Vous êtes sur la page 1sur 3

SENTENCIA C 893 DE 2001

Nombre Juan David Hernández Beltrán


Fecha 16 de febrero de 2019
Curso Practica procesal y probatoria en derecho laboral - Grupo 64
1. MARCO DECISIONAL
Número C- 893
Fecha Bogotá, DC, quince (15) de noviembre de dos mil uno (2001)
Magistrada Ponente Dra. CLARA INÉS VARGAS HERNÁNDEZ
1.1 DEMANDA (principales argumentos)
El primer cargo de la demanda se refiere a la supuesta violación de la función pública transitoria de
los conciliadores. El actor sostiene que siendo transitoria la atribución de administrar justicia por
los particulares, por expresa disposición del canon 116 constitucional, resultan inconstitucionales
las disposiciones acusadas que la conceden dicha facultad de manera permanente a los
conciliadores, a los centros de conciliación y a los notarios.

El segundo reproche consiste en la presunta infracción del artículo 53 constitucional. Según el


impugnador, mientras la norma superior le atribuye carácter facultativo a la conciliación en materia
laboral, los artículos 35 y 39 de la Ley 640 de 2001 la convierten en obligatoria al establecerla como
requisito general de procedibilidad de las acciones laborales. Tal defecto, en su sentir, se predica
también del artículo 30 de la ley demandada, en la medida en que hace imperativa la conciliación
en las convenciones colectivas o laudos arbitrales que involucren más de 300 trabajadores.

Finalmente en parecer del demandante las normas censuradas de la Ley 640 de 2001 quebrantan el
principio de la cosa juzgada constitucional, por cuanto reproducen el contenido material de dos
normas de la Ley 446 de 1998, que fueron declaradas inexequibles por la Corte Constitucional y
según las cuales, la conciliación se imponía como requisito de procedibilidad para acudir ante la
jurisdicción laboral.

1.2. INTERVENCION ALEXANDER MARIN RUIZ


El ciudadano en cuestión, en su intervención solicita la exequibilidad de la norma acusada, toda vez
que considera que la conciliación no genera un entorpecimiento para acceder a la justicia, sino todo
lo contrario, es un escenario en el cual las partes puedan hacer parte del conflicto cumpliendo su
voluntad, esto en concordancia con la constitución. A su vez llama a hacer la distinción entre la
conciliación como mecanismo y como facultad de disposición de derechos subjetivos.
1.3. PROBLEMAS JURÍDICOS
¿Constituyen las normas de la Ley 640 de 2001 que establecen la conciliación como requisito de
procedibilidad para acceder a la jurisdicción laboral, una contravención normativa constitucional
establecida en los artículos 53, 116 y 229 referente al efectivo acceso a la administración de justicia
en materia laboral?
1.4. RATIO DECIDENDI
La conciliación en material laboral vista como un requisito de procedibilidad, contraria el carácter
constitucional establecido en los artículos 53, 116 y 229 de la carta magna, toda vez que crea un carga
adicional al trabajador, y un obstáculo en pro de acceder a la administración de justicia, ya que, los
mecanismos alternativos de solución de conflictos tienen un carácter especial y cuya naturaleza es de
carácter voluntario, es inviable someter al trabajador de realizar un arreglo conciliatorio que impide
a todas luces el acceso, sencillez, y rapidez a la jurisdicción laboral, estos, valores propios del derecho
del trabajo.
1.5. DECISIÓN
PRIMERO.- Declarar INEXEQUIBLES los artículos 12, 30 y 39 de la Ley 640 de 2001.

SEGUNDO.- Declarar INEXEQUIBLES las siguientes expresiones:

“…y ante los conciliadores de los centros de conciliación autorizados para conciliar en esta materia”,
contenida en el artículo 23 de la Ley 640 de 2001.

“…ante conciliadores de los centros de conciliación…” y “...ante los notarios...”, contenidas en el


artículo 28 de la Ley 640 de 2001.

“...requisito de procedibilidad”...“laboral...”, contenidas en el artículo 35 de la Ley 640 de 2001, en


los términos de esta sentencia.
2. ARGUMENTOS ACCESORIOS DE LA DECISION (OBITER DICTA)
La decisión en cuestión se toma en base a los siguientes supuestos jurídicos:

1. La corte expone como punto principal de su decisión, el carácter que tiene el principio
constitucional, establecido en la carta magna en su artículo 53, el cual expresa la facultad de los
trabajadores, de conciliar sobre derechos inciertos y discutibles, y su respectiva contradicción con la
norma demandada respecto a la conciliación laboral como requisito de procedibilidad, toda vez que
así el empleado tenga la certeza de que su derecho es de carácter indiscutible y cierto, este trabajador
no pueda acceder directamente a la administración de justicia sin antes haber pasado por un
obstáculo adicional, la conciliación obligatoria.

2. A su vez la corte establece que dicha conciliación laboral vista como requisito de procedibilidad,
irrumpe con el fuero especial de los trabajadores, ya que tal y como establece la constitución, el
acceso a la administración de justicia, no podrá ser obstaculizado por un requisito de procedibilidad
en el cual no influyo la voluntad del mismo, y mucho menos cuando dicho requisito adicional, genera
un daño en su bolsillo.

3. Ahora bien y haciendo referencia a cerca de la cosa juzgada, sobre la conciliación como requisito
de procedibilidad en lo laboral, se trae a colación la sentencia C 160 del 99, en el cual lo aplicado en
dicha sentencia cambia totalmente su sentido, ya que no se tiene un carácter obligatorio, sino que
permite establecer unas condiciones mínimas referentes al artículo 116 constitucional para llevar a
cabo la conciliación.
3. COMENTARIO
Haciendo referencia a la ratio decidendi usada por la corte, se entiende la conciliación como un
requisito de procedibilidad, como la contradicción directa a la misma, toda vez que esta debía ser de
carácter voluntario, contando con el consenso de las partes, la corte tergiversa el entendido de
conciliación, como una obligación a llegar a un acuerdo, cuando realmente, es de asistir e intentar un
acuerdo, que si no surge es viable seguir adelante con un proceso judicial en forma.

Ahora bien en materia laboral, la cual es la que nos atañe, es imposible ver la conciliación ante los
derechos ciertos e indiscutibles de los trabajadores, dichos derechos son inconciliables, intransigibles
e irrenunciables, esta clase de derechos no deben agotar ningún tipo de requisito de procedibilidad,
sino que por el contrario se garantiza el acceso directo a la justicia. Respecto al carácter oneroso de
la conciliación, este fue otro argumento inválido por parte de la corte, toda vez que dichos
procedimientos podían ser llevados a cabo de manera gratuita, ante centros de conciliación,
inspectores de trabajo y entidades públicas que tuvieran competencia sobre los mismos.

Buscando la protección especial de los trabajadores se llega a una decisión que tergiversa los términos
de la conciliación en materia laboral.