Vous êtes sur la page 1sur 2

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DE OCCIDENTE


DIVISION DE CIENCIAS DE LA INGENIERIA
INGENIERIA INDUSTRIAL
INGENIERIA TEXTIL 1
INGA. MARIA ELENA PEREZ

ESTUDIANTE: ABNER LEONEL LUCAS TUM


CARNE: 201330406

Industria textil en Guatemala

La importancia del sector de vestuario y textil dentro del comercio exterior del país
es relevante, sin embargo durante los últimos años han caído tanto las
importaciones como las exportaciones. Guatemala ocupa una posición líder en
cuanto a industria textil en Centroamérica. La mayoría de fábricas de confección
son producto de inversión extranjera directa, en la que ha predominado el capital
coreano. En materia de apoyo al sector, existen instrumentos legales que lo
favorecen. Pueden mencionarse la Ley de Fomento y Desarrollo de la Actividad
Exportadora y de Maquila (Decreto 29-89), y la Ley de Zonas Francas (Decreto
65-89).

La coyuntura de crisis económica ha impactado negativamente en el sector,


provocando entre otros efectos pérdidas de empleo. Se identifican en el sector de
vestuario y textil de Guatemala dos subsectores: uno enfocado al mercado
nacional y otro enfocado al mercado de exportación. El primero está formado
propiamente por PYMES, tiene como mercado el consumidor local y compite
básicamente por precio, tiene poco acceso a crédito formal, la capacitación de sus
trabajadores es mínima al inicio y la rotación de personal es sumamente alta. En
tanto el segundo sector está conformado por empresas textiles locales, empresas
textiles de capital extranjero y empresas de confección o maquilas, de propiedad
local o internacional; su producción se destina básicamente a la exportación, en la
que EE.UU. es el principal destino.

Tras la eliminación del sistema de cuotas a nivel mundial, Guatemala puede


competir principalmente en tejido de punto y sus derivados, lo que implica mayor
valor agregado y especialización que el tejido plano. El principal reto del subsector
textil exportador es especializarse en los denominados paquete completo y
paquete rápido, pues esto les permitiría no sola-mente darle un mayor valor
agregado al producto sino también disminuir sus costos de producción. Las
empresas de esta actividad económica no participan en la elaboración de diseños
de los productos ensamblados y elaborados, únicamente son tomadoras de
diseño. A pesar de que existe una carrera profesional dedicada al diseño de
modas en una de las universidades del país, no existe reconocimiento ni
oportunidades para los profesionales de esta área.
La capacitación del capital humano en el subsector que atiende el mercado local
es escasa, mientras que en el subsector exportador VESTEX e INTECAP han
realizado contribuciones importantes. No existe una integración de la academia,
centros tecnológicos y escuelas de formación laboral al sector. En cuanto a
infraestructura y servicios de logística disponibles para el sector vestuario y textil
es necesario mejorarlos. El mal estado de las carreteras y la necesidad de agilizar
los procesos en las aduanas constituyen un problema por resolver. Para superar
estos problemas el sector público juega un rol fundamental. La velocidad de las
empresas para atender los requerimientos de grandes proveedores es un aspecto
esencial que debe ser tomado en cuenta. Finalmente, la sostenibilidad ambiental
continúa siendo un desafío tanto para el subsector dirigido al mercado nacional
como para el subsector exportador. Esta dimensión deberá incluirse de forma
efectiva en una visión de desarrollo sostenible a nivel sectorial y nacional.