Vous êtes sur la page 1sur 7

TOMAD TODA LA ARMADURA DE DIOS

Preguntas para discutir:


1. ¿Para que necesitamos un arma espiritual? (Para hacerle frente a las artimañas
(trucos) del diablo.)

2. ¿Contra quién peleamos? (Contra poderes, contra autoridades, contra potestades que
dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones
celestiales.)

3. ¿Debemos tenerle miedo a esta batalla? (No. Dios nos ayudará a estar firmes contra la
maldad. El poder de la obscuridad estará vencido por Dios.)

4. ¿Como nos ayuda Dios en la batalla contra la maldad? (Él nos da las armas y la
armadura que necesitamos para estar firmes.)

5. ¿Porque es importante que nos pongamos nuestra armadura espiritual cada día? (Sin
eso seremos débiles y vencidos fácilmente.)

¿COMO ESTAS TU VESTIDO?

El siguiente es un Bosquejo-Estudio de Efesios 6: 13-18 sobre la armadura del


cristiano.

Nuestro Dios se merece toda nuestra adoración y nuestra alabanza, aun en


momentos de tribulación y angustia. El Señor debe ser glorificado por todo. Aún en
nuestros problemas debemos expresar nuestra gratitud y alabanza a Él.

Nuestra posición en Cristo, es una posición de victoria y no de derrota. De poder y


no de miedo, de dominio propio y no de debilidad ante la tentación. Jesús nos lavó
con su sangre todo lo sucio que teníamos. Nos regaló una vida diferente, y nos dio
una autoridad vencedora en el poder del Espíritu Santo. “Porque no nos ha dado
Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”, (2ª
Tim.1:7).

a) Fortalécete en el Señor. “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el


Señor, y en el poder de su fuerza”, (Efes. 6:10). No te confíes, el hecho de
sentirte bien, libre y gozoso no significa que siempre va hacer así. Este es solo el
principio para que empieces una nueva vida en Cristo. Solo Congrégate,
fortalécete en la oración, llénate de su presencia, se fiel, trabaja en su obra y él te
sostendrá. Existen 3 áreas para ejercitarte, 1.- Debes ser un escudriñador y
hacedor de su palabra. 2.- Debes ser un adorador de su presencia porque él está
buscando adoradores. 3.- Debes ser un intercesor, alguien que ora y ayuna
regularmente.

I. RECIBID LA ORDEN, LA ADVERTENCIA, Y LA ESPERANZA...

Tomad la armadura de Dios, (ORDEN)


Para que podáis resistir en el día malo, (ADVERTENCIA) y habiendo acabado
todo estar firmes. (ESPERANZA)

Representación Paralela de la lucha de David y Goliat: I Samuel 17:1-9; 16, 23;


25; 45-47; 50

El pueblo de Dios estaba en guerra: El día malo


Goliat asechaba el pueblo de Dios por la mañana y por la tarde: Tipo de las
fuerzas satánicas. David le hizo frente al gigante: Resistiendo

TOMAD TODA LA ARMADURA (vs. 13) Por tanto, tomad toda la armadura de
Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar
firmes. Los creyentes deben tomar TODA la armadura de Dios y estar alerta,
aprovechando el tiempo, para cuando venga el día malo; (la Biblia nos enseña que
los días son malos: Efesios 5:16. El cristiano estará en lucha hasta que haya
acabado todo, es decir hasta el final de su vida o hasta a que Cristo regrese).

b) Firmeza. “Estad, pues, firmes,” (ver. 14). Cuídate y permanece firme. La


batalla ya se ganó. Jesucristo es el vencedor, ya no vuelvas atrás volviendo a
ensuciarte, enfrenta las tentaciones y las pruebas en la autoridad del Señor, con
carácter y firmeza, ya no peques, “Porque si pecáremos voluntariamente
después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más
sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de
hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios”, (He.10:27-27) Valora lo
que Jesús ha hecho por ti.

c) Cinturón de la verdad. “Ceñidos vuestros lomos con la verdad”, (ver. 14).


Cíñete con la verdad, habla solo verdad, camina y practica la verdad. Ceñido
quiere decir amarrado, tienes que tener amarrada la verdad de Cristo a tu cuerpo,
a tu espíritu, a tu mente y corazón. Si en verdad ya no deseas volver atrás, tienes
que cuidarte, porque si en nosotros no hay verdad y nos acostumbramos a la
mentira, cuando venga la prueba vamos a desfallecer, porque la mentira nos va a
quebrantar y el diablo volverá a oprimirnos. Hay espíritus mentirosos que tratarán
de atacar tu mente haciéndote creer cosas que no son, pero debes de cuidar la
verdad en ti. y la verdad es Cristo. Además, si el Señor te limpió, anda en
obediencia y no te vuelvas a contaminar.

Todo cristiano que desea ganar la batalla contra el enemigo debe de comenzar
con la verdad. En Proverbios 23:23 dice: compra la verdad y no la vendas. La
verdad es Cristo, La verdad no es un destino, ES UN CAMINO. La verdad es el
evangelio. La verdad es la base principal del creyente. Andar en mentira es andar
en pecado. Un creyente que anda en mentiras no puede tener una relación buena
con Jesucristo, su comandante en jefe. El pecado es interferencia en las ondas de
comunicación del creyente.

El cristiano se mueve con libertad y rapidez, porque conoce la verdad (Juan


8:32).

Lucas 12:35
1 Pedro 1:13
Isaías 11:5

d) Coraza de justicia. “Vestidos con la coraza de justicia”, (ver. 14). La


palabra dice: Col.3:9-10 No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis
desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del
nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento,
conforme a la imagen de aquel que lo creó; Esta coraza protege el corazón y
los órganos vitales del tórax. Jesús es nuestra justicia y protección, y esa justicia
es transmitida a nosotros por Cristo para poder actuar justamente. Pero si somos
injustos y no somos rectos delante de Dios, ni en nuestro trato con otras personas
ni en nuestros pensamientos secretos o en nuestras motivaciones internas.
Abrimos una puerta muy amplia en nuestra vida para que el mal nos ataque de
nuevo. En esta condición, sin la coraza de justicia, cualquier sanidad y liberación
que hayamos recibido de Dios se puede perder, se justo, actúa y practica la
justicia en todo.

Uno de los requerimientos más importantes para el creyente es la Justicia.


Justicia es símbolo de santidad, de vida (esta sobre el corazón y los órganos
vitales), de rectitud. La Justicia es una característica de Dios, la cual el creyente
debe poseer. Filipenses 1:11 dice llenos de frutos de justicia que son por medio de
Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios. Es un mandamiento buscar y obtener
la justicia de Dios. Buscad primeramente el reino de Dios y su Justicia. La justicia
en el creyente le ayuda a andar en amor. (I Corintios 13)

Proverbios 4:23
I Juan 3:19-22
Santiago 1:16, 4:8

EL enemigo quiere atacar nuestro corazón el centro de nuestras emociones él


quiere traer dolor resentimiento Proverbios 12:18 estas clases de personas están
en todas partes por eso tenemos que tener puesta la coraza debemos estar bien
protegidos.

e) El calzado del evangelio. “Y calzados los pies con el apresto del


evangelio de la paz” (ver. 15).
 ¡Actívate en la obra! El problema de los descuidos espirituales es porque muchas
veces no se está haciendo nada en la obra del Señor. No hay motivos porque orar,
ni porqué luchar. Nuestros pies deben estar calzados y bien preparados para llevar
y proclamar el mensaje que ha traído sanidad y paz a nuestra vida.

 “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído?, ¿Y cómo creerán


en aquel de quien no han oído?, ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y
cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son
los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”,
(Rom.10:14-15). ¡calza tus pies y predica el evangelio! ¡Esto no es simbólico!
¡hazlo real! Recuerda esta palabra; Prov.11:30 dice: El fruto del justo es árbol
de vida, y el que gana almas es sabio.

Calzados los pies con el apresto de la paz. El creyente debe de estar siempre
preparado para llevar el evangelio de Cristo el cual es paz. Jesucristo dijo: Mi paz
os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da yo os la doy. Es interesante ver
como en medio de la lucha y la batalla, se espera que el cristiano tenga y lleve las
buenas nuevas de paz a otros. Esto es agradable ante Dios. Isaías 52:7 dice:
Cuan hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del
que anuncia la paz, del que trae nuevas de bien, del que publica salvación, del
que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!

Isaías 52:7
I Pedro 3:15
Efesios 4;14
f) El escudo de la fe . “Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis
apagar todos los dardos de fuego del maligno”, (ver. 16). La fe viene por el oír,
y el oír la palabra de Dios. ¿sabes cuál es el problema hoy en día? que muchos
cristianos no le creen a Dios ni le creen a su palabra. Pero el que le cree a Dios
usa este escudo. El escudo de la fe, nos ayuda a extinguir los dardos de fuego del
maligno. La fe se activa cuando declaramos la palabra, entonces la fe nos
capacita para ver al diablo derrotado. Cuando el maligno nos bombardea con sus
dardos de fuego, la fe extingue esos dardos y la duda queda vencida. Pero la fe
sanadora, salvadora y restauradora solo va a ser eficaz si la pones por obra en tu
vida y al servicio de los demás.

Sobre todo, tomad el escudo de la fe para apagar los dardos del maligno. La fe es
un arma de defensa y protección para el creyente. Y es un requerimiento para
todos los que son cristianos. Hay versos bíblicos que sin duda nos motivan a tener
fe: Sin fe es imposible agradar a Dios Hebreos 11:6 Es pues la fe la certeza de lo
que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1 Un poco de fe
mueve montañas. Mateo 17:20 Ejemplos de vencedores de la fe. Hebreos 11:1

g) El yelmo (casco) de la salvación. “Y tomad el yelmo de la salvación” (ver. 17).


Esta arma protege la cabeza y significa tener la certeza de nuestra salvación. El yelmo
nos es útil para renovar constantemente nuestros pensamientos. El tener la seguridad en
nuestro corazón, El Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu de que somos
propiedad de Dios, entonces podemos descansar en su amor y con todo éxito arrojar las
dudas, las cargas, los temores y tentaciones bajo sus pies. El casco protege nuestra
cabeza y nos da protección contra los ataques mentales de Satanás, pero necesitamos
llenarla del conocimiento de la palabra del Señor.

Tomad el yelmo de la salvación. Es interesante que después de la fe se habla de


salvación justificados pues por la fe… Romanos 5:17 La fe es imprescindible para
la salvación del creyente, para que todo el que cree…Juan 3:16

El yelmo (casco) cubre la cabeza. Pablo le está hablando a los creyentes para que
no dejen que el diablo ponga dudas en su cabeza acerca de su salvación y
pensamientos inicuos que lo alejen de Dios. Muchas de las batallas del cristiano
son libradas en la mente. Con el casco sobre su cabeza tipo espiritual de la
esperanza de salvación. I Tes. 5:8

Esta pieza protege la cabeza del soldado, y la cabeza representa la mente,


sabemos que la mente de los seres humanos es el campo de batalla, donde se
libran las grandes guerras, es la más atacada, un soldado herido en la cabeza no
puede usar eficazmente el resto de su equipo, puede ser un soldado muy valiente
y capaz y disponer un excelente equipo, pero al ser herido se le dificulta hacer uso
de su destreza.
2 corintios 10: 5
Tesalonicenses 5.8

h) La espada del espíritu, la palabra de Dios. “y la espada del Espíritu, que es la


palabra de Dios”; (ver. 17). A través de utilizar la Espada del Espíritu, podemos atravesar
el, aparente, poderoso ataque del Enemigo. Debemos escudriñar las Escrituras para ser
diestros en ella, saber usar y hablar la Palabra adecuada y con propiedad en el momento
de conflicto nos traerá victoria. ¡Escrito esta! Así, la uso el Señor Jesús contra Satanás
cuando le enfrentó en la tentación del desierto.

En medio de una guerra espiritual el cristiano debe de tener la seguridad de su salvación.


En tiempos difíciles es fácil el dudar de nuestra salvación y podemos a llegar a creer que
no somos salvos.

Tomad la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. La espada es la única arma de
ofensa del cristiano, La Biblia. Es necesario que el cristiano conozca la palabra de Dios
para que pueda atacar al enemigo cuando llegue el día malo, sepa usar la verdad de la
Palabra para derrocar las fortalezas del enemigo. La Palabra de Dios sirve tanto de
aliento para el creyente como para atacar al enemigo.

Hebreos 4:12
Jeremías 23:29
2 corintios 10:4-5

I) Es importante la confesión de la Palabra de Dios. Leerla, memorizarla y repetirla es


útil para continuar con tu salud espiritual, tu mente se seguirá liberando, su palabra nos
dice: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está
viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra
mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de
la verdad”, (Efe.4:22-24).

Renuévate constantemente esto traerá bendiciones sobre tu vida. Aprende las promesas
de la Biblia y practícalas.

J) Crucifica la carne. “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus
pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu”, (Gal. 5:
24-25). Nos dice que debemos crucificar la carne.

K) Limpia tu vasija y confiesa todos tus pecados al Señor. ¿Y que si no lo confiesas?


Bueno Dios te dice: “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y
vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no
oír”, (Isaías 59:2). No permitas que el rostro de Dios se oculte nuevamente en tu vida, si
llegas a cometer pecado, ¡arrepiéntete y confiésalos! ten la seguridad que El Señor te
perdonara y te restaurara nuevamente.

La biblia dice: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para
Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal,
de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros
miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros
mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como
instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no
estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. (Rom.6:11-14)

L) Muere al pecado y vive para Dios, No se puede recibir, ni mantener poder y sanidad
espiritual sino hay una renuncia total al pecado.

IV. EJERCICIOS QUE DEBEMOS HACER PARA ASEGURAR LA VICTORIA

LA ORACIÓN (vs. 18a) Orando en todo tiempo. El creyente está llamado a orar sin
cesar. Cuando Pablo comienza a hablar acerca de la lucha espiritual, no ordena a
buscar la fortaleza en el Señor y en el poder de su fuerza. La oración constante es
la única manera en la cual el creyente puede fortalecerse espiritualmente. La
oración debe de estar presente antes, durante y después de la batalla.

LA VIGILANCIA (vs. 18b) Velando con perseverancia y suplica por los santos. La
vigilancia es muy importante en la vida del soldado. Un soldado (ejercito) que está
en vela, no podrá ser sorprendido y destruido fácilmente. El creyente que está en
continua vigilancia podrá identificar cuando el enemigo está planeando un ataque
y/o se dará cuenta cuando está siendo atacado, y podrá rápidamente contra-
atacar.

Conclusión II Corintios 10: 3-5 Para terminar este bosquejo quiero dejarles con un
texto muy importante de la Palabra de Dios. Con este consejo en mente podemos
estar confiados y asegurarnos que la victoria SIEMPRE es nuestra.; Pues, aunque
andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra
milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,
derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de
Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo II Corintios
10:3-5

Como vencer a estos tres enemigos


1. Someterse a Dios Santiago 4:7
2. Acercarse a Dios Santiago 4:8
3. Humillarse ante Dios Santiago 4:9-10
4. Debes darte cuenta de que la victoria ya es tuya