Vous êtes sur la page 1sur 2

FIESTAS DE AYER Y HOY

Actividad 1
En grupos de a cuatro, escriban qué significa para ustedes una fiesta, cuáles recuerdan,
ya sea en sus familias, en el barrio o en la escuela:
1. ¿Qué es para ustedes una fiesta? ¿Y una celebración?
2. Enumeren en forma de lista todas las fiestas que conozcan. Comparen la lista con las
de otros grupos. Luego, hagan una lista en común.
3. ¿En qué se parecen y se diferencian de las que realizan en tus familias?

Las actividades de este primer momento pretenden establecer diferencias entre las
fiestas enmarcadas dentro de las familias y las que son de origen público con su carácter
de construcción social y que identifican a los argentinos. Al respecto, se vinculan con
las texturas distintas del entramado social que colaboran en el imaginario a partir de
identidades culturales compartidas. Relatos que se fueron construyendo a partir de las
fiestas coloniales y, luego de las Fiestas Mayas, del recordatorio del 9 de Julio y,
después de 1830, con las fiestas federales en el gobierno de Juan Manuel de Rosas,
según el ensayo de Garavaglia sobre el tema. Sin establecer límites a la memoria
colectiva ni a las prácticas culturales diversas, estas se construyen y reconstruyen a
partir de los “contornos difusos, de la identidad.

Actividad 2:

“Estaban cenando, cuando Amador, a punto de cumplir 7 años, sorprendió a su


hermana Sofía y a su mamá, con una pregunta inesperada: — ¿cómo vamos a festejar
mi cumple? —dijo.
Se acercaba la fecha y todavía no había decisiones al respecto.
Allí empezaron a surgir las opciones: en un salón de fiestas, en la canchita de fútbol de
la esquina solo con los varones de su escuela, en casa con metegol y pelotero incluidos
para invitar a todos, etcétera.
Laura, la mamá que tenía 45 años, pensó en lo costoso que iba a salir y comentó que en
su época la idea era invitar a dos o tres amigas a tomar la leche y jugar un rato, o
mirar la tele, que era en blanco y negro. Que no había salones de fiestas para los
festejos de los más chicos y que recién en la adolescencia se reunían a bailar, escuchar
música y hablar. Y cada uno llevaba algo para compartir: los chicos, bebidas y las
chicas la comida.
En ese instante, todos recordaron cuando le habían festejado los quince a Sofía. Hacía
ya tres años porque ahora estaba a punto de ingresar a la facultad. Empezaron a mirar
fotos y surgieron los recuerdos: el salón de fiestas, la entrada con el abuelo y una
música especial para la ocasión, todos los familiares esperando para recibirla en esa
fiesta de cumpleaños tan especial. La música, el vals con parientes y amigos, el
cotillón, el salón decorado, la pizza party, la mesa dulce, los souvenirs, las fotos con la
abuela, etc.”.
Mama – Sofía 18 Amador 7 VOS Familiar
Personas Laura 45 años años
años

Variables

¿Dónde se
reunían?

¿Quiénes se
reunían para
festejar?

¿Qué juegos
realizaban?

¿Qué
hacían?

El testimonio de Nacho, el tío de Amador que festejó sus 18 años el 19 de febrero de


1972. Así lo expresa:

“Recuerdo en especial cuando cumplí 18, porque fue casi el único cumpleaños que festejé con
amigos y con mi familia. En los cumpleaños anteriores venía la familia a comer el domingo
más cercano a la fecha.
Fue un acontecimiento especial, ya que también recibí regalos importantes y más costosos que
lo acostumbrado. Me regalaron un anillo de oro que tenía un sello con las iniciales de mi
nombre y apellido. También recibí un encendedor
Ronson modelo Chevallier, grabado con mi nombre y la fecha de mi cumpleaños Me lo había
entregado mi padre, porque implicaba el ‘permiso para fumar’ delante de los parientes.
Hubo baile con música desde un Wincofón (tocadiscos). Salimos a la calle a bailar y cortamos
por un rato el tráfico, ya que la calle de mi casa en San Martín no era muy transitada. Los
vecinos, parientes y amigos participaron de la fiesta.
Toda la bebida y comida era pagada por nosotros, yo ya trabajaba. Nadie traía, porque era
casi una ofensa ir a un cumpleaños con comida”.