Vous êtes sur la page 1sur 4

SISTEMAS Y APARATOS DEL CUERPO HUMANO

Los sistemas del cuerpo humano son conjuntos de órganos que cumplen funciones tales
como digerir los alimentos, respirar y transportar nutrientes, centrales para que el cuerpo
humano funcione. Así mientras el sistema digestivo procesa alimentos, el respiratorio nos
dá oxígeno, y el sistema circulatorio conecta los diferentes sistemas para que el cuerpo
humano funcione.

SISTEMA RESPIRATORIO

La Respiración es el proceso por el cual ingresamos aire (que contiene oxígeno) a nuestro
organismo y sacamos de él, aire rico en dióxido de carbono. Un ser vivo puede estar varias
horas sin comer, dormir o tomar agua, pero no puede dejar de respirar más de tres
minutos. Esto indica la importancia de la respiración para nuestra vida.

El sistema respiratorio de los seres humanos está formado por:

a. Las vías respiratorias: son las fosas nasales, la faringe, la laringe, la tráquea,
los bronquios y los bronquiolos. La boca también es un órgano por donde
entra y sale el aire durante la respiración.

1. Las fosas nasales: la nariz se divide en dos aberturas


separadas por el tabique nasal, los cuales tienen dos orificios de
salida llamadas narinas. Por el otro lado, la nariz termina en unas
aberturas que comunican con la faringe, que son dos cavidades
situadas encima de la boca. En el interior de las fosas nasales se
encuentra la membrana pituitaria, que calienta y humedece el aire
que inspiramos. De este modo, se evita que el aire reseque la
garganta o que llegue muy frío hasta los pulmones.

2. La Faringe: se encuentra a continuación de las fosas nasales y


de la boca. Forma parte del sistema digestivo. A través de ella
pasan el alimento que ingerimos y el aire que respiramos.

3. Los Pulmones: son dos órganos esponjosos de color rosado


que están protegidos por las costillas. Una membrana llamada
pleura rodea a los pulmones y los protege del roce con las costillas.
4. Los Bronquios: son los dos tubos en que se divide la tráquea.
Penetran en los pulmones, donde se ramifican una multitud de
veces, hasta llegar a formar los bronquiolos.

5. La tráquea: es un conducto de unos 12 centímetros de


longitud. Está situada delante del esófago.

6. La Laringe: está situada en el comienzo de la tráquea. Es una


cavidad formada por cartílagos que presenta una saliente llamada
comúnmente nuez. En la laringe se encuentran las cuerdas vocales
que al vibrar, producen la voz.

7. Alvéolos: En los alvéolos se realiza el intercambio gaseoso:


cuando los alvéolos se llenan de aire inhalado, el oxígeno se difunde
hacia la sangre de los capilares, que es bombeada por el corazón
hasta los tejidos del cuerpo. El dióxido de carbono se difunde desde
la sangre a los pulmones, desde donde es exhalado. El transporte
de oxígeno en la sangre es realizado por los glóbulos rojos, quienes
son los encargados de llevarlo a cada célula, de nuestro organismo,
que lo requiera.
SISTEMA OSEO

Es el responsable de sostener el cuerpo, proteger los órganos vitales, servir de unión a los
músculos y fabricar las células sanguíneas. Está formado por unos elementos semirrígidos
llamados cartílagos, elementos rígidos conocidos como huesos y elementos flexibles que
permiten la unión entre los huesos que son los ligamentos, y entre los huesos y músculos
llamados tendones.

El esqueleto humano:

Está constituido por 206 huesos. Unos forman el esqueleto axial (cráneo, columna
vertebral, costillas y esternón), y el resto forma el esqueleto apendicular
(extremidades superiores, cintura escapular, extremidades inferiores y cintura
pelviana.

Las partes principales de este sistema son los siguientes

b. Ligamentos: Son las estructuras de tejido conjuntivo que unen los huesos
entre sí.

c. Huesos: El hueso es un órgano firme, duro y resistente que forma parte del
endoesqueleto de los vertebrados.

d. Tendones: Son las estructuras de tejido conjuntivo que unen músculos


entre sí o músculos con huesos.

e. Cartílagos: Es el tejido firme, pero flexible, que cubre los extremos de los
huesos en una articulación. También da forma y apoyo a otras partes del
cuerpo, tales como a las orejas, la nariz y la tráquea. El Cartílago sano
ayuda a moverse al permitir que los huesos se deslicen por encima de los
otros. También protege a los huesos impidiendo que se froten entre sí.

SISTEMA MUSCULAR:

Los músculos representan la parte activa del aparato locomotor. Es decir, son los que
permiten que el esqueleto se mueva y que, al mismo tiempo, mantenga su estabilidad
como en repose. Junto a todo esto, los músculos contribuyen a dar forma externa del
cuerpo humano.
SISTEMA CIRCULATORIO

El cuerpo humano es recorrido desde la punta de los pies hasta la cabeza, por un líquido
rojizo y espeso llamado sangre. La sangre hace ese recorrido a través de un sistema de
“tuberías” de distinto grosor, que se comunican por todo el cuerpo. La fuerza que
necesita la sangre para circular está ubicado en el centro del pecho, éste es el corazón. El
sistema circulatorio es el encargado de transportar la sangre, las sustancias nutritivas y el
oxígeno por todo el cuerpo, para que, finalmente, estas sustancias lleguen a las células.

El sistema circulatorio está formado por:

a. El Corazón: Es un órgano o bomba muscular vacía, del tamaño de un puño. Se


encuentra en el centro del tórax o del pecho. Su única función es bombear la sangre
hacia todo el cuerpo. Por dentro, el corazón está dividido en cuatro cavidades: las
superiores se llaman aurículas, y las inferiores, ventrículos.

b. Vasos Sanguíneos: Son las Arterias, venas y capilares, es decir, los conductos o
“tubos” por donde circula la sangre.

c. Capilares: Son vasos muy finos y de paredes muy delgadas, que unen venas con
arterias. Su única función es la de favorecer el intercambio gaseoso.

d. Venas: Son vasos de paredes delgadas. Nacen en las aurículas y llevan sangre del
cuerpo hacia el corazón.

e. Arterias: Son vasos de paredes gruesas. Nacen de los ventrículos y llevan la sangre
desde el corazón al resto del cuerpo. Del ventrículo izquierdo nace la arteria aorta,
que se ramifica en dos coronarias, y del derecho nace la pulmonar.

Trabajo del corazón y recorrido de la sangre: el corazón está trabajando desde que
comienza la vida en el vientre de nuestra madre, y lo sigue haciendo por mucho tiempo
más, hasta el último día.

Para que bombee hacia todo el cuerpo, el corazón debe contraerse y relajarse
rítmicamente. Los movimientos de contracción se llaman movimientos sistólicos, y los de
relajación, movimientos diastólicos.

La sangre sale del corazón a través de las arterias y se dirige hacia los pulmones. Allí
recoge el oxígeno y regresa al corazón a través de las venas. El corazón la bombea hacia el
resto del cuerpo, para llegar otra vez hasta él, y así ir nuevamente a los pulmones y volver
a comenzar el ciclo.

Centres d'intérêt liés