Vous êtes sur la page 1sur 3

INTEGRACION DE LAS TIC EN PROCESOS FORMATIVOS

La sociedad actual atraviesa por un momento cuando la transmisión de la información es accesible


y fácil de encontrar, la educación contribuye a la formación de las personas capacitándolas de
acuerdo a sus aptitudes y requerimientos del contexto donde viven. En la educación sin duda alguna
esta aplicación tiene un potencial impresionante porque dinamiza los procesos de enseñanza y
aprendizaje. La implementación delas TIC tiene muchos beneficios, pero también algunas
limitaciones debido a que la sola implementación no garantiza que se va a generar un nivel mucho
más alto del proceso enseñanza aprendizaje sino también se debe optar por convertir este proceso
en algo más pedagógico. Por tanto, es necesario implementar y definir estrategias claras para la
implementación de estas nuevas tecnologías y prepararnos para las consecuencias que esto
conlleva. El modelo pedagógico o tendencia pedagógica contemporánea, las TIC concebida como la
Tecnología de la Instrucción se dirige a los métodos y medios que la tecnología educativa ofrece en
nuestros días, permitiendo en el estudiante el desarrollo del autoaprendizaje que se efectiviza por
medio de computadoras, acceso a tabletas, teléfonos inteligentes, etc., y una serie de herramientas
que la tecnología ofrece, son hombres y mujeres en igualdad de oportunidades, que al
implementarse las TIC en su formación mejorarán sus conocimientos al formar parte del proceso
educativo construyendo nuevas formas de aprendizaje, asimilación y aplicación incorporando las
múltiples herramientas de las TIC en su cotidiano vivir y avanzando con la ciencia. Existe consenso
en que la actualización de conocimientos en nuevas tecnologías, contribuye a que los docentes
adquieran un papel protagónico en la sociedad de la Información y del conocimiento, pues,
haciendo uso de los recursos tecnológicos y El campo de la educación, se “suministrará un conjunto
básico de cualificaciones Que permitan a los docentes integrar las TICs en sus actividades de
enseñanza y aprendizaje, a fin de mejorar el aprendizaje de los estudiantes y optimizar la realización
de otras tareas profesionales. Hoy en día las TIC, se constituyen en un medio de integración social y
cultural por su fácil manejo y accesibilidad, permitiendo la interacción de los docentes con los
estudiantes con ayuda de éstas herramientas, que facilitan la formación integral del alumno. Es el
docente quien tiene la misión de transmitir sus conocimientos con apoyo de las TIC, que no es una
nueva ciencia, las TIC son parte del diario vivir y formación educativa, consistente en desarrollar un
método diferente de enseñanza-aprendizaje, actualización constante y permanente, todo esto
depende de la facultad volitiva que posea el educador. La sociedad en su conjunto requiere de un
conocimiento de las TIC; encaminar a niños, jóvenes y adultos en su formación educativa con apoyo
de las TIC, son retos que hoy en día requieren ser incorporados dentro la educación. El estudiante
tiene un papel fundamental en su proceso educativo y puede asimilar su aprendizaje de manera
más entretenida con ayuda de la didáctica tecnológica como el internet, donde se encuentran sitios
webs que contribuyen en éste proceso al estudiante, los CD-ROM empleados con fines educativos
en escuelas, universidades, etc., la ventaja de obtener información con ayuda de éstos medios hace
posible que el discente pueda comprobar y corregir el resultado de su aprendizaje. El aprendizaje
virtual y la enseñanza a distancia sin duda representan una gran oportunidad para estudiantes y
docentes, permitiendo actualizar los conocimientos, aprendiendo el manejo de otras herramientas
que puedan fortalecer la educación, haciendo que los educadores sean parte del aprendizaje en
línea mediante los Moodle, comunidades de aprendizaje en línea, así como presentar en formato
digital el contenido del aprendizaje de forma interactiva, mediante videos, podcast, animación
digital, etc., y despertar el interés en los alumnos por el buen uso del internet, con el aprendizaje
individual y colaborativo que puede ser efectivamente realizado con la pedagogía apoyada en las
tecnologías. El buen uso de las TIC encaminada a la superación de los individuos y el fortalecimiento
de sus conocimientos y habilidades, son un reto para que el buen profesor dirija a sus estudiantes a
hacer buen uso de las TIC, eliminando programas y uso de equipos tecnológicos que, en lugar de
favorecer en el desarrollo integral de su formación, son un medio que puede ser dañino en el
proceso formativo. Sabemos que las preocupaciones en torno a la inclusión de las TIC son diversas
y abarcan un conjunto de problemas pedagógicos, didácticos y de gestión institucional.
Reconocemos que, en el mundo de significados que las TIC ofrecen, los niños y jóvenes parecen
llevarnos la delantera en su uso, su vínculo desprejuiciado y espontáneo, su habilidad y velocidad
para interactuar con ellas. Pareciera que en materia de TIC son los niños y jóvenes quienes pueden
enseñarle a los adultos, y ante esta situación inédita, la escuela se retrae, expectante. Para revertir
este proceso creemos que bien vale que los educadores dediquemos, serenamente, un tiempo a
pensar y reflexionar sobre la inclusión de las TIC en la escuela, su potencialidad en el desarrollo del
pensamiento de nuestros alumnos, su utilización como herramientas puestas al servicio de la
inclusión y la igualdad. En este sentido, la inclusión de las TIC ofrece un desafío y una oportunidad.
Las percepciones y expectativas que tengamos respecto de las virtudes y potencialidades de las
nuevas tecnologías influyen en el tipo de acercamiento y utilización que hagamos de ellas. Según
investigaciones recientes, los docentes acuerdan en reconocer como aspectos positivos, que las TIC
facilitan la tarea pedagógica, mejoran la calidad de la educación y amplían las oportunidades de
acceso al conocimiento. Por otro lado, muchos perciben como aspectos negativos, la sensación de
“deshumanización de la enseñanza” y la creencia de que las tecnologías pueden alentar el
“facilismo” en los alumnos. Desde una perspectiva instrumental, podríamos decir que las principales
contribuciones de las nuevas tecnologías a las actividades humanas se concretan en una serie de
funciones que facilitan la realización de las tareas, porque estas, sean las que sean, siempre
requieren de una cierta información para ser realizadas, de un determinado procesamiento de esta
y, a menudo, de la comunicación con otras personas. Muchas veces se ha planteado que, dado el
aumento creciente de la información disponible en Internet, ya no sería tan importante enseñar
contenidos sino habilidades para el manejo de esa información. Sin embargo, desde la perspectiva
que estamos presentando, esta distinción carece de fundamento, ya que un aspecto fundamental
en el arte de la cognición distribuida es la enseñanza de conocimientos. La inclusión de nuevas
tecnologías lograría resultar una innovación si fuese acompañada de cambios conceptuales en la
concepción de su uso y de la reflexión sobre por qué y para qué utilizarlas, cuáles son los aportes y
qué tipo de aprendizaje se puede promover con ellas. Es importante detenernos un momento en
este punto para enfatizar la necesidad de tener en cuenta la dimensión humana cuando se busca
impulsar transformaciones de esta Naturaleza. En la adopción de TIC no solo son importantes las
consideraciones sobre las oportunidades de aprendizaje, sino también las cuestiones relativas a las
personas involucradas en el proceso y los marcos institucionales en que se produce. Los docentes
además de su idoneidad de conocimiento, deben ser personas íntegras, con un gran amor por su
trabajo y sobre todo con la conciencia de actualizarse día a día en lo que hacen, pensar en su labor
de formación y por ende aplicar en ella la mayor creatividad para su conocimiento y del estudiante.
Muchas de las herramientas que los docentes están acostumbrados a manejar suelen ser pesadas y
poco llamativas para los estudiantes, es por eso que cuando el educador no tiene en su espíritu un
gran orador capaz de mantener la atención de su público y hablar con claridad, la clase se vuelve un
trino arrullador donde pocas veces el estudiante capta realmente el mensaje. En conclusión, Es
alarmante para la época actual que en el medio local no haya cursos de capacitación En el uso de
las TIC en el aula. La mayoría de docentes, no ha recibido Capacitación formal en TIC, sino que lo
han hecho de manera autodidacta por cuenta propia. No existe un uso adecuado de los recursos
tecnológicos en los centros donde existe la infraestructura. Existe una alta valoración de las nuevas
tecnologías dentro del proceso enseñanza aprendizaje, quizá sea esta una fortaleza que debieran
tomar en cuenta los directivos y autoridades del sector educación, para emprender en un proceso
de formación. Existe evidente heterogeneidad en cada centro educativo de Loja como se ha indicado
por Múltiples factores como: a) tipo de financiamiento, b) ubicación geográfica (urbano, urbano
marginal), c) organización y gestión escolar, etc. Lo cual repercute en que cada centro tenga Su
casuística muy variada respecto a infraestructura y formación del profesorado fundamentalmente.
Los docentes de los centros públicos muestran una utilización muy reducida de internet, aunque
utilizan el servicio de internet fuera del establecimiento educativo, Los directivos de los centros no
públicos valoran más la utilidad de las TIC como recurso para el profesor y estudiantes, no Así en los
públicos, Puesto que En estos Últimos indican Que las necesidades prioritarias son otras. También
puede evidenciarse oposición rechazo A las TIC El algunos de los docentes, en evidente
contradicción con lo manifestado por la mayoría. Se Puede obtener ciertos perfiles dentro del grupo
de docentes investigados: Quienes son críticos al respecto; b) escasamente interesados; c) uso
normal, con un adecuado nivel de formación e implicación pragmática respecto a TIC E internet
especialmente; d) formación autodidacta. En todo caso, la visión que surge de la información
analizada es más bien positiva. Es probable que los problemas tengan su origen más en los déficits
y defectos de las políticas educativas (tanto en materia de formación de recursos humanos como de
equipamiento tecnológico e las instituciones) que en la cultura y actitudes de los docentes.