Vous êtes sur la page 1sur 13

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL RÓMULO GALLEGOS
SAN JUAN DE LOS MORROS – EDO. GUÁRICO

HUESO ALVEOLAR

PROFESOR: SECCIÓN 7.
Prato, Luis.

FEBRERO, 2016.
PERIODONTO DE INSERCIÓN

Es importante mencionar que el cemento dental, el ligamento


periodontal y el hueso alveolar constituyen una unidad funcional y
evolucionan interrelacionadamente durante la vida del diente.

DEFINICIÓN

Se denomina hueso alveolar al hueso de los maxilares que contiene o


reviste a los alvéolos dentarios (cavidades cónicas), en las que se mantienen
las raíces de los dientes. Es un hueso fino y compacto con múltiples y
pequeñas perforaciones, a través de las cuales pasan los vasos sanguíneos,
los nervios y los vasos linfáticos.

Hay dos partes en el proceso alveolar: el hueso alveolar propiamente


dicho y el hueso de soporte. El primero es una delgada lámina de hueso que
rodea las raíces dentarias. En ella se insertan las fibras del ligamento
periodontal. Por otra parte, el segundo circunda la cortical ósea alveolar y
actúa como sostén en su función. El hueso de soporte se compone de dos
partes:
1) Placas corticales de las superficies vestibular y lingual de los procesos
alveolares.

2) Hueso esponjoso que se encuentra entre estas placas corticales y el


hueso alveolar.
GENERALIDADES

-Al finalizar el 2do mes de vida intrauterina (8va semana) los maxilares
contienen los gérmenes dentales en desarrollo, rodeados en parte por las
criptas óseas en formación.

-A nivel de los procesos alveolares en la porción del maxilar y la mandíbula,


se delimitan unos espacios de aspecto cónico que se denominan alveolos
dentarios y en los que se alojan, en condiciones normales, las raíces
dentarias, brindando forma y apoyo a las mismas.

-El hueso alveolar está constituido por células (células osteoprogenitoras,


osteoblastos, osteocitos, osteoclastos) y matriz celular.

-El hueso alveolar se forma con el diente, lo sostiene cuando trabaja y


desaparece con el, es decir, es una estructura odontodependiente.

-El hueso alveolar participa de actividades propias del tejido óseo como ser
un reservorio de calcio (actuando como una fuente principal de liberación de
este, cuando sus niveles descienden en sangre, esto es supervisado por la
glándula tiroides).

-Este tejido tiene una dureza menor a la de la dentina y comparable a la del


cemento.

-Con la edad las paredes alveolares se hacen irregulares y disminuye el


número de células, y los procesos regenerativos se enlentecen.

-El tejido del hueso alveolar pasa por constantes cambios en su organización
interna, retiene casi la misma forma desde la infancia hasta la vida adulta.
- En esta estructura se observan pequeñas diferencias topográficas: En
general, en la región molar mandibular la tabla alveolar es más gruesa en
vestibular, mientras que en el resto de las regiones, maxilares y
mandibulares, esta tabla vestibular es más fina.

FUNCIÓN DEL HUESO ALVEOLAR

*El hueso alveolar tiene como función principal distribuir y absorber las
fuerzas generadas, o sea aplacar las fuerzas producidas por la masticación,
deglución y fonación.

*Alojar y sostener a los dientes a través de los alveolos (constituyendo la


articulación alvéolo dentaria), por medio del ligamento periodontal para hacer
posible la masticación, fonación y deglución.

*Protegen los nervios y vasos del ligamento periodontal.

*Durante la infancia la médula ósea alveolar participa en la actividad


hematopoyética.

ESTRUCTURA MACROSCÓPICA

Casi siempre, la forma del hueso alveolar puede predecirse con base
en tres principios generales:

1. La posición, etapa de erupción, tamaño y forma de los dientes, los que


determinan, en gran medida, la forma del hueso alveolar.
2. Cuando es sometido a fuerzas dentro de los límites fisiológicos normales,
el hueso experimenta remodelación para formar una estructura que elimina
mejor las fuerzas aplicadas

3. Existe un grosor finito, menos del cual, el hueso no sobrevive y es


reabsorbido. El margen alveolar suele seguir el contorno de la línea cemento
adamantina. Por esto, el festoneado del margen óseo es más prominente en
el aspecto facial de los dientes anteriores que en los molares y el hueso
interproximal entre los dientes anteriores es piramidal, mientras que entre los
molares es plano en sentido buco lingual.

ELEMENTOS CELULARES

Las células osteoprogenitoras que pueden ser de 2 tipos:


rosteoplastos y proteoclastos. Los proteoclastos se localizan en el tejido
conectivo que forma el periostio, endostio y tejido conectivo perivacular dan
origen a los osteoblastos y osteocitos. Los proteoclastos derivan de los
monocitos de este tipo celular.

-Osteoblastos: Células encargadas de la síntesis, secreción y mineralización


de la matriz orgánica, se encuentran separadas de la matriz ósea calcificada
por una zona de matriz no calcificada denominada sustancia osteoide.

-Osteocitos: A medida que los osteoblastos van secretando la osteoide la


cual luego se calcifica, algunos quedan encerrados dentro de la misma y se
transforman en osteocitos.
-Osteoclastos: Células encargadas de degradar la matriz ósea y de producir
la resorción ósea. Pueden encontrarse en la superficie periodontal
periósticas o de las trabéculas.

-Célula bordeante ósea: Son células fusiformes y aplanadas que revisten la


matriz ósea en aquellos lugares en los que esta ni se forma por los
osteoblastos ni se destruyen por los osteoclastos. Se originan de
osteoblastos.

COMPONENTE ÓSEO

-80% Cristales de hidroxiapatita.

-15% Carbonato de calcio.

-5% Otras sales minerales.

COMPOSICIÓN QUÍMICA

Presenta 8% de glicoproteínas (osteopontina, osteonectina,


sialoproteina ósea y proteína morfogenéticas ósea), fosfoproteínas y
proteoglicanos (G.A.G., decorita y biglicano), y 2% de enzimas (fosfatasa
alcalina, colagenasa, etc.).

Contiene un 60% de sustancias minerales (80% cristales de


hidroxiapatita, 15% de carbonato de calcio y 5% de sales minerales) que le
proporcionan dureza, 20% de agua y 20% de componente orgánico que le
proporcionan elasticidad. Alrededor del 90% de la matriz orgánica está
constituida por colágeno tipo I que se disponen siguiendo las líneas de fuerza
tensional. También presenta colágeno tipo III Y IV.

PARED ALVEOLAR

La pared del alvéolo consiste de hueso denso, laminar, una parte del
cual se encuentra organizado en los sistemas haversianos y hueso
fascicular. El hueso fascicular es el que se encuentra adyacente al ligamento
periodontal que contiene gran número de fibras de Sharpey (son una matriz
de tejido conectivo que consiste en haces de fibras de colágeno conectadas
muy fuertemente al periostio del hueso).

Se caracteriza por finas láminas organizadas en capas paralelas a la


raíz, con líneas de aposición interpuestas. El hueso fascicular se localiza
dentro del hueso alveolar propiamente dicho, no es exclusivo de las
mandíbulas; existe en todo el sistema esquelético donde se unen los
ligamentos y los músculos.

El hueso trabecular del proceso alveolar consta de trabéculas que


incorporan espacios medulares con forma irregular revestidos con una capa
de células endostiales finas y aplanadas. Ocurre una amplia variación en el
patrón trabecular del hueso trabecular, que es afectado por fuerzas
oclusales. La matriz de las trabéculas esponjosas consiste en laminillas
organizadas de manera irregular que se encuentran separadas por líneas
incrementales y de reabsorción de tinción profunda que indican la actividad
previa del hueso, con un sistema haversiano ocasional.
El hueso trabecular se encuentra de manera predominante en los
espacios interradiculares e interdentales y en cantidades limitadas vestibular
o lingualmente, excepto en el paladar. En humanos adultos existe más hueso
trabecular en el maxilar que en la mandíbula.

MÉDULA ÓSEA

La función principal de la médula ósea es la hematopoyesis, o sea,


la producción sostenida de los tres tipos de células de la sangre: Células rojas
o hematíes, las células blancas o leucocitos y las plaquetas. Todas éstas
proceden de la división y maduración de una célula precursora común
denominada célula madre que reside en el interior del hueso. Conocida
también como progenitor hematopoyético tiene capacidad de autorrenovación y
diferenciación, al ser capaz de generar una o más subseries de células
maduras.

En el embrión y en el recién nacido, la médula roja hematopoyética


ocupa las cavidades de todos los huesos, ésta atraviesa de manera gradual
por un cambio fisiológico a un tipo de médula inactivo graso o amarillo. En el
adulto, la médula de la mandíbula es el segundo tipo y la médula ósea
aparece sólo en el cráneo, esternón, costillas, vértebras y húmero. Sin
embargo, en ocasiones se ven focos de médula ósea roja en las mandíbulas,
a menudo acompañado de reabsorción de trabéculas óseas.
PERIOSTIO Y ENDOSTIO

Capas de tejido conjuntivo osteogénico diferenciado que cubren todas


las superficies del hueso. El tejido que cubre la superficie externa del hueso
se llama periostio, en tanto que aquel que reviste las cavidades óseas
internas recibe el nombre de endostio.

El periostio presenta una capa interna compuesta por osteoblastos


rodeado por células osteoprogenitoras y una capa exterior rica en vasos
sanguíneos y nervios que consta de fibras colágenos y fibroblastos. Haces
de fibras colágenas periósticas penetran en el hueso uniéndolo con el
endostio. Este reviste todas las superficies internas, incluyendo los espacios
medulares y conductos vasculares; está compuesto de una sola capa de
osteoblastos y a veces por una pequeña cantidad de tejido conjuntivo. La
capa interna es la osteogénica y la capa externa es la fibrosa.

Es importante mencionar que las terminaciones nerviosas del periostio


son las responsables de la mayor parte del dolor provocado por los
traumatismos óseos.

Las funciones del periostio y del endostio son la nutrición del hueso y
el aporte de osteoblastos para permitir el crecimiento del tejido óseo y su
reparación ante una fractura.

TOPOGRAFÍA ÓSEA

El contorno del hueso suele ajustarse a la prominencia de las raíces,


con depresiones verticales interpuestas que se afilan hacia el margen. La
anatomía del hueso alveolar varía entre pacientes y tiene repercusiones
importantes implicaciones clínicas. La altura y espesor de las laminas óseas
vestibulares y linguales resultan afectados por la alineación de los dientes, la
alineación de la raíz en el hueso y las fuerzas oclusales.

FENESTRACIÓN Y DEHISCENCIA.

Se denomina fenestración a las áreas aisladas en las que la raíz se


encuentra denudada del hueso y la superficie radicular cubierta solo por el
periostio y encía sobrepuesta. En esta áreas el hueso marginal esta intacto.
Cuando las áreas denudadas se extienden por todo el hueso marginal el
defecto se denomina dehiscencia.

Estos defectos ocurren en aproximadamente el 20% de los dientes,


más a menudo en el hueso vestibular que en el lingual, son más comunes en
los dientes anteriores que en los dientes posteriores y con frecuencia son
bilaterales. La causa de estos efectos no está clara. La fenestración y la
dehiscencia son importantes porque pueden dificultar el resultado de la
cirugía periodontal.

REMODELACIÓN DEL HUESO

Se tiene que la modelación es el conjunto de procesos de osificación


primaria (endoconectiva y endocondral) y secundaria que se llevan a cabo
para alcanzar el tamaño y forma definitiva del hueso mientras que se conoce
como remodelación ósea a los lentos pero permanentes procesos en la
estructura interna del tejido óseo osteónico, que no afectan por tanto al
tamaño y forma, y que se llevan a cabo para mantenimiento del hueso (10%
de su masa anualmente) si se dan las adecuadas condiciones biomecánicas
a lo largo de la vida.

La regulación del remodelado óseo es un proceso complejo que


involucra hormonas y factores locales que actúan de forma autocrina y
paracrina en la generación y la actividad de las células óseas diferenciadas.
BIBLIOGRAFÍA

Companioni, F. (2012). Hueso alveolar. (Documento en línea). Disponible:


http://gsdl.bvs.sld.cu/cgi-bin/library?e=d-00000-00---off-0estomato--00-0----0-
10-0---0---0direct-10---4-------0-1l--11-es-50---20-about---00-0-1-00-0-0-11-1-
0utfZz-8
00&cl=CL1&d=HASH01be2f72f5d5c77638fcc9c1.17.1&hl=0&gc=0&gt=0
Consulta: Enero 29, 2016.

Ferrer, F. (2013). Hueso alveolar. (Documento en línea). Disponible:


http://es.slideshare.net/crisppg/hueso-alveolar-17517512 Consulta: Enero 28,
2016.

Fundación Universitaria Unicieo (2012). Cemento Dental, Ligamento


Periodontal y Hueso Alveolar. (Documento en línea). Disponible:
http://www.wikiteka.com/apuntes/cemento-dental-ligamento-periodontal-y-
hueso-alveolar/ Consulta: Enero 28, 2016.

Fundación Wikimedia, Inc. (2012). Hueso Alveolar. (Documento en línea).

Disponible: http://es.wikipedia.org/wiki/Hueso_alveolar Consulta: Enero 28,

2016.

Guerrero, S. (2013). Hueso Alveolar. (Documento en línea). Disponible:


http://www.slideshare.net/cgonzalez248/hueso-alveolar-6041840 Consulta:
Enero 28, 2016.

Icaza, G. (2012). Hueso Alveolar. (Documento en línea). Disponible:


http://www.buenastareas.com/ensayos/Hueso-Alveolar/6098796.html
Consulta: Enero 29, 2016.
Libro. Carranza, F. (2014). Periodontología Clínica de Carranza. Editorial
Amolca. Onceava edición.

Libro. Gómez, F. (2008). Histología y embriología Bucodental. Editorial


medica Panamericana.

Libro. Lindhe, J. (2008). Periodontología Clínica e Implantología


Odontológica. Editorial Médica Panamericana. 5a Edición

Morrobel, M. (2011). Hueso Alveolar. (Documento en línea). Disponible:


http://embriologiainfo.blogspot.com/2012/04/periodoncio-ii-hueso-
alveolar.html Consulta: Enero 29, 2016.

Orozco, M. (2011). Periostio y Endostio. (Documento en línea). Disponible:


http://emecolombia.foroactivo.com/t1053-periostio-y-endostio Consulta:
Enero 29, 2016.