ejemplo: los servicios, la lavandería, enseñanza, sanidad, etc.
Los Mercados industriales o institucionales
Son aquellos en los que se realizan transacciones de bienes y servicios empleados en la
obtención de diferentes productos que son objeto de transacción posterior o que se adquieren
para obtener un beneficio mediante su posterior reventa. En otros términos, los mercados
industriales son aquellos que comprenden los productos y servicios que son comprados para
servir a los objetivos de la organización.
Teniendo en cuenta los objetivos genéricos de las organizaciones, se pueden distinguir tres
tipos de compradores:
Compradores industriales. Son aquellos que adquieren bienes y servicios para la obtención
de productos intangibles que son objeto de comercialización posterior. Ejemplo: Empresas
de automóviles, etc.
Compradores institucionales. Son aquellos que adquieren bienes y servicios para la
obtención de productos generalmente intangibles, la mayoría de los cuales no son objeto de
comercialización. Es el caso, de universidades, fuerzas armadas, etc.
Compradores intermediarios industriales. Están formados por los compradores de bienes
y servicios para revenderlos posteriormente o para facilitar la venta de otros productos.
Ejemplo: mayoristas, minoristas, empresas de servicios, etc.
De acuerdo con la naturaleza de los productos, los mercados pueden clasificarse en:
Mercados de productos agropecuarios y procedentes del mar.
Mercados de materias primas.
Mercados de productos técnicos o industriales.
Mercados de productos manufacturados.
Mercados de servicios.
MERCADOS INDUSTRIALES
¿Qué son los Mercados Industriales?
Son los mercados que radican en la integración de los compradores en la industria, de modo
que las empresas acceden a éste para poder realizar la compra los bienes y servicios que se
necesitan en las ejecuciones de sus operaciones.
Debido a su integridad con los compradores de todas las industrias, en excepción con el
comercio de mayoreo y menudero, éste genera productos físicos y cuenta con menos de la
mitad de todas las empresas industriales. Es el mes gran y diversificado de los tres mercados
organizacionales.
¿Cómo se define el comprador en el mercado industrial?
En el mercado industrial el comprador se puede definir de tres maneras distintas:
1. El comprador necesita satisfacer su necesidad y beneficiarse del bien que ofrece el
producto, en la toma de decisión de adquirir un producto industrial, entonces es lo que
llamamos comprador industrial.
2. El comprador se radica en atender las demandas del consumo y agotamiento de los recursos
de una institución, entonces es llamado comprador institucional.
3. El comprador cumple y satisface a la demanda de otra empresa, se conoce como comprador
intermediario.
¿Qué son los bienes industriales?
Los bienes industriales son los que se integran a las operaciones productivas de una empresa,
con el fin de producir otros bienes, ya sea materia prima o productos manufacturados.