Vous êtes sur la page 1sur 7

Semana 9: La grandeza del amor, quiero tu bien.

He descubierto la paradoja de que si amas hasta que duela no habrá más dolor,

sólo más amor.

Santa Teresa de Calcuta.

Aprendizajes esperados:

- Analizar la importancia del amor en el desarrollo de la persona.


- Reflexionar sobre la naturaleza donativa del amor y la amistad.

Conceptos claves: donación - egoísmo - reciprocidad - identidad - compromiso - sacrificio.

1. La naturaleza del amor.

Hemos llegado a uno de los temas que seguramente más te interesan. Mucho se ha escrito
sobre el amor y probablemente las manifestaciones artísticas más bellas de la humanidad
han estado inspiradas en él, poemas, canciones, pinturas y construcciones maravillosas son
producto de una de las experiencias más profundas de la persona humana. Podríamos decir
metafóricamente que el amor es una aventura maravillosa, la más importante de nuestra
vida. Podríamos decir incluso que el amor es un desafío, que determina nuestro presente y
nuestro futuro. De hecho, el amor es “la energía principal que mueve al alma humana”1. La
naturaleza humana, en su esencia más profunda, consiste en amar.

Probablemente has escuchado la frase que dice que el hombre está hecho para amar y ser
amado. Pues bien, si miras hacia tu pasado advertirás que todo lo que eres hoy se debe al
amor de ciertas personas y que la felicidad que buscas está íntimamente relacionada con el
amor hacia una persona. Pero, ¿qué es en realidad el amor?

1
Benedicto XVI, Audiencia general sobre Guillermo de San Thierry, 2 de diciembre de 2009.

1
Antes de llegar a definir lo que es el amor, partiremos por decir lo que no es. Aunque te
parezca extraño el amor no es propiamente un sentimiento. ¿Por qué razón? Porque los
sentimientos son variables, cambian constantemente y están sujetos a realidades, gustos y
estados físicos, entre otras cosas. El amor en cambio, reclama permanencia, estabilidad,
solidez y consistencia.

Piensa, por ejemplo, en uno de los amores más fuertes y auténticos, el amor de los padres.
Este no depende de las emociones o estados de ánimo: los padres aman a sus hijos para
siempre, a pesar de los múltiples conflictos que puedan existir en su relación.

Sostener que el amor no es un sentimiento no significa decir que no esté acompañado de


ellos. Por el contrario, al amor se asocian muy fuertes y a veces muy contradictorios
sentimientos. Analicemos la siguiente situación: una mujer que recién ha dado a luz a su
primer hijo, probablemente al verlo por primera vez y estrecharlo junto a su pecho se
emocione y llore: llora de amor y de felicidad por su hijo, lo mira y lo contempla cautivada
y maravillada. Y probablemente esa experiencia quedará en su memoria para siempre. A
medida que pasan los años el amor por su hijo crece, madura, se estabiliza y se hace aún
más fuerte, pero seguramente esa madre no llora de emoción cada vez que ve a su hijo
llegar a casa después de la escuela; menos aún los días en que la llamen del colegio
diciéndole que su hijo no llegó a clases, pues probablemente en esa situación lo que sentirá
es disgusto. Pero ninguna de las dos cosas significa que deje de amarlo.

Podemos afirmar, entonces, que el amor está por sobre los sentimientos, porque consiste
en un acto espiritual, que surge de la facultad de la voluntad del ser humano, es un acto
voluntario de entrega y generosidad. El amor es donación hacia otro y supera las barreras
del tiempo, de lugar o de circunstancias. Por ello, cuando se ama se intuye que es “para
siempre”.

La persona que sólo buscar sentir y usa a otro con ese único fin es egoísta. El egoísmo es lo
contrario del amor, porque el egoísta piensa primero en él y siempre en él, sólo le interesa

2
satisfacer sus propios deseos y necesidades y es incapaz de sacrificarse por el otro; su
egoísmo le imposibilita entregarse y comprometerse con el otro.

2. Amor entre personas.

Por otra parte, es importante señalar que el amor se da únicamente entre personas. Amar
significa encuentro entre un tú y un yo, y ese encuentro es posible solamente entre
personas. En estricto rigor no hay encuentro entre un objeto y una persona, ni entre un
animal y una persona, porque el encuentro pide colaboración, comprensión, empatía y
enriquecimiento mutuo.

Por ello es importante reflexionar sobre las relaciones que tenemos con los seres que nos
rodean, pues es legítimo cuidar y sentir cierto afecto hacia algún objeto que representa
para mi algo valioso, probablemente porque me recuerda a una persona, pero no se aprecia
el objeto en sí mismo. Algo similar ocurre en la relación con los animales, puede haber
sentimientos de estima, aprecio, protección y cuidado -eso está muy bien- pero no de amor,
porque la relación de amor supone ciertas condiciones que sólo pueden darse entre sujetos
que poseen la misma naturaleza y dignidad.

3. Amor de amistad.

Existen diferentes tipos de amores, está el amor a Dios, el amor entre los esposos, entre
padres e hijos, entre los hermanos, o el amor entre los amigos. Todos ellos son claves para
el desarrollo humano, pues cada uno de esos amores influye en mayor o menor medida en
la formación de nuestra identidad personal.
Ahora abordaremos de manera especial el amor de amistad. Este es uno de los amores que
más enriquecen la vida humana, aunque desde el punto de vista biológico, podamos
entender que “no necesitamos” a los amigos para nuestra subsistencia. Sin embargo, qué
mal viviríamos sin amigos. C. S. Lewis, escritor británico del siglo XX, manifiesta esta idea de
manera muy hermosa cuando dice: “la amistad es innecesaria, como la filosofía, como el

3
arte, como el universo mismo, porque Dios no necesitaba crear. No tiene valor de
supervivencia; más bien es una de esas cosas que dan valor a la supervivencia”2.

El amor de amistad es el que nos saca del mundo familiar, se establece plenamente fuera
de la familia, aunque probablemente con el tiempo mis amigos también sean amigos de mis
padres y de mis hermanos. Junto con la familia, es con los amigos que se forjan las primeras
relaciones sociales y por ello la amistad es tan importante para la persona.

¿Cómo surge la amistad? Probablemente te has hecho amigo de alguien que fue tu
compañero de colegio o de trabajo o el vecino del barrio, pero no todos tus compañeros o
vecinos son tus amigos, sólo con algunos compartes esa complicidad tan particular. Sólo
serán amigos quienes compartan una visión común, cuando el otro ve lo mismo que tú, por
ello surgen los amigos cuando se gusta de la misma música, por ejemplo, o cuando se han
tenido experiencias de vida similares, o cuando tienen la misma fe y convicciones. Los
amigos están siempre mirando hacia una misma dirección, a un ideal común.

Para los pensadores antiguos la amistad también fue considerada importante. Aristóteles,
por ejemplo, dice que la amistad es uno de los aspectos centrales en la vida del hombre y
distingue tres tipos de amistad:

a. Amistad de utilidad: en ella el afecto está basado en el beneficio o uso que se puede
hacer del otro. Lo central acá es que se obtiene algo de la amistad que es ventajoso, se
busca el beneficio mutuo de la relación de amistad, y eso es lo que une a dos personas: me
hago amigo del otro porque es “hijo de” o porque tiene tal puesto de trabajo, porque “me
conviene”.
b. Amistad por placer: El fundamento de esta amistad es el placer o la diversión. Se ve al
amigo únicamente como causa de mi propio deleite. Las dos personas pueden preocuparse
sinceramente por la otra, pero lo que las une como amigos es principalmente el placer o los
"buenos ratos" que pasan juntos. Por ello esta amistad se diluye cuando vienen malos

2
C.S. Lewis, Los Cuatro Amores. Ed. Rialp, Madrid, 1960, p.28

4
momentos, pues en medio de la enfermedad o la premura económica ya no hay diversión.
Ambas amistades, no son necesariamente malas pero se acaban con facilidad debido a lo
frágil de sus fundamentos.

c. Amistad virtuosa: es la amistad en su sentido pleno, en ella los amigos quieren el bien
del otro, ven al amigo como un bien en sí mismo y no como un medio para otra cosa. Los
amigos buscan una meta común: "la vida buena” a través de la virtud. Probablemente te ha
pasado que has cometido algún error y un buen amigo te ha dicho que actuaste mal, pero
te lo ha dicho con cariño, para que te hagas mejor persona, por tu propio bien. En esta
relación de amistad, los amigos están comprometidos a buscar algo fuera de ellos mismos,
algo que va más allá de sus propios intereses y se alientan el uno al otro en la virtud para
perfeccionarse día a día.

4. Características del amor de amistad3.

El amor de amistad está fundado en la capacidad de la naturaleza humana de abrirse a los


otros, acogerlos como son y reconocerlos como dignos de ser amados por sí mismos,
deseando su perfección como personas. Además, por el hecho mismo de amar y entregarse,
la persona se perfecciona y se realiza a sí misma.

Si, como dijimos antes, el amor es un acto espiritual de donación de la persona, ello supone
ciertas cualidades o características que debemos tener presentes para distinguir en
nuestras propias vidas si efectivamente estoy siendo amado como me merezco o, si yo estoy
amando como el otro se merece. Veamos cinco de estas características:

3
Describiremos aquí las características del amor de amistad como lo plantea Aristóteles. En siglos posteriores,
Tomás de Aquino hablará también de la caridad, distinguiendo estos dos tipos de amor, pues, aunque la
caridad no deja de lado la amistad (pues el mismo Jesús llama amigos), no es exclusiva como la amistad, sino
que se abre a todos, incluso a los enemigos. Santo Tomás menciona también cómo la caridad perfecciona el
amor de amistad, como se desprende de la descripción de 1Co 13, 4-7: “La caridad es sufrida, es benigna; la
caridad no tiene envidia, la caridad no se jacta, no se envanece; no se comporta indebidamente, no busca lo
suyo, no se irrita, no piensa el mal; no se regocija en la maldad, sino que se regocija en la verdad; todo lo sufre,
todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Para profundizar en este tema: Polo, L. (1999). La amistad en
Aristóteles. Anuario Filosófico, (32), 477-485.

5
1. El amor de amistad implica reciprocidad, es decir una correspondencia y correlación con
la persona amada. Esta relación de amor entre personas implica un intercambio de ideas,
de gustos, de diálogo con el otro, de complicidad con la persona amada. Cuántas veces
habrás notado que cuando se ama a otra persona hay un conocimiento tan profundo de él
o de ella, que no se necesitan palabras para saber lo que el otro piensa o quiere, pues un
solo gesto, una sola mirada es suficiente para lograr la conexión.

2. El amor de amistad incluye también la identificación con el otro: la persona amada es un


tú que posee la misma dignidad que yo, la misma naturaleza. Es un sujeto espiritual,
inteligente y libre como yo, y por eso es posible una relación personal entre los amigos.
Podemos intercambiar ideas, conversar, debatir, todo eso es posible porque la persona
amada está al mismo nivel de mi ser. Me relaciono entonces con alguien que reconozco
como un igual, como idéntico a mí. Como puedes ver, nada de esto es posible en la relación
entre personas y animales o cosas.

3. Otra cualidad del amor de amistad es la entrega, lo que supone salir de sí mismo para
buscar el bien del otro. El que ama de verdad comprende al otro como un bien en sí mismo,
como alguien que vale por lo que es y no por la satisfacción que puedo obtener de él. Esto
implica que jamás debemos utilizar a las demás personas como meros instrumentos para
lograr nuestros propios propósitos, lo cual debemos reconocer que se da mucho en las
relaciones comerciales y de trabajo, así como en las falsas relaciones de amistad y de pareja.

4. El amor de amistad implica también compromiso: cuando se ama verdaderamente a un


amigo, se es fiel, leal a él. Como expresa bellamente el proverbio: “En todo tiempo ama el
amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”4. En los tiempos de dificultad, la
amistad se mantiene, porque entre los amigos existe una promesa tácita de estar para el
otro en las buenas y en las malas; es un acuerdo que no se rompe. Probablemente hoy esta
característica es la que menos se comprende, porque vivimos en la lógica del "usar y botar",

4
Proverbios 17, 17.

6
la lógica de las relaciones calculadas y pasajeras, donde el compromiso a largo plazo y las
promesas no se consideran e incluso se temen.

5. Finalmente, el sacrificio es otra característica del amor de amistad. La Madre Teresa de


Calcuta, quien fue ejemplo vivo de generosidad y entrega, decía: “ama hasta que duela y
cuando te duela entenderás lo que es el amor”. En esa dimensión del sacrificio es donde los
seres humanos somos capaces de realizar actos verdaderamente heroicos. Quien ama está
dispuesto incluso a dar lo más preciado que tiene, su propia vida, por el bien de la persona
amada. Ese el acto de amor más grande que puede realizar un ser humano por otro. Dolor
y sacrificio valen la pena cuando se trata de la persona amada.

Todas estas características del amor de amistad no son fáciles de comprender en un mundo
como el de hoy, pues nuestra sociedad funciona fundamentalmente bajo la lógica del
utilitarismo, que valora las acciones en términos del mayor beneficio posible al menor
costo; y del hedonismo, que considera que la felicidad está puesta en la mayor cantidad de
placer que se pueda obtener. Bajo esta lógica, todo aquello que implique sacrificio y entrega
es visto como absurdo, no tiene sentido, e incluso imposible de llevar a cabo.
Probablemente esto explique por qué muchas relaciones son hoy tan frágiles, si nos faltan
bases para mantener relaciones estables y duraderas.