Vous êtes sur la page 1sur 11

APLICACIÓN DE CALOR Y DE FRIO

Aplicación de calor. Son los métodos que se utilizan para la aplicación de calor
húmedo o seco sobre una región del cuerpo.

Consideraciones generales. La aplicación directa de calor eleva la temperatura


hística y favorece el fenómeno inflamatorio, ya que causa vasodilatación e
incrementa la circulación local, lo que a su vez fomenta leucocitosis, supuración,
drenaje y cicatrización. El calor también eleva el metabolismo hístico, disminuye el
dolor causado por espasmo muscular y reduce la congestión de vísceras
profundas.

El calor aplicado directamente puede ser húmedo o seco. El húmedo ablanda


costras y exudados, penetra más que el seco, no reseca la piel, produce menos
sudación y suele ser más cómodo para el sujeto. Para aplicar el calor húmedo se
utilizan compresas calientes para pequeñas regiones, y envolturas calientes para
regiones grandes. Por su parte, el calor seco puede proporcionarse a temperatura
más alta durante más tiempo y con menos riesgo y quemaduras. Los dispositivos
utilizados para suministrarlos incluyen, entre otros, bolsa de agua caliente y el
cojincillo eléctrico.

Contraindicaciones. El tratamiento con calor directo está contraindicado cuando


hay hemorragia y en pacientes con neoplasia maligna comprobada o presunta,
pues puede favorecer la multiplicación celular; también durante la fase aguda de
esguince, ya que la vasodilatación aumenta el dolor y la tumefacción, y en estados
que se acompañan de inflamación aguda, como la apendicitis.

El calor directo se debe aplicar con precaución si la persona sufre de trastornos


funcionales renales, cardíacos o respiratorios, arteriosclerosis y aterosclerosis, y
disminución de la sensibilidad, así como en individuos muy jóvenes o ancianos. Se
debe utilizar con sumo cuidado sobre regiones sensibles al calor, como tejido
cicatrizal o estomas. A causa del peligro de quemaduras y posibles efectos
generales, como aumento de frecuencia respiratoria e hipotensión arterial, el calor
directo solo se debe aplicar cuando el médico especifique su uso.

Otras contraindicaciones:

- Pacientes con temperatura alta.


- Cuando se trata de absceso en formación.
- Para aliviar el dolor abdominal.
- En las piezas dentarias careadas o dolorosas.
- En las afecciones circulatorias locales.
- En procesos inflamatorios agudos.
- En cardiopatías, no use calor en forma general, por ejemplo, los baños
calientes de vapor, porque el paso de gran cantidad de sangre a la piel
puede agotar las reservas cardíacas limitadas que tienen estos pacientes y
caer la tensión arterial.

Objetivos:

-Aliviar la inflamación y la congestión.

-Relajar músculos, tensiones y ligamentos.

-Aliviar dolores artríticos, tendinosis y musculares.

-Favorecer la colección del pus.

-Ayudar a la cicatrización.

-Aliviar las molestias causadas por el frío.

-Aplicar el calor húmedo, contribuye a ablandar costras y exudados, penetra más


que el seco y reseca la piel.

Precauciones:

-Observar el estado de la región (piel, tejido cicatrizal o estoma), debido al peligro


de quemaduras y posibles efectos generales.

-Ofrecer agua a la temperatura que sea aceptada por el paciente.

-Utilizar material estéril en caso de lesiones abiertas.

-Observar la piel durante el procedimiento.

Métodos de aplicación de calor

Existen distintos métodos como son: bolsas, compresas o fomentos, baño de


asiento (semicupio) y pediluvio.
Bolsa. Es un método de calor seco, aplicable a distintas partes del cuerpo, por
medio del agua caliente contenida en una bolsa de goma.

Precauciones:

-No aplicar calor directamente a la piel.

-Verter el agua hasta la mitad de la bolsa (no debe pesar porque disminuye la
circulación por la presión que ejerce sobre la zona afectada).

-Extraer el aire de la bolsa.

-Ajustar bien la tapa de la bolsa.

-Envolver la bolsa con una toalla o paño.

-Secar la bolsa después de finalizar el procedimiento.

-Llenar de aire la bolsa para evitar que se adhieran las paredes de esta.

Equipo:

-Bolsa de goma para agua caliente.

-Agua caliente.

-Paño o toalla para la bolsa.

-Hule tirante y sábana (si es necesario).

-Parabán (si es necesario).

Procedimientos:

Invariantes funcionales generales.

Variantes funcionales:

-Coloque el parabán (si es necesario).

-Coloque el hule y la sábana tirante (si es necesario).

-Cubra la bolsa con el paño o toalla para proteger la piel.


-Descubra la región y coloque la bolsa sobre esta; cambie el agua las veces que
sea necesario.

-Extraiga el agua de la bolsa, lávela y póngala a secar, luego llénela de aire para
que no se adhieran las paredes.

Invariantes funcionales generales.

Baño de asiento (semicupio). Es la inmersión de la región pelviana en agua tibia


o caliente (Fig. 12.20).

Tomado de: Du GAS. Tratado de Enfermería Práctica; 3ra. edición. Nueva


Editorial Interamericana, S.A.de C.V. México D.F., 1979.

Fig. 12.20. Baño de asiento o semicupio.

Consideraciones generales. El baño de asiento es útil para mitigar molestias;


favorece la cicatrización al limpiar perineo y ano, aumenta la circulación, reduce la
inflamación, y ayuda a relajar los músculos locales.Este deben realizarse por
prescripción facultativa.

Para realizarlo correctamente es necesario, a menudo, comprobar la temperatura


del agua, a fin de garantizar los efectos terapéuticos, medir con frecuencia el pulso
del paciente, para prevenir reacciones adversas: cubrir adecuadamente al sujeto
durante el baño de asiento, así como abrigarlo con rapidez al terminar, para evitar
vasoconstricción.

El baño de asiento está contraindicado en pacientes no ambulatorios y debilitados,


porque puede provocar mayor debilidad, causar desmayos y estrés.

Objetivos:

-Aumentar la circulación.

-Reducir la inflamación.

-Ayudar a relajar los músculos locales.

Precauciones:
-Valorar el estado general del paciente para aplicar el tratamiento.

-Orientarle al paciente que miccione antes del procedimiento.

-Ofrecer estabilidad y seguridad al paciente al aplicar el tratamiento.

-Utilizar el equipo estéril en los pacientes operados.

-Acomodar al paciente de forma tal que los bordes de la palangana no lo dañen,


colocando los pies sobre el escabel.

Equipo:

-Palangana.

-Recipiente con agua a la temperatura indicada.

-Toalla o sustituto.

-Frazada de piso o similar.

-Silla, banco, escabel o aditamento para la palangana.

-Parabán, si es necesario

-Apósito o paño limpio.

-Recipiente de desecho.

Procedimientos:

Invariantes funcionales generales.

Variantes funcionales:

-Coloque el parabán para mantener la privacidad del paciente.

-Coloque la frazada de piso, banquito o aditamento, y sobre este la palangana.

-Retire la ropa del paciente y cúbralo con el ropón.

-Retire el apósito perianal, si está operado.


-Vierta el agua en la palangana y, de ser posible, proteja los bordes.

-Siente al paciente dentro de la palangana y acomódelo utilizando el escabel.

-Observe al paciente durante el procedimiento que será de 10 a 20 min.

-Seque la zona perianal y anal con un apósito, y el resto con una toalla, al terminar
el procedimiento.

-Cubra la región perianal con un apósito, si está indicado.

-Vista al paciente.

Invariantes funcionales generales.

Pediluvio. Es la inmersión de los pies en soluciones calientes o a


temperatura ambiente.

Objetivos:

-Combatir la inflamación.

-Aliviar el dolor.

-Restablecer la circulación.

-Reblandecer o suavizar hiperqueratosis.

-Aliviar fatiga muscular.

Precauciones:

-Utilizar equipos individuales.

-Temperatura del agua: elevada, en correspondencia con la tolerancia del


paciente.

-Observe la coloración de la piel.

-En pacientes con isquemia, la solución debe estar a la temperatura ambiente,


para evitar un daño hístico.

Equipo:
-Palangana.

-Recipiente con agua caliente o a temperatura ambiente, según indicación.

-Frazada de piso o similar.

-Banqueta o escabel y silla.

-Solución indicada.

-Toalla.

Procedimientos:

Invariantes funcionales generales.

Variantes funcionales:

-Prepare la frazada, el banquito y la palangana.

-Prepare físicamente al paciente.

-Descubra los miembros inferiores por encima de la rótula.

-Llévelo al borde de la cama y siéntelo, si su estado lo permite.

-Introduzca un pie o ambos dentro de la palangana.

-Observe la piel durante el tiempo del procedimiento (si hay enrojecimiento o


eritema, retirar el tratamiento y avisarle al médico).

-Seque los pies y los espacios interdigitales del paciente y evite mantenerlos
húmedos.

Invariantes funcionales generales.

APLICACIÓN DE FRIO

Aplicación de frío. Es la aplicación de frío terapéuticamente sobre un órgano, en


una región del cuerpo afectada.

Consideraciones generales. La aplicación de frío estimula la vasocons-tricción,


inhibe la circulación local, la supuración y el metabolismo hístico, alivia la
congestión, hace más lenta la actividad bacteriana en las infecciones, disminuye la
temperatura corporal y actúa como anestésico temporal. Puesto que el frío
también mitiga la inflamación, evita el edema y detiene la hemorragia, es eficaz
como tratamiento inicial después de traumatismos, equimosis, lesiones oculares,
distensiones, esguinces, contusiones, espasmos, dolor agudo de una región, y se
recomienda como medida de primeros auxilios en caso de quemaduras. El frío no
reduce el edema ya formado, puesto que inhibe la reabsorción del líquido en
exceso.

El frío se puede aplicar en forma seca o húmeda. La seca penetra más, dado que
la humedad facilita la conducción.

Los dispositivos para aplicar frío seco incluyen bolsas o collar de hielo y envolturas
frías químicas o de hielo.

Para proporcionar frío húmedo se utilizan compresas frías en regiones corporales


pequeñas y envolturas frías en regiones grandes.

Contraindicaciones. La aplicación de frío como medida terapéutica debe


emplearse cuidadosamente en personas con trastornos circulatorios, a causa del
peligro de daño hístico por isquemia. A menos que el médico lo ordene, no se
debe aplicar a ancianos, artríticos o individuos muy jóvenes.

Otras contraindicaciones:

-En pacientes hipertensos.

-En pacientes con hipotermia.

-En pacientes con bradicardia.

Objetivos:

-Combatir una inflamación.

-Evitar o reducir una tumefacción.

-Contener una hemorragia.

-Aliviar un dolor.

Precaución:
-Observe los efectos indeseables del frío en la piel del paciente.

Métodos más utilizados en la aplicación de frío: bolsas y compresas

Bolsa fría. Es el método de la aplicación de frío seco por medio de bolsa en la


región afectada del cuerpo.

Precauciones:

-No aplicar la bolsa de agua fría directamente a la piel.

-Si aparece adormecimiento o coloración azulosa moteada de la región, retirar la


bolsa.

-Si se utiliza el hielo picado, deben ser pequeñas fracciones y en cantidades


moderadas.

-El resto de las precauciones serán iguales a las de la bolsa con agua caliente. Se
exceptúa la primera precaución.

Equipo:

-Bolsa de hielo.

-Recipiente con hielo picado.

-Paño o toalla para la bolsa.

-Hule y sábana tirante (si es necesario).

-Parabán (si es necesario).

Procedimientos:

Invariantes funcionales generales.

Variantes funcionales:

-Coloque el parabán (si es necesario).

-Coloque el hule y la sábana tirante (si es necesario).

-Cubra la bolsa con el paño o toalla para proteger la piel.


-Descubra la región y coloque la bolsa sobre esta; cambie el agua las veces que
sea necesario.

-Extraiga el agua de la bolsa, lávela y póngala a secar, luego llénela de aire para
que no se adhieran las paredes.

Invariantes funcionales generales.

Compresas. Pueden ser húmedas, con medicamentos o no. Se utilizan para


afecciones dermatológicas. Estas pueden tener un efecto antiséptico y
antiinflamatorio.

Objetivo:

-Obtener fines terapéuticos.

Precauciones:

-Observe los efectos indeseables del calor o del frío al aplicar las compresas en la
piel del paciente, y vigile si existe cambio de coloración en la piel.

-Aplíquelas el tiempo indicado.

-Vigile que se mantenga la compresa húmeda (para que surta el efecto deseado).

Equipo:

-Bandeja.

-Compresas o apósitos estériles.

-Torundas estériles.

-Solución indicada.

-Hule tirante.

-Pinzas.

-Riñonera o similar estéril y recipiente con hielo o agua fría, o agua caliente, según
indicación médica.

-Vendaje estéril (si es necesario).


-Recipiente de desecho y parabán (si es necesario).

Procedimientos:

Invariantes funcionales generales.

Variantes funcionales:

-Coloque el parabán (si es necesario).

-Ponga el hule o tirante donde se aplicará la compresa; evite mantener húmeda la


cama del paciente.

-Exponga la región que va a recibir el efecto de la aplicación.

-Destape el frasco y limpie con una torunda estéril los bordes del frasco.

-Sumerja las compresas con pinzas dentro del recipiente que contiene la solución.

-Tome la compresa con la pinza, por los extremos.

-Realice un movimiento rotatorio para eliminar el exceso de la solución en la


compresa.

-Colóquela sobre la zona afectada, trate que sobrepase 5 cm para fijarla.

-Manténgala húmeda mientras dure el procedimiento, aplicando la solución cada


vez que sea necesario.

-Deseche la compresa al terminar el procedimiento.

-Seque la región con una compresa estéril y vende el miembro.

-Retire el hule o tirante.

Centres d'intérêt liés