Vous êtes sur la page 1sur 24

los

SISTEMA DE HIGIENE
 
Por
HERBERT M. SHELTON
 
       
DP, ND, DC, DNT, DN Sc., DN Ph., DN Litt , Ph.D., D. Orthp .
 
Autor de
 
LA VIDA HUMANA, SU FILOSOFÍA Y LEYES.
DIETA NATURAL DEL HOMBRE
CUIDADO HIGIÉNICO DE NIÑOS
CURA NATURAL DE LA SÍFILIS
CURA NATURAL DEL CANCER
PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA HIGIENE NATURAL
ETCÉTERA ETCÉTERA.
 
><
 
Vol. II
 
La ortoprotia
 
><
 
PUBLICADO POR
DR. ESCUELA DE SALUD DE SHELTON
SAN ANTONIO, TEXAS
 
Primera edición 1935
Segunda edición revisada de 1947
Tercera Edición 1951
Cuarta edición 1962
Quinta edición 1969
Sexta edición 1975
 

U
Alimentos   Nnatural es la principal causa de la degeneración humana. Es el
vicio más antiguo . Si reflexionamos sobre el número de abusos dietéticos
ruinosos y su tiranía inmemorial sobre la mayor parte de la raza humana,
nos vemos tentados a evitar todas las interpretaciones simbólicas de la
leyenda del paraíso y atribuir la caída del hombre literal y exclusivamente
al comer de lo prohibido. comida. De siglo en siglo, esta misma causa ha
multiplicado la suma de nuestros males terrenales.
 
—FELIX L. OSWALD

ÍNDICE
 
 
 
Introducción
 
1. Filosofia de la nutricion
2. Elementos alimenticios
3. Los minerales de la vida
4. Vitaminas
5. Calorías
6. Ley del mínimo
7. Comidas orgánicas
8. Ácidos orgánicos
9. Frutas
10. Nueces
11. Vegetales
12. Cereales
13. Alimentos para animales
14. Beber
15. Condimentos y Aderezos
16. Comer sal
17. Fruitarianismo y vegetarianismo.
18. Refinería de alimentos de la naturaleza
19. La digestibilidad de los alimentos.
20. Influencias mentales en la nutrición
21. Disfrutando de nuestra comida
22. Absorción de alimentos
23. Usos de los alimentos
24. ¿Cuánto comeremos?
25. Cómo comer
26. Combinación correcta de alimentos
27. Efectos de la cocina
28. Alimentos crudos
29. Ensaladas
30. Cocina conservadora
31. Efectos de los alimentos desnaturalizados
32. Bajo nutrición
33. Hipoalcalinidad
34. Dieta Reforma vs. Suplementario Feedin g
35. Comenzando la dieta de la reforma
36. Madres que alimentan
37. Construyendo los dientes
38. La dieta de eliminacion
39. Alimentación en la enfermedad
40. El período de enfermería de tres años
41. Leche de vaca
42. Pasteurización
43. La leche materna
44. Si el bebé es destetado
45. Sin almidón para bebés
46. Tres tomas al día
47. Alimentación de infantes
48. Alimentando niños de dos a seis años.
49. El hombre no debe hacer dieta con comida sola
50. Nuestro suelo desnaturalizado

Para mis tres hijos: Bernarr Herbert, Walden Ellwood y Willowdeen La


Verne, cuya salud robusta, disposiciones soleadas, estado de alerta
mental y fuerza inusual se deben a los Principios y Prácticas de
Higiene; quienes han escapado a la mayoría de las supersticiones que son
la maldición de la vida infantil de hoy; que han escapado a las influencias
paralizantes de la medicina moderna; y hace una gran promesa para el
futuro, este libro está dedicado con amor por:
 
--EL AUTOR
 
 
 
 
 
 
Solamente las apetencias no naturales no tienen límites naturales, y una
combinación de las restricciones dietéticas con el plan de una sola comida nos
permitirían prescindir de la enfermedad enfermiza de los santos que nos piden
que hagamos nuestras cenas como muchas pruebas para el ejercicio de la
abnegación. "Justificaría el suicidio", dice un reformador educativo, "si este
mundo nuestro estuviera realmente dispuesto en el plan diabólico de hacer
cada gratificación de nuestros instintos naturales perjudicial".
 
"Deje de comer cada vez que el sabor de un plato especial lo
tiente a una indulgencia inusual". . . .
 
"Al decir gracia, agregue en silencio una promesa para demostrar su
autocontrol"; "Pruebe la superioridad de los principios morales a los
apetitos físicos", y apotegmas similares recuerdan el momento en que los
moralistas trataron de ganarse el cielo pisoteando las parcelas de fresa de
la tierra y obtuvieron el perdón por cometer errores al mezclar sus
alimentos con una decocción de ajenjo. "¡Deja de comer cuando disfrutas
de tu comida más de lo normal!" Negro et Pernigo! También podríamos
decirle a un buscador de salud que se abstenga de dormir cuando se
sienta especialmente somnoliento.
 
"Regular la calidad de sus comidas y dejar que la cantidad se cuide sola"
es una regla mucho más sensata. La comida sana rara vez nos tienta a
entregarnos al exceso. No solemos escuchar acerca de topes de leche o
glotones de manzana al horno.
 
"No comas hasta que tengas tiempo para digerir", pero después de un
día de ayuno, y con toda la noche para la digestión y la asimilación, no
insultes a la Naturaleza al tener miedo de comer lo que te llena de
alimentos saludables. Si una combinación de circunstancias
excepcionales debería, sin embargo, resultar en un exceso de terreno,
no se apresure a la tienda del vendedor de bluepill , pero intente el
efecto de un ayuno más largo.
 
—FELIX L. OSWALD.
 
Introducción
 
Entre los civilizados y los salvajes, las actividades sociales se centran en el sexo
y la alimentación. La civilización creció en secciones fértiles, donde abundaba la
comida, donde escaseaba la comida, tribus nómadas vagabundeaban en el
salvajismo o en el medio salvajismo. La comida del hombre y sus formas de
obtenerla han dado forma en gran medida a toda su historia social, política y
religiosa.
 
El estudio de los alimentos y sus relaciones con las estructuras y funciones del
cuerpo constituye uno de los temas más importantes que pueden ocupar nuestras
mentes. Es lamentable que el conocimiento de la dieta que poseían los antiguos se
le permitió a perecer durante la era cristiana y las personas se les enseñó a "no
tomar ninguna idea de lo que habéis de comer o beber," para "no es lo que va, en
el cuerpo de un hombre, mas lo que sale, lo contamina ".
 
Han pasado más de cien años desde que se revivió el estudio de los alimentos y,
si bien se han acumulado muchos conocimientos valiosos durante ese tiempo, ha
sido lento en llegar a las mentes de las personas. La difusión de tal conocimiento
se ha encontrado con la oposición organizada de la profesión médica, que ha
logrado mantener a muchas personas en un completo desconocimiento de cómo
alimentar a sus cuerpos.
 
Se puede decir que la ciencia moderna de la dieta ( trofología ) tuvo su
comienzo con Sylvester Graham, y sus Conferencias sobre la Ciencia de la Vida
Humana aún se encuentran al tanto de nuestro tiempo en la mayoría de los
detalles. Si desea "el conocimiento más nuevo de nutrición", encontrará la mayor
parte de este libro.
 
Se recordará que en el vol. En esta serie, relatamos las experiencias de Graham
en la prevención del cólera por medios higiénicos y dietéticos y cómo creció y se
extendió el movimiento iniciado por él. A pesar de su abrumador éxito, la
profesión médica, tan obstinada como ahora, en su oposición al avance de la
dieta, ridiculizó y ridiculizó a Graham y los grahamitas .
 
En sus esfuerzos por reformar la dieta, como en todos sus otros esfuerzos por
reformar la vida, Graham se topó con el muro de piedra de los prejuicios y
prácticas establecidas y la oposición activa de intereses creados que vieron en sus
esfuerzos una seria amenaza para sus ingresos e inversiones. . No el menor de
estos intereses era la profesión médica.
 
Desde Europa, los primeros colonos estadounidenses habían traído la idea de
que las frutas y verduras y, especialmente las frutas y verduras crudas, debían
evitarse. El New York Mirror advirtió, el 28 de agosto de 1830, que las frutas
frescas deberían ser prohibidas religiosamente para todas las clases y
especialmente para los niños. Dos años más tarde, el mismo periódico transmitió
la información de que toda fruta es peligrosa y, debido a la epidemia de cólera,
los ayuntamientos prohibieron su venta en las ciudades. "Las ensaladas debían
ser particularmente temidas". RobleyDunglison , el famoso fisiólogo de la época,
también parece haber compartido esta opinión.
 
En agosto de 1832, la Junta de Salud de Washington, DC prohibió, por un
período de noventa días, la importación a la ciudad de "coles", maíz verde,
pepinos, guisantes, frijoles, chirivías, zanahorias, berenjenas , cimbras o calabazas,
calabazas. Nabos, melones, melones, melones, melones, manzanas, peras,
melocotones, ciruelas, damas, cerezas, albaricoques, piñas, naranjas, limones,
limones, cocos, helados, pescados, cangrejos, ostras, almejas, langostas, langostas
y arvejas.
 
"En los siguientes artículos, la Junta no ha considerado necesario prohibir la
venta, pero incluso a estos les recomendarían a la comunidad un uso moderado:
papas, remolachas, tomates y cebollas".
 
Carne de res, tocino y pan, con cerveza y vino fueron todo lo que dejaron para
que comiera la gente de Washington. La Junta dijo que
los artículos prohibidos "son, en su opinión, altamente perjudiciales para la salud
en la presente temporada". La Junta eran probablemente miedo de que estos
alimentos saludables podrían causar fiebres, escalofríos, fiebre e incluso el cólera.

En ese mismo año (1832), el Dr. Martyn Paine, de la Facultad de Medicina de la


Universidad de Nueva York, argumentaba que se sabía que las hortalizas y casi
todas las variedades de fruta desarrollaban el mortal cólera y que para evitarlo, la
gente debería limitarse a adelgazar. Carnes, patatas, leche, té y café.
 
Fue en la ciudad de Nueva York en 1832, el mismo año en que las ciudades
prohibieron la venta de frutas y verduras porque causan el cólera, que Graham
lanzó su ataque contra las falsas creencias sobre las frutas y verduras y se esforzó
por inducir a los estadounidenses y, de hecho, El mundo, para comer más frutas y
verduras y dejar de comer alimentos de origen animal.
 
Graham no solo cuestionó la opinión de que las frutas y verduras causan el
cólera y que un montón de carne y vino lo prevendrá; pero declaró que una dieta
de frutas y verduras con total abstinencia de todos los alcohólicos, tabaco,
condimentos, etc. y de todos los alimentos de origen animal, era la mejor
prevención del cólera.
 
Es interesante observar, a este respecto, que las primeras observaciones de
Graham sobre los efectos de la dieta en la salud se hicieron en Filadelfia y se
relacionaron con la parte que aparentemente jugó una dieta vegetal para prevenir
el cólera. Una pequeña secta de cristianos de la Biblia había emigrado de
Inglaterra a Filadelfia. Estas personas se abstuvieron de todos los alimentos de
origen animal (carne, huevos, leche, queso, etc.) y de todos los condimentos y
estimulantes. No utilizaban té, café, alcohol o tabaco. Según su punto de vista,
comer carne violaba el primer mandato dado por Dios al hombre: la instrucción de
Adán de que comiera el fruto de los árboles del Jardín.
 
Diez años antes de que Graham diera conferencias en Filadelfia para la Sociedad
de Templanza de Pensilvania , esta ciudad había experimentado una grave
epidemia de cólera. Hubo muchos casos con una alta tasa de
mortalidad. Contrariamente a lo que se esperaba de las enseñanzas médicas de la
época, ni un solo miembro de la Biblia cristiana La iglesia tenía cólera. Este hecho
causó una impresión profunda y duradera en Graham y le hizo volverse Su
atención al estudio de la dieta. Ya no era un mero profesor de templanza. Su
primera serie de conferencias impartidas el año siguiente en Nueva York versó
sobre las causas y la prevención del cólera. Sus conferencias, tan radicales y
revolucionarias, le parecieron a la profesión médica y a la mayoría de las personas
instruidas de la época, que requirieron de casi un cuarto de siglo más para descartar
sus falsas nociones sobre las verduras y las frutas que causan el cólera y reconocer
que Graham pudo haber sido. Correcto. La falacia muere lentamente. Los
prejuicios muy arraigados no son fácilmente arrancados. Los viejos hábitos no se
abandonan rápidamente. A los líderes del mundo no les gusta admitir que se han
equivocado y han engañado a la gente. Ellos no se rindieron sin luchar - de hecho,
se puede decir en verdad que no dan nave por completo a este día.
 
Muchos de los que escucharon la conferencia de Graham siguieron sus consejos
y, luego, los médicos, carniceros y otros de Nueva York informaron que
los grahamitas se estaban muriendo como moscas del cólera. Graham regresó a
Nueva York y no pudo encontrar un solo caso de muerte por cólera, y solo uno o
dos casos de cólera (en personas que no habían cumplido su consejo) entre los que
habían adoptado el plan de comer y vivir. ofreció, desafió, a través de la prensa
pública de la ciudad, a sus traductores a presentar un caso de muerte entre sus
seguidores. Esto no lo hicieron y no pudieron hacerlo, pero no dejaron de vender
la mentira.
 
Graham señaló en respuesta que en Estados Unidos, donde los alimentos de
origen animal se consumen en exceso casi universalmente, y donde los niños están
entrenados para usarlos, incluso antes de que se desteten, las afecciones
escrofulosas son extremadamente comunes y conducen a esa terrible prevalencia
de pulmón. El consumo, que ha hecho enfáticamente quejarse de la enfermedad
americana. "Además de esto, Graham señaló a" niños bien alimentados con
vegetales de otros países en todos los períodos de tiempo "y a ejemplos de" niños
débiles y caquécticos, e incluso a aquellos que nacen con una diátesis escrofulosa
", que tenían "sometido a una salud vigorosa en una dieta vegetal bien ordenada,
bajo un régimen general correcto" como prueba de que "la mejor salud se puede
preservar en la infancia sin el uso de carne".
 
Graham era un hombre educado y no se puede decir lo mismo de la mayoría
de los médicos de la época. Fuese una locura decir a un hombre que conocía la
historia de Esparta, que la salud y la fuerza no pueden ser construidos y
mantenidos en una dieta vegetal.
 
La gente no era todos tontos y los colegios y universidades no estaban entonces,
como ahora, dominados por grandes intereses comerciales La profesión docente
dio un fuerte apoyo al movimiento por la reforma de la dieta. Profesor
Reubin Mussey of Dartmouth College abogó abiertamente por el vegetarianismo
e invitó a Graham a dirigirse a los
estudiantes de Bowdoin College y también para hablar en Hannover. El profesor
Edward Hitchcock dio una serie de conferencias sobre dieta y régimen en el
Amherst College, que fueron recibidas con entusiasmo por los estudiantes. Incluso
sucedió lo inesperado: el Boston Medical and Surgical Journal, un periódico
conservador y establecido, respaldó su causa en su edición del 21 de octubre de
1835 y declaró que la conferencia introductoria de Graham en Boston habría
reflejado el honor de los primeros médicos en América. Sin duda, el Diario se
arrepintió luego de esta grave violación de la ética médica, ya que sus editores no
tuvieron muchas oportunidades de engañar a Graham, aunque aceptaron un artículo
ocasional de su pluma.
 
El temor a los productos de huerta y huerto persistió durante muchos años
después de que comenzó el trabajo de Graham. De hecho, el autor recuerda
muchas historias de cómo los melones de agua, melones, pepinos y algunas
otras frutas y verduras causan la malaria, que escuchó cuando era niño.
 
Durante el año del cólera de 1849, el Chicago Journal condenó enérgicamente al
ayuntamiento de esa ciudad, por no prohibir la venta de frutas y verduras como se
había hecho en otras ciudades, ya que, como decía el Diario , los "efectos tristes"
de usar Tales alimentos eran "tan aparentes". El demócrata contó la historia de dos
niños que comían libremente naranjas y coco y luego fueron al circo. "En poco
tiempo, uno fue un cadáver y el otro se redujo a la última etapa del
cólera". Incluso en 1867, la prensa informó que alguien al pasar simplemente por
un puesto de frutas cargado de duraznos en mal estado había sufrido un "ataque"
de las quejas, una reacción psíquica no imposible. Pero llegaron a la conclusión
de que "si es que se encuentra cerca de él". aquellos los duraznos le causaron tanto
dolor, que comerlos hubiera sido una muerte segura ". Hoy asistimos a un
procedimiento similarmente tonto en la prohibición de la venta de leche cruda en
las ciudades.
 
Algunos de los antiguos médicos físicos y médicos condenaron el consumo de
tomates porque estos contenían calomel; Durante mucho tiempo se dijo que la
lechuga contenía opio; Las frutas ácidas fueron responsables del reumatismo, la
artritis y otras "enfermedades ácidas". Las manzanas fueron condenadas por
muchos médicos porque "alteran la digestión". Recuerdo haber escuchado a un
médico de edad (hace más de treinta años) que hablaba de los males de las
manzanas y decía: "Preferiría darles a mis pacientes una dosis de veneno que
darles manzanas". Él los dosificaba diariamente con venenos, aunque reteniendo
manzanas.
 
La "medicina" no se rinde fácilmente; no admite fácilmente sus errores. Si
Graham y sus colaboradores y sucesores hubieran demostrado que las frutas y
verduras no eran peligrosas y no producían cólera y otras "enfermedades", la
profesión de la medicina encontraría otras razones para rechazar estos alimentos y
adherirse a sus carnes y sopas de carne. . Inventaron la idea de que si bien estas
cosas pueden ser agradables para el sentido del gusto, no tienen ningún valor
alimenticio.
 
Ya en 1916 encontramos al Dr. Richard C. Cabot, de Harvard, escribiendo: "La
lechuga, por ejemplo, es un alimento prácticamente sin valor, agradable y
agradable de ver, y valioso por su aderezo (hecho con aceite). Pero el aderezo es lo
único que tiene algún valor alimenticio ". También: "Los tomates son noventa y
cuatro por ciento de agua ; casi no hay nutrición en ellos". Estas declaraciones son
típicas de la visión médica de las frutas y verduras en general.
 
En su esfuerzo por desalentar el consumo de frutas y verduras crudas, la
profesión habitual describió a estos como que apestan a los gérmenes tifoidea y
los gérmenes de otras enfermedades. La cocina era necesaria para destruir estos
gérmenes. La lechuga, que ahora se envía a todo el país y se come cruda por
todos, está especialmente cubierta de peligros ocultos en forma de gérmenes de la
enfermedad. No fue hasta el descubrimiento de las vitaminas que
la profesión médica perdió su miedo a los gérmenes en los vegetales y las frutas lo
suficiente como para permitirle sancionar el uso de alimentos crudos. Aun así,
nunca mencionan a Graham, excepto para ridiculizarlo.
 
Pero era demasiado tarde para evitar que el mundo civilizado comiera frutas y
verduras. Graham y los otros reformadores de alimentos habían hecho su trabajo
demasiado bien. El consumo anual per cápita de alimentos vegetales estaba
entonces, y sigue aumentando. La profesión médica aún se opone al
vegetarianismo y continúa insistiendo en el uso de la carne y las sopas de carne,
pero han perdido en todos los frentes y se han visto obligadas a reconocer el valor
de las frutas y verduras, incluso si continúan ignorando a Graham.
 
Cuando se anunció por primera vez el descubrimiento de las vitaminas, el
fisiólogo, el profesor Percy G. Styles, afirmó que la teoría es una reafirmación de
los puntos de vista de Graham. El profesor Styles probablemente fue debidamente
penalizado por esta violación de la ética científica; Pues, aparentemente, ni él ni
nadie más se ha atrevido a reafirmar semejante investigación científica.

herejía. La multitud médica y supuestamente científica desde hace mucho tiempo


decretó que "nada bueno puede salir de Nazaret" y con desprecio burlón señalan a
Graham, cuando se muestran condescendientes a notarlo, y preguntan: "¿no es este
el hijo del carpintero?" ? " Se acuerda que ningún descubrimiento es un
descubrimiento a menos que lo haga uno de los niños en el círculo íntimo de la
"ciencia". Si no lo han educado, si no enseña sus doctrinas, no es digno de un
lugar en el mundo. Salón de la Fama o, ¿es el Salón de la Infamia en el que se
sientan los "científicos"?
 
Graham cometió el "error" de ofender a los panaderos, molineros, cerveceros,
destiladores, saleros, tabacaleros, vendedores de carnicerías, empacadoras, etc. No
había industria láctea en ese momento, pero si hubiera habido una a la que los
miembros se hubieran unido en el esfuerzo por acosarlo mientras ahora se unen en
la conspiración de silencio contra él. A pesar de la oposición profesional y la
oposición de los intereses creados que vieron amenazados sus intereses, el trabajo
de Graham prosperó y creció. Pronto tuvo muchos ayudantes, entre ellos, el
Dr. Trall .
 
En su Enciclopedia hidropática , 1851, el Dr. Trall declaró al mundo que todas
las frutas frescas y los vegetales verdes son antiscorbúticos (en oposición al
desarrollo del escorbuto). Trall pronto se unió a Graham en su cruzada por las
verduras y frutas y el pan integral y contra la carne, los huevos, la leche, el pan
blanco, los vinos, los narcóticos, etc. Graham murió en 1851. Trall continuó hasta
su muerte en 1879. En este momento el los trabajadores eran muchos El Dr.
Jennings se unió a ellos temprano en la cruzada de Graham. Después
de la muerte del Dr. Trall , los Dres. Page yDensmore se sumaron a nuestro fondo
de conocimiento sobre trofología .
 
El siguiente gran avance en nuestro conocimiento trofológico se produjo en 1891
cuando el Dr. H. Lahmann , de Alemania, publicó
su Dietetsche. Blutentmischung , en la que presentó los resultados de sus
investigaciones sobre la "ceniza" (minerales) de los alimentos. Lahmann era un
practicante alemán "regular" que había abandonado las bolsas de pastillas y las
botellas de veneno y se unió a Louis Kuhne en su establecimiento. Lahmann nos
dio nuestro primer conocimiento real del valor de los minerales alimentarios. Su
trabajo fue rechazado por la profesión médica, aunque fue aceptado con
entusiasmo por los higienistas y los "faddists", con quienes se había asociado. Hace
cuarenta años, el Dr. H. Lindlahr trajo los descubrimientos de Lahmann a Estados
Unidos con él. Otto Carque y Alfred W. McCann aprovecharon rápidamente este
nuevo avance y comenzaron la labor de informar al público estadounidense.
 
Ragnar Berg, un químico sueco, se asoció con Lahmann y comenzó el
desarrollo del científico de alimentos más grande del mundo. Lahmann murió,
pero Berg todavía continúa. El sanatorio de Lahmann cayó en manos de
otros. El trabajo de Lahmann fue declarado obsoleto, la institución fue entregada
a "experimentos a la Steinach " y Berg fue dado de alta.
 
Debe tenerse en cuenta que "con la excepción de ciertas investigaciones
realizadas por Ragnar Berg, no se ha realizado ninguna investigación de ningún
tipo sobre el metabolismo completo de las sales minerales, ni en el hombre ni en
el animal". - The Physiology of Nutrition , Londres, 1927.
 
En los últimos años, los trabajadores de laboratorio han atacado el tema de la
dieta y estos han agregado a nuestro conocimiento detallado de los alimentos, si
no a nuestro conocimiento práctico.Estos experimentos se han llevado a cabo
durante el tiempo suficiente para que nos sintamos seguros al afirmar, sobre la
base de sus resultados, que los alimentos son realmente buenos para comer y que
realmente nutren el cuerpo. Nos sentimos seguros de ir aún más lejos y afirmar
que debemos tener alimentos para crecer.
 
Estos "bioquímicos" descubrieron que la col, la lechuga, el apio, los tomates, las
manzanas, las naranjas, etc., son alimentos realmente valiosos. Su descubrimiento
sorprendió y sorprendió al mundo médico que olvidó por completo que los
"faddists" habían estado comiendo estos alimentos durante mucho tiempo y los
habían declarado superiores a la harina blanca, el tocino salado, los nudillos de
cerdo, las salchichas, las tartas de manteca y el café. . Realmente fue un
descubrimiento notable: todo lo que ahora tienen que hacer es convertirse en
"faddists" con el resto de nosotros y hacer uso de las cosas Graham, Trall ,
Alcott, Densmore , Page, Oswald, Kuhne , Lahmann , Berg, etc. ., había enseñado
durante mucho tiempo.
 
Gran parte de los "hallazgos" experimentales es pura tontería. Muchos de los
experimentadores están subvencionados por empresas comerciales
interesadas. Hay muchos vegetales verdes que son tan valiosos como las
espinacas, pero ninguno que tenga organizaciones de "cultivadores" para respaldar
la investigación. Los fabricantes de levadura, de aceite de hígado de bacalao y de
aceite de hígado de fletán han subvencionado a investigadores. Así tienen las
grandes empresas productoras de leche. Lo mismo ocurre con la industria de los
cítricos. Los recolectores y vendedores de algas tienen su

También prostitutas científicas . Cuando vemos algo de comida especial


anunciada como una manzana del "Árbol de la Vida" y vemos que su valor está
demasiado enfatizado en libros, revistas, periódicos y en médicos e informes de
"investigación" de los trabajadores, podemos estar seguros de que hay dinero
detrás. .
 
El trabajo del bioquímico tiende a centrarse en las vitaminas y se limita en gran
medida a la experimentación con animales. Carece de la importancia que posee el
trabajo de aquellos que alimentan a los seres humanos y que no limitan su
atención a un factor alimentario, sino que atienden a toda la dieta y todo el
programa de alimentación.
 
No deseo minimizar el trabajo serio de los experimentadores de laboratorio, pero
me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que los "faddists" los han
precedido con toda una serie de experimentos mucho más importantes. Los
"faddists" son de todas las variedades y tipos y tienen muchas nociones y prácticas
diferentes. En otras palabras, han llevado a cabo, en seres humanos, muchos
experimentos dietéticos. Algunos de estos experimentos han involucrado a miles
de individuos y tres o cuatro generaciones. Estos experimentos y sus resultados no
deben dejarse a un lado a la ligera porque aquellos que los hacen carecen de
capacitación en las fábricas de diplomas de medicina o porque no fueron
"controlados". ¡Salve a los faddists! Han realizado un trabajo necesario.
 
En este trabajo no tenemos la intención de ignorar el trabajo de los "faddists",
sino que lo utilizaremos de la misma manera en que nos basaremos en el trabajo de
los hombres de laboratorio para confirmar los hallazgos de los "faddists". Porque
fueron los "faddists" y no los "bioquímicos" quienes iniciaron el movimiento para
el estudio y la reforma dietéticos y quienes, por sus resultados, obligaron al mundo
médico a tomar nota. A excepción de los "faddists" los "bioquímicos" pueden no
haber nacido.
 
La profesión médica no mostró interés en la dietética hasta que un público
despierto exigió saber cómo alimentarse. Los trofólogos fueron ridiculizados como
faddists, fanáticos, extremistas y practicantes no calificados, o curanderos por la
fraternidad médica.
 
Las palabras del Dr. Trall en su Libro de cocina hidropática (1853) aún son
ciertas: "Por extraño que parezca la afirmación, es cierto que la filosofía de la
dieta nunca se ha enseñado en las escuelas de medicina. Los médicos
generalmente son tan ignorantes Todo el tema como son las grandes masas de
personas ".
 
En 1916, el Dr. Richard C. Cabot, uno de los médicos más destacados del
mundo, escribió: "No se sabe casi nada acerca de la dieta. Hay numerosos libros
sobre el tema que son útiles para prensar hojas, pero no mucho por lo que
contienen. . " Creo que la evaluación del Dr. Cabot de la literatura médica sobre la
dieta fue correcta en el momento en que publicó su declaración y que la condición
no ha mejorado mucho desde entonces.
 
En noviembre de 1926, RG Jackson, MD, Toronto, Canadá, declaró que aunque
la dieta había sido "ignorada por mucho tiempo y sus pocos defensores habían sido
relegados a la categoría de 'manivelas', la alimentación médica está comenzando a
ser reconocida por la profesión médica como una Lo más importante, adjunto a
nuestro arsenal terapéutico ". Agrega: "La dieta no era 'medicina científica', por lo
tanto, no era nada. Y, además, la dieta era una medida defendida por 'cultos' fuera
de la profesión; por lo tanto, debería estar mal vista ''.
 
Tenga en cuenta que el Dr. Jackson reconoce que su profesión es aceptar la dieta
simplemente como un complemento de su "arsenal terapéutico", y no como una
piedra fundamental de la vida y la salud. Agrega: "Además, la dietética moderna
no es la creación de nuestra profesión. Ha sido desarrollada en sus aspectos
científicos en gran parte por nuestros amigos, los bioquímicos y, a través de ellos,
casi nos obliga. Pero ahora nuestras autoridades están empezando a poner su
aprobación. sobre él y marcándolo como propio, por lo que se convierte en
respetable y pronto pertenecerá a la "medicina científica".
 
Los "bioquímicos" entraron en el campo de la dietética en una etapa bastante
tardía y han logrado, mediante experimentos de laboratorio, confirmar
prácticamente toda la filosofía y práctica trofológica de la escuela de higiene . Sin
embargo, ellos, como el Dr. Jackson, omiten mencionar este hecho en sus escritos
públicos.
 
No hay una facultad de medicina en los Estados Unidos que tenga un curso de
dietética y la cantidad de médicos que hacen un esfuerzo para adquirir un
conocimiento de dietética después de la graduación es extremadamente pequeña.

Por lo general, alegan falta de tiempo y oportunidades, pero encuentran tiempo y


oportunidades para jugar al golf, tomar cursos de posgrado en otros temas mucho
menos importantes e incluso para ir al extranjero. El Dr. Phillip Norman atribuye
su persistencia en la ignorancia de cómo alimentar al cuerpo a una falta de interés
en el tema.
 
La dieta nunca ha sido una parte esencial de la prescripción de un médico y los
médicos nunca han sabido y no saben nada sobre la dieta, como lo admiten
libremente. Hace dieciocho años, los médicos seguían ridiculizando a quienes
defendían las medidas dietéticas. Hace trece años, todavía no era un factor en el
tratamiento de los enfermos y no ocupaba ningún lugar en las discusiones en
revistas médicas. Los profesionales de la medicina regular se divertían mucho con
las "dietas", las "dietas" y los "sistemas dietéticos" hasta que de repente un buen
día se dio cuenta de que la gente estaba pidiendo una dieta. Hoy en día, es un
factor en el cuidado de los pacientes en la práctica de solo unos pocos médicos,
acaba de llegar al punto de discusión por parte de la profesión y todavía está
sujeto al ridículo por parte de muchos de los dignatarios de la profesión.
 
A pesar de su confesión ignorante de la dieta, a pesar de su falta de formación en
ciencia de la dieta y su falta de experiencia en la práctica dietética, están siempre
dispuestos a asumir un aire deinfalibilidad pontificia en sus críticas de aquellos de
nosotros que empleamos un conocimiento de la ciencia de la alimentación. En
nuestro cuidado y alimentación del bien y del enfermo. Algunos de nuestros
críticos médicos, algunos de los líderes en las filas de la materia. medica , acusan a
las "modas de la dieta" de causar "enfermedades nutricionales", "trastornos
metabólicos" y cáncer. Las "modas" de la dieta causan menos males que las drogas
venenosas, los sueros pútridos, las vacunas contra la putrefacción, las sopas sucias
y las operaciones quirúrgicas innecesarias. Aunque admiten libremente que no
saben nada de dieta ni de trofología , declaran que "todo está mal de todos modos".
 
Otra de las objeciones a las que nos enfrentamos con frecuencia es que "solo un
tonto se preocupará por su dieta cuando tenga el peso correcto, duerma bien,
disfrute de la vida y sea feliz". Esta objeción asume que la alimentación correcta
es solo para el inválido, o, de lo contrario, que uno no debe hacer un esfuerzo por
preservar su salud, sino que debe comer al azar hasta que se enferme y luego debe
tratar de restablecer su salud. La persona inteligente buscará prevenir y no
remediar la mala salud.
 
Con demasiada frecuencia sucede que cuando un médico se interesa por la
dietética, absorbe la mayor parte del trabajo de la escuela de Higiene que puede y
lo distribuye al público como si fuera suyo. Por ejemplo, algunos de ellos nos
dicen que "encontraron" que el almidón crudo es digerible y que no está bien
comer proteínas y almidones en la misma comida, pero se olvidan de que aquellos
a los que denuncian como "faddists" los precedieron. descubrimientos
 
No quiero que se entienda que no hay médicos que posean un conocimiento de la
dieta. La levadura está trabajando en la profesión y sus miembros más progresistas
y honestos han visto la luz y han mostrado el valor excepcional que se requiere
para romper con el precedente profesional y seguir esa luz. Estoy feliz de tener una
cantidad de tales hombres, en varias partes del país, entre mis amigos. A estos
hombres, los miro con confianza, para dirigir su profesión fuera de su oscuridad
autoimpuesta. Pero para la gran masa de médicos no hay un conocimiento más
nuevo de la nutrición.No hacen ningún avance en la ciencia dietética. De hecho,
algunos de sus líderes trabajan para demostrar que los descubrimientos en el
campo de la dieta solo revelan que se estaban alimentando correctamente todo el
tiempo. Es lamentable, pero cierto.
 
Un especialista tuberculoso escribió un folleto hace unos años sobre la
alimentación en la tuberculosis. Repasa brevemente los aspectos más destacados
de la investigación dietética y dice que estos hallazgos solo demuestran que han
estado alimentando los casos tuberculosos correctamente todo el tiempo. Los
médicos realmente parecen ser incapaces de comprender las verdades que se han
descubierto sobre la dieta y parecen incapaces de comprender su
significado. Nunca han alimentado correctamente a sus pacientes tuberculosos y
no lo están haciendo ahora.
 
Logan Clendening afirma que "los investigadores de la dieta no han creado
una nueva dieta: simplemente han demostrado por qué la antigua era tan
efectiva en el uso. * * * * Es realmente más seguro atenerse a las dietas
establecidas hace mucho tiempo. uso y gusto que a los pronunciamientos de los
dogmáticos de la comida ".
 
Aquí expresa la antigua resistencia "conservadora" al cambio y al progreso, la
inercia de lo "establecido hace tiempo". En el mismo artículo, afirma que los
hábitos alimenticios actuales del "ser humano promedio" se formaron "desde
que se convirtió en un animal próspero" y esto equivale a la admisión de que
nuestros hábitos alimenticios no son "establecidos desde hace mucho tiempo". Si
él mira un poco más profundo, puede descubrir que la comida

los fabricantes son responsables de muchos de nuestros hábitos alimenticios


recientes y de que los alimentos procesados son de origen moderno reciente.
 
Estoy de acuerdo con Clendening en que la investigación dietética no ha hecho
que la profesión médica cambie sus planes y programas de alimentación. Todavía
están alimentando a sus familias y pacientes como lo eran hace cuarenta
años. Todavía defienden la harina blanca y el café. Todavía están contando
calorías y alabando carne y una dieta alta en proteínas.
 
Vaya a los hospitales y allí encontrará harina blanca, azúcar blanca, cereales
desnaturalizados, café, té y similares servidos a los pacientes. Descubres que estos
mismos alimentos son consumidos por las enfermeras. La dieta hospitalaria es
notoriamente insatisfactoria, como lo atestiguan médicos, internos, enfermeras y
pacientes. Se prepara miserablemente y se sirve sin consideración por su valor
dietético y sin consideración por las combinaciones. La carne, las papas, el pan
blanco, el pudín de maíz y el té pueden formar la mayor parte de la dieta del
hospital. Los descubrimientos de dietistas y científicos en el ámbito de la ciencia
de los alimentos son completamente ignorados en estas instituciones médicas.
 
El Dr. Victor Lindlahr expresa admirablemente la visión higiénica de este
asunto cuando dice: "Ciertamente, las salas de mármol, los microscopios de los
aparatos de rayos X, las esquinas redondeadas, las camas patentadas y todos los
adornos y adornos que el hospital encabeza tanto, no Contribuir a la construcción
de las células del cuerpo de un paciente. Los tejidos humanos que curan una
herida no brotan del equipo, la arquitectura o el espacio. ¿No sería mejor tener
hospitales menos pretenciosos, menos equipo, menos personal pero más
vitaminas, minerales? Sales y mejores cocineros y cuidado de la preparación
de alimentos " .
 
Visite las casas de sus pacientes y vea cómo comen; o, mejor aún, consulte las
prescripciones de dieta escritas o impresas que el médico le da a sus pacientes,
donde piensa en la dieta, y anote la lista completa de alimentos desnaturalizados
recetados. Siguen aconsejando dietas "estandarizadas" y anticuadas y alegan como
excusa de que "están demasiado ocupados para mantenerse al día con las noticias
del progreso o están demasiado lejos de los lugares en los que se puede obtener
esa información".
 
Este es el tipo más pobre de excusa para ignorar un tema tan vital, tanto más
cuando consideramos que estos mismos médicos logran mantenerse al día con los
"avances" en medicamentos, sueros, operaciones, etc., el conocimiento dietético es
demasiado Fácilmente obtenido para que aceptemos esto como una excusa por su
falta de adquisición y uso. Las universidades médicas ciertamente no pueden
ofrecer esto como una excusa para no establecer una Cátedra de dietética.
 
Ingrese a los hogares de los médicos y pronto descubrirá que ellos y los
miembros de sus familias están comiendo alimentos desnaturalizados de todo
tipo. Hay pan blanco en la mesa. También hay azúcar blanco, jarabes
comerciales y azufrado y frutas enlatadas. Cereales desnaturalizados están allí,
como también café y té. Su alimento se prepara de acuerdo con los métodos
convencionales y se come de la manera habitual y casual, sin tener en cuenta las
combinaciones u otros factores ortotróficos esenciales .
 
El Dr. Phillip N. Norman, instructor en Gastro- enterología , Escuela de
Medicina de Nueva York y Policlínico del Hospital, dice, en un artículo en
el Diario de Medicina Clínica, de julio de 1925: "El hombre promedio médica
parece tener tan poco interés en la dieta cuestiones que creo que me gustaría decir
o escribir, en cada oportunidad posible, para estimular su interés en una
comprensión más clara de los principios nutricionales que deben aplicarse a cada
persona, independientemente de si está enfermo o bien ".
 
El progreso en la ciencia de la dieta ( trofología ) hace que sea esencial que
hombres y mujeres inteligentes reformen sus hábitos alimenticios, incluso si los
médicos no lo hacen. Siempre sospecho motivos comerciales en el médico, por
muy alta que sea su posición, que desprecia la reforma dietética y que canta que
"la religión de los viejos tiempos (dieta) es lo suficientemente buena para mí".
 
La ortotrofia , del griego Orthos (recto, erecto, verdadero) y Trepho - nutrir, fue
acuñada por el autor para designar la nutrición correcta y separarla de la gran masa
de falacias que componen lo que ahora pasa bajo el término dietética. La ortotrofia
(nutrición correcta) es amplia en su significado y cubre más de lo que se implica
bajo el término, alimentos. Por lo tanto, empleamos el término trofología, la
ciencia de los alimentos, en el sentido estricto de los alimentos y la química de los
alimentos. La trofología se utilizará para suplantar el término dietética.

Ortotrofia significa nutrición correcta. Hay ocasiones en que abstenerse de comer


no solo es correcto sino imperativo; cuándo comer no es nutrir el cuerpo, sino
envenenarlo. Por lo tanto, el ayuno, o nutrición negativa, viene, apropiadamente,
bajo el título de ortotrofia . Aunque en este volumen se harán referencias
frecuentes al ayuno, el tema se tratará en su totalidad en el vol. III de esta serie.
 
El sol es también una "sustancia" nutritiva de gran importancia. Igualmente será
cubierto en el vol. III.
 

Filosofia de la nutricion
CAPÍTULO I.
 
Varias generaciones de estudios sobre el desarrollo y la herencia celular han ignorado casi
por completo el estudio más importante de los hábitos nutricionales, ya que determinan y
predeterminan los desarrollos celulares y afectan la reproducción y la supervivencia.  El
papel de la nutrición en la integración, reintegración y desintegración ha sido descuidado
vergonzosamente.
 
En su mayor parte, se ha dado por sentado que no importa qué tipo de alimento consume
un organismo, siempre que consuma "lo suficiente" y más que "lo suficiente".  Un montón
de alimentos y la falta de alimentos se consideran principalmente de importancia.  Esto da
más importancia a la cantidad que a la calidad y al tipo.
 
Solo recientemente hemos comenzado a investigar seriamente las bases fisiológicas de la vida
y los incidentes de nutrición, ya que afectan el crecimiento y la reproducción, tanto en el sentido
fisiológico como patológico. Es cierto que los indicios del papel de la nutrición en la salud y
la enfermedad han llegado a pensar en los miembros de nuestra raza durante los últimos miles de
años; pero los científicos han considerado tales cosas como indignas de su atención.
 
La nutrición es la suma total de todos los procesos y funciones mediante los cuales el
crecimiento y el desarrollo, el mantenimiento y la reparación del cuerpo y mediante los
cuales se logra la reproducción. Es la reposición de tejidos y no la acumulación de grasa y
no la "estimulación" (excitación) de los poderes vitales. Debido al gran malentendido y
confusión que existe sobre la "estimulación", nos inclinamos a asociarla con la nutrición.
 
"La nutrición pura y perfecta", dice el Dr. Trall, "implica la asimilación del material
nutriente a la estructura del cuerpo, sin la menor excitación, perturbación o impresión de
cualquier tipo que pueda llamarse estimulante".  "Todo estímulo , por lo tanto, se opone
directamente a una nutrición saludable y es una fuente de gasto inútil o pérdida de poder
vital".
 
Alimentos, definimos como cualquier sustancia cuyos elementos son convertibles en, y
forman, las materias constitutivas de los tejidos y fluidos del cuerpo y son empleados por el
organismo en el desempeño de cualquiera de sus funciones. La vida depende de la
comida. Todo crecimiento, reparación y mantenimiento de tejidos y todo desarrollo de poder
vital son los resultados de la nutrición.Todas las partes y productos del cuerpo se elaboran a
partir de la sangre, y todas las funciones del cuerpo dependen de la sangre para los
suministros materiales. La sangre se elabora a partir de aire, agua, comida y sol. Estos son
esenciales y todo lo que es esencial, en lo que respecta a los materiales, para la producción de
buena sangre y tejidos y órganos sanos y resultados funcionales.
 
Durante la vida, dos procesos simultáneos están en continuo progreso: un proceso de
construcción y un proceso de ruptura. Los dos procesos tomados juntos se denominan
metabolismo. El proceso constructivo se conoce como anabolismo; El proceso de
descomposición como katabolismo. En el organismo sano, durante la niñez y la juventud y
en la madurez, el proceso constructivo excede el proceso destructivo. Durante la enfermedad
y en la vejez, el proceso destructivo excede el proceso de construcción.
 
Durante el reposo y el sueño completos, todas las funciones generales de la vida se llevan
a cabo como durante las horas de vigilia, pero de forma menos activa. El corazón continúa
pulsando, el pecho sube y baja al respirar, el hígado y los órganos digestivos y otros órganos
internos siguen funcionando. Todas las células del cuerpo funcionan.
 
El metabolismo llevado a cabo en reposo completo se llama metabolismo básico. La tasa
metabólica se determina midiendo la cantidad de oxígeno utilizado. Esto varía con la edad, sexo,
clima, raza, hábitos, dieta , mental

Estado , etc. Es más bajo en mujeres que en hombres, más alto (casi el doble) en bebés que
en adultos, más bajo en edad avanzada. Es más bajo en orientales (japonés y chino); Mayor
en deportistas que en hombres sedentarios. Los estadounidenses que viven en Brasil
muestran un metabolismo basal más bajo que en este país. Es mayor después del esfuerzo
(pero durante el sueño) debido a la tensión muscular. Aumenta durante el día, siendo más
alto por la tarde que por la mañana. Es menor en los vegetarianos que en los que comen
carne.
 
La ciencia ortodoxa no puede decir qué es un metabolismo estándar y un estándar de
relación biológica. Como en todo lo demás, los estándares para el "metabolismo básico
normal" son simples promedios estadísticos hechos, en su mayor parte, en sujetos
sobreestimulados, sobre alimentados y particularmente sobreprotegidos de proteínas.  La
norma ideal o biológica solo puede determinarse a partir de individuos sanos que viven una
vida verdaderamente bionómica.
 
Es el punto de vista higiénico que el metabolismo normal debe basarse en un modo
normal de nutrición que implica no sólo el tipo, calidad y cantidad de alimentos ingeridos,
sino también, y muy importante, el tipo y la cantidad de trabajo - "sudor de la ceja "-
gastado en ganar esta comida. Ningún modo de nutrición puede considerarse normal que no
implique trabajo - contra servicio - en su obtención. La depredación, el parasitismo, el
saprofitismo y modos similares de robo de suministros o de vivir sin trabajo implican, no
solo una alteración de la relación normal entre el trabajo y los alimentos, sino también la
alimentación con alimentos inferiores. Las anomalías metabólicas que surgen de tales
modos de nutrición dan como resultado pérdidas y exageraciones de la estructura y de la
enfermedad en general.
 
7,000,000 de los 25,000,000,000,000 de glóbulos rojos en el cuerpo de un hombre
promedio mueren cada segundo, por lo que deben producirse 7,000,000 nuevos cada
segundo de nuestras vidas, un maravilloso ejemplo de las operaciones creativas que siempre
funcionan en nuestro cuerpo. Los materiales con los que se construyen estas nuevas células
son suministrados por los alimentos. Esto representa solo una pequeña parte del trabajo
creativo que continúa. Destrucción y reconstrucción similares ocurren en otros tejidos del
cuerpo.
 
El cuerpo humano se compone de veintidós elementos químicos, como sigue:
 
Oxígeno
Hidrógeno
Carbón
Nitrógeno
Calcio
Fosforoso
Potasio
Manganeso
Sodio
Silicio
Planchar
Litio
lodin
Azufre
Zinc
Cloro
Harina
Bromo
Níquel
Cobre
Arsénico
Magnesio
 
Las funciones nutricionales de una docena de elementos, como el aluminio, arsénico,
boro, bromuro, níquel, silicio, vanadio y estaño, que aparecen en cuerpos humanos y
animales en cantidades mínimas, aún se desconocen. Se supone que todos ellos deben
preocuparse por la catálisis, o la instigación y aceleración de las reacciones químicas en el
cuerpo. No es seguro que pertenezcan al cuerpo. Sólo pueden encontrarse allí como
elementos extraños. La evidencia ofrecida de la necesidad de boro es muy circunstancial y
lejos de ser concluyente.

Estos elementos no existen en el cuerpo en su estado "libre", sino en combinaciones


orgánicas entre sí, y se distribuyen de manera diversa en los diversos tejidos y fluidos del
cuerpo. En general, se agrupan en nuestros alimentos como proteínas, carbohidratos,
hidrocarburos, agua, sales minerales, vitaminas y porciones no digeribles, a granel o en
bruto. Cada elemento cumple una función definida e indispensable que ningún otro elemento
puede servir para ello. Todos ellos son esenciales para la integridad de la vida, para la salud,
el crecimiento y para la existencia continua.
 
Es para suministrar material con el cual transportar la acumulación de tejido y reemplazar
lo que se descompone; en otras palabras, para suministrar material para el crecimiento
y reparación, quecomemos. Al menos este es uno de los propósitos que cumple la comida.
 
Otros procesos, además de los de crecimiento y reparación, ocurren continuamente en el
cuerpo. Por ejemplo, existe el trabajo de preparar alimentos para el uso del cuerpo. Este
trabajo se conoce como digestión y se realiza en gran parte por la acción de ciertos jugos o
secreciones que actúan químicamente sobre los alimentos. Estos jugos tienen que ser
fabricados por el cuerpo para su propio uso. Los alimentos proporcionan los materiales
necesarios para la producción de estos y las muchas otras secreciones del cuerpo.
 
Los productos degradados de las células son de carácter ácido y son altamente irritantes y
venenosos. Si se les permite permanecer sin cambios en el cuerpo, pronto destruirían la
vida. Por lo tanto, no solo se eliminan, sino que también se modifican químicamente al
combinarse con ciertos elementos minerales alcalinos, lo que los hace menos irritantes y
dañinos y también los prepara para la eliminación. Los elementos minerales con los que se
realiza este cambio de desintoxicación son suministrados por nuestros alimentos.
 
Los alimentos se queman en el cuerpo para suministrar calor y energía. Al menos esta es la
teoría actual de los científicos. Hay quienes lo niegan y quienes insisten en que tanto el calor
como la energía del cuerpo son independientes de su suministro de alimentos , que
los alimentos sirven únicamente como material de reemplazo para construir tejidos nuevos y
reparar tejidos viejos y para formar las secreciones del cuerpo. Se ha afirmado que el calor se
deriva de la asimilación de los alimentos en lugar de su oxidación. También se afirma que el
calor del cuerpo se debe a la fricción.
 
Comemos carbono, absorbemos oxígeno y desprendemos dióxido de carbono.  Es bastante
evidente que el carbono se oxida en el cuerpo. Sin duda daría calor en este proceso. El
cuerpo puede tener otras fuentes de calor, pero esta parece ser una de ellas.  La cantidad de
calor producida por el cuerpo parece ser paralela a la cantidad de dióxido de carbono que
emite.
 
Las energías químicas del cuerpo están dirigidas por algo que no es en sí mismo una
energía química, sino que está íntimamente asociado con la síntesis orgánica que la energía
química sirve para mantener. Al menos, no puedo ver cómo podemos escapar de esta
posición. No tengo ninguna duda de que tanto las energías químicas como las mecánicas se
utilizan en el cuerpo, aunque están subordinadas a una fuerza no química controladora y
unificadora. Sin embargo, esta es todavía una cuestión muy discutida y se resolverá solo en
el futuro. No creo que todas las energías del cuerpo vivo se deriven de los alimentos.
 
La gravedad específica normal y la alcalinidad normal de la sangre son mantenidas por los
alimentos. Como se mostrará más adelante, estas dos funciones se realizan principalmente
por los minerales de la dieta.
 
Estos usos de los alimentos se pueden resumir en pocas palabras diciendo: alimentos es
cualquier sustancia que, cuando se ingiere en el cuerpo, puede ser utilizada por este para la
reposición de tejidos (crecimiento y reparación) y para el desempeño de la función
orgánica. Esta definición se puede hacer para incluir el agua y el oxígeno del aire; sin
embargo, el agua y el oxígeno generalmente no se clasifican como alimentos. Tales
sustancias, si han de clasificarse como verdaderos alimentos, deben tener efectos
perjudiciales. Muchas cosas que son consumidas por el hombre tienen efectos
perjudiciales, aunque poseen valor alimenticio. Obviamente, tales alimentos deben
abstenerse mientras haya otros alimentos.
 
El cuerpo humano es un mecanismo maravillosamente complejo e ingenioso formado por
miles de partes diferentes y que contiene cientos de composiciones químicas diferentes.  Sin
embargo, todos estos deben ser alimentados por una sola corriente sanguínea, una corriente
que en sí misma tiene una composición notablemente uniforme en la medida en que
cualquier análisis químico pueda determinar.

Si la sangre deriva su sustancia de una sola fuente de suministro, como la sangre de un


bebé que está amamantando, por ejemplo, la vida parece lo suficientemente
maravillosa. Pero, cuando uno considera que la sangre a menudo se nutre de cientos de
diferentes sustancias alimenticias, particularmente en el caso del hombre civilizado moderno,
parece casi inconcebiblemente complejo. Nos resulta difícil comprender cómo puede existir
la vida.
 
El cuerpo debe asegurar todos los elementos alimenticios necesarios de toda la gran masa
de alimentos diversos, a fin de evitar las deficiencias o "hambrunas" y, al mismo tiempo,
debe evitar todo exceso de ciertos materiales que casi siempre consumimos en exceso. .  Las
sustancias alimenticias que no son necesarias y no se pueden  usar dañan y no ayudan al
cuerpo.
 
A medida que el estudio de la nutrición continúa, los elementos esenciales de la dieta
del hombre se multiplican. Los libros más antiguos daban los requisitos nutritivos del
hombre como proteínas, carbohidratos y grasas.  Hoy decimos que necesita proteínas,
grasas, carbohidratos, minerales, vitaminas y celulosa, o forraje.  La dieta normal debe
incluir todos estos factores.
 
Dado que la comida sirve para muchas funciones vitales en el cuerpo, es muy importante
que le suministremos a nuestro cuerpo todos los elementos alimentarios necesarios. Es
esencial que la dieta alimente adecuadamente todo el cuerpo y no solo una parte o partes de
él. El conjunto dietético debe satisfacer todas las necesidades del conjunto de nutrición. El
conjunto de la dieta y no un artículo de comida o un elemento de nutrición determina el
resultado nutritivo. La idoneidad de una dieta determinada para alimentar a todo el cuerpo y
no su idoneidad teórica para satisfacer las necesidades de un órgano determinará su
idoneidad en cualquier caso.
 
El cuerpo humano nunca ha sido completamente analizado ni se ha realizado un análisis
completo de todos los alimentos. Esto, sin embargo, no es una cuestión de gran
importancia. Ni el hombre ni los alimentos pueden analizarse sin destruirlos por
completo. Los productos de los procesos destructivos no son los mismos que los que existen
en las células y tejidos del cuerpo o de los alimentos.Solo es posible analizar un cuerpo
muerto y esto arroja poca luz sobre la química de un cuerpo vivo. Un análisis de un cuerpo
muerto y un análisis de un puñado de tierra mostrarán que ambos están compuestos de los
mismos elementos, pero nadie puede confundir la carne de un hombre con un puñado de
tierra. Una manzana también está formada por los mismos elementos que el suelo, pero
reconocemos fácilmente la gran diferencia entre este producto de síntesis vital y el suelo en
nuestro jardín. Afortunadamente, no es necesario conocer la química exacta del cuerpo ni la
química exacta de los alimentos para poder alimentarnos adecuadamente, a nuestras familias
y nuestros pacientes. Si alimentamos a nuestros cuerpos con alimentos naturales, para que
podamos estar seguros de que contienen todos los elementos nutritivos esenciales, podemos
confiar en los procesos ordenados y muy antiguos de la vida para que nos encarguemos del
resto de la materia.