Vous êtes sur la page 1sur 262

Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 1

Profesional
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 2

Profesional

ANEXO 2

CARTA DE AUTORIZACIÓN DE LOS AUTORES


(Licencia de uso)

Bogotá, D.C., Febrero 23 de 2012

Señores
Biblioteca Alfonso Borrero Cabal S.J.
Pontificia Universidad Javeriana
Cuidad

Los suscritos:
ERIKA MARCELA VILORIA PINILLA , con C.C. No 52.424.649 Bta
, con C.C. No
, con C.C. No

En mi (nuestra) calidad de autor (es) exclusivo (s) de la obra titulada:


DILEMAS DE LOS PSICÓLOGOS/TERAPEUTAS SISTÉMICOS EN FORMACIÓN Y LA
CONTRIBUCIÓN DE UNA INTERVENCIÓN SISTÉMICA DE APOYO EN LA
CONSTRUCCIÓN DE SU IDENTIDAD

(por favor señale con una “x” las opciones que apliquen)
Tesis doctoral Trabajo de grado x Premio o distinción: Si No x
cual:
presentado y aprobado en el año 2012 , por medio del presente escrito
autorizo
(autorizamos) a la Pontificia Universidad Javeriana para que, en desarrollo de la presente
licencia de uso parcial, pueda ejercer sobre mi (nuestra) obra las atribuciones que se
indican a continuación, teniendo en cuenta que en cualquier caso, la finalidad perseguida
será facilitar, difundir y promover el aprendizaje, la enseñanza y la investigación.

En consecuencia, las atribuciones de usos temporales y parciales que por virtud de la


presente licencia se autorizan a la Pontificia Universidad Javeriana, a los usuarios de la
Biblioteca Alfonso Borrero Cabal S.J., así como a los usuarios de las redes, bases de datos
y demás sitios web con los que la Universidad tenga perfeccionado un convenio, son:
AUTORIZO (AUTORIZAMOS) SI NO
La conservación de los ejemplares necesarios en la sala de tesis y
X
trabajos de grado de la Biblioteca.
La consulta física o electrónica según corresponda X
La reproducción por cualquier formato conocido o por conocer X
La comunicación pública por cualquier procedimiento o medio físico o
X
electrónico, así como su puesta a disposición en Internet
La inclusión en bases de datos y en sitios web sean éstos onerosos o
gratuitos, existiendo con ellos previo convenio perfeccionado con la
Pontificia Universidad Javeriana para efectos de satisfacer los fines
X
previstos. En este evento, tales sitios y sus usuarios tendrán las mismas
facultades que las aquí concedidas con las mismas limitaciones y
condiciones
La inclusión en la Biblioteca Digital PUJ (Sólo para la totalidad de las X
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 3

Profesional
AUTORIZO (AUTORIZAMOS) SI NO
Tesis Doctorales y de Maestría y para aquellos trabajos de grado que
hayan sido laureados o tengan mención de honor.)
De acuerdo con la naturaleza del uso concedido, la presente licencia parcial se otorga a
título gratuito por el máximo tiempo legal colombiano, con el propósito de que en dicho
lapso mi (nuestra) obra sea explotada en las condiciones aquí estipuladas y para los fines
indicados, respetando siempre la titularidad de los derechos patrimoniales y morales
correspondientes, de acuerdo con los usos honrados, de manera proporcional y justificada
a la finalidad perseguida, sin ánimo de lucro ni de comercialización.

De manera complementaria, garantizo (garantizamos) en mi (nuestra) calidad de


estudiante (s) y por ende autor (es) exclusivo (s), que la Tesis o Trabajo de Grado en
cuestión, es producto de mi (nuestra) plena autoría, de mi (nuestro) esfuerzo personal
intelectual, como consecuencia de mi (nuestra) creación original particular y, por tanto, soy
(somos) el (los) único (s) titular (es) de la misma. Además, aseguro (aseguramos) que no
contiene citas, ni transcripciones de otras obras protegidas, por fuera de los límites
autorizados por la ley, según los usos honrados, y en proporción a los fines previstos; ni
tampoco contempla declaraciones difamatorias contra terceros; respetando el derecho a la
imagen, intimidad, buen nombre y demás derechos constitucionales. Adicionalmente,
manifiesto (manifestamos) que no se incluyeron expresiones contrarias al orden público ni
a las buenas costumbres. En consecuencia, la responsabilidad directa en la elaboración,
presentación, investigación y, en general, contenidos de la Tesis o Trabajo de Grado es de
mí (nuestro) competencia exclusiva, eximiendo de toda responsabilidad a la Pontifica
Universidad Javeriana por tales aspectos.

Sin perjuicio de los usos y atribuciones otorgadas en virtud de este documento, continuaré
(continuaremos) conservando los correspondientes derechos patrimoniales sin
modificación o restricción alguna, puesto que de acuerdo con la legislación colombiana
aplicable, el presente es un acuerdo jurídico que en ningún caso conlleva la enajenación de
los derechos patrimoniales derivados del régimen del Derecho de Autor.

De conformidad con lo establecido en el artículo 30 de la Ley 23 de 1982 y el artículo 11


de la Decisión Andina 351 de 1993, “Los derechos morales sobre el trabajo son propiedad
de los autores”, los cuales son irrenunciables, imprescriptibles, inembargables e
inalienables. En consecuencia, la Pontificia Universidad Javeriana está en la obligación de
RESPETARLOS Y HACERLOS RESPETAR, para lo cual tomará las medidas
correspondientes para garantizar su observancia.

NOTA: Información Confidencial:


Esta Tesis o Trabajo de Grado contiene información privilegiada, estratégica, secreta,
confidencial y demás similar, o hace parte de una investigación que se adelanta y cuyos
resultados finales no se han publicado. Si No X
En caso afirmativo expresamente indicaré (indicaremos), en carta adjunta, tal situación con
el fin de que se mantenga la restricción de acceso.

No. del
NOMBRE COMPLETO documento de FIRMA
identidad
ERIKA MARCELA VILORIA PINILLA 52.424.649 Btá
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 4

Profesional
FACULTAD: PSICOLOGIA
PROGRAMA ACADÉMICO: MAESTRIA EN PSICOLOGIA CLINICA CON ENFASIS
EN SISTÉMICO

ANEXO 3
BIBLIOTECA ALFONSO BORRERO CABAL, S.J.
DESCRIPCIÓN DE LA TESIS O DEL TRABAJO DE GRADO
FORMULARIO

TÍTULO COMPLETO DE LA TESIS O TRABAJO DE GRADO

DILEMAS DE LOS PSICÓLOGOS/TERAPEUTAS SISTÉMICOS EN FORMACIÓN Y LA


CONTRIBUCIÓN DE UNA INTERVENCIÓN SISTÉMICA DE APOYO EN LA
CONSTRUCCIÓN DE SU IDENTIDAD
SUBTÍTULO, SI LO TIENE

AUTOR O AUTORES
Apellidos Completos Nombres Completos
VILORIA PINILLA ERIKA MARCELA

DIRECTOR (ES) TESIS O DEL TRABAJO DE GRADO


Apellidos Completos Nombres Completos
MEDINA ALVAREZ ARGELIA
GONZALEZ NHORA ISABEL

FACULTAD
PSICOLOGIA
PROGRAMA ACADÉMICO
Tipo de programa ( seleccione con “x” )
Pregrado Especialización Maestría Doctorado
X
Nombre del programa académico
MAESTRIA EN PSICOLOGIA CLINICA CON ENFASIS EN TERAPIA SISTEMICA
Nombres y apellidos del director del programa académico
HUGO ALBERT ESCOBAR MELO
TRABAJO PARA OPTAR AL TÍTULO DE:

MAGISTER EN PSICOLOGIA CLINICA CON ENFASIS EN TERAPIA SISTÉMICA


PREMIO O DISTINCIÓN (En caso de ser LAUREADAS o tener una mención especial):

CIUDAD AÑO DE PRESENTACIÓN DE LA NÚMERO DE PÁGINAS


TESIS O DEL TRABAJO DE
GRADO
BOGOTA 2012 256
TIPO DE ILUSTRACIONES ( seleccione con “x” )
Tablas, gráficos y Fotografía
Dibujos Pinturas Planos Mapas Partituras
diagramas s
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 5

Profesional
X
SOFTWARE REQUERIDO O ESPECIALIZADO PARA LA LECTURA DEL DOCUMENTO
Nota: En caso de que el software (programa especializado requerido) no se encuentre
licenciado por la Universidad a través de la Biblioteca (previa consulta al estudiante), el texto
de la Tesis o Trabajo de Grado quedará solamente en formato PDF.

MATERIAL ACOMPAÑANTE
DURACIÓN FORMATO
TIPO CANTIDAD
(minutos) CD DVD Otro ¿Cuál?
Vídeo
Audio
Multimedia
Producción
electrónica
Otro Cuál?

DESCRIPTORES O PALABRAS CLAVE EN ESPAÑOL E INGLÉS


Son los términos que definen los temas que identifican el contenido. (En caso de duda para
designar estos descriptores, se recomienda consultar con la Sección de Desarrollo de
Colecciones de la Biblioteca Alfonso Borrero Cabal S.J en el correo
biblioteca@javeriana.edu.co, donde se les orientará).
ESPAÑOL INGLÉS
Psicólogos/terapeutas en formación psychologists/therapists in systemic training
sistémica
Identidad profesional professional identity
Intervención sistémica Systemic intervention
Espacios conversacionales conversational spaces

RESUMEN DEL CONTENIDO EN ESPAÑOL E INGLÉS


(Máximo 250 palabras - 1530 caracteres)
En esta investigación - intervención se presenta una comprensión de los procesos que viven
los psicólogos/terapeutas en formación sistémica, una estudiante de psicología y dos
estudiantes de posgrado, con respecto a su identidad profesional, a partir del inicio de la
práctica psicoterapéutica, y la contribución de los espacios conversacionales en la
construcción de ésta, en miras aumentar sus posibilidades de acción en el quehacer
terapéutico. A partir del estudio de caso desde la aproximación holística se hace una
descripción de sus dilemas, los cuales estaban relacionados con la conceptualización del
"buen" psicólogo/terapeuta, la desvalorización del estilo profesional, las concepciones de la
teoría como una verdad y la evaluación de la competencia profesional centrada una visión
limitada y negativa de sí mismos. Los espacios conversacionales partieron de los saberes,
propósitos, sueños y compromisos de los participantes, los cuales se relacionaron con los
postulados del enfoque sistémico. Es así como los participantes redefinen algunas
concepciones de la práctica psicoterapéutica y crean una visión de sí mismos más
posibilitadora, lo cual favoreció su posicionamiento frente a los procesos de atención
psicoterapéutica, la apropiación de la teoría y la inclusión al paradigma sistémico. Finalmente
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 6

Profesional
se propone la utilidad de incluir en el currículo académico un componente dedicado a la
construcción de la identidad profesional.

ABTRACT

In this investigation - intervention presents an understanding of the processes that living


psychologists/therapists in systemic training, a psychology student and two graduate
students, with respect to their professional identity, from the beginning of the
psychotherapeutic practice, and the contribution of the conversational spaces in the
construction of this, in order to improve their possibilities for action in the context therapeutic.
From the case study from the holistic approach makes a description of their dilemmas, which
were related to the conceptualization of the "good" psychologist/therapist, the devaluation of
the professional style, the conceptions of the theory as a truth and the assessment of
professional competence focused a limited vision and refusal to themselves. The spaces
conversational took into account the knowledge, purposes, dreams and commitments of the
participants, which were related to the postulates of the systemic approach. It is as well as
the participants redefined some conceptions of the psychotherapeutic practice and create a
vision of themselves more enabler, which favored its positioning in processes of
psychotherapeutic, the appropriation of theory and the inclusion of the paradigm, the
systemic. Finally, it is proposed the usefulness of including in the academic curriculum a
component dedicated to the construction of a professional identity.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 7

Profesional
DILEMAS DE LOS PSICÓLOGOS/TERAPEUTAS SISTÉMICOS EN

FORMACIÓN Y LA CONTRIBUCIÓN DE UNA INTERVENCIÓN SISTÉMICA DE

APOYO EN LA CONSTRUCCION DE SU IDENTIDAD

Trabajo de Grado

Erika Marcela Viloria Pinilla

Directoras: Nhora Isabel González

Argelia Medina

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

MAESTRIA EN PSICOLOGIA CLINICA CON ENFASIS EN SISTÉMICO

BOGOTÁ

2012
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 8

Profesional
AGRADECIMIENTOS

Muchas gracias a Aura, María y Darío por participar en esta investigación, por

permitirme aprender de ellos y por ser fuente de inspiración!

A mis directoras de tesis, Argelia y Nhora, por su acompañamiento y orientación.

A mi esposo por su apoyo, especialmente en los momentos más difíciles.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 9

Profesional
TABLA DE CONTENIDO

TABLA DE CONTENIDO.......................................................................................9

RESUMEN..................................................................................................................11

INTRODUCCION......................................................................................................12

MARCO CONCEPTUAL...........................................................................................20

Procesos de Formación en Terapia Sistémica........................................................21

Concepciones de las Prácticas Terapéuticas y su Influencia en la Relación

Terapéutica................................................................................................................28

Concepciones de terapia centradas en el dualismo sujeto-objeto....................29

Concepciones de terapia cuestionadoras del dualismo sujeto - objeto............33

Construcción de la Identidad Profesional................................................................43

Espacios Conversacionales para Abrir Nuevas Posibilidades y Crear

Relatos Alternativos sobre la identidad Profesional...................................................50

La Experiencia organizada a través de relatos................................................51

Construcción de una historia densa.................................................................55

Reflexividad cognitiva, emocional y práctica.................................................56

Andamiaje conversacional en la creación de historias alternativas................62

OBJETIVOS................................................................................................................70

METODO....................................................................................................................71

Diseño.....................................................................................................................71

Participantes............................................................................................................72

Fuentes de recolección y registro de la información...............................................75

Metodología de análisis de la información.............................................................75


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 10

Profesional
RESULTADOS...........................................................................................................80

DISCUSION..............................................................................................................222

CONCLUSIONES....................................................................................................243

REFERENCIAS.......................................................................................................248

ANEXOS..................................................................................................................254
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 11

Profesional
RESUMEN

En esta investigación - intervención se presenta una comprensión de los procesos que


viven los psicólogos/terapeutas en formación sistémica, una estudiante de psicología y
dos estudiantes de posgrado, con respecto a su identidad profesional, a partir del inicio
de la práctica psicoterapéutica, y la contribución de los espacios conversacionales en la
construcción de ésta, en miras aumentar sus posibilidades de acción en el quehacer
terapéutico. A partir del estudio de caso desde la aproximación holística se hace una
descripción de sus dilemas, los cuales estaban relacionados con la conceptualización del
"buen" psicólogo/terapeuta, la desvalorización del estilo profesional, las concepciones de
la teoría como una verdad y la evaluación de la competencia profesional centrada una
visión limitada y negativa de sí mismos. Los espacios conversacionales partieron de los
saberes, propósitos, sueños y compromisos de los participantes, los cuales se
relacionaron con los postulados del enfoque sistémico. Es así como los participantes
redefinen algunas concepciones de la práctica psicoterapéutica y crean una visión de sí
mismos más posibilitadora, lo cual favoreció su posicionamiento frente a los procesos de
atención psicoterapéutica, la apropiación de la teoría y la inclusión al paradigma
sistémico. Finalmente se propone la utilidad de incluir en el currículo académico un
componente dedicado a la construcción de la identidad profesional.

Palabras claves: Psicólogos/terapeutas en formación, identidad profesional,


intervención sistémica, espacios conversacionales.

ABSTRACT

In this investigation - intervention presents an understanding of the processes that


living psychologists/therapists in systemic training, a psychology student and two graduate
students, with respect to their professional identity, from the beginning of the
psychotherapeutic practice, and the contribution of the conversational spaces in the
construction of this, in order to improve their possibilities for action in the context
therapeutic. From the case study from the holistic approach makes a description of their
dilemmas, which were related to the conceptualization of the "good" psychologist/therapist,
the devaluation of the professional style, the conceptions of the theory as a truth and the
assessment of professional competence focused a limited vision and refusal to themselves.
The spaces conversational took into account the knowledge, purposes, dreams and
commitments of the participants, which were related to the postulates of the systemic
approach. It is as well as the participants redefined some conceptions of the
psychotherapeutic practice and create a vision of themselves more enabler, which favored its
positioning in processes of psychotherapeutic, the appropriation of theory and the inclusion
of the paradigm, the systemic. Finally, it is proposed the usefulness of including in the
academic curriculum a component dedicated to the construction of a professional identity.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 12

Profesional
INTRODUCCIÓN

En la experiencia profesional de la investigadora como terapeuta y supervisora

sistémica ha observado que algunos psicólogos/terapeutas en formación que realizan

procesos de atención psicológica o terapéutica desde el enfoque sistémico se sienten

agobiados, frustrados e impotentes, al encontrarse en situaciones en las que no saben

cómo continuar con su trabajo. Es así como expresan preocupaciones porque su trabajo

no es acorde a lo esperado, se sienten atascados, no saben cómo seguir en los procesos

que están llevando a cabo, y en ocasiones hay cuestionamientos frente a su rol

profesional y a su capacidad para continuar en ésta área de su profesión.

White (2002) denominó a estas situaciones como desgaste profesional,

caracterizándolas como las expresiones de desesperanza, desmoralización, fatiga y

agotamiento que manifiestan algunos profesionales, y que puede llevarlos a reflexionar

sobre la elección de su carrera. En estos casos, los psicólogos/terapeutas en formación

enfrentan un sentimiento doloroso de falta de direccionamiento en su trabajo, en el que

sienten que no están siendo útiles para las personas que los consultan, por tanto se

cuestionan su rol y “eficacia”, sintiéndose frustrados y abatidos frente a su quehacer.

En ese sentido como dice Ceberio y Linares (2005) es posible que el profesional en

formación frente a la responsabilidad y compromiso de guiar e influir en las vidas de los

seres humanos experimente sentimientos de incertidumbre, inseguridad, miedo e

ineptitud, que lo pueden llevar a autodescalificarse y desvalorizarse ante la posibilidad de

fallar y no estar a la altura. Si estas emociones terminan paralizando las acciones se

genera una obstrucción del proceso.

El desgaste profesional que viven algunos de los psicólogos/terapeutas en formación

es distinto al que vive un profesional con años de experiencia, puesto que está
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 13

Profesional
relacionado con las conclusiones limitadas que los estudiantes desarrollan sobre su

identidad profesional, ya que al estar en un contexto de formación empiezan a legitimar

los saberes profesionales y a descalificar sus conocimientos locales, lo cual contribuye a

experiencias de fracaso, desmoralización, agobio y fatiga. En palabras de White (2002):

“Me refiero al cambio producido en lo que es considerado importante en términos

de conocimiento legítimo de ciertas cuestiones vinculadas con el ejercicio de la

profesión, cuando se inicia a las personas en la cultura de psicoterapia. En esta

iniciación, los saberes más locales y populares que se generaron en la historia de la

persona son marginados, descalificados y desplazados por los saberes formales y

especializados de las disciplinas profesionales” (p.19)

Las diferentes concepciones sobre la terapia que hacen parte de los discursos

profesionales, están conectadas con el paradigma desde el cual se entiende la realidad y

constituyen presupuestos para las actuaciones de los profesionales, en los que se define

el espacio terapéutico, el rol del psicólogo/terapeuta, y la relación con los consultantes.

A partir de estas concepciones que pueden convertirse en teorías universales, los

profesionales en formación hacen una evaluación y una comparación de su trabajo desde

un “deber ser”, desconociendo la particularidad de cada consulta y lo que es útil en un

momento específico y en una interacción concreta. La distancia entre el deber ser y las

actuaciones del profesional en formación en la consulta, los lleva a hacer

autoenjuiciamientos, que influye para que se sientan “inadecuados” y aumenten su

angustia al no sentirse “buenos” psicólogos/terapeutas, marginando otras formas de dar

sentido a lo que piensan, sienten y hacen desde su rol.

La posición que asume el profesional en formación en la interacción con los

consultantes también está relacionada tanto con el enfoque y las concepciones


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 14

Profesional
terapéuticas que guían su trabajo y que les informan acerca de cómo debe actuar en la

relación con éstos como con la percepción que el estudiante tiene sobre sí mismo como

profesional. Este posicionamiento no sólo tiene influencia en la relación terapéutica y en

los consultantes, sino también en el psicólogo/terapeuta en formación en sus emociones,

en sus actuaciones y en su identidad profesional.

Así pues el desgaste profesional empieza a influir en la construcción de la identidad

de los psicólogos/terapeutas en formación al constituirse en uno de sus relatos

dominantes, en el que atribuyen una percepción negativa sobre su ser profesional, y

desde ahí organizan su experiencia y dan significado a su quehacer terapéutico.

Por tanto, es útil generar espacios conversacionales, que tengan un efecto terapéutico,

con los estudiantes cuya práctica profesional esté focalizada en la realización de procesos

de atención psicológica/terapéutica desde el enfoque sistémico, y que se encuentren en

una situación de desgaste profesional.

Es así como este trabajo retoma las ideas que plantea White (2002) acerca de los tres

elementos que intervienen en el desgaste profesional de los terapeutas que inician la

práctica psicoterapéutica. Estos son: El modo en que generalmente se conciben las

prácticas terapéuticas; las formas de relación entre los terapeutas y consultantes; y las

ideas que tienen sobre sí mismos como psicólogos/terapeutas que hacen parte de su

identidad profesional y que intervienen en su práctica.

Estos tres elementos son relevantes si se tiene en cuenta que las ideas sobre el

quehacer terapéutico y sobre sí mismo como profesional influyen en la manera como el

psicólogo/terapeuta se posiciona frente al proceso en sí, lo que está íntimamente

relacionado con la forma en que construye la relación con los consultantes, lo que a su

vez nutre la imagen que el profesional va construyendo de sí mismo, en concordancia


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 15

Profesional
con la coherencia entre lo que surge con lo esperado de acuerdo a la concepción de las

prácticas terapéuticas.

Estas ideas que el profesional en formación va apropiando y su coherencia o

incoherencia en su quehacer generan emociones, formas de verse a sí mismo y

actuaciones que influyen en la construcción de su identidad profesional, en la relación

con los consultantes y por ende afectan su práctica terapéutica.

Este tema también cobra relevancia, ya que el desgaste profesional que pueden vivir

los psicólogos/terapeutas en formación y, que por supuesto influye en su identidad

profesional no es un tema que haya sido suficientemente abordado por la literatura, ya

que las comprensiones y abordajes no se encuentran relacionados con el inicio de la

práctica terapéutica sino que están referidos principalmente a los profesionales que se

sienten agobiados por el tipo de trabajo que realizan.

En los procesos de formación tampoco se tienen en cuenta ya que generalmente se

centran en cuatro componentes que son los mencionados por la literatura: la formación

teórica, la práctica clínica, la supervisión sobre la práctica clínica, y el estilo terapéutico;

sin embargo como dice Minuchin, Lee y Simon (1998) la literatura de la terapia familiar

ha puesto un interés mayor en la técnica que en la propia figura del terapeuta como

motor de cambio:

“(…) la persona del terapeuta comenzó a hacerse invisible en los escritos de estos

pioneros de la terapia familiar. A medida que el clínico desaparecía, todo lo que quedo

fueron sus técnicas” (p. 23)

Una manera de atender a la persona del terapeuta ha sido a través de la realización

del genograma del profesional en formación que como dice Ceberio, Moreno y Ds

Champs (2000) posibilita entender desde su historia, familia de origen, sus disidencias y
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 16

Profesional
concordancias, su estilo personal y contribuye a conocer cómo conoce. Esta posibilidad

de conocer su epistemología permite un acercamiento al universo de constructos

personales que facilita o limita un fluir terapéutico con las familias.

Los ejercicios y las preguntas sobre el estilo terapéutico están encaminados a la

familia, grupos y personas que han tenido influencia emocional en la vida del estudiante

y, a identificar recursos y formas preferentes de interacción cuyo propósito es acercarse

al estilo de intervención, comprender su surgimiento y lo que ha permitido desarrollarlo.

La formación en terapia sistémica es un cambio de paradigma, que implica

retomando los niveles de aprendizaje propuestos por Bateson (1998), un aprendizaje de

nivel 2 en la medida en hay un cambio en los hábitos de aprendizaje de los

psicólogos/terapeutas en formación y una transición al nivel 3 en el que se busca

trascender las diversas coacciones que constituyen las premisas de su mundo, de sus

hábitos de pensar y obrar, y sus valores fundamentales, que simultáneamente modifican

su relación con el entorno.

Entonces, como dice Boscolo (1988) la parte más importante del proceso de

formación consiste en llevar a los estudiantes a dar un salto entre el pensamiento causal

lineal y el pensamiento causal circular, lo cual puede ser una experiencia dura y

frustrante para los profesionales en formación, en cuanto que los estudiantes llegan con

la expectativa de aprender técnicas específicas y recetas para situaciones clínicas

determinadas y lo que encuentran es que sus formadores no se las proporcionan, ya que

no hay hipótesis o intervenciones “verdaderas” o “falsas”. Es así como la transición de

un pensamiento lineal a uno sistémico implica la elaboración de un contexto de

aprendizaje de “aprender a aprender” que prevalece sobre las situaciones estereotipadas,

y donde se privilegia el proceso en relación al contenido.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 17

Profesional
Las intervenciones que realiza un terapeuta durante la consulta como dice Ceberio y

Linares (2005) son pautadas por las interacciones y dependen de los marcos semánticos

que éste atribuya a las acciones descritas, historias contadas y actitudes del paciente. Las

interpretaciones de las acciones surgen de la estructura conceptual del profesional que

está relacionado por la línea terapéutica que ha elegido como por otros componentes que

hacen parte de su mapa cognitivo.

La literatura en la formación de terapeutas sistémicos ha hecho un énfasis en conocer

y comprender los mapas de los profesionales desde su historia personal y familiar; sin

embargo es importante comprender los dilemas que viven los psicólogos/terapeutas en

formación al estar en un proceso de transición del paradigma lineal al sistémico, puesto

que éstos hacen parte de su marco semántico y es ahí donde emergen contradicciones

propias del proceso que influyen en la construcción de la identidad profesional, que en

muchas ocasiones genera desgaste profesional.

Así mismo en Colombia, cada vez es más frecuente que las instituciones educativas

creen e incorporen programas de formación que incluyen la intervención sistémica en el

trabajo con personas, parejas y familias, lo cual se puede evidenciar con mayor claridad

al revisar el pensum de los posgrados que ofrecen los siguientes centros de enseñanza:

1. Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá: Maestría en psicología clínica con

énfasis en sistémico.

2. Pontificia Universidad Javeriana de Cali: Maestría en Familia

3. Universidad Santo Tomás: Maestría en psicología clínica y de familia;

especialización en intervención sistémica de la familia.

4. Fundación Universidad Central: Intervención en Sistemas Humanos


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 18

Profesional
5. Sistemas Humanos Centro de Consultoría Sistémica: Formación en terapia familiar

sistémica.

6. Fundación Fundaterapia: Master en terapia familiar sistémica

7. Universidad Simón Bolívar en Barranquilla: Psicología Clínica y terapia familiar

sistémica

8. Universidad de la Salle: Consultoría en familia y redes sociales.

9. Pontificia Bolivariana: Especialización en familia y Maestría en terapia familiar

10. Universidad de Manizales: Especialización en psicoterapia y consultoría

sistémica.

El número de profesionales que ingresan a la formación en cada uno de los

programas mencionados anteriormente oscila entre 7 y 20 personas anualmente. Esto

significa que en un año entre 70 y 200 estudiantes empiezan sus estudios en el enfoque

sistémico.

En este sentido la investigación que se presenta en este documento aporta a los

futuros procesos de formación de psicólogos/terapeutas sistémicos en la medida que

propone incluir dentro del currículo el trabajo sobre la identidad profesional, desde lo

que genera el cambio de paradigma y el inicio de la práctica psicoterapéutica, de manera

que esto contribuya a asimilar, a actuar desde el enfoque y permita como dice Heinz Von

Foerster (2006) actuar de tal forma que se aumenten el número y la calidad de las

opciones existentes para nosotros y para aquellos con quienes interactuamos; es decir

que haya una apertura de posibilidades en el quehacer terapéutico.

Si se aumentan las posibilidades en el quehacer del psicólogo/terapeuta en formación

esto va a contribuir en la atención efectiva de los problemas relacionados con la salud

mental y va a tener un impacto social, teniendo en cuenta que comprometerse con una
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 19

Profesional
persona para su tratamiento es un acto social y las intervenciones de los profesionales

tienen consecuencias sociales (Haley, 2009).

Teniendo en cuenta lo anterior, la pregunta de esta investigación es: ¿Cuáles son los

dilemas que tienen los psicólogos/terapeutas en formación y cómo los espacios

conversacionales contribuyen a construir una identidad que aumente sus posibilidades en

el quehacer terapéutico?
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 20

Profesional
MARCO CONCEPTUAL

Inicialmente se hace referencia a los componentes que se han escrito y que han

guiado los procesos de formación en terapia sistémica dirigidos a estudiantes cuya

práctica profesional está focalizada en la atención psicológica o terapéutica, en los cuales

se puede evidenciar la falta de trabajo con los estudiantes acerca de su identidad como

psicólogos/terapeutas teniendo en cuenta los dilemas que pueden vivir al iniciar su

práctica psicoterapéutica desde el enfoque sistémico.

Posteriormente se hace una descripción de las concepciones de las prácticas

terapéuticas y cómo éstas influyen con el vinculo terapéutico con el fin de tener un

panorama sobre las diferentes posturas que un profesional en formación puede adoptar

en el ejercicio de los procesos de atención psicológica/terapéutica y las implicaciones

que esto trae en su identidad como profesional.

Luego se describen algunas ideas que aportan tanto a la comprensión de la noción de

identidad profesional como al entendimiento de las historias dominantes basadas en las

conclusiones limitadas y negativas que pueden tener algunos psicólogos/terapeutas en

formación.

Finalmente se definen los espacios conversacionales con los profesionales en

formación y algunas ideas que permiten que los psicólogos/terapeutas creen relatos

alternativos de sí mismos como profesionales que les permita transformar la historia

dominante basada en el desgaste profesional.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 21

Profesional
Procesos de Formación en Terapia Sistémica

De acuerdo con Ceberio, Moreno y Ds Champs (2000) el proceso de formación es

permanente y continuo a lo largo de la vida profesional y debe entenderse como un

aprendizaje dinámico que conecte epistemología, teoría, técnica y práctica de manera

recursiva, teniendo en cuenta que la psicoterapia implica formación, capacitación,

conocimiento de la teoría, experiencia clínica y creatividad del terapeuta.

En ese sentido, las premisas principales para la formación del profesional en terapia

sistémica se basa en cinco componentes: la instrucción teórica que consiste en organizar

epistemológicamente al profesional para enseñarle a observar y construir hipótesis

sistémicas; la práctica clínica que apoya y confirma desde lo pragmático la construcción

del modelo; la supervisión en la que se ratifica o se rectifica, y en el que se le presenta al

terapeuta la posibilidad de ser contenido afectivamente, ayudado y respaldado en la

teoría y en la práctica; el trabajo del genograma personal para explorar la historia y los

juegos sistémicos de las familias de origen, creadas y extensas; y el estilo terapéutico que

se trabaja a través de ejercicios sobre la elección de la profesión, del modelo, el estilo

personal, y la habilidad natural para ciertas técnicas terapéuticas como forma de

autoconocimiento (Ceberio y Linares,2005).

La epistemología puede entenderse como un modelo de conocimiento, como un

modelo de modelos que hace que se encuentre en un supranivel, es decir en un estrato

superior en relación con el resto de modelos del saber (Ceberio y Linates, 2005). Como

dice Bateson (1998) la epistemología establece de qué manera los organismos o

agregados de organismos particulares conocen, piensan y llegan a decisiones que

determinan su conducta.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 22

Profesional
Ceberio, Moreno y Ds Champs (2000) se refieren al componente teórico como el

constituido por las epistemologías que integran las líneas teóricas del conocimiento y por

medio de éstas se pautan metodológicamente los pasos a seguir, se elaboran estructuras

conceptuales que organizarán y acomodarán el hecho observable bajo un lente

normatizado por las reglas inherentes a la misma. Es así como los modelos terapéuticos

se estructuran partiendo de dichas bases teóricas y se moldean a través de lo pragmático

confirmando o descartando su sustento y confirmando las estrategias, técnicas y en

general los tipos de intervenciones que permitirán desarrollar los casos clínicos y

legitimar su efectividad.

El componente epistemológico y teórico le permite al psicólogo/terapeuta en

formación tener un marco que ofrece un modo de organizar y pensar acerca del complejo

mundo de los consultantes y le permite como dice Ceberio y Linares (2005) hacer una

construcción teórica sobre la concepción de los problemas humanos y llevar al ejercicio

herramientas como son las intervenciones, lo cual hace que pensar sistémicamente se

traduzca en acciones en la pragmática que dan pistas sobre el modelo epistemológico del

terapeuta/psicólogo y que se constituyen en tácticas, es decir en acciones concretas como

técnicas que se encuentran sistematizadas.

Cuando el psicólogo/terapeuta en formación se centra sólo en las técnicas su

creatividad se ve limitada, pues ésta radica sólo en saber cuándo y cómo aplicarlas; sin

embargo no todas las tácticas son técnicas, ya que unas son producto de la espontaneidad

y creatividad del terapeuta. La creatividad del terapeuta está relacionada con el respeto

de su estilo en el que se amplían sus herramientas y recursos con miras a incrementar la

eficacia de sus intervenciones (Ceberio, Moreno y Ds Champs, 2000).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 23

Profesional
El estilo terapéutico consiste en la particular instrumentalización del modelo por el

terapeuta confiriéndole una identidad particular a través del sesgo individual del

profesional, otorgándole colorido al modelo y un sello de singularidad (Ceberio y

Linares, 2005). Es así como en la formación, los formadores tienen el propósito de que

los terapeutas en su práctica clínica aprendan a utilizarse a sí mismos como el principal

instrumento de trabajo en el que descubran su estilo personal que se adecue a las

interacciones efectivas en el contexto terapéutico, en donde la hipótesis sistémicas pasan

a ser el marco en el que el profesional expresa su creatividad (Andolfi, 1988)

Dulh (1988) refiere que dado que el pensamiento sistémico es un proceso de espíritu,

una manera de ver y establecer conexiones, representa un acto imaginativo y creativo

puesto que implica conectar lo que no puede verse. Por lo cual parte de la formación no

sólo es que los estudiantes aprendan a pensar en algo sino en cómo pensar en ello y cómo

pensar en pensar, yendo más allá de las informaciones recibidas durante la formación.

Esto va acorde con los planteamientos de Minuchin, Lee y Simón (1998) quienes

refieren que el clínico como persona es un instrumento terapéutico y por tanto es

importante que el terapeuta conozca qué es lo que sabe, cuál es su conocimiento propio y

reconocer qué es lo que desconoce.

En ese sentido, el aprendizaje necesita tiempo, motivación y confianza en sí mismo,

en el grupo y en los formadores, quienes promueven la identificación de competencias

basadas en los propios recursos intelectuales y emocionales; por tanto es un error seguir

creyendo que la única manera de ser “sistémico” es renunciar a la utilización de una

parte de uno mismo y presentar neutralidad emocional, lo cual se opone a los conceptos

fundamentales de la teoría de la comunicación (Andolfi, 1988)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 24

Profesional
El estilo no es una impronta o un sello, sino un fluir en los márgenes de una identidad

profesional, no de una manera rígida o estancada, sino sujeta a continuas modificaciones

provenientes de un diálogo reflexivo entre las vicisitudes de la clínica, los horizontes

teóricos, y los cambios personales del terapeuta (Moreno, 2006)

Es así como el estilo preferente del terapeuta hace referencia al uso que hace de un

grupo delimitado de respuestas previsibles bajo circunstancias diferentes, por lo cual es

importante que en la supervisión se comience trabajando sobre el estilo preferido, el cual

constituye el punto de partida para luego desafiar al estudiante a que amplíe su

repertorio, con miras a que pueda manipularse a sí mismo en interés del cambio

terapéutico sin dejar de ser espontáneo. El estilo terapéutico en la mayoría de los casos

manifiesta elementos que son menos visibles para el terapeuta como centrarse en

pequeños detalles, permanecer distante, directo, hablar demasiado, entre otras

(Minuchin, Lee y Simón, 1998)

La supervisión también implica una mirada sobre cómo se lleva a cabo la terapia,

pero debe ir más allá del compendio de técnicas que se emplean para comprender lo que

ocurre en la terapia familiar, penetrando en el pensamiento que subyace a las técnicas y

discernir los valores y supuestos fundamentales que dieron origen a ellas (Minuchin, Lee

y Simón, 1998).

De acuerdo con Linares y Ceberio (2005) el supervisor trabaja en tres niveles: La

problemática del paciente o la familia intentando describir los juegos, estilos relacionales

y las consecuentes atribuciones de significado; el problema del terapeuta, reconociendo

algunos aspectos de su mapa en el intento de posibilitar el fluir de las interacciones con

miras a eliminar los posibles obstáculos; y los aspectos relacionales entre el terapeuta y

los miembros de la familia.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 25

Profesional
Como vemos, el foco del supervisor es el estudiante y la familia, en donde hay una

responsabilidad por el caso y, por tanto el supervisor elabora con el estudiante estrategias

para que éste lleve a su práctica con su estilo personal, puesto que también hay un interés

en desarrollar competencias para realizar terapia (Haley, 1988).

La primera respuesta deseable de la supervisión es que el estudiante comience a

producir su propia versión de la terapia, que estará marcada por las características únicas

del estilo interpersonal preferido del estudiante. El supervisor parte de la premisa que el

estudiante es más complejo de lo que parece inicialmente y existen recursos

infrautilizados en su repertorio interpersonal que, de activarse, se traducirán en un

terapeuta más complejo, un instrumento más efectivo (Minuchin, Lee y Simón,1998).

Es por esto que el terapeuta sistémico goza de buena fama de creativo, ya que el

modelo cree en el cambio y estimula la intervención para conseguirlo empujando al

profesional a dar de sí el máximo posible en lo que respecta a recursos, lo cual puede

paralizar y generar temor a la incompetencia. Por tanto, es conveniente que el terapeuta

sistémico disponga de una teoría de cambio que dé razón de sus posibilidades y

limitaciones, animándolo a intervenir y protegiéndolo frente al fracaso, y a la vez en la

que el profesional conozca sus recursos y posibilidades que encierra como persona

(Ceberio y Linares, 2005)

Es así como el psicólogo/terapeuta en formación tiene que desarrollar talentos que no

tenía inicialmente, para poder comportarse de manera eficiente en su trabajo con familias

(Caillé, 1988). La flexibilidad y la creatividad permiten amoldarse a las diversas

situaciones que plantea el quehacer psicoterapéutico, ya que se inventan nuevas

realidades, se producen nuevas situaciones y se sugieren alternativas de solución no

implementadas hasta el momento; sin embargo esta flexibilidad y creatividad deben


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 26

Profesional
sostenerse por la solidez de la formación teórica que es el norte que lo guía para evitar

caer en el todo vale (Ceberio y Linares, 2005)

En términos generales el papel del formador es enseñar teoría, maniobras técnicas,

ideología y sensibilidad emocional, respetando al estudiante, estimulándolo y

enmarcando sus posibilidades creativas dentro de la teoría y si las desaprueba

demostrando con avales por qué no es aconsejable tal o cual movimiento en la sesión.

Para esto es necesario mantener la guía de un modelo que posibilite aprender a pensar y a

actuar, sin que esa línea rectora bloquee las inventivas particulares (Ceberio y Linares,

2005)

De esta manera para Duhl (1988) la esencia de la buena formación está en ayudar a

los estudiantes a ser lo bastante libres para que puedan utilizarse a sí mismos con el fin

de convertirse en magníficos profesionales en el que utilicen sus propias experiencias

personales, sus propias percepciones, su propia estructura y peculiaridades para construir

teorías y herramientas terapéuticas y, así no quedar limitados a adular las teorías.

Desde estos componentes de la formación sistémica y en busca de ser coherentes con

el enfoque se han hecho múltiples investigaciones focalizadas al papel del docente y el

supervisor, en el que se han expuesto algunos retos relacionados con la relación entre el

formador y el estudiante en la creación de conocimiento. Por ejemplo, en la literatura se

mencionan algunos dilemas que viven los docentes y supervisores al asumir una postura

post moderna referentes a las jerarquías y a la posición de no saber del docente, a la

apertura de la construcción del conocimiento y la emergencia de las múltiples verdades

y, al desarrollo del estilo personal en los profesionales.

El interés de esta investigación no es hacer una presentación de estos dilemas y la

manera cómo han sido asumidos por los docentes y supervisores, ya que esto sería un
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 27

Profesional
tema de desarrollo de otro estudio; sin embargo es importante reconocer que el trabajo

sobre dichos dilemas ha favorecido que los docentes asuman posturas que posibilitan la

apertura y transformación del cambio paradigmático que implica formarse como

psicólogo y terapeuta desde el enfoque sistémico e incluyen nuevas modalidades en sus

proyectos educativos.

En ese sentido la Universidad Santo Tomás, de acuerdo como lo menciona Polo y

Rodríguez (2003) en sus seminarios teóricos, además del trabajo sobre las teorías y

técnicas, vinculan los conceptos teóricos con el cambio epistemológico que implica el

enfoque sistémico. Para esto desarrollan ejercicios que movilizan ideas sobre la postura

individual de los estudiantes basada en lo correcto y lo incorrecto, y así buscan favorecer

el surgimiento de postulados sobre las relaciones humanas.

Así mismo, en los seminarios - talleres el rol del docente es de co-autor de lo

construido con el equipo terapéutico en formación. Aquí no se transmiten conocimientos

sino que éste se genera a partir de conversaciones reflexivas que invitan a la creación de

explicaciones y de intervenciones de la vida humana.

Los equipos reflexivos también son implementados para generar niveles de

observación y de complejidad del conocimiento generado y como una forma de

promover el principio de autoreferencia.

En esta misma Universidad, de acuerdo a lo que describe Rodríguez y Niño (2006)

han desarrollado un modelo de colaboración en equipos donde los estudiantes se

convierten en equipo de consulta para contribuir a la formulación de hipótesis y a la

planificación de las intervenciones. El propósito es que los estudiantes puedan tomar

decisiones sobre los casos y fomentar la colaboración entre colegas desarrollando una

perspectiva sistémica, desde una relación de igualdad con el supervisor.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 28

Profesional
Estos autores refieren que la supervisión como contexto de formación en el primer

semestre cumple una función de "contención" y luego avanza hacia la "contención y

libertad". Su objetivo es facilitar el autoconocimiento, el desarrollo de habilidades y

recursos, y el trabajo en equipo.

Garzón (2008) explica que el seminario que han creado en la Santo Tomás sobre

autoreferencia y estilo terapéutico desde el año 2005 ha posibilitado la reflexión de los

estudiantes sobre sí mismos y sobre las relaciones que establecen en el contexto de

terapia y con otros escenarios de su mundo, entre esos el contexto de formación, a partir

de un marco conceptual que se desarrolla en la clase y que sirve de contexto para el

desarrollo de procesos autoreferenciales.

Si bien se ha avanzado en el trabajo de la persona del terapeuta desde la apertura a

procesos autoreferenciales y al desarrollo de su estilo profesional, sigue habiendo un

vacio en el conocimiento frente a los dilemas que vivencian los profesionales en

formación sistémica por el cambio de paradigma, los cuales influyen en la construcción

de su identidad como psicólogos/terapeutas.

Concepciones de las Prácticas Terapéuticas y su influencia en la Relación

Terapéutica

Las concepciones de las prácticas terapéuticas están relacionadas con los paradigmas

en los que se han construido presupuestos para definir la realidad y, a partir de ésta se

define la postura del observador y por supuesto del psicólogo/terapeuta, lo que tiene una

incidencia en la relación profesional – consultante y en su identidad profesional.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 29

Profesional
En esta investigación se retoman dos grandes concepciones de la terapia, una

centrada en el dualismo sujeto – objeto, y la otra centrada en el cuestionamiento de dicho

dualismo.

Concepciones de terapia centradas en el dualismo sujeto – objeto

La ciencia a través de sus investigaciones, se ha preocupado por la búsqueda de la

verdad y la objetividad de los fenómenos estudiados, basados en un paradigma científico

en el que se concibe la realidad como independiente del observador, que puede ser

descubierta y aprendida de una forma universal, ya que es general para toda la

humanidad.

Este paradigma es coherente con la tradición modernista que ha sido inspirada en los

planteamientos de Descartes, que concibe al conocimiento como una representación del

mundo objetivo, que existe con independencia de la mente y los sentimientos,

subjetivamente observable y verificable, y con una condición universal y acumulativa,

que hace que se creen las teorías generalizadoras que explican el mundo y a las que se les

atribuye como verdaderas.

Esto ha impactado a la psicología, que aunque en el siglo XIX surge como disciplina

independiente, como dice Zlachevsky (2009) se desarrolla en un status epistemológico

de las ciencias naturales, caracterizado por el acercamiento científico-natural al ser

humano, es decir que el paciente es externo al terapeuta, y es un sujeto de objetivización.

De acuerdo con Hoffman (1998) tradicionalmente la enfermedad mental se ha

comprendido a través de explicaciones lineales e históricas, basadas en el modelo médico

y psicoanalítico, considerando el síntoma como un malfuncionamiento debido a las

causas biológicas o fisiológicas, o a un acontecimiento reprimido del pasado. En ambos


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 30

Profesional
modelos la etiología está conectada con la imperfección de sus genes, la bioquímica o el

desarrollo intrapsíquico, dejando a la persona como el locus del mal funcionamiento. El

conductismo también ha aportado al desarrollo de la psicología clínica y tal como refiere

Zlachevsky (2009) da un giro cientificista pragmático al estudio de “lo humano”,

haciendo un planteamiento que hace posible un enfoque experimental efectivo de la

conducta humana.

Esto ha tenido un impacto en las prácticas terapéuticas, las cuales están constituidas

por discursos sobre el conocimiento formal y especializado de las disciplinas

profesionales. Estos discursos afirma White (2002) están caracterizados por

conocimientos que tienen pretensiones de “verdad” sobre la condición humana, basados

en la realidad objetiva y por tanto universal.

A este respecto Maturana (1995), refiere que el conocimiento objetivo fundamenta la

autoridad social en el dominio de la salud mental para que los profesionales

psicólogos/terapeutas y psiquiatras realicen un diagnóstico para definir lo que les pasa a

las personas y determinar el tratamiento, teniendo como base el acceso privilegiado de

una realidad independiente, que valida las acciones clínicas. Es así como el conocimiento

y la efectividad tienen que ver con la representación más verdadera y exacta de la

realidad objetiva e independiente, en la que se observa, se experimenta y se descubre,

cómo son realmente las personas para clasificarlas según su cordura o locura intrínsecas.

Esto además, implica una autoridad absoluta e incuestionablemente transconsensual en la

que el profesional exige obediencia y reclama el derecho de ser obedecido sobre la base

de la autoridad del conocimiento objetivo.

El surgimiento de la cibernética como dice Bertrando y Toffanetti (2005) permite

pasar de lo intrapsiquico a lo relacional a través de la indagación del significado de las


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 31

Profesional
acciones en el contexto, por ejemplo el familiar. Así se preguntan por cómo se articulan

la relación con los demás, desplazando la pregunta de por qué suceden los

acontecimientos (búsqueda de causas en el pasado) a cómo suceden (búsqueda de

modelos de comunicación en el presente). Sin embargo, como dice Von Foerster (2006)

este modelo relacional también puede tener una epistemología en la que se describe a los

sistemas, en sus enlaces circulares, como una verdad ontológica independiente del

observador.

Desde esta perspectiva que Maturana (1990) denomino objetividad sin paréntesis, el

psicólogo/terapeuta se convierte en un moldeador de la realidad de las personas que

consultan, conduciendo su labor hacia una tarea cuyo fin es el de acercar a las personas

en un ideal convencional de lo adecuado, y actuar dentro de un nivel de conocimiento

sobre lo verdadero, lo que puede llevarlo a asumir una postura reguladora de la realidad

de sus consultantes. A su vez, esto puede hacer que el psicólogo/terapeuta caiga en una

trampa reduccionista: se limita a actuar a través de la teoría y del concepto de lo

adecuado.

Cuando se establece la terapia como un contexto para la identificación y expresión

de las verdades de la naturaleza humana, el éxito terapéutico es medido por la forma en

que la terapia contribuye a que la vida de las personas sea como idealmente debería ser,

de acuerdo a las normas, reglas y leyes de la naturaleza. Esta concepción unidireccional

de la terapia implica que el psicólogo/terapeuta posee un saber terapéutico que es

aplicado a la vida de los consultantes y esa persona es definida como el “otro”, cuya vida

es cambiada por estos procedimientos terapéuticos, lo cual reproduce el dualismo sujeto

– objeto, en el que la vida de las personas son el objeto de los saberes “expertos” y

prácticas del terapeuta (White, 2002)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 32

Profesional
Desde esta concepción el cambio está dirigido hacia los consultantes y los

psicólogos/terapeutas tienen que utilizar “correctamente” los saberes “expertos” para

lograrlo y así ser unos profesionales exitosos. Esto de acuerdo a lo que plantea White

(2002) tiene implicaciones en la identidad profesional:

1. No contribuye a que las historias de identidad sean descritas con mayor riqueza

porque se desconocen los actos de significado relacionados con los acontecimientos

significativos del trabajo, generando una tendencia a la frustración, la fatiga y el

sentimiento de estar agobiados por éste. Esto influye en la construcción de una identidad

profesional centrada en el déficit en la medida en que se privilegian las “verdades

universales” acerca de la forma cómo debe actuar el psicólogo/terapeuta y desde ahí se

hace una evaluación del desempeño profesional, la cual suele reducirse a adjetivos como

competente o incompetente, buen o mal profesional, exitoso o fracasado, desconociendo

lo que se construye en la interacción particular con los consultantes y lo que puede

resulta útil para ellos en un momento dado.

2. Los acontecimientos significativos del trabajo no son incorporados a los libretos de

vida, lo que influye para que se pierda la potencialidad que puede tener la terapia que

hacen los profesionales en sus propias vidas, que a la vez puede sostenerlos y alentarlos

en su rol como terapeutas/psicólogos, lo que contribuye a experiencias de desgaste

profesional.

Desde el punto de vista de la investigadora es una forma de invisibilizar lo que ocurre

en el encuentro terapéutico y lo que emerge de éste, es decir los aprendizajes del

profesional en la relación con el consultante, las habilidades desarrolladas en esa

relación, las creencias y formas de ver el mundo que contribuyeron a que ese espacio se
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 33

Profesional
diera, y la manera cómo se cuestionan, cambian y amplían las formas de ver el mundo en

el encuentro terapéutico, lo cual por supuesto redunda en la vida personal y profesional.

Concepciones de terapia cuestionadoras del dualismo sujeto –objeto

Retomando a Maturana (2002) la objetividad entre paréntesis hace parte de un

cambio epistemológico en la que no hay verdades absolutas, ya que lo real está

especificado por la operación de distinción que hace el observador, en el que las

diferentes puntuaciones son válidas y legítimas en los distintos dominios debido a que

están fundamentados en premisas, ideas y significados diferentes. Esto implica que no

existe una realidad independiente del observador, por tanto no hay verdades absolutas, ni

relativas sino verdades diferentes en muchos dominios distintos de acuerdo al

observador, que intenta entender lo que pasa con los fenómenos del conocimiento, del

lenguaje y lo social.

Es así como la epistemología del observador es incluida en la descripción de los

fenómenos naturales, cuestionando la objetividad científica en las que las descripciones

son independientes del observador.

Desde la objetividad entre paréntesis la autoridad y el poder que se le da al

profesional viene de un consenso social explícito e implícito, que define ciertos

comportamientos como problemáticos de acuerdo al dominio de interacciones donde

tienen lugar, lo que hace que la deseabilidad o no de un comportamiento esté

determinado socialmente y no sea constitutivo e intrínseco de la persona (Maturana,

1995)

Con la cibernética de segundo orden en la que se cuestiona el principio de

objetividad, el cibernético no se pregunta dónde están los enlaces circulares en el


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 34

Profesional
sistema, sino que se empieza a preguntar cómo generamos nosotros este sistema a través

de la noción de circularidad, lo que significa el paso a una epistemología dependiente del

observador (Von Foerster, 2006). En palabras de este autor:

“El terapeuta no es más alguien que describe al sistema “tal cual es desde afuera”,

sino alguien que “co-construye al sistema del que él también es participante”, y más aún,

el terapeuta mismo emerge como tal a través de esa participación y del tipo de

instrumentos conceptuales que usa, genera, co-genera en dicha participación” (p. 26)

Bajo la perspectiva de la objetividad entre paréntesis y teniendo en cuenta la

cibernética de segundo orden hay una relación entre el observador y lo observado, de

manera que la "realidad" es producto de un proceso de co-construcción entre él y el

objeto observado, en un espacio y tiempo determinado, constituyéndose dicha realidad

en algo que se construye, cambia y se transforma.

Este camino explicativo va acorde, con lo que plantea Von Foerster, citado por Segal

(1994, P. 41), quien afirma que “construimos o inventamos la realidad en lugar de

descubrirla”, lo que significa que cada uno, a partir de sus experiencias, vivencias,

creencias, teorías, emociones y formas de ver la vida, observa el mundo, y al observarlo

está creando una imagen de éste con base en sus marcos referenciales.

Esto implica que puede haber dos o más puntuaciones de un mismo hecho o de una

misma situación dependiendo del observador. Incluso el observador puede ir cambiando

sus marcos referenciales, a partir de sus experiencias, lo que puede llevarlo a observar

una misma situación de manera distinta.

Teniendo en cuenta que lo que observamos emerge de la relación entre el observador

y el sistema observante, la cibernética de segundo orden promueve “el verse a sí mismo

como un modo de transcender las limitaciones del propio mirar” (Foerster, 2006. P. 84).
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 35

Profesional
Como dice Von Foerster (2006), esto implica tanto cuestionar la trampa de reducir las

observaciones de nuestros consultantes a causas y verdades absolutas, como originar el

cambio en el lenguaje del profesional, puesto que ya no es un lector privilegiado de lo

que es oculto para las personas, sino por el contrario su lenguaje debe denotar su autoría

en sus observaciones expresando “yo pienso...”en vez de “lo que pasa es…”.

La cibernética de segundo orden también implica un cambio de mirada frente a la

concepción de la terapia, ya que como dice (Von Foerster, 1996) “la terapia se vuelve en

sí misma una práctica epistemológica, una indagación mutua en las condiciones de

nuestro conocer el mundo” (p. 86).

Asumir una postura desde la cibernética de segundo orden en los procesos

terapéuticos es hacer una metaposición permanente, es decir reflexionar sobre la

emergencia de ideas, teorías, emociones y acciones del psicólogo/terapeuta y de los

consultantes, con el propósito de entender cómo se generan las definiciones,

descripciones y observaciones que se hacen, teniendo claro que nuestra forma de pensar,

sentir y actuar es tan sólo una de las muchas alternativas posibles. Desde ahí, no

podríamos hacer una descripción y definición del problema “objetiva” ya que las

experiencias, vivencias, ideas, emociones y modo de ver la vida nos permean y permean

las observaciones e intervenciones del psicoterapeuta.

Este cambio epistemológico implica mirarse a sí mismo, como un observador -

participante de la realidad y de las interacciones mutuas, y nos lleva a actuar desde la

interdependencia, en el que sólo me puedo decir a mi mismo cómo pensar y cómo actuar:

“Yo voy a…, “Yo no voy”, lo que cambia la idea de independencia, en la que les digo a

otros como deben pensar y actuar (Von Foerster, 1996. P.4).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 36

Profesional
Este cambio no libera al terapeuta de la responsabilidad que tiene en la relación con

el sistema consultante, por el contrario a partir de sus propios cambios se espera que esto

redunde en la optimización del espacio terapéutico en la que se facilite la construcción de

soluciones de los problemas que traen a consulta.

Los teóricos sistémicos que trabajan con las ideas del construccionismo social

cuestionan el dualismo sujeto/objeto y el poder que tiene el terapeuta de hacer cambiar a

los consultantes teniendo en cuenta que los comportamientos interpersonales no pueden

considerarse como simples respuestas a lo que otros hacen, sino que están en función de

los significados que los individuos atribuyen a su comportamiento y al de los demás. Es

así como las intervenciones del terapeuta no tienen eficacia por sí mismas, ya que están

vinculadas al sentido que los consultantes le dan, por lo cual una técnica no puede

considerarse herramienta terapéutica en tanto el cliente no la reconozca como tal

(Fruggeri, 1996).

Desde el entendimiento de los sistemas humanos como existentes en el lenguaje y en

la acción comunicativa, los significados son creados y experimentados por los

individuos que conversan, y la conversación terapéutica es un intento mutuo por entender

y desarrollar sentidos compartidos sobre los temas que han reunido al terapeuta y cliente,

que son motivos de preocupación de la persona que consulta, es decir es una indagación

y exploración compartida que avanza de lo familiar hacia el desarrollo de nuevas

significaciones, realidades y narrativas (Anderson, 1997).

Por tanto la responsabilidad del terapeuta sólo puede re-establecerse dentro de la

dinámica de la co-construcción sistémica dentro de las restricciones del dominio

relacional/social, en la que la psicoterapia se define como un contexto de construcción de


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 37

Profesional
realidades sociales, teniendo como principio teórico que el cambio relacional no puede

crearse y dirigirse unilateralmente (Fruggeri 1996).

En esta perspectiva se cuestiona el papel de experto de los profesionales sobre cómo

deben vivir las personas; es decir, no hay un “deber ser” y desde ahí no hay un objetivo

de influenciar a alguien para lograr un cambio específico desde la mirada del

psicólogo/terapeuta, por el contrario proponen abandonar la jerarquía al introducir al

terapeuta en el sistema observante y buscar la responsabilidad compartida entre terapeuta

y cliente.

Es así como la habilidad del terapeuta consiste en saber cómo y no en el saber qué; lo

que significa que su capacidad está centrada en la colaboración de la creación de nuevos

futuros, a través de conversaciones dialógicas, caracterizadas por un proceso de

participación conjunta, de ida y vuelta, de dar y recibir donde uno habla con el otro y no

al otro (Anderson y Goolishan 1988).

El hablar con el otro y no al otro es una manera de validar los puntos de vista de los

consultantes y de los psicólogos/terapeutas donde no hay una verdad que hay que

descubrir o un deber ser sobre cómo deben vivir las personas, por lo cual el profesional

no convence a los consultantes ni les enseña la manera correcta de vivir, es decir no

habla AL otro, sino que habla CON el otro.

A este respecto Gergen y Warhuus (2001) también afirman que “la teoría

construccionista invita a que el terapeuta considere otras alternativas frente a su posición

tradicional de autoridad, y en especial a que tome una actitud de colaboración al

acercarse al cliente” (p. 16)

Desde el punto de vista de la investigadora, esta actitud de colaboración y la

habilidad del terapeuta en saber cómo, también incluye una relación de poder, definida
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 38

Profesional
por Foucault (1991) como el modo de acción que actúa sobre las acciones de otros que

pueden surgir en el presente o en el futuro.

No se puede desconocer esta relación de poder, si se tiene en cuenta que la utilidad y

pertinencia del operar terapéutico en la construcción de la realidad se da, si abre nuevas

posibilidades en el actuar y si genera una diferencia observable en las actuaciones de las

personas, en el dominio que se ha definido consensualmente como problemático. Es

decir, que si hay una comprensión de la realidad distinta a la que se traía, esto debe tener

un efecto en las acciones, por tanto se pueden observar en las interacciones. Además

debe incluir el respeto por la autonomía del sistema en la construcción de la nueva

realidad, e incluir el movimiento del malestar hacia el bienestar en el dominio consensual

que surge como relevante en el encuentro terapéutico (Von Foerster, 2006).

Esta relación de poder que se genera en el contexto terapéutico está dada por el

consentimiento de los consultantes, quienes acuden a terapia en busca de ayuda

profesional para resolver sus dificultades, y además contiene los dos elementos que para

Foucault (1991) son indispensables en una relación de poder, los cuales se refieren a que

la persona sobre la que se ejerce el poder sea reconocida y mantenida hasta el final como

una persona que actúa; y que enfrentada a esa relación de poder, pueda abrirse a un

campo entero de respuestas, reacciones, resultados e invenciones posibles.

Se considera que desde las concepciones terapéuticas que cuestionan la relación

sujeto – objeto, el psicólogo/terapeuta con sus preguntas, comentarios, puntos de vista

introduce nuevas formas de ver la realidad, inquietudes, diferencias, que al conectarlas

con las perspectivas de los consultantes y en la relación con ellos, emergen nuevos

sentidos y significados, que posiblemente redundan en sus formas de actuar y de

relacionarse.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 39

Profesional
En ese sentido, aunque el terapeuta no determina o influencia hacia un cambio

especifico, si se busca que en el encuentro terapéutico emerjan nuevas posibilidades y se

generen cambios, en la medida en que hay una transformación de los consultantes con

respecto a cómo llegaron a la sesión. Se entiende por transformación una nueva idea, una

nueva perspectiva, un nuevo entendimiento, una nueva posibilidad sobre el actuar, una

emoción distinta.

De hecho las diferentes orientaciones metodológicas de la psicoterapia coinciden y se

identifican en la introducción de diferencias, las propuestas de distintas descripciones a

determinado acontecimiento, las nuevas maneras de relacionar comportamientos y

acontecimientos, y la introducción de la reciprocidad. Así, la psicoterapia es un proceso

eficaz cuando los clientes cambian sus premisas, narraciones o conversaciones que

constituyen el contexto dentro del cual se presenta el problema (Fruggeri, 1996)

Desde esta postura, hay un ejercicio de poder, en el que se incluye la libertad como

elemento importante ya que el poder se ejerce sólo sobre personas libres, personas que

enfrentan un campo de posibilidades en el que se pueden realizar distintas formas de

conducirse, distintas reacciones, diversos comportamientos (Foucault, 1991). De esta

manera el consultante en la relación con el psicólogo/terapeuta es una persona libre, que

elige qué de la conversación terapéutica tiene sentido para él o ella, hacia dónde quiere

cambiar, qué le es útil en su proceso, qué no quiere escuchar, y en general definir cómo

quiere que sea su vida.

Para ampliar estas ideas sobre el ejercicio de poder, es útil hacer mención al análisis

de las relaciones de poder propuesto por Foucault (1991) y aplicarlas al contexto de la

terapia, de la siguiente manera:


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 40

Profesional
1. Un sistema de diferenciaciones que le permite al psicólogo/terapeuta actuar de

acuerdo a las acciones de los consultantes, unas están relacionadas con el status

profesional y otras con las diferencias en las habilidades y competencias para dirigir el

espacio y la conversación terapéutica.

2. El tipo de objetivos perseguidos por el terapeuta están relacionados con el ejercicio

de su profesión que significa ayudar a otros en la resolución de sus problemas. No

podemos desconocer que la psicoterapia es determinada socialmente como un contexto

para la resolución de problemas, la evolución y cambio (Fruggeri,1996). Es así como las

personas cuando consultan a un psicólogo o terapeuta creen que pueden cambiar, pero

ante la incapacidad de hacerlo por sí mismos, se espera que el profesional “haga algo”

que los cambie, a través de la movilización de un saber hacer específico, en el cual es

experto, e intervendrá para el consultante y no para sí mismo (Hernández, 2007)

3. Los medios que dan origen a las relaciones de poder, en donde el poder del

psicólogo/terapeuta es ejercido por los efectos de la palabra, es decir por los efectos de la

conversación sostenida con los consultantes.

4. Formas de institucionalización en las que se determina un lugar para el encuentro

terapéutico, una duración de la sesión, una programación de sesiones, y un pago, entre

otros. A este respecto Castel (1988) refiere que hay un contrato de servicio en el marco

de la terapia entre el profesional competente y el consultante que tienen una demanda

que no puede satisfacer por sí mismo y el pago es una forma de restablecer esa simétrica.

5. Los grados de racionalización en las que poner las relaciones de poder como acción

en un campo de posibilidades puede ser más o menos elaborado en relación con la

efectividad del proceso y la obtención de resultados en el que se observen cambios con

respecto a los objetivos terapéuticos acordados con el consultante. Esta relación de poder
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 41

Profesional
es transformada, organizada y se dota de procesos que son ajustados a cada situación y a

cada encuentro terapéutico.

Esta relación de poder no implica una relación de dominación. La relación de

dominación requiere que el psicólogo/terapeuta asuma una posición de autoridad donde

exija ser obedecido y tome decisiones sobre la vida de la otra persona a través de

argumentos que titulamos como racionales, que implican que hay una realidad objetiva.

A este respecto Maturana (2002) refiere que cuando queremos convencer a alguien

para que concuerde con nuestros deseos utilizamos los argumentos objetivos y

racionales, bajo la pretensión implícita o explícita de que el otro no puede rechazar lo

que nuestro argumento sostiene, porque su validez se funda en su referencia a la verdad,

a la realidad concebida como universal y objetivamente válida independiente del

observador.

La actitud hacia los “verdaderos argumentos” tiene una fuerte fundamentación

racional, propia de las prácticas terapéuticas tradicionales regidas por el modernismo,

que sitúan al psicólogo/terapeuta en el papel de experto acerca de cómo deben vivir los

demás, que evalúa el estado de la mente del individuo, identifica sus conflictos y los

corrige a través de la terapia.

Si desconocemos esta relación de poder es posible que desde el imperativo de una

postura colaborativa simétrica, como dice Minuchin, Lee, y Simon (1998) desparezca la

libertad del terapeuta en formación para cuestionar, actuar, opinar y comportarse en el

consultorio como la persona compleja y multifacética que es fuera de él, relegando su

papel a un entrevistador distante y respetuoso. Desde esta postura es posible que los

psicólogos/terapeutas en formación actúen como lo plantean Ceberio y Linares (2005)

con un exceso de prudencia y con un temor reverencial a ser demasiado activo o


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 42

Profesional
demasiado explícito, emoción que puede ser intensa no sólo por el susto que genera la

responsabilidad de influir en los demás, especialmente en los terapeutas con poca

experiencia, sino por algunas teorizaciones que estigman la intervención activa y

responsable como manipuladora.

Con el cuestionamiento del dualismo sujeto – objeto pierde la credibilidad la realidad

de un “paciente” cuya mente debería ser “conocida y modificada”, ya que se considera a

la persona como participante en múltiples relaciones, y su “problema” solo es un

problema a partir de la forma en la que es construido en alguna de ellas. El papel del

terapeuta es facilitar la reinterpretación del sistema de significados en el cual se sitúa ese

“problema”, a través de un diálogo activo con los que sustentan la definición del

problema, no en calidad de clarividente, sino como copartícipe de la construcción de

nuevas realidades (Gergen, 2006). En palabras de Lyotard (1984) se nos invita a “mirar

maravillados la diversidad posible” (p. 26)

La relación terapéutica puede ser entendida como un todo, donde tanto las conductas

del terapeuta/psicólogo como las del consultante se influencian recíprocamente y las

intervenciones surgen como el resultado de la interacciones desarrolladas,

constituyéndose así un espacio de aprendizaje en cuanto que el terapeuta y el consultante

cambian a partir del intercambio comunicacional; el consultante aplica la nueva

información a nuevas situaciones y en el profesional ejerce una influencia en su vida y en

las experiencias con otros consultantes (Ceberio y Linares, 2005)

Retomando a White (2002) esta concepción de la terapia podría denominarse recíproca

y tiene varias implicaciones:

1. El profesional identifica, reconoce y explicita la contribución que cada

proceso de atención terapéutica tiene en su vida, por ejemplo en el desarrollo de prácticas


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 43

Profesional
terapéuticas en la relación con el trabajo, en las historias de la vida como

psicólogos/terapeutas, y de manera general en los relatos que tienen sobre su identidad.

2. El reconocimiento que la interacción terapéutica está informada por discursos

culturales y las prácticas están relacionadas con esos discursos, las cuales tienen efectos

en la constitución de las vidas y relaciones de los participantes de la interacción.

3. Al desafiar el poder de los conocimientos, se establece un contexto en el cual se

disminuye la posibilidad de que las personas perciban sus vidas como objeto de

conocimiento profesional, lo que da apertura a la entrada de prácticas de relación

alternativas, en las que se desafíen la marginación de las identidades de los consultantes

centradas en los déficits.

4. Permite a los psicólogos/terapeutas reconocer actos de significado que contribuyen

a la generación de descripciones más ricas del propio trabajo y de sus identidades como

profesionales, en cuanto que los acontecimientos significativos que ocurren en el

encuentro terapéutico se incorporan en los libretos de vida, cuyo efecto es la familiaridad

con los objetivos elegidos y la contribución a la percepción de la viabilidad de esos

objetivos.

Construcción de la Identidad profesional

Teniendo en cuenta los desarrollos de la terapia sistémica que ponen el énfasis en el

significado y en la perspectiva de los sistemas humanos como existentes en la realidad

lingüística intersubjetiva, se define la identidad como una constante creación y revisión

dentro de una red de relaciones y conversaciones con otras personas, por lo cual no

obedece a algo fijo (Tarragona, 2006).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 44

Profesional
Desde ahí los significados que la persona se atribuye a sí mismo hacen parte de la

identidad, la cual está constituida como dice White y Epston (1993) por lo que sabemos

de nosotros mismos y cómo nos describimos como personas. Ubicando esta idea al

campo de la identidad profesional, se puede definir como los relatos que una persona se

cuenta de sí mismo sobre su ser psicólogo/terapeuta y que dan sentido a su vida, sus

acciones y sus relaciones como profesional.

Desde esta postura y de acuerdo a las ideas de Anderson (1997) el sí mismo no es

concebido como una realidad verificable sino que es una realidad construida y constituye

la forma en que nos relatamos, explicamos y hablamos sobre nuestras acciones mientras

que la identidad propia no son datos universales incuestionables sino que son los

significados que emergen del entendimiento mutuo, y consiste en el mantenimiento de

una coherencia y continuidad entre las historias que contamos acerca de nosotros

mismos, con tal que podamos construir narrativas que expliquen la falta de coherencia

con nosotros mismos y con el caos de la vida. Es así como el propio ser es un ser

narrativo, y las identidades existen en relación con una perspectiva, un punto de vista que

depende de nuestras intenciones y en el que nuestras narrativas de identidad consisten

en dar forma y expresión del yo que nos decimos y que decimos a otros que somos, que

hemos sido y que seremos.

Como dice Payne (2002) el “relato del yo” es una narrativa en primera persona que

define la identidad de individuo a base de sus recuerdos y percepciones de su vida actual,

los papeles que juega y sus relaciones sociales. Es así como el psicólogo/terapeuta en

formación construye una historia sobre su identidad profesional, la cual está relacionada

con la manera cómo se está percibiendo en el ejercicio de su rol, la descripción de lo que

cree que ha hecho, las razones por las que lo hizo, sus emociones frente a lo sucedido, la
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 45

Profesional
relación con los consultantes y con otros profesionales, y los significados que atribuye

para construir la visión de sí mismo como profesional. Este relato la persona lo cuenta a

otros o a sí mismo en un “monólogo interno”.

Retomando los planteamientos de White y Epston (1993) y aplicándolas al contexto

de los psicólogos/terapeutas en formación, estos relatos pueden ser dominantes cuando

ante una situación que les preocupa incluyen significados y conductas que excluyen parte

de la experiencia vivida del profesional, o se hallan en contradicción con aspectos

importantes de esa experiencia vivida, lo que hace que se conviertan en inútiles,

limitantes, insatisfactorios y cerrados. Además, estos relatos pueden incluir emociones de

frustración, desmoralización e incompetencia frente al quehacer terapéutico.

En estos relatos dominantes como dice White (2002) están incluidas las ideas

construidas tanto sobre la práctica y la relación terapéutica como sobre el ser

psicólogo/terapeuta, a las cuales se les puede adjudicar un valor de verdad que regula y

crea la vida profesional.

Desde estas verdades unitarias y globales constituías en las modernas disciplinas

científicas para crear teorías universales acerca de la vida se puede ser juzgado,

clasificado y determinado en las decisiones, en función de los verdaderos discursos que

son los agentes de los efectos específicos del poder que reducen la vida humana a

categorías (Foucault,1985)

En esta clasificación sobre sí mismo se puede utilizar un vocabulario en el que sea

vean a sí mismos y vean a los demás de forma restringida, acorde con esa terminología,

juzgándose superior o inferior, digno o no de admiración o de adhesión, lo cual reduce

la gama de acciones discernibles, tal como lo sugiere Gergen (2006).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 46

Profesional
Teniendo en cuenta que el sentirse inadecuado puede generar una crisis en los

psicólogos/terapeutas en formación es necesario tener en cuenta los planteamientos que

hace Mc Namee (1996) al respecto. Esta autora refiere que la crisis desde una visión

popular puede entenderse como una extensión natural de lo que somos y de quienes

somos, como si la crisis fuera “propiedad” de un individuo. En ese sentido para que se

puntualice una crisis, una persona debe participar lo suficiente en las formas

centralizadas de discurso que la define como tal, posiblemente al actuar de una manera

alejada de las concepciones de las prácticas profesionales consideradas como la

“verdad”.

Lo anterior influye para que bajo la noción de “verdad” y de lo “correcto” se

reproduzcan subjetividades en las que los profesionales en formación terminan

reproduciendo maneras de ser y de pensar culturalmente veneradas, y al no lograrlo se

sienten frustrados e incompetentes (White, 2002)

Teniendo en cuenta los avances tecnológicos y las facilidades de comunicación con

las personas y sus experiencias, se ha dado un fenómeno que Gergen (2006) llama la

saturación social, en el que se introducen a otros en el yo infiltrándose sus gustos y

preferencias, sus objetivos y sus valores. Es así como se amplía la gama de lo que se

considera “bueno”, “correcto” o “ejemplar”, criterios de calificación que se incorporan al

yo y que se hacen oír en cualquier momento, así algunas veces sean contradictorios, por

ejemplo aplicarse al deber significa perder la espontaneidad, cada voz autorizada se alza

para desacreditar todas las que no cumplen sus requisitos, haciendo que las voces que

discrepan con el proceder actual de la persona se conviertan en críticos internos. Así

mismo a medida que se suman los demás al yo, sus deseos se vuelven nuestros y hay una

ampliación de nuestras metas; de nuestros “debo”, nuestros “necesito”, y nuestros


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 47

Profesional
“quiero”, lo que requiere esfuerzo y a la vez puede ocasionar frustración, pues cada

deseo tiene sus propias exigencias y reduce la libertad de la persona.

Igualmente los conocimientos expertos impartidos de arriba – abajo influyen para

que el conocimiento requerido siempre está más allá del horizonte alcanzable, lo que

aumenta la sensación en los profesionales de que no han llegado a saber lo que hay que

saber y contribuye a la aparición de experiencias de sobrecarga, fatiga, agotamiento,

creándose un contexto vulnerable al desaliento y al desgaste profesional (White 2002).

Para Gergen (2006) una vez que un grupo abraza una teoría, la emplea para

interpretar los acontecimientos de tal modo que parece que la teoría fuese verdadera, lo

que es “objetivamente” cierto no depende del caso, sino de la comunidad en la que uno

participe en ese momento, y como cada vez son más numerosas las “otras voces”, eso

aumenta el número de las “otras verdades” y desdibuja la premisa de la concepción

modernista de la existencia de las cosas en sí, que plantea que el mundo está compuesto

de diversas esencias o especies naturales como átomos, estados psicológicos,

instituciones sociales.

El reconocimiento del conocimiento local da la posibilidad de pensar distinto, lo cual

no es sólo un ejercicio intelectual sino que es una condición de la posibilidad misma para

la creación de la libertad del profesional donde la teoría no se instituye sino que hace

parte de una posibilidad de entendimiento (Foucault, 1990).

Al ver la teoría como parte de una posibilidad de entendimiento que permite

desarrollar habilidades en el campo de la terapia, también se da apertura al surgimiento

de otras ideas que pueden ser útiles para la creación de nuevos sentidos, que no

necesariamente corresponden a los relatos universales que se consideran como los

“efectivos” para lograr los objetivos terapéuticos.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 48

Profesional
Las realidades locales tienen que ver con el vocabulario particular, o una especial

manera de decir las cosas que tienen diversos grupos sociales para defender y reflejar sus

valores, posturas políticas y estilos de vida. Si permanecemos dentro de la tradición

modernista en la que se concibe a la realidad como objetiva y se enuncia “tal cual es”, se

suprimen las realidades locales, las demás alternativas, y por ende las acciones que

pudieran surgir de esas alternativas (Gergen, 2006)

Suprimir las realidades locales y privilegiar sólo los saberes expertos hace que los

profesionales en formación dejen subyugados los acontecimientos y expresiones que

potencialmente brindan un punto de entrada a exploraciones de otras maneras de ser y de

pensar en el mundo, otros conocimientos de la vida y otras habilidades para la vida

profesional, que están relacionados con saberes más locales (White 2002).

De esta manera se busca el reconocimiento y la apertura de las múltiples perspectivas

e ideas en las que cada “verdad” se ve relativizada por la posibilidad simultánea de otras

opciones, igualmente válidas, lo que tiene una influencia sobre la identidad, pues como

dice Gergen (2006) esto permite que las personas se percaten de que la verdad sobre ellas

mismas es una construcción momentánea y válida para espacios de tiempo y relaciones

específicas.

Foucault (1990) expresa que en nuestra cultura, los hombres han desarrollado un

saber acerca de sí mismos en las que se incluye la psiquiatría y la psicología entre otras

áreas como la economía, la biología, la penología. El punto principal no consiste en

aceptar ese saber como un valor dado, sino en analizarlos como juegos de verdad

específicos, ya que al memorizar lo que nos han enseñado en las diferentes disciplinas,

en este caso con respecto a la terapia, esas afirmaciones se convierten en reglas de


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 49

Profesional
conducta que se obedecen y que limitan la libertad y la autonomía del

psicólogo/terapeuta en formación.

Retomando las ideas de Gergen (2006) saber que no hay una cosa en sí a la que

deban ajustarse con exactitud nuestras interpretaciones puede generar una sensación de

liberación que puede resultar muy útil para el psicólogo/terapeuta en formación, ya que

sus interpretaciones de las acciones, dificultades, relaciones y palabras de sus

consultantes no pueden juzgarse de acuerdo con su correspondencia con los procesos

internos de éste (su esencia) sino que son los consultantes quienes tienen la opción de

interpretarlo en función de sus convenciones locales o de lo que les hace sentido.

Los psicólogos/terapeutas son mucho más libres si reconocen que las verdades que

han sido construidas durante ciertos momentos históricos y que son universales pueden

ser cuestionadas e incluso destruidas si ya no son pertinentes en el momento actual. Esto

es importante ya que la forma que tienen los profesionales de actuar y de reaccionar está

ligada a su forma de pensar, y como es lógico, el pensamiento está ligado a la tradición.

(Foucault 1990)

En este sentido, como dice Gergen (2006) la vida se vuelva más expresiva y rica,

cuando se pone en tela de juicio la posibilidad de que existan respuestas

“transcendentalmente” correctas o equivocadas basadas en parámetros morales o

racionales, lo que hace que los conflictos entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso,

lo racional y lo irracional, se diluyan. De esta manera si alguna persona define que algo

está bien o mal, está actuando como un agente local de las relaciones más amplias en las

que participan y son estas relaciones las que hablan por su boca.

Es así como se concibe al yo dentro de una relación, es decir la relación es la que

crea el sentido del yo, y por tanto el psicólogo/terapeuta en formación actúa dependiendo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 50

Profesional
de la relación, sin tener que “ser siempre el mismo”, ya que “se suspenden las demandas

de coherencia personal, de reconocimiento o de enfoque determinante, y simplemente se

es dentro de un proceso en curso en relación con los demás (Gergen, 2006)

El que la persona “sea lo que es” significa que sólo puede reaccionar a una situación

determinada de acuerdo a las formas de su repertorio, el cual puede cambiar a lo largo

del tiempo cuando emergen otras nuevas (Andersen, 1994), por lo tanto es necesario

ampliar ese repertorio y abrir nuevas posibilidades a partir de la creación de relatos

alternativos que contradigan la historia dominante de los psicólogos/terapeutas en

formación.

Espacios conversacionales para abrir nuevas posibilidades y crear relatos

alternativos sobre la identidad profesional

Los espacios conversacionales con psicólogos/terapeutas en formación que se

cuentan una historia dominada por la frustración, el aburrimiento, el cansancio, la falta

de direccionamiento en su trabajo, entre otras, se realizan teniendo en cuenta la

perspectiva de los sistemas humanos como generadores de significado y tendrán como

objetivo generar relatos alternativos que les permita como dice White y Epston (1993)

representar nuevos significados, que las personas experimentarán como más útiles,

satisfactorios, con final abierto y que puedan aportar posibilidades más deseables en la

práctica psicoterapéutica.

Desde esta postura las conversaciones son entendidas como un fenómeno lingüístico

dado el proceso de generación de sentido que surgen en éstas donde formulamos y

reformulamos nuestras experiencias vitales, creamos y recreamos nuestra manera de dar


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 51

Profesional
sentido, construimos y reconstruimos nuestras realidades y a nosotros mismos, por lo

cual su naturaleza es transformacional (Anderson, 1997).

Es a través del lenguaje que los seres humanos organizamos nuestra identidad y el

mundo en que vivimos a partir de las distinciones lingüísticas que hacemos, la manera

como las relacionamos entre sí y los tipos de juegos de lenguaje con los que operamos en

él (Echeverría, 1994).

Al ser el lenguaje generativo y creador de realidades hace que las conversaciones

aumenten o disminuyan las posibilidades. Si aumentan, la sensación es de acción

creadora, en la que se puede encarar las preocupaciones, los dilemas, problemas, ,

dolores y frustraciones para lograr lo que se quiere como las ambiciones, esperanzas,

intenciones y acciones (Anderson, 1997)

Los espacios conversacionales con los psicólogos/terapeutas en formación para abrir

nuevas posibilidades y crear relatos alternativos sobre sí mismos parten de los siguientes

presupuestos:

La Experiencia organizada a través de relatos

Es importante retomar a Bateson (1998) y aplicar sus ideas al campo de la identidad

profesional, puesto que éste autor, refiriéndose a Korzybski quien afirma que el mapa no

es el territorio, hace alusión al mundo mental como mapas de mapas, es decir la

comprensión que tenemos los psicólogos/terapeutas sobre nuestro quehacer en la

atención terapéutica y el significado que le atribuimos parte de nuestras premisas y

supuestos que constituyen nuestros mapas del mundo, por lo cual el conocimiento

requiere un acto interpretativo.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 52

Profesional
En esta vía las ideas de Bruner (2004) referidas a la aproximación de lo literario para

comprender lo que constituye una historia, lo que le da grandeza, y la manera como

afecta el texto al lector, también muestran como un texto, que al modo de ver de la

investigadora puede ser un hecho, puede tener múltiples alternativas de interpretación e

incluso éstas pueden ser simultáneas.

Utilizando la analogía del texto White y Epston (1993) refieren que para entender

nuestras vidas y expresarnos a nosotros mismos, la experiencia debe “relatarse” y este

hecho de relatar es lo que determina el significado que se le atribuye a la experiencia. Es

así como los psicólogos/terapeutas en formación constituyen relatos sobre su experiencia

como profesionales en la atención psicológica/terapéutica y estos relatos a su vez hacen

parte de su identidad profesional y pueden ampliar el repertorio de posibilidades frente a

su actuar como profesionales en beneficio de los consultantes, o por el contrario

limitarlos.

Los relatos, como los define Ricoeur (1983) son modelos para describir el mundo, y

como dice Anderson (1997) la narrativa alude a una forma de discurso, a la forma en que

organizamos, explicamos, damos sentido y comprendemos dando estructura y coherencia

a las circunstancias, sucesos de nuestra vida, fragmentos de nuestras experiencias e

identidades propias para y con nosotros y otros. Esto implica que la narrativa es más que

una metáfora literaria: es un proceso discursivo reflexivo, de ida y vuelta, que construye

nuestras experiencias y a la vez es utilizado para comprender nuestras experiencias.

Como dice Morgan (2000) el significado que les damos a nuestras experiencias de

vida forma el tema de una historia, que se desarrolla dependiendo de la manera como

conectemos los eventos en una secuencia a través del tiempo y el sentido que le estemos
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 53

Profesional
dando. Son historias acerca de nosotros, de nuestras habilidades, dificultades,

competencias, acciones, deseos, éxitos y fracasos, entre otras.

Las historias y relatos que construimos ordenan la cotidianidad e interpretan las

experiencias posteriores (White y Epston, 1993), esto implica que la historia que cada

profesional empiece a tejer de sí mismo influye en sus acciones, emociones y en su

forma de pensar acerca de la atención terapéutica, en su papel en esa relación y la manera

como se ve a sí mismo en esa interacción como psicólogo/terapeuta.

A este respecto es útil señalar el estudio que hace Bruner (2004) sobre la sorpresa,

manifestando que nuestro sistema nervioso reacciona de manera diferente ante las

versiones previstas o imprevistas del mundo. Los umbrales, la cantidad de tiempo e

información necesaria para ver y reconocer un objeto o acontecimiento, están regidos

estrechamente por la expectativa, lo que hace que cuanto más sea esperado un suceso,

mayor sea la facilidad con que se le verá u oirá.

Es así como al crear una historia como psicólogos/terapeutas en formación, este

relato empieza a constituirse en una versión prevista que hace que los sucesos que sean

acordes con ésta se vean y se escuchen con más facilidad, ya que se ve aquello que se

está esperando ver, y no importa qué otras cosas se puedan perder al tener la mirada fija

en un solo lugar.

La selección de los eventos que amplían y que nutren la historia que se está

construyendo, se realiza teniendo en cuenta la coherencia con el tema y el relato,

excluyendo los que lo contradicen, constituyéndose así una historia dominante (Morgan,

2000), que moldea la vida y las relaciones de la persona, diferente a la idea que propone

una estructura o patología subyacente, constitutiva o moldeadora de las vidas de las

personas y de las familias (White y Epston, 1993).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 54

Profesional
Por ejemplo si una persona ha construido una historia como psicóloga/terapeuta en la

que se siente “poco eficaz como profesional en la atención terapéutica”, seguramente va

a seleccionar los eventos y situaciones que amplían esta historia, y no va a dar tanto

significado, ni importancia a los momentos en los que se ha sentido cómoda, satisfecha

y eficaz en su quehacer terapéutico.

Es así como la construcción de los relatos se genera a partir de dos panoramas que

emergen simultáneamente. Uno es el panorama de acción, donde el agente, intención o

meta y la situación constituyen los argumentos de acción y equivalen a la “gramática del

relato”. El otro es el panorama de conciencia que se refieren a los que intervienen en la

acción, es decir los que saben, piensan y sienten, o dejan de pensar, saber o sentir.

(Bruner, 2004)

Sin embargo los tipos de relatos que ofrece una cultura en un momento dado pueden

ser limitados. En la cultura occidental, la mayoría de los relatos se construyen en torno a

los sucesos que siguen una dirección valorada positiva o negativamente y desde ahí los

argumentos de vida se consideran verdaderos si se acomodan a las convenciones

vigentes (Gergen, 2006)

Es por esto que White (1997) hace la invitación a que el terapeuta cuestione sus

certezas establecidas y se pregunte por los presupuestos, intenciones, creencias y

sentimientos desde los cuales actúa, los cuales hacen parte de su identidad profesional.

A este respecto Payne (2002) refiere que es necesario el conocimiento “experto” y el

“local” para construir una imagen completa de la realidad, pues no podemos tener un

“conocimiento experto” de lo que es verdadero, ya que éste es parcial, provisional,

unilateral y muchas veces distante de los conocimientos concretos y específicos de la

vida cotidiana; y el “conocimiento local” contiene los significados que las personas
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 55

Profesional
tienen de su experiencia, y es tan genuino y digno de respeto como el “conocimiento

experto”.

El conocimiento “experto” permite tener focos y miradas para comprender y entender

lo que está sucediendo y abre posibilidades para interpretar y para actuar de una manera

que puede resultar útil en el proceso con los consultantes.

Construcción de una Historia Densa

Poner los saberes expertos entre paréntesis e indagar sobre el saber local de los

psicólogos/terapeutas se puede hacer a través de la construcción de una historia densa

con cada uno de los profesionales. La descripción densa, término que acuño Gilbert Ryle

está relacionada con la multiplicidad de esas estructuras conceptuales complejas, muchas

de las cuales están superpuestas o enlazadas entre sí, estructuras que pueden ser al mismo

tiempo extrañas, irregulares, y no explícitas. La cultura es el contexto dentro del cual

pueden describirse todos los fenómenos de manera inteligible, es decir, densa (Geertz

1988).

Hacer una descripción densa de acuerdo a lo que plantea Geertz (1988), es ver más

allá de lo que hace el psicólogo/terapeuta en formación, es indagar por los significados y

por lo que dicen las acciones del estudiante, es reconocer que las acciones que

aparentemente son descritas como pequeñas o simples tienen conocimientos y varios

significados, es preguntar por lo que la persona da por sentado.

Lo que Bruner (2009) llamo una psicología sensible a la cultura, que significa que el

interés no sólo está en lo que la gente hace, sino también en lo que dice que hace y en lo

que dice que la llevó a hacer lo que hizo y en lo que dice que han hecho otros y por qué,

es decir es ocuparse de cómo dice la gente que es su mundo.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 56

Profesional
Como dice Geertz, (1988) una vez que la acción humana es vista como acción

simbólica, hay que preguntar por su sentido, su valor y el significado que determinadas

acciones tienen para sus actores, sabiendo que hay códigos públicos establecidos o

estructuras de significación que permiten definir la finalidad de las acciones y darles

interpretaciones.

Hacer una descripción densa parte de un estado general de desconcierto sobre los

fenómenos observados, tratando de orientarse uno mismo, y reconociendo el trabajo

intelectual que puede aplicarse a nuevos problemas de interpretación, reconociendo que

si éste deja de ser útil se abandona, de lo contrario se continúa elaborando (Geertz 1988).

Reflexividad Cognitiva, Emocional y Práctica

En la construcción de la historia densa con cada uno de psicólogos/terapeutas en

formación se tiene en cuenta la reflexividad entendida como lo plantea William D. Lax

(1995) como un proceso que consiste en convertirse a uno mismo en objeto de la propia

observación, examinando las narrativas que estructuran sus experiencias, que el caso de

esta investigación tendrían que ver con las que hacen referencia al quehacer terapéutico

y a las actuaciones en su rol como psicólogos/terapeutas en formación. Esta reflexividad

también abre la posibilidad de hacer transformaciones de sí mismos, de tal manera que

puedan ampliar sus posibilidades de acción en su rol profesional y se sientan más

satisfechos con el trabajo realizado.

Las narrativas del sí mismo como psicólogo/terapeuta incluyen emociones, prejuicios

y formas de actuar que influyen en el proceso terapéutico y la forma como perciben su

rol como profesionales. Es por esto que resulta útil retomar a Burnham (1993) quien

plantea tres formas de reflexividad: La cognitiva, la práctica y la emocional que


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 57

Profesional
constituyen elementos claves en el proceso de reflexividad del psicólogo/terapeuta en

formación:

1. La reflexividad cognitiva significa pensar acerca del pensamiento, de las ideas,

conceptos, hipótesis y significados. ¿Cuáles son las ideas y significados que el

psicólogo/terapeuta le está dando a la práctica terapéutica y eso cómo influye en los

procesos de atención terapéutica y en su identidad profesional? ¿Qué ideas hacen parte

de su identidad profesional?. Es crear cuestionamientos en las que el psicólogo/terapeuta

reflexione sobre el efecto que tienen los discursos sobre la práctica profesional en él o

ella, sobre sus concepciones sobre la relación con los consultantes, y en general sobre las

ideas que ha construido sobre su identidad profesional.

Una forma de hacerlo es prestando atención al lenguaje verbal y curioseando sobre lo

que el profesional quiere decir con sus expresiones, ya que, como dice Cecchin (1994) en

su trabajo sobre la cibernética de los prejuicios, una posibilidad de conocer nuestras

ideas y creencias es reflexionar sobre las palabras que son utilizadas, ya que en ellas

están incluidas los prejuicios.

Esta reflexividad cognitiva también cobra relevancia, si tenemos en cuenta la idea de

Laura Fruggeri (1996, P.), quien dice que “Los terapeutas ven lo que sus puntos de vista

les permite ver”, lo que significa que las ideas que tenemos constituyen un lente, con el

cual observamos y damos explicaciones a lo que sucede. Muy seguramente si el

psicólogo/terapeuta tiene ideas distintas, ve de manera distinta una misma situación.

2. La reflexividad emocional implica dar cuenta de las emociones que está

viviendo el psicólogo/terapeuta frente a su rol como profesional y en la atención

terapéutica y que pueden estar ampliando o limitando sus entendimientos y sus


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 58

Profesional
posibilidades de acción y las de sus consultantes. Implica también identificar cómo se

siente el profesional con una emoción en particular.

Es de aclarar que se parte de una conceptualización de las emociones basada en el

enfoque sistémico y en el construccionismo social en las que no son vistas como estados

“internos y fijos” de las personas, sino que varían dependiendo de las relaciones, las

conversaciones y los significados, tal como dice Gergen (1998) las emociones no son

rasgos constitutivos de las personas, sino de las relaciones; lo cual va acorde con la

perspectiva de Harré (1986) quien refiere que las emociones existen en el intercambio

recíproco de un encuentro social.

Esta reflexividad cobra importancia si se retoma a Maturana (1990) quien sostiene

que las emociones son predisposiciones para la acción y dependiendo de las emociones

que se experimenten hay cosas que se hacen y otras cosas que no; “aceptamos como

válidos ciertos argumentos que no aceptaríamos bajo otra emoción” (Maturana 1990, pág

16).

Las emociones que vive un psicólogo/terapeuta en formación hacen parte de la

historia que se está contando de sí mismo como profesional, es por esto que es útil

también tener un diálogo con ellas y entender cuáles son los entendimientos que están

relacionados con ellas y cómo permean el actuar de los psicólogos/terapeutas. En este

sentido se puede curiosear sobre lo que quieren decir las emociones de los profesionales,

de qué los está alertando?, qué no los está dejando ver?, qué les permite ver y entender?,

qué nos les permite cambiar de emoción?

Dichos cuestionamientos permiten como dice Echeverria (1994) intervenir en el

dominio de nuestros estados emocionales por medio de la acción a través del lenguaje, ya

que la comunicación puede influir en la transformación del contexto emocional original.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 59

Profesional
Esta transformación de emociones, también abre posibilidades teniendo en cuenta que lo

que era permisible en el momento de iniciar una conversación no es necesariamente lo

mismo al momento de terminar la conversación, y una forma de intervenir a nivel de

actos lingüísticos es cambiando nuestros estados emocionales.

Para Elkaïm, citado por Ceberio y Linares (2005) es claro que la repercusión

emocional influye tanto cognitivamente en la medida en que las emociones pautan

distinciones y descripciones potenciando el marco de comprensión o generando puntos

ciegos, que influyen en la construcción de hipótesis, como pragmáticamente ya que se

traducen en acciones que activan o entorpecen la cibernética, bloqueando, fracasando los

intentos de solución y estancando el proceso terapéutico.

El nivel emocional se encuentra incorporado a cada construcción que elabora el

terapeuta en la interacción con su consultante y condiciona como se mencionó antes las

construcciones cognitivas y pragmáticas, y de éstas surgen diferentes emociones que se

ven implicadas en las interacciones (Ceberio y Linares, 2005)

3. La reflexividad práctica hace referencia a los efectos de las acciones del

psicólogo/terapeuta en el consultante y en él mismo. Las preguntas, comentarios e

intervenciones que realiza el profesional constituyen acciones que dan cuenta de sus

emociones y pensamientos, y a la vez tienen un efecto en quién las recibe, lo que a la vez

impacta nuevamente al profesional, en sus emociones, pensamientos y acciones. Este

impacto influye en las acciones posteriores y a la vez da significado a las anteriores.

Retomando a Watzlawick (1989) es imposible no comportarse, y el comportamiento

es una conducta, una acción que siempre está comunicando. Las palabras, el silencio, la

postura corporal y, en general todos los comportamientos tienen un mensaje que influyen
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 60

Profesional
sobre los demás, quienes, a su vez, responden a tales comunicaciones con acciones que

también constituyen un mensaje.

Las acciones revelan lo que los psicólogos/terapeutas en formación piensan, creen y

sienten, y la relación entre lo que se hace, lo que se dice y las circunstancias en las que

esto ocurre es interpretable, ya que existen relaciones establecidas por mutuo acuerdo

entre el significado de lo que se dice y lo que se hace en determinadas circunstancias

como en el contexto terapéutico, y esas relaciones gobiernan cómo se conducen las

sesiones en la relación con los consultantes. La implicación que tiene cuando las

personas no hacen lo que dicen es que lo que se hace es más importante que lo que se

dice, o que esto último sólo es importante por lo que pueda revelarnos en la acción

(Bruner, 2009).

Garciandía y Samper (2005) también refieren que las emociones vividas y las

comprensiones que surgen en el interior del psicólogo/terapeuta se convierten en

preguntas y comentarios que acercan o distancian a los participantes en su búsqueda de

alternativas.

Es así como las acciones no van desligadas de los significados ni de las emociones,

por el contrario los tres constituyen un proceso recursivo en el que se nutren

mutuamente, y en este circuito se puede introducir nueva información para dar inicio al

proceso nuevamente. Por ejemplo, las emociones y los significados pueden abrir o cerrar

las posibilidades de acción y de entendimientos pero a su vez una determinada acción o

idea también genera diferentes emociones.

Retomando el planteamiento de Echeverría (2006) “nuestra efectividad de nuestra

acción es también función de nuestra capacidad de observar, evaluar y diseñar aquellos

espacios emocionales que hacen posible los que previamente no lo eran o que cierran
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 61

Profesional
posibilidades que antes se encontraban abiertas” (p. 288). Igualmente se podría decir que

la efectividad de la acción también tiene que ver con observar y transformar las

comprensiones que están limitando el rol como psicólogos/terapeutas.

La reflexividad emocional, cognitiva y práctica es una invitación a que el

psicólogo/terapeuta en formación no sólo identifique sus prejuicios, los escenarios

emocionales y las acciones que están inmersas en la conversación terapéutica y, que dan

cuenta de la concepción de las prácticas psicoterapéuticas, la relación con los

consultantes, y su identidad profesional sino que también se abra un espacio para la

creación de transformaciones que amplíe sus posibilidades de actuación con el sistema

consultante para alcanzar los objetivos terapéuticos.

En este sentido, es útil tener en cuenta los planeamientos de Bruner (2004) sobre el

lenguaje, específicamente acerca de la selección y la combinación de las palabras al

formular una expresión determinada, lo que puede generar nueva información.

Dependiendo del uso que queramos darle al enunciado, las seleccionamos y las

combinamos. Jakobson, citado por Bruner (2004) llama a estos dos actos que

constituyen el lenguaje como la selección y la combinación, eje vertical y eje horizontal

respectivamente. El eje vertical busca perseverar o modificar el significado mediante la

sustitución de palabras o expresiones. Esta sustitución transciende los sinónimos y llega

hasta la metáfora sobre lo conocido y lo nuevo, dejando un poco en la ambigüedad los

elementos que la reemplazan. El eje horizontal está relacionado con la predicación o la

yuxtaposición de un comentario sobre un tema, cuando el tema es conocido o dado por

supuesto y el comentario es algo nuevo que se le agrega.

El eje horizontal y vertical va acorde con lo que plantea Pearce (1984), al interpretar

a Shotter cuando refiere que el significado de las enunciaciones siempre está inconcluso
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 62

Profesional
y lo que el otro hace a continuación lo completa, pero nunca definitivamente, sólo agrega

algo más a ese proceso de completar.

Se considera que tanto el eje vertical (selección) como el eje horizontal

(combinación) pueden ser útiles para iniciar y guiar una búsqueda de significados en las

que no se pretende llegar a una verdad sino dar paso a la creación de historias

alternativas que van en dirección de reducir la influencia de la historia saturada del

problema en el psicólogo/terapeuta para crear nuevas posibilidades en su rol.

Andamiaje conversacional en la creación de historias alternativas

La creación de historias alternativas parte de la idea de que las personas son ricas en

experiencias vividas, y que sólo una fracción de la experiencia puede relatarse y

expresarse en un determinado momento, dependiendo de la historia dominante. La

experiencia vivida que no es tomada en cuenta porque no hace parte del relato dominante

son los acontecimientos extraordinarios, que incluyen sucesos, sentimientos, intenciones,

pensamientos, acciones, etc., que tienen una localización histórica, presente o futura

(White y Epston, 1993)

En la conversación es donde se da una apertura a una “zona de desarrollo proximal”,

que hace que las personas de manera paulatina y progresiva se distancien de lo familiar y

conocido y que se dirijan a lo que para ellos, sería posible conocer y por consiguiente

hacer. A través de este recorrido de lo conocido y familiar y lo que es posible vivenciar,

es donde aparece un nuevo sentido de agencia personal: Sentido de ser capaz de regular

su propia vida, de intervenir en su vida para afectar su curso de acuerdo a las intenciones

de cada quien, y hacerlo de manera que se forman los propios conocimientos y

habilidades de vida (White, 2007)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 63

Profesional
La zona de desarrollo proximal es un concepto que White (2007) retoma de la

investigación de Vygotsky sobre el desarrollo de la niñez, y que al entender de la

investigadora, da insumos para ir pasando de una historia dominante que es la conocida y

familiar, a una historia alternativa que es lo posible conocer acerca de sus identidades. Es

ir pasando de lo usual a lo inusual.

A este respecto White (2007) propone cinco niveles que constituyen en mapa del

andamiaje conversacional que puede ser utilizado como guía para las conversaciones

terapéuticas que facilitan el movimiento progresivo y gradual a través de la zona de

desarrollo proximal. En la comprensión de estos niveles se incluyeron otros aspectos que

no son nombrados por White pero que han sido expuestos en este trabajo y que pueden

ampliar la comprensión de éstos.

1. Nivel bajo de distanciamiento en los acontecimientos, el cual apoya el bajo nivel

de logro de distanciamiento de lo conocido y familiar, y de la inmediatez de los

acontecimientos de sus eventos en la experiencia y de sus entornos. Estos

cuestionamientos fomentan la atribución de los significados de los acontecimientos del

mundo propio que son o no son familiares o no han sido nombrados, en otras palabras es

una caracterización de los acontecimientos.

Así mismo, en este nivel se busca generar un proceso en el que los problemas

definidos por los psicólogos/terapeutas en formación sobre sí mismos como

profesionales se conviertan en una entidad separada y externa de la persona, de tal forma

que los problemas considerados inherentes o las cualidades relativamente fijas que se

atribuyen sean menos constantes y restrictivas. Se parte de la idea de que el problema es

el problema, y por tanto la relación de la persona con él se convierte en el problema

(White y Epston, 1993), por lo cual es necesario emplear prácticas en el contexto


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 64

Profesional
terapéutico en el que se objetivicen los problemas (los problemas no son intrínsecos a la

persona) en contra de las prácticas culturales de objetivizar a las personas (White, 2007).

Es así como se pretende separar a los psicólogos/terapeutas en formación de lo que

ellos han definido como un problema, al sentirse incompetentes, frustrados y en general

desgastados profesionalmente para que tomen nuevas acciones en el direccionamiento de

sus dificultades, desenredando algunas conclusiones negativas sobre su identidad, que

han sido influenciadas por el problema, lo que Michael White (2007) llama

conversaciones de externalización.

Esto implica hablar del problema como algo externo a la persona, contribuyendo a

que los psicólogos/terapeutas en formación expongan como dice White (2002) las

características, actividades, estrategias y propósitos de éste, y las consecuencias que el

problema y las ideas que han sido consideradas como verdades han tenido en sus vidas

profesionales, específicamente en el contexto de atención terapéutica.

Otro punto importante a tener en cuenta es que aunque varios psicólogos/terapeutas

en formación se sientan desgastados profesionalmente, cada definición del problema es

particular. Para esto resulta muy útil personificarlo, haciendo una rica caracterización y

descripción, ya que así se puede convertir en una experiencia cercana (White, 2007).

Retomando a White (2002), es hacer una indagación que promueva la idea de que las

personas no se encuentran atadas a una verdad sobre su identidad y que contribuya a la

identificación de los efectos que esas declaraciones, asociadas a la verdad de la

naturaleza humana y a las concepciones de la práctica psicoterapéutica, tienen en la

constitución de la vida profesional, en las relaciones con los consultantes y en las

experiencias que hacen parte del quehacer terapéutico.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 65

Profesional
2. Nivel medio de distanciamiento en los acontecimientos, el cual apoya el nivel

medio de logro del distanciamiento de lo conocido y familiar, y de la inmediatez de los

acontecimientos de los propios eventos en la experiencia y en el entorno, en el que se

hacen comparaciones y categorías de los acontecimientos de su mundo, se establecen

cadenas de asociación que establecen vínculos y conexiones entre esos eventos y se

establecen distinciones en materia de similitudes y diferencias.

Desde el entendimiento de la investigadora, en este nivel se realizan conexiones entre

los diferentes eventos narrados, y se establecen diferencias y similitudes. Para estas

conexiones pueden ser útiles los planteamientos nombrados anteriormente sobre la

selección y combinación de palabras, que empiezan a hacer una aproximación hacia lo

nuevo, a partir del cuestionamiento de las declaraciones que están asociadas a la verdad,

lo correcto, y la introducción de conocimientos que han sido subyugados por la historia

dominante que el estudiante ha construido.

Así pues en esta nueva perspectiva, las personas identifican situaciones acerca de su

vida y de sus relaciones que estaban opacadas por el relato saturado del problema y que

por tanto no estaban en condiciones de percibir, y que constituyen los núcleos para la

generación de nuevas historias (White y Epston, 1993). Las preguntas del panorama de

acción facilitan la exploración de historias referidas sobre los “logros aislados”,

localizándolos dentro de secuencias particulares de sucesos que se devuelven en el

tiempo, es decir incluyen eventos, circunstancias, secuencias, tiempo y tema que da

nacimiento a la historia alternativa. (White, 1994)

Los “logros aislados” tienen que ver con los “acontecimientos extraordinarios” que

son los aspectos ignorados, pero cruciales en la experiencia de vida, que no podrían

haberse predicho a partir de la lectura del relato dominante (White, 1993)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 66

Profesional
3. Nivel medio - alto de distanciamiento de los acontecimientos, el cual

apoya en nivel medio-alto del logro del distanciamiento de lo conocido y familiar; y de la

inmediatez de los acontecimientos de los propios eventos y de sus entornos, para

impulsar a las personas a reflexionar, evaluar, elaborar comprensiones a partir de las

cadenas de asociación.

En este nivel se reflexiona sobre la importancia que tienen para los

psicólogos/terapeutas en formación estos conocimientos que antes habían sido

subyugados, sobre su práctica terapéutica, su relación con los consultantes y su identidad

profesional teniendo en cuenta que para que la historia alternativa tenga sentido para el

estudiante es necesario hacer preguntas del panorama de identidad (conciencia) que

tienen como objetivo que el profesional en formación reflexione sobre el significado que

le da a los eventos de su experiencia que contradicen la historia dominante, que dé

cuenta de los propósitos de vida e intenciones que hay en dichos eventos, que pueda

identificar lo que él o ella valora, lo que es importante en su vida, y sus conclusiones

acerca de su identidad y de la de otros protagonistas a la luz de esos eventos.

Esto implica revisar los hechos que se desarrollaron en el panorama de acción a través

de preguntas relativas al panorama de conciencia. Estas preguntas buscan identificar

preferencias alternativas, deseos, cualidades, estados intencionales, creencias, empeños y

compromisos personales (White, 1994)

Estas preguntas del panorama de conciencia van acorde a la propuesta de Bruner

(2009) sobre la convicción de que el concepto fundamental de la psicología humana es el

significado y los procesos y transacciones que se dan en la construcción de significados.

Para comprender al hombre, es necesario comprender cómo sus experiencias y sus actos

están moldeados por estados intencionales, y estos estados intencionales sólo pueden
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 67

Profesional
plasmarse mediante la participación en los sistemas simbólicos de la cultura. Es la

cultura, la que confiere significado a la acción situando sus estados intencionales en un

sistema de interpretación.

Los estados intencionales están relacionados con las creencias, los deseos y los

significados, es decir, son la expresión de la psicología popular. La psicología popular

son las nociones conformadas culturalmente en función de las cuales las personas

organizan la visión que tienen de sí mismas, de los demás y del mundo, y parte de la

premisa de que las personas tenemos creencias y deseos, creemos que el mundo está

organizado de alguna manera, queremos determinadas cosas, unas cosas nos importan

más que otras. Cuando las creencias y los deseos de las personas llegan a ser los

suficientemente coherentes y bien organizados se constituyen en compromisos o formas

de vida, y esas coherencias se consideran como disposiciones que caracterizan a las

personas (Bruner,2009)

White (2007) hace una distinción entre comprender los estados internos de la persona

y sus estados intencionales. En los primeros se buscan elementos específicos del sí

mismo como motivos, instintos, necesidades, recursos, fortalezas y rasgos de la

personalidad, que hacen que se cree una esencia del sí mismo de la persona, lo que a su

vez disminuye su agenciamiento personal, desalienta la diversidad y es poco probable

que se cree una historia alternativa consolidada que dé paso a la re-construcción de la

identidad. En los segundos, se busca entender los propósitos, valores, creencias, sueños,

esperanzas y compromisos de la persona, lo que permite la agencia personal, en cuanto

que la persona vive su vida acorde a las intenciones que abraza al perseguir lo que les

está dando valor a sus vidas. Desde los estados intencionales la persona se ubica como
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 68

Profesional
originario de muchos desarrollos preferidos de su vida, que por supuesto surgen a partir

de las interacciones con otros.

La psicología popular postula la existencia de un contexto en el que se sitúan nuestros

actos, y el estado en que se encuentre el mundo puede proporcionar razones para

nuestros deseos y creencias y a la vez modificarlas; sin embargo los deseos pueden

llevarnos a encontrarnos con otros significados en los que otros no encontrarían ninguno

(Bruner, 2009)

4. Nivel alto de distanciamiento de los de los acontecimientos, el cual apoya el nivel

alto de logro de distanciamiento de lo conocido y familiar, y de la inmediatez de los

acontecimientos de sus eventos en la experiencia y en sus entornos, impulsando a las

personas a formular conceptos acerca de la vida y de la identidad por medio de la

abstracción de esas realizaciones y aprendizajes desde sus circunstancias concretas y

específicas.

Desde la perspectiva de la investigadora este nivel está estrechamente ligado con el

anterior ya que en la medida en que los psicólogos/terapeutas en formación reflexionan

sobre la importancia que tienen los conocimientos subyugados, pueden llegar a nociones

sobre la práctica terapéutica, la relación con sus consultantes y sobre ellos mismos desde

su ser profesional que sean más coherentes con sus creencias, sueños, esperanzas y

compromisos. Es decir que obedezcan más a lo que tiene sentido para ellos de acuerdo a

lo esperado en un contexto terapéutico y no a un “mandato” de lo que tienen que hacer

como si la teoría fuera una verdad instaurada e inamovible.

5.Nivel muy alto de distanciamiento de los acontecimientos, el cual apoya el nivel

muy alto del distanciamiento de lo conocido y familiar; y de la inmediatez de los

acontecimientos sus eventos y sus entornos, impulsando a las personas al desarrollo de


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 69

Profesional
las propuestas para proceder en la vida por caminos que van en armonía con los recientes

conceptos acerca de la vida y la identidad, la formulación de las predicciones acerca de

las consecuencias de estas acciones y la planeación para iniciar estas nuevas formas de

maniobrar.

Este nivel implica abrir espacio para que los psicólogos/terapeutas puedan circular

estos conocimientos, es decir sean puestos en práctica y se reflexione sobre el efecto que

tienen en el proceso de atención terapéutica y en su identidad profesional.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 70

Profesional
OBJETIVOS

Objetivo General

Comprender los procesos que viven los psicólogos/terapeutas en formación con

respecto a su identidad profesional a partir del inicio de la práctica psicoterapéutica y la

formación sistémica, y la forma cómo los espacios conversacionales contribuyen a la

construcción de ésta, de manera que aumente sus posibilidades de acción.

Objetivos Específicos

1. Identificar y describir los dilemas que viven los psicólogos/terapeutas en

formación a partir del inicio de la práctica psicoterapéutica.

2. Identificar y describir los cambios en la narrativa sobre sí mismos como

psicólogos/terapeutas en formación a partir de los espacios conversacionales.

3. Caracterizar los espacios conversacionales que permitieron la transformación

de los dilemas iniciales en el proceso de construcción de identidad como

terapeutas.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 71

Profesional
METODO

Diseño

El método que sustenta este estudio se basa en la epistemología cualitativa de tipo

investigación - intervención, el cual busca hacer una aproximación global de las

situaciones sociales para explorarlas, describirlas y comprenderlas, a partir de los

conocimientos que tienen los participantes (Bonilla, 1989)

Específicamente en esta investigación se utiliza el estudio de caso, que es una de las

metodologías de la investigación cualitativa, que permite estudiar en profundidad las tres

unidades de análisis que se proponen en este trabajo, sin llegar a la pretensión de buscar

generalizaciones, sino por el contrario lo que se hace es una descripción densa sobre el

relato de cada uno de los participantes en la que se describen los dilemas que tienen los

psicólogos/terapeutas en formación y los cambios en las narrativas de éstos que surgen a

partir de los espacios conversacionales creados con cada uno de ellos, los cuales también

son caracterizados.

Lo anterior va acorde con lo que plantea Stake (1998) con respecto al objetivo de los

estudios de caso refiriendo que “el cometido real del estudio de caso es la

particularización, no la generalización. Se toma un caso en particular y se llega a

conocerlo bien, y no principalmente para ver en qué se diferencia de otros, sino para ver

qué es, qué hace” (P. 20).

La base de este estudio en profundidad es la interpretación que constituye una forma

de comprender el fenómeno a observar, en la que la investigadora privilegia lo que

considera significativo, de acuerdo a la pregunta y al tema de investigación y a las

conexiones que realiza para dar un sentido a la información que está analizando.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 72

Profesional
Participantes

Para guardar la confidencialidad de las personas que participaron en esta

investigación, sus nombres fueron cambiados. En esta investigación participaron las

siguientes profesionales en formación:

Participante 1: Aura

Mujer, de 22 años, estudiante de psicología. En el momento de su participación en los

espacios conversacionales se encontraba cursando su último año y estaba haciendo sus

prácticas en los consultorios de la Universidad, haciendo atención psicológica desde el

enfoque sistémico a las personas, parejas y familias que llegan a esta institución en busca

de ayuda psicológica. Como parte de la práctica Aura participaba en un seminario

epistemológico, metodológico e investigativo sobre el enfoque sistémico y tenía

supervisión indirecta de los casos que atendía.

Su participación en los espacios conversacionales sobre su identidad profesional

surgió a partir de la propuesta de la investigadora, teniendo en cuenta los

cuestionamientos constantes que se hacía Aura durante la práctica frente a su rol como

psicóloga y las emociones que estaba viviendo antes, durante y después de las consultas

con sus consultantes, que en ocasiones la habían llevado a dudar sobre el ejercicio de su

carrera. En palabras de ella “me siento muy insegura, siento que no soy capaz, yo no sé

si lo estoy haciendo bien, me reprocho por no hacerlo bien”.

Los espacios conversacionales con Aura comenzaron en noviembre de 2010 y

finalizaron en junio de 2011, con una duración de una hora en promedio cada uno. En

total se realizaron 11.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 73

Profesional
Participante 2: Darío

Hombre de 27 años, estudió psicología y posteriormente hizo una formación en

coaching. En el momento de iniciar su participación en esta investigación estaba finalizando

segundo semestre de la maestría en psicología clínica con énfasis en enfoque sistémico.

Darío trabajaba en una Fundación para personas con Discapacidad Cognitiva.

Darío cuando supo de esta investigación manifestó su interés en participar ya que

tenía dudas con respecto a su rol como terapeuta. En palabras de él: “ Dudas en cuanto al rol,

dudas en cuanto a, si yo le quiero dedicar como mi vida al tema de la terapia, como si me

quiero enfocar mucho en el tema, dudas en cuanto, hay días que digo esta vaina si sirve, la

terapia si sirve, dudas en cuanto a mí como terapeuta (…) Tal vez lo que pienso es que me

paraliza mucho en cuanto a que me hago un cuestionamiento que yo pienso que ya no

debería estar haciéndome. Si me parece útil estar revisando las sesiones, pero no estar

revisando cada vez si soy bueno o no. A mí me parece como que es como muy ambiguo,

muy paralizante”.

Los espacios conversacionales con Darío comenzaron en abril de 2011 y finalizaron

en octubre de 2011, con una duración de una hora en promedio cada uno. En total se

realizaron 9 sesiones; sin embargo para esta investigación sólo se tuvieron en cuenta los

7 primeros ya que los dos últimos se hicieron cuando se estaba terminando la

investigación.

Participante 3: María

Mujer de 30 años, estudio trabajo social y en el momento de su participación en los

espacios conversacionales se encontraba finalizando su último semestre, de los 3 años de

formación en terapia familiar sistémica que cursaba en una entidad privada de


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 74

Profesional
consultoría sistémica. Con respecto a su contexto laboral trabajaba en el ICBF haciendo

seguimientos a las familias y hacía atención terapéutica como parte de la consulta

privada

María cuando supo de esta investigación, manifestó su interés en participar en el

proceso de intervención sistémica, manifestando que ella en ocasiones se sentía agobiada

frente a su rol como terapeuta, no sabía cómo seguir con los casos, y en algunos

momentos se había cuestionado su elección de ser terapeuta. En palabras de ella

“algunas veces me he sentido puede ser cansada, como que a veces siento que las ideas

no fluyen, a veces siento que esto no es lo mío, como que me falta ser más rigurosa con

mi proceso (…) cuando estoy trabajando con una familia y llevo un tiempo y no

encuentro como para donde más, qué mas hago, o cuando estoy en supervisión como que

también me cuestiono… yo no sé, qué será lo que tengo que hacer acá, qué será lo que

tengo que mostrar que no he mostrado y eso me angustia”

Los espacios conversacionales con María comenzaron en diciembre de 2010 y

finalizaron en junio de 2011, con una duración de una hora en promedio cada uno. En

total se realizaron 8.

Procedimiento

Para llevar a cabo dicho estudio se escogieron los participantes teniendo en cuenta

que fueran psicólogos/terapeutas en formación sistémica, que ya hubieran iniciado su

práctica psicoterapéutica y que se encontraran en una situación de desgaste profesional.

Los espacios conversacionales se realizaron de forma individual. En la primera sesión la

investigadora hace una contextualización del trabajo a realizar con cada uno de ellos en

los espacios conversacionales dejando el claro la finalidad de la intervención sistémica


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 75

Profesional
de apoyo y de esta investigación. Así mismo se establecieron acuerdos de

confidencialidad y se autorizó la grabación en audio de las sesiones .

En cada una de las sesiones se programaba el próximo encuentro.

La finalización de los espacios conversacionales con cada uno de los y las

participantes se realizó por cumplimiento de objetivos.

Las transcripciones de cada uno de los espacios conversacionales y el análisis de los

resultados fueron enviados a cada participante principalmente con tres propósitos: para

que ellos conocieran la información que estaba siendo incluida en esta investigación,

para crear un espacio en el que ellos pudieran expresar su acuerdo o desacuerdo con el

análisis del proceso que la investigadora estaba haciendo y, finalmente para que

evidenciaran de una manera más clara los cambios de la narrativa sobre sí mismos que

habían surgido a través de los espacios conversacionales.

Fuentes de recolección y de Registro de la información

Los instrumentos utilizados para recolectar y registrar la información de cada uno de

los espacios conversacionales fueron las grabaciones en audio y transcripciones de todas

las sesiones, con consentimiento de los Psicólogos/terapeutas.

Metodología de análisis de la información

Para dar cuenta de los objetivos planteados en esta investigación se emplea el análisis

de narrativa desde la aproximación holística propuesta por Lieblich, Tuval- Mashiach y

Zilber (1998) que consiste en tomar las narraciones de los psicólogos/terapeutas en

formación que surgen de los espacios conversacionales y a partir de ahí las secciones del

texto son interpretadas en el contexto de otras partes de la narrativa.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 76

Profesional
El proceso a seguir desde esta aproximación holística es:

a. Identificar los significados que van apareciendo en el texto.

b. Tener en cuenta que los significados dependen de la totalidad de la historia que

surja en los espacios conversacionales.

c. Poner la impresión global del caso teniendo en cuenta las excepciones a esas

impresiones, contradicciones y descripciones no finalizadas y episodios que

producen desarmonía en la historia.

d. Atender a los temas que van surgiendo y que se desean seguir en la narrativa.

e. Usar colores para marcar varios temas en la historia, leer separadamente y repetir

cada uno.

f. Seguir cada tema a través de la narrativa y anotar las conclusiones. Estar

pendiente dónde aparece el tema, el contexto de cada uno y su prominencia en el

texto.

Para identificar los dilemas que estaban viviendo los psicólogos/terapeutas en

formación a partir del inicio de la práctica psicoterapéutica y, los cambios en la narrativa

sobre sí mismos que surgieron en los espacios conversacionales se tuvieron en cuenta la

totalidad de las narrativas de cada uno de los participantes de esta investigación.

Para hacer la caracterización de los espacios conversacionales que permitieron dicha

transformación, se analizaron tres sesiones realizadas (una hacia el inicio del proceso, la

otra en la mitad y la tercera hacia el final) con cada uno de los participantes debido a la

extensión del material.

A continuación se presentan las categorías que fueron emergiendo a través de los

análisis de los resultados desde la aproximación holística teniendo en cuenta los

objetivos específicos de esta investigación.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 77

Profesional
DILEMAS DE LOS PSICOLOGOS/TERAPEUTAS SISTÉMICOS EN FORMACIÓN

Aura Darío María

Relación entre la Responsabilidad total Centrada en el


conceptualización sobre el cambio y frente al cambio del consultante deber ser: Qué es lo
la identidad profesional: y evaluación de su quehacer correcto?:
Identificación de los terapéutico de acuerdo a los Comprensión del
significados construidos sobre el resultados: impacto que tiene en su
cambio y su impacto en la percepción Análisis de las identidad como terapeuta la
de sí misma como psicóloga en implicaciones que tiene en la necesidad de ajustar sus
formación. postura como terapeuta tanto el acciones a un deber ser
asumir la responsabilidad total
Desvalorización de su estilo sobre el cambio como la ¿Quién dirige la
personal: constante evaluación del sesión el profesional o los
Identificación de los quehacer terapéutico centrado en consultantes?
referentes que influyen en la los resultados (cambios del Descripción de las
desvalorización del estilo personal en consultante) pautas relacionales de la
el quehacer terapéutico. terapeuta frente al
El terapeuta basado en direccionamiento del proceso
El psicólogo como experto: lo teórico Vs la experiencia terapéutico.
Análisis de los significados personal del terapeuta:
acerca de la postura del psicólogo Identificación de los ¿La teoría me
como experto en la relación terapéutica significados que influyen en el Inhibe o me da
y su impacto en la identidad posicionamiento como terapeuta herramientas?
profesional. desde la dicotomía del terapeuta A partir de la
basado teórico Vs. la experiencia representación que tiene el
Dudas sobre su competencia personal del terapeuta. conocimiento teórico en María
profesional: se identifica el impacto que
Descripción de otros Saber Vs no saber: tiene en su identidad como
referentes que influyen en el Descripción de impacto terapeuta.
cuestionamiento sobre la competencia que tiene en la postura como
profesional y su impacto en el relación terapeuta el reconocimiento del
terapéutica. saber.

CAMBIOS EN LAS NARRATIVAS DE SÍ MISMOS

Descentrándose del deber Descentrándose de Confianza en sí misma,


ser y del resultado - Centrándose en la Técnica y del deber ser a partir del reconocimiento de
los consultantes Identificación del habilidades desarrolladas y de
Identificación de nuevos impacto que tiene en su la validación de sus saberes.
referentes que le permiten a Aura postura como terapeuta Descripción del proceso
conectarse con los consultantes, descentrarse de la técnica y de de María en el desarrollo de la
disfrutar las sesiones y asumir una los resultados confianza en sí misma, a partir de
postura activa en su rol como la identificación de las
psicóloga, al descentrarse del Transformaciones habilidades desarrolladas y la
resultado. en la noción de cambio validación de otros saberes,
Identificación de los además del teórico; y el impacto
Validación del estilo nuevos significados frente a la que esto tuvo en su identidad
personal en el rol profesional noción de cambio y la profesional.
Descripción de los cambios en responsabilidad del terapeuta
Aura relacionados con la validación y, su impacto en el ejercicio
de su estilo personal en el rol de su rol.
profesional.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 78

Profesional
Confianza y seguridad en sí Confianza en sí Posicionándose como
misma como psicóloga. mismo como terapeuta y en terapeuta en el
Identificación de los nuevos su proceso direccionamiento de los
referentes que le permiten construir a Identificación de los procesos terapéuticos.
Aura una visión de sí misma más referentes que le permiten Identificación de las
posibilitadora, lo cual tiene un impacto desarrollar confianza en sí nuevas comprensiones y formas
en su posicionamiento como psicóloga mismo con respecto a su rol de actuar de María que le
como terapeuta y el impacto permiten asumir el
La responsabilidad que esto tiene en su postura. direccionamiento de los procesos
compartida en el proceso de terapéuticos.
atención psicológica
Descripción tanto de los Transformándonos
nuevos significados que Aura ha mutuamente en el encuentro
construido sobre la noción de cambio y terapéutico
la responsabilidad de la psicóloga Identificación de los
como el impacto de éstos en su nuevos significados frente a la
quehacer. noción de cambio y su incidencia
en su postura como terapeuta
La relación humana en la Descripción del impacto
atención psicológica que tiene la postura reflexiva de
Descripción de las María y la apertura hacia el
implicaciones que tiene en su rol como propio cambio en la forma de
psicóloga el reconocimiento de la concebir la terapia.
relación humana en la práctica clínica.

CARACTERIZACION DE LOS ESPACIOS CONVERSACIONALES

Comprensión del marco de Comprensión y Comprensión y


referencia de Aura: reflexión sobre el marco de reflexión sobre el marco de
Describe las acciones de la referencia de Darío referencia de María
investigadora que permitieron Ejes temáticos que Acciones de la
comprender el marco de referencia de posibilitaron la comprensión y investigadora para que tanto
Aura con respecto a su identidad reflexión del marco de ella como María
profesional. referencia de Darío frente a su comprendieran las dificultades
Se divide en dos subcategorías: rol como terapeuta. dentro de un marco de
contextual teniendo en cuenta
Comprensión de las emociones Identificación de lo la relación con los significados
de Aura desde su contexto que para Darío resultaba que estaban guiando su
Acciones de la investigadora importante en los procesos quehacer como terapeuta.
para que ella y Aura comprendieran las terapéuticos y la conexión con Además se describen las
emociones que la limitaban en su rol la práctica intervenciones que
profesional teniendo en cuenta el Acciones y focos favorecieron la reflexión y el
contexto, y el significado que le estaba temáticos propuestos por la cuestionamiento, a partir de
atribuyendo. investigadora para comprender las incoherencias de su marco
y reflexionar sobre el sentido de referencia.
Comprensión de los que Darío le está dando a la
significados que Aura atribuye a las experiencia como terapeuta Identificación de
diferentes nociones práctica desde lo que es importante para experiencias y relatos para
Psicoterapéutica él en su rol. ampliar y crear nuevos
Focos de indagación de la significados sobre la práctica
investigadora para comprender el terapéutica y sobre su
contexto y los entendimientos de las identidad
nociones de la práctica psicoterapéutica Acciones de la
y su incidencia en su quehacer como investigadora que posibilitaron
psicóloga. la apertura a la creación de
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 79

Profesional
nuevos significados que
Creación de nuevos Encontrando nuevos favorezcan su posicionamiento
significados: sentidos acerca de su como terapeuta.
Acciones de la investigadora identidad y de la práctica
que incidieron en la apertura para la terapéutica a partir de los Reflexión sobre los
creación de nuevos significados. relatos de Darío cambios y las habilidades
Se divide en las subcategorías: Intervenciones de la que María había ido
investigadora en la que retoma desarrollando en su práctica
Cuestionamiento de ideas desde el relato de Darío de una forma terapéutica
el mismo Marco de referencia de la que permite construir con él Intervenciones de la
Participante nuevos sentidos y significados investigadora que facilitaran la
Intervenciones de la frente a su rol como terapeuta. identificación y el
investigadora que posibilitaron el mantenimiento de las
cuestionamiento de los significados que Conversaciones habilidades y los cambios
estaban limitando a Aura en el ejercicio centradas en la identificación alcanzados por María,
de su rol como psicóloga teniendo en de habilidades y en los conectándolos con nuevos
cuenta su marco de referencia. cambios de Darío significados sobre la identidad
Focos temáticos y profesional y sobre la terapia.
Identificación de experiencias acciones de la investigadora que
que permiten ampliar y crear nuevos facilitaron la identificación de
significados habilidades y cambios en Darío
Acciones de la investigadora en su rol como terapeuta,
para usar las experiencias relatadas por transcendiendo la enumeración
Aura en la creación de nuevos de éstas para llegar a crear
significados y en la apertura para una significados que favorecieran su
comprensión distinta de sí misma. consolidación.

Identificación de habilidades
desarrolladas en la participante
Descripción de focos temáticos
y de intervención que facilitaron la
identificación de las habilidades
desarrolladas por Aura como psicóloga
y su aporte a su quehacer.

Mostrar y ahondar en los


cambios alcanzados por Aura en su
rol como psicóloga
Focos de comprensión y de
intervención de la investigadora en la
identificación y mantenimiento de los
cambios alcanzados por Aura en su rol
como psicóloga.

En el análisis de resultados se transcribieron algunos fragmentos de la conversación,

donde la letra E representa a la investigadora, la A a Aura, la D a Darío y la M a María.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 80

Profesional
RESULTADOS

En este capítulo se presentan los resultados obtenidos en cada uno de los tres

participantes teniendo en cuenta sus dilemas, los cambios en la narrativa y la

caracterización de los espacios conversacionales.

Así mismo se realiza una matriz (apéndice A) en la que se resumen los resultados

participante por participante y categoría por categoría.

Finalmente se hace una descripción de los hallazgos más relevantes, que constituyen

puntos de encuentro entre los tres participantes, teniendo en cuenta los objetivos

específicos de esta investigación.

Participante 1: Aura

Dilemas

A continuación se describen los dilemas que estaba viviendo Aura a partir del inicio

de su práctica psicoterapéutica.

Relación entre la Conceptualización sobre el Cambio y la Identidad Profesional

El relato de Aura al iniciar los espacios conversacionales estaba centrado en una idea

con respecto a su identidad profesional de no creerse capaz: “yo no creo lo que yo hago,

yo creo que lo que yo hago no tiene validez, ninguna valoración, creo que no soy capaz

(voz entrecortada)” (sesión 1) lo que le generaba inseguridad frente a lo que hacía en

sesión con sus consultantes, preguntándose si tenía las herramientas adecuadas para

llevar a cabo procesos de atención psicológica.

Esta inseguridad influyó para que Aura utilizara los referentes teóricos centrados en

la técnica con el propósito de planificar las sesiones y así posibilitar un cambio rápido en
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 81

Profesional
los consultantes, lo que hacía que se desconectara de ellos, dejando de escucharlos y de

comprender lo que estaba sucediendo, ya que estaba centrada en un diálogo interno

focalizado en la evaluación de sus actuaciones desde un deber ser: “ahorita como que no

estoy escuchando, lo escucho pero muy de vez en cuando, entonces lo poquito que

escucho, de ahí como tengo que hacer esto, tengo que ir por este lado, y no los escucho

realmente y por eso de alguna manera, no estoy mirando la necesidades que ellos tienen

por lo mismo que no las estoy escuchando” (sesión 1). Esto generaba en Aura tensión,

inseguridad, aumentaba su preocupación por lo que estaba haciendo, reduciendo sus

posibilidades de comprensión y actuación en consulta.

Paradójicamente Aura se descalificaba y continuaba reprochándose cuando sus

consultantes percibían algunos cambios positivos a partir del proceso psicológico o

cuando sus compañeros o docentes resaltaban lo que estaba funcionando sobre la manera

como se estaba llevando a cabo las consultas. Aunque para Aura era importante dicho

reconocimiento, al obtenerlo asumía una actitud de escepticismo. En palabras de Aura:

“Es mi necesidad de que las personas me digan como ya todo cambio… yo misma me

reprocho mucho, entonces algo está bien pero yo no lo veo (voz entre cortada) a pesar de

que otras personas si lo ven” (sesión 1).

Este reproche estaba relacionado con la conceptualización que había hecho Aura

sobre los cambios esperados en los procesos psicológicos, los cuales pretendían

transformar por completo la vida de los consultantes. Esto significaba que Aura medía su

efectividad por los “cambios grandes”, es decir radicales y absolutos, que lograra en el

proceso de atención psicológica durante las primeras sesiones, lo que le indicaría que

estaba siendo una buena profesional. Esto se puede evidenciar en la siguiente

conversación: “yo me focalizo más en los cambios grandes, y no en esos pequeños


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 82

Profesional
cambios que yo no percibo, entonces es como muy, yo lo veo muy enfocado al

perfeccionismo, entonces tiene que ser mejor dicho tres sesiones y que de una vez que

cambien, eso quiere decir que entonces que yo soy buena, yo hice algo, y si sirvo para

esto” (sesión 1)

Es posible que la expectativa de Aura de lograr cambios macros de forma rápida

influyera para que invisibilizara los pequeños cambios que también transforman la vida

de los consultantes y, que además se convierten en una bola de nieve para llegar a nuevos

cambios que son más visibles a los ojos de los demás, generando en ella la sensación de

sentirse abrumada.

Así mismo, Aura se atribuía la responsabilidad total sobre el cambio "me veía con la

carga de toda la responsabilidad" (sesión 9). En ese sentido el cambio lo comprendía de

una forma unilateral y causal, en la medida en que era una respuesta y un producto de

las intervenciones del psicólogo, lo cual reducía la complejidad de éste. En palabras de

Aura: “la intervención es como yo hago que la persona cambie” (sesión 1). Esto también

se pudo vislumbrar en la respuesta que Aura dio cuando se le preguntó sobre su

comprensión del cambio “lo estoy viendo más como en mí, en lo que yo hago como

terapeuta y lo que eso produce en la persona, en los pacientes…como desenmarañar esas

problemáticas con las que ellos vienen y clarificarles todo, y entonces a partir de eso que

se genere el cambio en ellos” (sesión 1).

Esta conceptualización sobre el cambio estaba mediada por los entendimientos y

conclusiones que Aura deducía al leer los casos que aparecían en los textos del enfoque

sistémico, al escuchar las narraciones de los docentes sobre los éxitos en la práctica

psicoterapéutica y cuando sus compañeros compartían sus experiencias y logros en las

consultas psicológicas: “… de dónde la aprendí? tal vez de… creo que también un poco
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 83

Profesional
lo que hemos leído, eso me refuerza que los casos de estos psicólogos que en una sesión

ya sacan todo, entonces yo soy como juepucha estos psicólogos en una sesión sacan

todo…muchos de los casos que mis compañeros traen, digamos unos de noveno, o las

experiencias también de los profesores, de tengo un caso, llego la familia con esto, hice

tales preguntas o se hizo tal cosa, y ya al final surgió, bueno hubo un cambio

significativo, o bueno la familia logro hacer tal cosa, muy desde ahí…entonces como

eso hice estas preguntas, hice esta intervención, se hizo esto y al final la familia salió ya

sin ningún inconveniente” (sesión 1).

De esta manera las experiencias de los otros se constituían para Aura un punto de

comparación frente a lo que ella hacía y lo que se suponía debería lograr con sus

consultantes, y al no conseguirlo se descalificaba y se invalidaba en su ser psicóloga

fortaleciendo su idea de no ser capaz, lo cual la paralizaba reduciendo sus posibilidades

de actuación desde su rol: “yo me cargo con toda la responsabilidad demasiado y eso

mismo hace que como que no actué que no haga nada” (sesión 5)

La voz de Aura como paciente también consolidaba la idea con respecto al poder que

tienen los psicólogos para cambiar la vida de las personas y resolverles sus problemas

“yo también como paciente vengo aquí a que me solucionen de cierta manera los

problemas” (sesión 1).

Es así como Aura cada vez se sentía más impotente y deslegitimaba sus actuaciones

en el encuentro con los consultantes: “...aunque hay algo, yo siempre como que lo

menosprecio, como si hubo esto pero fue muy pequeño, entonces no es suficiente,

entonces no estás haciendo nada, entonces no sirves, me manejo desde la utilidad que

tengo yo, no estoy rindiendo lo suficiente, entonces no sirves…tienes que hacer las

preguntas circulares y no estás aplicando los temas, o tienes que ir por ese lado,
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 84

Profesional
acuérdate lo que habías programado, cumple con la programación o sino no lo estás

haciendo bien, como que esa parte de distracción, como el que me dice tengo que hacerlo

y no validarlo como estoy haciéndolo” (sesión 1)

Desvalorización de su Estilo Personal

En su rol como psicóloga en los procesos de atención psicológica Aura privilegiaba

los referentes teóricos que le informaban cómo actuar y a partir de éstos buscaba que sus

acciones reprodujeran con exactitud las formas de intervenir que estaba aprendiendo en

clase, lo que generó en ella actuaciones en las que se limitaba a aplicar técnicas. Esto

significaba que Aura en las consultas se esforzaba por no utilizar los pensamientos y

emociones que surgían en ella a partir del encuentro psicológico, y evitaba poner algo de

sí misma en las intervenciones que hacía.

Esto generó en Aura intranquilidad e inseguridad al no lograr ajustarse a una teoría y

la teoría pasó de ser un recurso para ampliar las comprensiones y las posibilidades de

acción a una carga que la limitaba y que la llevaba a un patrón de juzgar sus actuaciones

por no corresponder a lo que debería ser.

En palabras de Aura: “Es como si el conocimiento mismo fuera una carga, tienes

esos conocimientos por tanto tienes que aplicarlos… Y es que si he sentido esa

desconexión, como que no valido las cosas que traigo como persona para poderlas

manejar digamos en el caso específico de la terapia, como que la técnica y el

conocimiento desvalidaran también esto… mis contenidos que traigo como persona no

son válidos en este espacio porque no tienen relación, conexión con el conocimiento…

cuando hay conocimientos la tranquilidad se va y se aparta, a veces es como si la teoría

tuviera más peso y lo que yo estoy haciendo no fuera válido, entonces es como también
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 85

Profesional
traspolarlo, es como si estuvieran dos personas, una parte la profesional y otra parte la

persona.” (sesión 2)

Aunque el conocimiento teórico se había convertido en una carga para Aura, ella

esperaba que le diera seguridad sobre cómo manejar a sus consultantes y cómo actuar en

el contexto terapéutico; sin embargo le generaba inseguridad por no poder aplicar

fielmente en la consulta lo que veía en las clases, y también cuando podía aplicarlo pero

no obtenía los resultados esperados.

Así mismo para Aura no había una relación entre el enfoque sistémico y su vida

personal, ya que la teoría era un instrumento para usar y lograr resultados en los que ella

pudiera cambiar la vida de sus consultantes, pero no constituía una forma de ver la vida,

que va más allá del contexto terapéutico.

El Psicólogo como Experto

Aura había construido la idea del psicólogo como experto y acumulador de

conocimientos y de información sobre la vida de las personas y sobre la forma de llevar a

cabo procesos de atención psicológica. Desde esta idea su posicionamiento como

profesional estaba dado por demostrar a sus consultantes sus saberes y por eso estaba

centrada en lo que tenía que decir, en lo que tenía que preguntar y en lo que tenía que

pensar, lo cual la desconectaba de sus consultantes.

Por supuesto esto influía en la construcción de la relación terapéutica en la que Aura

se sentía en la obligación de posicionarse desde un lugar superior frente al consultante,

desde la dominación del tema y del direccionamiento del cambio, concibiendo la teoría

como una "verdad" que sustentaba sus comprensiones.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 86

Profesional
En ese sentido en su pauta de relación con los consultantes los empujaba hacia

cambios que facilitaran el ajuste hacia un deber ser desconociendo lo que estaba

sucediendo particularmente con ellos: “yo me posicionaba como yo tenía que ser la

experta, a pesar de que digamos en el caso de Juan Esteban la mamá me decía que no era

la separación lo que lo afectaba, yo seguía con eso, y no validaba lo que ella me estaba

diciendo” (sesión 4)

Esta postura de experta implicaba que Aura tenía que tener unos saberes que le daban

el derecho de dirigir la vida de los demás pero que también la sobre exigían, ya que

implicaba tener "poderes" que muy pocas personas tienen, dadas las creencias que ella

creía que las personas tenían sobre el ser psicólogo. Esto significaba que Aura no se

podía equivocar y casi que debería tener una capacidad clarividente: " me paraba desde

una posición más alta, más alta desde soy el experto, yo soy quien comprende tu vida y

sé cómo hacer para que despejes el camino... me iba por el prejuicio de claro tu eres la

psicóloga, lo sabes todo, los psicólogos no se equivocan, o no pueden, o no tienen

derecho a equivocarse, también desde las relaciones... familiares, amistades y demás,

como que todos nos posicionan, está la divinidad y están los psicólogos, algo cerquita,

ellos todo lo saben, todo lo ven, tienen el ojo aquí..." (sesión 9)

Paradójicamente aunque Aura quería posicionarse como psicóloga desde el saber, al

no lograr hacer lo que ella creía que tenía que hacer, se sentía en una posición inferior

con respecto a sus consultantes, convirtiéndose la consulta en un "mártirio", pues no

creía tener los conocimientos suficientes que le dieran certeza para ubicarse en el lugar

“superior” en el que pudiera resolver todas las dificultades de los consultantes, lo cual

hacía que se ensimismara y se mostrara retraída, delegando el direccionamiento de las

sesiones en éstos.: “Para mí era un martirio… no sabía cómo hacer la conexión, como
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 87

Profesional
poder hilar todas las cosas…como soy muy visual, yo me imagino como muy en un

espacio así, en una esquinita así cual burbujita y el paciente en el resto de espacio, como

si estuviera apartada y aunque estaba tratando de conectarme, nada de lo que el paciente

me decía llegaba a esa burbujita” (sesión 3)

El que Aura se percibiera en el proceso terapéutico como una burbujita en una

esquina, hacía que cada vez se centrara más en la teoría para salir de ésta, y así “volverse

grande”, siendo infructuoso este intento, ya que cada vez percibía que sus conocimientos

eran escasos y aumentaba sus emociones de frustración, cansancio y de descalificación

frente a lo que hacía, por lo cual se sorprendía cuando sus consultantes volvían a las

sesiones programadas. La explicación que Aura se daba es que volvían para que ella no

se sintiera mal, desconociendo la utilidad que el proceso estuviera teniendo para los

consultantes.

Dudas sobre su Competencia Profesional

Aura estaba centrada en lo que le hacía falta para ser una “buena psicóloga” y no en

lo que había logrado de acuerdo a su formación, focalizándose en la idea de “no es

suficiente”, lo cual la paralizaba y a la vez le generaba tristeza por no poder identificar

sus habilidades y por percibir que su meta de ser profesional era inalcanzable, diciéndose

a sí misma que no era digna de ser profesional al no contar con la preparación

(maestrías), y una experiencia de muchos años de trabajo.

El sentirse profesional lo atribuía únicamente a la cantidad de conocimientos que

tuviera y lo evaluaba no de acuerdo a su nivel de formación sino a niveles de formación

más avanzados, lo que la frustraba e influía para que descalificara su trabajo, se

invalidara y dejara de disfrutar los aprendizajes del nivel que le correspondía.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 88

Profesional
“siento como tristeza de no reconocerme y como que en el momento en que me

reconozco algo, todavía no soy capaz de hacerlo, entonces como si lo reconociera pero a

la vez sí pero no del todo… el posicionarme es poder llegar a sentirme como profesional

pero creo que eso falta mucho, yo creo que lo tendré cuando tenga años de trabajo como

psicóloga y muchos más estudios… cómo voy a poder atender un paciente si lo que he

aprendido no es suficiente, no tengo criterio ni los conocimientos para hacer algo así…”

(sesión 3)

Esta falta de reconocimiento en sí como psicóloga en formación hacía que buscara

dicho reconocimiento en sus consultantes, posiblemente como una forma de obtener

seguridad; sin embargo esto hacía que sus actuaciones estuvieran centradas en función

de ella (escuchándose a sí misma sobre lo que tenía que hacer para obtener

reconocimiento), y no en lo que sus consultantes necesitaban.

Incluso en la búsqueda de ese reconocimiento y con la idea que para ser buena

psicóloga se necesitaba que los consultantes quedaran contentos, Aura empezó a

construir una pauta de interacción con los consultantes de complacencia en los que no se

atrevía a preguntar, ni a cuestionar por temor a que éstos se incomodaran y la rechazaran.

Su inhibición en hacer preguntas y comentarios que movilizaran a los consultantes,

también estaba relacionado con un miedo a ser juzgada, a fallar, a equivocarse, por lo

cual prefería silenciarse.

Así mismo la transición del cambio de identidad de Aura como estudiante a

profesional le generaba incertidumbre y cuestionamientos frente a sus habilidades para

desempeñarse en su rol como psicóloga: “no sé, siento que es el contexto, ya paso a

decimo, me voy a un mundo laboral, que no se si pueda manejar o no, no sé si me

acepten o no, no sé si tengo las habilidades necesarias para estar como en un contexto
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 89

Profesional
laboral” (Sesión 1). Esta incertidumbre que implicaba enfrentar el contexto laboral

podría estar relacionado con la idea de no ser capaz, que podía ser una forma de

protegerse en la medida que al no creerse capaz esto hacía que retrasara o limitara el

afrontar las exigencias del nuevo rol que exige ser profesional y que implican moverse

en un mundo que resulta desconocido para Aura.

Cambios en la Narrativa

A continuación se describirán los cambios en la narrativa de Aura como psicóloga,

que hacen parte de la historia alternativa sobre su identidad y que se fueron creando a

partir de los espacios conversacionales:

Descentrándose del Deber ser y del Resultado - Centrándose en los consultantes

Aura empieza a dar más relevancia a disfrutar las consultas y lo que sucede en éstas,

lo que para ella significa permitirse sentir y no refugiarse en sus pensamientos acerca de

cómo debe actuar ni cómo debe pensar, transformando de esta manera el patrón de la

evaluación constante de sus actuaciones. Así lo define: “el sentir, no pensar en lo que va

a pasar ni en que me va a salir mal, sino estar ahí con los pacientes… No tienes que

pensar en que tienes que hacer las preguntas circulares… estoy tranquila…ya luego

cuando se hace la retroalimentación ahí si bueno hice esto que fue algo útil desde lo

sistémico, hice esto también... con la idea de me lo voy a disfrutar, como que siento que

si me lo disfruto más tengo más conexión". (sesión 3)

Esto a la vez generó comodidad, fluidez y un cambio en la relación de Aura con sus

consultantes pues no los dirigía hacia un modo de vida basado en el deber ser, lo que le

posibilitó construir con ellos una relación empática y un espacio de confianza en donde
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 90

Profesional
éstos no tenían el temor de sentirse juzgados, ampliando de esta manera los temas de

conversación pertinentes para el proceso de atención psicológica: “que la otra persona

no vea en mí otro que la crítica, alguien que juzga… como que hay confianza… se

pueden hablar cosas que tal vez en otros espacios no son permitidas hablar …” (sesión 5)

“yo le daría una fuerte connotación a la empatía, porque pues con Karen como que he

tenido una conexión muy fuerte, y hay como cosas que ya de la misma empatía que se

tiene se permiten, salieron digamos cosas que no le había preguntado…” (sesión 5)

En ese sentido amplia su mirada y sus comprensiones sobre los sistemas consultantes

al hacer preguntas conectadas con lo que éstos quieren de su vida, y no con lo que Aura

quiere que ellos hagan de su vida: “Comprender desde la misma voz de los pacientes,

como desde lo que ellos traen y no tal vez como teorizándolo, sino mas bien siendo

sensible a lo que ellos tienen” (sesión 1), “lo que ahorita me permite hacer conexiones es

estar más tranquila y no estar pensando en cómo tengo que hacerlo, sino el escuchar, el

poder escuchar atentamente es lo que permite también hacer conexiones… (sesión 4), "

ya no estoy tan enfocada en que ella tiene que cambiar, sino más bien en entender el

sistema familiar y que está pasando con esto" (sesión 5).

Los conocimientos empiezan a ser vistos por Aura como una forma de ver la vida y

no como una verdad, lo que disminuye su temor a equivocarse si dice lo que está

pensando y a la vez permite que otros saberes emerjan en el encuentro con el otro. A este

respecto Aura refiere: “todos somos humanos y no tenemos la verdad absoluta de nada”

(sesión 6)

Las equivocaciones empiezan a ser vistas por Aura como parte del proceso de

formación en el que se encuentra y de la carrera como psicóloga teniendo en cuenta que

siempre hay varias posibilidades de comprender y de actuar y, por consiguiente siempre


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 91

Profesional
habrá una manera de hacerlo distinto: “creo que permitirme equivocarme, estoy en un

proceso de formación, y pues no solamente equivocarme sino también saber cómo

solucionar esas equivocaciones” (sesión 7). La afirmación anterior muestra la apertura de

Aura frente a la reflexión sobre sus acciones y también la confianza para emprender

movimientos distintos teniendo en cuenta los efectos que sus intervenciones han tenido

en sus consultantes.

Esta transformación también tuvo un impacto en la atención de familias remitidas por

la institución en la que Aura trabajaba como parte de su práctica profesional. En este

caso la institución tenía un pedido específico sobre el cual trabajar en la atención

psicológica y Aura aunque lo acoge, también se muestra flexible y redefine los objetivos

terapéuticos a partir de la situación que los consultantes le traen a consulta y lo que ella

observa y comprende teniendo en cuenta las tres voces: la de los consultantes, la de la

institución y la de ella como psicóloga a cargo del proceso.

En palabras de Aura: "en la institución ... ya hay un marco de referencia sobre el cual

tengo que trabajar ... sin embargo yo también soy flexible con esas pautas, a pesar de que

sí las abordo, si lo veo conveniente no las profundizo... como que cojo los referentes que

las mismas familias trae, y les doy peso dependiendo los referentes de la institución... si

bien la institución me dice trabajar esto y esto, dependiendo de la situación y lo que yo

vea en la interacción que se desarrolle con la familia le doy peso o no" (sesión 8)

Por consiguiente, Aura empieza a tener en cuenta la particularidad de cada caso, a

confiar en la experiencia, a soltar la necesidad de ajustar a la persona a la teoría y a tener

en cuenta los ritmos y los tiempos de los consultantes en el momento de intervenir. En

palabras de Aura: "ser más sensible con el caso y con la persona que está ahí, digamos si

uno se fía de la experiencia, del momento en que se vive, entonces ahí sí se puede actuar
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 92

Profesional
en el aquí y el ahora, y no traer lo que dicen los textos, entonces con un consultante de

este tipo haz esto, sino pensar más en la persona y en la experiencia, y en lo que se está

viviendo ahí. Ser más sensible al momento y a la relación... conocer a qué ritmo van, y

en qué momento si es necesario o no decir ciertas cosas, sino dejarlo para más adelante,

depende de las personas" (sesión 10)

Así pues, Aura reconoce que la vida de las personas transcienden la teoría, lo que

significa que algunos saberes son construidos en la relación con los consultantes

dependiendo de sus vidas específicas: "hay cosas que de alguna manera he aprendido

durante la carrera pero no todo lo que uno aprende da cuenta de la vida de la persona"

(sesión 9)

Es así como Aura logra conectarse con sus consultantes escuchándolos, haciendo

comprensiones sistémicas, y actuando de forma tal que sus intervenciones creen nueva

información: "entonces como coger los mismos contenidos de ellas para explicar los que

les está pasando… el escuchar es también mirar la historia de ella, las vivencias que tiene

la otra persona y más verlo desde ahí, desde el sentir del otro… permitirme conocer a la

otra persona…acallar un poco la voz de mis necesidades”… (sesión 4) “también me di

mis espacios de a veces quedarme como un poquito callada, luego como retomar, como

que no fue tanta exigencia hacia mí, sino como que escuchando más la otra persona,

tratando de relacionar” (sesión 5)

Aura asume una postura activa teniendo como referente lo que es útil para el

consultante transcendiendo la construcción de una relación empática y de escucha a una

en la que también es posible cuestionar y generar movimientos en pro de los

consultantes: “si mi interacción con los consultantes es siempre muy amena no plana
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 93

Profesional
como antes, yo los escucho y valido todo lo que ustedes dicen, sino también un poco el

cuestionamiento, sino se cuestiona entonces no va a pasar nada” (sesión 6)

El que Aura no esté buscando el reconocimiento profesional en sus consultantes, ni

esté centrada en demostrarles que ella es exitosa le permite estar más tranquila, disminuir

su temor de actuar en consulta y expresar la percepción que tiene de las situaciones, así

esto genere tensión, privilegiando de esta forma su papel como psicóloga en la

movilización de sus consultantes: “Creo que lo que rescataría es ese poder movilizar

desde lo emocional, desde el sentir del otro … porque hay personas que es posible lo que

salga en terapia no les agrade del todo, entonces pues se pueden herir susceptibilidades

pero de alguna manera se movilizó a la persona… la tarea como terapeuta es mas

mostrarle las cosas como tu las ves, como tu las percibes, y como tal vez están

influyendo en la vida de la persona y no necesariamente tiene que agradarle porque

muchas cosas son chocantes…” (sesión 4), “como que no me genero ese miedo de

demostrarle a ella que si funcionan las cosas” ( sesión 5).

Validación del Estilo Personal en el Rol Profesional

Aura se ve a sí misma como psicóloga desde una visión más amplia en la que no sólo

da relevancia a la adquisición de conocimientos y a su formación, sino que reconoce

como todo su ser está involucrado en los procesos de atención psicológica, incluyendo

sus experiencias personales, por lo cual ser psicóloga no constituye un ente separado de

ella:: “no es solo lo que yo estoy haciendo desde la teoría, sino que yo también doy de lo

que yo soy como Aura, a eso me refiero con mi identidad profesional” (sesión 6), “… es

como se presentan estás dinámicas en sesión y cómo yo como persona estoy involucrada

ahí, y como todo mi proceso de formación también está ahí, entonces es no dejarlo a un
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 94

Profesional
lado… y como yo puedo utilizar ciertas cosas personales para apoyar ese espacio…”

(sesión 7)

Así pues, Aura hace ajustes a los modelos teóricos de acuerdo a su identidad

reconociendo que las acciones del profesional son guiadas no sólo por el enfoque sino

también por la persona que está asumiendo el rol de psicólogo. En ese sentido Aura

manifiesta que el nombre que le pondría a lo que ella llama identidad profesional es:

“Aura la psicóloga, mi nombre porque al fin de cuentas soy yo” (sesión 6), contrario al

nombre que le hubiera puesto al iniciar los espacios conversacionales “psicología y por

allá bien ajeno” (sesión 6).

Lo anterior cuestiona la creencia inicial de Aura en la que creía que ser psicóloga

desde el enfoque sistémico era renunciar al empleo de una parte de ella misma, lo que

hacía que se centrara en la teoría y privilegiara dicho foco en su relación con los

consultantes. Teniendo en cuenta dicho cuestionamiento, en la actualidad Aura no tiene

que esforzarse por dejar por fuera del consultorio su estilo.

Por consiguiente Aura utiliza sus experiencias e ideas en las consultas psicológicas

en beneficio de los consultantes, validando los conocimientos que no están relacionados

con lo técnico: “traje contenidos míos, por ejemplo cuando le propuse lo del ying y el

yang eso era algo muy mío, porque digamos es un símbolo que he manejado mucho…

entonces como que si habían contenidos míos ahí, y me sentía bien, sentía que estaba

segura de lo que estaba haciendo porque ese símbolo le podía servir a ella en lo que

estaba viviendo” (sesión 2) "es también dar lo que yo puedo dar como ser humano"

(sesión 10)

Por tanto Aura empieza a darle importancia a los pensamientos, emociones y

actuaciones que surgen en ella en la relación con los consultantes, viendo su utilidad en
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 95

Profesional
la construcción de nuevas miradas que aporten al proceso: “Yo lo llamaría como

compartir, porque es algo que es en doble vía, no es solamente que el paciente venga y

como que hable, sino que tu también pongas esa parte de ti…” (Sesión 4). Esto a su vez

influyó para que los consultantes de Aura también se sintieran con el permiso de

expresar de manera más fluida sus ideas, emociones y experiencias.

Aura paulatinamente en las sesiones con sus consultantes fue desarrollando

habilidades que aunque surgían de forma espontánea en el encuentro psicológico,

estaban relacionadas con lo que para ella era importante en la relación terapéutica, más

allá de la teoría. Estas habilidades eran identificadas por Aura luego de las consultas y en

los espacios conversacionales al reflexionar sobre éstas veía su conexión con el enfoque

sistémico. Estas habilidades están relacionadas con la conexión emocional con el

consultante y reconocer la particularidad de cada sistema para comprenderlo e intervenir

desde lo que resulta útil para ellos. En palabras de Aura: “digamos con mis pacientes en

la sesión, escucharlos como más desde el sentimiento, más desde ahí, siento que yo me

conecto como por ahí… no tanto conectarme con la teoría, como tiene que ser, sino mas

desde el sentimiento… permitirme estar presente ahí… escuchar a la otra persona pero

desde sus propias necesidades” (sesión 3)

Además asume una postura activa frente a los conocimientos recibidos en clase o a

través de textos en la que busca comprender los postulados del enfoque como un marco

no sólo para la intervención psicológica sino también como parte de una postura de vida.

A este respecto Aura refiere: “Le estoy sacando provecho, o sea como al leer una lectura

relaciono, integro cosas, ahí me apropio dando ejemplos de mi propia vida, y en ese

momento lo estoy apropiando porque lo hago parte de mí. (sesión 2)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 96

Profesional
Aura identifica y reflexiona sobre creencias que han guiado su vida que están

relacionadas con la apertura a ver nuevas posibilidades para tener una mirada amplia y

cuestionar para no ser fiel a una verdad y de esta manera mostrarse flexible. Estas

creencias que surgen de experiencias personales y que hacen parte de su manera de ver la

vida constituyen un eje en la atención psicológica. Es así como Aura describe su estilo

como psicóloga de la siguiente manera: Yo lo conecto mucho con el cuestionar… es

tener un punto de vista muy amplio y no casarme con una sola idea, no tener la verdad

absoluta, ser flexible y también darle peso a muchas otras… es validar todas las

posibilidades, que de por sí son posibilidades, no son certeras… yo sentía que eso era lo

que soy yo” (sesión 6). "he tratado como un lema de mi vida sea no ver lo negro, lo

blanco sino diferentes matices" (sesión 8)

Estas creencias de Aura hacen que ella logre conectar lo que quiere hacer como

psicóloga con presupuestos teóricos vistos durante los seminarios epistemológicos donde

su interés por ver posibilidades también tiene un sustento teórico. Igualmente esto tiene

un impacto en la atención psicológica en la medida en que Aura plantea diferentes

hipótesis basadas en hacer conexiones de diferentes elementos que permitan hacer

lecturas de comprensión sobre los sistemas consultantes. De acuerdo a la descripción de

Aura: “esto lo he visto mucho en no casarme con una hipótesis, mirar las posibles

conexiones, las posibles salidas, como tener una mirada más amplia… necesito ver el

sistema familiar de forma diferente, no me puedo casar con una sola cosa… cuestionar es

lo que me faltaba, lo que me ha ayudado a entrar con la familia, con los consultantes para

ayudarles de otras maneras…” (sesión 6) "No casarme con la dicotomía de esto es

verdad... esto es lo correcto sino mirara qué es lo útil" (sesión 8)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 97

Profesional
De la misma forma la teoría empieza ser un recurso para Aura pues constituye un

marco que permite organizar la información que va surgiendo del encuentro terapéutico

y pauta algunas de las intervenciones; sin embargo en la relación con los consultantes y a

partir de su experiencia personal Aura amplía recursos y herramientas en la que su

creatividad juega un papel importante en la creación de nuevas conexiones,

comprensiones y formas de abordaje de un caso.

En palabras de Aura refiriéndose a la teoría: “no es algo que sea forzoso, o que

genere malestar, sino es algo que se puede utilizar, tampoco es si esto no está escrito no

lo utilizo sino que dejo más la creatividad, pues lo que te digo soy muy creativa y eso me

permite hacer muchas cosas, generar más ideas de cosas diferentes, y hago muchas

relaciones con todo, eso también me sirve mucho... porque no me siento cohibida en el

hecho de que hay estos parámetros y si no los sigo estás jodida, sino si bien existen unos

parámetros yo también puedo crear otros (...) no necesariamente tiene que ser la super

teoría, o algo así, sino que digamos algo que utilizo en mi vida diaria ” (sesión 6)

El permiso que Aura se está dando para mostrarse creativa tiene que ver con un

sueño que mueve su rol como psicóloga en el que quiere desarrollar nuevos conceptos y

teorías. Este sueño Aura lo describe así: “escribir un libro, y aportar, en mi ha existido el

afán de hacer cosas nuevas, un poco hacer la diferencia y era como, bueno qué tengo que

aportar… ser transcendente, dejar algo en mí en alguna parte…” (sesión 6)

Así pues Aura desde su estilo personal reconoce su capacidad para elegir entre las

posibilidades, perspectivas teóricas y experiencias personales lo que quiere seguir como

psicóloga: "alimentarme tanto de la experiencia como del conocimiento teórico y de

alguna manera digerirlo y hacerlos parte de mí pero seleccionando, esto es lo que quiero

para mí, esto no quiero... soy Aura la psicóloga, que tengo un propio estilo..." (sesión 10)
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 98

Profesional

Confianza y seguridad en sí misma como psicóloga

Aura desarrolla confianza y seguridad en sí misma acerca de lo que hace en consulta,

lo que le permite posicionarse y asumir el rol de psicóloga con los consultantes en el

direccionamiento del proceso terapéutico, lo cual se puede observar tanto en su lenguaje

verbal como no verbal.

Con respecto a su lenguaje verbal Aura hace preguntas y comentarios que generan

reflexión, y en su comunicación no verbal su tono de voz es más alto, su postura corporal

es cercana a los consultantes y como ella la describe más suelta: “el tono de voz es algo

que me ayuda bastante, yo creo que fue uno de los primeros pasitos que di, no en la

medida de posicionarme de soy una experta y tiene que escuchar mi voz, sino desde esas

experiencias y la validez de mi estilo, de mi voz, eso también cuenta, como que la voz

ahí fue donde ayudo… antes era como más opaco como la misma postura ensimismada,

como no hay que creerle, … como lo que ella dice es mentira, falso, no va a funcionar

para nada, y después como que el tono de voz como que validaba las cosas que se

llegaban a desarrollar en la sesión fueran creíbles, que tuvieran alguna validez desde mi

perspectiva y también desde la otra persona…el tono se igualaba al tono de voz de los

otros, porque mi tono de voz antes era más bajo que el de los demás… lo que yo dijera

no era válido, no estaba bien, no estaba correcto, y las voces de los otros podían en algún

momento opacarme. (sesión 4)

Esta confianza y seguridad en sí misma está relacionada tanto con la validez que

Aura le empezó a atribuir a lo que ella pensaba y sentía donde su perspectiva podría

constituir un aporte para el consultante como con la identificación de las habilidades

acordes a su nivel de formación, que si bien han sido desarrolladas en un contexto


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 99

Profesional
relacional, fue importante que Aura las reconociera como parte de su mundo subjetivo y

de su identidad. Esto le permitió darse cuenta lo que había desarrollado en los años de

estudio, en su práctica y en otros contextos que aparentemente están desligados de su

profesión pero que contribuyen a ésta. Así pues, se empieza a transformar su idea de “no

soy capaz” a “si puedo” dejando el cuestionamiento por si tiene o no las capacidades

para asumir el rol como psicóloga, lo cual la tranquiliza y le posibilita estar más fluida en

el proceso terapéutico.

En palabras de Aura: “ha sido como muy el poder decir como que si puedo con esto,

... como lo estoy viendo ahorita es que si fue con esfuerzo porque de alguna u otra forma,

si tengo las habilidades y es confirmarme que si puedo con esto, entonces es como ya

incluso digo, soy psicóloga… poder apropiarme de todo lo que aprendido, de lo que he

hecho, de las experiencias que he tenido y un poco también tener ya una identidad como

psicóloga. Entonces, antes lo veía como algo lejano, ahora es como bueno ya, o sea no es

lejano, no es ajeno a mí, no sólo viene del conocimiento teórico, viene también de mi”

(sesión 5) “me sentí como tan que, tan relajada, tan desenvuelta... como que el hilo de la

sesión fue muy, como que si lo hubiera planeado casi, como muy estructurado y

retomaba ciertas cosas entonces fue genial yo salí como que WOW!... como yo les decía

en sesión con Amanda me sentí como una estudiante de 10 semestre que ya está a punto

de graduarse como psicóloga… entonces fue como ver la luz al final del túnel”… “me

ha ayudado como el saber que he logrado cosas y que puedo lograr más” (sesión 5)

Es así como Aura cuestiona las verdades que se había atribuido sobre sí misma

desde una visión intrapsiquica, pasando de una postura evaluativa entendida como

calificaciones que definen a las personas a una reflexiva en las que identifica sus logros,

las habilidades que ha desarrollado, las que falta por desarrollar, y lo que necesita
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 100

Profesional
fortalecer más en su rol como psicóloga, sin que esto implique una descalificación de sí

misma. En palabras de aura: “una evaluación no te está diciendo quién eres… Aura es

más grande que la evaluación, Aura no es igual a la evaluación… ahora la veo como

bueno es una parte no es el todo, más que ver la nota como tal, es pensar en las cosas que

logre, estas que me faltan, entonces cómo puedo desarrollar otras habilidades para que lo

que me falta se pueda superar… no es el todo de mi ser psicóloga o estudiante” (sesión

6).

Así pues para Aura la calificación obtenida a partir de la evaluación no define de una

manera estática y causal si una persona es buena o mala como profesional, ni puede

asociarse a una predicción frente al futuro que delimita la vida en el campo laboral:

“como antes lo veía todo desde la descalificación, si haces esto está mal, por tanto quiere

decir que no estás haciendo bien tu proceso de formación, por lo tanto quiere decir que

no eres buena, por tanto quiere decir que nunca vas a poder…” (sesión 7)

En ese sentido Aura reconoce que ser psicóloga no es un producto finalizado sino

que es un desarrollo que implica un proceso de aprendizaje, el cual tiene aciertos y

desaciertos, los cuales hacen parte de la vida humana, y más que desconocer o

descalificar los errores, éstos son una oportunidad para generar transformaciones y evitar

el estancamiento en su rol como psicóloga:

"Soy bastante reflexiva, me permito equivocarme y aprender de los errores... todavía

estoy aprendiendo, ahí voy de a poquitos... yo también soy un ser humano, me puedo

equivocar y ahí es desde mi postura como psicóloga como hago que esas equivocaciones

pasen a ser útiles... como puedo utilizarlas para mejorar" (sesión 9) "decantar, qué me

queda de esta sesión, cómo en cada relación mirar qué puedo sacar de cada cosa... algo

que si quiero hacer es ser muy reflexiva con los aprendizajes, también con las
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 101

Profesional
dificultades que he tenido... eso es lo que me permite seguir porque o si no me quedaría

estancada" (sesión 10)

La confianza que Aura fue desarrollando en sí misma como profesional a partir de

los aprendizajes logrados con los casos que ya había atendido tuvo un impacto en la

atención de casos posteriores que implicaban un reto para Aura, puesto que no eran

vistos por ella como una forma de demostrarse a sí misma que no era capaz sino como

un reconocimiento a su preparación y a la habilidades que había desarrollado en su

formación: “Muy seguramente si esta paciente me llego es porque si puedo, como que

ahora si estoy lista... como todo el terreno que he ganado con los otros dos pacientes,

como poder estar tranquila en sesión, escucharlos, generarme ese ambiente de confort en

sesión es lo que me lleva a decir si puedo”. (sesión 5)

Aura empieza a reconocer los aprendizajes que ha ido desarrollando en cada relación

y proceso que ha llevado a cabo con los consultantes, identificando habilidades y

elementos que pueden ser útiles en la atención de casos, lo cual le genera seguridad

posiblemente al darse cuenta que aunque un caso nuevo es un inicio porque cada sistema

consultante es distinto, eso no implica que ella como psicóloga tenga que empezar de

cero, pues llega a consulta con unos aprendizajes y en la relación con ellos van surgiendo

otros nuevos: “trayendo lo que he aprendido, también dándome como un poco de

seguridad. Si, con la seguridad que he adquirido a partir de las cosas que he podido

desarrollar digamos con el caso de Karen también poniéndolo en otros casos” (sesión 5)

Por otra parte el reconocimiento de Aura de su deseo de aprender y la curiosidad

frente al nuevo conocimiento hace que entre sus proyectos esté hacer una especialización

o una maestría, sin que esto invalide el proceso en el que actualmente se encuentra, como

estudiante de psicología próxima a graduarse: “ me di cuenta de esa faceta mía que la


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 102

Profesional
tenía escondida… a mí me gusta estudiar, me gusta leer mucho… tengo la ilusión de

hacer una maestría, una especialización y bueno es como ahorita nace la psicóloga pero

se sigue formando…” (Sesión 6)

En este sentido la falta de conocimiento ya no es vista por Aura como un signo de

que ella no es capaz de ejercer su rol sino que se ha convertido en una posibilidad para

seguir aprendiendo y en una oportunidad para mostrarse coherente con un valor que ha

guiado su vida que tiene que ver con la continuación de su formación: “cuando yo hablo

de aprender se me hace agua la boca… pero era algo que estaba opacado… me genera

ese hilo de gana de conocimientos… hay una parte de mí que dice ya lo estás

disfrutando, ya eres capaz.. Disfrutar desde la gana de conocimientos, de las ganas de

aprender, de las ganas de posicionarme, de validarme como psicóloga… y ya se está

dando” (sesión 6)

Actualmente Aura se percibe a sí misma en su rol profesional como psicóloga, se

siente orgullosa de sí misma y disfruta las sesiones con sus consultantes “yo ahí ya me

había sentido como una psicóloga que ya está en décimo semestre y que está a punto de

graduarse… ya he podido comprobar que todos los pacientes me siento igual… o sea ya

disfruto” (sesión 6). "Me veo como psicóloga, me quiero mucho, me siento orgullosa de

mí..." (sesión 9)

La Responsabilidad compartida en el Proceso de Atención Psicológica

Al iniciar los espacios conversacionales, para Aura la responsabilidad como

psicóloga era resolver los problemas que traían los consultantes “trataba de ser como una

parte muy activa, yo le soluciono los problemas, yo le doy la medicina” (sesión 7) lo que

generaba una complementariedad con los consultantes, ya que éstos también esperaban
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 103

Profesional
que Aura resolviera mágicamente las dificultades. Esta concepción empezó a ser

transformada y ahora Aura considera que el proceso psicológico implica una

responsabilidad tanto de ella como psicóloga como del consultante: “la responsabilidad

no pasa a ser toda mía sino pasa a ser equilibrada” (sesión 7).

La responsabilidad que Aura se atribuye a su rol como psicóloga es la de desarrollar

un proceso en el que emerjan nuevas comprensiones y soluciones a los problemas por

los cuales las personas acuden a consulta, teniendo presente que son los consultantes

quienes tienen la libertad de elegir y dar significado a las intervenciones realizadas por

ella. Así lo describe Aura: “la responsabilidad sería gestar un proceso

terapéutico…generar los procesos alrededor de la problemática (…) yo genero ese

espacio... hago las preguntas, hago las conexiones, ellos validan o no, ellos están en su

derecho de validarlas o no, ellos tienen que dar de sí para que este espacio también llegue

a la finalidad del proceso…” (sesión 7) "yo lo que hago de alguna manera es jalonar un

proceso que la persona está pidiendo...propiciar un espacio en el que yo en la posición

como terapeuta hago ciertas distinciones de la situación con la que llega el consultante,

miro las diversas posibilidades, los diferentes matices de la situación... para que las

personas puedan tomar decisiones sobre su vida" (sesión 9)

Esta co-responsabilidad hace que Aura se sienta empoderada, libre para intervenir,

alegre y con la sensación de querer estar siempre en sesión atendiendo a sus

consultantes: "relajada en el sentido en que no soy yo quien lleva toda la carga... si hay

una responsabilidad de jalonar el proceso pero no toda la carga es mía" (sesión 9).

Otra de las transformaciones en Aura se refiere a la concepción del espacio

terapéutico más allá de la aplicación de técnicas, y de la erradicación de síntomas,


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 104

Profesional
valorando el proceso, los logros alcanzados y lo que está en sus manos hacer, lo cual la

empodera y le amplía su repertorio de posibilidades de acción:

" … nunca he tenido la idea de tengo que quitarle las ataques de pánico... una cierta

parte de mi esta como un poco tranquila, si no hay éxito hay cosas que se desarrollaron,

ó sea no necesariamente tienen que ser exitoso el proceso y que la señora salga otra vez

sin ataques de pánico y que sea todo maravilloso sino viéndolo más como qué se puede

ganar, qué se puede llegar a hacer, poniendo la metáfora de meta, recorrer el camino sin

necesidad de llegar a la meta” (sesión 5)

Con respecto al cambio Aura empieza a verlo como parte de una co-responsabilidad

en la que se necesita el trabajo conjunto para que éste emerja: “tal vez estaba tratando de

dar demasiado de mi, sin tener en cuenta a los pacientes, entonces es como bueno Ud.

también da, yo también doy es como una construcción en red como van aportando los

dos” (sesión 5)

Además cuestiona sus ideas sobre el cambio como totalizante puesto que Aura se da

cuenta que sus consultantes quieren conservar aspectos de sí mismos relacionados con la

manera cómo interactúan y ven el mundo, y que les ha sido útiles en su vida: “ellos

quieren cambiar pero también hay cosas que quieren conservar…es validar a la misma

persona” (sesión 5)

La Relación Humana en la Atención Psicológica

La atención psicológica para Aura significa el encuentro del profesional y los

consultantes en el que primariamente hay una relación humana, en la que los dos son

impactados y afectados mutuamente el uno por el otro. Es así como Aura reconoce el

impacto que ha tenido en ella a nivel personal y profesional la relación con sus
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 105

Profesional
consultantes: “es como mirar ciertas cosas de él (se refiere al consultante) que también

me afectan… también eso de alguna forma también me permea a mí y no sólo en ámbito

personal sino también profesional… yo también soy un ser humano que vive ciertas

cosas…” (sesión 7)

En ese sentido Aura cuestiona el rol del psicólogo como una persona objetiva y se

muestra reflexiva frente a lo que surge en ella en el encuentro con los consultantes

haciendo distinciones entre lo que corresponde a su historia personal y lo que está

directamente relacionado con el consultante, estando atenta a sus prejuicios y al efecto

que pueden tener en la atención psicológica: "yo también soy participe ahí... estamos dos

personas en interacción, no quiere decir que yo sea una tabula raza que es objetiva... que

no tiene ningún prejuicio... sino cómo lo que yo tengo puedo manejarlo, ser reflexiva

esto es mío y qué tanto de esto también lo hace emerger la interacción con la otra

persona" (sesión 9)

Desde el impacto que Aura quiere tener en sus consultantes aspira que no sólo sea

vista como la profesional sino como la persona que también habita en su rol profesional,

y desde ahí también busca relacionarse con ellos viéndolos como personas y no como

objetos de estudio o de intervención: “me interesa mucho la parte humana de la persona,

que se sienta bien, que no se sienta en un espacio en el que inmediatamente vaya a ser

juzgada, que ellos vean a mí no la psicóloga que de entrada va a chulear, qué está

pasando?, sino que también vea la persona que hay en mí, que también es una persona

como él… donde se genere una empatía desde somos iguales…”

Para Aura es sumamente importante que su profesión como psicóloga haga parte de

su vida y no se convierta en un ente aislado de ella: “…porque creo que si voy a seguir

ejerciendo esta carrera y si me estoy formando como psicóloga, y si soy psicóloga, eso
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 106

Profesional
lo tengo que, eso hace parte de mi vida, porque si no tengo en cuenta a la otra persona,

qué estoy haciendo como psicóloga, digamos que para mí la psicología más allá de voy a

arreglar la problemática a esta persona, o voy a ayudarle, es como me relaciono con las

otras personas desde la humanidad porque si no lo hago así para qué soy psicóloga. Creo

que ese es para mí uno de los pilares de la psicología que nos hace más humanos, es más

sensible al dolor de los demás, ser más sensible a todas las emociones, no solamente

desde el dolor, si somos sensibles ante el dolor, también tenemos que ser sensibles a

otras cosas” (sesión 7)

Así pues Aura guía sus acciones en su quehacer desde una postura de cuidado por el

otro que va muy relacionada con la sensibilidad, el acogimiento de las emociones y la

creación de un contexto de cambio acorde a cada consultante y teniendo en cuenta lo que

éste puede aportar a su propio proceso. En palabras de Aura: “…el cuidado del otro sería

la guía que me ayuda a continuar con mi labor de ser psicóloga…El ser receptiva a las

emociones que las personas traen, receptiva al sufrimiento, también a las alegrías, no

solamente desde el dolor… sino también relacionarme desde la alegría que puede tener

una persona, es también validarle sus emociones… es hacer conexiones según los

procesos que se están presentando en la problemática y mirar soluciones desde la misma

persona” (sesión 7)

Lo anterior constituye para Aura la diferencia entre una conversación de amigos y

una terapéutica, ya que hay unos objetivos claros que buscan resolver una problemática y

se genera un espacio de reflexión y de intimidad: “…aquí lo que se hace es generar un

espacio de reflexión… es un espacio más íntimo que pueden hablar de temores, miedos y

situaciones que no lo van a hablar con cualquier persona y que la mayoría de mis

consultantes no hablan de esas cosas con sus amigo, o no de la misma manera. Entonces
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 107

Profesional
es un espacio diferente en ese sentido y también los consultantes vienen aquí por una

problemática que se les presenta y que les está causando daño, les está causando

sufrimiento… También vienen con el ánimo de cambiar eso que les genera sufrimiento

ya no siga pasando” (sesión 7).

Espacios conversacionales

A continuación se describen algunos elementos de los espacios conversacionales que

permitieron la transformación de los dilemas iniciales en el proceso de construcción de

identidad como terapeuta de Aura

Comprensión del marco de referencia de Aura

Comprensión de las Emociones de Aura desde su contexto.

Con el propósito de entender el significado que Aura le estaba otorgando a las

emociones que fueron expresadas por ella sobre su sentir como psicóloga en la atención

terapéutica, se hicieron preguntas tales como: "A qué te refieres con inseguridad",

"cuéntame cómo es esa confusión"

Estas preguntas permitieron comprender sus emociones desde la particularidad,

especificidad y la mirada de Aura y a la vez relacionarlas con algunas ideas y creencias

sobre las concepciones terapéuticas. Al ponerlas dentro de un contexto se cuestiona la

idea de éstas como parte de un estado interno.

Esta conexión entre emociones e ideas se hacía explicita en las preguntas y

comentarios en los que se parafraseaba lo que Aura había dicho, retomando las palabras

que ella usaba y a la vez sintetizando su relato en frases que daban cuenta de lo que había

dicho y que a la vez le permitían a Aura escucharse a sí misma. Por ejemplo, "de acuerdo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 108

Profesional
con lo que estás diciendo está inseguridad está relacionada con la idea de si lo estás

haciendo bien o lo estás haciendo mal?.

Así mismo al conversar sobre sus emociones como una entidad externa a ella, Aura

pudo observarlas y reflexionar sobre éstas. Algunas preguntas que se hicieron en la

externalización fueron: Si te pudieras imaginar y ver la confusión, cómo sería?, Qué tan

grande te imaginas esa "nube"? (la "nube" fue la manera como Aura representó la

confusión), o sea qué es mucho más grande que tú?, qué intensidad tiene ese negro?, es

un negro parejo?, como te imaginas esa "nube"?, hay algunos lados en que es menos

negro, o un poco más de gris?, la "nube" representa la confusión, qué representan los

átomos de diferentes colores?, qué hace que la "nube" de la confusión se agrande o se

achique?, en qué momentos ha estado más pequeña, recuerdas alguno en particular?, en

qué momento te sales de la "nube" (confusión)?, cuando estás con tus consultantes, quién

actúa tu Aura o la "nube"?, qué será lo que dispara la "nube" para que empiece a

agrandarse?, en qué momento la "nube" decide sabotear a Aura?, en qué momentos te

sabotea?, con tus consultantes cómo te sabotea?, cuál es el propósito de la "nube"?...

La externalización de las emociones que bloqueaban a Aura en su rol como

psicóloga, también le posibilitó hacer contacto con sus habilidades, tanto identificarlas

como potencializarlas, lo cual le generó mayor seguridad en el trabajo con sus

consultantes y favoreció la ampliación de su visión de sí misma más allá de las

dificultades. En ese sentido se retomó la "nube" que fue la forma como Aura personificó

la emoción de confusión y a partir de ese elemento la investigadora utilizó la siguiente

metáfora: "... cuando uno sale y en esta época de lluvias hay muchas nubes, son negras,

grises... cuando están las nubes no dejan ver el cielo azul... Estoy pensando y eso está
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 109

Profesional
pasando contigo, las nubes tapan el cielo que hay en Aura... Desde ahí qué será lo que

ha opacado la "nube"?, qué no deja ver de ti la "nube"?

Esta metáfora unida a la última pregunta dió paso a conversar sobre otros aspectos

que apuntaban a que Aura creara posibilidades de moverse, y hacer algo en la terapia, es

decir a sentir que podía actuar. Esto requirió que al hablar de las dificultades se hicieran

preguntas que le permitieran a Aura asumirlas de una manera propositiva, resaltando los

modos en que la participante afrontó las dificultades que se le presentaron,

contribuyendo así a la disminución del sentirse abrumada por éstas.

Algunas preguntas que guiaron la conversación fueron: Con esa idea, ha habido

momentos en que estando la "nube" tu hayas decidido hacer cosas distintas?, cuáles han

sido esos momentos?, qué hiciste ahí con la "nube"?, tú estabas despierta, ella

(refiriéndose a la nube) estaba dormida, qué hiciste para que se durmiera?, cómo hiciste

para no seguir fijada en lo que te decía la "nube"?

Comprensión de los significados que Aura atribuye a las diferentes nociones

Práctica Psicoterapéutica.

Cuando Aura se evalúo como incompetente en su rol profesional al no percibir un

cambio significativo en los procesos de atención psicológica, se le preguntó por el

significado que le había atribuido a dicha noción y a partir de sus respuestas se indagaba

más por lo que quería decir con cada una de las afirmaciones que hacía:

E: Qué es un cambio significativo?

A: ... yo me focalizo más en los cambios grandes, y no en esos pequeños cambios...

E: Cómo estás viendo el cambio?, qué tiene que suceder para que el cambio se dé?
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 110

Profesional
A: lo estoy viendo más ... en lo que yo hago como terapeuta y lo que eso produce en

la persona...

E: lo que tú haces como terapeuta, a qué te refieres?

A: A desenmarañar esas problemáticas con las que ellos vienen, y clarificarles todo,

y entonces a partir de eso que se genere un cambio en ellos.

E: es como si el cambio fuera unilateral..... Dónde aprendiste esa idea?

Este tipo de preguntas en las que no sólo se hicieron frente a la noción de cambio

sino con todos conceptos que iban apareciendo en la conversación le permitieron a Aura

darse cuenta de sus propias creencias al asumir el rol como psicóloga en los procesos de

atención psicológica, la manera cómo impactaban tanto su quehacer como la visión que

tenía de ella misma como profesional.

Así mismo, identificó y reflexionó sobre cómo estas suposiciones habían sido

construidas en diferentes contextos y relaciones, lo cual hacía que no obedecieran a una

verdad absoluta, dándose una apertura para cuestionarlas al retomar otras experiencias

que podrían ampliar dichos presupuestos.

Otras preguntas que se hicieron a este respecto fueron: Qué es intervención para ti?...

O sea que para ti intervención es que el psicólogo tiene que hacer cosas para que la

persona cambie... de dónde surge esta idea?... esa idea que mencionas de lo clínico es

algo que ha surgido en la carrera, surgió antes en tu historia, empezó a surgir con la

práctica sistémica?, si pudieras contarme las conversaciones o la parte teórica o lo que

has visto este semestre que estás en la práctica que han consolidado esta idea, cuáles

serían?, lo que estoy entendiendo es que tu interpretas de esas experiencias es que el

psicólogo o profesor hizo cosas que generaron el cambio?, cuando tú dices no hice nada,
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 111

Profesional
desde dónde estás evaluando que no hiciste nada?, cuando te refieres a humanizar la

terapia, qué quieres decir?

Estas preguntas generaron un proceso de reflexividad en la que Aura al responderlas

no sólo transmite información sino que hace nuevas conexiones pues al explicar sus

diferentes entendimientos crea otros, y empieza a hacer nuevas relaciones entre la teoría

y la práctica. Estos nuevos significados que empiezan a surgir en la conversación y la

reflexión sobre los diferentes conceptos teóricos contribuyen a que Aura se vaya

apropiando de la teoría desde el sentido que le genera a ella.

Creación de nuevos significados

Cuestionamiento de ideas desde el mismo marco de referencia de la participante

A partir de las ideas que iban surgiendo en los espacios conversacionales con Aura

acerca de sus concepciones sobre la práctica psicoterapéutica se retomaba lo que ella

había dicho identificando las incoherencias que iban apareciendo en su relato para

cuestionar sus certezas.

Por ejemplo en uno de los fragmentos de la conversación Aura asociaba el

cumplimiento de lo planificado con darse el "chulito" y cuando se le preguntó: si todo te

saliera como lo tienes planificado, eso te haría sentir que los estás haciendo bien?, ella se

mostró pensativa y respondió: "... en un primer momento, si podría como de alguna

manera satisfacer... sin embargo pues muchas veces lo que uno tiene planeado, el

contenido no es como tan valioso" (el contenido se refiere a lo planificado). En ese

sentido, aparecían dudas frente a las ideas inicialmente expuestas y, a partir de éstas se

hacían preguntas con el fin de entender los argumentos que sostenían la nueva

información que iba surgiendo, preguntando en este caso por qué no era tan valioso.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 112

Profesional
Así mismo, las preguntas buscaban entender lo que la participante expresaba con sus

afirmaciones, avanzando hacia lo no dicho por ella teniendo en cuenta lo que sí decía.

Por ejemplo cuando Aura afirma "yo misma me reprocho mucho, entonces, sale algo, y

algo está bien pero no lo veo (voz entrecortada) a pesar de que otras personas si lo ven",

lo dicho hace referencia a su patrón de reprocharse, así obtenga una evaluación positiva

de los demás frente a su quehacer, lo que implícitamente indica que ella tiene sus propios

criterios para evaluarse. Es así como la pregunta por ¿cuáles son tus criterios para

percibir que lo que estás haciendo está bien?, deja pensativa a Aura frente al tema de la

evaluación, por lo cual responde con una pausa y luego diciendo "no he pensado mucho

los criterios...". Es así como a partir de sus respuestas se generan reflexiones frente al

tema.

La pregunta también buscaba entender el proceso que llevaba a Aura al reprocharse

pero focalizando en lo que le indicaría que lo está haciendo bien, como una manera de

descentrarla del relato de lo que hace mal y a la vez con miras a romper una pauta

interaccional en la que ella buscaba el reconocimiento de los demás, aunque éste no fuera

suficiente para validarse, ayudándola a observarse a sí misma y entender lo que tenía

sentido para ella en su propia evaluación.

Así mismo la investigadora tuvo presente el relato de la participante para cuestionar

las ideas que parecían contradictorias y que de alguna manera se salían del marco lógico

que ésta había construido para dar sentido a lo que le estaba sucediendo:

A: ... es más mi necesidad de que las personas me digan como ya todo cambió.

E: Pero es una necesidad que cuando aparece no la crees.

A: No sé.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 113

Profesional
E: Tú dices que estás esperando a que las personas te digan si cambiamos, pero

cuando te lo dicen no lo crees.

Esto permitió que Aura transformar la pauta en la que buscaba que otros la

reconocieran y se centrara más en lo que pensaba de ella misma, dándose cuenta que ella

es quien deslegitima lo hace. En ese sentido, cuando Aura asumía una postura en la que

se describía a sí misma desde unas características individuales negativas, las preguntas

de la investigadora tenían el propósito de cuestionar dicha visión, haciendo hincapié en

los significados, supuestos e ideas construidas que mantenían la descalificación, a partir

del relato de la participante:

A: Yo no creo lo que yo hago, yo creo que lo que hago no tiene validez, ninguna

valoración, creo que no soy capaz, (Voz entrecortada)

E: No eres capaz de qué?

A: De hacer las cosas bien, o simplemente de hacer algo (Voz entrecortada), yo no

valoro las cosas que hago en general... aunque hay algo, yo siempre como que lo

menosprecio, como si hubo esto pero fue muy pequeño, entonces no es suficiente, entonces

no estás haciendo nada, entonces no sirves, me manejo desde la utilidad que tengo yo, no

estoy rindiendo lo suficiente, entonces no sirve

E: Cómo defines esa utilidad, la utilidad con respecto a qué?

A: Mmm con respecto a lo que soy para lo que soy útil, para lo que si sirvo, para lo

que puedo hacer... a pesar de que algunos aspectos hay retroalimentación y me va bien en

los trabajos, yo digo eso fue de suerte, me levante un día lucida, y paso de suerte que me

fuera bien

E: Estás diciendo varias cosas, uno como si estuviera la idea del bien y el mal, como

si te movieras desde ahí y como si todo el tiempo te estuvieras evaluando desde el bien y el
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 114

Profesional
mal... y en esa idea del bien y el mal, lo que entiendo es que así te evalúen bien, que es lo

que tú quieres, pasa que o no lo crees o crees que se dio por algo al azar, no por algo que

hayas hecho... cuando haces las cosas mal, desde lo que tú crees que está mal sientes que es

responsabilidad tuya... pero cuando lo haces bien.... no es responsabilidad tuya, ni fue porque

tú hiciste las cosas, sino fue por otros, por el destino...

En este último comentario la frase cuando tú crees que está mal, cuestiona las ideas

sobre el bien y el mal como algo objetivo y se introduce la idea de que éstos calificativos

dependen de ella.

Otra manera de cuestionar algunas ideas que influían para que Aura redujera sus

posibilidades de acción en la atención psicológica era retomar lo que ella expresaba a

través de una metáfora que ilustrara la magnitud de lo que la participante estaba diciendo

con el propósito de posibilitar la reflexión y transformación de las ideas planteadas

inicialmente por Aura, a otras que le dieran mayor maniobra terapéutica:

E: Con esto que estás diciendo, yo lo veo, tú me dices si sí o sino, y es la idea que el

paciente va o el consultante va con el problema, y más o menos como si uno se imagina

el problema como una cajita, va y se la deja allá al psicólogo y el psicólogo tiene que

hacer algo con esa cajita, para que cuando la devuelva ya no sea una cajita con

problemas sino una cajita con otras cosas.

A: mm si

E: si?

A: si, mmm mas o menos

E: o cómo los ves, si pudieras graficarlo en un ejemplo, cuando tú dices que el

psicólogo está para solucionar los problemas


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 115

Profesional
A: No tanto para solucionarlos sino también para guiar en esa solución de los

problemas, yo, ehh, ahorita como que se me están moviendo muchas ideas de qué es la

psicología y que es ser psicólogo...

El anterior fragmento también muestra como las intervenciones de la investigadora

explicitan sus propias interpretaciones a partir de lo que la participante está expresando,

dejando abierta la opción de que ella muestre su desacuerdo o aclare sus entendimientos.

La introducción de nuevas ideas buscaba ampliar la mirada y construir nuevos

significados a partir de la ideas de la participante y de la investigadora con el propósito

de posibilitar la reflexión sobre las ideas y no como una forma de convencer a Aura para

que se adhiriera a lo planteado:

A: Desde ahí digo yo no hice nada...

E: Yo tengo la idea que es imposible no hacer nada, creo que siempre estamos

haciendo cosas. Desde esta idea creo que hiciste cosas... otra cosa es la valoración que le

das a lo que haces... cuando tú dices la escuché no más y le dices qué vas a hacer ahí, lo

valoras como eso no es nada.

A: si

E: Qué nombre le pondrías?, esto fué...

A: No fue interventivo

E: Creo que es imposible no intervenir... pero también creo que hay distintas maneras

de intervenir

Así mismo a partir de las concepciones que Aura había ido creando sobre la práctica

psicoterapéutica y la conexión que hacía con la relación psicólogo - consultante, se

hacían preguntas que permitían cuestionar las posturas rígidas que aunque en un

momento dado le daban movilidad podrían dependiendo del caso limitar su maniobra
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 116

Profesional
terapéutica: Desde cómo estás viendo tú la terapia, lo que estoy entendiendo es que no es

posible ser directivo?... Con lo que estás diciendo es poder mostrarse directivo no desde

la verdad, sino como una posibilidad donde el otro puede elegir, desde ahí cómo sería la

relación horizontal?, siempre tiene que haber una relación horizontal?, cómo lo ves tú?

Retomando las interpretaciones de la investigadora sobre lo que entendía de la forma

en que Aura nombraba la relación terapéutica, las cuales no daban cuenta de las nuevas

comprensiones que ella estaba haciendo, se invitó a Aura a utilizar un lenguaje distinto

que diera cuenta de dichos entendimientos: Cómo podrías ponerle un nombre distinto a

una relación horizontal, porque digamos que la relación horizontal a mi me lleva a pensar

que siempre es igual, pero lo que entiendo es que tú la ves con fluctuaciones, es decir

contemplas la posibilidad de mostrarte directiva dependiendo de la situación, desde ahí

cuál sería el nombre que se ajustaría más a eso que estas queriendo decir?

Identificación de experiencias que permiten ampliar y crear nuevos significados

Al indagar sobre los contextos en los que han sido construidas algunos presupuestos

que limitan la maniobra de la psicóloga en formación surgen experiencias que

constituyen aperturas para ampliar y crear nuevos significados frente a la misma

temática.

A: ... en la práctica social... el progreso que yo vi en la paciente que yo tenía fue

brutal y siendo que yo sentí que no hice nada

E:... Teniendo en cuenta esa experiencia, cómo podrías definir el cambio, qué

explicaciones te das o qué comprensiones tienes sobre el cambio, qué paso ahí para que

se generara el cambio.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 117

Profesional
Estas preguntas implicaron ignorar por un momento la afirmación "yo sentí que no

hice nada" y puntuar en la visión del cambio que podría surgir al retomar el evento

mencionado. Al indagar sobre esta experiencia Aura identificó algunas de sus

actuaciones y de las de sus consultantes que pudieron influir en el cambio y, a la vez

empezó a cuestionar su idea que el cambio de los consultantes depende sólo del

psicólogo:

"yo solamente sentí que la escuché y comprendí la situación por la que está pasando,

pero también le cuestioné qué quería hacer ella para que no siguiera pasando esto... yo

nunca le dije tienes que cambiar... y ella un día me dijo... ya estoy haciendo esto..."

Teniendo en cuenta que inicialmente para Aura era importante que ella como

psicóloga tuviera total claridad sobre las situaciones que los consultantes traían a

consulta para que el cambio emergiera, se retomó la experiencia anterior donde hubo un

cambio y se le preguntó: Ahí tuviste claridad sobre lo que estaba pasando con ella?. Este

cuestionamiento constituyó una de forma introducir dudas sobre dicha idea, lo que

posiblemente influyó para que se crearan movimientos hacia otra forma de entender el

cambio y el rol del psicólogo frente a éste. A partir de sus respuestas se iba agregando

nueva información con el fin de generar nuevos significados:

E: ... lo que entiendo es que ibas de la mano con ella, como que tus entendimientos

partían de lo que ella iba diciendo,...

A: ... era comprender sobre cómo se estaba manejando ella

E: De dónde surge la necesidad tuya, ahora, porque entiendo que en esa época no

estaba, ... de dirigir hacia dónde va el cambio?

Esta última pregunta retomo nuevamente el marco lógico de la participante e

introdujo la noción de tiempo (antes y después) con el propósito de hacer evidente la


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 118

Profesional
transformación que había tenido sus creencias sobre el cambio, haciendo evidente que

éstas no son estáticas.

Casi que de forma simultánea se trajeron experiencias en las que Aura reconoció los

logros que alcanzó desde su rol como psicóloga, las cuales permitieron a su vez

cuestionar ideas que la participante había creado sobre sí misma como profesional:

A: no hay preocupación por como lo estoy haciendo, sino la conexión que tengo con

los pacientes.

E: Qué es esa conexión, cómo te das cuenta que hay esa conexión?

A: ... como lo corporal, por mi parte estoy más relajada en el cuerpo... no me siento

tan tensa, y siento que estoy comprendiendo lo que trae el paciente.

Lo anterior muestra la postura autoreflexiva de la estudiante en la que a partir de las

preguntas de la investigadora hace evidente el proceso por el cual ha llegado a nuevas

conclusiones y comprensiones sobre lo que está pasando con ella en la terapia,

identificando cómo esas ideas se ven en su práctica psicoterapéutica.

Igualmente al escuchar los relatos de Aura se identificaron las comprensiones y

acciones que la participante había desarrollado con el propósito de conectarlos con

presupuestos del enfoque sistémico de una manera explícita, dando relevancia a lo que

desde la postura de Aura era irrelevante al pensar que no tenía un sustento teórico:

"cuando tú escuchas y comprendes lo que ellos dicen, eso también hace parte de la teoría

de hacer terapia sistémica".

Por otra parte, a partir de la experiencia de Aura como actriz de teatro en la que ella

refirió que a pesar de que hay un libreto, el personaje depende de quién lo represente: "si yo

hago un personaje obviamente otra persona va a ser el mismo personaje pero totalmente

diferente, se va a mover diferente...", se buscó entender cómo funciona el teatro para


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 119

Profesional
identificar los elementos que podían ser útiles en el contexto psicoterapéutico: Cómo es eso

en el teatro de dar algo de sí?, me llama la atención lo que estás diciendo porque uno en la

vida juega diferentes roles, uno de ellos es ser psicólogo, y con eso que estás diciendo qué de

tu estilo has puesto en tu rol como psicóloga?

Es así como se empezó a validar tanto el estilo personal en el rol del psicólogo como

el uso de vivencias cotidianas, preguntas, comentarios e intervenciones que surgían en la

conversación que podían que no estar relacionados con la técnica pero que facilitaban la

movilización de los consultantes.

Una intervención que a Aura le ayudó a descentrarse de la técnica fue reconocer que

los consultantes no están evaluando si está haciendo la pregunta circular o reflexiva, ya que

para ellos pregunta es pregunta y la diferencia radica en si tiene sentido o no para ellos.

Usando los personajes en los que Aura había actuado como villana en el teatro y el

efecto de desaprobación que se busca en el público frente a la representación dicho papel, se

dio paso a cuestionar la pauta en la que Aura desde el rol de psicóloga buscaba agradar a sus

consultantes y evitaba cualquier incomodidad que pudiera surgir en ellos, lo cual limitaba su

libertad terapéutica, resaltando que en terapia no hay buenos, ni malos, pero si hay

momentos de tensión, dolor e incomodidad que hacen parte de la movilización del

consultante y que no tienen relación con ser buen o mal profesional.

A este respecto se hizo una distinción entre el cuidado hacia los consultantes que

implica definir cuál es la intervención más útil y en qué momento hacerla, y el cuidado hacia

sí mismo mostrando complacencia por temor a una "mala" evaluación.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 120

Profesional
Identificación de Habilidades desarrolladas en la Participante

Aura trivializaba algunas habilidades que había desarrollado, por lo cual se les dio

espacio y tiempo en la conversación para comprenderlas y de esta manera entender la

postura de la participante frente a éstas. Esto tuvo un impacto positivo, pues influyó para que

Aura reconociera lo que sí sabía y lo que si había logrado en su proceso de formación; y así

partir de sus conocimientos y habilidades para avanzar a terrenos en los que podría

desarrollar otras habilidades.

E: Para comprender qué necesitas?

A: escuchar?

E: Escuchar es una habilidad?

A: si

E: Qué tanto valoras tu el escuchar?

A: ... como que no lo he valorado mucho este semestre.... ahorita como que no estoy

escuchando... no lo escucho realmente y por eso no estoy mirando las necesidades que ellos

tienen por lo mismo no los estoy escuchando.

E: Escuchar implica ver las necesidades del otro?

A:... escuchar estaría entre ver las necesidades y comprender la dinámica que esté

pasando

E: Comprender desde dónde?

A: Desde la misma voz del paciente.....

En este sentido escuchar que era una habilidad cotidiana que Aura sabía hacer, se usó

y se logró pasar al contexto profesional como parte de la postura del terapeuta, haciendo

hincapié en discriminar la escucha como algo cotidiano, y la escucha con fines terapéuticos.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 121

Profesional
Igualmente se dió paso a identificar los logros y las habilidades que Aura había

desarrollado tanto en su formación como a través de experiencias cotidianas que

potencializaban su actuar como psicóloga. En ese sentido, ante las dificultades que refería

Aura, luego de escucharlas y validarlas, se hacían preguntas que la ayudaran a descentrarse

de dicho relato (focalizado en las dificultades) hacia uno que le diera mayores posibilidades

en su actuar. Por ejemplo: Lo que te entiendo es que la confusión te está haciendo la

revancha recordándote que tú no puedes y evaluándote por lo que no hiciste, cómo le puedes

responder desde las habilidades que has desarrollado y lo que si has logrado?

Otra forma de hacerlo fue poniendo a Aura en un rol de experta de sus experiencias y

de la forma de afrontar positivamente las dificultades con el propósito de que sus vivencias

pudieran ser útiles a otras personas que estuvieran pasando por una situación similar. Es así

como se le preguntó: Si pudieras darle un consejo a alguien que estuviera viviendo la misma

situación tuya, qué consejo le darías acerca de cuáles fueron las estrategias que tu utilizaste

para afrontar la confusión?

La respuesta a esta pregunta también le posibilitó a Aura reconocer el proceso de

aprendizaje en el que se encontraba, lo cual le dio la apertura y el permiso a equivocarse y a

la vez a disfrutar lo que estaba haciendo, sin poner su atención en tener que hacerlo bien y

de una manera perfecta. Esto le permitió estar más abierta a las retroalimentaciones de sus

docentes, compañeros y consultantes viéndolas como una forma seguir aprendiendo y no

asumiéndolas como una forma de evaluación y de descalificación de su rol profesional.

Para que las habilidades que había desarrollado Aura no se quedarán en una listado

sino que tuvieran más fuerza, se generó la reflexión acerca de lo que significaban cada una

de ellas para Aura y lo que aportaban a su rol como psicóloga y por ende a los procesos

psicoterapéuticos. Es así como en varias sesiones surgió la habilidad de escuchar, por lo


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 122

Profesional
cual se hicieron preguntas como: el escuchar ha salido muchas veces en las últimas sesiones

como algo importante en la atención psicológica, cómo se convierte el escuchar en

importante, desde cuándo, cómo, dónde?, cuáles dirían esos pasos que te permitieron llegar a

escuchar al otro.

Utilizando y transfiriendo la experiencia que ella había tenido como actriz de teatro,

lo cual tenía sentido para ella y era en lo que se sentía competente, al contexto

psicoterapéutico se identificaron los elementos que hacen posible una obra de teatro y lo que

cada uno de éstos representaba. Por ejemplo, el escenario que hacía las veces de tarima,

Aura lo asociaba con las habilidades que había estado desarrollado. En cuanto al libreto,

Aura identificó los presupuestos del enfoque, los elementos teóricos y metodológicos que le

ayudaban a asumir su rol como psicóloga y los entendimientos que ella tenía sobre éstos,

conectándolo con habilidades desarrolladas. Por ejemplo cuando mencionó la utilidad de

hacer conexiones para favorecer la comprensión relacional, se le preguntó por lo que le

permitió hacer las conexiones y a medida que surgían nuevos elementos se indagaba sobre

estos.

A medida que la conversación iba avanzando se le iban incluyendo más elementos al

libreto de acuerdo a las respuestas de Aura: "desde lo que estás diciendo, entonces le

pondrías al libreto la utilidad de creerle al otro para poder escucharlo?"

Cuando Aura manifestó que le incluiría al libreto la postura del profesional, se

preguntó hasta por lo que aparentemente era obvio como el tono de voz, y los cambios que

habían habido en éste a medida que se iba posicionando. También se introdujeron nuevos

elementos como la habilidad de la improvisación (término que se usa en el teatro) que en el

contexto psicoterapéutico tiene que ver con el mostrarse espontáneo y dejarse guiar por lo

que va apareciendo en las consultas.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 123

Profesional
En este sentido, el libreto en el contexto psicoterapéutico está relacionado con un

marco desde el cual el psicólogo puede moverse, aunque no haya certidumbres sobre el

contenido, pero sí presupuestos y herramientas que son útiles para afrontar la incertidumbre

que implica no saber qué van a traer los consultantes a sesión y qué surge en consulta. Esta

conexión fue muy útil para Aura, ya que le permitió sentirse empoderada y tranquila al

reconocer los saberes y las habilidades que le posibilitan dirigir los procesos de atención

psicológica a pesar de no tener claro el contenido que va a surgir en la sesión.

Mostrar y ahondar en los cambios alcanzados por Aura en su rol como psicóloga

De acuerdo a lo que estaba siendo importante para Aura, las preguntas y comentarios

buscaban que ella condensara los cambios en frases que dieran cuenta de éstos y que le

ayudaran a temerlos más presentes. Esto implicó hacer comentarios en los que se le mostrará

a Aura los diferentes cambios que había alcanzado, los cuales estaban conectados con

nuevos significados que había construido sobre la práctica psicoterapéutica y que le daba

mayor movilidad en su rol como psicóloga. Esto se puede ver en el siguiente fragmento:

E: ... tú hablabas en una sesión de lo importante que era para ti el ser humano, y creo

que también es parte de cómo integras lo personal con lo profesional, como Aura la

psicóloga. Si tú pudieras Aura como construir un lema o una frase o algo que te ayude a

tener presente para continuar con estos cambios y que guíen tu rol profesional, cuál sería?

A: mmm, no sé, estoy pensando en algo que muestre la ambigüedad que hace el ser

humano, si bien en un momento podemos estar bien, en otros se puede estar mal, como esos

diferentes matices...

E: Mirar la ambigüedad, los diferentes matices. También has dicho en las otras

sesiones el tema del ser humano, que tú no asumes la responsabilidad del otro sino que
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 124

Profesional
asumes lo que te corresponde en el espacio terapéutico, también está el valor del cuestionar,

ahora cuestionas las verdades, no hay un deber ser sino que es lo útil para la persona, está el

tema de la empatía. Si miras todo esto, qué le agregarías a ese lema que estas pensando, cuál

sería una frase que te inspiraría?

A: mmm, estaba pensando en una, como las vicisitudes de la vida constituyen, se me

fue.

E: piensa en tu rol profesional como psicóloga y en todo lo que has hecho y lo que

para ti es importante, y desde ahí cuál sería una frase que guiaría tus acciones que vas hacer

de aquí en adelante.

La construcción de la frase también favoreció la ampliación de los temas de

conversación a partir de lo que Aura iba diciendo, ya que a medida que la investigadora iba

preguntando por lo que Aura quería decir con cada palabra y con la misma frase, Aura iba

haciendo en un proceso reflexivo en el que agregaba nuevos elementos que para ella tenían

sentido, que guiaban su quehacer en su rol como psicóloga y a la vez ampliaban sus

significados sobre su identidad profesional. Algunas preguntas en las que se retomó la

respuesta de Aura fueron: Lo que te entiendo es que un lema para ti sería: Los aprendizajes

te llevan a la búsqueda del profesional que quieres ser, cuál es ese profesional que quieres

ser?; desde lo que ya has construido, cuál es el profesional que quieres ser?; cuando tú dices

los aprendizajes te permiten la búsqueda del profesional que quieres ser, ese lema con estas

ideas que tienes tu sobre lo que quieres ser, qué implicaciones tiene en la práctica?; en la

práctica terapéutica a qué acciones te invita este lema? A qué te inspira?; este lema con los

dos consultantes que tienes a qué nuevas acciones o ideas te invita?, Eso qué impacto tiene

en tu identidad como psicóloga, qué te permite o qué te limita?; Eso que dices es con

respecto a los demás, como no encasillarlos, sino ser más flexible y mirar qué otras cosas de
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 125

Profesional
los demás de lo que tú crees que son pueden ser y con respecto a ti, a la forma como tú te

ves?; cuando tú hablas de aprendizaje, a qué te refieres con aprendizaje?

Cuando Aura iba diciendo lo que para ella tenía sentido, la investigadora hacía

énfasis en los cambios que se observaban en Aura trayendo sus anteriores formas de pensar,

con el propósito de hacer evidente la transformación que ella estaba teniendo en su rol como

psicóloga: " hay algo ahí que me llama la atención en lo que estás diciendo y es como tú

eliges entre las posibilidades, que es distinto a lo que hablábamos alguna vez en la que tu

percibías que te tocaba o como tenías que ajustarte y eso ya implica un cambio porque estás

reconociendo que tú tienes la capacidad de elegir".

Al referirse Aura a sus nuevas percepciones acerca de cómo estaba viendo a sus

consultantes, se hacían preguntas en las que se retomaban dichas percepciones no sólo como

una forma de entender a los demás sino de comprenderse a sí misma. Por ejemplo: "Tú dices

que no estás encasillando a las personas, me estoy preguntando si eso implica que tú no te

encasilles?... es decir que ahorita no te estás clasificando?". Esto permitió que el enfoque

sistémico no sólo fuera una herramienta para comprender e intervenir con los consultantes

sino una forma de ver el mundo, en el cual se incluye Aura, favoreciendo así la apropiación

de la teoría.

Así mismo los cambios en el proceso de Aura no sólo se retomaban desde las

comprensiones y acciones, sino también desde sus emociones: Si miramos todo este proceso

cómo te sientes emocionalmente, te pregunto emocionalmente porque yo te recuerdo en las

primeras sesiones que había mucho miedo, incertidumbre, tristeza, dolor; hoy

emocionalmente cómo estás?, Lo que entiendo es que ahora estas lágrimas son de alegría, de

tranquilidad, de darte el permiso de experimentar, de tener otras oportunidades, de vivir.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 126

Profesional
También se retomaron experiencias puntuales con los consultantes que dieran cuenta

de la transformación de Aura: Si lo miramos desde psicóloga, cómo te has permitiendo vivir

como psicóloga o cómo te das cuenta que estás viviendo como psicóloga?, en sesión con los

consultantes cómo se ve?.

Por otra parte, la investigadora agregaba nuevos elementos a los cambios descritos

por Aura teniendo en cuenta lo que ella decía, ampliando su significado a partir de

comentarios que tenían el efecto en la participante de darse cuenta de aspectos que no habían

sido contemplados por ella. Esto hacía que en sus respuesta inicialmente manifestara "no me

había dado cuenta" para luego narrar experiencias que iban acordes con el nuevo

planteamientos, lo cual tenía el impacto de consolidar los cambios. Algunos de los ejemplos

de los comentarios de la investigadora fueron: "mira que cuando tú dices que te das el

permiso de ser más participativa y de darle voz a tus reflexiones, pienso si ahora estás

legitimando tu voz, como que le estas dando validez, sientes que esa voz y lo que estas

pensando es importante, puede aportar"... "Lo que estoy entendiendo es que ahorita están

integradas las dos voces, no son dos cosas distintas, puedes ser profesional siendo persona y

ser persona siendo profesional"... "Lo que te estoy entendiendo es que si te cambias el

sombrero porque implica un rol distinto pero no tienes que dejar fuera del consultorio tu ser

persona, es decir tu estilo"

Participante 2: Darío

Dilemas

A continuación se describen los dilemas que estaba viviendo Darío a partir de su

práctica psicoterapéutica.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 127

Profesional
Responsabilidad Total frente al Cambio del consultante y Evaluación de su quehacer

terapéutico de acuerdo a los Resultados

Darío se atribuía la responsabilidad total frente a los cambios del sistema consultante,

teniendo en cuenta que estaba recibiendo un pago por sus servicios, lo que lo llevaba a

focalizarse en las herramientas que le permitieran lograr dicho objetivo:

“…yo no puedo salir de terapia y decir es que esto no está andando porque él no

quiere, para mí eso es como que no me suena tan coherente a pesar de que de pronto

desde la teoría sepa que eso es posible que pase y si pienso que debería saber

manejarlo…al que le están pagando de alguna forma es a mí. Si debería tener alguna

herramienta para que el consultante se pueda mover más de lo que se está moviendo… a

veces tiendo a darme más responsabilidad de la que debo…” (sesión 1)

En ese sentido, es posible que la teoría para Darío se hubiera convertido en una

herramienta que usaba con el propósito de lograr cambios unilaterales y rápidos en sus

consultantes, como si pudiera influenciarlos de una manera causal con la finalidad de

mostrar resultados: “aparece esa idea de que tengo que ser de una manera determinada,

aparece esa idea de verdad del terapeuta que tiene que cambiar vidas en dos sesiones...

evalúo es el resultado, no el proceso… no miro cómo lo hice, sino qué paso, si conseguí

la respuesta que quería…” (sesión 3)

El propósito de Darío de obtener resultados de forma rápida también estaba

relacionado con un temor frente a la deserción de sus consultantes teniendo en cuenta

que en su experiencia como terapeuta no había cerrado un caso por cumplimiento de

objetivos: “Pienso que algo que a mí me afana… es la deserción, y cuando siento o

cuando se me ocurre que un paciente puede no estar avanzando, entonces se me ocurre

que seguramente va a desertar porque no está viendo progreso…. Lo que mueve a


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 128

Profesional
moverla es la creencia de que si no la muevo rápido, entonces va a decir eso no me está

sirviendo… me asusta la deserción... realmente yo no he cerrado un caso"(Sesión 2)

Esta postura de Darío de centrarse en los resultados se afianzaba cuando atribuía el

éxito de los procesos terapéuticos, que aparecían en los artículos y libros, únicamente al

terapeuta, influyendo esto en su práctica clínica pues queriendo ser exitoso se

responsabilizaba de la vida de los consultantes, aunque teóricamente tenía eco la idea de

que el consultante era el experto de su vida:

“Deseos seguramente, supongo que tiene mucho que ver con los casos que uno lee,

que ahh, tiene que ver con eso… con el ser exitoso… (Sesión 3). “Yo por eso estoy de

acuerdo en cuanto a que el consultante es experto de su vida y todo esto pero de alguna

forma yo si debo ser experto del lenguaje, de la terapia, de la utilización de las técnicas,

de unas cosas que deben ser útiles y ese sentido pienso que eso me da más

responsabilidad… y ahí me puedo atribuir o que me debo atribuir más responsabilidad”

(sesión 1)

De esta manera Darío definía su papel como terapeuta como un “incentivador de

acciones” (sesión 2), focalizándose en las intervenciones que pudieran provocar cambios

en los consultantes. El cambio para Darío significaba una ruptura en la vida de los

consultantes en el que la terapia constituía un hito que dividía la vida en dos: antes de la

terapia y después de la terapia, generándose cambios radicales en la totalidad de la vida

de la persona a causa de la intervención del profesional, lo que influía para que Darío

descalificara los cambios que iban emergiendo en el encuentro terapéutico, ya que no

cambiaban por completo la vida de la persona:

“… tal vez yo no he tenido hasta ahora un caso en el yo diga realmente con esa

persona hubo un rompimiento en su vida, porque yo voy en los procesos y chévere salió
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 129

Profesional
algo bueno acá, pero tal vez yo no he tenido una experiencia en la que yo diga realmente

a esa persona le ayude mas allá… o sea que hubo realmente un rompimiento de éstos

que leo un libro...” (sesión 1). “Hay una creencia en algún nivel de mi… que si una

persona viene hecha mierda a terapia, el terapeuta debería transformar radicalmente esa

vida… me encantaría” (sesión 2).

Cuando Darío reflexionaba en la post sesión sobre la consulta realizada y llegaba a la

conclusión que había un estancamiento en el proceso, pues el sistema consultante no

había obtenido nada nuevo durante la sesión terapéutica, empezaba a sentirse frustrado,

desmotivado y con cuestionamientos frente a la utilidad de la terapia, a su rol como

terapeuta y a la competencia profesional, generándose en él un estancamiento frente al

proceso.

En palabras de Darío: “Dudas en cuanto al rol, dudas en cuanto a si yo le quiero

dedicar como mi vida al tema de la terapia, como si me quiero enfocar mucho en el tema,

dudas en cuanto, hay días que digo esta vaina si sirve?, la terapia si sirve?, dudas en

cuanto a mí como terapeuta… hay días como que digo como que los procesos no se

mueven… me siento como si estuviera como en un lodo, como que no se mueve como

que la persona está ahí atascada y como que yo me atasco igual, como frustración… son

cuestionamientos que si me desmotivan, entonces ahí es cuando, por eso digo en la

consulta no es que me paralicen ni nada, en cambio los posteriores digamos si son como

muy paralizantes un poco, pues como la duda de si sigo o no sigo... “Ummm. Dudas,

como le puedo llamar a eso, como una frustración…a si soy bueno o no (voz baja), ...”

(sesión 1)

Estos cuestionamientos constantes en Darío estaban acompañados de reproches y de

descalificación hacia sí mismo por tener las dudas descritas anteriormente, lo cual no le
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 130

Profesional
aportaban nuevas miradas y posibilidades de acción: “lo que pienso es que me paraliza

mucho en cuanto a hacer un cuestionamiento que yo pienso que no debería estar

haciéndome” (sesión 1)

Su definición como buen o mal terapeuta era dado por la utilización correcta de la

técnica: “…es como pensar en la terapia como campo de acción, como práctica, como

utilidad para el consultante… pero también entra lo evaluativo que tiene que ver

conmigo específicamente, de decir sí soy bueno, si yo estoy utilizando bien la técnica”

(sesión 1) y por la ayuda que le pudiera brindar al consultante para que éste saliera con

algo distinto de la sesión con respecto a cómo llegó. La forma cómo lo hacía era

centrando su mirada en los resultados obtenidos: “ser útil, que venga un consultante y

realmente saque algo…Yo soy como muy práctico con esas cosas, lo mido muchos en

resultados” (sesión 1).

Ante la ausencia del cambio esperado por Darío como terapeuta, él se movía desde

dos disyuntivas en la sesión con sus consultantes, se mostraba confrontador con el

propósito de provocar el cambio o propiciaba un espacio en el que las personas pudieran

hacer “catarsis” asumiendo una actitud de escucha “pasiva” de sus relatos. Estas dos

acciones estaban relacionadas con la impotencia que sentía Darío al no lograr el cambio,

relacionándolo con la falta de herramientas para el abordaje del caso:

“…he enfocado mucho el trabajo en acciones y en ver qué pasa con ella en su actuar

…lo que hago es volverme confrontativo, pero también a ratos ya me aburro ser tan

confrontativo como que es una cosa o la otra o es pura catarsis y hábleme y acepto todo

lo que está pasando o me vuelvo muy confrontativo, me muevo entre esos dos y me

quedo sin herramientas.” (sesión 2) “yo creo que estaba muy enganchado con el motivo

de consulta, le estaba dando muchas vueltas ahí” (sesión 6)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 131

Profesional
Esta escucha “pasiva” la asociaba con una sensación de despreocupación por la

consultante al percibir que no había cambios en ella, aunque la pregunta constante que se

hacía: qué más hago? mostraba una preocupación frente al caso.

Esto implicaba que cuando Darío se quedaba sin herramientas para intervenir o no

sabía cómo hacerlo, terminaba viendo lo mismo que sus consultantes y por ende había un

estancamiento en el proceso terapéutico, a pesar de sus intentos por buscar en la teoría

nuevos elementos de intervención.

Esto lo llevó a que en las clases y en la supervisión estuviera atento a las

herramientas prácticas que le permitieran ampliar las alternativas y las posibilidades de

actuación frente a los consultantes haciéndose la pregunta: Qué puedo hacer diferente? y

asumiendo una orientación moderna con respecto a la comprensión del problema y en el

diseño de métodos para llegar al resultado esperado:

“… Esta como esa pregunta de bueno cuál es el problema, qué es lo que está pasando

o sea qué es bueno utilizar acá, qué me puede servir, O bueno de pronto esta pregunta no

viene bien acá” (sesión 1) “Yo creo que tengo una lectura suficientemente amplia de lo

que está pasando con ella, obviamente estoy seguro que hay cosas que me falta entender,

pero tal vez es eso lo que me hace sentir incómodo, como que siento que tengo una

lectura amplia, he utilizado las estrategias, he hecho una cosa y otra que se me ha

ocurrido, y no ha resultado mucho” (sesión 4)

Así mismo en Darío había un deseo en satisfacer lo que esperaba el consultante frente

al proceso terapéutico “… como que me gustaría satisfacer todo lo que él quiere, a pesar

de que muchas veces puede querer cosas que no están en mis manos, que realmente no

puedo hacer…” (sesión 3), lo cual hacía que se centrara en los motivos de consultas que
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 132

Profesional
se convertían en pedidos concretos y al dirigir su atención sólo a éstos, se limitaban sus

comprensiones y posibilidades de acción.

Esta idea de satisfacer a los consultantes aunque sus pedidos no estuvieran en las

manos del terapeuta tenía relación con una pauta relacional de Darío frente a sus

consultantes en la que buscaba el reconocimiento de éstos para que le dieran su estatus

como terapeuta y esto incrementaba sus niveles de exigencia en su rol, su necesidad de

mostrar cambios rápidos en el proceso, y la frustración al no conseguirlo:“era lo

mismo… que el consultante me pusiera el 5.0… buscaba la aprobación de los otros…”

(sesión 5)

Esto influía para que Darío sintiera temor de evaluar el proceso terapéutico con una

de las consultantes en las que percibía que había un estancamiento en éste: “tal vez

miedo a que me diga que no ha pasado nada” (sesión 2). Este temor está relacionado con

la atribución total de la responsabilidad que Darío asumía frente a los cambios en la vida

de los consultantes.

El Terapeuta basado en lo teórico Vs la experiencia personal del terapeuta

Para Darío había una desarticulación entre el ser terapeuta y la experiencia personal

del terapeuta, relacionando el primero únicamente con la teoría y con las técnicas,

mientras que el segundo tenía que ver con su estilo personal al hacer terapia y con sus

percepciones, experiencias y sensaciones que emergían en el encuentro terapéutico:

“como que hay una voz del Darío terapeuta, y una voz del Darío persona que es el abarca

el resto de las áreas…me gustaría integrar esas dos cosas... porque creo que estoy

poniendo un poco al terapeuta a un lado, y al otro al otro lado, raro eso?, realmente

debería ser el terapeuta integral… tal vez cuando lo pongo en términos de terapeuta,
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 133

Profesional
estoy pensando en el terapeuta teórico, y esa voz no, es una voz más desde lo intuitivo,

desde lo empírico, digamos (refiriéndose a su voz desde su experiencia personal).”

(sesión 3).

Esta separación entre el terapeuta teórico y la experiencia personal del terapeuta

estaba conectada con una necesidad de responder al contexto de formación, en el que

desde su percepción, sus pensamientos, emociones y acciones siempre deberían ir

sustentadas con un marco teórico y su práctica clínica mediada por la aplicación de las

técnicas, lo cual daba cuenta de su proceso de aprendizaje.

En ese sentido, Darío vivenciaba un temor de ser cuestionado si usaba la experiencia

personal que emergía del encuentro terapéutico que no necesariamente tenía relación con

la parte teórica, y si tenía un estilo de conversación en el que la técnica no predominaba.

Cuando esto sucedía se preguntaba por “¿qué dirían los técnicos?”, descalificando sus

actuaciones por no estar acordes con lo aprendido en clase y perdiendo de vista la

utilidad que pudiera estar teniendo para el consultante: "… yo pienso si me vieran

seguramente me cuestionarían mucho el actuar terapéutico, eso es lo que pienso. Porque

no sé la técnica… Pienso que ella si me ve como un terapeuta y si está viendo cosas

diferentes en la conversación… (sesión 2)

Desde el temor a ser cuestionado, Darío en el contexto de supervisión directa evitaba

hacer comentarios basados en sus percepciones sino encontraba el referente teórico que

las sustentara: “… supongo que temor, que me digan no, quién dice eso, de dónde sacas

esa hipótesis. Yo por ejemplo en supervisión directa yo me veo en una postura, de un

aprendizaje distinto, como de estar más dispuesto a probar esa parte teórica. Haber el

supervisor por donde lo enfoca y seguirle un poco la cuerda a eso. Esa parte teórica, la de

los libros, la de la técnica, que finalmente es lo que estoy aprendiendo, tal vez eso, eso es
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 134

Profesional
lo que estoy aprendiendo, pues hay que ponerlo y en la supervisión directa lo hago más”

(sesión 3). “hay momentos en lo que siento que lo que estoy aprendiendo es técnica, en

las supervisiones siento que lo que se está mirando es técnica, y siento que lo que debería

estar mejorando es en la técnica, como que me siento presionado.” (sesión 2)

El efecto de que Darío estuviera centrado en la teoría en la supervisión limitaba su

espontaneidad en los procesos terapéuticos y lo desconectaba de sus consultantes, ya que

sus conversaciones internas durante la sesión terapéutica estaban centradas en hacer

conexiones con la teoría “yo creo que muchas veces me desconecto, muchas veces estoy

en otra cosa. Muchas veces como que no soy tan espontaneo” (sesión 3).

Esta situación cambiaba cuando Darío era parte del equipo pero no asumía el rol de

terapeuta en su supervisión directa o cuando atendía a sus consultantes sin supervisión.

Como parte del equipo lograba conectarse con los procesos terapéuticos que estaban

realizando sus compañeros, ya que tenía en cuenta lo que iba emergiendo en él como

observador para posteriormente ajustarlo a la parte teórica:

“… Cuando estoy como equipo me siento muy distinto, siento que esa voz aparece

más, la escucho más, tal vez porque me es más fácil integrar, como tengo más tiempo de

pensar, digo bueno eso es lo que me está diciendo, eso lo traduzco digamos en términos

de libro, entonces puedo hacer aportes integrando las dos cosas, tal vez cuando estoy

adentro prefiero pegarme a lo teórico” (sesión 3)

En sus consultas sin supervisión también se mostraba más espontáneo, ya que no

había la necesidad de mostrarle a la supervisora, ni a sus compañeros que era bueno y

desde ahí no luchaba por acallar sus percepciones basadas en su experiencia personal

sino que las usaba en el contexto terapéutico: “la oigo más, como que la tengo ahí, y si

sale ahí pues sale, no la callo simplemente, en el otro espacio es una guerra por
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 135

Profesional
callarla… como ese deseo de lucir bien, de que digan ese es bueno, que la supervisora

diga le voy a poner 5.0 porque es bueno y que mis compañeros digan este man es bueno,

uau, jeje” (sesión 3).

A pesar de que Darío lograba mostrarse espontáneo en algunas consultas en las que

no era supervisado directamente, descalificaba esta postura cuando el proceso estaba

estancado, asociándola a un desinterés, aunque sus acciones mostraban el interés por el

caso: leer sobre el tema, reflexionar sobre el caso, entre otras.

Esta espontaneidad estaba acompañada de actuaciones distintas a las que

comúnmente realizaba, ya que no estaban centradas en la técnica, ni en la escucha

“pasiva”, ni en la confrontación para dirigir hacia un cambio específico.

D: …es una espontaneidad que a veces me da la sensación de estar despreocupado

del proceso…

E: cuál es la diferencia entre mostrarte espontaneo y desinteresado?

D: la diferencia podría ser, no sé, no la encuentro… yo creo que con ella asumo una

postura que digo esto esta tan estancado que me atrevo a hacer cosas que no haría de otra

forma… entonces como que si me doy el permiso de hacer otras cosas distintas pero me

siento raro (sesión 2)

De acuerdo a lo anterior Darío se atrevía a hacer cosas distintas posiblemente

mostrándose creativo y yendo más allá de la teoría y de lo visto en clase con el propósito

de movilizarse y movilizar al consultante; sin embargo esto era descalificado por él al

centrarse únicamente en los resultados que pretendía lograr.

Así mismo ante la impotencia que sentía al no lograr cambios esperados en algunos

de sus consultantes, en algunas ocasiones él optaba por despreocuparse por la técnica, y


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 136

Profesional
mantener una conversación con sus consultantes, que él denominaba “conversación de

amigos”, lo cual le generaba incomodidad ya que no la consideraba terapéutica:

“… como que me despreocupe tanto, como si vamos a tener una conversación de

amigos, pues vamos y la tenemos, como diciendo como no veo otra opción ahorita, pero

con cierta incomodidad, con cierta hartera, como también cuestionándome eso, como

diciendo será que si o qué hago…” (sesión 2)

Esta conversación de amigos era denominada por Darío de esta forma cuando incluía

elementos que hacían parte de su estilo personal, que eran fundamentales en la

construcción de la relación terapéutica, pero que no necesariamente estaban bajo un

referente teórico, ni estaban incluidos en la definición que había hecho de su rol como

terapeuta, tales como: la espontaneidad, la construcción de una relación de confianza,

conexión emocional con los consultantes y con las situaciones que estaban viviendo:

“…si me siento conectado en lo que le está pasando a ella, me siento empático en

términos de que la estoy entendiendo pero no me siento terapeuta… Es una conversación

muy… muy apartada de cualquier técnica…” (sesión 2)

Es así como empezó a crearse una dicotomía en Darío frente a lo que significaba para

él ser buen terapeuta, por un lado lo definía como utilizar de manera correcta la técnica

para obtener resultados y confirmar que la terapia si sirve y que él era un buen terapeuta,

y de otra parte ser bueno como terapeuta también era definido por la libertad que

vivenciara en las sesiones de terapia y con la posibilidad de construir su estilo. Está

dicotomía Darío la veía como una yuxtaposición de intereses que le generaban

ambigüedad frente a lo que esperaba en su rol:

“por ahí algo de ambigüedad porque a veces ser bueno para mí, el ser bueno es como

encontrar mi estilo... sentirme libre en la terapia, no estar pegado a la técnica si como al


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 137

Profesional
encontrar mis cosas… estar fluido…, pero a veces viene el asunto técnico, viene la

supervisión de lo que hice que lo haga por acá, en la clase te dicen nunca hagas una cosas

de esas, te dicen que esta técnica es la que hay que usar en estos casos, entonces como

que hay ahí un poquito de ambigüedad en eso y es parte del aprendizaje tal vez, como

que estoy tratando de encontrar un camino y un estilo propio y eso lo pongo en el campo

de lo bueno… Pero también por otro lado está el campo de lo bueno desde la técnica

desde lo académico, que en el momento riñe, no sé por qué, no debería reñir tanto”

(sesión 1)

Para Darío era importante construir su estilo personal en su rol como terapeuta y esto

hacía que decidiera no utilizar las técnicas aprendidas en clase en sesión con sus

consultantes, aunque esto influía para percibir que sus conversaciones no era

terapéuticas: “…no sé si una manera de resistirme a eso es no usando técnica, porque el

otro día pensaba que a pesar de que conozco muchos técnicas por lo general en mis

sesiones no utilizo, por ejemplo que la externalización, la pregunta milagro, que esto, que

lo otro, por lo general yo no lo hago, y mis compañeros si lo hacen, yo pensaba si de

alguna manera me estaba resistiendo esto, no utilizándolas…” (sesión 2)

Así mismo, Darío asumía que una conversación terapéutica implicaba el esfuerzo del

terapeuta y al no estar éste presente minimizaba el impacto que pueda tener en los

consultantes el aporte que él pudiera hacer desde una perspectiva distinta, lo cual se notó

en su tono de voz cuando manifiesta: “así no me esfuerce por ser terapeuta, es usual que

pueda causar ese impacto (se refiere a que sus consultantes lo ven como terapeuta)”

(sesión 2)
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 138

Profesional
Saber Vs. No saber

Darío mostraba un dilema relacionado con el saber y no el saber, en el que la

conexión con la teoría y la investigación en los temas le permitía crear estrategias para el

abordaje de los casos pero a la vez significaba para él un desconocimiento frente a lo que

sí sabía invalidando sus otros saberes: “es un dilema si sé o no sé , hay días en los que

puedo confiar en que si sé, a veces digo no, mejor voy a leer un librito para buscar la

estrategia para esta tarde porque no la tengo…” (sesión 3).

Sumado a esto había un temor en Darío en mostrarse prepotente si reconocía sus

saberes, ya que esto podría hacer que invalidará lo saberes de otros, lo cual iba en

contravía con un valor que para él es importante como la humildad. En ese sentido, Darío

percibía que tenía que deshacerse de algunos de éstos para mostrarse humilde, lo cual

probablemente lo desempoderaba en su rol como terapeuta e influía para que asumiera

una postura pasiva, especialmente cuando se encontraba en la supervisión directa.

Específicamente en la supervisión Darío al atribuir mayor responsabilidad a la docente,

le otorgaba un rol superior relacionándose con ella desde la sumisión.

“es como si necesitara deshacerme de cosas para ser humilde… me da miedo ser

prepotente… mi temor está en que al reconocer mi saber se me olvide el saber del otro…

es mi caso pero la responsabilidad en últimas está en la supervisora y le hago caso… es

una actitud de más pasividad…” (sesión 3)

El reconocimiento de los saberes de Darío como terapeuta le permitían direccionar

los procesos y sentir la seguridad de hacerlo; sin embargo cuando no obtenía el resultado

esperado se sentía frustrado y desprotegido ya que no encontraba caminos para llegar a

dicho resultado, y sus comprensiones y posibilidades de acción se reducían.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 139

Profesional
“tal vez algo que me ayuda es sentirme pisando un terreno medianamente conocido

cuando tengo un caso en el que sé que hay algo que sé, que me puede servir. … eso me

hace sentir seguro…. por lo general hay algún conocimiento… Me frustro cuando no

pasa nada… por ejemplo… en este momento estoy en una situación desconocida, y como

que ya he intentado muchas cosas, como que me siento sin herramientas, y siento que

podría volver a utilizarlas, siento que podría volver a intentarlo con alguna de esas que

utilizado, pero también siento que sería más de lo mismo, como que ya lo intente y no

resulto mucho. Tal vez esta es una situación en la que me siento desprotegido” (sesión

4).

Así mismo, el que Darío asumiera que tenía claridad sobre lo que estaba pasando con

los consultantes aunque le daba seguridad para intervenir, al mismo tiempo hacía que

limitara su curiosidad y acelerara el proceso en búsqueda de los resultados y de cerrar el

caso por cumplimiento de objetivos. Sus intervenciones las hacía de acuerdo a la lectura

del caso que aunque se complejizaba se mantenía en el tiempo a través de las sesiones,

reduciendo la mirada a una sola perspectiva y por ende sus posibilidades de acción:

“cuando trato de acelerar el proceso tiene que ver con que creo entender bien lo que está

pasando… es de querer cerrar el caso, como el creer que tengo claro qué está pasando

con el caso… Cuando creo conocer bien el caso me olvido de la curiosidad y de

profundizar y explorar más” (sesión 4).

Lo desconocido generaba temor en Darío, ya que significada una inmovilización del

él como terapeuta y de sus consultantes al asociarlo con la falta de estrategias de

intervención y con la incertidumbre que esto significa: “tal vez no estar pisando un

terreno firme… tal vez lo que me asusta es no tener una estrategia de intervención, no

tener algo me vaya a movilizar, que vaya a movilizar al consultante” (sesión 4)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 140

Profesional
Cambios en la Narrativa

A continuación se describirán los cambios en la narrativa de Darío como terapeuta,

que hacen parte de la historia alternativa y que se fueron creando a partir de los espacios

conversacionales:

Descentrándose de la Técnica y del deber ser

Darío comienza a validar los momentos en los que se muestra espontáneo en las

consultas, privilegiando lo que necesitan sus consultantes y lo que él puede aportar desde

su rol, sin que esto implique remitirse necesariamente a una técnica específica para

sentirse que está actuando como terapeuta:

“…me escucho de pronto como más autentico que en otros momentos, como

hablando más desde la autenticidad, más desprendido de la técnica lo cual puede ser

bueno en algunos momentos… pues hay cierta habilidad empática, cierta habilidad para

ver las cosas desde una perspectiva diferente que creo que de todas maneras es útil,

pensaría que con ella de alguna forma le sirven.. ” (sesión2) “me he permitido hacer

cosas que tal vez no me he permitido hacer en otros espacios y que en últimas han sido

útiles” (sesión 3)

Paradójicamente Darío al reflexionar luego de las sesiones sobre sus actuaciones que

fueron espontáneas en el proceso terapéutico empieza a ver la conexión de éstas con la

parte teórica, ya que aunque éstas no obedecen a una técnica están enmarcadas dentro del

enfoque sistémico y constituyen intervenciones, en la medida en que son un aporte para

el consultante, lo cual tiene un efecto liberador en él que le genera una emoción de

comodidad frente al proceso:


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 141

Profesional
“… la vez pasada después de que hablamos yo hice un protocolo de una de esas

sesiones, y yo de la sesión yo había salido diciendo realmente esto fue una conversación

de amigos, más allá de eso no, escuchándome veía más cosas, como intervenciones que

de momento no me estaba dando cuenta que estaban siendo intervenciones y que desde

lo teórico se pueden explicar y todo eso. Al ser espontáneo tal vez no estoy pensando en

eso, y entonces no me estoy dando cuenta que está ahí esa parte… me siento muchísimo

más cómodo, me siento super liberado” (sesión 3).

En este sentido, Darío comienza a ampliar su mirada sobre la terapia en la que

incluye la postura del terapeuta y la relación que se construye con los consultantes: “En

cuanto a la postura creo que me ha servido que he hecho un vinculo con ella, hay una

buena relación, hay una cercanía chévere, como que he podido entender qué le pasa…”

(sesión 2)

En la postura del terapeuta también se encuentra la valoración que Darío hace a su

compromiso y entrega cuando asume los procesos terapéuticos dado el gusto que siente

al hacerlo. Esta entrega está relacionada con las reflexiones que hace sobre el caso y con

permitirse vivir el momento presente mientras está en consulta, en la que sus

pensamientos están conectados con lo que está sucediendo en la sesión y con el sistema

consultante, con miras a construir con ellos nuevas perspectivas y formas de relacionarse

que les sea útiles: “lo que más valoro… yo pienso que por ejemplo la entrega, yo

realmente le meto mucho al caso, estoy muy dispuesto a lo que pase, como que lo

disfruto, eso lo valoro mucho. Me gusta, lo disfruto, estoy presente realmente, porque en

cuanto a lo que hago a veces digo esta pregunta estuvo chévere, esta intervención es

chévere pero no es lo que más me motiva o lo que más valoro…. los casos con los que he

seguido no es porque necesite horas, o porque necesite plata sino porque realmente son
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 142

Profesional
procesos que se han fortalecido y no los suelto porque los consultantes lo necesitan”

(sesión 6).

Esto implica acallar su monólogo interno sobre la aplicación de la técnica y sobre lo

que tiene que hacer en la consulta para de esta forma conectarse con los consultantes,

con lo que ellos están diciendo con su lenguaje verbal y no verbal: “ realmente no estaba

pensando en técnicas, como que me sentí conectado y eso es lo que más rescato como

sentir que estoy presente ahí con él de verdad y no pensando en otras cosas…” (sesión 7)

Este cambio no sólo es percibido por Darío sino también por sus compañeros y su

supervisora quienes lo han retroalimentado, puntuando y reconociendo el valor que tuvo

la conversación terapéutica que surgió con uno de los consultantes que atendió Darío,

desligada de las técnicas: “… incluso lo dijeron que más allá de expresar cualquier

técnica fue una conversación bonita… prefiero eso a que me digan qué buena la pregunta

tal que hiciste… me pareció bonito el reconocimiento” (sesión 7)

Es así como Darío continúa haciendo lecturas sobre la terapia y sobre las técnicas sin

quedarse en ese nivel de aprendizaje, puesto que también empieza a privilegiar el

desarrollo de su estilo terapéutico, ampliando sus marcos de actuación en su rol como

terapeuta: “… o sea yo estoy leyendo lo que tengo que leer, si me pregunta la técnica

alguna respuesta puedo dar, pero en últimas es mi estilo, como que quiero hacer otras

cosas, como que me he desprendido de eso realmente … y realmente estoy en una actitud

de aprender de eso pero manteniendo lo mío, no quiero dejarme invadir por la técnica”

(sesión 7).

El estilo profesional Darío lo asocia con la posibilidad de elegir y adecuar las

intervenciones de modo que tengan sentido para él dentro del contexto terapéutico y de

acuerdo su identidad como terapeuta: “…tengo el derecho de ser distinto, de encontrar


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 143

Profesional
mi estilo, de hacerlo a mi manera… más si estoy como te decía, estoy satisfecho de que

estoy cumpliendo con mis cosas, porque no es simplemente no quiero técnica porque la

ignoro, yo estoy leyendo lo que tengo que leer, yo estoy trabajando como me lo están

pidiendo…” (Sesión 7)

Lo anterior muestra como el descentrarse de la técnica no implica que Darío descuide

sus compromisos como estudiante en el proceso de formación, sino que está referido a

asumir una postura crítica frente a la parte teórica, cuestionando la concepción del

conocimiento como una verdad universal: “ tengo el derecho a opinar sobre la teoría y

tengo el derecho a ser crítico sobre la teoría también… pues no hay esas verdades

realmente, que no tengo que hacer, que no debo hacer, que así son las cosas, como que

tengo el permiso a actuar” (sesión 7).

Así pues, las posturas que asumen los docentes tanto en su rol como formadores

como terapeutas constituyen para Darío un aprendizaje en el que no busca llegar a ser

como ellos sino que a partir de las experiencias con ellos da sentido a lo que quiere y no

quiere desde su rol como terapeuta teniendo claro que su estilo es distinto a los demás y

no es una réplica del de otros: “ (refiriéndose a una docente) es una voz válida, es una

voz a la que le quiero aprender mucho, pero es una voz como la de muchas otras

personas me da la posibilidad de ver lo que no quiero, lo que no va conmigo y que

definitivamente no es mi estilo” (sesión 7)

De esta manera, Darío legitima la posibilidad de mostrarse distinto a otros

profesionales sin juzgarse por no reproducir las conductas veneradas de otros terapeutas,

valorando la creatividad que puede emerger en la transformación de las intervenciones

de acuerdo al uso que él pueda darles, que también dan cuenta de su estilo profesional.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 144

Profesional
Posiblemente la fuerza que tiene este cambio está asociada al sueño de Darío de

desarrollar nuevos modelos, hacer planteamientos y suministrar nuevos elementos a

partir de su experiencia que permitan ampliar la parte teórica: “ser un buen terapeuta,

poder escribir y contar mis experiencias, ayudarle a otros a desarrollar habilidades, y

seguramente desarrollar nuevos modelos y nuevas prácticas” (sesión 5)

Así mismo, el valor que Darío le está dando a la teoría no está relacionado con la

adquisición de conocimientos y con encontrar un punto final que le permita tener los

conocimientos suficientes, sino que la ve como una posibilidad de estar revisando su

práctica, no en términos de ajustarse a ésta, sino buscando la manera en que ésta le puede

ser útil y puede nutrir su actuar como terapeuta en la medida en que amplía sus

comprensiones y no las limita: “ …un ejercicio permanente como de no acabar, como

una práctica de estar revisando, de estar realmente abierto a cosas, de estar mirándome,

qué me está siendo útil y qué no, y qué necesito buscar en la teoría y qué me sirve, qué

puedo desechar… no vivir en función de la teoría, sino al contrario que la teoría me sirva

a mí, que la teoría me abra posibilidades, no me las cierre…” (sesión 7). Tener esta

postura frente a la teoría le permite a Darío sentirse tranquilo, contento y con una actitud

de apertura e inclusión.

Transformaciones en la noción de cambio

Darío cuestiona la idea del cambio desde una relación causal, como una simple

respuesta a lo que el terapeuta hace y, la concepción de la terapia que cambia la vida de

los consultantes por completo de manera milagrosa, lo cual le permite reconocer los

límites de la terapia y la complejidad del cambio. Esto significó para Darío renunciar a
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 145

Profesional
cualquier pretensión de omnipotencia terapéutica, aceptar la evolución de la vida y

descentrarse de los resultados.

"... como no estar tan afanado, realmente es estar desprendido del resultado” (sesión

5), “me refiero a que no es milagrosa, algo que pase espontáneamente porque si y ya, no

es que llegue un consultante a buscar la solución del problema y automáticamente el

terapeuta le da el pase mágico y ya está solucionado, también es el curso de la vida,

como que la terapia también tiene que ver con eso con aceptar ciertas cosas de la vida

que ocurren y que hay problemas que puede que se mantengan y que a pesar de que se

mantengan pueden tener cambios así sean pequeños que son importantes. Como valorar

que también puede haber procesos en los que no necesariamente se solucione todo y que

no por eso dejan de ser vistosos” (sesión 6)

Lo anterior hace que Darío le de mayor relevancia a los cambios que van surgiendo

durante el proceso terapéutico que aunque aparentemente son pequeños posiblemente

hace una diferencia en la vida de los consultantes.

Contrario al temor que sentía Darío de asumir una actitud conformista si reconocía

los límites de la terapia, lo que ha generado en él es tranquilidad y posibilidades de

actuación desde lo que está en sus manos hacer como terapeuta, sin llegar a la

impotencia: “me siento más tranquilo,…como que tengo más claro hasta dónde llegó yo

y hasta dónde llega también la terapia, como que antes estaba cuestionando mucho si

esto servía o si no, ahora la comprensión es que sirve hasta un límite, y que hay que

seguir buscando qué más se puede hacer, pero que muchas veces no va a ver la varita

mágica, aceptar eso me sirvió mucho” (sesión 6)

En ese sentido, aceptar los límites de la terapia implica para Darío reconocer sus

habilidades en su rol como terapeuta y todo lo que está a su alcance aportar en el


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 146

Profesional
encuentro terapéutico, disminuyendo las autodescalificaciones cuando el cambio no

emerge, a pesar de que ha dado todo lo que puede dar como terapeuta.

“… si siento que estoy dando todo lo que tengo que dar, también puedo aceptar que

no todo está en mis manos, que desde ahí si lo estoy dando todo y el milagro no ocurre,

pues está bien y no me tengo que dar palo por eso” (sesión 6)

Esto va relacionado con la comprensión relacional que Darío hace sobre los cambios

y los resultados que se esperan dentro de un proceso terapéutico, en el que se requiere

tanto en compromiso del terapeuta como el del consultante para alcanzarlos: “…estoy

pensando en términos de los resultados como una añadidura al compromiso no sólo mío

sino también del consultante…” (sesión 6)

Es así como Darío asume su propia responsabilidad de su rol como terapeuta y a la

vez permite que los consultantes asuman la responsabilidad de sus propias vidas que es

lo que les corresponde, lo cual es una manera de empoderarlos: “realmente entregarle la

responsabilidad de su vida” (sesión 5)

Cuando Darío observa que el proceso terapéutico empieza a estancarse se muestra

dispuesto e interesado en hacer nuevas comprensiones que le permitan redireccionar el

caso, asumiendo una postura en la que busca movilizarse y hacer cambios en él, sin

descalificar las actuaciones realizadas hasta el momento. Esto hace que no se sienta

frustrado sino por el contrario siga disfrutando el proceso y busque maneras de ampliar

sus posibilidades de actuación:

“disfrutando, eso creo que es lo que alimenta la curiosidad…hay momentos con

ellos en los que siento que es mucho más difícil… eso lo que me hace es pensar en cómo

puedo redireccionar las cosas… pues si no me muevo creo que no tendría mucho para

ningún lado jejeje” (sesión 5) “Precisamente en la sesión de ayer le di un giro al asunto


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 147

Profesional
porque yo sentía que estábamos estancados en el tema… creo que coger otra dirección

amplio un poco la maniobralidad del terapeuta..” (sesión 6).

La habilidad de Darío para redireccionar los procesos terapéuticos está relacionada

con el reconocimiento de la relación de poder que emerge en el encuentro entre terapeuta

– consultante en el que asumir una postura de guiar la consulta y el proceso no significa

ocupar un rol superior en que se busque dominar, someter y ver al consultante como

alguien inferior sin recursos, sino que tiene que ver con la libertad del terapeuta para

asumir una actitud activa en el que puede cuestionar, opinar, y actuar de una forma que

puedan emerger nuevos sentidos, transformaciones y posibilidades en la relación con el

consultante que favorezcan el cambio y la consecución de los objetivos terapéuticos. Este

reconocimiento del rol como terapeuta, genera más seguridad en Darío frente a las

intervenciones.

“…como poder guiar la sesión sin necesidad de ser directivo por ser directivo sino

teniendo claro que es lo que estoy haciendo.. como más seguridad en lo que estoy

haciendo, más seguridad en el proceso, más seguridad en la intervención que estoy

haciendo, como darme el permiso de ser más directivo también en algunos casos, porque

había momentos en los que tenía ese dilema con el poder, y entonces qué hago con esto.

En este momento me siento en una posición más clara en cuanto a eso, en cuanto a poder

guiar un poco más al consultante sin que esto implique desvalorizarlo, es como poder

sacar todo sus recursos pero saber que estoy en responsabilidad de estar guiando el

proceso” (sesión 6)

De esta manera, la pregunta por si era buen o mal terapeuta, que surgía cuando los

procesos se estancaban, empieza a generar una posibilidad de reflexión sobre sí mismo

que va más allá de encontrar una respuesta y confirmar si es bueno o malo, sino que lo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 148

Profesional
estimula a ampliar su repertorio de actuaciones en beneficio de los consultantes: “en este

momento esa pregunta me mueve, me invita a estar trabajando en mí, me invita a estar

buscando otras maneras de intervenir, como que me invita a estar auto observándome,

porque finalmente yo creo que no es una pregunta con la que yo decida darme duro, y

decir que no sirvo… siento que de alguna forma si me invita a estarme mirando, a estar

trabajando para ser mejor terapeuta” (sesión 5)

Estas nuevas comprensiones tienen un impacto en la evaluación que Darío se hace de

sí mismo en su rol profesional en la que tiene en cuenta su compromiso y la

responsabilidad que ha asumido frente al caso, transcendiendo la evaluación en términos

de resultados, puesto que éstos no dependen sólo del terapeuta “ como que la evaluación

está en términos del compromiso que tengo con el consultante y no tanto del resultado”

(sesión 6).

El que en Darío no esté predominando el deseo de generar un cambio de forma

rápida le posibilita dejar espacio para enriquecer sus compresiones sobre el caso antes de

crear intervenciones precipitadas. Esto implica descentrarse de los motivos de consulta y

de la mirada individual para comprender las dificultades que los consultantes le traen a

terapia desde una mirada relacional, lo cual le da libertad en el campo terapéutico y

favorece la transformación del aburrimiento para estar motivado frente a los casos:

“como que me siento más libre... me siento liviano… como que puedo ser creativo, como

que puedo... las ideas van llegando y la lectura se va enriqueciendo, como que no tengo

que estar apresurando a ver qué voy hacer o qué no voy hacer, sino que finalmente

llegan…en las sesiones me he sentido muy bien, como muy motivado... poder poner ese

problema que inicialmente era de ella, ponerlo en la familia, esa fue una habilidad que
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 149

Profesional
estuvo ahí presente, y que me ayudó mucho, que los conectó a ellos en otros términos”

(sesión 5).

Las comprensiones sobre el caso Darío las concibe como posibilidades para seguir

explorando e interviniendo desde el interés que siente por la familia y el caso, lo que le

permite mantener la curiosidad a lo largo del proceso en el que ve la situación de forma

relacional y desde perspectivas distintas, no anclándose a la comprensión realizada en las

primeras sesiones, centrada en el motivo de consulta:

“ verlo en términos relacionales… como que aún estoy en esa búsqueda, como esa

curiosidad de comprender la problemática desde ese punto de vista… creo que esa es la

fuente de toda intervención, como que siempre está ahí… y el problema se está

moviendo…” (sesión 5)

Además empieza a construir con sus consultantes pautas relacionales distintas a las

que mantienen las dificultades, constituyéndose a la vez en una forma de intervención, en

la que privilegia lo que necesitan los consultantes en el proceso terapéutico y no lo que el

terapeuta quiere que suceda desde sus marcos referenciales para producir un cambio:

“yo venía pensando mucho que salga rápido de la tusa, rápido, rápido, rápido, y pues

realmente no, y creo que algo que ha servido mucho es la escucha, algo que salió que ella

quería era una escucha, alguien con quien hablar que no la juzgara y así lo ha sentido acá

y que eso le ha ayudado mucho porque siempre cuando va hablar en otro lugar pues es la

presión, y termine y la joda, entonces creo que eso ha sido lo más importante… creo que

eso es clave… no tratar de convencer al otro de que tiene que hacer… siento que ha

habido mucho de estar en la incertidumbre… de permitirle ese espacio, a pesar de que yo

tengo esa idea de que ella tiene que soltar, tal vez si hay una actitud como de

aceptación… es como no juzgar, aceptar es entender” (sesión 3).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 150

Profesional
Por otra parte, Darío muestra una transformación en la pauta relacionada con la

búsqueda del reconocimiento y de una excelente evaluación de sus compañeros,

profesores y consultantes, que influía para que sus actuaciones desde el quehacer

terapéutico aunque iban dirigidas a generar cambios en los consultantes estaban más

centradas en él, pues en últimas pretendían lograr dicho reconocimiento por parte de los

demás. Es así como Darío deja de ocupar ese lugar protagónico centrándose más en los

consultantes y en lo que él puede dar desde su rol como terapeuta en pro de éstos, lo que

lo hace sentir más cómodo, tranquilo, satisfecho y con mayores posibilidades de acción

en su rol:

“… ese es el propósito que tengo, realmente la conversación no es sobre de mí, es

más sobre él y pues pongo todo lo que tengo, eso me hace sentir muy cómodo, como

salir de una sesión y decir la puse todas para el consultante, en otras sesiones pasaba que

estaba pensado más en si hice bien la pregunta, o más en mi ego, estar enfocado en ellos

me saca de la sesión tranquilo, satisfecho” (sesión 7)

Además, le permite dejar de compararse con las actuaciones y los resultados de las

sesiones llevadas a cabo por otros profesionales e incluso con compañeros cuyos

consultantes mostraban cambios de forma rápida.

“… pienso también que tal vez estoy dejando de compararme tanto, que tal vez era

algo que me estaba complicando, estarme comparando con algunos compañeros, incluso

comparando con algunos profesores que lo solucionan tan rápido y tan fácil y yo no lo

logro, como verme yo y estar más centrado pues en mí…” (sesión 6)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 151

Profesional
Confianza en Sí Mismo como Terapeuta y en su Proceso

Darío valida su proceso de formación, los aprendizajes que ha tenido en su

experiencia académica y profesional, y su momento vital como terapeuta, lo que le

permite mostrarse más seguro y con confianza en sí mismo en su rol, reduciendo la

mirada acusatoria sobre sí mismo: “… haciendo el protocolo de la sesión...no me quedé

en la recriminación de lo que no había hecho o lo que había hecho mal, sino que me

pareció como bien, como que es parte del proceso, me sentí bien a pesar de que sentí que

lo había podido hacer mejor, pero no recriminándomelo… aceptando más el lugar en el

que estoy, el momento, disfrutando” (sesión 6), “tener la libertad de ser un terapeuta

joven… puedo tener equivocaciones, puedo no hacer las mejores intervenciones, pero

eso no me quita que sea terapeuta.. aceptar que se puede ser terapeuta de otra forma”

(sesión 7).

La forma como lo valida es reconociendo tanto su deseo de hacer terapia como las

acciones que realiza que constituyen su experiencia en el proceso de formación como

terapeuta y soportan su rol, lo cual hace que cuando está con las familias parta de un

conocimiento sobre cómo hacer terapia y una disposición para hacer la consulta:

“… el estar estudiando, estar leyendo, estar interesado en lo que estoy haciendo, el

mismo disfrute me permite la seguridad, el estar trabajando en mi también, el estar en

este espacio hablando de lo que pasa con mi proceso, como que todo eso va haciendo una

cuota de confianza… poder tener un sustento para hacer las cosas que estoy haciendo…

un sustento teórico, práctico, no sé, un sustento para poder tener una conversación

terapéutica” (sesión 5)

Puesto que identifica y reconoce como parte de sus saberes el sustento teórico y

práctico esto le permite posicionarse como terapeuta, lo cual genera un impacto en sus
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 152

Profesional
acciones y en sus consultantes, quienes terminando confiando en él y por supuesto Darío

al reflexionar sobre este efecto aumenta su confianza en sí mismo.

“seguridad de poderme sentar con ellos y poder entender qué está pasando, como

poder tener una lectura….Pues hasta lo que he visto ahora fue un efecto positivo… lo

que ellos (se refiere a los consultantes) pueden notar es una confianza en el proceso,

como confianza en lo que estoy haciendo, como seguridad en lo que estoy proponiendo

ahí, y creo que a ellos les permite estar más tranquilos, como de alguna manera saber que

están yendo donde una persona que sabe lo que está haciendo…” (sesión 5)

El posicionamiento de su rol como terapeuta no sólo tiene que ver con la realización

de comprensiones sobre el caso sino también con la ampliación de maniobra de él en su

quehacer terapéutico en el que interviene de acuerdo a lo que puede ser útil para los

consultantes desde una emoción de tranquilidad y de disfrute en las consultas, lo cual

también aumenta su confianza y seguridad en sí mismo: “yo creo que lo que termina

pasando es como una bola de nieve, porque la confianza también me permite el disfrute,

y el disfrute me permite la confianza, como que si finalmente estoy tranquilo para entrar

a sesión, me permite disfrutarla más, y eso me permite hacer intervenciones mucho más

útiles, como estar más conectados, que termina también teniendo un impacto sobre la

intervención” (sesión 5)

Es así como va aumentando su libertad terapéutica, la cual Darío conecta con tres

valores que para él son importantes como la responsabilidad, el compromiso que tiene en

su rol como terapeuta y con no causar un perjuicio a un consultante. Estos valores

constituyen los límites de su libertad: “…Para mí es algo clave es todo lo que involucra

la ética, como el beneficio mío y del otro… ser libre sin afectar a otros, ser libre sin

desatender a mis responsabilidades…” (sesión 6)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 153

Profesional
La libertad también está definida por el contexto terapéutico que delimita la relación

con los consultantes y su ser profesional: “no es entrar a la sesión y hacer lo que se me

ocurra y no tener en cuenta el marco en el que estamos… estoy en un espacio

terapéutico, con un equipo, con un consultante que está esperando unas cosas… pero ahí

hay un marco de libertad en el que me puedo mover” (sesión 7)

Así mismo, la postura y el lenguaje no verbal le dan fuerza a las actuaciones de Darío

al sentir más confianza y seguridad en sí mismo y tranquilidad: “como en las

intervenciones, como la seguridad con la que utilizo la palabra, digamos. No sé, yo

pienso que eso en algún nivel lo perciben, más allá, es decir, de pronto si yo le

preguntara a ellos no lo tendrían muy claro, no estaría muy consciente para ellos, tal vez,

pero creo que es algo que se lee, no sé cuando uno está yendo donde una persona, de

alguna manera está viendo eso, la seguridad a uno le transmite eso mismo” (sesión 6)

Esta confianza en sí mismo y en su proceso también está relacionada con un cambio

en Darío frente a la concepción de crecer para ser un buen terapeuta, en el que pasa de

asociar el crecimiento con un proceso de sacrificio y dolor en el que es necesaria la

recriminación para poder ser mejor, a un proceso en el que puede reflexionar sobre su ser

terapeuta partiendo del reconocimiento de las habilidades desarrolladas y del gozo que

implica para él ser terapeuta, en el que su profesión implica moverse a terrenos

desconocidos en los que el aprendizaje hace parte de su proceso: “…estaba en un modelo

en el que estaba entendiendo el crecimiento como algo tortuoso y duro, como que hay

que crecer dándose palo, y como que tiene que ser sudando y con un esfuerzo

grandísimo o sino no crezco, y como que precisamente eso es lo que se ha modificado

como que puedo crecer disfrutándolo, llevándolo más suave, como yendo a mi ritmo,

creo que eso es clave.” (sesión 6)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 154

Profesional
Darío reflexiona sobre el efecto que tenía evaluarse desde la recriminación en la que

se da cuenta que esta manera de hacerlo no le resultaba útil, ya que hacía que siguiera en

el mismo lugar sin ver opciones de actuación, lo que lo llevaba a sentirse impotente a

pesar de su deseo de salir del estancamiento. Esta reflexión le permite a Darío llegar a un

entendimiento distinto sobre el proceso de crecer como profesional, el cual implica

disfrutar y aceptar el riesgo de que se produzcan cambios indeseados o inesperados que

cambien el rumbo del proceso terapéutico: “es como entender que el recriminarme y

darme palo no es una solución que sea útil, como entender que realmente eso no cambia

el estado de las cosas…aceptación de lo que estoy haciendo, como de las herramientas

que tengo, como aceptación propia, creo que tiene que ver con eso, eso me permite

confiar en que estoy en buen momento, a pesar de que me equivoque pues está bien

también...” (sesión 6)

La confianza para Darío está en creer en su rol como terapeuta teniendo en cuenta sus

conocimientos, formación y la práctica en este campo y no sólo fijándose en los

resultados obtenidos de forma rápida e inmediata en el proceso con los consultantes, lo

cual reducía el proceso complejo de la terapia. Así pues, la ausencia de cambios no

invalida necesariamente el proceso terapéutico, ni la presencia de cambios rápidos

significa que hayan emergido en el proceso y que esto valide la terapia.

“…estoy en un rol de terapeuta y me lo creo, ya el tema no es si soy rápido o no soy

rápido, si doy resultados rápido o no, igual soy terapeuta… creyendo que si soy

terapeuta, con o sin errores, con resultados o no pero estoy haciendo terapia… de pronto

no saco el proceso en dos sesiones pero vale también” (sesión 7)

Sin embargo, su lema de vida “siempre hay algo más qué hacer” que lo guía a nivel

personal y profesional le permite tener una apertura frente a la inclusión de diferentes


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 155

Profesional
perspectivas, intervenir de diferentes maneras y reflexionar sobre lo que podría hacer

distinto: “…me posibilita a seguir buscando alternativas, maneras de intervenir, maneras

de comprender lo que le está pasando al otro” (sesión 5)

La nueva forma de reflexión sobre sí mismo de su rol como terapeuta desde lo que

puede hacer distinto no sólo le ha posibilitado sentirse liviano, fluido, disfrutar más las

consultas y confiar en sí mismo, sino que también le ha permitido resignificar las

equivocaciones como una oportunidad de aprendizaje y de encontrar nuevos caminos que

les permita salir de las dificultades para que la solución emerja: “abrir el espacio a esas

posibles equivocaciones… es una manera de abrirle la puerta a la equivocación como

una herramienta de solución…” (Sesión 6)

Espacios Conversacionales

A continuación se describen algunos elementos de los espacios conversacionales que

permitieron la transformación de los dilemas iniciales en el proceso de construcción de

identidad como terapeuta de Darío

Comprensión y Reflexión sobre el Marco de Referencia de Darío

Ante las afirmaciones que Darío hacía para referirse a la forma como se estaba

sintiendo en su rol como terapeuta, se formulaban preguntas con el propósito de entender

lo que quería decir en cada una de ellas. Algunas de las preguntas fueron: Y cuando tú

dices dudas, como cuáles son esos pensamientos y esas cosas que se te vienen a la

cabeza?, desde cuándo vienen estas dudas con respecto a tu rol y a si la terapia

funciona?, cuando dices que tienes dudas frente al campo de lo práctico, a qué te

refieres?, tienes varias dudas, de cuál duda quieres salir?.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 156

Profesional
Estas preguntas permitieron que Darío ampliara su relato en el que logró identificar

ideas sobre sí mismo y sobre sus entendimientos sobre la práctica psicoterapéutica que

de alguna manera hacían parte de los dilemas en los que se encontraba y que terminaban

siendo agobiantes para él. En ese sentido, a partir de sus respuestas se generaban

cuestionamientos tales como: qué es para ti terapia?, qué es un cambio?, qué tiene que

pasar para que se genere un cambio?, qué es ser un terapeuta duro?

Las preguntas también tuvieron como finalidad identificar claramente los momentos

en los que aparecían las dudas sobre su rol como terapeuta y, así entender el contexto

específico en el que éstas aparecían, evitando caer en generalizaciones:

E: Tu decías que hay momentos en que sales feliz de la consulta, como que no hay

esas dudas, y hay momentos en que aparecen esas dudas, en qué momento es que

aparecen esas dudas?

D: yo creo que cuando los procesos no se mueven, realmente es un sentir...

E: cómo te das cuenta que sirvió o no, o sea cómo logras sentirlo, qué observas o

cómo te das cuenta?"

La auto observación también estaba dirigida a identificar y a posibilitar la reflexión

sobre las emociones que acompañaban las dudas sobre su rol cuando percibía que los

procesos se estancaban: Cuando los procesos se estancan qué sientes?, cuáles son tus

emociones al respecto?, cuánto tiempo permaneces en esa frustración?, ese lodo es lo

que para ti representa la frustración?, o sea que permaneces en ese lodo hasta cuando ves

alternativas y caminos para seguir con determinado consultante..., cuando tu defines que

no fuiste tan bueno en una sesión aparte de la frustración hay otras emociones?

La comprensión del marco de referencia de Darío no sólo se hacía a través de

preguntas sino que se incluían los entendimientos que la investigadora estaba haciendo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 157

Profesional
de lo que escuchaba del participante, lo cual le posibilitaba a Darío escucharse y, a la vez

agregar nuevos ideas a lo que estaba diciendo: "Es como si hubiera una voz que te dice

lo correcto y lo incorrecto, desde lo que aprendes en supervisión y desde lo que aprendes

en las clases, como lo que debes y lo que no debes hacer... y cuando te evalúas o

reflexionas esa voz aparece de lo que debes hacer, lo que no debías hacer, como desde el

deber".

Igualmente los cuestionamientos de Darío frente su rol como terapeuta, los cuales

buscaban dar respuesta a si era bueno o no, fueron entendidos dentro de un marco

temporal y contextual: De dónde y cómo surge la pregunta si eres bueno o no como

terapeuta?, dónde aparece el tema si usaste la técnica correcta o no?..., esto que me dices

también ocurren mientras estas en la sesión con los consultantes?, cuando tú te haces esa

pregunta de si eres buen terapeuta te la haces con respecto a los casos que estás

atendiendo o también te la haces con tu trabajo en la Fundación?

Al entender que esta pregunta por si era bueno no obedecía sólo al rol de terapeuta,

sino en general a su rol profesional e incluso frente a otras áreas de la vida, se pasó a

entender la definición de Darío sobre el ser buen psicólogo, haciendo hincapié en lo que

para él tenía sentido y era importante en su compromiso como profesional.

Así mismo, se hicieron preguntas con el fin de involucrar las relaciones y los

diferentes actores que hacían parte de la pauta de Darío de demostrar que si era un buen

terapeuta: ... para quién es importante que tú seas bueno, para ti solamente, para alguien

más?, como demostrar?, para qué les quieres demostrar que eres bueno?, lo que te estoy

entendiendo es como para darte un lugar como profesional?.

Cuando las ideas de Darío estaban relacionadas con otros contextos diferentes a la

práctica psicoterapéutica pero tenían que ver con su rol profesional, se buscaba entender
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 158

Profesional
si éstas tenían relación o impactaban su rol como terapeuta: cómo es eso de darte un

lugar en la Fundación?, qué lugar te estás dando tú en los procesos terapéuticos que

tienes?, cuál es el lugar que te das tu en consulta?, después de la sesión cuando estás

evaluando o reflexionando sobre el proceso en qué lugar te pones?.

Desde la curiosidad de entender algunas incoherencias que aparecían en los relatos de

Darío, pero también con el fin de cuestionar algunas ideas desde el mismo marco lógico

desde el cual se posicionaba Darío se hacían preguntas no sólo para obtener información

sino para crear nuevos maneras de entender lo que él estaba viviendo como terapeuta:

"Desde ahí, cuál es el lugar que quieres tener... dices que quieres como darle fuerza al

lugar que tú tienes, un poco desde el cuestionamiento de tus papás del enfoque, desde la

experiencia que has teniendo en la Fundación, y lo que entiendo es que en la sesión has

encontrado tu lugar, incluso después de la sesión también, entonces qué haría falta para

encontrar ese lugar o cuál es el lugar que quieres tener"

Las preguntas también buscaban entender las comprensiones que Darío estaba

haciendo de algunos elementos teóricos que se constituían en dilemas para él. Por

ejemplo, con respecto al tema de la responsabilidad del terapeuta frente al cambio, se le

pregunta: para ti, si lo pones en la responsabilidad y el porcentaje, cuál sería ese

porcentaje que te correspondería como terapeuta?, desde qué ideas te atribuyes más

responsabilidad, qué ideas sobre la terapia o sobre tu papel?. Con respecto al

cuestionamiento que se hacía si la terapia sirve, se le preguntó: Qué tendrías que ver para

reafirmar que la terapia sirve?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 159

Profesional
Identificación de lo que para Darío resultaba Importante en los procesos

terapéuticos y la conexión con la práctica

Frente al relato de Darío centrado en las dudas sobre su rol como terapeuta y en la

frustración que sentía cuando los procesos se estancaban, la investigadora identificó e

hizo preguntas a Darío que le permitieran focalizarse en lo que para él estaba siendo

importante en la atención terapéutica, lo cual agregaba nueva información a lo dicho

inicialmente por Darío: lo que estoy escuchando es que para ti es muy importante que las

personas salgan de consulta con cosas nuevas y distintas a cómo llegaron a la sesión?.

Esto a su vez le permitía a Darío darse cuenta de las ideas que daban sentido a su rol

como terapeuta y que hacían parte de lo que él consideraba que era su compromiso como

profesional, no desde la teoría, sino del significado que le estaba dando a su experiencia

como terapeuta. En ese sentido, la investigadora para darle mayor énfasis a éstas ideas

tenía en cuenta toda la conversación sostenida con él y hacía evidente a través del

parafraseo lo que él había dicho que era importante para él a través de afirmaciones:

"mira que hoy has dicho cosas que son importantes para ti desde lo terapéutico, el poder

crear, el seguir investigando, siempre mirar qué otras cosas puedes hacer, el poder

conectarte con los consultantes"; "o sea desde ahí para ti no ha sido tan útil el que se

relacionen contigo como estudiante que no sabe nada, sino más bien que se relacionen

contigo como un terapeuta que puede aprender cosas".

Teniendo en cuenta que para Darío era muy importante lo que pudiera aprender de

los otros, se enfatiza en lo que él puede aprender de los estilos de los demás y la

contribución que él puede hacer desde su estilo a éstos, valorando la posibilidad de

mostrarse distinto: Y qué puedes aprender de ese estilo?, me llama la atención como tú
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 160

Profesional
no te has diluido, y no has restado importancia a tu voz por ser distinta, es como si

estuvieras valorando la diferencia y que tú puedes mostrarte como un terapeuta distinto.

Preguntas como: Con esta familia qué esperas de ti mismo como terapeuta? le

permitieron a Darío pasar de ideas generales sobre su rol como terapeuta a algunas que

estaban más relacionadas con los casos y con la especificidad de los consultantes y del

contexto terapéutico que se construía con éstos.

También se retomó lo que Darío mencionaba en sesiones anteriores sobre lo que para

él era importante en los procesos de atención psicológica para conectarlo con sesiones

terapéuticas concretas y con acciones puntuales " parte de lo que habíamos hablado en

otras sesiones es que para ti es importante poner tu estilo. Cómo estás poniendo tu estilo

en esta familia...?, de la sesión de hoy qué rescatas de tu estilo y de tu ritmo?. De esta

manera Darío logró conectar lo que para él era importante con su práctica

psicoterapéutica, lo cual influyó para que su maniobra como terapeuta aumentara.

Así mismo se trajeron las voces de sus compañeros que hacían parte del equipo

terapéutico y de la supervisora para que Darío pudiera especificar la forma cómo los

demás logran identificar su estilo como terapeuta: Qué te imaginas que tus compañeras y

supervisora resaltarían de tu estilo?

Las intervenciones de la investigadora también tenían el propósito de indagar por

los sueños que Darío tenía como terapeuta y la forma como éstos influían en su presente,

lo cual generó en él una visión esperanzadora y un reconocimiento no sólo de lo que

tenía sentido para él, sino de la forma como ese sueño se estaba gestando y la forma

como impactaban su quehacer terapéutico. Algunas preguntas fueron: Desde hace cuánto

tienes ese sueño?, cómo surge ese sueño?, ese sueño cómo impacta tu presente?, a qué te

mueve?, ese sueño que tienes cómo influencia las sesiones que tienes con tus
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 161

Profesional
consultantes?, cómo está presente?, si este sueño se cumpliera ... y entrevistaran a tus

consultantes qué te gustaría que dijeran de ti?, si se le preguntará a las personas qué fue

lo que más les gustó del terapeuta, qué te gustaría que dijeran?, si les preguntara qué

pasaba en la conversación terapéutica para que fuera agradable y la disfrutaran, qué te

gustaría que dijeran?, si yo les preguntara cómo era esa manera de confrontar, qué te

gustaría que dijeran?, qué de eso que te gustaría que los consultantes dijeran, crees que

pueden decir hoy?

Las preguntas anteriores permitieron que los sueños de Darío no fueran algo

abstracto sino que estuvieran conectados con su práctica terapéutica y que le dieran

ideas sobre otras formas de relacionarse, de intervenir y de dirigir los procesos

terapéuticos. Esto a su vez favoreció en Darío el descentrarse del resultado e incluir y

valorar el proceso que había llevado a cabo con sus consultantes, reconociendo el

impacto que éste ha tenido con ellos.

Encontrando Nuevos Sentidos acerca de su Identidad y de la Práctica Terapéutica a

partir de los Relatos de Darío

A partir de los relatos de Darío algunas preguntas y comentarios de la investigadora

introducían nuevas miradas frente a lo que él estaba diciendo, las cuales retomaban los

elementos que Darío iba diciendo pero la forma de organizarlos e interpretarlos era

distintos: en algún momento sientes que esta frustración se convierte en alguna

dificultad? porque lo que estoy escuchando es que logras salir como de ese lodo, no es

algo que te acompañe permanentemente?. Esto favoreció en Darío la posibilidad de

identificar las acciones que le permitían afrontar de manera propositiva las dificultades

que él percibía desde su rol como terapeuta.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 162

Profesional
Así mismo se hacían distinciones en las diferentes formas de revisar los procesos

terapéuticos, que era algo que era importante para Darío, introduciendo las diferencias

entre la evaluación y la reflexión: Y esa revisión del proceso es más desde la reflexión o

desde la evaluación?, qué diferencia hay para ti entre reflexionar sobre lo que puedes

hacer distinto y evaluar lo que haces?, cómo te darías cuenta que estás reflexionando y

no evaluando?, qué tendría que pasar en ti para poder ver esa diferencia?.

Además de las preguntas, la investigadora hacía comentarios acerca de cómo ella

escuchaba lo que él le estaba diciendo identificando pautas relacionales teniendo en

cuenta la forma como Darío se estaba viendo a sí mismo en su rol profesional: "es como

si estuvieras haciendo juicios hacia ti sin tener en cuenta la relación" ... " lo que te estoy

entendiendo es como que tu analizas la situación de terapia, qué pasó ahí y te haces un

juicio si eres bueno o mal terapeuta, pero este buen o mal terapeuta lo atribuyes a ti, es

como si fuera algo tuyo, casi que ahí empieza haber una brecha donde te desconectas del

consultante"

Teniendo en cuenta lo importante que era para Darío sentirse útil, se comprende la

acción de medir los resultados de sus intervenciones como una forma de estar

constantemente revisando el efecto de sus intervenciones en los consultantes, lo cual

constituye un recurso cuando se entiende como parte de un proceso reflexivo y no

evaluativo.

Igualmente con el fin de no suponer que una idea puede tener un efecto negativo en

la identidad de Darío y haciendo énfasis en las miradas posibles de entender la misma

situación, se plantearon diferentes impactos que podía tener una misma idea. Esto se

puede evidenciar en la siguiente pregunta: "no sé si esa pregunta de si eres bueno o no te

paraliza o a lo mejor es lo que te impulsa a seguir aprendiendo?. Esto implicó que Darío
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 163

Profesional
además de contemplar otras opciones buscara definir con más claridad lo que le estaba

sucediendo, lo cual a su vez hizo que su relato se fuera transformando.

De la misma forma la investigadora recoge elementos dichos por Darío y los

organiza con él de una forma que pueden crear más posibilidades de actuación en el rol

como terapeuta, transformando una visión centrada en el problema a otra en la que se

hacen evidentes las habilidades y potencialidades de Darío: "... a mí me llama la atención

con esto último que me estás diciendo y con lo anterior, es como si las dudas fueran

como sombras o como cortinas pero si uno quita la cortina ahí está la respuesta... lo que

estoy pensando es que estas sombras, estas cortinas o estas dudas te sirven es para seguir

creciendo, mejor dicho cuando tú lees un autor, como que te comparas y dices chévere

yo quiero hacer eso o te gustaría o uy este consultante, cómo le transformo la vida,

aunque inicialmente se genere una frustración de juepucha, será que yo si puedo hacer

esto o no puedo hacerlo, lo que estoy viendo es que paralelamente, simultáneamente esto

te empuja a seguir mirando, seguir leyendo, venir a clase, o hacer muchas cosas como

para poder como ir escalando en esa búsqueda de sentido personal y profesional e ir

haciendo cosas distintas que sean útiles para el consultante".

Esta intervención tuvo sentido para Darío y le permitió darse cuenta que las

preguntas que se hace son importantes no tanto por la respuesta sino porque lo retan, lo

cual hace que la investigadora valide esta postura y las preguntas que antes constituían

una dificultad no sean vistas de esta forma, sino que sean comprendidas desde la utilidad

que tienen en el proceso de Darío, sin desconocer el impacto que puede tener en él si

éstas logran ser respondidas: "Es que cuando te escucho lo que oigo que te impulsa, es lo

que escucho en ti, y es el encanto por los retos... Casi que si no te hicieras esas preguntas

es como si se acabara el encanto, de algún manera y bueno y ahora que más, porque es
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 164

Profesional
como si todo el tiempo estuvieras bueno ahora qué otra cosa hago de más"; "desde esa

postura no habrá una respuesta de soy bueno y ya", " lo que ahora pienso es si lo que hay

que hacer es cambiar la pregunta de si eres bueno o mal terapeuta, porque estás metido

en una pregunta que no te vas a poder responder, porque no es un fin acabado como

cuando uno hace un postre y ya, quedó bueno el postre, eso no va a pasar en terapia

porque si algún día defines que eres bueno, se te acaba el reto"; " Claro porque la mejor

respuesta para esto del ser bueno o mal terapeuta desde lo que tú quieres es el no sé

porque es lo que te mantiene en reto. Si llegas a la conclusión de que eres malo, listo

chao me voy; pero si llegas a la conclusión de que eres bueno pues sigues ahí pero se te

acaba como la emoción, esas ganas que tú tienes de siempre dar más"

Lo anterior generó un cuestionamiento en Darío frente a la naturaleza de definir lo

que es bueno o malo como algo absoluto y puro, abriendo la posibilidad de observar en

diferentes contextos las habilidades desarrolladas, y de esta manera descentrarse de la

búsqueda de una conclusión de sí mismo como bueno o malo.

Teniendo en cuenta que Darío consideraba que el enfoque sistémico era una forma de

ver la vida se le muestran algunos presupuestos que son incoherentes con éste como la

pregunta por ser buen o mal terapeuta, puesto que dicho cuestionamiento implica una

dicotomía y un valor absoluto sobre si se es bueno o malo, lo cual genera reflexión en él.

Así mismo, se retomaron los contextos en los que Darío se siente menos presionado y

con mayor libertad como terapeuta, en este caso la atención de familias que no son

supervisadas, para comprender lo que le posibilitaba dicho contexto en cuanto a la

mirada sobre sí mismo como profesional y a las ideas que guiaban sus actuar terapéutico:

De qué te has dado cuenta de ti desde esa libertad, de no tener supervisión, de estar solo

con la familia?, cuando te escucho estoy pensando si el atender familias en consultores


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 165

Profesional
hace que te centres más en los resultados para mostrar algo en supervisión y eso no te

pasa en tu consultorio?

Cuando Darío manifestaba querer ser un terapeuta "duro" entendido como aquél que

tiene un porcentaje de efectividad alto y ha escrito más 10 libros, se validaba ese sueño y

a la vez hacía énfasis en lo que estaba a su alcance hacer, teniendo en cuenta su

experiencia y su nivel de formación, con el fin de quebrantar su pauta de relación en el

que comparaba su quehacer con el de los terapeutas con mucha experiencia, autores de

libros, lo cual lo llevaba a sentirse frustrado. Esto se hizo para que Darío ante la opción

de evaluarse, lo hiciera desde su proceso.

Frente al dilema de Darío de la responsabilidad del terapeuta que apareció en varias

sesiones y luego de generar preguntas que posibilitaran la reflexión sobre éste, la

investigadora que no partió de claridades sino que los temas propuestos por los

participantes también generaban reflexión en ella, hizo una nueva conexión a partir de lo

que Darío decía, la cual la explicitó con el propósito de discutirla con el profesional y

entre los dos llegar a nuevos entendimientos: "Mira que hice una conexión hace como

tres sesiones, cuando estaba pensando en este proceso, y fue después de que hablamos de

los porcentajes sobre la responsabilidad, que tu decías que te gustaría que fuera 80 – 80,

hice un click y pensé no son 80 – 80, sino 100 y 100 porque son responsabilidades

distintas, y desde ahí no hay un hasta dónde sino que cada uno tiene un papel distinto.

Con esto que dices de esta persona suponiendo que está viviendo una situación de

adicción, él tiene el 100% de responsabilidad de su vida, y hay un 100% que tú tienes de

cómo guiar el proceso, y desde ahí el éxito no puede depender sólo de este cambio

porque estas midiendo un éxito tuyo desde un cambio de otro que no corresponde a tu

responsabilidad"
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 166

Profesional
Esta conexión le permitió a Darío darse cuenta que el dilema de la responsabilidad

del terapeuta estaba relacionado con un lema en su vida "siempre se puede hacer más",

que a la vez se constituía en una idea fuerte que guiaba los procesos de atención

terapéutica. En ese sentido, se hicieron preguntas para que el dilema de la

responsabilidad no se quedará en qué tanto da el terapeuta y qué tanto da el consultante,

sino que se conectó con el lema de vida, con los sueños de Darío como terapeuta y con

sus alcances y limitaciones que desvirtuaban la idea de la omnipotencia terapéutica: esa

idea qué te posibilita en consulta?, cuando tú dices no aceptar lo que no se quiere, a qué

te refieres?, es como hacer todo lo que esté en tus manos para que eso sea posible?, esta

idea cómo crees que contribuye a tu sueño de ser terapeuta?, si para ti es importante que

no hayan esos finales por qué el éxito tendría que ser un punto final?

Partiendo de la necesidad de Darío de obtener un reconocimiento por parte de los

consultantes por los cambios que emergieran en el espacio terapéutico, lo cual le

indicaría que era un buen profesional, la investigadora asumió el papel de consultante y

desde ahí decía lo que había entendido que Darío quería que dijeran sus consultantes a

este respecto. Simultáneamente hacia preguntas que facilitaran la reflexión de Darío

frente al tema y acerca del impacto que tenía escuchar sus ideas desde la voz del

consultante. A continuación se presenta un fragmento de dicha conversación:

E: Con esto que tú dices voy a representar un consultante: Bueno Doctor yo ya

respondí todo a lo que venía, muchas gracias, sin su ayuda yo no hubiera podido, ese

cambio es por usted, usted me ayudó muchísimo, de verdad que lo que soy en este

momento es por usted, por todo lo que hizo por mí. Esto que implicaciones tendría en ti,

en el consultante y en el proceso?
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 167

Profesional
D:jejejejejej. Eso me cuestionaría mucho, tal vez me haría decirle que nos faltan

algunas sesiones jejejeje, todavía no deberíamos terminar este proceso, me cuestionaría

en especial, en cuanto al proceso.

E: por qué te cuestionarías en cuanto al proceso?

D: porque pensaría que seguramente ese no es el cambio sostenible... se va olvidar de

todo esto que está haciendo por mí, y seguramente volvería atrás a sus problemas por los

que vino. Terminaría cuestionándome y diciéndome bueno qué paso conmigo acá que

este fue el resultado de este proceso tan largo en el que le metí tanto, pero resulta que

esta persona cambió fue por mí.

E: ok, Voy a hacer de consultante nuevamente: Ahhh el doctor no me cree que yo

cambié, me dice que todavía no estoy lista.

D: jejeje, yo si le creo, pero simplemente pienso que hay un poco más de trabajo ahí

E: ok, qué cambios tendrías que hacer tu en la relación conmigo si yo fuera

consultante y tuviera este relato para que no sintiera que los cambios son por el

terapeuta.

D: pues no sé, supongo que si una persona llega a eso es porque el terapeuta está

asumiendo más de lo que debe asumir porque el cambio iría en esa dirección en

demostrarle que no es por mí, no soy yo simplemente el que quiere que usted cambie, yo

lo que quiero es usted pueda hacer las cosas que quiere hacer, y las cosas que quiere

hacer es cambiar, entonces el cambio no es por mi sino por usted.

E: Y eso cómo se ve en la práctica?

D: Creo que en todo, como el tipo de preguntas que se hace, en el tipo de

intervenciones, como en el sentido que se le da a la conversación

E: Esto que representé sería lo que te gustaría que dijeran de ti?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 168

Profesional
D:No. jejejeje

E: jejejeje

Como se observa en la conversación, esta representación y las reflexiones que le

generó a Darío le posibilitaron ampliar la percepción sobre el cambio e identificar el

impacto que tiene en el terapeuta y en el consultante el hecho que el profesional asuma

toda la responsabilidad del cambio. Esto también se puede evidenciar minutos después

de la conversación anterior cuando Darío refiere: "eso finalmente es quitarle valía al

consultante porque termina siendo uno el mago y el que lo hace todo, y no sólo le quita

valía al consultante sino al mundo, uno no solamente cambia por eso".

Así mismo le permitió a Darío reírse de sus propias ideas y posteriormente llegar a la

idea de que el consultante no va a terapia a reconocer al profesional.

Para crear otros sentidos frente al tema de la responsabilidad del terapeuta teniendo

en cuenta los supuestos que para Darío eran importantes en su quehacer como terapeuta,

se hizo una distinción entre el profesional que no asume su responsabilidad

argumentando que la responsabilidad es del otro y desde ahí asume una postura pasiva, y

el terapeuta que reflexiona sobre lo que puede hacer al dirigir el proceso para favorecer

la co-creación del cambio y para mantener una postura activa teniendo claro que la

responsabilidad del cambio de la vida depende del consultante. Un comentario de la

investigadora que concluyó el tema y que tuvo sentido para Darío fue: "No es que me

quite responsabilidad, por eso me hizo sentido el 100 - 100 porque el 80 – 80 o el 50 -

50 implica que alguien se quita un poco de responsabilidad, y son responsabilidad

distintas"
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 169

Profesional
Conversaciones centradas en la identificación de habilidades y en los cambios de

Darío

A partir de las experiencias terapéuticas que narra Darío se enfatiza en las

habilidades que ha desarrollado en su rol como terapeuta teniendo en cuenta el proceso

que le ha permitido alcanzarlas, lo cual a su vez le permite identificar los logros y los

pasos que ha favorecido los cambios en él. Esto significa que el logro de una habilidad

contiene el desarrollo de otras habilidades que favorecieron el progreso de ésta. Algunas

preguntas fueron: Qué habilidades has observado en ti en estas sesiones?, cómo lo

lograste?, qué tuviste en cuenta para lograrlo?, Qué te ayudó a soltar el tema de los

resultados?

Así mismo, a medida que Darío identificaba las habilidades y el proceso que le

permitieron desarrollarlas, la investigadora hacia comentarios y preguntas relacionando

lo dicho por Darío con elementos teóricos del enfoque sistémico tales como transcender

el motivo de consulta y construir una definición del problema, la curiosidad como una

forma de construir y encontrar diferencias y, la terapia centrada en los consultantes: O

sea que no te quedaste con el motivo de consulta sino que ampliaste la mirada?, para ti es

importante mantener esa curiosidad y esa capacidad de explorar?, qué alimenta esa

curiosidad, ese movimiento?, lo que entiendo es que tus preguntas partían de la

conversación con él, siendo el consultante muy importante... dándole un lugar

protagónico.

La conexión de estos conceptos teóricos como la curiosidad fueron acompañados de

cuestionamientos que tenían el propósito de comprender cuál es el sentido que Darío les

está dando desde su experiencia. En ese sentido, se hicieron preguntas tales como: por

qué es importante para ti? (refiriéndose a la curiosidad).


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 170

Profesional
De la misma forma a medida que Darío identificaba el desarrollo de algunas

habilidades terapéuticas las preguntas y comentarios tenían la finalidad de conectar con

valores que para él eran importantes como una forma de trascender un listado de

acciones y encontrar los elementos que le daban fuerza: "Desde lo que estás diciendo es

como si le dieras un valor importante a las emociones y a lo que surge en el encuentro

terapéutico. Una interpretación que estoy haciendo es que tus preguntas surgían de lo que

se estaba viviendo ahí, desde esa emoción"

Estos valores que sostenían las habilidades también fueron conectados con ideas de

autores que sus planteamientos empataban con lo que era importante para Darío: "Mira

que ahora que nombras la libertad, estaba leyendo un artículo de Edgar Morín que habla

sobre eso y dice....". esto llamó la atención de Darío y ayudó a consolidar el marco en el

que las habilidades mencionadas tenían sentido.

Al escuchar a Darío la investigadora también identificó habilidades en Darío que él

no había definido con claridad pero que estaban implícitas en lo que iba narrando, por lo

cual se hicieron evidentes a través de preguntas que tenían el efecto de ampliar lo dicho

por Darío: O sea que ahí también hay una habilidad de flexibilidad, de moverte, no sólo

que se mueva la familia, sino que tú también te mueves?

Las habilidades desarrolladas por Darío se enmarcaron dentro del contexto particular

de la relación terapéutica con familias concretas con el propósito de generar reflexión

sobre el impacto de sus logros y la forma cómo éstos se traducían en acciones que

conformaban parte de su rol como terapeuta: El soltar los resultados qué generó en la

familia?

Cuando Darío expresaba los logros que había tenido como terapeuta en términos de

sentimientos, se hacían preguntas que posibilitaran entender cómo esta transformación


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 171

Profesional
emocional impactaban su quehacer como profesional, identificando las acciones

concretas que daban cuenta de una diferencia en su actuar como terapeuta y que de esta

forma eran más visibles para los consultantes y por supuesto para él: En que se darían

cuenta ellos (los consultantes) de esta confianza y seguridad?.

También se hacían preguntas que ayudarán a concretizar lo que Darío estaba

diciendo, lo que paradójicamente ampliaban más lo que él estaba diciendo, y permitían la

conexión con su identidad profesional y con ampliación de su repertorio de

posibilidades: Esto que dices de la confianza y seguridad en lo que tú sabes, qué sabes

tú?, qué cosas has visto en ti que te permiten tener esa confianza y seguridad para llevar

a cabo un proceso terapéutico?, qué movimientos te permite esa confianza y esa

seguridad?, cómo das ese paso de ser psicólogo a terapeuta?, qué te ha ayudado, cómo ha

sido esa transición?

Además, la investigadora traía ideas y preguntas que Darío se hacía en las primeras

sesiones y que limitaban su quehacer terapéutico, lo cual constituía un contraste y una

forma en que Darío podía identificar los cambios no sólo en términos de acciones sino

en transformación de ideas y de emociones: Qué pasó con esa voz de qué dirán los

técnicos?, esa era una voz que te acompañaba; desde ahí cuáles son esas cosas que tienes

en cuenta en el proceso terapéutico ... porque creo que tu tenías una inquietud acerca de

cómo la relación terapéutica se puede convertir en una relación de amistad, tu decías si

privilegio la relación es como si fuéramos amigos; te lo pregunto porque lo que yo

entendía era que tu creías que si privilegiabas la relación terapéutica entonces estabas

estableciendo una relación de amistad. En mis palabras tu definías lo terapéutico como el

hacer cosas desde la técnica, lo que no estuviera ahí no era terapéutico y desde ahí había

una relación de amistad; estoy pensando en cómo posicionarte como terapeuta te ha dado
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 172

Profesional
una libertad y unos derechos; cómo logras dar ese paso en el sentido en que eso no te

obliga a ser un experto y a sabértelas todas, porque antes yo veía algo de eso, si eres

terapeuta tienes que saber mucho y hacer las intervenciones super uau!.

Estos cuestionamientos le permitían a Darío argumentar y darle más fuerza al

cambio, a partir del reconocimiento de las nuevas ideas que ayudaban en el

mantenimiento de éste.

A este respecto la investigadora también agregaba nuevos significados con respecto

a los cambios que estaba teniendo Darío, teniendo en cuenta las transformaciones que

ella percibía en él a lo largo de los espacios conversacionales:

"me impacta eso que estás diciendo porque es como si hubieras soltando la idea de

adueñarte de los pensamientos y sentimientos de las otras personas. Cuando digo

adueñarte es hacer todo para que piense de manera distinta y creo que eso desde lo que

me cuentas no sólo impacta la relación con tus compañeros sino también con tus

consultantes, es como darle a cada quien lo que le corresponde y reconocer que tú no

puedes meterte en la cabeza de la otra persona para que piense y sienta distinto"

"te escucho y lo que pienso es como que sueltas verdades, construyes otras, pero no

te quedas anclado a una verdad sino que contemplas la posibilidad de elegir y eso te

permite soltar, no es que tengas que estar pensando tengo que ser así siempre, sino que te

estás dando el permiso o el derecho de poder cambiar"

"Mira que ahora que te escucho es como si el enfoque sistémico lo tuvieras más

apropiado. Me refiero a que antes el sistémico era como el deber ser ... se te convertía en

una herramienta y ahora es como si lo estuvieras viviendo en tu vida, es como si

estuvieras siendo sistémico tú, no como una herramienta que aplicas porque desde ahí te

fijabas en la técnica y aparecía la voz de los técnicos".


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 173

Profesional
A partir de los comentarios de la investigadora Darío encontraba nuevos significados

y sentidos con respecto a sus cambios, lo cual hacía que identificara otros cambios a los

que inicialmente no eran mencionados. En ese sentido, la investigadora hacía preguntas

focalizadas al proceso del cambio. Por ejemplo: Qué voces te han ayudado a no dejarte

invadir por la técnica y a seguir tu estilo?, Cómo has logrado lograr ese equilibrio entre

tu estilo e igual darle validez a la teoría y seguir leyendo sin tener que ajustarte a la teoría

porque creo que en ese punto estás porque no es que hayas descartado la teoría?

Considerando las respuestas de Darío los comentarios de la investigadora apuntaban

al reconocimiento de la postura propositiva que había logrado el participante frente a los

elementos teóricos en donde él reconocía lo que éstos le aportaba como terapeuta y la

contribución que él también podía hacer a la teoría desde su experiencia.

La utilización de metáforas que representaran lo que Darío estaba identificando como

cambios cobraron sentido para él e hicieron parte de la consolidación de éstos: "es que

creo que antes era como si tuvieras que ponerte un sombrero o un vestido y ser de una

determinada manera y es como si ahorita te hubieras conectado con lo que para ti es

realmente importante. Es como si no tuvieras que ponerte el sombrero, sino que puedes

moldear el sombrero de lo que para ti es importante... Entonces no tienes que ponerte el

sombrero que no va contigo sino que puedes elegir entre los múltiples sombreros"

Participante 3: María

Dilemas

A continuación se describen los dilemas que estaba viviendo María a partir de su

práctica psicoterapéutica.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 174

Profesional
Centrada en el deber ser: Qué es lo correcto?

María se hacía varios cuestionamientos frente a su identidad como terapeuta

preguntándose constantemente si trabajar en la realización de procesos de atención

terapéutica era lo de ella, dudando sobre su desempeño y sobre las habilidades que había

estado desarrollando durante su formación. Este cuestionamiento estaba relacionado con

el cansancio que le producía la poca fluidez de sus ideas en el contexto terapéutico y el

no saber qué hacer para generar el cambio en los consultantes, lo cual le generaba

angustia: " (...) me he sentido puede ser cansada, eh como que a veces siento que las

ideas no fluyen, a veces siento que esto no es lo mío (…) básicamente cuando hago

terapia y de pronto cuando estoy trabajando con una familia y llevo un tiempo y no

encuentro como para dónde más, qué mas hago, o cuando estoy en supervisión como que

también me cuestiono yo no sé y qué será lo que tengo que hacer acá, qué será lo que

tengo que mostrar que no he mostrado y eso me angustia. (sesión 1)

El cansancio y la angustia también estaban relacionados con la necesidad de María de

tener claridad sobre sus actuaciones y la parálisis que sentía al no saber cómo seguir en

los procesos terapéuticos. Sus preguntas sobre qué hacer pretendían buscar una respuesta

correcta sobre cómo seguir y tenían el propósito de que sus actuaciones se ajustarán a un

ideal desde el deber ser para obtener un reconocimiento, en el que sus acciones

estuvieran bien: “tengo que cumplir con esto, tengo que hacerlo bien, y no solamente de

pronto por los tutores sino también por las familias, como que ellos están viniendo acá

buscando algo y ese algo quizás yo lo puedo dar, y si no lo tengo pues que voy a dar”

(sesión 1)

Lo anterior evidencia como María muestra responsabilidad y compromiso por

responder a las expectativas de las familias; sin embargo duda de los aportes que ella
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 175

Profesional
desde su rol como terapeuta puede hacerle a la familia e implícitamente hay un temor de

no responder a los pedidos de éstos.

Sus acciones las evaluaba desde un “deber ser”, y de acuerdo a la correspondencia

con lo que ella creía que estaba buscando la familia como si hubiera una idea en la que

sus actuaciones debían corresponder a algo que es verdadero y desde ahí su necesidad de

ajustarse a la forma correcta de hacerlo: “… pues me pongo a pensar si es eso lo que

está buscando la familia, … o a veces en las supervisiones el que me hagan preguntas y

me cuestionen me lleva a pensar que quizás no estoy haciendo las cosas como las debería

hacer..” (sesión 1)

Por otra parte, María percibía que desde el deber ser era importante la rigurosidad

con el proceso, entendida como leer artículos relacionados con el caso, pensar en el

sistema consultante y lo que podía hacer en terapia con ellos, ver la grabación en video

de la sesión realizada y dedicarse más a la historias; al no hacerlo se sentía incómoda y

con falta de compromiso con el proceso. Con respecto a este punto había una

incongruencia en lo que ella sentía que tenía que hacer y lo que quería hacer:

“Si, y eso si que genera incomodidad, porque finalmente yo lo pienso, y es como lo

que a uno le pasa también muchas veces en el amor, como que pienso que debo hacer

esto pero que el corazón me lleva para otro lado, y así creo que me pasa a mí con este

tema, como que pienso que tengo que hacer esto, que tengo hacer lo otro, yo quisiera ser

así, y a la hora de hacerlo no le saco el tiempo o me da pereza, o las otras obligaciones..”

(sesión 1)

Estas demandas basadas en lo que ella creía que tenía que hacer también generaban

un alto grado de exigencia en María, que hacía que se sintiera sobrecargada, y ahí
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 176

Profesional
aparecía la idea de “no puedo hacerlo”, la emoción de impotencia que bloqueaba sus

acciones y también de rebelión frente a esa voz que le decía “tienes que hacer”

“Lo que pasa es que a veces yo siento que soy muy exigente conmigo mismo, muy, y

a veces como esa exigencia me carga tanto que termino no haciendo nada… a veces me

rebelo y por eso no hago nada, yo digo me puse hacer pereza pero quizás fue

rebelándome a esa voz de mando…” (sesión 1)

La evaluación sobre el trabajo realizado generaba en María impotencia, incomodidad,

y miedo de no poder hacer lo que ella creía que tenía que hacer, lo que hacía que

asumiera una postura distante con el proceso de formación en el que procuraba

involucrarse poco, en ocasiones incumpliendo algunas de sus responsabilidades frente a

éste. Sin embargo, desde su deseo de ser una buena terapeuta revisaba en forma

individual sus acciones buscando definir si su desempeño en el proceso terapéutico era

bueno o malo:

“yo creo que eso también hace parte que yo haya tomado distancia de ciertos

procesos, yo digo si este proceso a mi me genera incomodidad, como para qué, yo no me

quiero sentir así, no me quiero sentir cuestionada, no me quiero sentir descalificada, pero

también a veces me pongo a pensar pero eso es lo que necesito para ser buena”. (sesión

1)

En el fragmento anterior aparece que para María el cuestionamiento y la

descalificación son parte del proceso que le van a permitir llegar a la meta de ser una

buena profesional; no obstante estos cuestionamientos y reflexiones eran vistas por

María más como una descalificación y evaluación de su desempeño y no como una

apertura a ver, escuchar, comprender y actuar de manera distinta a partir de las múltiples

miradas sobre una situación.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 177

Profesional
Esto influía para que María no generara procesos reflexivos acerca del proceso

terapéutico con los sistemas consultantes en los que veía un estancamiento, en cuanto lo

veía como una evaluación de su desempeño y le generaba miedo la posibilidad de que

sus consultantes le dijeran que el proceso no les había sido útil:

“a mi esas preguntas también a veces me dan susto porque es ponerlos a ellos a

evaluar y no quiero que ellos digan que eso no les está sirviendo”. (sesión 1)

El sentirse descalificada hacía que María invalidara todo su proceso de formación y

los aprendizajes que había desarrollado durante el mismo, calificando su quehacer con

adjetivos como bueno o malo, los cuales son adjudicados a toda su labor como terapeuta

y no a un momento específico en una relación concreta. Además, pareciera que hay una

idea o tal vez una ilusión de un final en el proceso de formación donde no falte nada por

aprender, lo cual puede dar cuenta de una visión del conocimiento como estático y al

cual se puede acceder completamente: “descalificada es sentir que lo que yo estoy

haciendo no está siendo bien, y sentir que lo que llevo haciendo durante más de dos años

no es, o que sí es pero que le falta” (sesión 1)

Para María la multiplicidad de voces que hay en un contexto terapéutico, las del

sistema consultante y las de la terapeuta, sumadas las que aparecen en el contexto de

supervisión, no representaban una posibilidad de ampliar sus comprensiones sino por el

contrario la confundían y reafirmaban su pregunta que guiaba su quehacer: y ahora qué

hago?. Dicha pregunta pareciera que tenía el propósito de buscar una certeza en la que

se elige una posibilidad “correcta” entre muchas otras, en donde no cabe la integración

de las múltiples voces:


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 178

Profesional
“y ahora qué hago, como para dónde me voy, escucho al señor?, escucho a la

señora?, escucho a la supervisora?, me escucho a mí?, yo creo que son muchas voces y a

veces me empiezo a confundir” (sesión 1)

La confusión se incrementaba y se acompañaba de malestar en el contexto de

supervisión, ya que María se sentía presionada. Ante esta presión que sentía optaba por

privilegiar aquello que creía que era lo correcto y lo verdadero dado los conocimientos y

la experticie del supervisor, sintiéndose en la mitad: entre lo que cada consultante quería

y esperaba de María, lo que la supervisora esperaba de ella como terapeuta y lo que a ella

le hubiera gustado hacer:

“claro y ahí en ese contexto yo me siento más presionada, como hay que hacer esto, y

yo digo y si lo dice alguien que tiene experiencia es porque así es, y hay que hacerlo

así… y yo allá del otro lado sintiéndome terriblemente mal… yo ahí en la mitad y atrás

diciéndome si es importante hablar de eso… mira yo me sentía como y ahora qué

hago…cuando estoy en supervisión si me siento presionada” (sesión 1)

¿Quién Dirige la Sesión el Profesional o los Consultantes?

En María habían dos ideas que se contraponían en su rol como terapeuta, una de ellas

se refería a que el profesional debía saber y dirigir la sesión, y la otra estaba relacionada

con que el terapeuta no va para dónde quiere ir sino para donde quieren ir los

consultantes.

Esto implicaba una dicotomía en la que el terapeuta guiaba o se dejaba guiar, y no

había un nosotros que implica una relación de para dónde vamos, donde las voces del

terapeuta y del consultante son tenidas en cuenta, lo cual generaba en María inseguridad,

indecisión y una sensación de parálisis frente a sus actuaciones.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 179

Profesional
Estas emociones también estaban relacionadas con la diferencia que María percibía al

hacer atención terapéutica y el trabajo que realizaba con ICBF en el que hacía atención a

familias desde el enfoque sistémico pero no llevaba a cabo procesos terapéuticos,

manifestando que se sentía más libre y suelta cuando trabajaba con el ICBF, ya que no se

sentía sola, había respaldo por parte de la institución y el dinero recibido por sus

servicios no era pagado por las familias.

En este sentido, se sentía con más responsabilidad en la atención terapéutica con

respecto a la generación de cambios rápidos en las familias teniendo en cuenta que ella

recibía un pago directo por sus servicios y no percibía el respaldo de una institución:

“yo siento que eso me pasa es únicamente en el contexto de terapia porque en el

trabajo que realizo a diario, yo no me siento así, yo no sé si tiene que ver porque en este

trabajo las familias no me pagan sino que me paga la institución, en el trabajo es más

suelto, más libre, yo siento que en el contexto terapéutico tengo que responder a otras

cosas… cuando yo digo voy a hacer terapia digamos que eso para mí genera una

responsabilidad mucho muy grande, además porque estoy sola… después de que atiendo

la familia me pongo a pensar si lo que yo estoy trabajando es lo que realmente lo que la

familia quiere trabajar o si es lo que yo pienso que es, desde mis hipótesis y mis

planteamientos, y aunque yo siento que hago un trabajo reflexivo a veces, o sea, a veces

yo siento que a veces me cuesta trabajo, será que esto sí es, será que esto no… a veces el

sentir que las personas no están cambiando o no están cambiando al ritmo que yo

quisiera, o que yo siento que yo voy por un lado y ellos van por otro, como que eso me

cuestiona…” (sesión 1)

Su necesidad de responder al pedido de sus consultantes y generar cambios rápidos

en éstos hacía que se focalizara únicamente en resolver el problema por el cual ellos
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 180

Profesional
manifestaban que iban a terapia, centrándose en el motivo de consulta como fuente de

malestar, dejando de ver otras conexiones que mantenían la dificultad y renunciando a

definiciones de problemas más amplias que le dieran mayor movilidad a ella y a sus

consultantes: “yo sí creo que si uno va para consultar el punto negro... hay que explorar

el punto negro y hay que mirarlo... yo no sé si lo que pasa es que yo quiero que las cosas

sean ya… cambio en tres sesiones y sino yo me empiezo a sentir y qué más hago”

(sesión 1)

En ese sentido, María seguía a sus consultantes en el relato y en la conversación que

ellos proponían dejando a un lado sus propias comprensiones y propuestas de

intervención. Por tanto, en la sesión terapéutica no se generaba nueva información, se

desvirtuaba el papel del terapeuta, la conversación estaba más centrada en el contenido

de las historias de los consultantes y en María aumentaba la necesidad de responder casi

que de forma literal a las demandas de éstos:

“yo creo que como terapeuta yo si espero que las personas hagan cambios… hay

casos muy específicos, por ejemplo un conflicto de padres, y yo quisiera que ya se

resolviera ese conflicto de padres, y sé que hay otras cosas... pero por ejemplo cuando

yo intento meterme en otras... cuando yo intento dar ese salto, o hay un freno, o siento

que no estoy respondiendo al pedido que hacen ellos… el susto que me genera es que yo

empiece a comprender lo mismo que están comprendiendo ellos, y digo bueno si yo ya

estoy viendo lo que ven ellos, entonces qué más opciones les puedo dar… empiezo a

meterme en la misma dinámica de ellos de ver lo mismo... cuál es el foco para esta

sesión, como que tengo varios y por el que me lleve la familia, pero yo siento a veces

que mi voz también debería estar más presente…” (sesión 1)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 181

Profesional
La decisión de no dirigir el proceso terapéutico sino dejar que los consultantes lo

dirigieran también estaba relacionada con la inseguridad que sentía María frente a su rol

y la descalificación que se hacía sobre sí misma como profesional en la que

deslegitimaba sus saberes: "yo siento que a veces por donde yo me quiero meter...

cuando me hacen el quiebre como que por ahí no, yo digo bueno finalmente el proceso es

de ellos, no es mío, yo tengo que responder a lo que ellos piden, pero si pasa eso, si no

quieren por ahí miremos por ese otro lado… el temor de que ellos se den cuenta que no

sé para dónde voy” (sesión 1)

Igualmente desde el temor a que los consultantes se incomodaran o la juzgaran como

profesional si no seguía la dirección que éstos proponían, María se relacionaba con ellos

desde una pauta de complacencia, de hacer sólo lo que podía gustarles a ellos, para evitar

que la evaluaran mal, lo cual los llevaba a los dos a una postura de comodidad.

Comodidad para los consultantes de no ver otras cosas porque eso implica moverse, y

comodidad para María de no ver, ni mostrar nuevas miradas porque eso también le

implicaba moverse y de alguna manera asumir la incomodidad y la desaprobación que

esto pudiera generar en los consultantes.

Cuando los consultantes desistían del proceso María se culpaba por creer que no

había respondido a lo que ellos estaban buscando, lo que la hacía sentir incómoda y con

incertidumbre al sentir que falto algo que no era claro para ella.

Así mismo, María se mostraba confundida cuando las demandas del sistema

consultante eran distintas y provenían de diferentes personas puesto que no sabía con

cuál trabajar y a cuál responder: “también me he encontrado con distintos pedidos en la

familia, entonces de pronto me alió con uno de los pedidos y eso también hace que a

veces luego me sienta también a veces confundida, porque digamos que empiezo a irme
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 182

Profesional
por uno y el otro pedido queda descuidado por decirlo de alguna manera, y por ejemplo

cuando son procesos de padres separados, me pasa eso, como que meto por el camino

que uno me está proponiendo y entonces dejo de responder al pedido del otro” (sesión 1)

María al sentirse incompetente aumentaba su pregunta sobre qué más hago, la cual se

respondía desde el mismo foco de observación, comprensión e intervención, por tanto

sus posibilidades de acción también disminuían.

Es así como la pregunta qué más hago, no constituía una forma de estimular la

búsqueda de más ideas, miradas, comprensiones y curiosidades sino que le generaba

impotencia, incomodidad, la sensación de sentirse inadecuada y el cuestionamiento de su

saber - hacer terapia: “digo será que esto si o será que esto no… empiezo como a

preguntarme esto será que si es lo que yo sé hacer … pero de todo modos a veces me

bloqueo y ahí también me da incomodidad (sesión 1)

Cuando María percibía que no podía ayudarle a sus consultantes y evaluaba la sesión

realizada como “fatal” le generaba tranquilidad y comodidad que éstos desistieran de la

terapia, puesto que eso significaba que no tenía que preguntarse ¿y yo qué mas hago?.

Esto también estaba relacionado con no saber cómo responder a la confianza que tenían

los consultantes en la ayuda que ella les podía ofrecer, por lo cual si volvían se sentía

muy responsable, con miedo y angustia de asumirla, de no poder asumirla, y yo diría de

influenciar la vida de ellos.

Esto se puede ver en los siguientes fragmentos de conversación:

M: a veces es no me importa que se vayan los consultantes para mi mejor que se

vayan, y eso pues me parece una posición muy cómoda, porque yo digo esta familia, es

que esa primera sesión estuvo fatal, si no vuelven mejor para mí”
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 183

Profesional
E: Cuando tú piensas que ojala no vuelvan o que si no vuelven mejor para ti, desde

qué emoción lo estás diciendo?

A: Muchas veces desde la tranquilidad, sabes, como de no van a volver bueno está

bien, eso me tranquiliza porque yo creo que no les iba a poder ayudar con su

pedido…Puede ser desde el miedo, no creas que hacer terapia me da susto, eso me

genera sustico, porque siento que es estar en la vida del otro y eso me hace sentir a veces

angustiada, porque si mis ideas están ahí y son las que están ayudando a la gente, quizás

si yo no hago lo que ellos esperan o si yo de pronto no hago lo más conveniente para

ellos, o no ayudo a guiarlo para donde yo creo que es lo que más les conviene, pues

sencillamente es la vida de ellos, y yo como que me siento con la responsabilidad y con

la carga de que ellos están confiando en mi en que yo les puedo ayudar…pero a veces

también hay familias que yo digo yo no puedo, y creo que a esas familias yo ayudo a que

se vayan y a veces yo digo esta familia si la puedo ayudar y resulta que luego va pasando

el tiempo y ya digo no (sesión 1)

¿La teoría me Inhibe o me da Herramientas?

Para María era muy importante que todo lo que hiciera en el encuentro terapéutico

tuviera un sustento teórico, por lo cual sentía temor de no poder dar cuenta del modelo

que la había llevado a hacer las preguntas e intervenciones que había realizado: “es una

voz que me martilla todo el tiempo, es que lo que hago no es que me lo estoy inventando,

o es que yo estoy haciendo esta intervención o estas preguntas porque a mí se me ocurrió

sino porque esto debe ser un sustento” (sesión 1)

Esta voz aparecía en las post sesiones, pero se hacía más fuerte en las supervisiones

y cuando no podía dar cuenta de lo que había hecho, María se descalificaba como
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 184

Profesional
terapeuta y ahí venía el cuestionamiento frente a la utilidad de que ella continuara

trabajando en la realización de procesos de atención terapéutica: “luego digo qué es lo

que yo estoy haciendo?, por qué hice esa pregunta, esa idea de dónde salió? Y por

ejemplo, ahora con esa tutora que tenemos, ella es bueno desde dónde lo estás haciendo,

dígame desde qué modelo lo estás haciendo, y yo ahí empiezo a decir como yo no tengo

claro cuál es el modelo, yo no tengo claro eso y si no tengo claro eso pues cómo voy a

trabajar con las familias, si ni siquiera tengo claro desde dónde me estoy parando”

(sesión 1)

Esta idea de la necesidad de un sustento teórico hacía que María sintiera que el

conocimiento que tenía no era suficiente y percibiera que le faltaba preparación,

desconociendo los años de formación en terapia sistémica y de alguna manera

invalidando su proceso.

Así mismo, el temor de no saber manejar algunos temas y poderlos sustentar desde la

teoría, influía para que María se centrara en el contenido de las historias que le contaban

en terapia, ignorando sus propias ideas, emociones y comprensiones que iban surgiendo

en el encuentro terapéutico, ya que al no estar conectadas con la teoría consideraba que

no eran válidas.

Igualmente, el no reconocimiento de sus aprendizajes y saberes generaba en María

angustia, desespero y la sensación de sentirse atrapada por no saber qué hacer y por no

tener los conocimientos para hacerlo, lo que generaba duda en cuanto su profesión como

terapeuta.

Además, aunque en su relato afirmaba repetidamente que le faltaba compromiso,

dedicación y ser más rigurosa con su proceso, también manifestaba que la adquisición de

más conocimientos limitarían sus actuaciones en el contexto terapéutico y harían que no


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 185

Profesional
se atreviera a actuar de forma distinta, ya que se enfocaría mucho más en lo que se puede

o no hacer, buscando actuar de forma correcta y no tanto de forma que genere nuevos

sentidos a ella y a los consultantes: “yo creo que si yo tuviera más teoría de pronto no

me hubiera arriesgado hacerlo porque yo siento que es un tema como de eso no se puede

hacer, eso no hay que hacerlo o eso para qué hacerlo” (sesión 1)

Desde lo anterior María se sentía en una encrucijada en el que necesitaba más teoría

para percibir que podía llevar a cabo procesos terapéuticos, pero si la tenía sentía que la

inhibía y la limitada, por lo cual el cuestionamiento sobre si servía para asumir un rol de

terapeuta continuaba.

Cambios en la narrativa

A continuación se describirán los cambios en la narrativa de María como terapeuta,

que hacen parte de la historia alternativa y que se fueron creando a partir de los espacios

conversacionales:

Confianza en Sí Misma, a partir del Reconocimiento de Habilidades desarrolladas

y de la Validación de sus Saberes

María identifica algunas de las habilidades que ha desarrollado en su rol como

terapeuta entre las cuales se encuentran principalmente el escuchar para hacer

comprensiones a las situaciones que traen los consultantes, mostrarse sensible a las

historias de éstos, conectarse emocionalmente con ellos y aportar nuevas miradas desde

la curiosidad y las conexiones que va realizando. Esto se puede ver en el siguiente

fragmento:

E: qué quieres decir cuándo dices que puedes escuchar a las personas?, cómo te das

cuenta que tienes esa habilidad?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 186

Profesional
M: me doy cuenta porque me gusta, lo disfruto, no me aburre. Pienso que escuchar

no es solamente tener oídos sino desde ahí empezar a comprender lo que me están

diciendo, saber que ahí hay emociones, creencias… conectarme con las emociones del

otro... cuando estoy en la conversación, siento que lo que me están contando, es decir si

yo siento que la historia es de dolor, lo puedo vivir con ellos...pero percibo las emociones

que hay en el relato, yo pienso que no puedo sentir lo mismo que ellos pero si puedo

acompañar esas emociones. (sesión 2)

El desarrollo de algunas de estas habilidades profesionales María las conecta con

experiencias personales y con aprendizajes construidos en las relaciones en las que ha

participado y que son útiles en su rol como terapeuta: "pues pienso que la sensibilidad

me ha acompañado hace varios años, tal vez desde que era niña y se me viene a la mente

mi mamá, y ahora la he perfilado con el aprendizaje profesional. El escuchar creo que la

empecé a construir en el pregrado, y en la maestría la he aprendido de los tutores, las

familias también me han ayudado..." (sesión 3)

Lo anterior influye para que María no sólo valide el conocimiento teórico sino otros

saberes relacionados con su experiencia personal y laboral, que no han estado

focalizados en la realización de procesos de atención terapéutica pero que le aportan a su

rol como terapeuta: " yo creo que pensar que tengo las herramientas para hacerlo y que

no solo necesito la teoría sino otras cosas... mi experiencia, lo que sé, mis habilidades, mi

ser... la experiencia que he adquirido en atención a familias y temas como la violencia y

mi ser son todas las cualidades, mi historia de vida, valores..." (sesión 3)

También María valida su formación como terapeuta tanto los conocimientos como

las habilidades desarrolladas, transcendiendo la pregunta ¿Si sirvo para esto? que

implicaba una postura evaluativa de lo que hacía y desde la forma como se la contestaba
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 187

Profesional
María era desde el déficit, desde lo que faltaba, a una postura reflexiva que le permite

ampliar sus posibilidades de comprensión:

“con la formación que tengo puedo guiar procesos que otras personas no podrían,

otra es pensar que la reflexividad hace parte de mi estilo de vida, que los obstáculos no

son más grandes que mis capacidades” (sesión 4) “he pensado en el camino recorrido en

la maestría, en lo profesional con la experiencia que he tenido al igual que como persona,

también he comparado mi trabajo antes y después de la formación…” (sesión 5)

La validación de los aportes que puede hacer en el contexto de terapia, María los

relaciona con la sensibilidad que ha desarrollado por sus consultantes que también le

permite conectarse con ella misma, en la medida que logra escuchar sus emociones,

ideas, comprensiones y en general todo lo que surge en ella, a partir de lo que va

escuchando de sus consultantes: “es hacer un tejido con todo lo que estoy escuchando...

en donde se involucran varias cosas mis emociones, creencias, experiencias, etc.…. Es

tener en cuenta lo que la familia está pidiendo, reconocer la voz de ellos” (sesión 3)

Esta sensibilidad también le posibilita el reconocimiento de sus habilidades y logros:

“…así como soy sensible con los demás, también me puedo dar el permiso de ser

sensible con lo que siento y pienso… ser sensible conmigo misma, reconocer lo que

tengo y lo que sé, reconocer que sé hacer preguntas que me pueden ayudar a la

curiosidad y a no quedarme estancada”. (sesión 2)

De esta manera María deja de sentirse bloqueada y “paralizada” y empieza a confiar

en sí misma, lo cual impacta sus acciones, pues se da el permiso de expresar lo que

piensa y siente, a partir del encuentro con sus consultantes y percibiendo que sus ideas

fluyen, lo cual aumenta sus posibilidades en su actuar como terapeuta.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 188

Profesional
Esto implica incluir otros saberes que emergen en el encuentro mismo, reconociendo

que la teoría permite ampliar el panorama pero que cada encuentro terapéutico es

construido en el momento mismo en el que se genera: “… es pensar que el encuentro no

es algo que está construido con anterioridad” (sesión 2)

Así mismo, legitimar el deseo que la llevó a elegir ser terapeuta y el compromiso al

facilitar procesos de atención terapéutica disminuye sus dudas su competencia como

terapeuta: "antes me veía como algo muy pequeño en un mundo grande y ahora pienso

que puedo dominar o al menos comprender mejor ese mundo de la terapia, en ese mundo

quiero estar… la duda ha disminuido, no sé si aún esté, pero si esta es muy pequeña… yo

creo que con lo nuevo que he hecho y que he pensado me llevan a seguir soñando lo rico

que es hacer terapia, en cada día quiero especializarme más, en que esto es un constante

proceso que quiero seguir, “lo elegí porque me gusto, porque … yo quería estar en él…

me cautivaba trabajar con personas, con las emociones y con las complejidades de las

relaciones..” (sesión 4)

Es así como María al ponerle volumen a su voz y reflexionar sobre lo que quiere y no

sobre lo que tiene que hacer, pudo reconciliarse con la teoría en la medida en que dejo de

ser una carga y una imposición para ser terapeuta. Así pues, logra conectarse con ésta

desde el disfrute y desde lo aportes que le hace; sin que eso signifique una

descalificación hacia sí misma por no saber:

“ahora pienso que la teoría es algo que me puede ayudar y no que me oprime, me he

reconciliado con lo teórico… estoy dispuesta al cambio, me gustan los retos, aprendí a

validar mi voz, creencias, emociones, puedo ser terapeuta, no tengo que saberlo todo

para ser buena terapeuta… hacer terapia es más que teoría, es corazón y emoción”

(sesión 8)
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 189

Profesional
Al conectarse con lo que para ella es importante puede mostrarse más coherente en

sus actuaciones: “siento que he logrado tener más coherencia con lo que pienso, siento y

hago… he podido darle un lugar a mi voz”

Posicionándose como Terapeuta en el Direccionamiento de los Procesos

Terapéuticos

María asume un rol como terapeuta “más activo” en la conducción del proceso

terapéutico, asumiendo riesgos tales como realizar preguntas a los consultantes, decidir a

quién invita la próxima sesión, dar a conocer su punto de vista, aportar una visión

distinta a la que traen los consultantes: " Estoy siendo más reflexiva y me estoy dando

más permisos de arriesgarme, me he arriesgado a hacer preguntas, a citar a las personas

que yo considere a la sesión, a creer en lo que estoy haciendo, a atender a una

psicóloga...me siento dirigiendo y no dirigida... me siento líder, preparada

emocionalmente, capaz de facilitar el proceso, con la habilidad de hacer preguntas y

conexiones. (sesión 4)

De esta manera reconoce que su papel como terapeuta también tiene que ver con la

posibilidad de influenciar a los consultantes, lo cual le da permisos para intervenir:

“ahora pienso que ellos van a terapia porque las decisiones, explicaciones que se están

dando no están tan claras o tangibles y ese es mi papel ayudar a que tengan otras

miradas” (sesión 5)

Así es como María empieza reconocer su papel como terapeuta, sin descalificarlo o

sin pretender que no lo tiene, que era lo que pasaba antes apoyándose en la idea que

había aprendido teóricamente: el terapeuta no es el experto, el experto es el cliente. En

ese sentido María empieza a reconocer su experticia y asumir una postura de


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 190

Profesional
corresponsabilidad en el contexto terapéutico: "creo que ahora estoy pensando en la

corresponsabilidad, ellos son los que viven su vida, pero yo soy la terapeuta a la que

ellos consultan... la experta en emociones y explicaciones diferentes a las que ellos traen"

(sesión 5)

El reconocimiento de su experticia como terapeuta implica para María validar lo que

para ella es importante a partir de lo que percibe que está sucediendo en el encuentro

terapéutico teniendo en cuenta las habilidades que ha desarrollado. Es así como empieza

a tomar las decisiones que le parecen pertinentes considerando lo que puede ser útil

desde las posibilidades que esto abre para los consultantes.

“decido cual es el camino que quiero seguir, a quienes quiero consultar, a quien

incluyo en mis reflexiones”… (sesión 4) “pienso que es un cambio, quizás antes me daba

temor de hacer o decir algo que no fuera lo correcto o lo más útil” (sesión 5)

Esto le permite desvirtuar la idea de tener que ajustarse a un “deber ser” que ella

concebía como el tener los conocimientos suficientes para poder tener un lugar como

terapeuta, los cuales terminaban siendo insuficientes, ya que los conocimientos no tienen

un límite y siempre hace falta más por conocer y por aprender.

“es pensar que la realidad es compleja y que no puedo tener una sola verdad sino que

hay múltiples posibilidades, algunas de ellas las puedo pensar, otras no”. “…todas las

historias son distintas, creo que eso me ha brindado la posibilidad de tener mi mente

abierta a nuevos aprendizajes y entendimientos”. (sesión 5)

Es así como María se da el permiso de no saberlo todo, lo cual la hace sentir más

tranquila, menos presionada y libre al posicionarse como terapeuta sin la angustia de

tener que dar respuestas a todo los requerimientos de los consultantes, desde el

conocimiento teórico.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 191

Profesional
El no tener los conocimientos suficientes que antes la paralizaban y hacía que se

descalificara ahora la movilizan a acudir a colegas para consultar situaciones que para

ella no son claras, a reflexionar sobre lo que le está generando confusión y a buscar

literatura para ampliar sus conocimientos sobre un tema específico. De esta manera

afronta las situaciones que pueden parecer difíciles y que se le presentan en terapia

reconociendo que es imposible saber todo: "ya no siento tanto temor al enfrentarme a una

situación difícil o de la cual no tenga mucho conocimiento, eso me hace estar más

tranquila... pues considero que puedo consultar con alguien, revisar mis pensamientos o

literatura sobre lo que genera confusión. Eso hace que esa situación no sea tan difícil.

(sesión 4)

En ese sentido, María reconoce que para ella es importante seguir aprendiendo no

sólo a partir de una educación formal sino también a partir de sus experiencias

personales y profesionales, con sus consultantes y con sus colegas, lo cual la tranquiliza

si en algún momento no sabe algo pues es la oportunidad para mostrarse coherente con

su deseo: “me siento empoderada, tranquila y con la ilusión de querer seguir avanzando,

escalando… siento que es importante seguir aprendiendo, especializándome… puede ser

con la experiencia… especializándome en compañía de los consultantes (sesión 7)

Así mismo, asumir una postura en la que María dirige el proceso terapéutico

transformó la pauta relacional con sus consultantes en la que ella los seguía por temor a

no poder dirigirlos, ya que creía que no tenía los conocimientos para hacerlo y esto

podría ser observado por los consultantes.

Pasó de elegir entre dos opciones, o lo uno o lo otro, a integrarlas, específicamente en

lo que se refiere a la voz de ella y de sus consultantes, lo que generó confianza en el

proceso:" yo siento que esto me ha posicionado como la terapeuta que dirige el proceso
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 192

Profesional
hacia lo que ellos quieren y también hacia lo que yo creo que necesitan ...Creo que al

sentirme más segura hace que ellos confíen en lo que pueda pasar en el proceso" (sesión

5).

Escuchar y expresar su voz genera un cambio en su postura como terapeuta en la que

no sólo escucha al consultante, sino que además utiliza sus ideas en beneficio de éste

para crear nuevas conexiones que le permitan hacer comprensiones sistémicas,

disminuyendo el temor de equivocarse, pues las comprensiones son vistas por María

como interpretaciones que hace sobre lo que está escuchando que no obedecen a una

verdad, es decir son posibilidades que pueda que le hagan sentido al consultante como

pueda que no: “creo que para mí significa más confianza, eso me da más seguridad y

posicionamiento en mi rol… siento que ahora tengo menos temor de dejar salir mi voz,

teniendo en cuenta que es una posibilidad más.... también pienso que el permitirme

reconocer mis herramientas me da mayor seguridad” (sesión 3)

En el direccionamiento de los procesos terapéuticos María identifica y valida su

estilo confrontador que estaba opacado por la historia dominante y al que no le daba

lugar por temor a no estar haciendo lo correcto: “mi estilo aun está en construcción pero

me gusta ser confrontadora, me gusta que las intervenciones tengan impacto, me gusta el

cambio, la reflexión, la observación” … no quisiera que las sesiones se pasen sin que los

consultantes se vayan con algo distinto” (sesión 5)

Paradójicamente el que María haya asumido una postura activa en el

direccionamiento de los procesos terapéuticos sin buscar la aprobación y el

reconocimiento de los demás, sino reconociéndose así misma desde lo que ha logrado, ha

hecho que sea reconocida por sus compañeros y tutores en su rol como terapeuta, que era

algo que buscaba María: "si otras personas reconocen lo que yo hago, por ejemplo mis
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 193

Profesional
compañeros de curso....que hago buenas preguntas, que me conecto con los consultantes,

la tutora me dijo que me veía bien en mi rol... mi comprensión del caso… hago hipótesis,

conexiones, explicaciones, no solo desde la teoría sino desde la vivencia. (sesión 4)

Transformándonos en el encuentro terapéutico

María asume una postura en el encuentro terapéutico en la que no solamente los

consultantes cambian sino que ella como terapeuta también lo hace en la interacción con

ellos. Esto implica para María reconocer las potencialidades que tienen sus consultantes

y ella frente al cambio, en el que cada uno es responsable de su propio cambio, aunque el

rol del terapeuta está relacionado con generar espacios en los que el cambio sea posible:

“pensar en el otro como un semejante que consulta porque tiene preguntas y que yo soy

una guía, pero que ellos siguen teniendo pensamientos, ideas y que solo las mías no son

las que van a solucionar sus dificultades” (sesión 6)

Es así como empieza a cobrar sentido la idea de no ser dueña de los cambios de los

consultantes, idea que antes repetía desde lo teórico pero que no era vivenciada por ella,

lo que ahora le permite moverse e intervenir más allá del pedido que hacen sus

consultantes, generando en ella tranquilidad y una comodidad que le da mayor movilidad

en los encuentros terapéuticos.

“es una relación en la que me siento el medio y no el fin, es decir estoy en su historia

por algún tiempo facilitando reflexiones y cambios pero ellos son los dueños de sus

realidades…evita la angustia de no tener la varita mágica… esta comodidad no me

incómoda, siento que es un lugar que me permite movimientos y cambios, es no estar

enconchada… … (sesión 5) “Para mí terapia es estar en el camino del otro por un

tiempo, ayudándolo a caminar y a facilitarle la travesía…” (sesión 4)


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 194

Profesional
Lo anterior muestra una nueva comprensión sobre el cambio en María, el cual no

surge desde una relación causa – efecto, es decir las acciones del terapeuta no producen

de manera lineal un cambio; sino que es la convergencia de muchos elementos las que

hacen posible la emergencia de éste. Esta nueva concepción del cambio ha generado un

efecto “liberador” en María, ya que ella no se siente con la “carga” de tener que cambiar

a los consultantes, lo cual amplia su maniobra terapéutica: “eso me ha quitado peso de

encima porque antes creía que ese poder lo tenía yo con los consultantes, de

cambiarlos… ahora pienso que la transformación es mutua, que ellos tienen su propio

poder…” (sesión 7)

Igualmente, la idea de la transformación mutua ha llevado a María a un ejercicio de

autoreflexión y cambio permanente en el ejercicio de su rol como terapeuta, en el que

reconoce sus prejuicios y sus emociones, reflexiona sobre éstas y algunas son

transformadas en la relación con los consultantes: “he escuchado mi voz y confrontado

algunos prejuicios… Reconocerlos, pensar y sentir de dónde vienen esas ideas, en qué

posición me ubican con respecto a los consultantes” (sesión 7)

La identificación y reflexión sobre sus emociones y el impacto que tienen en la

relación con sus consultantes significa para María conectarse desde el corazón y

reconocer su parte humana, donde las ideas hacen parte ella pero no constituyen la

totalidad de su ser terapeuta: " pensar en conectarme no solo con mis ideas sino también

con el corazón es algo que me ha gustado mucho... siento que estoy más pendiente de

mis emociones y le doy más importancia, además reflexiono acerca de esto en relación

con los consultantes... estoy viendo un consultante que está disputando la custodia de su

hijo... él me mueve varios prejuicios y aunque a veces me siento aliada con la madre del
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 195

Profesional
niño, siento que este hombre quiere ser padre y desde ahí me surgen preguntas,

reflexiones..." (sesión 5)

Es así como María logra identificar el impacto que tienen las historias de sus

consultantes en ella y a partir de los referentes emocionales, los cuales están relacionados

con sus prejuicios, crea preguntas y reflexiones en beneficio de los consultantes con el

propósito de generar nuevas posibilidades en sus vidas.

En este sentido María incluye nuevas comprensiones desde el “corazón” como las

llama ella para referirse a las emociones, sin excluir las comprensiones que están

relacionadas con la teoría. Se permite conectarse consigo misma en el contexto

terapéutico desde la conexión que crea con el sistema consultante, la cual le permite

mantener una relación terapéutica cercana con ellos.

“yo creo que es una relación más cercana, porque siento que los puedo acompañar y

también me hace pensar que no solo necesito saber para comprender… lo teórico es

necesario pero ahora el lugar de importancia no es el mismo… pienso que es importante

cuando quiero pensar en las técnicas, en la metodología, desde qué enfoque quiero hacer

las intervenciones. También es importante la conexión conmigo misma, con el contexto,

con el sentir del otro, el pensar en la humanidad del otro… estoy pensando como ser

humano para otro ser humano que pasa por algunas dificultades”

Así mismo, las preguntas sobre su rol la llevaron a darse cuenta que ella era una

terapeuta humana y que no podía hacer una división entre ser persona y ser profesional:

“reconocerme como un ser humano, pensar que soy terapeuta pero que no me puedo

despojar de mi humanidad”

Esta conexión consigo misma y con la parte humana transforma la idea del ser

terapeuta como algo abstracto a nivel de ideas que se concretiza actuando y usando
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 196

Profesional
teorías y técnicas para que los consultantes cambien, sino que es visto por María como

un ser de carne y hueso, que vive en el cuerpo, que siente, piensa, se mueve, entro otras.

En palabras de María: “ser humano es cuerpo y todo lo que encierra, emociones,

pensamientos, historia...”

Con respecto a la reflexión sobre sus emociones María reconoce que ante las

emociones de incomodidad, angustia y desespero que a ella le generaba el verse

estancada en los procesos y preguntarse qué mas hago, sin obtener una respuesta que le

permitiera ampliar el repertorio de posibilidades, ella optaba por “luchar” con estas

emociones para que no estuvieran presentes y de alguna manera la estrategia que había

utilizado era ignorarlas. En ese sentido, un cambio en María es que comienza a

validarlas, identificándolas, reconociéndolas y reflexionando sobre éstas:

M: si me siento incómoda no pelear con esas emociones… no correrle a la angustia

E: Cómo te diste ese tiempo o cómo afrontaste la angustia?

M: pensando en que esta historia llevaba algún tiempo con ellos y que la terapia no

tenía que dar soluciones inmediatas (sesión 2)

La conversación anterior muestra como María al reflexionar sobre sus emociones

logra hacer una conexión entre éstas y algunas ideas que las mantenían, las cuales al ser

cuestionadas también le permiten cambiar sus emociones. Por ejemplo, ha transformado

la idea de la terapia como un contexto donde se dan soluciones inmediatas, lo cual le

permite analizar más el caso y darse tiempo para comprender con ellos lo que está

sucediendo.

Así mismo, en los espacios conversacionales con María ella identifica y reflexiona

sobre los valores que ha ido construyendo durante varios años y que guían su vida,

especialmente el que se refiere a la transparencia. Este valor se constituye en otro


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 197

Profesional
referente que le da mayor movilidad a María en el encuentro terapéutico y le permite

reflexionar sobre sus emociones y sus ideas aumentando las posibilidades de acción:

E: Cuáles son esos valores que nombrabas que también constituyen un referente?

M: por ejemplo la trasparencia, la honestidad

E: qué significa la transparencia?

M: no ocultar… también puede ser trasparente con mis ideas, es decir conmigo

misma.

E: y eso de ser transparente con tus ideas y contigo misma, cómo se ve en la acción?

M: si, por ejemplo en la post sesión cuando tengo más tiempo para reflexionar

E: ok, qué pasa en la post sesión con la transparencia, cómo es esa reflexión?

M: siento que es ese momento tengo tiempo para pensar por lo que hice o deje de

hacer y eso me hace sentir que estoy siendo honesta con mis emociones, ideas etc.…

Creo que me permite reconocer que mis ideas están ahí, que en las preguntas que hago

hay varios elementos, míos y de los consultantes

E: y eso para qué te es útil? qué has observado?

A: es útil en algunos casos, porque me ayudan a tener nuevas ideas para mí o para

ellos, es decir algunas de las ideas se transforman en la conversación, eso me da más

posibilidades (sesión 3)

La honestidad también constituye otro valor que es importante para María y que le

permite estar revisando el impacto que tienen sus intervenciones en los consultantes,

pensando en la utilidad que puede tener para éstos:

M: de pronto en que la honestidad tiene una característica adicional y es no hacer

daño con lo que hago

E: ok, y cómo haces para saber si estás haciendo daño o no con lo que haces?
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 198

Profesional
A: eso no lo sé, preguntando?, observando la relación y lo que está pasando, teniendo

en cuenta el ambiente de las sesiones… es respetar los límites del otro. (sesión 3)

Además, su habilidad para reflexionar sobre sus prejuicios, valores y emociones

también le permite hacer distinciones entre su actuar como terapeuta en función de ella y

en función de los consultantes: “es que en algunas cosas siento que mis creencias estaban

muy presentes, entonces era pensar que no era yo la que estaba tratando de resolver algo

personal” (sesión 8)

Espacios Conversacionales

A continuación se describen algunos elementos de los espacios conversacionales que

permitieron la transformación de los dilemas iniciales en el proceso de construcción de

identidad como terapeuta de María.

Comprensión y Reflexión sobre el Marco de Referencia de María

Con el propósito de entender el contexto en el que emergieron las dificultades que

María mencionaba con respecto a su rol como terapeuta y que la hacía sentir agobiada, se

hicieron preguntas tales como: has identificado en qué momentos es que sientes que estas

cansada, o que sientes que esto no es lo tuyo ( se refiere a ser terapeuta), o que estas

agotada?".

Este tipo de preguntas le permitieron a María asociar algunas de las dificultades que

percibía con circunstancias específicas y con algunas ideas que las mantenían como la

necesidad de que sus actuaciones estuvieran bien. En ese sentido, las preguntas le

permitieron a la investigadora y a la participante entender lo que ella intentaba decir con sus

palabras y ampliar el relato de María expandiendo lo no dicho por ella e identificando los
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 199

Profesional
significados que estaban organizando sus percepciones: Cómo sabes si algo lo estás

haciendo bien o no?, qué te lleva a pensar o a cuestionarte si lo estás haciendo bien o no?, de

dónde surge esa idea de que tienes que ser más rigurosa en lo teórico...pues eso no te sucede

en el trabajo a pesar de que haces atención a familias sin fines terapéuticos, o sea qué tiene

de particular este contexto de terapia?, tú dices que esto te pasa más cuando estás sola que

cuando trabajas en equipo, qué pasa cuando tienes equipo terapéutico, qué sucede ahí para

que no te preguntas qué estoy haciendo aquí?

Las preguntas anteriores tuvieron el efecto de crear distinciones entre los diferentes

roles de María como profesional y entre el ejercicio de su rol como terapeuta estando

acompañada de un equipo terapéutico y trabajando sola. A su vez esto posibilitó la reflexión

sobre el impacto que los diferentes contextos tenían en su identidad, específicamente como

terapeuta sistémica.

Las preguntas también iban encaminadas a que María reflexionara sobre las

elecciones que estaba haciendo en su rol como terapeuta y el significado que le estaba dando

a éstas: Cómo eliges ir para dónde va la familia?, qué quieres decir cuando dices me voy

para donde me lleva la familia?

Con respecto a lo anterior y a otros temas que surgieron en la conversación no era

claro cómo éstos estaban relacionados con una dificultad para María, por lo cual se le

hicieron preguntas que le permitieron a la investigadora y a la participante entender qué era

lo que se concebía como dificultad, cómo surgía y cuál era el efecto en el rol de terapeuta:

En qué momento empiezas a sentir que eso no es adecuado?. Lo que entiendo es que estás

reflexionando sobre el proceso, sobre lo que pasó, lo que pasó contigo y con la familia para

que lo que tenías pensado antes de entrar a la sesión no se diera, en qué momento y cómo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 200

Profesional
surge la incomodidad contigo de lo que hiciste?, esa incomodidad cómo influye en los

procesos terapéuticos?

Esto implico que cuando las respuestas de María seguían sin ser claras para la

investigadora, ella lo hiciera explícito para que entre las dos se empezará a definir lo que

resultaba problemático:"hay algo que no entiendo María, y es cuando te preguntas por qué

me fui por ese lado, cuál es mi foco terapéutico, cuál es mi objetivo; mejor dicho en qué

momento o cómo lo conectas con la incomodidad o con el sentirte mal, o con el no sirvo

para esto, porque ahí lo que entiendo es que estas reflexionando sobre el proceso y como

haciendo una metaobservación preguntándote para dónde vamos. Qué pasa en estas

reflexiones que te lleva a pensar bueno no sirvo para esto, no estoy haciendo lo que tengo

que hacer, y a preguntarte eso qué tiene que ver con la teoría?

Esto le permitió definir con claridad a María la inseguridad que sentía en su rol como

terapeuta, la forma como ésta la bloqueaba, y la descalificación constante que se hacía de sí

misma en el ejercicio de dicho rol. Con la finalidad de que María asumiera una postura

propositiva frente a las dificultades también se hicieron las siguientes preguntas: Qué haces

con la incomodidad cuando aparece?

De igual forma se dio paso a la exploración de sus entendimientos sobre qué es

terapia, acerca de su concepción del cambio en la terapia y de la responsabilidad de los

terapeutas. De acuerdo a estos planteamientos de María, la investigadora siguió explorando

sobre éstos para conocer las conexiones que ella estaba haciendo puesto que aunque éstas no

se presentaban de una forma explícita, se podían suponer de su relato: cuando tú piensas en

la responsabilidad que implica la terapia, porque te sientes más responsable cuando actúas

desde el rol de terapeuta, la estás viendo en términos de cambio, o sea la utilidad tuya la ves

en términos de cambio, o cómo ves la utilidad?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 201

Profesional
En estos espacios conversacionales también se preguntó hasta lo que aparentemente

era obvio, ayudándole a María a puntualizar sus ideas. Por ejemplo cuando ella se refirió a la

responsabilidad del terapeuta, se le preguntó: responsable de qué?, cuando mencionó que le

faltaba rigurosidad, se indago por: qué es rigurosidad?. En ese sentido había una intención de

la investigadora de saber más acerca de lo que María le estaba diciendo, y sus preguntas

basadas en la curiosidad genuina, le ayudaban a María a dar cuenta acerca de lo que le estaba

sucediendo: si tu miras cuáles son las cosas que inciden para no tengas en esas rigurosidad,

qué es lo que pasa que aunque quieras ser más rigurosa no lo hagas, que haya una

incongruencia entre lo que quieres y lo que haces?, tu dijiste al inicio que estabas en una

postura muy cómoda, cómoda frente a qué?

Estas preguntas más que orientar a la investigadora le posibilitaron a la participante

reflexionar sobre las comprensiones y las conexiones que estaba haciendo, identificando

dilemas sobre su quehacer terapéutico que en ocasiones ella los veía como una encrucijada

en las que no veía muchas opciones de salida.

Así mismo, María identificó las voces que estaban influyendo en algunos de sus

dilemas, entre las cuales se encontraban la voz de la supervisora y lo que ella creía que

esperaban los pacientes (término usado por María) de ella como terapeuta. En ese sentido la

investigadora con sus preguntas incluyo más voces que le permitieron a María ampliar su

perspectiva, que aumentaron su maniobra terapéutica y que le dieron validez a su voz como

terapeuta: Eso como paciente, si te pones en el papel de terapeuta que dirías?.

Igualmente la investigadora explicitaba los entendimientos que iba haciendo de lo

que María decía, lo que influyó para que ella se sintiera entendida y a la vez pudiera

escucharse e identificar creencias que limitaban su quehacer como terapeuta: Si te estoy

entendiendo, ahí hay una necesidad tuya de resolverles el problema por el cual vienen?,
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 202

Profesional
cómo aprendiste esa idea?, cómo sabes que no pasa nada en terapia?; escuchándote, tú me

dices si sí o no, termina siendo una idea de causa - efecto, el pedido es lo que causa malestar

en la familia?, o sea que aunque hay unas ideas sistémicas, hay otra idea que se contrapone

de buscar la causa para resolver un problema específico?

Estos entendimientos eran planteados como una posibilidad, una manera de entender

lo que María estaba diciendo pero no constituían una verdad, por tanto María podía mostrar

su acuerdo o desacuerdo y, agregar las comprensiones que estaba haciendo a partir de lo que

la investigadora iba diciendo. Así mismo, las ideas de María se iban comprendiendo desde

los distintos paradigmas con lo que se puede entender el mundo, lo que tenía mucho sentido

para ella, ya que le permitían verlos de una manera diferente a la inicialmente planteada, lo

que a su vez influía en la transformación que iba haciendo de sus ideas.

Los cuestionamientos no sólo estaban relacionados con posibilitar la reflexión del

impacto que María tenía como terapeuta en sus consultantes sino que incluían el efecto que

tenían las acciones y comentarios de éstos en ella: qué te genera cuando escuchas esto de tus

consultantes?. Es así como María empezó a identificar las emociones que emergían de la

relación con sus consultantes y que incidían en sus pautas relacionales con éstos, las cuales

estaban relacionadas con sus creencias especialmente sobre el cambio en la terapia, la

responsabilidad que pensaba que tenía como terapeuta y otras relacionadas con su identidad.

Esto era parafraseado por la investigadora y a la vez las preguntas iban orientadas a ahondar

sobre el tema: o sea que el susto es de no generar nueva información?; qué es lo que no te

permite generar nueva información?; cuando las familias no vuelven, qué explicación te

das?, cuando te respondes no les gustó, no les sirvió, qué te imaginas sobre lo que no les

gustó o no les sirvió?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 203

Profesional
Teniendo en cuenta que en el mismo marco de referencia de María se presentaron

algunas incoherencias, la investigadora hacía cuestionamientos en los que las incluía, lo cual

tenía el efecto en la profesional de desarrollar más sus ideas, incluir otros elementos que no

había tenido en cuenta y en ocasiones al ver la contradicción abría la posibilidad de

transformarlas: Tú dices que cuando sientes que no te conectas y sientes que el proceso no

está siendo útil las familias no vuelven, cómo se dan cuenta las familias que estas

desconectada y que esto no está siendo útil si en la sesión tú te ves posicionada en tu rol,

conectada con ellos e interviniendo de manera que a ellos les hace sentido?

También fue importante hacer distinciones en el lenguaje que María utilizaba para

referirse a la manera cómo se sentía cuando su supervisora la retroalimentaba. Es así como

María utilizaba la palabra descalificada y confrontada indiferenciadamente, por lo cual fue

necesario preguntarle por la diferencia de los dos términos, lo cual le ayudó a definir con

más claridad los momentos en que ella interpretaba los comentarios y preguntas de la

docente como una descalificación de su papel como terapeuta, lo cual influía en su identidad.

Al otorgarle un significado a la confrontación, María empezó a verlo como parte del proceso

en el aprendizaje en el que estaba, donde los cuestionamientos no necesariamente estaban

relacionados con la descalificación de su quehacer, ni de su ser como terapeuta.

De la misma manera conversar sobre los entendimientos de María frente a la

evaluación del proceso terapéutico, le permitió hacer diferenciaciones entre una evaluación

hacia su ser como terapeuta y una evaluación sobre el impacto de sus intervenciones en los

consultantes, así como también empezar a visualizar el proceso terapéutico como un espacio

en el que participan dos, la terapeuta y el consultante, donde emerge una relación entre ellos.

Por otra parte cuando María hablada de sus emociones, la investigadora también

preguntaba por otras que aunque no eran mencionadas de manera verbal en su lenguaje no
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 204

Profesional
verbal o en su relato estaban presentes: es sólo tranquilidad, o hay miedo de no poder

ayudarlos o impotencia, no sé, qué otras emociones hay?. Esto tuvo el impacto en María en

que ella se conectó más consigo misma y lo que le generaba ser terapeuta desde lo

emocional, lo cual estaba relacionado con la identidad que había construido basada en la

descalificación de sí misma, de sus habilidades y potencialidades.

Identificación de Experiencias y Relatos que permiten Ampliar y Crear Nuevos

Significados sobre la Práctica Terapéutica y sobre su Identidad

Ante algunas acusaciones que se hacía María sobre sí misma en su rol como

terapeuta, las cuales la limitaban y la llevaban a conservar las mismas pautas relacionales

con los consultantes, a pesar de que ella había reflexionado sobre éstas; se indagó sobre la

funcionalidad y las posibilidades que le daba mantener dichos comportamientos. Por

ejemplo: para qué te sirve la no rigurosidad?, cuando dices que para darte permisos, a qué

permisos te refieres?.

Esto le permitió a María identificar algunas creencias que hacían que se mantuviera

en la misma dinámica relacional y que no sólo influían en que en algunos momentos se

bloqueara como terapeuta sino que también la movilizaban a actuar de determinada forma,

de acuerdo a lo que para María era importante.

Así mismo, la investigadora a partir de lo que María iba narrando hacía nuevas

conexiones con el propósito de generar una mirada distinta que aportara tanto a la forma

como la participante estaba entendiendo su situación como a la percepción que estaba

teniendo sobre sí misma como terapeuta: "algo que me llama la atención... es como si

estuvieras midiendo la rigurosidad por la cantidad de tiempo que le inviertes a determinada

acción, por ejemplo a estudiar el caso, y ... lo que me has dicho hoy es mas de un trabajo
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 205

Profesional
riguroso, de reflexionar si vas por ese lado o no, reflexionar sobre los objetivos, si estas

siendo útil; claro que no te cargas con el caso todo el día u horas , pero lo que estoy

entendiendo es que si dedicas tiempo a trabajar sobre el caso". Cuando te escucho pareciera

que hay una voz mandona sobre lo que tienes que hacer?.

La intención de las intervenciones descritas anteriormente tuvieron el efecto esperado

en María y además ella pudo identificar que las dificultades que ella percibía en su rol como

terapeuta podían estar relacionadas con una actitud de rebeldía que estaba teniendo frente a

una voz de mando que le decía constantemente lo que "tienes que hacer es..." y en ocasiones

con una actitud saboteadora de sí misma.

A este respecto se hicieron preguntas que favorecieron las creación de nuevos

sentidos y significados frente a los elementos que iban apareciendo en el relato de María,

haciendo uso de la información que emergía más frecuentemente en el discurso de la

participante:" lo que he entendido hoy es que hay cosas que para ti tienen sentido como leer

más, conocer más la teoría, saber para dónde vas, como tener las riendas del proceso, y hay

otra voz que te dice lo que tienes que hacer, sin embargo no lo haces y por lo que me

cuentas tú decides sabotearte; sin embargo cuando esto pasa te sientes más impotente y con

más incomodidad; entonces me preguntó de qué te sirve sabotearte?.

Esta intervención le permitió a María asumir una postura activa frente a lo que le

pasaba, reconociendo el sentido que tenía para ella las elecciones que había tomado en su rol

terapeuta y dándose cuenta que en ocasiones había asumido una postura cómoda, como ella

la llamaba, que era parte de lo que le genera incomodidad.

Así mismo teniendo en cuenta que María se movía en dicotomías de lo uno o lo otro,

éstas era explicitas por la investigadora e incluían una posible forma de salir de éstas:

"cuando te escucho aparece la idea de es para donde ellos quieran (se refiere a los
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 206

Profesional
consultantes), o es para donde tú quieras, pero no es para dónde vamos, no lo estás viendo

desde una relación de dos, si no es desde o es de un lado o es del el otro, o los sigues o les

impones lo que tú crees" "Además lo sientes más como una responsabilidad tuya que

compartida, es como dos voces, una dice el cambio depende de ellos, es lo que te tú dices

que te han enseñado en la formación sistémica, ellos son los que saben resolver los

problemas, ellos son los dirigen para dónde vamos, y por otra parte hay una voz que dice tú

tienes que saber para dónde vas, tú tienes que resolver el problema, tú tienes que hacer que

este puntico negro no este, y es como si esas dos voces fueran contradictorias y tu quedaras

en la mitad, y ahora qué hago o lo uno o lo otro"

Es así como María empezó a contemplar la posibilidad de conectar las diferentes

ideas como una opción que le permitía salir de la dicotomía en la que se encontraba, ya que

no tenía que elegir cuál de esas era la verdadera o la correcta

Igualmente a partir de las experiencias que María iba narrando, la investigadora

identificaba momentos que contradecían las generalidades que la participante había hecho

sobre su rol como terapeuta. Por ejemplo María había construido la idea de que ella siempre

"seguía a los consultantes" ya que no asumía la dirección del proceso, en ese sentido la

afirmación "como yo lo estoy escuchando ahí estabas tomando las riendas del proceso

terapéutico..." era una nueva información para María.

En ese sentido, se tuvieron en cuenta las excepciones que contradecían el relato

predominante en María basado en la descalificación de sí misma y, que le indicaban que

quería seguir como terapeuta en su vida profesional. Una de ellas se refería al hecho de estar

tranquila en la sesión y poder hablar con sus consultantes, por lo cual se retomó ese evento a

través de preguntas que permitieron conocer los recursos con los que contaba María: Qué es
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 207

Profesional
lo que sucede cuando estás en sesión?, qué te permite estar ahí con ellos, poder hablarles

como tú dices?

Esta identificación y reflexión de los recursos de María también se hicieron usando la

metáfora que la participante utilizó para representar algunos de los cambios en su quehacer

como terapeuta "he visto mi camino despejado". Es así como la pregunta qué nuevas cosas

has encontrado en ese camino despejado?, qué has visto en ti en ese camino despejado? y

otras similares le ayudaron a hacer una descripción más amplia de este evento que no era

etiquetado por ella como problemático y que permitieron abrir la conversación hacia la

construcción de una identidad más posibilitadora.

Teniendo en cuenta que algunas de las respuestas de María eran abstractas, la

investigadora hizo preguntas que le ayudara a precisar con mayor claridad lo que ella quería

decir. Por ejemplo cuando ella menciona que lo que ha encontrado en el camino despejado

han sido oportunidades, la investigadora pregunta: oportunidades de qué?. Este tipo de

preguntas se hicieron frecuentemente, lo cual favorecía el desarrollo de los planteamientos

que María hacía: qué significa hacer las cosas bien y a tu ritmo?, cuando dices que te estás

dando permisos de arriesgarte, cuáles permisos concretos te has dado?

Las respuestas de María constituyeron una apertura para el desarrollo de las nuevas

ideas y presupuestos que estaban apoyando su trabajo como terapeuta, por lo cual se

preguntó: "con esta experiencia de ver el camino despejado, de reconocer tus habilidades, de

confiar en ti misma, de dirigir el proceso. Cuáles dirías que son las creencias que están

apoyado tu trabajo como terapeuta? cuáles son esas ideas que tú tienes presentes que apoyan

tu trabajo? las que has construido con el camino"

La pregunta por las creencias le permitieron a María ver sus cambios también en este

nivel y reformular algunos conceptos sobre la práctica terapéutica, desde lo que tenía sentido
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 208

Profesional
para ella desde su proceso de formación y su experiencia como terapeuta. Algunas preguntas

que también favorecieron la ampliación de estos significados fueron: Me pregunto esto que

has observado en el camino y en ti, cómo ha influenciado la manera como ahora estás

concibiendo la práctica terapéutica?, cómo podrías definir ese mundo de la terapia?, qué

significa para ti hacer terapia?, antes creías que si decías lo que pensabas o intervenías eso

iba en contravía con un postulado de no ser experto, ahora cómo lo defines?

María al responder las preguntas anteriores iba conectando con sus sueños, deseos y

compromisos como terapeuta, lo cual fue parafraseado por la investigadora, con el fin de

enfatizar y a la vez contrastar con las dudas que tenía María sobre sí misma en ejercicio de

dicho rol cuando inició su participación en los espacios conversacionales:"o sea que has

reafirmado ese deseo y compromiso de querer estar en el mundo de la terapia, antes este

deseo estaba pero dudabas e incluso te cuestionabas preguntándote si servías para hacer

terapia"

Esto le posibilitó a María darse cuenta que la duda había disminuido notablemente y

a la vez identificar las personas que habían observado ese deseo y compromiso en ella de ser

terapeuta. Algunas preguntas que incluyeron las voces de los demás sobre los cambios de

María fueron: Qué te han dicho tus compañeros de curso?, qué cosas distintas vería tu

supervisora, aparte de las preguntas que estás haciendo y la conexión que estas teniendo con

tus consultantes para que te dijera que te veía muy bien en tu rol?, si le preguntáramos a ella

qué te imaginas que diría?

Cuando María lograba puntualizar en acciones concretas los cambios que había

observado en ella en alguna sesión de terapia, la investigadora introducía comentarios en los

que concretizaba los cambios que María le iba comentando en frases que hacían evidente y

enfatizaban las transformaciones que ella estaba teniendo como terapeuta y que contrastaban
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 209

Profesional
con los relatos que ella había contado en las sesiones anteriores, los cuales estaban centrados

en la dificultad. Uno de éstos fue: "Lo que entiendo es que estás validando tu experiencia, y

todo lo que has aprendido no sólo a nivel profesional sino como persona"

En ocasiones María para dar cuenta de sus cambios, especialmente los que tenían que

ver con su sentir emocional, utilizaba las mismas palabras centradas en las dificultades, sólo

que les anteponía un no, por ejemplo "no siento tanto temor de...", por lo cual la

investigadora hizo preguntas que llevaron a María usar palabras distintas para definir su

estado emocional actual y de esa manera evidenciar más sus cambios: E: qué nombre le

pondrías a la emoción de no sentir tanto temor? M: mmm, puede ser tranquilidad.

Estos cambios en su emocionar fueron acompañados por preguntas encaminadas a

conocer lo que le permitía a María mantenerse en dichos estados emocionales: qué hace que

sientas tranquilidad ante una situación en la que crees que no tienes tanto conocimiento o

que puede ser una situación difícil?, qué es lo que te ha hecho sentir segura?. Este tipo de

preguntas le permitieron a María desarrollar nuevas ideas y conexiones que iban

relacionadas con las emociones vividas y que ampliaban su repertorio en cuanto a sus

posibilidades de acción.

Igualmente se indagaba sobre sus nuevas formas de actuar para ir más allá de lo que

María decía inicialmente y así se le dio más fuerza a su relato y a las transformaciones que

estaba teniendo: Qué te ha permitido darte permisos para arriesgarte?. A la vez esto se iba

conectando con el impacto que las transformaciones en sus emociones y actuar tenían en su

identidad como terapeuta: Eso qué te dice de ti como terapeuta?


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 210

Profesional
Reflexión sobre los Cambios y las Habilidades que María había ido desarrollando en su

Práctica Terapéutica.

Las preguntas por el desarrollo de habilidades se hicieron a partir de diferentes focos,

por ejemplo una de las preguntas fue: qué otras habilidades has observado en ti que hace que

te sientas capaz de liderar un proceso terapéutico?.

Teniendo en cuenta las respuestas de María y como una forma de transcender un

listado de acciones, se hicieron cuestionamientos que permitieran conocer el impacto que

éstas tenían en la relación con los consultantes: el reconocer estas habilidades, y el asumir

una postura en la que diriges el proceso, esto cómo influye en la relación con tus

consultantes?, el posicionarte de esa manera cómo ha cambiado la relación con tus

consultantes?. Este tipo de preguntas iban acompañadas de otras que mostraban la diferencia

en las formas de actuar anteriormente descritas por María en las primeras sesiones: tu decías

que antes tu los seguías, ahora cómo describirías la relación con ellos?.

También se incluyeron las percepciones que estaba teniendo la supervisora de María

frente al desarrollo de sus habilidades, lo que le permitieron identificar otras que no había

sido tenidas en cuenta por ella: Qué habilidades tu supervisora vio en la comprensión que

estabas teniendo del caso?

La investigadora también retomó algunas habilidades mencionadas por María

conectándolas con su identidad profesional y con la transformación del entendimiento de

algunas nociones que antes le generaban agobio y que ahora constituían en una oportunidad

para ampliar su maniobra terapéutica: "lo que estoy viendo es que hay una confianza en lo

que sabes y has aprendido en la formación, estás validando el conocimiento, estás viendo la

reflexividad como una posibilidad para ampliar tu comprensión y no como una voz que

juzga, y estás reconociendo tus capacidades, y tus habilidades"


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 211

Profesional
Las preguntas y reflexiones retomaron los cambios que María percibía en ella en su

quehacer terapéutico relacionados con sus creencias, emociones, formas de actuar y de

relacionarse, y posibilitaron la conexión con algunas ideas y presupuestos sobre su ser

terapeuta que para ella eran importantes y valoraba en su rol: Con eso que me cuentas sobre

tu estilo, qué cosas ves y valoras en ti que antes no?, tú dices que te gusta hacer

intervenciones con impacto, que es parte de tu estilo, a qué te refieres?, cómo defines el

confrontar y el hacer intervenciones?, eso es un cambio en ti?, o sea que te estás dando el

permiso de decir y hacer lo que consideras útil para el consultante?, cómo te hace sentir esto

como terapeuta?, con esto que dices qué te lleva a querer seguir haciendo terapia?, a qué le

estás apostando?

A partir de estas reflexiones se le pidió que construyera frases que sintetizaran los

nuevos entendimientos y cambios que guiaban su quehacer terapéutico: "Si pudieras ponerle

un nombre a todo esto que hemos conversado, sobre tus creencias, valores, experiencias, tu

papel como terapeuta, los logros alcanzados, qué nombre le pondrías?. Estoy pensando en un

nombre o frase que pueda sintetizar todo esto y que sea una guía en tu quehacer como

terapeuta, dejando abierta la posibilidad de transformarla en el camino con las nuevas

experiencias.... Es como ponerle un nombre a esta nueva historia que estás construyendo

como terapeuta"

Aunque inicialmente fue difícil para María, la construcción de estas frases y la

indagación con detalle sobre lo que quería decir María con cada una de sus palabras,

favorecieron que la participante identificara con mayor claridad sus transformaciones y el

sentido de éstas.

Igualmente se retomaron las frases para conectarlas con las acciones concretas que

había emprendido María en su rol como terapeuta y desde ahí se posibilitó la reflexión sobre
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 212

Profesional
el proceso que le permitió llegar a esas conclusiones, la forma cómo esto ha impactado su

identidad como terapeuta, el proceso terapéutico y la relación con los consultantes: Si

pudieras definir los pasos que te han llevado a esas conclusiones cuáles serían?, Qué

acciones dan cuenta de esto que está siendo importante para ti?, en qué acciones se vio la

apuesta que estás haciendo de lo que significa para ti ser terapeuta?, qué efecto han tenido

estas acciones en ti, en tu ser terapeuta?, qué efecto has visto que ha tenido en tus

consultantes?, el efecto liberador que tu vivencias qué impacto ha tenido en los

consultantes?, esta conexión contigo misma qué facilitó en el proceso terapéutico?

Cuando en las respuestas de María no era evidente el cambio, se hacían preguntas

que favorecieran la apertura a ver la diferencia: Lo que entiendo es que eso lo hacías antes,

cuál es la diferencia ahora?

Se invitó a María a reflexionar no sólo sobre las nuevas posibilidades de acción que

se generaron a partir de los nuevos significados, sino que se dio apertura a incluir otras no

contempladas inicialmente por María a partir de las que podían surgir en el camino de ser

terapeuta: Qué otras acciones crees que faltarían por implementar para darle mayor

coherencia a eso que quieres como terapeuta?

Simultáneamente la investigadora recogía la información que María iba

desarrollando e iba identificando lo que ya constituía un logro para ella retomando algunas

de las sesiones en las que María había asumido el rol de terapeuta: Ya empezaste dándole

volumen a tu ser, como tú dices vinculándote con todo tu ser, conectándote con los

consultantes..."
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 213

Profesional
Puntos de Encuentro entre los tres participantes

Dilemas

Conceptualización del "buen" psicólogo/terapeuta

La conceptualización del "buen" psicólogo/terapeuta estaba dada para el y las

participantes de esta investigación por la utilización "correcta" de los saberes expertos, lo

que hacía que estuvieran centrados en las técnicas y en lo que “tenían” que hacer para

lograr cambios rápidos en los consultantes, es decir que en dos o tres sesiones se cerrara

el caso por cumplimiento de objetivos.

En ese sentido, el terapeuta era visto como un generador de cambios en el sistema

consultante, incluso definido como un “incentivador de acciones”, tal como lo expresó

uno de los participantes. Así pues, el cambio era percibido como creado y dirigido de

forma unilateral por el profesional.

Los cambios para los profesionales en formación sistémica de esta investigación eran

concebidos como "totalizantes" y radicales, es decir que cambiaban por completo la vida

de las personas. Por tanto, los “pequeños” cambios que emergían en el encuentro

terapéutico eran insuficientes y sin importancia.

Lo anterior influía para que el enfoque sistémico no fuera visto como una postura

epistemológica, sino que se convertía en una herramienta para lograr cambios y de esta

manera lograr un estatus profesional.

Las implicaciones de esta conceptualización del "buen" psicólogo/terapeuta se

relacionaban con la necesidad de los profesionales en formación de ajustar sus acciones

al “deber ser”(teoría), lo que los desconectaba de sus consultantes (dejaban de

escucharlos) y aumentaba el temor de que sus intervenciones no tuvieran un sustento

teórico. Esto además influía para que estuvieran centrados en el motivo de consulta, en
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 214

Profesional
resolver el problema, en “empujar” hacia el cambio y en obtener resultados por temor a

la deserción y a ser juzgados como "malos" profesionales, lo cual reducía sus

posibilidades de comprensión y de intervención, pues desconocían las opciones que iban

surgiendo en la consulta y, limitaba la generación de un espacio reflexivo con los

consultantes frente al no cambio.

Teniendo en cuenta que los participantes de esta investigación se atribuían la

responsabilidad total sobre el cambio, ante el no surgimiento de éste aparecían las dudas

sobre la competencia profesional y sobre la utilidad de la terapia, que incidían en

emociones de frustración, cansancio e impotencia.

Desvalorización de estilo personal

El terapeuta era concebido como un teórico y la práctica clínica mediada por la

aplicación de técnicas, lo que influía para que la experiencia personal que surgía en el

encuentro terapéutico no fuera válida y, la construcción de la relación terapéutica fuera

vista como parte de una conversación de amigos por no hacer parte de una técnica.

Es así como descalificaban las actuaciones que no fueran acordes con la técnica por

temor a "qué dirán los técnicos?", lo cual los limitaba en su espontaneidad y aumentaba

su frustración al no reproducir de forma literal la teoría. Por tanto, no se usaban a sí

mismos en el encuentro con el otro. Además, los estudiantes de post grado referirían que

en supervisión directa se inhibían en su actuar, ya que creían que todas sus acciones

deberían ir sustentadas por la teoría.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 215

Profesional
Conceptualización de la teoría como una verdad

La teoría era vista por el y las participantes de esta investigación como una verdad,

por tanto era lo único válido y, el psicólogo/terapeuta como un acumulador de

conocimientos. Esto traía implicaciones en su quehacer psicoterapéutico puesto que la

teoría se convirtió en una “carga” que limitaba el actuar y la curiosidad, ya que sus

diálogos internos estaban focalizados en lo correcto o incorrecto de sus actuaciones. De

esta manera se descalificaban otros saberes que no estaban sustentados por la teoría que

estaban relacionados con experiencias personales y laborales.

La teoría era lo que lo que los legitimaba para asumir la posición de psicólogo/

terapeuta, pues era lo único que el y ellas percibían que favorecía la creación de

intervenciones. En ese sentido, las dos mujeres que participaron de esta investigación al

tener la sensación de no saber, pues el conocimiento estaba más allá del horizonte

alcanzable, no asumían el direccionamiento de los procesos terapéuticos, ya que no

sentían que tuvieran la autoridad para hacerlo por no contar con todos los conocimientos.

Evaluación de la competencia profesional

La evaluación de la competencia profesional estaba focalizada en el ser y en lo que

les faltaba para ser “buenos”, en el que era muy frecuente la comparación con otros

profesionales que eran vistos como “exitosos", por ejemplo docentes y terapeutas

reconocidos. Esta evaluación era sinónimo de descalificación y necesaria para ser

"mejores" desde el deseo de las y el participante de ser exitosos.

De esta manera había una descalificación de su propio proceso de formación y, la

evaluación al estar centrada en el déficit, generaba desempoderamiento, frustración,

cansancio y cuestionamientos sobre su elección de la carrera.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 216

Profesional
Cambios en las Narrativas

Postura frente al Conocimiento

El y las participantes asumen una postura crítica frente a la teoría cuestionando la

concepción del conocimiento como verdadero, lo cual favorece la validación de otros

saberes, incluidos los que surgen en la relación terapéutica, y la posibilidad de elegir

entre diferentes perspectivas y modelos teóricos. Es así como la teoría empieza a ser

vista como un recurso que permite organizar la información y pauta algunas

intervenciones.

Así mismo, desde esta postura frente al conocimiento el y las participantes se dan el

permiso de no saberlo todo, ya que esto es imposible; por tanto acuden a colegas y a la

literatura para reflexionar y ampliar sus comprensiones.

Descentrándose del deber ser y centrándose en los consultante

El y las participantes al descentrarse del "deber ser" dan importancia a la

construcción de la relación terapéutica y logran conectarse con los consultantes,

escuchándolos, haciendo comprensiones sistémicas e interviniendo para crear nueva

información, silenciando su diálogo interno que estaba focalizado en la pregunta “Qué

tengo que hacer?, y en las técnicas y las actuaciones correctas.

Transformaciones en la noción de cambio: Cuestionamiento del cambio causal y

totalizante

El y las participantes reconocen que el cambio surge a partir del intercambio

comunicacional, lo cual hace que los profesionales asuman su propia responsabilidad

frente a la creación del contexto que posibilite la emergencia de éste, permitiendo que los
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 217

Profesional
consultantes asuman la responsabilidad sobre su vida y elijan lo que más les hace sentido

y lo que les es más útil. Esto significa para el y ellas renunciar a la omnipotencia

terapéutica y aceptar la evolución de la vida y de los cambios. Ante la ausencia de

cambios el y las participantes generan procesos reflexivos que les ayuden a ampliar sus

comprensiones y posibilidades de intervención, sin descalificar lo que ha surgido en el

proceso terapéutico.

Posicionamiento como psicóloga/terapeutas

La psicóloga y los terapeutas sistémicos en formación asumen el direccionamiento de

los procesos terapéuticos reconociendo la relación de poder que se construye entre el

profesional y los consultantes, diferenciándola de una relación de dominación, lo cual les

permite cuestionar y actuar para que puedan emerger nuevos sentidos. Así pues, se

descentran de los motivos de consulta y de la mirada individual, ampliando sus

comprensiones y posibilidades de intervención, preguntándose sobre lo que pueden

aportar desde su rol.

Validación del estilo personal

El y las participantes reconocen que las acciones en su quehacer terapéutico están

guiadas por el enfoque y por la persona del terapeuta, lo que les permite legitimar la

posibilidad de mostrarse distinto y no ser una réplica de otros. En ese sentido ajustan las

intervenciones de acuerdo a su identidad y creatividad, conectándose con sus propios

sueños, creencias y compromisos como psicóloga/terapeutas sistémicos.

Es así como empiezan a validar su espontaneidad y la sensación de libertad y fluidez

dentro del contexto terapéutico.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 218

Profesional
Confianza y seguridad en sí mismos

El y las participantes validan su momento vital como psicóloga y terapeutas

sistémicos reconociendo su experiencia académica, profesional y personal; y el aporte

que puede tener su perspectiva en el consultante.

Sus reflexiones sobre su desempeño profesional incluyen las habilidades

desarrolladas y el gozo que implica ser terapeuta/ Psicóloga. Además, los aciertos y

desaciertos son vistos como una oportunidad de aprendizaje, lo cual les posibilita reducir

la mirada acusatoria de sí mismos.

Esta confianza y seguridad en sí mismos se observa en su lenguaje verbal y no verbal

que denota tranquilidad y fluidez en la sesión, unido a un disfrute de las consultas

Espacios conversacionales

Comprensión del marco de referencia

En los espacios conversacionales se buscaba comprender el contexto donde las

dificultades habían surgido, identificando los significados que estaban organizando las

percepciones de las y el participantes. Es así como la investigadora hacía preguntas por

lo que aparentemente era "obvio" y sobre lo que estaba implícito en el relato pero no era

dicho. Además, se posibilitó la reflexión sobre el impacto que podía tener una idea en el

quehacer terapéutico sin suponer que el efecto podría ser negativo.

El lenguaje utilizado por la investigadora revelaba la autoría de los planteamientos e

incluía la perspectiva contextual, por ejemplo: "esto es lo que piensas tú en este

momento?, cómo aprendiste esta idea?", con el propósito de cuestionar verdades

universales que se dan por sentado.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 219

Profesional
Así mismo, la investigadora expresaba sus propios entendimientos acerca de lo dicho

por las y el participantes, utilizando el parafraseo, lo que les permitía a ellas y el

escucharse y generar reflexiones sobre lo que decían. También se construyeron

metáforas sobre las dificultades generando la meta observación de éstas.

Encontrando nuevos sentidos acerca de la identidad y la práctica psicoterapéutica

Para generar aperturas a nuevas comprensiones, interpretaciones y reflexiones se

hicieron preguntas desde el mismo marco lógico de las y el participante, a partir de las

incoherencias que iba apareciendo en el relato que contradecían algunos pautas y

significados construidos por la psicóloga y los terapeutas sistémicos en formación, y que

en otros casos se oponían a los postulados del enfoque sistémico.

Las metáforas y los juegos de roles permitieron reflexionar sobre la magnitud de los

planteamientos de las y el participante, al igual que las preguntas por las distinciones

entre palabras que eran usadas como sinónimos pero que su significado era distinto. Por

ejemplo, cuál es la diferencia entre reflexión y evaluación; entre confrontación y

descalificación.

La investigadora también organizaba la información dicha por los profesionales en

formación de una forma diferente para construir junto con ellos nuevos sentidos. Así

mismo, en las conversaciones con los participantes se retomaban los propósitos, sueños,

deseos y compromisos como psicóloga y terapeutas sistémicos que aportaban nuevas

miradas a su rol.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 220

Profesional
Conversaciones centradas en experiencias que dan apertura a nuevas miradas y a

la identificación de habilidades

Luego de comprender el contexto en el que emergían las dificultades y el impacto

que tenían en el quehacer terapéutico de la psicóloga/terapeutas sistémicos en formación

se hacía preguntas que les ayudara a ver las formas en que habían afrontado de forma

propositiva las dificultades. Además se retomaron partes del relato de la experiencias que

cuestionaban las ideas dominantes y se ignoraban las que la fortalecían.

Así mismo, se pasaron al contexto profesional habilidades cotidianas que podían

tener fines terapéuticos y de esta manera volver relevante lo que aparecía irrelevante, al

conectarlas con los postulados del enfoque sistémico. A partir del relato también se

retomaron las habilidades en el quehacer terapéutico que iban apareciendo, dándoles un

significado desde el aporte que hacían a su rol como psicóloga/terapeutas.

Conversaciones centradas en los cambios

Los cambios que iban alcanzando las y el participante de esta investigación fueron

abordados desde el proceso recursivo entre emociones, comprensiones y acciones,

haciendo hincapié en los nuevos significados que estaban siendo creados sobre la

identidad profesional y sobre la práctica psicoterapéutica.

En ese sentido, la investigadora traía ideas, emociones y cuestionamientos que

habían hecho los participantes en espacios conversacionales anteriores y que constituían

un contraste, lo cual evidenciaba aún más el cambio. Así mismo, se identificaron

experiencias puntuales con los consultantes en donde se viera el cambio, con el propósito

de agregar nuevos sentidos a éstos.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 221

Profesional
Se incluyó la percepción de la supervisora, de los compañeros y consultantes frente a

cambio, y se construyeron metáforas y frases que representaran los cambios, lo que a su

vez favoreció la reflexión sobre los nuevos significados que se habían creado.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 222

Profesional

DISCUSION

Con el desarrollo de esta investigación se buscó comprender los procesos que viven

una psicóloga y dos terapeutas sistémicos en formación con respecto a su identidad

profesional y cómo los espacios conversacionales propuestos en este trabajo contribuyen

a la construcción de ésta, de forma que aumente las posibilidades en su quehacer

psicoterapéutico.

Teniendo en cuenta dicho objetivo se puede decir que de acuerdo a las premisas

principales para la formación profesional en terapia sistémica propuestas por Ceberio y

Linares (2005) el componente teórico, el práctico y la supervisión fueron los que los

psicólogos/terapeutas que hicieron parte de esta investigación reconocieron como parte

de su formación, siendo el estilo terapéutico un componente que para ellos era

importante pero que desde su percepción no era retomado por la academia, por tanto no

era válido.

Desde esta perspectiva el componente práctico era visto como la aplicación de

elementos e intervenciones aprendidas en el componente teórico, en el cual no sólo

buscaban apoyar y confirmar desde lo pragmático lo aprendido durante las clases sino

que era una forma de evaluar su competencia profesional como psicólogos/terapeutas

sistémicos de acuerdo al ajuste de sus acciones a las perspectivas teóricas.

De esta manera el enfoque sistémico en la práctica clínica para las y el participante

de esta investigación no constituía una epistemología, entendida como un modelo de

conocimiento que se encuentra en un supranivel (Ceberio, Linares, 2005) y que nos

informa la forma como los organismos conocen, piensan y llegan a decisiones que
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 223

Profesional
determinan su conducta, Bateson (1998); sino que era un instrumento para usar y lograr

cambios en los consultantes.

En ese sentido la teoría tenía para las y el participante un valor de verdad en el que el

conocimiento como dice Foucault (1985) constituía una teoría universal acerca de la vida

y de la terapia que determinaba sus decisiones en la práctica psicoterapéutica y desde el

cual ellas y él se sentían juzgados y clasificados como buenos o malos.

Esto tenía un fuerte impacto en la identidad profesional ya que la definición del

"buen" psicólogo/terapeuta en parte estaba dada por la habilidad de reproducir

literalmente lo que habían aprendido en las clases, y al no lograrlo había una

descalificación de su rol como psicóloga/terapeutas, lo cual les generaba intranquilidad e

inseguridad, ya que surgían dudas sobre su competencia en la realización de procesos de

atención psicológica/terapéutica y frente a la posibilidad de continuar trabajando en esta

área profesional.

Específicamente Darío definía el ser terapeuta como el aplicador de técnicas en el

contexto terapéutico y si lograba hacer una utilización correcta de ésta significaba que

era buen terapeuta. Tanto María y Darío (estudiantes de posgrado) sentían temor de que

sus intervenciones no tuvieran un sustento teórico, ya que para ellos esto era lo que

permitía dar cuenta de su proceso de aprendizaje en el campo de la terapia.

Así pues, el y las participantes a través del componente epistemológico y teórico

como dice Ceberio y Linares (2005) trataban de hacer una construcción teórica de la

concepción de los problemas humanos y a la vez llevaban herramientas concretas para

intervenir; sin embargo la psicóloga/ terapeutas en formación percibían que la teoría los

limitaba puesto que al centrar sus pensamientos en lo que suponía que "tenían que hacer"

se desconectaban de sus consultantes, ya que dejaban de escucharlos y de comprender lo


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 224

Profesional
que estaba sucediendo con ellos, disminuyendo la posibilidad de mostrarse espontáneos

y de ampliar sus posibilidades de comprensión y de acción, ya que desconocían las

opciones que iban surgiendo en un encuentro terapéutico en particular.

Además al centrarse en la técnica, como lo mencionan Ceberio, Moreno y Ds

Champs (2000) la creatividad de los estudiantes se vio limitada, reduciendo las

herramientas y recursos que surgen del estilo personal y que pueden incrementar la

eficacia en las intervenciones. Entonces, contrario a lo que sugieren Ceberio y Linares

(2005) la guía del modelo desde el uso que le estaban dando el y las participantes estaba

bloqueando las inventivas particulares.

De acuerdo a la propuesta de Ceberio y Linares (2005) sobre el estilo terapéutico, la

psicóloga y los terapeutas en formación no daban una identidad particular a los modelos,

pues como dice White (2007) bajo la noción de lo "correcto" y lo "verdadero" los

profesionales en formación buscaban reproducir maneras de ser y de pensar

culturalmente veneradas, y al no lograrlo se sentían frustrados e incompetentes.

Contrario a lo que propone Andolfi (1998) los estudiantes en la práctica clínica no se

utilizaban a sí mismos como el principal instrumento de trabajo, ni se daban la

oportunidad de adecuar las interacciones del contexto terapéutico de acuerdo a su estilo

personal, por temor a ser juzgados y a no ser vistos como profesionales por los docentes.

Así pues la evaluación del desempeño de él y las estudiantes incluía la comparación

con profesionales con años de experiencia profesional y con mayor preparación

académica, privilegiando lo que les faltaba por aprender, lo cual hacía que descalificaran

sus saberes, las habilidades desarrolladas y el proceso de formación en el que se

encontraban.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 225

Profesional
En ese sentido, la saturación social a la que se refiere Gergen (2006) ha influido para

que estos profesionales en formación conozcan experiencias, teorías y formas de

intervenir de psicólogos/terapeutas, lo que a su vez ha significado para ellos ampliar los

criterios de calificación de su desempeño comparándose con otros profesionales y al

haber discrepancia con lo que ellos realizaban aumentaba la descalificación y los

diálogos internos basados en las críticas por su actuar, reduciéndose la maniobra

terapéutica.

Además el vocabulario que las y el participante utilizaban para hacerse preguntas

sobre sí mismos en el rol como psicóloga/terapeutas como dice Gergen (2006) era

restringido ya que la respuesta suponía juzgarse como superior o inferior, digno o no de

admiración, lo cual reducía las posibilidades de acción y de comprensión. Una muestra

de esto era la preguntas por si son buenos como psicóloga/terapeutas y si sirven o no

para desempeñar esta labor?

Las dificultades que la psicóloga/terapeutas en formación vivenciaban en su quehacer

terapéutico como dice Mc Namee (1996) estaban permeadas por la visión popular en

cuanto que eran entendidas como una propiedad de ellos y una extensión natural de

quiénes son, es decir ubicaban las dificultades de su rol en su ser profesional y desde

una postura tradicional como la llama Hoffman (1998) dejando a la persona como el

locus de mal funcionamiento.

Estas dificultades también estaban relacionadas con la conceptualización del cambio

y la responsabilidad que le adjudicaban al profesional en la obtención de éstos, quedando

así la evaluación de sí mismos restringida a los resultados obtenidos en el espacio

terapéutico, los cuales estaban dados por la habilidad del psicólogo/terapeuta de generar
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 226

Profesional
cambios en el sistema consultante de forma rápida, es decir en dónde el proceso era

efectivo si se lograban los objetivos terapéuticos en tres sesiones.

Los cambios eran entendidos como "totalizantes" y radicales puesto que tenían la

pretensión de dividir la vida de la persona en dos, antes y después de la terapia,

deslegitimando lo que las personas y familias querían conservar de sí mismos y de sus

funcionamiento relacional. En ese sentido los estudiantes descalificaban los "pequeños"

cambios que iban emergiendo en el proceso que para los consultantes eran significativos

pero para los profesionales en formación eran insuficientes y en ocasiones tenían poca

importancia.

Por consiguiente se podrían decir que la psicóloga y los terapeutas en formación

sistémica que participaron en esta investigación estaban actuando desde una objetividad

sin paréntesis como la plantea Maturana (1990) en la que buscaban estudiar la

disfuncionalidad del sistema y generar un cambio hacia la funcionalidad, sin incluirse

como parte del cambio.

Desde esta perspectiva asumían una postura reguladora de la realidad de los

consultantes en donde se limitaban a actuar a través de la teoría y del concepto de lo

adecuado, desde una concepción como la llama White (2002) unidireccional de la

terapia, en la que los estudiantes aplicaban el saber terapéutico a la vida de los

consultantes y buscaban cambiarlos a través de procedimientos terapéuticos,

reproduciendo el dualismo sujeto - objeto, en el que los consultantes son objetos de los

saberes "expertos".

Esto reafirma la idea expuesta anteriormente acerca de la concepción del éxito

profesional vinculado a la utilización "correcta" de saberes "expertos" en donde el


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 227

Profesional
cambio era visto como si pudiera ser creado y dirigido de forma unilateral por el

profesional.

Aunque la psicóloga y los terapeutas sistémicos en formación buscaban tener

comprensiones que podrían incluirse en una cibernética de primer orden de acuerdo con

Von Foerster (2006), ya que se interesaban por el funcionamiento, los patrones y la

recursividad del sistema familiar para entender las situaciones desde una visión

relacional, sus intervenciones estaban dirigidas a la erradicación del síntoma.

Esto estaba asociado a que los estudiantes ante las dudas sobre su competencia

profesional buscaban el reconocimiento y la validación de su rol como

psicóloga/terapeutas en sus consultantes, en la que pretendían que sus acciones fueran

aprobadas por ellos y esto hacía que se centraran más en cómo responder al pedido y al

motivo de consulta, lo cual limitaba sus comprensiones y terminaban viendo lo mismo

que éstos, por lo cual no se generaba nueva información en el sistema.

Así pues, no se lograba una efectividad en el proceso terapéutico, entendido como lo

plantea Fruggeri (1996) en el que se cambien premisas, narraciones o las conversaciones

en las que se presenta el problema, a partir de la introducción de diferencias, las

propuestas de diferentes descripciones a los acontecimientos y las nuevas maneras de

relacionar comportamientos y acontecimientos.

Además, buscando la erradicación del síntoma y responder al motivo de consulta que

era lo que para los estudiantes constituía los objetivos terapéuticos, los profesionales en

formación construían una pauta relacional en la que como dice Maturana (2002)

haciendo uso de la autoridad social en el dominio de la salud mental determinaban las

intervenciones, buscando a través de diferentes formas convencer a sus consultantes y


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 228

Profesional
empujarlos hacia el cambio, en muchas ocasiones sin construir una comprensión

sistémica de las dificultades.

Esta concepción del cambio dirigido a los consultantes a partir de los saberes

"expertos", como dice White (2007) no contribuye a que las historias de la identidad

sean descritas con más riqueza, ya que desconocen los actos de significado relacionados

con los acontecimientos significativos en su quehacer terapéutico y su desempeño

profesional suele reducirse a adjetivos como "bueno", "malo", "competente",

"incompetente", "exitoso", "fracasado"

De esta manera cuando los cambios no eran logrados por los estudiantes aparecía la

sensación de fracaso e incompetencia, acompañado de emociones como la frustración, la

fatiga, la impotencia y el sentimiento de estar agobiados, ya que el proceso

psicológico/terapéutico se "estancaba", es decir no había cambios. Estas emociones

influían en la transformación de la pauta relacional de la psicóloga y los terapeutas en

formación con los consultantes en donde delegaban la dirección del proceso en éstos,

asumiendo una postura "pasiva" en la que se limitaban a escucharlos, lo cual les

generaba incomodidad y contribuía a la construcción de la identidad profesional centrada

en el déficit dada la poca fluidez de ellos en el proceso terapéutico.

Aura y María consideraban que el conocimiento requerido sobre el quehacer

terapéutico siempre estaba más allá del horizonte alcanzable, lo cual aumentaba sus

sensaciones de no saber. De acuerdo con White (2002) este es uno de los impactos que

tiene el que los conocimientos expertos sean impartidos de arriba hacia abajo, lo cual en

el caso de Aura y María también influía para que ellas delegaran la dirección del proceso

terapéutico en los consultantes, puesto que no tenían los conocimientos suficientes que

legitimaran su papel como creadoras de un contexto propicio para el cambio,


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 229

Profesional
disminuyendo su maniobra como profesionales y reafirmando así sus experiencias de

fatiga, frustración y agobio.

Este impacto también estaba asociado a la postura que asumían desde la objetividad

sin paréntesis donde comprendían el conocimiento como objetivo y la efectividad tenía

que ver con la representación más verdadera (Maturana, 1995), lo cual hacía que cada

vez se silenciaran más en el encuentro terapéutico por temor a que sus preguntas y

comentarios no correspondieran a una verdad sobre lo que les estaba pasando a las

personas.

Igualmente en ocasiones Aura y María construían una pauta de complacencia con los

consultantes que las llevaba a inhibirse en su quehacer terapéutico por temor a que sus

consultantes se incomodarán, las evaluaran mal o juzgaran su labor como psicóloga ó

terapeuta, lo cual reducía sus posibilidades de actuar y hacía que se sintieran

"paralizadas" al no aportar nada nuevo.

Específicamente en María eran importantes algunos postulados teóricos del enfoque

sistémico que promovían una postura colaborativa simétrica entre el profesional y el

consultante, lo cual como dice Minuchin, Lee y Simon (1998) limitaban su libertad

terapéutica para cuestionar, actuar, opinar y comportarse como una persona

multifacética, asumiendo un papel respetuoso y a manera de Ceberio y Linares (2005)

con exceso de prudencia, temiendo ser demasiado activa o explicita, lo cual influía en la

deslegitimación que hacía de su rol, pues percibía que no hacía "nada" y que no sabía

qué mas hacer.

Por el contrario Darío temía que si aceptaba que la responsabilidad de la vida de los

consultantes era de ellos, eso iba a generar una postura conformista y pasiva del

profesional, ya que implicaba delegar la responsabilidad del terapeuta en el consultante,


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 230

Profesional
lo cual le generaba incomodidad ya que esto también significaba desconocer la relación

de poder como la plantea Foucault (1991) que hay entre el profesional y los

consultantes.

Los tres participantes de esta investigación no generaban espacios de reflexión sobre

el proceso psicológico/terapéutico con sus consultantes ya que atribuían el éxito del

proceso sólo al profesional y desde ahí aparecía un temor de que éstos lo evaluaran en

forma negativa, lo cual era interpretado por los estudiantes como una incompetencia de

su ser profesional, es decir la ubicaban en la persona desde una mirada individual e

interna.

Por otra parte, retomando el componente de la supervisión propuesto por Ceberio y

Linares (2005), en contraposición a lo que estos autores proponían, este espacio de

supervisión era visto por los dos participantes en formación de posgrado como un

contexto evaluativo en el que tenía que mostrar resultados y sustentar su práctica clínica

desde la teoría para poder ser aprobados tanto por la docente como por sus compañeros

como "buenos" terapeutas. Por tanto la supervisión no constituía para ellos una

posibilidad de ser contenidos afectivamente, aunque en ocasiones percibían un respaldo a

nivel teórico y en su práctica.

La percepción que tenían los terapeutas sistémicos en formación contrastaba con

Minuchin, Lee y Simón (1998), quienes proponen que la primera respuesta deseable de

la supervisión es que el estudiante comience a producir su propia versión de la terapia, ya

que ellos asociaban el ser terapeuta con la réplica "exacta" de la teoría en su práctica y

era lo que pensaban que este contexto les exigía. En ese sentido las ideas del supervisora

eran privilegiadas teniendo en cuenta la postura de experto que les otorgaban los
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 231

Profesional
estudiantes, ante lo cual éstos asumían una postura sumisa y obediente, descalificando

sus propias ideas y esforzándose por hacer lo "correcto".

Llegando a este punto se puede decir que la identidad de las y el participante como

psicóloga/terapeutas en formación estaba constituida, retomando a White y Epston

(1993) por relatos dominantes, entendidos éstos por los significados que la persona se

atribuye a sí misma y por la forma cómo se describen, en este caso como profesionales

en el área de atención psicológica/terapéutica, en el que excluyen parte de la historia

vivida y en donde se privilegian las narraciones relacionadas con la frustración,

desmoralización, incompetencia y falta de direccionamiento en el trabajo.

De acuerdo con lo anterior y con el propósito de que los espacios conversacionales

contribuyeran a la construcción de la identidad de los participantes de tal manera que

esto redundara en el aumento de posibilidades en el quehacer terapéutico, se retoma las

ideas de Korzybski, autor citado por Bateson (1998) que hacen referencia a que el mapa

no es el territorio y que el mundo mental está conformado por mapas de mapas.

Es así como se tienen en cuenta los mapas de la psicóloga/terapeutas sistémicos en

formación desde los cuales describen y comprenden su quehacer terapéutico y dan

significado a su rol profesional en la atención psicológica/terapéutica, los cuales como

sugiere Morgan (2000) forman una historia que da significado a la experiencia.

A partir de los relatos que constituyen los modelos para describir el mundo tal como

los define Ricoeur (1983), en los espacios conversacionales se hicieron preguntas que les

permitieran definir al y a las participantes las dificultades que ellos estaban percibiendo

como psicóloga y terapeutas sistémicos en formación.

Es así como se tuvo en cuenta el contexto y las relaciones en las cuales éstas surgían

evitando las generalizaciones, cuestionando las certezas y aumentando la curiosidad


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 232

Profesional
terapéutica para entender la manera cómo habían ido emergiendo las conclusiones que

las y el estudiante estaba haciendo sobre su identidad y sobre quehacer terapéutico. Estas

conclusiones fueron creadas a partir de la selección de unos eventos que como dicen

Morgan (2000) constituían la historia dominante, en este caso basada en la frustración, la

descalificación y la incompetencia como profesionales.

De acuerdo con los niveles que constituyen el andamiaje conversacional propuesto

por White (2007) lo anterior hace parte del nivel bajo de acontecimientos, en el cual se

hizo una definición particular del problema con cada uno de ellos, caracterizándolo y

conectándolo con creencias y entendimientos sobre las nociones de la práctica

psicoterapéutica desde sus propios marcos de referencia.

Para esto se indagaba por lo que querían decir los estudiantes con cada afirmación,

casi que con cada palabra que utilizaban para describir sus comprensiones y preguntando

hasta por lo que aparentemente era obvio con el propósito de saber más acerca de lo que

estaban diciendo y avanzar hacia lo que no era dicho de manera directa por él y ellas

pero que estaba implícito en sus postulados. Así como sugiere Cecchin (1994) el y las

participantes junto con la investigadora identificaron sus ideas y creencias al reflexionar

sobre las palabras utilizadas, en las cuales estaban incluidos sus prejuicios frente a la

práctica psicoterapéutica y a su rol.

De este modo se fue ampliando la historia con cada uno de ellos, tal como lo plantea

Geertz (1988) cuando hace referencia a la construcción de una historia densa o una

psicología sensible a la cultura como lo propone Bruner (2009) en el que el interés no

estuvo sólo en lo que los estudiantes hacían, sino también en lo que decían que hicieron y

en lo que decían que los llevó a hacer lo que hicieron y en lo que decían que han hecho
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 233

Profesional
otros y por qué, es decir era ocuparse de cómo decía la psicóloga/terapeutas en

formación que era su mundo en la práctica psicoterapéutica.

También se generó un espacio en el que se retomaron las emociones que estaba

viviendo él y las participantes frente a su rol en la atención terapéutica buscando

comprender como dice Harré (1986) el surgimiento de éstas a partir del intercambio

recíproco de encuentros sociales y haciendo un ejercicio de reflexividad emocional como

lo plantea Burnham (1993).

El ejercicio de reflexividad favoreció en él y las estudiantes como lo propone Elkaïm,

citado por Ceberio y Linares (2005) el reconocimiento de la influencia emocional en las

distinciones y descripciones que potenciaban, en este caso, un marco de comprensión

limitado, que por supuesto influía en la construcción de hipótesis y pragmáticamente en

el estancamiento del proceso terapéutico.

Simultáneamente a la reflexión sobre las emociones y las creencias al asumir el rol

como psicóloga/terapeutas sistémicos y la manera cómo éstas impactaban tanto su

quehacer como la visión que tenían sobre sí mismos, se hizo como dice White (2002) un

cuestionamiento a las ideas que estaban atadas a una verdad sobre su identidad, lo cual

contribuyó a la identificación de los efectos de sus declaraciones.

Así pues, en las preguntas y comentarios se utilizó un lenguaje que indicaba la

autoría de los estudiantes sobre lo que estaban planteando e incluían la perspectiva

contextual. También se hizo uso del parafraseo en el que se retomaban las palabras del y

las participantes para sintetizar el relato; en otras ocasiones se empleo la externalización

del problema, las metáforas que ejemplificaban lo que éstos estaban diciendo y en uno de

los casos se hizo una representación de un consultante en el que se retomaba las palabras

y lo que quería escuchar el terapeuta en formación.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 234

Profesional
Lo anterior puede dar cuenta de lo que plantea Bruner (2004) acerca del lenguaje,

donde la selección y combinación de palabras al formular una expresión determinada por

parte de la investigadora favoreció el surgimiento de nueva información, ya que él y las

participantes al escucharse a sí mismos y reconocer el impacto de lo que estaban

expresando, empezaron a cuestionar sus propias ideas y posturas terapéuticas.

De esta manera se pasa a un nivel medio en los acontecimientos, como lo llama

White (2007) en el que se hicieron comparaciones a partir de la información que iba

surgiendo, se establecieron nuevas conexiones, y se hicieron distinciones frente a lo

expresado. Para esto se retomaron y se hicieron preguntas a partir de las incoherencias

que iban apareciendo en el relato y en el marco lógico del y las estudiantes, en el cual el

y las participantes fueron excluyendo e incluyendo elementos que no habían tenido en

cuenta en un primer momento.

Teniendo en cuenta que las intervenciones de la investigadora se hacían desde la

coherencia con el cambio epistemológico que implica la objetividad entre paréntesis

planteada por Maturana (2002) en el que lo real está especificado por las distinciones que

hace el observador, y por tanto las diferentes puntuaciones sobre una misma situación

son válidas y legitimas en los diversos dominios, ya que están basados en premisas ideas,

significados y experiencias diferentes; la investigadora organizaba la información

expuesta por la psicóloga y los terapeutas en formación de una forma distinta que diera

apertura a nuevas interpretaciones, reflexiones y comprensiones, dejando la opción de

que éstos mostraran su desacuerdo, ya que no obedecían a una verdad sino a una mirada

diferente de la investigadora.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 235

Profesional
Por tanto como lo sugiere Shotter citado por Pearce (1984) el significado de las

enunciaciones siempre está inconcluso y lo que hacía la investigadora y posteriormente

él y las participantes era agregar algo más a ese proceso de completar.

Paralelamente a esas nuevas perspectivas que iban surgiendo en los espacios

conversacionales iban apareciendo experiencias de el y las participantes que estaban

como dice White y Epston (1993) opacadas por el relato saturado del problema y por

tanto no eran percibidos por éstos; sin embargo constituían los núcleos para la

generación de nuevas historias y para creación y ampliación de nuevos significados.

A partir de las experiencias que el y las participantes relacionaban con las dudas que

tenían sobre su competencia profesional en la atención psicológica/terapéutica, así como

las que constituían una oportunidad para que el y ellas pudieran desarrollar una historia

alternativa sobre su identidad profesional y su quehacer terapéutico, más posibilitadora;

se avanzó hacia el nivel medio y alto de distanciamiento de los acontecimientos,

propuesto por White (2007).

De este modo se hicieron preguntas sobre el panorama de conciencia como lo

propone Bruner (2004) en el que retomando a White (1994) facilitaran la conexión y

reflexión sobre sus propósitos, deseos, sueños, intenciones y compromisos de los

estudiantes en su rol como psicóloga y terapeutas sistémicos que favoreciera la agencia

personal desde lo que le estaban dando valor a su quehacer y desde la oportunidad de

originar desarrollos preferidos de su rol.

Por consiguiente el y las participantes empezaron a descentrarse del "deber ser" y a

conectarse con lo que para ellos resultaba importante en su práctica psicoterapéutica, y

como sugiere Bruner (2009) desde sus deseos pudieron encontrar otros significados y

comprensiones sobre la práctica psicoterapéutica, la relación con sus consultantes y


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 236

Profesional
sobre ellos mismos como profesionales en coherencia con esas creencias, sueños,

esperanzas y compromisos.

Es así como el y las participantes empezaron a dar importancia a la relación

terapéutica entendiéndola como una relación humana en la que como dice Ceberio y

Linares (2005) hay una influencia reciproca entre el psicólogo/terapeuta y sus

consultantes, en donde el cambio de unos y otros surge a partir del intercambio

comunicacional, por tanto las intervenciones son el resultado de la interacciones

desarrolladas.

Desde esta premisa la psicóloga/terapeutas en formación cuestionaron el principio de

objetividad dando paso de acuerdo a los planteamientos de Von Foerster (2006) a una

cibernética de segundo orden en donde el y las participantes se muestran reflexivos sobre

la manera cómo ellos emergen en el encuentro terapéutico a partir de su participación en

la co-construcción del sistema consultante y a partir de sus marcos conceptuales y sus

formas de ver el mundo.

En ese sentido asumen una postura reflexiva de sí mismos como psicóloga y

terapeutas sistémicos en formación frente a sus prejuicios, emociones y experiencias que

influyen en su quehacer terapéutico y en la manera como se relacionan con sus

consultantes.

Teniendo en cuenta la cibernética de segundo orden y la objetividad entre paréntesis

propuesta por Maturana (2002) en la que el cambio epistemológico implica que no hay

verdades absolutas, sino diferentes dependiendo de los dominios de acuerdo al

observador, los y las participantes cuestionaron las verdades que habían sido construidas

sobre sí mismos como profesionales en la atención psicológica/terapéutica,

distanciándose de la postura evaluativa en la que buscaban definirse como "buenos" o


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 237

Profesional
"malos" profesionales dependiendo si sus acciones se ajustaban a un "deber ser" que

implicaba una manera correcta en su desempeño profesional.

En concordancia con lo que sugiere Gergen (2006) la vida de la psicóloga/terapeutas

en formación se volvió más expresiva y rica, cuando se cuestionó la posibilidad de la

existencia de respuestas "transcendentalmente" correctas o incorrectas basadas en

parámetros de moralidad o racionalidad, diluyéndose así los conflictos entre el bien y el

mal, lo verdadero y lo falso.

Por consiguiente ante la comparación de el y las participantes con terapeutas con

muchos años de experiencia, las preguntas e intervenciones de la investigadora estaban

focalizadas a que a partir de esto, el y ellas pudieran identificar cuáles eran sus sueños y

propósitos en su quehacer terapéutico y la forma cómo éstos estaban impactando de una

forma útil los encuentros con sus consultantes desde el proceso de formación en el que se

encontraban.

En ese sentido para el y las participantes fue de gran utilidad identificar las

habilidades terapéuticas que habían desarrollado en su proceso de formación y en su

práctica clínica, e incluso retomar habilidades que usaban cotidianamente pero que se

podían usar en el contexto profesional. De esta manera como dice White (2002) el y ella

empezaron a hacer descripciones detalladas de su propio trabajo que los llevo a

identificar logros y acontecimientos significativos que ocurrían en el encuentro con los

consultantes y que constituían un aprendizaje para ellos, y que al validarlos podían

incorporar en sus libretos de vida.

Ante estas habilidades y logros identificados por las y el estudiante se hicieron

preguntas sobre el panorama de conciencia, propuesto por Bruner (2004) con el

propósito de darles un sentido y así comprender cuál es el aporte que tienen en su rol.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 238

Profesional
Partiendo de lo que para la psicóloga y terapeutas en formación era importante desde su

rol profesional y teniendo en cuenta las habilidades desarrolladas, las intervenciones de

la investigadora estuvieron focalizadas relacionarlas con postulados del enfoque

sistémico, facilitando la apropiación de los conceptos, teniendo en cuenta lo descrito por

Payne (2000), quien refiere que es necesario el conocimiento "experto" y el "local" para

construir una imagen completa de la realidad.

Así mismo desde la cibernética de segundo orden como dice Von Foerster (2006) la

psicóloga y los terapeutas en formación originaron un cambio en su lenguaje denotando

autoría en sus observaciones y comprensiones, lo cual favoreció la expresión de sus

entendimientos e interpretaciones de lo que sucedía con el sistema consultante al igual

que su habilidad para intervenir, disminuyendo su temor a equivocarse, pues sus miradas

no obedecían a una verdad, al igual que sus conocimientos, ya que éstos son concebidos

una forma de ver la vida.

La psicóloga y los terapeutas en formación dan apertura a las múltiples perspectivas

y posibilidades de interpretación, reconociendo que éstas se encuentran relacionadas con

los marcos referenciales que el y ellas han construido en comunidades determinadas y

desde los cuales se puede entender una situación. Esto impacta su quehacer terapéutico,

ya que se muestran abiertos a ampliar sus comprensiones sistémicas sobre los casos e

incluso transformarlas a medida que conectan nuevos elementos, lo cual abre sus

posibilidades de comprensión, acción y de intervención.

Tal como dice Gergen (2006) saber que no hay una cosa en sí a la que deban

ajustarse las interpretaciones de los profesionales en formación, genera en el y ellas una

sensación de liberación puesto que no hay un juicio sobre la correspondencia a los


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 239

Profesional
procesos internos de los consultantes sino que son ellos los que tienen la opción de

interpretarlo de acuerdo a lo que les hace sentido.

Esto implicó una resignificación de su rol profesional en la medida en que reconocen

que los consultantes son personas que actúan y que enfrentados a la relación de poder

con los profesionales como lo plantea Foucault (1991) desde su libertad pueden tomar

decisiones, elegir entre las posibilidades, responder y mostrar su desacuerdo.

Así pues acorde a lo que plantea Fruggeri (1996) el y las participantes consideran que

las intervenciones y las técnicas por sí mismas no tienen eficacia ya que están vinculadas

al sentido que los consultantes le dan; sin embargo su rol profesional incluye una

relación de poder definida por Foucault (1991) como el modo de acción que actúa sobre

las acciones de otros que pueden surgir en el presente o en el futuro.

La legitimación de la relación de poder en la relación del profesional con el

consultante fue útil para el y las participantes, ya que aunque éstos se dieron cuenta que

no podían determinar el cambio de manera unilateral si lograron ubicar su rol como

creadores de un contexto donde es posible el surgimiento del cambio teniendo en cuenta

como dice Von Foerster (2006) que la utilidad y pertinencia del operar terapéutico se da

si abre nuevas posibilidades en el actuar o si la comprensión de la realidad de una forma

distinta tiene un efecto en las acciones e interacciones en el dominio que se ha definido

como problemático, respetando la autonomía del sistema.

Esta comprensión que fue surgiendo en los espacios conversacionales generó en la

psicóloga y terapeutas en formación un posicionamiento frente a su rol profesional en los

procesos de atención psicológica/terapéutica en donde asumieron una postura activa

frente al direccionamiento de los procesos, en el que intervenían haciendo preguntas

cuestionamientos, comentarios e ideando estrategias que fueran útiles para los


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 240

Profesional
consultantes teniendo en cuenta lo que iba emergiendo en los encuentros terapéuticos.

Esta postura activa iba acompañada de un lenguaje corporal (gestos, tono de voz, forma

de sentarse) que los reafirmaba como psicóloga y como terapeutas sistémicos.

Paradójicamente este posicionamiento transformo algunas pautas relacionales de el y

las participantes que de acuerdo a Maturana (2002) podrían interpretarse como una

relación de dominación, ya que éstos podrían estar asumiendo una posición de autoridad

donde esperaban ser obedecidos, lo que hacían que "empujaran" a sus consultantes hacia

un cambio específico.

Esto significó renunciar a la omnipotencia terapéutica y focalizarse en lo que es

posible hacer desde el rol profesional, asumiendo la responsabilidad que implica crear un

contexto que favorezcan el cambio, y a la vez tal como lo propone Ceberio y Linares

(2005) disponer de teorías sobre el cambio que dé razón de sus posibilidades y

limitaciones, que los ayuden a intervenir y a la vez los protejan frente al fracaso,

permitiéndoles conocer sus recursos y posibilidades.

Al no concebir la realidad como universal y objetivamente válida, el y las

participantes elegían las intervenciones de acuerdo a lo que fuera útil para los

consultantes y a lo que tenía sentido para ellos en su rol profesional teniendo en cuenta

su estilo personal, el cual a su vez les permitía según lo descrito por Ceberio, Moreno, Ds

Champs (2000) ampliar sus herramientas e incrementar la eficacia de sus intervenciones.

Desde ahí las intervenciones no sólo estaban relacionadas con el componente teórico

sino que incluían otros saberes aprendidos a través de la experiencia y todo lo que surgía

en ellos en el encuentro terapéutico como pensamientos y emociones en donde como

afirma Andolfi (1988) la psicóloga y los terapeutas en formación al ir validando su estilo


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 241

Profesional
personal se empezaron a utilizar a sí mismos como el principal instrumento de trabajo

adecuando las interacciones efectivas en el contexto terapéutico.

El estilo personal fue visto por la psicóloga y los terapeutas en formación tal y como

lo enuncia Moreno (2000) como un fluir en los márgenes de la identidad profesional,

sujeta a modificaciones provenientes del diálogo reflexivo entre las vicisitudes de la

clínica, los horizontes teóricos, y los cambios personales del profesional. Para el y las

participantes además implicó como le enuncia Ceberio y Linares (2005) sostenerse por la

formación teórica que es el norte que guía para evitar que todo vale.

A medida que el y las participantes daban cuenta de los cambios alcanzados en su rol

como psicóloga y terapeutas sistémicos y la manera cómo esto impactaba su identidad

profesional, la investigadora hacia preguntas y comentarios que les ayudaban a que éstos

no fueran descritos sólo desde la acción sino que los conectaran con las nuevas

comprensiones que estaban teniendo de la práctica psicoterapéutica y de ellos mismos

como profesionales incluyendo los compromisos, valores y posturas de vida que estaban

guiando su quehacer.

De esta forma las narrativas sobre los cambios se hacían teniendo en cuenta el

panorama de acción en el que se retomaban las experiencias puntuales en donde se daba

la transformación de el y las estudiantes y, el panorama de conciencia que posibilita la

reflexión sobre los significados que le dan a los eventos de su experiencia, los cuales

fueron descritos por Bruner (2004).

En los espacios conversacionales se hicieron preguntas que incluyeron la manera

cómo estos cambios estaban siendo percibidos por los consultantes, la supervisora de

práctica y los compañeros, lo que permitió concretarlos y a la vez integrar otros que no
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 242

Profesional
habían sido contemplados por el y las participantes. La investigadora también agregaba

nuevos elementos que iban apareciendo en el relato y que eran desapercibidos por ellos.

Las nuevas comprensiones que la psicóloga y los terapeutas en formación iban

teniendo en relación al proceso terapéutico y a los consultantes se usaron para posibilitar

la mirada de ellos mismos desde el enfoque sistémico, ya que aunque el y ellas cuando

iniciaron los espacios conversacionales intentaban tener una mirada sistémica sobre las

situaciones de los consultantes no lo hacían con ellos mismos.

Finalmente se puede decir que los espacios conversacionales contribuyeron a

aumentar las posibilidades en el quehacer terapéutico de la psicóloga y los terapeutas en

formación sistémica, ya que como dice Anderson (1997) incrementaron la acción

creadora frente a su rol, de forma tal que pudieron afrontar las preocupaciones, dilemas y

frustraciones para lograr lo que él y ellas querían como las ambiciones, esperanzas,

intenciones y acciones que a la vez permitieron su posicionamiento.

Esto tuvo un impacto positivo en la identidad profesional en la medida en que el y las

participantes empezaron a construir una visión posibilitadora de sí mismos como

profesionales, reconociendo sus habilidades, logros y competencias que por supuesto han

sido creadas en el contexto relacional. Esto generó una confianza en sí mismos como

profesionales, revivió la pasión y el interés por llevar a cabo procesos de atención

psicológica/terapéutica, y como lo describen los tres participantes empezaron a "disfrutar

las consultas".
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 243

Profesional
CONCLUSIONES

El desarrollo de esta investigación muestra la contribución de una intervención

sistémica de apoyo en la construcción de la identidad como psicólogos/terapeutas

sistémicos de tres estudiantes que participaron en los espacios conversacionales, los

cuales permitieron comprender algunos de los dilemas que vivían estos profesionales en

formación al iniciar la práctica psicoterapéutica, que además incidían en la creación de

conclusiones limitadas sobre sí mismos, que afectaban su rol profesional en el contexto

terapéutico.

Hacer procesos de atención psicológica/terapéutica desde el enfoque sistémico

implica un cambio paradigmático que no sólo se logra a través de la formación teórica,

la práctica clínica y la supervisión, sino que además requiere un proceso en el que los

estudiantes puedan reflexionar sobre cómo están entendiendo las nociones de la práctica

psicoterapéutica, las relaciones entre profesional - consultante y cuál es el impacto que la

formación está teniendo en su identidad como psicólogos/terapeutas.

La formación teórica, la práctica clínica y la supervisión brindan herramientas a los

estudiantes para hacer comprensiones e intervenir en los diferentes sistemas humanos

desde el enfoque sistémico; sin embargo al estar en un proceso de transición de un

paradigma a otro se generan dilemas, que los estudiantes responden desde referentes

teóricos previos, que son los conocidos y desde los cuales han comprendido el mundo

durante muchos años, por tanto son los utilizados en sus intervenciones aunque traten de

actuar sistémicamente.

Los estudiantes de esta investigación intentaban mostrarse coherentes con el enfoque

sistémico; sin embargo lo utilizaban como una herramienta de intervención con el

propósito de lograr cambios "rápidos" y "efectivos" en el sistema consultante y así


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 244

Profesional
percibirse como profesionales exitosos, lo que paradójicamente hacía que estuvieran más

centrados en ellos mismos que en sus consultantes, lo cual limitaba la creación del

contexto del cambio.

Los espacios conversacionales les permitieron identificar los entendimientos que

tenían acerca de la práctica psicoterapéutica y de ellos mismos como profesionales, los

cuales estaban incidiendo en su rol tanto en sus comprensiones, emociones y

actuaciones. Así mismo partiendo de sus marcos referenciales y semánticos se fueron

construyendo nuevos sentidos y significados que les permitieron posicionarse y aumentar

sus posibilidades en su práctica clínica.

En este sentido fue útil partir de la experiencia de los estudiantes en el quehacer

terapéutico y conectarlas con sus propósitos, intenciones, deseos, sueños, creencias y

compromisos como profesionales para que empezaran a dar valor y sentido a lo que

hacían en los procesos de atención psicológica/terapéutica.

Además se tuvo en cuenta los conocimientos y habilidades desarrolladas en contexto

cotidianos, así como los aprendizajes en los encuentros con los consultantes que pudieran

ser útiles en la práctica clínica, para de esta manera ir pasando de lo familiar y conocido

por los estudiantes a nuevas significaciones y formas de intervenir.

Es así como los profesionales en formación al llegar a consulta con algunos saberes

que no estaban limitados sólo a la parte teórica, les generaba más seguridad y confianza

en sí mismos para interactuar con sus consultantes y desempeñarse en su rol profesional.

De esta manera simultáneamente a que en su formación los conocimientos eran

impartidos de "arriba hacia abajo" en el que se transmitían saberes expertos, los cuales

los estudiantes debían aprender, los espacios conversacionales partían de "abajo hacia

arriba", es decir a partir de sus propios saberes, se incluían otros y se relacionaban con
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 245

Profesional
los postulados del enfoque sistémico, lo cual favoreció la apropiación de la teoría y la

inclusión al paradigma sistémico.

Así pues, los profesionales en formación dejan de preocuparse sobre lo que tienen

que pensar y hacer en el contexto psicoterapéutico, dando paso a un contexto de

aprendizaje de aprender a aprender en la que sus aprendizajes son utilizados en diferentes

contextos, y posteriormente logran hacer cambios en la relación con su entorno y frente a

sí mismos, comprendiendo la realidad (incluido ellos) desde una visión relacional y

contextual, al igual que aprendiendo a cómo pensar y no a pensar en algo.

Esto influyo en la transformación de la pauta de los estudiantes centrada en la

evaluación y la descalificación de sí mismos a una postura reflexiva en la que se

mostraban flexibles, buscaban enriquecer sus comprensiones desde una postura

incluyente que conectaba las dicotomías de lo uno o lo otro, y cada vez se fueron

apartando de una visión centrada en lo verdadero - correcto y lo falso - incorrecto.

De ahí que aunque la parte teórica empezó a ser validada y reconocida como una guía

en el actuar como psicóloga/terapeutas, el estilo terapéutico también fue legitimado por

ellos, lo cual hizo que se utilizaran a sí mismos como el principal instrumento de trabajo.

Para los tres participantes fue importante reconocer el rol del psicólogo/terapeuta

sistémico en la creación del contexto propicio para el cambio, la relación de poder que

hay entre el profesional y los consultantes donde éstos tienen la libertad de elegir lo que

quieren para sus vidas y comprender el cambio como parte de un proceso, donde no es

posible crearlo de forma unilateral.

Por consiguiente los estudiantes asumieron una postura activa frente al

direccionamiento de los casos, validando su rol, lo cual aumentaba su libertad para hacer

preguntas, comentarios, comprensiones e intervenciones que aumentaron las


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 246

Profesional
posibilidades tanto para ellos en su quehacer terapéutico como para sus consultantes en

sus vidas.

La identidad profesional de la psicóloga/terapeutas en formación se vio impactada

positivamente en la medida en que pudieron observar, identificar y reflexionar sobre sus

habilidades, sus competencias, sus propósitos, sus compromisos y todas las posibilidades

con las que contaban para ejercer su rol, el cual iba más allá de la repetición y puesta en

práctica de unos conocimientos, pues también estaba relacionado con la creación de una

conversación terapéutica donde el vinculo terapéutico es importante.

El no saber que antes constituía una descalificación hacia sí mismos se convirtió en

una oportunidad para seguir el proceso de aprendizaje, el cual no es un producto

finalizado sino que hace parte del ser psicólogo/terapeuta.

Además, las experiencias de los otros profesionales y la teoría constituyeron una

manera para seguir ampliando sus comprensiones e incluso se convirtieron en un

referente para reflexionar sobre su quehacer y tomar decisiones con respecto a lo que les

es útil en su profesión y lo que no, asumiendo una postura crítica y abriendo la

posibilidad de crear nuevos entendimientos y formas de entender los sistemas humanos a

partir de sus propias experiencias.

Teniendo en cuenta lo expuesto en esta investigación es pertinente que en los

procesos de formación de psicólogos/terapeutas sistémicos se incluya en el currículo

académico un componente dedicado a la construcción de la identidad profesional en el

que se tengan en cuenta los dilemas que implica iniciar la práctica psicoterapéutica y que

contribuya tanto a la apropiación del enfoque sistémico como al posicionamiento del

rol profesional en el que se abran las posibilidades en el quehacer terapéutico, lo cual


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 247

Profesional
redundará en la atención efectiva de los problemas de salud mental y por supuesto esto

tendrá un impacto social.

También este documento constituye un gran aporte al campo de la docencia en

terapia sistémica, puesto que le permite a los docentes y supervisores reflexionar sobre

su participación en la construcción de la identidad profesional de los estudiantes. Así

mismo puede ser útil para los estudiantes quien al ver reflejados en ellos, sus propios

dilemas, pueden encontrar nuevas maneras de resolverlos.

Por otra parte, al encontrar algunas diferencias en los resultados de acuerdo al nivel

de formación y otras dadas por el género es importante que en próximas investigaciones

estas perspectivas sean asumidas en el estudio de los dilemas al iniciar la práctica

psicoterapéutica y en la construcción de la identidad profesional.

Además, resultaría muy útil incluir en este estudio el contexto de formación de la

institución educativa, su currículo y sus metodologías.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 248

Profesional
REFERENCIAS

Andersen, T (1994). El equipo reflexivo: Diálogos y diálogos sobre diálogos. Gedisa:

Barcelona

Anderson H. y Goolishian (1988). Los sistemas humanos como sistemas lingüísticos:

implicaciones para una teoría clínica. En: Family Process. Vol 27 No. 4.

Anderson H. (1997). Conversación, lenguaje y posibilidades. Amorrortu editores

S.A. – Buenos Aires.

Andolfi, M (1988). Modelos de tratamiento y modelos de formación en terapia

familiar. En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y prácticas en terapia familiar. Ediciones

Nueva visión: Buenos Aires. P.41-70

Bateson, G (1998). Pasos hacia una ecología de la mente. Argentina: Lohlé-Lumen

Betrando, P., Toffanetti D. (2005) Historia de la terapia Familiar. Las ideas y los

personajes, Paidós Ibérica, Barcelona.

Boscolo, L (1988). Modelos de tratamiento y modelos de formación en terapia

familiar. En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y prácticas en terapia familiar. Ediciones

Nueva visión: Buenos Aires. P.41-70

Bruner, J (2004). Realidad mental y mundos posibles: Los actos de la imaginación

que dan sentido a la experiencia. Barcelona: Gedisa.

Bruner, J (2009). Actos de significados: Más allá de la revolución cognitiva. Madrid:

Alianza Editorial.

Burnham, John (1993). Systemic Supervision: The evolution of reflexivity in the

contex of the supervisory relationship. Human Systems, London Vol. 4, p. 349-381.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 249

Profesional
Caillé, P. (1988). Desarrollo personal y herramientas profesionales. ¿Oposición o

complementariedad?. En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y ´prácticas en terapia familiar.

Ediciones Nueva visión: Buenos Aires. P.93 – 114.

Castel (1988). Transmisión de saberes y técnicas y nuevas formaciones de poder. En:

Elkaïm, M (comp). Formaciones y prácticas en terapia familiar. Ediciones Nueva visión:

Buenos Aires. P.71 – 91.

Ceberio M., Moreno, J., y Ds Champs, C (2000). La formación y el estilo del

terapeuta. Revista: Perspectivas sistémicas. (nº 60 Marzo/Abril)

Ceberio, M., Linares, J. (2005). Ser y hacer en terapia sistémica: La construcción del

estilo terapéutico. Ediciones Paidós Iberia, S.A: Barcelona

Cecchin, G., Lane, G., Ray, W.(1994). The Cybernetics of Prejudices in the Practice

of Psychotherapy. London – Karnac Books.

Dulh, F (1988). Desarrollo personal y herramientas profesionales. ¿Oposición o

complementariedad?. En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y ´prácticas en terapia familiar.

Ediciones Nueva visión: Buenos Aires. P.71 – 114.

Dulh, F (1988). Creatividad y formación. En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y

´prácticas en terapia familiar. Ediciones Nueva visión: Buenos Aires. P.141 – 163.

Echeverria, R (1994). Ontología del Lenguaje. Buenos Aires; Dolmen Ediciones.

Foucault, M. (1985) Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones. Alianza

Editorial Madrid.

Foucault, M. (1991). El sujeto y el poder. Bogotá. Ediciones Carpe Diem.

Traducción de Maria Cecilia Gómez y Juan Camilo Ochoa.

Foucault, M. (1990). Tecnologías del yo y otros textos afines. Bogotá: Ediciones

Paidós, Iberia, S.A: I.C.E. de la Universidad Autónoma de Barcelona.Carpe diem.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 250

Profesional
Fruggeri, L (1996). El proceso terapéutico como construcción social del cambio En:

McNamme, S. Gergen, K La terapia como construcción social. Paidós - Barcelona. Pág

61 a 73

Garciandía, J y Samper, J (2005). La mirada Chico en la terapia, la supervisión y la

transformación del terapeuta. En: Psicoterapia y Familia. Asociación Mexicana de

Terapia Familiar. Vol. 19, No. 1. México.

Garzón, D (2008). Autoreferencia y estilo terapéutico: su intersección en la

formación de terapeutas sistémicos. Diversitas, 4 (1). Bogotá: Universidad Santo Tomás.

Geertz, Clifford (1988). La interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa,

primera edición

Gergen, K (2006). El yo saturado: Dilemas de identidad en el mundo

contemporáneo. Barcelona: Paidós

Gergen, K (1998). Realidad y relaciones: aproximaciones a la construcción social.

Barcelona – España: Paidós.

Gergen, K., & Warhuss, L. (2001). La terapia como construcción social:

Dimensiones, deliberaciones y divergencias. En: Sistemas Familiares. ASIBA – Buenos

Aires.

Harré, R (1986). The social construction of emotions. Oxford: Brasil Blackwell.

Haley, J (1988). Modelos de tratamiento y modelos de formación en terapia familiar.

En: Elkaïm, M (comp). Formaciones y ´prácticas en terapia familiar. Ediciones Nueva

visión: Buenos Aires. P.41-70

Haley, J (2009). Aprender y enseñar terapia. Amorrourtu: Buenos Aires. 2 edic.


Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 251

Profesional
Hernández, A (2007). Trascender los dilemas del poder y del terapeuta como experto

en la psicoterapia sistémica. En: Revista Universitas Psychologica. Bogotá-Colombia.

Vol. 6 – N° 2. pp. 203-472.

Hoffman, L (1998). Fundamentos de la terapia familiar. Amorrortu editores S.A. –

Buenos Aires.

Lax, W. (1995) Offering Reflections. En Friedman, S. (1995) (Ed.) The Reflecting

Team in Action. New York, Guilford Press.pp-145-166

Lieblich, A; Tuval-Mashiach R y Zilber, T (1998). Narrative Research: Reading,

analysis and interpretation. Sage Publications: California.

Lyotard, J (1984). The postmodern condition: A report on knowledge. Minneapoli.

University of Minnesota Press

Martínez, L (2010). Evidencias del cambio de paradigma de un terapeuta en

formación sistémica durante sus conversaciones en terapia. Tesis de grado. Bogotá:

Universidad Javeriana.

Mc Namme, S (1996). Reconstrucción de la identidad: la construcción comunal de

la crisis En: McNamme, S. Gergen, K La terapia como construcción social. Paidós -

Barcelona. Pág 219 a 231

Maturana, H (1990). Emociones y lenguaje en educación y política. Chile: Ediciones

pedagógicas chilenas.

Maturana, H; Méndez C; Coddou, F (1995). La Constitución de lo Patológico. En:

De la Biología a la Psicología de Maturana, Humberto y Luzzoro, Jorge (comp.). Ed.

Universitaria, Santiago de Chile.

Maturana, H (2002) la objetividad un argumento para obligar. Dolmen Ediciones:

Santiago de Chile
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 252

Profesional
Minuchin, S., Lee, W., y Simón, G. (1998). El arte de la terapia familiar. Paidos:

Barcelona

Moreno, J. (2006). El aprendizaje de ser terapeuta,

http://www.escuelasistemica.com.ar/publicaciones/articulos/17.pdf (Recuperado en junio

2006).

Morgan, A (2000). What is Narrative Therapy? An easy to read introduction.

Adelaida: Dulwich Centre Publications.

Niño, J y Rodríguez, D (2006). Marco comprensivo para el estudio de formación de

terapeutas. Diversitas, 2 (1). Bogotá: Universidad Santo Tomás

Payne, M (2002). Terapia Narrativa: Una introducción para profesionales.

Barcelona: Paidos.

Pearce, B (1984). Nuevos modelos y metáforas comunicacionales: El pasaje de la

teoría a la praxis, del objetivismo al construccionismo social y de la representación a la

reflexividad. En: Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Dora Fried Schnitman.

1984. Ed Paidos. Barcelona

Polo, M y Rodríguez, D (2003). Sobre los escenarios de investigación - intervención

- formación y algunos de sus procesos. Construcción en psicología compleja: Aportes y

dilemas. Bogotá: Universidad Santo Tomás

Ricoeur, P (1983). Time and narrative. University of Chicago Press, Chicago

Segal, L (1994). Soñar la realidad. Paidós – Barcelona

Simon, G. (2006). The Heart of The Matter; A Proposal For Placing the Self of the

Therapist at the Center of Family Therapy Research and Training. Family Process, 45,

443-445.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 253

Profesional
Tarragona, M (2006). Las terapias posmodernas: Una breve introducción a la terapia

colaborativa, la terapia narrativa y la terapia centrada en soluciones. Psicología

conductual. Vol 14. No. 3

Watzlawick, P. Beavin, J. y Jackson, D. (1989). Teoría de la comunicación humana:

interacciones patologías y paradojas. Barcelona: Herder.

Von Foerster, H (2006). Semillas de la cibernética. Barcelona – España: Gedisa.

Von Foerster, H. (1996). Ética y Cibernética de Segundo Orden. Traducción de

Rebeca Donoso.

White, M y Epston, D (1993). Medios narrativos para fines terapéuticos. Barcelona:

Paidós.

White, M (1994). Guías para una terapia familiar sistémica. Barcelona: Gedisa

White, M (2002). El enfoque narrativo en la experiencia de los terapeutas.

Barcelona: Gedisa

White, M (2007). Maps of narrative practice. Norton: London.

White, M. (1997). Reescribir la vida. Entrevistas y ensayos. Barcelona: Gedisia.

Zlachevsky, A (2009).El Lenguaje – desde Ortega y Heidegger – y la

fundamentación de la psicoterapia conversacional. Tesis doctoral. Santiago de Chile

Universidad de chile
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 254

Profesional
ANEXOS
Apéndice A: Resumen de resultados participante por participante

DILEMAS DE LOS PSICOLOGOS/TERAPEUTAS SISTÉMICOS EN FORMACIÓN

Aura Darío María

Relación entre la Responsabilidad total Centrada en el deber ser:


conceptualización sobre el frente al cambio del consultante Qué es lo correcto?:
cambio y la identidad y evaluación de su quehacer Cuestionamientos frente a su
profesional: terapéutico de acuerdo a los identidad profesional: dudas sobre su
resultados: desempeño, la elección de la carrera y
Relato sobre su Terapeuta: las habilidades para ejercer su rol como
identidad profesional: "No creo Responsabilidad total sobre los terapeuta.
en lo que yo hago", cambios y la vida del sistema Dudas con respecto a los
inseguridad, tensión, consultante, le atribuye el éxito aportes que ella desde su rol como
impotencia y preocupación de los procesos terapéuticos y lo terapeuta puede hacerle a la familia e
frente a su quehacer. define como un "incentivador de implícitamente hay un temor de no
Utilización de acciones" responder a los pedidos de éstos
referentes teóricos centrados en Teoría es una Cansancio y angustia por la
la técnica para posibilitar un herramienta para lograr cambios poca fluidez de sus ideas en el contexto
cambio rápido en los unilaterales y rápidos: Diseño de terapéutico y por no saber qué hacer
consultantes. métodos para llegar al resultado para generar un cambio.
Monólogo interno: esperado. Necesidad de que sus
Evaluación de sus actuaciones Centrado en mostrar actuaciones se ajustarán a un deber ser
desde un deber ser. resultados: Temor a la deserción, y búsqueda de una respuesta correcta
Desconexión con los deseo de ser exitoso y sobre cómo seguir.
consultantes. comparación con otros Evaluación de su labor como
Descalificación frente profesionales. terapeuta desde el deber ser: Miedo,
a los cambios alcanzados en el Cambio: Ruptura de la incomodidad y distanciamiento frente
proceso terapéutico, ya que los vida de los consultantes: Cambios al proceso de formación
cambios válidos son los que radicales. Descalificación de los (incumplimiento de responsabilidades).
transforman por completo la cambios que iban emergiendo por Incongruencia en lo que ella
vida de las personas, es decir no cambiar por completo la vida sentía que tenía que hacer y lo que
los radicales y absolutos. de la persona. quería hacer.
Psicólogo: responsable Ante el estancamiento de Altas exigencias sobre sí
del cambio de los consultantes. un proceso: frustración, mismas: Idea: "no puedo hacerlo",
El cambio es unilateral y desmotivación y cuestionamientos sobrecarga e impotencia.
causal. frente a su competencia Cuestionamiento y
Comparación y profesional, a la utilidad de la descalificación son parte del proceso
evaluación con respecto a otros terapia y a su rol como terapeuta. que le van a permitir llegar a ser una
profesionales: Descalificación Descalificación y buena profesional
como profesional y reducción reproches por sus La postura reflexiva era
de sus posibilidades de acción. cuestionamientos equivalente a la evaluación de su
Definición como mal o desempeño.
Desvalorización de su el buen terapeuta por la Temor a que los consultantes
estilo personal: utilización correcta de la técnica y la evaluaran mal.
Propósito: Reproducir por los resultados obtenidos. Invalidación de todo su
con exactitud las formas de Ante la ausencia de proceso de formación y los
intervención. cambio por parte de los aprendizajes que había desarrollado
Actuaciones centradas consultantes su postura era durante el mismo
en la técnica. Esfuerzo por no confrontadora o de escucha La terminación del proceso de
utilizar las emociones y "pasiva": Desde la impotencia al formación como terapeuta equivale a
pensamientos que surgían en el no tener las herramientas para saberlo todo.
encuentro con sus consultantes. generar el cambio. Las diferentes perspectivas la
Intranquilidad e Deseo de satisfacer a los llevaban a preguntarse: y ahora qué
inseguridad por no ajustarse a la consultantes: centrado en el hago? y generaban en ella confusión ya
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 255

Profesional
teoría. motivo de consulta, lo que buscaba elegir la opción correcta.
Teoría se convierte en limitaba sus posibilidades de Confusión y malestar en el
una carga que la limita y desde comprensión y acción. contexto de supervisión.
la cual juzga su actuar. Búsqueda del
La teoría un reconocimiento en los ¿Quién dirige la sesión el
instrumento para usar y lograr consultantes para que le dieran el profesional o los consultantes?
resultados. status de terapeuta lo que Contraposición de ideas y
No hay relación entre aumentaba su necesidad de dicotomía frente a rol de terapeuta: Es
el enfoque sistémico y su vida mostrar cambios rápidos y la un guía o se debe dejar guiar por los
personal. frustración al no conseguirlo. consultantes?, lo que le generaba
Temor de evaluar el inseguridad, indecisión y sensación de
El psicólogo como proceso con los consultantes. parálisis frente a las actuaciones.
experto: Focalización en el motivo de
Psicólogo como El terapeuta basado en consulta para responder a los pedidos
experto, acumulador de lo teórico Vs la experiencia de los consultantes y así resolver el
conocimientos y "clarividente". personal del terapeuta: problema y generar cambios.
Posicionamiento Desarticulación entre ser Seguía a sus consultantes en el
profesional: Demostrar sus terapeuta (teórico) y la relato y en la conversación que ellos
saberes - centrada en lo que experiencia personal del terapeuta proponían dejando a un lado sus
tenía que hacer y pensar. (estilo profesional). propias comprensiones y propuestas de
Teoría como una Necesidad de responder intervención.
verdad que sustenta sus al contexto de formación en la La decisión de no dirigir el
comprensiones. que creía que sus pensamientos, proceso terapéutico estaba relacionada
Pauta de relación con emociones y acciones deberían ir con la inseguridad que sentía María
los consultantes: "Empujar" sustentadas desde la teoría y su frente a su rol y la descalificación que
hacia un cambio desde el deber práctica clínica mediada por la se hacía sobre sí misma como
ser. aplicación de técnicas. profesional en la que deslegitimaba sus
Consulta vista como Temor al usar la saberes.
un "martirio" por no tener los experiencia personal que emergía Temor a que los consultantes
conocimientos suficientes para en el encuentro terapéutico y a no se incomodaran o la juzgaran como
ejercer su rol: Postura de usar la técnica aunque esto fuera profesional si no seguía la dirección
ensimismamiento, retraimiento importante para él en la que éstos proponían: Pauta de
frustración, cansancio, construcción de su estilo: complacencia.
descalificación de su quehacer. Pregunta: Qué dirán los técnicos? Ante la deserción sentía culpa
Descalificaciones de sus por no haber hecho lo correcto,
actuaciones por no estar acordes descalificaba su papel como terapeuta y
Dudas sobre su con una técnica, ni con lo a la vez se sentía tranquila por no tener
competencia profesional: aprendido en clase perdiendo de que asumir la responsabilidad del
Centrada en lo que le vista la utilidad para el proceso.
faltaba para hacer una "buena" consultante. Confusión ante las distintas
psicóloga. En las consultas que demandas de los consultantes
Tristeza al no tenía supervisión estaba centrado
identificar sus habilidades y en la teoría, lo que limitaba su ¿La teoría me Inhibe o me
percibir su meta profesional espontaneidad y favorecía la da herramientas?
como inalcanzable: "no soy desconexión con sus consultantes. Temor de no dar cuenta del
digna de ser profesional" Necesidad de mostrarle a modelo que guiaba su quehacer como
Evaluación profesional docentes y compañeros que era terapeuta.
desde criterios de formación bueno como terapeuta. Lo único válido son los
más avanzados: Frustración y Asociación de la referentes teóricos.
descalificación de su trabajo. espontaneidad con desinterés. Invalidación de su proceso:
Búsqueda del Llamaba conversación de Desconocimiento de los años de
reconocimiento profesional en amigos cuando no se centraba en formación y de sus aprendizajes:
los consultantes a través de la la técnica e incluía elementos de Angustia, desespero y sensación de
pauta de complacencia: su estilo personal fundamentales sentirse atrapada por no saber qué
Inhibición en su actuar y temor para la construcción de una hacer.
a que la rechazaran y la relación terapéutica. Temor de no saber manejar
juzgaran. algunos temas: centrada en el
Temor a equivocarse. contenido de las historias que traen los
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 256

Profesional
Incertidumbre y Saber Vs no saber: consultantes, ignorando sus propias
cuestionamientos frente a sus La conexión con la teoría ideas, emociones y comprensiones que
habilidades para desempeñarse le permitía crear estrategias para iban surgiendo en el encuentro
luego de terminar sus estudios el abordaje de casos pero terapéutico, ya que al no estar
como profesional. significaba una invalidez frente a conectadas con la teoría consideraba
lo que sí sabía. que no eran válidas.
Temor de mostrarse La adquisición de más
prepotente al reconocer sus conocimientos la limitaban como
saberes, por lo cual sentía que terapeuta ya que la enfocaba aún más
tenía que deshacerse de algunos en lo correcto o incorrecto de sus
para mostrarse humilde, lo cual lo actuaciones.
desempoderaba en su rol.
Frustración y
desprotección por no encontrar en
los conocimientos alternativas
para obtener resultados.
Las claridades ante un
caso limitaban su curiosidad y
reducían su mirada a una sola
perspectiva.

CAMBIOS EN LAS NARRATIVAS DE SÍ MISMOS

Descentrándose del deber ser Descentrándose de la Confianza en sí


y del resultado - Centrándose en los Técnica y del deber ser misma, a partir del
consultantes Validación de los reconocimiento de
Disfruta las sesiones y lo que momentos en los que se muestra habilidades desarrolladas y
sucede en éstas: Cambia su patrón de la espontáneo. de la validación de sus
evaluación constante de sus actuaciones. Privilegia lo que saberes.
Construcción de una relación necesitan los consultantes y lo que Identificación de
empática y un espacio de confianza con puede aportar desde su rol, así no habilidades: escuchar para
los consultantes: Amplia los temas de se remita a la técnica. hacer comprensiones,
conversación Conexión de sus sensibilidad ante las historias
Hace preguntas conectadas con acciones espontáneas con la teoría de los demás, conexión
lo que los consultantes quieren para sus y reconocimiento de su efecto emocional con sus
vidas y no con lo que Aura quiere que interventivo. consultantes e introducción de
ellos hagan de sus vidas. Incluye la postura del nuevas miradas.
Reconoce que la vida de las terapeuta y la relación con los Identificación de
personas transciende la teoría consultantes como parte de la experiencias personales y
Conocimientos son una forma terapia. relaciones que han
de ver la vida: Disminuye su temor a Valoración a su posibilitado el desarrollo de
equivocarse, permite que otros saberes compromiso y entrega cuando habilidades que son útiles en
emerjan en la relación con los asume los procesos terapéuticos: el contexto terapéutico.
consultantes. reflexiones sobre el caso, Validación del
Equivocaciones como parte del conexión con los consultantes, conocimiento teórico y de
proceso de formación. construcción con ellos de nuevas otros saberes que surgen de la
Reconocimiento de las perspectivas. experiencia personal y laboral
múltiples posibilidades para comprender Transciende la (no necesariamente la
y para actuar: Siempre se puede hacer de evaluación focalizada en terapéutica) y del encuentro
una forma distinta. resultados con los consultantes.
Redefinición de los objetivos Silenciar el monólogo Usa lo que piensa y
teniendo en cuenta el remitente, los interno sobre la aplicación de la siente a partir del encuentro
consultantes y su mirada como técnica y sobre lo que tiene que terapéutico para ampliar las
terapeuta. hacer en consulta. comprensiones.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 257

Profesional
Tiene en cuenta la Continúa remitiéndose a Percibe que sus ideas
particularidad de cada caso, tiene en la teoría viéndola como un fluyen.
cuenta los ritmos y tiempos del recurso para revisar su práctica y Validación de su
consultante. para ampliar comprensiones, y a formación como terapeuta.
Se conecta con los consultantes: la vez privilegia su estilo Paso de una postura
Escuchándolos, haciendo comprensiones profesional. evaluativa a una reflexiva
sistémicas e interviniendo para crear Estilo profesional: sobre el quehacer terapéutico.
nueva información. Posibilidad de elegir y adecuar las Legitimación del
Postura activa teniendo como intervenciones de acuerdo a su deseo que la llevo a elegir ser
referente lo que es útil para el identidad y su creatividad terapeuta y su compromiso en
consultantes: Cuestiona y genera Postura crítica frente a la su rol.
movimientos. teoría cuestionando la concepción Se conecta con la
Tranquilidad, comodidad y del conocimiento como universal. teoría desde el disfrute y los
fluidez, diminución del temor de actuar Retoma experiencias de aportes que le hace sin que eso
en consulta y expresar sus percepciones. otros terapeutas para dar sentido a signifique una descalificación
lo que quiere o no. a sí misma por no saber.
Validación del estilo personal Legitima la posibilidad Coherencia entre lo
en el rol profesional de mostrarse distinto y no ser una que quiere como terapeuta y
Reconoce que todo su ser está réplica de otros. sus actuaciones.
involucrado en los procesos de atención Se conecta con un sueño:
psicológica. desarrollar nuevos modelos y Posicionándose
Reconoce que las acciones del planteamientos a partir de su como terapeuta en el
profesional son guiadas por el enfoque y experiencia. direccionamiento de los
por la persona. Tranquilo y con una procesos terapéuticos.
No se esfuerza por dejar fuera actitud de apertura e inclusión.
del consultorio su estilo. Rol "activo" en la
Hace ajustes a los modelos Transformaciones en la conducción de procesos
teóricos de acuerdo a su identidad. noción de cambio terapéuticos: realiza
Valida los conocimientos que Reconoce los límites de preguntas, aporta perspectivas
no están relacionados con lo técnico: la terapia y la complejidad de diferentes.
Experiencias. cambio. Reconoce que su
Da relevancia a los Asume su propia papel como terapeuta también
pensamientos, emociones y actuaciones responsabilidad como terapeuta: tiene que ver con la
que surgen en la relación con los Reconoce sus habilidades y lo que posibilidad de influenciar a
consultantes. está a su alcance aportar desde su sus consultantes: se da
Desarrolla habilidades teniendo rol, disminuye sus permisos para intervenir.
en cuenta lo que para ella es importante descalificaciones cuando el Reconoce su
como psicóloga, más allá de la teoría cambio no emerge. experticia y asume una postura
aunque luego ve la conexión con el Permite que los de corresponsabilidad en el
enfoque sistémico. consultantes asuman la proceso terapéutico.
Postura activa frente a los responsabilidad de sus propias Desvirtúa la idea de
conocimientos recibidos: Los involucra vidas. tener que ajustarse a un “deber
como parte de su postura de vida. Renuncia a la ser” que ella concebía como el
Identifica y reflexiona sobre omnipotencia terapéutica, acepta tener los conocimientos
creencias que han guiado su vida y que la evolución de la vida y se suficientes para poder tener un
son útiles en el contexto terapéutico: descentra el resultado: Le genera lugar como terapeuta.
Apertura a ver nuevas posibilidades, tranquilidad y posibilidades de Se da el permiso de
cuestionar para no ser fiel a una verdad, actuación. no saberlo todo ya que esto es
mostrarse flexible. Relevancia a los cambios imposible: acude a colegas,
Teoría un recurso: Permite que van apareciendo así sean reflexiona y acude a la
organizar la información y pauta algunas "pequeños". literatura para ampliar sus
intervenciones. Ante el estancamiento de comprensiones.
Utiliza su creatividad para la los proceso reflexiona, se Reconoce que para
creación de nuevas conexiones, moviliza y hace cambios en él sin ella es importante aprender no
comprensiones y formas de abordar un descalificar sus actuaciones: No sólo desde los conocimientos
caso desde el sueño de desarrollar hay frustración, disfruta el teóricos sino de las relaciones
nuevos conceptos y teorías. proceso y busca manera de con los demás, consultantes y
Reconoce su capacidad para ampliar sus posibilidades de colegas.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 258

Profesional
elegir entre posibilidades, perspectivas acción. Integra su voz con la
teóricas y experiencias personales lo que Reconocimiento de la de sus consultantes
quiere seguir como psicóloga. relación de poder, diferente a la Utiliza sus propias
de dominación: cuestiona, opina y ideas para crear nuevas
Confianza y seguridad en sí actúa para que puedan emerger comprensiones y posibilidades
misma como psicóloga. nuevos sentidos. de intervenir.
Se puede observar en la manera No crea intervenciones Disminuye su temor a
como se posiciona y asume el rol como precipitadas, se descentra de los equivocarse ya que reconoce
psicóloga en el direccionamiento de los motivos de consulta y de la que sus interpretaciones no
casos. Esto se observa en su lenguaje mirada individual, lo cual obedecen a una verdad.
verbal (hace preguntas y comentarios) y transforma su aburrimiento en Identifica y valida su
en el no verbal (tono de voz más alto, motivación. estilo confrontador.
postura cercana a los consultantes) Mantiene la curiosidad e
Reconocimiento del aporte que incluye diferentes perspectivas. Transformándonos
puede tener su perspectiva en el Privilegia lo que es útil en el encuentro terapéutico
consultante. para el consultante y no lo que el Asume una postura
Identificación de habilidades de terapeuta quiere que suceda con en la que se permite cambiar a
acuerdo a su nivel de formación. respecto al cambio: Tranquilidad, partir del encuentro
Tiene en cuenta los satisfacción y posibilidades de terapéutico y la relación con
aprendizajes desarrollados en otros acción en su rol. los consultantes.
contextos distintos al profesional pero Deja de compararse con Papel del terapeuta es
que contribuyen a su rol como psicóloga. otros profesionales cuyos generar espacios donde el
Transformación de su idea de consultantes muestra cambios de cambio sea posible, los
"no soy capaz" a "si puedo" forma rápida. consultantes son responsables
Cuestiona verdades que se de su propio cambio.
había atribuido a sí misma desde una Confianza en sí mismo Cobra sentido la idea
visión intrapsiquica. como terapeuta y en su proceso de no ser dueña de los
Pasa de evaluación de sí misma Valida su momento vital cambios, lo que le da mayor
a la reflexión basada en los logros, como terapeuta: experiencia movilidad para intervenir más
habilidades que ha desarrollado, las que académica y profesional. allá del pedido de sus
falta por desarrollar y lo que necesita Reduce la mirada consultantes.
fortalecer. acusatoria de sí mismo. Concepción del
La calificación no da cuenta de Reconoce sus cambio como una
una definición de ella como profesional, conocimientos para hacer terapia convergencia de muchos
ni constituye una predicción para el y su deseo de hacerla , lo cual le elementos desvirtuando la idea
futuro. permite posicionarse como de que las acciones del
Ser psicóloga no es un producto terapeuta. profesional producen de
finalizado sino que es un desarrollo que Ampliación de sus manera lineal un cambio: No
implica un proceso de aprendizaje. comprensiones y su maniobra se siente con la "carga" de
Aciertos y desaciertos se como terapeuta: tranquilo y tener que cambiar a los
convierten en una oportunidad de disfruta las sesiones. consultantes.
aprendizaje. Sensación de libertad Se conecta consigo
Casos que implicaban un reto dentro del contexto terapéutico. misma y con los consultantes
son vistos como un reconocimiento a su Postura y lenguaje no lo que favorece una relación
preparación y sus habilidades verbal dan cuenta de su seguridad cercana con ellos.
desarrolladas. y confianza en sí mismo. Ejercicio de
Reconocimiento de sus Pasa de asociar el autoreflexión frente a sus
aprendizajes para el abordaje de casos crecimiento con un proceso de prejuicios y emociones y el
nuevos. sacrificio y dolor en el que es impacto en sus consultantes.
Los proyectos de hacer un necesaria la recriminación para Esto significa para María
postgrado no invalidan su proceso poder ser mejor terapeuta a un conectarse desde el corazón y
actual. proceso en el que puede reconocer su parte humana.
Falta de conocimiento: reflexionar reconociendo las Transforma la idea
posibilidad de seguir aprendiendo. habilidades desarrolladas y el del terapeuta como algo
Aura se siente tranquila, fluida, gozo que implica para él ser abstracto a nivel de ideas que
orgullosa de sí misma y disfruta las terapeuta. se concretiza utilizando teorías
sesiones con sus consultantes. Disfruta y acepta el y técnicas para que los
riesgo de que se produzcan consultantes cambien.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 259

Profesional
La responsabilidad cambios indeseados o inesperado Reconoce que es una
compartida en el proceso de atención que cambien el rumbo del proceso terapeuta humana y que no
psicológica terapéutico. puede hacer una división entre
Responsabilidad del psicólogo: La ausencia de cambios ser persona y profesional.
desarrollar un proceso en el que emerjan no invalida necesariamente el Identifica y
nuevas comprensiones y soluciones a las proceso terapéutico, ni la reflexiona sobre sus valores
dificultades. presencia de cambios rápidos como la transparencia y la
Los consultantes tienen la significa que hayan emergido en honestidad que le permiten
libertad para elegir y dar significado a el proceso y que esto valide la reflexionar para revisar el
las intervenciones realizadas. terapia. impacto de sus intervenciones.
La co-responsabilidad hace que Identifica como lema de Diferencia entre
Aura se sienta empoderada, libre para vida “siempre hay algo más qué actuar como terapeuta en
intervenir, alegre y con la sensación de hacer” función del reconocimiento o
querer estar siempre en sesión. La nueva forma de de acuerdo a lo que es útil
Ampliación de sus reflexión sobre sí mismo de su rol para los consultantes.
posibilidades de acción de acuerdo a lo como terapeuta desde lo que
que está en sus manos hacer. puede hacer distinto le ha
Cuestiona las ideas sobre el posibilitado sentirse liviano,
cambio totalizante: Los consultantes fluido, disfrutar más las consultas
quieren conservar aspectos de sí mismos y confiar en sí mismo.
que les han sido útiles en su vida. Resignificación las
equivocaciones como una
La relación humana en la oportunidad de aprendizaje y de
atención psicológica encontrar nuevos caminos que les
Encuentro terapéutico como permita salir de las dificultades
una relación humana: Tanto el psicólogo para que la solución emerja
como el consultante se impactan
mutuamente.
Cuestiona el rol del psicólogo
como una persona objetiva.
Reflexiona sobre lo que surge
en ella en el encuentro con los
consultantes haciendo distinciones entre
lo que corresponde a su historia personal
y lo que está relacionado con el
consultante.
Identifica y reflexiona sobre sus
prejuicios y el impacto que éstos tienen
en el proceso.
Busca relacionarse con los
consultantes viéndolos como personas y
no objetos de intervención.
Postura de cuidado con el otro:
sensible, acoge sus emociones y crea un
contexto para el cambio.

CARACTERIZACION DE LOS ESPACIOS CONVERSACIONALES

Comprensión del marco de Comprensión y reflexión Comprensión y


referencia de Aura: sobre el marco de referencia de reflexión sobre el marco de
Darío referencia de María
 Comprensión de las emociones de
Aura desde su contexto Formulación de preguntas Indagación sobre el
Preguntas para comprender para entender lo que quería decir con contexto donde emergieron
sus emociones desde la particularidad, cada una de las afirmaciones. las dificultades y su efecto
especificidad y mirada de Aura Preguntas para identificar en su rol como terapeuta.
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 260

Profesional
Indagar sobre el significado los momentos que aparecían las Cuando las
que Aura le estaba dando a sus dudas sobre su rol como terapeuta y respuestas no eran claras se
emociones. así entender el contexto específico en persistía en las preguntas
Parafraseo: retomar las el que éstas aparecían, evitando caer para entender lo que estaba
palabras de Aura y sintetizar en frases en generalizaciones concibiendo como
para permitiéndole escucharse a sí Identificar y a posibilitar la dificultad.
mismas. reflexión sobre las emociones que Preguntas para
Conversación sobre las acompañaban sus dudas sobre su rol. entender lo que María quería
emociones como una entidad externa a Inclusión de los decir con sus palabras y
ella. entendimientos que la investigadora para ampliar el relato de
Preguntas para asumir las estaba haciendo a partir de lo que María expandiendo lo no
dificultades de forma propositiva: para que Darío se escuchara y a la dicho por ella e
Modos en las que las ha afrontado. vez agregara nuevos ideas a lo que identificando los
estaba diciendo. significados que estaban
 Comprensión de los significados Preguntar por las relaciones organizando sus
que Aura atribuye a las diferentes y los diferentes actores que influían percepciones
nociones práctica Psicoterapéutica en la pauta de Darío de demostrar Reflexión sobre las
que si era un buen terapeuta elecciones que estaba
Indagación por lo que quiere Curiosidad para entender haciendo en su rol como
decir con cada una de sus algunas incoherencias que aparecían terapeuta y el significado
afirmaciones. en los relatos de Darío. que le estaba dando a éstas.
Reflexión sobre cómo estos Preguntas para entender las Postura propositva
significados impactaban su quehacer comprensiones que Darío estaba frente a las dificultades.
como psicóloga. haciendo de algunos elementos Exploración de los
Identificación y contextos que teóricos que se constituían en entendimientos sobre
incidieron en la creación de dichas dilemas. terapia, cambio y el papel
nociones. Cuestionar algunas ideas del terapeuta.
desde el mismo marco lógico Preguntas hasta por
Creación de nuevos lo que aparentemente era
significados: Identificación de lo que obvio para ayudarle a
para Darío resultaba importante puntualizar sus ideas.
 Cuestionamiento de ideas desde el en los procesos terapéuticos y la Identificar las
mismo Marco de referencia de la conexión con la práctica experiencias que influían en
Participante Preguntas focalizadas en lo algunos dilemas de María.
Identificación de las que para Darío estaba siendo Expresión de los
incoherencias del relato para importante en la atención terapéutica, entendimientos de la
cuestionar las certezas. lo cual agregaba nueva información a investigadora, sobre los
Preguntas para entender los lo dicho por él. cuales se reflexionaba.
argumentos que sostienen los nuevos Parafraseo sobre lo que era Preguntas para
planteamientos. importante para Darío. entender el efecto que tenían
Preguntas para avanzar hacia Teniendo en cuenta que para las acciones y comentarios
lo no dicho teniendo en cuenta lo que Darío era muy importante lo que de los consultantes en ella.
sí decía. pudiera aprender de los otros, se Identificación de las
Cuestionamiento de la visión enfatiza en lo que él puede aprender emociones y creencias que
de sí misma centrada en las de los estilos de los demás y la emergían de la relación con
características individuales haciendo contribución que él puede hacer sus consultantes y que
hincapié en los significados, supuestos desde su estilo a éstos. incidían en sus pautas
e ideas construidas. Conectar el significado que relacionales con éstos.
Cuestionamiento de las ideas le está dando a su experiencia como Parafraseo y
sobre el bien y el mal como algo terapeuta con sesiones terapéuticas preguntas para ahondar en el
objetivo. concretas y acciones puntuales. tema.
Utilización de metáforas que Traer las voces de docentes Cuestionamientos
representen la magnitud de lo y compañeros en la identificación de en las que se incluía las
expresado por Aura. su estilo. incoherencias del relato.
Expresión de las propias Identificación de los sueños Distinciones en el
interpretaciones de la investigadora como terapeuta y su influencia en el lenguaje para diferenciar
para introducir nueva información y presente. entre la confrontación y la
crear con la consultante nuevos descalificación; y entre la
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 261

Profesional
significados. Encontrando Nuevos evaluación sobre su ser
Invitación a utilizar un Sentidos acerca de su identidad y terapeuta y el impacto de sus
lenguaje distinto que dé cuenta de los de la práctica terapéutica a partir intervenciones en los
nuevos entendimientos de los relatos de Darío consultantes.
Preguntas por lo no
 Identificación de experiencias que Introducción de nuevas dicho verbalmente pero si de
permiten ampliar y crear nuevos miradas y reflexiones que surgían en forma no verbal.
significados la investigadora frente a lo que Darío
Identificación de experiencias estaba diciendo. Identificación de
que constituyen aperturas para ampliar Identificar las acciones que experiencias y relatos para
y crear nuevos significados. le permitían afrontar de manera ampliar y crear nuevos
Identificación y reflexión sobre propositiva las dificultades significados sobre la
experiencias que cuestionan y amplían Introducir las diferencias práctica terapéutica y
dichos significados entre la evaluación y la reflexión sobre su identidad
Retomar las partes del relato Identificación de pautas La investigadora a
de la experiencia que cuestionan las relacionales teniendo en cuenta la partir de lo que María iba
ideas dominantes e ignorar las que las forma como Darío se estaba viendo a narrando hacía nuevas
mantienen. sí mismo en su rol profesional conexiones con el propósito
A partir de las experiencias Se plantearon diferentes de generar una mirada
retomar los logros alcanzados en el rol impactos que podía tener una misma distinta
como psicóloga. idea o cuestionamiento, sin suponer Inclusión de
Identificar nuevas que siempre su efecto puede ser distintas formas de salir de
comprensiones y acciones para negativo. las dicotomías.
conectarlas con el enfoque sistémico: Recoger elementos dichos Identificar
Volver relevante lo que parece por Darío y organizarlos con él de momentos de la experiencia
irrelevante. una forma que pueden crear más que contradecían las
Retomar la experiencia de posibilidades de actuación generalidades que María
Aura como actriz de teatro Mostrar incoherencias entre había hecho sobre su rol
identificando elementos que son útiles el enfoque sistémico y los como terapeuta y la
en el contexto psicoterapéutico. cuestionamientos de Darío. limitaban.
Introducción de la noción de Identificación de Preguntas sobre el
tiempo para evidenciar la experiencias que ampliaran la mirada sentido y el significado que
transformación de los significados. sobre sí mismo y la práctica tenía para María ser
psicoterapéutica. terapeuta.
Identificación de Énfasis en lo que estaba a su Conexión con
habilidades desarrolladas en la alcance hacer, teniendo en cuenta su sueños, deseos y
participante experiencia, su nivel de formación y compromisos como
Dar espacio y tiempo en la su rol como terapeuta. terapeuta.
conversación para conversar de las La investigadora asumió el
habilidades que desde la visión de papel de consultante y desde ahí
Aura eran triviales. decía lo que había entendido que
Identificación de habilidades Darío quería que dijeran sus
desarrolladas en la formación y a consultantes para luego generar Reflexión sobre los
través de experiencias cotidianas. reflexiones sobre lo planteado. cambios y las habilidades
Pasar al contexto profesional que María había ido
habilidades cotidianas que pueden Conversaciones centradas desarrollando en su
tener fines terapéuticos. en la identificación de habilidades y práctica terapéutica
Poner a Aura en el rol de en los cambios de Darío
experta y consejera sobre la forma de Identificación de los logros y Puntualizar los
afrontar positivamente las dificultades los pasos que han favorecido el cambios en acciones
vividas por ella. desarrollo de habilidades. concretas.
Reflexión de sus habilidades Conexión con elementos Identificación de las
desde el significado que les da y lo que teóricos del enfoque sistémico, con habilidades desarrolladas
aportan a su rol y al proceso el sentido que Darío les estaba dando Uso de metáforas
psicoterapéutico. y con los valores que son importantes para la representación de los
Identificación de presupuestos para Darío. cambios
del enfoque, elementos teóricos y Preguntas para identificar Contrastar los
metodológicos que le ayudan a asumir habilidades y cambios en Darío que cambios de María con la
Contribución de una Intervención Sistémica en la Construcción de la Identidad 262

Profesional
su rol y que se conectan con el él no había definido con claridad pero historia dominada por el
desarrollo de sus habilidades. que estaban implícitas en lo que iba problema y con las formas
narrando. de actuar descritas en las
Mostrar y ahondar en los Reflexión sobre el impacto primeras sesiones.
cambios alcanzados por Aura en su de su transformación emocional y de Construcción de
rol como psicóloga sus logros en el quehacer terapéutico. frases que sinteticen los
Condensar los cambios en Identificación de acciones cambios y los nuevos
frases para tenerlos más presentes. concretas que daban cuenta de su entendimientos
Ampliación de los temas de diferencia en su actuar como Reflexión sobre el
conversación a partir de las frases terapeuta trayendo sesiones significado de la frase
construidas: indagar lo que quería terapéutica concretas. construida.
decir cada palabra Preguntas para concretizar lo Cuestionamientos
Conectar los cambios con que Darío decía, lo cual le permitía para conocer el impacto que
nuevos significados. conectar con su identidad profesional. tiene las habilidades
Traer las anteriores formas de La investigadora traía ideas desarrolladas y los cambios
pensar para hacer evidente la y preguntas que Darío se hacía en las en la relación con los
transformación. primeras sesiones y que limitaban su consultantes.
Preguntas que retoman las quehacer terapéutico, lo cual Inclusión de la
nuevas percepciones para entender a constituía un contraste y una forma percepción de la supervisora
los demás sino como una forma de en que Darío podía identificar los y compañeros sobre las
comprenderse a sí mismas: Enfoque cambios no sólo en términos de habilidades y cambios de
sistémico como forma de ver el acciones sino en transformación de María.
mundo, no una herramienta de ideas y de emociones Conectar las
intervención. La investigadora agregaba habilidades y los cambios
Mirada al cambio desde el nuevos significados con respecto a con los nuevos significados
proceso recursivo entre emociones, los cambios que estaba teniendo sobre la práctica
comprensiones y acciones. Darío psicoterapéutica y con la
Identificación de experiencias Utilización de metáforas que identidad profesional.
puntuales con los consultantes en representaran lo que Darío estaba
donde se viera el cambio. identificando como cambios.
La investigadora agregaba
nuevos elementos a los cambios
descritos para ampliar su significado.