Vous êtes sur la page 1sur 13

Servicio Bíblico Latinoamericano

Semana 10 al 16 de Marzo de 2019 – Ciclo C

OBSERVACIONES
- Cada día de la semana comienza una nueva página para
facilitar la impresión independiente. Por ese mismo motivo no hay
numeración de páginas.
- En el tamaño de letra se ha intentado llegar a un equilibrio en
ahorro de papel en la impresión y legibilidad.
- Se ha renunciado al uso del color para facilitar la impresión.
Esta opción y todas las anteriores, son modificables en su procesador
de textos.
- Si tiene problemas con esta versión en RTF comuníquenoslo a
través de contacto@biblico.org. En todo caso, tiene a su disposición la
versión en formato PDF, que podrá utilizar en cualquier sistema.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Domingo 10 de marzo de 2019


1º de Cuaresma
María Eugenia de Jesús (1898)

Deuteronomio 26,4-10: El Señor escuchó nuestra voz


Salmo 90: Quédate conmigo, Señor, en mi angustia
Romanos 10,8-13: La palabra está cerca de ti
Lucas 4,1-13: No solo de pan vive el hombre

Análisis
El texto “mi padre era un arameo errante”, fue motivo de
arduas discusiones entre los estudiosos hace muchos años. Hoy
parece que las aguas se han aquietado. El gran biblista alemán G.
von Rad mostró que en este texto estamos ante un “credo
primitivo”, recitado en la liturgia del santuario de Guilgal, y que
representa el corazón histórico de Israel. Todo el Hexateuco (los seis
primeros libros del AT) se formularía a partir de este texto. Hoy
tenemos muchos elementos para cuestionar su antigüedad, y
podemos pensar que otros “credos” (como quizás el de Núm 20,14b-
16) son más antiguos. Por otra parte, el esquema opresión-clamor-
liberación es muy característico del autor deuteronomista
(particularmente el del libro de los Jueces) como para pensar en una
pura originalidad. La importancia de la tierra, como lugar del
descanso, tierra dada por Yahvé también es muy importante en el
deuteronomista por lo que no parece fácil seguir sosteniendo lo que
von Rad decía.
Sin embargo hay un elemento que es característico de los
credos israelitas, y es su dimensión histórica. El Dios de Israel es un
Dios que se revela en la historia de su pueblo, en la de ayer y la de
hoy. En este sentido es muy importante notar, por un lado los usos
de las primeras personas del singular, y los plurales: el orante se
planta personalmente ante Dios (“mi padre”, “traigo”...) pero
cuando debe hacer memoria de su pecado y la intervención
salvadora de Dios recurre al plural: “nos maltrataron”, “nos
oprimieron”, “nos impusieron servidumbre”, “clamamos”, “escuchó
nuestra voz”... “nos trajo”). Ese cambio de persona puede resumirse
diciendo: “mi padre era Israel, por lo tanto, nosotros somos Israel”.
Tradicionalmente esto no ha tenido dificultad, pues desde
siempre la tradición cristiana ha heredado con toda naturalidad esa
visión según la cual nuestra fe es una respuesta a la intervención de
Dios en la historia. Siempre nos ha parecido «natural» que Dios
intervenga en el mundo con hechos milagrosos para decirnos algo, o
para hacer algo con su pueblo. A Dios siempre lo hemos pensado
Servicio Bíblico Latinoamericano
como un vecino del piso de arriba, pero como un vecino que puede
bajar en cualquier momento, y que de hecho estaría siempre
pendiente de nosotros.
Hoy es muy problemática esta visión, porque no forma parte ya
de la cosmovisión moderna entender la realidad cósmica como de
dos pisos: el nuestro y el de Dios. Como sugiere el título del libro de
Lenaers, «No hay un Dios ahí arriba». El Dios altísimo, el dios en lo
alto del cielo... ha pasado a ser una frase hecha, con sabor añejo, o
rancio, que ya no se sabe bien qué significa, porque en nuestra
visión moderna actual no hay dos pisos, ni creemos estar
conviviendo con vecinos del segundo piso que puedan bajar a éste
en cualquier momento.
Hay además un nuevo problema respecto a la historia. Esas
intervenciones de Dios en la historia, bien registradas en la Biblia,
están siendo cuestionadas por la arqueología científica. No es el
lugar para exponerlo aquí, pero puede ser una buena
recomendación para la propia formación el estudiar el tema del
«nuevo paradigma arqueológico bíblico»: hay toda una nueva visión
–documentada, científica, arqueológica– un nuevo paradigma, una
nueva comprensión sobre la historicidad de hechos principales que
narra la Biblia, que desde siempre los estuvimos creyendo como
históricos literalmente. En realidad, no es nada nuevo, pues ya hace
mucho tiempo que sabemos que Moisés no escribió el Pentateuco, o
que Jesús no nació el 25 de diciembre ni en Belén... pero hoy día hay
nuevos datos muy llamativos sobre otros elementos cuya
historicidad es mucho más decisiva. (Véase la revista VOICES
(http://eatwot.net/VOICES) y tómese su número de diciembre de
2015 –en línea, gratuito– (o tómese directamente de aquí
[http://eatwot.net/VOICES/VOICES-2015-3&4.pdf]); ofrece un buen
material de lectura para iniciarse en el tema, en varios idiomas).

La liturgia nos propone hoy el Salmo 91 (90) por ser,


precisamente, el que utilizará el diablo en la tentación a Jesús.
Quizá para que podamos ver cómo «sacar un texto de contexto
puede ser diabólico»... No es unánime la opinión de frente a qué
tipo de Salmo nos encontramos, y esto condiciona la interpretación.
Unos piensan en un diálogo litúrgico, otros en una homilía
sapiencial.

Luego de la sección teológica de la carta a los romanos (caps 1-


8) y antes de la sección parenética (caps. 12-15), Pablo introduce un
paréntesis sobre Israel (caps. 9-11). Paréntesis que no es ajeno a la
totalidad de la misma ya que desde el comienzo nos dijo que la
salvación es para todos, pero “primero para los judíos” (1,16; 2,10).
Sin embargo, sus “hermanos de raza” demoran en reconocer a
Cristo, y Pablo manifiesta su dolor por ello; de todos modos, lo ve
como un tiempo pedagógico de Dios para dar oportunidad a la
conversión de los paganos. Después –quizá movidos por los celos–
Servicio Bíblico Latinoamericano
todo Israel se salvará (11,26). Pero esto no exime de responsabilidad
a los judíos ya que miran la justicia que les viene de ellos mismos y
no la que viene de Dios. La iniciativa de Dios (la gracia) es uno de
los temas centrales de la teología paulina, y es grave creer que de
nosotros depende. Ese es el motivo, además, por el que Pablo
abunda en citas de la Escritura en esta unidad. Este es el marco del
párrafo que hoy nos propone la liturgia. Es evidente, y el manejo de
los textos lo confirma, que Pablo es consciente de estar
polemizando.

Parece que la fuente Q –en la que el evangelio de Lucas se


inspira– expresó en tres tentaciones, inspiradas en las tentaciones
del pueblo en el desierto, las tentaciones que habría experimentado
Jesús en su ministerio. Allí donde Israel no supo hacer la voluntad
de Dios, Jesús surge fiel, verdadero “Hijo” como ya el Bautismo lo
había mostrado. Esto confirma la intención cristológica del relato, y
también su probable intencionalidad polémica con el Israel de su
tiempo.
Dado que la primera hace referencia a la “palabra de Dios”, la
segunda a lo político, y la tercera al Templo, algunos han pensado
que se estaría ante una triple tentación profética, real y sacerdotal,
pero no parece que eso esté en juego aquí. Sólo la tentación real
aparece clara, mientras que la profética y más aún la sacerdotal no
se revelan, más aún, parecen muy improbables. Las respuestas
apuntan en otra dirección.
En el relato de Lucas, a diferencia del de Juan, Jesús va del
desierto a la ciudad, y en la ciudad comienza su ministerio, como en
la ciudad culminará todo para desde allí comenzar, siempre
conducido por el Espíritu el tiempo nuevo de la Iglesia. En la
primera tentación, el diablo no discute que Jesús sea el Hijo de Dios
–lo da por supuesto–; lo tienta a convertir en pan una piedra ya que,
lógicamente, tiene hambre tras cuarenta días ayunando. Más que un
“nuevo pueblo”, Jesús es “hijo de Dios”, “el Hijo de Dios”. ¿Por qué
Jesús no obra el milagro? Porque los milagros que Jesús hace son
siempre para los otros, como la multiplicación de los panes: allí
Jesús mismo se preocupa: “denles ustedes de comer” (9,13).
La segunda es la tentación del poder (exousía) político. En
tiempos donde todo el mundo conocido está sometido al imperio
romano, se puede ver de un golpe de vista todo: el imperio mismo es
diabólico y perverso. E idólatra.
La tercera tentación no sólo tiene como característica que
ocurre en Jerusalén, sino también que el diablo cita la Escritura. La
Escritura mal citada, o mal leída, también puede ser diabólica, o
idolátrica. Por otra parte, Jesús deja muy claro que su ministerio es
para otros, no para él. No trata de salvarse a sí mismo, como
tampoco en la cruz: “si eres... sálvate”, y no se bajó de la cruz
(23,35.37.39).
Servicio Bíblico Latinoamericano
Como dos rabinos, Jesús y el diablo discuten con citas bíblicas.
Y nos queda claro que es falso servidor de Dios el que se sirve de su
ministerio en su propio provecho, que no es propio de los fieles a
Dios reclamar milagros ya que Dios puede salvar sin necesidad de
estas obras “maravillosas” o “teatrales”. Jesús nos muestra -con su
vida- el camino de la obediencia de hijo conducido por el espíritu.

Comentario
El evangelio de Lucas, nos pone a Jesús en paralelo con el
pueblo de Israel. En las mismas circunstancias en las que el pueblo
fue infiel, Jesús sale adelante; y para resaltar el paralelo entre
ambas situaciones, el evangelista recurre al desierto y a citas del
Deuteronomio. Allí donde Israel cayó, allí Jesús sale adelante. Más
que un acontecimiento es una plataforma, un programa: unidos a
Jesús nada tenemos que temer, sólo el amor cuenta. Deberíamos
aprovechar la Cuaresma para revisar cuántos desencuentros,
cuántas infidelidades, cuántas injusticias... Pero, al revisarlas,
corregirlas; es que la Cuaresma es tiempo de conversión, y
conversión significa caminar, camino de vuelta al Padre.
Mientras el pueblo de Israel, en la tentación, no fue fiel y cedió,
ahora nos encontramos a Jesús en la misma situación, en la misma
tentación. ¡Y triunfa! Jesús aparece en el Evangelio de hoy como el
que vence la tentación. Porque es posible vencerla. Muchas voces,
de dentro y de fuera buscan separarnos de Dios, de sus proyectos,
de sus caminos. Pero hay una voz más fuerte, más firme, que puede
vencer esas otras voces si disponemos el corazón para escucharla.
Hace falta tener un oído muy fino, un silencio atento, un corazón
dócil.

El evangelio de hoy es dramatizado en el capítulo 9, titulado


«Bajo el sol del desierto», de la serie «Un tal Jesús», de los hnos.
LÓPEZ VIGIL. En su página (https://radialistas.net/9-bajo-el-sol-del-
desierto/) puede recogerse el audio, así como el guión, con un
comentario excelente de los autores.

Para la revisión de vida


¿Cuál es la tentación de fondo, mayor, en mi vida? ¿Qué debo
hacer para superarla?
¿Cuáles son mis tentaciones menores, diarias? ¿Qué debo
hacer?

Para la reunión de grupo


- Jesús fue plenamente humano, una persona completa y
real, como cualquiera de nosotros, y sintió en su propia persona
las mismas dificultades que nosotros sentimos. La predicación
de los tiempos clásicos propagó una idea de Jesús
Servicio Bíblico Latinoamericano
desencarnada, meramente divino, sin tentaciones humanas…
Comentar
- El Evangelio de hoy nos presenta un relato
teológicamente elaborado más que realísticamente histórico de
las tentaciones de Jesús. Para ello las agrupa en tres
tentaciones-símbolo, o tres dimensiones mayores de la vida
humana. ¿Cuáles son? Describámoslas, a partir del comentario
exegético hecho más arriba.
- ¿Cuál sería el equivalente de esas tentaciones en la
situación actual de nuestra sociedad y nuestro mundo?
- Leer o estudiar en grupo del libro de Roger Lenaers
citado arriba: «Aunque no haya un Dios ahí arriba», o el otro
también suyo en que estudia de frente el tema de «los dos
pisos»... Ambos pueden encontrarse en la Colección tiempo
axial (tiempoaxial.org).

Para la oración de los fieles


- Hoy vamos a responder “Te lo/la expresamos, Señor”.
- Nuestra alegría por recordar, en la lectura del evangelio
de hoy, que Jesús fue plenamente humano y experimentó
nuestras mismas tentaciones… te la expresamos, Señor.
- Nuestra admiración hacia Jesús, que permanece como
modelo de Persona Nueva, incorruptible, firme ante el mal,
fuerte ante la tentación… te la expresamos, Señor.
- Que queremos preocuparnos no sólo por el pan, sino por
toda Palabra que sale de tu boca… te lo expresamos, Señor.
- Que queremos tener un corazón incorruptible que, ni
por todo el oro del mundo, sea capaz de vender su conciencia…
te lo expresamos, Señor.
- Que no queremos “tentar a Dios, ni ponerte a nuestro
servicio… te lo expresamos, Señor.
- Que queremos vivir esta Cuaresma, como “tiempo
litúrgico fuerte” que es, unidos a la comunidad cristiana
dispersa por todo el mundo, en espíritu de reflexión, oración y
compromiso, preparando la celebración anual de la Pascua… te
lo expresamos, Señor.

Oración comunitaria
Dios, Madre-Padre nuestro, que en Jesús nos has dado un
modelo de persona completa y lograda, en lucha contra el mal y
plenamente humana, tentada pero victoriosa. Queremos seguir
ese modelo de firmeza y fidelidad, de humanidad y fortaleza, de
fidelidad a ti y a los hermanos. Te lo pedimos a Ti que vives y
haces vivir, por los siglos de los siglos. Amén.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Lunes 11 de marzo de 2019


1a semana de Cuaresma
Eulogio de Córdoba (859)

Lv 19,1-2.11-18: Juzga con justicia


Salmo 18: Tus palabras, Señor, son espíritu y vida
Mt 25,31-46: Vengan benditos de mi Padre

S eguir a Jesús es una experiencia que no es devocional, ni


sentimental, ni intelectual. La experiencia de estar adherido a Jesús
de Nazaret y a su obra ha de expresarse de manera concreta en la
vida. Tiene que ser una experiencia existencial. Es la experiencia
vital y la realidad relacional la que hace que el cristiano visibilice,
en la historia, la experiencia de Jesús de Nazaret. El llamado de
Jesús es a que el seguidor de su causa responda con generosidad y
decisión a los males que acarrean esta historia y que
deshumanización a los hijos e hijas de Dios. El hambre, la sed, la
migración, la desnudez y la enfermedad son realidades que claman
al cielo y que piden de manera efectiva la misericordia y la bondad
de los creyentes en la persona de Jesús. La experiencia de la
cuaresma, en la que nos encontramos, debe despertar la bondad y el
amor sin límites del discípulo de Jesús. No olvidemos que “el que no
ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Jn 4,8)
Servicio Bíblico Latinoamericano

Martes 12 de marzo de 2019


Luis Orione, fundador (1940), Maximiliano de Tébessa (295)

Is 55,10-11: Mi palabra hará mi voluntad


Salmo 33: El Señor libra de sus angustias a los justos
Mt 6,7-15: Ustedes oren así

L a oración en la vida cristiana y en fidelidad a la propuesta de


Jesús de Nazaret, es un proyecto de vida que tiene a Dios como el
garante de la vida, de la verdad, de la justicia, de la bondad, del
perdón, de la reconciliación y de la paz. La oración de Jesús es toda
la vida de él, la manera como él comprendió y se relacionó en amor
con su Padre Dios y la forma cómo él estableció relación con los
otros y con la creación. En Jesús la oración no es un apéndice, como
lo es muchas veces para los creyentes. En Jesús, que es un hombre
que se supo configurar con Dios, la oración es la extensión de su
propia vida. La oración expresa la acción que Dios hace en él. Por
eso es importante, a la hora de orar el “Padre Nuestro” que
caigamos en la cuenta que hemos de hacer nuestro ese proyecto.
Orar es ir configurando la vida, según el designio-voluntad de Dios
para nuestra vida. ¡Comencemos ya!
Servicio Bíblico Latinoamericano

Miércoles 13 de marzo de 2019


Ángel de Pisa (1275), Eufrasia (410)

Jon 3,1-10: Los Ninivitas se convirtieron


Salmo 50: Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo
desprecias
Lc 11,29-32: A esta generación no se le dará más signo

J esús es la Palabra definitiva del Padre Dios para toda la


humanidad. Él es la imagen viva, histórica del Padre. Para saber
cuál es el sentir de Dios; para comprender qué le gusta a Dios; para
asimilar de parte de quien está Dios es necesario acercarse a Jesús.
Es Jesús que nos dice todo sobre Dios. Él nos dice que el amor de
Dios no conoce fronteras, ni límites. No podemos entender a Dios
como un Señor condenador. Jesús cuando nos quiso decir quién es
Dios, nos dijo que él es el amoroso, el misericordioso, el Padre de la
ternura y del perdón. Por ello en esta Cuaresma más que volver
sobre la idea del Dios condenador, del todopoderoso que se impone;
es importante que experimentemos, unidos a Jesús, al Dios amor,
que se expone hasta la muerte en cruz. Este Padre Dios sigue
creyendo y apostando por la transformación real de cada hombre y
mujer, que lo busca con sincero corazón. Jesús es la señal definitiva
del amor de Dios para nuestras vidas. ¡Dejémonos transformar por
él!
Servicio Bíblico Latinoamericano

Jueves 14 de marzo de 2019


Matilde (968)

Est 14,1.3-5.12-14: Tú eres mi defensor, Señor


Salmo 137: Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor
Mt 7,7-12:Quien pide recibe

L a oración es la experiencia del encuentro de una persona con


Dios. Pero no olvidemos que somos cristianos. Entonces orar es
encontrarnos con el Padre que Jesús nos reveló. Y ese Padre es el
Dios exclusivamente amoroso revelado por Jesús. Quien se
encuentra con el Padre en la experiencia de la oración experimenta,
en concreto, que Dios lo acompaña sin condenas, sin rabias, sin
irritación. Pero la oración tiene que producir efectos. Hemos creído,
a lo largo de nuestra vida, que efectos de la oración es: la
consecución de riquezas o las intervenciones extraordinarias (más
bien mágicas) de Dios. La oración cristiana ha de permitir que en
cada creyente aflore la humanidad plenamente. La oración no tiene
que volvernos mejores católicos, o mejores religiosos, o mejores
adeptos a un credo, no. La oración tiene por cometido volvernos
mejores persona. Un cristiano que ora ha de ser una persona de una
ética clara y concreta, donde el amor, la inclusión, el perdón, la
reconciliación, el respeto fascinante por la diferencia, la defensa de
los pobres, el clamor de la justicia, el cuidado de la creación y la
bondad sin límite sean la quintaesencia de su vida.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Viernes 15 de marzo de 2019


Luisa de Marillac, fundadora (1660)

Ez 18,21-28: Dios desea que el malvado se convierta


Salmo 129: Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?
Mt 5,20-26: Reconcíliate con tu hermano

L a vida cristiana es un itinerario fuerte y complejo. El genuino


cristianismo que radica en seguir a Jesús, adherirse a él y proseguir
su causa tiene por tarea fundamental destruir la lógica natural
humana basada en el egoísmo y en el acaparamiento. Esta lógica
trae consigo una carga fuerte de revancha, desquite y no perdón. Es
expresión de la vida más natural el “me la hiciste, entonces me las
pagas” Jesús propone un itinerario diferente. Invita a asumir otra
lógica, que podemos llamar “la antilógica humana” La reconciliación
se convierte en el llamado y la exigencia clara que Jesús le plantea a
sus seguidores. No se puede estar adherido a Jesús y seguir con la
lógica de nuestra herencia animal. El Evangelio tiene exigencias. No
puede existir el cristianismo sin exigencia ética. Por ello el
imperativo de Jesús es cambiar la simbólica y el imaginario de
violencia, de revancha, para entrar en la lógica del perdón, la
reconciliación y la paz. Que en esta cuaresmo hagamos bien la
tarea.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Sábado 16 de marzo de 2019


Raimundo de Fitero, Heriberto

Dt 26,16-19: Serás el pueblo del Señor


Salmo 118: Dichoso el que camina en la voluntad del Señor
Mt 5,43-48: Sean perfectos como el Padre

L a invitación de Jesús a sus seguidores fue a la perfección.


Muchas veces, en los grupos religiosos, se ha entendido esta
invitación como una invitación a la santidad. Hacer esta
interpretación, errada por demás, es ir en contra de toda la opción
que Jesús hizo en su vida. Decir que Jesús hablaba de santidad, es
olvidar y anular todo el compromiso que él asumió con los pobres,
con “los descartados” de la historia. Jesús estuvo abiertamente en
oposición al código de santidad del Levítico (Lv 17-26). Si caemos en
la cuenta, Jesús durante toda su vida tuvo problemas con “los
buenos”, con “los santos”, con los “legales” Siempre se juntó con los
pecadores, excluidos y malditos según el sistema religioso judío. No
estaba de acuerdo con una ley que a unos los volvía “santos” y
“legales” y a otros “pecadores” e “ilegales” Ser perfectos como el
Padre es vivir la misericordia, la inclusión y la comunión con todos
los hombres y mujeres sin distinción alguna. La perfección de Dios
se muestra en hacer vida su proyecto de humanización en la
historia.
Servicio Bíblico Latinoamericano

Servicio Bíblico Latinoamericano

http://servicioskoinonia.org/biblico
Em Português: http://www.claretianos.com.br/servicobiblico
In italiano: http://www.peacelink.it/users/romero/parola.htm

Reciba gratuitamente este servicio por correo-e en castellano:


Para suscribirse: http://servicioskoinonia.org/informacion
Para contactarnos: contacto@biblico.org

Servicio Bíblico Latinoamericano es uno de los Servicios Koinonia


http://servicioskoinonia.org

Consulte las lecturas bíblicas de cualquier domingo o día de la semana


desde 2004 a 2036, en nuestro Calendario Bíblico-Litúrgico
http://servicioskoinonia.org/biblico/calendario/
(y en inglés):
http://servicioskoinonia.org/BiblicalLiturgicalCalendar

Centres d'intérêt liés