Vous êtes sur la page 1sur 178

I

Director de colección: ]osé Manuel Cuesta Abad


Diseño de cubierta: Sergio Ramlrez
Eleazar M. Meletinski

EL MITO
Literatura y folclore
Traducción
Pedro López Barja de Quirága

Título original: poetiha mifa


@ Editori fuuniti, 1993
@ Ediciones Akal, S. A., 2001
para todos los p'aíses de habla hispania
.
Sector Fo¡esra, I
28760 - Tres Cantos
Madrid _ España
, Ti:l.:91 806 t9 96
Fax 9t 804 40 28
ISBN:84_460-r468_8
Depósito legal: M. 2,126_2001
Impreso en Macerprint
Colmenar Viejo (Madrid)

Rc¡cmdq,todo. ios dercchos. Dc&,r¡do ¡ Io ¿irpuBro.n et rn. 2-0 ¡let


.akfil-
Có¿i8o ten,t. po.lún k¡.¡rie-o.s
§\ I llrf,
ñ,r pcüs de mutr¿ y^priqción de tib. .d turns ¡.produran o plasic,r, en rodi o cn p."..
rn6ucr o.¡enrrh(J. LJ¡d¿ en c.D]qrir¡ Lipo d. sopo(c. ji,, h p¡c.epriR J,,ror.a, jon
,*.S. ;,.i,..,. g
I'rr'rlogo a la edición rusa

El título de este libro resulta, tal vez, algo imprcciso en la medida en


qLre el principio poético de la miropoiesis no es cognoscible. En lo rela-
¡ivo al mito no es, por tanto, posible hablar de procedimientos artísticos,
de instrumentos expresivos, ni de estilo, ni de orros aspectos de la poé-
¡ica. Con todo, los mitos expresan en modo sensible y concreto un ima-
ginario específico del arte que este último ha heredado, en parre, de la
mitología. De hecho, la mitología más arcaica rccogía sincréticamente no
sólo las semillas de la religión y de las más antiguas especulaciones filosó,
ficas (que se desarrollaron precisamente una vez superadas las fuentes
mitológicas), sino también del arte mismo, sobre todo del expresaclo en
palabras. La forma a¡tística ha heredado del mito tanto su sincretismo
como su conc¡eción. La expresión npoética del mito, la empleamos, no
sin algunas reservas, en el esmdio del mito como prehistoria de Ia litera-
tura porque esta última, en el curso de su desarrollo, se ha servido cons-
tantemente de Ios mitos tradicionales con fines artísticos. lnevitablemente,
hemos dejado de lado el aspecto religioso del problema del mito. La expre-
sión .poética del mito, (o npoética de la mitopoiesis, o upoética de la
mitologización,) asume, por ranro, un significado específico referida al
interés manifestado por algunos escritores del siglo »< (Joyce, Kafka, Law-
rence, Yeats, Eliot, O'Neil, Cocteau y otros más que no pueden incluirse
en el ámbito del vanguardismo, como por ejemplo Thomas Mann, García
Márquez, etc.) por todo lo relativo a la mitología. Estos escritores han
concebido la mitología como simple instrumento de organización artística
del material o bien como expresión de principios psicológicos ueternos,
o de persistentes modelos culturales nacionales. Diversa resulta la posi-
ción de la crítica literaria de inspiración mitológico-ritual, para la cual
toda poética es una poética del rnito (Maud Bodkin, Northorp Fryc y
ot¡os describieron las obras litera¡ias en términos de mito y rito).
El mitologismo va ciertamente unido al vanguardismo, pero lo sobre-
pasa por la variedad de las inclinaciones ideológicas y artísticas de los
escritores que lo utilizan. Se trata de una tendencia que ha sustituido en
la literatura y en la crítica literaria al realismo del siglo xtx, cuya aspira-
ll\ t() m(1r oco r\ r.A IDIatroN lllts,\

, irirr .r l.r rc¡rrescnr¡ció¡r vcrosíuril ,l. l,r rcllicl,rrl arlnriril solanrente clc, gr¡os_miros gerrnanos) y dc los tlaurras provocados por esre riltirno. Un
nrcnros nr irol(igicos inr plíci«rs- pepcl clecisivo desempcirri ra¡rl¡ién el tcnro¡.¡l li¡turo, :r la dcsrmcci(iD
lr,lrrrir,,lngi.rrr,'li¡.r,,ri,,1'r'.,1,,rrrr,., I r,1,., ,1. ur. \.t..nr., r. l...ri r, rolrr, iuu.rri,, J< Lrrr rrun,lo crry,r .r.i.ir crr .].rr.rncnrc ¡,erceprible.
titir cíclica dc los ¡rrototipos r¡ri¡ol,'jlr.,,r 1,. ¡,, ,lricrtrrrcr ,,nJ\..1r,r\. esto Los tlastornos soci,rle"^ leforiar.,n en nru,-ho, .rponJn,., 'dc l¡ irttli,
cs, rlcl carácrcr, en cicrto modo, ( s l s I i r r i i ) ( , clc los Irúrocs literlrios o
¡ r I
(rrll¿ europea y occitlental Ir conviLcion dc t¡rre b.rjo l.r sLrril c.rp,r tle lr
rrritológicos. Adc¡¡ás, si ¡lgunos crerir,,r.cs lr.ur irrrrrr.r.lo ¡rir.,l,rgrz.tr ll culruril ilctrian lirerzas crernas, crei¡(lur.rs,,.l.r..rrr.,d,,r:s, l,.ro f-,,,cad",rtaa
Prosrl cotidi¿n¿, tat¡l¡ién h¡ hal¡irl,, I ¡-lrr,,\ r llLr,\,1c rn.l.,g.rr..i.ntífi- tlircctar¡entc de 1a propia naruralrz.r.lci h,,ml¡re, cle ¡rrincipios ¡,sicolri-
cilnrcnte en los recóndirt¡s finclerrcn«,s rrr ir.lrigicos..lcl r c¡isnr,r. gicos y rncr:rf:ísicos ul)ivelsdme¡te hur¡¡n.,s. L.r ¡ml¡icl,ln pn, ,uLr.r,,l lo,
I-stc urcnacintic¡to, dcl rnito cn lir litcrlrlult Llcl siglo fx se firncl¡ eti Lirnrrc. l,i'rori,
partc sobre en acerciimiento lpohgético el rrirt, (cx,rlr.rilo corrro "-','.i.rlc, ¡'<r¡,.r, in-r.,rrrl,or.rlcs gr.,.i.,, ., 1,, r.r.,.1,',.i,r, ,1.
¡rrilrci¡ri, '''lc , orl lcll ido ulrir, rr.rl lr.' ( o¡ \( ilr I ido r, dc l.'. , l.rvc, ,1, | ¡,.,., d, J r- ,.
crcr.o de «viralismo, ¡ror Nietzschc v ¡xrr.[]crgs.r), cr l¿ cxrreo¡.r{ineria ',,
lis¡ro clel s^iglo xtx al modernismo: el lrngLrrjc.rrc.ri.o dcl s¡nrl-olisrrrr¡
cxlericncil errísrica de \l:rgner y cn .l ¡-.i.,,.rr.iJisr..l. l'rturl v rlc JLrrrg. nritológico (sobre rodo en srLs víl)culos cL,n i.r
MLry inrporrrnrc cs rrl¡brcn el ¡r.rp¡l ,,u. tlcscrnprñ:rr las nucr¡s rcrrrías "¡rucologr.r dc lc, ploftrncLr,)
se ha urilizado prrr clescribir. los nrc,de]o'.r.rn,,,, J.l ..,,,1.i,,.,,,,i",,¡u
ernologier. qul, irr¡n p.rjl.rndo un p.."io tri[,u¡o,r l,rs v¡ri". rnotl¡s fllosó, inc{iviclual y social, así corro las letes lunrlamc¡rrlles.lcl cosllr,rs.
lic.Lr. h.rn profLrndi¿.rJo_rcnsiL,lenrente en l¿ conrprcnsi¿)n cic l:r rrirokrgía Airacl¿rmos llgunas consideracion." nr.,., .l nrrrol,gisrn,, tlcl siulo xx
rradicion.Ll (lrrazer, Malinoivsl<i, Lévy-Bruhl, Clissircr). La ¡rirr¡logí,rlra pucde conciliuse, no s¿)lo corl un enlbr¡uc innriri",, ,in.i r.rnr[-i.n.oi, .,,r,,
Lomenz.ldo .r r.t' .rll¡r]r¡.i.r, y.t no colno un instnlnlcnto p¡r¡ Sxtist¡Cer Ilt dc c,,r're r'.rtion.lrst¡; puede [r csentilrse bljo proclurnas dc urlercchas, y
sed de cunocinricn¡os.lcl hornbrc primitivo (cn el siglo itx, cJ problcrna t.rrnbrcn b.rj,r pro.l.rm¡\ ,.1. iztluicrd.rs, (piénsc,se cr el an¿rcosintlicalisnr<¡
lo planteaba cn esrcs rúrminos Ia posiLivist.r,,.,,,," d'. l.r sup.rviiencie,l, .J. Gcorg.,, Sorcl); el rnrtc,J,'gi.nro rro siernl,r.e se cni.enr¿ irl hisror-icis¡ro,
.ilro.urro rur.r .. . rirtr'.1 ..,r,r:l.l.r ...rt((.ll..nl..lrrer¡,li,l.r ., l,r r i,l r rl l.,l d, sino que a veces se prescnti conro i¡tegndo en ól (es cl c¡so cle l-hr¡l¡ras
1.r <.tir'¡'cr (u r,rrflr.r rrr.,li.l.,.,l,¡ir.rd,,l. <11.,. Vir..,l.r,1,.,1c...,r ,,1,ri..r. M,rntr. qLrierr ircrr'o nlorrcl ur nrrñ Irum.rr)r.ri.u .r l.r rrrrr,,1,¡¡¡. j, ¡¡.7i,
,u frrcior \,,r,r\r. . ¡¡ r,.grrl.rlrz.,r \ \n\¡rncl cl ..,lerr ¡,,,,,'rr..,l ,
fr.,cria.r y r.,rrrl,i-rr lo' <r.r¡rot-',le] l.t.r \y'1¡¡¡,1,,.,¡rr<.. .ir,i, r,.r,,1. ,rr rrrir,,
.o,r.rl r.l. nrlrrrpr.,,c,l, r.rrl,i,r l¡ ,,,',,., , i. 1i.., ,lc] c¡,r.rr., rc{t)ruol. II ligrclo aún rl folclore p¿nl mosrr¡r l¡ vi¡lli11¡il clc los moclelos cr¡lnrr,rles
miro ha sido estudi:rclo tantl)i¡rr c(,ru(, Lrl srsrcm¿ prcl,',grc,, y srnrb(,lrLU, naciorrales); les rel¿ciones entre rnito y litcllrrrr,r l¡s Ir¡ cs¡utli¡clo t¡r¡rl¡iil
.tlnilrt.r oÍr..\ lorm,r.,lc 1., irr'.,¡nr.'. r,,r' l,L¡lr'.,rr.r y,l, l,t.,,,,...,., ,r"..,ir.,. Lr,..lrur .nri.ri..r. l l r,'rrol,,j:r.r,.,1.t . *],, r, .rl,,.r.r. I.r..\ I,, lr¡ir,
tl d.'.rrr"llo de l.r. ¡rr.r¡ r.ci,.rr,,
',,',,,'., r,,,1,,s,..,. r,,, l,.r rrrr¡,,,li,1,, q.r. l.r,
concepciones artísricas clc ]os cscr-irr,r, r r rir, ,1,
d,'l r.uteir,r,Ji.rrro: .( lr.rt,r (l( un f.ronr!.rr,, i,.rrr¡'lci,, y,,,rru..r,lirruri,,
',tr¡.Ln t,:r r.ll. i.jn nrLL.hr, ¡r,is cl¡)/o ¡Ln ilis s exige tencr presentes mu.h,,s i.rcr,,irs y ¡sLrc.rL)\ clr¡)plc-
l,r cri.i' Irivári.r¡ .ulrur'.rl dcl.r,nr...l.r,l,,,,i.l.;,,.,1 ,.r,1,,.
I,r.rr,,rr.,,,1,..<rrr,,. menririos (insistanros sobre roclo en J.r c,,rnplcji.l¡J dcl i!ic,n¡cnc,. .rr¡e ¡ro
del siglo clue las caractcríscicrs lr nrirokrgír ¡rr irniriv;r.
,1,., pue(le ser descor¡puesto en otros rn.r,.,¡1¡.]¡'; no po(lcmos, por ej.ur¡r1,,,
_prcsente
El mitologismo rnoderno cs,, sirr nirgr¡r,r rlr¡ci,r, r,r, l.r .1m., oc . v.rrios- Lrir,,l"f i.n,o.,
.,,.r.c1'irln, r,¡ro
lrro.lucro .1e Ia
visión de la crisis dc la culrun [,rrr.gr,".,i .{)riro (risis clc l:r civi]iz:rción En el cursc¡ dc str r]esern¡llo, la ]¡istori¡ dc la culnrra sc ha ¡ne¡tcnido
cntcr.l; csr,r vision lr¡ rr'.r¡do consigo cl rlistlnci.urricnto fiente r] racion¡- siempre, de Lln nrodo o de orro, en conrircto con la hcrcnci¡ rrritoltjgjc¡
li.ruo I,o'iuvi.r.r , I cr rlrr, i,,rri'rr',, y 1., ¡.r,,¡,i .,,,r,,i¡,. icr, liL.r.,l ,lcl ¡r,,- dc la Anrig(iedacl.y de los prreblos ¡rimirir,os. Estrs relaciones h"u .ip.,
ceso hiscórico (cl crírico americ,u¡r, l,l,ilil, lr.,l,r ,..-n 1., i.l..rliz..iori .lcl rimenr¡clo irrrporrxnres, pcro en gereral sc hl ¡rrociuciclo un,r
nriro Lrn rcflejo dircc¡o clel ¡el¡or ,r l,r lristi,ri¡: cl hlroe cle Joyce sueira col _c;rrnl¡ios
evolució¡r haci¡ la.udcsnri¡ologi¿i.ión, (.utnr ,,,orrrc,,r.,, ,lc .r¡,,ucc,
«desper tarse» de la pcsldilla clc lr lrisror ir).
lrrnto con ia iniluenci,r .1" I¡s pueclen situarsc cn la Ilusrración d.l rgl,, rr ttt v .l
corrien¡es filosóflcas ¡ntihisroricisr.r\ r ,.,,n i.,*.,¡-.,r.rr.irnes Llc 1.1\ nu(1,i1s ¡o.iri, i.nr,, ,l.i vx).
En cl siglo )L\, ¡or cl contr¿rio, se ha produciclo u,, ,"urrnu l Ia nnri¡o-
teo¡ ías cientíñc:rs, sociológicas v etlológicrs, enuc orr:1s, convicne rcDer logización, (sobre roclo en cl ámbiro rlé ]a cLrltura occidentrl). Estc fenti-
.r\irni\rr() (n cuerrri el rr.runt.r Ir,)v()crlJ() por llr Printcra Cucrr¡ Mtur- nrcno ha superaclo clar¡rrcnte la atr.rc.ic,n r(rnl.1ntia.t Lrot.cl mrro y sL- 11:l
.li.rl. Este..r.-onre.inrrcrrt., hrz,,.lrc sc percibicra con ¡rlyor cl¡r.itl:icl l¡ cnftenr¡do radic¡l¡nenrc al proccr,r dc.rnirrlogiz.rrlor.. l-.r crcn.¡.r <lcI
rnc,,r¡bil¡d-rd s,,ci.rl de l.r viJ.L nrt,.lcr¡e cl pocler. dcvast,rclár .1e I¡s lir.,rz¡s tlirologisrtto clel siglo rx no P1¡¡l¡ .,',r,pr.,r.1",-..,i rro .rcllr..rnr,r. pre-
1,
rlue la agr-cdían. El mitologisrrro r»odcrnc¡ ¡-e ha nut¡.iclo ¡lr¡rbilrr tlc I¡ \i.rn-nr, l,' ..¡r...'rrr(. ..1' .rli,o,,l( Lr ,rr.rrr..r ..rrr.,1,,¡,ir ,1, 1.,
rcvrrelta ¡t¡nrántic¿ contra lil «prosir» burgues,,, dcl l,,i
¡resc¡risurr fiscisrl ¡lritivx t/ dc la entigul- )¡ si n() se puotn ell .rLcsrr.,rr l¡s ,_"1.,a,rn.. .¡,,.
(tlLre intcntri fi¡nd:lse so[¡re el .vit,rlis¡no, l,el «renrcil¡ier]lo, rlc Irs lnri, ll-lernS(rrc.r..
axi. r(D (nt rc r',ror lill,iII¡r'rrns
TL MI11]

, L, -rcnrit,:lugización- producida en la culrura y l¿ liter¿rur¿ dc Occi-


,lcrrrc vr¡elvc cxrraordinariamenre actual el problema del rnito, PtrruEr¡ p¡n.tg
tanto en
rrr. ¡rlurro gs¡1q¡¿l cor¡o en ¡elación a la poérica. Es, además,
,,aaa.".,o 'l'nonÍas MoDERNAS DEL Mrro y coNCEpcroNES
¡r'l.r il Lr" krnn¿s clásic¿s del miro a I" r.erlid¿d hir,.ri.";u.l.,,.
(cr ¡r,rrricular, el mitologismo del siglo xr debe analiz¿rse ¿ la l'uz ;r;;g.
de la MITOLÓGICO-RITUALES DE TA LITERAIURA
.itrr.rti,irr .ocial conremporinea) y poner de relieve las dife..n.i",
e^,.-
lc¡¡rcs (nrre el miro primirivo y la mitologización contemporánea.
Aun
.rsr, rudo es[o resulr¿rá insuficiente, porque los estudios
más ¡ecienres
irrrcrPletan el mito (junto con el ritó), sáb.e todo, .o-o un" forrn.
o
( \lnrcrurJ muy versáril que expres¡
los rasgos fundamen¡ales.lel pens.r_
¡rricrrro humano. del comporramienro sociJ y de la prácrica
arrísrila. Un
.u¡:rlrr¡s Je la esrrucruta del mito se hace, por lo ranto,
indispen.able,
pclo coirvendrá profundizar en su comprinsión reniendo pi.r.r,r.
l"
r', eicnr< in¡er¿tci<jn enrre etnologia y lirerarura.
H: el.doble objeiivo'de nuestro trabajo: por un lado, la
"qlj, pues,
urvcsrigación de la mirología propiamente dicha sobrÉ latase de las t.o_
n.rs (or¡rempo¡áneasi por otro. el ertudio de l¿s úlrim¡.,
interpreracic,rrrs
ercrrtilicas.yarrisricas del miro y del problema denomirrado
"miro y lire_
r¡rura», a t¿ tuz de la comprensión acrual de las formas clásicas
del mito.
En el cumplimienro de es¡e doble objetivo rend¡emor Ia posibilidacl
,
,lc ocrrparnos sólo lugazmenre de l¡s teorias
ii;¡io, uri
!urno de l¿: rel¿crone\ enrre mi¡o v lirer¿¡ur¿ "n,;grr,,oS..
antes del siglo xx. En es(e
libro examina¡emos las teorías del'miro
-", i-por,"ni."?f ..f
cr'írica literaria de inspiración mitológico- Liruai y 1., ,"1io.", ";"ra"
U
.á;;;ú,
cioues de los estudiosos soviéticos en ei-ámbito deia poéti."
¿.1 i"iioj, t".
i'orm¿s clisicas del miro, algunos aspecro" e.pecilico'. d.¡ p"r; j.i
;;;, ,
¡.r lrterarura y linalmen,re. la poérica mirologizanre
en la liicr¿¡ur¡ _ sol¡r.e
ro(¡o. en l¿ novela_ del stglo xx.
Aprovecho l¿ oca.ión para dar las gracia< a mis colegls del
Deo;rra.
¡rrento de Hi.rori¿ de I¿ Litera¡ur¿ Univer"al que Lan rori".lo pr,1.'.,1
1",
rlrrcu5¡e¡s5 qu. h¿n de.eml¡ocado en este rrabajo. y r¿mbien
a S. S. Ave_
lincev, V V Ivanov y D. V Zatonski, qu. ho,, áuÁido l" .".gu
.1. 1.., .l
nr:rnuscrito y de proporcionar al autor una serie de p...iororionr.¡or.

1976
Introducción históricar

El desarrollo de la filosofía antigua2 arranca del replanremienro


racional del material mitológico ¡ obviamente, se enfrenta al problem:r
de las relaciones entre conocimiento y narración mitológica. Los sofisras
interpretan los mitos de forma alegórica. Platón contrapone, en cambio,
a la mitología popular una interpretación filosófico-siml¡ólica de los
mitos. Alexei Losev -un intérprete moderno de Platón y uno de los
mayores especialistas en mitología clásica y en los problemas teóricos
ligados a ella- sostiene que nla doctrina del ser viviente universal se con-
vierte en Platón en el fundamento dialéctico-trascendental de ¡oda Ia
mitologíar3. Aristóteles, sobre todo enla Poéticq interpretó el mito como
nfábula,. Luego se impuso una interpretación de tipo alegórico: los
estoicos veían en los dioses a la personificación de las funciones que les
eran propias, y los epicúreos sostenían que los mitos, creados sobre Ia
base de hechos naturales, lueron utilizados por sacerdotes y gobernantes
en su propio beneficio; también los neopJatónicos se ace¡caban al miro
armados con categorías lógicas, mientras gue Evemero. (siglo In a.C.) veía
en las figuras míticas a personajes histór'icos divinizados. Más tarde, los i
teólogos cristianos del Medievo explicaron elAntiguo y el Nuevo Testa,
mento de un modo Iitelal tanto como alegórico y desacreditaron la mico-
logía antigua bien sirviéndose de la interpretación epicúrea bien convir-
I
tiendo en demonios a los anri¡1uos dioses.
En el Renacimiento surgió un nuevo interés por la mitología antigua,
percibida como un conjunto de alegorías poéricas de carácrer nroral,
como manifesraciones de sentimientos y pasiones de la personalidad
humana en su proceso <le emancipación y también como expresión ale-
górica de verdades religiosas, cientific¡s y filosóficrsa. Los ilustr¡dos del
!-iglq xlr'lll, eu cambio, adopraron una perspectiva negativa frente a la
mirología, considerándola fruto de la ignorancia y del engaño. Por las
mismas fechas, en los inicios del siglo xvttt, se escribieron La¡ costumbra¡

I l-a biblioglafía rusa sobrc el miro no es dem¡siado abund¡nte. Entre los trabajor
rel¿rivamenre recienres cal¡c recomcndar cl artícLrlo de A. F. Loslv, .Mifologiya,, Fll-a,
sofhaya ntihkp«ll,a III (1964), pp. 457-466, o cl esn¡dio dcl farnoso gen:r.rnirr.r
holandésJandeVntrs, l-orschungsgtsrhichtt thr Mitltokgiq I96L Mucho marc¡.i¡lsobrc
la historia de la mirología hay en el libro clc G. C(xrl IARA, I:ta\n flÉlorntihi u Ftoa¡r,
1960. P¡r¡ el esmdio de los miros rusos, vé¡sc cl lil¡ro de M. K. AzADovsKt, Á/rrlr,,/
russkoi .fo lklorithi, 1958- 1963.
r Cfr A. F. LosEv, Ittorila nnti¿tui atdihí, 1963- 1975 (conticnc Lura amplir triblic
grJía).
t Losr.v, Ittorild dntí(noi, 1964, p.561.
a Cfr. L. BA'rKrN, mifoóelovekc", V4)t ry litcr¿hc! 9 (1971), fp. ltl
"Renassanki
133. Un inrento, poco conocido, de descul¡rir la sabiduría de los anrigrros por rleL:r¡o ,1,
la cortina alcgórica de la mitologia clásica fire el que llcvó a cabo Fr:rncis ll:rcor.
I
t ' I ()li r\s I1()l)l liNr\SI)lil.Illl1)Y(lONIIl,Cl()NliS\.ln()t.OCICO.. IN-f RODUCCION IltSt-ORICA

.1, /... .tlt,,t,',,tt,t.;i.,tt,,',.,trtp,tr,rl,t.,"trl,t.it,t,t"tl),, ,1, ln: tt,,tt¡0, ¡,._. ción co¡no un proceso cíclico: la época divina, la heroica y l,r h,.rnr,ur,r
',..,,,.,'.,1, J',', ¡,lr Lrlir,rr: 16 ¿,¡¡¿t¡¿,,1, l.tJ,il'ul.,,lc Rcln.,r.l ,lc For,. cxpresan la conclición infantil, juvenil y atlulta cle l:r sociedacl y dc le
r, nt llt, I 1,,. l\ittti¡r,t: it ii¿utid ueun ¡obrc li l¿tt/1tLzt cot»t'nt le la¡ razón co]ectiva. En el árrrbito de la flloso[ía c1c la hiscorie se encuacl¡a
t, t ¡i t' t t¡, Lle (liltlnbattisrt Vico.
t t
la reoría dc Vico soi¡re el nlito y sobre la poesía:
l..rlit¡t¡, un misioncro jesuita que habí¡ viviclo lrLrchos ¿ños enrre los
rrr,lios .le (ian:rdá, cornparó su culruta con la cle la:rnrigur Grecia (<1ando Por ranro, la sabiclrLr'ía poérice, que fiLc la primcrl s¡[¡iduria clcl rn,.rndo
.¡sí i¡ritio a la ernología hisrórico-comparrriva) )¡ llcgó a la cc,nclusión de gcntil, debió comenzar por une mcrafísic:r, no razonada y absrr¡cn corno cs
(11¡c sr¡ n.rturaiez¿r era una y la ¡¡isma. En ia mitología y en le reiigión hoy la dc l<-,s insrruidos, sino sentida e im:Lginad;r corno dcbió scl le clc los
l,lgrrre, l-afitau pelseguía ci embr.ión de la religión revelacl¡. [,,,r¡¡encl]c, primcros hombtcs, ye quc carccían dc todo r:rciocinio 1,, cn carnbio, ¡cnr.ur
rrLrtcsiano y predecesor inmediato dc los llustrados, explicl, eu cambir), muy robus«rs scntidos y nruy vigorosas fnntasi¡s... Este lirc prrrpierncntc
lu u¡rarición cle las figulas mirológicrs (los dioses) enrre los hombres pri su poesix que en ellos fiLe rLnir lr¡cultacl connatl¡r¡l (por-c1rLe csr:rl>:rn nurLr
rnirivos, suponiendo que esros últimos, en su esfircrzo por dcscubrir le ¡almcntc dotxdos de tales sentidos v f¡nresí:rs), nacidl c1c 1a ignr)r¡nci¡ dc hs
c¿rtls¡s...'l-al pocsía comcnzó en ellos por sc| diviüa, potquc al mismo
¡rrirncra causa de los fenó¡renos incorrrprensibles de I:i narurelcz,i, los tiempo que imaginabln quc las causas clc las cosas, quc scnri¡n y xdnri
rnagnificaron y'les arribuleron ,osgu" hu,,,,,n.,, 1 f.rculr.rJes pro.liljirsls.
raban, cr:rn dioscs..., ¡l mismo tiempo, decíernos. etritrtrílo u las cos:u adnr-
A su juicio, en Ia superstición he¡ro" de v.¡. un.r ¡rcr vir cnci.r de f,1.".
"r,.,irncr<¡- radas el c¡ric[c¡ dc scrcs do¡¡dos dc ll sustanci¡ de su plopil idc¡, como
c!nccpciones. Lafirau y Fonrenelle, pesc rL scguir uno' plinci¡io, col-l-cspondc:1 l¡ n:1tur¡lcz¡ dc los niños, c¡uicncs... obscrvamos qLlc ¡onlirrl
tlolrigicos sernejantcs (ambos anuncian, cxda uno .r su modo, la etno, entre l:rs manos cosas inlnimrdm y jr.rcgan y hlblan «rn cll,rs couro si lLLCrirn
logíl del siglo xix), se cncuenrr:ul, r cs pecri\'.tmcn te, cn los .1nnpollis cn
¡rctsonas vivas.
Io que sc refiere a Ia valoración O. ,". , ,-,,,,-,.,,.,.,, ¡nrrnlogi( r\. Mri,-ho nrjs f)e cste modo, los pt imclos hombrcs clc les nrciones gcntiles, c()mo
lrgid,, luc el cnloqLre que rrloptó Volraire, quien se burló inr¡iscricr¡¡.de niños dcl nacienrc géncro llL¡mano..., crcaben l:rs cos:ts:t par-rir-dc sL¡r irlcls...,
,l, l .rfir¡u. F¡r rr¡ de'eo ¡,ol der.rrrrr.r,..rr..r Lr lrrpo. rc.i.r clcri.,rl. Volr.ri¡- lo hacian ¡ l¡asc dc Llna f:rrrr¡sÍe rnL¡y cor pulcnta, y porqLre cr:l mLlv corl)Lr
rclegaba la rnitología, junto con l¡ .his¡,ri,r ..,gr.rd.,", ., l.r c.rregolr.r cle lcntr, Io hlci¡n con unr asombrosa sul¡limidad...
los nerrores,. Voltlire y Diderot i¡sisr¡r cn p.u:ricul.1r en .l .nglñ., Rcsulta quc. por delicro del r¡ciocinio hL¡nr,rnt,, l,r pocsíx nxci(i rirrr
¡r,,r.
parte de los sacerdotcs. sublimc quc ni pale l:rs filosofias qr.re llegaron dcspués, ni incltrso per:t les
mismas ¡rLcs poúticas y critices, no aparcci(j orr¡ mxy{)r, sino si(lLricriL
Vico fue el creado¡ dc la prirner.r filos,,h¡ seri.r robrc el nrir.,. N., t,<¡r.
similar... Por cstc dcscrrbrirnicnto dc los pr incipios dc la pocsi:r s( Llcsvirnccc
.¡.u.rli.l¿d eu,r rlti¡n.r r.,,e. [ormJrdo ¡.ur.dc l,r til,'ulr,r.lc L lri.r,,ri.,,
la opitrión dc la sabiduríe inalc:rnz¡l¡lc dc los:rntiguos, quc ranro sc dcs.L,
jtrstamentc cuando se protlucía cl surgirnicnto dc la uprosa, brLrguesa.
descut¡rir dcsdc Pl¡tón hest¿ la ob¡e clc B¡con dc Vcruhnrio..., c¡¡r¡clo en
Clon el declive de la cultura del Rcnircimienro, que hebí,r Ilev¡clo i c¿b,r rc¡lid:rd ést¡ luc l¡ s¡biclut íl vulgar dc los lcgisl,rdorcs .1,.rc firnd¡(¡n rl tllncro
runa sín¡esis consciente cn¡re las tridiciones dc] Medievo cristi¡no v las hum:Lno, y no slLriclLLríu ptolirnclu clc surnos y rlros filrisolirs5.
,1, Lr Arrri¡ü,,l.Ld p,rg.,rr.r. Jcr.r¡..rr, irr.n d,fir'iri.,.rrncnr, LL. u..r.lici.rr,.,
rrrir,,ls.¡6.,5 quc, delblnr,r.lr, y hurranizadas, ¡r¡trían aún esta cultura y Vico asocia la poesía a una cultura histórica no dcsarrollacll, si bicn
crrrn el signo original dc su poética. Esro no ocurrió en Frarcia, cloncl'e destaca, en conrraposición a los ilustraclos francescs, ]o clevarlo cle la
sc cst¡t¡a consoli<{ando e1 optinrismo r¡cionalisre e ilusrr:rdo, sino cr une poesía antigua, nunca luego igualacla.
ltelie clue asistía a un declivc generalizado, ct¡ltural y polírico, tr¡s el br i- La poesia heroica de tipo hornérico ¡r:lce, según Vico, cle Io udivino,,
Il,rrte clespertar del Rcnacimienro. Desde un punto dc vista rnerocloló- esto es, de l¿ mitología, pero Ia originalidatl de esta últir¡a esu ibl, etr buena
rnedid.1, en moJus,.lc pcns.lDriento específricos )¡ poco dcsüroll:rdos, cotn-
l,,ico, el ataque de Vico il¡a clirigiclo contra la v¿ri¿rnte c¿rresiiln¡ clel p.rr,rbl.. con la p'icologi,r inIrrrtil. \ i.,, ri('ur lr(\(rt(\ l.r .en.'r.,1¡d.',1 .1, 1,,
1,r'.grcso histórico. Por lo demás, incluso el cartcsiano Fontenelle ct¡n- concrero, la corporeidad, la emocionalid.r.l 1 l:r rrqLr.z.r rmJginirriv.r.rso-
tr:r¡rorír la époce de la irleginación y la época dc las n¿rrtes r¡ecínice¡,,
ciadas a la ausencia de racionalidrd (¿prelogisrro?), Ia trlnsferencia tle rasgos
¡,rivilcgiando esta últi¡rl porclue la pr;mera resuhab¿1, ¿ sus^ oios, clxril- y ( Jr¿( rr.rt\ri,,t( ¡er'onrlcr.t l.,..rbjcio' del olroulo lr.r.l.l el prrrrro,lc i.l, l.
r¡r( trlc un producto de ll ignoranci:r y de la b:rrbalie y co¡stiruílr, por t¡fic.'rel .o.tt¡o. \on,l (lrcrl,n hr¡nr,rno. 1., p,r.nttifi,.rcit',rr .1. 1.,...,¡'.,.r.
t.rrrto, r¡ obstáct¡lo a l:r civilización. n\ri(.r\ nrrur.,l\.. l.r in..,p.riid.rd de ¿L'rr,,i¡'lo..r¡r'iLlrro. 1 1.. li,rrrr.r ,l l
A rlilcrc¡rcia cle fon¡enelle, Vico se find:r sobre unr comprcnsión cli.L-
l,i ri, r rlcl rlcs,rn r¡llo histórico, en la cull las contlrrisras son inseprr.ables
,l, l.r' ¡,,.rlli,l.rs. 'liencle, clc hecho, a rcpresentar lrL histori:r de la civiliza ' G. V r'.o, Orhl¡rtniln nauoi nauki ob obíni ¡rintrh uú, ({ )ittttirt trrr r',r) nt,',
NI. A. Litiic, 1940.
¡
lr\\ LI( )l ) liliNr\S l)1.1. l\l ll O Y (lON( ttit)(tt()N l]S I lJ |l )t ( )( il( ]( ) INTRODUC(]IÓN HIs'IORI(,A

,rJ( rr,, Lr \usrilu.i(irr tlc ll esencia por los «episo(lios», csro cs, ]u rcn(lrn.lx mentc el camino general, iluminando asimismo ocros carnpos tlcl sabcr
r.ur.,'r\.r lst.r ,.u.rrr.¡r¡.r.i,lrr poéric.r d<l fe¡l\.u¡i(rlorrrir,,l,,¡_i.,,.rrrr.rr.i.r no nlcllo\ llnPortJtlte\ . Es una opinión común la de que la filosofil clc
L'r \u\ ,.r\É,)\ gcrrerrles, n, rdlo le inrerpretación románticu, si¡o tlnrbié¡r l¡ hi.rori¿ dc Vi(o ,rnunci¡ nrut lrr, ide;, de H er,lcr y ,rlgrrno. nnn, iuio
Lr r',',l.rr.r.',,1,¡< rodo,i r.¡'.r¡,¡¡,',...n¡.,.orrrprerr.iirrl,t,,lirrr,lr,lr, \1.r,
,

de Ia filosofía de la histo¡ie de Hegel. nrienrr.rs qLre ,u ,ár,., .,'.1i." .i" 1,,


r, rri.r rl. l.r r ,.
I r . r nrc¡..li' ic.r dcl rril,, r d. l.' gcncsi. rrrir,,l,iAi,.r,l, 1.,
rrr.r I 2 .
' cultura rero[nará cn el siglo )a{ con la interpretacicin moclcrna cle C)swaltl
trr,¡os po{ticos, ),cn su ¡filmación en cl serrrid,, ,.le quc ¡,.1.r urrL.Ll,,¡a o
rrcl()nroua cs, onglnan¿mente, un «pequeño lriro». Vico sr¡pone: Spengler 1, Arnolci Toynbee.
La filosofie de Vico contiene, si [.¡ien cn fbrnra embrionaria, esto cs,
Ilr toctr cs«r se ht dcrnosrrado rltLc todos los rrop():^..., qLlc h:Lst¡ lhol.l se sincrética, casi roclas las tendencias principales cle los estudios miroló
he crcí<lo qrrc h¡bí¡n sido clcscubicr.«rs inqcnios:rnrcntc gicos, diferentes y a menudo enfientadas en¡re sí: la poeriz:ición herdc_
¡ror los csclitor..r,
l,r.'r,,¡r rn,'d,,,nLL.,\u'iñ\\tc.,^pri\.r .r,1. r,,d.,,lr.pr .L.:,.,r Ir.r.i,,r ,rI.,... ri.rnrr y románric.r de la mirología y dcl fblclore, los anáiisis de Max
licils, y cn srt origcn luvicl'o¡ sl¡ \Lnrido pr,,¡ r r n.rrir,,; p.¡,..lerpurts, ¡l Mtilfer. A. A. Porel¡ni¡ ),Errrsr C.rssirer sol¡rc los vínculos enrre miro v
dcs:rrlollarsc l:r mcnre hunrrna, y al hallarsc las voccs quc siirnificeri firr mas Ienguaje poético, la teoria de las npervivcneirs, de l¡ enrrop.,logra insles'a
.rl¡rrr¡cr.rs, l,,s giner,,s qur complcrrdcn sLls cspecics, o Irslralrcs pcrtcnc-
), dc l¡.escuela hisrórica, de los esruclio" folclór.i.os, inJlur,r'"t,.,. il,,.ls
Llüntc\.t LLt) 1L,dr,, Órr !\pt(\iorrss dc les primct.as nircioncs fiLcr()lt con\,ct- iejanas a lrs_urcpresenracioncs colecrivas, ds p,.n;¡. D,, " Lh;i,"
ticlls cn rrensposicioncs'. logismo de Lucien Léry-Bruhl. James Ioyce, fiiscinado por el anrilisis "i;,.clel ;
¡niro realizado por Vico 1, por su reoría cíclica, mcncio;:r vilries veces sL¡
Irr<re..r r,'r \un Llt bl( l,rr n1,i¡¡ir¡¡.r qu( ¡ .lrrrir,l( Vi., :<uuh l.,r
. r¡irl(. Lr lcnFu.r l1o(iri..r pro,(,1('.lel 1¡¡i1,' ipro, c.l. .,1.. 1,,, p,.r1,.,,,.,1.r no-mbre, enrrc bromas y veras, er Ia novela rritologizante l:inrtcgrttts
-par,r
l,er',,¡.e. y divi¡ros ,r lr, ¡,¡e.., ¡. l.r 1,6¡t;... ,rr. r.,tlcri,'¡,e. ,,,ü¡.c l.r rr.ur. Il/z/ar, sirviéndose adenás de sus reoríes rrirológices confbrmir la
h,r'm¡cicjr¡ dc l¡s nrcr¡fr¡r.rr cn signos lingiiísticos sobrc el lengu:rje cle organización intcrnr de l¡ obre.
1,
l,r' riml¡olor en époc:r glreg.r. Hertler represenra u¡r pLrnro de encue,rtro cntre la visió¡r ilr¡strlcla clel
L.r iPo¡., ¡¡¡ 1' ..r..'r,'.' i,'l.r ¡-l,rc., rr¡.' \ i,n, .rr rndo. .lr\..¡L,c!rur mito y la ro¡¡ántica. Hercler se sin¡ió a¡r¿íclo por l:r naruraleza cle los
,lu: ic,,. nrcr.,lisr, ,r. (!oro¡rU...
¡,,,1i,r, .,. f,.r,.,. Ac,\]:r.llr,r. eL.. ). . nrrrl, t,o. . mitos, por su emorividacl, sLr carácrer ¡r.,.rico 1f sobr. tod(), su oricilir_
ric., r_ ,.,¿¡,,,,,.. err c] rrir,,. 1,, , r. v, l,r 1,..r., q,,. purrr,, lr.rL,r.r , ,,rr Iidacl nacion . He¡cler examina lo"- ¡¡ir,,. dc 1.,, div.,.os pL¡(lllo5. cn''Diu-
'r.rl
pre¡rJi(]o e] \rncrcti\rno iclc,,l,,ti.,,¡rlirnirivo. Vi.,o cs¡,rlra conrencido de ri.rrl.rr. J. lo. ¡rirnrrir,,' ro¡rollierrdu.e,,l lrelcli.rr,,. <.rcri,.,,lel y i¡r.-
quc l.r mis -lnrigr¡¡r poc\iil mlrr,logica cr¡, ciertanrcnte,.irli¡rción ¡le la Lclrn¡rn ,le l¡ Ht'to¡i.t,lrl ,t,t, l, ln 4,triytr,t),tl). rnr(.r(..rrrdo\(, no l,ur
naturelcze» en el sen¡ido :rristotilic,,, t)( r(, Lrr.l imrr.lci(,¡r que lr¿bílr
la rnitología cn sí mismr, si¡ro comu p"r,i d. 1., .ulrur¡ n.rci.,n.r] y clc Ias
l'.rs.rdL, lor cl ¡,r¡.,ll., dc l,r irrr.r¡rrr.r, i,',rr'rrlr,,l,,ri..r l',i,,,r,iu.,1 ,,, r..r,,., riqtrcr.r' pocrit.r' , rcird¡s pñr cl pucLl,,.
..\rlrrr\r¡lL, qttc. trrrierr.lo ( \lrcnt.r Lr. ¡'., rrIi.rIi,Lr,L. .,,¡¡ l,r.,lrr,. l, rt..,.
Iiclacl se reflcjl en el mito, se puede Lrri]r;. | .'l nrir,,.,,nlo fricrrr<'hisroricu. Le filosofla románric¿1 c{cl mito, ral y como iparece dclinead¿r cn lc¡s
.¡un(llrc \e,r urr ri1'n c.¡cci,,l ,l< l¡r. rrr,, .1, ,.r, rll,,,1,, ,..,,,r¡rt.¡,. ,1.1.i.. rrabajos dc Heinrich Heine y dc K. P Mo¡irz, en lxs aporrxciones cieirrí
(ornL, \( irriLr,yclorr. l.r, 1e1,. ,1, I urr,,. ,r , l. r < r.l r r i r r, r. i r. titrr ,, ficas y tcci r icoJitcr¡ rias de los he¡manos Schlegel (Fricdrich y Vilhclm),
lri't,,r'i...',r, ti,,¡re. v 'igLricr,do
I,rL,l,r.d.rd(, d. 1,, r'.'rru.,,l.z., r.irr,,,.,,1,r,' rr.l y.,, ár.,r, ¿1urores, encontró ,,, aul-in".i,r,, i.,, ir,. ,r..,*f.
1,.,.. rc.,l. .c I,'r'lr,l'or l.r gco¡.r..rti.r ¡ 1,' .,',rr,.,l,,qr r nltrir..,. \ i,,,. .rrr t.lrnbien L.(ril'i(rur) .obr( rrilo y .rrnl,.,lo",r"S.fr.llir*
t,c.,rg I lie,lritlr t rctrz, r
crnb..rf(,..,1 ,,rrr..r .1, ur,r l,.irc, rr,,-¡.rli..r rri .i,lrri-r.r lr,l. Lrtrr..rr7. Joh-rnn Córres, A. l. Krnn.-, Ior hcrmanc,s Grimm yotros)s. para la fikr,
.ru,r .or,r \rr ¡'r'olirn,l,' .on'pr,.rr'iol ,1, 1,,. l(1,,¡u, r,'i,rrrc l-5ru,li,rl,.r, ..r¡,i sr¡fía romántica, cl miro cs esencialmente considerl.lo como uD fenóDre¡¡()
Ln cl .11(Bori\nro )¡ (vcnrcrisnto rriás ingL-¡¡os )-se iirvió cle ntéroclqs
crr..rto nrcr)o. im¡,¡¡.'¡.,' ,lc criri.., lil,,.,,lii.r i ,le.,rr.'li.i.,,rluer.fi(r,.
l',,¡ ello. rr.r hr, c.,¡.rz d. r,...,lrrr ri 1,,' ¡ rol,l.rr..r, Ir.rÁri,or ri los l^1. S,r¡r «,nocid¡s l¡s prhl)rrs Lle Mrx scgrin t¡s cLnlcs Vico .conritnc cn gcrmcn
_... ./ ,r
.loric,,r .1ue s. Ic pl.tDtc,uon. Por cst¡ ¡.izrjn se habll, en Vico, clc u¡l \flolf (Homt¡rD. Niebhrrr (Hisrori:r rlc h morirrquia roman.r). toll n,,¿"nr"1u,.lt. L, t,,,
rll.,'oll¡ Jcl rrriro i rro dc r¡¡r rrrcro,l,,.renrli(,,. -,r.,i..r,,,,,t,.,.r.1., '.,,.,'.tr. !., ...rr rr.r,l,.rrrr.r;r.r.i.,r v,,r,., 1,r,..r.,t.,,1 .,r,.r¡.,,,,.
liJrJ,K..\4.,,r -r.u,., .rl.l.'.,11,..1,1.,'.1..,t,, ¡,t.. ,{,,2. r tritut.
Lr fi]osofi¡ cle Vico cn torno ¡l rrri¡o ¡ro sinte¡lzrr el posrcriol rlcse- \\,,1{ ,l <,'ts .,.rr,1.., .,,.,.r,1r,..,t,r.1,.\4.,r".ln.;r1,, ,.\i.r..ll.;..i. -,,.Ji,,,.,,, t,,i¡,, r,
lrollo de la cicncia rlitológic:r, sino clue lo anuncil, :inticiplntlo gcnial- H.,,,,.,-.
V ,t. t/. t;üutt,,l ..,t. t.
_ 'K. tL,1l.\ymLo/i[ t..t|t- ,, /,t:,_r,,tqtt. J,_,4 t,. I ,t_t, t.
C¡,,nttt u¡rl Myrlto/oqit t/u:al¡tn Vijll¿o., 1536-t 84\ ). vo» ( io ¡ r L,r, ¡ li¡
t,ztt4a,tu,l,a J.t
t:o, .n';nt;nln,t W lt. ¡\1i) JA.K,\NNrr, Er¡¡t,Url¿¡¡¡rLn¡lt¡(,h.l,t¡1,t,,,t,t
"Y OJnouüii.))n--., cir-, p.2Ol). .,t.i,t_tttt)t 1///r¡..(/, lqr)\ I.r,l .rr.1,,¡.., , V.¡t"..__,t . r.r,r.(.r., 1 t\
\t( )l)til{N^s DF]. NIITo y coNCI}CIONIiS MIll)t.O(;tCo rNTlror)tJCClÓN HISl (11{rCA
^s

(sr(1ri((), irl(u¡l sc le orolga, al mismo tiempo, un significado parricul:rr ¡idu¡a más rn:rjesruosa, cn su aspccro absoluto, un vcrdedcro r¡nivcrso crr sr
rr,¡rn I,r'.roti¡r¡ simbólico de la creación arrísirica. La ,,,1,"r,riión d" l,r mismo, imagcn de le vida y dcl c:ros, hcnchido dc los milagros clc la clcecr,,rr
rr.rrIiriorrlI interpreración alegórica del mito (en parte, prisente todavía divina, un universo quc cs, ól rnismo, pocsía, v:rl mismo ticinpo, constituyc rl
, rr I lcirrc) cn beneficio de la interpreración simbólica consrin¡ye el eje m:rtcrial y cL clcmento dc la pocsía. La mirologír cs cl rnuncic,, ¡ror- ,rsi tlc.rr,
, scrrciel dc csta nL¡eva visión. En este período encontrainos taml¡ién los cl írnico suclo cn cl que pucdcn verdrdcr.rmcn t¡- tlor..,.cr ) .r..., i-',.,.".,,,,,.,
artísticas. Solamcnrc dclltlo dc k¡s Iíntires dc scmcjanrc mLtnclo son posiblcs
I,r'ir¡cros atisbos de una aproximación histólica al mito y:r sus diferenrcs
Ias imágcnes esrablcs y dclinidas que reflejrn los concepros «clnos.
firt¡ns u¡r:rcionales,, todavi¿ de un.r forma excesiulmentc ¡l¡s
",rnque
t r.rct:r c iclealista. La inclinación de algunos románticos haci¿ el indiv i-
f)ado <1uc la poesíl cs cl principio cxpresivo dr la mereril conro arrc, rn
cl scntidr¡ más rcstringido dc le fi¡rm¡, Il nritologia es ll pocsí:L ubsolute o,
,lr¡¡lisr¡¡o moderno o hacia el Meclievo crisrilno il¡a l veccs acornp.rn.rd:r
por dccirlo asi, Ie pocsía espontánca. Es l¡ m¡tcria e¡ern¡ dc la qrLc srrrgtrr,
t ¡¡.¡clicional cuho a la Anrigüedrd. Sin embargo, mienrras S,-ileqel') con todo su csplcndor y mrrlriplicidad, rod¡s lus fi»mesrr.
l,L¡sc¡t¡a en los riros antiguos y en Jas eonredi.rs di Arirróf.rne. l.r .iJ.gría
tlionisíirca, Schelling (v Hegel despucr.le .1.) se nranrenr.r fiel al enloq,ri de Schelling pone el lccnro en el aspecto esrérico y esponrá¡eo dcl rniro
t ,,', rlr< ) de \fintkelrrr.rnn robr.e el nriro y el arrc.le l.r Arrrigucd,rá. y ve en la mitología Lrna «mare ria piirnordi.rl Je li qLü d.Liv.r rodo ,, un
lrl primer Schellingr0 veía en el panesrerismo y cn el arie, conside, «mLl¡do de imágenes primarias,, es decir, un elernenro t¡ril¡orrli¡1, I¡use
¡:rclo ioti¡¡ra¡rente isomórfico respecto de la vida orgánica, el acro de y p.rmd igm.L Je rod,r ¡oe'i.r y de r o.lo ,r r¡ c. \u¡ r rl,r\ i.le.i. b¡. r.. n r < .err re-
conocirniento rnás importance y un mcclio eficaz para sLlper:rr la ¿nri- jrnres a l-rs de Vico.
n,rlia e¡rre el sujero y.el objero, necesidad y litrerrid, natdralcza y espi-
liru, entre lo real y Jo ideal; esro es, ur1 inst¡-umenro ca¡raz de .eprésentar FIr ll .un.e¡,, iÁ¡l fil.rsofic.r Jc S.l'«llirrg, el r,rre ) l.r n.rlr¡r.rle7,r
ficlrrleDte rodo lo que existe, una aurénricrl inrrospección de lo ibsc,luto. ucup.llr. cn ¡¡¡16. ,¡r¡eatu.. rr ,r po.ir iórr nnilog.r. .i Lrielr <¡t dililcrrr,.
N,, g. ¡¡¡¡..,,,¡. re(ord.rr.ilror.r qrre l.r e,réric,r .l< Sclrclling y rod.. srr filo- nireles. ¡nienl.i..¡rre 1., rrirologr,.r s(.cn\u(nrr.r cn-rrrrr ¡orici,,n,le.,itLr¡r¡
Lrr¡n,r ¡¡rtcrnr<.li.r: l.r rnitol.,gr.r poli¡ei'r.r rc,,,n'i,lcr.i ,rr,' , I r i r , iz .,. i, r
.,'fi,r cnn.tirrrycn, de,de el ini.ir¡. un cl.rsi.., rnodel., d, iderli.mo ol,j. ¡ , ¡

d. lo" Lrrrimenos nerur.rles pol meclio clc la fintasía, es decir, un si¡trbo-


tiv,,, funcl¡do sobre l.rs concepcrones platónicas. En cl sistem:r estéricr¡ li'mo d, l. nJrur.rle/,r. \,]ilcrcn..i.,,lc Vrco. .il ernb,rrgL,. \. lrellirrE
,1, schellinB..la miroloqr-r c, l.r ,. l¿re. MeJrrrrrc l.r nrirologí.r. Sclielling rechaza toda irploxitn:rción evemerizJnte y ¿leg,rric.i.rl ntic"., l.drsringuc
<onsrruyc la <lisciplina <le Arte sot¡re eI stLpuesro de que los ,1,,,r.r. n,,rn- nitid¡mcnte <nrre e\quenr.lÍi\rno 1lo prrrr,'ul.rr medi.rrre 1o..1.n",,,1,, .,'1".
lógicos, entcndidos cor¡o ideas rea]menic conrempl.rd.rs, rienen p.rr.:r el
Sorir tlo gcneral ¡ncdi¡rr¡e Io p,¡rri, ul,lr) y rrrnl'o1,,. t.rc r¡lrimo sinLeri,,..
ertc uu si¡;nificado equivalente al de l¡s "ide.ir. propr.lmenr( dicir¡s en las primer.rr,1o. lornl.,. de irn.rgin.r.iorl reprelenr,r,t.im¡.rn,, rrr,r ¡er -
cl áml¡ito filosófico; toda forma encierra, de hecho, tinr .<r'a. dilirerrre 1 eb.olrrr.r. \< l'¿¡:r. de lreilro. de un.r rrrr(\i. \rl,erior., r n
"divinidad inre- l.r.u.rl lo p,rrricrrl.rr y Io g.rrcrll rc\ulr.rn lol,rl,r)(rl( i¡rdi.rirrr-urlr'1e,. 5.]rc.
grel, y l;r fantasía ntitológica rnezcla lo absoluto y lo limitado y recree en
lr, ¡ralticular toda la divinidad de lo general. Escribe Schelling: lling irr.i're sobre el lrciho Jc,lrrc l.r mitol,.Arrr rou5tiruy( .l rn,rre¡.r.,1
Comull i e5l.r reFr(\ellación ) c quc el .i¡nbolismo es cl ¡rirr. i¡,in lurr
La mitología cs la condición necesai r:r y ti nrrrcri,rl prLnr,rrJi:rl clr ¡,.1.r f,r.r¡¡ d¡rnenral de nrirologir. En l,r rnirolrgi.r. lo p.rrri"rrl,rr rr., c, sirr,,, dc lo
gener.rl. rino !luc.¡mbo. *c identifrc¡n. fl
clc erte.. El neruus prabauli sc con¡ienc cn la idea deia¡te como m:rnifestucion 'irrh,,lr.rrro de 1., m¡iol,,,:¡., , .
rlcl ebsolurc y dc la bcllcza cn sí por mcdio dc objcros plr.ticuler mcn tc 1¡cllos, "¡rim,'rtli.rl-. \chelling.li'ringrre r,rrnLrien enrre cl .inrL.,lo y,Lr rrrr.rlt¡n-,
cs«r cs, como manilcsr¡ción dc Io aL.¡soluto en lo limirado, sin clue lo absoluo que cl con.i.lcr.r urr,' ri¡rrdrrc, ián. <r.rcrl ) co¡rcrrl.l. ,1, i ,ibi.¡o 1.,'ir,lc.
res.r¡¡tr I; idc.r d. 5clrellrng. .igrrifi. r,lo ,rlcAor i, o c\i.ri cn
sce, cn rnodo elguoo, devalu:rdo. Esra conoadicción sc rcsuclvc únicarncnrc '<gun l,.r . u.rl el
cn I.r idcr dc los dioses, quc, por su pnrtc, pueden rcncr un:r cxistcnci¡ indc, cl nrito curro po.iL¡ilit1.rd: d..Llr¡ Jeriv,r 1., i¡ill¡r¡rrr.l ,le su, ,iqrrili..,.l,,,,
pcrrrlicntc y vcrdldcrarncntc objctiva solamcntc mcdir¡re un dcsrlrollo co¡n- que .ólo ¡r,rr'.i.ilrnerrr, c' delirrrir.rJ,L fur l.r. \u((.iv.r5 irrr.,¡rei". i,,,,e.,1,
c.lr¡clcr no fo(li.o. frr S.lrelling
1,1cro hrst.r llcgel a ese mLLnclo au¡ónomo y poóric.rmcnrc lil'lrc que sc lllnre 'e.,bscrv,ur r.r¡¡rLrerr ,..,ir¡t crr M.,¡.iru.l
rrriroLrgía... La mi«rlogía no es otra cosa quc cl univcrso cnvueko_c¡r un¡ vcs- Jibile. irrdiiiL,'.1. 1., co,r..¡.roride l.r mirologr.r LUrno \i,((m,r I'orrr.,urr.
fund¡d" sobre l¡ <.,r¡¡l¡in.', i,,rr dc irrregliJad y Je -lirrrires- rn Lr c.r,,.
r(ril.rciÁn de ]o. dio.e'. Fn rc.,li,l.r.l,lo. r,,rir.r¡rrr.n\ h.rLrl.rrr ,l.l ¡r,it,,
' L S( ll1t(;!r-, (i¡thiht fut tlten un¿l ruo] I.íro.¡ttr, tgt4. como nlenguaje, sólo en sentido rr.rsl-rricio y nrerlfurico; ¡l sel irr.on
l' ll
\\'. ScUll.l. NG, «F-inleitung in die Philo.-ophie (lcr Mythologic,, ci Sii»Lt/itl¡t creco, el sitrbolismo rorlánrico tiende sicnrpie.l LrnJ inrerprcri!i,,n rrrís,
rr, ¡.. t,.,,,.. ll.r. l.Lt8<,,.¡,lcl mr.rr,, s.l,.ll,r,* .t,1,,1.,,¡.lri,,l.r M1rl,..l.er..
tl'i,lttr. ¡:rrL Il, vol. Il. ttt57 (vóasc tambien s.h(1t,,;]r\ \r(|kr. ],)U7)i \cheilrns. ¡r,-
l)t t I'ltt'\tt,,i, lt)66. r\
't 'lr' \,.t1"¡.r¡.. 1..t t,..fi.t.1,1,. l.l' t{r<. r\,
|li | ( ) i tr\5 i\ t( )t )t]tiN^s t)1, L t\t fl o Y (j()N( )il)( ]()N lis t\[t1)1.( )(;]( t() IN t R()t)l I( lltoN I IIS',tllRt( tr\

r i,.r sírrlro[¡. Sirr ernb¡rgo, el Inisrno lreclro cle ¡rl"ttt.,it le cr¡estión


,1, I Como ejernplos cle «Llr¡ndes» poetils Schelling ¡rcnciotti:t l)rntr'(t¡Lr,
,1, I <lcl I¡iLo sirvió inducl¡l¡lernetrtc pam pnrlirrrlizer el cxnae su mito del c,rrác¡er tr:igico clc l:i historia y cic le jcrelqrrí.r .¡rrc Jl
'ir¡rIr,,Iisrrro
l.r , ,,¡¡rl,r'r'rrsirin clc este últirno y ha ejercido un norilbLc inllL¡jo sobrc li reconoce), Shal<espeare (cuyo nrito se lc\,rnta sobrc l¡ l¡:rsc dc lu Iristori,r
r, , 'r r.r rrl,, 'li'¡.r ,lcl rn ir o dc',rrroll¡d,r crr cl .igl,, r r. nacional y l¡s cosru¡rl¡rcs cle su rier¡f.o). Celv¡nres 1,Coethc. tr..rtlol
\, 1,,'r llrrr¡:. .rttttqtte ltaLrla ,le rnitologr.r (r l-. r( r.rl. Íi, tlr' ( rr trr. r]t,'. <1el F¡rust,t. n'lbclos cstos son ¡rito\ eielnos,, drce Schelling. Un.r .,rl
.,,rr,, r',',1.1,,, l.trrtologrl .u)riBU,r, Ir n)iroloAll t'nr ,\ril(r),i,r .Ijrrr- cepción silllilltr ¡ ésta rcxpercce erl el srglo \\ e¡r 1.1 critrc.r l¡¡er'.r'i.r .lc rrrr-
,l.rr,,l','. l.1s irrre¡'preri.ir'ne5 estetiz¡ntes de lr Antigiierllrl a cargo
dencia mimkigico-r iruel. Schclling csr.i prc¡..rr.1fl6 p.rr.1 bLrs..rr 1.1 fo\il)i-
,l, t i,,, rhc',,1'ruy de \finckeln.rn n, Sclrclling habla con cntúsixsnro c]c Iir teo- lid¡cl de unl nu.vi1 mitologíi y un nr¡cvo sinrbolisr¡o hls¡¡ cn ll ulisr.,L
r,"rllr Irr(I.l corno recomPo.i(ioD del c.ros.,ottlo slrI.I r.I(i(irr ¡1.'l', espec!¡lativir», un¡ idclr quL en el siglo Xx ).a no parece txn cxtr¡ill.
rrrf,,r r r. , : irr rte¡,tr lc. .in emb.lrf:o, .rl t.tu. ¡rri.¡rro r¡n . ielt,-, t.rl.,r' .¡, r.u
,¡rre firn<lamento primordial clel ser. En la filosof'ía del erte dc Schclling
'r,,
\L'c¡rLLr.ru-L rlnrbién urr c,'r¡l:rr¿ción de las mirologías clásica, orientll Schclling elaboró une primera vlrliante cle la fllosofir clel miro cr [¡s
.rnrltLr.r ) crisri.rn.r. SchelJing llev.r a cal¡o un análisis rico en conteniclo años 1801-1809, que sirvió de fi¡ncl¡¡,,ent,, p.rr¡ «)dos sr¡s tlabajos ultc
(lllü rc!clr su rrot¡L¡le in¡tricion histórico-socix]. Según é1, la mitologí.r riores sobrc cl mito, en p¡rticuiar palr h Filosolh dc h witologia 1rL lt
grrcg.r cs profuñclanrerrre sinrbolica, la de la Indi¿ es alegórica, la persa, rel)cldcióD, escritos clespués de 181 5, cuanclo al¡anclonir ]a nfllosofia dc ll
, l.r rrirologíe grrcg.r es realistr y se mr¡eve de lo infi¡rito a lo ide¡rtidacl,, rechaz¡ndo Ir identiflclcirin en¡rc rrzrjrr y ser v lr irrtrricirin
'.lLrcnr.iric.r;
lrrir,,. rrri' nIr,r\.1u< l.L""riiirr.J e' ide.rlr'r.,'1 .igrr. cl ,¡rrrr,, (o,rrriri,,. meramclte intelec¡u¡I. l,a filoso[í¡ de lr mitología l,r sirú:r rl¡or¡ Sc]rc-
II i,l,..lrrrrro d.'l,r rnir'l,,gi.r,'ri, rr.rl tt,'rr.u irr.i.tcrrti.r crr 1., ,scr.i,. lling, ya no rlcntro rlc la cstcltic,r purx, sino cn llr cslcr¡ clc l¡ ¡cosoñ¡ y
.. n lr icler, en lo ideal) alcanza, en opi¡rión dc Schelling, r¡Da lógica cr¡i
cornr¡ introducción a 1a ufllosofía de la levelaci(rn,, específicamente rcli-
rrirr.lción en el cristianismo. Mantiene que el mareri¿l de la nri«rlogía
giosa. El miro es acluí interpletado como uniclrcl sustrlncial de 1,rs caus,rs
cristi.urll noes I¿ naturaleza sino la hisrt,r il y rn ioncreto, lo ttoditr,rso
eficien¡e, nrrteri¡1, fbrm:rl y finrl (segrin h rernrinologír rris«rrélicri), clc
cn ll historia, por ejemplo, l¡ csfcr¡ dc l,r i,roriJen.i.r y .le 1o,
rnoreles; el simbolo del mundo cle las idcas no son lquí ii n¿turxlez.L ""Iur.,y nuevo se subray¡ su n¡tu¡¡lez¡ sim[¡ólic¡ y se pone c]e ¡elieve su impor-
cl s.r', siuo rl honrl¡¡e y sLls.rctos. La divinizacitil del honr[¡re es ree¡r- tancil y su neccsid¿d clescle el ¡unro clc visr:r clc lr concierci¡ hu¡nan¡.
¡ 1.'i,r,1,, ¡'ol 1., lrurrr¡rrii.,. io¡r .lc l.r .li'i¡ri,l.r,l. cl l,.,nrersnro l)or ui),r j( r.r - Ilsta neccsicl¡tl sc sirriir cn ll csfcr¡ cxu:r-l¡istóricr ¡ror<1ue el rniro plececle
t1uí.r (los ángclcs) y [)or una rígicla concr,rposici',n (nn( cl bi.n I'el mal ¡ la his«¡ria. En cst:r obrl, cl ¡roccso mi«¡lrigico es consicler¡i]o r¡n
(r'rngel o cler»onio), la leligión cle l.r poesi.r, Por l.r rc-lrgion Jc l-r rc.elrr- rrlo¡reDto teogónico cn el curso clel cual Dios, o Io,rbsolr¡ro, sc rcvcl"
. i,,r I .¡.r. ¡'ellcxinn... . r' ¡r.'n rn. did,r . rr,l-i,1,''. , r., 'nu.Lr or ulrcrorr. históric¡t¡en¡e ir l¡\,és (le l¡ cc¡ncienci¡ hr¡nr¡n¡. Así tlaza Schelling cl
,1.'.,uollo. e¡r li1 (\rLri(.r J, HcH.l. L.r r'rci¡..r de 5.lrellirrg l\Írcd(, (u cainino de lo subjerivo r lo objcrivo. En lr nritologíe ¡oliteísrl clescLrblc
tlcflnirive, ser co¡rsidcrid¿ cor»o una ¡roéricl original v 0losófica tlel miro. Lur contenido his¡órico coi¡rciclente con el contcnido tle l¿ verd¡clcra rcli-
l'rrrtiendo cle ll idea cle clue la mitoloeía sinboiiza principios ctcr nos
gión v anterior ¡l lnomento clue Dios se revel¿ ¡ sí rnis¡ro.
y cotrslitt¡)¡e el princi¡rio de todo a¡¡c, Schcliing sostiene qt¡c l¡ mrto- Hegel, lulcltre supuso Lrn inr¡orr:rnte p:rsc,:Ldcl,rnre respec«r ,r Sche-
poiesis continúa en el artc y puedé configurarsc conro una rnitología cre-
lling en c1 ca¡nino 1i¿ci¡ r.rn his¡oticisu¡o colrercntc (sicrnprc en c] ár¡l¡rtt,
.rtiv¿ indiviclu¡I.
del ide¡lismo objetivo), no el¡l¡oró, sin errbatgo, Lrnil i1L¡ténticl teorír dcl
'lirclo gren pocta cstri ll¡nredo ¿ o':tnsfi¡r'nrlr cn algo perficto l.r rnitc¡. En sLr iuterprerlción del rniro i, c1e sus lel¡ciones con cl arte, a l,r ltrz-
par re clcl
nrundo quc lc ha sido rcvclld:r v l crc:r¡, cmplcer-rclr cstc nrarcrirl, su p«'1-i L
cle ur ;rnrílisis corn¡er:rdo dc los clivcrsos tipos histrir ico-crrltr¡r¡les .lc
rrritologíl; cl t'nuttdo nri«rlógico est:r sicmprc cn firlnrecirin 1, lr épocl con- rnirologí:r, Hcgel dcserrolló, cn lo sLLstrncirll, iclcrs clc Schclling, urrri¡rrc
rcnr¡olrinc:r solo puclo rcvcllr lc lrl pocrl srilo uoa par tc de ól; scguirii succ c:rmbirndo radicalmente cl acento. Hegcl se ocupii no tanrr¡ del sin¡i¡o-
Jicndo ¡sí hrsta cluc llcguc cl momcnto -situxLlo cr1 un intlc¡crrninacll lismo nrirológico (quc il ni siquicra distin¡iuí,r clrrrnrcnrc del rleg<¡risnr,r)
l.jlnie cn cl crrll cl cspirirrL dcl munclo conclL¡irrí cl pocmr quc ¡l misnro co¡ro firn¿rmenro del arte, cu,rnto de 1,rs fbr¡n,rs lrltísricils históriclnrcrrc
r'oncil¡iri ), rr¡nslirnneri cn co n tcmpor ancicl,r<l l¡ succsi,in dc los linrinrcnos cl¡d¿s: siml¡ólica, h clel Antigr.ro Orien¡e; clásica, la de la Anri¡;iietlarl gr c
,l, l nrrcvo ¡¡rrn,lr¡rr corrornanil; y ronránticl, l:r mcdicvll. Al r¡isr¡ro ricrnpo, sin crn[r,rrg,,,
su brill¡nte deflnición de l¿ st¡st¿ncia de l¿ form¡ sir¡bólic¡ ,lcl ¡r't, .,
'"1..r nrirologi,r gricg,r cs cl prorori¡o rrr.is (l(!. ,) dcl mundo poltico,r cfi. Schc- aclapta perfictamente x la calacterización cle la mitología c,r¡r,, fi,rr¡,.,
lñtr. I tlntlittrr.... cn., ¡t.92. c,.rltural e ideológicr,.¡re ¡rrececle al arte. Ilsta deflnici<in cs t¡¡¡rl,i.lr riril
¡ s,lrellirrg, l:ihsoliyr....cir..196r,, p¡. I47 l.1ri. prul comprender cualcluier culrt¡la inclinacla h¡ci:r un sir¡¡IroIisrrr. r,,r,rl
')l) ll()ltl.\\Il()l)lrli\r\\l)l,l.l\1111)Y(11)N(llil,(ll()Nl SIlll()l()(il(l) IN'I'ROI)I ](I ]ION III\'II)RI('A

(rr,lry, rrrlo cr ¡,,rrtc tertrbién la Etlad Meclia) cn sus rclrcioncs con el medad del lenguaje,: el hombre primitivo, inciLricio el antiguo:1ri1), i¡r(li
,u t,' rrr,,,|, r'rr,,, rlue está penetrada, en clnrl¡io, pol el clcsco clc l¡ con- c:rba los conceptos abstractos mediante epírctos nretafólicos, pero crr,rn,l,r
,¡rrirr.r ,,l,j. rivl clcl mundo (a pertil del lLcnacimienrot lintinrcnos anrí- se oscureció o se olvidó el significado inicial dc csros últimos, nrciri cl
1,,1,,,,s, ,rrrrr.¡rrc dc inenor calado, tuvieron lu¡¡ar asimisnro cl l¡ Anrr rnito como producto de esros deslizamientos scnrÍnticos. Setrrejanrc l)llrr-
liii, rl.rrl). L:r contribución re:rlizada antes incluso de que hubicsc sr-ugicio teamiento dcl problenre remite a Vico, pero en tbrme invertida, portlrrc
rrr cstr¡.lir¡ cienrífico específico de los ¡iir,rs por h filosoÉia eler:ranr (cle aquí el camino no es del mito x lcngux sino de la lengu,r,rl mito. Conro
I I, rtlcr' ,r Ilcgel) a la comprensión cle la nrirología dcl¡e ser ciestacacla, Io de¡¡osrr:rron luego los estudios cle Potcbnie y otlos, Yico estebl, cier,
,,'ll' ,,¡.ur,1,, lcngJ Lllr r,r'r(r(r ...n.i.rllrr.¡lt. r,le,rli.ricn ol'jcrir,, I. tamente, más cercil de la vcrdad-
Müllet consicleral,a a los dioscs, esenciiltrrente, como sín.]bolos
l.,r segunda mitacl del siglo xtr vio neccr la conuaposición entre clos solares, rnientras que Kuhn y Sch*,arrz \reían en ellos una representación
cs.r¡cllrs de inrerprct:rción del nriti¡. l-a primera de elias, inspirlcla por la figrrradir de los lenómenos atmosf¿ricos, en p:1rticu1ar, cle los l¡orrascosns.
.rnitología alemana» clc J:rl<ob (irimrn y también por las trrcliciones Esta escuela puso en pri¡ner plano los rnitos asuales y lunares, flosrr¡n(lo
ror¡r:inric¡s (Adr¡lbert Kuhn, Friedrich Scllvar rz, Max Miiller, Angelo dc también el papel desempeñacio por los anirnxlcs en la fblmación de los
(iubernatis, Fétlor Buslaev, Alexander Al¿rnasiev y otros)r5, se funcllba r¡ritoslr'. Medi:rnte un proceso de consrrucción coutrario rl de Schellin¡i,
sol¡rc cl éxiro de la lingüística histórico-comp:rrariv:r e inrenrab¡ recons- es clecir, tleriv¡do cle corcepciones no mct¿fisic¡s, sino relere¡r¡es l lcr
u uir la antigua mitología indoeurope:r p¡rrie¡do de comparacioncs lin- sensible, los dioses fLerol interpretados corno sínlL¡olos clc h na¡r¡raleza.
giiísricas. Soble la l¡ase tle esros estuclios, el jefe cle esta escuela, M:rx Esta escuela se denomir)ó unatural,, mienrres qLLe los f-olcloristas lrr il¡,
Miiller, interpletó el n¡cimiento clcl mito cor¡o resultaclo cle una «e nfiir - maron «mitológica» porqLrc sus defensores reconducía¡ los persontjcs
épicos y hbulosos;r ll rnitología, r ios sírnbolos sol¡res, a los ciclos meteo-
rológicos, lunares y sollres. Este últir¡o prnro revel¡ la confrLsl recep-
ra
A cstc rc¡rcc«, c<,nvicnc rlcsr,rc¡¡ l.r posicnin qLrc;t1,,¡r.r Mrrx, qLricrr, :r dilirenci.r ción de concepcioDes rclativas ¡ las npervivenci:rs, el¡t¡oradas por la
clc los.positivistas, .le h segnnd,r ¡rir¡rl dcl rtr, no xilo no ri:spLccirb.r Ios ¡'csulturios
uescucla antropológica,, clue es ranto corno clecir la escuell r iv¡1.
oLrtcrridos ¡or csra tilosolir, sino que sc lirn,l,rb:r cr clL,s. N,lurx, como es s,rbiilo, :r¡rc
cirbr r:l v.rlor polrico dc Ios mitos rnrigrurs, ponir Llc rclioc sr¡ crrric¡cr inconscic¡¡cnrcrlc La cienci:r h:r inrrocluciclo, posteriormcnre, impor tanres r¡oclific¡-
lutistico y su importrncie como ruscn.rl p,rlr cl rtc, rrsi cr¡r¡o r,rnrbi¿n cl víncLrlo gcr,! cioncs en los problenras de los que nos estilulos ocup:rndo: la mis¡na
ricotntrcleoliqin;rlidaddel ancysusprrsrr¡rrcsrosnriro[lgicos l)csrLrt,¡iri unrconcl¡, indoeuropeística y le rnetodología cle los análisis etnoirigicos ricnen Iroy
ciirn cxact.r c¡ tl hecho c1e qLre el mito y Iu ¡ocsí,r hu,)i.x n:r«¡ :r¡rhr¡s cr Lrn monrcn«, un llspecto completa¡rente difirenrc. Ha cluedado dcfinitivameurc
rclutiv:Lorcntr trmprrno en cl dcsan'olh y corrscrv.rr¡ sr tortlicirin tle rloilelr esrútico ¡aru
hs gcnclrcionts posrcriorcs, micntras clrrc no ¡rrrcJcrr srrqir trr cl conrcx«r Jc ll.prr».r,, clemosttaclo que era un crrol li1 teoría cle l:r ucnFennetlacl clel lenguale,,
burgucsl. \leimrnn obsrrvr con justici,r quc ñl,rr x conrp,rr ri,r l,rs itlers dc ML¡rirz y clc 1r,s que explicaba la génesis del rnito rnetliante errores y engaíros involunri-
1¡crn¡nos ()imm sobrc lircramra fanr,isric:r ¡,(,trrl.,r I l.¡\ (l( Schrlling rcerc,r dcl víoculr, rios. Ya en el siglo XIx se atemperó la cxrremada LrDilarcr:rlidacl c¡uc
cnrre h mi«rlogi.r y l.r infinci.r cle l génc«,'llrnr.,n,,1,il(.,\cl L\ ,\,r vc/ ,n,r) \(nr(J.rnrcs suponía l¿ reducción de los rnitos ¡ len(rmenos celcsres nx¡urales. Estc
:r hs dc Vico). A cs¡o sc pucdc ariadir qLrt M,rrr. ,rl igu.rl r¡Lrc I ltucl, s,srenia cluc cl rnrr,,
primer intenro dc utilizal el lenguejc pirrir reconsrruir los mitos ha sido
v l.r poesi.r ht«ricr pertencccn ir r¡n cstarlio y,r srr¡cr.rcl,, rlc l,r cvolLrci<in hisri,Lic,r, micn-
r r.rs qLrt Schclling y los lominricos ¡d¡rir í¡n l,r
seguido luego por otros, con mejores resulrldos, mientrrs qrLe el simbcr
f,)sit)ili¡rJ clc Lrnr miropoiesis crcr n,r
(Vico, cn c¡ml¡i<,, clctirxlÍl Lrn ¡crorno cícli¡,). ,,\r[rrris, si ¡:rn I lcgcl l:L cLresririn sc rcihrcc lisnro solar, lun,rr, etc., h:r resultado ser de Lln:r exrremada complcjicllrl
.rl ¡,rso a un estrclio suqreLn¡r t¡ cl des;rr¡,1lr, rlil*¡iriru, M,rrx sosricnc qrrc lr nrirololr.r mitológica, sol¡rc ¡odo en lo referen!e a los ciclos narur.lles.
¡rrtcle ncccsari¿rnentc culnclo cl hombrc esr,rhlcce rrn Jo¡rinir¡ cfictivo sol¡rc l¡s flrtrzls
rlc h nrur¡lcz:r. Cli. R. \ /L r.1^NN, «Lircm¡Luwisscnsch,rfl rrntl Nlythologic: VrIfirscrr
I-¡ escuela anrropológica (E. B. Tvlor, Andrerv [-ang y rnuclros
cincr nrcthodologischcn Kritil<, o Sin¡t untl ].o¡ ¡r¡, I()67t ll rrlclLrcclj¡ rrrs¡ dc cs¡c ar ricr¡1,¡ otros)17, lolmada, no en Alcnrenia, sino en Inglarerra, fue el rest¡lrlclo
,rl).rc(i(i cn Il. \vlirMr\\r:, lrtoriy¿ lítnrnnf ¡ trloht,:l)i,1975, pp.260-3¡2. dc los primeros pasos qrre se dicro¡r, verdaderamente cicntíficr¡s, e¡r l.r
l'N,l. MaTLLLR, OohtprntiLtt A,lltholyr, 1856. I)(,1 Dris¡lo Mi\llcr, LtLnn¡ on tl¡r
.\LiLnt of ltngrryt DtliLrrul t*Lr llyal Ittitrtiol¡ of (;tu¡t Bi¡/lin íu Aprí|, .\ltry,
'tul r" Acc¡cíndosc ,rl mlrodo
Itrrt, 1361,l86l i A. KLrrrN, Díc l{i.tbllu /¡ fu luttr¡ u¡¡l rh¡ Gii¡tr¡¡¡.¡¡¡rl, 1359r clcl dr: l:r crnogr.rfia inglcs:r cl:isicl, lvlrnnlurclr oporrr ., I ,
,r,,,r,,1 ,grlrri r,,,r ,.,.
"cclcstc, rlchs,rnrigrros intloculr¡t,,\ r,lún,,nin.rJ.r
¡tis¡t¡, llanticl¡hnc ¡uJin fur tulytlmbiLl f, l STli A. ¡c ( lt,0r,RNA r'rs, /tnhgn,tl M¡tln rrrirologí;r
/rq¡, lll72r l'r. L. \(a Scttv r{1 z, Do Llrstru4 tb Mlrltalarz., I Sln)r \(/ M,\NN u^RL-¡ , Jecir, 1:r .tcn)or¡ologi¡, lsoci¡cla rl li¡lckrrc contcmporincor cfi: lvl^ñNl^ ll , \1,'rlr/ ,,,/
\\:1tLl ¡trl j!/L/k l¡(.1875-),877: F. I. Iltr\t^lt\., l¡n¡rin¡ltí ¿ir¡ki r¡llr[ti n¡ntltoi slout' |'tLlhuln. 1875-ts77.
¡ntt¡ i i\l¡iÍr¡ú, S¡n l'crcsburqo, 1361; N. At,,\N^ltiv, ltuiLt:Iit uozzrtúyt htt,,,t l7 lr. I].'l\'1.()R, l'¡ in
itiu ( )¡lt¡n,: |I¡rtn fu inn ttu DLrLlr4ttot¡ rf Al't l¡ ,\.,. I'll
)¡,t t,) itultt. Mr,s.it.11165- l869. ^. luo¡lty, lltlíjíol, Lanqng, Art rnrl ()«to¡¡, 1371. A. L^Nt;, Mlilot:¡r, 1901r (1, I ¡,,,.,,,,
a
I ." \
II¡ ) r I\ \ ( )| I tiN,\\t)trt.\1Il()\,(ioN(itil,CIoN|sIf]]1)toGt(.()
)
l:IL()sor:Íi\ Y liN l.A (ILJI:l Lll{()l (X l^
I |

r.,\ "Rl,\4 n0r.o( ilZr\CIÓN,, liN LA .' l

' rlr,,: l,.rfr.. , ,,ntl,,r,r,l.t. LI


I,.¡¡.r< d,.l llr. ., . I qtre rrriliz,r.r.,rr r,,,
t¡1.¡r'r,1.
ro l.lnto Lrr clesarrollo poérico del ¡ri«r sino, unil ntera petvivcllcil. Nrr
,,1; i .rr¡,1,r,r.,,,r,locrr.pe.,,
ii,,,,1.,
1",,,.,1' .",,,;.",;, ,' ;: ,'r,i, . ",..,,.,.
\ rll¡rD.llrr,t.r,i, rv,rlrz,r,l.¡.. l]r lvlur,<l ,rur,,¡.1(.7,. ,,,rrvicne, con rodo, olvidar que csras dos escL¡el¡s coloc,rrou por pt'itnct'.t
,tlttt,,r ¡,;it,¡i¡.¿,,1, rrr,. r',2 l la mitologíe sobrc u¡¡ terreno científico, sólido ), serio. Ils¡o hizo
' ''rrll r\l¡ \, l rrri:rl..r .ol,t...ul
¡,o.¡,,¡,,,¡u.le l.¡ rrrl|t,,rl idi.l ,le Jl Lr .

.rrrgir, con el tierr¡ro, la impresiól de que el mito había sido cortt¡lcrrt-


1,.rr. r..,*,1,r,cl,1,r,. 1,i,,,t.,,,,.,.r"1,,,'ir,,l;;i;,;;.i,r:.;,:r.;"lllill]ii
\ I'rrrqr"r\¡r:.r,9r¡Lllo gll.(trtrr rrr. rrrr rrpli..rdo y ,1ettrrnr.l" . ,rl trrisnr., ttct,'¡',,.
l.r' ¡,rrcLlo, 1,r.ir iriro.. \.,lr.,n\,r¡¡]lLIlto
\r\" \ r(,.rlrbt-. rrr.r. lo, prrcLlr,.iviliz.¡,1,.
, I,r¡r.tclr rorr'.c¡r.r¡1r,.ólu
'rrrlI l,. r\,I\i tt, r,,. Io. U rl I i.,ll¡ .¡ l,,.l¡.,¡1. U il !(/ t .,\j i., r¡l]¡Cl-,.1 ,
rrrr i.r <le l gi,cr-. hunrano y cle su l.a uremitologización, en la filosofia y en la ctrlturología
p..s,rrnie,rrr, i.;i;J',i:,':
,l]: .l].':,,.::r,sid.,r,r.r,.,,.i,,,,,r p" r.,,
",
¡.,,,ri,,,'..i;;,,,,1,,;]]:,,. ",
ll,'r1.1.,. lr,\fi,t¡('..\ dcrcl¡¡li¡t,lrl.r,. fl ¡,.¡.rrl¡,.llo.l, En Alematti¡, las rtldiciones roÍrlánticas ¡rerduraron drtl¡tttc toclr¡ cl
l.t ,,,irrl.rer,, y,1., i,, siglo xtx (pensemos, por cjemplo, e¡r la fitsión dc romanticistno y socrr,-
l,l.]-i,,¡r,t,trv.r lug. ,..
¡'.¡¡,, rl. r¡r rrr nr,,nrcrr¡,, ¡¡ry.r¡l(riur..¡l dcl.n.lid,,
¡,,,r \liill, r. y c.r.rLr.r .r.o.i.r,lo. ,,,,.,1 - , , , , , I i . ,i , , . , ,i,,. ,i' ',¡,,,',., ,, lo¡1ía realizarla pot cl suizo de lengua alcrnatta Johann Bachofin) y los pr i-
,'rt,, ct, ¡ l.r.oe.<pcio¡l .lc- l.r.xi,, , , . , . , ,
rncros síntornes cle crisis cle la cul¡ura burguesa occi<letttal proclLricron
. ,.... .. I, oDr(r.vilrrun,
... .. t,l. i,r ,1..rlr, .r]lr,r, ro¡.(lr\iL,¡ .urti\J,l
.rllí una especic de galv:urizacititr cn la a¡rologética <1el ¡rito. lnici¿lmcntc,
nr(. ¡,r. i,,r.rl., \..r
l li l C.l)(' I,ur(l \ s\ l,ur.,r¡n
;l,¡ l\.r{r.r,l
_ . , I ¡ .. l.r ¡¡ll,
I,,r¡ir,l( l.r lcfl..ri,il sil ernb:rr¡¡o, el fenót¡reno sc produjo, no ert el ,inrl¡i¡o científlco, sino
I te. l,r,.lf. lllr,.,l,r,l, I.,, .Lr..lol,
. ,
. I I . I I . , ,

lrlr.r v..r.rr.. .lc <.r.r ¡r,,¡.r.¡ ., 1.r .,,rr...¡,. en cl a¡tístico y filosótico. Aquí nos refelimos,rntc lodo a \fagner (sobre
i,,¡r ,l_ 1,,. (\1,¡rr¡u. (l..l,or.r.l.r
I,,,r LLorl:. llcrLr,rr\l,r¡¡,,r. . \,Ari, Lr ,,¡ i, i ,, .f..flyf",, .l 'l',', rluien volveremos más ratde) y r Nicrzsche, aml¡c¡s fi¡ertemenre influiclos
¡ror Schopenhauer. Nietz-schc debe mucho a l¡ estéticr tatclo-t'orná¡r¡i.¡
, i, I,.
.i,'bor.l i.¡ nrirofogir sigLric,J,, ,,,, .,,,,,i,,,, flll;*, "",
,,,r tc.l)lt(stJ.l\,lr.tl.l\l\ri{ll¡,.r,,1,r..,1rr,i.r,,,',.. l;,. . r-,".ii,r.i, i"r.",,,1" y l la creaci(rn artísrica cle \lagner, en qtiien vio cluratrte mtLcho ticm¡o
,tconrprersiblcs.'1yl,rr cr.,r.e.lic,ri,,,rrrt. h,,sril
,,;;; ;.,",;,..;,.,, cl icleal del arrista. Más tarcle, sitt embar¡;o, lo ct iticri iis¡crrmcurc pot'
ti. t. ¡.c,r,rLr.r,rrr,r" prorirr,, ,rl r.r, r.,¡r.,Jr.¡r, .,, ,,.ri,.i.,r., ..,rrl,
., f".
su uteatr¡lidircl,, su demagogia social y sti orientación Ir¡cia icleales decl¡-
lllFl(\.
I a" ,.',1 ,
(l
)obr( ctcr(¡er,¡t rrlr.r
llll.¡, ll, i.r ,1,, i,ir,r ALrg,r.r. f-r¡,1,11",,,,,i,,
,¡.,,,
r,rdar¡cnte cristiatros.
A.litrr,.rr, i.,,1.. lr1,,r.¡,i.,"f ,,,_,, i,..;,.,' A las idcas de Schiller, cle los románticos aler¡rtrtes, de Schopcnhrrtet'
i]:"1't",d.l,¡'o.iriri,r,rr,,
qrr)\o rtttl\ cllrrro,L,n l.¡.r.,r.,1, y sobre todo de Wa¡1ttet, rerni¡c cl lil¡¡o cle Nietzschc, El ntcitttittttr¡ ¿lL
\l¡,11, r. r,.r,r .¡r J .li]:rll.r..l, ir. 1,,,.,..
, rt lt,Lt t,rlcr 1 dc o u.or p.,r ., rr ¡.rj1.. ..1 . ,r¡. ,,,
, | . ,,,1r, i",, .iii ,,, r,,r,;. ,i]""
h ntgeiia\'. Ln esre obra, más ¿Llá clel pri¡cipio u¡lrc¡línco,, esterizenre
l.;r csaU. t.r ,l¡tfrL,liñlofr\,r It,r l..D¡,1,, ll lrItl,,,r.r. y armónico, cle la rritologír gLicga y tlel <lratrta (a rrrrvés clcl cu,rl l,r tr,r-
rili.i, ¡ lr.r.irrllr.r.lu ¡'rol'unJ.rrrrcrrrr.,.,, I, r,,r.lrit..,. lrc ri¡rri1,,.,,1,, , i, rr- dición cultulal eutope;r, sirt cxcluir el ronrilnticisnro dc SchclliIrg,
.,'tn¡'r',,rri,'rr ,lc l.r lrrrrlo¡r., ,,. 1r, r.r.r,,. i,,
i,,,,*i,,,"iu'*'i.,,' ,"
enrcndió y ¡ecibió cl mito griego), lrace su rperición el ¡rc¡ísnrr¡ oculfo,
.,,i1,.,,1,,,ii,,,'i,.,.ii,l.lL,i.f.,
,..']ll:1,].111.,,,,,:,"crot,..iori,r., ty ,.,.,., natural, instiotivo, vitalis¡¡, cliabólico, incluso ple-r'eLigic¡so, del cliori-
1., t,r..,1,.i,,r,.1, l.r e,¡,.iiri.i,t.,t sisrro y del tira¡ris¡ro. lin la tr:igedia griega vcíe Nicrzschc h síutcsis cle
r.r I.\r,i,ruar.r .o.i.rl)., .¡ r,,., i.r
ll
lll 1,,r,trc r,rc¡rrili..,. i,;n,lc l.r ll,r¡,r
,,,r,1.'.,;,rct.t pr.inririv,r' ttri ?trt(ris. a la cr¡¡l los princi¡rios epolíneo y clionisíaco, porque la nrt¡sic¡licl¡d cstrítice v
llii'.1.':,,1 no sc le reco¡rocíu
trtttgtttt,r¡rrrlr..rd,,1'o.ri.,,. I.r lrrir,,l,,l r., ,¡rr.,1.,1,,. .1.. . ,. ,,,,,1,,, ,,,, litual dcl dionisisn¡o sc tutc, scgún su cottcepcititt, e les ittligenes plrís-
r...1. d, r"J
rinic¡¡rc¡te '..',,.,,,,,,,,..
y rcdtrci,l., .,i. l' f,,.,,i,,..,,, -,,.',,',','.:,1,'1,'_,1,., , ricas y fi¡iurrtivrs dcl epolinismo. Iista visión cquipata objetivrtrrente lrt
co,,o u, irigenuo ,rr.,,,.f,, rnitología clásicr con h prinritive y ¡ronc el rcento el el siguificrclo clc los
nrrrnclo <1rrc ¡rt¡s rt¡clca.
i,,..i.i,,,ti.. .i..,,rili.iiatj, ritos, r:rnto plra la propiri mitología cuanto p,rre cl origen cle l¡s firt,rr,r.
"l
. Iinrr,,;\.
estc senticlo, Ia seplr:rción er¡rr,. l.r...rrcl.r
nerurirl y1raorroooló- v géncros artísticos, lnrici¡rando con ello llguues rtndcncirs cn la itr¡cr-
^l.r x.e,,ir.rrrrcnrc,;r.,rudr. ll,. lr.., 1r,,...1
1,r^¡,i,,lf L V,iil_rl, i" ¡rreración nroclctnl dc los ¡nitos. No ntctios significativo es cl ¡cctc,r-
¡ rrr.¡' err r.l r.lt,/ (1. Lt ¡ tr,,lnl.i.r l¡ ..¡.¡,,1. miento, quc hace Nietzsche, dc la mitologíl al prirci¡rit., clel ceos
1,iti,,,. c,,.1.,,,,,,,L,, .1,.1 1,,1.1,,,-
irracional e instintivo, ctr contraposici(rn a l:i ernrouil, rlcclidl 1'terro-
tlt,tl,, /li¡¡¡tl¡¡ul Rthdor, vols. I-ll, I8SB. Sol¡rcl,r
nal. Los ¡rroblcmas dcl nito [eaparecen rcpctidxnlente e¡r l¡ obre tlc
",1 . ..,r,r .,.., ..r,t., ,r. \t.. \t,rlt.¡,.., b,rr,rJl,r qrrc lil,r,rlon
¡ ri 1,, ..'.r. l.rrnuvl,s
lil'l 1..: o1.sol.rr
Nietzsche, quicn, conro es sal>i.1,¡, rc¡tochabe a 5(rc¡¡tes y ll usocrltistrro,
VrrJ,,1.,..r. ,t:t.,/ ..A, I t.,/-t..,, I t"i- .,

f. \ ., ...
. /'.;,t, . ,,,.. /1r,/.,1': \.-
tj, .,r,.,,
I l. Nr .. r.r . lt¡,,':,t-, r 1, /.,^,.¿'.. .\-.'
a

)tttA lt( )t )l liN/\S t)trt. i\¡t_t.O y CONCII,CtONItS


i\1[I)t_(i(]l(.() 1,,,\ .III]T,f ]TOI,OC]ZAC]ÓN, F,N ],A II].OSOIiA Y I;,N I A CU]1-L]ROI,(X;]A

, l lr.rl,, r ,l, rrrUirlo i¡:r¡rti!.u¡ concrpción


rnirologica.del mundo x navés (tcrno repetitse
,1, I r.,, r,,,r,.rlr.rrr,, r'\(, cle la his¡oria ]¿ clcsrrroll¡ C,unusl2.lc fbrrn:r trágic'.r cn 1r/
l,tico. qrre rubrn ¡rir.r11o.r h.ulrur.r .1.r,i,.¡ ,lc ,u
. r,.,r' r,l,r,l ,,.rr,r,.,lv
I,,orrcr;u. con cljo, ,,, .;i,; ,. C;:i.;;, ttin de SiiJi,.T:tml>ién enconrramos ele¡nen¡os de un acercamiento ¡ositirrr
rr, rr, Lr (,'l¡t,tJ,,'\icion rlrLc est,rl ;,.",i],1a"r,," ,rl ¡¡ito én la idealización heideggeriane de la conciencia resocrár icar 1.

.r, r ,r r. r,,,,i,.;,;i.;;; i; ::".,:,:Ti:.,]:i ,J


i.r.ii.rc¡.il.so¡io cle totles lrs caregori.rs L.;,l; l;l:ll l;;:l Conviene subrayar quc, si bien desde sus comienzos
zrción, hal¡í¡ puesto en ¡rrimer plano el principio itracional clel n¡ito, su
¡r
1:r uremitologi-
filorofiás y f"g.",'i.,,,.,ñ,""*fl.
(,)rr\i(l(.rl subjcrivas). Lo cvolución posterior y las conclusiones a las ciue lle¡¡ó no condujeton nr
mism,,,,c clecrr a. l" i"l,"lri..i.¿, ¿"
r,,l'rrrr r,l,le ..rlrcr v el rniro v., ¡r.uedc I" ¡l irracionalismo ni al conservaclurisrro icleol(rgico.
¡crrlid,, v. fin¡I¡¡re¡rre,,lc Lr in¡el,r.ct.,_
.,i,,rr ,1, 1,¡ ¡¡¡j¡op6i¡"i,.o,no
i,1,,,,,,,,.n,";,,,1i.f,,,,,.i,f. jll Sin el influjo de Nietzsche y de Bergson (¡ero tanrpoco sin el cle
,1. l,r .ulrur.r l,dcJ ho¡rl¡,. ¡.,,: ;:l,:'1.. I'roudho¡ y Ernest Renan), Cieorges Solel, el teórico clel sindic¿lismo
",,
| Iridr qLre los ideorogos cler frascismo rnarquista, no hal¡ria llegado a la apología c1e la mitopoiesis polírice y
, ,r :' rüí,;gner a]enrán se refir iero. a Ia .u¡o,
.l< y Jc NieJsch. .revolucionaria, exprtcstr cn s¡s Consider¡ioles sobre h úo lenci¡t¿4 . lt.¡
'r.1,'.1 ¡''rr''r pt'opotcionerle un firnd¡rne¡¡o a
.,, ¡,,,.,r,o ,if l.r,i.,;.';;Éili; Occidente, Sotel es a yeces clefluido como uneo-m¿Lxistn,, pero sus idt':rs
. ,r, ,,, ,,";, ;;r ;;i
;r:"
rrtvocaron los nazis, sino t",r,hié,,,.,1¡¡,,n,,.
i'.:lJl:llil.lllf]iili: I;ll;:l ;: l:i IiJ: polítices se h:rlian, en re,rli.l,rd, más próximm al urevisionisr¡ro, dc Edurr<1
Bernstein, dcl cu¡l roma l¡ tesis dc la priorided clel proceso revolucir,-
, J. ro.,l.r ir0uenci¡
de \l'rgn.r y,1.. Nicr,,,.lr,
f";r.,j.;;;;.Ti*1,r"1",." nario sol¡rc su éxiro final. Sorel deféndia la huel¡1a ¡;encral conro insl r¡-
' .,,,,,",f. r",.,'i,,1,, ,,
¡,'r.,.lcr.ili¡.rnci,r,liuer,.¡r",,,,.,,,,t,,,.-i,.,"',1,,,,,it,]i,i'1,,',iill"¡.
". ¡nento neces¡rio pela derribel el munclo cepiralist,r, pero e su juicio no
tr, rrrc. imporr.rrrrc, ,,r¡..,.,1 rlc 1,,. ,..,r,1i,,.
era necesario el caml¡io político en cuanto tal, clue pocltíl no lleg,rr,r ¡rro-
rrir,,1,;g;.,,, ,1.1 .i*1,, : ,.
Nicrzrtlre cr¡n.rirrrr..l ,,r,r,,,.r,,,. ducirse, sino eJ clespertal cle ñrerzas volitivas y ernocionales en los incli-
,,,u'i<¡r,re d.e
,,,,, ,,,,i,,r,.,,,.1'ii -ili],f,5'i
¡,en".,mi,.,,r,, ,¡,1. .,.,,¡,,,,,,. , ¡,r llr(.r/.r .rl ,..j,1[irr¡ r.¡,
, ,. , vicluos y la unificación cle las rnasrs bajo el influjo del nrito cle la huelge
¡,,¡¡.r general, el inflLrjo de esta turbia, pero impresionante imagen cle un c,rr,r-
,rrrc,,r.,.,¡rr,.,,r..r,,,t.,
,1,,r,,ri.,,,¡,.,I.i .ri,.,j,.rrr,,_.,
l,.l:,1,:l:,".,"^ril
r.r.t r.l ¡p¡,tñSi.r..¡,1..1 rrr,,. I,,,r , j, clismo his¡órico y de Ios ¡rosteriores c¡rnbios, rarlicales, clue se h¿l¡rian
¡¡¡¡,1o. ¡¡¡¡o,1,..¡¡5 ¡g1,¡,..
l.rr,lrvigtit.,,,,.,,¡,,,,f;, j,r,,,;;,,.,,;;i,:ió;.,., de proclLLcir cn cl nrunclo. P¿rr elll¡orar su rnitología uLeyolt¡cion¡rr.r,,
::,1':l].,.:,,":,,udrcate,.
rln ('Ol"crn)re¡to rrCion,ll ,trt(, *,1,,.., Sorcl habí¿ esrudiado los ¡ror¡cntos crucialcs clc l:r FIistor.i;r y lr fi¡ncirin
1.,r,r,, , t .,1,,," 1,,,,n,,u. .",,,""ii",,f.,
.drn¡ic,r.. I¿nrbic. 1., rer,,.i ,1, l,r
.r¡lrr¡r-¡ ,1. ,;,;;,;i"r.;;: pregrnríticr clc los nri¡os ¡rolíticos, cn l:r llevolrrcirin frxncesir y <luranre
,:;:t;:,i:, ,.
' r¡'cie de tnoJ-crrriz.rcio¡¡,lc l.r , ,,rr, r..rr r.¡ (r.li..l cle Vir.,, ¡, -..,. las guerras napoieónic:rs. Muy importante es, oo sólo lr visitírr posiriv.r
.rorr.r. lic,¡de\¡rerr¡:lcrvd< Iorrrlu,
L ,i.;,;:i;,;;;.;,1;;,i,t:,;;,,,ji,,. que Sorel (corno \ilagner, Nietzsche y Ber¡1son) tiene dcl nrito en sí
Lr ernolc,Ar.rl. ,,.,.e di.,fr:o ,.,,,ij.,,,,, nrismo, sino su inrerprcración dcl r¡riro cr¡nro un fcnó¡¡reno ideolcigic"
Segtin Hcnri Bcrgsonlr _otlo
,l l,; ;,"i, ;;;";;;:",,'ii,'"ü,:',, de l¿ modcrnid¿d, un daro exrrcmad,rmcnre signific:rrivo ¡lrl ll conr-
o
bi o <{e r,, ;i,;,,.;:".,i.,i 1,""i ,lJ, ;ii:.,;l,,lli;:: ¡rcnsión del miro en eL siglo xx, sol¡re to.1o en Occidcntc. Lr nritopoiesis
trl¡ropoetic.l coD\t\te eD su nposiLr ,:ll :[ il,lXl:lliili.;] polírica es, de heclro, r¡no cle los as¡rect,rs clel nren¡cinriento, mitológico.
'' Jr,l'r'ctctFi"tt r'"i"rr'rli'r.' .lc ,l,'-
rrrrz..r'ln,vi¡.¡¡16,.^.i.,1".",,'lr.n"il"] A plrtir de 1910, l¡ "remi«rlogizrcirin,, el nre¡racirrieuto, tlel m¡¡o
i.,rir,.,r,,rper.orr,r;. i.,';;,,;;.;;';.;;.i,i,:il:il;:,;,,,:,,lli,;:li];,,ll se corrvier te en un proceso impetuoso clue se lpoclera ile dive¡-sos sectolcs
,,,,,.,,,"t.,..,,nr,.,'t,, r,,..,,., ,t,i,,,,,.,i,,,1 ,t.i de la cultura eutopea. Más rllá de la apologír del r¡ito, con tLn cicL(o
:j: l:],,11,:,:,,
r(,rlrr (ottlr.l Lr.(, ccpciJn de l.r lnr,_.r,..,,,,,,, i,,.t,,-,-t.t i,,,.i,.,i.,,"f,,.
' carácter ro!-Dá¡rtico contrilpuesto x l¡.prosa, butgues:r, los rspecros ¡r'ir-
;-'"
i

y,,'.'. ::":t,::!r:',tl:ilfi
l, :;:,i
l:,[:,.1;j,:il:
;::5,:i1:,,.:::l]:X,:,::
cipales cle este proceso so¡r: eL teconocir¡ien¡o ciel r¡ii¡o corno princi1,r,,
,. v,r(ll(l() en ( o\ Lllrr e\pcLi(
d(.._nrril,,r,,.onrr.l Jo, ercc,o, .lel vir:rl y portador de una fiLnción prácrica rambién cn h sociedacl rroclcrrn:
.",,,,,¡,.r,..i i,,ai,.;i,;". '.
I.,r,, l)(lrtrorn\ r.rnro p.rrJ I¡.,o.icd.,,l ,il,rc-
la identific¡cit5n cn cl ¡niro dc un crerno rcpcrirsc y de ur es¡lecho víncr¡1,,
fl¡,rel¡¡",',.,d,l.,irolr¡ll."r,l,r,.,nrb,¡;.,l con el ¡iro ¡ por úlrinro, la aproximación (e incluso le ic{enticlecl) .l.l
,i.,.,.,..]'1,,,,"11,11,, ..,.
, i,r. i,J(r(lu lrcrrdcr, Jc -fll",oii,r tr.rtr.r.r_. lhr r irrrr¡,fo. ( nn( mito y del rito a la icleología, la psicokrgía y cl ar tc. Aun rcch:rz:rn,l,r ,,1
1.,
l,r
",l, (Jr
q,\ r,irr I

i, h, , . . u,4 4 .,.. ,... I .., I ,:t rr A. (l^r1us, LL ulth tlr .\isip/tc: l\sr¡¡ l( Itl)!¡ülh, l')42.
'rl. ltr ,..t,.^:./.¡"...,.,.
'<.
/,,. ,,.,..,t1-,t t .t,l_ rrSol)rc FIrrrr)r(;(;rrR, v¡rsc il ll (laiclcrko, f.kzitttnializn itnL/t)] ltrltt¡tt,t')t,\
_,,,. 1,:_ r1 C. Sortrl., llilcia¡ts ¡ur /¡¡ ¡,íaL¡¡tc 1')06.
I lr( ) ll lr\\ l( )t )t't(N^\ l)lit. Mffo y CONL]I,()ONLs Mfl.OLóCICO... EN I-A I'ILOSO|ÍA Y tr',N l',Á (llll:l ! lli( )l ( n ;li\
A
I i\ .turr4l Iol-ocI7,A()ÓN'

l,nnr rl,i,, lr\r(rr(i\r.r, ll inrerpreración de la ideología contemporáncrr, l,rr la sociología l¡odeln¡., el término «lnito» ha cobrado
rrrriltil'l..s
sr¡1,¡, r,'rl,,,rl, l,r 11,,,¡,,*,.,
to¡.i,;.¡, como miro no e,1,.c..rri,n.,,r.,,1,,,- , ,,..' u ra u.¡ e'rr dilelellr." sen¡idus lo tlue detct'millrt lltli it¡l¡lir'i'''r'
lr,¡¡:ri,,r .r l.r r¡r.rr. rr de 5orel. Er ocaciuncs. es.r i¡rrerprer¡cidrr pr¡<tlc ,,,,' iu'r¡fic¡d¡) y urtr ttrodettrir'icion dc srr sigrrific ''lc' C.'rtr''
,1,., r'rrr.'.,.u,'r rrrr.r denrrgogi.r soci.rl tpnr elcmplo.
l.r j.n,.no*i"'.oai,,¡
',.,ío,"
, , r, ,i",Jl.u,. ,.¡.lr W \X/ Dougl,'J'.etrcl siglori
lrp'rlrbr'r-nrit''',lr'r
,l, l l.rsr rsrrr,, ,, .1. l¡ ll.'m.td¡ ,culrur¡ á. ,,,.,r".., d.l Oc.ide,,',"'L,,,rru¡, nletlrirl' ProP'lgand'1 rJls¡'
,,,nre¡zado a usarse en la acepción de ilttsión
,.rrr( nr¡r'r.i¡)(,,). l..r po,ibilid.rd de lrablrr Je miros poliricor 1.,.,.1.i,.,, de v'rlt't'c' tlc lbrln'' l¡ll'
, r.c,r(i,l DoDlllílr, L,.o,r,",tció,,. rePlesentírcioll
r.rrl,r,nIirr.r_(1,¡s.irery'l-lrorna.Mannryesr<ül¡imorcrnóerrre,ponrlcr dc co'rttmLrl'e' v llso§.sociillc'
,., ,i,.,, sacr,tli¿¡da y dogmatic'l
,,¡rr r'l rrr¡r ,r l:t rrriro¡roiesir n¡zir: nrucllo5 o(ros. idenl.rs "*pi".iún nmito' ha convertido en trrr
d. Sor.el. 1,",, ri,,,,lt.rt.it.r.,", ".1en,ás, q.,e la lalabra se
l.rs rniros poliricos: Rlrei¡rlrold NicLhu¡., R,l,rrJ B.r¡.rlr.\, c\l( tlso polcmico deriv'l cl' l''
):,lr: L
:...,.,i,,
ll. ll,rt¡cld, '.,,,,,inn
pol..ni.o m,i, q,,",rn.,liri.o y ql¡e
J. Mrlcus, Milce¿ Eli:rde, Anclri Sauvy25. Eliade _sus_ , ,'r'rr.rpárición crltte tr¡di, ión 1 de'o|den' poe'i:r y ctettct't' §l.ltll''olo )'
l.rr(ixl¡nente , un estudioso de los r¡i¡.rs rr..:dicionale.,'p.ro p.O"i-. ori¡lirr'il' lo concrctt' y lo
,:xisrcncirlismo, ha in¡entado incluso ¡n¿liz.r¡ .1,oci.ili,,rá,rod.r,ro"t .,li,r,r.tción, lo ¡co.,ctttnl¡r,rdo v lo 'rbsrr''ct"'
,,,.,Icn v caos. inte¡sidacl 1' exte¡sión. estrrrcture y texturr" mlto
y togos'
(r,nt(,.un ll¡evo lrit.r esclrologicl..r. al crr.rl cl .ontr..tporri.¡ tlito se
Io: ¡¡¡iro. cla P.s'e a la c{ificultad d" definir unívoc¡mente lr nrirologí'r' el
r,',,s tlc lr Arrrfgiied.rd, cor srr r(!h¿7o d,,l .lristorici'snro_ los concePtos centlales de la so'io
1," .,-rar,ido, en el siglo xx, en uno de
Lt¡
'u libro. Mit,'loqr,r.,. B.urlres expli.., i.r gerresis clel rniro p,,liri.r,
(i,rro urr.r 1,,o," u .1" la teoria cli I¡ culruta Aclemás, glacias a la vulgarización dcl
lrirslorrn¡ción. re.rliz.i.la por cl propio nriro. de l.r lri,rorir¡ c¡¡
rJ..,ft,gí.i.,Balrhes consider¡ p-,, ri.uJ"r,,,.ntJ p.tig-... tor-,"i;',,a" ,'.i "ír¡li.i.. l..r ot'opi.L sociologia se lrr -psi"-'logizrdo' itrtent'tmer'te Frr
i,, "nricoloe," .,n"l,tic"- d" Ju,,g, <l rni¡o en el serrti'1"
del "'rrqrreti¡o' '<
Jclech¡s.: la burguesí.r, dc hechu, ,o quier. qu. l,r.i.finan e inrencr E'n la csfera filosófic¡' e]
c1.._ i.. [..fr"-i"¿"1-. d.l in.on,.ientt colectivo
ln'lli/ir.e mcdi.rnre nri¡o.. F, irre....r,rr. cl l'¡echr,lc q". -,,,iá.,".. f
,,r.,é. oo, el miro comienz.r dc modo casi independiente clc las nueves
rr¡r,'c¡¡ ¡.,r.,1 corno lrn ¡nornerrtrr
I'rivil(,gi.rdo ¡r,,,., l, ,l,ir"logir;ai;r,, " .
,"ni"ui¡". en etnologia y vtncttl'tdo al ¡rlocc'..' lrist'iric'-' e .i'leol'-'gic"
t lt /vtttütogl,t d( ,ut?'tra tt, t,,¡u. tl s.,ciúlogo Arrrlre S.ruvy irr.:luye
fi¡rrl del 'iAIo xlx y el irri''io del xr
<rrrr.<
l,,r lntros qu( el ..(leseIlr¡r.rsc,lrir, l,rllrLi(.Il .¡¡tr t,l. U.,rdi.ione, ,,,,¡rcr,.,la. t'r:cner.tl <le lx qul¡¡¡¡¿ sr¡¡ope.L enrre cl de los mitás antiguos se ha pro'1rr-
("la edad de oro,, Ios ubue¡os ¡icrn[>os,ritigt,o,,,.r.]..i,.,.i ir-ii¿,r.n.l
-',,,, .r,u.liá cienríflco
lctorno.¡l ¡rrsado, J.r pronrcriti¡,, nc'u"t.llo a. t",,t u,r¿",,a¡,,,,,
.,"r,,o .i,to a"-bio progrcsivo. Nos detendremos I analizar algunos
"rier¡
,'' rler¡¡'. l¡ predcrcrnrin:tciorr.k.l rlcr¡irrol."l lrs _¡rrir,,,.. ,¡--",rio" f,,r¿"n.,i,ttni", ,{. l" ,.',ol,cionaria interpretación cle la eserrcitl
.irnro y
l,uliricos.lcl LLs
l.¡.d<¡no.r,r, i.r burgrrc..r. I.r.l,..rrr.r¡,,1_i.r ,".i.il ,t. lo. a.l -1,. ," no nos relerimo\ rxn(o il l''L rnetodologi t !u¡nto r l'l tlri§lrl
{e ,.,,,i¡o, ..r,rr.,,.1'¿" ¿.f len,imeno' c,ru\.rd r lor ll crrrologi'r cien.rilic'r del 'iglo
) (l( lo\ Esr,t\lo\, lo, ¡¡riro:" dc Lr ,,¡,r¡¡ij¡1 ¡,rrl,lic,r y los prejui, it,s {.
ciertos gruposy personas. Toda aflrr.r.i,j. *i, ,ir. f,., l.r"i¡uido ¡l ,le'.rrrollo 'ie Iot cnl"qrri' mrtológico ritrr'rle'
iu. nn p'ro...l'" J;i:;;r"
ricnci:r y no coincid¿ con los resulr¡rl.s cicnriij.". I.r:"n5iJer.r - ei estLrdio de l¡ liter¡rt¡r,1.
Dar¡.
S.;;'un ' C;-;;. lrem,rs l'r ctrrologí'' de rrttesrlo 'iglo sc lr'i dc' r-
"rrrito . A prirner.¡ visra. \l¡ [)osi(iór 1,.¡r(.(e ri,ir..ri¡ .l J.r,,,,;,,,,,;,,., ',bserr'.'do,
¡¡rrcnto del lleu¡d.,,r c.rLro ¡rl lr. llrr.rr.rdo". pol Volr,rirc. pelo .,oll"do.rí un¡ lrlmó'ler,r idcológic.L inrpregrr'id ' de tenderrci't' irr¡ic"'-
,¡»ito
cIl\te llrlil d,lerenCl,t *u.r,urci.rl: ¡r,l.r S:rrrry. <sro, plejrri,.io, lo p(rl(- i;.i;;"*, v, en cierte meclicla, irracioialiitas Sin crrbargo' pese e los
I)('(er 'L;lo,Ll p.r,.rdo y no ¡roJr,ir ,1c...,¡r,..r.c dcl rod,,,r l" lur'.1_ ñl"lán... clc base, la etnologt'r conretn¡'or'iue'r h¡ ol¡renirl<r
r.¡rór \¡no t¡rrc ll pricologr,r ..r.i¡l lor ri. rr., corrtirrr.¡rrcnfc,-.
l. "rr"rl,
crancles resrtlt¡dos cierltifico' Lo" progretos ¡l'¡tlzndot
(tl Ii1 rllt(llrcl r-
liJ" J.l ,"i,. h,rn cont'ibtrido I l" eip rnsiór"lc I r.rtt¡'v'¡
'nrtcel,'ci"rr
r. t.- l:n_rl a., llltrr,1.l,rrj.{: .(. lt\, t.t),, vttt,,,,.._..._ t.r<-.rt Mrr
,"it'"fll ¿. i".rf.rn d" su aplicxció11 r¿cion¿l E'r todo c'rso' n.r'is 'rll'i cle
,r lt N.
ri,'1.1..ll,r lryrl, , f\.r/rsn,.... rj M1i,o.t.l Mul.,,t,rl t,,v. l,r,,,r ,,,, i.';,,-,.,,, , ii,
,r, ..n|r".i..io".. y de su unilateralic{ad, la emología del siglo rci he cotr-
rr,, u,,.1J.írnt .,,,,,,{_t, w", r,i," vy,,ii,,,..,, ,r ,i,,i.,.,,. tribuido
-- -L" realmente a la comptensión dc la Initolo¡iíe'
,,,'2,.,..ü.tt
.:il:;,],
t/:t.: I.¡,.72tl¡.,.M l,].r.t .,4./,.^ lh.ry!t.,.
]:ti;
i l; li; del iiglo xlx veía en los miros esencillnente urr
ttl)¡1,,.1
]']\1r|J,, /tlyt/)t)t,,(¿ th tlúr nntDJ ]|965 t \,): "r,,oer"[i.,.lá"ice
t\.
r('Sol¡¡c
i,r*.nuo lnir, u*.,rro Precicn;ífico (si no anricie¡tífico) dc explicación
l{ol¡nrl B¡rrhcs, vd¡s.c trrnbiJn, r¡¿is ¡rlcl,urtc, cl c.rpitulo clerlic,rtLr ¡l csrn¡c ¿"i 1..¿. q.. t'oáe.r cott el fin cle satisficer l¡ cur iosiclacl de un sul-
rr r:rlisr¡,¡. ".s
N^l.r r,..r i,.,r¡r t,rrv.n.rrrl.r. r.sri,tr,,l, * , r
.t.,,.. i.t
',r,,r,r,¡.r
.,,r,t,",,rr.,,",.,t,,..,;,t*,,".1,, ,,,rf
I ,

,,..;.',,.,,
r,riI, ,, I
l:i
, I , I . . , , ,I | , ,r . , .
hc Merning ol Myth in Motlcm
(] iricism'' -M¿ rlLnL I'ltihhtgv
,li,x lir,,.,'i,,. ;.','i.1..1, rN
\X¡ \0 Dotr(;L^s, "l
| \1953), PP 212-242.
t't ( )R IAS A1( )t )t tiN^s t)tit. Mftl) y c()NCIpCIONl]S t4n
oLó(;tco

vir,c ( ¡¡ l)()s( si(i¡r ,lc r¡na Iimitada experiencia


y apabullaclo por las arne_ l{itualismo y funcionalismo
¡r¿,r,l,,r,rs lircrz¡s dc la naru¡aleza. E'nfoqu..
,í"iJ"r". irir.t,,rir" Jj
rrrrr.lr,,,.,specros. pero. con ,"áo. U,.,., n,.'p,ofu;;;:,
li,:;:l:,¡.:
rlrJ( il (or¡rt(n/o\ del
t,rl,v,r.r
.;f,. La idea de la prioridad de rito sobre el mito la defendió terazmerrre
,l¡r«rcrr
siglo f:t porobr.r de Fr.rnz Bo¡s.
flmes Ilazer ,l historiador de las religiones y semitista 1M Robertson Smith, pero el
l l y enconrraron cumpliJa erpresicin en el [uncio¡r¡lr"nro lr¡ndador clel nlitualismo, en el siglo xl fue, desde luego, F¡azqr (qu,.n
¡irr."lisr., de l3ronislaw M"linow.ki,., t" i.o.i"
J.-lt,ry-grrhi
¡rt l,,¡i'rrr,, dc,la\ "represenr.rcion"" .ol..riu.,r., J. 1.,
;;t* .l ¡,,rrrió de los trabajos de Smith), quien estudió un gran
número cle mitos,
.sr¡r)1,(,tt\¡¡ro..
logrco tie Clssirer. en el "sirnl,,olisrno..piscológico
Jril¡,i"^ ., .f ,1. orig.n culrual, esttechamente asociados a los ciclos estacionaleslo.
d( C.rrl lrrezer pertenece a la escuela antropológica inglesa de'[ylor y de Lang y
irr.g y en el análisis esrru-ural d. Lér,-Srr,russ. {;;;t;;;;;.,
,. 1,.r-"naaa ru.t^.raialmente fiel a 1a teoría de las petvivencias. Con todo,
¡rrrcdcn añadir otros: R. B. Marert, Alfr",t Vi.rLatr¿,, üit arn §.iila,, rportó innovaciones significativas a la teotía animista de Tylor, contra-
l'¡r¡l Rrdin. AdollJcnsen. Io..ph C.,,npbell. Mi,...,
,\ l: ll-.S'
,,ci,r,Bc\ tJunrczrt, Leorges tirr.dorfy ¡¡mbrin el niirúlogo Lo.ev.
Éli"¿., ¡roniendo, al animismo, Ia magia, correspondiente a uD estaclio nr:is
Lsros ,,,,tiguo del pensamiento humano y diligida, no a espíritus personifi-
r)r,rrL,rcs se rr:lrcren Dor ¡hor¡ rólo r Lrs
intcr¡r.er.rcione.ác l.r mirologi.r ,,'do.. sino a fuerras imper:onales.
¡rrirrririrr y nd.r I¡ correl,rciórr enrre miro y Ii'r.,.,r,,r.,. Frazer explicaba la magia como un coujttnto de asociaciones fundadas
I3oas, el padre Je l.r etnolugi.r ,rmelic,,¡,'.r
rjcl .iAIo rr, rlejo esLnzrcl.Ls sobre la analogía (magia homeopática, es decir, imirativa) o sobte la con-
cn su\ esrudros numelos¿s re¡rderr.i,rs qrrc lrreg,,
ir,rn des¡n.o]lrci,rr rigüidad (magia de contagio) y la interpretaba, en el más puro espírirrr
ampliamente. Rechazó el evolucioni.,ro i,,r.g."1i1u.,.,, "iclo
f" rlecimonónico, como un ingenuo er¡or del hombre primitivo. Los sa.r i-
'i..rn¡.
se remonra ¿ Lewir He¡rrv Morr:,,,,:
y.i,,ú.;; ;;,"",r.*."il"
;:;ili:É,",,,. llcios, el totemismo, los cultos estacionales, derivaban, a su juicio, c.rsi
ld.rprada : esrudio de I¡s dir ers.rs' i'e,rs cr,,.,.'L¡lr
rr, ¡ler. ü,;" i;;;,;.,;,., enteramente de la magia. Es cierto, sin embargo, que Frazet reconocía
son taml¡ién sus ideas sobre la mitolLrgí.r y
p;r;";r;",; ;.;.ni*"], ,C el significado posirivo de la magia para el reforzamiento del poder, del
,liGrerrcia de Tylor. Bo.rs expli.Jt,.r I.r i;,r¡ij.rc;c;:, "l i;;t."ii;;;,I;,.,,," rnatiimonio y de la pLopiedad y no sólo para la consolidación del orde¡r
|rlln ltl\ o Por el c.rracrer pa r ri. ul,r r rlr l.¡, i,lr,n n itlv¡s, I,ri¡
., qr. ,e ¡ro.i.,,, social. Esta idea, aunque la expresa de un modo esquemárico y racionr-
loo.lr nueva per( cpcror¡ según urr nrt.c.rDirrr¡,,
.U,,t¡n.i¡l¡nente direls,¡ clel lista, anticipa el planteamiento que harán otl.os autores, en P.uticular, Mali-
cmP.leado Pur Ios repre,enr.tnres d< l.¡ nrorlc
r.r civiliz¡tion eulopcl. L.rs ¡rowski, cle la cuestión dei valor positivo del mito Además., el mito era
.rrociaciones en,l¡ rnerle primiriv.r sur, t,,.,.,",f",r..,,.-.,n;.¡"rj..i",,,1r.
U(¿\i ros anlmJte\ se t.epl.e5ent¿t¡ dr rtr,,,h,.¡¡¡¡¡6¡6¡¡orfico: para Fraze¡ que en esto se aparta de Tylor', no tanro el consabido in¡en¡o de
que nosotros vernos como atributos,r¡r:rr"..,,
.tqucllls Cos.ts comprensión del mundo que nos rodea, sino una copia del rito mort-
.n .l ¡-ar,.,,rria,r,o.la lor..Lru_ bundo. El examen de la magia como principio activo (en contraposición al
rígenes como objetos aurónomos, .jor.rJ,,s
.lc ,....iiJ"J i"¿.o.rii.r*, f" animismo) condujo a Frazer al ritualismo, lo cual, a su vez, le llevó ,r inlra-
r nenrc pr irn iriva pone
u n¡ Iirre¡ dc dc¡¡,rr.. .¡c
;ro\onrrmente drs(rnrJ de l¡
iri¡ r L"*lli. ulri,".,f..
",,,.clrsific¡ de u¡r valorar ei aspecto cognoscitivo de 1a mitología y sus contenidos.
nue¡,r¡..¡ y. urr ncr,rf.
muy especial. Boas no ¡echaza rod"r,.,
¡:. ¡noclo Frazer ha ejercido un prolundo influjo en el estudio cientifico clel
i" fi,,,'.i,,,, ._pf,.",i"" aJi,.ir",'r... mito no sólo por la tesis cle la prioridad del rito con respecro del miro,
lll u'l' v L"'p*-''"' n i""'- í i';;;;. ;' ;;'il;;l;,,, sino en concreto por sus investigaciones (recogidas principalnente en
lli:::::':'^11:''':-"
¡r¡cnuoo conro consecuencia de Lrl pr_occso inconsciente,
automá¡ico. Bors La rama dorada) sobre mitos y cultos agrarios de los dioses c¡ttc «rrueren»
.l el mrto un principio cornpcnsrrorio que interactú:r con
:-:::r::.
rn,rrenal Oe t.¡ exfÉfl(nCt.l Cotidian.r el y.resuciran" (o, con m,lyor preci'ión. ",'enJcen"' 'le¡orn.rtt") que \url\_
y,UsriL.rrc.¡,,a,u ,.,rgO m.¡5 esp(cifi(o iiruy"r, p"r.lelo" erc.ricos pata el tema <iel Nuevo Testamento y de 1,,.
(5 (',t (le struJr I.¡s Jccto ec cn un tiern¡o
rrririeo.
ritos misiéricos cristianos. Intcresante tesulta su descubrimiento del mt¡o-
logenra -mejor seria decir nritologemar- del archibrujo, el respousable
migico de las cosechas y del bienes¡ar de la comunid,rd al que, periódi-
camente, se le cla muerte y se le sustituye. En este contexto, Ftazet estuclil
tbt..M;+/
"¡/',tnnt, Mt.¡. r,,|:,1..t ,¡rirn,o t\..8, t,,n.,.ttA)lr/,,, también al sacetdote romano del santuario de Diana, que, armado cott
, r. ,"f l:".
!(rsrrirr¡rorr. ,, th ,..,r,.,,tu
/.,r, r - \.4v,t, ,t, r" .,,,. r i . rii ; ,l,;,
ii,i,:t,,,il;j::it1.;ií,t.ll una espada, protegía su vida de la a¡renaza cle todo recién llegado (tlrr
rl "
A,'rlrr.,¡,',',,gy", An.,¡4;,J,u,,tnt:iA,tt,.t,,p"h.!XXt,t,,lur,t,t,.
i_t J\ri .(.,,,,,
1,.,.,,iv, \r..lyut trm,l,i.rrrVvrt,,,l,¡v. .,
i,."1+,",¡,i,,,,,...j t,:),,;;,;,:,;;,,',;,./
.lttttt,,tr l.t/,tt,,h,qy l'4)9 tri¡, 191';. il)J. FR^ZER, 1l)c Gollür Ba gh, l9O7-l')15
Jl) | l,( )ltJr\S MOI)Ll.lNAs Dtit. t\{IlI) y CON.lip.tONUS
i: ()t .(it.O .
ITTIUAI-ISN,f O Y FUNCIONALISN,f O ll
.i,
l,,,rencir),gue hubiese
Jogrado arr¿¡rcar uria ranra cIei árbol
ll.,::1,;,
\.rllr'.rr¡i' (tü ,trrcr.r (rdenrificld,r con Ia ram¿ , ,, r¡cl¡, el punto de partida es la indiscutible prioridad del tito con ¡es-
de oro tt,. Enc¡s). F¡¿zcl. al mito: se considera a los ritos corno Ia princip:il fuente p,rra
rc(()rr\rlryc crte rnirologcml curr .ryuJ,r,l, ¡,, , r,,
d.rr,r..r,,rr,,¡i.u.,1",,,,ia¿., , l ,l,. s¡rrollo de la mitología, de la Leligión, de la filosofía y del arre err el
¡,r',,r.t1, rr,i.r rl.r rn.errc del lo. Slrilh¡k, L, ;;lli; ,:i;; d,,;;'..,,,
'..1 "n,r.
lrr¡¡t(). ,.n rnornenros,le erncci,rl ,,,,rrrclo anti¡¡uo. El grupo de Cambridge se constituyó en portavoz cle-
pcligro Lreli.o, err .,1A,,,,". ,,.i,,o; ;rr.."_
¡r,,r,i¡¡¡i¡e5. l¡ hu,nill,,cion ,"iru,ri d.ir.y;,;,,;,,; cnfbque ernológico y ritualista al problema de la ¡1énesis cie las difi-
lJ,rl,,il,,.i.r, Io, cs¡fr,.. rcl,rros .'oLrrc ";i:i ;'l:,'.]i,, ",, ; 'rrr
r, nrcs fbrmas culrurales, sin excluir la literatura. En los Prolegómeros
t, ir.rr.
¿.1 ;:; ;,; :i;,,,;.,.'1..,. ,',tu¿lio ¿le la religión griegtt, Jane Harrison proponía ver en el ¡¡ítico
:l:l:l:l:,1:.1"",1
trr'rrl(lL,
I,o.' esrudio.o.,re .,J*.i., ,,*,1'i.11;;i,']:_ili:'i,':. ,, Itli¡rotauro al rey de Creta bajo la máscara ritual de un toro, mientLas
e\re rnltoloAem¡ fr¿ueri¡no. dc.lnenuzlnd.,lo .o,, rrj., .1.,,,11",,. rluc cn Zr?r;l identiñcó dtitnon ctónico conro el elemento rnás itttpot-
drgnid.rd r.crl (.1 ,.y,t,;.;,;i;;;;;",,;i:'i,,,,,,,,
oe l,.r
y,, ...1i..:'T:l:ll
'(cr¡vo expratoro") J: sirúln, F.rzcr y sus continuadores, sor¡re cr t¡_¡s_ r.,rrre de la micología griega. Harrison interpreta el mito como una corres-
lorr,lo tlc los ¡.iror dc Ios dioser urc ,,,1_;,, ,;;:;,,::^";':':'i.:1'l ¡r,nclencia verbal (legonrcn) referida a un ,rcto culrt¡al (drotLetu.,ri¡ y sol>re
u, r. ro.,,,, o,
hrr.cen tradq",.1
Lü i.,,,.,i.,Jiii Ll I llll iiJi;iTll;
i:],,..1:l;':;:l
Lr [:,rsc de este principio explica igualmente el origen del arte figulativo
n ues¡ra atención
-,,. ,JL i., jJ r",.",.*,"i.il,.i,1. ljl ,.. 1ir iego. Murra¡ en cambio,
rastreó las raíces riruales de los personaje.
rn:is importautes de la épica griega y cle la tragedi:r (en estc Írltimo caso,
gerreral-sr..rL.ccl pr..,l,fcrr.,.1.1,,;i ,,,,;;;?;i;;,ii;;:1
l.:ii,:l'T.,1
L.u,r¡¡u rJc¡.1 r.t muerre y l.r rrnovació¡, sobre ,,," ,,rn suficiente fundrmento). Una investigación similar a ésta, sobre las
cl plralelismo entre la vic]a
J<l h"nrbre y Ia vid.r .le ]¡ ,¡rur¡lcz., .ulrr" r líces r.ituales cle la comeclia ática, l¿ llevó a cal¡o Cornf<rld, quien ctr Dz
l" ,,uiiJ,,-á.;;1"-;;;rrr,,
clicnre¡.laidc¡ de un ererno ,,,oui,,,i",,u, .ir.,,ilr.rr'1"
.","r"i.lii!,, h reLigión a h.filosofía rccondujo el pensrmiento filosófico gtiego a
existencia hum:rna. La.l¡r.a cie¡r¡í11c. l" r¡roc{elos ri¡uales.
paltida de Ia doctrina ¡i¡u¡lisr¿.
¿" I,r"r"r' *,rr,i,rr.'.i O,ll,l, ¿" En los años treinta y cuarenta, la escuela ritualista ocupó uDil lros¡-
imporranci:r rientrr t.r¡¡rl,it:rr lor rr.rb.rjos,lel ciirn donrinrntc, extendiéndose desde la ñlología clásica a h cr¡lture del
,^_l:l*,. ernól,eo v lul_
v.i¡r Cr.,rr¡,,t,. i,.¡or ,le Mi,ot y l,y,,,,tni,ti t'rriximo Oriente antiguo, la ópica, sectores v¡rios de l:r hisroria de Ias
:::ill:il^i*'Arnord
t)'Ítt,t y t1\ Lo: rito¡ de D,t,o'2. LlrrLric:ll 1,,,
rcligiones y del arte. El caráctet primalio del ritr¡ ctr el I'róxirno Otiente
c:l. .rllt,o Fr,rr.í ti ,,, ,li..iLr,,l.,
dl-1::.::r.l ,inrruloirjBir.r irrAl,.s,r. runriguo lo tlemostró la colección de ¡rtículos publicrcla por Sidney
¡,,.¡,,. :r ,lite.errci.r ,le el¡, ,.ch,,zo
(aregór¡c.rnrenre el evolucionisnr,,.
,Sti¡ tJignos ¿. ,r"n.io., .,,,1"*rii.. llool<e (Mito 1, rito y El laberitto) . "lheod o rc (l¡stcr ( Zyllra se ocLrpó,
de.rito¡ que aconrp¿ñ¿r) .,I,,. ,,,,,,,.n,u,
cle transición de la vicla
cn cambio, de los ltundame¡rtos rituales de la litcrarura sagrldl del
¡.¡1ca
Iru¡n¡n.r ln.rcimiento. ed.rd ,r ll t¡tr,, s,.
.rl.ur,t,r 1., ,n,,.1,,,=r't,,"l",,i , . :rntiguo Oriente. Esta misma perspectiva esrá presente tar¡bién en la
\oclJt. tnatnmolro. c¡c.) v dr lr rr.ttr¡r..rl,,z,r
t, i.i,r. est¡. i,tn.rlerl
. rnonografía posterior de E. O. James, Mito y rito cn e I Próxino Orieutc
ruttiguá'
,^ -I: -..1 :-b]. .cuel.r
de Ja filáJogir clÍ.i." ." ,ircul" J,.".,",r,.,,,J .
¡..,,",
de ('rprLri,l¡.... ,r 1., .lr,- " J.,¡r< En los años treinta y cuarenta, lorcl Raglan y Stanley Hyman se fun-
ñ.rrnsol, I ¡.¡ntrr Cornford. Arrlr¡r (i,,,k, r;iil,rr¡ I,er.¡c¡ciic¡.o¡r
üurr.rl. 1ri 1,i.,,,..,. clalon cn ei neotnitologismo ritualista para proponer generalizaciotres
último no desarrolló su actividad en C,,,t teóricas:rlgo arriesgadas. Raglanlú cottsiclera todos Ios ¡titos cotro textos
otros'. En los trabajos realizados p., 1.,.
,iJ;.,-:;,"';;ü,|o;;,'.;,r"
p.;;:;,"i;."";;;.;::ii"':.," ¡ituales; los nritos scparados del riro sólo son para é1 fábulas y Igyertchs.
El tipo de mito más antiguo y universal es, a srL juicio, el tle la muer¡e
rr ritual y l:i sustitución estrcional tlel tey-slcerdotc, tal cono lo descri-
lLcúrrc odrs cs¡x invesrieacioncs cl Iihro ¡c A. M.,iri,.,,,',..,
,t, Lr,.ti¡,rr Lr,l r.rii.H,r..rrr.:i,r,rrrt .rr¡.,..r I Iocurr, sobrc l¡s tonn¡s rlc i¡ieron Fraze r, Hoohe y A. M. Hoca¡t. Según Raglan, cs¡c uiro nació cn
.',r.,lrl,t.,r.,1,.rr.\1,r,,J.r,..,,1;.r,:,r ¿,.',,,,r,.,i.:,,] ],
,L.^.ü ,.,.,..'.:,,':.';,":.-''l'',',""1
v.rnL,-i,,.,,t,,,,,,.1 Ir\;"\'l''l rr ri"l'r' t'rrr¡crr¡,.,1, r',:
H,l, *.)i;,"¡.,:,..i''))'"r"'rl'r''/irrrr'"
: q. \,rrr \\t r.. Mt/,,., t 1,"¿ ¡l-,/ ¿n,¡t ttt t)t)1, /,., i,t.,/.
( ;t r4 S. H. i-l(x)Kri, M),¡/:/, llinal anl lúngship.l')58; I hc Lnhyrinlt, c<L de S. I-1. Hookc,
'i. l. H^F,. \,,..1.. /.- ¿, N,,,,.,'n/t /_n,,. <,. 1,\))_
t,,tl,.:,,,¡r -¡-¡;_.,t.. ¡¡¡,_,,r;. l;,,1..1:..i', 1935; ll H: C^str.*, I lxtlir lliatal Mytlt rnl Dranrt in ¡hc Aruiot Ncnt Itn¡t, 1951)
. tt\\t¡! A\ih.ly,ttt,,.\D,nl or;ü:)r
.r'l,,t.t. ,,, , \cfr. M. Hoc^K1. Kinla'hip, l9)7).
lt;ti.t. k.1.,,,,., i,,l¿.1A,,,t.',t 1"¡' t, / ri
l.;,1,t1, 1t)t\t {. Ii. r ,, r ,,,,, ,,,,u-i"t,t.A,,r1..,,¡,,t
.ay,1 ,,, i:tr,,;,,.,.ii,.,*i.f,,,,
u. O. .lAl\'iEs, Mlth a,l l?innl in tlLr Ancient Nur E¡¡¡: An Artluhtgitrrl ntu/ Dotu-
ll Il.M.,crr I,)t,¡ l;.Mt, q¡. l-t,, lt_,1,¡t;¡,,¡n;. lji,_l,il,, ,--,,. ;:,;,i:.¡
,.,, nttnrarl.\nt|y,1958.
:16
ll\cr.^N, T ltt Hnt: a Slnl¡ in liulitin, Mlth
F. 11. S. antl Dr¡n¿, 1936; t|tl
l'lx Origit rJ Rtligiott, I 949, rlel ¡nismr¡ .Myth
rrrisnro ¡rLtor, ,rrcl llittrel,, /azrrzl iy''
Anzriun lolhlorIXYIII (1955), pp. 454'461.
1

I,' I ]IOItiAS MOI)E]{NAS DEL MII O Y CONCEPC]ONI].S NIITOLÓGI(]O ITTf UAI-ISN,TO Y ]:UNCIONALISMO JJ

'l,li.ll'r'ir¡rr,' ( ), ierrr( y.1en er Neorítico, e incruía la desrrucción simbóricr t i..S. Kirk y sobre todo.de Joseph.Fontenrose, ¡demás de, en tiempos
vr, t,) n¡rrrdo por rnedio del agur rel
cliluviory Jel lueqo, I,r imrr.L nrÍs recientes, Claude Lévi-Strauss¿0.
,].."". b.rralla y de rr -"u.,r. d.t ;t",;,;;,';;i.,.,,i,¡,, críric¡ de Fonrenrose se propone clesmanrelar el mitologerna fi.a
:.illlr¡1.
lll,l.y r.r ro¡'macror. .r .L¿
"( partir de sr¡r nrieml¡ros de un munrlo r.rro_
vr¡(t(r, t:r.re.rctón de los Drosenirores_del
z.ri.rno d< l¿ "r¡m¡ dor¿cl.r,. que es, como hemos visco, cle funá,rmenral
hombre (hermano y hermana) irn portancia_ para Ios rirualistas. Es una crítica bien documenrada, aunque
,lr l.r..,citla o de l.. ,,.rifi.i;,t;i;ñ;;j.i"
v \rr I¡ii r.og¡rni¡. por ""ng,e
de'un
ú'itimo. lr, ,r.¿i.ion.,
i"'",jr li'l-s.. no carente de cierta unilateralidad. Fonrenlosc mues[ra que la ic]e¿ cle la
l,i",.'r,."rlr",l,ri..,'j ,..." rrruerte periodica dcl. rey-:.rterdure y dc ln rcnovación riru.rl cle I.r <1ig-
(por ejemplo, las ¡elativ.rs ¿ Thor,,... n."L,ji^
lli]:.;.,:11::
\r,nr() ¡r¡¡tos.¡uc quiereD explicar aconrecirnicnro.
,i*,, d"gr,, r¡iJrJ re.rl, (en parelclo a los dio,es que mueren y resucitan) está cimen_
que se l,.pi,.n_,.i,,,.,1 r¡cl¿ sobre un ¡raterial heterogéneo (esto a.,.oLt. f."g,rrantos etnoló,
.r( ¡¡r(.. L.l reoría de Rael¿n .. f,,nd.,
de,lo" ritosl de lo, mrros "..nci.,l_;;;l;;;; l;il;;,.,.;;" , gicos tomados de las más diversas culrulas) y no .lprrece;n nngL¡n.1 parrc
llvr\ron
:!ll,:,ol ¿roti¿t{o, a ello. rdenr¡¡ ,je urr.r
ln[revo]uclonrsra opuesra a la de Frazer),
.,'¡ t.rdos sus elemenror (ornposilivo\. E.re .rrrdioro no ,óio pli,,t".,
insistienclo
'ol¡r. l¡ rrni'.rr¡lid¿d v hc,mogeneid,rd lor mrl dcl riro relcriclo .,
,lLr,.l¡s
rnt rrr. riru.r,l de rodos Io" genelos lolclór ico. " el"' funcla_
:.- en "'
y it.r",ior', f la ¡enovación de la dignidad rlal sino <1ue, .rd.mj", .r,"g, po, .o-ii.,o ln
srFurendoilá estel¡ de Fr¡zer y de H.,r.irán.
.
ts Hy¡nan.. so.¡eli., .xiirenci¡ de r.,l ftnónreno ern.rgrjficó, qu., .in .,nl,irgo. .. .,,iiqu"..
r,itos primordiales se relrerían ¿ lo, .li;.;i.;;'Á;;;"r:;ir::il:¡:;
l,cnód¡c¡mcnte corr nr¡evos y .ignilicrriu.r. d.rros. in.luycrrdo el ou. sc
d, ;kh.;;1;,;"; j" .rr'rlriu,,l,
l:¡s crnociones cole«ivas en el se,rido
r<fiere:r l.' su\rirución del je[. de I¡ nr.rn¡d.r errrre los plim.,re. . l',e.c.r
nricntras que los miros etiológico.r. hrbr,.r,, i;;;"o;;;r';,r'H;;i].,rr" ¡()do, l-or)fenlo\e r(ne segrtr.rm(nlc r.¡zórr cu,rndo tr¿r.r los I.iror orirli-
l,.srcrior.. Siguiendo o H"rrii,,, Hy,"", ..;¡";;lr; jr.', tivos y señala la variedacl de formas dr.enr-iric.rs (los misrcrios, la rrleeclia
clos ¡rarres necesarias de una única
enticl"d gr. ,i.;;, "i'
.r'r; ú"::' ,i:: "i'1,. grieg.r..el re¡r¡'o No j.r¡roncs) que h,rn ol¡ce¡rido mrreri¡l exrrridi.j.l
csr¡.ucrura dramática. para este es¡udiosr,,
.l ;.;.l;-;ri;;i;i..1,.i,""r mrto; dr csre modo, Fonrenrose lnuestra que los rirualisras no asociaron
\,' r¡s r ill tye no sólo l¡ ra i.,;n ¡ro", ,..
luen re de l¡ ,, cn realidad mitos co¡creros a riros concretos y que a much¿rs de sus con_
f. .;; ;;.;:';; 1,, , ,.
'
,li.iórrrulr¿.sinoqueert¿mbién,¡nonimodeestrrrrtrrr¡.H).m.rnpl,rnre¡ clusiones teóricas llegaron exclusivarncnrc por: vía espcculativa. leull_
1., .rresrió. de ,r :e puecle concili¡r
:,1:11,"¡
,.tl,
el ,i,r"¡¡r,r"
reorirs cicnrific.r,. incluid,¡ el d.¡rwini.mo.
.1,.fI .r,, .j" rne¡Ile corre(t.l es l¿ ¿.u.¡,ton, clue il lormirl,r (or)fii1 ]os liru,,lisr.i,.le
l::1.'y ,q ., ir.,., r"l. lr,rbel mrzcl¡do ftllmul¿s ritu.rle,, rniro,, (rcen(i.¡., t.iLrul.r,, rnodelns liLe_
Je.i.r rnrologi¿ resuJr.rn compleramente latios e.ideales sociales, ignorando l¿ ¡recesi.l.rd dc drsringuil los gineros,
:....1,,,,]gr. i¡¡de,,
:1,' incomp.¡r iblc,, c,rr
deqrre en h basedel rnir,-, h.ry per,orr,r je. y dr lrrbel inlirv.rlor.rdu el .rspe. ro n.¡¡.r.rriv,¡ dr, 1., rnir,llgra r.ri.i o1,,.r.
,¡,r¡(,,\ ]l'r"
l,]llll:l LCvenlerrsmor v l¡ tcotiJ orte ve
rerles, Li,
vacion la lrizo r¿mbien B¡scom)
en e] rnito u¡t irrslrume¡rto D..rr
..r,1,' ¡,.1¡,¡.¡tirl¡,er l.¡.ed de
con.,cimiento, dcl lromb;;'.i.-"''"'" v
lirr l,r,'e8unJ,r , La cuestión de la prioridacl árre mito y rito es análoga a la <lel huevo
, r¡rr' .r lor exccso,po(guerr¿ ap.r.e.ieron ,,u,n.ro*, ,,rÁ"1o, muy
criti,.r,s
y la gelIina. Fl nexo sin^clerico y.Ia pr.oximic{ad ent." riá, y miros en la
tr, de l¡ es.uel¿ rirualirr.r. .1,r.l ¿" 1., .,,,áli*r, cul¡t¡ra pri¡¡i¡iv¡ escán lueru Jc discusión, pero también en Ías socieclacles
, :r rr.s Ciyclc
.,,'".r, .
Klucldrohn, \Tilliam B¡scor¡, Cr."l rr..y,Ti ¡¡ás arcaicas exisren numerosos miros que no pueden ser reducidos ¡
l" n i,r*f ¿,
" ritos 1,, ¡l conrrario, du¡anre las fiestas rituales.. ,epr..ent"r,, .on f,.._
cuencia, miros. Enrre las ¡ribus de Ausr rli.r centr.rl, pár . j.mp]o, d.¡L¿nre
, '
L,,,'.,*.,.,.;.,,,r,J, R.r¡l.rrrt),,,v,\rrr.i.t,.r,r,,r.rr..,,i,r.lI.,,
.'t¡"rrr,,' . rl,,rrtnrcs d. l¡ c,,nccnci,tn lr,rr,.,,,. J. los ritos de iniciación, se escenificaban ¡nre el nc,,fi¡o lo, ¡¡ii.,s rel.,rir.,*
ii¡, r: rrrr 'l( vnc'' l1' r'jPnrr'l '
.t .t,r. r.',ri,,,.,: , Jl. ,l( \ r.,r. .
t).. M.,lii¡
,
l, ¡t,r1,''
""''r,szt
,r. ,.r, r!y,i,,.¡,1¿1. l:'ii.',':¿:,',',',:,',:,:;:,:!,',',]'i,,'l ::l:l:'\<rr:i H.i
\ t.. IIf\r\\. , ,c t¿,r,r.,t r ,,.,,.,, y"1,, ,,,..1 ,1,. ¡r)
\X/. ll^v:oM,
"Thc Myrh-Rinrd Thcory,, /or ntrtofAma.ícan Folilol1LXX (I957),
tu,,, rl,,c<r. r,¡ qo2-r. .: Jrt.mir,¡,, ,rt,,t.V",l,i. .. ¿.,,.,¡n/ ,.t A.a,.t,.1,t
tt, t,tql.J
pp 1{}l- I l4i J. I. CRLTiN\vAy, Litü.tt r¿ anto thc l]rin¡ít¡ur¡, lr)64. C. Kr ur:K rotr¡,
I
i,111,; Bn¡tt,.t,t,t,.t t. M¡r1r .rrrJ ltrrrr.rl: A C.¡r. -.rl I 1,.,,r\ . tr M¡tt..,,. t ¡ ¡¡,,,, ,,, , ,,,,,,,,,,,.,,,jv 11,.,.,1
'IIr¡r.,1¡rr,, ,nfl,iiJo..1,,-,_,,;n¡ir".o.ortc,sobrcotrosmrLchoseur,,,"s,
1,., n't-/ ll...tt,t.l',(,,,. I'l'. (-r-:J i.,\ t\pñ....1rr. lr|,rnl ll,,,,rr.,,t ü,r1,_, t,.r/,.
,1,1,. ¡.r Ir.rl,.rrrrrr,".., .\ir,¿,, l8 (l)r,(r). (1. \. Kl,¡ \,lyrL tr, Mtaning arul Funt¡tns ¡ltt ,ln¿!¡tt in,t O¡t,,t
I'r,t,,nir ,J.l.r,r"c¡r,rx.nr,,rn¡,JLtq,r,".r¡r.,1 ., 1,, l,r.r¡.r,, Nl.rs
'rr.,,,r, 1,,,,,,,,.,,,,t,r.vr..,.,.ri./),,,r,.Jci\tir...., li.r.; r,,t.;; .; ;..,,,,;;,]1,.,,
(.i,/rt,,t,. 1,t-¡r, r' Ir'.r\ 'r .. It,o.tt,, qt t Mt¡1,,1,,<i,1,¡t_ /Vt_tn--
, ,,
.j,,,..r.,,.
, , ,:
,1, lr ¡,rr,,rr,l.r,l ,lel rrr,, rt,prct,,
,1
i...i.,¡,,.,,,1,..,1,,
;
tl.1 mit,,
,, ,;ii::: :li;l
r\.,rit,.. J. ||r,,,
l,lrl,:r :,;l:,"i;: ll:;; i :t. l;i,,, ,,, :i;
-
ir M wr
Dtui\,. Ki',q..a1./
\¡ )N,. /¿l¡ tnt,
,h lJ:.tJ,
(/1./ l.)5., V,.r.. r.rnl.i.rr h4
,,1
t
t(tnylnp nmangtti Nyoi,,k. t,t:Zr.i. 1",r,isr,"
M ¡u, I ,<.r Jr
ii. V t-...¡....
1., nr-r¡r., t i.,,t.u,,,.,1 I?.u,.¡l
ll,(. \...r"l srnrr rr
,
t t.,"r,t,,,,,
N, ¡.
..r r1...ñ1.,1.,r , .
Afia XLUI, 2 (1973), pp. 9t-107.
II( )ltl^s M()1)lrl{NA\ DEt. MIt{) y coNCU'croNIts MIl.OLa)Gt(tO...
IIII'UA].ISMO Y IUN(]IONAL1ST,{O

l lir IX rcgrilación de Ios antepasados torimicos; se rr.rra, por ranro,


cle
trritos trryo núcleo sagrado (los itinerlrios s¡cros de l.rs pe,eglinacrones) EI mito no es una acción enmascarada por palabras ni tam[)oco r¡,)
tr. s, l,u.le rcdu. ir a u¡r rito. Lil p¿ntomimJ ,iru"l .,árpri ,r lts Lrrr rr reflejo del r¡ro. Erro rro,ignificr, sirr emb,rigo, qrre er, l.¡s culrr¡r¡, l,¡.i-
"e
.rrl.ui,l.rdc',del ¡r¡e reJral y de h'danz.r y riene lr mr¡or rniriv.rs 1 rnrigu.r.. cnrre el nriro y el riro no eii.ri..e un.t (i(n,l unid¡á ,1.
i'rnpor,"n'.i" 1,,
trrrt:rr'r,rr (1c los mo! tmientos del .r¡timal tóLern, mieltt¡..r. que cl principro (en l.r concepci<in del mundo, en la función, en la estrucru¡.a),
c.rrrr. ni que en los ritos no se reprodujesen acon¡eci¡rie»tos mí¡icos de r¡n
(l( .1('.'r1rp.¡ñ.lnriel¡o posec un prolunclo sigrrrficrclo auró¡toi¡o.
ttn ,.,t. p.rsrdo sagrad.r. ni qtre rriro y rito no representasen dos diferenres
\.lnndt), son rnrercsirntes las investigaciones dcl etnógrafo ausrraliano
Ii. fl. Srannela2, quien, en una monoglafía sobr.e la"religión de los abo_
!fl -r.pecros -verbal y.rcrivo, ,,reórico, y upráctico, del sistema de l¡ cr-rl_
r ígcncs, enseña que, entre las tribus
rura primitiva. La comprensión de l¿ unid.rd inrernr,lc nriro y riro. <{e
dé Aust¡alia, ," en."uentr"n rrriru, v
tit,,s t¡¡¡ 5s corre'ponden cnrre si, ¡l igu.rl qLrc liro. y,,,,,n, ,,o sus estlecllos vínculos y tle su coorirn función pre,,ric.r. se debe sáL¡¡.. ro,]o
,.l.,ai.l ¡ Malinowshi, el etnógralo que fundó la llamnda uescuela funcionalista,.
rt,ttlu., que no derivr¡r lo: unos de los or,.,, p.se.. la'norrble
s(rnci.rrru ir
tlc su estrucrur.a. Los datos recabados por WJ,,h,ng,o, l\4"rlr.*r-y E¡ necesario reconoce,.,.¡Lre fue él -y no Frazer quien replanteó las
¿lya. ,
Kluckhohn n)uesrran que, enrre los indios pu.Uti y to, ,,.lr"¡r, í.,, relaciones entre nrio y rico ¡ nr.is en general, el papel y el significado de
..t"_ lo. rnito\ (n l.' culrr¡r¡. FI firncionlli,nro,l. M,rli¡rrw,l<i...o,,,r.,ro,,..,
c¡ones enr¡etniros y riros son igualmente iorrplej.rs y rrulriFormcs:
su la escucla anrropológica inglesa clisica (cn lr que crbc inclu,r. ,r Ér.rzer.)
rcspectivos simbolismos no se corresponde,, a,a,,. ,i y se
encuenrr:ln
rrriros <{e origen claramenre no .iru"i. Al r¡ismr,,i",ipo, pol situar el esrudio clel mito en el contex¡o culrurrl de Ias poblaciones
.,, .uiir,.". exóticas, uprimitivas,, en lugar de sol¡re una plano comparativo-..,olLr_
rrc¡ros rrcaic.rs como, por eirmplo. las soeiedrd..*.rgrlii.r. rJ<l
Me,lir._
r'¡ ineo, dc I.nd ia, Chin.r y Ja Arnérica
pr.ecolombi,.,", áir,. ,,n" gr",, .,.,,,_
cionístico, y hacerlo en un momenro en el que el objetivo de l¡ invcsri_
ud.,d de miror. esraciurrll(s o de orro ri¡o. crryo oligerr culrrr"ll e. gación e rnágráfica era ¡oc{avía .l d. .unfi,l'.n", ,*iá,,"1 ¡"
.ui. .rlgu,nas cosrumbres y tle los sLrjeros mirológicos en "i.1.e..,
dcnte, como en los casos estudirdo. po. Ér"r.,: Tu¡Lriln la miroloci¡ cl munclo anriguo o
clel
Medire¡ráneo anriguo.la han simplilicr.lo y esquenrrriz¡do 1.,, r-i,uil;.,,r., en el [olcl,,re rnodg¡¡¡6.1. los pueLlo,
eur.¡io.. Fr, ,i misrrro e,r. c.irnl.,i.,
qLte. por ejemplo, no h.rn comprendido li veráadera naruralez:r de perspecnv.l no consrrtui¿ rrin un nucvo punto de vista, pero abríl el
clel clios
',ul¡ter¡o l)umuzi: protoripr_r del lc¡dio Trm¡¡ruz. f)u¡nr¡zi. ,r dilcli,r¡ci,r camino per;r cl ue surgiera.
(le esre r¡ltmo. no Ien.rce (el mcnos, ese da¡o Las investigaciones cle caorpo desarrolladas por Malinowski enrre los
no ¿parece en los texros
.¡Lre hen llegado a nosorros) y no es u¡ dios de papÍres de las islas Trobriand, en Oceanía, fueron
la ,iri.uln,r" ,i,,o i. l" ¡rublicatlas cn el ]ib¡.o
( r¡. Je pu(de .¡ñ¡dir rlnrbiin grre crr el lrcixinro Olienrc no llly rcsri El rtito ot psiokgía p.riruitiud4l. Malinowski ,,,,re.rt', .1.,. en las socre_
.lt
rnon¡o. d¡reclor ¡.ele¡ido,.r l,r ntuerrc dcl rey,.rurrque exisrerr dadcs alcaicas, esto es, doncle aún no tenemos «pelvivencles», el mito no
.l¡ro,,ol,r<
' "" ""
l.r ¡nuer¡e de los susriruros enrre lor hirir.r, í lo,.,lir¡Ji-- tiene un significado reórico ni es un instrumenro cien¡ifico o LrlecicDtí-
La resis de laprimacía del rito sob¡.e ,rirc, y,J. l.r derrv.rción fico para conocer el mundo, sino que descnr¡.eñ¡ funciones our.,,,,a,r,"
. ¡uro_
rniric¡ del segundo r parrir del p¡inrero "l
es indemo!rr.able y stor",r.i"i,r"nr. prictic.rs. en clr.lnru qre ¡n.,rrri<¡re lrs rr¡di.ioncs y 1,, conrirruiJ.,,l d" 1.,
irrfundad¡, y ello r pesrr de Ia imporcancia <le for¡¡rl ctru_
crrlturl t¡il¡.rl renriricndo det<rmin¡do..lcrn¡ceirniclco, nlelri,rór.ico,.L
-d.,rorr.a,lo la eslera sotr¡enatural. El r¡iro codific¡ e] pcns¡n)ienro. refirerz-r la mor"l,
vtnccnce. por el p-sicólogo suizo piager- del nricleo sensoria]
Jern e¡r e] inre_
l(cro. y d(l .igrrific.rdo.l< Lr.rccrón e¡ l.ilorrn.rciór,lel perrs.rmienr.,.,orn,. olrcce regla, precis.rs rle com¡,ortamientr. s.utcir¡¡,, lo, riro5, ¡.¡6i6¡,.,1,r,,
lr.r srn¡lado el p.¡¡o¡o*o m.rrxi,l.r liin.is Hcnri
V.rllán,,. Corn,, lr(rr(,, y justilica el orden soci¡1. M¿linowsl<i considera al miro, en su función
,,lr\(rvJdo ilnteriormenre, e] rin¡.rlismo conduce de moclo pt'áctic.t, cotrt,, irr.l'umenru, L,icn p.rr.r Lr ..rluci,,l de los plol,lernrs m ir
inevi¡lble ¡ l¡
,rfi.rv¡lor'¡c¡ón dcl srgnific-rdo .rrelecrual y cognu..itiuá .l.l ;ri,;. crticos sobre el bi<¡re'r.r Jel h,.,rnbre y,le ]¡ ,ocieJr,l. L,ien p.,r.,r el r,,,,,,-
.lr5(¡v,¡,.,, con.¡.ero..r¡lndo el glupo J< r ,rrrrl¡ri,.{*e cxrien,lc
;;.," te¡rimiento de la a¡monía ccotrónrica y social. Muesrra clue rnito ,r,, .,
c] ¡.iruu "l
Irrrr'r,1 l¡ g¡¡s.i,i tle ¡od.rs l.r. lorm.rs Jc ].r iulrr¡r¡. i,lilui<{¡ 1., sólo una I¡isto¡ia flarradl, un:r n"rr"ció,r de signific.rdo,rlegolico, sinr-
filor.,fr.,.
l¡ólico, etc., sino que los aborígenes lo ,.,, .o,rJ un., ie ,s,rgr..i,rs
escli uras», aunque orales, como una realidacl que xcrúla "rpecic
sobre el (Gsriro
'\\. l. H. \t A\\r r.. t)r At,,,,ttlttl kt l;<it,tt , (),,.¡ r 1,, M,,t,¿? /,tL/,, )tt trt,,, del mundo y de los hombres. El car.ácter verá"der.o, real, del miro
'(fr II H.Kr \l '., t:,.atzttu,,tl ¡,, /,t, t.,tr.i t¡, tt, t, K,i,t i¿',.Ui,. t¡, ,, -,, i,, .,.1., remontir, cotrlo explica nuestro estudioso,:r ]os aconteci¡¡tie¡rrt¡s <]c] "c
/.\.,,,. {. r.,,,-.v(,.,. ,,t,i(,.t.",,,,ri.,¡.x.r.i.iii ..,.;;;;l
Álr, rrrrr¡r rlcr Vrrtlcre¡ Olicnts,, l/¡r 1onv,2
- ' .i,;i,";i,iil,,iJ'1;l
" " "'""''
{1.)59), p. ZZ.
' (lll. \\r\rr()N, t)cI n¡tutli?en\ít,1945. i5 W M¡r tNo|sn, Myth ín l)ri»tititr l)ytltohryy, 1926,
s

I a()litAs \{ol)tittNAs DDt. MtTO yCONCIipCION[s N.f[ot_(ic]Co... I-A I]SCULLd SOC]OI..X]I(]A FITAN(]I'SA

tilnrlr. ¡rrrri.r¡ I'relrisrorico. pero. p.rri los rborrgene., su realirl.rd psito orientarse en e1 espacio y en el riempo, y las caregorías socides <lel rierrr¡,,,
l,'11rr..r r. rr:rrrricne grJCi¡\.r l¿ reproducciórr de lor
miros er 1.,. rirá. y ll (lsociadas a la peliodicidacl ritual de la vida comunitari:r), clel csptci,,
.igrrilii.r.l.' ,nigico de e5ros üirimos. M¡linowsl<i ¡econduce r1e ¡¡anera (findadas sobre la organización ¡irual de la nibu) y dc la causajid:r<I. AI
,r,nvirLi nr( el miro ,t l.r nr,rgi.r y al riro y pllnrc., cl,lr.rmellre <l probl<nt.t ,rfirmar que la razón no puede reducirse :r la experiencia individr¡¡1,
,l. l.r lrrn, ión socio-¡sicologic.r del miro en l,rs socicdrdes lrc¡ir¡s. I_.sr.r: [)u¡kheim contrapone a est¡ (rltima las ideas ), las represenraciones colec,
r,l(.1\ ,( convtn,eron luego en autéIltico. lugrre. cornurrcr. rivas impuestas al individrro por Ia sociedad. Sin embargo, no ¡.ronc cl
No ¡¡.ucho riempo clespues apareció el litro de K. T prerss, EL cor_ xcento sobre el ser social sino sobre esas ideas colec¡iv¡s que reproducen,
tt1l.rrlo rc.ltgtoto de /u¡ ntitotqt', en el que se defiende la iclea rcflejan, uvehiculan, dererminaclas situaciones sociales, de las cuales sorr
de la
"^r¡sr¡n_
cial unidad de. mito y rito, q,,. r..prnd.,."n y ,epir.n o..io,,.. o.,,.ri.1"s rretáfbras y símbolos. Y Durkheim se tranquiliza al pensar <1ue esros sínr-
c¡ épocas prehistóricas (th-Ze i), qrLe parecen' rndispens.rbles palr las l¡olos no son ¡rtificiosos, porque la sociedad misrna forn.ra parre de l,r
instinrciones y luego para el mantenirniento del ortlen cósmico
En la misma dirección se orienran los rr.rbejos.le
i social. natutaleza. Su ¡eor'ía de las rcpresentacioDes colectivas la sosrienen (obvi.r-
]errscn, ¡li,,je, Gur_ ¡nente, con algunas rloclificaciones), no sóJo los resranres represenrxl.tes
dorl entre orros. cle la escuela sociológica francesa (Marcel Mauss, Maurice Blondel, Henli
Huberr, Lély-Brulrl, entre otros), sino t¡m[¡ién Lévi-Strauss. La reor.íl
de Durkhei¡¡ ha ejercido, además, un cie¡ to influjo sobre Jung ¡ a través
La escuela sociológica francesa cle Sausule, sobre tod¿r l¡ semiótica moderna.
En el libro útrlado Lrr.s Jónnas alementttles dc h airla rcligion4T , D:rk-
Enrre Iosdescubridores del ¡)pe( ro lun( ion,rl y riru.rl de Lr rnirologr.. heim inventa un nuevo enloque al problerla de la génesis cle las primeras
pnmr¡vJ. ¿demjs de Frrzer y M.rlirrowski. deLerno. recor(l.rr.r Du;l(- fbrmas religiosas, mitológicas y rituales. Su ¡runto de parrida es la críric.r
heim y a Lér.y-Bruhl. de las teorías decimonónicas, ranto de las concepciones u¡racuralistas,
, Si Frazer y Malinowski estaban rnrimrn)crlrc ligacl,rs a las rratlrciorres
,le Ia ernologi.r ingle.a. Drrll<Jreim Iue cl iund,rclí ¿. 1., .r.,,"1.,
como del :r¡imismo de Tylor Según Durkheim, ar¡bas rcor ías conviertel
,l.io a Ia religión y a la mitología en un sistem:r de represenración quimérico,
lógic.r fran.esr, a la curl pcrrenece también Lévy_BLufrf. f" .r."Lgf" en una umeteforma sin fundamento,)j por cu.lnto ni los objetos, ni Ies
rnglesa-se cenrlrbl especi.rlrnenre sobre la psicología individual y'e1 observaciones realizadas dc los fenóme¡ros dc Ia narur¿lcza, i.,i lo in,r-.,"-
¡ropio M.rlinow,ki, quien lrabir pre.r.rdo.rrcn.ión.i p.r¡el cle lrr pección, pueden dar origen a creencias rcligiosas; no es posible que de
mirulo¡i.r. sc repre.errrab.r l.¡ .ocied¡d Je 1.,, lr.rbir¡nres j. l¡,",ci.rl
i,l¡, lro- explicaciones del munclo (si reeimenre rro luesen ¡racla l¡ás que explica-
bn¿nd cumo urJ surn.¡ de individuo, y ll . rrltur.r corno ur (olirrrrro ciones), absolutarrente falsas y sin func{amenro, Iraya sobrcviviác, tanio. Se
de [un.ioncs pledi'puerr.rs ¡ sari.f¡cer ll'¡rece.i,],rd l,i.l.gi.. J.iÁ;;;ü*: trata de una obselvación corrccra desde nruchos ¡rnntos de vi"-t¡. Dr¡rh-
Durl<heim,I,su. rcguidores,. por el ( onl r.r io. heim contrapone la religión, quc ól estucliir conjuntarnenre con l:r rniro-
¡.,r,,"n,i. lr
colecrv¿. de l¡ cxi\tcnciJ Jeirna e.pecificid,rd crr,,lir.,tiv.¡ cn ¡ricologr.,
l¡ c(,lecu. logía, :r la n.ragia (esr¡ última fi¡nciona sin uiglesia,, es dccir, sin una espc-
vidad. En esre senrido deben entenderse 1", cífica organización social) y la identifica cou las represenracioncs ct¡lectiv:rs
"r.pr.r"n,".io,,.r.oi".
tivas,, Ia categoría analítica lundamental de a t¡avés de las cuJes se exprcsa la realidad sociel. [n la religión, Ia sociedatl
ia ..cu.l" so.iulóg,."
franc.." consigue de alguna nrancra reproducirse y divinizarse. Lo específico de 1l
Durkheim define al homb¡c como una dualiclacl, co¡ro un se¡.al reli6;ión esrriba, antc todo, en la categoría de lo saclo, en la ¿ntironri¡
',gtnrlu/¡t,.,fttto. Lo s.rgr,,.l" y lo prolrno cor.r'espo ndct tlo oltctiuoy tkt
r¡ri\rno Iiempo indir idu¡l y soci.rl. Sorricrrr qrre l;r scns,rciorre, plirrr,r_
¡r.ls y til ex.p(ncnci¿ empir ic.r ,e produccn gr,rci.r, .r ll nrtur,rlcz.r i,t,lt ut,ltu I co¡to dor t on.li. iorrc' d ilcr cr r rcs dc Lr ir r. icr. ¡.t.
del individrro y bajo l¡ acciórr de lacrrle. errer.¡r.,,. ,ni.,,r,", qr,. 1.r5iqrri..¡ En sus investigationcs sol¡re las forrnas elerncntales dc l.r religión (y ilc
ll," -i,,r.
gotil.,. corrc"pondiente,.t l¡, prupie.l.rdc, gcler.¡lc, clc 1.,',....,", .,-,,, Ia mirología), Durldre im :rcude, no al culro cle los elemenros cósrricos o
lruto dcl pensamienro colecrivo. Según f)ur[rein, existe una de los espíritus (ni rlnpoco, a dilrcrencia cle Frazer, ;r la magia), sino ll
profuncla
clifc¡eocia entre el conjunto de sensacrones que permiren a totemismo, cuyas form¿s clrísicas perviven entre 1os aborígenes ausrr.:r,
un individuo
lianos. El pr.incipio totirrico coincide, scgrhn su o¡rinión, con el clan (l,r

17
B. L)utrt r¡rv, Lu f»nrc llrmenttirs r/t la u( *li,(iort, 1912..
t
r¡ | I ( )Rtr\S i\.,tL)1)til{NAs 1)f]. Mlfo y coNCtipcioNItS MIt.OLO(;tCO..
Lq. ISCUEL{ SOCIOLÓC]I(]A IIII.AN( JIiSA

, i.ll':;)l t,l.]¡,.:.ll:\errrrdo i¡nrginariJ,n.r(c cr¡ tolrrrr


] de pl.rnr.rs ¡ rl.
..rrnl,tt( s (ll¡c luncror)an corDo ur¡ tó¡elrr resulta particularmente interesanre el cle Sranncl pr,r
ul rrr.rrcli,rl ,rrrrrli
l)url<heim hizo un descul¡rintientu rDrporr.rnre z-rdo48. Según Stanner, el nmodelo del nrund.,,
d. i;r'rL,r,;;.;,,...'.,,;, ,
¿l lIostt.ll eue la
r,,,ir,,l.r¡:r.r ru,rcmi!a conform¡ y so\rer(. 1., ,,1F. Iianos no puede reducirse a la dico¡or¡rr cle s.rcro y pr.i",i,,
,,i;,.i;,, ¿. l"',',,¡,i. ,u. ,..,,t ., ,,
,'t nl(.ro l)e(ho dc inrrodrrcir.el <lcmel¡ro .,,, i.,,lo¡:ico ¡osible tampoco li¡¡itar exclusivam.,,t. lo ."groáJ.t ,li,r,tr,,ii.;,,,,, ,t,
err I.r rrrlologr.r. "
l)rul'lrcirn,(¿l igu.rl qrre Malinowskir ,r,,l.j.r Jr i"l .",..o,i",,"1.,,,. sLls ntrtos.
AI'.¡ltL'.rs del 5tAlo \L\ en cuJlrto,l l¡ firr.rlirl.r,J<¡l,lic.rriv,r ,lc l.r rnirolrgi,r. glan p.r¡rel en .l de..¡r.r.ollo
I)r,rr< ql
.l.r\ .Un de l.r reori.¡,lel rniro lr.rn rlcrcrnl,r ir.r,l,,
.rcenro.obr_el.rgénc.isd"l.,r,.,,,..p.i,r,,..,,,,.I"*i..,.',*fi rd(rs,d(
Lér,T.Bnrhlsobre l, es¡ecificid.rd tlel pen,arnicnro pr,,,ii,,u,,,,
F¡r'\.r\. Ilo \obre su ll¡rr(ió . pero tarnl,,iélr rtlil,trlc gr.,rrr i,nl,o,¡,1,.,,, ., \u, reonJ super¿ l¿s conLepciones. plo¡i-s
dc l.r ernología dil .igl,, rrr,
lo\ r'tto\ ('otno lorm.. de re.rliz.r, ió¡¡ de Il viJ.r.rci.,l,.r (l(l ¡n¡lo corno lorma irrgenur y precienrrlicl dc
tr.rri. Je l., . u.rl ao,,,,.,.i.nro r,rcrrrr,rl ,,
cl g'upo Jrum:rno se re¿fi rmir p"riódic",n.nt.
D,;;-k-i;i,;';i"';i,",. !omo,n\lrun¡enlo p.rr.t.'ari.laccr l¡ curio.id¡J dcl honrbre prim¡riv,,. \U
rIlt\rno Jl d-cnorn¡n.ldo . pre .tnrrnirrno.. rcl rúr¡Di¡ro y ¡rl,rnterrniento del problenrr acelc.r de la especilicid.rd cu.rlirariv,t cl,.l 1,,.,,
1.. lc,_,¡.r.r .tr¡< 1.,
.r(omp.r.na tueron propue\rc,s por.l erncilogo ingle. M,r|crr.) samiento primitivo y de su carÍcter prelogico romp. ,rrnbi¿,r.o,r-.l '"u,,_
.,, a1,.,,,,
vencurrelro de que el rorernis,no lucionismo, por. p.et.nd., ést" e*plic". j *f ," Ji ,,"" f.,
rr¡elz.rs r,¡pcrso¡r¿le\ del rifo del rn,arut,
es una religiJn lelacionada con las
miento a otra (en teoría, si¡r embargo, Léry_Brulrt ,..oru.,.l -..
;; ;:;,.,,
aunque no tan absrracta. Muy q,,"-..J".a1u,
rrtrllor¡ilnre p.Lr,' l.r inrer¡r.erlcion,lc Io. n,irá.; e. Lr ¡,odradrne). Le'"y-Brulrl .,".r.oniu.rr., il ,.in,"l..,,,rik,ur,i,,il"", i
i¡.., ,t. U,,,-t,1,,,n, .1.
\cgun l¡ ('Lr.lt el totenlrsnto,lcr¡liz¡ ¡ro t.rrrfo o11.r,,,
pilrIi(l¡1.[c. (ll.lnro li e\cu(lá lnr.ropológica rngle.r, de Tylor .r Frazcr.. y 1,, corrtr¡por.
,, 1,,
l.r r'ri,nr,' rribu,lr,ro cLlrr r¡..r i,n"g.,,
f,,.4,.:, ;:i
, ;,1-;;.;::i;1,;:i'."
ve¡rcrln,cnto de ql¡e rod,ts I.t. cos¡r dcl rrtur:do perterret..rr
((cr¡elarsocrologtc¿ fr.rrr,.es:r ly ¡lrnLriell ,r.rlgurr;.
tcori.rs l,.ic"lóAi..rr:
r l¡ .i[,U. ¡\ruol. tvteter. entre olros) que no \olo propone cl ,.,rrcepro
de _reDr(jc .
Durl<l'einr (xrrac (le l¡ colecrividad trib.,l 1,,, ..r.,1,.,1¡,,i.1. t,tctorres colecrira'.., sirro qrre dcsr.rc.¡ I.r irnPo¡¡¡¡¡6i"
crrcrcj. rorérnic¿. con,ider.rrdo .r esr.r u¡r.r
i. 1.. .l.,riii á" lu e1.,n.,,r,r,,
..1,..i.,df .i;;;;l;;;; *, nro¡ores. emocionlles y.rf:ecrivos en tales represeutaciones.
En conclu-
3,rirrr. y subrry.rrrdo.cf prpel .1rrc de,crnpcñ.rrr \ron. t:l\ reptesenl¡crones cnlet ¡iv¡s del¡crr .cl .onride¡.rd.r,
objer,., ,1. l<,
-corno, por etcmplo. Ir dr,,ttro/prola¡6_ furrdld.,,",,".i.i.,,.."ii",.",
ro[,¡.c,l.r i..ri(ro. r.zo"r- ierr ur evide¡rc..r,,.,.r;-f.r.,,'irr. 1.,y,
ro. I.rierrcn
roci.,l d< Lr rfinidrd y dc l,r ,lilcrer¡ci., {., 1"",li,.r.r.-;;;: L.l:,:lr:,1.-
u¡]l oDServil que el (t¡ropeo conlempor.ineo, ¿l¡nqu(, sc,r ck yel]t( r,
orrletos m u)r co n trasr.rn tcs).
;',,,;.,",, Dr
lllc¡tr\o \uper\¡lcroso. dtstiltgrrc t)rrJlrrenre ent¡.e lo lr.,tu¡.rl 1 lo soblcrrtr.
Fundamenrales son también las ide¡s Jc Dr¡r.l<heim It¡rrlt, nr¡cn¡r'ir\ qrre. en \lr\ rcprescnLaai,,r¡cr ro]cctiv,r.,
soble el papcl qrrc el "rriv.,je- per., r1,,.
1',1:If.l::'",'l'- ,1:iituill v r,,' ',imr,oro. .;;i r",;':;,,;i;,.'' iiii';.,, ,'l munclo como urt rodo. Lo dich.r v.tlc.ólu plr..r ll, ,.pr"..,,,".,o,,.,,
,nl,rololjrco. l,r reltgtolr y l,r mrrologie ¡, r,,r)sti r)en )
.olectiv.r.. por
lln .l.pe.ru Dirri_ cn .rquell.s quc el i,,,1i.,id,,,, oL,ri.,,.,lJr,,;;;; i:,,,,.,
cUr.lr de, tJ n.rrr¡r.rlcz¡ ernpiric.t, sirro ,¡rrr, l,rs ,que
.o exr.ren, según I evT.Bruhl. dilcrcrci,r. ri¡"r¡rrci.rler
i¡tU.odr¡ce er,'.11., 1.,,,..,,r Irerson rl e¡r¡r< cl
(rencl,r hum,rn.r. ¡,or esre motivo. por cjem¡lo. rn.L p.tlf .sittv.rie, y el homb¡.r civrliz¡do.
c dc rrr ,-r
sagrado suscite los ¡rrismos senti¡nier'rros,i,,.
JI ..,1r,,,á'..,.ri. i"*,r, Aunqtre.influido por Ias concepciones Je Durl<hcrrn, Lévy
Bluhl sc
Durl<heinr, los síml¡olos son un elcme¡to constirutivo irpar ta sensiblemente de él cuanclo lfi rm a
religioso y deben ser en¡endidos, no conro
clel sen¡imienro que ls ,.p,.r.,r,u.iJ.r", .o1"._
sinrples Uvi\ -.no ¡ienen (ar.lcreristica. ,ri p,.,¡,i.d,irJe, l.igic,r, ,,. 1.,
cxpresiones de la ¡c¡lid¡d social. La viJr ".,;qra,"o,,-.i,rn aor,,u a"",
,.¡"lrr. en ",,.i,
\orcctrv,t l¡o se rern¡te I l.r cxpcricnci.r. sino ,¡ue,irril lr. propie.l.r,l,..
todos los nomenros de la historia, es posible ,óf
.';.-l; ".*.,..1.,,
",,,-i,rl,
¡n¿gr\,rs de las cos.Ls por ,,¡rci¡n¡ d< l,r( \(r)\.rciore\
proc.jcr,rc. ,1,. 1,,.
uso del siml¡olismo. La unificación ¿" io.
¡i*,-,o .i,r.ip,.."it.-.,.ji.f
p".'"r.i¡." órganos sensoriales; la conciencia colectiv.l r.sulr¿
ser, cn .ri..a,r,i¿., ¿"
.1. l¡ nc.e.i,l¿d .o.i.rl .s lo qu< lr:rcc
¡o:rblc trrr.r pr.inrcrr cxplic.r. irrr .lel i.rricler mi.ri(o.Según l.r explesiúrr d. L,:vy Brrrl,l, ."1 ,,,,r,i.o
mrrnfl'1 ) r,br( lrrego.el c.rnrirro.r l.r filo.oli,r u.l-u,.-
¡.r Lr cierrcr,r. Di.rklrci¡rr,,¡rr loglco \on do\.¡.p(.lo¡ de un¡ misnr.r r. I ,..
.ll\.rIl.rrsc (lcl evOlltr ionisrn,). no vr qu( eri.rl l,tepicd.rd_
rrn¡ npo.i.iorr \(¡\till¡\ i.tl "1.n,e,,r,,r.i,,,,
. rrrr. l¡ l69¡..' rcligioro.rn irologit., v ll
ci.¡,,ilic,r- i
,lo,' ¡'or DurLlrciin y ",'pr.frl.," ,.''1,i.,,,,..
\¡y,r! sobre l.r e,pc.iliei¿,rrl
af W.
\T \r,i r,. Ot_ At,,-,;( t,nt k./i:1.,,1, t.\1,.
"1g,,,,.,.ifir,,i,.,.,,,rrcs
.l, l ¡'r'...rrnierrt, rnrri(u" r(\ orrc¡r l,rs rc,,r.i.r, ,l" "l lr\,ltIr' r 1,,,,,r.,,,,r,tri,,,ttfi,t tn,_. lt"t,,ttt/.t./,_¡..it,¡\,1,,\1..1,.1
fn""_irri,i',1i.'l'",; ttttsrfto, [.n m( ttlit¿ tri ]it;N(. l9:,5: I¿¡
,Str',rrss, los culles, sin emba¡L¡o. han
s,.!iologisnro por .,sque- 1951: y Corntt¡. 194i) I,lttntt¡ ,,,,,,r,,/,,,¡,,,i,,'í,,,.,,,: ,,,,,t,, , ,,,
r.ritico. Entre ros ril¡imos *;.a;,,. .'llll\o1quc sc
")lll]]1.1.\LI t.r\tr, r c . \ ¡(ot.t,l, il |;-a¡ur'ooun,, /-n tk tul¡t(i?tíüutiL,(, )e35.
.i lr I 1.( )trl^s NI( )l)tiRNAs I)tit. lvf Il o Y (ioNClitCloNIis ,\{llol.ÓGIC(). .
LAS TEORfAS SIMBOI-]S'IAS

( i(,nrl(s y ¡))otores ocupan etr las representaciones colectivxs el puesto de de que algtrnos nÍrmeros pueden ser considerados iguales en virttr<l rlc srr
lls,¡rclucioncs lógicas. Fundándose en nutnerosos ejcrnplos, Lévy-Bruhl significado místico. La uparticipación, l:r encuentra Lél7-Bruhl rrnrbiúrr
,lc¡rrrcst¡'¡ l¡ insuficiencia de las explicaciones puramente lógicas cle las en el análisis de los ritos, por ejemplo en los de iniciación, que consti.
r(l)rcscnrlciones mirológicas. En particular, el ¡rrelogismo clel ¡rensa- tuyen un acto de adhesión al gr upo social totémico; la adivinación cor-
plincipio Iógico del tcrtitt/t't on ¿thtr
rrrierrr<r rrritoló¡1ico no atiende al
funde las relaciones con el pasado y con el futuro; los ritos asociados ¡l
los objetos pueden ser al mismo tiempo.los cosas diferentes; no aspira nacimiento y sobre todo a la muer¡e rep,'esenrin esros aconrecimienros
,¡ cvitlr la con¡¡adicción y, por tanto, Ia contraposición entre trnidad y
como un proceso continuo y son particularmente ilógicos.
nrtrlti¡rlicidad, identidad y alteridad, estaticidad y dinarnicidad resulra, Según Lér.7-Bruhl, los elementos místicos son lo más upreciado, dcl
l,¡ru é1, secundaria. mito. En ellos se presenta una parricipación que no cs inmediatamenrc
A juicio de Lévy-Bruhl, las representaciones colecrivas están domi- perceptible (la paLticipación en un héroe culrural o en anrepasldos
nuclas por las leyes de la uparticipación,: entre un gtupo totémico y un
míticos mitad humanos y mirad animales). Lér7-Bruhl invira a no prcs-
¡runto cardinal, entre un punto carclinal y las flo¡es, los viencos, los ani- talle crédito a la teoría que ve el mito como un instrumenro de explice-
r»ales mítico¡, el bosque, los ríos, etc. nace una particular par ticipación
ción de la realidad que nos rodea, En cambio, siguiendo a Malinowski,
rnísrica. La naturaleza apatece así como un conjunto móvil de interrela- lo interpreta como un instrumento para cl mantenimiento de la solida,
ciones místicas y la concepción de la continuic{acl de las firezas rnísticas
ridad en el grupo social.
prececle a la aparición de los espíritustl. En la mitología el espacio no es
La teorí:r de Lévy-Bruhl ha renido un enorme eco, au[que en sus
r¡nívoco, sus direcciones están impregnadas de cualidades y propiedadcs
Cuaiernos (publicados pósturnamente cn 1949) é1 mismo refutase
cliférentes, cualquier parte <le él participa de aquel que se encuentle allí.
algunas de sus tesis principales. Haber sacado a la luz la originalidad cua-
También Ia representación del tiempo ¡iene un carác¡er cualitativo. La litativa del pensamienro mitológico es el ¡esulrado más imporranre de Ia
c,rusalidad, por el contrario, se percibe sólo etr uno de sus aspectos, mien-
obra de Léry-Bruhl. Un grave error por su parte fue el cle haber posnr-
tras que el otro se ¡emitc al rnundo de l¿s fuerz¿s invisibles.
lado Ia inregralidad del pensamienro primirivo como u,).r es¡.cre de
En el pensamiento pLelógico, la síntesis no precisa de un análisis pre- ulógica, absoluramente autónoma e ilógica, como un sisterra rígido y
liminar; la síntesis es indivisible e indifercn¡e antc l,rs co¡r¡radicciones, no hetméticamentc cerrado a las experiencias pcrsonales y sociales y a 1as
siilo ajena a la experiencia sensible. La memoria se contl¿pone a las ope- operaciones lógicas del pensamicnro. Lér.y-Bruhl ira mosrrado cómo fun-
rlciones lógic:rs: una representación provoc:rda en la mernoria por otra ciona el pensamiento mítico y cómo puede gcneralizar sin percler su
representación cobra la fuerza de una deducción lógica y el signo vicne l carácter concreto y sirviénclose de signos, pero no pudo percibir, a través
scr, por lo tanto, considerado una causa. La memoria ensalza el ncxo mís-
del prisma de la .participnción mísrica,, el sentido lógico-racional de las
rico entre lo visible y lo invisible y a la abstracción lógica se opoue la abs- operaciones del pensamiento mirológico y de sus result:rdos p[ácricos y
u lcció¡r místic¡. Las represent:rciones colectivas susrituyen a los conceptos
cognoscitivos.
¡iener;rles y son versátiles, en el séntido de que, pese a ser concretrx, pue<1en
,rplicarse a muchos casos dis¡intos, Para Ia parcicipación místicr nada hry
c,rsu,rl, pero tampoco nada absolutamente determinado.
Las teorías simbolistas
Fundándose sobre los datos proporcionados por la lengua <Je algunc,s
glupos etnográficame¡rte residuales, Léry-Bruhl expone algunos r,rsg.," El filósofo alemán E¡nst Cassirer utilizó arnpliamente en sus rrabajos,
,lcl pensemienro mitológico: el reco¡rocimicnto cie l:r heterogeneidacl clel principalmenre en su monografía fundamenral El ¡,cns,tmiento rulticot \,
t slrucio y la cranslrerencia de lm mismas consideraciones del aspecro espir-
las investi¡laciones etnológicas que se habían venido desarrollrncl,,
.i,rl al rctrporal (la "participación, en el espacio precede a l:r dcl ticrnpo); cluranre la primera parte del sigio xx.
l.r.rtrLrncl¡ncia cle imágenes-concepto de carácter clalemcntc visuJ, ¿ucli-
Cassire¡ siguiendo a Preuss, asume la posición de Ios ¡itualisras, csto cs!
tivo y rrrotor; la no dis¡inción entle los objetos y ciertas propieclacles reconoce la prioridad del riro sobre el mito y (como Marett) sosrienc (lr¡c
srry,rs; l,r filra dc distinción cntre el nr'rmcro y lo contablc hasta ei punto
la religiór.r p¡imitiva tuvo slr origen en una intuición i¡diferenciad¡ <]c l,rs

" V,lrsc 1,, qrrc sr ha rlicho an¡eriormente sobLe el vinculo cnt¡r, cl «xemismo y lrs ir El segLrnrlo de los ¡'cs volrímcncs de la Fihntfa lr lns
lLrr.rr.rs ilr¡rcrson,rlcs cn DL¡rkhcir¡. fitnna: ti¡rbtilt¡t. tt.. t ,¡:
su:.rt, I'hiluo¡hi,:: les ynboli¡chu Formrn,2.,, p:rrre, 1925.
I l:( )l(li\S NlOl)1lllNAS i)IiL MITO Y CONClll,ClONli-S M It-OI-(iCI«) t,AS l.EORÍAS SIMBoI ]s,IAs

lircrzls rrrigicrs. Al igLral que Malinowski y Durldreirn, CassiLer reconoce de la escuela de Marburgo (Hermann Cohen, PILLI Narorp, rnrrc ,rtros),
l,r Iirrciri¡r pragmática del mito, una función que consisre, esencialmenre, es deci¡ un kantismo que h:r superado el dLr¡lismo de Ie docrrin.r Je l,r
. rr Iu ¡flrrnación cle la solidaridad narural y social. Y, cierramenre, tonra ucosa e¡r si,. El problema de la anrinorni-r de suiero y obieto quc.l.L,
¡rrrcs,
,lc [)url<heirn ¡ambién la idea de la ar¡iculación del cosmos rnediante la rechazado (en ranro que «merafísico") y re propnné .rl suiero corn,,'¡,«,-
o¡:osición sacro/profano. En la caracrelización del pensarnienro plimirivo ceso impersonal de desarrollo de I¡ culturr. L¡ culrur,r ,.,u1r", tr,.,.,, ..I-
úl ¡o lo denomina esí, sino simplemenre «mirológico» y en la compa, la lógica inmanente de la creación de los objeros (l.r propi.r ,"ión .. l"
¡ irci(in entre ese pensamiento y el lógico-científico, Cassirer se luncla soi¡rc que crea por sí misma el mundo), en vi¡tud de la cual el mundo es co¡n-
algunos puntos esenciales de la teo¡ía de Léry-Bruhl. En el rerreno de la prendido en su proceso de formación más que en su definición milrcriill.
rrtitología antigua uriliza principalmenre los trabajos de Hermann LIse¡rcr En el ¡lano reórico, C¡ssirer antcpone la ciregoría de las relaciones ¡ l¡
y Walter Orto. En Cassirer, sin embargo, el estudio de la mitología resulra, categoria de I¡s cosas, de la suscancia. El iogicismo de la escuela neokan-
ro sólo mucho rnás sistemático y nras compleco. sino r¡mbien cl¡l¡orldo ri.rna de Mlrburgo se opone. al psicologismo de la de Baden (aun<1uc
soble principios abso]utarnente nuevos. El más importante de estos ( .r'sire¡.rriric¡se llgunr vez el rnripsicologisrro de l.r lenornerrologí.r .'1,.
últi¡¡os es el.análisis de la actividad espiriru del hombre ¡ en prirner Hrr'serl) y. n¡ruralrnenre. .rl sociologisrno dc Drrrl<lreirn. fn ,rrsrInci,,,
lLrgeL, de la nlitopoiesis como .l más antiguo d" .ír" sin embargo, la comprensión de Cassirer., y tle orros exponenres de
"rp..io junco con la lengua ".iirid".l
nsiml¡ólicar5a. Cassirer estudia la mitología, la escuela de Marburgo, del sujeto .o-o ,,,," especie de uconciencir
y el alre,
corno utra forrla simbólica y aurónoma de Ia cultura, caracterizacla por generel,,. r'esulr.r práctic.rmence eqLLivalente dc las nrepresentaciones colec-
utta capacidad específica para objerival simbólicamen¡e los datos ser¡si- riva." Je Dtrrkheim. tn lmbos c¿sor.e lleg.r.r l.r cornprerrsiórr dcl suicro
blcs y las emociones. La rnitología resulra ser, por ranro, un sisrema sim- desde el idealismo objerivo. De acuerdo.c,n sLrs ide.rs filosóhc¿s soL¡ie el
bólico cerrado, unificado tanro pol su luncionarnienro couro por cl pro, sujeto y el objeto de conocimiento, C¡ssrrel phnre.r t¡ue l¡
cetlimiento que emplea para reproducir la rcalidad que ,,o..oá"a. del rnito depende, to del propio uobjeto^. ,ino del mérod,, de objeriva-
"obie¡ivid¡d,
Cassirel rechaza tanto la deducción merafísica (el mito como facror ción y que es necesario confrontar el ploceso de .lcs¡r¡.ollo J.l nroclelo
indispensable para el desarrollo del absoiuto en el proceso teogónico, ta) mitológico.del mtrndo con la génesis hgica de 1a conccpción cien¡íf¡ca,
como aparecc, por ejemplo, en la filosoÍia del miro de Schelling) como la comp.rrando el c¡Lrácre¡ del nexo que une a las clivers,rs for¡¡rs cr¡lturales
inclucción psicológica, en el se¡rido de que fuese un juego de las fuerzes del objero con Ia imegen y el signo. Cassirer. describe las representación del
crlpírico-psicológicas. Según Cassirer, la psicologia étnica sustituyc la objeto como un acro espontáneo del conocirniento objetiranre, un ,rct,,
iclcnridacl clel absolu¡o por la idenridacl de la naturaleza humana y por que in.lrrye rarnbiin u¡¡ jrricio rle vrlor. Fl nuevo ¡nrrndo d,, lo,,irrr,,s
las leyes universales de las representaciones; a su.juicio, tanto l:r rendenci¿ debe.irr¡rse ¡n¡e I:r concienci¡ comu un.r re.,lid.rd ol.jeriv:r. Il lrito,.
rlecluctive como la inductiva pecan de abst¡actas; es necesario, por contra, eleva espilitualrnente por encima del munclo <{e 1,,, cnso. las irnágenes
prrrir de Ja Función y de las lormas esrrucrurales tle la fantasia po¡,Lrlar, gue lo sustiruyen. ",,
rcconociendo los paralelismos que exisren corr otros aspecros de la vid¡ No cs ésre el lugar ldecuado par.a re:rliz,ar un examen crítico de l¡ fllo-
cr¡ltur,il, lo que no quiere decir que la mitología pueda reducirse a ellos sofí¡ de Cessirer. pues lhora sólo nos interesa su teoría del miro, unn
cxclusir,¡mente. Se trata de una postura que choca claramcnte con el pcn- reoría científica que presenta algunos .rs¡ecros innov.rdores e irrporrxntes.
s;rric¡to cienrífico clel siglo xtx, si bien en Cassirer el concepro de Al no poder ni qrrerer reprc\(nt,lr ll mirologi.r c,,nlo r t rcfl;jo i¡llllc.
(('srn¡ctula» es todavía fundamentalmente estático, dentro de la línea dc ,li.¡ ro de los [e¡rónrenos n,rrur.rles y soci¡lrr ¡rj
lrr .psicología de las fo¡mas,. Esa estaticidad disringue a Cassirer de orros
'iquier.r rn Lr rncdid.r, l
que Dulkheim lo hacía), Cassirer logrr captar, s(uiera de fbrma linri-
( slrücturalistas posteriores, a cuyas opiniones, sitr ctrb.rlgo, se .rploximó r¡cl¡. unil.rter¡l y esrárica, rlgunrs paiticularic{ades susranciales, estruc,
r, rr'il.l¡¡rrcn¡e en los rrlrinros ilño\ de vid.r<'. nrrales.y rrodales, del peusarrienro mitológico, en especial lo quc tienc
'Lr
A l:r dcclucción rnetafísica y a la intuición empíric:r, Cassirer conrrr- tle simbólico y de metaforico.
ln,r( url «rercera vía,, el denominado nmétodo crítico, o «trascendentill» ,. Cassirer estudia el principio emocional e in¡uitivo del rIri«r y Io en,t,
liza como una forma de sisterna¡ización creativa
¡ por tanto, de coo,,ci,
r¡¡iento de la lealidad. No del¡emos, con rotlo, olviclar que Cassir.cr.sirrirr
'' l:r sr l:ltrtyo sohn tll¿¡zá¡< C:rssi¡cr dcfine ¡l homl¡rc como Lrn simb,,-
1r,,, ( ¡rrr¡ rr, llvyonMan,l944¡dcl nrisrno, Il)(M)ttltof tlvS¡rtc,1946.
"r¡im¡l cl término n¡ealidacl,, principalmenrc en el plrno lbrm.il y qLre scp.u..r .,1
' ( ,¡$ir.r (,)l:rl),,n'i en l¡ rcvisrr W¿¡l órerno dc h socicdad lin¡iiisticr tlc Nrrcv,r
uconocimienro, del objero (el cual, r srr jtrrcio. cxi.rc in.l.¡cn.ii.rrr..
\,,,1. ., L, ,t,r. t)ur.rc.írn lromrn lrkobson y Cl,rLrric Lévi-Srr¡Lrss. tttente de la conciencia); la lengua, e] mico, le religirin cl ,,.r.j 1,,* ,..r,,,1i,r
1,
r.r rr ( )r{ir\s Mot)tittNAs Dlil. Mn1) Y (io N( l lll'( llt)N lis l\{rl ol-Óal l(l( ).. I A§'I'I'ORÍAS SI\4BOI I\I'AS

(onr() li)r nrls i lriori gu.e integran la experiencia trrienrr;rs que sólo el Estas ideas de Cassi¡er se inspiran en Léry-Bruhl ¡ J rnisrro ticrrr¡xr,
olrjcr,, crc,rtlo por los sínbolos es consicleraclo acccsiblc para el couoei- en anteriores explicaciones asociativas que no plesuponían, sin erlbalg,,,
rrricrrt,,. liste xgnosticismo gnoseológico, sin embalgo, influye en su ¿ná- ninguna participación r¡ística. Cassirer atenúa, en parte, la paraciiji,,rr
lisis rlel co¡rocimiento mitológico [Ienos negrtivamerlte que en lo rela¡iv" agudeza de Léry-Bruhl, pero simultáreamente destaca el significado ir¡tc-
:rl ,¡ t ísrico. lectual del mito. Además, en su anfisis de la causalidad mítica, Cassilcl
Oassirer sirúa lo específico del pensamiento mitológico en l¡.indisrirr muestra que el mito se caracteriza, no por los cambios -que presuponcrl
. i,irr, cntre 1o real y lo idea1, Ia cosa y la imagen, la sustancia y la ptopieclad, la existencia de leyes universales , sino por las metatnorfosis, en el sentido
el .ilicio, y el origen; por obra de esta «indistinción», l:r scmejanza o h ovidiano del té¡mino, que describen, por cl contrario, un acontecimienro
corrtigi'ridad se transforman en sucesión causal, mientras el proceso c:rusa- individual y casual, derivado de un acto de volun¡ad. De alguna mancr:r,
cfecto se convierte en una metamorfosis material. l-as relacioncs no se stn la casualidad geneta la causalidad, porque el pcnsamiento mítico plantel
terizan, sino que se identific¿rn; en vez de uleyes, nos encontramos corr inr:í- Ia pregunra de ncómo, y de.por qué, a 1o parcial y a lo íurico. Cassirer
gcnes unificadas y concretas; Ia pa¡te se identifica fuucionalme¡rte cot, el inruye en la mitología un cierto paralelisn-ro entre las relaciones causl-
r()Llo; el cosmos en[ero se construye según un modelo único, actualizado efecto y parte-todo (la parte susriruye al rodo, se idenrifica con él). La
n,".1i",r,. l"tpo"i.ió,t ,orru/¡ro ,:,0y Jl teiación con l¡ orientación clc l¡ ausencia de un límite preciso entre el todo y la parre se vincula r la
luz. l)e aquí derivan las rep t esen taciones (agudamentc examinadas pot ausencia de una rígida causalidad. En el mito no existen barre¡as enrrc
C:rssirer') del espacio, del tiempo y del núrncro. El sentimiento místico tle las divisiones del tiempo ni entre las partes clel espacio. El uorigen, mític,r
l:i u¡ridad de la vida se manifiesta al entregarse cl hor¡rl¡re a las palceias sustituye al principio y equivale a la sustancia. No hay nrovimienco de
dc realidad más próxirnas a ó1, en una uni(rn mágica de algunos gtttpos l¿r cosa a lir circunstancia; no cambia el ucómo,, sino el *cuáI,,, el
"dónde,.
humanos con especies animales (totemismo). Esto significa que el hecho se limita a la dife¡enciación del uorigen, y del
Cassirer señala que, en las representaciones mirológicas, el objeto riene ufin, y al proceso por el que se reconducen las relaciones a la precedenre
un carácter nlenoménico,, no ilusorio; esto significa que la rcalidad r¡ito sustancia mate¡i¡I. La propiedad se transform,r en cuerpos y los objetos
lógica es considerada verdadera, a dilerencia de la conciencia estétic¿, primarios (Ur¡achd so¡r concebidos como causas. Enrre causa y efecto
gue se sirve en cambio de imágenes en cuanto tales. Sin errbargo, el pen- se crea una continuid:1d, pcro sólo por medio de elementos materiales;
sirnriento mítico no es capaz de medir la profunclidacl de la realiclad ni entre una cosa y o¡ra existe una especie de paso forzoso, conro si se t¡a-
cle diferenciar sus clistintos niveles o planos, y distingue con dificulta<l tase de una sustrncie rnaterial. Cassirer observa, por último, clue la fan-
entre realidad inr¡edia¡a y significado rnecliato, la percepción real y la tirsía micológica se caracteriza por la fusión cle la esp ir itualizació n clel
representación, deseo y satisfacción, imagen y cosa. Esto se confirm,r, cosmos con la matelialización de los cr¡ntenidos espirirueles.
sol¡re toclo, pol el significado de la experiencia onírica en la cotrcicnci.L Hasta ahora hemos estado hal¡lando de la ucomprensión r¡ític¡ del
»ítica. El sucíro y la vigilia, la vida y la muerte, no sc difirencian enrrc objeto,. Cassirer señala que la mitología se distingue de la ciencia empí-
sí de un modo claro y el ¡raoimiento a me,rudo se en¡icndc cotno cl rica, no por la cualidad de las categorías usadas, sino pol sus modos: en
rcrolno de un muerto; en otras palabras, más que una oposición encre vez de una jerarquía de causas y efectos presenta una jerlrcluía de clioses
scr y no ser, la conciencia rnítica inluye dos partes homogéneas del se¡: se y de fuerzas, en vez de leyes, imágenes coflcretas; los elemen¡os entran
:rscmeja a un código pala el <¡ue se precis:r una clave. Ptecisamente de cn relación sin sintetizarse, sino uniéndose e identificándose. Esra"-
cste nrodo se accrcaron al mito los filósofos mcdicvalcs (que disringuían mismas reglas existen, según Cassirer, en las ucaregorías parriculares del
cr¡rrc cl scntido alegórico, anagógico y rnístico) y ios románticos tlel si- pensamienro mítico,. En la ncantidad, se idenrifica [o genelal (el plural)
f:lo xlX, pero en realidad, aflrma Cassi¡er, nos enfrenramos a una indis con lo único, mientras que en la ucualidad, se identifican las cos.rs y sus
ri¡rción enrre signo y objeto (¡precisamente cle al.rí nace el significrclo atributos (concretando o bien h ipostasianclo). En la usemejanza, no irrr),
rr,igico de las palabras!). De este modo, el enfbque sirnbólico cle Cassirer distinción entre interior y exterior, dado que la semejanza se iclenriflcl
sc o¡xrnc ciccitlidameute a l¡ itrterpretrción simbólico- alegó r'ica de los con la susrancia. Si existe sernejanza, tenemos entonces la cosa entcr'¡
nrotivos y sLLjctos míticos para aproximatse, en cembio, a la ¡rode¡n,r lec- (por ejemplo, el humo del ral¡aco no es sólo un símbolo, una imagen tlc
rrrr.r sc¡ri<itica de Ios mitos. Según Cassirer, sin embargo, en el pensa- la lluvia y de la nube, sino también un instrumenro para provocur lrr
rrricnro nritológico no ha1. ¡¡ análisis lógico. En cl mito, la causalidad lluvia). Distitrtos rasgos, el mito los unifica en una imagen o en un inrli
surgc rlt tul rrrodo <1ue roda semejanza, toda contigüiclacl y todo contacto vidr.Lo. Cassirer observa quc la fantasía mitológica puede cler virl,r ,rl
s( lrirrrsli)rrr)rr,) cn un¿r sucesión causal fácilmente legitirracla. mundo de las re¡rresentaciones míricas sólo ii detrás de cste tilri¡rro cxi"rc
r r1)r{l^s i\4ot)l]{NAs t)l,L N,flTo y coNCEI'CIONtiS i\,1ffot.OCICO.. r.As IFnRÍAS StN4UOI-tS'lAS

r¡rr (liri1¡ricx clc las emociones vitales. De aquí deliva el camino qLre Advierte asimismo que la orientación di¡ecciouai no va asoci¡cli srilo
,l,,lr..r'grrir le irrvestigación: de las fbrmas de pensanienro:r las fbrmas a \a antinomit sacro/profmo, srno rambién a la dif¿rencia física cnrrc .'/l,r
rlc irrrr¡ici<in y l las correspondientes Formas vi¡a]es. Porler¡ros, por lanto, y nocbe, lttz y tiniel,la¡. Al numbral, espacial se asocia tambié¡r el serrr-
lr'¡rctir r¡rre Cassirer se ocupa sólo indirec¡amente de las formas de la vid¡. miento mís¡ico-religioso primario, expresado en la reglamenración srrcrll
Al ¡¡¡¡lizar el mito como uforma de la intuición,, Cassirer afirma que I:i de la uentrada, y de la nsalida, en los ri¡os nde pirso, y en los mitos collcs-
r'r¡rcicltci¡ mítica -que aún no diferencia entre la ilusión y lo auténtico, pondientes.
cntr.c sujeto y objeto- depende de las formas inmediatas con las cuales el
La concepción míricir del riempo puede reducirse al hecho de que el
,rlrjc«r influye sobre la conciencia. Los objetos propuesros a Ia concie¡rci,r
¡nito presBpone siempre una génesis, una lormación, un¿r vida en
r¡rí¡icl son únicos, están aislados y no se suborclinan a la necesidad ni a la el tiempo, una acción, una historia. rrna nrrracion. El prsado, se¡1ún lo
ley; poseen, pese a todo, una ronalidad parricular y configuran un reino expresa Cassirer, es en el mito la causa y eJ "porque, de las coses; la san-
ccrrlclo en sí mismo. Cassirer sostiene que la inrroducción áe la antinomi,r tidad del ser se remon¡a a la santidad del origen. De este modo, el tiempo
cn.re sacro y. proJino (donde este úhimo indica, con una particular improntr
es la prirnera [orma de justificación espiritual. El riempo prirnordial del
rrr.igic..r, todo aluello que desde un punto de visra mítico es signifiiativo) mito se transforma en tiempo empírico y real a rravés de la expresión de
'ilve p.rrr arcicuhr los insrrumenros y las principales ñses en Ia objetivación las ¡elaciones espaciaies, las más simples de las cuales se determinan por
del tiernpo, del espacio y del número. Todo arril¡uro .r¡Jic.rdo .r Lrn derer.- la perpendicular nolte-sur (no sólo asociada a la oposición día/noche,
minado fragmenro del espacio y del tiempo se rransforma en su conrel¡do luz/tinieblas). De estas 1íneas intersecantes deriva taml¡ién la intuición
¡ al contrario, las parricularidades de ese conrenido confiercn Lln carícreI de los intervalos temporales. Cassirer intenta r¡rostrar que el senrimiento
cspecífico al punto correspondiente del espacio y del riempo cn que se hllla. mítico del tiempo es cualitativo I concreto, exact¡mente como el del
. Otr¡ observ¿ción de C¡ssiler pernrite idenrificar su perspeitiva sobre espacio, y aparece vincul¿rdo a figuras mitológic:rs. La división del tiempo,
l.r morFologi.r dcl miLo: en el erpacio mirico rod.r dircc.ióriy tod,r con una entrada, una salida y un desarrollo rítmico, la compara él con
¡osi
ción tienen una valencia específica que deter.mina la disrinción .ntr. i"..,, una partirura. SiIviéndose de los datos propolcionados por Mrrett y por
y profano. Aun<¡ue el contenido del espacio mítico no equivale:rl clel los sociólogos flranceses (Lévy-Bruhl, Hubert y Mauss), demuesua la arri
cspacio geomélico, sus foLmas respectivas son, en cierta medidl, aná- culación tempotal de la actividad religiosa: la petcepción r¡ítica del
logas. Toda cliferencia cualitativr de crr¡crer nc, esp.rci.rl equiv.rle, gerc- tiempo biológico (el ciclo vital) precede a la intuición clel tiempo cós-
re)rnente, a orre espacial y, al contralio, lo, rér,n¡nor ..¡r".i.,l"r ..".nn- ¡¡ico, el cual aparece inicialmente como una especie de proceso viral. Ll
vierte¡r en un aspecro de la expresión intelec¡ual de la lengua, de modo movimiento procede de las formas subietivas de la vida a la intuició¡r
que el mundo objetivo resulta racionalmenre comprensibli. Del nrisnro objetiva de la naturaleza. Luego se produce un proceso gradual hacia la
r»odo, las ¡elaciones e indicaciones totémicas se manifiestan cle ¡rodo conremplación del ciclo eterno de los acontecimientos. El discurso, según
rrinsparente a ¡ravés de Ias relaciones espaciales; l¿ intuició¡r espacial cs Cassirer, atiende, no al simple contenido de los carnbios, sino a la form¡
unive¡sal. El espacio mítico cs estr'uctural, en contraposición ¡l firncion¡l pura. Los fenómenos de la naturaleza, en particular los astros celes¡es se
rle la malemática pura. En cl espacio mítico, las conexiones son está¡icas, convierten en signos clel tiempo, de la periodicidad, del orden r¡nivers¡I,
ll fbrma no se fragmeflta en elementos homogéneos y tods las rclaciones del destino; el tiempo confiere al ser su caláctel regulador y ordenedor
sc ci¡nentan sobre un¿ identidad primorclial. Por esta razón, el cosn¡os (y este último cobla un carácter suprapersonal); nace así el nexo enrre el
rr)tero parccc conscrt¡iclo según un írnico modelo. El siste¡¡:r de l;rs rel:r- cosmos astronómico y el ético. Las formas mitológicxs del tienpo
eiorrcs espaciales se remontaj en prrte, a la percepción <1ue el hombre dependen, parx Cassirer, de la separación entre sacro y profaro5T.
tier¡c dc. su cuerpo (pensemos en las oposiciones incirwt/tlebtrjo, Un aspecto particular dc la investigación de Cassircr lo constit!¡ye el
,1,/,rrttc etrá). Con esta Írlrima observ:rción, Cassirer se refie¡e eviden- esrudio del mito como fo¡ma vi¡al y la definición del sujero de la con-
rcnrcn(c a los mitos que hacen surgir el munclo de plrtes dcl cuer¡r<r ciencia mítica. La categor ía de la personalidad, del .yo,, del alm¡, sc
Irrrrrr,rro (como el de Purusha y orros semejantes)5.. fornra sólo gradu¡lmente, como resukado de l¿ inte¡acción encre ¡¡rundo

" ( lrr rrrro,o c intcrcs.urre ¡r¡tcri¡l hr vc¡ido a cor¡r[¡¡r'rr esrrs iclcls Jc (]:rssi¡c¡: sc t7 ScgLin Cassircr', los rrrimeros sorr, cn mitologí:r, rrn instrumcn«r dc inclivirlrr¡liz:r
trrt,r,I l.rs irwcsrigrciones ctnogríficrs sobr.e Ia mi«rlogia dc los rloeon rcrliz¡.lirs t,,,¡ cnin no, sin embargo, como explic.rción, sino como sigoificacnin- vioctrl.rclo ,r l:r irn¡,li
N Lrr, el t iri.rrrlc y srrs discípulos. cacñn gradtraltlc lo profino cn cl proceso de sacr¡lización.
I r.1 )t{l^5 NI( )t)IttNA\ Iltit. MITO y CONCIl)Cl()NIiS N{nOt_ó(;tCO .. LAS 1'F],ORÍAS SI]\4 BOLISTAS

(.xr(rior y lt)rr¡)(lo inrerior y de su mediación, cotr la torna de concienci.L raleza y vida. Esta conrradicción procede del hecho de que C¡ssircr rro
,l, l,rs clcrrrcrrros intermedios entre el deseo y el fin perseguido. En un penetra en la realidad no-mítica, en la que encontramos las fi-Lentes c,,r,-
l)r irr(.r rrrorrlcnro, el alma riene las mismas propiedades clel cuerpo, pero, cretas de la imagen mítica y las raíces gnáseológicas de l.r mi¡olc,ei.r. 'linr
, r,rr cl puso de Io biológico a lo ético, se va leirramente transfórmando l¡ién la autonomía del mito con ,.rp".,o r laidemas lormas cil¡r¡r.¡les,
t,rr strjcto dc la conciencia ética. sobre la que ¡¡nro insisre C¡ssirer. parece más bien ¡elativa, habicla cucnr¡
( hss¡rc¡ apunta que, en el mito, los «límites, del homl¡re son
extre- del c¿ricrer sincre¡ico de la mirolágía.
nr¡tla¡¡renre inciertos; el hombre constituye un todo con los elementos El aspecto más interesanre de la obra de Cassirer.consis¡e en hal¡el
tlc h lealidad hacia Ios cuales se ori.nran áági....enre srrs acrosi su con- mostrado algunas estructuras fundamentales del pensamiento mítico y clc
li¡so sentimiento de unidad con ¡odo lo que rive se concrec.r, según la naturaleza misma del simbolismo mítico. Cassirer expuso sus ooi.,iá,,",.
Onssircr, en un sen¡imiento mejor delimirado de afinided con algJnas antes de que surgiera la teoría de la rnlorm¡ción y ná pudo, po, ,.n,.r,
cs¡recies animales y vegetales; las diferenci¿s dc c¡racrer fisico se con- comprender y describir los mecanisnos dinámicos del-funcionamiento
vicrten ahora en una «máscara». La conciencia específicamente humana de la lengua simbólica del mito, ni los mecanismos profundos de Ia mito,
(or) muchr lenrirud; el primel paro lo c.rnsri-
',',.les.rrrolla. ¡ su iuicio, poiesis. Conviene, sin embargo, rener presentes sus límites filosóficos,
rrrye I.r humaiización rle los dioses y la divinización de ios héroes. Las determinados sobre todo por l" conceptión rrascendental neokantiana,
carcgorías de la vida humana, en un pr imer morn.nro. se conccbran r.rnto en ¡elación con.los presupuesros mismoi de la comunicación. Esra conccp-
cspiritual como fisicamente; el mito expr.esaba entonces una ¡.ealicl¿rd ción ignora de hecho que el proceso de la comunicación es una ac¡ividid
natural del lenguaje humano-social, y viceversa. La complejidad y l.r espe- social precisa y que el simbolismo del pensamiento humano es indiso-
. ificidad de l¿ioncienci.t rnrric¡ se m¡nifiesrrn. ,.g,in'C.,r.ir"11 pr..ir.,-
luble de l¡ cornunic¡cicin ry esro. no sólo en l,r lenqrr.r, sirro ¡¡nr-
rnente en esra correlación: la reducción del uno a la otra es impolible. El "oci.rl
l¡ién en el mico) y, en cierro ¡nodo. deriv¡ de ell.r. No poi c.r.u.rlidatl el
enfoque sociológico cle Durkheim Ie parece por completo insuficiente. p^unto de partida del esrructuralismo en la antropología y en la mirología
El mito da a ]a naturaleza un contenitlo que se deicrmina sólo co¡ro (fundado, precisamente, sol¡re la teoria de la infoimaáón1 no procede áel
cousecuencia de una acriva inte¡relación con eI objeto, gracias al rrabejo
neok¡nri.¡no. sino de la escuelr.ociologic,r f,an.e.u".
y a la utilización no mágica de los u¡ersilios. El rccoiocimienro, por La aproximación si¡nbólica al mito ha ¡enido muchos continuaclo¡es,
prrte de Crssiler. del p.rpel del trab.rjo me¡.ecc ¡tcnción: a,rr jrri.io, entre los cuales figura lVilbur Urbanse. Partiendo, asimismo, de la con-
l.L toma Je conciencia rle l.r plopi:r persorralid;d rromprñ,r r l¡ cle.rcron
cepción trascendental neol<antiana, Url¡an ve en la mitología, bien el
Jel mundo por parre del hombre y a la proyección dá sí ¡rismo en este l-undamenro de I.r religión (qr¡e. a.u jrricio. ado¡ra un lengi,rie mirico
mundo (enrendiendo por rnundo, no sólo el marerial, sino tar¡bién el
para
de los simbolo'). EI miro.rperece en el mundo de las imágenes, que no 'imboliz.rr un¿ re¿lidad rro mitológic.r), l¡ien un.r lorml de coloci
miento extraoldinariamente elevada y no ljene.r los aspeccos axiol<iqicos.
se perciben colno roralmenre adecuadas, de modo c¡ue en ll sustarici:r rle
Thmbién es parridaria de una in¡erprer.rción sirlbólic.r de lr niro-logía
la expresión simbólica penetra el conflicro enrr.'sigirific¿do e rm.rqerr: la -
Susanne Lange160, discípula de Cassirér y de Alfred North lüTitehead. En
form¡ del penramiento mirológico rr¡n'lor.rrr,r ¡oJ.r I., re¡liJ.rd crir.r.r los trabajos de Langer son evidentes sus vinculos con la teoría se¡¡ió¡ica cle
lor.r. Segun I.r reori.r de Cassirer, sólo en el ¡rte se resuelve esta conrriL-
Charles Morris y con otros represenrantes del neopositivismo lógico. por.
Jicción enrre imagen y significado, dado c¡ue aquí Ia irragen viene acep-
este motiyo, e11 sus escritos, Ia concepción trascendental de la comunica-
r.rd¡ en ctr¿nro r¡1. En sus rr-rl.rjos posteriores (Eruryo iobre el hombrt,,
Fl nito del E¡¡,do:.C¡rsi¡s¡ pl.ar,a m¡\ irren(ion rrrrro.rl .rspecro
l.,gico co.mo al psicológico. dereniéndose de rnanera significativir "ocio-
sobre
t3 La conccpción rrasccnclenral
malintelpretr cl carácrc¡ soci¡l dc la comr¡nic.rciri¡
,l ¡,,r¡el desem¡eñado ¡or el mir,' en el rc,lr,r.¿r, ,le l¡ mucrre y en h .rfir-
y dcl conocimiento porque ¡arrc de la idca r1e Lrna rroidarl rransobjcrivu y rneralisrca,
creade por et yo rrrsccnclenre, es«r es, un r:rz-ó¡ univelsJ, qLre const,u1.", 6¡¡j. on."r.,,r,,.,
rr¡ciórr de Ir corrrinuirl.rd y rrniJad dc Lr vi,l.r.
r:r¡rl¡ién cl mundo simbrilico. La idca de I.r c,rnsrtrcci,ln del rnunJ., ri.r," srin rr,r,,,
Nos hemos deteniclo tanto en el sistema de Cassi¡cr precisanrente t¡ncia cn el íml¡i«r mirológico, pelo Cassir.r nu ¡fl,.n¡., ..1 ¡n,hlem.r de li. r¡.,.;.n..
lx)rque se trata de un sisrema, es decir, de una compleja filosofía del mito, rr)rrc (\rc mrrndo (n consrrucciLln (y srr pr6¡¿5u.1..unr,nrcción) y l:r rc¡lichtl
),cl s..r
i¡rric¡ en su género. En esta reoría se pueclen observar, sin emtrargo,
rlivclsas cont¡adicciones. La función pregmlci..r del mico con"isre, seiíLn
i' !1. M. Un¡¡¡r, Lanptaye anl t a/it1,1939.
''o En ellibro dcdic¡do a é1, se lc deñne como
(lrrssi¡'cr, en establecer una solida¡idad en¡r.e narur-rlez¡ v so.ird-rd- riero "pione(, dc ir tit(,sofl¿r clcl sir¡r1,,,
lismo,.C6.S. I-AN(,-ER, "On Cassircrs Theory ofLaiguagc and Mvrl¡,, tt¡ t'lu.t,l,ilo
:¡ r'slir conclusión concluce taml¡ién l¡ inruici.,n ,1. l",,ni,l.rd.nr.. ,1.,t.,,
:oVh1 of E. Cas:inr,1949.
,0 II( )tr1^s N{ot)tiRNA.s t)lL Mlfo y coNCItpcloNIis N,f f tl)t.(iClCo I,AS T[,ORÍAS SIN'IBOI,IS lAS

, iri¡r tcrle cn grln rredida el puesto a orra «naturalist:r, y crnpírica, cimen, De este modo aplica Langer la teoria sirnbólica de Cassirer, a<{aptanckr
trrr l, r s,rlrrc cl .yo, individualy sobre la ¡eelal¡oración que esrc írltitno hacc cl siml¡olismo mitológico a la rnedida de una peculial generalización <lc
,1, 1,,. ,1.rr,,,, I)r'ucederrres de l.rs rensJcion(\. las fuerzas emocionales de la personalidaci, regidas por una filosofí,r prr-
I 1,. ¡¡ros scír¿lado antes como un rasgo de la etnolosía an¡lloamer icrna mordial, que sostiene en la arena cósmica al hombte y a sus aspiracioues
( l (lc irtencrse a la psicología individual más que a la cólectiv¡ (o rrascen- Algo infravalorado parece, sin emb.rrgo, el elemen¡o social, qrre L.rnger
,l.rrr.rl). IJsca olientación se encuenrra también en las ideas sol¡re Ir mito- pone en relación, no con las represenraciones l¿nr.isrices de l¡s Fuel'zas
l()gíir p¡opuesta por Franz Boas, otros de los autores que influyeron soble cósmi."., como podríamos haber esperado, sino con la lucha en pos del
l.urrgcr. Boas mantenía que las concepciones mitológicas, esto es, las ideas bienestar que la personalidad sostiene en el cuento. La estudiosa enticnde,
liurcl,rr¡rentales sobre la construcción del mundo y iu origen. se (ncuen, acertadamente, que el aspecto social clesempeña un papel impottanre en
tril¡l tanto en el mito como en el cucn!oi' , y que se caricreriz.rn. sobre cl infratex¡o de la fábula de magia, pero no llega a comprendet que cs
r,rr{o, por la personificación. Boas si¡úra las lo¡mas iniciales cle lir fantasía fuenre originaria de los conflictos evocados pot el propio cuento. La stlb-
rrritológica en la imaginación que juega y fabula con los elementos de l:r jetividad del cuento no se expres:r en ausencia del aspecto social, sino en
cx¡c, ienci¿ coudiena. un juego que tiene lugar en el plano de la hipér- la aspiración clel héloe por supera¡ un conflicto par;r él aflictivo. Langer,
1",1.', Jc l.r exagéración de ese experienci:r o de su transFormación toral por llevaáa por su empirismo y su propensión :r la psicolog¡ía irrdividual, yerra
r¡rcclio del sueño, en la verificación de las uc¡uimeras diurnas,. al inve¡ti¡ la cotrelación histórica exisrente eDtle mito y cuento, dejando
I-r el capítulo .Símbolos de la vida. Las r¡íces clel ¡¡ri¡o, de su libro de este modo que se le escape el caráctct arcaico y sitrcrérico del mit,,.
lt.filosoJia en LnM nueud claue('2, Ltnger, siguien<1o en parre a Bors, Este último precede de hecho al cuento de magia, lo cu:rl no excluye el
csrLLclia el siml¡olismo del mito como una fase superior, respecto de lr desarrollo posterior de especulaciones mitológicas de carácter esotérico.
fril¡r¡la, del desarrollo de la narración fantástica. Mantiene que la fbrrna Por otro lado, Langer acepra las unillter.rles opiniones del ernologo Prul
oliginaria de la fantasía es uel fenómeno ro¡alnrenre subjctivo y personal Radin, cluien en su libro El h ombre pri n i n uu,otn o Ji ló'oJb l1o)7 )' a veít'
,lcl sucño", en el cual la personalidad expresa simbólicamenre su pro¡ri;r er.rla mirología plimitiva la creación individual de una elite que h,rbía
srrbjerividad. A medida que se va difundiend,-, cn f¡bul.rs y cr.rdiciones sabido alza¡se por encima de l,r plebe.
lcgcndarias, los síml¡olos personales v¡n sierrd,, sr¡srituidos por olLo, nr,ís Al término de este capítulo declicado a las interptetaciones simbólic,rs
trniversales (animales, espír'irus, brujas...). Cuando de Ias iábt¡las sol¡re dcl mito convicne que recordemos el a¡tículo de Earl Count, uEl nriro
,rnirnales y de los rel:rros sobre espíritus se pasa a las fábulas de mrgir, como concepción del munclo. Una síntesis biosocial,65. Count parre dc
cntonces los monos, cocodrilos, caníbales y muerros de la vieja tradición la idea de que la represertación de la realic{acl a tlavés de los sí¡rl¡olos,
son susrituiclos por príncipes, dragones, pérfidos reyes y cosas semejantes. junto con el proceso de simbolización mitopoéric:r, son los aspecros m:is
Irl cuento habla de la personalidad, de la realización de sus deseoi, y cle importantes del proceso dc conversión del hombte en slbio, esto es, el
ll subjerividad, sus héroes no son divinidades ni sanros, sino homt.cs nacimiento de la culruta. L)el símbolo, en¡endiclo como medio Parr
(luc r)o van más aliá del empleo de la magia. En el ¡rito, cnrendido como entrar en contacto con la lealidad, son inseperables tanto l:t ntecltologíi»
firt'nrr superior de narración fantástica, lo que cuenra realmente no es la cuanto la ureglamen¡ación social,. Count insiste en el irecho de ilue la
«supcración» tle la adversidacl, sino la revelaci(rn de l:rs verdades ft¡nd:r- actividad siml¡ólica del hombre se localiza en lr parre visceral del ccrel¡ro
rrr"lt¡les clel mundo. El miro rorna en considcración, adcmás, segírl y en los particulares hundimientos «temporales» situatlos en la rcgión
Lrrrrgcr, rro sólo las fue¡zas socialcs, sirro taml¡ién las cósnricas (cuerpos
., lcstcs, ciclo de las esraciones, día y noche, erc.). Si en la fábula el héioe
dc Kerúryiy l.évi St¡tuss), co¡si,lcrrndo a csta tiltima como Lrnl cstirrr intermeclirr entrc
lrr¡nr¡no ectúa en un mundo fantástico, en el mito el héroe es divino.
h expcLicncia inmcdi:rt;r, ,,bio[5gico y la cslerrr es¡rilinrrl, sLr¡crior' L:r rrtisicr es d,:finirh
¡r, r'o.rcrú:r en un mundo leal. Los relatos sobre hétoes cul¡urales los ct,,r, como .cl mi«, de l.r vi.la inrcrior, y Lungcr rfin:ra quc, cn l¡ nritrr[rqir como cn Il mrisi..L.
rrn¡ forma cle transición entre esros dos géneros61. la scpalrción entre cl p«rtlLrcto y el ¡roccso rcstrltrr incorrpletar igurrlnenrc incrrm¡rlctrr
'i,lcr,r
1,.,r t,,,r",.1 snntrolisrro tlel mito y clc l¡ mrisic¡: cl signiiic:rdo « retntcntlirir
'"'.,it",
runc¿r es dclimir¡clo mcrlirntc orros signilic,tkrs ¡cccsolios, ilcriv¡clos clc Lrs divels:rs cx¡,-'
Á srr jrrici,,, cl mi«r, .r clilcrcncia clcl cLrcn«r, cxplic.r L,s linrimrnos dc j,r n¡n¡r:rlczu rienci:ts dc l¡ viila.
r r.rl.rrl,r Lr:recirjn ¡ trn ricmpo quc cs anrelior ¡l lcrrnl orilcrr rlcl mr¡ndo.
61
l1 llAr)rN, I'¡imí¡itM¡n,t¡ Philo:olho, 1927 .
6' E. W CcruN t, uMyrh as \forll Vicw: A Bitxocial Synthcsis,, cn ()lnrrc n Lli.tttLv
' 5. L^N(;rlr(, I'ltílotopll in a NeLu Kq,1951.
" Lrr ,,r r,r . r¡rírrrlr tle cse misnrc 1ibro, L.rngcl comprrrl cl rriro con la mrisio (cs rrnr E*a1s tu Honour oJ l)nrl Ra¿i , l')60, pp.530-627. Ctr K. llrrruv,/azlki noZ(t,lt)l\.
,,rrr¡, r.r rrlr ,¡rrc lrrcqo sc hizo mrry liccLrcnre: vúusc m,is acltl:rntc lo qLre clircrros .rccrcu cap. XVIII-XIX.
,., I I ( )ti lA5 Nt( )t)tiRNAs l)lrl l\4no y coNCü'CIONItS \.{It1)t.óGICO...

lri¡rrr;rLirrric:r, que conforman el amb¡ente


-pasado y presente, inteuro y La psicología analítica
r.¡it, r¡ro rlcl sistema nervioso cenrral¡i,. Siiu.rdo en posicioncs n[id;,
n¡..rrr,. I'i¡,loAi,.irr¿s. Cor¡nr propone l.r lripciresis de
iue
l.r c,,n.eo".ról \X/ihelni §Zundt6s, un pensador pró_
.1, I rrr¡r¡,1,' Ir,rrra de lJ psico-ecología. LI pins.rnriento miroprir,.á.1 lo . Ya en los trabajos del psicólogo
ximo a las
virr.trlrr ¡ u¡¡a ur¡atriz simbólico-creariva,, y a su" p.odu.,oi, el rniro, la posiciones de la escuela anrropológica ingl.sa y d"fen.or.J.
las teorías animistas, se había producido .,r, nátobl. I..."á-ienro enu e
frilrrrl¡, cl liro, unificados por una idenridad genérica. El miro_lábula y
cl ¡ito sor¡ para Count dos instrumelros dil!¡en¡es de lepresen¡ació¡r etnología y psicología, al tiempo que se destacaba el papel que desem_
peñan las situaciones emotivas, los sueños y 1"..^d.rr"s i. asociaciones
rrritolrigica,.el primero de los cu¡le" conriene energía ,irnbó[i., .n
en la génesis del mito. Según la teoría de \7undt, la proyección de las
l,r,tcncia y el segundo en lorma cinérica. De esta fo¡m"a se suprimen las
(lrcstiones de la prioridad entre el miro y el ri¡o. Ademas cmocione\ robre el objerivo provoc¡ un proceso Je ol¡jetivizlciór I per.
de es¡o, Counr sonific¡ción mir"lógic.r.rnjlogo al de I¡ idenrificrcion e,r.,i.". úun.lr
r. in.lirr¡ por idenrificar.{al igual que Richard Clr,rre y orro\ r(pre§(¡r
mantenía que Ia "pcrcepciúrr- mirológicl renít .¿rjccer prim¡rio I
rrurlrs de l¡ criricr mirológico-riru¿l )el miro co¡r la 1i,.,rr,,i.,, o.,1 eu,
r¡¡cnos, por at¡ibuir a ambos una misma «gramática del mito,. A er) l.¡\ represen(Jciones ¡nirol.gic¿.
risl,,mlrr¡ rrra re¡liiad i,,n:..1i.i,.,,
se
su enriquecida por representaciones suplemenrarias de tipo asociarivo (del
juicio, la mirdogrr reproduce l¿ realidad peisoniñcándola,
en finción ripo resp irtció u-a lma-ntú e -páj aro -cie lo, etc.). La infl uencia de \Wuncl ¡
,l« Ios flnes y de Irs repre.enracioner axiológicas de l:r per.onaliJrrl
lrurrr¡na. l)or ello. expre:a el murrdo (n rélrririos de aconi<.imienro, se ha dejaclo norlr, h,rs!.r cierro punto, también en folcloristas corno
y L. Leisrner y Friedri.h von .ler Leyen6e, que reducen a sueños los motivos
no de procesos, pero admite la repetición (gracias al rito), introducielc{o
así una cierta regularidad. Count sub¡aya también Ios vínculos que ¡r'imariosrlel mito y del cuento. La, siru,rciorres enrorir.rs y lo, .rrcño.,
une!.r considerados como productos de la fantasía anilogos r los mi¡or, ocupa,¡
a los mi¡os y los acontecimienros míticos con la usocieda<I .oi,
r.1,,,, y
reconoce el_ca¡ácrer nprofano, de la cienci¡, pelo .rl misrno ri"mio ,r,,,,_ un lug..rr todrvic mas irnponanre en l.r .,p.ic,,logia d. Io profunáo i. ..
tiere que el n¡cinrienro de l.r cienci¿ lu< po.ible. precisamenre, g..rci,,, dccrr, enrrc ltrs represenrantes de las diversas escuelas psicoanalíticas:
.¡l reco¡rocimienro -por p¡r(e del pensainienro Ái,opo.,i.o á. ,,,,., Freud,,Jung, AlfLed Adler,.e¡rtre or¡os. A di[erencia de \X/unclt, y en
cierre regularidad en el r¡undo. Como caregorías para la consirucción génelal de Ia psicología t¡adicional del siglo xrx y comienzos del ri, el
tle la ngramática del ¡nito,, Count propone"el .-'otiuo,, .l psicoanálisis
psirornJlisis asolj¡ es¡os productos
asocia ¡q¡q' ¡rroducros dedc la sul¡con..i..,r" o, en
l,_r Fantasía al subconscienre

"a.-",, tn toclo caso, a los estratos inconscientes y plo[undos de la psrque humana. ^ ",.
"mo¡l)' (un personaje o un;r imrgen), .r, to.rro 1or..,"i...] -",..i"1
puede ir creciendo abund:rnre me n re. E¡l el caso de" coincide¡rciir cle rer¡r¡s _ Para Sigmund Freud, el discurso rriende. en primer Iugri, r los co¡¡_
expresados mediante morivos diferenres, Count hal¡la de ualo-orfi.,r,,, plejos sexiiáÉi' rélegailos al subsconci.nt., .otrre todo .i.lánu,r,inn,lo
r(miti(o. ,corrpleio de Edipo,. en cul,l base esrán l¿s inclinaciones sexuales inF¡n-
El artículo de Count no in¡roduce nada susrancialmenre nuevo en el tiles hacia eJ progeniror de sexo contrario al suyo. En Tótett y tabú70,
csrudio.del lenguaje siml¡ólico de.la mirología, porque se con..n,.",.obr. Frerrd quiere denros¡rit quc en el ,omplcjo de táipo conllrryen'lo. ¡,r.,rr.
rodo (dadas sus raíces biologicirir¡, .n l.ir" ,l.l rrr,."--"n"i¿_ cipios básicos
crplos religión, Ia
Daslcos de la rellgrón, la mor¿1,
moral, li socied.rd y el ¿rte:
mor¿1, l.r l. Drohi_
..,n 1.1
a¡te: cor) .,.,,hi-
rnico de la simbolizació¡. Los estudios mái"ip.ot
recientes (en particular, los bición del incesro
inces¡o vy del oarrici,..Ii. I"
parricidio, Ia hordr ¡r.irliciva ," ,.",,.f.ri,r..,,
de K¡rl Priblam y oclos) nos han pro¡rorcionadn un'.ui.l.o úrlio,,,. grupo \o(lJr ycomten,/¡n
Frupo social y comienzan .la imponerse
nnponer\e los l.t. noimo, morlles; la religi
norm.l5 morales; ¡.elirión ,,,
complero del susrraco neurológico del comporternicnro simbólico, ranto [i¡¡rda ,obre lr perccptión dc una rulpa univer.¿l dcl¡n¡e del p,rJrl lpro
('r \u Jrnitnl(,r corno en su lnism¿ loc.rliz.t.i.lr. l..r irrterpret.rcirn siru totipo.de Dios), como pccado originil. La represió,, co,,.¡ani. d.l c'on,-
Lcjlic.r dcl miro inreglr r¡mbicn l¿ psicologn.rrr,rlrric,r dejung. plejo de Edipo, la relegación al subionscienre y l¿ sublir¡¿ción cle l¿s pul-
siones sexuales prohibidas consriruven ituyen l¡ la n¡rre -.i. i,..^,...."
palte más importante ei lr
":. 1.,

'3 \v.rüí/ur.ror, .V:)*ül):fcLo/t)Kie, vols. IV-VI: Mythu ukl Rctigion,3.. ed. 1920
rJgunos esrurliosos nrás recic¡rres, cl ce¡lo dc l¡
1923.
1. W V¡]NDT, Mll
V. WuNDr, Mif í rfun,
r¿iri1, tI913r
9 t 3r cli. N. N. f ;ingt.
.linj.t. 7lh,riu
ht ri1a V Vit¿l¡,t a n¡t!¡tt¡. ¡¡¡ ¡/)
.""ScgLin rcrivid¡d snnbó1icr gcy 1912.
rrrrrl, cxprcsivr, music:rJ- sc loc¡liza cn elhemisfertu tleri:cho 6" L. LflsTNfR, Das lliitzd tlLr Sphinx, JlJ9, von DER LEYEN, L)^ M¡inl)..¡t, \.,
'tr ll. Ct¡sr., Herman Melull/¿ I949; N. A¡win, Hnnan ,Mc/t,i//a 1950; C. OLS()N, F.
c¡l 1975
t.',itt L (i ,oK. . BiE Medicine;o Mofu Ditta, eD uy,i ,,ir,i",, 'i s. Ft run , Uber rrn,ge UbcrcinsrLmmungen
/r,,, 1,,,,t\!,Mtl.).2\!.\.R.
lr)(,rr, fP lL)l lrt) -, inr.Scclcnlcbcn dc, \tilJc,, ur,l ,l,l
Nerrroriker,, en ln,ry,.l¡ ll, lrt2 t,)t3
I ( )ltl \\ l\l( )l)l l{Nr\S l)lil. j\f l'IO Y CONCII,CION LS 14 OL.Oait(.( ) I,A PSICOI,O(;ÍA r\NAI,iI I(]A

l,,rrrr,r, i,1r ,1. ll pcrsoneli<1ad_ Uno de los rrri¡os rnís firrrosos es, rle esrc
al¡1un,r nedida, el papel que ticnc cl embiente soci¡1, pero su ¡rsrcorrrilrsis
r,r,,,1,,, rrriliz.r,lr¡ par¡ ilLrstrirr un complejo psicolóqicct r¡uc, según llrc¡rl,
está orientxdo sr.tstancial¡ncnrc l¡acia l:r psicologí:r inclividual (autrqLre fr'.rr
ri. r, ul.r itll,,,lr,rnci,r,cl.,v. n.l.¡ l.r..,rnl,r.,rr.trr, ,1, l. cr¡cr,,
¡,.i.,,1,,¡i., clianos posceriores hayan introduciclo algunes n-rodificacioncs orientx(l:rs
lrr¡rtt.rr.r. t ,,¡rrl,lcio' idenrico,,,,irlil.u.,.,1,,, r.tr, n(nr¡.¡ Frcr,lclr 1.. t-o-
en senrido sociológico). Fil conrenido del subco¡rsciente se considera fir¡to
li rtrí:r,¡1r'icuu, cn Ia que se rcpite obsesivirmcnre el motivo de la lucha por c1e la rcpresión de los instintos y de las pulsiones, Inientres clue el sintl>o-
, l ¡r,,rlrr cnrr.cd dios-padre y sus hijos tlioses (Urano prccipira
'I I sLrs hijc,s, Iis¡ro de l¿r fantasía mítica o de las lál¡rLlas sc inrcrprcra corro unr espcciü
it;r¡rcs, en clTárt¡ro; C¡-onc¡s em¡seul¡ ., Ur..rn,,, Lr..., .l"un,a ,r,,,_
..rlvo.r Zcrr.. srrlv.rrlo " ",,. de alegoría trlrnsparente y unívoca deJ com¡,lejo er'órico expulsado cle le
::i.'. l,iil,., l\,,r.r, .n.r(lr(.1. r¡,,., l,¡, l,.r ¡u.. ..'¡¡,,,, conciencia. Sobre la bese dc i:r psicología individual, la mitología sólo ¡roclrá
I r, u.l.,l, rirr dc l¡ riv.rl¡d,r,l ..r,,.,1 ,,,,, r.r ri..r.r r)rir,lf,.(Lr,r, l(e.rl.
utilizarsc de modo alegórico ¡ sustancialmente, cotr fincs ilus¡rativos.
l.os fr'cudianos estudian los nrir(rs cu¡lo L,r¿s r.lnr¡s €xprcsiones
olrvi.rs cle unn impoltantísima sitr¡.rLi.n
El inrento más inrercsantc de ¡sociar los ¡rit,¡s a Ios principios incons-
f\r(lLri.-r ), Jc l¡ s.rrisi¡c.'i,ln cl" las cientes de la psique es el cle Jung, <¡uien, en su psicologí:r ilnalíticr, Iro se
I)r¡l.siones sexuales, histr!ricernenrc positil.s só1., ¡¡rre. <ie l" fb¡r»¡ción <ie
interesó por los complejos sexuales, sino que fbrmult5 hipótesis relruv:rs
Lr
.i¡rrili¡. -En esre r¡¡srrro pl,r,ro, i)tto lllnkTr conrr:rpone l¡ fril¡ul¡ ¡i
rrrir,': ,.g¡i¡¡ Rlrrl,.l., IrLul,r n.r.c cn ..] nlout(.llo crr qrr.,,. ,.rrr.,li.l.r¡r al estr¡to profuDdo, colectivo c inconscicnre, de la psiqLre. Jung perrír
Ir. r,-l.r,i,,ne. Irmili,rr<. y rrib,,l,., y rierr,l.. ¡ror,11,,,, ,i.1¡¡,... ..,, 5..,,.. dcl concepro de ulepresentacioues colec¡ivas, (tomlclo, aunqr¡e cou
li.r,' Ll( l.'.r.,¿r.',,. r¡r) (umpl(jo sexuai origi nalianre¡ rc eviclclre. l)¡r¡ modiflcaciones, de la escuela sociológica fr rncesr) y no sólo de un¡ ilter-
.,,rf,,rr.rr ¡l p.rLlre, I. iibul¡ h.rce dcl Itijo nrris joven (su rival nr:ís pcli_ pre ración simbólica del mito afín a Ia de Cassi¡er71.
IJx¡rondrenros ahor:r, brevemenre, las resis elaborad¡s por.fung en l:r
llroso, porqLle el senti¡riento cr.óticn Ji¡igjlle ¡ l¡ lLL.l¡.. \e pro(lr¡cL cn
ll inlanci:r) un héroe, el srlvador Jel pro-p,o p.rdrr (por..i",,rr1,,,.,r partc de su do«rina que ha inflr¡iclo en el clesarrollt¡ cle la crítice lite¡:rri.r
"l y que se asocia a la rrritología y a 1a estética75. La comprobación expeli
1",'li'y..l.l .r¡r. r de l,r .id,, ¡ d. I.r *i"l ,1. 1., "r.i,,., j,rr"i,rci,, .,,'1., 1,,U,,1.,, mental tle la hipritesis rle Jung es casi imposil)le, nrientrxs .lLre, .lcsdc url
l.r lrv¡l¡d-rrl <ntle ¡..rd¡g e hijo cr susrituid:i por Ia rivelidrd entrc
hc¡._ punto de vista filos(rfico, su psicologia an¡lític¡ resultlr rlgo redLrccionisll.
rnuros, rnientr:rs <1uc Ia lantasía e¡ó¡ic¡ inllntil ert rel:ición con l¡ m¡c]r.c
\t '.rn\lornr.1 en-el nrorivo dt l.r pcrsecuci<in crritica.lel hijastro Jung considere quc le psique se relaciona escasamente con el mundo extc
, Ic l.r r¡¡dr.Lstr.r-2.
¡ror per.r" rior y la concibe como ll lrucn¡c til¡imr dc l¡ lormlción clel crnicrcl
compara el nri¡o con l:r fábLLl¡ otro seguidor c1e FreLrtl, Céz¡ humano y rarnLrién dc les cstrucruras ex¡rresivas cle l¡ ime¡¡inación; el srnr-
.'lanrbién l¡olisn¡o de la co¡rciencia desciencle por herercia cle los más :rntiguos ¡,rin-
lltihci¡r71, a Ia luz de sus lelacioncs con ef su¡trcgo l,."u.li"nn, l,r.',r,it,rl;
.rclrptan cl ¡runto de visra clel padrc y pn, .li, Jlr",,.,n ,r.i]r,..r,,l.,r," l" cipios dcl pensimiento y del sentimiento y este indemostrable carácter
rrucrt, ) .rp,,(eosis.lcl -plorr, ¡,.r,1r.<.1 1.., r.rl,Lrl.,. rcll.,.Lrr., rr i.rrbi,.. heredita¡ io cle los arquetipos lo interprera <1e un rnodo, diglrnos, teleolri-
Lr Itlr.¡r I',tl dcl lltlo y coI|d c<¡l :, . t , r i r . o lt < , tr]r,jtr!(¡enr(\ r,,l gico. Son interesantes, sin enrbargo, slls i(lees soL)le l¡ uniclecl clc hs dife-
I rI r
'j, rrr¡,i6, .¡¡ r, z dc -¡r,.rlr.,do. rentcs formas <1e la inraginación Irum,rna y ,rlgunes sLLrilcs considcrircioncs
f.r¡.lre, sc irruo,lu.er, l,.r..rr,,.,le.,l.rr,,l,,r sol¡re la coincic{encia rle sín¡bolos en los sueiros y en ]os mitos.
.r,,"). l r¡ir¡rrl,, dcl rlt s ¡ .l firr.rl tcli¿. I L17, r. ga Ii:<u,li,,rrr,. ,.rr, .., l.r
r'srructl¡ra psí<¡uica que se fi)t¡tx collu eotr.."ti,,ei¿ dc l¿ Jirng, como lr-rcud, cs¡udia la psicoloría del inconsciente, c1uc, a su
, irin, irnIt¡esr¡ por paclrcs y cdrrcad,,r.s, \u srrLr,r cnainr-r ,]a "in¡r,socc_ .juicio, ocupa la m¡yor parte <lel alrna hurn¡nr (¡siquc). Scgirr cstr ó¡ric.r,
.r,,r,a,,,r,,,
¡r ''.r,'.¡i..rr r(prc.(rrrirJ.l. p,t cl ,l/",(lrre (.\ l.r r,\(r.vir ,lc.,(rgrir tr.r- el subconscie¡re quedl relcgac{o al ¡n,.¡ndo interio¡ del honrbre y cons-
.lur,.r l'(,r'r.,,lor.r ,1. .]rLiJo.. e. d..r. .lc
¡.rrl.i,,rr<. ,,,,n..di.,r.,, , ,1,.,
lrrrr,l,rs) y el ¿.«, qLrc ircrúan en cuali,l.rd .i. nr.di.rrl,rcs .ru.
.l ,r'rul,,lo 7r (1. Ilórn\¡, .Myrh rnd Ii,ll<trlc,, en /1¡rl,' aul Li¡tt¡¡tut,1966, pp. 25
-32.
rr ¡i,,r ) , \lcri,,-. r.nLrc I,r t,u],io¡r 1. 1.. ...ri¡1.*tiurr ;a S. S. Avcrnrccv hl intcntarlo poncr clc rclic,c cl clcr,,c,,r,, r;rciorrrl v li,s rrs¡ccros
Lr ,1.,.¡lr¡,r.lcl lr¡rr.3.a, cl,rbor:rda por frcr¡d clespués dc Lr prinrcr,r cre.r¡iv,rmcntc ritilcs ilrl pcnsrnricnro tlcJung, cr»plc,rrrLL, l.r liter:rrru¡ dtl sigl(, \\ l):r1.,
¡ ,ut'r.r l\lr¡rrtl¡¡l (('r¡o (ontplrr¡cnro l,r bLi«¡rcrh dc rnodclos ¡rirol<iqi.os.etcmos». S. S. Avr,rrr\(rr,v, "r\n,rlitiécshrjr psich,,
clc:srr teot.ía origin¡rii1, rccotloce, clr
logir K. C;: Jrrngr i zrrkonr¡nrc¡uos¡i tvortrskoi l¡rrrrzii,, \lt¡nty I int'rtttry3 l1')7')), ¡y
1 13-143. Lln¡ vcnió¡ rrnr¡liecl,r dc cstt rex«r se cncutntrir cn O vrrot¿n¡¡ai btu'¿tt,t¡r,,.
¿'J¡1l 13 (1972), pp. I l0 155.
ñ,
I I ,..
/ ,t,.t,,t,, t/tt¡¡/u tt,tn,q, nLr Myltlit¡cLt,t. 1,)1,):Llct n¡isn,¡, :rrr¡,,, lht,u¡trin¡,I95lr (i. (i. lri.r,
'. \t. ¡.. .t. ....1,.... t,tt,lL ¡. | ,t . '5\'I;rsc,cncs¡cci,rl,(i.t,.lt:\t,,htl¿ Wltrztl¡t ¿/¡
s,11ri,, lr, r.z ltihlir¡. (,c.t¡r,, iK.KERÉN\'1,Eirfiltntngintht\Ytnt¿lu.Milnla,¿iL.l-osrr¡txjosdclungsohr.l.rr,,,r,,
los cLrcn«rs 1., riv.,l,(l¡.1 ,.r,,r.,t .¡.. nrJdrc c hir¡.,, dc [,s :rrlLreri¡os .v sobrc h rlirologír sc recogcn ,:n rl voluncn novcn,, ili l:r ,,1i, ,',
1.,.,,..,..1,. .1..,,.,.,,r,..,r r. ., r . l, t. ¡-.,|L,,,.,.r..,\,,., inglcs.r dc sus ol,rr, 1tuOtltu Wnhrl{:.t;. firny.rcl.lX, I'I):,r.rc, l')5').
I
i'

, \S \ t( )l)tit{Nr\S l)lat. t\,f tTO y CON( ]tf (_-tONIrS t\lt.l1)t.óCl( I). . I,A ISICOLOCÍA ANAt,i ]'](]A

¡rrr,, l,r r,scrv.r de reacciones típicas co¡ro el mieclc¡, Ia ¡elación vincrrlaclo al proceso de:rutorregulación espilitual. El proceso psí<1rrrc,,
,' ', ' \ .rrrr.l.rs gcner.rcroncs, el amor, .l .,i;",:;:. A enrre
I
r.r i,'r, r.n(¡,r, cl rt¡l¡conscicnte es indiferenciado se
il;.i,,.,,, ¿. .e rr.rnrlrc'f.r cn un.r ((,,linlrJ cre.Lción rlr.irrLrolo. que t¡cncrr r¡rr riLl
1. relacione con cl)a rifi, ¡rlr-¡ rl,rin. it'io
r... i,'n¡lr ¡ ur¡.¡ lonn,r rplin,.i¡rio iir¡,io¡¡.rll. A ,lit,-
,1, l,, rr., ..,l¡rl.lcmerrrari.r y compens.,rori.r. F¡i.rclr.
,.g,,,, rcncia dc Fretr.l,
rrrrr{ 1,,1,
.,,,,,.o
\ tt¡,trl,lmer)t¡lcS: p(n\¡micIlfo \(rlrirni(nfO, inrr¡i.i;n'V ..,,r.,. 1,,,,*, Julg rro convicrre esros símtolos én signos y sintomas ilc
instinros y pulsiones reprir¡id:rs. A su juicio, en el ar-¡ista, el cambi,,,
'r"r¡. t,r\ (tr)\ ¡rrrrrrer.r.
¡rcdominan. porql¡( l,.r ilunri¡r.¡ 1., c,,n.1en.i., eleva su.propio destino individual a la alrur.a clel destino universal, ryu-
,'\r,¡¡r slt¡, r(n¡enrenrc difcrcn.i.rd¡s. llicntr,l\
llrir¡r(.ccD cll el inconsciente. Lr iunción¡lonrin",,,a
ql( l.r, d,,, ,rlrim,r. i.,,rI dando de esrc rnodo:r los cler¡ás homl¡res a libc¡ar su fue¿a inrerio¡ y a
aa,a,.,r,,r" a,r r,,,,t evitar muciros peligros. Itsto sucecle así por.que el arrista manrie¡re co,r,
rrr,,li,Lr eI crr-icrer de| .comprorniso, de f"
.r.rrrr'r, Dlc, lo ql¡c vale Llnfo romo
¡r..r"""f iaJir,,"l"l,"'.., .f tactos clirectos e inrensos con el inconsciente y es cJp-l¿ de.xpr.s.rllos,
<lecir:u ¡,,.r,o,¡,¡ ¿yl.,//¿/, qUe..r¡ ,ri.r-
si.rrcs nsunre la condición de !r7 nti:.¿r,t.'Lo,
rro
'ólu gr,r, i.r. ¡ l.r ri(lue7.r ¡ orrgirr.LliJ,rd dc .u rrnrgiu"ciürr, .,,,,, ,.,,,,.
.t;" ;;;.;;J;;;,r,," I'ien cn r.ilru.l d. un_¡ fir.-r¿-r pl.iirica y ñgurariva rntiy particul,rr..
rricr«r, elexrrovetrido (r,uelto heci;r el objero y
"f "r,,I.f. "_,..-i.1 u.l
Aun<¡ue en sus últi¡¡ros trabajos Freud considera, oiasio¡ralr¡reute, cl
i¡rrr',,vc.ido. co¡nl,i.indo.e .o,, rn., .1. f.,.'fi,,,.,;;;.
;,,;;;i';,,,;,:, tl?eftgo.ot\o une concienci¡ colccriva a la qr,re cl inilividuo ¡iene sólo
ACrur.lr) un. sbrie de ripos psicológicos, descriros prolijame;";;;
l) rJ',\ d( jung cn los dc \l¡\ c\(ger¡\. Sc¡_rirr
i;: ,," un acceso palcial, cn úlrinre instancia, iclenrifiia al inconscienre con rodo
1 Jrrirg. el ,isrern.¡ n.rur¡r.u lo que ha siclo cxpulsado de la concicncr.r; el sul¡c.,nscrerrre cs, por r.ulro,
sc cncuentfa en movimien¡o energerico.
.i.u"l t,.rlir., u,r., .,u,nrr.|,,1", urrJ (illeBorl,l ¡elsorr,,l. Jrrrr¡-. I)ul'e] \'onlr.Jt.,o..li.rirrgrr"-,1,,s.,,r.,,,,,.,,
cirin ac¡iv¿, a parrir de Ia lucha de-ios .¡"",,.,
y.i. .,,-i,r,..r.r.,,."1f¿, .l i¡rcor','ier¡rc: rr,)o rn.is ,u11crlici.,l, I,cr.or,,rl, ,tro. i.rclo ,r la crpcri.rr.i,r
lltt cs¡e sistema diná¡nico v ce¡r¿d.r *r1 ,...Jrr,,..,
o¡,o. i.;;;..;;,,,,I individual, recepr:iculo dc Loclos los..om¡lel.,s, p\icu,p.1rojúgic;s, y orro
tr¡cres. (o, cl fin dc.¡rrc, ,ibr" 1.., b,,..,]. i,,
(l(,r¡tnJ.
i.y,i" f,, .i,,,;;,;.;'.;,,.,,r. rr,r: l,ro[undo..rle. rir',,. ,1uc n, lo dc..r¡r.ol],r ,l indiiidL¡.,,',i,,,, qrr,. l,
lllc,t.¡rr ol)rencl\c ¡.e.ultlJo..uiologico. dL¡r,,('1c,r,. re.ibi.or'o I'er.rr. i,r, ¡ (llt. \ulo ol un.l 5(tlrn\l.r 1,r,, pircdc h.rcerrc'.rlr..
L¡si,l,,LrdeJurrg.,_,[,reel lunciorr.rmicrro J.,1,
f,,.,r,.,"n,,,,,,i. ,.,,,,.. ciente. Iln los sueíros y cl las fiurrasías se lc:s lparccen-,r Ios hornL¡res i¡li-
\ r¡ ,rrr \orprcn, tenrenrcrrrc l.r. reor i.r. Jr. l.¡
in fi¡r ¡ n.,. ió n. i.r,i,r.oi1.,n.,. , .,,, genes qu.e recucrdln a.lu imígcnes 1'a los ¡ro¡ir,,.¡s clel nrito y
posterioridad, y el cstrucruralismo. A sir juicio, cle la fibulr.
crrergia psíqlica hacia Ia concienci,t .. .,1g,
i".r.il,r,.Jj,r"¿. l" I-as profirndidacles colec¡ivas del inconscicnte son, según
Jung, cl rec.¡,,
¡r.ogr..ir., f" ri.rrl.', rr.o_ dc .tuqlj,,', sito,lc arqtttti¡tos. J:l;tgr'.,,ire..l téru,ii,u.arcl,,.-
.ric¡t¿ción h¡cia el inconscierrr.. l_.. -,,.,r j'n ii.,. ii,,
a" i" "-,'._,:.";r.
,..,ir"ii¿¡ ri¡.,-:r Iilurr d. Alcj.rrdri.r, Ircneo y Dioni.io fl¡q,,¡r.,qirr; .",,.,,.,,..,,,,
hu.mana, el pr.ceso de difé¡enciacio, J.
iu i.sr:ruración de nexos vitales cnr.e l¿ co,rcie¡ci¡
,;á; i"; ir,;:;,j.:';.;;lii.", todo, dc un térnrino cuyo conrenido csr.i nruy pr.,,xi¡rlo]l ¡r¿1¿, J< pl.¡«.rn
l,' rrry,,r' .,nr¡l ia. ion po.iLrle del .im L,i Lo,f ..i,;,.ir;
;;.;;:;i,;,,;i ¿..,, v.¡ rrr rorcc],\ro rr..rdo Ir¡
',lt AF¡.¡¡. J¡lrg . "¡r.idcr.r .r lo,:rr.lrreri¡..
;;,;l;;;.,,lj ji1,,,,1" \(¡¡rel,rJ)re\ .1 lL, q (, (n rtrirul.,¡i:r rc ruelcll dclro lirrtr ..rrr,,1iv6... j, 1,,
r\ro Ju g to detrn( co¡no , individuación,. A tr¡r,és 1., .
clc..¡o uí,, s..un_ tcrttrirtulo¡i., d,. l.r e.c,.el.¡ .o, inlugr..r ll.rl((s,r. -r(l,rc,enr¡,ionc, col..
'i¡r,rr h.nn.olid r.ión.uiol,igic.¡de 1.',
t",,,",,,1i:i,,J",: ,,".1,,.., .l , ,.,, tivas, y «c¿cegor í¡s cle la imaginacion ,, (, riltnbir¡r, en plllbr..rs .lc A.lolf
¡r('r:r Ir('rson,l lnl.tsc,lr.l) ,rl rrrrcl r.r¡q¡ie¡.le
si ¡ni,nr.r, cIc,¡.r] .,¡¡,.,r.,. Lt Bastian, upensanrierrtos prinrordiales,. En 1,, relcr.nre .r los llqrLcripos,
sírtcsis deñnitiva de consciente e 1,rco,,r.i.,,,.,
l" p.rr.r.,i"r, ii JttrÉ '< r'.¡ni¡. ¡.rrrr",'l ,r./¿. lrl¡tr»rico r,,rno .' l.r, idc,,, n ¡riori ,1, Kr,,t,
rr\
". l(, inrerior ) Io exrc.ro,. ".l.. c ir-lr.o vc.¡lgr¡rr,r. ¡r¡.r]otr,r'.orr lo, .nrudcl,,. de.,,ml,ór.r.,,,rielr,,-.1"
lrrrt¡ opin.r qrrc Ir.r¡ lri.róritos
,
!ttr.].r,, .¡,,rr.¡l¡[65
: ,t.¡,rq¡¡¡pl¡ ¡¡¡l,l¡ I\,¡,r c,rc prñcc\u,le i.dr\r l,¡. L,clr,rv,,ri,t.r.. lr. r¡1,.,io. de lt¡¡,ts. 1,, .lelinici,l¡¡ d" I,,. rrr,,.,,r,r,
rl.r LrUtli.r.r, rl llo tlri o. Lr nic,lr, lilo,,,l.rl .En
no siemprc cs-cohcrente: a veces, el JrqLrrripo se.1\e,n<jl.,i ,corrpl.jo,,
.l('I't, rl,ll¡¡rnrsrJs. rr¡tre orro\. Ll .imbolo rni¡\ (rpico,l,
..,r,,,.,,r,..t. 1., pero siruaclo fircra de la cxpericncia indiviclu¿1, .rr,rro ,,r.," exrensiZn'del
. Irr ,i n rr.l Iu rr¡¡ en l.rr rcpre.cnr.tciorr<. ..,,,no1;Si..,r
,l"i ,.,, ,ri ,,,,, ,l .l.i conccpto (]e inrgo (ut..r imagen observable en nosotros en su existclc¡¡
l,rr,li.¡¡¡,, ¡i[¡¡¡.,,,o ll.irn,¡Jo t,¡¡1¡),¡f,¡,.1-,J..;, ,,,, ;r.;i,; ;; ;*,."'.r,,
, r.rr,i,
'cl eutrinorne; una exprcsirin concentrada de u¡ll situacitil¡ psíquica actrrlli_
l',,1,'s y u. cenrror: c,,nviene i¡¡.li,.r. .f;..;.;;,, ;;,;,; ;;ii :: ;., zacla por el objeto), l veces como una reproducción figulj" d. reaccioncs
l"'tr,,l.'ll .] ILt lorm.r. (llle .l[.tre!c reircr,ltl.r. vcces rlr lo, dib lr. clc ir¡stintir,¡s psíquiclrnenre irrevcrsibles, y a veccs, por ú1timo, corr,,
r. nlc. dc ll¡¡)g y (rpre\i1¡r rf ltri.rrro,cnridrr
osi, oj,lci. ,, motivo, ripo, prorctipo, l¡rc¡clelo, clemenro psicológico es¡ructur¡1.
L I I'r,,,, .o Jc irdividu.r, iün. err Lr ,r¡.nrorriz.,,
,
iü,, .,',,.,u,,, j.']., ,,,,. Merc.e Jcsr,Lc.r s,: .-l 1rc.ho dr .lue Jung clisringa ,r los arqucripos clc l,rs
r, \r t tr( t,' !u \ctu¡t-tc y lo.ineonsciente, lo pcrsonal
y kr social, deserD
.,
't.le,r\'.rrqlrcrl'r(.1\. lo r¡rrr irrr¡'li..r sep,l,.rre\I, .r,nLcl\r,,,1.. 1.,. i,1,.,
l', ri., \,r I,,r|( t, \cll.^ JLrr!1, cl .rr¡e. El artc, a.su juicio, rlsrá esaeclra¡¡re,rc l,l .
,orrrc... ) l\.rnr,rr.r\ \"ub¡,r\'.rl'1,,,.r.¡',.1¡, fhrr¡,.r1,.. .l,r.r.li,rrr.r .
t
l''

',ri II()ltl i\1()l)liltNASI)Il-l-N.flTOYCONChI'ClONlisllifIOLO(il(I). I A ISI' ]O I,OCÍA T\NA].iI ICA

¡rrrrrl.rr lrrrtclsc conscicnrcs y dar forma a un detenninedo contenido psí- estos sírnbolos nhereditarios,, semejltltes ¿ rtn '¡[ttrl'ero' de l¡ l'inr'rsi¡
,¡rri,,r sriltr sccrrtrclariame¡rte.,,76 nSe rra¡a cle una forme sin contenido, colectiva, sigue siertdo, Pcse l todo' utrl hi¡otcsis altlmelltc Jis'rrrlblc
(lrrr' r( ¡rrscrurr le pc,sibilided de cualquicr tipo cle representación y c1e Ya hemJs r^eñalaclo que Jung y su escuel¡ sitúan a los arqtteti¡os'
,r,, irir. Son lus situaciones las que perrrircn accu;rliz,a¡1a.,77 En cl rrtlcr¡, cntet,,liclos .orrro ,1" L es¡,,,.ttlt" psiquica, muy cetca de los
"I"-e,rro,
lo titrrlrrtkr ul.os aspectos psicológicos del ar'<¡uetipo de la ¡naclre,7s, Jt¡¡rg motivos y de las irlágenes de los miros ¡ tle los e ucLrros Los 'rl't1utr4'os'
( s( r il)r' (lLrc cl :rrqueti¡ro puecle ser definido corno nnúcleo const¿rnre clel ,r.,du.,r' ,le 1., l,rit¡'r,r (rr un¿ (ilrr:r(iñrr .l< L,"j r inrcn'iJ'''l 'lc l"
sillrrilic,rtk» sólo en el sentido de que los arquetipos conforman las o¡.i- (url\icll'ir
co¡rcieDci.,. sc eqttip.rr:rn ,t lo' nlitos.ltbot'.,Jos por lr frilrri
rriorres sin contenerlas, p-o;que las irl:igenes primarias se haccn visibles tiva. Esta úLltima, Jung la concibe, de acuerdo con ia teoría de Lér1'Bftlhl'
srilo cl los ¡r'ociuctos de Ia ftrntasía, u¡ra vez rellenados por la concier¡qil. con¡o uDe conciencñ que distingue dé[¡iimente enrre objeto y srrieto'
5c (rirtir, pucs, sólo de uDa
"posibiliclad de representación,,. fung e<1ui- inclinacla a 1,r misrice, etc. Segírn Jung, en la ¡rentalid¡tl
¡,alticipación
lr,rre los lr<luetipos a la esrructur¿ estereométrica del crisral y lleva aún inritiva, p.n."-i.,t,o y la volunra<l no están claramente difLren-
¡rr "l
nr:is lcjos esta idea cn Soá¡'¿ el drquaipo, co ?drticul¿t ntcltc-irjl d ca¡r ii,,.lo, y 1", i-ág",,.s.rrg;.,t esPontánerrranete de las profunclidades 'l..l
,,1'tt' ,lL "al»a'.,rEn su condicic,¡r inmóvil y no ¡rroye«a<la, los rrqtre- in.uur.i.,,t". La "panicipación, de la que habla Lévy-BLuhl es cnter-
rij,,,,, ,,, ¡.ur..,1 un.r lbn¡r., l,ien definicla, sino^q,-,".on*it,,)..,, i,n" clida como r.,n,, npiuy.ccón, a través de la cual el hombte atribu)'e sL¡s
(stlr¡ctlrra indetcr¡ninacla que puede rccibir un¡ folma sólo conlo co¡t- DroDios r.rsfos.r orros sel'es [.¡ fornlulaciól c]e lls rclaciotlcs elttre 'uqtlc-
sccucncia cle una proyección.,7'Para nr¡estros fines, es particulalrnentc iipJr . i,,,ii.n.' nrtt,rlógie¡s t-n setrtido pro¡rio xPxrece con m¡tices difi -
sigrtificativa la clefinición de los lr<¡ueti¡ros, propLrcsr.r por Jung, corno ,.',,,., dir"rro. clc Jung. A veces habltr cle lnrlogíir, I veces, cle
clc¡¡entos estructur:rles de la psiclue inconscicnte ante¡ruesros I ll ibr- ",, "scritás
idcnticl:rtl. Por ejerrtplo, esros cloi senticlos se entreurezclall, cn el trlns-
nrrrcirin de los mitos. Los arqueripos p¡recen seI una especie de es¡ruc- curso de lrnxs po.l,, p,igi,t,,., la nintroclucción' ll:L Psicologío rhltrTtc'
tr¡ra de las imágenes prirnarias cle la fantasía inconsciente colectiv:r, y lo "n
tipo lcL uiíto, <io,,d. iel". .st,r d.finición: ulos r¡itos sott rcvelaciones ¡'ti-
srilo cetcgorías del pensa¡rienro sirnl¡ólico que organizan les rcpr-esenra li¡rias clel alma Precolsciellte, declaracioncs involunt¿ri¡s tlt
ciones ptocedentes dcl cx¡eriol. lrcontecimientos psíqiticos irlconscieotes's0 Esra con[usi(;ll es muy ti¡;
nificativa, porq,ra d".rr" idcntificación en¡re anrb:rs c¡tegoríes <lilcrentes
fung sostenía clue los arqucri¡ros son hereclirarios de modo sirnilar ¡ n,r...l o.,n,rrirulogisnro de lung el¡ st¡ ¿nílisis de los clitirentes fentj-
(onro lo son los elcme¡r¡os morfológicos del cuer¡r,r Irun¡no. Ll tesis del
,,,",ro' i" 1., cul,ur., ,od" i,,t.,g.n dc la firntasía, de la obrtr li¡cl¿ria irrtli-
c:rrácter hcredirerio de las plcmisas esrmcrurirles rle un conteniclo exprc-
vidual, clel sucíro, de l,r ¿lucinición, viene de este t¡c¡do couside¡¡d¡ utt
s,rtlo rnecliante imágenes es u¡a de las i<leas mís vrLlnerlbles cle Jung. li"^
mito. Las imprecisiones dc Jttng en esrc terrello se tra¡slormall, entre los
vercllrl clue no se ¡ruede cxcluil la hipótesis según h curl hs prernisas p:rrrr rcDresen!.ntcs .lc l¡ c.rrrc.r iir.ñ¡'ia de orient¿ción mitológica, en 1¿ riit-
cl lprcndizajc clel lengurje son hereditrri¡s (Noar¡ Chomsky, J¡c<ltrcs r¡l.ión Jel L.lricter nritologico de toda finrasía ¡ al mismo tiempo clcl
Monocl y otros), ¡rero en este caso no sc fr.Ita r]e ar¡ténticos uqrreti¡ros senrido purarrcnte PsicolGico dc la mito¡roicsis folclóric¡ El p«'¡i..'
silo rle algo mucho menos defiirido. Igualmenre discurible parece la idcr p".t", ,.r¡rort."tl" cle esra intcrpretirción Aun si-endo veld:rd
J,.,ng
,lc quc los sírnbolc.rs alcluetípicos son llrris o nieros consr.Lnrcs. A clifé- "., ",t
qu"'iu, nrit.r, uo s.n sim¡rlcs ale¡1ori.r' J..lcrrrrtL-cimi(lltos f^i''-'' y,qr're'
rcrci:r rle Freucl, Jring reconoce que el contenido inconsciente puede il
e,,.i<rr,' rn<did.,. rr,,r ellls.'r.i l.r r i.l.r 1''r.¡tri''r 'lc I' ''-'rlrrrIi'I r'I ¡rlr
r, rrrt múlriples significaclos y lclmite incluso un:r dol¡le intetpret:ición
r)rrti\i1 , I r r rr g , r ,le n.,' i,r, I,. l, jo. err .'r.t ¡'iiol.'tiz tctórr 'lc lr r"ir"l"qi ''
. I

,lt los suciros y de l:is lantasias (en el plano dcl sLrjeto y en el pleno rlel por.i.,,rpl,-,'c,,.,,r.1o .riirtrr-r qr.tc ucn l¿ mirolt¡gí1, el conocinriento tlc l¡
,,lrjct,,); explic:r lirs coir.rcidencias en el si¡1nificldo de los arqucri¡os pol
n-*u."1"r" no es nri' qtr..l l.nguaie y cl revesritllienro exrcrior (lcl Pro-
nr l)ro.rso de usincronización», csro es) r¡na coi¡rcidencil cn el tiem¡ro
ccso psíquico inco¡rscietrre, o qr'e ult psirlut contiene todis las itná¡¡enes
,lr rinrbitos originariamenrc llejado: <ntlr sr. El c.rr'.ic¡er irrv.rlret¡1. clr- tlcl ricmpo, ," 1i",,.].u"du a l¡ condición clc
,,,,..'",r'.1 tr¿¡rscLtlso
,j,iru'ut'. I,,,"..r.rgerJcionc\ Jcspiertan recclos, sobre toclo cuando Jtlrrg
' l\ t!,, (.:0/1tu¡ul Wbirs, 1959, p.43. sc de,lica al cstt¡dio del psicología érnica y racial No se tliltr dc «r"lcisnro»
lL tl , /t3.
rr( (; ¡.lt::.r(i, .l)i. f»choloqnche A¡rcktc (lcs Murrcr arch cq¡rs,, cn t)ttnrfultr
¡,,, 1,)lri r.lr¡rfrcsocn l h (.o/lú¿\u».1$ of {;. {;.lng.w| rx,pp.75-t10. t1)
lLrng y Kcrlol i, r7. ¡ r., I 951 , p. I I L
lril'., ( olltt kl \lhrl \, .1r., p.7f). 3'
lúng, {:01t1t,1..., cn , W.6'7.
',1) l()ltl^\J\1()t)lil(NASI)tit.i\ltTOyCONCtil,.tONtr5\.(jl()1;r(.(J
L¡\ ISICOLOGÍA r\NALÍI](]r\

,,r,,l',rrri,l,',l,,lr¡.,Jrrrrscrc)r,ccrrl,.c¡i.rcrr..i.r ,lc .r[,!r.r.;


1r,., -¡.r2., lirndos del sueño y dc la fantasía -que él observó en sus pacientes neLrrri-
,r,,lr,urrJ(,t e\re ri1,u de.rlirnr.r.iorr<. re¡,ro.).,r,. 1,,,, i¡¡1,,.,,,
JrtrrJ
¡
L, lrrrl,¡',r'r.r.r rr' r. qU( 5fi enluqu( ol,..rd,r 1.,, .¡.p..16. ricos- y los quc sc cncuentrrn en ll rnitología de diver sos pueblos. Estes
.,.. ¡.,t1 , esl,_. rfi, .,
\ l,, ,lr'tt,lv( por.om¡lcro err lor ¡ri.,,l¡i¡¡.6\...U¡¡qrr\..,],.,.i.,.., comp¡raciones son muy irrteresantes y pnreban, ¡¡ás allá de tod:r clurlr,
r,'llr.., r( r.r,jc Lr escu<l.r ,uci,,lcigir.r [¡.rrrce..,.
1., l¡ existenci¿ de clerrcntos psÍ<luicos universales en l¡ tr¿tulalezl humenir,
d,,.¡r¡n., .¡.
.,,ntrll¡¡,. r¡rr.ho.rn.r. .ocit,fogrc.r_ qtr< Lr ,lc Ir.lI,] J,,,,r..,.,,, ,, ,u
1,,
t¿nto colectiva co¡ro individual. Esr:r semej:rnz-l es, sin embargo, menos
A,l..r,r.i.,1..,.,r, plecisa y sorprenclente de lo que opinrln Jung I sus seguidorcs.
lrrr:, \.rA.,r.r ¡rrdcl'id,rmcrre I,,. ¡,pecr.,, irr.,. i,,n.rlc.,l. lr
1,.r.,,1.,gi., 1. rrr
tstt senticlo, su propensión ar ¡nisri.isrno resLrir¡.l¡r.u..irre,i'ii..i Jung apens fue ¡¡r:is ¡llá de un esbozo en la clasificación cle los arquc-
( ()nrpr¡r¡mos con cl lacion¡lis¡ro dogrnárico r,, tipos. Su;rtención se centró principalnente en los arquctipos vincrllrdos
de freurl. al proceso de individuación, quc debcríen corresponder I sus clive¡sos
l'i .'.¡,<.¡,' mii\ rrelc\.rrr( v ¡rohir,1,,.l. 1,, ,.ori., J,, 1,,,.r.qr., rit,,..
r gra¡los. Nos enconttamos así con la sotnbr¡, el alm (tnbnu)v el ui,1,,
'tt.,l'.u.tlclo. ¡sitolÁgicr-,. r¡l vcz.c,r 1.. id,,r dcl \.r.r,¡,rrr(r.ri,,¡,:,,1..
¡abio. La ¡orubrt es «cl otro laclc¡ del elma,, la expresión de su ¡,arre
\ l),rlrsnro.rrtlLrcripit,r. sobl.e rodo si pensarnos en h ingenue
visir!n rrle inconscien¡e e indile¡enciad¡. Pala Jung las vari¿rntes literari:rs dc csre
¡',,ri,,t 1'¡6qq¡¡¡q rod.rr i.¡ cn I rcud. e¡r cieIr,, ln.,lld.,.
()lr.q¡v,¡ lrrhg.¡ue <l .rr,¡rreri¡,n erqueripo son \fl:r¡Jner y el Mefis¡ófeles del ,?¿zr¡o cle Goethe, Hagen cn
no ¡'rrcdc .cr l,lerr.¡rr(¡1..<y,.r, ,,1.,. los Nibclurgos, Lokhi en los Edd¿, erc. El arqr-Lcripo <1el tlrut (ruiuus)
^
1\t.sÍ,.lrrcr1 cl nreiol inrcrrro ,le u..rdu., id¡r c, oi¡.., .rr.,n,,a ,,,,'.,
,r.,,., !epresenta al inconscie¡te ¡ través del sexo opucsro (rrna ¡erLe del alrrra
¡ros-icirin, m:is o menos filiz, a orro leng¡1.¡j¡ figum.lo.,\r ,.;-;;".i .,,,.
tcniclo erquctípico exp¡es. cs^ serneJ.t n rr-.., b, . ,n.1,, que, en el individuo, esconcle al sexo oplresto r¡ tamt¡ién unlr rcscrv¡ (luc
;,r,r., ..;;;:,':.;.,,r.,,r, guarda nuestms experienci:rs con cl sexo opuesto). El arquetipo ¿cl ¿/r?/
Irtttg Ittrnticnr gue cu.rrrJo cn rrue.¡r.¡ f,ur,r,r.¡,..,1,,.
!r'r () oc U t(orl r9lr(,c ldefilrli..r..,,¡¡ ¡,,,,á i, ,,rrr*, , ,l i es natutal y agrupa todos los juicios del inconscienre y a la misma viclr,
¡l ¡,¡i¡¡,,¡o.,, de ,U, r.c,.,,.1. ,,
,ll'.lFun fl¡,1¡dt.in dc t¡n l( Ot(,. Iu ,( tr:¡r.l ¡ruesra rnás:rllá de ]a conciencia, en tocla su caó¡ica inregrid:rcl. F)l aáua
,l¡ li.,li,l,r,l d, t,i,r¡,rr,., d.,..t... lsocia el 7o humano i1 su mundo interior v suele proyccrrlrse ¡l extelitrl
::: i:
',". ,1. ,rlgo dilérerre. (lrrc \ i( n( c,r¡ re,.r,l,, ,t. ,,, ,n",1,,,,1 ,1,,-.,., bajo la forrna dc le madre (es lo que Frerrcl llama rransposicior)cs prirrrx-
¡Dcrlr-tr)te,c\r.t\ cor)r,p.rrrciones. E, r¡nl tcsis qlre anricipa l,t tcorí¡ esrnrc_ rias y secundarias) y a partir de ahí, bajo Ia l'r¡rrn¡ cle las demás mujcrcs
rrrf,rlr\1.¡ d, I nriro cl.rlrnr.,d.r
¡,o¡ l¡yj.s¡¡ ¡¡¡... T.,,,,bi,i,r 1,,.,1,,. ril,o, .lc (en el caso del homlrre). Pero corno el discurso rr:r¡a st¡bre la proyeccirin
.rrrDotr/,rcr,, t.rrr.rl.rtr..r \'(.l \. i\.ll ,1, ]., lrl,id,,_.
c. d,., ir. .lc 1., .:,,",¡,.. de uno ¡ris¡ro hacia el exrerior, Jung asocia el ¿/zzr a la ul¡isexualidacl, cle
I)rlLltrrcil, desartro\ por^lLtnÉ, -rnrrncian sorI)rel1clc¡tellle¡ite la contrlpo los ¡¡iros prirnitivos, los conceptos chinos clel yiugy
\r( r,,l qrr(, re¡lirr I r\ i :tr.,u\. ¡,rl crr.,l ,igrrcJ.rk,,b.,rrr).cri.(c.¡rrr.¡rrcr.r i1 <1e1
ltDg,.tt.
.El ar<luetipo clel espír'itu, del significaclo oculto más :illá del caos cle l¡
Ior.r \ rnetollll¡riiri dc ].r rni:rrr., r,l.rr(r,r. rlSUll.r.
i,1,,.r. J. Ir¡rlr,.rt,.,rcr,. vida, Jung lo agrup¿ e¡r la figura del uviejo sabio,, que puedc ser Lrn srbi.,
tcnrente:ul¡i¡raries, sobrc l¡
"dialécrie.r. Jei., .n".gi,, priq,,i."i,.iSr" f" hechicero, el 7-arrtusra cle Nietzsche, erc. (y prra las rnrLjeres lray el
.tttt.,¡'r,' de.lo. I,loltre¡¡o, l,,igtric,,, .,,,,,, i¡,.,,,' l,] fi.,,,.,.,o,
l,r rc,'rr.t dc l¡ r¡riolrn¡cion. En lung, Ia oposicirin
.. l. rrqucripo correspondiente de la
"vieja s¡bia,). El a/rzrz corrcspondc ,rl
enrre conscienrc c úcjo hccbice ro conto l'¿ uid¿ t l¡ rntte rte (preparrción p al a l.r m uc rrc- rl ir -
lljlLr'rl\!¡,e¡)te i¡ Lonrflr.rl)le -¡ I.r dicotomía ent¡-c
n¡turalez¡ y crrlnrrr vana en le que se ol¡tienc la armonización) y como la lt/tturnlezt i\lt Lul-
',r\\L r !..r1.r ,l'or Lcr l-5r l.. l.r y ,r
(
,rr r,¡s r,¡r,5¡1 iu ¡¡,., l, ir r.t ¡.i.r, .( l,.i.rr rti_\ /¿¡¡2. Todos estos arquetipos aparecen eD nulncroslrs irn:ígenes concreras,
L,¡r:rJcr.rrnu' lrecr¡. irr i ,i,ril. ,.ll .,*r.r .rlitrid,r,l clrrri .rl¡Lrr,,, en varientcs tlnro posirivas como nellativils. Junto a estos arqueri¡ros pr in,
.r.¡ ,.r,,',f<,1,r rcoli.r,le lrrrr;y.l,r de Icui r,r,,,,., 1,,,,g,,. f,, r,i,1,1,,¡,., cipales, asocirclos al proceso de individuación, lung ponc trrnbién Ios
i',nu( tr¡r':rl ,lc <rre rlrirrro (\ ,.ldi\.rln)(rrc.,r,ri¡,,i,.,,1,;gi..r
1.. ¡,... ., ,.i1,,, lrrquetipos quc sirnbolizan los divcr"-os tipor^ cle transfbrmación b.r1.,
¡,rr',1. .r1,o,l¡¡,¡¡'¡,1s 1,,..¡.¡e.,rrr m.i, inrerc,,,rrr, r,l" l., ¿,,.íii,., ,j_1,,,,.,. Fo¡ma dc situeciones, lr¡gxres, vías y rnedios típicosr".
Lr , r.rl
Ir,r cl colrt¡..rlio.ri<¡rdc..,,¡rrolt,.r,,,,.r¡.r,-,.,r ,liu,lu.r_l Lil. r 1., A la interpreración dc las figtuas rnirclógicrLs es¡ri cleclic¡cl¡ la mo¡ro-
,,,i
'r.' .r, r,r ¡,.i.el,'"¡,,. grafia que esclibiemn Jung y Ker'ényi, titd¡,cl¡ I¡¡tro¡lt.tccióu ¡tl cst.udio rb l,t
Jr r rrs intcrrtó <lernostrar, rnediante datos ex¡relinrenrulcs,
la cx¡mo¡_cli mitologíd, en la cual analizan co¡r cs¡rcci:rl :rrcnción krs tnitologemas dil
,,¡ri.r ¡r'.xi¡¡rid¿d existente c¡t¡c lu, .l",n"nt.i. ,ná.
i,rrf.;t,,;,;.. ,;;, ,, nniño clivi¡ro, y de la uniña clivina,. El ¡n¡tcri¡l clcl lirlclore y cle la mi«,
logíe que csrudia Kcrinyi (el iruér lano cle la fábula, el héroc cul¡ural tlc I<,s

1 "" i""''r
|rr¡'\ l. "r |I'
ti.r. / .,
'1r'.
) tt
llt. ua
llLr.,g, {.:o|ltttul. .. cir., I9i9, p. 3il.
Iii()td^s [,f oDLIINAS Ur]L Mr.t-o y coNCIpcroN[s Mno].o(;rCa) IA I'SICOLOGÍA ANA1,f I'I(]A

r¡rursi, cl Kulieruo finés, el .{emiurgo creador de l.r Incii¿,


Apolo Hernrcs_ ción, sino ¡aml¡ién a los morivos y sirbolos del renacimienro, ran c:rlac
Zctrs-l)ioniso, Démeter y Coré, Hecare y Atiodir.r. y sus p"r"l.lo, rerísticos (como sosriene Jung siguiendo al freucliano Ranl<) de la miro-
i,rdo,
¡rcsi,'s) r,s inrerprerado como rrqueripico en lo, <apirulor'ercriros pol
el iogía heroica y cle la épica. A este rema se dedica específicamenre el arrí-
l,rr'1,r, r JunF. Lrr orro a¡ lí( rrlo. escriro igrmlnrerrre err corn ú¡r po¡. e,rá. d.,, culo de Jung titulado ulos diversos aspectos del renaceosó, en el ctLal se
rrrrrorcs e incluido en el lil¡ro de p,Lul ñ¡din sobre los,grenujas"
miroló_ examinan las dive¡sas flormas que este motivo asume en Ia mitología
gicos (kts trich*arj se nos cla una in rerprer.rcicin anáJoga iobr. (meterrpsicosis, reencarnación, ¡esurrección, nuevo nacimiento, lenovx-
t,. n*,,." ¿.1
¿r,lr.¡, ¡,lolcl<jricoq'. Cran p.rrre del rexiodeJung. tl
,i,,brtu,,,o ijf",1,,,r,,,, ción a través de un rito) y los fenómenos psicológicos accesorios.
,.st.i rlcdic¡d.¡ al miro de Mercurio, mienrra. q-ue en
el .rn¡lisis de l.', oL,r., En el libro de Charles Baudouin. discipulo de JLrng, El tritnrfc, del
,lc e.rrl Spitreler, Protncteo y E¡imetea,
Julg se tleriene un" r.r,ri..n .l hhoe.,,ltuestigacionet ?ticoarut/ític/tt sobre d »tito hcroito k' grnrdr,
,los dive¡sos monumentos épicos (Gilgamah,l¡"iIli¿ia, el Ratn,t-
ilnirttsr\ arquetiprco dc e.ros dos personajes. Otro ¡rriculo \L¡vo \L¡) u ('rr¡ "po,
e\lx csPe-
t peyasrT
citic:r¡re¡rre deáicario n,r,"ri"l',1. ii, ;;;,;';.",;;n,:.
"l Taza) se estudian como variantes de un Írnico mito heroico, en cuya base
Jrrrrg y Kerenyi op¡n,rn qrre l; mrrologia no niri.j !;n lr irrrenciúrr rJ< se e¡cuen(ra el complejo de la muerre y del segunclo nacimienro. ider¡rás
cxftrc¿r el rnundo, pero sostienen que la ñrnción etiológica es del motivo asociado del dotrle, del sustituto, eic.; la lucha heroica se con-
r¡tro de sus
ü¡cnrenros rmprescrndrbles, pues gracias a ella puede alcanza¡.a cibe como uno de los símbolos clel u¡enacer,. Esta concepción del renaccr
lo ¡¡lis
' ¡rohrndo de la psJcologír colecriva, a la fuente de las creaciones colcc_ la ha utilizado mucho, con posterioridad, la crírica liceraria de inspir.a,
civas del cosmos humano, a las raíces orgánicas.(b"¡o
fo.rn. d..o,rilgu ción -mirológic,r-.
raciones celulares que,. supuestamenre, dieLon v¡d¡ a ]os
¡u.queripos nunré- Jung ha analizado también el ripo cle Coré (PeLséfone), la uniñ¡» e
¡ icos umasculi¡o, y ufémenino,,
el -1 y el +) . i,,.lus, 1", inurl.ini.¡s. El «hija» por antonomasia, junto con la figura de Demérer (y sus vlliantes
primer usalto, (de acue¡do con la.s¡j¡n6l6g¡.¡ de lr "
p.rl.rbr.r ,, tfil ilrlr,r,S,, negati\¡as, del tipo de Hécare)j se trata de la ptre¡a, madre-hiia, nás
or.igen),.en su opinión, cont¡efle l.] necesid¡cl de uir pr.incipio
y la posibilidad de una experiencia colecriv¡ "r'p¡.iru"l
importante en el culto y en la psicología femenina y asociada, en p.i-..
cle f" gJr..i. L,rir.i""i, ., Iugar', al arqueri¡ro del ser femenino superio¡ y sólo en p"rt., por. .l .or-
este punro es pafticularmeflre clara l.r propensrón dJJung trario,_al arqrretipo del alrua (pan los horrbres). Madle e hiji son con-
al misri.isnro.
En la mitología y en la c¡eación airisiic¡, l.r sideradas expresiones de la sucesión de generaciones y de 1" po.ibilid"d de
mantiene un esrrecho virculo con los rniros que se"inlrn.i'n,,
rcmontan ".g,ul1,,,rg, obcener l,r inmorr¡lid¡d rpor ejempl.,. err lo' mi,reiio,.leu.irros) gr..r. i.rr
i", f-r.i.n,..
plimordiales y también con el inconsciente primirivo, .nn 1".ol,Ji.¡¿n " rl principio de la p,trricipr, irjn:_el rrlrn.r Je ll ni¡r.r ¡,.rlri.ip.r e,, li de I,,
irstirrtirr de la p,ique coleccira. lnuocrr e,r'o, rnorito. p,,.d. ,"n., rnadre, y vicevers.r. de rrranerr.¡ue la jurcnrud, l.i tlebilid.rd y otr.r\ clril-
,,,,
vrlor cor»pcnsrrorio y s.rlvifico lrenre.rl peligro q,," ,upon. [id.¡de. dc l¡ ni¡r.r sc inte6r;n con l.r vcjez y .abiduli.r dc lrln.¡drc. De
l.r concicrrci:r
scparada y diferenciada de las nraíces, col..,ii".. ELin.i
l, ,l.l ,r".i-Lr,o cste modo el poder dcl riempo es derrotado; una única conciencia y una
t¡ de la infancia del dios o del hér.oe con l-, nr"dr.
pt,inrorJi"j ,;;;;;".", suéiié especial se elevan hasta una especie de arquecipo del desrino iirne-
scgrirr esro. rrurorcs. medirllle lajimágcne, del rgrr.i nino y a la uinmortalidad,. Las diversas variantes posirivas y negativxs
tsimlrol,r,,,q,,"i,pi.,,
,lcl c¡o'. de Io. fluidor
¡rrimordirles. e¡c.). del .nl. flel lrr¡evo orl,,,o,l.li.,l del mitologema de la madre (diosa y h echicer'.r, rtortny moiá, DJmércr,
{r'¡r t I crr¡l no se pueden di"rirrguir cl homL,re Cibeles, la Virgen, erc.) y la correspondencia entre el aiquetipo y el con,
y el rnrrrr.lo. <l srrjcro y.,l
,'l,icro). El mirologeml del ni¡o ]o inrerr.r l,r,rg crr el ploce,o,l. plejo de la madre las analiza cspecíficrnrcnrc e11 slr llti.u[<l, [l ...pectu
[.,,,,,.,-
. i,'rr tn ¡l
'enrido mi..rmplio de Lr pal,rbr.r. inclrry.rr.lo l, in,l¡ui.1,,"<i¿,, psicológico del arqueripo <le la mad¡.e,'s. Fund¡n.losc sobre el rn.r¡e¡l.rl de
\' l.r llr o e rnregrrcrórr de lo con,ciente y lo inconscienr<.
L¡ ¡p. ició|l dc los cuentos de magia, Jung es¡udia los arqueripos del alma (la princesa
,!t.tg.rtcs y_serpienres expresil, por el corrrr.¡rio. I¡ :rmen.r¿,r p¡omerida) y del etpírin-vbio (el viejo encontrado por casu,iliiac{ clue
,le r¡r.¡ r,,r,Ll
,t'Ll.r \r.i rle Ir concienci¡ por prrte de las luerzas ayuda al héroe, etc.), así como sus yarianres zoomórñcis (el cónyuge roré-
del instinro. De ahi el
¡r,r¡r'l ,¡rrr ,lescmpcñr el ruiro como "mcdiado¡._ o "lreroe cullul.,,l.. LLr mico, los an imales-ayudantes). ]-urrg trara las líl¡ulas.or,ro pro,-du.tn,
trritokrgur:r lo oocia Jung no sólo al nacimien¡o y p.o...o cspontáneos de la psique.
,i" F,,,nr",
"l

, i t,¡, :l ,,,.,,.rr,, rtr. t,,,.t,, t,,Év ur r.,. rii,r..,,,riÉrrr.....rr .: t(.,,1.,,, //., \t


Juns. (,'11,t,,1.... cn fP I r r I r-.
tt,,r t \¡l,¡tv t,t /1,. ,t,,r,. 1n.lnrMtrl.ul,,.q/.,!ir1,,,,,n, r.,;r¡rrl,i.K.,,lK,,. ,r:, ..,,.r I t'. I!¡Ul"'r t\. l, ti,'apl\ ,lh 1,,:,u", t,1rl
( (, j,r r,), l,)5ó.
rt
'\ Junli. . tJr. ¡s).1'"lo;rc lrc A,¡,<kr, .... . , ir.
I |( )tri^s A4( )t)n(NA\ DUi_ M1,l.O y CoNCEPCTON[S MI,l OLóGICO..
rA PSICOI,OC]ÍAANAI,ÍTICA

I t,1,rn,.1.,r,,,,lrrrrg rc u¡ rnirologcm.r de rrn.r.rnrigücda<J


excepcion.rl,
un l,ti,(tr¡, (o (l( l.r cunL enc .r hum¿n¡ ..p.rt.,,d" del it,l¡,1.,
w:rgneriana de temas tradicionales. lnterpreta la mitología como un irn:r-
,r¡¡irr'rl, r¡r,r cncarnación de rodos los p.or.r "p.,,.,,
r"rgor-J.iin¿iri¿r.. Si,,
ginario poético generado por esrirnulos-señrle,
"sLr¡irnorr¡¡195,, y, l¡
, r,l'.,rF,,, s,il., I.r srr¡eración de l¡ concil¡e de una forma claramen¡c biológice, ao-o .,,r., función dilcctl
¡bsolr]ra .r."ri¡"r; p,l;,;;iriJ."r,r,,,.
\( r,(J..r.. irrrlospe.ción dely,,en el del sistema nervioso humano: los cs rím ulos-señ.rles liber¿n la energíl y
lejano p.r,ado ¿. i"."11"".iI ."f..
rrv¡- r..r IIHlrr.l del t¡.¡al?rr?t \e encueIltl¿. al mi.mo Lr dirigen a su arrrojo. En sur inresrig¿ciones \obre el su.rr.rr., bi,rléi.,
rierrtpo, por cntitrr.t cle los arquctipos de Jung, Campbell uriliza aJgunrs hipcire.is cxrrr?ias
,1,.1 [r,r¡,brc (por su luerza sobr.n",ur"l;
y po. J.ü",; iJ;tbi;".;.;';",.
lir¡lisr¡ro e ignorancia ). .le la.psicologra com parada y de Ia psicología animal .ef.i.,,r.s a la reprc>
li¡ cl análisis del mito de p¡ometeo, Jung se esfuerza (en velada (lLrccrón de ¡m.tgenes que provocan una reacción instinriva correcta crl
oolé_ situaciones desconocidas para la experiencia individual.
rrrica co¡r Freud) en sacar a la lu, u., .rr"dlo ]unro a esr¡s inrá-
p...d,r;;, ;;;i;,rdt, .,
prinrcr plano presencia simultáne¿ d. d", ¡cne' -lreredadas-. eampLrell rorn¡ en corr.ider.rción Larnl¡ien urr.r. \leri
_la É í*i",r,.ri y l"
^.'¿.;i.i;_n,rro.rr",l p-
rcsr¡rrección (nacimiento nuevo), y no limiránclose._, v¡das de l¿ experienci.r personrl y las interprera sobre ¡oclo a Ia luz del
n)cteo y.Epimeteo sol¡re la base dej dil.-., ,r*¡rrrrnr.l" PStCOanJltsts ctJslco,
ilrrr.;¿, a.
.frrng y de sr+ discípulos direcros, como n".¿ri" y l(?¿ru|;,
.. .l . Parriendo de f¿croles hsrco-psicológicos, como la gravitación retrcsle,
de l,r mirotogi.r,y del lolclore t,,, ,i,t'o ,",.i.,1, I¡ sucesión del día y l.r noche, l.r luz y la oscuridad (que derermin¡ los
,n,i.',ig-
],.llj]l,L
r¡llÍ('.lUV¡ (] e .r¡" contriLrr¡, ión I l¡.riticl liter,rli:r. y ello pe".,,.,1c
i]pli,n, sueños, con su lógica deforme), los ciclos lunares y sus relaciores con
.r 1,. los procesos del or¡1:rnisfto hunrano, la;rn¡inorni.r dé los prrncipios nras,
flccuen¡es alusiones a Goethe, S.hi[.r,
inl'lucncia de Jung.sobre lo, .rrudio, ,riroiogi.rí
];y:J y',j,,., .rJu,".*l ,_" culino y femenino, etc., Campbell llege.r l,,s mecr¡ris¡»os q,,. d.r.r-
r l ,rulores
.. lf *",,,.r,"'ririlrl. minan la creació¡r de las imágenes miroJogic;rs ¿ rr¡vés dc Ils cxpcr ien-
como Zimmer.. Fli.rde. Ner¡ m¡ n ¡¡,"C.rmol>.ll
luseph Campbell y. sobre rodo. Mirce.. Elir,le ro'n cias caracterís¡icas (y, sencido. univers.rlcs) dc lr inf.rrici.r, le
tcrnpor jneos de mirologr,r mjs conocidos.,,¡...1
Io.; esrrrdio.os cr,,-
nadurez y la vejez. Aquí "n..t.
nos enconLramos con .rl .rrsen¡l cornple¡o de
. Lr¡U¡.o. ,,.;;ri:i los complejos y símbolos psicoanelrricos: el rrlum.r dcl n.rc'irrienro
erá re incr,i..r h.rcic Ju1rs, .iG,;il;;;.,,";J,jl,";:'."..i:l,j: ;l l,: (RanQ, el complejo de Edipo (Freud), el papel psicoanalítico tje las ini-
, ulogl.r fn.)li c¡ y.tspirl I un¡ sinresis mir v¿sr.r. Ln r,,,nbno,,ri[i.,
irrvctil,,El héroe d,.l,t: n,i/ cn,a{o. CampLell . ,,";i;.i;;;;;"iii;r., ¡ieciones, que reprimcn y cransforman l¿s i¡clinaciones de l¡ libido
rrsnro,:1t l<rcoJn;lr'¡s y. rech¿z¡¡rdo lr reorír infantil (Ró]reim)Ja p-sicologr.r de la sabidurí¡ senil y la prepar:rción pare
de Vrrr Gennep.ubre l,,r
rrllos de Pa\o, reconstruye un lr muelre (Jung). De lorm.r lLnrloga se interpreran los distintos símbtlr¡s
"mononrito". e5lo (\. U¡til lti,tor i.¡ u¡rivcrs.,l rnirológicos: el agu.r crr rclar ión <orr Ios recrreldo. plcrar.rler o <l L..r¡r¡.
oer,neroe qt¡e se desJrrolli r rravés de momentos
constantes:
,lc L¡ c¡s.r, ol¡terrción de.ry_udt sobrenlrr,,.,t, rrp.rr.;a,,'á. al¡andono b¿lismo err rcl.rción :r Io' rniedo, de l¿ l¡ct¡rrci,r
r,,"ü". i,,,
( ¡¡rrc.r\, conqlr\til de un¡
iuelz" rnigic:r. rerorno,t c,rsl. A e,tl biogr,rli.r .De los corrplejos psiconalíticos generados por. la dinámica del desa,
¡rrític.r,le] lréroe. del dios. del rlollo-biológico personal, Campbell ¡rasa a la deicLipción de sus difirentes
¡,roiera. t¡n sorprendemÉnte.irnil.rr r urr manilesraciones e¡ las disrintas á¡ees eruoculrur.rics: enu.e lc,s .rnriÍItros
(\obre rodo. ,egún l:r irrrerprer,rcidn
i.,1i,,1,...::,r,,F,, de proppr. C.r¡r1,_ agriculrores y cazadores, en los riros dcl Año Nuevo en Olierrrc, o.-ir los
rr\'¡r tc i'ur¡de algunos p.rr.rlelos cosmológico.
y mer¡firi.or. l-,r. r¡,i.,s 1,,., mis¡erios chamánicos de los indios de Arrérica y de los rborígenes dc
¡e.,s i¡ n bolo". de.l¿ p-eregrinrción y ,1.
I.",^...._:ll:.f,. "di."J)-udJ i.r"ia" t"r,.,,,.,, Sibcri.r. En esre repaso urilizr amplian.rente l:rs investigaciones de já. .itr',,,-
¡('s cxf ( J et co¡¡ de ll psicologír antliricl.
su nronogrefí¿ en cuar¡.o lolúmenes Ld¡ má¡cnrus lrstas: enconrr¿mos ¡sí los conocidos rnitologemas del rey n-ruerro, de ll.-
..,_frn de Dio¡ (1959, bod¡s riru¡le., dcl ¡lios que muere y renacc, dii sacrificio éósmico, lclern:ís
C,rmpbell inre¡¡rr reunil un compe n<iio d. l. _itolo*,.,
,l')-o).
r.¡\ .l,o!.rs y de numerosos pueblos desde
á" ,oJ.,. del ¡n¡lisis de l¿s rel.rciones uil,rntuerte y dllar,//uterte e¡ numerosos
el punto de uis¡.r i. 1,, p.i.r-
t',Ér.r, I)rrncrp.rlmen re de la p,itologÍa de rrriros y riro.. En .lrfi¡ririv.r. C,rmpb<ll vc lr mirologi,r como rcfl.jr,lc
pe'o in, o."n,lo ,.,,i,bi.,,
,l lcg.,Jo filoscifico de Schopenhru'er y aáJung.
i j;p;",á'
deseos diversos enrre los qLre figulrn los crtiticos (en sentido fi.eudilno), cl
Nil,i*rr. ñ deseo de poder, la agresividad (en srnrido.rdlerilno), per.<, rembien str
.r¡r.rcigu.rmienro gla.ia. a l¡ ,umision al olderr. .r l,r le¡..r'l.r m,-r.ll. ,,,r,,,...
rr''
,lr, ,llr( Ilrrc
)rro
rihinro, cr¡nro cspccirlisra cn Ja nritología cl:isicr, fire rrmtriín ¡iumno clc Wil-
¡ I¡ soci¿liz¡ción, o incluso su superación en el proceso de realiz¡ción rlcl
'",1 (l\r\1r,¡r'n, lh Hrru camino psicológico (en el scntitlo que Jung da ;r la indivi<{uaciri n).
uitl¡ ¡t T.houytntl litcr¡. tt)68: cltl
It't l, l\\'): "lrirx rnrl Myrhos,,,cn t',y,t,,r,,"ty,;,nii|,,ir;;,:;¡.Lisna ¡¡¡t¡r, 1./¡t M¡¡l¡¡
;;;;,;;'a;i'\:;i . De la mitología primitiva, Campbell pasa.a la egipcia, lr lrlbiIorri,r,
la india, China, Grecia, ia mitologíaiéltica, la esc,rnd-in¡v¡, cn(r)r(rirrll()
'I raoRÍAs
l\1or)tiRNAS t)ti.t. Mn.o y C0NCITCIoNUS Nln.or.óGr(to...
I-A l'SlCOr-OCÍA ANAr.i|raA

sienrpre los mJsmos rrqucripos y Ias misnus funciones psicológicas.


En el inclinado al misticismo y a la experimenració n,r. El probler»a <le l.r srr¡,.
ulrmo \olumen de su obr¡. C,rm1,h.,ll (.x.rrrir.¡. en c¡nrl¡io, l.r .rrrrr,,
reción dei tiempo une su obra lircrar ia y su obra científica, emparc,) rín(l( )l( )
logía creativa,, donde él sirú¡ Ias docr.in,rs mc,l iev,rl* .i,r1,..""s
,"ir".¿ tlc alguna manera con Bergson, Heidegge¡ Prousr 1,, cn parre, M¡nn. Illiurl..
{ici\. l¡ lirerirura c¡Lr.rlleresc¡. Wrgrcr, Ni(rz.ch(, ¡ny., y M,,,,,,. S.,,r,.,
oe un¿ cre¿c¡on .rr lisrcil cn¡inLipid.r (.n p.¡n( ,lel sirnlrolisrno ¡.elieios, lra c{edicado numelosls monografias a l:r rco¡ía c{el mito (en particul.rr, /r/
trJdtcrontl. pero qu( cr) r.<.rlid,rtl c,,i¡¡ci,l< r,,rt rl. nito del etento rctorno, 1949, y Aspectos del ntito, de 1963) y del rito, pcrir
los,mrsrnos rnstrumcnros dc
li,rq.( siguc rrtilir.rn,lo Lembién al yoga, al charrranismo y a las religiones de los australiano"^.
¡.¡6d,,..¡6n de la inraginación humatra y de El influjo c{e Jung es cierramente visil¡le en Eliade, pero su aprori,
.rr ba'e p.icológica y rrqrrrripi,.r, (lu( (s r¡¡r¡\.rr.
En los Iil¡ros dc C.rmpbell cnconrramos todos los puntos débiles de r¡ración a Ios mitos esrá esencialmente ligada a las frrnciones dcl mito cn
la los ritos. Aun sin ser un r irualisra en el sentido propio del rérmino (pues
l\\rcologra .lnililrcll. sobt( rodr¡ , u.rndo tr,ltil sobtr l.r irrrelplctrción rle
motivos y símbolos concretos; ia m icologi.r consr.rn r.rr,.r,. no cree que los ¡emas del miro deriven del ¡iro, sino quc se esfuerz,r err
ia ¡ccrrncluce niostlar el profundo conrenido nmetaf-í¡ico, de los ¡riros, clue él consi-
a Ia psicobiología de la personalida.l. A
ies.rr .le ello, ;",,l. dera co¡¡lo ura filosofía c{e La huma¡rid¡d arcaice), Eli:rcle propone uni
metecel atención; pienso, sobre rodo, en su..r,.ep.lon "1g,,,,r"1.;
¿cer.c¿ rle los
e.¡imr¡l¡dort. rupranorm¡1c,, e, Je, ir.. csrirnrrl:rr1.,., .rr,;ii.;.,i,.-, comprensión de Ja mitología determinada cn primer luglr.por las fun-
tr.r,l i. i*''". ,¡," r.,;;;;;,;;i;..';;,r:.:'.;', ::,l,J.:.,.1"'; ciones del miro e¡r los ritos. El conoci¡ricnto de sLls idcas es mul, r'rtil
¡uc<Jen resr
con los.rnim¡lcs, el honrbrc riene mayor proper,.¡ó,, hn.i" ¡rara comprender algunos :rspectos. incluso li¡er¡rios, dcl nrirrloIisnro
Ias aclividades
lridi.-rs, .1ue p'cceden e I¡ ¡criviJad .rt¿ii."i ,t **, dcl siglo »t, pucs EIiade es u¡r rpologera de l:i mitopoiesis
",.,.n.,ir"¡,,r-
cr.rdes r¡ml¡¡cn l.rs ide¡, dc Crrnpbell ,;.,1¡re l.rs -,n.i,clr..r.,
de "ri"i"..,
Di.,"",r'l"l
r..ob¡.e
sición al hisroricismo.
lus drr.ersos rivelc' y [o¡.nr¡, dcl sirnbolisrno rrirologico. Eliade he profundizado en las icleas dc Malinorvsl<i sobr.e le onrología
Sobre I¡ ú.r,. r]c
l.r dlvrs¡ón propuesra pol B-rsri.rn entre las ideas.elemenrales, y l¡s rnitológica prirririva, mosrranclo c¡ue en le nritología, no srilo la rcalidacl,
' etrtrc.r\.,{el propro Jung reltciono l¡. pr ir c|a, c.n,r,s,rr sino taml¡ién el valor de la cxis¡encia hu¡¡r¡nr se definc por su r.el¡ciri¡r
quer ii,o,.7.
LJ¡npb(ll sosriene qu< l.r rnirologi.r y los rirus son r.rnlo ,n,, ]l.,ua'r.,,., con el tiernpo mítico y s:rgraclo, y con las accioncs :rrquetí¡ricas cle los
.rc\'edcr'.r los princi¡ios rr,ivcrslle. y pernr,rr)enlc\ de l, i,.,r,r¡.i1,.r., lntepasados sobrenaturales; ¡rantiefle guc Ia ontología primiriva tierre
l)rlm¡,)a.cuinro rrrrl erpre.ión del \onlel(, Ilistoricr).culrrrr.,l. unx estructura upl:rtónica, (los objetos sensiblcs cor.rcs¡onden a iclc¡s
El tsl,ecr,,
l\rcoloBrco cor¡duce ír l.r r¡¡¡,lt,nnlcion clc l.r ¡,c¡56¡1.,1¡¿.,¡.,,r,ro ie.r¡f ,rbsolurls) y <1ue la ricnicl inclia cle intlospección corlesponclc a estos
tado de Ia.experiencia viral, el sufrimiento, t" prrin.".la,i rnismos plincipios. Al cl¡sificar los ¡ritos dcsde el punro dc vista cle sus
i" r"ú;¿'r.1"
lcotno cr¡ Lr rr'.rgedi:r gricg.rt, pero <lebc s.l.,i.n,¡r,.
i, ,.,1,,.i ,¿,, j1,,, , respectivas firnciol:es en los riros, Eliadc he l¡¡oclelnizrdo la concienei¡
(l( un¡ feitttd,ld co CIef.r. el¡llcil e his¡úric.r. mitológica, aclscribiinclole, no sólo la devalu:rcit5n del ticmpo histtir.ico,
Arrnqrr< errcl pllno teóri.o
i¡sirte rn.l¡ impor trrci.r d(, e\tir ¡¡rinoruiir. y ,eii,rl., ,¡ue sino taml¡iin t¡na luch,r constante con tiern¡ro u¡rrofino,, con ]¡ his-
"t"i¿"r1" ,-
_cl
(lll( e (qL¡rvoc.tcrones, C.rnrpLreJl en lr Loria, corr la irrcversibiliclad hisrórica. Éstc es, a su juicio, el signific«1o
¡r¡.i¡¡i,., lt,, ,icrie c.r< .,,p".,o
\u rrcren rc consideración. ",, profundo dc Ia purific:rcitin periódicl, cle l¡ nueva creación y, rnhs en
lgualmenrc inacept:rbles son sus nruderniz.rciones (i¡rspir¿d¡s general, cle la rcgcneración cíclica a través dc los ritos. Eli;L<1e afir.rra <¡re
,,,,
\&igner y en Nierzsche) crr
cle la nove].r..rb.rllelesc.r, ¿.t ,.t",i ,ro,,., la rnc¡notia colectiv¡ es antihistóri.,r y ¡econocr solo c.ittgor.,-r. y .rrque-
'1ri¡t¿i.n r
Iso/la, que le llevan a es¡udi.rrl.r l" i., á;i-"i;ri.;lp,,"t tipos, no:rconrecimie¡r¡os ni inclividJos his«ilic.,i; solo ellnclividrro is¡á
" d.
¡t¡)loth¡l ertc, y su inrerpreración de l.r mi«,t oicsis ligaclo a la arLtenticidad y a Ie irreversibilidad de la hisrori¡.
Joy.. y.l" rf,t.rn,
,,'rrr,,.rr¡r.,cxpresión espor)r.ircJ. pc,o dc roJo cllo lr,rLr'i.¡ienrá.
,n.i..Ld"- El interés por h lrreversibilidrcl de la histori:i y por lo unucvo,, Elierlc'
l.rtrt,. crr,cl-"r¡l,irul" dcdic,rd" .r lrr rriroloEiz,,, iorr <n l.r rrov<l.r 1o consider¡ trn lenómcno reciente en ll vi<]¡ hurnenl. Irsiste cn qLre cn
rlel .r
ql,, rr. Al ¡h'onr¡r el p¡ubl(m.r dcl mitologiinto cn
la r¡ovcla caballeresca
,,., l.r collternporÍrrer, C.rrtrpbell (:rutor'también ¿. u,, .n,rrlrri",l,,
t'tt¡t(t)t;\ l¡¿/1"(le 'r M. ELL\I)!, h lylr fu I'lrtnrcl ren ¡, 1t)/t9 tu tlntt¡¡¡kn¡t tt /$ tohni¡no m]tti:
r¡¡ir,,luri..,-"t
t Jo)c( ) iIIumpc crr el .inrLriro dr Lr _cIrric.r tlrtsrfu l'utasr,1951 Inuts o sJntktfu:: ll:wistr lr synbalitttL ¡n!ít-ortli!¡t1tx, 1951: t.(
rru.rt. .r Lr .-rr.rl s. .rploxirrrr igrr_lr,,,rrte crr .rr irrrcr¡ro,lc
Iinior.rr,r J,rn¡ Yic t hn¡orralitl c¡ libt)'tl, lt)a4t Mt¡16, nL L' Lt ¡ltnt j, \, t'¡i- . N¡¡s,t¡tt, rti,tt,t¡t,, t,)5,):
,,,r ( I r ir r r.rli\nr,, M¿?L¡s¡ofl¿r L,¡ /lrÍlrugo, 1t)(¡2; A¡?tt¡ Jr tu1,tl,,. t,tr.\: t, lt tt,,l,;ti t\6\
Si ( ),rrrr¡rbcll sc limiró ¿ hacer aflorar el problemr Víusc r,rnbién h r¡risccl:inca tlc,rr'¡ículos
',t.¡r.¡
(qrrr.
tlc h literarL¡r.¡, Eliacle c¡ L,,n,,r .lc Mirrr., Lli.rJ. ,nri.rrerlrr,lt
r ri, i¡1 (t.rr [¡s.rñor trcinru) su actividad crex;ivaconro.,.r;,".u"rrgrr"..ji.,", rirl sobrc y el des,rrr<,llo rlr los p«nrlcm;rs qrrc lc ocrrprn) M.ttlx r]¡.1 .\'yt,bt)/,: .\ttut^ ¡l
ól
Vt ,'r ll..t./,...r. r
'r¡..,,1, l. M. Krr.rq.rs.r r . ll. l, , -. i,,,.,,.
Ho,, 't '/
(,N I r()t{i^.\ MODliltNAs DDI. MITO y CONCEpCTONli-s A.f ltot.óctCo
IL ESTRUC]'UR,{LlSMO

,'l r.r,rrr,,,sc.r.r'rruevl el riempo m it icu .sagr.rtJo


"pl¡ro-. ¿ lJ vez que se .tnt-
.o,,9,;,1: (por ejemplo. b,i., el ¿.pecr., del ,rño que ,,rt i<in excesiva entre mito y rito (iniciada por la escuela de Frazer) est:i
ll]]]].1 ]]l]"llp".
r( r'r¡rrr.¡ er) IJS ttc\ta,
del Airo Nr¡evo tlel Arrr iguo Orienrcl. Sólo los a,..¡n- , r l¿ base de las ideas mode¡nas sobre el mito y el riempo mítico. Las
rccirr,icntos cL,-li,-os y.reperirivos llegan a .i ."ul.s. r, ¡rresentaciones míticas del riempo son más difusas de lo que Eliacle
¡f i.-¡* "i*ai
L ¡¡,n.t t, no vei.r en l¡ hisroria
ll condición específica c{e su existencia per_ l,rcr)sa y contienen el embrión de una concepción causal (el pasado como
sonal, sino que renía hacia ella una cierra t Lrrlia"¿. , de las causas del upresente,). I.a idea de la cransforma-ción del caos
¡lir.i.lñ;;; ,f 'lera
los ideales a¡rtihis¡óricos siguieron vivos incluso
dond..L ¡.rnpo trir_ ". , n cosmos, importantísima para la micología, está más cerca de la con-
r,ili.e U"n.r,o.n Ia (por ejernplo, <n"tticl si5rernx friLril,I,rl, 1".
( cl)ción d€l tiempo como irreversible que
como reperitivo.
,mirologr.r.
I,r'orel.ls rr¿n\lrererr de heclro cl ricnrpo..tgrado -prrro, al lirturo. l_,ajo l.r
r()r I¡,r (re asprritcrones (scJrológicrs ll,r
pr.rnci¡rll cspcrJnT¡ no se refi.re ¡
r¡s,¡r(e§, srno ull nue\o comienz,_r),
¿ lr,l cstructuralismo
\egúr Iliadc. ¡¿mbién ¿nres del cri.ri¿ni.¡no, lru
.
lógicas dieron sentido al sufrimiento hun
conccp"iones rnrro-
y fr..oi'-;r;ii;.;r r.,
La última teo¡ía imporcante sobre el mito es obr¿ del ernologo frlncés
\u r.e.der)cit al equilibrio y a la ,rr nronr,r, "r,o
., , r.u., d" ,;;;i;,;;,,,.
( il¡ude Lévi Strauss, perteneciente ¿l ámbiro
del esrrucrulalisLo. Lévi-
I'cr¡odrcJ con la n¡rur.rle/¿. 5ostiene qrrc l:r, co¡1qsra,.r.. nrir.,'iotic¡. ",, St¡.auss es heredero de la escuela sociológica francesa, es decir, de una
¡,c.vivie.or. runque ,rodificadas, h¡ir.r cl ,rglo xi tt, y, lii,nlir, , scuela que elaboraba los problemas teó¡icos esencialmente sobre Ia l¡ase
lra'r¡ el sitlo xx. ) mu(.rrir .rr.aprecio pol",,las concep. ,lel matcrial ernográfico. Como etnólogo-ar¡er icanisra, ¡rantiene una
]],t^lil"',llllllrl
( rones (tc c.r\ de ta ItrsrorrJ conrenidcs err Ia, ,lcuda con la escuela americana de antropología cultural (Franz Boas,
obr¡s de ideóloCos coI|ro
Osw.rld Spengler. A rnold Toyn bee y pir irir n 5orokr n.
Lr:¡v(t\ron que slcnt( ¡nr< Il idea dcl progrcso ltisrori.o y
LliJ. .r. .,,¡. l{obert Lowie, Alfred Koebe¡ entre otros). Apoyándose en esta rradición
"5
]¡ concen.io y, al mismo tiempo, silviénclose de la exper.iencia del esrructuralismo lin-
lrlslorrca d-e¡ nrundo. "po'rhegeliana-. que no pued<. jui, giiísrico, y en parricular de los trabajos sobre fonología de ]akobson, Lévi-
a ,u io, dar scrr
rroo ar sulum,enro ni s¿lva¡ ¡l homb¡e del ererno Srrauss puso las bases para el desar.r.ollo de la anrropologia estrucrur¡1.
mieáo de la hisro_
Lia. Eliade in¡enra incluso identificar 1a iclea
de f" .á""rrl.ii" ¿. l" Algo similar a un enfoque estructural para el esiudiá de los micos ya
socied,ad comunista con el mico escatológico ¿.
,,,r" J"J á. .rJri*"a" .staba presente en las interpretaciones usimbólicas,, de Cassirer yJung.
c, cl fururo qu< ¿sisrir,i¡ .r l.r arriquih, ioi ,l.l ,i;;;ij.;;;;. """ Sin embargo, como hemos visto antes, Cassirer r"nío.rrr".onc.p.ión j.
L.rr ¿li¡.nracione¡ del eririco americeno I,hilip Rrhv lr estLuctura dcmasiado esrárica y formal, mientras que su visón de Ie
s,-,bre l,r miropoicsir
cor¡o salvación frente al miedo de l.r hisrori.r'so. p.rf*,..,;;;;;".i;i.,, ¡raturaleza social de la comunicación y del indisoluble nexo que hay e,rue
bles a Eliade, el cual comete un eLro¡:¡l ir,.rp;,r;1".;;;;;.;;;r.["". cl lenguaje simbólico de la rritologí.r y la comuniceción social pec.rb.r de
rrrrrológicl. del riernpo conro u, .isrern,r ,"",.ifiri-
,r, or'.n;, l;;;,;I. superficial. Jung, en cambio, anuncia en algunos puncos Ias apá.r.:ciones
r( \.1 i nlod(¡.r)rz¿t.|.r.. LI heclro de qlte Ios a(onrecimienro. cle Lévi-Strauss, aunque sin desar¡oll¡rlos, pue" ius anáJisis'respeccivos
ocurrido,.,,
Lr Irisror i.r rcal. o rnejor Ji, ho.'lo. .o,, lr.o,,.,,orá".
nrrcn[os, tos ¡nrros los ptoyecren a un pasado prehisrórico
;. ;i;r";:;,;"., se sitúan en planos diferentes, psicológico en un crso y lógico eri eJ orro.
no demuest¡l Ia A la relación de Jung enrre lo instintivo y lo conscienre corr..ponde .,,
(rr\rcn(r, de trn -odio" h.rci¡ l¡ hislori¡, lraci.r
el ricmpo ,proftno.. er.. Lévi-Strauss la que se establece entre nattoa/eza y cu/tura; eri Jrng, lt
I,,r -.rrriqrrrlrcion del riempo lrisrórico c¡r el miro.r.i
,r.¡r,r Ltü ur) derrr¡nrnrdo modo de pen.sat, no el ¡rod,,.,o ,..r,,- entropía se refie¡e a la energía psíquica; en Lévi-S¡rauss, a la informa-
objetivó de la mirologí:r ción. En su monografla sot¡re Lévi-Srrauss, Edmund Leach12 subraya sus
rri lrr exprcsión inmediata del miedo'de l.r his¡orie
Áif"-tr, t...*rj¿, analogías co,n Freud (con Io que escán de acuerdo las observaciones per-
, i,lr,.r (¡( | riem¡ro. r.rn e\enr iill Dar.r t, ,ni,"po;."i, a.t
r, .'li,l.r.l, nri.rolcigie¡, sino .rr¡j¡1,, ,,inc.,la'.1"
.;;l;;. ,;;[:'., sonales que hizo Lévi-Strauss e¡ Tiit.5 trópiot). Opinarros, sin embaig.,,
d.."o ?; r;r;;r".;".",, que, pese a algunas c¡íticas vertid¿s pol Levi-Srr.:russ sobre Jur)g, csre
Irr(1ll(,\.nl.rAL os el orden ¡rr.¡reri¡l
/ "l
.oci.rll .e insiste erpeci.rlmenre cn ei úlrimo ejerció sol¡rc él una notable influe¡cia, en parricuhr;n l; defi,
nr.rrt( rrrrr(¡ro por medios rnlgi,o. de u¡r¡ Iicurrdid¡á
y.t,rqor¡d.r, I r() nición de la miropoiesis como aoividad colectivi inconsciente. Lévi,
''r Lr r'.1,, 1( r,,¡r v err l.r , ircrrl.¡¡.id¡d. sólo en l¡. mirologi.rr rnj, ,1",.ir,,, Strauss reprochará jusramente a Jung la concepción de un meclnisllo
l¡.rii.rs l.r\ ((,lr.clciones crclic¿s ocrrpan una
posición domi¡tante, en ltl he¡editario de t¡ansmisión de.los arquetipos y la idea de una permr¡rcn( rir
I"rnr.r ,l. rrr,r\,1Ér¡r',o\ de dioses qrre tnueren
y ¡crr.rcelt. corr Lt,o¡rsi_
liírr ,rr( r( l)!ri.i(in Perióclica de las mismas épocás hisr¿ri.".. l" ia.",¡n_
'r E. Lr^cH, Llui-St¡.¡us¡,1970.
I ;l( ,1 I]L !,STRU (]I'U IIA.I -] S M L)
|l r)t{lA¡ l\l\)nlpN\. nt lM,toyr,,N' t,, t(1\l\l\ltñr

Barthes, erc.) en los camPos de Ia historia, la psicología y la críricl lire


dc las imágenes arquetípicas (aungue r..r coll v.lti¡llres dcbid'rs ¡l co¡- forma de expansión clel ¡rensamiettto rlc
,"ria, debe.studi"rr.
texro o a la divetsidad de siruaciones). Lcvi-S¡r.lttss, por el conrr.rrto, "nÁo,.,.t" la lnrropologir desempeñe
<lefiende una mayor variabilidad, dentro de los límites del contexto elt)o-
r,u..tto ..trdio.o y que, en definitiva, 'rctttel-
mente el mismo páp"l qu.,,,ro la filosolría Es indudable qLre hoy les
culrural, y un¡ simbolización, no c.urto de los objeros y de las situaciones, "n,.s
mejores posibilidades para la aplicación del método estructural se enctren-
com,¡ de'las rel¡cione. enrrc objrtot y fer\ort t5. Es esr,t ttn.t diferen.i,'
fundamental, que constiruye una piedra angulat de su teoría del mito. ,r"n .,r ié,ri-Sar".,.s y en su campo de esrudio (y cn l:r lingüística)' mien-
Cn-o rrecurso, de Levi-Str¡us* L,o.l<tnos t.tlnLrii¡t c,.-,nsider,tt' ¡ rr.r. que lo" resulr¿dos obtenidos en olros ¡err(nos PJrecen mu'l)o nlls
Geo rge, D,l mezil ''. con su teor ír dc l.r ;\t rt I r¡ r¡ rIiltt ttciorr.rl ts,rbid rr I r'r ,rrod.r,or. Lévi-Scr¿uss, ¡ decir verdad, nunca prerendió que la antropo-
y poier religioso, fuerzr guerrera, Fccunclidrd) de los I¡itos, de las rtli- lo!¡ía o el esrruc¡ur¿lismo en su coniunto vengan :r susti¡uir a la filosofía'
ein".. v dJ otros leuótirenos culturales intloeuropeos. En algutros Aiiferencia,le.tlguttos partidlrio' y delr.rctoret del e\lructur' ismo' larn-
l.p.c,or, Du,¡éril se .rproximl r.rnto el mitologisr,,o usolat' col¡ro T l r,.,.n d"fi.nd. oue pr.J. r.rre en éi lr nu.ta filot.'fír del hombre"' Le'i-
\t,ru.r, derde un ¡'unr" de risrr rnerodolo¡lico'
riiu¡lismo neq-mirológico (e incluso al funcion¡lismo ernológico y [oL- 'in..ü"rgo' afirm: qtte'
clórico). Et *i, inreresante de su trabaio es la integraciól de ir la etnología y su oÉjeto científico ocupan un lugar privilegiado lnvoca le
"rf..,u
función eu la ertrl.,ctuln, su capacidad Para mostral có¡ro el modelcr tlistancia""astronóÁica, del ol¡servadár (que favot ece la objetiviclad) y el
estructural tripartito, que l)ace cot¡o social (en el sentido dr¡rkheinliano diverso ritmo remporal, pero también el hecho de <1ue la telativa proxi-
del término) puede.o,tuertirs".n instrumento dc clasiltcación y de aná- midad a la naturaleza en que viven las pequeíras sociedades' 'rntropoJógi-
lisis. Esta visión más arnplia se ¿rbre camilo en los trabajos de Dr-rmézil 'r camenre residuales, p.o-u.u. una flucrilerl tela'-iórr con l'r biologia; la
partir de los años cirtcuenta. Mientras quc Lévi-Str:russ se clracteliz¿ Por naturaleza de sus for-os d. pensaniento (pensamiento lógico a un nivel
iu inrerés hacia la dinánrica estructural y el rnecanismo de vuiación clc las sensible) encaja n.ruy bien cou su base universal, colecriva, inconsciente y
configuraciones mitológicas, .l c",r¡.o de la teoría de Dumézil estri le esrructural. Lá in-"di"t"r, la integralidad, la esrabiliclad de las estlucturas
"tt sociales de estas sociec{ades ufrías, (es decir, carentes de entroPía, cercan'rs
idea Je una co,,figurocón estructur¡l úni.l y esritica' dc los intl.'eLrro-
peos. unJ especie de protori¡o xnligtri\irrru Scorr Lirtlciohrt lr.t inrerr- el cero histórico) dificultan el caml¡io y confieren a la etnolog;ía una senrio-
i"do. p,.,, ellá. extraer:de los numerosos trabaios de Dumézil un sisrem¡ ¡icidad sustancial. A estas consideracioncs merodológicas hay que aíradir:
tunitario, una especie de docrrin¡ canónicae4. Pese a todo, es posiblc que orras de carác¡er ideológico, en primer iugar, la idealización de raig¡ambre
Dumézil influyera de algún tlodo sobre Lévi-Stt¡ttss. rousseauniane de l" cJnlr,tidad tribal arcaica, considerada ufiel' al esPí-
EI desarrolio del esttucturalismo y su ¡"puleridrd .e lund¡n ett l¡rtena ritu del ucontrato social, en contr'rposición I Ia: sociedrd civiliz:rda,
¡redida sobre la ¿rutoridad cle Lévi-screttss, cuyos tr.rb.rios etr el c.rntpo tle uc¿liente,, fundacla, desde el montento de l¡ invención de lr escli¡utir'
l:r etnología -sobre ¡odo los dedicados a la mirología de los irrdios de Ané- sobre los contrastes sociales y la explotación Es también obieto de ide:r- I

ric¿ han recil¡ido una cálida acogida dentro del científ-rco. Err stt
',,.¡n.{o lr¿ación l¿ Ióqica plinririvl, l:r cual, gracias a su afán pt'r lo cot-tctcto, se
lil-rro de divrrlurción ciencific.r L¡t tl,,ur JJ c:t,trtür¿lt,11to. lerr'M,\ti\' .onvierce .,t"i,,.tru,,.,.n,r .le .l.r'ific.,.iórr. d<'rrrilisi' y dc..orr..¡uistr
Auzias dice eipli.iro,,,en,"''t que .el pensamiento esttucruralista pucdcr racional del mundo que nos roclea, en gtado srtficieure p'rra permitir le
.1efinirse perleitamerte sobte la base del trabajo dc Lévi-Strauss', que uel revolución técnica neálítica y crear el sustt.tto de l¡ civiliz'rción modetn¡
a, Lévi-Strauss, y que l.r.rcriv¡d¡.] dc orrus estrucrLlrJlistils Lévi-strauss sostiene que este univel estlatégico», origioario, clel pensa-
".,ru.tur"lirrro
tlanceses (Michel Foucault, JacqLres Lacln, Louis Althusscr. Roland miento, en el que se pone el acento sot're cualiclades secunclati:rs y
rnétodos cuanritativos, tenace en la actualidad, siquiera parcialmente, en
')r (1. DUN1fzrr., Le.ftttin l innrtrtalitl, 1924t M\tln rt liutx rlts (irn¡tir. Esi I ttt' las ciencies naturales ¡roclernas.
rrr¡rlrrrtion m¡ararii, 1938: lt4¡¡rr, M¿r¡' Quititru' l94l-1t)66; Mitul-Vltlttu' 1946\ La dcscripción etnológica de c¡rácter ucspacial', sinctónico.y estruc-
tt,lt,
, t,¡4At Myrh ,t ütrpú,l'¡68-ltt73. tural, cs, en opinión de Lévistrauss, complementar ia del análisis hisró-
( \, ,,. r t l ir i,,r. /¡, i. t tnn p,,r.,u , t\t,t1,,1 .4: A. ¿, tl'".p,,1.,¿. .t/.' .. r-i.,r, ur.,,,porá1,,, diecrónico y evenemencial, pero ofiece aclemás, respecto
,.,.,.r.¡,1. 11,,,,.,,,,'¡ t,rn4. br't,,.2,t, l"¡('.A,'', lil,r,, r 'r Ir','¡,irrr. r,'...r1 ''r ¡'r
I )r,r(1/il l:rs sonrctc ir r¡n.r rlLrrr crÍ¡ice la rcccnsión dcl cslr¡rlioso cs«rnio HLrgo Mrnzirr¡
l, n tlt h't t¡i,tyr il«¡t l,o ¡,n'ñ n)¡vt na¿klinlryitilr) \i'tt1 ,11t 1963, ¡p. 227-2211) VÚrsc crr encrc¡ dc 1960, ¡l lccil'ir l¡ mttl'rll'r
"" Vótse e1 discLrrso qLre ¡rontrnciti '1c ""'
r.,r,1,i,'r¡ ll sNr 1 rr y il. 5r'r'rrrrlLr, .MyLI.,l,igi,ttrcs dc t;corgcs D:l¡lz\\", tlnulu 26. 3 qtr invcrrig.rci,,n.' .i.',,iti."' ('. l.rvl-SrR^Lrss, *t'e chanrp cl'rnthrrrpoIrgic'' crr
, l, t,t't' 1r 1{r'..t,,r,.,(\(ü.,r .1., r,l.r,',r.l. l'rrrnc¿rl .'rr I,rr'\'r',rr .
sLrs
l,tt I't,,p,1,'utt ¡¡t ¡t ¡untl. 11, l't1 1.
I \' A, tt .lt,.l.¡.¡r.,. l, ,t,t,,t.,'..1 , l')l t1'\ | t
,I'IiORIAS
MODI]RNAS DII-t, MITO Y CONCIiPCIONI]S N,lTI OLÓ(]ICO ,. EL FSTRUCTUIIALI5MO

rL cstc úlrimo. norables venr¿t¡s. Aunt¡ue L<r i.srrlu\s e\presJ su tedrico En La¡ estructuras eleruentales del pareur¿¡ca,e, Lévi-Strauss investiga cl
rcspero por la ciencia hisróricr, considera que esra úitima ie inclina
cons_ rncimiento de la vida social en relación con el desarrollo sujero r liglrs
tantemente hacia el subjerivismo a causa delvínculo, demasiado es¡recho. lruy preci.as- del inrercambio y de l¿ comunic¡ción. El intercarnLrio y srr
ql¡e manrien€ con la conciencia individual y con el ambiente social del significado simbólico ya lo había analizado Marcel Mauss (el alumno i¡,is
investigado¡ por el hecho de haberse orie¡riaclo hacia el esrrato superfi-
¡rróximo a Durkleim), pero Lévi-Strauss le ha dado una nueva inrerpre-
cial, «eyenemencial,, lo cual hace que scr completarrenre ficricia l.i u.e_ r¿ción semiótico-estrucrural: la comunicación es imposible sin un sisrema
sunra continuidad histórica. En su hipercrir;ci,nro h¡ci¡ l¡ his¡oLi¡,
Livi- ,le signos en el cual los hechos sociales son al mismo tiempo cosas y repre,
Strauss quiere invocar, inútilment., el pr"ced.,,,e de M,rrx, en quien !e scn[aciones. Las reglas_matrimoniales generadas por el intercambio nup-
a
un precursor del estructuralismo, que ya h.rbír denrostr¿do que Ios .rcon- cial (la más antigua es la prohibición del incesto), así como la no¡nencñ-
tecimienros no consriruven el furrd¿menro de l,r cie¡r.ia hi,Láric.r rrrr':r del_parenresco. son sisrem¿s de signos que. al ¡guJl qtte el lenBuiie
El antihisto¡icismo je Lévi,St¡auss es del roclo injustrficacl6rT. ¡rero es natural humano, pueden ser esrudiados sincrónic¡minre según mer"odás
indud,ble que lo. objeros ernológico,. incluido el lolclore, s. h.,llrn o.,, cstructuralistas. Lévi-Strauss ha demosrrado que rambién los signos toté-
ticularmenreaadaptado' parr el ¡njlisis estruccur¡1. L,ro no ,ignific.r. r¡ricos son sistem^as semióticos que permiren a las cosas comunicar algo,
co¡
codo, que Jos mérodos estlu cru¡ ¿lisras lo valgan rambién pa; ei estuclio l:riennas que el funcionamiento de las estrucruras mentales colectivas e
de las culruras más desarrolladas, dentro de ios límires de'su esral¡ili.iacl inc-onscientes hacen que el sistema sea racionalmente comprensible. El
reiativa. Además, ambls palres han exagerado considerableme¡r¡e el enfoque estrucrural ha permitido a Lévi-Srrauss describir il funciona-
"¡ntrhrsrorrcr\mo- del estru. rur¡lismo y el "antiesrrucruralismo_ del Li. rrien¡o re de los mec¿nismos lógicos del pens¡rrienlo primirivo y de,l.
toricismo. Exisren relaciones de compleme ntariedad entre las descrip_ r¡oll¡r. de un modo meródico, el ¿nilisis de los miros, entendidos corno
ciones sincrónicas y las diacr.ónicas, enrie la etnografía y la historia cl producto más caracrerístico de la cultural espiritual uprimitiva,.
políticr,
entre los estudios folclóricos y los lirerarios, peá no éxiste ninsuira ooo_ Lévi-Strauss ha dedicado a Ia mitología toda una serie de trabaj,,s,
sición.insuperable errre Ia esrructura y los piincipios del historlci.moi
El
comenzafldo por un breve artículo .programárico" de I955 y hesr:r el
semiólogo francés A. J. Greimasrs rn",,,i.n. qu.l".rtructura ds acrónica conrpendio en cuarro volúmenes ¿e lú Mitol¿giras \1964-l,j7llroo. A
1, opina que la principal función de la historia es la consolidación c{e los
esre compendio, donde se aplica el mé¡odo estructural a varios cente-
sistemas, la disminución de la influencia de la casualid¿rd, pero
admitc
taml¡ién la aplicación del análisis est¡uctural al plano diacrórlico. ')')C. LÉvt-St R^Lrss, Le¡ :trutttLtu lfumentairts th la parrntl, l9(.7.
r1)r)
C. LÉvr-SrR^uss, "'Ihe Srrucrural Srudy ui Myrir.,, /ournnl ufAtn¡i¡n htlhlt¡r
63, 270 (1955), pp.428-444 (una versión frrnccsr, .rmplird:r. dc csrr.rrr¡u]o cr
'7 F¡tr visión de l-évi Srrauss sr¡bre l¡ lris¡olr.r lr¡ si,l, critic.rtl.L coo ¡sp.rczr pLrr jcrn_ irrtrcrurr rlts myrlrcr". tn Anrlttupolagie wLcncrfu, 1968, pp.227-255. Los ¡rricLLlos "I_.r
l'.rul .r.,nlc. ¡rr.r,1rricn cl lroml'rr,c m.rrrifi*r.r., .r rri,nr,,. ,rrrrc ,".1,,..:,,l,
tnrmcr.rJos ¡ c.nrinrr.rci.in: . t .r gcrrc d Asdival, (1958),
o. r.r. c.rru(rur,rulIc l, ll[.+l,c.r.,q i(l "il,,.,.,.;,,
rt,,,ltr..rrrrnr¡,,1,]gi.",.rtÍr.rrr,.,l (1960), "euatrc myrhes Vinncbirgo,
strLrctule er Ia formc» (l960), .t-e sexe dcs astrcs, (1967), u[.es chrmpignons
r..' <\ c:rl\.r/ (l( .r\.rr ¡ tr tu¿. t n urrn orrlerr .l(,,,r.r,. cl til,t ,,r,, rr.ur,.. M. Mcrl,..ru "La
d:rns la culture, (19l0), nR¡pporrs de simmótrie enrlc rites er mythcs d" peupl.s r.,iisin,,
l\,rrw.qrrierr [u, un.r ti; rr¡ Jl u,rn,icrun . rrrrr L, l, n,.nr, rroloxi., .1. H,,,,..,1r:i
,r., (1971), *Commcnt ¡neurent ics myrhes, (1971), h.rn siclo
¡ublicados de nLrevo cn l,r scc,
r(nci.,lism,j lr.r cxrr.ri.l,,. Jrl c.,rr¡crrrr,rlsmo.¡¡r,,l,iuic,,lr I.ii s,r.,r.,..,.,r.1,r,r.,r... cirin .Myrhologie ct rites, dc Anthropologir strutturtlll \t973), pp. 139-3111 (las cucv
grroseológicas rnLry ambicios¡s. En t,n irr.nt,, pur ii p.r,r,l" a,iri.",,n,¡,,,,n,i"
.ri,,.,,"1'i.r,,.Mcrlr,ru.t,.¡,rv,rvu.tv.l,.,.i.rl.;.,,,r(r.n,i., rioncs rclativ¡s al mito se abordan tarnbién cn cl pLimcL articulo ie cst:r miscelínca uLe
"n,,.
t,. rr.fj.ri,.r.. 1,,r.;i.r.r,, charnp d'rnrlrropologie,, pp. I 1,1.1). Entre los lilr«,s dc Lúvi -S¡r.¡Ltss, véasc [.r ratít¡t¡ntt
'1 'r, rt1r j (\ u r.¡ ." lr( i( .li rn(.li.rJ,,r crrrrc l.r , "r,crr',,nr,rl,,rc
rr, i.r y l.r ri.,rru.,l..z.,, ¡nicir.¡,,. rrr.1.,
, r¡i¡rlrJ hnL lt)b2t Ln ?¿ t.t nltrng¿ I'tb2, Mltlto/ogir¡tr:: k cnr rt h cuít tt)64-1971.
¡'tr..¡ci,,rr . "rrJrrc. Ji-c. r.rrr,<rr re .rl ,i¡rrific,r.l,,. r l.r .,rrrr..¡u,1,,u,., ,*r,,,.,.r,.,1 V,.rt r.r¡nl'i.n cl rr,li.r"rcrn.rri,,,-rnfi,rnr.r,lcl,:yL,',l..,u.rr.rl,.rj,,,,nM.rrrrizi,.
"llc\rhto (tc Lcvj-\ rrrs\ (frrri!nLl,, Jc .lr¡e lil csüucnrr¡ cs rrna lormr rlcrcrnrinurll Del NrNNo, L't1 ltl1ti fui niti iL C. Llui-Strnt¡s: I-sio mctütolo{no. 1t75.
(1 ,,J_rrrr..,J,,),ü.ub¡r.vi,rrr"J<l.r \,,crulJt,,rr,,,li.,,.r.r,.r. ¡or
rrvirrc.,,hcrrr ,r,rc,.,.r, rnlrrc.l.cri \u¡u¡, exsrc rrrr.r .rm¡li,r LrLIio¡r rt',,.,,, ,ll ,n.ryi, I,.r,. inrrlr.r,l.r
r., r:,1,, .rrni¡o r1. Ma.lc.,rr P,nr,. | , , i \,r.,r¡i, rn.,rrr.r,. ,rrr.r t,.,r
.r.,,rrr.l rn i..r lr rr,, L, I-¡,r. ¡¡¡rrri.rl de Jrscusiún. Lrr cucsrio¡res relarivas ¡ h reorí¡ del r¡iro sc abordrin cn los
'r'.rr,,1.,,¡:i.r,,,'rr.rr..rrr,,-.r.rc.r'.,.,J. Lr rr¡,cricrrcr.r ,nLriviJrr.,l " Lr r..rJi.l.rJry. rr.,..r,r,,, libros sigLricntes: Y Sttulonlts, Cltulth L¿ul-Str.1us¡ ar /¡
l,.L ,., . I , \i,r( ,,1r.rlr.'r)u, .,,n su, it,r. r,,nes . ubi.ri\.,\. /.r ., | ,,t,rnr,;r. "?¿¡¡ion th l'inc¿xe,, 1968 (co¡
,,,,,g,,,,., .i. .*, ,. . t,,, una bibliografi:r cxhaLrstiv:r); E. LtsACjr, L!ui-Strars, t97i); vtanse r¡r¡l¡iin los.rricLrL,s
t.,',1,".r.''r,,.r¡..rzrJc'rr¡'.r.rrl.rlrct.,tiri... M. V..lr\r.'li,\r,r..r,i.,,,, 1,,,.,r,irr. reunidos por E. Lz¡¡], , Tltt S¡mctural Stu¿y of Myth antl Totemim, 1967r ll. Nrr r-
rfr''t /i'¡.,¡ t-?:,lt¡t" l \j2. ¡¡,. lr, r. p.rr.r Urr.r.rrr¡..r.1 1,,,,,,.,,,,.,1;.,,,".1.,.1, rtoRsr, «Fornl¡l or Struc¡urrl StLrdics ofTr¡J,ri,'n"l i i1.,, Th" u,.ftrlntss ,,t S,¡¡rc Mer-
!r',,1,ll,rr,, {t( ! r\r.r idr,.,rntn,,l,igrcLr. vt.rse Ii. pi\Ct,,Anr¡.opologiir srrl¡ctnll¡lc
c fi¡onrc_ hodologicd ltoposrls Advanced by Vladh;r Propp, Alan Duncies, Cl¡urlc l.ivi-srrruss
r'n,\'tt , /1tt Attt (t8 (l()1,5), ptr 42-54 lrnd Edmr¡nd l.cach's,, A.¡.t Unit)o\itñt¡t Stochhabniusis, Sn&t¡¡¡lm Sttuliú ¡ (.:o tl,l
'' \. (,r'¡ ¡. \.. .\
r.(ll 1,.r |i,r._i,"_ /,, r,»,¡ ,nd/,,)h. ).1t, t),tt,t,). ratiue tuligion9 \1969); G.5. K:RK, M! ),1970(clcap. II,.Lcjvi-SrraL¡ss,rn<l rl,c S u,
'r ltr )11:t.\s Mol)HtNAS DII_MItO y coNclipctoNt:s t\4l.loLoCICO...
I]L ff1'ITUC'f URALISMO

¡rrrcs (lc lnitos de los indios de Anteric.r,


le habra precedrclo poco
rrrr.r rrrorroglafi.r ¡eolic.r soLrr< el pen..rmicnto . ' ar)res cienre en la ¡ritología de los aborígenes conducen a veces a Liyi-strauss
,r¡,n¡,;rn,o, a una clistinción insuficien¡e de los elementos de descripción uinrer.-
L,ivi rrrilruye rrn signih.,rdo p.,rri*i.r.,i.,,,,dio
,r.(,s.nrÍro\5rr..russ
sor¡ p.lr¡ (l
de Ios nrir.s. complementarios,: desde el exterior, con lc,s ojos del etnógiafo; desdc cl
un in,rrumenro del espúru lrum.¡no p.rr,, el corro
. irr ricrr ro de si rn ismo. y ell., e, clebido
interior, con los misr¡ros ojos de los uhombres mitológicoi,102.
,, q,,. i,, f"r,r'J., ..i;i;;"'i,;;;;
(1üDre 5e ve rel¡t,¡vJmer¡te Pa¡a Lévi-Srrauss, la mirología es, en primer lugar, el campo cle las ope,
poco inllrrid.r fur lils re\t.tntes lolm¡s vit.¡les raciones lógicas inconscientes, un insrrumenro lógico c{e solución de'las
de l¡s inlr¡resrrucrrrr.n socioeconó¡¡ric¡.
:];].::i::*"",I
crro. i-te maneIJ drrecra It.¿neromÍ,¡
y re0ej.r. por contradicciones. Esta acentuación deJ aspecro lógilo cond,,.e inevi¡¡ble-
de l¡ nrellrc.. l.t tcsis;e l¡ rel.rrivl mente a insistir sol¡re lo paradigmático-lógico a expensas de Io sintagmá-
llhÍ"id .]:1
ll":.:o dc nrirologización sc asocia cn l_¿"i-S""*rl'i"'i¿*
(tc l.t Ile\rbtlrdJd tico-narrarivo (en los sistemas mitoJógicos más que en los temas concritos).
ur¡elecru¡l ,lel ne¡5¿¡¡iq¡¡6 primirivo. tlrrc se .irve
rr¡1,¡, de la, dilerenres po,ib;tiriJde, Jogic¡;y;;,";ll.;;, r¡rr No nos detendremos en la evolución del pensamiento en general de
irrsrirt,rcione, roci3le) de li1 corru"idr,t
;:;;ti-"",., ,,. Lévi-Strauss porque nuesrro estudio se refiere únicamente a la mitoJogía.
§..;;;:;.1',;:;;;;: .,;;]:i:,r, Sólo indicaremos que el primer artículo que él escribió cleclicado al mitár0r
sión de un¿ rribr¡ en dos f¡,¡cria. n.,,l",r."i,rlrl.;;;;i;.lig."'r
sobre dioselgenrelos
r,, rn;,, escá cornplcr.rmerrre orierrr¡do h.rcia los modclo, lingiiiscicos: l.r pro¡ri:r
¡rogenrrores, srno que permite seleccio¡ra¡ orrrs lengu.r. como medio r¡nirerrrl de i¡rlorm.r.ión, cs un rnodcl,, p.,r"
"i -i,o.
v¡¡i¡ntes dcl "dioscurisrno,: lrer-ono._.nemig,rr,
"lrr.l"_ri.ro,
Ii iroIogi.r dc L. di r.,.n.i.,.:;;,;r*' "i.. O"t
p,.i.-,,.,i,.i,.
que es interpretado como un fenómeno lingiiístico (de niveliuperior: Do
:1,;:."li"J"
.n,,1 ntur"t a;L :n y de l.r Lunr como se¡es de sexo diferen¡e,,lel Fonemas ni semantemes, sino proposiciones) referible a ln-rb-rs c.rregorías
yae ti'r trerrJ, de )ol
lr¡cririd¿d yde l.r pasivitla,l, del
cielo s,Lursrrrian.ts t l,¡tgua t h,tbltl ) .usr,rnci¡lmenre "tr¡ducil.,le-1,.
bicn y tlcl rn.¡1. e¡c. En el prelacio al primer volumen de lts Mitológicas, el modelo del
Lcvr. )t¡'aus\ ptrte dcl couvencirnienro
de .¡rrc en nrirología los sienili- miro y.r no es sólo l:r lcngLr.r, sino rambién la músicil0t. El mito, af:lrmr
carrtes preceJen de rlgrrnl mane.a
¡ l.,,.ign;r;..,]o,
;";;;.";,.,
,ln...,t .: clmrro ¡ún despue' Jc qu. de ,.,¡,rr.z-"n lr? ..q,,,,JoJ.
y .rltor¡ Livi 5¡r¡u's. se enclrenrril a medio c¡miro <nrre Lr lengrm y l.r
ll
('x.e\o oe
lt. Il músice. ¡ero rodls sus opiniones posteriores Io acercan más biá a est¡
5rgnttr(.lr)(es.e r(\l¡elve medi.r¡rre l¡ Jrscontpo.i.iLiride
me^ros mitológicos en cliversos los ele. úlrirr.r que, en ranro que ,inrr¡ducil¡le, (la música sólo es unl meráfora
rcxto etnocultural, il1cluidas las"niveles,
y "cód rgos.. .;i ;;i.;;"]:",, del lenguaje), constituye el modclo ideal de una esrrucrL¡La artísrica obje-
estrucrutas socioeconómicas. La a¡en_ tiva. El-mito es, al igual <1ue ia música, una umáquina para destruirlei
ción al crasfondo ernográfico consritrrye
p",,, Le,ri-§..-",,..-u; ;,il",. riempo '. Medirrrre l.r olg.rniz.rcion clel ticmpo psicológico del oyente,
de.los'arqu«ipos ,l; ilü;;;,;';;,.,,, el mrto perntitc super.lr l¡ .rnrinomia enrre el carácter continr¡o c irre_
:1,;.::,_.:i]j:-1"",:iver,¿tizrción
cr Iort¡l smo. ¡,sro lo lleva en oc,rsiones a una especie de áeterminisrrro," versible del riempo y Ia estabilidad de h esrrucrurr. En cl tiempo y en lr
un punro dc.visr¡ reórico. 1.,
f:.: Í:'d:
,1.(]rr.rt ¡,.,,p..,i,., l.l ,.,i,.',,.....,,
de l,r ernologí.r .r h gno.eologi,r pu"de i.r.rig"n música se produce un vuelco en las relaciones.,rr,a ut."^r,,riro,, 1,
un, l."no,,,. ureceptor,:.el plopio.oyente aparcce de hcciro como usignificrdo,, pu..s
( ¡on oe rJ ¡ntolr¡r.lcrón
m_irolósic.r tr¡cr¡. ¿l dcscifr..rmiento" d<l
(rxlltos iueco ,lc no son los ho¡nbres los clue piensan a tr¿rvés clel mito, iino.¡,,..on lo.
y dc nrve¡es tr.ls el cual se h¿ll¡rr lls e,uuclrrJ,
Iist,r perspecrir.r corre el riego de c.rc'e¡r -en,rl.r "pír.,.,. mitos los.que npiensan ellos mismos,. Fundándose en el arúlisis wag-
.l I".1.,.rr]i"i,,,,. ,.f io,r],., neriano de los mitos con los insrrumentos de la música, en el prirner
llsnlrr, Porquerl.l es 'ucrl¡r.t
¡.ietde su ric¡trcz;r dc contenido ír-",,.,r,.. volunren de las Mitohgias, Lévi-strauss construye su investigación sobre
r..r cspcr.rnz¿ de . canzir r¡n
conocimiento de Ia u¿natr¡mía dc l¿ rnenrc, el principio del conrrapunro y se sirve i¡rcluso de término-s r¡usicalcs
r¡, ivcr sal¡¡e¡rre válido y la infr.avaloració,
¡a J-".*"'..1".;;';,,. ¡rara los títulos de los capírrrlos: ,,Ar.ia del dcsanidador de pájaros,,

'rll.rlAl,l,r".r.lr..1.1,.r2.,<J,. Ir,,r ¡.r.lr. /t i-¡,,rt, ,t l, ¡,.,tt,nitt,,,/¡1.,p,,,_t, rr)r L.rr c,,ncc¡cr,,nts


,avt t,tttt.t,,t-.t.t,.,r., ,.,,.,,r,.,,,.i,,,,.tit,.i"]1.,i,, Jc 1,x.rh,,rrgcncs nos hun sitkr, en ocasiores, rrrnsmiricius m:is
r.t,r lu.u,,r/,.1 ¡,1.,-t, ( ,,rn¡..irr,c r.,mbrirr L, .,",,..r,i..,.,,..,,,,.,,:,.r,r11
,,."n,1.,.,,i,,i.,,,,,.;,'l:,.';r,'l,il;
ficlnrenr< por.rl¡unrs rnvtsrig:rrion,:s errrolingiiisricrs lcaliz.rd;rs scgrin h hiprircsis rlt
\.r¡rr\Vh,,,t
'.t"t.tt 1r,.,a,,",.,..q,JcH.N,,,i,,; ,i.ir,,.l,l.i.ill;.;¡,'l:',;ii,i,,,i;;'í1''i'
r .', r. -N .,1 l,:,,.r,r.,.., .r1,r1r1¡rr.rv.r rt¡,.t,r,,".,,,,tri.. lzp,,", i)),,,r,.f-",,11_,,, ' l-avt-S I RAuss, íl he SrrucnLlal Strcl¡..,, cit.
rrrJ
rrra.A
,l:, "t'rr,r I.ri.r ro,.' r;ii;,; .i.;,;í I t,.,i,1,,.1',,,;', ,., menudo sc lc h¡ rcproch,rcio r Lclvi-Srr:rLrss, y no dcl toclo jLrstrrrr,:nrc, srr srrrr r i
l: li;1,,1.', ;il,r¡,', , ,r,in r lns dic¡rJ,¡s Jc li linSii,5ri.r (srnrcrurxl, por cjcmplo, por p:irrc cte Allcn I)rrrr,l,.,
L'r llvr y H¡rrl.l Vtrnrich
Sirillsr, ltt Vttufu:rrulagc, cr..
r' e. Ir,'.\rcAr .\. ly'1,t,tl ,at,1u,s :.ir
(]ON(]IiI'CION[,S MT]OI-ÓCfCO,,, I]L I]STRU(]fURALISMO
76 TI,ORÍAS MODI]RN,{S DEL MII-O Y

«Sonata de las buenas manetas», uF-uga de los cinco se¡rtidos,, uCant¡ta .,,Lrre nexos .rparenlemente exll¡ilo\. Pero' ert 'uttlncir,, lúgit "' l ' vr
de Ia zarigüeya,.
r.''""c. netrilre nor eierrrolo. un ,lexo lnternu enÍr( el lnceslo y l'r\
,,,¡--r'? "i,"ii" de'Eclipo y en rem¿\ 'rnilo5o" de lo\ indios.'rtl1rri
El alejamiento de la lengua, en beneficit¡ dc la música, se del¡e en
(plrietttes
parte a la idea de Lévi-Strauss de que en la mitología y en la mítsica las ..,,ár. Varios etemento. destin¡dos I l.t :epat rción 'r los '¡tt'
esrructuras inconscientes pueden estal adecuadamente representadas. EI ,., les orohibe mantener rel¡ciones estrechas, la rcspuesta correcta a tttl
empobrecirniento del aspecto informativo del mito trae consigo el riesgo .nie,¡'" i,,solr[rle, etc ) "e rproxim.rn entre sí en el :lmbito de dos aspcctos
de un formalismo inaceptable: los mismos contenidos se transmiten .Liilr.n,.. de t¿ cornuni,"ciótt tel itttercambio de muiet'es en el matli'
mediante códigos diferentes y se acentúan las correlaciones entre los ,r,."- a inrercambio de palabras en l¿ conters¡'iún) Por t¡nto l r tio'
"
i.'.i¿n á. l" medida, h.rsra'tlegcr ¡l itrcesro, y la solucrón dc un ctttgtn"
códigos y el salto umusical, de un nivel estructural a otro. En conjunto,
las M itológicas har, enriquecido considerable¡rente nuestra comprensiótr ir,.olul¡le (re.Duest¡ sin ¡regunra) en el mit"logeml de Idipo" sorr
de la coml¡inación de casta rimidez y de
del mito, al resaltar sus puntos <le contacto con el atte de manera fecuncla ';-¿r,i.o, , .i-pl.-"ni"riás
para la comprqnsión de algunos aspectos del arte e¡ sí mismo. ,,mision <le l¡ pragrnt" n^tural sob¡e l¡' c¿us¡.' de l¡ enfermetlaJ Jc 'eñor
Según Lévi-Srrauss, el miro es, a la vez, diacrónico (como narración .lel castillo (ui," lue.tiór, sin pregunta) que encontrrmos en el mitolo-
histó¡ica relerida a un pasado) y sincrónico (como instrumento de expli- ,,, m.r clel Cri¿l el¿borado po, f, no'.1.' '¿b¡lleresc¡ Inedieval E't.-
l;.-pto rrr"..rt" con qué Lrcilidad lógica de l"
pasa Lévi-strauss de la
cación del presente e incluso del futuro). Los mitemas constiruyen puntos
de conracro eflrre estas dos dimensiones, mostrand<, de este ¡nodo su li,rmación de los tem¡. ¡ lo' gr.rndes sistem rt mitológico''
naturaleza significante. La dimensión discrónica, que correspon<1e ll El ,rp..,o más importante de los estudios de Livi-Sclauss es tl des-
desarrollo sintagmático del sujeto, es indispensable para la lectura del .,,bri-i'",,ao. el foiclo.. narrativo de los indios sudamericanos' de
"n
rnito, y la sincrónica, para su conprensión. Lévi-Strauss parece de est,r r¡ecanismos originales del pensamienro mitológico' un pensatriento que
,:l . onsidera loeico in.lr'o "cienrífico" D'sde Lew Blulrl i1l cu rl urr
(
fo¡ma darse cuenta de la importancia tanto del sintagma como del pare- "
digma, pero su atención se centra principalmente sobre la estructura del ;,;:.';'.;;;:;;;'J..1ái¿..-."- , ia reorí:r de Lé'i-s¡'"uss
"l
pensamiento, más que en la usintaxis, n.urativ.L. No advierte quizá el
jr.nr"-i"n. primit,ro es.l paso adelante más irrportante llevado'ol'r'e e c'l¡o

¡ror la cienci.r'porque permire entendel el valor


operativo^y la ltuerza cog-
hecho de que la descripción de los r¡odelos globales poL medio del len-
guaje de los acontecimie¡rtos penetra en la propia especificidad del nrico i,.'r.itiu, de "rr"'úlrim¡ 'in rnt¡l¡r \rr\ rJ(8os e'pccifico' Cor'vien'
rLcord.rr que el propio C.rssiret'sc h¿bi¡ lurrd¿do t'tmbicn 'obre l"'
ittves-
y ejerce un profundo influjo rambién en sus aspectos paradigmáticos,
ig"cion., d" Léry-'Bruhl. L.r lógica primitiva, concreta y muy próxima a
pero capta bien otro aspecto de la cuestión: el mito se sirve de los acon- r

tecimientos para reorganizar la estructula y construye un mundo objc l.,r sensacionet, es c.rpa7. seAún Levi §tl'rtt" de gencr'tltz rt clír'lllLílr )
tivo y evenemencial propio, sobre 1a base de la estructura. El análisis para- ,,,r.tirrt. Et fr.,nd",re'nto de'1¡s clasifictrciones na¡urales lo constituye el
digmático de Lévi-Strauss abo¡da el tema mítico en su integridad. Esra r,,rerrrismó: las diferencias naturales existentes entte las diversas especiet
l'os
estructura integral posee un significado general, que no se puec{e cles- .rnimales se utilizan Parx cl análisis social del mundo cle le culruta
cl¡sificadores.o,,a."io, se adoptan en niveles diftrentes y se asocian a
compotrel en sus diversos elementos sintagmáticos, y se manifiesce anre
,,iro, ,rá, abstractos (,,umer"lei y orros) El petrs'rmienr'r tnitológtco sc
todo por medio de múltiples iteraciones, pero en sí misma se funcla sobte
oposiciones lógicas. Al pasar de la estructura de l:rs oposiciones a la de sirve de una serie limi¡acla de medios que esr¿n "rl ¡lc¡llcc de l¡ nl'rno''
las simples cluplicaciones nace el mito userial,, el embrión del género rrredios que pueden desempeñar el papel dc mrter irl y dc .inscrttnt<rrt"
unovelescor. Lévi-St¡auss demuestra la organización totalizante ctel miro, .l, .irrrilic¡Ldo v de sienific.-rnte; r,r¡nl'ierr l" elerrrenro' y'L dor'r(los dc tlrl
ya sea con ejemplos cle la homogeneidad lógica interna de un misrno ,inni'ficeclo sitíbóli.Jv v., rrtiliT¿do\ en "l .,ml'irt' dc ttn detettrrinr'1"'i''
rcma (eu el primer episodio de un mito de los indios sudamericanos, utt'.t r,-irr mirológico pu.á.n lluevatrlente en circulación en el penstr-
"n,r",
nruier-caníbal se colrle un pez y se guarda otro, exactamente iguai l rriento mítilo. Én ..t. a".o se produce una reconposicióll' un:l rees-

c.,r:ro, en el segundo episodio, ella mata a uno de los héroes dejando con r,'ll\lur.lción, como en lln c.rleidosc,rpio'
l-os elementos del pensamiento mitologico st'll ex trc m ¡d''Lnlen ¡c colt-
vidl ¡ su hermano), ya sea con ejemplos de la unión, realizada por el
(el matrimonio de \ r('ros v e.tan lie.rdo' .i s(ns,rcione' innre-'li¡t r' y r h pr''picd 'd '<rr'il'1"
l,'
¡rcnslnrie nto mítico, de ¡em,rs usualmente sepalados
,,r,., .sLrclla con un mortel y el origen de Ias plantas cultivables, el írbol ,l, l,,.,,bictor. J.ro pr.dan servir de intermediarios enrre imágencs y cotr
,lc l,r vicll y lr cxplicrción de l¡ brevedad cle la vida humana). Los víncu- ,,1,,r,,' en'cu.rlid¡d de sienos. Il cotrrraposiciótt tntt'< lo scrr'il'l'
"..,,,r"r"r.
I.s tcrrritico-sinrugrnriticos cle los distintos nrotivos vienen a fi¡trd,rrse , tl, i,,tl1..u,.,t, pr',rcticrndo de e'tJmodo ttnr I'eor¡'tttiz rciirr r' ''l l'r l'''tr''r
I'I]O]tÍAS T4ODIiItNAS DI]I, MIII) Y CONCIiIT]IONIJS N,lII OI-ÓGI(]O U- IiSTRUC'I'UI{AI-ISMO

,))irológica consigr¡e sus fines como por irzrr, por ví:rs incli¡.ectas, mente inmaneflte al pensamiento de los aborígenes, cttyos lniros, y cspt-
con la
lyLrclr de rrateriales no desrinados es¡e.ifi..,n,.n,. *r..Sj.,i"..
i!ri_ cial¡rente los relativos a héroes cukurales y a los l¡ienes que ésto§ llPor(iltl,
"
\u'.¡rr,r' I¡ con.ider¡ como l¡ra er¡re. i. d,. Lri,,,l,i, i¡t"le.
trtrl.' rnezclan a menudo elementos ude la naturaleza, y elementos ude I¡ cul-
Ll.pensamienro micologigo e,, esenci,rlnre¡te rnet¡fótico y rura» referentes al mater ial do¡réstico, a los neclios dc subsisrenci¡, ctc.
.rFnrl¡ca(lo a rr.rvés de i¡¡finir:r: rr.¡nsL¡rrrri1ci,,n(., revela srr
(llr( ¡¡o irrrprrl,.n. sin (la esfera solar se ide¡rtifica fácih¡en¡e con el fluego de la cocinr, k¡s
(,n¡bJ160..comprendetlol0 . I os c.¡rnl¡ior,.¡,,"
,,",,.,,'l,,lf:,; ;,,:i';,;,.." objetos culturales apareccn ya [ormados ¡ etr caml]io, los naturales s,,ll
(le evllucton se ltmtrx¡¡,:r su juicio,.¡ ¡,t c\lrurlut.r
si crór¡¡..r. fáÚricados po, o alfareros). La distinción entrc naturaleza. y crrl-
Ll .lrxilrsrs en profundid.rd de nu¡tlerosos mitos de los inclios c1e "rt.r",,o.
. Arné_ ,rr. a, perceptible en los mitos arcxicos, en los que aún no sc ha
lica del Sur permite a Lévi,S¡rauss mosrrar los ,"..",rir,r,o,
.il in'tug,." produciáo ^p.ir",
el p.rso de lo rndifrerenciado a lo diferenciaclo. En los ¡nitos
n-ritológica, plimer Iugal se descomponen y sc concreran las nr¡¡r:e_
_En .obr..spor", ptodigios.rs (de n¡turaleza totémica) analizados por Lévi-
los.rs o¡ro'iciorrr. bi,n.¡¡.ias del ipo nho/bajo. ralii,tr,tf"¡¿. irq,,i,.riil,.,J,t,,,, Str".,,,, lo opo.i.ión entt" lo humano (cultuta) y lo animal (naturaleza)
erc.i et tnJte11.ll del gue p:rrtcrr lo,on,rirLryc lrt crr¡]id.rJ'.e¡t.ibl,:
rl< lo. no es particularmente relev¿nte Polquc se trata de expresat el) términos
l:lerls y lcno¡nenos que rodc.rn rl hombre (la lógica de la cualidad totémicos un nolmal matrimonio exogámico.
sen,
srDIe otsllIlgüe. debrltnenlc. c rre uercep, iórr
subi<riv.r y propicd.r.l obj. Est.r. teservas Iro preterrdcrr n(glr li e\((PcionJI imporr.r rlci:r ,lel ¡r'irr-
riva dei cosnos).
cipio de oposicionei bin'¡r ias del pensamiento, ni las lecundas aplic.t-
Fl.de.cubrinrienro de l.¡.,rposi.ionr., bin.u.i,¡. c. urro dc ciones científicas que de él se han ol¡cerri.lo. Las,'Posiciones L¡in¡ri.rs' en
. lo,.r.o.cr,,.
plrncrpales del rncroJo dc Lér i-5u¡u.., .lerir.,do dc lo, prirrrer lugrr, ticneir l¡ rrrisiórl de reorg.rniz.tt'y,otricptu.tliz.,r 1.,' drrot dc
l,rinci¡,iol, Je i.t
Iirrgiiisrrc.r,esrlu..rural. ¡rero [urrdrJo r¡n¡biérr
",¡l¡rc "Lrr.rrr.l"',,J.,"..,1¡ i,, p.r..piió,, ele¡nenr,rl y' .err'ible. tl proccro dc :rbrrr.lcci.,rr re re.rli/ r
zil(trs tos clisrcos de lr
l)or sociología lrr.ancesa (Durkheim y Mauss) y ,,,idi".,i. la afinidad y la incomparibilidrd de l.rs cu¿licirdes scnsil¡les.
sobre J-rs invesrigaciones ernolrgical ¡eféridas a las f.rrr".,í""I..'i.
f" Lévi-strauss dentuestt.a, por ejen.rplo, gue el tema mítico del origen de
ot8¡nrzJ( rúl rocilrl triL,¡l v d< l.ts cl¡sifi,¡.ioner rrlénliLJs. la uvida brevc, (la muerte) entre los indios cle América del Sur se exptesa
I I ulooio
l.évi-5rr;u:: lr¡ ¡ri¡m,r,1,, q,r. L .o-pr.,,,iJ" ,i. 1.,. .iii.l.l,.;,."ü;,11. mediante oposiciones correspondientes a los cinco sentidos: la muerte
grcrs en re,rnrrnos.de opr,siciones binarias constituye un rnomeito
impo¡, aparece porque cl héroe infringe la prohibición tle ver, oír, oler, tocar y
tanre en el paso <le ll narur¿leza a la culrLrr.r. Exisie,,i,,
I¡.r_ gustar algo, o bien, al con¡¡ario, de no ver, no oír, etc.
go,le Lrrr ci( ",rrñ*o,.i
o (,(tu(nl,rri\ttlo. el mlreri,tl .,,,"t"giao,n"f",;i",,,. - La aniinomia seco/húmedo es el punro de
P.rrridr (le le mitologre dcl
.ler¡¡t¡,
'rr.¡ .¡u., .,,, r,,rlrd,r,l. ll Id¡1r.r t,rrr,rlrl .r rlrenudu .c rlriu¡¡riI|.L o r.rLraco y de l¡ nriel -errrem¡dámenle imPortJrrle en el lol.lore de Ins
coexrste con consrrucciotrcs ternarils. y rlr¡e Lrn p.rpel
irnporrlnte le borolo y orras rribus de Amé¡'ic¡ del Sut mientras c¡ue de las oposiciones
corresponde también ¡ la zona ncurr¡ .i,u",j" n,.. '.,,, poriridi/frc:to, trudo/cocido deriran los mitos fundar¡entales sobre el
b;.'-;; i;..';,.,
rrt¡(\lrJ p.lrt(, .rrr.r,lilertro,.lrre Lévi-5rr¡us. r,.., di.rirrgue.Lrficrl,,;.,;.;,,,
"
(¡rtre l.rs.r¡f lror¡¡l.r: crr.rlir.rritrv:ts d,, 1.,. F,rcIr.,,
trig.n de l¡ -cocirt¡, rdel luego y del .rlimenr" cocitlo'. EI p.rso lóg,ico
rnricts ¡ui,)a,t,rtrcrt,, sigiriente lo constituyen oposiciones binarias de difere¡ciación de le
I to p io/ cx t t /t ñ a, bu ¿, o/ m t Lt¡. eic.) y lo q,,. r"; :ir;;l;; rí,,, fo-rma, cle lo hueco, del coirtinente y del contenido, etc. (mitos sobre
co.r'espondientes a variaciones "j;;;ífl,rriri,r.
d. u,r ,rrismo ,."r".i, ai*rr.. refugios y sobre rrrmp.rs, sobre.rlimentos, sobre instrumentos musicales).
l,
'l'¡ci¡l y rem¡ror.rl. m.,s, ulirr, y ferncrrirro. ,.r,..,.,. | ,,,;;; ,;. ;,; f Los obj.ros, naturrles o cttltur¡les, utiliza.los con fines difereotes (por
son Ilosibles y h, ¡nr,lr,r. o¡usicirJncs ejemplo, una calabaza o un tronco hueco Puedefl ser una tramPa, un ins-
.":: '^.:,lflu.
\rr Ll",lsr.ronc\
pürcrDrLLrs, ya ¡,uqql¡¡¡
conro muy agud¿s, Ix como c¿lsi neutras. por illrin,,r, rru¡¡ento musical, un contenedor de miel, un refrrgio), asumen un papel
rrr, j:r .¡rrc Lcvi-\rr,ru', ro 5cp.rr.r cl¿ri,)¡e,)re 1.,
o¡o,i, io,,., tri,,,r,.,,
'. particlrlar er-r el desarrollo dc las representaciones míticas-y pueden ser
l,¡cscrrres.en el pensamiento de los aborigrnes de l¡s ire,r,l¡s p.r, .i .,r¿- considerados como haces con signos dif-erentes Las cuJidades, re:rles o
1,,¡,,.¡rr, lr.,rrr¡lrzr. A.i. por c¡em.¡,1o, ., d;li.il ,d,ni,i.
fu,.f.i",,,i,," ,',i imaginarias, de los animales transforman a algunos de ellos en figur,rs
I'r( lr r r(l.r l)or Lcvi-S¡r¡rLs:. I.r .1ue hay entre rraruraleza y cultur e, sea real, .i-bóli."..rt.e-"damente complejas (por ejemplo, entre Ios inclios clc
Amé¡ica del Sur, el puerco espín, la zarigiieya, el tapir) a través dc los
)''
S,,1¡rc cl crr:ícrcr.incvir¡blcmcnrc srmb,jLeo iicl nrrr,, y cl c.u.rcrcr cuales el pensainiento mírico desarrolla operaciolres ]ógicas Particullres.
. ti{ur:rdo dc l,r
r,i''.1,] ', i Su sirnbolismo concreto se dilerencia y se transfbrm¿ co¡r el paso clc ttttrr
l',,; i , ,,,i,.,r,r,,
,, ,r,",,ui,,-",..r'.,r,'., ...'i,,.,,,,1i,,, ,r'',i,,,,,'j ,'r,,
f,rrri In Ltct sigrrificrdo arceico y olg;inico dc los sínrboL,s y no, cultura a otra. De este moclo, el pensamiento mítico elabolr ¡ror vcz ¡rr i
.,.r,,.,, r.,,,1, I \i \,,.,,r,,1. t.. t,,¡i..r.te,rr* irrrrrr.t,,i rr,.,. mera «proposiciones, y con ellas uiuicios,. Atlemás de Ias ¡elrcio¡tts clr lr,
tl
I'If )RiA.\ MoI)I]I{NAS D]]L MITO Y CON(]I]I'(]lONIiS MI'I1)i-ÓCICO,,. EL !,STRUCTURAI-ISMO

los clcrnento§, el pensamiento mítiro es crp.rz rle c.rprer


,,i,'¡¡1,5 q¡¡¡¡q las relaciorres,(por,
rarnbien las rela, I:lie Kóngiis y Pierre Maranda en su li6ro Lo¡ modelot estruc rdles c ¿
e¡cm¡lo. clel r r riro o,lr¡.".l orig.n d.l f,u.go
(t.rne\rco ¿ los miros sobre la piragur. c¡r l.¡ , u.rl cl fitlclorellT . Esros esrudiosos han demostrado que esta formula puede apli-
lrcrrJu¡g¡lrrrnd!.r cxrse a los géneros lolclóricos más diversos, pero sólo parcialmenre ll
tr¡r)t,, con el 5ol y I.r Lun¡; el c¡mbro e,prcirl conducc,r,lui., i¡¡¿ Jrn.f_
rrrir',r es¡racio.rempor¡l.esrr¡rific¡d¡ - rnito: el mediador puede no aparecer o bien fracasar en su cometido; er')
de Io ¡rrúximo y 1., .",.",,,,7.
cste caso no se produce la uinversión, de los miembros de la ecuación.
Lévi-Strauss considera el mito c<rmo un insr.umenro logrco
que (iomo explicación sencilla y, al mismo tiempo, como suplenento a Lévi-
lcsuelve las conrradicciones a través de un rrabajo prog..riuo
á! l.ai"_ Strauss, podemos hacer una breve alusión al cuento de magia, donde esta
ción. Se trata, en efecto, no de una verdade.o.álu.l¿i .1" tol.r.onrr"-
.ir..iones sinc, de su superacicin gracias a un singula. ,,d..lir";i.;;;; lórmula puede ilustrarse en forma de sintagma: Ia situación negativa de
,f.," partida, un acto alevoso (x) del antagonista (a), se supera mediante las
encrr¡.r .r,l.r,perfección con el espiriru del
"bricolije , mirológico. EI rrecr. rcciones del héroe-mediador (b), el cual, con su reacción negativa (x)
lllsmo de medracrón Consi\te en lo sigrrienrc: unt opo,ición lund,r-
1.1
contra el antagonista (a) consigue, no sólo superar la amenaza de este
ll,l] lll eiemplo. la qrre lray.enrre rld., y rnu.r,..
orr'.r. mÉlo\ dramjtrcJ. enrre el reino vegeral y el
*
*.ii,r;a., u", úlrimo, sino también obtener bienes fabulosos, como una recompensa
leino ¡ n im¿1, y esra i¡ sLr maravillosa, el matrimonio con la hija del re¡ etc.
ve¿, por otr¿..xún nrjs resrringid.r. enrre herbrvoros
y c¡rnivoro.. p¡.ecrs.r
nrenre, esra ulrrmr oposición nos introduce la figura
del uhéroe cul¡ural»,
tlcl sel zoomorfo,que se nurre de c¿r¡oña (el coyoie par.a los zuñi, En las Mitológicas, el análisis de la lógica mitológica se encamiD.l
el cuervo
imperceptiblemente hacia el análisis de la semánrica mitológica, la crral,
[)rr¡ ¡os ¡ndros de la cosu ¿mericana nor_occidental). El análisis de los
rnitos indios sugiere a Lévi,strauss un¡ inrerprerJción r su vez, se investiga situándola en un dco contexto etnográfico. La esttuc-
p"r,i..L,: a"i.-"
.le Fclipor rrr.ibrrye urr:r imporr.rncia de priÁcr or¿.n'.., i.,.;;,r;;i.;,"" rura semántica de los mitos se describe aquí mediante un enfoque com-
crtte IJ rde. de I.r continuidad Jurócrona de la humanid¡d {que pararivo (Lévi-Srrauss se distingue de ot¡os estructuralistas, en particular,
vire sobre
l.¡ r ier r¡ de msnerJ no muy dilerenre a la veger:rción ) y por la riqueza comparativa de su análisis tipológico), y algunos mitos se
l" .f..,ii., n.,"
({( tJ\ teneracrones. según el .i,lo de l¿. muer¡e, y "l*,:n,, inrerpretan como transformaciones de otlos. Lévi-Strauss aborda el aná-
lo. n¡ci¡nie¡rro,. Esre
co.nir¿\re sc erpres¡ mediarre la oscil¿ciúrr enrre l.r lri¡errlofia lisis de un mito bororo que explica el origen de la tempesrad y, para aclarar
dé I¿ inrr-
rrid¡d f.r¡nili.rr r incesro) y su degrrdrción lasesin.iro á. ,.r, ¡.,,*r, - sus diyersos aspecros, acude a varios centenates de mitos, ampliando y
En algrrnos rniros eriológicos de los i¡¡dios bororo. un,r vrol¡ciórr profundizando continuamente su ámbito de estudio y sacando a la luz
cle l.t
rormJ que regul.r ll relr.ione. familiarcs (el inces¡o y el severo un conjunto de signos semánticos diferencirles y de comple.ias relaciones
c.rsrigo
!onsi€uienre. el homicidio) provoc:r la división de .lá-.,,,o, _no-.¿to simétrico-.jerárquicas entre los diversos sistemas mitológicos.
\ocrilles, s¡no t¡mbien cósmicos- que se hallan normalmente Como Edipo, el héroe de un mito bororo comete un incesto y luego
unidos; str
tr¡¡rific¡crón se produce g,".i,r" rn" mecli:rciór:.1 mata a su propio padre; es¡c último hal¡ía intentado hacer morir al hijo
"
v l¡ r rerr'¿ ), los litos y_.rdornos fri¡rebres "q".,
i.r,r. J .i¿.
encomendándole uarduas empresasr, obligándole, entre otr.Ls cosas, a
{en l e vivos y muer ros,), l.rs er rlcr.-
llr('(t.rdes rcnlre la vrdJ y lx muerre). L¡ fu cion de meJr¿ción p(¡.ren((( rrepar por una roca para apoderarse de las crías de un papagayo, y aban-
.¡,¡r¡i .r obJero5 cuyo origerr se explic.r en los mi¡o.. Léri-Str¿r¡..
no sólo donándole como pasto pala los buitres; el héroe consigue salvarse mila-
, unlrerc ur¡ crracrer lógi.o:r los mitos, grosamente. Lévi-Strauss presenra, de manera convincente, este mito
sino qrre riencle incluso.r emLrl<.u
.rrlrolo: Beomerricos y llgebr.ricosl p,opone e\presrr l, como una transformación de orro difundido entre la tribu ge afines a
es,rucr,,,i,.l"l
r¡r¡r,,,r (r,rv¿s del proceso de medi¿ción.on 1., lóimr¡la.iSuierrre: los bo¡oro- sobre un ndesanidador de pájatos,, abandonado pot un
pariente (en este caso, del r¡arido, no de la madre, sino de la hetmana) en
F. (a):F, (b) la copa de un árbol y salvado por un jaguar. El jaguar, que se ha casrdo
"r" (b):F,., (r)
con una india (y es marido de la he¡mana del udesanidador de pájaros,),
,1,,¡r.lc.rr, asociado a la función neg:rrrva «x» nrientr,rs que ub, cs
v¿r revela a su ncuñado, ¡ a través de é1, a roclos los hor¡bres de la rril¡u, cl
,,, ,1r.,,1,,r' ( " x. y la fr¡ n, ión po"ir ivi ..y.. F Li- I,oli,,;o li;b r",.,,
rr ¡ r(. secreto del fuego y la preparación de alimentos cocinados. En ambos
,1, r sr, rilrirlr ¡rrienrbro, en el cu¡l a vecer \e inter(¡nrbi",,.l rniros, el intercambio r¡atrit¡onial se presenta como lundamento <1c lr¡
.,,gun.,,ro
t' Lr fir¡rció¡, y se niega «a», muesrra qLre el desrrrollo J.i ;?; :i",,.
l,rr rrr.¡ ,,r,r¡r"¡ y conduce a I¿ cancelrción de ]l siruación
de p"rri.l" v . rr)7 E. KóNCÁss y P M^RANIA, S¡nrhoil Mo¿l¿ls ín Foll¿lorc ¡ nrl 7 n n lirn,trirnal
lrr, v,rs .rrlr¡rrisicioncs. Esta formulr ha sido a¡raliz.rd¿.on
pnr. Es¡q,s, l97l
"rán.i;n .
I l( )tiÍAs Mol) rN^s DIL MIl.O y coNCII,CIONtis N,1f for.ó(; ICO. .
Ii.I, FSTRUCTURALIS,\,1L)

,,,¡)rtt,ric¡c¡ón social: ¡]li lrJv rrn,ss¡¡9¡.cJ..l


irrego tel j.rgu;r par..r lo,
I'ttitte, ¡.rr.r los bororol. v eí poder ¡e, e, , rrtre parientes que udan, o que utom:u» esPosas, cambiáttdoles ¡rtt' otros
d.l lrrego, finrlrrrerrre, !e r.urs¡nrr\..r
r¡rr hiroc- Ln ei nrito bo'r.o,u. lricncs. Si¡r embargo, el comportamiento social puede defiuitse trt»l>iúrr
er,e ,1,i,,"'r,o;;r.; ;;,,,.."'.i*.'",,,1,,,,
rnccliante la oposición tbstt¡rcta cotnunicabilid¡rJ./it¡ttttt¡ttttit¿tbilirlrtl, o
jl::l:^:i*i¡, aq.ui el héroc sc.rpo,J.,., d"l ru"go en;i ;;;;:;;, ,.," lien tewperuncia/intcllt?erlt ci.t. En los mitos, el cambio de «cotrrtttric¡-
Ir(srrd: cl propio nonrbre dcl heroe,signific,, ..i.gu", ,i.i,,,ú;t
.rrt rcnde el fuego,. Lr rcnrpcsracl ,1,," cirin, es, en primer lugat, una ttansposición del tema etiológico: el nrir,,
¡ "l "fur .on .i lr,,,iir.*".. i ,, ,,,, l¡ort¡r'o sobre el origen del agua celeste (la tempestad) se clesartroll,r
r¡:rIl\rorman c¡¡ 1".
l.t:l:.1^1:,.,1,,"
m.iro" gJ .obre ra .,iitsi,'i.i
n,.*. i jJ,¿.,,,., ,. ncdiante la transf<¡rmación del miro ge sobre el origen del fuego, mierr-
tos rn os ruoí sobre el o gen de
1o,,."rd.,. s.llv:rjes y, rrm que el mito bororo sot¡r'e el origen de los adornos deriva de otro tupí
c.¡2.,. T¡mbien en e"re nrirá ,.
p:r¡ie ntes:,el.humo del tabaco
ii; ;,;;;.,i;,';.1;.1;;ll'.,,,,,.
"l,.r"n sobrc e1 origen de los cerdos salvajes. Las co¡¡rttnicaciones se ttansmiten
tr"n.for,.," n i..'lr.",irr..'."'1",L, .,"f rnediante códigos diferentes, dorados de una glamática y de un Iéxico pr.o-
heroes.emidiri.o,,l;, i,.r;";,;; ,,,,
(.1.".1:)^P:,-,ll1b.rl*.egrdo,a
\l¡uJ.r\, (r ¿rmento que se :1,
¡rios; pensemos de nuevo en el ejemplo de la transr¡isión de una mistna
les dcbe como triLuto. I os mitos,lr¿cu sobr.e co¡nunicación (la leFerida r la etiología de la "vida bLeve, de los horrtbles)
r.rb.r.o cn canrbio. .,.,r", ,'f" Ci",,,1.'ü."
,.lfllll,:'oc¡:rlJros-:parcien,
,ruloore(
:,,
urr.r rnuicr obliga.r srr ¡n¡rido.r rrbr¡.cl<
,1." , nrecliante cinco códigos diferenres cot respo nd ien ces ¡ los cinco sentidos.
l.rs c..rs de¡ guacxrn¡yo. lrrcgo se u¡r rri<l,r La polilu ncio nalidad de la calabaza en la economía <1oméstica de los
I,r".3,,,.1 ..'r,.,,,r,;,;.i,,':;'i
,lcvo¡'¡dor de Loml_,res; lo, l,ombr.e, d. 1,,',;i¡r" i; inclios sudameticanos concluce al isomorfisrno cle tres cócligos (tríacla
tr¡¡¡rb¡ c¡ec< el ral¡¡co. I I c¡rnbio d"."*. q;;,1;'r:l ;":tlfl:li cL¡linaria, tríada acústica, tríada del árbol hucco). De ¡:rles isotnorfistrtos
l,t totrl, tr.r,nsf.,rmrciórr c¡rre,ulre .u
J.i ;,F;,.; i;;
:;il.i,:;;, ..,, rlerivan los clilrerentes gr,rdos de durez-a y purrefaccióo de Ias especics
p.rpel.
looos los nt¡tos rclrcion;rdos con Ia etiologia ,rlbóre,rs y los sonidos (los ureclamos, míticos) que ellos proc{ucert tes-
de Ia cocina co[sriruyetr
t¡rr.¡ c¡den.r L.crr.rdr. La c¡rculirid,rd
de I¡s,,",,1ür,,,,,.ir',i.r., l._i,l'a0", lrecro dcl alimento, los regímenes ali¡¡ent¿rios, ios dive¡sos aspectos de l,r
rrirerio <¡ue.irrdica q". ¡ lctividad econó¡nica, las estaciones del año, los ernbalses de agur. Un
X::,,): Ill.ll:'CI
v,¡.r taurrlJ ,""_,..,"
srm¡l.lr lDero mrrcho m.is I.rrg.tr"rji.i...,,,.,,,..,1
l.r rcple.entln los ntir,,. g,r.,_
rnismo contenido puede transmirirsc mediante códigos acústicos, gtLsttt-
s6b¡q 6ó ¡ylrgei p r od i¡.rioro.:
t',rr.rics tivos, olfiitivos. Tocla inflacción del orden esr,rblecido puecle coclificarse
¡
el p.r,o'Je Ái . r, lcústicamente (Luido), sociológicamen¡e (incesro, matrimo¡¡ios entre
Je sero., h lii¡ósr.."i.' ,rrri.r.,l d.¡ .J,y,;s. " ",,..'."ii,.ii. "q,,,
X.r-1,1. ;;,;r';i.;.'L,,.,,
.,;;:" "'' '
::.,.1
rr.r.slornrJCionec personas demasiado lejanas o dem¡siado próximas), ast¡onómicamcn ¡e
de nr¡ror errológicos..rbr..l o,g.,,,
(luce..J.l.¡ nritologi.r de l,r miel, i" f" (eclipse). Dn muchos casos, el códigc, culirtalio y el acús¡ico se enrre-
. ,,yo d,..,,.,r11o.. iir,¿,ri...,1
¿.'i., r,;,,,
jl' l''' cruzar: por ejemplo, la exigcncia de corrrer haciendo ruiclo (o al cou-
l,'gi:t del rrb.rco. r"m bi<n err ..," :"; ;";,;,:.
i,.:::il.:-:::l
¡r:rrio, silenciosarnente) cs una pr teba a la que se soinete el huésped del
i.,p,.¡., y,s;.,;;; ;;; :l;:,::i::i:l,iX::lT:, i
1 ;is.,,
.rtrr,cnr.r..rs ( rru¡/ol ";
o¡ido ¡arniuoya,u,getoriat
Í::,:;::.
,.,..i. L.. í,i,i. _"ür. Jaguar o del Sol; el fuego de la cocina se asocia ¿l ortlen social y al ecliri
.rigen dc Ia c¡rne (o!id.¡ {p:rso de Io_cru?o.r ';",,,"l librio cósrnico; un uso in¡¡otlerado cle cualquict. alimcnto especial (la
f..
r'.r1,:z.r e le culrur.r) son siÁé¡ri..,.," ".1J" ¿L.,,,,.. ;: i, miel) puede provocar un claíro e¡r el matt irnonio y al mismo rcsultadc¡
(rrc,ros rrongos p.d,,;:','.ilI;;,':,|,;:[:lt"r*:J;;,J::,1: ¡ruede llegrrse caml¡iántlose de puesto cn la piragu:r. Los diferen¡cs
:,lll::::lll::
rr\('rrrln (rr un d¡¿Ararn.l rcnr.irrtico con códigos, culinarios, ¡1cográficos y sociológicos se entrecruzan constirnte-
lo. ,¡riro"..[rr. el *n.,,, ¿.ii,,"to.
, ,,r,ir r 1.,'oci.rdo :r l.r. pknra, rnente. El estudio de estos códigos y dc sus inrerrelaciones en la esler.r
. r rlr u r.rf*, y ,.,,, frij,, .., i"."rr" ,",,i,', 1"1," etnofógic:r constiruye el aspecto más estima[¡le de hs Mitologíu. La, iert'
Je los pijrro_s y dcl ¡rco ilis; e5ro se exr,lic.r porqr¡c
(:.l.,lili:], 1:1^.:l.rer
Ir¡rrrirr,(nro \e ¡dc ¡¡fici1 con Lrs ililr.,¡¡¡qix. ¡¡¡r.
(l quía de los distintos códigos concentra cn un.L tram.r Írnica y extreml-
a.pa.ia. ,n1,,,.,1,,,. u ,,.i1r,,.
l, rr.rr r.rs y r.rler Jilerenci.rs ¡roce<Jcn Je 1,, .., clamente compleja todos los aspecros de la vida cotidiana y de 1a con-
rr.r\ rr¡, (lr.¡rrte renenos y <rrlernred.rde._ a"'i,",;,|,r,]. ) i";.'' cepción clel mundo de los indios de América tlel Sur.
",.n,.,,ijn.,
El análisis de las transformaciones de los ¡riros demuestra la exisrcnci.r
, Sc,l:lcur¡rr¡lan de..té nrodo nuevos sisternas y subsistem:rs mitolt)gicos, de una cierta lógica cle l¿rs correlacic¡ncs cxisrenres eutt'e t¡iros o eutrc stts
I\.rrrr'
:l::: \ ,lu(
11,,:,o'igin.rl
-remjnric.r generariv.r, y
, rc.ur conrDlcj.rs rel¡cior¡cs jer.rrquic.r,
á;;;;;,r.;;,,il;";ii,.. ele¡-nentos tomados separatlamente. La tr¡nsltor¡nación de los dis¡irrros
crrrrc ,ni,o.. lj, .¡'a.,,,
,!, trrr rrtit,, ¡ otrr) Sc CO¡)SeM v <e r
temas levela, según Lévi-Strauss, la corlelación entre causa y efecro, trrcrlio
,,,,,,r,i ,,, r.,, ,.;;,;,;,,1:,il,,",1 ;Ji::r,fi:l :,iiI:,T:11,::ii:,,,1j".i: y fin, la palabra y la cosa, personalid,rd y nombre, significado y sigrrifi
,,rr\(ir.yc. (c.nr. cante, ideológico y empírico, evidenre y secreto, lite¡al o rnct:rfiilic,r. I ,r
hemos visro én lu. .¡.Áplor ,rr.;;;;;J;:;',;iil:,.. transforrnación tle las comunic:rciones o de los códigos, dctct tn itr,t,l,r ¡x,r
r |oliiAs MODERNAS DFtL MrTo y CoNCripcloNEs Mfl{)LóctCo I]L [,STRUCTURA.LISMO

l,'s,:rrrbios.de,miros ry aquipuede verre t.rmbié¡r Lr origin.rlidrcl ,1el lcrr- En su ensayo, uEl mito, hoy,r0'), Barthes asocia el mito al lenguajc (ctr
\,lllltct o mtroloBrco), riene soLrre rodo L¡Il c.lr.lcrer figui¡do
¡,o|q¡q i1¡i - sentido amplio) y a la infbrmación, estudiando la mitología como pertc
r¡l¡i(,r rniro resl¡lra ser. en rodo o en prrr,,. _rner.,L,r.,ia"
,lc la se¡¡iótica, esto es, de la ciencia que estudia los significados con inde-
. Lóvi-Strauss, en reiteradas ocasioner, [r¡ sicu.rclo el o.i*.i, "1"i]"..*,,'
I¡ .violación de la norma,
a.i-ia ., ¡,cndencia de su contenido. EI mito es, según Barües, un
ninstrumento
1",.r.l".inn". .n;l; t;.;"?;,';;il;r:*, ,lc significado, particulat una forma que tiene un fundamento histórico,
c.¡re ambos sexosr enrre los"nhombr.es y )o, g,," i.íf.*.il" a.
la norma puede defini¡se como una inrernperancia ".irr-rl!r. l)cro que es completarnente independienre de la naturaleza de las cosas.
y.,no -aial".lu" l'ln el ámbito de la oposición saussuriana (asumida también por Lévi-
r<rrrlr¿ dañin¡ parr el propio rr,,n\Er(so!:
;J ,,,,., Strauss) entre significante y significado, Barthes insiste en 1a uvacuidad,
ttcr()ur.l de los mrros guarlníes s.,,bre i.. miel"l ";.;; "l;;;,;;';;
re.ulra ,imerric¡ del"¡rrsi.L" Jcl significado y en la uplenitud, semántica del signo que asocia estos dos
scxll.lt que conduce a los vinculos ilegrrinro:
d( ortiJ per\on¿ie, pero t: n. rérminos- Barthes quiere perfeccionar la correlación entre mito, entendido
bién a diferentes modaliclacles ,1. ,,.i,,,i",,, ,n."i¿¡i.rl
culiosidad de sesi refe¡ente a las asoc¡acro¡es secretas
p"J .¡i-if", f" como sistema semiótico secundario o como metaleng¡uaje, y lengua.
masculinas o bien r\quello que en la lengua es un usigno,, en el mito se convierte en un sig-
el.deseo de un anciano de tener un yerno
,,tle la cocinJ corresponde. .r, ,,
qu. Io .urr.ni.. a-i" lrj.a"a ¡riñcante, correspondiente al retorno del mito desde el usentido, a la
gr,,po de -itor, L rr.i.¿"¿""_..1, .fbrma,. Es¡e empobrecimienro no llega, sin embargo, hasta Ia complera
rr1 tJprr-seductor de m-ujeres. un seductor, pot
orr.l p.¡ffe. coIlcreto, .l supresión del significado, que pierde cualidad, pero se conse¡va vivo: el
(u¡ctencr¿ de orros me¡¡lóricos.
como Ia rrriel. Ll mujei que, metllóllcl- mito, precisamente, se caracreriza por este ujugar al escondi¡e, enrre elsen-
rnentei se npega, al marido se rransform¿ en
I.. on., qr.,iir.rri.n|n,., rido y la forma. Barthes opina también que el mito, de alguna maneta, se
I)eBa .rl héroe e, los miro. guaranie,. gl ,i,o *t r. ".
i.'i;r,., .ll,i;;;;; revitaliza y se hace audible gracias a la idea y el concepto (hisrórico, inten-
,l: Srrauss. una mer.¡lor.r def miro.-obrc el orr¡crr cional o ci¡cunstancial). Las ideas míticas son turbias porque están hechas
il il.i:r.segúnJ-évi
oc la propr¿ mrel. Fl número de ejenrpl.,s puede
rnulriplicarse. Lev,. de asociaciones y su destino esencial es el de que alguien se uapropie, de
conrr.rpone h -.t,j[or"'. l" Ji,,".a.,1,". ilr'.i.,"0i., ellas. En cierto sentido, Ia idea es más pobre que el significante, al cual le
ll:il:: ',,.?ol"
mouvo det,iol que re nurre de peLes como e]
.l
Caimrn esr.i en ¡.el¡ción .,,¡r pueden corresponder muchos significados. El sentido y la fbrma de los sig-
peces (parre cle la alimenración del Sol), nificantes caml¡ian necesariamente, mientras que la repetición de las ideas
:1.:::,1I.-o:,,:"InrD
.omo,tl _que.come
mer¿loru con.la sinicdoque; análoga es la correlación existente permite descifrar el significado del mito (y el significado del mito no es
( llrre lo.s mrro\ \obre el
origen del tab.rco y.u,.rspe.ros prrriculnres. eorr átr" .or" q.,. el propio mito). A diferencia de la lengua, el significado
r¡.1yor recuencra,.srn emLr.rrgo. Lévi-Srrauss
corrrr¡pone Io, clirer..o, ¡niro, mítico no es arbitrario, sino que, en parte, está determinado por la ana-
con la opo.iciórr ..¡ue hry entre merifor.r y meronirnir. logía. El mito juega con la analogía de forma y cle sentido; por lo demás, la
:l lll:]ro"l.. Se,i,
In,r :lemPl:1,e.. mer¡fóric¿mcnre. u¡r¡ de I.¡s pley,r,fe,.'-u mis¡no rrornl.,re misma forma puede aportar cualquier sentido, hNta llegar al absurclo
\r$n¡ncx ",r'ieyJde,, mtenlr.¡s que la (sulrealismo). Bar¡hes sostiene que la historia proporciona analo¡¡ías a la
anrropó[ag,r qrre dio origerr :r esrl
r ons¡ct,rcron sotu lo es mer¡lór icimerre.
Esr.¡ oposición , .rr¡cte;¿.r, .ol)re forma y que el mito selecciona imágenes pobres, o mejor dicho, empo-
r,,,1,,, ¡ l¡. tr¡r:slorm¡.ione. prodrrcid.is " "" " '"'
;,;;,;i;;. brecidas de sentido para conlrerirles nuevos significados (caricatura, upas-
",.,1i.;,;
..r'¡r.r conclurr esra breve descripción de la ripología estrucru¡al de los ticher, sínibolo). A su juicio, además, el mito transforma (en cuanto al
Il¡rrr)\ propue\r.l por I evi-Srraur co,rui.n. sutrlyi, signo) la hisroria en ideología. De este urodo, Blrthes pone los cimientos
que r)o er.l n¡rr¡.
rl.¡r¡r, (tc Jpirc.lr indiscriminad¡menre l,rs para una explicación del mecanismo de formación de los mitos políticos.
rne¡odos ,ri Io, ,esL,lr",l.,. Jel
L.strrdio de los mitos de los indios suda-.,i.rn.; Barthes sostiene que el mito no constituye ni un engaño voluntxrio
,lr,,.,l,,dc'¿¡rollo culrur;1, y r¡mbién re.orcl¡r.
t";;;. áil;.;;.
.r,. ,rorJ.;,o, li nr._ ni un descubrimiento de la re¿lidad, siuo que supera esta antinomia neu-
\rL r,'r¡ (lL¡c (l vei¡ enrre el "
genero novelistico y el mirico. É,, .,t..an,].lo tr¿liz:rndo las ideas, rrans[o¡mando de ese modo la uhistori¿r, en «nattlra-
\\',rl',rI,|.r (ti'tr..¡menre del esrruc¡urali,¡,r Rol.rnd leza,. Las intenciones del mito no están ocultas, sino unaturaliz¡das,, cs
B..rrrlrcs, ptr,r quieD l.r
'i,( i,, l,, l (u¡rernpo'i ne¡ es u n .c¿mpo prir; .gi"a"-á.tr'ig"ji;...'i",
l,igj¡,,r, l
f

rr,rr, s.
'
es¡e soncto mcdienre los rnismos procedimientos aplic;rdos en sus investigacioncs lrrrr'
d¡r¡cnt¡lcs sL¡brc la mitologí;r dc los indios de A¡rér'ica, tlescLrbriendo c¡r Btt¡dclrri¡c i' ',.i
I lr.r,.,.t'i,,rr.,1r,,,.,¡r.irl gcncs de cvidenre cllrlctcr mio¡roético. Cfi. R. JAKoRsoN y (1. I-Évl-S ltr¡uss, "l.cs clrrrrs'.
L, ronsrirr.c.l r.rrrJi, ,¡rr_i l.rrrJ. tj\i-\rr..(,,,, rlc Ch. BaLrdchi¡c,, L'Hanwtt,l (1962), pp. 5'21.
..,,,,,,,.,r1r,,r,.rrr1.,1.,.t,,,,.. 1,., ,l .tic*t" ..,,,",".1. 1r,,,J,1.i.,,..i,,.;.,.:"1.A;,],j
,., r1)' ll. B^RrlrE5, «Lc myrhc aujourd'hui,, M7 tholo{irt, 1957,l,lr. l')3 247 .
$r, r'iioRÍAs MoDIinNAs l)ltl tun o y coNCEl,CIoNIis MItoLóGrco
EL LS f IiUC'I'Uld{I-]SMO Il
,lc, ir', se les h¿ conGrido
un c¡rácter narr¡r¡l de nrocJo qrr. el lecror
rerrg.r
I:l:il,:::::
de q1e no h.ry ninguna d.i",,;.,;;;,.
r'rcron enrre srgnrficante
.;;l;:,ij:;:i,.,." rt¡ra en detrimento del acontecimiento. Sin embargo, existe t¡n:r
tura de la narración y no existe mito sin nanación. Lévi-strauss así lo
c"-tr-rrr..
y significado- En e] mito, r"
4"".,"iene acompañada, según B,rrthes, ""nrror-..i¿n ¿.t reconoce en teoría, pero en la práctica todo esro lo pasa por alto.
;:::l:-:^.]l por los a. f".,",i,".,¿, a"
i::^:li:-,::1, ^hechos,, distinguñndo lo, -ii*'i"ni. i"
1". , , A primera visra, se puede lens¡r qrre esre olvido is urr defecro ¡r.,,¡r,,
¡cnFuJJes rgurosamenre rc;gicot corn, de rr "ri " Jcl me¡odo es¡ructurll como ¡rl. pero esto no es cierto o, ,,,,
I¡o busLa rrn -ulrra.rigni0cado.
poe.ra. u.,.,ir,irn., áf
medi.rnre lr.rmplirci",, J"it"rg""li,,",,,r.,f
ür,il ,lei rodo. Se rrlre rnds bierr de un delecro presenre. en m.lyol "l -eno.,
u melol
(como el mi¡o), sino un medida, en todas las teorías sobre el miro, inclurd¡, las qr," co,rrciruv.,,
"infr;sio
p,.,".iorosi." ¿.i r",r,jli.i"'fl'l::::; el funda¡nento de la crítica literari¿ de orienr¡ci<jn rnitoiógica. Un an,.r-
;:::"jr"i,,i;l'j.. l:.ijl,:::]l
lu patabrls, , i."nrto,no, J .js."';*.,i.1. o*¿ lisis profundo del sintagma nar¡arivo es el que inició el fo'Ícloris¡a Vla-
llllTii_]l* ".pi..
L¡rL pu,rLU (e vlsra, J.r ooesre es rnás realist,r ,.limir l'ropp en \r MorJblry¡d del ctt¿nto. La ¡renciórr de l,ropp, .i¡¡
y el miio, más fo¡¡nalist¡.
';; '"-,ri"
Barrhes sosriene que el rn,,n,lo cmb.rrgo. vl dirigid¡. ¡ro .ll nriro. sino al cr¡enro. crrya narración er'r ic" en
vilegi.rdo en .l pro.e"o de
con ¡ p'";;,;;;;r J" or, estereotipos poéticos y tiene como eje_la trama. lndrrdablemente, pr.opp
m irologizació ".n
proPoDe crea{ un mito artificial
nr
;., r., ..,nil.,;; es uno de los pioneros del estructuralismo y las acusaciones de forn,.-
":,;'¡;;;;,"r"
i.uyo prorotipu ., .i i.rgr"j.',"i.fO
,\i.u.,,h,1dc fl¿uber r err t¡ torm¡ de lismo que le dirige Lévi-straussll0 ¡.esulr-rn ior, co,rpl",u injusrific.rdes.
lr-:
'uÉ,(u ^Y,!il,
1¿.r(r(rarro
qr¡e
un .i,rcmi .emro-
ul¡lrce. no el di"cursn n¡rur..rl. sino el propio Entre los folcloristas americanos, despiLés de algunos inre¡rro. de
Jesvelando de e.ra frrrma ¡r¡ l¡lsrd¡cl. rnrro, encontrar una vía de acercamienro d sirr ragma de l.s rniros (Roberr Alrns-
comrenza. ¿si por aclarar
y seguir las icleas de Lévi_Strauss, trong y John -t*ischer)r rl, AJIan Dundes, eir su ,Morlologr¡L dc los cuentos
--__-"]f,n,":
pero se ale.J¿ pronto de ell¡s. Au, de los indios de No rtearnérica,r r2, .rplicó a los rniros li" los cuenros cle
enexión se enca mr;;. tJ[ii los indios de Amé¡ica del Norre el rneiodo d< pro¡p,.onrraponién.lolo rl
derrchos dc I¡ hisrori¡"i';,;'";'ll:;o.J:'i Li:T::
rlo cu¡j e. po\iri\o)y Ir¡ci¡ un¡
Xii:Í: :: ;j de Lévi-St¡auss (la terminología de Dundes p.oá..n p"ite de lo. tr"-
h'rm¡lisr r del miro {una cerrdencrr'q^uc..,, inrerprer.rirórr
bajos del lingü-isr.r Kennerh Pyke).. Su punro de parrida es la resis cle qu.
,llirlll perc.etible). Fl L.;;J;;;;:, .,1':.i;ü1", ., hly esclsas difercncim esrrucctrr¿les entre los mitos y los cuentos de los
,lcrser n rn\rn¡menro.del .miro ," ,r"n.iur." *-f .,
"S,r'i.'A"r,fill""'.f
pens.rmienro figrrr;tlo pr;,r,i,ivo. "¡"
tUgii.,,r".,,,.
indios nortemericanos. Por mucho que Dundes ," er.ruprlo.,,-
\l(btl. pcro ¡nrelecrualnlente poderoro rnente al p-rincipio si¡rcrónico y se sirúe muy lejos del"r.nq,,
cválucioni,rrro, el
J srr rn.,,lo. p¡rl convertirrr rrr
rrr\rrumcnro de.h dem.rgogi.r poliric¿, m.is superliciel esrudio de su -rnálisis de los cuenros indios frente al qLrc
cr¡vr fir"li;.li
r\pe( ro.,.¡turir¡- , ,,," i.i""olo"ir.i.,;;r,l1,l¿".'S¡ ".
l;,i"']i:lil hizo Propp con los cuentos rusos arroja series dt¡das en cu.rnto.r l.r ooor-
p.," f l"il!j']i,1,,r; ¡unidad de esta operación histórico,compar.rrivl. El esrruccr¡r.alist,r
¡,,rso,le l.r epocr mcdicv.rl ,r Lr rio., -JI qrre corresporrJe lr, lptt'i' iorr
,1" L, nou.l"'y ¿.i Greimas defiende, en cambio, que .rta con,p"ración es posiblel13. En su
",r.'rr.a."'-'loernJ j;ff:X":.;
.io,,
"(lc\cu r,ey a. É..,"i,;lü,;.,iul ,; JJjlri'jll,il,ijlli?
rmrarlo. de donrirr.,rlol para Barrlre,,
intento por consr¡uir una «gramática narritiva, del miro, Greimas h¡
intentado lundir. el ,,par adigma» de Lévi-Srrauss con el .sintagrna, cie
,f.",urr,i..'ir".""',.,,, Plopp, procur.rndo rl mismo riempo uriliza¡ en sus estudios los"últin,,r.
es mirotógic.r Lo, *ito.
l],lll,".id.d
lr,rrl¡c\, §^on miro" ,rrii0ci.rle, lr
p"lr,;.;;;';;ü;;j.,,.iJ,j,a. .rurnces de h lógica y.de_ lltsemin iica. Propone e\¡a inrerprer:rciórr -rirr-
no liry, p,,., ;i;,;;;;;;.*,i.i .f.
,:',..:,]i,,:1,1.-:d" r.,c., o,J.,,r-cuy., rérica, tanto para la fábula rusa como p"r" él miro lroro¡o, con cuyo ¿ná,
l] ¡fini.t,,l .,,, i,"i,.l.*,,'",,'",..,
remor.r v fonne¡ p,rrrie¡rdo del rcsr¡blecirnicirro li.is d¿ comierrzo el primerlibro dela" Mitolo.qrn, C,e L.ui-S¡,r,,.,1
clc lo.
:l:,1::l,Ll 1:]:n,",o,i¡.8¡,rt,e. n. t,., ,.,1,i,1;",;i;;,:i"'.".,,1.'ir,.
que exi5re er¡ e eí.rs do. crtegoli.r.
,'
:1..,1:,1.1..,,,1].,,,:"
unilisi,. b.¡.ranre rn.no, hi,,ori.irr, qr.
J..i,", L^r,., r lo
C. l.Évt,.§ i RAUss, .La struc¡ure o l¡ fbr.¡nc: llet'lcxions sL¡r un oLtvr:rgc cle VII-
:jl.:.,, 1,,lll- f_",;.S,r,,,,. clinrir Propp,, Cnhien tlr /'ln:¡int ¡lc stiuct tconottilrc appli¿¡ut,,, scric Mi7 (¡nv.u
,i I't,,r(¡\,,u\cr'\¡do.rntct.iormcrrrg 1960), pp. l-36.
q1¡¡ Lcvi.\trtu... e.tUdi.¡ tl,r .obrc
.l.'.1,,:i,'lúsico drt ,,,i,.,. lli R. Il ARMSIRoNC, ucontcnt Analysis in Folklorisrics,,, e¡ Ticnl¡ ín Ct¡¡t¿t¡¡
l,l,l,l\r.¡r :¡r(n(i;n suficien¡<.rl sinragma "1"üo,o1u ¡i,:.,j,*,".,',iTlllll',.I,,,, Anal1si, Urban, 1960, pp. 151, t 70; J. L. Fnr I I n, .A PL,n.rnc.rn l)ctlrous I,,lc,. uil
I'r, que -á.;" 3..rr,"1" i.i,.rn"
,'r¡ ,1,¡¡, ¡¡¡¡'¡, L, orr.,, Anthropologia.l LnL nt MJIL, t ctrgo <lc M. J.,!,,br { ( | ()rrr)),
prlrbra...l irirn in,no.",,..p.in"^',i.i
"f .r,,¡r,rr,r.rrrJ:rru.¡L¡rcirFolk¡.r1i.".cn M,,, t't,/ t tt,,,s. tit,,r. ip. I0,)- I 2.r; .l.l ,,,,,,,,,,,
il,'t.¡,1¡,, rr t,grrrr.l,, pl.rno.rl ,",'r,.i), f,., - rU..,.,r,
nrrr,,,9¡¡6 n.r¡.r.¡..iórr. Esr,, ca¡¡..Oon¿",.,,, I A. Dr,\r.r.. - ll'< M r¡,1r"1,.Éyot \,,r1, Alrcri.,rr tn,I,.,,, ¡r,. j,i,11.,,,1.,.. /,,/,..¿,,
, r. r.r rrr,,li,l,r,
,r l.r i,¡,,¡,.¡.,,.¡,, qr. I .ri-srr",,r. ;;,;:;,.,,'ñr:i,t,:]i;1,,. /,ll 'u' L)¡nn,t¡u-¿¡t,,¡/ Ly\XX l. t,, ( t.,o r,
rrrJA. GREtMAs,
l. L,1 s¿nnntiEr( r¡ruct1t.t/r, t 966; clel ¡¡ismo, l)u n11t, tt)-/l)
I'IioRÍAS T4OD!]IINAS DI]I- MITO Y CONCL!CIONES MIIOI,OGICO,,. I]L IS'I'RUCl'URALISN,f O

Greimas reduce el número de ufunciones, de Propp (acciones gene- e¡áfica) y miroloqía (la estructura de las oposiciones) son otros trtrrl'rs
r,rliz.¡das de los personajes) de 31 a 20, de modo que consideta que cada ábr,á.ulot p"r" u"n" rotrl lormalización de la teoría de Lévi-Strauss l'rr'-
oon", an aánraau.ncia. .onlpletarla con .tyud t de la gr'rmitic'r nlt't' 'tiu
r
¡r,rlcia esta unid¡ no sólo pol implrcación (en el sentido de que una sigue
i. Greimas con el fin de unerrativizao el sistema lévistraussiano' aso-
., l.r orra) sino rambién pár disyunción lógica (entendida como una rela-
eión paradigmática indipendiente del desarroilo lineal del sujeto). Dos ciando la semántica profunda a la sintaxis indicada por el propio Lévi-
Strauss a través de una cloble relación de "adhesión' y de
ualejamiento''
,rr..ias de tunciones las unifica mediante una correlación semánrica,
'n"e",iu, y positiva. La serie de.rspectos negatiuos al comienzo de t¡n po. ,"r¿n, Courtés considera necesario conservar la descripción rle
"r,u incluir entre las oposiciones un
.uinto o iá un miro debe ¡r"nrfo.m¿r.. ¿l fln¡l -nredi¡nre una prueb,r- los cócligos sólo como un trasfondo,
en una serie de aspectos posicivos. Esta prueba cumple, a su juicio, una i.r.., aigrno (mediador, «seParadol», useductor') en la forma rle
función mediadora que no forma parte de ninguna pareja. Greimas un paoeliemático preciso, esto es, de un personaie en Particular' y' Por
divide todas las funciónes en tres categorías: funciones de prueba, fun- úlrimá, desarrollar el plrno diacrónico implícitamente ptesente en Lévi-
ciones de adhesión o de alejamiento y funciones collttactu¿les' esto es, Strauss. De.rt" -odo se abre la vía a una aplicación precisa de los ele-
<{eaprobación 5 rechazo de las acciones. EI cuet'po temárico fundamental mentos de la lógica simbólica baio la forma de uju icios'-y. de.upropos i-
(Y, u Y,),
del luen¡o o del mito se divide en una serie negativa y otra positiva, .¡6¡s5, del ripolx, uXr) a (Y3^Y, ), o bien (X, u[)::
respectivamenre asociadas con la parce inicial y con l¿ finrl To.l¡ fun- que expres¿n l¿s rel.tcion<., entre las oposictones e§to es' lls reliclone'
ción aparece de dos maneras en la nerración, un.r verd.dera y la otr,r j. las iel¿cionc. entre elementos semjnricos.tt'bitr.rtio'.
engañosa. El modelo estructural de los personaies, ProPuesto por Greimas Otro intento destacado de [undir el análisis paladigrr.rárico de los
poi p.i-ero ver, es un sistema constituido por las parejas destinador/des- mitos con el sintagmático es el del e¡nólogo australiano \(4 E H Stannet'
iinaiario y sujeto/objeto; sin embargo, etr el proceso de. nrrr¡cirin con su obrr Sobila rcligiün de los abo,ig"nc|t¿ Se cr¡r¡ de urr'r tenririvl
Greimas otserva y analiza la dinámic¿ de l¿ redistribución de los pepeles, interesantc porqueJ a[nque crítico con Levi-Str¡uss, Sr'rnner evrdcnte-
mientras que todo.i.tt"gma narrativo él lo asocia a la articulación del mente no ti",,. ionocimi.r,to de los trabajos de Propp y es, por ello' urr
contenido mitológico .,, los diversos códigos. La canridad diacrónica l¡ (.omD¿ñ€to de vieieo de I.r ernología estructuralista Sus análisis están'
compara con las tianslrormaciones del conteniclo profundo. ¡demis, lundrdos sot,re et trabrjo de campo con los aborígenes austra-
L¿ el¡boración lógica de Creimas e" imp<cable y algunos a.pectos lpor lienos (Murinbata) y merecen poi ello arención debido ¡ su material con-
ejemplo, el papel clave desempeñado pol las pruebrs y la dinámic¡ de la .rato. Sttnrt., h".áns"g.,ido irost,"., de r¡rodo convincente, la correlr-
r.disiril¡,r.ión de los papeles) ha sabido des¡acarlos eficazmente. Al mismo ción que exis¡e entre Io, Fr"grrr.n,o, de la narración mítica de los
tiempo, debido a que sus invesrigaciones no tienen en cuenta textos folclr'r- M,r¡int¿t¡ v ru simLrolismo religioso. y no 5ólu cnlre lo' "lengurics res
,i.os co..r"tor, fuelza los argumentos de varias formas en su intento ,le ¡,.criro, d"'l" narr.rcidrr y de li paniomirn.r riru¿l De tsre moJo' lt '
construir un nuevo siste¡na fundado sobre las funciones de Propp (en oc:r- ,.,crdo .r le luz l¡. unid¿d esrnlclural de.-rlgunos miro' y riros Ilo vitl(l¡-
siones, asocia lógicamente ñrnciories hereroginees), y sobre roclo en l¡ rrans- l¡Jos senéric¡men Le entte sí.
posición que hace a los mitos del esquerra de Propp sobre los cuentos de Enir. los que hrcen tLabajo de camPo' se encue¡rtran de
irrlgi,r: en-los mitos no existe en re¿lidad ninguna jclarquir de pruebas, al "r,,ólogos al ..truct,ltali.nto el africanista francés Marcel
,rlguna forma próxiñto.
iguJ que en los cuentos no encontramos ni la udialéctica del extrañamiento, t iilirrle v sus ái.cip.,los, qurenes han obtenido norables resultados en el
nicl niestablecimiento de los acuerdos,. Los trabajos de Greimas adolecco
,'ru,1io á. lr rnitologir dogonr'. Muy inreresrntc es I L conrpar;ción plo
tlc cierro esquematismo, cosa eritelamente natural en un semiólogo. Er-r ¡ucsrr Dor Cri¡ute"enrrcil simboli'rno rnir,-'lógico de los dogon ¡ ''rt
c,,njunto, sin embargo, deben ser valorados, sobre todo debido a que p|,,,- liÉ,,.,, dgur¡iro'. aclcmi. de lr !on\trucciót) urr modelo co'n'oló8i'o
rc;r¡r ¡<lccuadamentJ la cuestión y a su procedencia metodológica. 'le
.,i tér-ílo. d.,,,r"tomía humana mediante su t¡aclucción a una serie de
)rrlndo ya habíar¡os terminado esta monografía tuvimos conoci-
(
er'rrligos subordioados. Griaule se funda sol¡re la unidad-psíquica -ori¡1i-
nricrrto tlcl interesante libro de Joseph Courtés, un aLumno de Greimas.
,,,,ri,i',1e1 homlrre y del universo y en sus trabaios manifiesta un fuettc
Su trlbajo ¡ruede considerarse como una especie de ulectuta semióric¡o
,rcento psicologístico
,lc l..rs Mitologíat dc Lévistrauss. Courtés sostiene qrLe el predominio de
1,, ¡,,r r ,r,li¡irrrit ico, la insistencia en códigos homólogos (definibles no sólo
r, r,i.rr,l,, c¡r crrcrttl la organización estructural, sino ta¡rbiér¡ su 'siEini- Lr" s rnNNrR, On At)origihnl R¿igio , 1966.
li( ,r(l(r ( troAriilico,,), uttt ciertr confusión entre léxico (la reaiidad etno- lrr M. CRr,\ut-[ y (1. Dl¡r¡rrL.l.N, Lt rnad pile: I, Lt M1tfu cosmogonir¡ttr' l')65'
-,
.,I) I I]oIIÍAS N{ODERNAS I)II- MITO Y CONCEIC]ONI]S MIIOLÓC1CO,,,

Irn lo, rllri¡no' riempos hrn.rparecido nun¡ero\o\ rr.rbrios dedic,rclor


La escuela mitológico-ritual y la crítica literaria
.¡ l.r ('\truclu¡a seminricr de los rextos b¡blicosl '. Melece¡t ranrbliD
rrrcución irlgunos estudios sobre la esrructura de la narración no dilecra_
La escuela mitológico-rirual se fue consolidando en los es¡udios sobrc
nr('rlr irsociados.rl miro. en ¡r.rrricular los del e.rruc¡ur¡lis¡a Cl¡ud< Br.<-
literatura una vez al¡sorl¡ida la experiencia del vanguardismo literario y
nr,,nd'L/; rambién é1. como Greimas, inspirado por la Morfologírt dcl nas dilundirse las teorí¿s etnológicas del siglo »( por el ám[¡iro de la litc-
, ucrtto de Propptts.
ratura. La crítica mirológico-rirual, que f:loreció en los años cincuenralr'),
Esre breve repa"o de l¡: invesrig¡ciorres esrn¡ctur¡lisras en el jrnbito culminó un ploceso de acercamiento entre etrlología y literatura que
I¡ltlologicñ rnuestr¡ que el estruc¡uralisrrro se.rcerc¡ ll rni¡o de r.r¡.i.r, había comenzado en las primeras décadas de nuestro siglo.
forrnas. Digna de señ¡lar, sobre rodo, es la concepción de Lévi_Str.at¡ss, la
cual, aun siendo contradic¡oria y discurible, conri.r.,e, pese .1 roc{o,
Esra «etnologización, de los esrudios lirerarios es visible en los trl-
bajos de autores como Raglan, Hyman, Campbell y orros, que combinan
algunas ideas fecundas. El resultaáo más ticunclo de Lévilsrrauss es el
cl estudio de la mitología tradicional con la crítica literaria. El punto de
dc h.rLrel cornprendido el crr.icrer cspecifico del pensrmicnro
-irrlóe,co partida de esta «etnologización, ha sido el r itualismo de Frazet y de los
gracias a la valotación cle_su significido, .r l.r vez.ognoscirivo y priciico.
cstudiosos de las cul¡uras antiguas pertetlecientes al grupo de Car¡-
No es éste ql lugar adecuado para enjuiciar .l itruct,,."lisÁo er, .u
bridger20. Northorp Frye, jefe de filas de la crí¡ica mitológico-rirual, opi-
conjunto o seíralar Ios límites de sus posibilidades cienrífico_me¡ocloló_
naba que Zzr rarud da oro podía considerarse una guía para los esrudios
gicrLs. Pese .r ello, es cl¡ro que lr mitólogía, debido a su carác¡er colec_
sobre lite¡atura, mientras que John Vickery pensaba clue tanto las ideas de
¡ivo, .r su semioticided y a su rendencia a insertar todo marelial nuevo
Frazer como su estilo narrativo anunciaban los métodos empleados por
rlerrlo de u¡l¡ es(rucrur.r u.rJicional. se adrpr.r nrrrclro rnejor.rl rrrero.lo
l¿ literatura contemporáneal2l.
es¡ructural de lo que lo hace, por ejemplo. lr Iirerilrurr
-od"r,,". p"r,,
cuya comprensión son exrrer¡adamenre imporrantes Ia situación histárica
Un estrecho colaborador del grupo de Cambridge, Gilberr Murta¡
publicó en 1907 su libro El nacirtiento de la lpica gricgat)2, en clonde
y el papel de la per.sonalidatl.
comparaba el rapto de Elena con el rapto litual de la novia e¡r Esparra y
en Samos y mostraba el senrido ritual de la ncólera, de Aquiles y de la
t,t.:,l:n:t'¡ta r )trnltit ñgura de Tersites. A es¡e último lo comparó con el uchivo expi:rtor io,,
Mlri¡, I 974.
e: t t, i.rs htbli4rc, a ctrgo tlc C. Ctrrl,rol y L.
' _
C. Llr,fMoNo, ft,{t,lttL lr ¡i,t,
1973. L¡icucsrioncs rcl¡riías al cstuclio cstrnc- con el ser deforme que era arroj:rdo, cada año, desde una roca para gar.rn,
rrr,,] ,ru l.rs rb,,rd,r. ¡.rri,rlmcnr(, R.'li)Dorx)v, Iu*tt/utti»t i
lIIlr ln lit*rattm fitn-
/,7'll,///a l')70 Alúun.rs c,,u.lu'i,,r¡rs Jcl esturlio csrrucnrrul clcl mi«r esti¡ cn
¡izar el bienestar de la comunidad. En estos últi¡nos años han aparecido
S. Miccli, numerosos rrabajos que intentan reconducir la é¡rica heroica a slLs fuentes
,\trutuÍn t t¡1st) cl 111i¡¿, lrllcrmo, 1973.
lrdScpuedcnseñ ar,adcrrás,losinrentosJr¡pLc.rci,iuJthtrim.iric.rgcncr.rrrvatlc riruales. Esta insistencie cn las raíces rituales distingue las teor ías actuales
t_..l,'.,rn'ky. I.¡r.or.,,leurrlo,rRrr,rrlrry\.'l1,r.,
1V.i,.,,,,t,,r 1t.,..",,;.., ,,,ti,,.,;,,i..,;;,,,.t
sobre el origen de la épicl de sus predecesor as del siglo xtx.
¡r'.il,.irJrl ,.,r.¡crcr .rn.,rgnriri,,,.l,. rrrrro l",rr.rl ,j,,.,.,.\4.,r,,r ,1.r, kl.i,,
v h.,,, i,,...- Rhys Carpenrcrr2l, por ejemplo, mirnriene que b.rjo cl rema
i,ir) r'lr. ll M.\a^\,\,..(',,n I,r,ir, i,i.rl,. tr¡,rr,: t:,,,1.li,r rl,. A,r,,r¡,.,,i. \rr,rlv,r.,,l
Mrtl, .,r l¡¿rr¡",/, dc la Odi¡ca sul,yace el culto al oso dornrido, mienrr.rs r¡rrc Emile
L r,,¡t ,t,..t V,.t,¡t ,1,/". W,,lrr!,,,r, t.rr, ,,,, .¡¡..1..1 ri;,,,,,,
" lirrnul Analysis :rnd Inrerculrrurl Sturlies,, /¿/ rtt¡tiilo¡ sur 1", sriiir", ¡*¡,,l"Vl (t,¡en,
Irl),"-1r ,-Jrl misnr,,. ,.An.rlvr qu.rlrr.rrive « i¡rantitative dLr lrlyth. r,,. n«lin"teiir.,, rD Divcrsc¡s artículos clc rcplcscntanres
de l:r corlientc mi«rlírgico-ritu:r1 $e«r rambién
t .tt, ttt , t I',n.t/.ft a\ Jnt. 1., ,.,,.t,¡,1.11,,,¡,t.,t,r I ,..s: .rrl r.,,rrr,,, , t u|lr-.j,r,r,r\ ",,
..r D,jr. dc algunos *compaiicros dc vi.rjc, c incJuso de crí¡icos rlc o¡'¡s cscL¡cl¡s, se rccogcrr cn l:rs
l,,,l,1rc rrl,rr,lr..cr.rrr.rgrrrrrr,rrr.i¡.rrrir ,l'r,r r..:,r.. l.ru,M l,), 1." i.,i,,.;,;;",.
t',t,t ,t.tt,tttt.'t ,.',,,,.,1,4,a.tht,:,\,n|r,liV.rrlr.rr,.rri9rri.t,)-r,.
, nriscelánc.rs sigLricntcs: M7 ú r nl Slnlnl a ct rgo clc il. Slorc, 1963, y cn ltr llntak:gít Mltlt
( cnriLillr¡n:,Thc.r»it ¡ 2l J.l ltr,,¡,,,,, I,n. r»l l.itct'nnu t ctrgo clc J. VickcLy, t 966. Compíresc r¡ml:ii¡ M1,tlr awl Synltols: Slnr
,,
rlcs gnphcs rr des enscnrbt<s. , rn .r',,r2a,72... ),,',,*r¡,,:,
(.i,Jl Jc(l('l,rl1r,,l. I,,l r i,,,,,. tr,
122-l¡t, V¿¡sc L Il. Bu(:r .L:R:y A. A.Srt.yy, ¡l iorn¡,tl^
lics in l lonor ( Mit« Elialc t ctrgo de l. (1. ltang, 1\)69, y Mlttlx nnr.l
M. Kitigrwr y
\,,, t,t ul Mtt', I r63.
ll Motifi in Lttonture, a crrgo dc D. J. Br¡rrorvs, F. R. L:rpidcs y'1i J. Sharvcross. 1973.
D. A. lr,.¡v¡l y W. ( . Ii y. F...r ,,ln¡rir., lirlrrrldrr.. r|l Mlrlr Lr1)
/\lf,r)\r\'/\ll AI,l,lrc.Ir,,n.. Jn (,.,,¡,, Notcmos cntrc ¡arintcsis qLrc, cn Occidcnrc, ha ¡rerrlirnccido igrror:rdo rlrrrlnrt
I, t¿¡n .t,,n.,lJi .\¡¡t_o ,,¡, lt,,<,,¡,tt._t tl rt,t-_). mucho tienr¡o Lrn tex«t c<tno La labLa Li:níu¿a cL A. N. Vcse[vski, cn cl cn:rl crnol,,gr.r
\'/,r.r( vcnci¡in ur l¡ conf¿rcncix dc li i,cicrl¡J ritct,i r.r.,,ncrc ¡i , ¡. l,tZ+, , lvl.¡"-
l.r irrro
llirrli l'ro¡,¡, ,rnd l.úvi-stlauss in a r¡cra-symbolic sirruhriorr syr,"",,. A. f.. ki.i,r y litcreturu sc hrllan mrry prtixim.rs y los juegos ¡ropLrlalcs dc cer:ictcr ritu:rl sc csrLrdirr
,r,,1 corro cun:r y miz- sincrúricr rlc los géncros ¡oé¡icos. Cfi. A. N. Vcsclovsl<i, Itnriuhtyt
r',,,,t,u,.,\rk,,L(. lr.¡.,rrrnrr. tlr. Urrñehiry,,t Wr,,,r,,,,/.A|q,,,.,.,,i,l,,,,,,.,.
.',,r,. ,,.1.. , 1 , .rrrl,., ('rnr:rur,rl
J,l m,r,, sr lr¡rr ¡rrl,ti..r.l,,..rr Lr, r.c,1,it.r-i,,rr¡sr:r,..,r c. !o4t11r,1940.
t)t N. Frttt, ,4nton1 tf Cúititn, 1957 , p. 1 09; tl. Vicltcr¡ ;l hc {lolLlcn
t J. ln,rr11lr:
, t. . ¡ ¡ ¡ ,, , ,t . M,t.,,t(. 4llfl..i t tn;!J, t,ut \t,.,t,... ).l,,,i,ilt",, , .: ti.,,,,,,.1.,
, ., .. , .. t , ¡ ¡ ¡ , t ¡ ¡ , ., t :
Inpacr anci Arclrctype,, er, Mltlr anl Slnbol, l')63, pp.l74'l<)6.
.

,,1.\ I't.'t1 \tt,t, t1¡.,11 .1,..,/t.i,,,t a, I t,n /iti,,,,. p M.rr.rn,l.ry t_. h,,r
t ., .t,.t L, a l,.t\,11,,. r,. t/,.,. .r.,r¡r,,.1. A. t,.r..r¡, v ti. trrurn.ir.
ri,V¡rrrr.l.,, ,. t rrr (1. MURR^Y, TlÍ Rn! ofcrccl¿ Epi6, 19A7.
t,r-1. 1¿rR. [),rnlrNlrn, l:olhnb, Fitti»t rrru/ Stgt in tl¡r Holttt l-:lhr, l\)66
I IiOIIÍAS MODERNAS DEI- MITO Y CONCEPCIONI,S
MI'rOI,ÓGICO,,. I,A I]SCUELA MI'I'OLÓGICO-RT|UAL Y LA CRÍICA I I'Ii,I{ IiIA

Mi¡,,;rr¡x. 4. ¿n¿lizando el culro griego ¿ los héroes. ha


llegado a la con_ como tales a los reflejos de los usos de las iniciaciones guerrelxs (l(l(
t lrrsrr¡n de gue Aqui,les y Ulises elan dioses
que morían"y ren.rcÍ:rn, o cncontramos en las descripciones de la uprimera empresar, las ¡,tuct,,rs
rr¡clr¡so us¿ntos, de los marine¡os grie¡¡os, y q,r. lo,
.el"io. asociados nupciales, etc. A este respecto, además del trabajo pionero de Murtay, cs
(,\los héroes reflejan los riros esraclonales
.r p.i,nar.ral., O;;;;.;i,,, ., rnuy interesante -pese a sus exageraciones- el libro de Lely. La géncsis
l,r,.lpcrtur¿ de la navegación. Ch¡rles Aurran, uniendo.
, en su re.ria cultual de la épica escandinava es en conjunto Poco creíble, pero los
k)r)te t¡ eprca. el neomirologismo rirualisra con la
teoría de Joseph Bediel cantos dialogados del Edda, que parecen una esPecie de debate, tienen
\obre las Iuenles eclesiásricas de l¿
"chan:o» dc ge:rr,, insiste en'las rrrces seguramente un fundamento rirual; tampoco podemos excluir un asPecto
ur¡ltuales de la enrera,épica griega (asociándJla
.on .l ,.o.r",i.-o, .l ritual en las figuras cle los tichster mirológicos Syrdon y Loki. Con todo,
.¡.mbrenre s¿cerdoral.y los riros de los remplos,
la épica como parre cons_ ya hemos tenido ocasión, en otro lugar, de analizar críticameute la teotía
d:l rito y el.héroe epico como ,"y-r.c.rdor., clios_lrombrer. y lo rirual sobre el origen de la ipica ¡
::,.r:,"" v¿le para la épica
¡n¡smo
.

indi¿. irá¡rica y babilonia. En su Iibro, I a e¡t¿¿lo En 1923, en su libro sobre Las ftbulas de Perraub y cuentos paralalos,
¿n ln roü1, Gerrrrrde Le,"yl2ú reconoce el Fund¡menco
lri,rúrico áe ll Paul Sainry'ves132 propuso una interesante hipótesis sobre el fundamento
lliaday del Mahabharata, al riempo que reduce los .f .-..rr,
y la composicidn d e la Odi¡ea, del Rama1,a.na, y áe Gilgtmesh
..r""f., ritual (iniciaciones, carnaval) de algunos temas de los cuentos europeos de
al dios <1ue rnag¡ia. La obra de Sainryves anticipa el libro de Propp La¡ ralces históricas
muere y renace, a los ¡itos de iniciación, ai .riro
del ,e'y-m"go. p,¿*i-o ¿le los cuanns de hadas (1946), en el cual el rito de iniciación se considera el
ala teoría mitológico-r itual sob¡e el o,ig.n d" l" afi.",
J.;;.";;r;;;"_ principal fundamento de los cuentos de magia. Sin embargo, los cuentos
bién el germanista Jan de Vries: a su
]uicio, el prororipo a. i" donde Saintlwes veía subyacente el carnaval (por elemplo, Piel de asnoy
ópico-heroica hemos de ve¡lo en la lucha ri¡ud
á.f a¡.'ñá.'co."..i¿, l* Cenicienta) resulta más verosímil interpretarlos como una reproducción
monstrllos, con las fue¡zas del caosr27. La versión ¡ná, clel motivo de la boda. Tres años antes de Saintywes, en el 1920, Jessie
a*t.a,r".1. .r,a
reoría,la renemos en el ya recordado Raglan, quien
htme''" ¡educe c_ualquier rema épico, incluidos lo.
.,,, iil,. r"f.. ¿¡ \W'eston, con su libro Del rito a l¿ nouel¿ caballeresc¿tl3 --<n el cual la novela
que rienen un c:.¡r.icrer cortés se compara con el rito cle iniciación- había al¡ierto el camino a la
crí1r'.lmenle t)rsrónco. a una raíz rirual. y¡ lnres.
Bena phillporrstl,,h.rLi,r interpretación ritual de la génesis de la literatura narrativa caballeresca.
relacionar la anrigua poesía épica .,.rn.tirrr" .-Jn El objeto predilecto de la interpretación ritual ha sido el poema Slr
:1,,:"f"d" ,n f,ipo,l_
tlco drama y.19 gu. supueslamente se represenr.rba Gawain 1, el cabaLlero aerde, en el cual J. Spears quiere ver un reflejo de
en Upsal,,.'U,r"
( xpltcacron nrual de Lol<i y de orras 0gur:rs de l,r épica la fiesta ritual invernal (el caballero verde es aquí heredero del dios de la
miroiógica e,t lrr-
(lrrr¡v¿ lJ encontramos r¿¡nbién en C.
Dumezil y li Srr<;lnr,0l vegetación, cuya muerte y resurrección simboliza), mientras que Heinricl.t
En coniunro. puede afirmarse que esro, inrentos no parece Zimmer Io interpreta corro reflejo del rito de iniciación (interpretán-
que haylrr
ren,qo muclro exrro (y Io mirmo puede decirse del de dolo al propio tiempo como el arquetipo de Jung sobre el nuevo n¿ci-
Baudou¡n, r"n.
üer)te a reduc¡r Io\ temas épicos al ¿rquetipo de
lung.6¡,.. nuevo n¡ci- mien¡o); más prudentemente, Moorman se muestra de acuerdo sólo en
rnrenro). A dilerencia del dr¡ma yle la liric¡, l¿ "¡
epiil e,r,i genéric.rmerrre asociar el t¡asfondo del poema a los modelos m itológico-ritualesl34. La
poco relacionada con el sincretisío .i,u"l prirnia'uo, y."
,rur con el culro. E] arc¿irnro épico esrá enrrerejiclo
irl.", -.ii¿" base mitológico-fabulesca de las novelas sobre los caballeros de la Tabla
de *¡,o. 1en oirri_ Redonda está fuera de discusión, pero su comprensión plena requiere
(lr¡r .obre progenrores y héroes.ul¡ur¿lesr, pero sus ¡rétodos más sutiles, pues los fundamentos rituales de este género lite-
fi:enres ri¡u¿lÉs.,_rn
cxrren)xclamenre ptoblemáticas, a menos que
se pretenda consiclerar rario son mucho más problemáticos que en el caso del drama. En este
sentido, podemos hablar fundamentalmente de motivos rituales en el
l i lr. lr4lr.¡ur
t,. poin,s l.niri4tt,r tt ll¡ut ti, ur ¡,t,.. Dta-t\4,)
"(.Al fr \, Ho¡ti, t h u¡i,..n, at"rJ"hta,t, itp,pA g,,,,¡," I,r.rl, Jcl ,,,t.,,,,,.. rrr E. MEL¡-TrNsKI, u l'eoriy¡ cposx v sovremennoi z¡r'ubeznoi nauke,, Vaprut1 litu,r-
l ú,|t,ti.i"lo (,1946.
nr13 (1957), pp. 94-112; del mismo, ?roichoádrnie geroíieskogt epota: Ranntu Jitr»ty i
fl^(s,,,1 [,únth?Ru,k: An /nt,,tixati,,, t,, ¡t,. ( ) ,t Fti a rrhaie&ie pamiatn i ki, 19 63.
,,,,],,,), l,rJ]', kt]¡:
l,
rr/ P S¡turvv¡s, Le¡ contzs dc I'erru t et let rétir parallelcs,1923.
I. rni VRIis, uDxs M¿irchcn». 1950 lrr.
'N l(^lt.^N, Hlr¿, 1936. _1. VESToN, Frum Rita¿l to ltuman¿'e,1920.
rra
rr"ll l, l r.r lr l I s, -l-hr Elrltr J. SPvrns, nSir Gawain arrd dre Green Knight,, Soutin 16 (1949), pp. 241-3(x)i
lri(; E¿lcl¡ an¿l Anriot Stn¡t¿iunt)i./n Dhtm.l, I )2f). H. ZTMMER, 7he King anl the Corpsa 1948; C. Moo¡t'u¡, "Mydr an¿ Mcrlicv,rl Lrrc
¡)rlñlrzr.,¿,ri1948; F.SrRiir,j, L,ii Elr;;;¡;,i;;;;r;'t:i,íl)í,.ty6 I

rarure: Sir G¡wain and dre Grccn Knigho, MleuttlSnt¿lie¡XYlll (1956), ¡¡. l5ll l7.l
I IiOITÍAS MODI.]RNAS DEL MITO Y CONCIiPCIONIiS OLO(]I(]O TA I]SCUOLd MITOLÓ(]]CO RITUAL Y LA CRÍTICA LTf[RA IA

cr¡er¡to cle magia (particularmente asociados a los r¡, rs de iniciación),


clebido a su defensa de la afinidad y casi identificación de religirin y
qrte sc reflejan en la novela cal¡alle¡esca a rrtvés cje . , necliación del
clrama, que, a dife¡encia de la ciencia y la filosofía, no se proponen tan«r
( r¡cr¡r,, o b¡en de los prororipos arcaico.
del riru¡l c¡l,rll.r.csc.,. alcanzar la comprensión del sentido de la vida cuanto inducir a conri-
M.t. imporranre.lr¿ sido la conrribuciórr del
, cotnprcrrsi<in de las fuenres
l.t
6rup,, <1..C.rnrLrr.iclg<.r ¡uar y soportar la existencia.
riruales de] reJrru cl.i\icr,. Lr, lqlr ip,r_
rcció el es¡udio de Gilbert Mwray, Ham/et Orestast)t, cn el cual
'i7eisinger opina que Ia ideología y la arquitectura de la rragedia son
1t co¡n_ paralelas a sus modelos mitológico-rituales, pero que se diferencian de ellos
¡rar.r <l dramr griego y el de.shckespeare .,firm.,¡rd,, q,,. ,,,. I.r;,;;ipo. po¡ su carácter creativo. A diférencia de lo que sucede en el mito y en el
r rtuales coinciden: l¿ cararsis. ¡sociada
a ur s¡crificiá de prriilic,r.irr,. rito, en la tragedia no hay unidad de acto de imitación, de su objeto y cle
'fr¡s ello. el dr¿ma. en
especial el de Shakesperrc. ," 1,., .;,,ua,,iaa; ,.,, su suieto; el protagonista suFre a distancia como «sustituto». En la tragedia,
rrrro de los c¿b¡llo' de b¡¡¡lla del en[oque nrirológico_riru.rl. gr.:r.i.,r
:r l.r. además, está ausente el sujeco de la creación, de la hierogamia y de la pro-
rpublicadas, en su mayoria, desiués de l" §eg,,,,J, C;.;.;,
1br,1' M,,,, cesión, de la mue¡te del dios (señalemos entre paréntesis que tampoco en
drxl) d-e Herber.r \Teisinger. Frye, §latts y Francis Irergussonrr., cnrr.c el mito todos esros elementos se hallan obligaroriamente presentes), y en
ooos. Pese a su indudab]e unilareralidad, ion estudios rñuy int.r"sr,,,"s, ella se subraya, por el contrario, la lil¡errad de elección y la presencia de
. r,l¡ medid¿ e*r que cl tcatro posee. en ef(cto. ,"i.., ,1,r"i.,
(l(l rerircrmienlo se manterir ¡lin en estrecho contacfo cun ],r, | "i.1,:",n., dudas sólo superables gracias a la fuerza moral de la personalidad. El héroe
LrenLa, rrágico alcanza a desafiar el orden divino y su npurificación, deriv.r
mitológico-lituales. Estos estudios han sulrido en diversa..J¡á".t del hecho de que llega a ver la victoria, pero es incapaz de conseguirla.
influio de G. \7ilson.Knighr, un. replesentanre de l" unu.ra críric",,
qu. Hal¡l¿rremos a continuación sobre las tesis de Frye en torno al drama y a
l:.r propuesro un ¡n.ilisis.,sinrl¡ólico. de l¿ obr.¡ de SIr.rkesuc.rr...
Shakespeare en particular. No podemos analizar ahora todos los estudios
Ensulibro La idea de tm tcatro, Fergtsson -rnaliz., la clirm.r¡urs¡.r de dedicados a Shal<espeare pol pa¡te de la escuela micológico-ritual, pero es
Shakespeare como un rito estntal en."'min.d, l" ,,purlFr..l.i¿,r", v cl¿ro, con todo, que resulta poco convincenre reducir, pol sistema, los prin-
mantenimiento del I¡ienestar, esforzándose, .rl misr¡o " riempo, oor.ri,.,._"t cipales géneros literarios al rito, aunque sólo sea porque ni siquiera los pro-
rr.rr la. c.¡r.¡crer.í.ricrr especific¿s y l.rs corrrrr,.li.cior,.. d.'S1,"i..ro..,,. pios mitos rienen siempre carácter ritual. Pese a rodo, y especialmente para
t u.t¡tdo é:re ,bol'Ja un mismo renrJ e¡l rr.tgedi.is difcrerles.
Al igrr,r'l .¡rre el teat¡o de la Antigüedad, la Edad Media o el Ren¿cimiento, el cstudio
otros estudiosos, H. \fats vincula l" g.,r"ii, de l.r corneJi¡.r l.iurilira_
de los ¡rodelos riruales puede ser extrenadamente útil, con tal de que se
ciórr cicfic¡ del miro en el clr.¡nr¿. mienir.¡s qrrc cl de ll ,r.q"di.,
.,, tengan presenres los lími¡es que hay entre riro y arte. Conviene, por ello,
l,r romprensión lineal dcl miro. Sorr crr.t\ concepciu;es dc",,rit,, cir¡cl(t. emplear siempre enfoques diFerenciados. Y, en cambio, las fuentes propia-
ulineal, el recouocirnienro del car.¿crer irrevoc¿[¡lÉ del
riemoo y cle lr mente mitológicas siempre podremos encontrilrlas, en diversa medida, en
inrposibilidad para el hombre de repetir una eleccicjn, 1". qul gJn.r",,, l:rs fo¡mas :rrcaicas del drama, la lírica y la épica.
,L juicio, el elerrenro rr.igico. En istc sentido, es nnágico,',
'Lr ,"í,bién A difelencia del ritualismo culturológico de los discípulos de Frazer,
r)rto de L-rrsto que, crertamenq,e, resucita, pero que, a diferencia cle "l la crítica mitológico-ritual no sc ha limitado al análisis de Ios monu-
Osiris,.no Io hace regularmente. \fatts milnr;ne ql',. lo, ,in.rio, .1. rrentos arcaicos vinculados, de un modo o de otro, con las tradiciones
t"
conredia con la estabilidad del universo explican
ior qué Dant" II",ró fblclórico-mitológicas rituales. En parricular, esta escuela ha dedicado
r,i,t,11,,;lin t \u
Br.in poern:r. Frre pl,rnte.rrli.rrr. a.t p,.'t t"rn., p,, f,,r,. ¡nucha atención a Danre, Milton y Blal<e polque sus obras se sirven de
(lc w.llls, un ftnto (sqlrem,irrco.
¡ero ciert,rrne re pro[rllrdo, rc debilir,r modelos y motivos de la micología bíblico-crisciane. D:rnte y Milron son
los protagonistas de la obra pionera de Maud Bodkin mientras que Frye
I 15 (;. -l lra dedic¡do ¿ Blake su ltbro Pauorosa¡ siuetrlar Fergusson, en cambio, hx
MriRRAy, fu (.:tn$iL 7 )./t.litíon i poLtry, )927.
.fl,,.Mv,t, fl,.t tri,rr.,t A¡,¡r.,,.trr"str.rk.s¡rri.rrr tirÉ.Jr., r/,,¡ intentado analizar a artistas cono Dante, \flagner y Valéry a la luz de los
,,"ltyl i.:1,
'Ltttt,.ut¡h.l()6r,.t,r,.'4,) t(,U.D(l mi,rnü.. An lx.l.urr,rri.,ir,,l Mrrli .,ril tti,u.,l géneros folclóricos plimitivos (siguiendo a Malinowski), esforzándose
'\¡1'r,, r lr r,, \hrks¡e., rc.,; at M¡n, an,t Mr»g in t,írtr¡tttn,I,tz:t, ¡,p. I iz i.iii. r.t'rarr por distinguil el carácter rnitológico específico de cada uno de ellosrlT.
\,1,\\,t'N
,t.tr t.h,t ¡)J,t 7l¡r¡tt-5?rtnct¡¡tt, t919; H. FL st,l'r.rs, "Mytl, antl l)r¡nr¡,,
tt1-t,t'.t'1.ll1tt,.t¡tttt l')iil l,r, 8\. f. l^,:\,.t,t\. .C.r.r,ri(f R.*(|l.r.lli,,n.,|l,1 W,,rl.r
'^\,1.r
i,,..4ll.W.ll ,1.,r rrr.l. \V..11...., Vttt,nu,/ \vut..,t. ¡,,,,3.,,',1 ¡ ¡,,- ¡ ,:. ñ. ¡i, . li7 N. IrRyf, ;lhe U.oxd of Excess,, m Mlth anl Stnhl,1963, pp. 3-20r dcl nrisrrr,,
\'ttt¡'.tt tit.lttfit .l',r,\..lrl nr;.r.r.,. l|.nh.l lit,h_ ,,,"nnt_., ,¡.- l,.|Lr l.rc,,ir¡,¡.1-Ilci.r
,

l tarfilSymmrtrirs, 1947. V¿ase trmbi¿n \ü \M JoN[s, .lnrrrortiliry in nvo of Milt,,rir


,,1',',1,] ,1."' ,,1. lcvVl¡,,rrki cn srrr
¡rimeros rrabejur r,,lr,. g.n,1",,.,,¿"r" Vl,it,.,rrn, lt.lcgies,, M1,th antl Synbol, 1963, pp. 133-1{0. 11. P Ao4vs, .The Archerypxl I'iü rer!¡\
t\rt\th ttt t\1,- \\tt\t, l')l,ii lP -1lt) r'r() ,,f t)crtlr errtl llcl¡irdr in Milton\ Lycidas,, en Mytbanl Litemnrc 1966,¡,¡,. Il'1,/ l(rl
TEORÍAs MoDEllNAs DEL MITo Y CoNCEPCIoN[,s MTfoLÓGICo. IA ESCU[,LA Mfi'OLÓGICO RITUAI-Y LA CRÍT]CA LTfDRA]TIA

Comprensible resulta el interés que nluestran los uc¡íricos, mitoló- moderll y


Para descubrir r¡odelos mitológico-rituales en la literatura
gico-rituales por escritores del siglo rt ran evidentemen¡e mitologizanres contemporánea, remitirse simplemente a la tradición lite¡aria -la cual, etr
como Lawrence, Jo¡ce, [,liot, Yeats, Mann (cuya práccica arrísrica influyó tiltima instancia, se remonta a ritos ya olvidados resultaba insuficiente.
directamente en la crítica literaria) y, rodavía más, por autores en los que ['or ello, no era posible limitarse a proseguir la línea ritualista frazeriana,
el elemento mitopoético es menos evidente o está más oculto, co¡ro ni siquiera reforzándola con las teorías de Malinowski, Durkheim, Léry-
Kafka y Faulkner Diversos estudiosos han analizado desde este punro Bruhl, Cassirer y los restantes estudiosos que han mostrado Ia fue¡za vit,l
de vista el famoso relarc El oso, de Faulkner. John Lydenberg se ha-esfor- y el papel omnipresente clel mito en la culrura Primitiva. Era necesario
zado por encontrar en él mitos naturales, iniciaciones y rotemismo, mien- panir áel elemento mitológico presente en la propia fantasía artística y
tras que A. C. Ke¡n ha insistido en la rígida demarcación trazada ent¡e los cn la propia psique del escritor Los estudiosos de la literatura han encon-
elementos que derivan de los mitos y ritos indios y la simbología cris- rr"do-u,, .nfoqu. .emejante en el psicoanálisis, en particular en la teolía
tiana de la serpiente y del paraíso perdidorss. Particular arención se le ha de los arquetipós de Jung. La uescuela, mitológico-rirual se ha formado, de
dedicado a Melville, sobre rodo a su célebre novela Moby Dicle, enla cual
hecho, mediante la fusión del ritualismo genético de Frazer y el gtupo
los estudiososJChase. OIson. Arwin. Cookl han r isto r.iros de iniciación,
tle Cambridge con las aportaciones de Jung.
cultos de la fertilidad y chamanismor'''.
Como ya sabemos, los ritualistas crearon esquemas muy abstractos
En su intento por rastrear mitos y ritos en todos los escritores, los
que fusionaban las uiniciaciones, y otros uritos de paso, con los ritos
representantes de la crítica mitológico-ritual han estudiado desde es¡a
agrarios sobre los dioses que mueren y renaccn, con el rito <le la reno,,a-
óptica a Conrad (Clair Rosenfield y Hymar analizan sus obras en tér,
.ión d. l, dignidad real mediante una muerte simbólica (pero que ini'
minos rituales) Virginia lVoolf (Joseph Blotrner se esfuerza por demos-
cialmente dÁió de ser real) y de la resurrección del rey-hechicero (de
trar que Ios paralelos con la rnitología antigua permiten descubrir en sus
:rquí derivan los motivos del ncalifa por una hora» y del uchivo expir-
temas una mayor coherencia); Ma¡k Twain (Cox habla de «iniciación»
et Huckleberry Finz); Thomas Hardy (Crompton); Hawthorne (Murray toiio,, e., lo, q,re debe verse un sustituto ritual). El conjunto de la muerre
analiza el uso que hace de metáforas y sírrbolos del mito e.s¡acional rcmporal y de la renovación (nuevo nacimiento) adquiere ahora, con la
griego); Crane (en cuya obra Hart analiza las meráforas y símbolos lyuáa de los arquetipos de Jung, y en particular del arquetipo del nuevo
míticos, además del mitologema de la iniciación); Thoreau (Srein explora riacimiento, unsignificado humano universal, extrahistótico, Psicoló-
sus vínculos con los mitos anriguos); Keats (cuyos símbolos personales gico, y dejó, por tanto, de ser una upervivencia,. En aras de la verdad,
están, a juicio de R. Harrison, muy cercanos de los símbolos universales h.-oi d. rec¿nocer que en el proceso de síntesis de ritualismo, y Jung,
de la mitología); Tennyson (quien se habría inspirado, según Stange, en cl acento puesto en el rito (en el sentido de su prioridad sobre el miro),
los antiguos mitos esracionales); Agrippa D'Aubigné (istudiadó por se del¡ilité considerablemente y que, además, la adhesión a los princi-
Norhnagle) e incluso Stendhal, Balzac (]X/illiam Troy ve en Julien Sórel pios de Jung no implicó la aceptación automática del conjunro de sus
y en Lucien de Rubempré el motivo del .chivo expiatorio,, mienrras quc rcorías. Hemos visro ya, por ejemplo, que Frye entiendc tanto el rito fra-
Gilbert Durand interpreta La Cartuja de [,arma en senrido mitológico) zcriano como el arquetipo de Jung de una manera idealístico-abstracta.
y Zola len el cual Walker encuerrrr¿ los símbolos mirológicos del difuvio
y del descenso a los infiernos e incluso, en Germinal, L profecía de la l¡c¡ry littl" e¡ My¡h nnJ I i¿nnrt, l\)66, pP.277-287; L.CRoMl'ToN, u'fllc Strn Brrrnr
l-.1ad de Oro)rao. r ;."i' RnrL¡l .tnJ ii,e., Mttl n th¿ lt, t¡t' q "t tl', Nth ¿ ct¡ Mvl' nal I-;k'ntt'n ' ln((''
I r,. 2s,) .¿,r-r P lr üulliv Mlrlr irr IslirlrcJJc R,,rrr:rrr.,j . c¡r Myt' nnJ lirnr,"
lirr,rí, pp. 2I3 220 l. '.TfuE. HAkr, Rc,l Baclge ofCol ra.qr as Myth and Syrnbol,,, en
rrr
J. l.yD[NBERC, .Narure M/th in Fau]l<neis "'l'hc Be:l",, MltL anrl Littranr, l¡tyth i,i't Lttent,or,1966, t1tr. 221-227 t\W. B. SrElN, "\f.ll¿en: tLc \ü/isdon ofthc Ccrr-
l')()(, pp. 257-264. A. C. KErrN, uMydr and Symlxrl in Criticis¡r of F¡ulkncr's "'fhe t.tLr,,,:n My¡L an,l Lt¿r¡ii,¿, ))66, pp.335-347: R HARRTSoN, "Symbolism ofdre
lr,t",. tn Mlth anl gnbol,1963, pp. 152-t61. r ;yclrc.rl Myih Á Enfunita,. Mvrl, ¡nJ I ier¡n¡¿, 1966, pp. 229'242. <). R. S'|ANCrr,
1\') ()t¡st¡,. H¿man .ii',,,y.uriitvti'l,"l.gy, A\r.r'ly.,t fienrcrcr.rnJ Ilr'e¡lnnr'. M1rh nnJ hrc'nrr,tt l')66,
Mdu'l¿ I949. N. AR)nN, Herm¡n Mduille, I 950; C. OrjoN,
t ,tll I'lL l¡ltt¡ttl, I958. R. L. CRü)K,
"Big
Mcd;che in .Moby Drck»» en MltL anl I.itt, ,,,,. t( - t1'-, I. l. N,'¡¡1¡o, ll, .Myrl,Ir) rlr. P"'ri. r-r, rri,'rr,'l Agn¡¡.r O ArrLiÉrr.
'Mv
.

nrrrtn', t\66, pp. 193-19). ¡tJ Symbul,1961, t,¡. 6l-7(i; \L l'ttr¡v, .Srendiral in Qrrcst for Hcnri Beylc'
,
';1,,,, 1F,ti,l"r,-.fl). lr', I Ur,lel rni'rno.-urrIttrr'rJrnrBrl¡rc:
rlrr S lr.. llyNt^N, n'lhc
Criticas NarcissLtsu, AcLtntYftt (194S), pp. 187-t91rC. rlrcAni'r :rr\''r
l{(r\l,Nttin), "Arr Archcrypal Anrlysis ofConradls uNostromo,, Myth nn¿ Litoltturc, 1,tgo,ro,, cn- Srlutecl'Esays, lt)(t7, p1t. l7l- 189; G. Dttr.rtNtt, I'r tlitor nlthiryrc th l,r
'r
l'rr,(), lrl,. Jl5.l.l4i l. 1.. lJr.(r-l"l Nll{, ,rMyrh ic P.rrrcrns inro rhc LiyhrhL,Ltsc", Mytbnntt )i¡r¡rusr rl¿ P¡trne, 196 i ; P \l^LKrR, Prophetic Myrhs in Zola,' et MltL arul I irtnr
"
I ttú,t¡tn', l')«¡, fl. )/i])55. I. M. Cox, .Rdn.rrks rt
',n rhr S.r,l irrrri¡rion ol Hr¡Jdc- t t 1 9 6(t, ¡tp. 369-37 6.
1'If )RÍAS MODI]RNAS DEL MITO

T
Y CONCEI]CIONI]S MITOI-ÓCICO,,,
t,\ E.SCUDI,{ M]'I'OI-ÓCICO ]IITUAI, Y LA C]IÍf](]A I,I'I'IiRAIt IA

Hemos ¡ecordado en reiterad¿s oc¿siones


la imporrancia quc tuvo la
artística de
¡rrácrica los escri¡o¡es
mr¡otogrzanres para el clesa¡rollo
,1, I ¡ecado de li errsrencix ra ello co¡¡.esporrde l.L orierrrrciúrr irn¡li.ir.r
ric,l rni¡ológico-riu¡al. Como veremos de la c¡í_ ,lc Balzac hacia un renacimiento de Ias rcligiones y del amor). Err estc
Á-.i,
a su vez, se funda sobre el rituali: "d"1",,,....,., fr¡.ri.", ii..r¡.,, (ontexto, Balzac, autor de b Comedia hu.matrz, se contrapone a Danrc,
ñ: ñ:; il ;li.'i ; Il,r".:', J: ; fi i:: rl.:: ;::
* :, flil
.rr¡to¡ de la Diuitut coruedia; el novelista no emplea símbolos ¡r.aclicro-
*:
^,
I
rogrco-rruar se prrsiese
en rrrles, sino que quiere elal¡orar una concepción científica del mundo y
o co., e,rr,l i..., d. ;;;;l;;;"'q
con r¡cr los r. y.,
h¿bian llevado a cabo esr¡ sínresis , r'car su propia nmirología, sol¡re la base del material histó¡ico.
en .l ;;;;;ir';;.ú*",lltñ.1 *r.
rimos, en concrero, ¿ Camobell r El concepto de umito», ampliado gr"cias a Ia práctica de la crírica lire-
r,,.","r"'i.i". .rrre de Ju,s,, de
1"¡,.J ;Ill':lJ;,."'"1:'ijXili"'::,:,:" r,ilia mitológico-r itual, se h¿ ido ex¡endiendo gridualnenre hasta incluir
Ln e\las rnrerprer.rciones neo. m irolcigic,r. tipos literarios antaño definidos como nmodelos eternos,: Don Juan,
de ll ep,ica. l.rs concepcrones
lirusto, Don Quijote, Harnler, Robinson Ctusoe. Es éste el sentido en
l:,"1r:O::i"
herederas cle Jrrng, ri,ali.rb.,,,
lsras, m¡enlra\ qu< en h obrr de Zimmer
.;;1",';;;:;."i[,,,, t¡ue, por e.jemplo, Ian \(/atrr13 habla de la condición mítica de Rol¡inson
sol¡r. 1., nou..l, ¿"..1,,1i
rmb.rs concepcior,..,o,, .o*pr.n,.",.1¡""i" Crusoe, comparándolo en senrido puramente figurado con los hé¡oes
tr,r orienra.to t" .,i,i..,
;,,::r,i,iLl li,l,llll; culturales de la mitología. Con todo, la aplicación áel concepto de urniro,
l::.".:::.ift,l oue "e
Lo\ ¡r curos det esn¡dioso
ti,J,li¡, *i,.iu"i1.1,,,,,"r :L estos personajes y tipos literarios se explica no sólo por su extrema uni-
rrmericano Willirrn Troy,,oLr.. s,.n,il,.,t y
ro¡ ¡,o :rl vcrsalidacl, sino también porque pala la litcrarura pósrerior se han con-
ctrivo .*pi",o,i", . .o^ii-.,,",f;';.".:;::
.
P:]:L:-,,r1:llll:,,y.onscien¡e del antiguo mo.delo ritual, ,,, vertido en uparadigmas,, objeto de conrinua reinterpretación artística.
j]:i:.1.1 :,*:" sino ..,r"-r"R.;.
oe ur¡ arqueupo univer.s.rl. Lr¡e ,.rmino [-a ampliación del concepto cle umito, significa, por irn lado, el rechezo
dc t., ¡,ri.ot.gí. á..,""; lr,.i, ,i,,
¡r¡i¡¡¡¡165 ¡¡ qlresrión. Fn ."fr¡;.,'i.u"r".,,r,*., cle las tradiciones antiguas y la utilización, con otros fines, de Ias imi-
i:1,
r¡¡ _*: ^i::::,...n,1o,
term,nolog¡íl IreuJi.lr¡ y er Srendhal ürlun¡br.r incluso 1._,rOl";" genes míticas auténticas, y por orro, la equiparación de roda tradición
de Edipo-: en orros (rsos. \i, embr.go. cl con la mitológica.
Tr.y ;;ii;;.;ú:;;";:;:1,,.
Jurrg.,Sosr.iene qrre los hiroe. y sll,',;il;i,,.;,:;':i ;;i.^."
cle Srend'ir.rl _ Algunos es¡udiosos contemporáneos ponen en el misrno plano rocla
papel social que incumbir e¡r l.rs .ocied¡des clase cle uprefiguraciones,, esro es, de utilización de mitos lireiarios o de
.r,i_rrr',if'.. f;1-'",
to¡'io,. Son, pues, vícrirnrs .,,u" ,.u;n., ..lr"g;,;;l'5;,i, i'iguras literaries creadas con ante¡ioridad por otros autores o i¡rcluso
il:::il,::..,"..iij. tle temas y personajes l.ristóricos (en esro puede verse el influjo c¡LLc
p. ; :::;;,,*"
,'; ::,';':i/ ;:*:,I:1, ::lí:l:
¡(,,(rr)onr,rco. ".,ii,r,;'r;l".ii:i
v ore sufre pol
.
Irrrmill.rcicin ,tci.rl; c,
sLr
;l ejercen la unueva crítica, y la práctica lireraria rnás recienre). Todo esro se
suele definir como umicologismo». En su artículo uEI mito como insrru-
j-.-T;lr,^:" d*:l"i"do y, pripio uempo, r¡¡la especie de ¡ralhechor
urr
-sircto,. que, cn lr hisrori.¡ "l nrento artístico en la ob¡a de Anton Chejov,, Thomas .Winnerr44 remi¡e
de s,, q¡;a", *¡,,o,f ,.. .f
".q¡¡56 f a. El rluelo, La princesay La Gauiotaal mitode Narciso, Dushechha¿ Amor
];, ::,_l]1,-"*rrr,Oor,iner:
Jtrlien, "'-j.il
rr¡r indivicluo ,le gr..rrr r,rlenro -lo .rr.rl, y,Psique de Aptleyo, El notLje rregro, a Fau.sto, el Treplev de La gauiota a
:li.:TIJ|5,'J;'::;';'.,' ,:'::;:1,"y" ",, ", ,.i',ni. r, .*i¡" .r,,.1,,,,,,, Ha.ulety La cigarra t Ana Knrenind; conto lo indica el propio rítulo,

:i:*i i: x ;: ::;ti:;i.,:::,::,tl ;:i:i#;,,;l:l


,r(¡rv,l(rones dc
..pt¡lcur¡ se.r rrne grtrt,t, Trov ve r
Lr volr¡nr;r<l
<goi.r.r. En el hecl,o d. .¡ri..rr
:ltxil,l i5l
todas estas uprefiguraciones, (más que discu¡ibles, pi.o"ul,or" r,o
podemos ocuparnos de eso) se estudian como for.r¡andó parre del
¡rro-
ceso de mitologiz:rción. John \ilhite, en un denso lit.,ro sotre el mitolo-
r, i
r
r,¡r i to r. . o, i,.i., pi,,'"ir'"] :,:ll,:;i
:1't,i: fl ;:,[1 :l,ll,:,
gismo en Ia novela concemporáneall', scñ¡l¡ como ejemplrs de uprefi-
,1, Brfz.rc, R.¡l¡el rL,t pirl Jt z,r¡n)
y Lr.i., ;.'R;i..;1;.,
;: gurrción,, no sólo el recurso, implíciro o explíciro, ¿,niior.ru¡enricos
t urr, segúrr el. m.ir ripic¡.r ai poa,,,,el ;Jr;i:,1;,, corno los dc Orfeo, Edipo, Ulises, Orestes, Encas, Caín y Abel, erc., sino
,, ,llrsrx. v ell.,l"l,;.¡^ ,.,, también a las figuras de Don Juan (BLigid Brophy), F-austo (Mann, Bul-
rl'ili,l,¡,1. .r sr¡ .o'npr.nri,;,, d. lo,
y
u.,lor.,
^or.,i;:: ;_;::;:.".:J :[i:- gakov y John Hersey), Otelo y Romeo (Aldous Huxley), Paoio y Fran-
cxf)r.«)lo»
''fr't
..:',1]ll lll cn un
scr. rr'tgico Troy serr,rl.r que I ucierr c. r¡r -cr¡rv,,
senticlo aurénticamente ,.ligi.r.,
p,;.;,," .; ir;:.;rg.
li' L WAr . /;i,, tli,t¡t.rt.', N,...,/t,,r,'.t,t,.\§.\,,.
l- \ rrvr;¡ 11¡¡ r'' T D. WrNNrr, . I ht Mvtlr ¡sArrisriiMcrns in rhc\flo rof
An«,n Chcclr,,r,
l_,,tui,¿J¿p¡"¡r... 1,¡y.1. cn MltL anl S1mhl, tt)63.
' t',,r. _S,,I,llr.,l.. 1,,,,-, .tr,, 1r.,,..,¡,,,¡1.. t13
1,,,,_. l.l.'\I/tllt, MttllrLtgy ot tltt Mattcrn Norl: A Sñttfi rl l,rli¡urtrirt litlutit¡tr,t,
1t7l
I0(I 'I'IiORIAS MODIIRNA.S DI]]- M]TO Y CONCI]I'CIONES
MN OLÓC]CO. ]-A IiSCUELA MITOI.ÓC]CO.RIf UAL Y I,A CRTI]CA I,ff IiI(AItIA

!(sc.l (H.rns Nossack), ley Lear (Tirrgeniev). En es¡e contexto se si¡úa


eJ ,lc rodo lo que viver con patticular atención a la célel¡re rama de oto (l(
r.Lrnbien el TrepJev de La gnuiota d.e Chejov, que ya 1i/inner había rela- l'.t Eneid,t, en torno a la cual construyó Fraze¡ su teorla. Además clc ll
cion¿do corr Hamler; Whire h.rce refereircia .,r"n,o Tieolet de Mac, rliferencia entre la forma espacial y la temporal de los síml¡olos emocio
clonald Harris, publicado en l968raó. "l n¿les, Bodkin analiza también la dife¡encia que hay entre el poerne
El libro de Maud Bodhin, Los modelos arqucti¡tico¡ en l¿ Doesi.t utt (romántico» (La balada deL aiejo marinero), caracterizado por la expre-
trabajo que abrió el camino a las nuevas rend.ncinsl, presenr"'rrno [,,.rte sión directa de la experiencia emocional, )..1 Poema uclásico,, que intro-
inclinación psicológica ¡ en susrancia, se orienra en la dirección de los .luce esta experiencia en el ámbito de una estructura social (como
a.rquetipos de Jung. Bodkin se muesrra, pese a todo, comedida y pru- ejerrrplo de esto último Bodkin propone, en ufia selección al metos dis-
c{ente respecto de los estudios de esta uescuela, apar.ecidos an lo, cvú61e, El ?oroíso pcrdido d,e Mtlrcr.).
"¡ro.
cincuenta. Su inte¡és se cenrra, sobre todo, en los modelos e¡¡rocionales Bodkin intenta mostrat las variaciones en la incerpretación de los
y poéticos.de las figuras y géneros literarios, además de en la raíz psico- mismos signos según la Fe religiosa de los diferentes Poetas (Virgilio,
lógica de las merifo¡as, que, ;r su jucio, posee una cierra esrabiiidad. L)ante, Milton). A la luz de la teoría dc Jung de la nproyección, como
Bodkin inren¡¡ poner de relieve esr¡ ei¡abilid¡d cornp.uarrdo, D.,, cxpresión de las diversas formas de pasión amorosa, nuestra estudiosa
ejemplo, las im'Jgenes de la rcmpesr.rd. de l¡ lun,r..le l¡ noclle, dcl ,i.¡i.-,, propone una tipo[ogía, algo arbitraria, de los personajes femeninos (Be1-
nocturno, del mar, clel cielo, del color rojo, de l.r muerre del p.ij.rro, que rrice y Francesca simbolizan los estadios celeste y terreno del amor; Dido,
cnconrramos en La balada lcl uiejo marinero, de Coleridge. con Irs irnj- lr pasión tempestuosa soFocada por el orden social, Gretchen, el amot
¡¡enes análogas que emplean orro' po.rr. tVerh¡eren, S*inburneJ y r.,rn- en su integridad). Mayor interés reviste su análisis de las figuras divinas,
bien rlgun.rs rexros religiosos. Asr ente¡rdid.r. la poesir rr,rnsmirc el or,r- rlemoníacas y heroicas. El l¡éroe es considerado una figura ¿IquetíPic.r,
ducro de la.vid¿ emocional suprapersonal: ¡ ri.¡ues de lo. perronlj.. qLre osciia entre dios y el diablo, y desde esta óptica interprera el prin-
licerarios o de la expresión linca de las experiencias de los auto¡es con- cipio heroico del Satanás de Milton.
templamos la vida individual some¡ida a un rirmo universal. Estudiando Parriendo de Ia interpretación del arc¡uetipo dcl diablo como una fuer-za
los símbolos literarios en relación con los arqueripos de y,refirién- personificada que amenaza los valores humanos más elevados, Bodkin ana-
Jung
-Bojkin
dose en particular al ar.quetipo del o¡ruevo r,".imie,,to,, anahza liza, por ejempo, al udernoníeco, Yago como «sombra» (en el sentido dc
la diferenci¡ enrre l.r form¡ temporal (un ejemplo de ellt es Ld balatla
Iung, es decir, como lado inconsciente del alma) de Otelo. La irnagen
del uiejo m,trincro, de Coleridge) y la espacial, sil.viéndose cle la conrra- clc dios en la mitología y en la literatura la estudia en sus diversas mani-
posición enne Infierno y Paraíso, Tártaro )¡ Cielo. Esra estudiosa sosriene Itstaciones: no sólo como símbolo tle la unidad, de los valores suPremos,
que las hses. recurrenres y los elementos esiables de la experiencia humana ilel orden etemo, del intelecto (esto es, en la lirea clel arquetipo de sí mismo
pueden simbolizarse por.las imágenes de las cosas celestes, de los montes,
cn Jung o del superego freudiano), sino también como hijo de clios que
de los j.rrdines y flores del Paraíso, o bien, al con¡rario, las gruras oscur:rs
suf're y resucita (lo divino en su aspecto temporal), y como déspota (cuando
y el abismo.
cl homl¡re clebe luchar contra el destino). Nuestra estudiosa ha llevado ,r
Bodkin se detiene, sobre todo, en los símbolos del paso de la muerre
c¡l¡o un auálisis comparado del arquetipo del nnuevo nacimiento, eo /.r.¡
r la vida (asociados a Ios ritos de iniciación y l lo..orr..rpnn.li.,,L." l,'akda dcL uiejo marinero, de Coleridge, y en algLrnos esctitores contem-
¡r¡¡ros). (lc lr superaciórr de la muerrc y de 1¡ ¡finid.rd e irrrerdeper,Jenci,r
l)orá¡eos como Larvrence y Eliot. Es interesante seíralar que la reutiliz.l-
ción de modelos mitológicos por partc dc cscritotes modernos, Bodkin lo
riÁ Esta colricnre
rlc Ia cr iticr Iircrari¡ ,lcrrv.r r.rn«, ,Jc l.r pricrrc.r csnccrfrc¡¡rcnrc cr)riende como un rechazo de la leproducción dramática de los conflictos
.,n,suc,r curn,, Jc cic¡r.r. c,,rrcr¡, i,,rrcs rrorico.lir. r.ur,r,. ,r ,,r viz lir¡rJ.r.l.,l, s,l,rr rc,,r;.r, cnrocionales, y a pesar cle ello también como una fbrrra de subrayar su
, rrrul, 'lri, .r' v
¡''i. ol,lgrc,r'. Algurr,,. re¡rrsc rrr.rlr. r .lr l,¡ rerr,lcrr, i,r rn i¡ olr1ric,,-¡ ir r¡.rl rli¡ramismo, el ri¡mo insistente (en Eliot), etc.
.rrr¡'1,.'rr.rrrrerrrrJol,^¡rrrr.i¡,i.rJcl.r..rrrrev.rcrrri,;,". l-rr M.t\,tor¡,¡,,.¡,,u0.,¡ ¡.0, ra7
tnt it llrtry:?rychologictl Snrcliu l'lmaginnri,t , trl4it{. rtr ¡,,t, et,¡¡ I,t Uvtit, l,)4,): En su obra En busca tlal uito, y también en orr:1s, Richatd Chase
I: Wfr.l r\rr',,r.f. ll,, l rnin4F.' 4tr,\, A \t,¿ly iy 1 ,,.¡tt, R, n,ttl .\vül1,lLn1. t,t\t interpreta el mito conro un fenómeno estético y attístico y lo asimila ¡
I'..1,,,,r,,,',ru,,,r. I tr s,r n.¡¡,,i. A¡1,n,a. t, ro \\i. /,,t,r,,,t .¡ Ar.,, t,.tn t-;.tt:t..", tvt| lu Iiteratura. Conrraponienclo el mito a la filoso[ía, a la teología y ,r l,r
(l')55). l)1,. 47-l-4)il: N. Fntr. lh, Anataml CritLnn, I957; dcl mismo, ;t-Lc rcligión, Cl.rme lo compara con la magia y, xl ,nis¡ro tiemPo, recort().c
ArL lrcry¡x s
f
ol l.itcranrrc, MJth anrl Liter¡tun, i9a;6, |p. S7-97; dcl mismo, .New f)irec,
ll,,ll L,l¡r r )1J., MytL:,ml M,,rtf, itt t nrraaLre, t9ij, pp. 8-l3l;vé.rse hintroduc-
,,,',,,1, I \ t-'¡ r Mwt',1u.1 1,.,,.1¡¡,..¡¡ t.t. L¡r CHrsr, (laar, 1949.
r0-r r rioRÍ^s MODDttNAS DLL Ntn O y CONCtil,()ONtis LltToLóGrC()
I,A F,SCTIF]I-A MTfOI-ÓGICO.IIITIIAI- Y I,A CIIÍ'fI(]A I,II liITAl(IA

cl cir¡ícrer mágico del arte verbal en su conjunto, incluida la literatura


c.o¡rtempolánea. El carácter mitológico y mígico de la licerarura qucda de los modelos etnológicos y los arqueripos que están cn lr b¡s.'
se mani_ ,lc los géneros y de Ias imá¡1enes lite¡ari:rs. A su juicio, p:rsar del ;rnílisrs
fl(sr.r, \egu¡r Clr¡sc. en ,u irrregridld pii.olági."..n I" r"oro¿u..ii,,,t.
rrrr.r rcrlid,rJ impregrradr de e¡irociorres, de rina Iuerz¡ rnJgicr.imil.rr,rl ,lel Hanlet d,c Shakcspcarc a la corrcspondicntc lcycnda de Saxc¡ (lrarn-
t/t/t/t.l y cortespofldienre a la activid.rd csreric.l; p¿r¿ los"s.tlvljes, »raticus y de ahí al mito no constituye un alejamiento de Shakespearc,
una sino un acercamiento a su comprensión más profunda. En general, esrl-
pied ra.extraíra, un animal raro, un curandero .o,r'poa".lo,...
ir)roro, Irlccer una cierta distancia entre el crítico lirerario y Shakespeare, al igual
.rl igual que Edipo lo es prr.a Sofocles o Freucl,
José'para Tlro,r,* M",,,, (lue entre el cuadro de un artista y quien lo contempla, ayuda, según
y Madame Sosoiris para Elior.
lilye, a distinguir con mayor clariclad la sustancia de cada ol¡ra de ar ce, l<r
Tanrbiérr Phili¡, Vlreelwrighr, en sus tr.rb.¡jos. L,r
fienu artliettrcv Ln que equivale a decir los mitos y los arquetipos. Los ídolos de Irrye son
,tptzflma(i(;a xnliatir,t dl u¡to 4". con.ider.¿,r lo. modelo. miroljáic.,-
lirazer y Jung: remitirse a ellos significa, para Frye, acercar la mitología
litr¡ales como fundamentos del arre verb.rl, pcro se ocLrpil ,.¡,.
a¿l a.t ), el rito a la psicología y utilizar los rres para comprendeI la literatula.
i\pecl,o sernintico. y del merodo miropoerico J.l p.n.rnric,,Lo,
un Sostiene que La runa ¿lora¿/.a de Frazer y la obla cle Jung sobre los sírn-
me¡o¡o err el.cuJl la c¡.pcricrci.r visu.rl y ertetiL¿ posee c¡ricrer ri¡rrbó-
bolos de la libido son, en cierto sentido, textos de clítica literaria, ¡ en
lico. Según §/lreclwrrglrr. el rniro primiiivo esr.i ,rLirr ir¡e.er:renre
lig.tclo rodo caso, textos fundametrtales para el estudioso de la literatura.
¡ Ir.lunción er.p.csiv.r y..rcr.r .lel lengu¡ie p.n,",ni"n,o fi-;,..,i;;;. Frye defiende la unidad al¡soluta entre mito y riro, por un lado, y cntre
).,.1.1
st m bólico qLre d i,ringrre ¡l
lro¡nbre dc lo. ¡ninr:rle.. Los ele¡ncír.,, <lc l.t miro y arquetipo por otro, y propone denominar mito a la narraciófl y
experiencia inte¡act(ran emotivamente para ser luego lormalizaclos
gra_ irrquetipo al significado, aunque ambos términos intlican, a su juicio, la
dualmente pot las tradiciones ¡r.il¡ales. El ."r¿.,.. ,lir¡¿t;.o-á"
i.. ,rri-, ,nisma cosa. La comunicación comienza al formarse la narración en ror rro
plirnitivos se asocia a su carácrer metafórico (\Xuh."l*.ight :r una condición de la conciencia definida poL un deseo. El mito, para
rer_
¡¡ino ndiáfora,, entendido ranto en senrido,i"rbOtl.o.án,o ",rrpie".i rrqu",,;i..r¡. lirye, es una fuerza central y formativa que comunica un significado arque-
f n^su
,Le\'J¡-Dl u descrip.ión dcl rniro ¡rimirivu. \Wlreelwrigf rr .igr.i. .i,:.., .,
ni, lung, L.t\\¡rer y Susanne Langer., per.o, en su i¡cen¡o de
típico al rito y a algunos momentos proféticos, epifánicos, a los cu¿les el
cstudioso canadiense les confiere un gran peso. Si el drar¡r deriva ciirec-
Inrroclucr,'u ,l crerr.r regrrlrrridld en el sicrnple di{'rr,u c,_,ncepro r¿mente del rito, la narración mítica y la lírica tienen conro modelos a
cle rniro,
,lrrtrrrgrre el rniro prirnrrio de sll\ otros dos
esr,rdro, sr¡ceriro,: el ,roln.rrr_ estos prolttico-epifánicos ¡ en última instancia, a los sueños. El riro riencle
tico,,^carlctcrizado, esencialmente, por ei
¡rujante desarollo .l"i .1"..n,o ¿ la narración pura y, con su sucesión precisa de acciones, constituye su
rnet¡lurico (correspondienre a h concepciin'tlel ,.,.,i,o pr.r.ni".l ¡aí2. En lo que se refiere al principio poérico, a las epifanías (rr:rnifésta-
óir-"..¡
y el um.rduro,, fruro de un¡ crrl¡rrra m:is compleja ciones divinas) que golpean tan fuertemente Ia imaginación, es, según
gue qui.." res¡ablecer
la inmediatez perdida de Ia relación rlritopoéric.r pri,niu"". Irrye, el mito el que les confiere l¿ narratividad que les falta. El mico ¡nás
Er,. ,.r*r.
esc¡d.io cor¡.esponde, scgrin Wheelwrighr, ;l miro que
.";;;.,,r,,, ., importante, que ha conservado su import¿ncia también en la literatula, es
l.squrloy cn I)rndlro.c¡¡ lx f.nf$t¡l ¿e \lrlk<,pclrcycn cl r¡ito heroico de la búsqLrecla (quest). Frye par ce cle la observación de
cl Cttcr,¡i,.t,lL.
I rr,rs\u. |.¡\ precrstones inrrodu.id¡s \rVlreelwrrghr son ririlcs, que los ritmos poéticos (o, en senrido amplio, artísticos) está[ estlecha-
¡,or ¡,c¡.o
irr'r¡ficienre., porq.e lcrr)).lnecc in:rlrer..r,l.¡ Il con.efciórr rnente ligados al ciclo natural mediante la sincronización del orglnisnro
J.i i,r.ii,,"
Ilrenlu dc lo" mitos elt l.r liter,rrut.r. con los ciclos de la naruralez,r, por ejemplo, con el cicio solar. Taml¡ién el
rni, impolrrnres y c¿r.rcrerisricos,orr. rirr clr¡<J,r, los rrrl,rjo, nrito nace, en cierta medicla, de esta sincronización. Frye obscrva cómo,
, Y,':l,o
,l( Northorp !rye, en plrricul.rr st Andtallúa de /o crltic¡tt4e. ¡ las cuatro Fases de Ia naturaleza, les collesponden determinados mitos
Esre lil¡ro
llo L-s.solo ci csct,rto progrinr¡¡ico de la escuela m itológico_r.i )¡ arquetiPos de personajes y génetos literarios:
tual, sino
f.rrll)r(l ruro,le los 1n¡to. m¡s inrere(¡ntc\ qrre lr.r logr:ado esr.¡ cscucll
,. ,l.irr¡l¡ico dc l,r ¡eorír dc I.r poeric.r. Frle a"oci.r lir;;;,,;,;.;, ;1,,,, 1. El alba, la primavera, el nacimiento. Mitos deI nacirnie¡rto clel
,lrv,llir¡16 l¿.¡¡j¡1er.r cn el segunrlo en vezde lo contrario, hé¡oe, del despertar y de la ¡esurrección, de la cre¿ción y del tliur.rfir
conlo sL¡cedíx
.rr ('lr.rsc. Pide l.r el¡bor.rcijn cle una anrropología lirera¡i¿ y sobre las tinieblas, el invierno y la muerrc. Personajes complefient¡-
u¡ra bús_
rios: el padre y la madre. Arquetipo de la poesía clitirámbica y rapsri
dica, y Ia norela de cal¡a1lerías.
"r\\/¡ r,rvr{r(iI r, l.t¡u¡Lt¡ih, lr)54,.Se¡,turric A¡¡rolch,, 1955. 2. El auge, el verano, el matrimonio, cl t¡iuqfo. Miros de la rpotco.rt,
" ltr\t,, /lhn totlty, 1t)57. de la hierogamia, el viajc al paraíso. Los personajes son cl corr¡rirL r.
1O/I I'Ii-ORÍAS MOI]¡-RNAS DI]i, MITO Y CONCI.]ICIONI],S i\f ITOLO(]ICO,,, I,A F,S(]UEIA MITOLÓGICO RITUAL Y I,A C]iITICA I.II'IiI].ARIA

cle.viaje y la novia. Arquetipo de la comedia, de la literatura pastoril, t( llrina); la metáfola del rey como Pastor del Pueblo está Prescntc lirnr
del idilio y la aventura. l,r,1r¡ en la literatura egipcia; la paloma se asocia tanto a Venus conto rrl
3. El ocaso, el otoiro, la muerre. Miros de la caída, clel dios <1uc lr:qrír'itu Santo; la ideniificación entre el cuerpo humano y el mu¡,1,,
muere. de la muerte violenra y de la inmolació¡r, de [a soledad áel co.d.,.. a la Arcadia, a los verdes bosques de Robin Hood, etc.
héroe. Los personajes son el rraidor y la sirena. Arquetipo de la cra- ", '1i"t,.1
l-a imaginación demonÍaca, según Frye, se contrapone totalmente a la
gedia y de la elegía. ,rlx)calípti;: en ella, el cielo resulta siempre ninaccesible,; en vez del si¡r-
4. Las tinieblas, el invierno, la desolación. Mito del triunfo de las l,,,lisrno eucarístico encontramos la imagen de la anrropofagia, y en vez
ft¡erzas oscuras, del diluvio y el retorno del caos, de la ¡uina clel héroe ,le la unidad de alma y cuerpo en el matrimonio, el incesro, el herma-
y de los dioses. Los pelsonajes son el gigante y el adivino. Arqueripo lr,,clitismo y la homosexualidád; el mundo animal se representa mediante
de la sátira. .ror¡struos y fieras (dragones, tigres, lobos); el vegetal, Por temibles bos-
,t,,.s; el mineral, medianre t'uinas y desiertosi e[ agua se asocia a la sangrc o
. Frye considera a l¡ comedi¡ el mito de la primaveta; a la novela de .'l ,,r", el filego. a Ias pen.t' in[ern¿lesl .l amor. .r ll p.rsiÁrr
c¡L¿llerírs el rnitu del ver¡no:.r h rr.rgedir el rrrir., del orono; \.il l.¡ ironí.r "-en.rr"dori
( xrir¡l destructiva; an ua, i. lo ,aa," rtr, apat'ece el l.rlrcrin¡ol en vez de la
(l¡ sitir¡l el nliro del invierno. L¡ t¡re¿ Jel arre es l.r solu.ión
.le e.¡,1, ¡nLi- ,,rlistad, del orden y de la armonía universal, encontramos el conflicto
nomias, de estas antítesis, Ia rcalización de un mundo en el cual las aspi- ( rrtrc titano y víctima, y toda una serie de elementos del caos. Frye sos-
¡aciones interiores coincidan con las circunsrancias exteriores. El miro ricne, además, que la figuración apocalíptica y la demoníaca corres-
cen¡¡¡l (el miro de I.r bisc¡ucd¡,_expresá, Jesde e.re prrnro de vi,ta, l,r ,r,pi (esta última,
¡,,rnden, en cierta medidi, a las visiones cómicas y trágicas
r¡ción ¡ un.r.ocieJ¿d lrum¡n¡ finalmenre librc. Iil p.rpel .lel esrudi.rro,lc ,,1,1(, cn D.1rre irónic¡) del ertisr¡.
la literatura es, por ranro, el cle sisrematizar e iri.ipr.t", las visiones tn e"re ripo de organizlciórr del miro y de lo: sirnbolo'.rrqrteliPi(os.
del.artista. Segíur Frye, existen en la Iite¡arura tres tipos de organizaciones 1,,. rrlincioios.rr,ucr-ur"l.. de l¿ literarurl se hall¡n como.lisl¡dos, en
de los miros y símbolos .rrqueripicos. El pr.imer tipt es el dei'mito en sr, , ,,.j,ipo i" mito. ta iden¡ilic¿<ión es puramentc me¡¿fÚrica Exisren. titr
lorml purr. ¡el¿rivo .r los dio.es y.r los demoirios, corsrruido Lr.rjo ,,,,lr.,rgo, o,r"s dos form¿s cle imaginación (que no \on metJlóric,r'' sin()
la lorma de tlos mundos cont."pueitos y de dos aspectos de la metafori- ,rnrlógicas): en vez de la identificacion met¡fóric.1 existerl las comPara-
zación asociaclos a la oposición entre lo que se desei y lo que no se.lesca. , i,,nei, analogías, asociaciores, y también las ustts¡ituciones' de va¡ias
Inrcnrand,¡ trriliz¡r el siml¡olismr¡ de la Bibli¡ y .le'lr rnirologrr cl.i,ic,r ,l¡ses. De este modo se crea, no una metáfora estricta, sino una cielt.r
como unJ -g_rrmáric.r dc Io. arqueripos lirer¡rio,", Fryc prolu,rdiz" cn lr, equivalente. Así, por eiemPlo, en lugar del mito del desierto,
":rrmósfera»
iders de Bodl<i» y conrrpone I..r figuración n"po."Íípti.o, y la udcmo_ (lr¡e florece gt?cias al dios dá la fertilidad, encontramos la historia del
¡rr¡c¡, (m¡nciene qu< el Apuali¡tri: e. rrn ¿uren¡ico comp.ndio de ll lidroe qu" rnata al dragón y salva a la hija del viejo rey (en el mito no se
BiLlin enren). En la lengu.r :iml¡ólic¿ dcl Apo,,tli¡:i.r. el murido a¡ri¡rr.,l l.r diferencias entie el dragón y el vieio re1'; si el héroe no es el
representa en primer lugar una oveja, un cordero, y de ahí deriva la ".r"lrl.cen
t,cr[o, sino el hijo del le¡ y la mujer salvad¡ es su madre, el mi¡o se cor¡-
imagen de C¡isro como ucordero,, del reb¡ño y dÉl pastor. Ahí dio vcrtirá en un tema de tipo edípico).
co¡¡rienzo el largo camino hasra los personaje..i"l idilio pastoril. Esre En los tipos analógicos de expresión de la imaginación, el mito se
¿specto se representa esencialmenre ¡¡edi¡nte j.rrJines y parque, vines, .,.lapta a la naturaleza. El tipo romántico se halla cerca de la visión apo-
cl árbol de la vida y rosas; el aspecto miner¡l sc m¡niilesr.r, en cnmbio, .,, , ¡lío¡ic¿. v sus icleales se ¿socian a la infancia, a la inocencia. Encon-
Ioura de. templo,.ciudad, y picdra. En cl siml¡olismo .r¡rocaliprico, el fuego ,r.,,,,o, valicnte' herocs y hetoina. bellirima, .tnim¡le' dot¡tisticot
ricne la flnción de asoci:u el mund<¡ [¡ur¡lno.o,, .l d,uinu; el r!:r¡.r.rDa- "qi,i
fieles, jaráines floridos, estanques y fuentes. El tipo realista presenta, no
rcce como agua de vida, como el río del Edin, <rc. L-L iJe¿ de Crisi,, L.pre- l.r *an.rlogia de la inocencia., sino la uanalogía de la experiencia y de le
scrrra a Dios, el hombre, cl cordero sacrifici¡l, el írbol de ].r vid¡, .l t.n,i,lo. ¡.¡26¡1, y"puede subdividirse en dos modos esttucturales, caracterizaclos
l.r sinrbología eucarísrica, que presenre ef pen y rl vino conro 1., c"rn" y l" rt:spectivimente por une imicación ualta, o bien nbaja'. En el umodo'
sltrglc cle Cristo, genera y sosriene compli¡as ieries r¡er.rlóric¡s, relclii:rs ,'lrá. por ejemplo, el mundo enimal está rePresentado por un león o un
.tr ¡nrricular l lr concepción de un solo cuerpo eclesial o estatal, de u¡r ,iguita, por un caballo o un halcón, mientras que en el bajo (tendente,r
( u( rl)o (lr¡c cs templo o ciud:rcl, de ur¡na sola
ca¡ne, en el caso cle los córr_ I" poroái") encontramos, en cambio, un mono. [,n el primer umodo' l.s
yr¡ll1s, y oros rérrninos semejantes. En la sirtrbología no crisri¡na, :r la j",dine.." harán, en la medida de lo posible, arquitectura; en el segu¡r(lo,
.r,, j:r lc ¡rrrerlc corrcsponder el caballo (lnclia), o u-na flor cor¡o el lor<, sc convertirán en huettos.
I(XI I IiI)IIÍAS MODI]RNA.S DI]L ]\{rIO Y CONCEPCIONES M]'lOI,ÓCI(-'o
Ii\ llscu[].A N4t-iol.ÓGICO-RITUAL Y L{ CrtillCA r.1 l r'.1{At{tA

. I'r¡ e d,,srl.a lo esrables que so¡l estJs cinco estruclura5 que ¿cJb¡rnos
,1. ,lcs.ribir, l¡scr¡.rler. uriliz.,n,f., urr.r.rnrlogia,;";i,;1,;,,'.;;;;;;p" v tlescriptiva (el síml¡olo cor¡o motivo, esto es, como parre de la cst¡ r¡. -
r',r\¡r,r .(laves". en Irs qrre se escriben Irr.or,.irpondi"nr.Jnúr". rrrra verbal, y el símbolo como signo en las relaciooes con e[ munclo obje-
i¡,","r,.,r, tivo; Frye asocia el principio estético sólo con la primera de esras clos
Lr l.lrrirc¡on comprende r¿mbicn el p.rso !¡ ¡¡¡,
e\tructurJ ¡nalóeicl .L ,rlrernativas) y por la fase foLmal (el símbolo col¡o imagen que posee
,)rr.r {tá( esr rcrur¿s tle l.r ide¡¡lidad me¡¡lórit.¡
son, por Je0nición,irrv.r_
riables). De acuerdo con la naturalez.r,.l *iro ¡,otencialmente una inagotable tic¡ueza de significaclos y que no es ranro
lren¡os (l.r ciud.rJ, el i¿rdin). no como objetivás finrl..,
pr.,ár..l' Iá.
a.- áir*r". rrn reflejo de la realidad como algo uaplicable, a ellos, como, por ejemplo,
,i,ro.o"ñ ,,,, l,rs símbolos matemáticos). En la fase mítica, la más importance, el sínr-
I)r'occ\o clc tormaL túr). de treación (consrrrrir n¡ ciud¿J, pl¿nrar
un jardrnt. 5iguiendo l.r do,¡r.in¡ rirualisr¡ mir..,.á.*o pru.'-l,r;.r. lrolo es un arquetipo comunicable. Debido a su cxrácrer colnunicarivo,
<1ue la fo,na fundame¡tal de este proceso l.r o[¡ra literaria der iva cle obras precedenres (es «imitativa, por principio)
.. h"i;;;.i ;;;i;i.r," v riene un catáctet «convencional, inevitable, que el género realista sólo
cíclico, en la sucesión de desarrollá y cle.live, ¡;,ü;;
,=;;:;;';;;" y
rnuerre. El paso del nacimiento a 1., ,n r.rce ." co.no[r"'.oíJ
.".rr.ia. Irrdo enmascarar (junto con el fundamento mitológico-ritual). El rnito,
inverso, de la muerte al nacimienro (principio ¿.
.l. ri.r-iIJi-¡i.i.f" l)or lo tanto, es una unión de rito y sueíro en forma <{e comuniceción
vital.del indi*iduo asimila o¡ros .i.loi d" l" .,n,,,r"1;.;, vcrl¡al, La unificación de los diversos símbolos en una umónad¡» uni-
Ilas, la luz y las tiniel¡las, los animales, l^ pl.,^,;r,
;;i:;i,'l;';,r. vcrsal (los símbolos arquetípicos se convierten en lrormas de la propia
.l ;;:;;..;;;;ri.,,r"
<1ue esre movimiento cíclico esrá e.rrech¡¡¡en¡e rreturaleza) constituye, en cambio, la fase analóg;ica. Como hemos visto,
.,.o.'i",lo
'Jialécrico- que v.r destlc esre or..len ¿l rnr¡rdo id.;l "l -oíi,,li.n,o
;;,",,
irryc hace derivar de la teoría de los mitos rar¡bién la reoria de los orí-
rniento hacia el mundo demoníaco se produce ,"i,";;;rl;,;:;;;i gr:ttes y géneros de la poesíar50.
i".,,rn!,r_ ,"r"r. .f
de¡.ronismo,forma parre cle lo cíclico)': los La comprensión y valoración de la poética mitológico-rirual de Fryc
-"ri;;i;;;;: :;;;fi;[",, 1,
-expericrrcial. re complerrn con movirnienlo\.,1,".i., ,lependen en buena medida de la comprensión y valoración de sus fuenres,
lo
b¡to-. Ll nro\ inri(nro -h¡cia lo alro, prrcdcl en cie¡.r.¡ medid¡,
, "1", i., tn
"l,o- ¿soci.use , s dccir', de la literatura mitologizante del siglo xx (FLye opina quc
Joyce
a la tragedia; el movimienro «hacia lo'b.rjo,, v Kafka tetornaron efeccivamente al mito), de las teorías rirualisras, fun-
i".;;.;;. l^;;;;d...
cr algunas ideas de \X/illiam Blake, Frye "
.",l,i.n. qu. hrf u."trr.i,"r¿" , io¡ralistas ). siml¡olisras del mito y de los principios estético-literarios dc
rrnidad sustanci¿l entre el a*o c¡eeriro tlel -,i,,"'y f. l.r unucva crírica» anglonorteamericana, incluida la nueva inrerpreración c1e
rica del estudioso de la literatu¡a.
i'.r.,.J.iá,,' .ri- l¡ Poética de Aris¡óteles; es por ello necesario ronrar en conside¡ación el
L¿.cliric¡ arguerrpica, dilecramente coincidente con la teoría rc¡rlantemiento de estas teotías llevado a cabo por Frye. Estí convencitlo
clel
r*o consrÍruye pJr.r lrye s<ilo uno de ror nireres der :rnirisis
rirer.rio: ros ,lc que el rasgo cíclico es la propiedad principaly absolura del pensamienro
olroj son,tJ,-(rilrc.r Iristoric¡- lteorí¿ dc lo. ¡rrodosJ. l¡,.riric¡ rrritológico (esre idea es, como ya sallemos, consecuenci;r de un¡ cierra
e¡ic,r..del
scntrdo d(,tas rm.igenes (reo¡.i.r de los sírrbolos) y «crítica ,r,nfirsión de rérminos: el calácter uparadignárico, cle los tiernpos míticos
la retórica»
{1co]larde,los gerrero.). Lr."cri¡icá rrquelipice_ ,=1r,.."n,r.
corr to11o, ¡rrirr-rordieles se entiende como un res[ltxdo del ete¡no retorno clc Ios
,,t ¡rvel "Ll.rve-. L¡¡ el ¡n¡li"ir hisrórico, rritos a los riros), y al mismo tiempo pone cn primer plano, no los miros
el nrodo nrítico se inrerDrera
'
.', 'r ro cl esr.rd iu q uc pr ecedr al rnodo
r
rorniln r ico ,.,a,,,".-¡.*ri, ,4.*f ., ,1,: la creación, sino los estacionales, considerilndo lo quc tienen de cíclico
rllcdrevtl), tuego v¡er¡cn el lnodo imir¡rivo ¿lto (lirer¿tur¡
del llel]¡ti_
rrri<rrro. rragedia, ipic.l, el modo inrirarivo bajo ,,.,""J".
r(rs 5rBro\ xvir.XIX) y, por frn. el modo
,_¡¡.-" ¿. rt{)L¡s afirmacioncs dc Fryc, cn t,Lrrna medidr, tieocn, como qucih dicho, c.rr:ictcr
irtjnico (pujlnre. sobre rodo, rrr
(r srtto xX). t-rye sosriene que Il ironía l,roglamírico y no sorprcnric ¡or cllo qtre esnrviesc muy ccrca dc sus pl:rnrcrmicnros
derivacla dei real.ismo, en último l,,lrr Vickery, aucor dc una lotologia dc l¡ cLiticl lireraria dc tendcncie rni«rlogizanrc.
.r¡r.rtt\r\, conduce de nuevo ¡l miro (un¡
rlu.iúlr ¡l car¡cter miroDoetico lrrr sLr csfirclzo poL localizal lo qrc unc e los rlisrinros críricos dc csre rcnclcncil, Vickcry
,1, 1.,lrrclrru¡.r del .iglo r-rr, porque cl rniro ,,.,óü;.';i i,;:;,'r;í"",;.n ,,,l,rrrya qtrc cl miro no es tan sólo r¡n m¡terial quc usa h lircmtLrn, ni renrpoco unu
lr,:rr l,r .Lrlmi¡r¡ciórr del ciclo de
lo. cinco rnoclo,r l.r.;"i;;i.;, h;;;;,.., lrcnrc dc ins¡ir:rción para cl .urisrat l.r porenci:rlidrcl miopoitica esrá encclr.rcla en cl
r necesidarlcs hum.rn:rs rruy prccisasr rcicm:is, cl mi¡r
",lcl rrrim rl rnito, consisre en un cambio ,","^i.'a" i" ?"r"#""i".'r", ¡,ro¡rio :rcto rlc pcnsaL y lesponde
¡itrrrc los lircrarios cuanto del contexto histórico.
I'rol¡orcio¡arepresentacioncsymodelosranto.¡lcscli«rrcooro¡lcrítico.EsrcLil¡inlrLr
, rrr¡lcr, cn parcicLrlar, par¡ mostr¡r ¡spccros susrrncirlcs clc l,r otrr;r lireralir. Vickrry
lrn cl ir:¡crio¡ de la teo¡í¿r de los srnrbolos, Frye rrrsiste cn cl hccho clc quc, sirvióndt¡sc clc los rér'r¡inos .rni«¡, y *rirc, cn cl rn:ilisis lirc-
rclenrifica cuatro
"l.rs(s», (srr) cs-, cuarro co¡texcos diferenrer.n lor.¡uá p".ál i"..rli"* r" r r i,), h crírica rnirológico-r'inral amplía cl concep«r de rriro dc ln moclo pcrlicrrrrncrrrc
,rl,¡.r lirr,rrr¡'i:r' l,r fisc propiamenre miric¡ irlo, porrlue los clcmcn¡os míricos
l, r1ír encucnrran rlnto cn l:r supcrfic conr,r . rr .1,,
est.¡ p...üá.ip". i*'t*., ii"^f se
1,r,,lrrndo, cle la lirer:rnrr;r.
I 08 I'I](IRÍAS MODLRN,{§ I)LL MITO Y CONCI]PCIONI]S MITOLÓGICO,,, CITTf ICA LTIE]IAIIIA 10I)
I A ESCUELA MITOLÓGICO'IIITUAL Y LA

como slr lasgo fundamenral. Frye insis¡e en el ca¡.ácter cíclico h


los -derivado tlc .irn¡liclad, que vJn de l¿ tl'aducción o le pcriFrasis' pasando por ¡'rll'
dc I¡ na¡uralez¡ de ir epica cl:isic.r. Ar;q,;.;" .;;r.;,.,:;;i,,r,.- que prerett'1c
'irrn,¡s ,1,;.,; i;;r¿di", hrt,^ ll"E",
"
l¿ escricur¡ 'exPerim;nt¡1"'
|,,,..o., .on la contencio"nalidad. pero se limiL¡ a enm¿sc¡r¿rla lhlil
terrcia en I¿ reciprocidad dc los ciclos d. ll n.,rrrjer,,
y a"t t o,n-t,,.., .ln
( ¡¡rbirgo, Fryc exagcr.r, por,
influenci¡ de I¡s concepciárres an.rlrrico_psi.
\otosrc¿s. l.r imporrancia del ciclo r ir¡l del h.rrbre tiiros
.'"-tlin.rt esla afirtniciún, Fly. tom.r corno eiemplo l: elegía deque
Téó-
la
d. pr.. y otros), :lr:;.';;";, ,"" liteiaria del mito de Adónis' mientras
y por esre morivo considera central el ,,mito dc l.r búsquedr.l
El t ..h,).n "a"r*.i¿"
.i.-r"lii".ái. J.l l,anriarquerípico' §lalt \Whitman del¡e ser conside-
si de qtre acuda a los ¡nodelos mirol<igico-riru.rles
encont¡ar las raíces de la creación piéricr en
p".J. i,"li.* qr. *pi,. ;,,d";j;";ñ;;..""uen.iorirl .i l" fot-", si no en el contenido Todo
t".rf.o li.iá.i-l.utiural, ;",; tI;.; ou. deb. llevalno' nueuamente a unJ génesis mirológico'
fue.r, del .rrbi ro propiamen re poéiico. Sin .-lrr.g.,
lrIu¡i,sLas que lguleron a Frazer llarre Har¡i.on.
;¡iá;;;.i"',i. to. rruJi, pero l¡ relerencia ¿ t¡ convencionalidad y r h rr'rdición obligl t
l'rye a reconocer la prioridrd de l¿c [brm¡: con\encronJle\ y
Gilberr Mtrrr.rt, enrrc lrJdrcro-
orros), F¡y¡ y qrrierres le a¡royan ve¡r err el nri(o y en el riro
c,r¡gen cu¿r)ro l¡ susr¿nci.r rnrim¡ de fa
,,o í,ni".l ;,:i; iir;", oue son mirolósicas en origen y rambién' lo cu'tl es mi'l'r
¡ro<.ir, l,r rnirm¡ l¡¡se de l¡ f¡r¡_
rrsie poéricr. Frye rfirma que el drama ie relaciona con ;;;;:,,;;;;. ;"' i" susrancia) il,r. l"' c'á<r"'i"ticas indiviJu¿les dc
.i;lr;;; .-_ ¡,.i""riiára poérica y el condicion¡ m ientl¡so hi\rorico
y
"o'i+ . -,.
nologr c:r,
.<ltro,lógic,r,m
e n rc, y que <l rito en si mismo
no es IJ fuente, slno En este contexto convtene recordar ideas del poete .l. 5 l-ltot'
er con¡etrdo de l.l obrJ .lr¡mjric¿; por ello. l.r
correspoudenci,r enrle los ,ruien fue uno de los [undadoret de l¡ "nueta criric:r-- y ullllTo xbun-
',rirem¡s" lr¡¿erianor y l.r ernogrr[í,r crr... ,]e ,.nrijo. fr,ni¡¿,
mologia es ur)t.rilrn,r de Lr mitologia y !onsti¡uye.) ,..e..
|., .., , i"rilr-t.-i, it*t.ia. mirológica' y lircr'rrirs en tu' obr¡" tlioc criricó
D.rnre y en Mil¡on. el principio erriu,-rurrl ,J. 1., poe",".'Co;;
po, e¡.-plo.,, ,';;';;;;r; .iti;*, rfismo y lí, "pio'i'.,cion" hiscórico cultu¡rle' ¡unlr t
vlsto antefro[mente, esta trueva concepci<in crrrica puede
ii;,".. li;.r";;, co,tsid!."ndo .á .".Üio, a la obra artística verbal como r'
en Ia ¡eori¡ de Jung.obre lo. .rqu.,ipo.. ¡.n .L.io.
e[conLrar ¿poyo ,,bi.,o ."ran,. de todo c¿rácter pertonol 'que rransmire experienci
F¡y;;;ll).i",5.r.. ;rrprrindividu,rlcs medi.rntc imigenes' simbolos y melátorirs Lllot y,otros
los ¿rquetrp_os. pero sin lsocr.rrse demasiado es¡rechameÁte
.l.fa.r.ora, de la unueva crítica» conjugaron un profundo destnteres
co¡r el sister.,a pot-
teórico de lung, y,-afirm.rrdo intluso.lue lr l,¡fó,e;ia
(oreclvo t)o e\ oblrgaton.r. L)e esre rnodo. Frye.:run J.l-r..".,i",. frir,¿rico-social y lo. ,a'[os individtr¡les del poeta con el

uriliz.¡r¡do los "i""",.lri"


retorno a las tradiciones, incluidas, en rlgunos casos' ls credtctones pre-
modelor esrructur¡lcr mirológico-riru¡le. el¡bor.ido. por
l,ursLre..rsl'1. Lo. c¡r¡cterc' lundamenr¡les de ll obrl literaria
Frrzer I Jurrg. y los rasgos
\cprrJ e\ros moJelo. de Ir hi¡róresis qu< sirü.r
el oriicn dc r,, .'í,irr.,,o
m,rrerJt luera del,pro¡rio pcns.rmienro miropoético. Si :i;i:t.;;., .. ,.l".io,,rn Lon l¡.s tradiciones mediante el análisis de l¡
rcJmrenro üet problem.r que rellei.r las corl(qpa¡..a,
rrarl de rrrr pf,rn i.n*, -.,.f¿ri., y del simboli'mo' eon el fin de ¡cl¡r¡r l'-rs principro'
esrerico_lite¡..rri.r. de uoé"ricos comunes áel pcsado y Jel presenre E'n
Frye el <oncepro de tr;r
rrye, (n p,rrue rrllurdr\ por l.¡ _nuev¿ críric.r..
Flve co¡r.ider.r l.r lireiaru¡.¡ como un lengurjc especirliz.rdo
,li.ión esrá m.,v influido por esa unueva crítica», y por eso remlte cons-
clt la maremárica), como u¡a i"forn,".i?,,'in,iir.,,,r.,r,1,,L,,..;n
t¡ inr.¡B<¡r t¡ntemente iiro, "l lico, ll erqueripo, los cuales' a su vez' reaParece¡l
"[
ciente», que.,no esun reflejo de la lealidad.*,.r;o,, - los motivos, las meráforas y los símbolos'
cn
f",o fu. pr..l.""ofi p*. lnri,, a la crícica liteiaria, no a reconstruir l¿ función histórica
!ilrse J eJl.l {l.r verd¡d ro e5 sino l¡ corrc,po¡rJer¡ci¡'.,,rr.'"1
y.l,ñnonrerro aludido e¡r el rigrrificadrt. fry" i","rp,",,
,igro u.,l¡r"1 ¿" toJ-on.,t an,os ltrerarios, sino a recrear una función vital en un
L
",i."".i"',ri.r-ie
l.l¡llc.¡erm¡rrer¿ qrre l.r poesia resulr.¡ icl u¡¡¡ irr¡ii¡cirin sccr¡nd¡r.i¡ ;;; .;;;.;;;,;1r.. l, brr. d. l^ formas culturales contemporáneas Al
, ¡ rcruoiro. L:
,"ir-" ,i.,"r,., 1",,["r. [or-"1' del contexto literario deja sobreentencler
rrnro. es una imitación hiporética de una .,,,r"il"r.-É1"r, "polisem¡nricidad" de l'r p''lLbre poérica y del siml''olo
'1)oesr.]: for.
( \L ntl¡ri ht\róric¡ y discrrrsiv.r que, por .i mism.r. es yl imir.rttl,r. L.r,
( \lr¡crrr¡\ r erL.¡¡les .on
i¡nir.¡ciones ve.b¡le, del pensriiento, rnienr,.ts
;i;;t ,t, pifdr" ,neul., d. l¡ es¡etic't dtl¡ "nu"un ' rírica-' desde Tvor
,lr( I pcns.rnienro ripieo rerrne rrnbigüe<i;,1. i.,;A;;.,
( Á;;', r;;; 'RiÁ.
-'-ft-i" r.1, i"'r ¡ Willi"- Empson e inclt rso a, B ¡rthesr'7'
;;;;ii;;.,.
t,,rtr, (\tñ, .<gún lrye. esr.L muy cerc¿ def n¡iro. qrre,iene 3rf.r" literaria, Frye prrre de'lr completa subordinación del
oor.ll,, principio individual al comunitario. en el que 'e expres¿ lo qtre
lr lrterx
,, ,l:11,,,1.,-:: r. L¡nr imir¿ción secund.¡ri¿, má\.rfín J lr _fi1.,.o|i,,. q,,.
,l li
l,l "l),\l()ttitr.
'Iirclu o[¡ra Iire¡aria
uimita» el conjunro de las obras iiterari¿rs a¡rte_ ''r lt¡,o.1 sicrr,,l.l Irr'^l¡si'i'n¡''r'Ll"'r'¡''r"'l'J'lrL'n'¡rtJ''lclrslir'r'rc'
r i,, rcs. ,I r¡r.rrJ,, que rodr
lirerarur..r es, por pr.incipio, i-ito,i,r" .,r,;lri<.,si.1.,.iku,,crr.rrricos,rm/riL.rnosL"rrr"AJI'rrT'r'
''"';li¿;" J'C lt'rtts'rrt y''ttt''
ri r |lr ri,. (i)llVCnrlo¡t.tl; exis¡en, sin embargo, V,.r.,..,. ÑJ;.iich", l.r er¡r¡r
oüct.r;nttrpreiaci(in de los r¿rminos aristorúlic¡¡s
diversos grados de conven- ,, ,i,., .r J.t.rmirr.,,l ,' rcn' 1, ncr'rs Jt Ir ' nrrev¡ crírr' 'r '
I I0 I II )I{ÍAS MOD[.]RNAS DIJI, MITO Y CONCI]ICION[,S ]\,f ITOLÓ(]ICO, , Itr\ [,SCUt.]IA MI]'OLÓCICO,RÍI'UAL Y LA CIIÍIICA I-I'|IiI{AI{IA

Iurir tienc de específico. El nircleo del principio cumurir¡rio de l¡ poesía Fieldirg ('lo»
c¡r el teatro de Eurípides y de Menandro, en las novelas de
cs ¡rropiamente el mito; el mito no es.rlgo exretno a l.t lirerrrur.r;
cs rrr;is:
roni;nnr sus nrismos princrpios (l¿ unidld de la Iiteratura es el símbolo), lone) y áe Dicl<ex (Oliter Twil; que el arquetipo muette-resurrección
rcrorno, de un personaje femenino del tipo de Perséfone, puede r;rstre-
unte¡rdo a la poesi¡.con los demas aspectos de la imaginación. De esta
¡rse en las obras de Shakepeare, Poe y Hawthorne; opina que pueden
turrn¿. l¡ Lontr¡po.i, ion entrc ginesis y rusrlnci.r r.<srrlr.r c.rrent< de
sig_ rrstrearse igualmente, aunque con cier¡a dificultad, símbolos atquetí-
rrific¡do. El riro e'. por ran¡o, l¿ rrnidad de h r.rrración, mienrras er¡e el
picos en la literatura declaradamente tealista: pensemos, por ejemplo, err
arquetipo (entendido como un símbolo ne¡trr¡l Jor.rdo de signilic.rdo
cl presagio contenido en la mue¡¡e del ferroviario que precede a la dc
uhumanor) es la unidad de la comunicación poética. El n,¡,. ,'i.r..rl
t" l¡ heroína- en,4z¿¿ Karenixa, o en los tí¡ulos simbólicos de novel¿s como
lireratura Ia función dc
"desigt"y po. r, ...n.i" ,.l,.,"fórica clesarrolla urr Resurrección de'fols¡oi o Germinal de Znla.
p.rpel
'imilar ll.de Ir geomerria en l.r pinrura. El mer.rlolismo. scgtrrr
l-rye.,se x\ocra rl.aspet_ro con5trucrivo d<l miro. micn¡r¡, que
Sintetizando ahora nuestras consideraciones sobre la teoría de Frye y
l.L.rigni- sobre la escuela mitológico-ritual, podemos señalar varios aspectos discu-
crdrd¡ esrá vin.ulad¿ al rspecro descriptivo. El análisis de la literaruri
en tibles o inaceptables en ellas: la infiavaloració¡r de la literarura realista,
lo\ terDrno\ de mito. riro y.rrgrretipo pJrecc, por ello. por.omplero legr_
cl antihisto¡icismo solapado, el escaso interés por la personalidacl indi-
rtnto.,Frye w en el mico y err l:r irnrgen rcali.r¡ los d,.,s polos opuesro.,
vidual del auto¡, 1a ucilización arbirraria de 1a terminología alistotélic¡,
d( lil lrrer.rturJ. Con rodu. rrrienrr:rs que cl rniro <xprcs.r l.¡ eserrii,r dc l.r
el análisis, no siempre adecuado, de diversos conceptos teó rico-liter a rios,
liter'¿rurc. la imagen lc¡lisc¡ l¡ enm¡sc¡rJ con un,r velosimilirr¡d <¡,rerrol
del¡id¡ ¡ l.r influenci¡ del rspccro descriptivo.le Ia -sinrbologi,r_ lirerulirr.
l¡ unilate¡alidad en la reducción constante de la Iireratura al rnito y al
r ito. El ritualismo y la psiccilogía analítica que están en la base de las teo-
tgun l'rye. en tJ tl(er,lura lealrst.r (qu< pet.l(ncc(.rl modo im¡rrrivo rías de Frye sofl, en sí mismos, escasamente uaceptables, y la intetprera-
"bajo-t. los arqueripos mirico, se d"lár-i,,. L,"ro ,,o.1.."p",..",, u.l ción ume¡afórica, que Frye hace de ellos no proporciona, ciertamente,
¡¡¡ili.i' Iirer¡rio pucd< y debe descuL¡r.irlo,.
un fundamerto indiscurible al análisis de la obra litcraria en términos
Al examinar la evolución histórica cle la Iitera¡ura (particnclo cle una
(on(tJnre infrav¿lor¡c¡olrJe l.r poetica Itistóri.¡). Fye.ub,.ry,r tle mito, rito y arqueripo. En principio, tiene razón Robert \Teimannr5:l
el lrccllo d. el reprocharle a Frye un reduccionismo antihistórico (por remitir todos
gue en elia crmbia sólo el .onrexro soci¡1.
¡.ro ,,o Io, t.n.,o, )ri lo. riL,tr, l,rs aspectos de la literatura a la tipología mitológica) y un acercamiento
lirer¿rios. tl modo .irónico, con el qrre r. ci.rru e,r.',lecrrri¿o t,i.,o,].o
poco matizado a los m¿rteriales. No estamos, sin embargo, de acuerdo
lo,considerr Frye un rerorno .rl modo mírico primo..li"l
1., Crt" ,,,o con §leimann cuando afirma que el reconoci¡.rienro de la raíces cultuales
.r la rnropoiesis.irónic.r deJ siglo »<, que ha ocupaclo "iurlOn
el Iugar del tealisrlo cle la literatura por el cual se asocia el principio mitológico a las condi-
del srglo xx): el movimicnro his¡ór'ico de la liter,rrura es, pues, circular
y ciones reales clel estaclo primitivo- es más apto clue las explicaciones sim-
Pru(edc clel mito.rl rnico; el hisroricisrno sc \e 5lrper,rdn r,ár el eiclo. bólico-psicológicas para la comprensión de la poesí.r contemporánea. Al
La es¡abilidad de Ias metáforas, dc Ios síml¡olos, y.l. lo, g.,,..r.,
contrario, parece que el ritualismo, si bien resulta extremadameflte útil etr
cinrentada sol¡¡e su naruraleza mitológico- rirual or.iginari.r, .o,,rli¡uu".l
Ia explicación de Ia génesis del drama, cua,rdo es aplicado a la poesía con-
¡,2/,a, lirr rd.rmerr r.rl de l¡ A¡t,itotnia j,. l, ,,í,i,,,.
,l .rrr.rlisis que Iracc dc los persun¡ies de l.t tlib/ia y de lo,
{,i,, i por- ""i" r.,,'ro, , tempolánea conduce a afirmaciones más alejadas de la realidad que en
,,iiro. .tl.¡.o..t. -i7eimann, por
la Antigücded palcce demasi.rdo literaria
cl caso de cualquier explicación psicológica. El propio
¡ al rí.-pu, demasiado rnito_ otra parte, reconoce la importancia de las Fuentcs colectivo-inconscientes
IoH¡cJ la cle lor cJr¿cferr¡ lrteralios posterioles. FIyc se csluerzl
t,ot.rn.,r- rle la inspiración poética.
tt.rr quc los tipos fund.rmcnrrle: di l¡ ..,nrcdi¡ ,."p",'.c.,,, ,,,, En lo que se refiere al reduccionismo de Frye, se puede aíradir qrre
',,1,r c¡¡ 5hrLespe¡1.e. ¡ino r:rml¡icn cn l¡ novel¡ o.l"nrigu.,
cin. del siglo xXt .tLrc csre estuclioso, en ocasiones, confunde los límites entre mito y litetatura,
('l .r(llretipo dcl . chir o erpi.rrorio, prrecle ser r¡,rre.¡do.
co,l i,,,1"pJ,,- cn el sentido de que los propios mitos pueden trensformarse en «arte» il
,lLn(r.r d( su.oligcn riru:rl. en cl reiltro l.r épicl .rrrrigrrl,,
1 en lr Iri,i.,ri.r rravés de vías diversas y según los géneros. Tal incomprensión resulta
l,il,lir.r rle Job, en Sh:rl<espe,Lre, .n Ben
Jonson y MoliiL. (cl ueclic«r, cle ranto más irrita¡rte cuan¡o que, en este punco, se podrie utilizet v.ilida
\lrrl,,Ll<. Vol¡one y T¡r.rulol. en I lromru Hrrdy (pe¡rser¡ros cn
l.r figrrr.r
,1, ¡, s\ (r lc:., lt lo, ¡l U¡be", i//r¡l, err la novelr poli, ílr.r. c,r lrs
p"li.'rrl.r.
,lr ( lr.rl'lirr.,.n el f¡¿,r,¿deKJfl(a,e¡rtreotrosej.,n¡1o...onn,"iic..,li. Iti R. \flrrrv¡tlt'l,.Norrhrop Fryc und das End cles Ncw Criticism, Sinn tnl ]i'¡ttt
t irrtos r'¡r catll c¡so, naru¡almente; sosrieue rambijn que el l.queripo del .l-4(1965),pp.621-630;ll.!7ErM^NN,.NutCritici¡nuutL¿llitEnnuihlt,ngl,itrytt'/i
ir¡icr¡ro r¡risrc¡-ioso estí tlw Lturaacwisu:chali,1962. Véxsc B. GtL-ENsoN. «Z¡inctki o "novoi kLitil<1,,, \4714,¡
rr,r, pr-esente en les hisroli.rs de'Moiré. y.l" i.r..r, iv¿¡¡l¿i 8. 1968.
Ir
I l.( )1¡lAS N.lOt)littNAS DItL trlt l o y (toN(]it,(]or.\Its tvf ITOt.OCT('( ) I,A I]SCUI]I A MII{)LOCI(]O.IIITLJAI, Y I-A CRÍI IO\ LII Iil(A IA

rrrcnt,: la conrraposición, propuesta pol el propio Iiryc, entre iclentid¿cl cl tema constituye una cetcEloria estéticil Esto es cierto Parir cl gúrrclt'
rn iroltigicl y estructr:ra analógical 54. r'igico en parti;uler. ¿Qué iucederra si le qrrir,i"cmo' rnerrt'1lrrr,lnr( ir
I)csc:r todas estils reservas, las teorí¡s cle Frye conticnen algunas uvcr Hiola rcáo ln q,,. p.,t"it".. " la tr.rgetli;r rrütcion.tl y al rern^r me'licv"l
rlutlcs, cicnríficas susranciales, en parrc:r¡untatlas ya por sus predece, y cleiásemos sólo lo que Shakespeare ñ.r ,inucnt.r.lo' y qLre 'r'eflei'r' 'lircc-
sores. fryc ha comprendido bien la irnportancia del corrplcjo r»itoLó- ia,,,!,rte l".ituación de la lnglaterra isabelilr? Se tiat,r, obviamente, tl.
gico-ritual en 1a génesis del arte verb:rl, en parricular la importancia de Lrr exucLinrc¡rro ,nenr¡l ¡r¡.¡liz¡ble c tlegttitno. pcro c. cllro qu< l'
Ie rnitología como sister¡ra simbólico y firente dc los símt¡olos dc la lire, nque/lr e.t((i,.r del Htnlct<1c 5hrl<espelrcderir.' crl gr¡n Ir'lrtc.Jel letrr'r
retura. En este telreno, Fryc, continuanclo cn parte los trabajos de v del género rradicion¡l empl..rdos, que constituycn una Parte lnmens¡,
llodl<in, ha llev¿rclo a cal¡o un l¡rillarrte análisis clc la sinbología bíblier coLcrivr v iumcreid.l, dc cttc i.eLr. rg
y cristiana, vista como unr especie de ugrarnárica, arquetípica de divelsas \i i,n,,gin.,,n,.í1,, hi'rotiJ de l.i lircr¡t,rr',,onru urr iirbol lr r¡teto'1"-
tradiciones literarias. Algunas de las mejores pigÁas de Ia Att,ttortia tle lt logia de FYryc serí4, eir tal c¿so, urr¿ f.,rogL.rfi.r lrech.r cles.le 'rr¡iL¡r: l¡s
trltic¿ es¡lt¡ dedic:rdas al exarncn de las diversas form¡s de met¡lorizl- ,.,rrr", .u¡,.,i,-,,". .pilr(.er.irt .oh,epucrt ¡ l, i¡,liliorcs y 'r l'lt r'ric<'
'i
,,,bt.rrái",,. del arbol. D. esr.,,,.,dn, seri difr.rl opinar sLrbre l'rs dis-
ción. Frye dem¿rcstra una corrrprensión profunda dc algunas propicd:ides
gcnerrles de la fintasía poérice y clel pensamicnto rnitológico, por tintas etapas en el desarrollo del árl¡ol, Pcro \u c5LtJLtulil lund¡mtntal
ejempio, c{c lo clue riene de específico la imaginación u¡¡erafririca, y dc ,. r)rcs!,IlL.rr.r nllid¡ .lrrl( nt¡cttr.r ¡nir,ld r' P(se I 'u c\qucllli]tl'nlo l ry(
,sus relaciones con el mundo natur.rl qut- cir.uncl.r ¡l honrl¡re. L.r rcoría l,,r''.,lri.lo '.,c.,r¡ l¡ Iuu..rn inrcligen.i,' y tttt.tttil gu'ro .LrlLri' o' l'r rrrrrl
clc Frye se ve muy debilitada por negarse i valorir adecuadamcr)re el tiplicidad de los diversos «arquetiPos, y Jc "tr dcs:rrrollo cn lus 'lilcrenres
rnon)ento hisrórico y lr personeliclad crc¡dor¡ del escriror, pero captr ci,,.ru y ri.,enr". o'. tsl¿\ r'L,lr\l\l(r,rciolle\ Ptredcn' colr ¿luutt"'
".rilr'Li, i1 ñlro' rePIe\cnl.rtrlc\ rlc l.r <'.uel,r ¡liLnliFr"''
rcrr"','rplic.rr''< tirrttbtétt
cottectamentc el significaclo <le la tradicirin, una trarlición cn¡endida, ncr ,.
como conjunto de motivos plr:r ser imirldos o rcutilizados, sino corncr ritual, sieirprc hábiles ¡ Ia hora dt c'r¡'r. lo' s¡nrl'olos "t11¡¡¡¡1¡g' l.s
sr¡stlato dc formas y géneros relarivamente esrables. frye estí mLlI lejos rnetáforlls tr¿rdicionales y los csqu.nl.rs tclnirico\' P(to coll un cle\¡re-
dido afán por teducir el ,,ú.1.u de l¿r cteación literaria Frye ricne,
de entencler la ol¡¡a litelaria cotrlo una conrl¡ineción de fórrrtrlas ¡re-
¿demás, el
"..u
mirito de habcr planteaclo el problema de llr estrt¡ctur'L tr]ir.)-
viarnetrte prcparadm; rnás bien, su acención se centra cn l;r repeticit!n 11e
tcmas, géncros y modelos cstilísricos, en los ct¡ales rasrrea nr¡nifestaciones
lúgic.r implrcir-r.n l.r. obr..r'lit.r.ri", de iar,icter re¡lista, pero srr altálisis
concentrldas del pcnslmiento ¡roérico rlue reflejan su n¡tr¡L¡lcz¿ uni- .lc crte ¡,'ol'lem., rc.t¡ll.r p.ttticttl¡rntenlc drLril
En Éste c;rpítulo 1.,",,,o. sobrc toclo, la críticl n.ritológico-
vcrsal y sus frrrm:rs orgánicas lu¡rd;rrnentales. "nlliz,do,
r itual, pcro .l prolrl",ttn clcl umito y l:r lireratur:r' se ]ra :rbo
rd ado
No podemos cster cle ircuerdo con Ilrye ct¡¡ndo afirma que la vcrcled .tar¡r-
bién áJr,le fu.'r",le Lí.,,,ns h,rl¡la.lo anteriormente dc los
,lcl Hatnl¿t de Shekespeare yr csr:i conrenid¡ en cl rcllro que nos hit con- "rr,,.r.,.rel,,.
clementos mitológicos loceliz¡clos cn un soncto cle B¡udelaire medi¡ntc
scrvlclo Saxo Gra¡rr¡raticus. Pensatnos, por cl conrirrio, que Shakes¡realc
el ¡nálisis re,.r',,lntlu cle Lévi-Streuss. Según \leirrertn, rienen t¡¡¡l¡ié¡
rrclaboró por conrpleto el relaro,'al igual qtre rcvolucit,ri la tL¿.licii]r¡ tle
un c-Jllicter mirologizanre los estudios declicados I Goethe y a otros
l.r utragetlia de la r.enganzl,, en cu)¡o seno sc corn¡rusieron Ils
¡rrirncr:rs ¡utores por par te dc friedrich GundolF, el lamoso crítico alet¡rán dc los
vcrsiones clr¡rnáticas dc este te¡¡la. Lr reelrbo¡¡ción gcnial cle Shekes-
liros veinte-¡rcint¿L55.
l)(¡rc (]stá condicion:rda ¡ror su pcrsonaliclacl co¡to poera) aclernás clc por
cl corrtexto histórico-social cle la época isebelina. Pcro hc¡ros cle fijrrros
l.u:rlriér en el otro lxdo cle estr cuesrión: cl H¿trulct de Shlkespearc pltc
,l, Lur te¡¡¡ tr«licion:rl quc, si bien prolunclarrrente cl:rborado, sitúa p,rrl rii ll.\I¿¡v,rxl, *l.irrcranrrrlisscosch¡}i Lrnd M,vtlrologic,, Sinn u¡¡¿l l:ornt'2ll')67)
ri, rr¡rlc a cstx obrlr cn el gtupo dc los nH¡mie¡s, ¡ nr:is en gener¿1, cD r,. 117 (.,,rnp.rn.. tL,,r tl .Ln.ilrrrr,lcl -É¿t¡¡¡¿ de Goc¡hc rtllizrilo por Lrn r'Prcsent¡nr'
.1" 1.,.',,,..l rirtLrl-r'ir,,l,lgie., J. B. Vk ñrRY, c,r (it¡ÚlÁ F,tu¡¡' 1962) Nr¡ «rmrtLc¡r'x
crt
1., ,l,r.c lirrr¡r:rcla por los rcletc,s sobre venganze fimilia¡-. Y ia unive¡.s¡- clc lnilisis dc h «;rbitlLrril' rnitr'1"'c
.onsiclc¡:rcirjn el inrcnto, originrrl, ¡eLo fant¡siom, ,l
lr,l.r,l rlc csr¡ riltirne clase no es flcrici¡ sino real, esréricl, en cu:1nro qr¡e LL, .' ,,rrr ll.r'¿ ,r i.rLro li. C r'¡r r,s .n ¡t ll¡rc¡ fu Wl¡itt (ioúlLs. H i¡¡t¡ti¡l Or¡ ttt tt¡'tt
,l t1,iti,,t Mttt, l'rt,r,. I I ¡r¡cl il,l ,.,¡, la lircrrtLrr¡ lo l,,rrr ¡l¡or.1,rtlo, rl"s'l' d'* r"''
,,lgunu''.ic'irnr,"' sovióticos (A li Loscv, l (l' !rrrrk-l(:rrrrcl"l'r'
"n
1,',,n,,,,,1.,i',",
'I l¡,r,r,.,,,lc r rr nsfi,rmacirin dcl n¡it<, rn rlifircnrcs rerlrs v góncr.os ¡olricos lo ., ¡.¡ Fr,,.[rrl,¡r,:. .\4 V. ltri,irr V\.l.rr, .,,V \ | I"'11{ \ \ A\"rir" ' r'rr
1,., r,',.ri,.r,1,,,¡ri¡),,{i{)srnrcnrc O. lr4. FLcidcnt;crg. qrricn ricnc pre.serrrcs r¡nrt¡ic,n li,s ,.,., ,. \',',1,',, .'l r. ¡rr , r. ' ,^ ¡'r,,l,lcr ''t "1.¡rr'. ,.1', ¡'"r l.'. irr"' I 'ir 'l'' r' ""
,l L,r.r,r, rrr,,r" r r,rlir.rrirrrs. cl re¡ra.el mi«r y Il lirerrtu¡1, ¡ncrecc¡ urr:r.rr':rrrr corrsiilcrlti'irr
',1rrc
|.i I MITOPOIISIS EN LA CUI]IUIIA RUSA Y SOVIIi]'I(:A
^
l,a nritopoiesis en la cultura rusa y soviética
palabra y pertenece, por ello, a la literarura y a la poesía. Con t<tclo, ,t
ilife.err.i" de Miiller y de Afanasiev, Potebni¡ no pensaba que, ctt str
l..intre los primeros estudiosos rusos que se ocuparon de la poética clel
origen, la Iengu:r 6¡ese conscienremente metafórica y exPresase en fbrnlil
rrrito, debemos recordar los nombres de A. A. ptrebnia y Á. N. V.r"_ puérica lor.oncep,os más elevados, ni que luego, como consecuencia dcl
l,'vsl<i. Las raices de sus respecrivo, mérodc,s se hrnd"n J,, el s¡elo ¡r,\
(.rr el crso de Porebni¿, unJ etápJ de aplendizaie qenÉricamerrre olvido de este carácter metafórico originario, hul¡iese comenzado a
oosiri_ generar mitos. No admitía, pues, que el origeD de los mitos se explicasc
vist.r. l¿5 1...¡on., de Humboldr y l¡ escurla lrojclórica m irológico_soh r, mediante el olvido del significado primitivo de las palabras, esto es,
y. cn
,el
lr .rn rropologia inglesa ), pero algu n.r, ideL de esro,
de Veselov'ki.
¡nediante una particular nenfermedad del lenguaier. Potebnia sos¡ení1,
csrLrcl-rosos antlcrparon el curso que siguió el pensamiento científico
en en cambio, que la lengua expresaba, en origen, significados no abstractos,
cl siglo rx.
sino concretos (aunque ftresen inconscientemente metafóricos). A stl
Potebnia llega al mito partiendo de la lingüística y de la sem:í¡tic¿ de
.l.r palabralt¡. juicio,.lo metafórico es una propiedad consrante de la lengua, que noso-
Asocia JengtLr, Folclore y literirura, basándose en la con_
uos podemos t¡aducir sólo empleanc{o otra metáfora»15e. Obsetvó que
vicción de que la palabra, en¡endida mitológica y simbólicamente, es el
el simbolismo figurado es polisemántico y que la imagen sustituye
paradigma de'cualquier arre vcrbal. Segú,, potébnia, el estudio cle los
rquello clue es complejo y difícil con lo que es próximo, visible, único.
'I)rocedim¡ento\ mirolcigicos, del pensamienro dcbe inregr.rse en Ii l)is-
Eita profunda comprensión del caráctel metafóIico de la lengua y de la
toria dc Ia lirer¿tura. En el cen¡ro de su teorí:r e.l.i el concepro de un.r
,,ot,ri metafórica Gir¡bólica) del mito es algo radicalmente inno-
.
ufbrma fi-gurada inrerna de la palabr.i", que se opone r.nto'" ,,, fo,,.,," "r"
vador. En concreto, es muy importante el hecho de que, junto al sin-
lextelna, fonérica, como
a su significado alr.tracto. La forma in¡erna cle
bolismo clel mito, Potebnia haya destacado lo que tiene de concreto y de
l; p.rlabra constiruye el signo sensible de .rr semi¡ic.r, rnientrl. oue Io usust¿ncial en sus representaciol1es» el Pensamiel-Ito Primitivo. Por ¡¡edio
cspecífico del miro re,ide án lr¿cel indisoluble l.r rr¡¡ión de inracen'u.in-
del análisis de los textos lingüísticos del folclore Pone de relieve toda unx
rificado. P¡r¿ Potebni¡. como para tud,r ll cierci¡ decimonóni.l,,.l'-;r'o
serie de particularidades del Pensamiento PrimitiYo, subrayando, al
es un acto consciente del pensamienco, pxrl conocer y explicar un deter_
mismo tiempo, que los instrumentos del pensamienco primitivo y del
rninado objeto mediante una combin¡ción de .igrros'preuiarrenre cl¡dos
rnoderno sotr exactamente los mismos y que utambién el investigador de
y que llegan a la conciencia medianre uue palabr.io un¿ im¿gen verbaLrtT.
nuestros días vetía a la vaca elr una nube si tuviese, e¡r relación con la
ljn este sentido, el mito no se dilerenci¡ iel ¡en.rmienro áenrifico. !¡ nubc y con la vaca, toda la información de la que disponía el antiguo
rliropoies.is tiene lugar cuando el
¡.91.r91i!9-4S -nuesr (o psr-r.s,1-[]i§..!üe.-rro ario,r60. Se trata, evidentemente, de un !uicio unilateral, pero hemos de
cs un medio .ubjerivo de.onocimienio. sino su luenre, i.r imrgen "obje_
\/ destacar que un tal juicio no le impidió descubrir algunos mecanisrnos
riv.r" se tr¿nsfiere cnton.e. .nr"rr-ánte ,rl s;gnific.rdo. Ni--"rJ.o. miio.;
específicos de la mitopoiesis.
rr hen-originado a parrir de L foi,ri.*r"iñ" d" io p"t"br",
¡-á" "ún, Partiendo de numerosos ejemplos, Potebnia demostró que la concep-
ciór'r de las relaciones caus¿-efecto o de identidad puede derivar de la aso-
Potebnia se aparra en muchos punros de l.r escuel¿ r¡irolósic.r del
ciación de las imágenes según la semejanza o la contraposición (y según la
\iFlo \tx, er¡.p¡nicul¿r de M,rx Miiller. y de str inrcrpleración dll sigrri-
posición en el espacio o en el tiempo) de las relaciones enrre las partes y
ficrdo de la lengua para la lormación je los rnrros. Según po¡ebnii, la
ácl rodo, es decir, de toda clase de entrecruzamientos metafóricos y meto-
lc¡¡gua es uel insrrumenro fundamental y prororípico dja n.r itología,i5s,
uímicos. Las propiedades de un obieto se diftrnden por todo a<¡uellc, ct,r,
rnicrrtras que el mito, como combilación áe im.rgenes (predicado)lrcore_
'scrrrrciones lo que ese objeto esté asociado. En la p.rl.rL',,r, el significado y .-|io-lldo
y significado (sujeto psicológico) no-pu.de corcebi.r" sil, l"
son ind-is-ociables (y de ello se de¡ivan con\eauen-ci.rs dáTaigo rlirnce parr
la mitología de la palabra): La palabra mirológica no distingue entre srts-
r-'4. A. I',,r I ¡vr¡. .O ruli. e,[u¡rr zrr:tcrrrr tancia y atributos y se inclina a identificar sust¡ncias diferentes según ltltrt
rrck"r,,ryclr ll,ri.¡Jov i p.rr er ., ( ¡r.r¡¡
t' ittt¡ttttrorLom Oblls¡ut itoii i ¿ret) ottc ¡ r,,,¡u¡k¡, L, vals 2-3, I Br,5; J(i nris,nu ntux, síntesis fundada sobre semejanzas del tipo: nnube-vaca», «concha-mxr»,
l' ..t¡irtlt ¡t ttuii skunoni (Bnnia, PüLtuica, t'ogotoúa), Chcriko,,,,l,tOi, ¡.t r_, ucaballo-cuervo,, ncorazón-fuego,, etc. La existe¡rcia en sí de h pal,rtrr,r
u t,ruyL inwinclt r slalianshoi narotlnoi po;ii, 19j4. Véasc ¡ambiin ¡. lri,", ",;i,",,, .f,
, . , rr, lr ¿.r,rr. r,,k l',rrrl,nr u m itr-. t,?tu,i1,,.,t, i p.it,"/.,tu ¡n,,,,t.
'.,. o t tt.i_¡.
\ .\: l1 I r.r'\ \, l, ¿iD^.1¿ Lb t,otit J,ut,t",ri, cn_. ¡ .tot ttl, Ibi¿. p. 5t)0.
't tl' ¡,1 t' \¡r'¡ )htttbi.l.p.593.
t
| ( )ltli\S ]\1( )l )titiN^s l)lit N1t t O y CONCItp(_-tONIiS NtIft )LO( itCO .
Lr\ \'llTOlOI[SIS I]N I.A CLIITUIt{ tlllSA Y S()VIIi t I( tA

( y.r r¡n.r
I)rrr(ba (ic la ¡utcnriciclad dc su contenido; Ia comprensión rru«r_
l,,1iiL.r rlc ll ¡alabr:a conrribuyc a l.r reprcscnr¿cron lormas.dc los género.s lirerarios y en los csquemas de los personajes «pro
J. lo. pri,uripor.i. 1", gramados, ¡ror la cultura ¡rirritiva. Según Vcselovsl<i, l,is di.,erias siit¡¡,
,,rr:rs llrrcL¡,ia ha demostrri,, ,,u. .i ,i,rbolirnro
p, L" i_,gr" i,"ilr.'i"
y rlcl ,ri¡, (y Ias- telaciones ent're imagen y.ig,,ih..l;i ;";"."-^ l*
cioncs histórico-ct¡lturales fi¡elo¡r confiriendo catla vez un contcniclo vrvo
tr,'l','. l'('.:ri(os JcrrroJ, org,rnr,,, y regrrrr l.yc, olrj.,i".,ri,,".. a Ias fbrmas lircrati¿s. Po<lemos, por r.r¡rto, h¡l¡l¡r.le unl cicrrr seplra-
\,'r lrrrlor ¡rr,fo\,s,¡¡rpfer_ embcllecimienro... fro_iL,t" .'io¡r crrrrc frrlrrrl rrrtr¡rr.r \'(onrenrdn rucro. \¡imi.rno. e"t,a,.,,n1r,",,
Jcl di.cur,o l)u(.ticr,, l.rt decil que cl ¡¡rro, cnrenJi,]o corro protoelcrnento de la narración épicl,
1,,.r,, t,,\?re\ent.rL,.r l.r poeric.t ¡¡..rdi.ioll¡1. ¡,oco,.l,lot(s
lt.r,.onrribu¡,lo cstí Ducho menos vinculado al sincrerismo ritual que l:r Iírica o el drnma,
Irl r\ rllI( l (,(ehnt.] .¡l e'rU.lio d,-l .r.iAen Je ll
ligrrr,r.ron p,,eri(,r, ( n.rrrr v esto cs :rsí inclusr¡ cr¡¡ndo el te¡r: drrivr dc L,n ,.ito. Vesrlovski prrede
, ,l. l.r [.,1.1úri, ¡. d< I.. Ierrgrr,, ,f.l ,"i,.. il.l;;i, .11,"),.,
'¡l,r¡
,rfu(tc,/,r qrrc cl rro¡o lc.rliz,r urr ..Jr,,
) .." , i ,.1, , scr consicierado un predecesor directo del li¡u¡lismo de l.r escrLelr de C¡m-
qu. v.r d< l,r inr,r¡err .rl .igrriti.,r,lu, briclge y en algunos aspectos, incluso v-r nr-i. .rll¡: pen.er¡ros, p.,r cjcrnplo,
¡,, t,',¡rr< origin.rli.rnl(nt( Lr (ltsl¡llci¿,q¡¡ lur.¡¡.¡¡.¡1,.¡'¡¡.¡ ,,,,¡:p.,1,,.n
,,li:l en su idel tle 1a participación de lor ¡.iror c» lr g.rncsis. no sólo cl. krs
loslr¡nircscrrrlec,etcmcnroorrgru,rrio..rrrer,rftirr.,-,
,'llll":..,,01, cliversos géneros y ternes, sino rarnbién de ll poesia y c{el artc en generul.
'1, l.r l(tlEu.r y drl IIlo. y l,r. frrnt.rs cnrrcrer,," dc lo, t,,,¡o, .rr tr.ricor. LI Es cllro que fire muy conscienre de la cnormi irnpoitaocie de la iieaci(,¡r
,,)rrplen!iorr Je l.r herelo¡-nei,l.rcl de rrrr.,¡,err .ig,,,fiJ,,.to
I .:,;. i,, ., popular en c,l proccso cle fbrm¡ción dc los diversoi séneros del arte verbiL].
li]l:l;':.:] "fll,],:l:i
nrir, vcl p,,\oir.,rn-, . i.¡,,.,r.".ii,,,,., .1,,.
...rnrrcrpo.(Il rn clro..,rr,..r ,,lg,rrr,., rc.rrlr.,i,,,
r . Los etnógralos rusos Lev Srernberg v
\ffirlclern:rr [iogorlzl.,] (acrivos
1.,llfu,l.,,
\lr¡luorcr¡o drl .rn..li,r,,l, I desde princi¡rios de siillo 1,, por ranto, iorrvcr¡iclos en rnaistros <{e las pri-
mr¡otoAr\o le.rlr¡,rdo
lr.r I.rr.irel r ., lo. e.rldi¡,. \(,r.rl,i, ir\ rneias qencrxcioncs de ernógrafos soviéticos) declicaron gran atencir!n a Ia
oc r^r.rI]t( K.lntetre.kr y Olg.r I:reidenbelg .oL,r. Lr 1r,.r,rr,,,.., .,,,,.*,,.,. mitobgía, pero estudirin<1ola cse¡ci.rlmel¡e.n.l pl.uo reliuioso y o,l'r¡-
vr,,(to\\kr sc.r¡rr,rxinrci rl rrriro sr¡rrien,1o,,,,..,,,,i,,o
,,--ll:rri.l.i
Llrst tto dcl dc l,otcbni.l, .rl p.rrrir.,
,,,,,r. p:irclose, cn concrcro! del Leflejo en cl mi¡o de l¡, lorn,-r, ioci-LlJs m,i,
no de la lengt¡¿ y dc l" s.rnánti.", tr., .r¡rriÉrt.r.. \trr¡rLrclÉ.r ¡l),r\uó
(ri l-l -lor¡n.l,tn(errrl. ,le l.r l,roxilnL,.¡ ].' lrnc.' d, I!lor.. rrri,,nrr.r.,¡rrc
¡.rlllrr..r. ¡ino dc l,r e¡r,,loFi.r ). Jrl ,rrjer,,, 1.. Bouor.rz.,rl i¡u.,1 qrr. VI.rdirrrirJrilrcl.orr..,c.pr,, rlgrrrr.r., i,l..r.,lc I r.,rr¿
,li-(rf.,1e l.r, lo¡llt,r, t.rrerrr.r.,lc lo,
Be .ro. lircrlrior. C.,1, .,¡ liL,., 1.¡ Bols. Sigtriendo el c¡rnino nrercado ¡ror Marct, Srirnber.g y Bogolaz se
¡.oltitt hitóricatt't, escriro h¡cia el finil .1.,u rn.,¿..,l"ii00,
"i¿" tp"*
rfr.lrt.rrL,n ,1<l .rninrisr¡o Je Tvlor y reconocieron un .rt"áio n¡iim¡tís-
,1. j.rn.lo irrc,,rrr¡lcr.r c.r.r ,,1¡r.¡
¡ñr.rl,l(,. Vc,(loi,ii i. .i,,," ,1," .'i,,1 ¡ rico, (ci dccrr, l.r fi.-n Lrn¡ ,.rninl.rció¡r, im¡rersonal cle la raturalcza) en
lrrcros cn rrrr¡i¡'cl ripniti..rJ,, d. 1., <rnolo¡r.,
¡,.,,,, t., .orp,.,,,L,r .t. t., el proccso de clesar rollo de Ias concepciones nritológicas prirairivas. I)e
Ji( rl.!r\ rlc-l¡ pue\r.l: e,l .r,n, fero .r jl l.,coIrc.¡,orr.lc,.l c're olrtln,icron Lrrrx L,)nrPrensión nrás profirncle de h concepci<i¡
Lré¡ir., .1. 1r,,1,,.r. .r¡o.[o,
.l.rl,or,rdo l.¡ rco¡.i,r.lel ,rrcreri,nru á. .rrtrric.r rltl nrun.].,. rcch¡¿¡ndo,rl misrno ¡iernpo (sobre rodo, Sternberg)
¡rrirnirrv,, Io. *.,,",o..,r;;r,;-,,, "
I,n(rr,'rr.. r¡rr .ir.reri.rr, LrrrJ¡d,, .oL¡re.l ,i," i,,,i;;;;. ,,;"i",, la idea dc r¡na psique peculier clel honbre
jucgos populares de carácrer ritu¿I. 1,, -i,r. ¡,riniirivo. Bogc,raz llcv,i a c,r[.,,r
D. igu..l ,r;ai;, v",.1,,",i., i.i.,.i,,r" urr d, r.rll.,do.rr,iliri' d, i.r, corrc<1,!iunr-. 1., ¡,¡¡.
ruuch.s temas fblclóric.s c.n institu.iorics, ,,.o" l,l, '. ¡,.rlco.'.i. ri. o,, jrrnro . ,,1 1o. ,. rnLi,,.".¡.,.,..ce,np,,r.,1",,1.
r. ,i,o, ori_i,,r"".,i] ." y l.r n.lon n,t. ir,¡res c-r, , i.-
cl árnl¡ito de los esrr-rdios f<¡lcl'óricos porebni¡ sc ri. o' ,l< l.r t.,rrr.r'¡.r rn i¡,,1,lE¡.., rél r.. ].rciofi¡1,.r e.r ñ\ prucc\o. (ñn (".r.
.cscrtela anrropológica,, Vg5sl6y5l{;
¡.*1" ,,i.¡,,.i. ¿. l" I pn
,. tun.1.,..,,,. ,u.lo'.,r.l",.",r" ¿)l* cipio tisico de la relativided). An.rl,'g.rmenrc.rl-dios,,rltre nrucr.e y
¡rt úsr..nros 1,, por lo tanto, en la antropologír .lí.i." irrgi..; r(\LIcrr,r- (l( Fr.rzcr, Rogor,,z I'loplt,,, l.l re.o .lrrr., iorr, .r p.rrrir ,lcl r ir,i.
l,.lwin ll.rrcl:rnJ y, sol,r.e.rodo, f,"r",). t,u? .,. i¡,i,;.: i.:,,g,
tlel nrir,,lugcnr.r tJel .rninr.rl . cluc muere y resucir:r,, e intenrtj asoci:rrlo ¡
ru (.)n)lromrso, segrLn lr crL,rl los ternls se for¡¡:rn ¡r"r,",-iiüJ'" 1,,i" r.f,.,¿,
¡t¡tónomtme l)te , 1., ¡..ncri. dcl rore nr i"¡¡,,.
,,,rr. rcflejo de la existencia soci:rl arc¿ica, .i.r,,,, ,f,,"
l;,-;;;.r;;,,f", [-a mitologíe ocupir un lug:rr. importrnte en la fllosolír¡ y en le estJ-
',',lrli¡ntlcn ¡¡eJr.¡nre prcsr.trno\. tic¿ del sirnl)olis¡Io tuso. Pcnsernos, ¡r,r elelrrplo, en cl p.ret.r y t.r,ric<,
¡ r r.rnrr,-que dcl.,nsor dc l.r tcoría de Ils \ i¡i crl.rv lr.rrror, quicn dc..rr r,,ll6 . l rcm.r r icrr,. ],i,rrr,, .lcl . r¡ lro ,lc l li,,
pervivencies, Vesclovs]ti se
rrr,,.tr,i i¡rdifirente a la sern¿inrica.iel mito. niso y elaboró Lrtl programa pr:ictico dc miropoiesis y dc renacinric,rr.
iu i.,..¿.r.=.,-r..i'"r'f,,.
I r\ N .r \r ,,\,r,l\t,t);tilin),1 rirl \rrrr¡rr',,
t).)LtiLtt,_)t)J0. Obscrv¡c.rncs I. corrcccio¡cs st¡l¡rr
, , ¡, l.l ri,,,,Lrrnr, nr. ,,",.t, ú_.,.t J. l\,Lt,,l'ltti,t,../eiynt)otrttr:trrtognlii,I_cninsr:rd¡,, Ir.i6: \\,(;
l!L,,,r,\z.lrellsl,,/n).,,t.f"i",t,)rn,,i,,¿et,*d,,..,'L;;,t,,"h,,;,.,",,t. l,l,r0s, ,1,
, ,, ,, ., r,t,i,,,:;,,;.i.,,,,i:i,:i;:;";;;:rii,l,;,,;[,i:,i;,'",1"\,,1],1 ,,., ¡risnro lr¡«rr, (-irl¿i¡l vol. Il (ltcligi(jn), I939r ilel mismo,.Mif r¡h rrr¡j,¡yLrn,rr r r,,.1
I

))ll \,rvu§¿cm zvcr(', {.:ltuhÉt:n,trt ry Jill:lor I (1962)r ilct ñ;!|¡o. Ii)¡t(it¡ i ttit,t,¡. t,), ,
I
L lr( )lllr\S \'lOl)LRN^\ Dlit_ 11t l O y CONCI:l,ClON[S \tf]1)t
t)(;tC() r A MITOTOIUSIS IIN LA CUI;lUltA ltus,\ Y SOVIll',l',l(aA

,l, l.r ¡r,:r'r.prion orgini.e Jrl rnuDdo con ll a'u<1¿ dc ultit n.e\¡¿ cl_c._
cn los mitos no tiene, cn sí tnisma, carácter religioso sino qr'Le lefluj''
' ¡,,r J,rr\r(r(.r '. F.r< lcrr.¡ .Álo irr.lrrc. r rrr(.rr( ,, rcl¡\ ro,r.r c.r¡ 1., ,,,,.,,.
nLr¡)erosas observaciones del ho¡nbre so[¡re el Inuntlt¡ que 1c' rodce' v
r.r, i,,lr I:<lrcr.rl Je nuc\fro lil,ro y leqrricr. ..Il
Irt. ]r¡c,r¡i,..¡,.iifi., I .L cspcci¿l!¡rl)re sobrc su expet'icnci-r l:rborel. I'ol ejerrplo, los mitos sol¡re
rrflrrt lr.¡.r rle Vi¡ie.l,rr lv.ur.,v <r, .,,n ro,l,,. ..ui,li¡rr. <¡r l,',,
, ,r,r,li,,s dc Lo.<v s.,Lrc sl ,imLroli.¡r,,.1...i.,.,.."L,. i, ,..",,., l,ti,tr,,r. .,,rirrr"l.. ¡ro..(.1",t de l,ts ob'<rvrciottes (de fu Il,l.rmctl r'r I I lnPr tr¡ 'l lr\ li1
I-n la culrura soviéric¿, el estudi., .lcl nri,n h.L r.Hui.l,,
i.] ,,, ,, r,.rr.r lLn,L cxisrcnci.r [und¡d.r sobrc la caz-e) sobre l,rs costuml¡res t]e los
rcn¡es: en.los tr.abljos de los crn.,logrr, .l p,"lrl.r'rr.. ,.1.1
.1.. ,,r*'¿if¿ micntrl\ que [os reln¿s cle la rritologia uccleste' dcrivan dc
,r,,o-.r,rr,, ",ri-.1"r,
l¡s ol¡serv:rciones sobre el movimien¡o de los astros. Esto explica por qué los
1,,,,,.rrr...ión l,o,:r .., .,.,r,.,,., *t",t.
1.,,:::1..1-:.]-lb:l,",le i.",,i.,. ¡..,,,,,. ,,bicLos J< l,t n.rrur,tlcz.t \( ,rlttroI.o,))orli/.lll y \( rl',rllslulrrr¡ll (ll lr( r\o '
cl l,rr.,c\,pL crpil s<,liritle rl .r.¡,.,r, ,..j¡,,i,,.¡,1. l,r cu,.rió,r,
, lo\ rr.,- cle i¡s [r¡e¡¡.,' v de l¡r rcl.,.i.rrlct llttr¡,rlt.r'. FI colrtclrid" 'lc
l),r,(,\ (l( 1,,, ltlulotu,. c¡r:u llil)ñr ... ',iflc.rci,,nc'
I.c.r,rii.r.,. elt Ll I I I . , r . , r , ,
r rr I
los mitos no es, en sí nrismo, religioso, pero sí lo es cuanclo el tniro silve
.::"Ji, cl nrir., ¡ror..l p.,p"l gi,. .i.,"nipef," 1,, lrir,,,ri"-.i. i.ir,r..f" I I .r ¡ r

)i para explicar el rito (umitos cultuales,).


l(('('lctll(t,(,1e. lt¡¡r .,llr,.trz.r.l, .t i.l(.t(\.1r,(",, ,,1 n,i¡,,
1.,,, V.l ,,li,ol,r. ' Tolárev atribuye una gr¡n impottarcia ¡ l¡ divisitin de los rniros ¡rri-
gisnro lirerario también los serniólogor, .rn-rlizeri.l., f.r,.,r,i,i ii".l,r,,g,,"
,y algunos aspecios dc la reo¡.ía c]e la.ultur". rnitivos en esotéricos y ex;téricos y a la postelior fitsión dc estas rlos ca¡e-
gorí:rs en el sisten¡a dc 1as religiones monoteístas sttPeriores Sirúa plcci-
, A.l. rrr.r,,le.B.,gor.rz ¡ \rcrnLrcrg. pcl(¡r.\cu .r Lr prirrrcr.,, \.:rctrli,¡ (lc
1.t..¡nLrr.rorr.rJ.r. (¡rrrc ut¡,,\, Io. rr,rLr.rj,,, d..A. M. Z,,lo¡.rnv, icrrl,, .-"-.,r,".,, l¡ funció¡ ctiológica una de l¿s principales diferencils entre
l,,kr¡r<v, . l. Anr,irrov. Irrri F¡.¡n.<v. B. L 5.r.r.l .,,,, ü.'l '.".1, i el miro y cl cuerlto, pe[o lucgo parece ¡el¡cion¡r cl ¡¡ito con la fi¡trción
IrL,\ r( L. tr cllo', rl
rxnli..rrit.r. frr ,,r ,,i irriurr. ln r.ri((\ de l.¡ ¡¡1¡¡61'r5i't e'r.r¡r crr l'r \rrri"'
I'r.irr¡ip.¡l oLicro Jc <.r¡cli, 1., c.r,.rirriy,.,r 1,, , .r,,. siá¡J clem.,rr.r[ .lel hornl¡rc primitivo, ttna cutiosiclad que ibil rlurnerr-
I.tttonc5 s¡1s¡. nrirolugiu.y rcliginn, rgllgió¡i
r(rr!')rr en llJs nltus rcltg,oso\ <le ll prácticl
1,filosofir, y, sc,br.c ro.1o, cl r,rndo l meclida qrLe crecía suexperiencix libor¡1. Visto clcsde estir Pcrs-
¡rr-ocluctivl, cle l¡ orgatriz¡- pecriv¿,'lbkarev Perece Próximo ir las intcrpt'etaciottes.clccilllolr¿)ni'r\
!ron socr.1l, .1e lc,s lribiros
¡.ur:cenci:rs, dc lrs desigualchdcs ,1" cl"'r., .,.. iel mito. Aunque-tcnía ttn anrplio conocimiellto <1e los diversos espectos
I I r'.r'fu , ot¡rri¡t d< su. prrLrlic.r.i.,rrc\. rLt) ,li\cr..r\ Un..5
r r\.¡\ C¡l (u¡tr(¡)rJur. .ollri.re .¡, ,le.t....rr
,l(.utr,r\, r,(ru y funciotrcs clel r»iro (analizados soble toclo con cl fin tlc reb¡tit lus
1,,, ,,,¡l¡,, ) 1,, li I r. ,, , c, 'l . L -
r , r .1irers,,. t.urí,,, uburgucses,), l,r clave cle lectur,r cs¡recifica del miro seguÍl
gi,,s.rs Llg l-1 i.rnr¡sr.r n¡irologi..r. [sros es¡uclic¡s.S,,,"[,.,,"'".,,Ji"r,.*"1
sienclo, r su iuicio, i-a [,.Lnción nexplicativa' Toketcv creía cn la antcli''
1..(lo\ (¡) (l ,rrr.ilrs¡, d< 1,,. ¡",,,,,. rnir,,logi.e. ,lr lL,.
, ',rn,, lcrt'¡rrcrros -\lrl(r\ -t,¡\ rLrr.ll(\. . ,,,,'1.,,
1 crrlr,,. leltri,,,,, liclad de1 riro con lcspecto ll mito, siguiendo ell esto tnllto a frlzer y:r
.,,1,1.. .. ,,. n.;. l.r.iir..,rr, Malinowski como i1 llancev: así visto, el ntiro sttlgiríl antes quc I¿ leli-
lunó!neno\ dc Il ¡c.rlid.rJ hisroric-r l¡s ins¡itt¡ciones
1,
lid¿d tribal. No profirndizan, en canr[¡io,.,, f.",t." i,r",.,r",
sociales.le l¡ r.."_ git5n ¡ por lo tanto, antes quc ei propio li«), pero el mis»o rieutPo, cl
I.r\i,r ruirol,,!i..r rri err sr c,l,e.ifi, i,l.rd.
i. i., i:,,, irri«,1o, rnenos, la n,"yui p,r.,. cle los mitos- Iracer'í¡ del rito. Es ésra
¡,,,r t,,í,,. ¿.,i-..,r.,".,,.'.;,, "l
L¡rr:r incohcrencia evidente y muy significativ:r' Arlerrís de ncgar.la iden-
.rltttlt:r. olrserr,.tr i,rn( . ¡ c\to. ¡ tb.Jj(,\.
al tiflcación de la leligión con el mito,'l-ok¡¡cv deflencle que estc últirno se
..- ",,,:r,? ¿(|tre rs 1.r nrir,,logÍa?, clel ern(rgrafb'Iokarev consrinr),c
rr,rr,r c\lr(Lrr: de rompcrr,li,, d. l.r. ifiv§riI.r,
clifercncia tambiériclel cuento Por su carácrer ritL¡11.
i,,nc, L' r,,Ér. ti,..s,lc,li..,,II, I-rancev conttapone el mi¡o al cuenro ¡ m:is en lienerill, e la creaciritr
rr rIrtu. tok.ltr\. e
¡,lcn.rrrr, rrr. (u \Licntc,lc,lrr, l.r rrrirolrgi., rr,..,,i arrístici. EI cuent;, de hecho, cs independienre del ¡iro, no sostiene il
,'rrr( coll lir li.tr!ton. ( (-r,,.go,c,¡c,ifi...
LI litr..t, ióll d,, l.¡lr.rl¡,l.r.l hor¡l¡rc cn la dcsigu.r[ luch.1 L,,nrra la nlturalez-a y oo es tlás <1ttc unl
t.rnrarí.r pr'.,yccr.r.li etr l¡ e.ltr .r de lo posible. Sc eclviet rc eu est¡ tcsis de
r. ,\. t?.t,riu I,i ,,..,.. ¡.r, j,.t.,,.1,r,. r,trrr . 17..,¡ r:. r. F,",,.. 1,, i,,ílu.n.i,r cL l¡' i.le.rs Jc G;rki, scgún les cuales el mito teflcjr
rl, .\ Y .l!.l. lli tr... Lt..tt...¡,t...t..,¡.¡/,.il,l.,r I ,_, ,1.1, ,,,,.. ..t.. '1,,., Ios éxitos clel homl¡re cn su luch¡ contra la nltLllalez-e y la espctutrz'l
t\ )rr. tt¡.tt..t,, t l,)lr,) ,..,r.
Ir| I 2r) prlcst¡ en cl plogtcso récnico.
, )
n 7l,rl.)l\11\ ld,J,tu_rrn,t t.¡rrutlartnyt nilitosiy¿, r96.1,S. A.'1irK,\Rr.y. ' 6n¡,¡nro., y jg,lnos otros autorcs nsociatr, etl c,unl¡io, el rrito ¡ l¡ ¡r'li-
.t.t. .t., .,Á4..1.1
',/t,,.1,, .,,,.,.i1,.,,,,,,.1,.,,i., lt¡
. 1.; -tr Ir,,,r:.\.r ,, 1,.,_r,.,. _,,..,..,;;;l .', l';.,,.,,.'1,, gión: cuelquiel rirna caren¡e cle una firncitjn religiosa ditecra lo icl.,rrrr
,,,, ,,t.,,'t t 1".,,/,r tt,t, u,w ,¡t,, t* .\,t.¡t,^\t.t\t, 1959j ii¡l n,i,,,,", .i,, t,..;.i"'1 ,;ilÉ",;,,, iia",r .o,, .u.ntu, cnrencliclo como vehículo cle lls cspontítlels tt tr
'',r.,.L.r.,.l.lttr,i.t t\.r,/,t,M.z,,,.1l,,r<,¡.r, " "l
dc¡rcias ¡ueterialistas clel ho¡¡r[¡rc ¡rrimirivo f)e cste modo, el cttttrttr
I tr. ,l ,,, tt,...;,.,..t,., f| i,;r,-ri ii,,,l i,.,,11.1,t,r resLLlta ser l.L exprcsión de le cre¡ció¡ popular orientada de t¡lt ¡.ttr"lt' 'r"
,,,t, tt,t' ,.,1 ú ,llt I , l,tt, r. tvt. t. .s,*_ r:r.rj r':l i;;,;,r:,,;r;,;,,,;i,;¡;t;;;'iii;,::;!;,'
i';;l: lista, frenre ,r L orientaciór idealista y rcligiosa clc br.trj<'s, II'rrrI ' 'i
''''
I70 I.I]0RÍAS MoDERNAS DLL MITo
Y CoNC[ICIoNl]s A{ITOI-ÓGIC0,.,
tA MII'OIOIOSIS EN T-A. CULTUITA ]IUSAY SOVIÚ'I'I(JA ],) I

\.1\r'r(l¡,res,.\eparados de Ia
ro¡nunidrd como consecuenci.r del p¡.r_,. <so l)a.io, en cierta medida, se asemeja a la empleada e¡ la poético histórtttt
:l:',ll'1:-r.i":¡ó1..ocial.Esrcenlogue-.",".r"ri.ii.oá.un"lr.["r.,a;
(irrllrenle^anllrrellBiosa Je Veselovski ¡ sobre todo, a la propia de las interpretaciones ri¡ualisr:rs
lcuya manilesr¿ció¡r mis exrrem.r se I'ralla
.t.rografia de V. F. Zybkovec , t o apr* en l.t
'r1,.r,,. .lel folclo¡e, en concrero, la del lil¡ro de Saintlwes sobre las fábulas {e
pr", ,riigrrrrl,rr" lr,' . I)e¡rault. Sobre este t¡asfondo desraca I¿ oLiginalidad del rrabajo de prop¡r,
iuicio. del rodo inaceptabJe. Inc]uso'los .'rrr¿ioia.
S^.l,no"¡. ,"i* f" ,I cu.rl, al igual qrre S.rirrrywes. ¡el4qiona loi rel¡to, de magia con lo.' n'r,,,
¡'reltirtoria de I¿ filosolla rech¿zan esra rigida corrrrapo:ición
y cuerlo, enrre principios m¿rerialisras entre miro ,le inicirción. 5rn embargo. Propp no relacion.r cadl uno de los re,n.,
clde¿lis¡as.
con de los ritos, sino el género en. su conjunto: el metasujero
i, 5e trara, pues, de concepciones que ignoran el carácter sinc¡é¡ico de .cada.uno
¡'emite así al mito explicativo de este rito, miencras que su rransposicrón
,l'r.rnitología primiriva, .n rr'qu. s. enrre-ezcran eremenros mare.i¡rrsr¡s
t:.:*:lll:: P.nr",no, qu..n i* ¡ un contexto hisrórico determinado remire:r Ia represenración tle los
narraciones ,ni,ologi.". y.n ior'.u-;n,o. rnitos para la instrucción de los neóficos en el rranscurso del r¡ropio riro.
conviven agudas observaciones sobr. l"'r.,,,uít.rr.."
1,,,i,t1"". ¡ngenu¿menre
lil¡r/.rctones n"r.. I)ropp distingue claramenre entre el reflejo direcro de Ios el.'m"'nro, d"l
ide¿listas. La orienracion _r"rlir,"- r., ilno I
r iro y del mito, Ia manera en que son repensados
i:: l.l:,:'^:l: hay
de etemenros concrero\ de ta realidad. no.,.'tui., d. ¡ por último, la utrans_
rr(cno, ra cor¡teprualización mirológica. en cu¿r)ro que. en el ámL,íto cle fbrmación del riro, en el cuento mediante una inversión (el sanro
\
tln único rema y de un ünico gerrero, l¡a¡rono de la iniciación se convierre en l¿ malvada serpien¡e a l¡ que el
exisren ,r",,á, "n,r.,.",';;,,,.'
,.
[ntre los rrabajos de los ernógrafos soviéticos Ireroc da mue¡re. erc.). Propp.encuenrr.¡ en el cuenro, ademl, del rlflejo
l¡ien el libLo,le Zolotarev. El
d.lr. ,..o.ánrr. ,orn_ de los ritos de iniciación, el eco de las yarias concepciones sobre la 1

or¿lcnamiento t,itnty t, ,r,i,r,i.q,)')i *';,;*,,


esc¡ito a finales de los años treinta, rluerte, lo cual se explica naturalmente gracias a la idea fundamental de
pero publiádo por.,,".nrr...,".,,
l,')64. lolorarcv ¡naiiza con der¡lle
i¿s rni,ologl", ¿i,"fir,.rr',"j.,."',¿,,
lr muerte pasajera del iniciando.
dose. erp-ecirlnenre en
e I reflejo d. l, .;.;r;i:?;:;;r;;;;i';i:;
El libro de Propp ha contribuido de un modo notal¡le a la cor¡r_
el miro..El crítico V V lr"nor'hr..¡"I"á.YI , .,, prensión del sirnbolismo que encierra la peregrinación en el cuento. Sus
f" ,,ni"1,.r.," á..llli,U,.,
qLre ant icipa algunas conclusion.. ideas se han visto parcialmente confirmadas gracias a los estudios reali_
d. 1" Ir,u;: .;,lr.p.i"g" .."r.,,,r,lf
sobre la lógica binaria. z-ados (desde diversos punros de visra) por Carnpbetl y orros aurorcs,
Al
,. menos desde el punro de visra temático, el lil¡ro del folclorista Vla_ sobre el relato heroico de la búsqueda, ¿ los de Sranner sobre los sirn_

1,,-l,f-li"Or.,La
,u¡,
s ro ir)s b is h ri cot d" tr,
rrrLermeor¿ enrre la ernocr¡fí.¡
;;;,;,;,;.';;;";;;;;;,;:'r",, bolos de los mitos australianos y sobre el rito i¡riciático, etc. La con-
y la filologir. y¡ en sr Liorkloq)t /hl centración de la f,lbula en el destino individual del héroe se funda esen_
crrcnro. Pro.pp había inici¡du cialmente sobre los especiales vínculos genéticos que hay enrre la fábula
estructuralisra, elaborando el r.trjríjí iÉ'..r"
eic¡,nino ¿. lo, !.,,,jiu.
modelo ri","g-;;;;á;i';".,"*l"ri' ¿.1 de magia y los uritos de paso,. Remitir de -odo .,nilat..al los cuentos cle
magi.r como ,ucesion line¡l ¡. i,,i"r¡.".. magia a los antiguos ri¡os de iniciación conlleva el riesgo de hacer olvidar
:::::lr.l:
,,d¡c5 c.n t as raices hi:tórica¡ ¿'."üJ';:,,"
cl significado del rito nupcial (que, a su ve7-, es rrm[,ié., un rico de paso)
¡1" /o¡ ru¡nto, it
h,tdas cmplea el lr,.ucri,rl
]:]:,f.':::.,i",r,nIco.y t.r .om pa,,ció" ¿" r.,',.1".
de trs tunciones sinragmiricJ\t
l.',1. l.íi"*,""i y de los sucesivo. conflicro. l¿miliales rsot i¡lesl. Ademá.. los .lrroJ lrc,_
litados por Boas, Scanner y orros ilutores demues¡r¡n
i,l:ll,:-.I\" usos con las replesenraciones miro.
y ri ro,. p_rimitivos par; rel.rciona,'
9ue, por regla
.,,. rn.¿.lo 1., general, no se produjo «inversión, del riro, y que 1.. mueit. d. un" r'..
i:'i:I1]?.
r),rrc hrsrorrco-genérica
del propio cuen¡o. L,r -n piente malvada (o de un dragón) o de una bluj.r del ripo de Brba-Jaga
,.,oaoi"gi, a. ar,-" ,r.,_
ye estaba presente en los mi¡os anriguos. direcramen¡é asociados l1.,.
lr' J| F. Zy^ovr,-. D¿pliNi"¿nr!ñ
riro: dc inici¿tión. Propp intenró ¡simi.mo loc¿li¿¡r cl o¡.isen de e"ro,
,?u,h/l. t,)\).
r'¡r.r,lrr(\lru\ lllrcs. tetnls en I¡ épicr rrcaic.Ll ' sobre "r iajes chrmi¡ricos-, p.,o"l,,ano ,rru :

I
! r.,. rr,,rn.,.,,r(\
I,L,r cl momrnroes,Ulr.jcr,«.rn,,,lr¡r .rl¡;rrrr,,.J. l,r,rirrJJr-
(. t:r i¡rrcrJ,rer,,.i.rrr dc lo, ,",,,,, ,t.,,,,; ,[ ,;;';,;;.i..;;,.i; j:].:.,i,1t,,, el acento sobre la superación y el vuelco del mico (luclia d.l l,éiioJ.n,,
t, tr¡,r,,',
',. lr.r,.icrrJo ¡r rc, enci.,. .n e.pc.i,t. .,t t,e(t,,, (t(, ,...l , ,i,',"j,,, los monsrruos míricos).
ttttt, I
',v 1,,, ¡,,,l,lcm,r. ¡r,o,c.lü6ico. q'rr. Jcr iur" ,f. .,1 1,.,",,:,|..;.,j,; ",-,,i, l,ll .l¡
,
.,r',, ,, ,*, ,,j]] .1., ,., Centrándonos ahora en el segundo ripo de enlroque (el estudio <le ll
1,1,1;,ll;:,llll:] .s¡,¡.ti"d:trni,,l,r, e¡"*l.i ,,,, ..,,rir",,;"',,',;:i.,ll-. cspecificidad del miro y cle su papel en la génesis de la literatura. sobrt.
,..., . ] ," ',u),''u,-t)rr¡ln;y,, ,,rF.rrrrz¡,ir.r1,crr,l,yrr,nvclr,,,,,,,,l,.,ir,,,t,.l,,.i,l_,,,.
.',,.,'l.ll'::,1,:.i,r.,i\,r,,F,,,i., sn*,,ü¡,n,,t,,i.,y,tn.,,,r,,i¡1....
v I l'tu ,t'r M,,rfilnstvn tazb.r1,tr,g, ¿"ii;""",'¡i,,i¡t*ttu
,,, ,,'"' horni uot«bn¡¡i st¿¡zki, r" F.n cl :rrrícLrlo nriru óukói y h cpopcy;r gliy:rki,, cfi. t,R()r,t,,,,airk(¡rski rIlit
"Fll ,
giliaclri epos,,, crr Narái bk úen LGU,1945.
-
I22 I Ii()ITÍAS MODERNAS DEL N4ITO Y CONCEPCION[S MI'1'OLÓ(]ICO,.. I-{ MI]'OPOIÉSIS ¡-N LA CULTURA ITUSA Y SOVIÉ'I'ICA

ro(lo sobre la base del material clásico) conviene en primer lugar recordar trales, Losev ve en el mito una realidad concreta
(y
ello Pese 9ue a el mlto
cl nombre de Losev. A dife¡encia de algunos etnógrafos, ioseulTu no ¿lei¿ de lo .otidiano). mientras que sosrrelle que en l¿ PoeslJ' §olo ll:ly
"c
temite el miro a una función explicatiua, sino que"consider¿ que, en ,r* ,Lrf¿r¿ p¿ra \er conrernPl¿d*, h.ch¿ dt roirros y de imágenes de l'r.'
el miro no posee ningún fin cogno.cirivo. A su juicio, el nriro ( o5as. Si c la poesía le lalta ser mis concrec¿ el mito se h¡lla en cantbio'
,Acner'.,r1,
lr combinación inmediara y concretá de una idea general con una rleiaclo de la vida coticliJna, de sus ideas y de sus PersPectivas más gene-
les
.rlirrdas. Esce u¿leiamiento, del mito se manifiesta como una concle-
\irnagen sensible. Losev, al igual que Lér.y-Bruhl y Cassiñr (de los cuales,
sin embargo, se diferencia en orros aspecros)j insiste sobre la indisolul¡i_ ción fieurada que rerela I¿ in¡errelación pLimordial, biológico-intuitiva'
lidad, en el mi¡o, de lo ideal y de lo concreto; lo prodigioso, un elemento ,,,"r..íexiu", del ho-br., de la conciencia human' y de l¡s cosas'
-
tuertemenre caracterísrico del mito, nace precisamente de esa indisolu_ ' Piiot., a. los años veinte asociaba estrechamente la especificidad
bilidad. Losev h¿ experimenrado una pro[unda evolución, desde sus tra- del mito al concepro de Personllldad, err el convencimiento de que estx
bajos de los años veinre -en los cu¿les urilizab¿, pasandolas por el prism:r ,li i-".on,i.n. li rntire;is, y al mismo tiempo la supera, entre el «ser» y
de la filosofía de Husserl, ideas de Platón, de Schellig
¡'"., p"ire, d. .i,,o,ro, to,r. es t¿nto com; decir el sujeto y el obieto); según Losev' la
Hegel- hasta los de la posguerra, orienrados hacia el m-aixismá y extre- oerronalidld Dresupone ta corporeidad y la conciencia y es eo si mism r
m¿d¿men¡e cr'iricos con va¡ias reorías extranjeras. E¡ La dialéaica del lxpr.sión y ri-lrolá, la p.r"on"lidrd no sólo existe sino que es tatnbiérl
mito (una obra notable, aunque.sean inaceptables o discutibles sus pre_ ..'-p*ntíut. co*o ,"ll'sol¡,. cada cosa llay un esttato de ser personal'
srpuesros filosóficos), Iosev se declara parridario enrusiasra de la -puri. diga-os d. mito ¡ por tanto, tod¿ 'personalidad' puede. representarse
fic¿ció¡r dialécrico-lenomenológica de los concepros- v rrpir¡.r r,,r'c,"., .1."infi,,it., Itormá. corpóreas y.rpri,o-,.,.pt""lcs (y sobre la base cle
el e.rudio del mi¡o de m¡nos di
"reóloAos" y..,nós.r[os;.. Su obierivo esta tesis, Losev lleva a cabo una inreres¡nce lncurslón en el tetreno
es la observación del mito udesde el inr."rior,, (rn" .iir"d^ rníri." solr.. de l:r micologi.r del riempo y dcl esp.rcio)
el mito»), la descripción I orev opina que la mirología no Puede ex15tlr luerJ de l¡ lellEloD'
"del miro cal como es¿: uSi no sabemos que es el
mico, ¿cómo es posible combarirlo o refurarfo, cómo amarl., u r)cro oúe el mito no..' ,i mismo reducil¡le l dogmat y mislerios' sino
"n
odiarlo?,,r71. Para definir el mito, Losev lo contrapone a la ciencia, el arre, I la de la personaliclad en la eternidad; a diferencia del dogma'
"firm".ión
,i.n" carácrer histórico, es unf, esPecie de m¡niFest¿ción histó-
la metafísica, Ia religión. El mito no es una idea ni ur, .onceDro, si.,o ,,un .l -i,o
realidad vivamenre percibidx, una re¿lid¿d clearivl, marer¡al y corpórea, .,- J. f, pe¡son¿lid¡d. La sínresis ide"l áe etra manilesración y de l:r
caracterizada ademá por una tensión emoriva que puede llegár d éxtasis. in¡eeridad orimot'dial de la personalidad ('hisroria sagrada') constituye
Losev contrapone el mito a la ciencia, lo cual no le impide"ver. también i" alt -prodigio" ry Él "prodigio" rePre5enrr otrJ diferenci'r fun-
en Ia ciencia más rigurosa la intrusión de r..p...enr".iones subierivas e '"?"¿
damenr¿l ,.rp..ro dI la páesi¿) Sólo medi¡nre esra especie de existenci
r

irrdemosrrables, r¡mbién ell¿" "mirológic:r:..por derecho propio. El mito lri,róric.r prralela. la 'pei"onalidad consigue la 'tutoconciencia qttc' r 'u
se concibe como una interrelación viva, a Ia vez objeciv" y.uüjerir.r; ot."s ,.r,.. ,.llia en la 'palabra' Per'onalid¡d hisrori'r' ¡ralabra- prodigio:
de sus carac¡erísticas son la verosimili¡ud, la ¿u¡enticid¡d y ,,na.rr.u.- lo. -orrr"rrto. ftrn,l"-ent"l.s del mito Por tanto, uel mito es la
tura patticular, no científica; el dualismo y las prerensiones cienrificas <.le ".,,r..onprodigiosa de la personalidad devuelta mediante la palabra'; si
historia
l¡ ¡¡e¡afísic¿ están.complet.rmen,a del ¡rito, que c[ea, e¡l ,ros fij"Áo., ei c"ml¡io, Á la síntesis dialéctica de la personalidad' en
su
e,r¡nl¡io. u¡ra realidad alej.rdr del culso "ura,-r,..
norm¡l de lo: lenómeno.. El nri¡o .*n.".ió,t de si misma, y en su manifestación verbal en el nombre'
)'
no cs un esquema ni une alegoría, sino un símbolo en el cual coinciden ,.,i"-o..,r,onaa, que "el'rnito es un noml¡re mágico desplegrndose'l
,lo' ¡,1¡¡1or indisolubles del ser, de rnxner¿ que, e¡rrre Il ide,r ) l¡ co,r, se En este trabajo de Losev se encuentt¡n observ¡ctones extrem lcllmente
tc:rliz¡ una identidad no intelecrual, ,ino re"l y r¡.rreriel. Si bi.n r¡r,to el i,rteresantes v atinentes a nuestro tema, sobte todo a propósito clel mito-
rrito corro la poesía constituyen form¡s expresivas esencilllmenre ver- io*i.-o .,t lá poerir, puL.j.mplo. 'obrt l¡ ¡uterrricid¡d del muntlo sirrt-
Soii.. a. V"it.t, .otr. l" g.niol intuición mítica de Gogol que' en cl
r.¡rA Irl-r¡r.v, A,trli Vli. cornoerrdft "un.r gramiiicr complet r de los ettatlos dt ini¡no rrrir"-
..
t,lt ¡l,t )t4,t, Llr)r dcl
nnr"-nqu,tnL,alizma i ttlfohqii, vol.l,1930; rlel mis¡¡o, Dr¿,
,Olimpiskay¡ mifologiy:r v cr soci:üno-isroriócsl<onr raz- lóáic.,r,,
'sob
re l¿. trei mirologí¡t de l" n¡n't''1e"" de Prrrhkin ' Tirr r..cr '
', d. rl-gu',.r'' oLrserv¡cione' dc Andrci Belyl
ririi" , rr /ti,ry. z,tpi,h 'ni\nr,
M{,-t / I)(Xlt, I953; del mi;mo, .Vve¿enic v,rnricnLrvrr mifi) B.ir"tunrki (sobre l¡ b.rse
l"t¡,n, tt,t y, r,t p li, trl tnrriT.t, ¡rri¡ 5 (t 954): tlcl -lrtisnto, Ánritn,ya
,t)lttogiiuhalrt
tlul,'ht\1n t' , i: t:!¡)t¡i rtkt'tu nt2uitit, ttST_
I I \ \s\,\, t)it11L¡il¿¿,|.7. -: Iht,l,
r.21't
I
) )/t I tiot{l^s MODEIINAS DIL Mrro y coNcl]f cioNlts
I ll)LoclC() I A MT|OPOIF,SIS F-N IA CUT|URA IIUSA Y SOVII::'I'I(]A

No
dilicil caprar en esre esquema reórico ias fucntes
es
. filosóficas del irnportante del pensamiento mitológico es que el hombre no puedc scy,"-
¡rirrrer Losev; su insistencia en la er¡oción y el éxrasir: .f.i
,"ia'r.-ir.
rro solo a §/undr (cirado por el propio
autorj g.,¡,i-..: '',"r¡_
y * Ur1,
mrse de la naturaleza, lo cual está en la base de la animación y de la pcr'-
hiin V jateslav lu.,nnv; sonalización del cosmos. El carácter inseparable del hombre y la con,,,-
a i¡ ,d.r'd.'qre p. 1.,,"fi.11,j,""lr., ,,;" ..,,.
r.rrcr¡ lrisrórica paralela. vinculada .,.r, ",Ji.."
f
nidad tribal y su colectivismo espontáneo hacen que el hombre vea por'
f ri'-,.r¿i..l,,,1',.,ri", ., todas partes relaciones de tipo rribal, percibiendo todos los objetos y
. posr kan¡i.rn.¡r h rc,rí¿,lcl sinrl,,,lo e, ¡nuy
:l.T^t],:1.i,1,,,,:.1r,Í.rtemr
semei¿nre a la de ¡chelling: se percibe también la influencia fenómenos como unidos por relaciones de afinidad. Losev ha propuesto
de pavel Flo_ un esquema detallado de la evolución histórica de los mitos, usando el
renskr y es b¡en v¡sible el r.rs¡¡.o de I¡
"di¡lecric¡ del nriro_ 1,1,¡r,i¡¡1.¡ 1q5¡" rnaterial que proporciona la mitología antigua, A su juicio, el momento
reGrida .r Plarón. perrenece.rl propio I
i'Pi"tiqi
rir r(¡cnnq¡o org¡ltca v plerreilexiv¡ ""."i Ll ür.",,.i".1.
entre .ujero y objero err el i¡¡rcrior
rnás importante de la evolución mitológica es el que señala el paso de la
de l,r . per.onalidad" .i ri-il.,r, no sólo r la cconomía cazadora y recolectora a otra de tipo productivo, de la edac{ de
b;.q,i;;i;l;
orgánico",.JIevada a cabo por ej r ir¿lismo, ,¡r.'r",,Li¿r'""l.,"'1,,,.,,,..
,;,;ri:ir,., la piedra a la de los metales, del matria¡cado al patriarcado; fundamen-
renomenotogtcos por \uperar la ¡ntinomia ralmente es también el paso del letichismo (equivalente en Losev al tote-
errrre sujero y obierol
Lorev. indrld¡ l¡lemen ie.
.
mismo) al animismo (el genio de la cosa se separa de la cosa en sí) y clel
ámbiro de los estudios sobre"emitof
lun,Jaba sob* 1.,: ;,,;-'""'"" ,*i,tr..,,.t ctonismo al heroísmo. El paso del ctonismo (todo está hecho de tieua o
;J.;;iig,;, ;;il;;::il:[
;;, d" sus derivados) al heroísmo lo asocia Losev con la transición del principio
Usener (el significado del
"no¡¡§..,,'.n .l ,"1., .r.j- p".¡.r¿. .f. l" ¿1" caótico, disarmónico y titánico-ciclópeo al dominio de la arnronía que
lúcr ic¡ ideali.r ¿. I osev inlq¡p¡s¡.¡s¿
.1 - ir" ..-,;;,,;; ;",._.ru'.r,,"1 i,
ronc¿ (superando lsi alguno. problem.¡r cxisre¡rre. triunfó en G¡ecia en las figuras de Ios dioses olímpicos.
cn l,r relrü,r enlre mlro Un aspecto extremadamence positivo de las investigaciones de Losev
y Ilrer'¿¡uraj, consrder.¿l¡a nrrurrfes I.l\ ¡soci¡<iones
rr.¡. sens¿cioner inmedi.rras y suponia qr. 1., ¡roclucid.rs por nu..s. (sobre todo para la comprensión de algunos aspectos de la poética his-
.,i,ologi. ;.pr"i,,i.l"'"¡¿, tórica) consiste en su capacidad para sacar ¿ la luz los diversos tipos de
rur ( omo e\. L¡r su r¡rrerprer,rción ;nriinteleerrralisra
y .,pologérica clel rniro, configuraciones estructurales, de modelos interpretativos del mundo y
Lo'ev se h.rll¿b¿ prórimo al vitali,mo y se,,poní,r.
rro sólo a los ernóeratos
soyié¡icos de los años yeintc sino ramLién, de concepciones estéticas que se manifiestan en los mitos y en las inter-
sire¡, hacié'dose eco, de este modo,
en p";,., ;ii;;;;;;;."¿". pretaciones de los sujetos mitológicos. Da la impresión, sin embargo, de
del ,"ai*i ."_Si. lr,.iori,",,r) ¿.
Io' primeros años del.siglo. AI ,i"*po, po. l" .g,,,1-.;;;" que Losev vincula de forma en exceso mecánica el desa¡rollo mitopoé-
.;; ,,;i:,". ,,, ,,"- tico (que é1, por orra parte, estudia con tanta brillantez) a un rígido
n¡nqd comprensrón del mlrerial rr,rr:rdo
y l,r:rgrrdezr de ob,err¡ci,r ¡,..,,
,ribll: de Losev se prerenta como uno Io. j. "r¡, esquema sociológico, en el cu¿I, matriarcado, ctonismo, totemismo y
:1"
orcs y Drr¡tantes de I¡ nuev.r ¡eorí.r del "*p,,,,.n,..--j. ,ror". magia (o bien patriarcado y heroísmo) son considerados directamente
miro. Algurros resulrarlos imn.,r-
ranres.obtenidos por Losev en sus primeros sincrónicos; se crean así categorías del tipo uprime» o bien ntardo, cto-
,"flr;., f., .r¡ljrJi.,nrrr,
"t" nismo, uprimeo o utardo, animismo. De igual modo, cada dios evolu-;
¡ero siruiindolo, fuera de h rendbn:i¿ i,l.rli.," pr;.;n,;;, )i,[,',,*
lcl mito. Paticulatmente noral¡les son a ciona a través de sus múltiples formas: ctónica, totémica, zoomórfica, i
.rli¡ii i. l_'*i":ñ .;i.-r.. antropomórfica, entre otras, de modo que podemos verlos a través de unl 7
y Ls diveu. ideologir...l .,,,.iiiri, ¿.1 ,l,0..,.1.Jii"..f.1
:.1,:'l':l-i "
urto.f I¿ comprensron rgud.r y pr.ofund.r de su n.¡rr¡r..lez.r 5imbólic.,.
movimienro histórico que lefleja los distintos estadios de evolución del
Losev de la ,,Illro ligin nri;g,,a y d".,r.. la fantasía mitológica. Semejante análisis tiencle, sin embargo, a desmej
,El
.r) \'t.rnrro
,r;b;;,;;';,.;;;., ,. nuzar las imágenes de los dioses en una infinita cantidad de variantes.
tJ corncldencia inmedi¡r.r de urr,r ide.r gener.rl
y
<lc ur¡l
s,..siblc, coincidencia de la cual ,u.g. to p.oái;ilr.-ii;rilJo.üirnuc.,, Los resultados obtenidos por LosevrT¿ son, pese a rodo, notables no sólo
,k r.¡nera diferente); a dilerencia d'el .n;", |.."il":;;'";Í.,ü'..'1.]l,, "ir:;
,r(.rr',r.cr.rftiric¿ mienrr.:rs que h religici. .rit.
(' n\ll)tL v ull.r moral I* ¿;;; ;,; ;;;;;",,;;, , r/4 Extrcm¡dame¡te interesentcs son t¡mbién sus lticulos dcdic¡dos.¡ l¡ tcorí¡ tlcl
aco¡de con ello. prr.¡ Loseu. el presrrpuesro simbolo (escr'itos ya clcsdc una perqrecriva marxista) y otros, asícomo sr¡s observacir¡n.s
itr,i, sobre el mi«r y la mitologia (en panicular, las rcfelcntes al r;rirologisrno en las obr¡s rcrr-
listas dc Ciogol), dispersas en numcros¡s voces cle enciclopcdias. l,as icle¡s dc l.oscv l:rs
'' t,,,rr.cs,. ¡,,r .l.nr¡lo, c¡ l.,s .uce. desarrolla acru¡lmente, si bien desde una perspectiva algo distinta. Sege; Avemccv srtbrr
., ,r,,,, , ;,:,; , ,,;1.,;;; ;;,:,i:lli'ffii,:,::y: I;.ll:;,:;1,:illl:,i:l:l:;, rl simbolismo antiguo y medieval y sobrc Ia mitología cn general. CFr. S. S. AvliRlN(:l'\,,
\í rr\\ ( Ir Lr\.i-Srr.:russ, .l.c chrnp», cir., 1973. ,Miry», ei Krntkd;n lit,lr¡ttltt qn ¿hLihk)l)c.lid, 1967r dcl'mismo,.K is«,lkov,rrrirr s""
()0 l{):).
voliki rnifa ob Edipe,, en la reco p ilacnnr ,4 »tá nott i totftmo oit,1972, pp.
I26 I'I|OIIÍAS ]\,fODIIRNAS DI]L ]\4IfO Y CONCI]ICIONI]S
MITOLÓGICO ]A MITOPOIES]S EN LdCULIURA RUSAYSOV]É1]CA
.,

pa¡a la comprensión de Ia mitología, sino ramL¡ién para


la hiscor:ia de la Un aspecto caractelístico de estas investigaciones sobre Ia paleonrcr-
crrlrurn anrigu.r er 5u (oniunror ':
Irgía temática es la identificación entre la semántica folclórico-literarir
En el transcurso de los años veinte y rreinta, la cuestión
de las r.ela- v le semántica lingüística: es¡os nuevos principios de invesrigación mito-
.iones enrre Ir mitologia.rnrigua y el fol.lor.
1en p"rri.ul"r, .t-r.o a.t lrigica aparecieron insertos en un esquema sociológico en el cual se dis-
cuento_popul¿r para reconsrrrLir.la redacció n.o riginaria
de los antiguos ringuían los diversos niveles de desarrollo social de la socied¿d primitiva
mrtos) fue o_bje ro de mucha arención en ios trabajol
de L fvL f.r.i.i y a. (siguiendo a Morgan y a Engels). De igual modo, la realidad socioeco-
L L Tolstoi 7r, a los que se puede considerar co"ánu"aor., j.
v.r.l."rt i. rrtimica de la historia aparece asociada a los estadios artificiosos (el estadio
l'.rrr nuesrro remJ son. sin ernbargo. m;is irnporr.rnres lru ucósmico», el estadio «totémico,, etc.) del pensamiento humano postu-
irrvecrifacir¡nes
sol¡re semántica promovidas por"po,"b.ri",
r. h"y"r"r.tJi^a., l,rdos por la escuela de Marr La umitologicidad, eLa atribuida, exclusi-
"urrqr"
e¡r,su m¿yor parre, dcntro de I¿ escuel¡ del ac,rdémico
Niúol.¡i Mrrr. Ll v¡mente, al «matriarcado», mientras que la ¡ranslterencia de las concep-
paleon tologi.r de.M¡rr.,r la que conr ribuveron
Fra nk- Kamenecl<i, Irlei_ ciones mitológicas en beneficio de quien realmente ejerce el pocler, eljefe
trenDerg y 5us colaboradores, resulraba algo fantástica
y constituía por clc la estirpe o de la trilru, se consideraba una característica del upatriar-
much.¡s razo¡es.un il.renrico
"miro. .ieniifico. si , .ífr1re",ll*,,, ,, cedo,; el nacimiento del sujeto pseudocotidiano, la conservació¡ de una
rnvestrg¿crones de estos esrudiosos tienen un nor:rLle rrlor,.n p.,r,"i.r1.,, concepción secretamente mitológica y la sustitución de los dioses por
las de Freidenberg, que en los últimos años
,.
'-.ii"rif.
fr" figuras reales eran rasgos considerados característicos del ufeudalisr¡o,.
"Li"¿.
mente de Marr. Se trata de trabajos discutible. Su.¡o'ai,r.".o.-nrf lr,n el umatriarcado,, la antítesis de vida y muerte asume la imagen del
pero indudablemen¡e interesantes y crearrvos. ".a., ,lios que muere y resucita; el principio masculino y el femenino se
Frank-Kamenecki y Freidenberf ha estucliado el c,)cuentran en una relación de amo¡/odio, de modo que la imagen feme-
mito re]acionánclolo
con la.poética (una fámosa .no'oir"fi",1. F..id.r;;;,;r;i;;;;" ¡rina encarna a menudo el principio del mal y se asocia al dragón. En el
.,,
ll:^11.""
.1" eslos
dc
0". rírulo,La poérica dei, ru,n ¡, ,t, I grr, , ,
Jutores er¿ el esrudio de las ¡1..r¡tslorm¡ciones de
i . tin, pri,,.¡p.,f upatriarcado,, el principio del md aparece, en cambio, bajo la forma de I

lo, ,ern.,. y'.le un animal, la unión amorosa adopta la forma matrimonial, la rnujel
ideoltigicos fu ndam..,rol.s. E,talr",r .o;r;i¡;;';. pierde en parte su carácter demoníaco, erc. Todos estos cambios, que
I ::r^:l-:1.".i
cr cJda un¡ de las erapas de ¡r.rn"form¡ción
.1r,.
de un tem.r podran urilizar,r Marr y sus discípulos consideran como clases, modifican y transforman
rnolrvos creador en otr,rs erJp¡s hisrc,ric.rs. E,r:r reol
i¡ ,i fund¿mertr.rl¡a inadver¡idamente alsujeto; el proceso de formación del sujeto se disuelve
sobre (l stncreti\tno primord_ial de cle¡ción poéric.r y rejigión. cn la evolución ideológica de las formas del pensamiento, que se com-
.rp.rrre el
rrrcno oe qlre et conten¡do y l.r forrn,t pue(len translo [rinan empleando abundantemente materiales obtenidos de estadios más
narse el uno e¡t l.r
olrJ. trn el es¡adio ¿rc¡ico. estos pensJdofes intuycrr ¿rcaicos. Un ejemplo de esra arbit¡a¡iedad lo constiruye el aniilisis del
rrrr pens.¡¡nien¡o
ti;;
figrrrado conrr.r¡ru..,o .on."p,o, a. t., t.gi.,,'f;r,n.;
".1o.
Lr(¡o,.ivlarr y sus dr5clpulo5 parecen segrrir .r Léry_Brulrl.
;;;; ,.,, tcrna de Tristán e Isolda, que queda reducido, de manera muy discutible,
Frarrk-Klrrre_ ,rl hipotético mitolo¡1ema primordial de la unión del sol con el aguar78.
nec«r manuene que cl contenido del renr.r mirológico «Luz,», «agua», usol,, y uvegetación, están de alguna rnanera asociados al
corno n.rrr.rción
t(,,ctetrne su semánric¿ prleortrologica; esra complejo ucielo más agua, al que hacen referencie raml¡ién los conceptos
última ie refiere a una ic.lcn_
¡t{til(l de senlldo de ,rlguno. significados qtre Forrn.r rrmbivalentes de amor, fertilidad y muerte. Así, no sólo se hace deriv¿r'
un h.rz sem,inrico.
)eHUn c\rx reoria, los objeto, y lo, le¡9¡¡aro. cl rema del romance medieval de raíces mitológicas sino que quecla enre-
del rnr¡ndo qtre nos lod,.,.t
cr'.¡,r or lgrnJr r¡merrre pcrcibidos cn su rignificrdo r¡menre reducido a estas raíces. Pese a todas sus expresiones umateli¡-
soci.rl irrrr¡rrseco, err ru
csc¡cia socioeco¡róm ica lisras, o usociológicas,, el carácter lran¡ástico de las teorías de Marr con-
ducc a una mitología «pula», a un psicologismo al¡sttacro.

, ,lll tr,'l,l.r,-r.rri¡,.r¡¡l ¡¡.¡. rrvL, (t rnir., (r, .t r[,,rr¡,11,, Ji Lr fil,,s,,tj.r *ri..:.r t,,
L.¡.',,.'rr/r(,,, F. ( K(..ili 1ll l.¡ lx,,ll,,]:r.rt,r lt,1au". 1,,.q,"
.",, ,,,,.,.,r,,,,r.,i, ,,1.f.f 17"
N. J:r. M¡nn (cd.), lii¡¡ttn r lzol¿l¿: Or ¡¡troíni líultri ftolalini Errapy &t ltodtt
'r,,,,,r¡..r,r¡'trrln',,,,.,,,nnj,i,r,r.r,f,,¡,,t.¡.,,rl.rJ,.\rll,
r tt
..lj;,,rt,..,.n. Vc.,,.L r t(r.v,, uatrhn/nl noi Afiruazil (tLab:rjo colcctivo dcl Dcp:rrtrmco«, dc Semiirrrica dcl Miro y tlel
r; ¿1,¿;..t¡¡ ¡¡,),,¡¡ 1,,2
u.ü/r l: l..q.,tt ,:t.t,t, t L
lirlclore), 1962 (conticnc rnículos de Fr¡¡k-K;menecki, Freidcrberg y otros). 'l.rmIrtrr
r.r
"Anrirnyr rrrf s,vr..mtonayir shazka,, en 1a miscc)iLnct S. ¡i Oltttr
/¡,rtt.tt'^,r 'N\fr,\tnt¿¡tu r.
l:rs nronografías Lekcii ¡'a ruelcniu u ttoriu nnticnogo fil blarry Obraz i ¡onnti, rcctrlx
tt¡ttt,h nui¡to übii,¡ L tnDi ¿qtatuli)otti, 1934, pp.523-534yotrostr;r r,,l,rs .lel archivo clc Olg:r Frcidcnbcrg. Prríxirro a nucstro rcm¡ es el fi¡grrcnn) .( )r nril:t
1,.,,,": ,,,1'r,,1. :i,t. ,, t,,l t¿t"n t)t,tt.
k rcligin,, publicrdo en O. M. FLeidelbclg, .l']roischrndcrric grcicskoi litil<í', lt¿y¡v ltt,
' t L. l'¡r'r¡¡rNriirrr;, llrtia sjnLzta i znnra: ?triotl ¡ntiinoi lit¿ratury, 1936. t¡tr! t1 (1973), p?. l1l'.123.
I-]T 1 I|oITÍAS MODIi-RNAS DLL N,f ITO Y (I)NCI]ICIONI]S N{I'I'OI,(iGICO . I,A N{ITOIC]II]S]S LN LA CUTIUILA. RUS,A Y SOVIIi] ]O\

Ii¡ en l<- Kamenecki intentó, en cambio, aislar en la figuración religiose a Cassirer, aun rechazando sus prcsupucstos ideológicos nec¡l<¡lrri¡nos).
y l)oética de la Biblia concepciones mirológicas mÍs intiguas, pr,ipi,r- I-a conciencia del hombre primitivo, en su opinión, se caracterize por sLr
rrrcnte primitivas, y haces semánricos elementales. Ll simlolismo ieli- concreción, por las re¡reticiones en vez cle le cau"^aliclacl (uan ticausalidarl,),
gioso io interpreta como un producto secundario de la concreción ¡rcaica por Ia sirnbiosis de pasaclo y de presente (de rrrodo quc Io viejo pennl-
(.r ¡dvrerte a<¡ur cl inflLrjo Je LerT-Bruhl y de Cassirer.). Además, anali, nece en lo nuevo), por la fusión dcl hombrc con la naturaleza, c{el sujero
/.1ndo m.ircriitles griegos, egipcios, etc., Frank-Kamenecki encuent¡t e¡t con el objcto, de la unicid¡rl con la pluraliclacl, etc. La mirologí:r es sis-
cl[os el misnro sul¡:uelo. Insis¡c p.lrticulxrmeDre sol¡re el carácrer meta- temática, más clue ninguna oue conccpción del munclo, y esto cs así
forico de le.poesir y sobre l.r genesis de la metáfbra de l:rs representa- aunque su sistema lo integren elernenros heterogéneos. Si en un sis¡enrr
ciones mitológicas creadas por el pensamienro prelógic,,. cerraclo reina el princi¡rio dc la varia[¡iliclad, el mi¡o es, por el conrrari,,,
la nronogralia de Freidenberg, La polticrt tlel tintrTe, aparre de un un sistcm¿ ¿rnticausal de umetáfo¡as, (esto es 1o quc, seg;ún Fleitlenberg,
-En
cnfoque genéricamente dcudor de Mar¡,-de un influjo direcro de Frrnk- ni Lér7-Bruhi ni Cassirer habían comprendido). Esta es una de sus i¿lers
Ka¡r¡enecl<i y de la utilización de las ideas de Lévy,Éruhl y dc Cassircr., más importances.
sr rdvier¡e r¿mbien u¡r-r cierr¿ inclinación,por Fleud. I,ara Freidenberg, El contenido, tan complejo, de las irnágenes arcaicas se exprcsx
el mrreri.r[ iniéi.rl y el resulrado 0nal del anilisis paleoernc,lógico son rrcs medianre variaciones ltormales, lo que equivale a una clase particrLlrr cle
umet:lforas,: el alimento, el nacimiento 1, la nruerte. Estas tres meráfor¡s umet:ifor:rs» o, rnejor, de «pre-metáloras», qLLe se mánricirine¡te se vnn
.rJopr.'rr lorrn.r' r¡rnlico verl¡rle..onaí.,.,.r m.rreri.rle., p.ro pu",1.,, Iepitiendo, pero que coDstituyen fornras difcrcntes cle ll inragen mito-
también personificarse (tanto en personajes ct,mo en morivrls narrativos) lógica (este planteanriento de la cuestión recucrcl¡ rurcho a Lévi-S¡¡auss);
prra conveftirse luego en el lu¡rdamento clc la épica, de la ]ír.ica, de l¡ [r rrnidad de un significaclo algo amorfo se coml¡ina con el tópico clc sus
comcdir y de l¡.-Lir.r. I :r, eorc<¡ciorre, dc Frcijcnbcrg rJgui.r.n unr dilerencias (h semántica no cs, de hecho, honrogénea con la morfologír).
lormt rni\ rn.rdrrr'.r y corrr¡let,r er¡ l.t, l¿,¡t,t,,e, iutrodtttrt¡i.t, ¡uLrt l,t Cuando entre el contcnido semántico y l,r fbrna surgcn les disoranc¡¡s
teoría ld fohlore atiguo (1941-1943) y sobre rc,do en la nronogrrfía (y el .vino, ya uo cs sctiarnente eqrri¡..rr¡¡16 .r l.r , s.rngrc,) )
'u s.nrido
Imtgcu 1 concepto (1945-lgi4). Una carecterísric¡ t¡adicional ñ cr¡1, canbi:1, nrlcc entonces, de la uple-rnetáfora,, la rrcráfbr:r poética, au¡é¡r
"le
tura rusa es Ia <le darle al lrolclo¡e el reco ¡rociln ien ro que se mcrecc, tica y verdadera.
lo
que equivale a apreciar plenarnente la imporrlncia dc la crcación popLrlar. La propia norfología reelista de la rniropoiesis hace n,rcer, e jrLicio c1e
cn el nacimiento de la lirerlrura. FrcideibeLg, el igual r.¡ue I. L Toltri, freidenbcrg, le semejanz-a del mito con la poesía y la hisrorir rcal. Al igLral
L M. lionsl<i y algunos ouos estudiosos de la filología clisica, se clio tlue hicier.r en Lr poltica iel tetna, Freidenberg dcrnucsrrl, cle f-orma elgo
¡er, r¡nilateral, la identificación univcrs:rl cluc clu:rcteriT,a el moclelo nritol<i-
fcctrmenrc cucnr.r d< que es precisamente e¡r e Lír¡jito [olclórico clo'nde
el m.rreli¡l de lr rnirologr.r sc rr.rnsfbrma en artc verbal; de ¡hí deriv¡ lr gico del rnundo, el sincrctisr¡ro cle l¡oml¡r'e y nxtLLralezl (cosnros), de
fu¡lcion .consrruc¡¡v.r, <lel folclore cn 1,r culru¡a .urtigua. I_as ¿¿.¿lald rnucrte y nacimiento, cle cielo (¡:uerpo celcsrc) y rrunclo subterráneo
rlcmuesrr¡n que cl anti¡1uo sisreñade los géneros p.r,""n... al lolclore y (rLrrrrb:r). f)e ahí deriva el particular significaclo <1ue en la nritoiogía ricncl
rlcr.iva dc las repÍesenr.rcioDes rnirológicrs. Sin ..t"rgu, a diferenci¡ de los gemelos, un significrdo al que Freiclenberg 1c ha dcclicado algunas
Irryc, Freidenberg r1o crec que los géneros literarios se h¡llen encenarlos, obsetvaciones interesanres (qrLc rcmircn en p¡rte a las reflexioncs r]e
c()¡r todos sus rasgosJ en los mitos, sino que concentr.r st.L iltcnaiun cn el lb¡cl¡nia sobrc cl alma, la suerte, los prororipos, erc.). La xrenciL,n
,rn,í]isis rlel proceso dc transformación, de Liposrasia tlcl miro como nicleo cle Freidenbcrg sc he cenl.¡<1o ta¡rbién en el hecho clc quc los héroes (el
logía cle rr:rnsición, y conro dialéctica compleja de fbrrna y co¡tenido. igLral gue los hrcs, lr nrrisclra, los actc,¡es ), las m¿rioncr¡Ls) son origin:r-
Nr¡tsLr¡ estudiosa recoüocc Ia fuerz-r cognosciriv,r drl mito, pero..r.lifc_ rienicnte sosías, so¡ nrr¡ertos. Obscrva que en la nritología la vi<1a a¡,a
rcrr c iu clc rlgunos etnógr.afbs soviéticos, emplel tarnbién, .t-íti.",,,",,,., rcce a ¡renirdc¡ lepresentacla bajo cl aspccro clc la rntrerte y clel reino suL,-
l.rs tr'oríus del r¡iro de Durkhcim, Lél7-13LuLl y Cassirer. r(rráneo, que cncarn.r, lrdcrnlís de l toclo uhéroe,-clilunto, e1 cosrnos el su
.onjunto. I'uesto que el mito r)o distirrgue entre el esLrecto pasivo y cl
lircitle»bcrg sosriene que cl homl¡re primitivo corrrplendc las scnsa- .rctivo, Freiclenberg idcntific¡ l ]os ¡lc1rc"- ur¡ue trrueren y rn¡r¡¡r, con l,,s
, i,,nL,s rlcnlo clc categorias construidas por su conciencia (cn esto sigr-rc lrijos que han sido udcspcrt¡dos,; esto Ic per rnite identificar con [¡:rsr rn r,
¡,r'ccisión los ¡emas dc divcrsos rnitos gliegos. Iln la his¡ori¡ cle k,s Aru,,
rr,rutas, de los Átridas, de Edipo, etc., Freidenbcrg eucuentr¡ l,r s.nr.,',
L, \trt .'.,. /.". . ,, j, ,. . 1,'1,. tic¡ clel alimento, de la mucrte y del <lespeltal e¡r l,r esfcn tlc l,r. r,l,r
I r n) | t,( )t{i^s N.loDEnNAs L)[L Mrfo y coN(]t.],ctoN t,s Ntfl

ciorres plterno,filiales y en ver ias fbrmas humanas,


\ir,r cnrbargo, .runque FrciJcnberg comprerrtle
(tct prLrc(so dc drfcrenci.tcion,
animales y rnatcr iales.
olo(;tCO...

perficrarne,,i.;i-:;;;.,.,
II LA N.lrfOlOIt.SIS EN l-A CULIUIL,\ RUs^ Y

l.r irrrlgen mitológica se hacc poética y las upre-meráfrolas, se transf-or,))ln


, rr vcrdaderas y propias rneráfbras. frcidenberg des¡aca el hecho dc qrrc
sovllil ICA I rl
it

sr-L análisis sentán¡ico y su acercamienro


crítico resulta¡r algo uniiarelalcs. : l,,s ¡6¡16"0,o, nar¡ísticos, se <lesanollaron co¡no formes cle la imagen y
Freidenber¡; tiene razón cuando afirma clue el rel¡a
a r¡renuclo se cors_
(
luc la netáf¿ra comicnza con el paso <1e los si¡¡nificados concreros a lr¡s
I .rlrsrtactos y cultllina con la figuracivicla,:l .concepturl,. Cuanclo l:r cos¡
rrlr)/c como un drrplicad,-, senrinrico,., de.i., .u,r,u
LLna uniór¡ clc,,rl,,, i ,,rnrenzó a distinguirse de sus propieclacles, cl sujcro del objeto, etc., el
rnorhsnros,,. Muy protund.rs son tamL¡ién sus considc¡.¡cioncs
sol¡re cl rrjeto siguió clurantc largo tiempo constnryénclose según el objcro, nrien-
l¡rito cor¡o expresión directa del pens.rmienro consu.Llcnvo.
L" ;;" tr',rs que lo abstracro pirsó a significar lo concreto (por ejemplo, el sLrfli,
puecle aceptarse es la idea de una iátnrili..r.i.,n L¡nivc,ni, ".
.1,," .rr.,,'.rer,n
(s. presenrc en cl nriro. pero :olo en : rnicnto co¡rro una clase de enfir¡nct{ad). L;r pelcepción mitológicr cle los
aspcctos muy prccisos. ia teoría de la
r(lellrld.rd .em.irrtic,¡ <lr el e.¡rdio ¡r,is arrrig¡,, del p,,¡rs¡r¡ricrrro lil<imenos bajo la folnra de dos hipóstasis conrrapuesr¡s se coDservx por
1., .,,r_ ,l lado esrrucrur¿l dc [a sc¡níntic¿r clentro <]el nconcepto,. El uconccfto,,
.,, t. rc.,r¡.¡ ,l.t .i,,,.
:

vcselo\\k ld:"1",g el .¡!en(o soLre r,,ri.i,,,, .crnirrri,.r


li]l:ll: ,fl ('e.¡one ¡,i,,1i,i"..',,,,,,.i .r. 1,.r-
I sin embargo, quicbra arnbas iclentidacles e introduce la o¡rosicion cuali-
1., urrid,,.l p,r, .,,.,,,,.,,1.
l.r Ecnelr(¡). 1 l.ry err <llo.rlg,' ds t.r¿.,¿ rrc.i,frlcnro\. I Iirti\,¡ de lo auténtico y lo:rparente, clel otjetc, realmentc cxisrenre y su
.rr .,rc .errri,l., el ¡
senrejanza con l¡ realidacl. A csta semejenza, Flei<lenberg asocie rrnr[riél
¡¡¡.rlr,rr Jc rrn¡ únic.r ,crn.i¡rric.r.le n,iro y ,le rrr,,, rrLlepr¡r,lienr(.¡r¡crlc
,1._'tt ori¡e. .,-,¡nrirr. r..rliz.*lo
1 l.r antigua mímesis, que se convierte en Llna irniraciórl ilt¡sori¡ dc finrj,
¡,,o' el er,,oi,,,t'o,.,,"1,..r:r,.;;;,;:r,'M,,y i nrcnos reales, y por trnto, debido a la contr¡posici(in entre sustancia y
urrrr'('\J lc (.¡ tlnlbi(n
l:r idc.¡ de l; gt."rr l.v.le l.r sclD.rrrriz.rciri¡r_. .cI
n .rplricncil, une especie <1e irnitación clc la irnitlciónlsl.
la cual la semántic¡ r,a nás allá cle loi.J,,ro,
"nlpi,i.,,r,
.r,. "fg,,f'C.",tp..
I
Freideuberg analizr l¡r illantemente la metáfbra anrigur, en la cual dls-
cjemplo, <¡re las palabres,,rey, o.siervo,.*i.J,",
.monar<luía, o uservidu¡nL¡re,. L)es.le un puFto (le",r,*'
J.-.iu; l*i,... tingtte dos sig¡nificaclos, igualcs y al nrisrno tiempo difirenrcs, en vir¡u<l
\ isr.r nr"ioJnlrli.r, I
tienen tamL¡ién gran vrlor srrs consider..r.i.nes ..lrr. .l tlc 1:r iclenridrd gené¡ic¡. La metáfora aotigr-Lr, segt'rn sus prlabras, es rrnl
p.,p.i .i.l-;i;;i; ., inragen en clos sentidos diferentes: en ser)tido unritológico, desdc el prrnrcr
cl mito y en el rito; cl ritrno trilnsforru.l .rr..J,J.n ,rr,,r,¿ ,lc vist¿ de la forma, y en sentido «conccpru.rl,, cle"de el punto dc vrsr,r
tico y la.pal:rbr a en discurso ¡írmicc,. .¡. br"l i,n
".a,,l< I-, "a,.
p"."" ; J;'l: ;.;;.,,
.l.rl]-.!,ll'n.l ¡'roce.., Jc.c,rr.,,ntiz.rcirtn,lcl ¡.¡rlr,,. Frei,l.nl',.r¡1 <lcl significaclo. I-lomero podía decir ucielo de hierro,, «cotazón c{e hierro,
,-. !: ..
(l.tt(n('\obr( el c¡r:icrcr .lilrnico. dcl c\1,.1\.i,, y (lcl ¡ier,,po,.l ), «srl¡do ¡Dar» por(lr¡e en el mito el cielo y el cor¡zón son cle hierlo, ¡ricn-
prrtidr lo constituye h identillcacióLr d. n,u,r,,,le tras que la srl es sinónimo cle mar Los epítetos antigr¡os sol) rlutokigicos
p.r,,* .tli.,,.,1^ , .,,,i rcs¡recto cle ll semíntica clel objcro que, grlcils il sr¡ \,ariabili.lad, sc con-
"lgunl,,
or¡as clel cosn'ros v Ia r¡riliz¿ción de l-r.,¡ro'srciún',i/ro
¿-;, i.i .lir;l . .l vicrtc cn un aspecro de lr metáfora. En I¿ fiase: uNo cxperin¡entaremos
,l,l,ll-J:lil.1"ict,'.p.rc,,r.,.err..,i,,.;",;;;,-.;ü."l ,i,1,...",,,.,,,,r,.,,
.r.trv.r,dc l,l rncrlicu pojtir.r. L.l5 ob\cr\.r.iolc,.lc,-.¡r,r.lcr nosotros eqrLcllo dc clonde provienen grandcs sufiinrienros, aqucllo t¡.,.
fi1,.r16¡¡.r,, fi¡e caus:r de que cl ancho rnar haya sido arado ¡ror la esprd:r,, se presu-
. rrrrol,leico ptople\¡,r\ p,r frcrd, rrbclA J, l,er:in v.,rifi..u..,.
., 1., i,,, ,1.
lr'. ¡¡.,"n,.' prñ{:rc:u\ cle Lr Ilologir,lr,i..r. pcro el .,,¡rri,l,¡,:c¡r,,r.,1 ¡rone en prinrer lug¡t la iclentidacl dc la:rgriculrure y clel arte de la gucrr,r,
.1,' rrr i¡¡,,¡,.¡ig¡c¡ó¡¡ p,r|e(e nll¡, pcro se trara del m:rr clc Heletra y cle Puis y, por tilnro, hay ahí carrbién
l,ru leredñr. orro signifricado: uEvita¡cmos las ruinosas consecr¡c¡rcias de] anror,.
,,i"..gi"f]i [ut,K.i] l .;tttclto (que rienc corno sttbtíctio ]lttsttlo
, l ll.l,, /,i¡.tjri¿d), Jrreirlcnl.erg
¡1. Freiclenberg courpara la expresión «ojos dc arrniño,, con lr cualAge-
l,¡tLttL,t es¡udi¡ el n¡cirniento de l¿ Iirerrtt,,¡
.rtrrrqrrr. lltr,l lr(r.rtl¡r,r (llc r¡o (ehl.) lIr.\,ic.i ¡rinAull.r menón re¡rrendc a la mujcr y cn la cLral hay una:ilr.rsión rl rrri¡»¡l
lrrditiólr
\tll,' \,'l'r ,r¡to( I riros. o Io,-l'¡c cr 1., rr¡i.r.rr. frirrl.r. ,e¡.1,r,1.. lircr.¡ri.r, inferrral, con la expresión de Gogol .hijo cle rrn perro», quc, cn caml¡i.,,
vrr.uruz.rd.sr\u. tn er¡e csrudit, sc an:rliza¡r los primeros
t ,,1,1. tos csr:i por completo separada de la imagen dcl pcr.ro. l)cclic¡ rsitnisr¡ro
p,rsu.,l. l"'"1,, páginas muy intcresan¡cs:rl origen de la ¡¡rració¡r, que se¡1ún él trec
rirr( i(irr y cle l¡ dis¡inción en ia imagen rnitoirigica
.,,.,r f'¡r.,r_ or.igen de !¡D nri[o qr¡e deja de ser creíblc y se rruslorrna en una flcciór¡
l' ,
r ,l-
r , rn¡ o,, <.¡..,rio. rr'.,rrlr.rJo
l . , . i ",,1r"
v, ru\,r, -\, r ) -n4.\1,.
'
cor.o(.(r i,,r ) que represente unx rcción («mito conceptual,). Scgún Frcidenbetg, cl
,, ,
'r¡,, r, t,,. .,. rrr r,lr.l y p.r.ir id.rJ. crc. eo¡¡1,, . olr... ,,.,,. i" d. e,r
l,ti,(( \Lr. objeto <1e l¡ narr¿rción cr:r or igineriarnente el su]ero del rclero, rlrrc s,.
scrví:r dcl discurso er estilo directo parl rclltlr sus h¡2,¡ñas y sus srrlri
r '.r. ¡.r.,¡ .. , . , . I r. ,a,.,,r¡, ,. ,r, ., ,r.,
.' . '1,.
,., .,
. . , r
¡
r
, r , ,
rir..rt r.
,1ri,..,t,..,.,. i,,..r,t..,r ..t.,,,r.,,..ri ,,1,, u.,.,,. ,t
r.rt
rNL
Véasc 1a intcrprctrcirh clc l¿r mírrcsis cn 1rry,.., qrrc r':r :rnrlir,rnr,,s ¡rrr, r,,rrrl rr,
- '¡
I i.' i l,()RÍAS J\{Or)[RNAS Dtat. \f
rfo y coN(]rit\tIoNlis ffot.oGICO
I
N.f
I,A M]TOI,O]lisls IiN LA CIJI:I.UIi{ IIUSA Y SOVIÉI.I(]A IjI
rri,.trlr,. ll.¡l c(,r o \rrce(lc cn él
,l, l,,1'i.ro. .l dircurso indilecro
Jr,l t,rr; Irrcgo. ,rl Jiftrerr.r,rrr< 1.1 ¡¡¡1¡¡¡,
v^la.o¡¡p¡r.rrinrr sc r onr ir rieron lrz,r, con espíriru cr'ítico, l:r experiencia científica de Usener, de la escuel,r
l,,t'¡1r.'. ¿" translbrm.rcion err .irr
clc 1,',,"",,,,.r1 r.ur'¡crir.,.obicrir.rr ,l, Oamblidge, de Lévy-Bruhl v de Cassirer, y ha llevado adel:rnre un
il..,ir, "ri;".,;,;;;;:",il1.1,,i1.1:,, I

cn ull r ('rl'|('\i(;d,'Ur¡n.,,iv.r,l.j ., r io intento por cmplear sus resultados cn un conrcxto maferialista.


Dc
.¡(,,rDI,,rn.r(-r.r ¿. ,,,, ,, ir,o'r...,''l .rur,,¡..
, \lc nrodo, no s<ilo pudo ¡econocer cl significado cognoscitivo clel mir.,
el
br.o.rio .i¡rir.,r., r., ,n.,j,n..,'nn" 'rrr" " d.'¡'licg.r crr <r orro en rrr i'.lel'e¡lder la nccesidad dc un ¡cerc¿nrierrrr, hisroric,, l el, sino que t.rnr-
, ,..1 .,,,. l" ;,,,.,*.,,
;::i':;i::;fJ t'J.:;';l ;]"1.:':i,Il::];;,.; :',,,,i:Jl
rogt(.,' \( tr.lrslnnn.r. d< c.¡r¡. j.¡l
l,i,rn planreó la cuestión de su evolución hisrórico,social. En conclusión,
lrrcidcnberg ha logrado mostrar la dinámic¡ del rliro y el proceso de
",,,_.o,,."¡,,,,.,1.. 1 .1,f,:...r,. r"'.,r,f,1,.,
rr(,lr.,nre lit.unrr,rpo.ilró¡r .rl p.r.:rtlo. tl.rnslorrn¡ción de la literatura, aunquc l.r ¡r¡sencil rle Lin.r descli¡rcitirr
r orr .rgrrdeu.r no¡¡l¡lc. I.rcidcrrb,,rp rrrcrónica (a diferencia dc Propp, quien fundc dircroní.r y sincionír)
ol,scn.r .¡rrc 1.,
.' ¡ .rr rir del rlcrrer¡ro ¡,¡6r., .e LIcr,l.roll¡¡
¡,oeri.o, irr, lrr.o.,.r¡cr,r.,. <1. 1.,i..,,..n,,,
ii¿.,¿, ' ,r. I' e .rlgu n,,' de .rr. ,¡rjlisi. ¡¡ ificio.o' o irnprcci.o,.
A diferencia de Freidenberg, J. E. Golosovkcr, en su obra Ltt hciL.¿ dtl
lt;l. l: ;l;;lll:,::'i: ijllill ::,1:,.: r,::r,,,;,,,,,,,,.,,,ir,,i,:;1
ntttol'r¡t'o-t'ittr''lcs de c¡r"i'rc¡' ",."
1;i i
ttti/o ntttig.to, deja completanrerrte a un l:rclo las raíces históricas de l.a r¡itt,,
rrri.ri qtrc,orfiucc,',1 ,r;;;i,i"t' r" liSt¡r'rdo y ctrr'¡ in¡er¡''-lacitjn L'lr¡,'
l,,rlí¿ antigua para_concenrr:1rse en car¡rbio sol¡rc h lógica poética y cstéri,,a
crracteriza el proce.o ¿" i¿rr".¡-l lltlln ,1,'l mito y sobre las relaciones sistémicas del mundo dé la imaginaci,Sr,

?lji]:Iil I!';;l;;l;T,:i::
,.,,.,pi,,io,,".'.o1,,..i",1,r.,ii'j'll]i,ii,:i:, rrrirológica. Al igual que Lévy-Bruhl, Gof c¡sovkcr mr¡estra cóm; el rniro
Ios pr rr!rl)ro\ nrirologrcos .i.,1
r i,s.,ril r:,.ii.;fi:;ll .:l::: r,.:illi, ;::J:l;l:i:,i: lll;_l,iil;ll;
rcr rrrliinge a ceda paso las lcyes de la lógica fbrm:rl, en particular la dcl ¡r¡,
tittn r¡on dahtr. La lógice clel miro utiliza, a su juiiio, rLna base er¡da
l)rocc\o tlc L¡..rn"iornt¡.ion d. ( ur¡ndo acept¿ t
1.,
rrrr,ruL'Lr(
tb.ri" l¡ r,r¡,r., ,1,, \riori nt:r pr.emisa necesalia parl aLcanzlr r¡na conclu-
,1,
'r,,r.. i,j,r "..¡".;;;.,,1;:.11,,,.,'."11'i'"i'" ritln. En el miro, todo lo que no¡malnlenre es hipotético resulra en c¡ml¡ro
,r. r., , .,;, .1"1.;;n:;,;ll ;l;:l:ilTi,:,j;,i:,.l:il,lil l
'|

i,,l;,Ij.."1,i
( irregórico,.lo i¡rcondicion¡do rest¡lta condicionado,
etc. El jrrego esrétic,r
¡rt o r.rgo n ir r.L. Frerderrbcru.i..r lr lr/ r.¡.rl'i(', 1., rrr'.i.,. rúrrrsr,, d.. r l.r lil¡er r¡J cre.rtiv.r Je las .rs¡ir'.rciones hum¡nas de¡ernrinair li rpariciól
i-r,,.. u .,,,.;ri.,, J. i.;, i,,,:_:1,,., r' cl rniro,lc lo ¡rn.ligi6.6 . qrrc lr.rcc..l,',,1'rr,r. 1,,..u¡lid,rd,,. t. l.r. I'r,,-
,r..r.¡rirro. 1,..,.,,.r,, ^ ., r,i :-- rr\nro 'lc l'r rr'r¡c,li.r cJ) ri ,Jrre r.r ¡i6,1¡,,,o,
ll.uro ., rn.¡rri(o ). Irr.. \enf,r {¡¡r.L
'. r'rc .lc d jf, ¡.cr r, i_rtio rre. y rlc I r.¡ ¡. ¡e¡¡¡.,. rr,,.s
¡'i,',l.rJr. . los tq¡.,. y lo. objero., cs ¡bsulLrr.,r r rc¡r l< rr.¡¡ ¡.1.r ¡r l.rl¡lc. lr.r.c , v.
¡ ,lcn¡c rrJc, lo qrLe er nrisrcrioso, y nristerioso rodo lo que es evide¡¡¡e.
rn rr(,loÉi!o-rirL¡.tl Jr p.rrriJ.r..\r ¡,.rr.,rlcl.r, ,le l.r ,c¡ r.¡ n r i.,Lr
r ,,,l,,sovl<cr se mr¡esrr.r, sin emb.rrgo, conr¡rrio ¡ la inrerfletación psico-
f rr'rAr dr'r ('( rtoloxr'¡
''' I¡"rrrtlo¡rr'r.l,t
, r, .ri.,',. 1., liri . l, ,Sr^.n-sut¡irriv.r de l¡ Lrn ¡.r'i,r m iropoética, en la cr¡al rodo es real y-roclas
"...,,i,r,':ü,rrrrr'r
,,,,,,r;,,.o1,,.
"ro,.;r;;,i" il,il,.ll_llll::i,5:l:;,ilii,i;:;,l:.ll H:::i; l,rs ligur'.r: pocricas se rc.rliz.rn corpóreamenrc. L-¡ estérica del miro ¡iene
1,,r.r,\rotr\rr,rIc.¡r.¡¡.(,g.¡,¡.¡fi,e.qr¡.(scurr\cLu!Il,]i.,,1".,,.trr"*i,,,i,t.,,] propia objetividad, su propio carícter ontológico.
'rr
'l.l:'.':",'],.,.,1.,:^i, ,r...y Lr 'e¡.rr,r. icir, irr,.rrti.ic¡rc,lcl
,',' .LcLto o1,1.,,J , :,,,., o, Golosovker se sitúa en el camino qr-re co¡duce ¡l estructtLt.rlisnro y a
Lr se locn lta.i tod.tr ¡.1 crt latl t' "i
(o¡¡ (l,dru ,I.,. ¡r'¡ir.,..,'r,rc l.rs itleas de Lévi-strauss culndo afirmi (.r.lrl.rcrr.i.r de Lcvy-Brtrhl) .ruc
J,,..1r,,.c f r.. r,¿,,.,..,r1,,.r",ii,"1"'"]l' .l
,,,,.,,,.fi,,.r.,,,,,',,,,1. ¡rensamicnro mitológico es una -r«ivirled rre-rriv.r y.,,gios.iriu.,, en
;,:.;,,11;,,i,;l;il;ll;lll.:;].[,]:;,;:,.,.]:),I:; , ierto modo lógica y racional. Anticip:i igualrrenrc elgunal rcorí¡s con,
r.r. to \ñr(rL.l¡,,1. J.,. irrr..., ri.,. ...Ir(.,.¡rr.r rrnrporjne.rs (l.r ¡r im.rcr.r dc l.L irr.rgin:rción sobre ll experienci:r en rnito-
,..', ,l
,]:., . . on,l,..r.,,junc- ,1, ., i,,],,,
", ,jrru ,.1",,r,.,,1i1,, .1,
n,,.(.\ n,rr,,loSi(.r. l,,gí.r 1 l.r ¡.r'inrecí¡ de l.t r.,,r'r¡ sobrc la expericncil en l:r nrecá¡rica culin-
:
r r J,r.¡\1'r,.r. cic,,llc.¡,d. )., r¡rt.r.,l,,rie.,
I'r,;,lcrrb,r.q l,ir,;, :i;..;r: .';l::,'r, t ica) cuando afirrra que la itragen no es repre¡-entxción sino signilicaclo,
lrrr r, ' r.rn.rli<is brifI.¡rre,,,,uos crr U.,
jr;f l)o¡quc c¡ el ntito el objeto concreto se c,ruvr(rtc cn un srnrbolu. Lo ¡¡ís
I I ;':;r;;,: :f"'li :xff+[: r]f;ll;i
Jl :',il.,r;'1,'l#