Vous êtes sur la page 1sur 3

Lógica y retorica

Profesor: Juan Camilo Camacho Osorio


Estudiante. Alejandro Gonzalez Bolivar
Código: 201912657
Fecha: 7/03/19

EL FENÓMENO DE LA SEGREGACIÓN RESIDENCIAL

En la actualidad, la mayoría de la población considera que la segregación residencial es la

consecuencia de una serie de factores como la desigualdad social, el gusto de vivienda de las

personas y la naturalización de este fenómeno por parte de las ideologías políticas de izquierda y

derecha. Estos factores considerados como mitos serán desmentidos por Francisco Sabatini e Isabel

Brain en su texto La segregación, los guetos y la integración social urbana: mitos y claves. En este

escrito, publicado en la Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales de Santiago de

Chile, los autores toman una postura optimista sobre las posibilidades de reducir la segregación

residencial a través de una serie de argumentos de carácter sociológico, cultural y económico, los

cuales nos sirven como eje fundamental en el texto para establecer claves y conclusiones con el fin

de llegar a comprender y solucionar el fenómeno de la segregación residencial.

Sabatini y Brian plantean su tesis sobre la inexistencia de impedimentos culturales, sociológicos y

económicos para conseguir un menor grado de segregación residencial en las ciudades de américa

latina. Lo cual, para los autores, debe ocupar un lugar critico en la política pública ya que los barrios

populares segregados se están “guetizando”. A partir de este planteamiento se procede a desmentir

los mitos que la población ha generalizado, recurriendo al uso de argumentos de ejemplificación,

autoridad y analogía.

El principal mito que desmienten los autores, mediante el cual establecen su argumento

sociológico, es la idea popular de que, a mayor desigualdad social, más segregación residencial en

la ciudad. Tratándose esta de una de las conclusiones populares de mayor inexactitud. Para

confrontar esta idea popular, los autores recurren al ejemplo de las ciudades del Brasil y las de los
Estados Unidos, en donde las primeras son más desiguales y las segundas más segregadas, esto

debido a que en las sociedades más desiguales las distancias sociales eran tan grandes que no había

necesidad de segregarse en el espacio. Para dejar mucho más claro este punto, los autores

establecen la siguiente analogía: “De igual manera como los adolescentes recurren a identidades

algo artificiales para mejorar su entrada al mundo adulto, los nuevos grupos medios recurren a la

segregación espacial como manera de fortalecer su nueva identidad colectiva” (Sabatini & Brain,

2008). En resumidas cuentas, la desigualdad social no es la causa de la segregación residencial.

Los siguientes puntos que destaco de los autores son el cultural y el económico. En el primero nos

demuestran como el proceso de colonización en América a través del “ethos cultural católico ofrece

márgenes de libertad para la proximidad espacial, incluso la vecindad, entre personas de distinta

condición social” (Sabatini & Brain, 2008), lo que no sucedió en los estados Unidos, en donde se

“construyó una noción sospechosa, indiferente y, al final excluyente del otro” (Sabatini & Brain,

2008), propiciando la segregación residencial que se vive en los países anglosajones. En el segundo

punto, el económico, se cita a Thomas Schelling, Premio Nobel de Economía 2005, como

argumento de autoridad para establecer que “la segregación resultante en una ciudad suele exceder

las preferencias de los que se auto-segregan y se agrega que también excede las de quienes no

tienen capacidad de pago para acceder a los expansivos mercados actuales de suelo y vivienda”

(Sabatini & Brain, 2008). En pocas palabras, para los autores la segregación es un fenómeno

complejo que no se puede abordar como algo natural en las sociedades.

Finalmente, en su texto, Francisco Sabatini e Isabel Brain nos permiten ver que la segregación

residencial se debe abordar desde las políticas públicas del Estado, las cuales se deben poner en

función de “la evolución de las ciudades de América, para promover mayores niveles de

integración socio-espacial, especialmente en favor de los grupos populares más segregados”


(Sabatini & Brain, 2008). Los argumentos de los autores son pertinentes para entender las ciudades

de hoy en día y poder establecer posibles soluciones a la problemática de la segregación residencial

a través de los elementos sociológicos, culturales y económicos que nuestras naciones poseen. En

conclusión, el texto tiene en cuenta las características de los países americanos y nos brinda las

herramientas necesarias para entender el fenómeno de la segregación residencial, para que de esta

manera podamos construir sociedades más integrales o, en otras palabras, construir un mejor país.

Referencias
Sabatini, F., & Brain, I. (2008). La segregación, los guetos y la integración social urbana: mitos y
claves. EURE, Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales, 5-26.