Vous êtes sur la page 1sur 2

Cuadro

La lechera
Autor:Vermeer de Delft
Fecha:1658-60 h.
Museo:Rijksmuseum
Características:45,4 x 41 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo:Barroco Centroeuropeo
Buena parte de las composiciones de Vermeer presentan a la mujer como vehículo para
criticar los vicios de la sociedad holandesa de su tiempo, al igual que la mayoría de los
pintores de género del Barroco. Sin embargo, encontramos un pequeño grupo -en el que
destaca la Lechera- donde se presenta el modelo en "positivo", mostrando a la mujer como
ejemplo de virtudes y como modelo a imitar. La Lechera no sólo destaca por su intimista
belleza, sino que además ensalza la labor de la criada, criticada por buena parte de sus
contemporáneos como Gerard Dou o Nicolaes Maes. Vermeer nos presenta a la mujer
concentrada en su quehacer, con la mirada baja como símbolo de humildad, vertiendo la
leche en un cuenco con dos asas. La escena se desarrolla en una sobria estancia con paredes
grisáceas en la que destacan los clavos, los agujeros o las grietas de una morada humilde.
Sobre la mesa, encontramos un cesto con pan y algunos panecillos fuera de él, lo que para
algunos expertos se interpreta como una alusión a la eucaristía, mientras que la leche sería
el símbolo de la pureza.
La potente iluminación inunda la estancia y resalta las brillantes tonalidades, especialmente
el amarillo y el azul, utilizando la característica técnica "pointillé" con la que reparte los
chispeantes puntos de luz por toda la superficie del lienzo. Esta iluminación debe su origen
a los maestros italianos del Renacimiento, especialmente la escuela veneciana, y de los
seguidores de Rembrandt, espacialmente Carel Fabritius.
El cuadro fue desde muy pronto apreciado por los amantes de la pintura de Vermeer, tal y
como se pone de manifiesto en el elevado precio pagado por él cuando fue vendido en
1696: 175 florines.

http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/cuadros/3060.htm

Vermeer es el principal exponente de la pintura holandesa del


siglo XVII.
Su importancia radica en una cuidadosa utilización de la
perspectiva y al brillante efecto luminoso de sus
representaciones, los detalles y la gran fuerza de expresión.

En sus cuadros todo parece una naturaleza muerta, congelada


en una disposición singular.
No pintaba más de dos cuadros al año y fue un gran experto y
comerciante de arte.
Una de las características típicas de la composición de Vermeer
en sus cuadros, es desarrollar la escena en la parte izquierda de
la habitación y que a su vez está únicamente iluminada por una
luz que también proviene de la parte izquierda del cuadro.

En su técnica son típicos los intensos contrastes cromáticos.

Vermeer empleó la cámara oscura, gracias a ella, representó


espacios inmensamente realistas y evitó deformaciones en la
perspectiva.