Vous êtes sur la page 1sur 5

¿CÓMO ERAN LAS VIVIENDAS GRIEGAS Y ROMANAS?

Los romanos tenían distintos tipos de viviendas. En el campo existían las villae o casas de
campo; mientras que en la ciudad era posible encontrar las domus (viviendas de familias
ricas) y las insulae (viviendas de familias con menos recursos). Las domus solían ser
casas lujosas de una sola planta que ofrecían todo tipo de comodidades: agua,
calefacción, sistema de alcantarillado y baño. Las insulae eran edificios de ladrillo y
madera que albergaban a una gran cantidad de gente. Estos eran propiedad de hombres
ricos, que arrendaban las habitaciones a trabajadores romanos.

IMPORTANCIA DE LA CIUDAD ROMANA PARA LA VIDA POLÍTICA Y SOCIAL

La ciudad de Roma, en la medida en que los romanos se expandieron por todo el


Mediterráneo, se convirtió en un modelo de vida en sociedad. Como elementos
característicos de la ciudad romana se puede mencionar la existencia de calles organizadas,
templos, un foro con columnatas, baños públicos, anfiteatros, acueductos, circos, etc.
Para los romanos la vida pública era muy importante, lo que se expresó en la gran
cantidad de obras públicas que aseguraran una vida digna en la ciudad; en este sentido,
los acueductos, baños públicos, servicios de urgencia (bomberos y policía) y el mercado,
formaron parte del paisaje de la ciudad romana, la cual tenía una intensa vida social y era
foco de expresión cultural para el resto de las ciudades contemporáneas a ella.
El uso del espacio urbano se encontraba fuertemente segregado por los grupos sociales
romanos. Las familias más adineradas vivían en casas llamadas Domus y la población
más humilde vivía en construcciones llamadas INSULAE. Cada una de estas viviendas se
diferenciaba en la calidad de la construcción, el espacio y el uso que se le daba a sus
compartimentos.
LA EDUCACIÓN EN LA ANTIGUA ROMA

En la antigua Roma, los niños y las niñas libres eran criados por sus madres hasta los 7
años. Desde entonces y hasta los 12 años, la mayoría iba a la escuela, la cual era mixta.
Quienes pudieran seguir estudiando quedaban a cargo de un maestro, que les enseñaba
la teoría gramatical, además de poesía griega y romana, filosofía, astronomía y música,
entre otras disciplinas. Esto era un privilegio, pues tenía un alto costo. En otros casos, se
contrataba un profesor particular, que solía ser un filósofo griego. Entre los 16 y 20 años,
los jóvenes de las familias más ricas podían instruirse con el RHETORI , que los
preparaba en filosofía, oratoria (arte de hablar en público con la capacidad de persuadir a
quien escucha) y derecho, para así dedicarse a la política.
LOS GRUPOS SOCIALES QUE CONSTITUÍAN LA SOCIEDAD ROMANA
El grupo social con mayores privilegios eran los patricios, considerados como
descendientes de los fundadores de la ciudad romana y que gozaban de una serie de
privilegios políticos y económicos que les aseguraban mantener su posición social; entre
sus privilegios está el poder desempeñar cargos públicos, elaborar leyes y votar por sus
gobernantes. De todas las instituciones políticas, fue el senado el lugar desde el cual
pudieron presionar e intervenir a favor de sus intereses.
Otro grupo de gran relevancia, por su gran cantidad de miembros, eran los plebeyos. Este
grupo adquirió cierta consistencia a lo largo de los años y fue producto de una constante
lucha por mayores derechos.
Uno de los pocos derechos que tuvo fue el acceso a la propiedad privada, pero tenía
vetada la posibilidad de intervenir en el devenir político de Roma. Al interior de este grupo
se considera a los campesinos pobres y a los ricos comerciantes. Los primeros supieron
ganarse un espacio en la sociedad romana a través del ejército y los segundos lograron
adquirir mayor importancia en la medida en que concentraban en sus manos un gran
poder económico.
Un elemento fundamental que diferenciaba a ambos grupos era el origen familiar. Los
Patricios gozaban de mayores privilegios porque descendían directamente de los
fundadores de Roma, es decir, contaban con un gens (antepasado familiar relacionado
con el origen de la ciudad). El que los plebeyos no tuvieran una relación directa con los
fundadores de la ciudad los dejaba en una peor posición, independientemente de la
cantidad de recursos económicos que pudiesen manejar.

Otro grupo social importante eran los esclavos. Las personas que adquirían esta condición
lo hacían por haber sido derrotados por el ejército romano. Los esclavos tenían un dueño,
al cual le debía fidelidad y respeto. Se desempeñaban en distintas funciones,
dependiendo de las necesidades de sus amos, como también de sus habilidades y
condiciones específicas. Por este motivo, las actividades que podían realizar iban desde
las agrícolas o de construcción, hasta las administrativas y educativas.
ACTIVIDADES ECONÓMICAS

El entorno geográfico de griegos y romanos influyó en las actividades económicas que


estos desarrollaron, es decir, en las actividades que realizaron para obtener productos que
les permitieran satisfacer sus necesidades. Las actividades económicas son, por ejemplo,
la agricultura, la ganadería y el comercio; y se relacionan con los recursos que brinda la
naturaleza, como frutas, verduras, animales, minerales, madera, etc., pues, a través de
ellas, dichos recursos se consumen, modifican e intercambian.
Los romanos surgieron como un pueblo dedicado a la agricultura y el pastoreo. Las
actividades comerciales adquirieron importancia a medida que los romanos se fueron
expandiendo por el territorio.

RELEVANCIA DE LA FAMILIA ROMANA EN LA SOCIEDAD

La familia, tanto en el mundo


griego como en el romano, es la
base de la sociedad. Esta solía
estar compuesta por el padre,
quien era la principal autoridad,
la madre y los hijos. A ellos se
sumaban algunos parientes y los
esclavos, personas que en el
pasado no tenían de derechos y
dependían absolutamente de la
voluntad de sus dueños.
La familia romana concentraba toda su importancia en el padre de familia, el fundador o
heredero del gens. Este era llamado Paterfamilias y tenía la autoridad sobre su mujer y
sus hijos. En un inicio tenía incluso el derecho sobre la vida y muerte de los integrantes de
la familia, pero esto lo fue perdiendo con el tiempo. La mujer del Paterfamilias era llamada
matrona y llevaba los asuntos domésticos y, dependiendo de sus condiciones de mando,
podía adquirir un grado importante de autoridad.
Gran parte de este orden familiar estaba consolidado por la práctica religiosa, ya que al
interior del hogar existían divinidades familiares que le aseguraban al Paterfamilias su rol
de autoridad sobre los otros miembros de la familia. De este modo tenía como derecho ser
el sacerdote de la religión familiar y el juez en caso de conflicto interno.
Los hijos de la familia estaban sujetos a lo que dijese el Paterfamilias, a no ser que este
muriera y ellos asumieran el liderazgo de la familia que, por lo demás, no podía recaer en
las mujeres.