Vous êtes sur la page 1sur 19

¿Qué son los dilemas morales?

Un dilema moral es una narración breve en la que se plantea una situación


problemática que presenta un conflicto de valores, ya que el problema moral que
exponen tiene varias soluciones posibles que entran en conflicto unas con otras. Esta
dificultad para elegir una conducta obliga a un razonamiento moral sobre los valores
que están en juego, exigiendo una reflexión sobre el grado de importancia que damos
a nuestros valores.

Un ejemplo de dilema moral lo tenemos en el siguiente caso, bastante frecuente en la


vida de todo estudiante:

En la clase se ha roto el cristal de una ventana, como consecuencia de la mala


conducta de un alumno. El profesor pregunta quién ha sido, diciendo que si el
culpable no aparece toda la clase tendrá que pagar su reparación, además de sufrir
otros castigos. Un grupo de alumnos sabe quién es el responsable, pero deciden no
decir nada, porque el alumno causante del problema es amigo de ellos, y no quieren
ser acusados de “chivatos” ni “traidores”. Además, quieren evitarse los problemas y
molestias que les causaría su confesión.
En consecuencia, toda la clase es castigada. ¿Ves correcta la conducta de esos
alumnos? ¿Tú qué harías en un caso similar?

Los dilemas morales son un excelente recurso para formar el criterio ético en los
alumnos, a la vez que les ayudan a tomar conciencia de su jerarquía de valores. Al
proponerles la resolución de un caso práctico, que con frecuencia podría ocurrirles –o
les ha ocurrido– a ellos, la discusión de dilemas es más motivadora y estimulante que
la mera exposición de principios éticos teóricos.

Entre los objetivos del trabajo con dilemas estarían los siguientes:

 Conocer la propia escala de valores, estableciendo una jerarquía entre ellos.


 Desarrollar la habilidad social de la “empatía”, que consiste en saber ponerse
en el lugar de otra persona.
 Respetar las opiniones y conductas ajenas, desarrollando la tolerancia ante
principios y valores contrarios a los nuestros.
 Favorecer el diálogo razonado, el intercambio de opiniones sobre distintos
puntos de vista.
 Formar el juicio moral, motivando el desarrollo de la lógica discursiva aplicada
a la ética de la conducta.
 Fomentar el cultivo de lo que viene llamándose “inteligencia emocional”,
integrando razonamientos, sentimientos y emociones en la resolución de
conflictos.
 Razonar las conductas y opiniones propias, utilizando la razón para estudiar la
complejidad de las conductas humanas.

Clases de dilemas
o Dilema de análisis: Es aquel dilema en el que el protagonista de la
historia ya ha tomado una decisión y ejecutado una conducta, y se trata
de que el participante emita juicios de valor sobre esa solución que se le
ha dado al caso. Son, pues, dilemas cerrados. Como ejemplo,
transcribimos el siguiente texto de Paulo Coelho:

Un tiempo atrás, mi mujer ayudó a un turista suizo en la zona de


Ipanema, que decía haber sido víctima de ladronzuelos. Hablando un
pésimo portugués con acento extranjero, afirmó estar sin pasaporte,
dinero ni lugar para dormir.
Mi mujer le pagó un almuerzo y le dio el dinero necesario para que
pudiera pasar la noche en un hotel hasta ponerse en contacto con su
embajada, y se fue. Días después, un diario de la ciudad informaba que
el tal “turista suizo” era en realidad un sinvergüenza muy creativo, que
fingía acento extranjero y abusaba de la buena fe de las personas. Al
leer la noticia, mi mujer se limitó a comentar: «Eso no me impedirá
seguir ayudando a quien pueda».

o Dilema de solución: El problema se plantea abierto, es decir, que se


limita a exponer el caso y sus circunstancias, pero sin presentar una
solución concreta, para que el participante sea el que tome la decisión
sobre el curso de acción más correcto a su entender.Un dilema de este
tipo podría ser el siguiente:

Hace algunos años, la prensa internacional denunció que grandes empresas


multinacionales (entre ellas, algunas de las grandes marcas de ropa y zapatillas
deportiva) utilizaban a niños en sus fábricas instaladas en países del Tercer Mundo.
Según los reportajes publicados, las condiciones de explotación laboral que se
producían en esas fábricas eran escandalosas. De esa manera, las empresas
conseguían fabricar el producto a un precio mucho menor que el que tendrían que
pagar si esas prendas se hubiesen fabricado en países con legislaciones respetuosas
con los Derechos Humanos y protectoras de los derechos laborales y sindicales de los
trabajadores.
Algunas de estas multinacionales se justificaron, argumentando que ellos no
fabricaban directamente las prendas, puesto que concedían la patente a empresas
nacionales de esos Estados (es decir, subcontrataban la fabricación), las cuales se
encargaban de todo el proceso. Según ellas, ignoraban que en esas fábricas
trabajasen niños y que fueran vulnerados sistemáticamente los derechos laborales; al
parecer, se enteraron por la prensa de la explotación económica y personal de sus
trabajadores.

Si tú tuvieras constancia de que una empresa multinacional de ropa deportiva acude a


esas prácticas, ¿comprarías ropa de esa marca, aunque fuese más barata y te
gustasen especialmente las prendas que fabrica? Justifica moralmente tu opción.
Como se ve, la implicación del participante en el dilema se realiza planteando la
pregunta: “¿Tú qué habrías hecho en esa situación?”

Según el mayor o menor grado de realidad que posean, los dilemas también se
suelen clasificar en dos tipos fundamentales:

o Dilemas hipotéticos: Son los que plantean problemas que no es


probable que les sucedan a los participantes, pues proponen
situaciones abstractas o muy generales, alejadas de la realidad. Por
ejemplo, en los dos casos siguientes:

Imagínate por un momento que te encuentras en la siguiente situación: eres un


miembro del Consejo de Seguridad de la ONU que tiene que votar en un asunto de
violación sistemática de Derechos Humanos por parte de un Estado. Al frente de éste
se encuentra un dictador que impide cualquier tipo de avance democrático en el país,
y que además persigue militarmente a ciertas minorías étnicas, contra las cuales está
llevando a cabo acciones sistemáticas de genocidio.

En el consejo de Seguridad deberás dar tu voto a una de las siguientes alternativas:

– No intervenir, puesto que el asunto puede considerarse como interno a ese Estado,
y cualquier intervención de la ONU podría interpretarse como injerencia en asuntos
internos.

– Aprobar un embargo económico, garantizado mediante una vigilancia militar de sus


fronteras, aunque los efectos de dicho embargo recaigan mayoritariamente sobre la
población civil de ese Estado, gran parte de la cual no apoya al dictador.

– Aprobar una intervención militar en defensa de las minorías étnicas agredidas,


aunque esa decisión implique iniciar una guerra donde morirán miles de personas.

***

Una de las tácticas habituales de los secuestradores (de personas, de aviones con
pasajeros, etc.) consiste en plantear determinadas peticiones (dinero, liberación de
presos, etc.) a cambio de soltar a los rehenes.

Los poderes públicos se ven abocados entonces a un dilema terrible: o ceden ante los
secuestradores y consiguen así la liberación de los rehenes; o no lo hacen y se
arriesgan a que mueran. Habitualmente, los poderes públicos no ceden,
argumentando que si lo hicieran, esa claudicación daría pie a otros grupos o personas
a utilizar la táctica del secuestro para conseguir sus objetivos.

En el caso de que tú tuvieras que tomar una decisión de este tipo, ¿qué harías?
¿Sería la misma tu decisión si entre los rehenes se encontraran familiares y personas
muy queridas por ti?
Este tipo de dilemas son muy aptos para favorecer la lógica discursiva y las
reflexiones éticas y filosóficas abstractas, pero no son muy motivadores para los
alumnos, ya que les falta la necesaria encarnación en la realidad cotidiana de
nuestros alumnos.

o Dilemas morales reales: Plantean situaciones conflictivas sacadas de


los problemas de la vida cotidiana, casos que les pueden pasar a los
alumnos –es más, sería aconsejable procurar extraer estos dilemas de
casos reales que les hayan ocurrido a ellos–. Al basarse en hechos
reales, son más motivadores para el trabajo en el aula, pues los
alumnos pueden hacer intervenir su experiencia al lado de la lógica
discursiva para tomar sus decisiones.

Un ejemplo de dilema real lo tenemos en el siguiente caso:

¿Le darías una limosna a un mendigo alcohólico, aunque supieras que probablemente
se gastara el dinero en vino? ¿Argumentarías que el fin para el que pide dinero -
emborracharse- es malo, y por tanto te abstendría de dársela? ¿O pensarías que es
un enfermo que no puede evitar emborrarse, y que ese acto no hace mal a nadie
salvo a él mismo, y en razón de su adicción incurable, le darías la limosna que te
solicita? ¿Consideras inmoral alguna de las dos decisiones anteriores? ¿Por qué?

Según el grado de exhaustividad con el que presenten la información, podríamos


distinguir entre:

o Dilemas completos: Son aquellos que informan con amplitud de las


diversas circunstancias que influyen en el problema, con el fin de que
quien va a emitir un juicio sobre el mismo disponga de la mayor
cantidad posible de información, hecho que contribuirá a que la toma de
decisión sea más ajustada a criterio. Al tener todas o casi todas las
variables, el juicio moral será más razonado y correcto.

Esta modalidad es la que deberemos utilizar al comienzo de nuestro trabajo con


dilemas, por ser la más sencilla para los participantes no familiarizados con este
tipo de actividades.

Un ejemplo lo tenemos en el siguiente dilema:

Uno de los negocios más rentables en los últimos tiempos es el del periodismo
sensacionalista relacionado con la llamada “prensa rosa”. En las revistas del corazón
o en programas de radio y televisión donde intervienen famosos se venden exclusivas
millonarias por revelar secretos íntimos, asuntos sexuales o fotografías
comprometedoras. Está claro que muchas de esas exclusivas atentan directamente
contra el honor y el derecho a la intimidad de algunas personas.
Imagina que tú eres el director de una cadena de televisión y tienes que autorizar o
denegar el permiso para la creación de un programa de este tipo. Sabes que la
audiencia de estos programas es altísima (y se trata de un asunto importante para los
accionistas de tu empresa, ya que los ingresos publicitarios aumentarían), aunque
personalmente consideras inmoral el vender secretos íntimos que afecten a terceras
personas.

De entre las siguientes decisiones, cuál elegirías y por qué:

– Autorizar el programa, ya que lo importante es conseguir audiencia. Al fin y al cabo


eso es lo que desean mayoritariamente los accionistas y son ellos los que te pagan.

– Autorizar el programa, argumentando que eso es lo que la opinión pública desea y,


por tanto, se trata de una decisión democrática.

– Denegar el programa por motivos morales.

– Denegar el programa con el fin de crear una imagen de cadena televisiva seria y así
captar a espectadores contrarios a este tipo de espacios.

 Dilemas incompletos: Son los que no proporcionan una información completa


sobre las circunstancias concurrentes en el dilema, limitándose a plantearlo a
grandes rasgos, sin detalles. Ante esta falta de definición, los participantes
tendrán que hacer un esfuerzo reflexivo para discernir ellos mismos bajo qué
circunstancias tomarían una decisión en un sentido u otro. Es decir, que en
este tipo de dilemas el debate tiene como objetivo, además de buscar la
solución, investigar las variables que orientarían la elección en un sentido u
otro.

Al suponer un mayor esfuerzo discursivo, estos dilemas habría que utilizarlos para
alumnos de mayor edad, o que ya estuvieran familiarizados con la técnica de los
dilemas.

Ejemplos de dilemas incompletos serían los siguientes:

– Condenar a una persona inocente para salvar a un pueblo.

– ¿Estás de acuerdo con Robin Hood?: robar a los ricos para dárselo a los pobres.

– Torturar a una persona para sacarle información que permita detener a unos
delincuentes.

– Si por alguna casualidad de la vida, sorprendieras a dos famosos en actitud íntima,


cariñosa y comprometedora para su honor, y tuvieses a mano una cámara fotográfica
o de vídeo, ¿los fotografiarías e intentarías vender esas imágenes a alguna revista
que te pagase un buen montón de dinero por ellas, o al contrario, respetarías su
derecho a la intimidad?
– ¿Estarías dispuesto o dispuesta a compartir parte de lo que te sobra (parte de tu
paga, renunciar a comprar ropa de marca y cara, dedicar tu tiempo libre a trabajar
para una ONG, etc.) para intentar remediar la pobreza existente en el mundo? ¿O
piensas tal vez que con actitudes individuales no se resuelve nada y que esa tarea
debiera ser misión exclusiva del Estado (al fin y al cabo, los ciudadanos ya pagan
impuestos, una parte de los cuales se dedican a la ayuda al desarrollo de los países
pobres)?

– ¿Serías capaz de mentir sobre tu cualificación profesional para conseguir un trabajo,


aun cuando con esa mentira perjudiques a otros candidatos al puesto de trabajo? Si te
encontraras en esa situación: ¿dirías la verdad u optarías por intentar alcanzar ese
trabajo a toda costa? En este último caso, ¿cómo justificarías moralmente tu
conducta?

Elaboración de dilemas
Para elaborar dilemas morales que podamos debatir en el aula, hemos de tener en
cuenta algunas recomendaciones, en cuanto a sus elementos, y en cuanto a las
fuentes de donde podemos extraerlos.

a) Elementos

 El personaje principal que protagoniza el problema debe aparecer claramente


delineado, para favorecer la identificación con él.
 Las circunstancias: para que el juicio ético sea ponderado, el dilema debe
explicar claramente todas que concurren en el caso planteado, pues si el
alumno no posee suficiente información, su decisión corre el peligro de ser
errónea. Aunque, como ya indicamos, esto no sucede con los dilemas
incompletos.
 Clase de dilema: Es preferible elegir dilemas reales al comienzo de nuestra
práctica, ya que, al ser más cercanos a nuestros alumnos, esta mayor
implicación les facilita que puedan contar con su experiencia como elemento
de juicio, al lado del razonamiento discursivo. Su mayor grado de realidad los
hace, evidentemente, más fáciles de trabajar. Cuando dominen ya la práctica,
podremos plantear dilemas más hipotéticos y abstractos. Estos dilemas reales
podremos sacarlos de la propia vida cotidiana de los alumnos, de los medios
de comunicación, de textos con valores como los que expusimos más arriba,
etc.
 Alternativas: es necesario plantear claramente todas las posibles soluciones y
su grado de legitimidad.
 Naturaleza: Los sucesos deben estar centrados claramente sobre cuestiones
de valor moral.
 El profesor debe asegurarse de que los alumnos entienden claramente la
naturaleza del dilema, sus circunstancias y las posibles respuestas que
propone.
 Toma de decisión: El dilema debe plantearse con preguntas del tipo: ¿Es
correcta la decisión de X?, o ¿Qué habrías hecho tú en el lugar de X?
 Dinámicas de grupo: Podemos utilizarlas para favorecer el intercambio de
opiniones, pero teniendo en cuenta que no estamos ante una terapia de grupo,
y lo que realmente importa no es la vida personal de los participantes

b) Fuentes

 Textos con valores:

Muchos textos con valores ( cuentos, fábulas, parábolas, poemas, etc.) pueden ser
utilizados como verdaderos dilemas, si nos interrogamos por el mensaje ético que
plantean. Por ejemplo, el siguiente texto de Berthold Brecht plantea un dilema
centrado en el conflicto entre dos valores igualmente factibles y defendibles: el valor
de la seguridad, y el valor de la solidaridad. La pregunta clave del texto puede ser algo
así como: ¿Estás dispuesto a arriesgar tu seguridad para ayudar a los demás?:

Primero se llevaron a los negros,


pero a mí no me importó, porque yo no lo era…
Enseguida se llevaron a los judíos,
pero a mí no me importó, porque yo tampoco lo era.
Después detuvieron a los curas, pero como yo no soy religioso, tampoco me importó.
Luego apresaron a los comunistas, pero como yo no soy comunista, tampoco me
importó…
Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.

El siguiente texto de Khalil Gibran puede llevar a una reflexión sobre el valor de la
generosidad, planteándonos el siguiente interrogante: ¿Tenemos que dar a todo el
mundo, aunque no tengamos la seguridad de que eso que damos vaya a ser bien
empleado? En otras palabras, ¿Hemos de dar a todos, o sólo al que lo merezca?

Dais muy poco cuando dais lo que es vuestro como patrimonio. Cuando dais algo de
vuestro interior es cuando realmente dais.
Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen, y lo dan buscando el reconocimiento,
y su deseo oculto daña sus regalos. Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.
Es bueno dar algo cuando ha sido pedido, pero es mejor dar sin demanda,
comprendiendo. Y, para la mano abierta, la búsqueda de aquel que recibirá es mayor
alegría que el dar mismo.
¿Y hay algo, acaso, que puede guardarse? Todo lo que tenéis será entregado algún
día: dad, pues, ahora que la estación de dar es vuestra y no de vuestros herederos.
Decís a menudo: «Daría, pero sólo a quien lo mereciera». Los árboles en vuestro
huerto no hablan de ese modo, ni los rebaños en vuestra pradera. Ellos dan para vivir,
ya que guardar es perecer.
Todo aquel que merece recibir sus días y sus noches merece de vosotros todo lo
demás. Y aquel que mereció beber el océano de la vida merece llenar su copa en
vuestra pequeña fuente.
Mirad primero si vosotros mismos merecéis dar y ser el instrumento de dar. Porque,
en verdad, es la vida la que da a la vida, mientras que vosotros, que os creéis
dadores, no sois más que testigos.
Si queremos hacer más “real” a nuestros alumnos el dilema propuesto en los dos
textos anteriores, de manera que se sientan más implicados y protagonistas, podemos
traducirlo así:

“Vas por la calle, y encuentras a un mendigo pidiendo limosna. Tras un momento de


duda, decides no darle nada, porque piensas que es muy probable que se vaya a
gastar el dinero que le des en drogas o alcohol”

 Casos de la vida real

Indudablemente, los dilemas inspirados en hechos de la vida cotidiana, o extraídos


directamente de ella, son los mejores para plantear a nuestros alumnos, porque su
cercanía emocional y sentimental, además del conocimiento previo que tienen de
estos dilemas por su propia experiencia, les favorece la necesaria “empatía” para
involucrarse más en su resolución.

Un caso especial de dilemas reales son aquellos que ilustran situaciones conflictivas
de la vida escolar, como el dilema que planteábamos más arriba sobre el problema de
“chivarse” o no para evitar un castigo colectivo. Otro ejemplo podría ser el siguiente:

En el reglamento de un centro de enseñanza tenían este artículo sobre los deberes de


los estudiantes: “El alumno que sea sorprendido copiando durante un examen, será
expulsado de la escuela”.
Juzgando que esta norma era demasiado estricta, la dirección quiso hacerlo más
suave, y pasó una encuesta a los alumnos para conocer su opinión… Pero éstos se
negaron a cambiarla: decían que copiar era una traición y un engaño a los alumnos
que habían estudiado.

¿Qué opinas tú?

 Los medios de comunicación

Los medios de comunicación nos pueden proporcionar también casos basados en la


realidad, aunque ésta sea más lejana a la que vivan nuestros alumnos, que en
muchos casos será improbable que experimenten esos conflictos. Sin embargo, el
hecho de que hayan ocurrido realmente les añade una motivación extra sobre
aquellos dilemas más abstractos e hipotéticos.

En este sentido, la prensa puede ser una fuente de gran riqueza a la hora de
proporcionarnos casos para nuestros debates en el aula. Como ejemplo,
transcribimos el siguiente caso:

Los vecinos de un barrio se han quejado repetidas veces a las autoridades de que con
mucha frecuencia hay altercados y disturbios en las calles, debido al tráfico de drogas
y a la existencia de proxenetas. Cansados de que no atiendan sus demandas,
deciden hacer una patrulla ciudadana que garantice su seguridad, especialmente por
las noches.
Una cadena de televisión, enterada de que una noche esa patrulla iba a hacer una
“redada” en el barrio, manda a cuatro periodistas para que cubran la información.
Durante el transcurso de la “redada”, los vecinos agreden a algunos “camellos” y
proxenetas, sin que ningún periodista haga nada por impedirlo, ya que se limitan a
cubrir la información.
Un juez, enterado de los hechos, denunció a los periodistas por no haber cumplido
con el inexcusable deber, recogido en la Constitución, de socorrer a las víctimas. Los
reporteros alegaban que se limitaban a cumplir con su trabajo.

¿Estás de acuerdo con la denuncia del juez?

Resolución de dilemas
Como los dilemas morales muestran una serie de actos humanos cuyo juicio depende
de una escala de valores, y como esta jerarquía es algo estrictamente personal,
distinta para cada participante en la resolución de un dilema, es fácil concluir no
existen reglas precisas, ni fórmulas ni recetas que puedan aplicarse a la generalidad
de los dilemas.

Sin embargo, la ética, como ciencia de la conducta humana, nos puede proporcionar
algunos principios válidos que nos pueden orientar a la hora de elaborar un juicio
crítico sobre un dilema, ayudándonos en la toma de una decisión lo más ajustada
posible a los criterios de lo que podemos denominar “verdad ética”.

a) Factores de los actos humanos:

 el objeto: es el contenido o “tema” de la conducta.


 las circunstancias: son los diversos factores o modificaciones que afectan a la
conducta que se juzga, influyendo en la decisión final que se adopta. Estas
variables pueden atenuar o agravar la moralidad del acto.
 la finalidad: es la intención con que se realiza la conducta. Puede coincidir o no
con el objeto de la acción.

Se considera que un acto es bueno cuando son buenos el objeto, las circunstancias y
el fin.Por ejemplo, robar para repartir el dinero entre los pobres es un acto condenable
porque, a pesar de que la intención es buena, el objeto (robar) es siempre
condenable. Como dice la famosa frase, “el fin no justifica los medios”.

Ayudar a los demás para después presumir de ser buena persona también es
condenable, porque, a pesar de que el objeto (ayudar) es correcto, la intención no es
buena.

En este sentido, la lógica dice que es mejor una acción buena con intención poco
recta, que una mala con intención buena, ya que lo que realmente importa es lo que
se plasma en la realidad y afecta a otras personas o al que realiza la acción. Como
dice el refrán: “obra son amores, y no buenas razones”.

b) Características de los actos humanos:


Para que un acto pueda calificarse de “humano” es decir, para que una conducta
pueda calificarse de “moral: son precisas dos condiciones:

 Conocimiento: la ignorancia es ausencia de conocimiento de la moralidad de


un acto. Hay tres clases:

– Invencible: es la que precede a la acción.

– La que acompaña a la acción

– Vencible: por ejemplo, alguien se encuentra una cartera y no quiere enterarse quién
es con el fin de apropiársela.

Ejemplo de dilema relacionado con el conocimiento: accidente causado por


desconocer las normas de circulación.

 Voluntad libre: origina responsabilidad. Según esta características, hay tres


clases de actos morales:
 Forzados: se hacen bajo coacción, sin libertad, por lo cual no tienen
esponsabilidad. Por ejemplo, ¿cómo calificarías la conducta de un soldado que
mata a un enemigo durante una guerra?
 Voluntarios directos: se busca el efecto.
 Voluntarios indirectos: no se busca el efecto. Por ejemplo, un accidente
causado por conducir bajo los efectos del alcohol.

¿Es lícito realizar un acto del que se siguen dos efectos, uno bueno y otro malo?
Condiciones necesarias:

 Que la acción sea buena en sí o indiferente: no es lícito mentir, aunque de


ellos se deriven efectos buenos.
 Que el efecto primero e inmediato sea el bueno, y no el malo: publicar datos
para salvaguardar el bien común, aunque siga el desprestigio de algunas
personas: el bien común es superior al personal.
 Que busque el efecto bueno y se limite a permitir el mal

c) Las realidades éticas:

 La conciencia:

Actuar éticamente quiere decir actuar en conciencia. Hay varias clases de conciencia:

 Verdadera: está de acuerdo con la ley moral.


 Errónea: cree que un acto bueno es malo, y viceversa.

Ejemplo de dilema: pienso que beber alcohol, aunque sea moderadamente, es malo.
Me ofrecen una bebida alcohólica. Si bebo hago algo malo, porque actúo en contra de
lo que dicta mi conciencia.
 Cierta: es categórica, es decir, que no tiene duda.
 Dudosa: vacila sobre la moralidad de un acto.

Sólo es norma de moralidad la conciencia cierta si además es verdadera. De ahí la


importancia de la formación de la conciencia.

 La ley moral:

La conciencia recta o verdadera es la que juzga de acuerdo con una norma, aplicando
a la práctica la ley general.

o La cultura:

Cada cultura tiene su jerarquía de valores, su visión de la vida y del mundo. Viene a
ser un modo de comportarse de la sociedad en su conjunto, una manera de entender
la realidad.

Esta jerarquía cultural de valores se transmite a través de las instancias educativas, y


crea condicionamientos para actuar de una manera determinada, por lo cual nos quita
libertad.

La conducta de una persona depende de tres factores fundamentales:

 El temperamento: viene determinado en gran parte por la naturaleza


biogenética.
 Los condicionamientos: son las conductas aprendidas en el proceso
socializador y educativo.
 La experiencia: las vivencias que experimentamos y las consecuencias de los
actos que realizamos influyen en nuestras conductas futuras.
 El bien: la felicidad

La verdadera moral consiste en un sentido de la vida, en una determinada visión del


mundo, más que en un código de obligaciones. Así como el acto humano se ejecuta
en función de una finalidad o “bien”, la vida humana se vive en función de un bien
supremo, que es la felicidad que.

Todo cuanto hacemos, lo hacemos desde un proyecto, con vistas a un fin. Este fin
está ya desde el principio, en la intención.

Fases en la discusión de dilemas morales


Afrontar el dilema moral Presentación del dilema con: textos, imágenes, dibujos,
fragmentos de programas TV o películas, dramatización
de los alumnos.
Garantizar la comprensión del dilema dirigiendo al grupo
preguntas sobre su contenido.
Tomar una postura Toma de posición individual delante del dilema.
Razones que justifiquen la alternativa escogida.
Algunas intervenciones que argumenten su posición.
Discusión en grupos Expresión de la propia opinión y escucha de las
reducidos. diferentes posiciones.
Producir y examinar razones que justifiquen cada una de
las posiciones.
Búsqueda de posibles alternativas al dilema.
Debate general Puesta en común del trabajo en grupo.
Introducir aspectos no observados por los grupos.
Calcular las consecuencias de cada opción.
Transferencia a situaciones cotidianas.
Toma de posición Reflejar por escrito la situación individual, señalando los
individual argumentos que la justifiquen, y haciendo constar si la
postura final que hemos adoptado, después del debate
en clase, ha cambiado respecto a la que teníamos al
principio.
1. ¿Qué son los dilemas morales?
2. Clases de dilemas
3. La experiencia de Los puentes de Madison County
4. La experiencia de "Crash"
5. Conclusiones
6. Notas
7. Anexos

La Experiencia del uso de películas como "casos" de experiencias morales

Resumen:
Este trabajo trata sobre la técnica de los Dilemas Morales y su aplicación en la
asignatura Ética Social y Medio Ambiente en la Universidad de la Tercera Edad, de Santo
Domingo, República Dominicana, aplicando películas como ejercicios prácticos.

INTRODUCCIÓN
Desde las nuevas enseñanzas del Plan Decenal y la Transformación Curricular se han ido
generalizando e implantando en los centros de estudios de la República Dominicana, la mayor
parte de los profesores no han dejado de preocuparse y ocuparse de incorporar
nuevos medios a su diaria labor docente. Posiblemente el gran reto de estos próximos años va a
ser la tarea de transmitir de forma convincente a los jóvenes lo importante y necesario que es
su desarrollo intelectual a través del conocimiento de las diferentes ciencias y tecnologías. Y,
como las nuevas enseñanzas piden nuevos modos, el fondo cartesiano que cada profesor lleva
en su interior, le susurra que una de las claves radica en el método. Buscar, elegir, seleccionar.
La finalidad de estas páginas es presentar una experiencia más compleja del uso de los dilemas
morales que el usual "caso" dicotómico, como se postula a partir de la experiencia de Kolberg.
Aún en la experiencia del uso de los cuentos de Juan Bosch realizado por Villarini, el
seguimiento de la casuística se complejifica porque los dilemas morales se convierten en
escenarios más complejos que la sola presentación de alternativas.
En la práctica docente de la asignatura Ética Social y Medio Ambiente, el Prof. Sang Ben ha
utilizado películas con el interés de que los participantes estudien las implicaciones éticas.
Estas películas son: "Los puentes de Madison County" de Clint Eastwood y la actuación de
Meryl Street, y "Crash" con la dirección de Paul Hagáis y la actuación de Sandra Bullock, Don
Cheadle, Brendan Faser, Matt Dillon, Thandie Newton, ambas películas ganadoras de los
Oscar a la mejor película.
Para esta tarea, utilizaremos un breve repaso de la teoría de los dilemas morales y la
expandiremos al uso de las películas como lo hemos intentado en la Universidad de la Tercera
Edad.

¿QUÉ SON LOS DILEMAS MORALES?


Un dilema moral es una narración breve, a modo de historia, en la que se plantea una situación
posible en el ámbito de la realidad pero conflictiva a nivel moral, y se solicita de los oyentes o
bien una solución razonada del conflicto o un análisis de la solución elegida por el sujeto
protagonista de la historia. Por regla general la situación se presenta como una elección
disyuntiva: el sujeto protagonista se encuentra ante una situación decisiva ante la cual sólo
existen dos, y nada más que dos, opciones (A) ó (B), siendo ambas soluciones igualmente
factibles y defendibles. El individuo se encuentra, pues, ante una verdadera e
inevitable situación conflictiva.
Ante esta simplificación, y por la naturaleza de "adultez" de los estudiantes-participantes de la
Universidad de la Tercera Edad, el uso de películas comenzó con "Los Puentes de Madison
County", basándonos en el articulo de Luis Ocaña Mañé, donde hacemos que el análisis
produzca el reconocimiento de la definición kantiana de la conciencia moral: la capacidad del
individuo por medios racionales para distinguir el bien del mal.
Igualmente, la película "Crash" (titulada "Colisión" en castellano) debe llevar a los estudiantes-
participantes a reconocer que en la actividades más cotidianas (como sería la serie de choques
de vehículos de la ciudad de Los Ángeles) generan situaciones de dilemas éticos encadenados,
por lo que no podemos conjeturar de manera categórica ¿Cuál es el sujeto que tenga la posición
ética más consecuente?

Clases de dilemas
Dilemas morales hipotéticos: en ellos se plantean problemas abstractos, generales, que a
veces son de difícil ubicación en la realidad, pero que los que los analizan reconocen que son
siempre posibles en determinadas ocasiones de la vida real. Se suelen obtener de la literatura,
de los medios decomunicación o de la propia imaginación de quien los elabora. Las situaciones
y los personajes generalmente están alejados del mundo real de los sujetos a los que se les
proponen, pero o bien se parecen en algo a otras situaciones vividas o conocidas por el sujeto, o
bien algún miembro de su entorno social o familiar es susceptible de reflejarse en la narración.
Este tipo de dilemas presentan menos interés para el alumno al faltarles la riqueza y la
variedad de la propia experiencia, pero pueden favorecer el razonamiento como habilidad
discursiva.
Dilemas morales reales: Plantean situaciones conflictivas sacados de la vida diaria y de sus
problemas. Se basan en hechos reales, cercanos en el tiempo o en el espacio a los sujetos y
suelen extraerse de los distintos medios de comunicación, de situaciones o sucesos históricos,
de situaciones o vivencias personales, etc. (problemas de libertad, sexo, conciencia personal...).
Este tipo de dilemas son más motivadores y facilitan la implicación de los sujetos participantes
que, de una u otra manera, ven reflejadas en ellos situaciones más o menos cercanas.
El marco teórico lo hemos tomado de Claudio Gutiérrez, por lo que modernamente se
presentan cuatro teorías éticas de acuerdo a la distinción entre "acto" y "regla", por lo que
debemos hacer que los estudiantes-participantes puedan ejemplificar éstos en casos relevantes
e interesantes. De ahí nació la necesidad del uso de películas como instrumentos para la
presentación de dilemas morales complejos.
Las cuatro teorías éticas principales
Paso ahora a hacerles una presentación general y resumida de las grandes coordenadas teóricas
en que suele enmarcarse el análisis de los problemas éticos. Estas teorías y principios son el
resultado de muchos años de reflexión de las mejores mentes de la cultura occidental.
Es poco probable que exista un problema moral que no pueda ser enfocado, aclarado y
encaminado hacia su solución por alguna de ellas. En este sentido, la base racional de la
moral puede discutirse sin relación a posiciones religiosas o ideológicas.
Aunque diferentes, están muy relacionadas, de modo que suele presentárselas en una
sola matriz, según dos criterios de clasificación independientes entre sí:

Teorías éticas regla acto

Consecuencialismo Consecuencialismo Consecuencialismo

de la regla del acto

Deontologismo Deontologismo de la regla Deontologismo del acto


El primer criterio de clasificación se refiere a la justificación que se da a la conducta.
Corresponde a dos maneras distintas de contestar a la siguiente pregunta:
¿Cuándo es buena la conducta x?
La primera manera de responder a la pregunta es la siguiente:
La conducta x es buena cuando, hechos las investigaciones correspondientes,
resulta que es la que produce la mayor felicidad para el mayor número de
personas.
Esta teoría justifica la conducta con base en las consecuencias que ella tiene. Como esta teoría
tiende a maximizar la utilidad lograda por el conjunto de la sociedad, suele
llamársela utilitarismo. Fue propuesta por el filósofo inglés de los siglos XVIII y XIX Jeremy
Bentham, y defendida de manera brillante por otro británico del siglo pasado, John Stuart Mill.
Para fijarla en nuestra memoria recordemos que estos filósofos insisten en la evaluaciónde las
consecuencias como criterio para decidir sobre el valor de una acción. Por eso también se ha
llamado a esta clase de teoría consecuencialismo.
No puede negarse que en la mayor parte de los casos esta teoría contribuye a aclarar cualquier
problema ético. La teoría sugiere las siguientes preguntas, todas esclarecedoras:
 ¿A quién o quiénes afectará esta acción?
 ¿En qué medida afectará a cada uno?

o ¿Qué efectos favorables y desfavorables tendrá para cada parte?
o ¿Cuál será el balance de bien y mal entre todos los afectados?

Se ha señalado como un defecto esencial de esta teoría la dificultad inherente del cálculo de
consecuencias, que puede ser demasiado complicado e incluso imposible de concluir en
el tiempo de que disponemos para decidir.
Además, en algunos casos la aplicación de esta teoría por sí sola puede llevarnos a posiciones
moralmente inaceptables. Baste como ejemplo considerar la siguiente situación, que
corresponde de cerca a gran cantidad de casos reales que han reportado los periódicos este
mismo año: en un país relativamente aislado conviven una mayoría muy homogénea, que se
encuentra en el poder, y una minoría, también homogénea, de otra cultura. La teoría utilitarista
justificaría el sacrificio de la minoría en favor de la mayoría, de conformidad con el cálculo de
unidades de felicidad, lo que repugna al sentido humanista. Por ejemplo, la mayoría podría
decretar la prohibición del uso del idioma de la minoría o la práctica de su religión, por
ejemplo. Así pues, la teoría consecuencialista no puede usarse como la única arma para decidir
nuestros problemas morales.
La segunda manera de contestar a la pregunta "¿cuándo es buena la conducta x?" sería la
siguiente:
 La conducta x es buena si es compatible con el respeto a la persona humana,

o bien
 la conducta x es buena si no considera a las personas solamente como medios,

o bien
 la conducta x es buena si puede ser erigida en máxima para todos los seres
humanos.
En el fondo todas estas respuestas son filosóficamente equivalentes: significan que la conducta
en cuestión es generalizable, que yo trato a los demás como yo quisiera que ellos me trataran a
mí, es decir, como fines en sí mismos, como personas dotadas de libertad y responsabilidad.
Esta teoría ética se denomina deontológica, del griego deontos que significa valor. Fue
expresada en su forma más rigurosa por Emmanuel Kant, filósofo alemán del siglo XVIII. Es la
teoría que probablemente se acerca más a resolver todos los problemas éticos, por ser
básicamente una teoría basada en el respeto a la persona humana. Sin embargo, notemos que
es parte de la teoría la idea de que las consecuencias del acto no tienen ninguna influencia en su
calificación moral, lo cual la mayoría de las personas no estaría dispuesta a aceptar. Por
ejemplo: esconder a una niña judía en un ático durante la persecución nazi implicó para los
propietarios de la casa la necesidad de mentir. La máxima que justificaría la mentira en casos
como este es difícilmente generalizable sin tomar en cuenta las consecuencias del acto (por
ejemplo, la muerte o la supervivencia de la niña). De ahí que consideremos también a esta
teoría como insuficiente.
La oposición entre actos y reglas
Hasta ahora hemos clasificado las teorías de acuerdo a la justificación que aducen para la ética:
consideración de consecuencias o respeto a la persona humana.
Las dos teorías que siguen corresponden a una clasificación independiente de la primera y que
se sobrepone a ella en forma cruzada, como podemos verlo en la matriz ilustrativa.
La primera clasificación, como hemos visto, trata de contestar la pregunta "¿Cuándo es buena
la conducta x?". La segunda clasificación trata de contestar la pregunta siguiente:
¿Qué es lo que es bueno o malo, el acto o la regla que lo rige?
Esta pregunta nos deja libres de justificar el acto moral por las consecuencias o por el sentido
de respeto a la persona, pero nos llama a decidir si la justificación se otorga a la conducta moral
concreta o a la regla que la ampara. Por ejemplo, en el caso de la mentira para salvar a Anna
Frank podríamos tomar dos posiciones completamente distintas. Son las siguientes,
correspondientes a dos tipos distintos de teoría ética:
 En el caso de Anna Frank escondida en un ático de Amsterdam en 1944 se
justifica mentir al agente de la S.S. para salvar la vida de la niña

o bien
 En los casos en que peligre la vida o la integridad de las personas es
justificado mentir para salvar a la persona de las consecuencias nocivas
correspondientes.

Decimos de la primera clase de teoría que es una teoría del acto (consecuencialista o
deontologista), mientras que de la segunda decimos que es una teoría de la regla
(consecuencialista o deontologista). Lo que está en juego aquí es una cuestión de
jerarquía lógica: ¿la justificación ética debe darse en cada caso de decisión moral concreta, o
más bien se da en abstracto y, por así decirlo, por adelantado a toda la serie de casos que cubre
una regla general?
El argumento principal de los defensores de las teorías "de la regla" es de tipo psicológico:
cuando uno está debe tomar una decisión está estresado, por las mismas circunstancias que le
plantean el problema. De ahí que no se encuentre en las mejores condiciones para decidir
(probablemente tenderá a la solución que le sea menos dura personalmente). Es entonces
esencial que las reglas morales hayan sido decididas "en frío" y que se apliquen de manera
automática cuando nos enfrentamos al caso concreto, con un mínimo de reflexión.
El solo planteo de este argumento me produce una gran repulsión, por estar basado en una
profunda desconfianza de la persona humana.
En general, es frecuente encontrar este tipo de teoría entre los miembros directivos
de organizaciones poderosas (instituciones religiosas o partidos políticos no democráticos) que
suministran las reglas "ya hechas" a sus fieles para que las apliquen maquinalmente.
El argumento principal de los defensores de las teorías "del acto" toma en cuenta más bien la
forma en que funciona el conocimiento. La persona que está en relación íntima y directa con un
problema, es la que se encuentra en las mejores condiciones para resolverlo, dado su mayor
conocimiento de los detalles de la situación. Nadie puede sustituirlo en su función de
responsabilidad, ni siquiera su misma persona ayer o diez años antes, cuando elaboró o aceptó
la regla en una situación muy diferente.
Esta teoría pone en tela de juicio la misma existencia de reglas morales. La ética es algo distinto
de los sistemas jurídicos, cuyas leyes establecidas previamente deben aplicarse mientras no se
hayan derogado o modificado. Se parece mucho más a la ciencia, donde no hay leyes
descubiertas de una vez por todas, sino más bien principios o guías de investigación que
definen el método científico y el estado presente del conocimiento. Es la aplicación de esos
principios lo que permite a la ciencia acercarse cada vez más a la verdad, refinando
sus hipótesis conforme se aplican a más y más casos.
Dado el entrecruce de los dos criterios de clasificación, se producen entonces las siguientes
cuatro distintas teorías:
1.
2. Consecuencialismo de la regla: actos buenos son los que autoriza una regla
justificada por sus consecuencias.
3. Consecuencialismo del acto: actos buenos son los justificados por sus consecuencias.
4. Deontologismo de la regla: actos buenos son los que autoriza una regla justificada
por el respeto a las personas.
5. Deontologismo del acto: actos buenos son los justificados por el respeto a las
personas.

Estas cuatro doctrinas han sido defendidas con mucho entusiasmo por mentes muy preclaras.
Sin embargo, los especialistas en ética contemporáneos coinciden en preferir la teoría
deontológica del acto entre todas ellas. Estoy de acuerdo. Una moralidad elevada al nivel
racional entra en conflicto con el dogmatismo implícito en el concepto de reglas éticas:
la codificación de la ética puede conducir a su esterilidad práctica o, lo que es peor, a una
manipulación de los "fieles" por una "casta sacerdotal" (o tal vez por una "clase política", para
usar una expresión popular que por todas estas razones desearía ver desaparecer del léxico
costarricense).
Codificar la moral puede ser una ayuda solamente en cuanto pone a la disposición de
la población una riqueza de importantes ejemplos. Pero esa función se cumple mejor con una
compilación de casos, sin intención normativa sino solo demostrativa. Lo esencial es preservar
la capacidad de decisión libre y directa de cada persona.
Si aceptamos este razonamiento, quedamos entonces con dos teorías de gran alcance, el
consecuencialismo y el deontologismo, la teoría de las consecuencias y la teoría del respeto a la
persona, pero ambas referidas directamente a los actos, sin pasar por reglas. Los actos morales
se justifican directamente, sea por sus consecuencias, sea por su relación con el sentido del
deber. Estas dos teorías son lo más cercano que tenemos a paradigmas éticos, es decir, a
marcos de referencia de gran generalidad donde podemos enmarcar nuestras discusiones y
nuestras decisiones éticas.
Concepción Medrano Samaniego investigó el nivel de desarrollo del juicio moral en la Tercera
Edad. Aunque no es una experiencia sistemática, vamos a utilizar sus conceptos para aplicarlos
en este pequeño Informe de la experiencia en el uso de los dilemas morales.

LA EXPERIENCIA DE LOS PUENTES DE MADISON COUNTY


"Los puentes de Madison County" basada en la novela homónima de Robert J. Wallace,
dirigida por Clint Eastwood. Meryl Streep es un ama de casa que abandonó sus sueños por
cuidar de su marido y criar a sus hijos en una pequeña granja del perdido condado de Madison.
La llegada de un fotógrafo del National Geographic (Clint Eastwood), un fin de semana que
su familia está fuera, le abrirá los ojos y el corazón a un mundo enterrado en años de rutina, y
le hará aflorar sentimientos escondidos que entrarán en conflicto con la persona que ha sido
hasta ese momento. Curiosamente, el mejor melodrama romántico de las últimas décadas no
está protagonizado por guapos adolescentes, sino por dos maduros actores que nos regalan
una historiade amor conmovedora, real y de una sutileza mérito del clasicismo del mejor
Eastwood-director.
La experiencia, iniciada en 2003, ha sido aceptable si la población de los cursos es
mayoritariamente femenina, ya que aparentemente, los hombres no son sensibles a
la psicología femenina, reduciendo inmediatamente la conducta de la protagonista a una vida
licenciosa. Esta actitud provoca un espíritu de defensa entre las mujeres para tomar partido
ante las consecuencias a largo plazo de la actitud de Meryl Streep, en un análisis centrado en
elconsecuencialismo estudiado de Gutiérrez.
Por otra parte, la discusión de los actos en una dimensión aislacionistas nos lleva a discutir si
es posible la aplicación de una interpretacióndeontologista, a partir de análisis particulares de
los temas éticos.
En verdad que la película, al tratar un periodo muy extenso de tiempo, permite reflexionar
sobre las consecuencias a largo plazo de las acciones que se toman de acuerdo a circunstancias
particulares, lo que hace que la película haya resultado muy fructífera para la discusión en
clase.

LA EXPERIENCIA DE "CRASH"
En el intento de discutir un ejemplo que no sea tan "sesgado" hacia la condición femenina, a
partir de 2006, hemos recurrido a la ganadora del Oscar como mejor película en 2005, "Crash",
una joya dolorosa de ver; una de esas cintas que, al terminar, deja a uno golpeado en el asiento,
con el gusto alegre de haber visto una gran película pero con un sabor amargo ante lo narrado,
ante el hecho de que, aún en forma de fábula moderna de historias mezcladas, se trata de un
golpe cargado de verdad, de realidades, del estado del mundo en una pequeña ventana que
encierra en si misma un problema cuya escala trasciende más allá de una sola ciudad.
Policías con moral cuestionable, racismo, robos con violencia, desconfianza, listas de espera
y salud pública, trato burocrático… Temas cercanos para la gran mayoría de aquellos que han
crecido en ciudades grandes o con inmigración, y un marco suficientemente firme para
soportar varias historias en una quimera de moral, ambigüedades y fronteras cruzadas, de las
necesidades, los sentimientos y lo absurdo. ¿Qué mejor marco que una ciudad donde el
absurdo gobierna?... Con un reparto lleno de nombres conocidos, la cinta es una serie de
historias que se cruzan, que parten de hilos comunes que un nudo de estereotipos, de
situaciones -creíbles o no- que pueden darse en ese punto donde todo hierve o explota con tan
sólo tocarlo.
Esta complicación de película, como un símil de la realidad, sirve para poder enseñarle a los
estudiantes-participantes que las decisiones morales se encuentran en todos los actos de la
vida, y sus consecuencias pueden ser imprevisibles. Por ello, en un ambiente multirracial como
Los Ángeles podemos referirnos a las actitudes "racistas" de los dominicanos hacia los
haitianos.
La experiencia nos ha llevado a la discusión abierta sobre experiencias de rechazo racial de
algunos participantes de acuerdo a sus experiencias en los Estados Unidos. En consecuencia, la
cercanía del tema a experiencias vividas nos permite "vivenciar" dicha realidad, aunque no
seamos tan sensibles a grupos raciales "desconocidos" (como los casos de los orientales
asiáticos o del Cercano Oriente).
"Crash" provoca tal confusión para poder una regla general de evaluación ética, por lo que
debemos comprender la naturaleza cultural que nuestras interpretaciones les dan a cada uno
de los sucesos que nos presenta la película. La aplicación de esta película a mas estudiantes-
participantes debe resultar en una mejor comprensión de la dinámica cotidiana en un medio
urbano. Tal vez, una película de la misma estructura cinematográfica y con alto contenido de
dilemas éticos como es Amores Perros (Dirigida por Alejandro González Iñarritu con Emilio
Echevarria, Gael García Bernal y Goya Toledo) podría ser un aliciente para la discusión de
situaciones límites de contenidos éticos.

Conclusiones
La experiencia, aunque no sistematizada, parece prometedora porque la realidad "fílmica" está
muy cercana a la cultura de los participantes, aunque hemos podido apreciar la falta de cultura
cinematográfica para que refuercen los criterios y los análisis de los estudiantes-participantes.
Sin embargo, creemos que el carácter complejo de los dilemas morales presentados hace que en
un ambiente "adulto" tiene mucho más interés que los dilemas morales cuya opción se reduce a
dos alternativas.
Evidentemente, consideramos que este es un posible tema de investigación de tesis para la
Maestría en Formación de Educadores del Desarrollo Humano Integral. En alguna ocasión
futura podremos enfrentar este reto.

NOTAS:
1. Ver Villarini, A. (Compilador) (2005) Cuentos y Valores. Fundación Juan Bosch, Santo
Domingo, República Dominicana.
2. Notas basadas en Alberto Barrios Raimóndez "Los dilemas morales en la clase de ética"
en INTERNET. E-mail: .
3. Ver anexo.4. Ver su artículo en: http://www.claudiogutierrez.com/ Introduccion_a_la_
etica.html
5. Ver "El nivel de desarrollo del Juicio Moral en la Tercera Edad. Un estudio cualitativo
mediante dilemas reales" en Esteban Pérez-Delgado y Ma. Vicente Mestre Escrivá
(Coordinadores) (1999) psicología Moral y Crecimiento Personal. Ariel, Barcelona. Pág. 303.
Los autores son profesores de la Universidad de la Tercera Edad y egresados de la Maestría en
formación de Educadores en Desarrollo Humano Integral de la Universidad de Puerto Rico y la
Universidad Autónoma de Santo Domingo, con el patrocinio de la Organización para el
Desarrollo de las Destrezas de Pensamiento (OFDP).
18 de Agosto de 2006.
Santo Domingo, D. N.