Vous êtes sur la page 1sur 9

TRABAJO EN EQUIPO:

Adecuación de la teoría de Vizcaya para el


aprendizaje Colaborativo en el aprendizaje virtual

Autor: Teresita Carolina Cabra Flórez y


Luis Martín Trujillo Flórez

Contenido

1. Trabajo en equipo

a. El equipo de Trabajo para el aprendizaje colaborativo


1. Trabajo en equipo
Vamos a complementar nuestra semana con una revisión rápida de lo que es el trabajo en equipo.
Tomaremos como referencia del material a Viscaya C (2009) y sus planteamientos sobre el trabajo
en equipo, ajustándolo como complemento del trabajo colaborativo.

El trabajo en equipo es aplicable a nuestra vida cotidiana en cualquiera de las facetas como lo es
nuestro trabajo, nuestros grupos de amigos, y por supuesto los grupos de trabajo académico porque
nos permite:

Figura 1. Ventajas del trabajo grupal


Fuente: Elaboración propia

En el aprendizaje colaborativo además del reconocimiento de los rasgos propios, tenemos que
identificar cómo es nuestro trabajo en equipo. Nos hemos enfrentado a situaciones en las que
por medio de la interacción grupal con otros nos comportamos de una cierta manera. Pensemos
en esos momentos, ¿somos de los que proponemos ideas?, ¿preferimos que otros tomen la
iniciativa?, ¿escucho las propuestas de los demás antes de determinar qué es lo mejor para hacer?,
o por el contrario ¿si el grupo no hace lo que propongo me molesto y prefiero salir del grupo?.
Los comportamientos pueden variar y eso dependerá de rasgos de nuestra personalidad y de la
motivación especialmente de la competencia percibida. En un grupo hacemos una valoración
interna de qué tanto sabemos de un tema, valoramos igualmente lo que los otros posiblemente
saben y si tenemos tendencia al liderazgo, proponemos, si somos menos arrojados, esperamos a
que alguien más tome la iniciativa.

2
a. El equipo de Trabajo para el aprendizaje colaborativo

Toda organización es fundamentalmente un equipo constituido por sus miembros. El acuerdo básico
que establecen sus integrantes es el de trabajar en conjunto, o sea, el de formar un equipo de trabajo
para el logro de los resultados esperados por cada uno de los grupos de interés o stakeholders, a saber,
compradores, consumidores, proveedores, trabajadores, inversionistas, estado y la comunidad en
general. En el caso académico: tutores, compañeros, facultades, áreas profesionales, coordinadores…

Los grupos primarios se constituyen en sistemas dinámicos de administración participativa que


promueven la cooperación y el desarrollo tanto individual como organizacional, y facilitan el
establecimiento de canales de comunicaciones descendentes, ascendentes y horizontales, sin
constituirse en el único canal posible. Por ello, ésta comunicación se ha denominado “diálogo por
grupos primarios".

Se definen como grupo de trabajo conformado por el Jefe y sus inmediatos colaboradores para
desarrollar funciones interrelacionadas bajo objetivos comunes. Sus relaciones son recíprocas, se
reúnen periódicamente y a través de la participación, la creatividad y la comunicación efectiva1 logran
un trabajo productivo y los resultados esperados. En una empresa existen tantos grupos primarios,
como Jefes existen.

Si lo comparamos con un ambiente académico, podríamos entender que los jefes serían los tutores de
cada asignatura, teniendo un líder o jefe para cada grupo o subgrupos de estudiantes organizados de
acuerdo a los requerimientos del módulo. El grupo primario se constituye en un medio apropiado para
lograr el desarrollo de sus miembros, quienes a través de un proceso de aprendizaje paulatino, pueden
llegar a conformar un verdadero equipo de alto rendimiento

De un grupo académico primario se espera:

• Lograr el mejoramiento continuo de la productividad del grupo y la solución conjunta de


problemas, unido a un mejor entendimiento y a una comunicación más clara y sana dentro del
módulo

• Asegurar el logro de propósitos comunes y un efectivo desempeño académico, mediante la


participación activa y comprometida de cada individuo como integrante de un grupo.

• Formar a sus integrantes en técnicas de trabajo en grupo, y generar un proceso sostenido


y permanente de auto capacitación al aprovechar los conocimientos y las experiencias
individuales. En nuestro caso, tenemos habilidades diferentes que podemos compartir y aportar.

• Facilitar el conocimiento del propio trabajo y de las políticas, objetivos y metas del programa
académico, es decir de los objetivos y desarrollo de competencias académicas

3
• Generar y mantener responsabilidad y compromiso con las decisiones tomadas partiendo de las
fuentes originales de información.

• Crear y mantener un clima de confianza y franqueza entre tutores y estudiantes, con el


consecuente incremento de los esfuerzos de colaboración.

• Generar apoyo grupal y sentido de pertenencia al programa académico, a la vez que se induce y
facilita la iniciativa, la creatividad y el desarrollo individual.

A veces en los equipos pueden emerger frustraciones por las siguientes razones:

• Las expectativas iniciales no corresponden con la realidad.

• A la gente le preocupa que el proceso falle.

• La orientación y la interpretación son inadecuadas.

• La gente teme al fallo personal.

• La preparación para tratar con temas de desarrollo de un equipo.

Para asegurar el éxito en su trabajo, los grupos primarios deben tener en cuenta los siguientes
elementos en su funcionamiento:

La Atmósfera: Representa el mismo clima, brindado por los elementos de la plataforma. Debe ser
cálido y libre a fin de que los participantes puedan actuar en forma espontánea.

El Proceso del grupo: Es la forma como se desempeñan los participantes del grupo como un todo,
y como cada uno en particular, se desarrolla y actúa. En éste proceso las reuniones, es decir los
espacios de socialización como lo son las conferencias y chats son vitales para el módulo y deben ser
estimulantes, a fin de que cada estudiante se sienta realmente motivado a participar

Los participantes y sus roles, a saber:

• El Líder: El Tutor es el líder responsable del grupo primario, pero su rol no es de autoridad sino
de moderador.

• El Facilitador: Para el caso académico virtual la plataforma es facilitadora en cuanto a que


provee de recursos metodológicos y conceptuales a los grupos primarios, y de la mano del tutor
estimula la búsqueda permanente de su mejoramiento, el apoyo voluntario y el compromiso
grupal.

• Los Colaboradores: Los miembros del grupo al participar deben observar las siguientes pautas:

A. Deben sentirse libres de dar aportes cuando lo deseen, pero dentro de las normas sociales
de cortesía y respeto por los demás.

4
B. Obrar libres de prejuicios, simpatías ó antipatías personales.

C. Informar sobre sus conocimientos y experiencias, sin mostrar actitudes de superioridad o


menosprecio de los demás.

D. Escuchar atentamente, evitando interrumpir y monopolizar las discusiones.

E. Respetar el punto de vista de los demás y evitar el alegato.

F. Ser paciente ante la lentitud de algunos resultados. No buscar culpables.

• El Contenido: Hace referencia a la temática e información a tratar en las actividades propuestas.

A. Lecturas.

B. Evaluación de avances en mejoramiento y calidad de resultados.

C. Planes de Acción: Cada grupo primario debe generar un plan que incluya actividades,
responsables y período para las realizaciones. Facilita la actualización de metas, la posibilidad
de su cumplimiento, la necesidad de intervención de otras áreas y genera compromiso.

En un ambiente académico, el reto es generar productos de conocimiento y se nos propondrán


actividades en las que trabajaremos con nuestros iguales en grupos muy específicos, es decir con
compañeros y compañeras con objetivos académicos en común; y si lo que buscamos es desarrollar
un modelos de aprendizaje colaborativo, debemos pensar que nuestro trabajo debe llevarnos a una
meta de conocimiento, si no buscamos la sinergia en el proceso, pues la meta de conocimiento no se
logra. Es por ello que el ideal es generar un ambiente de equipo.

Como apreciamos en la Figura 2. , la construcción de un equipo de trabajo parte de un grupo


de individuos con conocimientos, expectativas, intereses, ideales y motivaciones personales que
pueden contribuir al logro común, elementos que son puestos a prueba a través de procesos de
interacción en donde el resultado ideal es que exista un excelencia, una superación del potencial
individual identificado con el concepto de sinergia; no obstante, en ocasiones ese resultado no se da
y el esfuerzo colectivo termina en condiciones de pobreza ya sea porque sus integrantes terminaron
adhiriéndose sin mucho estudio y esfuerzo o porque los individuos fueron incapaces de encontrar una
solución concertada o si lo hicieron ésta fue errada.

5
Figura 2. Diferencia entre un equipo y un grupo de trabajo
Fuente: Elaboración propia

Todos los equipos de trabajo tienen un proceso desde su creación hasta su terminación, es parte del
proceso de trabajo, por ello es importante que tengamos claridad en éstos pasos para que cuando se
nos presente la necesidad de trabajar como equipo, podamos hacerlo adecuadamente.

Pasos para crear un equipo de trabajo académico eficiente:

A. Definición de retos claros: Para los equipos es fundamental de manera explícita y tangible el por
qué y el para qué existe el equipo. En un equipo efectivo todos deben ganar: los individuos, el
equipo y la organización como soporte.

B. Obtención de resultados: nada es más frustrante para un individuo en lo personal y para un


equipo en lo colectivo que su trabajo “no se vea” reflejado en resultados.

C. Asignación de papeles, responsabilidades y normas: Las normas y roles le permiten al equipo ser
eficiente y eficaz.

D. Comunicación: una buena comunicación interpersonal es vital para el desarrollo de cualquier


tipo de tarea en especial cuando se hace en compañía de otras personas. Los equipos pueden
tener estilos de funcionamiento que faciliten o que obstaculicen la comunicación, si es buena
genera confianza entre sus integrantes para aportar positivamente sin temor. Asimismo, esa
confianza permite que existan confrontaciones en los planos adecuados y las diferencias son
estimuladas para enriquecer el resultado del trabajo realizado. Alcanzar este complejo objetivo
requiere que aprendamos a comunicarnos, por lo tanto, es necesario que sepamos que el
diálogo y la discusión son los dos elementos de la comunicación. Este aprendizaje le permite a
las personas incrementar sus potencialidades al unir fuerzas y con ello sustituir las debilidades de
unos con las fortalezas de otros.

6
E. Compromiso con los objetivos de la actividad académica propuesta: Un equipo efectivo tiene
en cuenta que su trabajo además de aportarle individualmente enriquece la organización para la
cual éste existe por lo tanto sus aportes y decisiones deben tener en cuenta dicho escenario. En
los equipos que tienen asignada una tarea, el concepto se puede plantear hacia la cohesión para
una tarea

F. Para que un grupo se transforme en un equipo es necesario crear y mantener un proceso en el


cual se exploren y elaboren aspectos relacionados con los siguientes conceptos:

G. Interdependencia: Sus miembros se necesitan unos a otros y cada persona aprende de los
demás compañeros con los que interactúa día a día.

H. Asumir roles de liderazgo por parte de los integrantes del equipo: Un buen líder, con su
accionar, desarrolla equipos de trabajo, utilizando la mezcla adecuada de lealtad, motivación
y confianza que todo ser humano necesita para creer y emprender en pos de los objetivos
grupales.

Un punto importante es la comunicación. La comunicación implica un proceso de doble vía, de


escucha (o lectura) y de participación por parte de todos. Como compañeros y teniendo en cuenta
que la virtualidad implica una sincronía de momentos, dentro de los acuerdos debe quedar claridad
de cuál va a ser el espacio o el medio para hacerlo. En equipos de estudiantes separados por la
distancia, pero unidos en su propósito común, es necesario buscar los medios tecnológicos para
poder comunicarse asertivamente. Sea por la palabra hablada o escrita. Actualmente los medios son
diversos, existen herramientas libres en la web que permiten la unión del equipo. Entonces, es una
responsabilidad del equipo buscar las estrategias para que su comunicación se dé.

¿Por qué fallan los equipos?

Una buena pregunta para hacernos es por qué fracasan los equipos, tal vez la más común es por falta
de voluntad de sus integrantes, o por qué los integrantes no asumen sus responsabilidades y cada
uno termina haciendo su trabajo por aparte, o por qué no tenemos buenos hábitos para trabajar en
equipo. Por ello nuestro compromiso es indispensable, Como lo veíamos en la cartilla anterior, somos
eslabones, si falla uno, falla el propósito.

Retos sin claridad: Toda meta, objetivo o visión, tiene el propósito de definir un objetivo que superar.
Cuando vemos el objetivo y sabemos dónde está es más fácil llegar hacia él. Las metas concentran y
canalizan los aportes y la energía de cada miembro de un equipo en una sola dirección. Los equipos se
establecen cuando existe un reto completo y compartido. Si no hay una meta clara, los miembros no
se cohesionan y no se incrementa el desempeño del equipo.

7
Liderazgo sin efectividad: Los miembros de equipos recién formados se sienten incómodos porque
están acostumbrados a trabajar solos y a que el éxito solo dependa de ellos. El líder debe demostrar
fuerza para resolver conflictos, trazar metas iniciales y guiar al equipo. A medida que los miembros
del equipo van adquiriendo confianza entre sí, exhiben un mayor nivel de cooperación y mejoran sus
relaciones. Es decir asumiendo un rol participativo.

Individualidad: comúnmente nos limitamos a ver únicamente nuestras diferencias e individualidades,


cuando trabajamos en equipo las individualidades y diferencias se manifiestan, nos concentramos en
ser únicos y en hacer las cosas a nuestra manera, en destacar, en competir obstaculizando el trabajo
de los otros. El individualismo no es una estrategia adecuada en éste proceso. Trabajar en equipo
implica servir, dejar de pensar únicamente en nuestro beneficio. Solo de esta forma contribuiremos a
formar un verdadero equipo.

En conclusión, podríamos afirmar que en nuestro entorno altamente competido, definitivamente


“dos cabezas trabajan mejor que una” y para lograr esa integración se requiere desarrollar una cultura
de equipos de trabajo como medio efectivo para potencializar las capacidades de las personas y el
crecimiento colectivo. No obstante, es necesario comprender que debemos pasar de la cultura
del trabajo individual a la cultura de la cooperación, la cual requiere de un trabajo decidido y unas
condiciones adecuadas para lograr el cambio.

8
Referencias bibliográficas
Vizcaya, C. (2009) Trabajo en equipo. Politécnico Grancolombiano.