Vous êtes sur la page 1sur 8

METODOS DE ESTUDIO

1. Zona de Estudio
El entorno en el que estudiamos condiciona mucho los resultados. Hace un
tiempo, José Luis Coronado de INED21 nos hablaba de la importancia de la
familia en el proceso educativo. Tomando sus propias palabras “la familia es el
principal actor respecto a la educación de todo alumno. Esta afirmación obvia,
tiene varias consecuencias. Primera: la responsabilidad familiar del trabajo
escolar en casa. Segunda: la construcción de hábitos, actitudes y valores que
moldeen las competencias de nuestros alumnos, es una responsabilidad familiar,
la escuela complementa esta tarea educativa.”
Por ello, hay que prestar atención a lo que rodea a nuestros hijos cuando se ponen
a estudiar. El espacio físico contribuye a la concentración y destacamos
algunos aspectos importantes para tener un buen ambiente de estudio:
 Luz bien orientada que no de sombra.
 Buena ventilación.
 Zona tranquila.

“es importante estudiar siempre en el mismo lugar, eso facilitará la concentración”.

2. Plan de estudios
Es importante tener un plan de estudios claro. Hay que señalar las fechas de los
exámenes y marcar los días en lo que se va a estudiar para distribuir de forma
estratégica el tiempo que se destinará a las distintas asignaturas .
Este plan de estudio os aconsejamos que esté visible, ya que aunque el estudiante
tenga el calendario en la cabeza, el hecho de organizarlo en papel o en Google
Calendar, permite disminuir la ansiedad de la falta de tiempo y fomenta un
análisis de la situación más realista.

“Organizar el plan de estudios en Gogle calendar permite disminuir la ansiedad de la falta de


tiempo”.

3. Método de estudio
El método clásico contempla 5 fases, aunque el estudiante tendrá que ir probando
ya que no a todas las personas les funciona hacerlas todas y agrupan varias:

 Lectura rápida para hacerte una idea global de las ideas principales.
 Lectura comprensiva y subrayado de las ideas más importantes.
 Resumen o esquema. Se trata de resumir lo más destacable con nuestras
propias palabras para así recordarlo más fácilmente. En la mayoría de las
ocasiones, la clave es ser capaz de resumir el contenido al máximo, pero sin
dejar fuera ningún dato clave.
 Estudio y memorización. Para ello os recomendamos lecturas en voz alta de
los resúmenes. Varias lecturas llevarán a la memorización sin demasiada
dificultad. Cuando yo necesito aprenderme alguna información suelo recurrir a
grabar en un audio en el móvil el resumen y a escucharlo en varias ocasiones.
 Repaso con algún adulto o compañeros. El hecho de “contar” lo aprendido
ayuda a interiorizar mejor.

4. Uso de Tecnología
1- Gana concentración. Los ordenadores y las tabletas han robado parte
de protagonismo al papel a la hora de estudiar. Cada vez se usan más,
ya sea para leer los temarios o realizar mapas conceptuales online. Pero
también pueden distraer fácilmente y perjudicar la concentración. “Los
avisos de la entrada de nuevos correos electrónicos o las interacciones
en Twitter o Facebook son continuas y es importante desconectar
mientras uno estudia”, señala Anna Iñesta. Para lograrlo, la experta
propone utilizar la herramienta Ommwriter, que una vez instalada en el
ordenador o dispositivo móvil, corta todo intercambio de informaciones a
través de la Red. Es un programa que recrea la nada y cuando se pone
en marcha siguen llegando correos pero no saltan las alertas. Al abrirlo,
se escoge un fondo, un ruido (el sonido de una biblioteca o de una
pecera) y el tipo de letra con la que se va a escribir. “Este procesador de
texto de estilo zen permite mayor concentración y reflexión”, añade
Iñesta.

2- Elabora un calendario de estudio. Aplicaciones como Google


Calendar, Sunrise Calendar, Awesome Calendar, o The Homework
App son útiles para organizarse. “Es recomendable utilizar un formato
mensual que te permita visualizar todos los días disponibles de un solo
vistazo. Hay que señalar las fechas de los exámenes y tachar los días en
los que no te será posible estudiar”, señala Nuria Suñé, psicóloga y
directora del Centre Future. Además, hay que dividir los días de estudio
en dos bloques (mañana y tarde) y distribuir de forma estratégica el
tiempo que se destinará a las distintas asignaturas en función de su
complejidad. “Aunque tengas el calendario en la cabeza, para tu cerebro
no es lo mismo escribirlo o programarlo que sólo imaginarlo. El hecho de
organizarlo te permite rebajar tu sensación de indefensión y de falta de
tiempo y fomenta un análisis de la situación más realista y ajustado”.
Suñé recalca que disminuir la ansiedad es aumentar la productividad, y
aconseja dedicar una mañana si es necesario a la elaboración del
calendario. “Una vez lo hayas acabado, te sentirás mucho más tranquilo”,
asegura.
3- Crea mapas conceptuales online. Aplicaciones
como Mindmeister o Vuepermiten crear mapas conceptuales online. “Al
elaborar estos esquemas, el estudiante realiza un esfuerzo importante
para distinguir lo esencial de lo superfluo y procesa mejor la información.
Estos mapas son como un árbol que entrelaza conceptos clave sobre
una temática; aportan una visión global”, indica Anna Iñesta, de ESADE.
Estas aplicaciones permiten trabajar de forma individual y colectiva; los
mapas pueden ser diseñados por diferentes estudiantes desde distintos
lugares, siempre y cuando estén conectados a Internet. Además, se
puede grabar el proceso de elaboración del mapa y reproducirlo cuantas
veces se quiera. Una vez finalizados, los estudiantes pueden quedar
para exponer la parte que han realizado. “Científicamente está
demostrado que el aprendizaje colaborativo tiene ventajas en el proceso
de adquisición de conocimientos”, dice Iñesta en referencia a estudios
como Student-student interaction: The neglected variable in education, de
Johnson, D. W. y Johnson, R (publicado en Educational Researcher en
1981). “Explicar algo a otra persona es la mejor manera de interiorizarlo,
el proceso de adquisición de conocimientos finaliza cuando se verbaliza.
Si no lo sabes explicar, no te lo sabes”.

4- Crea foros online para preparar el examen. Ya sea a través de los


campus virtuales de las universidades o de espacios web como Blogger
(de Google) o Wikispaces, el alumno puede crear foros para proponer
distintas preguntas sobre la materia que va a examen y propiciar que el
resto de estudiantes participen para dar la mejor respuesta. Ángel
Sobrino, vicedecano de Investigación de la Facultad de Educación y
Psicología de la Universidad de Navarra, considera que a través de estas
plataformas los alumnos se motivan a estudiar: “Al comprobar que otros
controlan un tema que a ellos se les escapa, se ponen las pilas para no
quedarse atrás”. En ocasiones son los propios docentes los que generan
estos foros. “Hasta ahora este tipo de herramientas solo se usaban en
el e-learning (universidades online), ahora cada vez se emplean más en
las universidades presenciales”. Si el centro no dispone de un campus
virtual, el alumno puede crear un espacio para compartir información en
canales como Blogger o a través de redes sociales como Facebook.

5- Amplía tus apuntes con tu propia investigación. El profesor de Ciencias


Políticas y vicerrector de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR)
Josu Ahedo recomienda ir más allá del temario ofrecido por el docente y
complementar los apuntes con datos adicionales obtenidos con
búsquedas rigurosas. Una de las opciones es Google Académico. “Se
pueden encontrar ensayos de autores de referencia que ayudarán al
estudiante y le diferenciarán del resto”.

6- Ponte a prueba. La mejor forma de preparar un examen es simularlo.


“Estudiar no consiste en hincar los codos y memorizar, sino en hacerse
una representación muy clara de cómo va ser el examen y diseñarlo”,
explica Antoni Badia, profesor del departamento de Psicología y
Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Hay que
analizar cuáles son las competencias que más valora el docente y
atender a las pistas que da sobre cómo será el examen. Además de
preparar una prueba tipo test o de desarrollo, el alumno puede consultar
las publicaciones del docente para fijarse en la forma en que describe el
fenómeno, en qué puntos se extendió más y qué priorizó.

7- Representa con gráficos el texto (infografías, líneas de tiempo). “Cuando


un profesor pide que se compare A con B no espera una explicación de A
y B por separado”, asegura Badia. Es necesario identificar qué
herramienta de aprendizaje puede ser útil según la temática. Por
ejemplo, para estudiar las obras del Barroco puede ser útil elaborar
fichas con la información. Para relacionar unos conceptos con otros son
convenientes las infografías, líneas de tiempo o gráficos con flechas que
expliquen causas y consecuencias (en materias como historia o física).
“Gran parte del texto se puede representar gráficamente. No se trata de
hacer esquemas de todo, sino de aquello que requiera una mayor
profundización”. Es lo que Badia llama uso estratégico de las
herramientas.

5. Método del Pomodoro


Esta técnica, creado por el italiano Francesco Cirillo, se basa en la administración
del tiempo. Consiste en realizar periodos de trabajo de 25
minutos (denominamos pomodoro) sin distracciones y después te tomas un
descanso de 5 minutos.
Hay cinco pasos básicos para implementar la técnica:
1. Decidir la tarea a realizar
2. Poner el pomodoro (el reloj o cronómetro) a 25 minutos
3. Trabajar en la tarea de manera intensiva hasta que el reloj suene y anotar una
X
4. Tomar un pausa breve (5 minutos)
5. Cada cuatro “pomodoros” tomar una pausa más larga (15-20 minutos) y
anotas las veces que has estado tentado a distraerte.
---------------------------------.--------------------------------------------------------

METODO IMPLER

IPLER es un proceso de lectura autorregulada para leer.

Este método nace a partir de una investigación sobre el efecto de un


entrenamiento programado de método de estudio en la adquisición de conceptos.

El método IPLER se divide en cinco etapas así:


INSPECCIONAR: Consiste en dar una mirada rápida al capítulo para
obtener una información global sobre el tema. Según la teoría del aprendizaje sobre el
procesamiento de la información, al inspeccionar el material que ha de ser leído prepara
el sistema procesal para lo que viene, facilitando la lectura posterior. El inspeccionar se
debe efectuar aplicando una de las alternativas siguientes: leer los títulos y subtítulos, el
resumen, las primeras oraciones de cada párrafo, o escudriñar rápidamente. La etapa de
inspeccionar constituye la entrada del lector al tema, a la que se debe dedicar el menor
tiempo posible; un mínimo del tiempo total es suficiente. La ejecución adecuada de esta
etapa permite familiarizarse con el tema, programar la sesión de estudio y tener una
perspectiva general del capítulo que se va a estudiar.

PREGUNTAR: La segunda etapa del método de estudio es


la de preguntar, consiste en cuestionarse sobre lo que se va a estudiar para que el lector
desarrolle motivación por el tema y defina la naturaleza de su incertidumbre en el sistema
procesal. La etapa de preguntar se puede realizar transformando los títulos y subtítulos en
preguntas, leyendo el cuestionario si el capítulo lo tiene, o auto interrogarse. La pregunta como
actitud crítica debe estar presente a través de toda la sesión de estudio. El formularse
preguntas debe hacerse rápidamente; un mínimo de tiempo del total es suficiente. El plantear
preguntas proporciona objetivos inmediatos que hay que investigar, despierta la curiosidad,
estimula la atención, favorece la concentración y junto con la etapa de inspeccionar constituyen
el periodo de entrada al tema.
LEER: La tercera etapa trata de la lectura propiamente dicha.
El proceso de la lectura implica fundamentalmente dos aspectos: percepción y comprensión
mental. La eficacia depende de la integración equilibrada de estos dos elementos en una
lectura dinámica. Lograr la máxima comprensión es el objetivo de la lectura de estudio. Para
realizar esta etapa se debe leer todo hasta el final de cada sección titulada; analizando párrafo
por párrafo identificando al jerarquía de la ideas e interpretando los gráficos. Dicha lectura debe
ser: completa, silenciosa, analítica, dinámica y crítica.

EXPRESAR: La cuarta etapa consiste en reproducir el contenido de la lectura con las


propias palabras. Dicha auto expresión puede ser mental, oral o escrita, siendo esta
última la forma más eficaz. El objetivo de la etapa de expresar es retener o sea codificar
en la memoria la información leída. Subrayar es la manera más simple y rápida pero
menos efectiva para realizar la expresión. Tomar notas en forma de resumen
esquemático inmediatamente después de leer cada sección es la forma más perfecta.
Por ser esta la etapa más importante conviene dedicarle el mayor tiempo posible. La
aplicación de la etapa de Expresar obliga a leer en forma activa e investigativa,
contribuye al perfeccionamiento de la comprensión, logra estructurar los conocimientos
y desarrollar fluidez verbal.
REVISAR: La etapa de Revisar consiste en hacer un
repaso inmediato. Las investigaciones experimentales indican que de no hacerse el
repaso, se olvida la mayor parte del material aprendido. El objetivo de esta etapa
es recordar el contenido de la lección para evocarlo en el momento oportuno. Para
revisar se deben repasar las notas de trabajo para refrescar la memoria sobre los
puntos, subpuntos y sus relaciones; reproducir de memoria las notas de trabajo,
sin mirar los apuntes; hacer una predicción de las posibles preguntas de la
evaluación. Conviene además cuestionar todo lo estudiado y proyectar los
conocimientos aprendidos hacia la práctica. A la revisión se debe dedicar el tiempo
que quede disponible de la sección de estudio. La revisión sirve para fijar con
precisión los conocimientos en la memoria, detectar y llenar lagunas, recordar
la secuencia completa de la sesión de estudio y comprobar si se aprovechó con
eficacia el tiempo.

MIEDO ESCENICO

El miedo escénico es aquella sensación de ansiedad que siente una persona al


momento de enfrentarse ante un público.

Se presenta en un sinnúmero de situaciones conductuales, tanto para mover


nuestros músculos como para cualquier acción ya sea en un escenario, frente a una
mesa examinadora, etc.

El organismo muestra esta sensación con distintas formas ya sea cognitivo,


fisiológico y conceptual. Algunos síntomas que podemos presenciar son las
siguientes:
NIVEL COGNITIVO NIVEL FISIOLÓGICO NIVEL CONDUCTUAL

Fallas de memoria. Respiración acelerada. Posponer la acción.

Expectativa de fracaso. Sudoración copiosa. Escape de la situación.

Exageración de Urgencia urinaria. Acciones automáticas.

errores. Malestar estomacal. Rapidez al hablar.

Confusión de ideas. Dolor de cabeza. Tartamudeo.

Fallas de Sequedad en la boca. Bajo volumen de voz.

concentración. Rubor facial. Uso de estimulantes.

Autoexigencia. Escalofríos. Silencios frecuentes.

Temor al fracaso. Manos heladas. Pispíleo de ojos.

Temor al rechazo.

Temor al ridículo.

Como Vencer el Miedo Escénico

Un método que se podría utilizar para vencer esta sensación es utilizando un


método de relajación, también se puede realizar lo siguiente:

1-Márquese objetivos realistas, y vaya trabajando los mismos a medida que se va


convenciendo de que son posibles.
2- Concéntrese en usted mismo, en lo que hace y en lo que siente. A medida que el
momento de la presentación se va acercando, imagínese (es decir, "arme" una
imagen mental) a usted mismo dando una presentación cada vez mejor, segura y
sin temor.
3- Repítase que se esforzará al máximo en esta presentación, que todo va a
resultar bien, y que usted se merece que sea un éxito.
4- Intente imaginar todas las imágenes y sensaciones positivos posibles sobre su
papel en la presentación.
Aunque parezca una tontería (muchos piensan así al leer esto por primera vez) o se
sienta extraño al comenzar a realizarla, a medida que la practique con regularidad
se sorprenderá por el grado de confianza en usted mismo que le permitirá lograr
esta técnica.
Una manera efectiva aumentar el poder de este ejercicio, es familiarizarse con el
lugar donde usted va a hablar.
No siempre es posible lograr esto pero si usted tiene la posibilidad de conocer el
lugar donde va a hacer su presentación, no lo dude y conózcalo previamente.
Camine por el lugar, fíjese cuantas sillas tiene, haga lo que sea necesario para que
su visualización sea más completa aún.