Vous êtes sur la page 1sur 11

Honorables Magistrados

CORTE CONSTITUCIONAL.
E. S. D.

Asunto: Acción de tutela – Vía de Hecho


Accionante: JOSE RIGOBERTO ROJAS ALDANA
Accionados: TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL –
CASANARE.
JUEZ PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO DE
MONTERREY CASANARE

LIZETH DADIANA TURRIAGO FAJARDO identificada civil y profesionalmente como


aparece al pie de mi correspondiente firma, mayor de edad, con domicilio y residencia
en Villavicencio actuando en calidad de apoderada del Señor JOSE RIGOBERTO ROJAS
ALDANA, mayor de edad, identificado con la Cedula de Ciudadanía número 79 de
_________, por medio del presente escrito instauro Acción de Tutela en contra del
Honorable TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE y el
JUEZ PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO DE MONTERREY – CASANARE, de
conformidad con los siguientes.

FUNDAMENTOS FACTICOS Y JURIDICOS

PRIMERO: DE LOS HECHOS.

a) El día 10 de marzo de 2010, fue admitida demanda de reivindicación de


inmueble urbano en contra de HORACIO SANTIESTEBAN Y OTROS, demanda en
la que se solicitaba la reivindicación de un globo de terreno entre el que se
encuentra comprometido el predio de mi mandante en una gran proporción.

b) Dentro del tiempo oportuno, por medio de apoderado se dio contestación a la


demanda y se propusieron las siguientes excepciones de Mérito:

 INEXISTENCIA DEL DERECHO INVOCADO: Por cuanto el demandante


NUNCA demostró el ejercicio de posesión alguna sobre el inmueble, ni a
título personal ni a través del Señor FLORENTINO ÑUSTES.
 INEXISTENCIA POR CAUSA DE OBJETO: Por cuanto el bien inmueble
objeto del litigio NUNCA fue ubicado mediante planos oficiales, por el
contrario el IGAC, manifestó en reiteradas ocasiones que el predio
identificado con la cedula catastral aportada por el demandante NO
EXISTIA.
 INEXISTENCIA DE LA MALA FE MANIFESTADA EN LAS PRETENCIONES:
Por cuanto la titulación de los predios objeto de la Litis la realizó el
Municipio de Villanueva Casanare a título de venta por adjudicación
mediante escritura pública N° 794 del 04 de Octubre de 1994.

Y como excepciones de Fondo las siguientes:

 ERROR EN LA PERSONA: Por cuanto los demandados adquirieron el bien


inmueble por venta real y efectiva que hiciera la Alcaldía Municipal de
Villanueva – Casanare y es esta entidad quien debería salir al
saneamiento de lo vendido.

c) En sentencia de primera instancia el JUEZ PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO


DE MONTERREY – CASANARE, resolvió INHIBIRSE para proferir decisión de
mérito, al considerar que existía una indebida acumulación de pretensiones,
además de considerar que las pretensiones de la demanda no guardaban
correspondencia con los hechos de la misma, sentencia que fue apelada por el
demandante Señor JOHN MORRIS ÑUSTES ANDRADE.

d) En sentencia de Segunda instancia fechada 23 de febrero de 2012 el Honorable


TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE, Resolvió
REVOCAR integralmente la sentencia impugnada y como consecuencia
REIVINDICAR a favor del demandante el predio objeto de la Litis.

e) El 01 de Agosto de 2012 se decretó la entrega del inmueble, comisionándose


para este efecto al Señor Juez Promiscuo Municipal de Villanueva Casanare
diligencia que fue programada para el día 15 de febrero de 2013, fecha en la
que efectivamente se llevó a cabo la diligencia realizándose por parte de la
entonces apoderada de mi mandante Doctora YADIRA ROJAS las oposiciones
pertinentes del caso fundamentadas en el Artículo 338 Parágrafo 1 Numeral 2
del C.P.C, por cuanto el bien se encontraba en tenencia de persona contra la
cual la sentencia no producía efectos, Resolviéndose por parte del Señor Juez
Promiscuo Municipal de Villanueva Casanare dar trámite a la citada oposición.

f) El día 06 de mayo de 2013 se fijó como fecha para continuar con la diligencia de
entrega del bien inmueble ordenándose el envío del comisorio al Juzgado
comitente para que sea resuelta la oposición presentada por la entonces
apoderada del señor JOSE RIGOBERTO ROJAS ALDANA.

g) El 11 de junio de 2013 por medio de apoderada mi hoy poderdante señor JOSE


RIGOBERTO ROJAS ALDANA, sustento la oposición presentada dentro de la
diligencia de entrega.

h) Oposición que fue resuelta mediante auto de 29 de septiembre de 2014.

i) El día 18 de diciembre de 2014 se presentó por parte de la Doctora YADIRA


ROJAS, derecho de petición ante el Instituto Geográfico Agustin Codazzi (IGAC)
Derecho de petición que fue respondido por dicha entidad después de ser
presentada acción de tutela a fin de obtener esta respuesta el día 09 de marzo
de 2015 en los siguientes términos:

 En lo referente al predio identificado catastralmente con cedula número


01-00-0145-0003-000 señala el Instituto Geográfico Agustin Codazzi
(IGAC): “(…) revisados los archivos catastrales del municipio de
Villanueva, se encontró que el predio con cedula catastral No 01-00-
0145-003-000, fue inscrito en el año de 1991, con base en la escritura
026 del 30 de enero de 1980 de la notaria primera de Guateque, con la
observación “Este lote no se halla cercado, por tanto sus
medidas son aproximadas pues no hay paramento
de carrera ni calle”. Dicho predio continuo inscrito en la base
catastral por su tradición jurídica, a pesar de no haberse
localizado físicamente en las actualizaciones
catastrales de 1996 vigencia 1997 y 2005 vigencia
2006.
Además, con los linderos descritos en el certificado
de tradición de la matrícula 470-3321, no es posible
realizar la ubicación física del predio.
Por lo tanto no es posible la expedición de certificado
catastral, donde se enuncien los linderos, hasta que no se
presente plano de localización del predio y/o verificación del terreno de
la ubicación y linderos físicos del predio. (…)” (Negrillas y subrayas fuera de
texto)

j) Es de anotar que anterior a que mi mandante conociera de parte de la entidad


gubernamental este asunto, dicha información ya era de pleno conocimiento
del demandante Señor JHON ÑUSTES, puesto que esta entidad le habría dado
respuesta el día 24 de julio de 2013 en estos mismo términos en bajo la
respuesta radicada con el numero 650213EE4638-01.

k) Igualmente cabe resaltar que este hecho (la inexistencia del bien inmueble
objeto de la Litis) fue solicitado en reiteradas ocasiones por los diferentes
profesionales del derecho contratados por las partes demandadas y
demostrado mediante certificados de linderos y cartas catastrales expedidas
por el Instituto Geográfico Agustin Codazzi (IGAC) y que fueron oportunamente
allegados al proceso sin que fuesen tenidos en cuenta en ninguna de las
diferentes instancias.

l) Mi mandante Señor JOSE RIGOBERTO ROJAS ALDANA, nunca fue vinculado


formalmente al proceso ni tuvo oportunidad de defensa alguna, por ende no ha
sido vencido en juicio, es decir se le ha violado el debido proceso consagrado en
el Artículo 29 de nuestra Carta Magna, por cuanto pretende hacérsele restituir
un predio adquirido y construido con las formalidades que la Ley consagra,
soportando esta decisión en una sentencia que contra mi mandante no ha
producido efectos por no estar hallarse este vinculado al proceso. En este orden
de ideas si no se agotó el recurso extraordinario de casación, no fue por
negligencia ni por falta de interés de mi mandante, sino porque nunca fue
vinculado formalmente al proceso.

m) Respecto de la inmediatez, si bien es cierto la sentencia de segunda instancia


data de fecha 23 de febrero de 2012, mi mandante tuvo conocimiento del
proceso seguido en contra de su predio hasta el mes de febrero de 2013, fecha
en la que acudió a la primera diligencia de entrega del predio, diligencia en la
que se interpusieron las respectivas oposiciones, oposiciones que fueron
resueltas en auto de fecha septiembre de 2014, desfavorablemente a los
intereses de mi cliente y que con fecha de marzo de 2015 se conoció el
concepto dado por el IGAC resolviendo las peticiones de la doctora YADIRA
ROJAS donde habida cuenta se deja ver que el señor ÑUSTES ANDRADE tenía
conocimiento de dicho concepto con fecha de julio de 2013.

n) De igual manera es de anotar que debido a inconsistencias encontradas


referente al informe pericial y lo ordenado por el Honorable Tribunal la entrega
material del predio no se ha realizado a la fecha por ende, antes de que el daño
sea irreversible solicitamos mediante la presente acción de tutela sea revocada
la sentencia de Segunda instancia fechada 23 de febrero de 2012 proferida por
el Honorable TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL –
CASANARE. Lo anterior en virtud a que existe material probatorio conocido por
mi cliente con posterioridad a la sentencia señalada (concepto del IGAC)
además de que mi cliente quien está siendo perjudicado con esta sentencia
nunca ha sido sujeto procesal en dicho proceso.

SEGUNDO: DE LOS FUNDAMENTOS DE DERECHO.

Invoco como fundamentos de derecho las siguientes disposiciones:

Artículo 86 de la Constitución Política – Procedencia de acción de tutela contra


providencias judiciales.

El artículo 86 de la Constitución señala que la acción de tutela procede contra


toda “acción o la omisión de cualquier autoridad pública”. Las autoridades judiciales
son autoridades públicas que en el ejercicio de sus funciones deben ajustarse a la
Constitución y a la ley, y garantizar la efectividad de los principios, deberes y derechos
fundamentales reconocidos en la Constitución. Por esta razón, la Corte Constitucional
ha admitido la procedencia de la acción de tutela contra providencias judiciales que
infringen los derechos fundamentales de las partes, en particular el derecho al debido
proceso, y que se apartan notablemente de los mandatos constitucionales. (Sentencia T-
352/12 – M.P. JOSE IGNACIO PRETELT CHALJUB)

Requisitos generales de procedencia excepcional de la acción de tutela contra


providencias judiciales – Sentencia C-590 de 2005.

Que la cuestión que se discuta resulte de evidente relevancia constitucional.

Que se hayan agotado todos los medios -ordinarios y extraordinarios- de defensa


judicial al alcance de la persona afectada

Que se cumpla el requisito de la inmediatez, es decir, que la tutela se hubiere


interpuesto en un término razonable y proporcionado a partir del hecho que originó la
vulneración
Cuando se trate de una irregularidad procesal, debe quedar claro que la misma tiene
un efecto decisivo o determinante en la sentencia que se impugna y que afecta los
derechos fundamentales de la parte actora

Que la parte actora identifique de manera razonable tanto los hechos que generaron la
vulneración como los derechos vulnerados y que hubiere alegado tal vulneración en el
proceso judicial siempre que esto hubiere sido posible

Que no se trate de sentencias de tutela

Requisitos especiales de procedibilidad excepcional de la acción de tutela contra


providencias judiciales - Sentencia C-590 de 2005.

Defecto orgánico.

Defecto procedimental absoluto.

Defecto fáctico.

Defecto material o sustantivo.

Error inducido.

Decisión sin motivación.

Desconocimiento del precedente.

Violación directa de la Constitución.

En desarrollo de los anteriores y para el análisis de procedibilidad de la presente acción


de tutela manifestare el cumplimiento de dichos requisitos por parte de mi mandante
así.

Requisitos generales de procedencia

Que la cuestión que se discuta resulte de evidente relevancia constitucional.

 La sentencia fechada 23 de febrero de 2012 proferida por el Honorable


TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE,
es violatoria del debido proceso en contra de mi mandante por cuanto
este no contó con la oportunidad procesal de debatir las pruebas
aportadas por el demandante ni fue vencido en juicio en instancia
alguna y además no ha sido legalmente vinculado al proceso, así las
cosas de conformidad con el Artículo 338 Parágrafo 1 Numeral 2 del
C.P.C, el bien se encuentra en tenencia de persona contra la cual la
sentencia no produce efectos y ordenar su reivindicación no sería
solamente violar el derecho al debido proceso sino que también violaría
el derecho fundamental a la propiedad privada consagrado en el Artículo
58 de la Norma Superior.
Que se hayan agotado todos los medios -ordinarios y extraordinarios- de defensa
judicial al alcance de la persona afectada.

 En diligencia llevada a cabo por el Señor Juez Promiscuo Municipal de


Villanueva Casanare el 15 de febrero de 2013, la entonces apoderada de
mi mandante Doctora YADIRA ROJAS presento las oposiciones
pertinentes del caso fundamentadas en el Artículo 338 Parágrafo 1
Numeral 2 del C.P.C, por cuanto el bien se encontraba en tenencia de
persona contra la cual la sentencia no producía efectos, Resolviéndose
por parte del Señor Juez Promiscuo Municipal de Villanueva Casanare
dar trámite a la citada oposición, la cual fue resuelta en contra de mi
cliente, siendo este el único medio de defensa judicial que ostentaba
este para la fecha en la que se enteró de la Litis dado que nunca fue
vinculado al proceso, por ende están considerados agotados todos los
medios ordinarios y extraordinarios de defensa judicial al alcance de mi
poderdante.

Que se cumpla el requisito de la inmediatez, es decir, que la tutela se hubiere


interpuesto en un término razonable y proporcionado a partir del hecho que originó la
vulneración.

 Respecto de la inmediatez, si bien es cierto la sentencia de segunda


instancia data de fecha 23 de febrero de 2012, mi mandante tuvo
conocimiento del proceso seguido en contra de su predio hasta el mes
de febrero de 2013, fecha en la que acudió a la primera diligencia de
entrega del predio, diligencia en la que se interpusieron las respectivas
oposiciones, oposiciones que fueron resueltas en auto de fecha
septiembre de 2014, desfavorablemente a los intereses de mi cliente,
aunado a lo anterior hasta el día 09 de marzo de 2015 se recibió la
respuesta del IGAC referente a la información solicitada por mi
poderdante respecto del predio identificado con cedula catastral 01-00-
0145-0003-000 de propiedad del señor JHON ÑUSTES.

Cuando se trate de una irregularidad procesal, debe quedar claro que la misma tiene
un efecto decisivo o determinante en la sentencia que se impugna y que afecta los
derechos fundamentales de la parte actora

 Como se refleja en lo narrado en el acápite de los hechos efectivamente


hay una irregularidad procesal que tiene efectos decisivos y
determinantes que afecta los derechos de mi cliente, esta irregularidad
se encuentra fundamentada en la inexistencia del predio objeto de la
demanda tal y como se refleja en la prueba posterior que se pretenderá
hacer valer y la cual se allega adjunta a la presente demanda, este predio
(el reclamado por JHON ÑUSTES, identificado con cedula catastral 01-00-
0145-0003-000) NO EXISTE FISICAMENTE, y si bien es cierto nació a la
vida jurídica como resultado de la inscripción en el año 1991 de la
escritura 026 del 30 de enero de 1980, este predio nunca ha tenido una
dirección física y por ende no es posible realizar una ubicación física del
predio, así las cosas este bien inmueble es un bien que pese a existir
documentalmente no existe físicamente por ende no se encuentra
demostrado que sea el mismo bien del que es propietario mi cliente.

Que la parte actora identifique de manera razonable tanto los hechos que generaron la
vulneración como los derechos vulnerados y que hubiere alegado tal vulneración en el
proceso judicial siempre que esto hubiere sido posible

 Este requisito se encuentra más que probado y sustentado en el cuerpo


de la presente, por ende considero innecesario reiterar o transcribir los
hechos que fundamentan el cumplimiento del mismo.

Que no se trate de sentencias de tutela

 La sentencia objeto de la presente acción de tutela proviene de un


proceso reivindicatorio del resorte de la jurisdicción ordinaria y no de
una acción de tutela.

Requisitos especiales de procedibilidad.

Como requisitos especiales de procedibilidad invocare únicamente.

Defecto fáctico.

“(…) De acuerdo al artículo 2° de la Constitución, uno de los fines esenciales del Estado
Social de Derecho es garantizar a las personas el goce real y efectivo de los principios y
garantías fundamentales. El amparo de dichas garantías compete a todos los jueces de
la República dentro de las etapas de cada uno de los procesos judiciales.

Ahora bien, con el fin de llegar a una solución jurídica con base en elementos de juicio
sólidos, el juez debe desarrollar la etapa probatoria de acuerdo a los parámetros
constitucionales y legales, pues sólo así puede adquirir certeza y convicción sobre la
realidad de los hechos que originan una determinada controversia.

Así las cosas, los jueces dentro de sus competencias, cuentan con autonomía e
independencia y en sus providencias gozan de la potestad de valorar las pruebas
allegadas al proceso, atendiendo las reglas de la sana crítica y los parámetros de la
lógica y la experiencia; sin embargo, esta discrecionalidad no implica que tengan
facultades para decidir arbitrariamente los asuntos puestos a su consideración, ya que
la libertad en la valoración probatoria está sujeta, como ya se dijo, a la Constitución y a
la ley. (…)

(…)En desarrollo de lo anterior, la jurisprudencia constitucional ha definido el alcance


del defecto fáctico como causal específica de procedibilidad de la acción de tutela
contra providencias judiciales, estableciendo que éste se presenta i) cuando existe una
omisión en el decreto de pruebas que eran necesarias en el proceso, ii) cuando se da
una valoración caprichosa o arbitraria a las pruebas existentes, o iii) cuando no se
valora en su integridad el acervo probatorio. (…)
(…) “se presenta defecto fáctico por omisión cuando el juzgador se abstiene de
decretar pruebas. Lo anterior trae como consecuencia 'impedir la debida conducción al
proceso de ciertos hechos que resultan indispensables para la solución del asunto
jurídico debatido’. Existe defecto fáctico por no valoración del acervo probatorio,
cuando el juzgador omite considerar pruebas que obran en el expediente bien sea
porque 'no los advierte o simplemente no los tiene en cuenta para efectos de
fundamentar la decisión respectiva, y en el caso concreto resulta evidente que de
haberse realizado su análisis y valoración, la solución del asunto jurídico debatido
variaría sustancialmente.' Hay lugar al defecto fáctico por valoración defectuosa del
material probatorio cuando o bien 'el funcionario judicial, en contra de la evidencia
probatoria, decide separarse por completo de los hechos debidamente probados y
resolver a su arbitrio el asunto jurídico debatido; o cuando a pesar de existir pruebas
ilícitas no se abstiene de excluirlas y con base en ellas fundamenta la decisión
respectiva' dando paso a un defecto fáctico por no excluir o valorar una prueba
obtenida de manera ilícita”.(…)” (Negrillas y subrayas fuera de texto - Sentencia T-352/12 M.P. Dr.
JOSE IGNACIO PRETELT CHALJUB)

A mi juicio respetuosamente considero Honorables Magistrados que en el presente


caso se presentó defecto fáctico tanto por parte del Juez de conocimiento JUEZ
PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO DE MONTERREY – CASANARE, como por parte
del TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE, en el sentido
que el primero por omisión se abstuvo de practicar pruebas que eran indispensables
para la solución del asunto objeto de la Litis, debiendo este oficiar al INSTITUTO
GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI – IGAC, a fin de que allegara al proceso el certificado
de cabida y linderos del predio reclamado por el Señor JHON ÑUSTES, así como el
plano catastral del predio correspondiente a la cedula catastral aportada por este y de
la cual aduce ser propietario, máxime cuando adujo en el transcurso del proceso haber
ejercido actos de señorío y dueño sobre el citado predio, predio que es INEXISTENTE a
las luces de este ente gubernamental.

Aunado a lo anterior, considero se presentó defecto fáctico por no valoración del


acervo probatorio tanto del JUEZ PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO DE
MONTERREY – CASANARE, como del TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE
YOPAL – CASANARE, en el sentido que en reiteradas ocasiones los demandados
manifestaron y allegaron pruebas que permitían dudar de la existencia del bien
inmueble reclamado por ÑUSTES, tales como los planos catastrales y certificados de
cabida y linderos de los predios de los demandados, la mención en la contestación de
la demanda de la inexistencia del predio en la carta catastral que reposa en el IGAC
hecho expuesto por el Doctor MELQUISEDEC TEJADA JIMENEZ como excepciones de
mérito en el numeral segundo INEXISTENCIA POR CAUSA DE OBJETO.

Error inducido.

Referente a este requisito he de manifestar que encuentra demostrada la mala fe en las


actuaciones del Señor ÑUSTES, lo anterior en virtud a que de conformidad con el
material probatorio existente en el plenario objeto de la presente acción como del
material probatorio recaudado con posterioridad y que hace parte de la presente
tutela, se puede evidenciar que el Señor ÑUSTES, obró induciendo al ente juzgador a
error al aportar pruebas que presuntamente demostraban su propiedad sobre un
globo de terreno, aun a sabiendas que este terreno pese a existir en la vida jurídica
como bien inmueble, no existía en la realidad, es decir, dibujo para el ente juzgador
una realidad procesal que era muy diferente a la realidad verdadera y hasta la fecha ha
sostenido de manera eficaz este ardid engañoso, estas aseveraciones las fundamento
en las siguientes pruebas:

 Relacionado en el acápite de pruebas de la demanda presentada por


medio de apoderado por parte del Señor ÑUSTES, aparece en el literal
(e) “(…) Copia autentica del plano urbanístico respecto del lote objeto de
la Litis, que dice CARTA CATASTRAL URBANA, ubicado en este predio en
la ESQUINA de la calle 23 con carrera 13 (No. Catastral Carrera 23 No.
23 – 15 del Desarrollo Urbanístico de Villanueva (Casanare) (…)”

Referente a este punto este plano urbanístico que se aportó por parte del demandante
no corresponde a ninguna CARTA CATASTRAL URBANA, dado que este es un
documento oficial, expedido por una entidad llamada INSTITUTO GEOGRAFICO
AGUSTIN CODAZZI – IGAC, y lo aportado por el demandante no corresponde a este
documento, el documento aportado por el demandante corresponde a planos no
oficiales que no tienen asidero jurídico ni están soportados por ninguna cartografía
oficial, así las cosas, no existió en el proceso la prueba mencionada por el abogado de
la parte demandante, es decir se indujo a error al juez y a los honorables magistrados
del tribunal al presentarles un plano no oficial, sin respaldo cartográfico de la presunta
existencia de un bien inmueble que estaría ubicado sobre los predios de los
demandados, prueba que fue aceptada por el juez y afirmada mediante las
declaraciones de los testigos de la parte actora, declaraciones que al ser analizadas en
su contexto y validadas con la información emitida por el INSTITUTO GEOGRAFICO
AGUSTIN CODAZZI – IGAC, generan dudas de su veracidad.

Aunado a lo antepuesto, se encuentra evidenciado que el Señor ÑUSTES


voluntariamente omitió la vinculación de la totalidad de los presuntos invasores dado
que el terreno que pretendió restituir el Señor ÑUSTES, en su mayor proporción se
encuentra ubicado sobre vía pública esto es la diagonal 23 y zona verde, por ende
debieron ser vinculados y notificados la administración Municipal de Villanueva al
presentar interés sobre el citado predio, además de provenir de esta entidad territorial
la tradición principal del bien inmueble objeto de restitución.

Vía de hecho en la interpretación judicial – Sentencia T-974 de 2003.

“(…) Por consiguiente, aun cuando los jueces gozan de libertad para valorar el material
probatorio con sujeción a la sana crítica, no pueden llegar al extremo de desconocer la
justicia material, bajo la suposición de un exceso ritual probatorio contrario a la
prevalencia del derecho sustancial (art. 228 C.P). Por ello, es su deber dar por probado
un hecho o circunstancia cuando de dicho material emerge clara y objetivamente su
existencia.

(…) Cuando el artículo 228 de la Constitución establece que en las actuaciones de la


Administración de Justicia ‘prevalecerá el derecho sustancial’, está reconociendo que el
fin de la actividad jurisdiccional, y del proceso, es la realización de los derechos
consagrados en abstracto por el derecho objetivo y, por consiguiente, la solución de los
conflictos de intereses. Es evidente que en relación con la realización de los derechos y
la solución de los conflictos, el derecho procesal, y específicamente el proceso, es un
medio.
(…)

Por tanto, se incurre en una vía de hecho en la interpretación judicial cuando el juez
adopta una decisión en desmedro de los derechos sustantivos en litigio. (…)”

Así las cosas, respetuosamente considero Honorables Magistrados que tanto el Juez de
conocimiento como el Honorable Tribunal incurrieron en un defecto fáctico por
omisión, al no valorar un concepto técnico que se indicó y aportó en el proceso por la
parte demandante, lo que vulneró el debido proceso y el derecho de defensa de los
demandantes, amén de lo anterior, se ha vulnerado el debido proceso y el derecho de
defensa de mi mandante por cuanto en ninguna instancia antes de proferir sentencia
se le vinculo al proceso.

TERCERO: DE LAS PRETENSIONES

Solicito, Honorables Magistrados, se REVOQUE la sentencia de segunda fechada 23 de


febrero de 2012 proferida por el Honorable TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO
JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE y como consecuencia de lo anterior DEJAR SIN
EFECTOS la citada sentencia, lo anterior de conformidad con los fundamentos fácticos y
jurídicos anteriormente expuestos.

CUARTO: DE LAS PRUEBAS

Ruego tener como pruebas las siguientes:

 Se ordene una inspección al proceso ordinario reivindicatorio número


2010 – 047.

 Copias simples de lo recaudado del proceso reivindicatorio 2010 – 047.

 Copia de la respuesta al derecho de petición IGAC.

 copia del registro de instrumentos públicos del predio del señor ROJAS
ALDANA.

 Copia de la escritura pública No. _____

QUINTO: DE LOS ANEXOS

a) Poder a mi favor

b) Las pruebas mencionadas en el acápite anterior.

c) Copia de la presente acción para archivo.

d) Copia de la presente para traslado a las partes.


SEXTO: DE LAS NOTIFICACIONES

a) La suscrita las recibirá en la ________________________, Villavicencio – Meta.

b) El TRIBUNAL SUPERIOR DEL DISTRITO JUDICIAL DE YOPAL – CASANARE en la


________________________, de Yopal Casanare.

c) El JUEZ PROMISCUO DEL CIRCUITO ADJUNTO DE MONTERREY CASANARE en la


________________________, de Yopal Casanare.

Del Señor Juez, atentamente:

LIZETH DADIANA TURRIAGO FAJARDO


C.C.1.121.857.749 de Villavicencio - Meta
T.P.246.101 C.S.J